0

Chocolate para decorar tartas

frabisa

Os cuento como se hace…

Es muy importante para trabajar el chocolate tener un termómetro de cocina que mida el calor en grados centígrados, pero yo me lo acabo de comprar y antes ya hacía filigranas de chocolate dejándome llevar por » a ojo», así que yo os voy a poner como se hace con el calor medido en grados pero si no tenéis termómetro, ya sabéis…

  • Ingredientes – 300 gr. de chocolate negro 70% cacao. (200 gr. + 100 gr.)

Proceso de atemperado del chocolate

  • 1- Pica el chocolate y pon 200 gr. a derretir al baño maría o en el microondas (posición descongelado o potencia 500W, removiendo de cuando en vez), se debe alcanzar en este proceso los 55º centígrados de calor.
  • 2- Retiramos el cazo del baño maría o del microondas y volcamos la mitad de la mezcla sobre los 100 gr. de chocolate restantes y revolvemos hasta que éste se derrita, poco a poco, incorporamos la segunda mitad de chocolate y seguimos removiendo para continúe templando. El chocolate debe adquirir entre 29 y 30º centígrados de temperatura.

Es fantástico tener un buen termómetro de cocina, es fácil encontrarlo en cualquier tienda de cocina, pero si no lo tienes, funciona bastante bien el «a ojo» ya vas viendo cuando el chocolate va enfriando porque va adquiriendo una textura más espesa, el ensayo-error es una fórmula mágica en cocina 🙁

Formación de las filigranas. (juega un poco con el chocolate, no lo perderás, si te queda mal, cuando cristalice, lo vuelves a derretir, es la forma de aprender)

  • 0- Derrite 100 g de chocolate negro 70% cacao a baño Maria o en el microondas en fracciones de 15 segundos, revolviendo cada vez, hasta que esté totalmente derretido.
  • 1- Elaboramos una manga con papel vegetal se corta un triangulo y se le da forma de cucurucho, rellenamos con el chocolate y doblamos la parte superior para que no se desborde el chocolate y cortamos la puntita con la tijera

Puedes ver este VIDEO de como formar un cucurucho de papel vegetal.

  • 2.- Ponemos una hoja de papel vegetal sobre la encimera sujetada por un pegote de mantequilla en cada esquina a fin de evitar que se mueva.
  • 3- Con el cucurucho relleno de chocolate comenzamos a hacer dibujos o letras sobre el papel. Podemos también haberlos dibujado antes con lápiz e ir vertiendo el chocolate sobre el dibujo.
  • 4- Dejad enfriar y despegar suavemente. Para acelerar el proceso puedes guardar en la nevera. 5- Guardar las filigranas en una caja hermética guardada en un lugar oscuro. Se conservan en estas condiciones durante varios días.
  • 6- Si haces letras, las colocas sobre la tarta cuando está recién bañada con la cobertura para que así se peguen bien.

Mientras el chocolate está fresco puedes añadirle trozitos de turrón que es lo que ves en la foto, o frutos secos, frutas deshidratadas, sésamo etc.Tejas de chocolate

  • – Corta dos tiras de papel de acetato (lo puedes comprar AQUÍ) y con la manga de papel rellena de chocolate vas haciendo unos círculos separados por unos 3 cm. aproximadamente. Los círculos deben de quedar espesitos (con bastante chocolate), a continuación ponemos encima la segunda tira de acetato (con esta maniobra parte del chocolate de los círculos quedará en la segunda tira de acetato), despegamos y doblamos sujetando con pinzas de la ropa como se ve en la foto. Dejamos secar y despegamos con cuidado. ¡Ya tenemos nuestras tejas!!

Ahora os voy a enseñar unas minitabletitas de chocolate que son muy fáciles de hacer y quedan preciosas, bueno, a mí me lo parecen. El molde lo compré en El Corte Inglés, después vi el mismo o muy parecido en la tienda CASA a mitad de precio.

Se pone chocolate blanco (50 o 60 gr. aprox.) a baño maría a derretir, lo mismo y la misma cantidad en chocolate negro. Cuando el chocolate esté derretido y con una cucharita pequeña se va rellenando el molde con cuidado. Para que llegue bien a las esquinas el chocolate yo utilicé la punta de una brocheta. Finalmente se le da un golpecito contra la encimera (prudente) para que asiente bien el chocolate, se deja cristalizar durante unas horas y se desmolda. ¿a que quedan chulísimas? podemos utilizarlas para pegar (con un puntito de chocolate) a galletas, para decorar tartas, helados, etc.

Cuencos de chocolate

  • 1- Ponéis a derretir 100 g. de chocolate 70% de la forma indicada.
  • 2-Infláis globos de los de agua pero sin ponerles agua. (ojo, si os sobran globitos, es mejor que los tiréis, si se guardan y la goma con la que están hechos los globos se reblandece, no sirve para hacer los cuencos.)
  • 3-Se sumergen en el chocolate fundido y se posan sobre papel vegetal y a la nevera. Se deja enfriar durante una hora, se pinchan los globos con una aguja en la parte del nudo, irán perdiendo aire lentamente y podremos retirarlos sin riesgo a romper el cuenco.

Listo, tendremos unos divinos cuencos de chocolate para poder rellenar con frutas, helado,etc.

Es verdad que el chocolate es pringoso, pero debéis de perderle el miedo, debéis aprender a equivocaros y jugar con el chocolate, es la única forma de dominar un poco ésta técnica que por otra parte da unos resultados maravillosos porque los adornos de chocolate quedan divinos en los dulces.

HOJAS DE CHOCOLATE

Elije hojas verdes y no demasiado secas para favorecer el desmoldaje. Son mejores aquellas hojas con los nervios muy marcados, hojas de limonero, laurel, acebo. Las hojas de plátano son preciosas, pero complicadas para trabajar en otoño porque han perdido su textura y no resulta fácil encontrar hojas verdes.

Derrite el chocolate (mejor del 70% cacao) en microondas en fracciones de 30 segundos (o en microondas), cuando esté líquido pintas el interior de las hojas (previamente bien lavadas y secas) con chocolate y las dejas secar. Si las quieres hacer de dos colores como las que ves, primero pintas un extremo con chocolate blanco, dejas secar y después le das la segunda capa con chocolate negro.

Deja cristalizar en la nevera y retiras con cuidado las hojas. No retires las hojas de la nevera hasta su utilización.

Para asegurarte: es mejor pintar una primera capa de chocolate, dejar secar y pasar una segunda pincelada de chocolate, así tendrá una buena textura y te asegurarás de que en el desmolde no se rompan. Es mejor hacer un par de hojas de más, así si se rompe alguna, tendremos el respuesto hecho.

Las hojas que ves, son de limonero.

HOJAS DE COLORES

Para hacer estas hojas de colores lo que hice fue derretir chocolate blanco, (50 g en cada cuenco) y una vez derretido lo teñí con colorante alimentario de diversos colores y procedí a pintar las hojas y seguir el proceso que os expliqué anteriormente.

Otras filigranas:

Derretimos chocolate y lo ponemos en una manga, previamente habremos puesto en el congelador (mínimo de 2 horas) un trozo de mármol para que esté bien frío, dibujamos líneas sobre el mármol helado y practicamente al momento lo levantamos con una espátula, lo podemos dejar así, o enrollarlo al momento antes de que se enfríe de todo, debemos enrollarlo en el momento en el que lo estamos levantando del mármol.

Lo mismo podemos hacerlo con chocolate blanco

Quedará estupendo tener de ambos colores para decorar nuestras tartas.

Lo podemos tener guardado en un tupper hermético durante varios días.

Por último, quiero enseñar un VÍDEO en el que yo me he inspirado para hacer rulos de chocolate y otros adornos que es muy didáctico.

Os invito a ver otro video donde Ettore del blog de Bavette nos explica muy bien como atemperar chocolate y también unas elaboraciones muy lindas en chocolate.

Espero que os haya servido.

Cuando hacemos un pastel de cumpleaños, no puede faltar el mensaje al protagonista de la celebración, un buen deseo, un simple ‘Feliz Cumpleaños’ acompañado de su nombre… cuántas veces hemos elaborado un pastel casi perfecto, con un bizcocho esponjoso, un relleno exquisito y una cobertura fina y elegante, y a la hora de escribir la felicitación, nos sale una letra fea, no queda centrada, no cabe todo lo que queríamos escribir y nos damos cuenta a mitad de la palabra…

Hay distintas soluciones para que esto no suceda, pero hoy vamos a ver un par de ellas, dos consejos que os ayudarán a saber cómo escribir en un pastel y que el resultado os deje satisfechos.
La primera propuesta es utilizar chocolate para fundir, puede ser blanco, con leche o negro, según de qué sea el glaseado o cobertura del pastel, convendrá utilizar uno u otro para que destaque por el color. Las letras para el pastel se realizarán fuera del mismo, sobre papel vegetal, para ello primero hay que fundir el chocolate, después introducirlo en una pequeña manga pastelera o en un accesorio de repostería tipo Decopen, y seguidamente escribir el mensaje cariñoso para el pastel sobre papel vegetal, conviene hacer la letras un poco gruesas.

Después sólo hay que dejarlo enfriar, cuando se haya endurecido se pasará del papel vegetal a la superficie de la tarta de cumpleaños. Para que la escritura salga bien, puede ser recomendable escribir con un lápiz el mensaje en el papel, para después seguirlo al dispensar el chocolate con la manga.

Otro truco para escribir y decorar un pastel, directamente sobre él, es el que se puede apreciar en la foto superior. Se trata de hacer lo mismo que en el consejo anterior, preparar el ingrediente para escribir en la manga (en este caso pueden utilizarse cremas, ganaches… no hace falta que solidifique) y hacer una plantilla, es decir, escribir sobre el glaseado o la cobertura del pastel para después escudillar la crema, siguiendo las líneas marcadas, con la manga pastelera.

Se trata de escribir con un palillo o brocheta sobre la crema que cubre el pastel, si hay errores se puede rectificar pasando la espátula de pastelería. La escritura con una manga pastelera no siempre resulta fácil, la práctica es lo que ayuda a perfeccionar, así que no estará de más practicar antes de decorar la tarta, puedes hacerlo sobre papel con un ingrediente que puedas ‘reciclar’.

Foto 1 | Sylvar
Foto 2 | Zoebakes

  • Detalles

¿Cuantas veces hicimos tortas que nos quedaron hermosas pero a la hora de decorarla con un mensaje de felicitaciones la arruinamos? Nos sale una letra fea, el chocolate se nos chorrea y para colmo nunca llegamos a colocar la palabra completa y centrada.

Por suerte, los profesionales gastronómicos nos van a ayudar a solucionar el tema:

La solución consiste en utilizar chocolate para fundir, puede ser negro, con leche, blanco…depende de la decoración de la torta. Las letras las vamos a hacer fuera de la torta, no sobre ella, sino sobre un papel vegetal. Para eso primero debemos fundir el chocolate, después lo colocamos en una manga pastelera chica y escribimos el mensaje que queremos sobre el papel vegetal. Una vez que se enfrió el chocolate, se pasará del papel a la superficie de la torta.

Dato: primero conviene escribir en lápiz el mensaje en el papel para que al pasar el chocolate quede uniforme. Además también se recomienda hacer letras un poco gruesitas para que no se rompan al traspasarlas a la torta.

Espero que este consejo te sirva y si te gustaría conocer más sobre este mundo, inscribite en CURSO CORTO DE TORTAS ARTESANALES PARA AFICIONADOS.

 ¿Cómo escribir en una torta de cumpleaños?

Si ya va a ser cumpleaños de tu mejor amiga, mamá o pareja sorpréndelos con un rico pastel con dedicatoria

Tus amigos pensarán que eres un genio de la cocina cuando vean la increíble técnica profesional con la que lograrás escribir cualquier mensaje en un pastel siguiendo este súper fácil hack.

Para escribir en un pastel cual señorita pastelera de Sanborns lo único que tienes que hacer es:

Paso 1

Haz un pastel.

Paso 2

Prepara el betún. Te recomendamos que uses un buttercream del sabor y color que quieras, ya que su textura es ideal para escribir (y para hacer bonitas decoraciones, como flores y otras cosas cursis). Alternativamente puedes decorar el pastel con fondant y preparar el buttercream para las letras.

Paso 3

Separa el betún en dos porciones, la que usarás para decorar y la que usarás para escribir. Recuerda usar algún color contrastante para la tipografía.

Paso 4

Decora el pastel.

Paso 5

Usando un palillo escribe sobre el pastel ya decorado el mensaje que tengas pensado. Esto te servirá de plantilla al momento de hacer las letras con betún, así como para medir que quepan bien las letras y no quedes con tres tamaño papas y refresco extra large y otras siete tamaño menos 5.

Paso 6

Pon el betún que separaste para escribir en una manga pastelera con una punta redonda y muy pequeña. Presiona la manga hasta que el betún llegue a la punta y traza el mensaje sobre la plantilla que hiciste con el palillo.

No te pierdas la sección especial de Recetario Informe21

Fuente: Come rico

AJV

Receta de letras de chocolate para decorar tus cupcakes

Aprende a hacer estas letras de chocolate y podrás decorar cualquier cupcake o pastel en forma rápida, fácil y con pocos ingredientes.

Se puede decorar casi cualquier postre con estos diseños de chocolate. Decorar pasteles de esta forma es rápido, fácil y todo lo que necesitas son trocitos de chocolate, una hoja de papel encerado y algo con que aplicarlo.

La forma de aplicarlo puede ser una manga con una boquilla redonda pequeña, pero una bolsa ziploc con un agujero en la esquina sirve igual de bien. Además, puedes usar chocolate blanco coloreado para hacer unos interesantes diseños.

Ingredientes

  • 1 taza de chispas de chocolate.
  • 1 hoja de papel encerado.
  • 1 bolsa de glaseado.
  • Manga con punta redonda pequeña o bolsa ziploc.

Preparación

  1. Derrite las chispas de chocolate en el microondas o en baño de maría. Trata de no sobrecalentarlo, así que mantén el movimiento para derretirlas de forma uniforme.
  2. Coloca tu chocolate derretido en la manga pastelera o bolsa plástica. Si usas ésta última, corta un pequeño agujero en la esquina. Siempre puedes ampliar el agujero cortando uno más grande si lo necesitas
  3. Pon una hoja de papel encerado sobre una superficie plana.
  4. Usa la manga para hacer tu diseño sobre el papel encerado. Si es un diseño complejo, puedes imprimirlo y colocarlo bajo el papel encerado para ayudarte a trazar.
  5. Cuando termines, coloca el papel sobre una tabla de cortar y llévala al congelador durante 5 minutos hasta que el chocolate se endurezca.
  6. Cuando saques las letras de chocolate del congelador, retira los diseños con cuidado y pásalos a tu pastel o cupcake. Es más fácil transferirlo cuando está muy frío. ¡Listo!

Puedes encontrar más información en natashaskitchen

En la Semana Santa aparte de vacaciones, procesiones y dulces típicos, también son un clásico las monas y los huevos de Pascua de chocolate. Trabajar con este ingrediente es sencillo si seguimos unas recomendaciones básicas, pero si no puede convertirse en una ardua tarea el conseguir que nuestro chocolate solidifique adecuadamente o tenga un brillo espectacular.

Hoy os traigo unos consejos muy básicos para un templado correcto del chocolate, con ellos se pretende que conozcáis a que temperatura de fundirse es la adecuada así como la de uso, tanto para el chocolate de cobertura negro, el blanco o con leche ¿Te interesa descubrirlas?

Templar el chocolate es una de las técnicas más importantes en pastelería, asegura en nuestra cobertura un acabado brillante y crujiente. El propósito de templar el chocolate es recristalizar la manteca de cacao que este contiene, y esto está directamente relacionado con la temperatura de trabajo del chocolate.

Durante el templado la manteca de cacao de la cobertura cambia a una forma cristalina estable, asegurando dureza, fuerza de encogimiento y el brillo del producto acabado una vez frío y para ello simplemente no sirve calentar hasta una temperatura y después dejar enfriar.

Debemos de llevar el chocolate a la temperatura apropiada de uso de una forma especial, que garantizará que obtengamos el resultado final deseado. En este caso, y a pesar de existir más técnicas utilizadas en los obradores de pastelería, vamos a ver la más sencilla de realizar nosotros en casa, el templado en una superficie de trabajo fría como pueda ser el mármol.

Los ingredientes

  • 600 gramos de chocolate de cobertura o en su defecto con un 70% de cacao
  • 1 bol
  • 1 espátula
  • Termómetro de cocina

La técnica

1- Fundir el chocolate a una temperatura de entre 45 a 50 grados en un baño maría con mucha precaución de que no nos entre agua ni pequeñas salpicaduras de ésta que podrían arruinar nuestro trabajo.

2- Verter 2/3 del chocolate fundido en una superficie fría de mármol o granito seca

3- Mantener el chocolate en continuo movimiento agitándolo con una espátula o rascador

4- Seguir moviendo hasta que el chocolate empiece a espesar, su temperatura habrá bajado unos cuatro o cinco grados por debajo de su temperatura de trabajo, aquí se producirá la cristalización. Para comprobar este punto se medirá con el termómetro de cocina o bien veremos que se forman picos cuando dejamos caer el chocolate de una espátula

5- Verter el chocolate de la superficie de trabajo de nuevo al bol encima del tercio de chocolate fundido que habíamos reservado, mover cuidadosamente para unirlos y homogenizarlos. Medir la temperatura final con el termómetro de cocina hasta llegar a la de uso según el tipo de chocolate que estemos empleando.

6- El chocolate estar listo para usarse, si se enfría calentarlo de nuevo sin repetir la operación, pues el chocolate ya está templado.

¿Cómo saber si lo hemos hecho bien?

Para saber si el templado está correcto metemos la punta de un cuchillo en el chocolate, si este está templado correctamente se endurecerá de manera uniforme en unos tres minutos a una temperatura ambiente de unos más o menos 20 grados centígrados.

Temperaturas de fundido, y de uso para cada tipo de chocolate

Chocolate negro

  • Temperatura de fundido: 50 grados
  • Temperatura de enfriado: 29 grados
  • Temperatura de uso: 32 grados

Chocolate con leche

  • Temperatura de fundido: 45 grados
  • Temperatura de enfriado: 27 grados
  • Temperatura de uso: 31 grados

Chocolate blanco

  • Temperatura de fundido: 40 grados
  • Temperatura de enfriado: 26 grados
  • Temperatura de uso: 30 grados

El mundo del chocolate es uno de los más complejos en la pastelería, pero siguiendo estos consejos básicos podemos lograr muy buenos resultados en nuestras preparaciones caseras de bombones, huevos de pascua o incluso coberturas y pralinés.

En Directo al Paladar | Cómo hacer cuencos de chocolate fundido En Directo al Paladar | ¡Una dulce noticia! estudios científicos demuestran que el chocolate no engorda

Cómo hacer coberturas de chocolate

El chocolate de cobertura es un tipo de chocolate que puede ser negro, con leche o blanco, pero siempre untuoso. Se emplea sobre todo para elaborar bombones y cubrir bizcochos, tartas, pasteles… ¿Quieres saber cómo?

Para qué se emplean las coberturas de chocolate

El chocolate de cobertura, el más empleado en repostería ya que resulta más moldeable, puede ser chocolate negro o chocolate con leche, con diversas proporciones de pasta de cacao y alrededor de un 30% de manteca de cacao, que es lo que le da la untuosidad o chocolate blanco (ver aquí tipos de chocolate). La cobertura de chocolate nos permitirá, desde cubrir tartas, bizcochos, magdalenas, frutas, frutos secos, etc. hasta manipular el chocolate para elaborar bombones, trufas, nuestras propias tabletas, etc.

Cómo preparar coberturas de chocolate

El primer paso es derretir el chocolate de cobertura. Es importante que el chocolate no entre en contacto con el agua, pues esto lo espesaría. Por ello lo partimos en trozos y lo llevamos al baño maría (ver aquí técnica de cómo hacer un baño maría). A partir de aquí se va removiendo poco a poco para que se deshaga (sin que llegue a hervir, la idea es sólo deshacerlo y esto se consigue con entre 40 y 50ºC de temperatura).

Cuando empiece a adquirir cierta cremosidad, se puede empezar a personalizar la receta aromatizándolo (con esencia de vainilla, por ejemplo) u añadiendo al chocolate, de forma progresiva, el licor que se desee (ron, whiskey, cointreau, brandy, etc.). A su vez, si se va a emplear para cubrir tartas o bizcochos, también se puede añadir crema de leche para darle mayor cremosidad (unas dos cucharadas de crema de leche por 250 gramos de chocolate).

Recetas fáciles de postres de chocolate a tu gusto

Tarta con cobertura de chocolate

Una vez derretido, se retira del fuego y, atemperado pero cremoso, ya se puede verter sobre la tarta o el bizcocho, para luego dejarlo reposar y que endurezca.

Sobre papel de aluminio, preparadas con anterioridad, también podemos tener frutas troceadas (kiwi, plátano, fresas, naranja, etc.) o frutos secos (nueces, almendras, avellanas, etc). Vertemos por encima creando una pequeña capa y dejamos enfriar par que endurezca.

También se pueden mezclar los frutos secos con la cobertura deshecha en el cazo y luego vertemos el conjunto en un molde: ya sean moldes individuales, ya sea en uno para tableta. En este último caso, se puede dejar reposar unos cuatro o cinco minutos en nevera, y frío pero antes de que endurezca totalmente, podemos trocear dando las formas que se desee (ver aquí recetas de rocas de chocolate y almendras).

Me gusta esto:

Me gusta Cargando…

Se acercan las Pascuas y es inevitable que chicos y grandes, la asociemos con huevos de Pascuas, con figuras de chocolate y con bombones.


Algunos disfrutan recibiendo esos obsequios, otros elaborándolos y obsequiándolos.



Para realizar esas piezas es necesario emplear chocolate cobertura de buena calidad y saber hacer un templado correcto.

Un chocolate cobertura de buena calidad es aquel que contiene un promedio de 55 o 60% de manteca de cacao.


El correcto templado del chocolate es lo que nos determinará el éxito de lo que elaboremos con él.

Consta de dos pasos, el fundido del chocolate y el templado.

FUNDIDO DEL CHOCOLATE

La temperatura exacta para fundir el chocolate es de 40 a 45 grados, lo máximo que puede llegar es a 50 grados.

Esta temperatura es necesaria para que uno de los cristales que forman parte del chocolate y que es el mayor, se pueda fundir y desprender.

Procedemos primero a picar un quilo de chocolate cobertura, empleando para ello, un cuchillo y lo cortamos en trozos, no demasiados pequeños. Se debe tener en cuenta que no se puede emplear procesadora para picarlo, por eso aclaramos el uso del cuchillo.


Utilizar un recipiente que sirva para llevar a baño María o al microondas.

Picar la mitad del chocolate y ponerlo en el recipiente elegido.



Este recipiente se lleva a baño de María, sobre otro que contenga agua hirviendo y donde el tazón con el chocolate no toque el agua.

En este punto es bueno aclarar, para quienes lo desconocen, que el chocolate cobertura no admite nada de contacto con el agua, si esto sucediese se espesaría y no podríamos retornarlo a su textura inicial.

Cuando el agua está a punto de hervor el fuego se apaga y se deja el chocolate hasta que casi se derrita del todo.

Se termina de derretir mezclando suavemente el chocolate.

Para comprobar si hemos llegado a la temperatura que necesitamos entre 40 y 45 grados, utilizamos una espátula y retiramos un poco de chocolate.

Ponemos el chocolate en contacto con el labio inferior presionando un poco.

Lo dejamos un segundo para comprobar que la temperatura del chocolate en contacto con el labio es apenas tibia.

Una vez logrado esto, se retira del fuego y se agregan el resto del chocolate en trozos y se revuelve constantemente con la mano floja, hasta que esté todo el chocolate disuelto, formando una crema.

El batido es muy importante, porque por su intermedio vamos a lograr los mejores resultados una vez disuelto el chocolate.

Si a pesar del batido, no se logra disolverlo en su totalidad, lo podemos poner nuevamente a baño de María, pero sin revolver, y contamos 1, 2, 3, lo retiramos del fuego y continuamos batiendo.

Templado de chocolate.

Se considera que se ha logrado correctamente cuando al terminar el batido e introducir nuevamente la punta de una espátula, de acero inoxidable en el chocolate y al presionarla sobre el labio inferior, notamos que está casi fría, 27 a 29 grados.

A medida que se trabaja con el chocolate y el tiempo transcurre, el chocolate comienza a endurecerse en los bordes. Es cuando se vuelve a repetir la operación de colocarlo a baño de María, con el agua hirviendo, y el recipiente tocando el agua, durante 3 segundos sin revolver.

Luego, volver a revolver fuera del baño.

Y para una verificación final, se introduce toda la punta de la espátula en el chocolate y la llevamos a la heladera durante 4 o 5 minutos.

Si al sacarla y tocar con los dedos, comprobamos que éstos no quedan marcados es que el temple es correcto.

Es el momento de comenzar a utilizarlo y elaborar todas las delicias más deseadas, con él.

Microondas

Se puede utilizar el microondas en sustitución del baño de María.

Para ello se procede todo igual, pero en cambio de utilizar agua se introduce el recipiente en el microondas, empleando siempre pocos segundos por vez, por ejemplo 30 segundos al 60% de potencia hasta que tomemos más práctica y sepamos manejarnos con los tiempos.

Es preferible volver a repetir la operación tantas veces sea necesario, que pasarlo de temperatura y estropear todo.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *