0

Cocinar conejo con arroz

Arroz con conejo: aprende a cocinar la auténtica receta de la abuela

Si hay una receta que es típica de los platos que nos cocinan, o cocinaban, nuestras abuelas, ese es el arroz con conejo. Es uno de los guisos más fáciles de preparar ya que son muy pocos los ingredientes que se necesitan. Aunque podrás añadir todos aquellos que elijas, siempre al gusto. Pueden llevar además setas, distintas verduras, alcachofas… Sea cual sea la receta, da igual la versión que elijas porque siempre será uno de los platos de arroz más clásicos de la gastronomía española.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

¿Qué necesitamos para cocinar un buen arroz con conejo?

Uno de los ingredientes esenciales es el caldo con el que coceremos el arroz y el conejo. Un buen caldo de verduras será primordial para que la receta sea de 10. Puedes hacerlo tú misma poniendo una serie de verduras a cocer o bien comprarlo ya hecho. Hoy en día existen caldos muy sanos y sabrosos que son ideales para ahorrarnos tiempo en este tipo de recetas.
Para el arroz puedes utilizar distintos aunque siempre el más utilizado es el arroz bomba. Ten en cuenta que para que el plato sea perfecto el arroz tiene que quedar suelto y el conejo doradito.

Beneficios del conejo para nuestra salud

Se trata de una carne, de las llamadas carnes blancas, que es muy poco utilizada para las comidas ya que normalmente utilizamos el pollo pero que tiene muchos beneficios para nuestra salud:

  • El conejo tiene un escaso contenido en grasas y un escaso aporte calórico y es que unos 100g de conejo no pasan las 140 calorías.
  • Es una carne rica en vitamina B12 por lo que es uno de los alimentos muy recomendados tanto para niños como para embarazadas.
  • Es muy digestivo y por ello para las cenas es perfecto.
  • Una de las recetas más clásicas que se realizan con este alimento es el arroz con conejo pero también es muy conocida el conejo con tomate o el conejo al ajillo. Para este último, una de las recetas más famosas elaboradas con esta carne, utilizamos ajo, vinagre y vino blanco y una vez en ebullición se le añade la carne de conejo para que se termine de hacer en la salsa cogiendo así todo el sabor de los ingredientes.
  • Se trata de un alimento ideal para deportistas gracias a su alto contenido en potasio ya que ayuda a mantener sus músculos en buenas condiciones y prevenir de posibles lesiones durante los entrenamientos.
  • También tiene un bajo contenido en sodio por lo que el conejo está recomendado en las dietas de aquellas personas que sufren problemas cardiovasculares y o que tienen una tensión alta.

Propiedades beneficiosas de las carnes blancas en general

  • Tiene un alto contenido en proteína y una casi nula presencia de hidratos de carbono.
  • Contiene minerales como el hierro, el sodio, el fósforo o el zinc.
  • Contiene un aporte vitamínico alto especialmente con vitaminas del grupo B.
  • Para aquellas personas que sufren colesterol es un alimento perfecto ya que aporta tan solo unos 70-80mg por cada 100g. De hecho puede ayudar a reducir los niveles de colesterol en sangre

Algunas de las recetas más típicas de la cocina española

Descubre: 50 platos típicos que te enamorarán de cada rincón de España

© iStock

Receta de arroz con conejo

Ingredientes para la receta de arroz con conejo

  • 250 g de arroz
  • 500g caldo de verduras
  • ½ conejo
  • 120g de tomate triturado
  • 2 dientes de ajo
  • ½ cucharadita pimentón dulce
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Colorante

Elaboración de la receta de arroz con conejo

1. Ponemos una cazuela con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra a calentar.
2. Preparamos el conejo si no está ya troceado, lo partimos en trocitos y lo lavamos.
3. Añadimos el conejo y lo freímos hasta que quede bien doradito.
4. Picamos los dientes de ajo y los sofreímos. Cuando el ajo esté ya con colorcito, añadimos ½ cucharadita de pimentón dulce y una vez doradito añadimos el tomate triturado y la sal.
5. Cuando comience a reducir el tomate, añadimos el arroz y lo mezclamos todo bien. Después añadimos el caldo de verduras, el colorante y el conejo y ponemos el fuego al máximo hasta que el caldo comience a hervir.
6. Lo dejamos en el fuego hasta que no quede nada de caldo.
7. Una vez hecho, apagamos el fuego y lo dejamos reposar durante unos 5 minutos. Y… ¡listo para servir en la mesa!

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

¿Cómo hacer arroz con pollo?: las 5 mejores recetas para preparar arroces caseros
¿Cómo hacer un risotto? Las 10 mejores recetas para preparar un risotto casero
Arroz con leche: el postre más casero, dulce y tradicional

El arroz con conejo es uno de los arroces clásicos que tenemos en nuestra cocina. Un plato fácil y rico para la comida del domingo. Soy un apasionado de los arroces y siempre he tenido discusiones con valencianos (y con razón) de cuando llamamos paella a una receta o una arroz con cosas, pues para que no haya discusiones esto es un arroz con cosas muy rico y fácil jeje (irónico).

Para los arroces siempre recomiendo incorporar caldo casero, mucha gente agrega agua y no le da el mismo sabor lógicamente. Para este arroz he usado un caldo casero de carne que tenía ya que normalmente tengo congelado para estas ocasiones, pero si tenéis alguno de pollo o verduras también será perfecto para la receta de arroz con conejo.

Ingredientes para hacer arroz con conejo (2 pax)

  • Medio conejo
  • 180 gramos de arroz bomba
  • 1 cebolleta
  • 1 ajo
  • 1 tomate
  • Medio pimiento rojo
  • Caldo de carne (unos 600 ml)
  • Azafrán o colorante alimentario
  • Sal
  • Pimienta

Cómo hacer arroz con conejo

1.- Salpimentamos el conejo y lo doramos en la paella. Una vez dorado retiramos y reservamos.

2.- Pochamos la cebolleta, el ajo y el pimiento rojo a fuego lento. Ponemos un poco de sal, con cuidado porque el caldo ya le aportará sal.

3.- Agregamos el tomate pelado y sin pepitas picado. Rehogamos unos 10 minutos a fuego medio.

4.- Incorporamos el arroz bomba.

Receta casera de conejo con arroz, más ligera en calorías al llevar más proteínas que hidratos de carbono, para disfrutar de esta carne suave, que tiene un sabor bastante parecido al pollo. En otro artículo de Okdiario-recetas hicimos arroz con calamares, hoy conejo con arroz.

Propiedades nutricionales del conejo

El conejo es una carne blanca que aporta 88 calorías por 100 gramos y 10.38 gramos de proteínas. Tiene una buena dosis de vitamina B12, 11 ug y vitamina B3 (10,98 ug). También nos aporta 22.80 g de calcio. Su contenido en grasa no es muy alto unos 5,20 gramos. El conejo es muy rico en purinas aporta 132 mg, esta información es relevante para quienes tengan que restringir el consumo de purinas, por tener alto el áciudo úrico.

Receta de conejo con arroz

No es lo mismo conejo con arroz, que arroz con conejo, al menos nutricionalmente hablando. El arroz es un alimento muy calórico, 352 calorías por 100 gramos. En cambio el conejo es una carne ligera sobre las 88 calorías.

Si la receta es ‘arroz con’ y lleva más arroz que conejo las calorías aumenta mucho. En este caso al llevar menos arroz las calorías disminuyen, pero siempre que utilizamos arroz, tenemos que saber que ‘muy light’ la receta no será. Pensemos 280 g de arroz que lleva esta receta representan ya 984 calorías (más la suma del conejo, aceite y resto de ingredientes). ¡A veces no nos imaginamos que las cosas tengan tantas calorías, pero las tienen! De todas formas piensa que las calorías siempre son a dividir entre el número de comensales.

Preparación

  1. Se pone al fuego una paella o sartén amplia con un poco de aceite y se saltean los trozos de carne, sazonados con un poco de sal y pimienta negra. Cuando están dorada por todas partes, se retira y se reserva.
  2. Mientras tanto se prepara la verdura para el sofrito
  3. En la misma sartén o paella en a que se ha salteado la carne, se hace el sofrito de verdura, toda bien picada, menos el ajo, que se añade entero un poco machacado, con un golpe de cuchillo, y la hoja de laurel.
  4. Cuando la cebolla y los pimientos se han pochado, se añade el tomate cortado en dados pequeños o rallado. Y se continúa hasta que el tomate pierde el agua.
  5. Este es el momento de añadir el champiñon. Las setas en general van muy bien con la carne de caza. Yo le he puesto unos champiñones portello, pero vale cualquier variedad de seta.
  6. En este momento se vuelve a poner la carne en la paella, se cubre de agua, se sazona con un poco de sal y se deja cocer a fuego lento, para que la carne se haga. Solo con la cocción junto con el arroz, quedaría dura. Cuando la carne está tierna, se retira la mitad de la carne y del sofrito y se guarda para otra ocasión.
  7. Por último se echa el arroz, y se calcula una parte de agua y dos partes de líquido (el caldo resultante de hacer sofrito mas un poco de agua) si el arroz es seco. Si se quiere hacer un arroz caldoso, se ponen tres partes de liquido por una de arroz.
  8. Este tipo de arroz queda muy bien con arroz de grano redondo, y este fue el que utilicé un día (foto de cabecera). Pero también lo he probado con arroz basmati, y el resultado es también excelente

Esta receta de arroz con conejo es perfecta para los amantes de esta carne campestre y deliciosa.

Cómo hacer arroz con conejo, fácil y abundante

Toma en cuenta que para preparar el arroz con conejo, necesitarás buen caldo. Te recomiendo prepararlo en casa con nuestra receta de caldo de pollo, según tu preferencia.

5 de 1 voto

Receta de arroz con conejo casero fácil

Cocina en casa esta receta de arroz con conejo, fácil, delicioso y abundante, perfecto para compartir y para que todos queden con la barriga llena y el corazón contento. Plato Carnes Cocina Casera Keyword Recetas de la abuela Tiempo de preparación 20 minutos Tiempo de cocción 4 minutos Tiempo total 1 hora 10 minutos Raciones 4 Calorías 400kcal Autor Lola

Ingredientes

  • 1 conejo mediano
  • 1/2 kilo de arroz redondo
  • 1 litro de caldo de res o de pollo
  • 1 vaso de vino blanco seco
  • 1 pimiento rojo
  • 3 to mates rojos maduros
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla blanca
  • Aceite de oliva
  • Aceite vegetal para freír
  • Comino en polvo
  • Orégano en polvo
  • 3 ramas de perejil
  • Vinagre
  • Sal
  • Pimienta en polvo

Elaboración paso a paso

  • Para comenzar, vamos a asegurarnos de que la carne del conejo esté bien limpia y picada en trozos.
  • Si decidimos conservar las vísceras (sobre todo el hígado), también tienen que estar bien limpias. En ese caso, verteremos un chorro to de aceite en una olla, sartén grande o paella, y allí las freiremos durante 5 minutos o hasta que estén bien cocidas, removiendo constantemente. Luego, las reservaremos.
  • Luego, vamos a preparar un condimento o aliño para el arroz. Lo primero que haremos será pelar los dientes de ajo. Luego, los colocaremos en un mortero.
  • Después vamos a lavar el pimiento, quitarle la cabeza y abrirlo para retirar las ramas y la vena. Lo cortaremos en algunos trozos y también lo meteremos en el mortero.
  • Agregaremos media cucharadita de comino, media cucharadita de orégano y la misma cantidad de sal.
  • Luego, lavaremos bien el perejil, lo escurriremos y añadiremos las ramas al mortero, además de una cucharadita de aceite de oliva y otra de vinagre.
  • Majaremos bien todo y reservaremos el condimento.
  • Luego, nos ocuparemos de los tomates. Los lavaremos, los cortaremos en tres o cuatro trozos irregulares y los colocaremos en la licuadora, con un toque de sal y pimienta.
  • Cuando hayamos obtenido un puré, opcionalmente podemos pasarlo por un colador, para retirar las semillas. Luego, lo reservaremos.
  • Ahora pelaremos la cebolla y la picaremos en cuadritos.
  • En una olla, sartén o paella, calentaremos un poquito de aceite y cocinaremos la cebolla durante 5 minutos, a fuego medio-bajo, revolviendo constantemente.
  • Pasado este tiempo, incorporaremos los trozos de carne de conejo, salpimentados al gusto, y los doraremos.
  • Cuando el conejo esté dorado, lo retiraremos de la sartén y lo reservaremos.
  • En su lugar, añadiremos el puré de tomates y dejaremos que se cocine un par de minutos. Luego, incorporaremos el condimento que habíamos reservado previamente, y dejaremos que ambos se cocinen por 5 minutos.
  • Entonces regresaremos el conejo a la cocción (también las vísceras, si vamos a utilizarlas ), mezclaremos todo, y probaremos la salsa para verificar la sazón. Si hace falta, la corregiremos con un poco más de sal y/o pimienta y enseguida, mezclaremos de nuevo.
  • Bañaremos el conejo con el caldo, mezclaremos y le daremos 5 minutos para que se evapore un poco el alcohol.
  • Para continuar, verteremos el caldo, mezclaremos y esperaremos que rompa a ebullición.
  • En este punto, agregaremos el arroz. Lo acomodaremos para que quede cubierto por el líquido y dejaremos que se cocine a fuego medio-alto hasta que el líquido se reduzca y se empiece a ver de nuevo el grano.
  • Luego, bajaremos el fuego al mínimo y esperaremos que el arroz termine de cocinarse. Normalmente, la cocción del arroz tarda entre 15 y 20 minutos, entre ambas etapas. La eventual diferencia se debe a factores como la potencia de la cocina, el uso de olla, paella o sartén, las diferencias de espesor del fondo, entre otros.
  • Cuando el arroz esté listo, lo dejaremos reposar tapado durante algunos instantes antes de servir.

Consejos para la preparación del arroz con conejo casero

  • No es obligatorio utilizar caldo de res o de pollo para preparar este plato. También hay quienes lo hacen con caldo de verduras. El resultado también es delicioso.
  • Si te gusta el arroz muy especiado, puedes agregar una cucharadita cafetera de orégano y otra de comino, en lugar de media cucharadita.
  • Si quieres que el arroz tome un poco de color amarillo, puedes agregar algunas hebras de azafrán, un poquito de cúrcuma o de colorante para alimentos.
  • Para obtener un arroz con conejo más condimentado, puedes agregar una hoja de laurel y una rama de romero fresco a la carne, justo antes de comenzar a incorporar los líquidos (el vino y el caldo).
  • Si no tienes una tapa para la olla o paella que utilices para hacer el arroz con conejo, puedes cubrirla con un trapo, con papel aluminio o con una película plástica. Al cubrir el arroz evitarás que se reseque, especialmente cuando está muy caliente.
  • Una vez que termines de cocinar el arroz con conejo, retíralo del lugar donde lo cocinaste, y colócalo en otra parte. La razón es simple: el lugar donde acabas de hacer el arroz todavía estará caliente, y no queremos que nuestro plato se cocine más allá del punto ideal que tenía cuando apagaste el fuego.

Cómo hacer un arroz caldoso con conejo. Nos apasionan las recetas con arroz y este tipo de preparación no podía faltar en el blog, un arroz caldoso.

En casa solemos preparar muchas veces conejo, es una carne muy sana con muy poca grasa que nos apasiona. Y creo que a vosotros también, el conejo al ajillo, el guiso de conejo a la cerveza o el conejo al horno tienen un montón de visitas. Con lo que hoy he pensado en otro tipo de arroz con conejo, en este caso caldoso.

La idea de este arroz era preparar un arroz aprovechando parte de las verduras que tenía en la nevera y un conejo que me han regalado. A mi tío Paco le gusta la caza y de vez en cuando nos aparece con uno o dos conejos de campo en casa.

Este tipo de carnes son más secas y fibrosas por lo que la cocción del conejo deberá ser mayor. También suele ser más potente de sabor que el podemos comprar en el supermercado, con lo que le aporta mucho más sabor al arroz.

Es un plato contundente, que en este caso además es muy sano. Perfecto para poner de plato único y el domingo es la ocasión perfecta para invitar a la familia y probar este arroz con conejo y verduras.

Cocinado en una gran cazuela, el arroz, el conejo y las verduras forman la unión perfecta que da como resultado un plato muy nutritivo y saludable. Incorporamos la ñora y un buen arroz SOS especial arroces caldosos.

Lo más complicado de la receta es la proporción de agua que le vamos a echar al arroz. Es fundamental controlar el arroz que vas a emplear para que te quede perfecto, que sepas la variedad que vas a emplear para controlar el grado de absorción del arroz.

Por lo demás no tiene mucha ciencia, cocemos un buen fondo, pues el caldo es quizás lo más importante y por último añadimos el arroz.

Preparación del conejo y las verduras antes de hacer el arroz caldoso

  1. En mi caso me trajeron el conejo ya limpio, sin piel. Aunque me he tenido que esmerar a la hora de trocearlo. Para ello hacemos un corte con un buen cuchillo, no me gusta la cabeza con lo que la suelo tirar. Limpiamos y troceamos bien el conejo, en trozos pequeños, casi que no haga falta usar cuchillo para comer después. Así no nos encontraremos piezas grandes de carne en un arroz.
  2. Si lo vas a comprar en el supermercado, no tendrás que hacer uso de este paso. Tu carnicero de confianza con mucho gusto te lo troceará en un plis plas en el tamaño que quieras. Sino también venden ya bandejas con conejo limpio y preparado para hacer arroz.
  3. Picamos la cebolla y el pimiento verde en trocitos pequeños y pelamos los dientes de ajo (irán enteros).
  4. En un bol ponemos a macerar el conejo de campo troceado con el vino blanco, la cebolla, el pimiento, los dientes de ajo, el tomillo, laurel, romero, sal, pimienta negra recién molida, un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y un chorrito de vinagre de vino. Reservamos en la nevera al menos 12 horas.
  5. Ponemos las ñoras en un cuenco con agua caliente para que se rehidraten. Las dejaremos unos 30 minutos, hasta que estén totalmente hidratadas. Reservamos.
  6. Transcurrido este tiempo, sacamos la carne y colamos el caldo de la maceración. Reservamos la verdura y colamos el caldo (que lo vamos a emplear en el arroz).
  7. Mientras las verduras se cocinan, preparamos el resto de ingredientes. Retiramos las ñoras del agua y eliminamos las semillas interiores. Con la punta de un cuchillo o una cucharilla, vamos separando su carne interior.

Preparación del conejo para el arroz

  1. El siguiente paso es hacer como un guiso de conejo, un buen fondo para el arroz. Salpimentamos de nuevo el conejo y en una cazuela ancha ponemos el conejo con aceite de oliva virgen extra.
  2. Doramos a fuego lento para sellarlo bien y que luego quede la carne jugosa. Cuando esté bien dorado por todos sus lados, retiramos y reservamos.
  3. En la misma cazuela donde hemos dorado el conejo añadimos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. Ponemos las verduras a pochar (cocinamos a fuego lento hasta que se ablanden y empiecen a dorarse).
  4. Añadimos los trozos de conejo a la cazuela y rehogaremos todo bien. Cuando veamos que tanto la cebolla como los pimientos estén casi cocinados, añadiremos el tomate pelado y troceado.
  5. Es hora de introducir la pulpa de las ñoras y el pimentón de la Vera, estos le van a dar color, aroma y sabor a nuestro caldo. Juntamos todos los ingredientes muy bien y vertemos el caldo con el vino y el vinagre que hemos colado de la maceración. También le ponemos las hojas de laurel, el tomillo y romero.
  6. Cocinamos a fuego lento durante media hora mínimo. Si hiciese falta más líquido podemos añadir un poco de agua para que se haga el conejo. Con los trozos de conejo tan pequeños debería ser suficiente para un conejo de campo. Aunque no está de más probarlo de vez en cuando para probar como está quedando la carne. Si es un conejo de supermercado, necesitará la mitad de ese tiempo, probar igualmente.

Preparación del arroz caldoso de conejo

  1. Ya tenemos un fondo de calidad lleno de sabor para nuestro arroz. Este es un paso imprescindible en cualquier arroz, sea la forma que sea de elaboración.
  2. Podemos dar más sabor incluso, añadiendo un buen caldo casero de verduras o carne, aunque en este caso hemos empleado solamente agua, ya tenemos bastante sabor del fondo.
  3. Agregamos el caldo o el agua a la cazuela. En los arroces caldosos utilizaremos grano del estilo bomba por lo general y agregaremos un mínimo de 4 veces agua o caldo. Si añadimos más agua quedaría como si fuese una sopa y si fuese menos el arroz nos quedaría desde meloso hasta seco. Esto del arroz depende de muchos factores pero si sigues nuestros consejos te quedará perfecto.
  4. Retiramos el laurel, el tomillo y romero. Ya han cumplido su función. Ponemos a tope de temperatura y cuando empiece a hervir añadimos el arroz.
  5. Removemos al echarlo y cuando rompa a hervir de nuevo bajamos a fuego medio. De esta forma conseguimos que el arroz nos quede suelto y no se peguen unos granos a otros.
  6. Cocemos unos 18 minutos, es el tiempo perfecto porque aún no está hecho del todo. Entre que el arroz llega a la mesa y lo servimos el arroz va reposando y llega al plato en su punto. Lo ideal es que el arroz quede ligeramente caldoso como veis en la foto, casi cremoso. Esto es gracias a las verduras que se han pochado en la cocción. ¡Buen provecho!

Consejos y recomendaciones para un buen arroz caldoso

  • El arroz caldoso se ha de servir inmediatamente para evitar que el caldo pase el arroz.
  • Un arroz de grano corto, redondo, de color perlado, que necesita de 4 partes de caldo por cada parte de arroz. El que yo he utilizado en esta receta es un arroz de grano redondo, variedad bomba, de la Comunidad Valenciana.
  • La particularidad de este arroz es que multiplica su volumen inicial por dos durante la cocción sin perder la forma. Además, su alto contenido en amilosa (un tipo de almidón) hace que los granos queden sueltos tras la cocción, lo cual nos interesa para este plato.
  • Sólo tendremos que tener claro el tiempo de cocción del arroz para que nos quede en su punto.
  • También añadir la proporción de agua necesaria para que permanezca el estupendo caldo de la cocción una vez terminado el plato. Se trata de un arroz perfecto para acompañar con pan y disfrutar con tiempo.

Arroz con conejo, rico y nutritivo

El arroz con conejo es un plato sabroso, nutritivo y lleno de sabor. A los niños les va a encantar porque su sabor es también muy suave, como ocurre con el pollo. ¿Lo mejor? El arroz con conejo no es nada difícil de preparar, a pesar de no ser una receta tan cotidiana como el arroz con pollo por ejemplo.

Para preparar este arroz con conejo vamos a utilizar medio conejo, arroz, un poquito de verduras y un buen caldo casero de verduras.

El caldo podéis comprarlo ya hecho: muchos de ellos son sabrosos y de calidad. Pero si tenéis tiempo para preparar un caldo de verduras el día anterior mucho mejor, así volaréis con esta receta.

El arroz me gusta en todas las versiones posibles, concretamente este arroz con conejo lo preparo hace ya muchos años. El arroz queda suelto, el conejo doradito y el caldo de verduras aporta un delicioso sabor. Un plato de domingo para elaborar en el día a día.

¿Os apetece un plato de arroz con conejo?.

  • 250g arroz
  • 500g caldo de verduras
  • 1/2 kg de conejo
  • 120g tomate triturado
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 cucharadita pimentón dulce
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Colorante

Cómo preparar un rico arroz con conejo

Incorporamos un buen chorretón de aceite de oliva virgen extra en una cazuela baja y cuando empiece a estar caliente, añadimos el conejo y freímos hasta que el conejo coja un bonito color dorado. Reservamos.

Picamos los dientes de ajo en trocitos muy pequeños y sofreímos bien. Una vez el ajo empiece a tomar un poquito de color, añadimos 1/2 cucharadita de pimentón dulce y sofreímos unos segundos, evitando que se queme pues amarga. Luego, incorporamos el tomate triturado y la sal y sofreímos bien.

Cuando empiece a reducir un poquito el tomate, añadimos el arroz para que se impregne de los sabores y mezclamos bien. Añadimos el caldo de verduras, el colorante y el conejo, subimos el fuego hasta que empiece a hervir el caldo. Una vez el caldo ha roto a hervir, bajamos el fuego y dejamos cocinar hasta que no quede caldo.

Apagamos el fuego, dejamos reposar 5 minutos y servimos. ¡Ya nos contaréis qué os ha parecido este delicioso arroz con conejo!

Arroz caldoso con pollo y conejo

Es fácil pensar en marisco cuando hablamos de arroz caldoso. Mejillones, sepia y gambas flotando en un caldo de intenso aroma a mar arropado de arroz. Sin embargo, el marisco no tiene -ni mucho menos- la exclusividad del arroz caldoso. De hecho, la grandeza de esta peculiar forma de servir el arroz originaria del Levante español tiene que ver con la versatilidad. Y es que el arroz caldoso admite a la perfección cualquier tipo de ingredientes. Así, del mismo modo que hay arroces “secos” de carnes, pescados o verduras, sucede lo mismo con los arroces caldosos. Las claves: un buen sofrito, un buen caldo y buen arroz.

En esta ocasión te explicamos cómo hacer arroz caldoso con pollo y conejo, una combinación que, si bien recuerda a la clásica paella valenciana (salvando las distancias evidentes, por supuesto), resulta ser una combinación de carnes extraordinaria por el extra de sabor que transferirán al caldo resultante. Piénsalo: por un lado, el sofrito de verduras a base de cebolla, pimiento verde y tomate impregna con el aroma de la huerta los granos de arroz, que a su vez se ven envueltos por un delicioso caldo de carne tocado por la sutil combinación de los -ya de por sí sutiles- sabores del pollo y el conejo. Pura poesía gastronómica.

Por otro lado, hay gente que confunde el arroz caldoso con el arroz meloso, siendo este último el intermedio entre el arroz seco y el caldoso. Mientras un arroz seco agota el caldo tras la cocción, bien por evaporación, bien por su absorción del almidón del arroz, el arroz caldoso es en realidad una sopa de arroz que se cocina cubierto del caldo de principio a fin. Por su parte, los arroces caldosos se caracterizan por la ausencia de caldo tras su preparación, aunque la textura del grano será untuosa, lo que recuerda a la miel (de ahí su denominación). Por ejemplo, un risotto italiano podría clasificarse como arroz meloso, si bien su técnica culinaria es diferente, ya que se incorpora un elemento graso, en este caso la nata o el queso parmesano.

Sea como fuere, las claves para hacer un buen arroz caldoso son básicamente tres: el sofrito, el caldo y el arroz. Más arriba te damos algunos truquillos a tener en cuenta si quieres realizar a la perfección cada una de estas tres partes.

El clima comienza a cambiar y empiezan a llegar esos antojos de platos más copiosos, como un buen guiso de conejo. Por eso, esta es la receta que vamos a preparar hoy: un conejo guisado casero, para chuparse los dedos, como los que preparaban nuestras abuelas.

La receta fácil de conejo guisado

Con un conejo mediano pueden comer 3 o 4 personas, dependiendo del hambre de los comensales. La salsa y la guarnición que selecciones completan este delicioso plato.

Puedes pedirle al carnicero que te pique el conejo, pero si sabes hacerlo tú mismo, pues bien.

4.67 de 6 votos

Conejo guisado, paso a paso

Aprende a preparar paso a paso este delicioso plato de conejo guisado al estilo de la abuela. Plato Carnes Cocina Casera Keyword en salsa, Recetas de la abuela Tiempo de preparación 30 minutos Tiempo de cocción 1 hora Tiempo total 1 hora 30 minutos Raciones 4 Calorías 315kcal Autor Lola

  • 1 conejo mediano
  • 1 zanahoria grande
  • 1 cebolla blanca
  • 1 pimiento verde o rojo
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas soperas de nata
  • 5 tazas de caldo de pollo
  • Vino blanco seco
  • 1 cucharada de maicena o harina de maíz
  • 2 cucharadas de mostaza de dijón
  • Pimentón paprika
  • Aceite vegetal
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Para preparar esta receta, lo primero que necesitaremos será trocear el conejo. Si tienen un carnicero que pueda ayudarlos con esta tarea, tanto mejor. Si no, pues tendremos que hacerlo en casa.
  • Reservaremos el conejo troceado, de momento, para alistar otros de los ingredientes que utilizaremos. Empezaremos con la cebolla: la pelaremos y la picaremos en pequeños cubos. Haremos lo mismo con el ajo, pero lo picaremos en trocitos menudos.
  • También pelaremos y picaremos la zanahoria en ruedas delgadas. En el caso del pimiento, le quitaremos la rama, las partes blancas del interior y las semillas, y lo picaremos en juliana.
  • Por ahora, reservaremos todos los vegetales.
  • El siguiente paso será calentar un chorrito de aceite en un sartén grande, para dorar las piezas de conejo. Las iremos volteando para que cada cara tome un poco de color.
  • Una vez doradas las piezas, las reservaremos en otro recipiente, y añadiremos un poquito más de aceite, para hacer un sofrito con la cebolla y el ajo. Los cocinaremos algunos minutos, hasta que la cebolla se torne ligeramente transparente.
  • Luego añadiremos al sartén las rodajas de zanahoria y los trozos de pimiento. Los dejaremos cocinar por unos 5 minutos.
  • Mientras tanto, utilizaremos un par de cucharadas del caldo de verduras o de pollo, para disolver la harina o maicena. Haremos esto en una pequeña taza aparte para asegurarnos de que la harina no forme grumos, que después serán difíciles de deshacer. Reservaremos el resultado.
  • Pasados los cincos minutos, incorporaremos la mostaza y la nata a las verduras. Luego añadiremos una pizca de sal, otra de pimienta y otra de paprika, y mezclaremos muy bien todo.
  • En una olla, calentaremos el caldo, incluyendo la parte donde habíamos disuelto la harina. Incorporaremos al caldo las verduras del sartén, un chorro de vino, y también las piezas de conejo.
  • Luego taparemos la olla y la dejaremos cocinar durante 20 minutos.
  • Pasado este tiempo, vamos a probar la salsa, y si hace falta, corregiremos la sazón con más sal, pimienta, paprika, o incluso otro chorrito de vino. También revisaremos que la carne del conejo esté suficientemente suave para nuestro gusto. Si hiciera falta, dejaremos que el conejo se cocine algunos minutos más.

Eso es todo. Nuestro conejo guisado ya está listo.

Consejos para un conejo guisado mejor que el de la abuela

  • Como sabemos que despedazar el conejo no es tarea fácil, dejo por acá este enlace sobre cómo despedazar un conejo, por si acaso tenemos que hacerlo en casa.
  • Si quieren obtener un plato con todos los ingredientes preparados en casa, pueden utilizar nuestra receta de caldo de pollo como base para preparar este ingrediente. En caso de que no quieran mezclar el sabor del pollo con el del conejo, pueden reemplazarlo con caldo de verduras. Yo prefiero utilizar el de pollo porque me parece que le da mucho más sabor a la receta.
  • Si al terminar la cocción del conejo guisado, les parece que la salsa ha quedado muy líquida, pueden seguir cocinando durante algunos minutos más, pero con la olla destapada. De esta manera, se evaporará un poco de líquido y la salsa se volverá más espesa.

¿Con qué acompañar el conejo guisado?

Como con la mayoría de platos que cuentan con alguna salsa, mi primer impulso es el de acompañarlo con arroz blanco. Sin embargo, este conejito guisado también queda delicioso con unas buenas patatas panaderas, de hecho, cualquier tipo de patata al horno le va de maravilla. También puedes acompañarlo con puré de patatas.

Por supuesto, nunca está de más añadir algunas rebanadas de pan casero al plato, para limpiar la salsa que queda después de comerse todo el conejo.

No se olviden de compartir esta receta en redes sociales. Buen provecho.

El Recetario de NaChef

La receta de hoy es una receta muy especial para mí. Es muy fácil de hacer, pero no por ello deja de ser especial. Porque lo que la hace especial no son los ingredientes, sino el origen de la misma. Y es tan especial como especial era quien nos ha enseñado esta receta a todos nosotros: mi abuela Cata.

Mi abuela fue una gran cocinera y de ella hemos (y digo hemos, porque me atrevo a incluir a mi madre y a mi tía) aprendido mucho en la cocina. Una de sus grandes recetas era este conejo estofado. Y no es un conejo estofado cualquiera, es el ‘conejo estofado de la abuela Cata’. Sí, porque así lo hemos nombrado siempre en casa.

Es una receta, muy, muy sencilla pero con un resultado exquisito… como lo era mi abuela.

En casa siempre me decían que por qué no subía esta receta a mi recetario, y la verdad es que ni tan siquiera yo lo sabía. Pero ha llegado el momento, sabía qué día la quería publicar, pero llegado el momento me ha entrado la duda. El día 22 de diciembre (cuando hubiese cumplido 95 años) o el 23 de diciembre (coincidiendo con el primer año de su adiós). Las 00:00 hrs del día 23 es la que más cercana está de los dos días. Pero de igual un día que otro o una hora que otra, lo más importante para mí es poder dedicarle esta receta (SU RECETA) a mi abuela, porque cada vez que como este conejo estofado, recuerdo la cantidad de veces que lo he comido en su casa.

Ya veréis lo fácil que es, y lo rico que está. No es una receta cualquiera de conejo estofado, es la receta del ‘conejo estofado de la abuela Cata‘.

Info General

  • Tiempo de preparación: 10 min.
  • Tiempo de cocción: 90 min.
  • Raciones: 4
  • Dificultad: fácil

    Abreviaturas

  • c/s: Cuchara sopera
  • c/p: Cuchara de postre
  • c/c: Cuchara de café
  • 1 conejo troceado
  • 1 cebolla mediana
  • 2 patatas medianas
  • 4 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 12-15 granos de pimienta
  • 100 ml de Aceite de oliva virgen extra
  • 50 ml de vinagre
  • 250 de agua
  • Sal

Elaboración

  1. Aunque podemos rehogar un poco el conejo, realmente no hace falta. Mi abuela siempre lo hacía ‘en crudo’. De este modo, en una cazuela colocamos el conejo troceado y le incorporamos el laurel, la pimienta en grano, la cebolla cortada en juliana, los dientes de ajo, el aceite y el vinagre, junto con un poco de sal.
  2. A continuación añadimos el agua, ponemos el fuego a nivel alto y cuando comience a hervir lo bajamos a fuego medio-bajo (yo 2 puntos sobre 6), y tapamos la cazuela.
  3. Dejamos que se vaya haciendo a fuego medio-bajo, y cuando hayan pasado unos 45 minutos, pelamos y lavamos las patatas y las incorporamos en el guiso chascándolas en trozos no muy grades (ni tampoco pequeños) e irregulares. El hecho de chascarlas y no cortarlas con el cuchillo de una forma mas regular, hará que se desprenda mejor el almidón y nos haga de espesante de la salsa.
  4. En este momento probamos la salsa y rectificamos si creemos conveniente el punto de sal.
  5. Dejamos otros 30 minutos a fuego medio-bajo hasta que el conejo y la patata terminen de ablandarse (vamos probando para comprobar el punto) y el agua se ‘consuma’ formando una riquísima salsa. Si vemos que nos hemos quedado cortos de agua, podemos añadir un poco más.
  6. Servimos y preparamos un buen trozo de pan para poder mojar la salsa.

Etiquetas: conejo, estofados

Te ha gustado esta receta? Compártela…
Facebook0TwitteremailPinterest0

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *