0

Ciatica embarazo baja

Tabla de contenidos

Alrededor del 30% de las mujeres sufren de ciática durante el embarazo. Es un dolor en la parte baja de la espalda que en la mayoría de los casos aparece a partir del segundo trimestre de gestación y persiste durante el tercero.

La ciática se produce al inflamarse el nervio ciático, el nervio más largo y ancho del cuerpo. Comienza en la pelvis, continua por la parte trasera de los muslos y se ramifica detrás de las rodillas llegando hasta los pies.

¿Qué es la ciática?

Son varios los factores que se dan en el embarazo para que la mujer padezca de ciática, un dolor intenso y bastante molesto en la zona lumbar. Es un dolor muy característico. Suele ocasionar un dolor referido a la pierna, ya que comienza en la parte baja de la espalda y se extiende por la parte trasera de la pierna hasta el pie.

En ocasiones se siente como un pinchazo debajo de la cintura o en la parte alta del glúteo. Puede dar la sensación de debilidad, entumecimiento de la pierna u hormigueo, como si estuviera dormida.

El nervio ciático es un nervio especialmente vulnerable a la presión. Por eso la sobrecarga de peso que se produce durante el embarazo ocasiona dolor en el nervio. A medida que el útero crece, los nervios espinales que alimentan el nervio ciático en la parte baja de la espalda se comprimen e irritan.

Las hormonas también son responsables de que aparezca ciática en el embarazo. Hay mujeres que comienzan a sufrirla incluso desde las primeras semanas. Se debe a que durante la gestación el organismo de la mujer segrega una hormona llamada relaxina, que ayuda a reblandecer la zona de la pubis y la matriz para facilitar la salida del bebé a través del canal de parto. Esta distensión de los músculos de la zona relaja los ligamentos provocando dolor.

Cómo combatir la ciática en el embarazo

  1. Practicar ejercicio moderado: hemos comentado miles de veces los beneficios de realizar actividades físicas moderadas durante el embarazo. Prácticas como la caminata, la natación o el yoga contribuyen a reforzar los músculos previniendo la relajación de la musculatura abdominal y el sedentarismo. Ambos son factores que aumentan el riesgo de que el dolor aparezca o persista por más tiempo.

  2. Controlar el peso en el embarazo: un aumento excesivo de peso ocasiona una mayor compresión del nervio ciático.

  3. Masajes y osteopatía: ambas técnicas contribuyen a aliviar el dolor y la tensión de la zona gracias a técnicas de relajación y estiramiento.

  4. Cambios posturales: unos malos hábitos posturales contribuyen a que el dolor aparezca, por eso debemos tener en cuenta algunos cambios para evitarlo. Como por ejemplo: evitar estar sentada durante tiempos prolongados, no cruzar las piernas al sentarse, agacharse siempre doblando las rodillas, mantener la espalda recta y caminar erguida.

  5. Utilizar un calzado adecuado: no es bueno que el zapato sea del todo chato ni que tenga demasiado tacón. La medida justa es entre 3 y 5 cm.

  6. Para dormir puedes colocarte una almohada entre las piernas para aliviar el dolor si duermes de lado o colocar una almohada debajo de las piernas si duermes boca arriba.

  7. Cuando aparece el dolor, colocar calor seco en la zona varias veces al día.

Esperamos que estos consejos te sean útiles para combatir el dolor de ciática en el embarazo, una molestia típica del período de gestación que suele desaparecer espontáneamente después del parto.

De todos modos, si el dolor es demasiado intenso te recomendamos que consultes con tu médico quien valorará la conveniencia de recetar algún tratamiento.

Más información | Espalda.org y la espalda en el embarazo En Bebés y más | Combatir el dolor de espalda en el embarazo En Bebés y más | Mejorar la postura durante el embarazo

Una baja es cosa seria

Desde que en agosto supe que mi pareja y yo íbamos a ser padres comencé a pensar que esta noticia era la mejor que me podían dar y que todo era felicidad… todo hasta que me di de bruces con los médicos de la Seguridad Social.

Como muchas embarazadas mi pareja comenzó con los síntomas habituales: nauseas, mareos, cansancio y una pequeña gripe que no nos abandona.

Un mes más adelante se nos sumó alguna dolencia más, dolor agudo en las piernas, una pequeña ciática y un dolor cervical antiguo que se venía agravando por el ¿feliz embarazo?

Entiéndanme bien, los dos estamos encantados con la noticia de aumentar la familia… lo que nos disgusta es la incómoda situación por la que los médicos se empeñan en hacernos pasar.

La primera ecografía (Seguridad Social) no nos demostró ni aclaró nada que no supusiéramos… corazón latiendo, mide lo correcto para las semanas de gestación y poco más. Próxima revisión el 29 de diciembre de 2009.

Debido a mi profesión pudimos pedir un seguimiento a través de una clínica privada a la semana siguiente donde nos comentaron más detalladamente que mi pareja tenía placenta baja con todo lo que ello conlleva.

He de decir que durante estas pruebas mi pareja permanecía de baja médica debido a sus numerosos síntomas. Como «buenos pacientes» entregamos las pruebas a los médicos de mi pareja (Seguridad Social) y de nuevo nos renovaron su baja por una semana más.

El problema llegó a la semana siguiente cuando el médico de mi pareja le comentó que le había llegado una carta desde la Inspección de Sanidad comunicando que debía darnos el alta dado que no se pueden permanecer 2 meses de baja por presentar hiperémesis aguda y yo me pregunto: ¿Qué fue de los informes que le presentamos a ese doctor reflejando la placenta baja, la limitación de esfuerzos y los peligros implícitos que eso conlleva?

Recapitulemos un poco:

Mi pareja se queda felizmente embarazada el primer fin de semana de agosto

Nos personamos en el médico el cual nos felicita ya que después de quenosotrosmismos hiciésemos hasta 3 test de embarazo ni siquiera mira, toma temperaturas o tensión a su paciente (mi pareja)

En septiembre mi pareja se queda de baja aquejada por sus variados síntomas, nauseas, vómitos, dolor de espalda y cervicales típicos de embarazo en los primeros meses de gestación nada extraño

La primera ecografía es un engañabobos que lo único que aclara es que esperamos una criatura y no más, nos ponen su latido para que, como cualquier primerizo, nos quedemos con la sonrisa bobalicona y nos vamos a casa quedando citados para una siguiente ecografía de control el 29 de diciembre

Debido a que no nos quedamos conformes con nada de lo que vemos nos vamos a través de mi seguro médico a realizar nuevas pruebas a la semana siguiente de esa parodia de ecografía donde entre otras cosas nos comentan que mi pareja padece de placenta baja lo cual comunicamos a su médico de cabecera el día que debemos pasar por consulta a renovar su baja médica

Transcurren las semanas y renovamos hasta por dos veces más la baja que a regañadientes nos otorga el médico llegando a preguntar si es que mi pareja quiere pasar todo el embarazo de baja o que (¿es un trato de lo más profesional verdad?)

En una de las últimas visitas a su médico este nos advierte que puede ser que nos llamen de la mutua de seguros o incluso de la inspección médica por motivo del tiempo que lleva de baja mi pareja y de echo así ocurre

Presentamos los informes a la mutua de seguros ya que no tienen ni idea del motivo por el cual mi pareja lleva dos meses de baja y al ver que es por embarazo no ponen mayor problema

La sorpresa es monumental cuando a la semana siguiente el médico de cabecera nos comenta que ha llegado una carta a su despacho por la cual tiene que dar de alta a mi pareja: una hiperémesis no es motivo suficiente como para mantener la baja laboral por más tiempo.

Cuando preguntamos qué es lo que pasa con todos aquellos informes médicos de mi seguro donde se advierte que mi pareja tiene placenta baja y por lo tanto debe evitar los esfuerzos hace oídos sordos y nos deja entrever que no hará caso alguno de ellos.

Mi pareja se encuentra de alta médica desde ese instante y trabajando en un restaurante 9 horas diarias sin posibilidad de mantenerse en un puesto que no conlleve esfuerzo y no porque su jefe no lo permita sino porque sencillamente no existe puesto compatible.

Cambiamos de médico de cabecera, esta vez una mujer pensando que entendería la situació. Nada más lejos de la realidad.

Esta doctora nos comenta en la hasta ahora única visita que una baja es una cosa muy seria, que mi pareja no se encuentra enferma sino embarazada, que estando en ese estado puede desempeñar cualquier trabajo y que no ha lugar la baja.

Hemos considerado oportuno realizar una nueva ecografía por el método privado, que nos ha vuelto a confirmar que la placenta sigue igual de baja que hace un par de meses y que de seguir así lo más probable es que haya que hacer cesárea para llevar a buen término el nacimiento de la criatura.

He creído necesario poner en conocimiento de ustedes la situación para que si creen que es de merecer lo publiquen y den a conocer nuestro caso a cualquiera que pueda verse reflejado en él y a toda persona que como nosotros este pasando por este calvario.

Si bien un día tanto mi pareja como yo nos ilusionamos con la noticia de ser padres es el día de hoy en el que nos da miedo cada pequeño pinchazo, dolor agudo y movimiento repentino porque no sabemos qué es lo que puede pasar.

Creía que la carrera de medicina era única en todas partes pero me da la impresión de que algunos médicos creen que si pagas lo privado es porque pagas un diagnóstico acordado para estafar a la Seguridad Social.

Si un médico apunta un diagnóstico, ¿por qué otro médico lo cuestiona y desestima? ¿Se dan cuenta de que juegan con vidas humanas o somos tan solo estadísticas?

Una baja es cosa seria como para darla por nada, en eso le doy la razón a la doctora de cabecera de la Seguridad Social que atendió a mi pareja

Muy señora mía, más seria es la vida que se está gestando como para que juguemos a la lotería con ella. Ni mi pareja ni yo estamos dispuestos a dejar las cosas a la arbitrariedad de la suerte ni de su negligencia.

Causas

El nervio ciático tiene su origen en la médula espinal y baja a través de las caderas y las nalgas hasta ramificarse en las piernas. Este nervio controla los músculos de la parte posterior de la rodilla y es el responsable de la sensibilidad que tienen algunas partes del muslo, la región inferior de la pierna y la planta del pie. Cuando sufre daño o es presionado, se produce dolor y alteraciones en las funciones musculares y la sensibilidad de estas zonas. Las principales causas que pueden dañar el nervio ciático son:

Hernia discal

Las vértebras de la columna están separadas por discos que, al amortiguar el impacto y evitar el contacto entre unas y otras, permiten realizar movimientos, como agacharse. Cuando los discos se rompen o se salen del sitio a causa de una lesión o un esfuerzo, se puede producir presión sobre el nervio ciático.

Fractura o lesión pélvica

La pelvis se encuentra en contacto con estructuras nerviosas, como el nervio ciático. Cuando se produce una fractura o una lesión pélvica, estas estructuras también pueden resultar dañadas y provocar ciática.

Estenosis raquídea

La estenosis es el estrechamiento de los agujeros invertebrales, que son las aberturas por donde salen de la columna vertebral los nervios raquídeos, lo que provoca presión sobre los mismos.

Síndrome piriforme

Es una circunstancia en la que el músculo piriforme, situado en la pelvis, sufre una contractura o espasmo, lo que puede llegar a irritar el nervio ciático, que pasa por debajo.

Tumores

En ocasiones, la presencia de tumores vertebrales, condrosarcomas y, en ocasiones, tumor de páncreas, pueden causar ciática, ya que el crecimiento del tumor puede comprimir el nervio ciático.

Enfermedad de Paget

Aunque es una enfermedad poco frecuente y no siempre se relaciona con la ciática, esta patología también puede causarla. La enfermedad de Paget u osteítis deformante es un trastorno que implica la destrucción y la regeneración anormal ósea, dando lugar a huesos deformes y, en ocasiones, más grandes de lo normal; cuando un hueso de la columna, o la pelvis se ve afectado, puede presionar el nervio ciático y causar disfunción y lumbago.

Embarazo

En algunos casos, puede llegar a producirse ciática durante el embarazo. Esto se debe a que la sobrecarga de peso que debe soportar la espalda puede dar lugar a presión sobre el nervio ciático. En ocasiones, el crecimiento del útero también puede comprimir el nervio o alguna de sus ramificaciones.

El Dolor en la Cadera Durante el Embarazo

El Dolor en la Cadera Durante el Embarazo: Las Causas y el Tratamiento

El dolor de cadera durante el embarazo es un síntoma común que puede experimentar. Esta molestia es más a menudo sentida más tarde en el embarazo, especialmente durante el tercer trimestre. Esto se debe a que su cuerpo se está preparando para el parto. A menudo se siente adolorido o el dolor más fuerte en el lado donde el bebé tiende a acostarse en su útero.

¿Qué Causa el Dolor en la Cadera Durante el Embarazo ?

Durante el embarazo, su cuerpo suelta hormonas que permiten que tejido conjuntivo se relaje y se ablande. Como resultado de esto, las articulaciones y los ligamentos entre los huesos de la pelvis se comenzarán a aflojar. El aumento de la flexibilidad en estos huesos es imprescindible para permitir que el bebé se mueva a través de su cuerpo durante el trabajo de parto. El dolor de espalda, así como, los cambios en la postura y un útero más pesado pueden contribuir al dolor que siente.

Otras causas de dolor en las caderas incluyen el aumentó de presión sobre el nervio ciático. Los dos nervios ciáticos en su cuerpo salen de la espalda baja hasta los pies. Cuando un útero agrandado ejerce presión sobre los nervios, usted puede experimentar dolor, entumecimiento o sensación de hormigueo en las nalgas, las caderas y los muslos.

Este problema se conoce como ciática. A medida que se acerca la fecha del parto, su bebé va a cambiar su posición en el útero. Esto probablemente reducirá la incomodidad que siente. La ciática es generalmente normal durante el embarazo, pero aun se debe informar a su médico si lo experimenta, ya que hay otros menos comunes, pero graves, causas de la ciática.

Otra posible causa de el dolor en la cadera durante el segundo trimestre es el dolor del ligamento redondo. El dolor del ligamento redondo se caracteriza por dolores agudos en el abdomen, la cadera y en la ingle. El dolor puede intensificar con movimientos rápidos o cambios de posición. Para obtener más información sobre el dolor del ligamento redondo, por favor revise este artículo.

¿Cómo Puede Aliviar el Dolor en la Cadera Durante el Embarazo?

Practicando ejercicios que fortalece tanto los músculos de la espalda, así como, los músculos abdominales puede reducir el dolor en la cadera. Uno de los ejercicios que puede traer alivio es elevando las caderas más arriba de la altura del pecho mientras está acostada sobre su espalda durante un par de minutos. Tomando un baño caliente o aplicando compresas calientes en la zona adolorida puede reducir el dolor. Un masaje también puede aliviar el dolor.

A medida que se acerca su fecha de parto, asegúrese de dormir de lado y mantener las piernas y las rodillas dobladas. El uso de almohadas para apoyar la pierna y el abdomen superior puede aliviar la incomodidad mientras duerme. Si estár acostado sobre su lado empeora su dolor en la cadera, coloque una almohada o una cobija en la parte baja de la espalda y duerma apoyado contra ello. Esto reducirá la presión en la cadera mientras duerme.

¿Cuándo Debe Llamar a Su Médico?

Si su dolor de cadera es acompañada por una presión o dolor en el área pélvica que se irradia hacia los muslos antes de las 37 semanas de embarazo, es importante buscar asistencia médica. Esto puede ser una señal de un parto prematuro.

Junto con la presión pélvica , otras indicaciones de parto prematuro son:

  • Calambres y malestar abdominal, particularmente en la parte baja del abdomen
  • Dolor bajo en la espalda que se extiende hacia el frente y los lados de su cuerpo, sin alivio, al cambiar de posición
  • Contracciones inesperadas que ocurren aproximadamente cada diez minutos
  • Flujo vaginal que está clara, rosada, o marrón en color

Referencias:

Ciatica embarazo baja laboral

Experiencias, dudas y consejos sobre «ciatica embarazo baja laboral » en el foro de elembarazo.net

  • Vacaciones estando de baja por riesgo laboral…y al igual que tu estoy embarazada y de baja por la mutua de mi empresa. En mi caso yo estoy de baja desde el momento que me entere que estaba trabajando porque en mi trabajo hay mucho p… …grosas, que podrian poner en peligro el embarazo, por eso es que te dan la baja por la mutua en el mismo momento en el que comunicas tu embarazo. Pero que estar de baja por la mutua por ese motivo, a mi n
  • Viajar cuendo estas de baja por riesgo laboral…una pregunta en la mutua me han dado la baja por riesgo laboral,y quisiera saber si puedo viajar.
  • Vacaciones estando de baja por riesgo laboral…ngo una duda,en la mutua me han dado la baja por riesgo laboral y quisiera saber si puedo viajar.
  • Vacaciones estando de baja por riesgo laboralHola! si tienes la baja por riesgo laboral es porque en tu … … alguna labor que es peligrosa para el embarazo, no? Si en tu vida normal no realizas ese trabajo…no veo porque no puedas viajar. De todas formas siempre es bueno preguntarle a tu medico, asi te quitas la duda. Saludos!!
  • MAMAS DE ANDALUCIA 7…e que manché en la semana 5 llevo de baja, de todas formas normalmente a partir de la semana 20 mas o menos la dan por riesgo laboral en mi trabajo. Hasta agosto ya no vuelvo al trabajo… y vosotras??
  • Mamas de Andalucia 3…ibo un poquito porque estoy de baja por ciatica y lumbago o vas como me esta dando estos dias,y a mi tambien me pasa lo de la sed por la noche me levanto como un sonvi
  • FORO DE Artículos útiles sobre el embarazo

  • FÍSICOS: Choques, vibraciones, ciertos movimientos, posturas y desplazamientos, el manejo manual de cargas, el ruido, las radiaciones ionizantes y las no ionizantes, el frío y el calor extremos, la fatiga mental y la fatiga física. Odontólogas y trabajadoras del sector industrial son los puestos que mejor ilustran este tipo de riesgos.
  • BIOLÓGICOS: Destaca el riesgo de infección por virus de la hepatitis B, citomegalovirus, rubéola, toxoplasmosis, herpes y sífilis. Los profesionales del sector sanitario y veterinario, o mujeres que se dedican al cuidado de niños están expuestas a estos riesgos.
  • QUÍMICOS: Fármacos para el tratamiento del cáncer y sustancias como el arsénico, el benceno, carbarilo, mercurio orgánico, dietilestilbestrol, gases anestésicos, hidrocarburos clorados, monóxido de carbono, plaguicidas organofosforados, sulfóxido de dimetilo, así como diversos disolventes, barnices, pinturas, metales y otros tóxicos están recogidos en la bibliografía médica como sustancias de alto riesgo para la embarazada. En las ocupaciones agrícolas, profesiones sanitarias y artesanales es donde se acumula mayor riesgo.
  • AMBIENTALES: Afecta a quienes trabajan en ambientes laborales con atmósferas modificadas (como las azafatas) pero sobre todo a las que realizan horarios nocturnos o rotatorios. En estos casos, y siempre que sea posible, se trasladará a la embarazada al turno de día.
  • PSICOSOCIALES: Entre estos riesgos destaca el trabajar con mucho estrés laboral y durante largas horas o en soledad.
  • ERGONÓMICOS: Trabajar siempre de pie, siempre sentada o en posturas forzadas.

Consecuencias

El alcance de los riesgos laborales para la salud materno-fetal es notorio. El riesgo de aborto espontáneo, de parto pretérmino (antes del fin del tiempo de gestación), de neonatos con malformaciones (labio leporino, paladar hendido o defectos del tubo neural), bajo peso o, incluso, muerte fetal, son algunos de los peligros que pueden suponer no asumir ni actuar frente a los riesgos descritos. Asimismo, la deficiente protección de la mujer embarazada en el trabajo no sólo puede acarrear estas consecuencias inmediatas, sino que también comprende un impacto más allá del periodo perinatal con peligro de ramificarse hasta la infancia con el desarrollo de tumores cerebrales infantiles, cáncer y leucemia.

¿A quién se puede consultar?

Cualquier mujer embarazada que sospeche que su situación laboral es perjudicial para su salud o la del feto debería consultar a su médico, que determinará si precisa una baja laboral temporal o incapacidad laboral transitoria durante la gestación.

El médico de familia tomará esta decisión si la causa es médica, como una lumbalgia o ciática, molestias habituales durante el embarazo. El ginecólogo determinará una baja laboral si observa una causa obstétrica, como sangrado durante el embarazo o riesgo de parto prematuro. El médico del trabajo o de la unidad de salud laboral de la empresa -aunque no suele ser el médico protagonista en la gestación- determinará en mujeres que trabajan en profesiones de riesgo, como la industria química o exposiciones a agentes nocivos, si precisan una baja laboral o cambiar de departamento mientras se prolongue la gestación.

La empresa está obligada a…

La trabajadora embarazada debe informar a la empresa de su estado. La organización debe velar por su protección mediante la identificación de los riesgos y adaptación de las condiciones o el tiempo de trabajo de la empleada, o bien mediante un cambio de puesto de trabajo. En casos más extremos, se puede valorar la opción de una suspensión de contrato por riesgo durante el embarazo o lactancia natural. En este caso, la mujer podrá tramitar un subsidio. Al respecto, se distinguen dos tipos de situaciones:

Incapacidad temporal por contingencia común

Es aquélla en la que el embarazo muestra una evolución clínica con problemas, es decir, se trata de un embarazo de riesgo de por sí o con un riesgo genérico. En ese caso, la trabajadora embarazada podrá recibir una incapacidad temporal por enfermedad común. De esta manera, la mujer cobrará el 75% del último sueldo. Suelen ser subsidios de corta duración que se prolongan hasta el momento del parto, tras el cual se inicia la baja por maternidad, que actualmente es de 16 semanas.

Suspensión de contrato y subsidio por embarazo de riesgo

En esta situación, la evolución clínica del embarazo es normal, pero se da el caso de que la fuente de riesgo en el embarazo o la lactancia natural es la exposición laboral. Ante esta situación, siempre que la empresa no contemple puestos de trabajo exentos de riesgo, la trabajadora embarazada tendrá derecho a una suspensión del contrato y un subsidio durante el embarazo o la lactancia materna, cobrando el 100% de su salario.

Consejos que debe seguir una mujer embarazada en su puesto de trabajo

  1. Evitar esfuerzos, movimientos repetitivos o bruscos y levantar pesos.
  2. Si trabaja sentada, es necesario levantarse y caminar cada cierto tiempo para activar la circulación.
  3. Si trabaja de pie, hay que sentarse de vez en cuando para disminuir el grado de fatiga y caminar para que no se carguen las piernas.
  4. Beber agua y tomar tentempiés nutritivos siempre que sea posible.
  5. No saltarse comidas por trabajo.
  6. Pedir ayudas ergonómicas, como un alzapiés, una silla y un teclado adecuados, que ayuden a sobrellevar mejor posturas estáticas y movimientos repetitivos en la oficina.
  7. Evitar horarios nocturnos y extensos, y las horas extras.
  8. Delegar siempre que sea posible las tareas estresantes.
  9. Informar a la empresa de la necesidad de mantener los controles ginecológicos.
  10. Concederse tiempo para hacer estiramientos, ejercicios de relajación y de respiración.

Apoyo legal

Varias leyes avalan los derechos de la mujer embarazada. Entre otras, la Ley General de Sanidad de 1986, la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, la Ley 39/1999 para la conciliación de la vida laboral y familiar de las personas que trabajan, el Real Decreto 1251/2001 por el que se regulan las prestaciones de la Seguridad Social por maternidad y riesgo durante el embarazo y la Ley 3/2007 de Igualdad efectiva de mujeres y hombres.

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece que, cuando sea posible, se traslade a la trabajadora embarazada en situación de riesgo laboral a otro puesto dentro de la empresa y, en caso de que no sea posible, que se suspenda el contrato de trabajo y se inicien los trámites de obtención del correspondiente subsidio de riesgo durante el embarazo.

La Ley de Igualdad y de Conciliación de la Vida Familiar y Laboral establece la nulidad de los despidos a la mujer por embarazo o lactancia natural. Asimismo, reconoce el riesgo durante el embarazo y la lactancia como causa para suspender el trabajo y tener derecho a recibir una prestación de hasta el 100% del salario de la base reguladora de la incapacidad temporal.

Paginación dentro de este contenido

  • No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página:

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *