0

Cocinas schmidt foro

Problemas con los muebles de la cocina

Describe tu queja

En primer lugar contrate la cocina el 25/04/2015, se me comunico que en 45 dias estaria puesta, a dia de hoy todavia faltan cosas, tiene problemas, etc. Han pasado mas de 4 meses, y minimo hasta que no pasen 5 se supone queno me van a traer lo que falta. Ya tuvieron un fallo al pedir el fregadero, lo que le supuso un problema con la encimera, este hecho ya esta solventado. El instalarme la cocina me ha supuesto ir a la misma mas de 12 dias, con las repercusiones negativas que ello conlleva y encima todavia no esta terminada. Los armarios estan sumamente altos, ya me han dicho que me los bajaran, pero hay otro problema con el modulo del microondas y el del horno. El del microondas yo pague por un modulo con puerta lift, que es mas caro que uno normal, vino uno normal con la puerta que se abria a izquierdas, hecho que he reclamado, no porque quiera el modulo lift, si no porque quiero que se de devuelva el dinero que cuesta mas es armario con respecto al que han traido y colgado. Si hubiera sabido que me iban a traer este armario hubiera pedido que se abriera a derechas, ya que ahi es donde finaliza la cocina, quedando el armario encajado. El otro problema es que yo queria un modulo para el horno con cajon debajo, se me comento que por problemas de ventilacion esto no era posible. Una vez instalado ese modulo es totalmente viable un modulo con cajon, por lo que solicito a la empresa que se cambie un modulo por otro, haciendome cargo yo del gasto extra que pueda suponer un modulo al otro, al tener un cajon sera algo mas caro, no comprar otro mueble como ellos dicen, y tener dos armarios de horno, pagando los dos yo, para nada. Me he puesto en contacto con el comercial, pero no cede a pedirme otro modulo para el horno y tampoco me quiere devolver el dinero del mueble lift que no me han traido.

Indica qué solución esperas para tu problema

Reembolso: € 1000,00

En primer lugar espero una gran compensacion por todos los problemas que esta teniendo esta cocina aparte de no estar terminada { le falta un trozo en un lateral ya que aunque su propaganda es que hacen los muebles a medida esto es falso}, se ha entregado fuera de plazo, con errores como traerme otro fregadero, con la puesta de otra encimera… Me han traido un armario que no compre, que me es indiferente quedarme con el, eso si quiero que se me reeembolse el dinero de ese mueble, ya que el puesto es mas barato que el que yo he comprado. Quiero que se lleven el modulo del horno que me han puesto y me traigan el modulo de horno mas cajon debajo del horno, ya que entra perfectamente, Resumiendo, quiero que se me compense, todos los problemas que estoy teniendo de alguno forma economica, quiero que se me reembolse la diferencia del mueble instalado al comprado ya que es mas barato, quiero que se me cambie el modulo de horno con dos frontales que ni tiene rejilla de ventilacion, por uno con rejilla de ventilacion y cajon debajo del mismo

SCHMIDT Cocinas ofrece muebles a medida para personas con movilidad reducida

El día a día en el hogar puede convertirse en todo un reto para quienes tienen problemas de movilidad o una edad avanzada. Para acabar con estos problemas cotidianos el fabricante de mobiliario a medida francés SCHMIDT Cocinas presenta su gama de muebles de cocina especialmente diseñados para facilitar la autonomía a personas con necesidades especiales: el concepto Confort, que incluye soluciones en materiales, muebles y equipamiento para eliminar los obstáculos en la cocina y hacer frente a esas necesidades específicas.

Los diseñadores de Schmidt Cocinas han concebido espacios transgeneracionales, con condiciones que permiten a cualquier persona usar la cocina de manera autónoma, sean cual sean sus demandas ergonómicas: aperturas motorizadas para muebles altos o correderos, iluminación interior de zonas de acceso complicado y muebles elevados para evitar tener que agacharse son sólo algunos de los recursos que Schmidt Cocinas propone.

Otras características de las cocinas Confort son los espacios amplios, pasillos en los que se puede desplazar incluso una silla de ruedas con facilidad, muebles y encimeras suspendidos y grifos situados de lado en el fregadero, de manera que se pueda llegar hasta ellos sin ningún tipo de esfuerzo.

Además, Schmidt ha incorporado a sus cocinas raíles electrificados con enchufes móviles y cargadores USB, un elemento exclusivo de Schmidt que hará las labores en la cocina mucho más fáciles.

“El Concepto Confort es el resultado de nuestro saber hacer en cuanto a ergonomía y soluciones inteligentes para el hábitat” dice Anne Leiztgen, presidenta de Schmidt Cocinas. Los estudiantes de diseño de la Escuela Boulle de París han sido los encargados de crear el concepto Confort dentro del marco ‘Cocinas en Ebullición’ en el que buscaban crear espacios adaptados a personas con necesidades específicas sin renunciar a la estética que caracteriza a la marca, dando siempre prioridad al bienestar.

Schmidt Cocinas cuenta con una tienda en Zaragoza en la Plaza Albert Schweitzer, 2. En ella disponen de una amplia gama de cocinas, cuartos de baño y muebles a medida que se adaptan a todos los gustos y necesidades.

Por qué nunca volveré a comprar una cocina Schmidt

Decidimos además comprar los electrodomésticos al mismo distribuidor y no escatimamos en precio. Nos decidimos por Miele porque, aunque era sustancialmente más caro que otros fabricantes (como Bosh) estaba claro que eran de lo mejorcito que podía comprarse.

Así que nos armamos de valor… y decidimos gastarnos casi 20.000 euros en la cocina, sumando muebles y electrodomésticos, tal y como puede verse en la factura adjunta.

Después de casi un año, en Noviembre de 2015, las luces que tiene para iluminar la zona del fregadero, comenzaron a fallar. Algo a lo que no dimos demasiada importancia. Así que nos pusimos en contacto con el distribuidor de la Calle Hernani de Madrid para avisarle del problema. Ahí comenzó todo el calvario.

De entrada, los emails que enviábamos a quienes habían sido nuestros contactos durante la fase de ventas, no se contestaban. Así que trascurrido un cierto tiempo, hicimos la correspondiente llamada telefónica.

Imposible que nadie atendiese el teléfono. Insistimos durante varios días y en diferentes momentos y no conseguíamos respuesta, hasta que finalmente alguien contestó. Básicamente, nos dijo que no sabía nada, que efectivamente las personas que eran nuestros contactos ya no estaban allí y que dejásemos nota de lo que necesitábamos que se lo pasaría a un tal Álvaro.

La situación era bastante extraña, pero bueno, dejamos nota con la confianza de que alguien se pondría en contacto con nosotros. No fue así. Así que volvimos a insistir durante unos días más (con el mismo problema de que nadie contestaba el teléfono) y cuando conseguimos hablar nos dijeron que habían pasado nota pero que no podían decirnos nada más. Así que pedimos hablar con el tal Álvaro y vimos con asombro como nunca estaba cuando llamábamos y, por supuesto, tampoco nos devolvía nadie las llamadas.

No salíamos de nuestro asombro… ¿no puedes decirnos qué va a pasar? ¿si vendrá un técnico o tenemos que hacer algo nosotros?. Nada. Hasta el punto de que el señor al otro lado del teléfono comenzó a ser grosero y poco menos que insultar a mi mujer.

Así que varias semanas después, sin tener ningún tipo de respuesta y viéndonos impotentes, decidí escribir directamente a la central que creo está en Francia. Busqué por Internet una forma de contacto y escribí un mail en inglés pues me parecía indignante la situación. A todas luces pensé que Schmidt simplemente había cerrado en España.

En el email simplemente pedía ayuda pues no encontraba a nadie de Schmidt en España y lógicamente, quería arreglar el problema.

La verdad es que en este caso la respuesta no se hizo esperar y al día siguiente de haber enviado el email tuve una respuesta donde se me decía que se trasladaría mi queja al departamento de atención al cliente para que, en breve pudiese tener una solución.

Así que bueno, comenzamos a estar algo más tranquilos, al menos, alguien en Schmidt estaba dando señales de vida. Y efectivamente, unos días más tardes, recibimos respuesta del servicio de atención al cliente.

Aquí comenzaba una nueva etapa, pero tan sorprendente como la que habíamos vivido hasta el momento. Resulta que Schmidt en España les está contando que ya tienen resuelto el asunto y que se han puesto en contacto con nosotros, cuando nadie había se había puesto en contacto.

La verdad es que la desconfianza ya comenzaba a ser importante. Una cosa es que no te den servicio o éste sea deficitario, pero otra muy distinta es entrar en la mentira. No daba crédito. Schmidt se mentían entre ellos. La sucursal de Hernani estaba mintiendo al servicio de atención al cliente y no había ninguna forma de desacer el entuerto. La situación comenzaba a ser insostenible.

Después de este entuerto, una persona efectivamente contacta a mi mujer y la dice que en “3 o 4 semanas lo solucionarían” ¿un mes más (cuando ya había transcurrido otro desde que iniciamos toda la reclamación? Pues sí, pero visto lo visto no era plan de ponernos a discutir ahora. El asunto es que Schmidt solucionase de una vez el asunto. Así que dejamos pasar las semanas.

Por supuesto, pasaron esas semanas y no hubo respuesta alguna. Así que estando ya a finales de Enero (algo más de dos meses desde que comenzó todo y con una parte de la cocina inutilizada), vuelvo a insistir con el servicio de atención al cliente que, la verdad, se estaban portando bien, aunque con escaso éxito.

Ahí ya muy harto de la situación, pido que simplemente se me envíe la pieza para que la instale un electricista pagándole yo y soy franco, diciendo que el post este estoy dispuesto a realizarlo, pues creo que otros compradores deben saber dónde se meten antes de comprar una cocina Schmidt.

Tras unos días, recibo respuesta y, la verdad, me quedo asombrado de nuevo. No sólo no se me proporciona la pieza defectuosa, sino que se me dice literalmente que “se han puesto en contacto con vosotros para daros una solución”. Increíble… evidentemente, eso no había sucedido. Nadie había llamado y, si lo hubiesen hecho ¿qué sentido tenía que yo estuviese perdiendo tiempo con este asunto si lo único que quiero es una solución?

Pues lamentablemente, y siendo hoy 3 de Marzo, es decir, ha pasado casi un mes desde ese último e-mail… nadie ya ha contestado nada, ni siquiera Julie, del servicio técnico que venía siendo bastante diligente.

Sigo sin una solución, una parte de la cocina no funciona, y nadie en Schmidt contesta nada. La frustración es toda pero ¿qué podemos hacer? ¿Ir a un juzgado para denunciarlo y que nos cambien una pieza que no debe costar ni 20 euros? La indefensión es total, así que he decidido hacer lo único que puedo hacer. Dar mi caso a conocer y espero que sirva para que otros no pasen por donde yo he tenido que pasar…

Camino de los cinco meses tras una solución… no hay solución. Por eso, mi conclusión es que JAMÁS VOLVERÉ A COMPRAR UNA COCINA SCHMIDT

Es hora de reformar la cocina

La compañía, de origen franco alemán, apuesta por la personalización y la cercanía con el cliente, ofreciendo la calidad de una empresa con más de 50 años de trayectoria en el mercado.

A medida

Cuando se trata de personalizar, Schmidt Cocinas cuida cada milímetro al detalle en materiales, colores, estilos y también en construcción. Para ello aplica desde el año 2015 el concepto ‘Perfect Fit’, que permite ajustar sus muebles al milímetro y aprovechar al máximo su estancia.

Este servicio de muebles modulares a medida consiste en adaptar el mobiliario al espacio disponible y no al revés. Los interesados pueden optar por “un presupuesto gratuito y detallado” del proyecto personalizado con “un único interlocutor” durante todo el proceso, tal y como muestra Schmidt Cocinas en su página web.

Comprometidos con el medioambiente

Schmidt Cocinas es el quinto fabricante europeo de muebles de cocina y cuenta con más de 450 tiendas repartidas por 25 países, 53 de ellas en España. Su servicio abarca desde la instalación de la cocina hasta la venta de muebles de hogar, armarios y baños poniendo en valor tanto su cometido práctico, como su estética y ofreciendo la seguridad de 10 años de garantía en muebles y 25 en bisagras y cajones.

El trabajo de Schmidt Cocinas cuenta con el reconocimiento de la Asociación Francesa de Normalización (NF), una entidad que analiza el ciclo de vida y certifica la calidad medioambiental de un producto industrial o de consumo.

Junto a este, la empresa franco alemana también cuenta con la consideración del Programa internacional de Reconocimiento de Certificaciones Forestales, cuyo objetivo es defender la gestión responsable de los bosques y sus recursos y fomentar las políticas de desarrollo sostenible.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *