0

Cobrar paro dia 9

¿Cuándo se cobra el paro?

Cuándo empezamos nuestra aventura en la vida laboral, comenzamos a cotizar para poder cobrar la prestación por desempleo cuándo terminemos con nuestro primer contrato de trabajo. El día que esto ocurra, nos encontraremos en la situación de tener que pedir por primera vez el paro, siempre que hayamos trabajado lo suficiente como para cotizar el mínimo exigido por ley. Este mínimo asciende a un año de cotización en los últimos 6 años, es decir, si nos despiden de nuestro primer empleo, no habiendo superado en él un año, difícilmente podremos tener derecho a paro. Aunque sí tendríamos derecho a un subsidio por desempleo.

En cambio, si por primera vez después de llegar al año de cotización, nos encontramos en situación de desempleo, debemos saber que sí vamos a poder cobrar el paro, aunque es importante tener claro que tenemos 15 días para solicitar la prestación por desempleo.

Para poder cobrarlo debemos solicitar la tarjeta de paro en la oficina de empleo autonómico, una vez hecho ésto ya podemos presentarnos en la oficina del SEPE para pedir el paro por primera vez.

Para muchas personas, pasar de ser trabajador a desempleado puede convertirse en una experiencia aterradora e inquietante. Si es la primera vez que te ocurre, es posible que no sepas por dónde empezar para acceder al cobro de la prestación por desempleo.

Independientemente de si te puedes beneficiar de la prestación por desempleo o no, es necesario que te registres como demandante de empleo en la oficina del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) que se corresponda con tu código postal. Comúnmente, a esta solicitud se la conoce como la tarjeta del paro.

Una vez realizada esta gestión, tendrás que cumplir con una serie de condiciones para optar a la prestación por desempleo.

REQUISITOS para cobrar prestación por desempleo

La primera condición que debes cumplir es encontrarte en situación legal de desempleo. Esto sucede en los siguientes casos:

  • Despido.
  • Finalización del contrato
  • Finalización del periodo de prueba y cese por parte de la empresa.
  • Finalización del contrato por fallecimiento, jubilación o incapacidad del empresario.
  • Modificación de condiciones de trabajo: horario, jornada, impagos, traslado del centro de trabajo, extinción de un ERE…

En ningún caso podrás solicitar la prestación por desempleo en el caso de baja voluntaria. Ten en cuenta también que deberás tener acumuladas cotizaciones de al menos 12 meses o 360 días a lo largo de los últimos 6 años.

Plazo y lugar para tramitar la prestación por desempleo

Una vez te hayas asegurado de que cumples con las condiciones anteriores, tendrás un plazo de 15 días hábiles a partir del último día de trabajo. No contarán sábados, domingos ni festivos.

Si la empresa te ha indemnizado por las vacaciones no disfrutadas, tendrás que esperar esos días para realizar el trámite, ya que contarán como días activos.

En el caso en que presentes la solicitud fuera de plazo, tendrás derecho a que se apruebe a partir de la fecha en que la solicites. Sin embargo, perderás tantos días de prestación como hayan pasado desde la fecha límite del plazo hasta el día de la solicitud.

La prestación por desempleo se puede solicitar de 2 maneras:

  1. Acudiendo a la oficina del SEPE (antiguo INEM) que se corresponda con tu código postal tras solicitar cita previa en la sede electrónica.
  2. A través de internet, desde la sede electrónica del SEPE.

Si quieres evitar colas, la segunda opción es la más cómoda.

Documentación necesaria

Para realizar la tramitación de la solicitud deberás aportar la siguiente documentación:

  • Documentación Nacional de Identidad (DNI).
  • Solicitud de demanda de empleo (tarjeta del paro).
  • Certificado de empresa. En muchos casos, la empresa lo envía de forma telemática directamente al SEPE y no es necesario entregarlo.

En ocasiones puede que también te soliciten los contratos temporales de trabajos realizados en los últimos 6 años, así como documentos de cotización en la Seguridad Social de los últimos 180 días.

Cantidad a percibir

Para calcular la cantidad a percibir se tendrán en cuenta las bases de cotización de los últimos 6 meses o 180 días anteriores a la situación de desempleo.

Una vez calculada la base reguladora diaria, se aplican los siguientes porcentajes, ya que no se cobra en su totalidad:

  • Durante los primeros 6 meses de prestación, cobrarás el 70% de la base reguladora.
  • A partir del séptimo mes (día 181), el paro se reduce y se percibe el 50% de la base reguladora.

Los importes calculados nunca superarán los topes legalmente establecidos.

Duración de la prestación

El periodo mínimo de prestación por desempleo es de 4 meses y como máximo 2 años. Dependiendo de la cantidad de días de cotización que tengas acumulados, tendrás derecho a un periodo de prestación, como se indica en la siguiente tabla:

En el caso de que no hayas cotizado como mínimo 1 año de trabajo, no podrás cobrar la prestación por desempleo. Sin embargo, existe la posibilidad de solicitar el subsidio por desempleo.

10 Mar Cómo y cuándo se paga el paro

Publicado el 10/03/2015 a las 15:08 h by admin

Es importante saber cómo funciona el sistema de pagos de las ayudas del Servicio Público de Empleo y poder controlar en todo momento el detalle de la nómina.

En este artículo te aclaramos todas las dudas sobre el cobro de prestaciones y subsidios por desempleo.

El pago de las ayudas por desempleo lo realiza el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal, el antiguo INEM). Al ser una gestión centralizada, todos los ciudadanos reciben el ingreso en el mismo momento.

Cómo se calcula lo que va a cobrar cada trabajador y cuándo se paga

El SEPE da las órdenes de pago entorno al día 10 de cada mes y es a partir de esa fecha (o uno o dos días después si hay algún festivo) cuando el trabajador en paro recibe en su cuenta bancaria el ingreso.

La cantidad que paga el SEPE cada mes depende de los días de subsidio o prestación que el trabajador haya tenido reconocidos en el mes anterior y del importe diario de la ayuda.

Lo vemos mejor con un ejemplo:

Pedro entrega la solicitud de un subsidio por desempleo el día 16 de enero. Lo habitual es que en una semana o diez días reciba la contestación del SEPE comunicando la aprobación o denegación de la ayuda. Si todo está correcto, recibirá una notificación con el detalle de lo que va a cobrar y la fecha a partir de la cual se le reconoce el derecho.

Si esa fecha es el 16 de enero, su primera nómina no la recibirá hasta el día 10 del mes siguiente, es decir, el 10 de febrero.

Siempre se cobra a mes vencido, el día 10 del mes siguiente.

En el ejemplo, si Pedro ha solicitado un subsidio de 426 euros mensuales, como lo pidió a mediados de mes y se leha reconocido por lo tanto a partir del día 16 de enero, en la fecha de la primera nómina del 10 de febrero, cobrará los días de subsidio del 16 al 31 de enero. En total 15 días, que son 213 euros.

Ya a partir de las siguientes nóminas (10 marzo, 10 abril, 10 de junio, etc) cobrará la mensualidad completa anterior, es decir, los 426 euros.

Si en lugar de un subsidio el trabajador tiene una prestación contributiva, los cálculos se hacen con la base diaria que tiene reconocida de prestación. Por ejemplo, si a María, que tenía más de un año de cotizaciones, le han reconocido una base diaria de 32 euros y pide el paro el día 5, al mes siguiente cobrará 25 días del mes de enero, a 32 euros/día, 800 euros.

A finales de cada mes, el SEPE comprueba cuántos días de derecho a paro tiene el trabajador, cierra las nóminas y da la orden de pago, para que se cobre a partir del día 10 del mes siguiente a través de pago en cuenta bancaria.

Razones por las que un mes se puede cobrar menos

Puede haber muchas razones por las que un mes se cobre menos de lo previsto:

  • Si es el primer mes en que se recibe el paro, se cobra únicamente la parte proporcional a los días en que el desempleado ha tenido reconocido su derecho, como hemos visto en el ejemplo.
  • Si durante un mes se ha suspendido y reanudado la prestación o el subsidio, por ejemplo porque se han trabajado unos días, la nómina que se cobra el día 10 del mes siguiente será de menor cantidad, al no pagarse los días en que el trabajador ha estado en activo.
  • Cuando se produce una sanción por alguna infracción del trabajador y se suspende la prestación, solo se cobrará hasta el día de la suspensión.
  • También hay que tener en cuenta que las cantidades que se reciben del paro están sujetas en algunos casos a retenciones (IRPF, Seguridad Social), que se pueden ver en el detalle de la nómina.

Algunos casos especiales

Este sistema de pagos del SEPE es el que se aplica a la prestación contributiva, a todos los subsidios por desempleo (ayuda familiar, mayores de 45, mayores de 55, etc) a la Renta Activa de Inserción y la nueva ayuda, el Programa de Activación.

El Plan Prepara es una ayuda especial que tiene forma jurídica de subvención a la formación y que no paga el SEPE directamente, sino que tiene otros calendarios distintos.

Las rentas de integración autonómica, también llamadas “salarios sociales” tienen un sistema de aprobación y pagos totalmente distintos, ya que los gestiona cada Comunidad Autónoma, con su propia normativa y procedimiento de pago.

Cómo saber cuánto voy a cobrar en la próxima nómina

El SEPE tiene un acceso online desde su web en el que cualquier persona que esté recibiendo una prestación o haya hecho una solicitud, puede conocer lo que cobrará y el detalle de su próxima nómina.

Para poder organizar los gastos que tenemos en nuestro día a día es importante conocer cuándo la empresa paga las nóminas o, si cobramos el paro, cuándo el Servicio Público de Empleo realiza el pago de las prestaciones por desempleo. Al igual que ocurre con las nóminas de las empresas, el paro se paga siempre el mismo día del mes, y conociendo la fecha exacta es posible organizar la economía personal.

Si transcurrido ese día no se ha recibido el ingreso del paro es posible que haya algún error y tengamos que acudir a la oficina de empleo para comprobar que todo está en orden.

Índice

¿Qué día se pagan las prestaciones por desempleo?

El SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) es la entidad encargada de gestionar el pago del paro y lo realiza de manera centralizada para que todos los parados con derecho a la prestación ingresen el dinero a la vez. La fecha exacta que se paga el paro es el día 10 de cada mes, pero es posible que el ingreso en la cuenta bancaria se efectúe uno o dos días después.

¿Por qué se retrasa el cobro del paro? Las entidades bancarias no siempre realizan de manera instantánea el ingreso de dinero, hay varios factores que retrasan el cobro del paro:

  • Si el día 10 es festivo la transferencia del paro se retrasará un día hábil.
  • Si el día 10 cae en fin de semana el pago del paro se realizará el lunes siguiente.
  • El ingreso del paro se retrasa un día si el usuario no comparte la entidad bancaria desde donde se realiza la transferencia de dinero.

Desde la entrada en vigor de la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA) todas las transferencias bancarias tienen un plazo máximo de un día hábil. Por este motivo es posible cobrar el paro el día 11 de cada mes.

Calculadora de Paro

¿Por qué el paro se cobra el 10 día de cada mes?

El paro siempre se cobra el día 10 ó 11 del mes vencido, no es posible adelantar el pago a final de mes como ocurre en las empresas porque el proceso de pago de las prestaciones por desempleo necesita más tiempo. Concluido el mes, el SEPE comprueba los días de derecho a paro que tiene cada persona, realiza las nóminas de todos los miembros que reciben prestación por desempleo y realiza la orden de pago para el día 10. Este proceso de revisión y emisión tarda unos días y por este motivo el pago del paro se retrasa hasta el día 10 del mes siguiente.

Ya que la cuantía del paro depende de varios factores, como la base de cotización del trabajador durante los últimos 180 días, cada trabajador puede consultar en la web del SEPE cuánto dinero recibirá, conociendo en detalle la nómina del trabajador.

  • ¿Te ha servido de ayuda?

BBVA propone que dejen de cobrar la prestación los parados que no acepten una oferta de empleo

Un 7% menos de sueldo subiría un 10% el empleo, según el BBVA

06/05/2016 14:45

El BBVA propone cambiar las condiciones actuales de las prestaciones contributivas de paro que reciben en la actualidad la mitad de los cuatro millones de desempleados. La entidad, que ha anunciado un nuevo ajuste tras el posible cierre de 2.800 oficinas de las 3.800 de que dispone, señala que «la existencia de prestaciones condiciona la toma de decisiones de los empleados en lo que respecta a su actitud de búsqueda de trabajo como a la propensión de aceptar una oferta.

Para el BBVA, «la literatura económica» sugiere que la percepción de seguro del paro y su duración «tienden a reducir la intensidad en la búsqueda de empleo», lo que prolonga el tiempo de permanencia en el paro. Y, además, indica que la percepción apenas afecta a la probabilidad de recibir ofertas de trabajo, pero sí reduce la disposición de los beneficiarios a aceptarlas». Califica esta situación de «riesgo moral». En todo caso, matiza que «generosidad» de estas prestaciones (24 meses de duración tras cotizar al menos seis años) es similar a la del conjunto de la UE y «sólo resulta comparativamente elevada» en España para los desempleados que estaban peor remunerados antes de perder su trabajo.

Advierte, además, que España es uno de los países de la OCDE en los que los criterios de elegibilidad para recibir prestaciones son más laxos. En este sentido, aclara que esta posición se explica por: la escasa vinculación de políticas activas de empleo (en manos de las CCAA) y las pasivas (pago de las prestaciones en manos del Estado); la facilidad para rechazar ofertas de empleo mientras se recibe la prestación; la escasa condicionalidad; y la falta de control sobre las actividades de búsqueda de empleo.

Así, entre las medidas que sugiere para realizar una reforma integral del mercado, propone vincular la duración del derecho a percibir la prestación al ciclo de la economía. Sugiere como «solución idónea» que se establezca una regla automática que vincule el tiempo máximo del cobro del paro a algún indicador como las tasas de desempleo regionales. Es el modelo existente en Canadá.

Además, aconseja «agilizar los procedimientos sancionadores e incrementar la pena» en caso de rechazo de la primera oferta adecuada de empleo que, en la actualidad, puede supone la pérdida de la prestación durante tres meses. En España, una oferta de empleo se considera adecuada si el lugar de trabajo se encuentra en la misma localidad de residencia habitual del demandante o, como máximo, a 30 kilómetros de distancia, sin que el desplazamiento suponga el 25% de la duración de la jornada de trabajo o el 20% del salario mensual. El banco menciona el ejemplo de Dinamarca, donde el puesto de trabajo ofrecido debe estar a menos de tres horas en transporte público, pero, transcurridos tres meses en desempleo, esta limitación desaparece. No se menciona nada respecto al rechazo de la oferta por las condiciones económicas.

EL BBVA considera que la imposición de sanciones por la violación de las condiciones en la búsqueda activa de empleo o sobre la disponibilidad para trabajar y participar en medidas de activación deben tener consecuencias sobre la duración de la prestación. «La amenaza creíble de sanciones», incluso la de salir de la prestación, es suficiente para reducir el tiempo de permanencia en el paro, advierte.

El banco propone también incrementar la exigencia de búsqueda activa de empleo. Para ello, señala que es necesario extremar el control las actividades de búsqueda tanto del desempleado como de los Servicios Públicos de Empleo (SPE). Los desempleados deberían «probar» con cierta regularidad y su intensidad ante el SPE que buscan trabajo de forma activa. También señala que deben revisarse los criterios sobre el tipo de actividades profesionales que se consideran aptas para el desempleado. Es decir, «sería aconsejable» acortar la percepción a partir de la cual toda colocación se considera adecuada. En la actualidad es de un año de percepción ininterrumpida. También añade que deberían suavizarse las restricciones sobre movilidad geográfica recortando se los límites sobre la distancia al puesto de trabajo a medida que aumenta el tiempo de permanencia en el desempleo. Se cita como ejemplo a Noruega, país en el que no hay restricciones geográficas de empleo.

El cobro del seguro de paro ha caído en 34 puntos desde 2010 como consecuencia del agotamiento del derecho a las prestaciones y también por la mejora del empleo sobre todo temporal. En realidad, la cifra es inferior ya que el Gobierno saca de la estadística a los jóvenes sin experiencia laboral.

Todo lo que debes saber sobre la prestación por desempleo

Todos los trabajadores que se quedan sin empleo y si cumplen una serie de requisitos, pueden solicitar una ayuda económica, la prestación por desempleo. Por ello, cuando perdemos nuestro trabajo, lo normal es acudir antes de 15 días a las oficinas de empleo donde te darás de alta como demandante de empleo y podrás solicitar tu prestación.

Requisitos y trámites

Para poder tener derecho a la prestación por desempleo, hay que cumplir las siguientes condiciones:

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social en un régimen que contemple las prestaciones por desempleo.
  • Haber trabajado y cotizado durante un período mínimo de 360 días dentro de los 6 años anteriores a la situación de desempleo. Por tanto, no se puede haber cumplido la edad de jubilación.
  • Encontrarte sin empleo tras haber sido despedido, o que tu contrato haya finalizado, o hayas sufrido una reducción de jornada en más de un tercio de la duración inicial pactada.
  • Acudir a la Oficina de Empleo correspondiente a tu domicilio a presentar la solicitud en los quince días hábiles tras la finalización del último contrato. Hay que tener en cuenta que antes de solicitar la prestación debes estar dado de alta como demandante de empleo.

Los trámites y documentos necesarios para presentar la solicitud de la prestación son sencillos. Puedes realizar la solicitud de forma presencial o telemática. Si decides acudir a la oficina del INEM, entregarás los certificados de las empresas en las que has trabajados los últimos seis meses, una copia de los documentos de cotización correspondientes a los 180 últimos días cotizados y el DNI. No obstante, realizarla a través de la web de la INEM puede resultar más rápido y cómodo, siempre y cuando dispongas de firma electrónica.

¿Qué cuantía voy a cobrar y por cuánto tiempo?

Para calcular la prestación por desempleo se utiliza el sistema de promedio de las bases reguladoras, que no es más que una media del dinero que se ha aportado a la Seguridad Social durante los 180 días previos a la pérdida del empleo. Se percibirá el 70% de la base reguladora durante los seis primeros meses y a partir del séptimo mes se reduce al 60%.

Se debe tener en cuenta que existe una cantidad máxima y mínima que se puede cobrar de paro. De este modo, la prestación mínima no puede ser inferior a los 497 euros al mes (el 80% del Indicador Público de Rentas Múltiples, IPREM). Cuantía que asciende a 664,74 euros mensuales si tenemos algún hijo a nuestro cargo.

En cuanto a la prestación máxima, nunca se podrá superar el 175% del IPREM, es decir, los 1.087,20 euros. Cuantía que se ve incrementada a 1.252,52 euros si se tiene un hijo a nuestro cargo; o a 1.397,83 euros si se tienen dos o más hijos.

El desempleado tiene el derecho a cobrar el total de la prestación que le pertenece de una sola vez siempre y cuando el parado se de de alta como autónomo o cuando decida incorporarse como socio a una cooperativa. El único requisito para beneficiarse de un pago único sería tener pendiente de recibir, al menos, 3 mensualidades y no haber hecho uso de este derecho en los cuatro años anteriores. Aunque todo esto te resultará sencillo de calcular accediendo a la calculadora que pone a nuestra disposición el INEM.

El fin de la prestación

Hay casos en los que se puede recibir posteriormente un subsidio. Es el caso de los parados con obligaciones familiares y los mayores de 45 años, que tienen derecho a percibir un pequeño subsidio, siempre que no gocen de otra fuente de ingresos que supere los 481,05 euros (75% del salario mínimo interprofesional).

Del mismo modo, tienen el derecho a cobrar la prestación los trabajadores españoles que vuelvan a España desde un país de la Unión Europa, los liberados de prisión y los parados que no hayan cotizado lo suficiente para percibir una prestación contributiva.

Trabajar y cobrar el paro, ¿es legal?

La respuesta es sí, aunque lo común sea creer que la prestación por desempleo solo sea una ayuda económica para aquellas personas que no pueden trabajar. Sin embargo, el objetivo de la prestación por desempleo es también mejorar las condiciones de trabajo que puedan surgir en una economía difícil.

Por lo tanto, se podrá cobrar la prestación y trabajar al mismo tiempo, si este último es a tiempo parcial y se haya solicitado. La cuantía a recibir se reducirá en la misma proporción de la jornada que se realice. Por ejemplo, si Pepe trabajase el 30% de una jornada de 40 horas, y cobrase un paro de 900 euros, Pepe pasaría a cobrar 675 euros, más lo que ganase en su trabajo.

Las comisiones bancarias generan conflicto entre clientes y entidades. Una cuestión que ha generado ante el servicio de Reclamaciones del Banco de España, con los últimos datos presentados, casi 300 solicitudes por el consiguiente malestar que esto supone al consumidor final.

La tipología que engloba las comisiones bancarias es bastante amplia y variada. El Banco Central Europeo destaca que la banca española genera un 23% de sus ingresos por esta vía. Pero ¿cuál es el volumen que obtienen las entidades bancarias por este tipo de cobros periódicos a sus clientes? 5.298,7 millones de euros, según un estudio realizado por la agencia Servimedia y la asociación Facua en la primera mitad de 2017. Esta ingente cantidad la suman seis bancos españoles; Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Banco Popular (los datos de este último se corresponden a momentos previos a su absorción por el Santander), que han recaudado en comisiones a sus clientes.

Según la norma, regulada en la Orden EHA/2899/2011, las entidades no están obligadas a registrar previamente al Banco de España las cantidades en comisiones que van a aplicar. Solo existe la necesidad de mantener información sobre las habitualmente percibidas por operaciones y servicios más frecuentes.

El Banco Santander lidera el importe cobrado a sus clientes en comisiones con 2.844 millones

Sin embargo, una nueva normativa, aprobada en el nuevo Real Decreto Ley 19/2017, aprobado por Consejo de Ministros el pasado 22 de noviembre da un paso más hacia la transparencia, dictado por normativa europea. Este decreto obliga a los bancos a establecer también en los contratos bancarios, no solamente en folletos informativos, un apartado donde señalar la tasa en comisiones de forma «breve y con una estructura clara». Esta ley permitirá en 2018 ganar en transparencia y protección al cliente de servicios bancarios.

El estudio de Facua y Servimedia destaca una subida de 633,9 millones de euros cobrados en comisiones bancarias, con respecto a los 4.664,8 millones del mismo periodo en 2016.

El Banco Santander lidera el importe cobrado a sus clientes en comisiones con 2.844 millones de euros. BBVA ha captado 1.223 millones de euros. CaixaBank ha obtenido 588 millones, según el estudio presentado.

Otra de las entidades que registró una importante recaudación en estas cuotas ha sido el Banco de Sabadell con 296,7 millones de euros. En último lugar, el Banco Popular fue el único que redujo las comisiones cobradas en un 0,7 por ciento. En concreto, percibió 140 millones de euros.

Comisiones ¿indebidas?

Las comisiones bancarias resultan un aspecto decisivo a la hora de contratar una cuenta corriente, una hipoteca o un préstamo personal, aunque no siempre es sencillo conocer los derechos como consumidor de estos productos. Un aspecto clave es saber distinguir entre las comisiones que son indebidas y las que no.

El abogado, experto en derecho bancario, Ignacio Ferrer-Bonsoms, del despacho Ferrer-Bonsoms&Sanjurjo aclara a Público que por lo general las comisiones indebidas son aquellas que están prohibidas por la Ley. «Podemos señalar que los bancos no pueden cobrar por servicios no prestados, no solicitados o que no han generado gasto. Está sería la esencia de la reclamación».

En cuanto a las comisiones indebidas gestionadas por los bancos se encontrarían varias:

Cobros por descubierto en cuenta o número rojos, posiciones deudoras y devolución de efectos (talones, cheques). En estos casos, Ferrer-Bonsoms apunta que «tanto empresas, como particulares se han visto protegidos por los tribunales. En concreto el razonamiento ha sido que no se puede cobrar dos veces por lo mismo». Por ejemplo, por el descubierto de una comisión, y además un tipo de interés de demora aparte.

Comisiones por tener una cuenta obligatoria por una hipoteca o depósito. El Banco de España explica muy claramente que «el Servicio considera que cuando las cuentas se mantienen por imposición de la entidad o cuando son utilizadas exclusivamente para abonar los intereses de un depósito o para dar servicio a un préstamo hipotecario no corresponde a los clientes correr con los gastos de ninguna comisión por mantenimiento o administración».

Imposición del seguro de vida para la hipoteca. Se podrá reclamar su nulidad si se acredita que no era necesario, por ejemplo, por tener otro seguro de vida que te podía cubrir.

Comisión de demora en el caso de los préstamos hipotecarios. Este experto añade que «lo curioso del caso es que la banca tenía carta blanca en esta materia, aplicando comisiones superiores al 20 por ciento». El Tribunal de Justicia de la Unión Europea señaló que no podían cobrar tales comisiones. Curiosamente y tras dicha resolución el gobierno reformó la Ley de Enjuiciamiento Civil limitando el interés de demora sin superar el 3 por ciento del interés legal del dinero.

¿Cómo distinguir entre una comisión indebida de una normal?

Como hemos señalado antes, no es fácil distinguir entre una comisión ilegal y una normal. Por ello los expertos destacan que «hay que acudir a la jurisprudencia». Y ver si se trata de servicios concretos, prestados y que generan un gasto para la entidad.

Por tanto, en todos aquellos casos en que no concurran estos dos requisitos (prestación de servicio o generación de gasto), las comisiones son indebidas. Además, el cliente ha tenido que aceptar previamente dicho servicio.

Casos recientes con sentencias

Banco Popular ha sido una de las entidades que ha tenido casos recientes en materia de comisiones ante la justicia. El pasado mes de diciembre, la entidad había sido condenada a devolver 14.402,43 euros que había cobrado ilegalmente a dos consumidores “en concepto de gastos de reclamación de posiciones deudoras y liquidaciones de cuenta”.

Los consumidores fueron condenados, en primera instancia, a pagar al Banco Popular, la cantidad de 14.402,43 euros tras estimarse la demanda que se presentó contra ellos.

La Audiencia Provincial de Segovia, tras recurrir en Apelación ante la Audiencia Provincial aclara, como argumento fundamental en la sentencia condenatoria que «la entidad financiera no hace el menor esfuerzo en explicar la forma en que se han calculado, ni el principal tipo sobre el que se calcula, ni el aplicado, ni el tiempo, nada en absoluto».

Veinte años de comisiones por tener un préstamo hipotecario en la cuenta

Marta González ha sido una de las afectadas por el pago de comisiones indebidas en relación a su cuenta vinculada a un préstamo hipotecario. A través de Facua ha presentado un expediente de reclamación. No se conoce desde la organización el número de afectados por el pago irregular de comisiones de este tipo. El pasado mes de mayo, esta usuaria tramitó una reclamación al BBVA para resolver la devolución de las cuotas de mantenimiento abonadas años tras año en la cuenta de su préstamo hipotecario.

«Me han cobrado comisiones durante veinte años en mi cuenta de la hipoteca del BBVA. Y era ilegal»

Esta cordobesa, ama de casa, recuerda a Público que ha estado casi dos décadas pagando estas cantidades sin tener información de las comisiones a las que estaba expuesta. La entidad ha realizado pagos periódicos de 60 euros anuales en cuotas de mantenimiento y administración por una cartilla que sólo se encontraba abierta para el pago obligatorio del préstamo. La hipoteca, sujeta a 25 años, le ha obligado a abonar casi 2.000 euros en comisiones desde 1997. «Me han cobrado comisiones durante veinte años en mi cuenta de la hipoteca del BBVA. Y era ilegal», aclara esta usuaria.

Hasta el momento el trámite abierto por Facua al BBVA solo le ha permitido la devolución de las comisiones de los últimos cinco años. En total Marta ha logrado recuperar 296,43 euros cobrados por las cuotas de comisión de administración en una cuenta únicamente abierta para las letras del préstamo.

El expediente, abierto por Facua Córdoba, llegó a su sucursal del BBVA en Córdoba en menos de treinta días con una respuesta negativa por parte de la entidad. Marta decidió entonces tramitar la reclamación ante el Departamento de Conducta y Mercado del Banco de España para resolver el asunto. Así se lo indicaron los abogados de Facua con los que había iniciado los trámites.

276 reclamaciones por comisiones en el Banco de España durante 2016

Cuando Marta tramitó su expediente dentro del Departamento de Conducta y Mercado del Banco de España recibió la siguiente resolución que fue directamente enviada a la sucursal del BBVA en Córdoba: «Cuando las cuentas son utilizadas exclusivamente para el pago del préstamo, la prestación del servicio se lleva a cabo por exclusiva imposición de la entidad, sin que corresponda a los prestatarios soportar el cargo de importe alguno por tal función». Dos semanas después, Marta recibió el abono de las cuantías cobradas por el banco a su cuenta bancaria.

Desde este departamento del Banco de España, se han tramitado por el concepto de ‘comisiones bancarias’ un total de 276 reclamaciones en 2016, según la última Memoria de Reclamaciones del Banco de España, a la que ha tenido acceso Público.

¿Ante quién hay que reclamar?

Según se desprende del informe de Servimedia y Facua, todos los bancos analizados dejan «de cobrar la mayoría de comisiones de administración si el usuario tiene domiciliada la nómina, la prestación por desempleo o la pensión y siempre que alcancen una determinada cantidad de liquidez».

Hay que dirigirse al «banco y pedir explicaciones sobre la aplicación de la comisión indebida»

Rubén Sánchez, portavoz de Facua aclara a Público que las comisiones de administración y mantenimiento son por regla general «una cuota fija cobrada de forma periódica y cuyo objeto es cubrir el servicio de administrar tu cuenta o por el servicio prestado», sin haber sido solicitado previamente.

Sobre las reclamaciones, la organización de consumidores y usuarios OCU, recalca que una vez cuente el cliente con motivos suficientes para reclamar, hay que dirigirse al «banco y pedir explicaciones sobre la aplicación de la comisión indebida, solicitando la retirada de la misma». Si no consigue nada, hay que trasladar la reclamación ante el Departamento de Atención al Cliente o ante el Defensor del Cliente de la entidad financiera, exponiendo los motivos que han generado este recargo.

Si un plazo máximo de dos meses no se ha tenido respuesta, la queja puede llevarse ante el Servicio de Reclamaciones del Banco de España. Y finalmente, si el caso no tuviera resolución la última vía abierta sería llegar a presentar demanda ante los Tribunales de Justicia.

Una estrategia comercial para la patronal

Por su parte el portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), José Luis Martínez Campuzano aclara a Público que «en el cobro de comisiones cada entidad diseña su propia estrategia comercial, en función de muchos parámetros y, además, esta estrategia es cambiante en el tiempo. Las diferentes estrategias de los bancos también muestran que éstos compiten a cara de perro y que el consumidor se puede beneficiar de ello al elegir el mejor servicio al mejor precio».

Además, el portavoz de AEB afirma que «un buen servicio requiere un pago adecuado que lo mantenga y una rentabilidad razonable para que mejore. Los clientes deben conocer lo que vale el servicio financiero que reciben».

Una cuenta básica bancaria libre de comisiones

El Consejo de ministros acordó el pasado mes de noviembre cumplir con la directiva europea 2014/92/UE, a través del Real Decreto Ley 19/2017 que permitiría, con una determinada renta, acceder al derecho universal de una cuenta bancaria básica sin comisiones. En la práctica esto supone que las entidades financieras estarán obligadas a ofrecer una cuenta para operaciones básicas (domiciliación de nómina y recibos, transferencias y una tarjeta de débito). El Ministerio de Economía será el encargado de fijar las tasas que se abonen a estas cuentas.

La Proposición no de Ley fue trasladada al Congreso el pasado mes de abril por el grupo parlamentario de Unidos Podemos-En Comú-En Marea. El texto insta a crear, a través del Banco de España, una cuenta corriente de servicios mínimos esenciales o «Cuenta Básica». Podemos afirma que esta cuenta beneficiaria a 2,6 millones de españoles tras su aprobación en el Consejo de Ministros. El máximo de comisiones estipuladas sería de un uno por ciento del Salario Mínimo Interprofesional anual o coste cero.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *