0

Comer salmon ahumado embarazo

Tabla de contenidos

Salmón en el embarazo

El salmón es un pescado muy sano y recomendable para consumir durante el embarazo, ya que aporta proteínas y antioxidantes, buenos para el crecimiento del bebé, pero sobretodo ácidos omega 3, imprescindibles para la salud de articulaciones, ojos y cerebro.

Los ácidos grasos Omega 3, como el DHA y el EPA, son muy importantes tanto para la salud de la embarazada como para el desarrollo del bebé. El ácido graso DHA estimula el crecimiento del cerebro, incorporándose a las nuevas células del sistema nervioso que el bebé produce cada minuto. Por su parte, el ácido EPA que también contiene el salmón refuerza la función del corazón y ayuda a prevenir la inflamación de las artículaciones que puede surgir durante el embarazo.

El salmón salvaje contiene más cantidad de ácidos grasos omega 3 que el de piscifactoria, por lo que es mucho más recomendable para consumir durante el embarazo.

A la hora de consumirlo se recomienda rehogarlo para que quede bien cocido el salmón, pero no seco, y se conserven la mayor parte de propiedades.

¿Cuánto salmón conviene consumir durante el embarazo?

Según un reciente estudio realizado por científicos de la Universidad de Granada el consumo de dos piezas de salmón de piscifactoría a la semana durante el embarazo resulta beneficioso tanto para la salud de la mujer como para la del niño.

¿Puedo comer salmón ahumado si estoy embarazada? ¿y paté de salmón?

Aunque el salmón cocinado es muy rico y recomendable durante el embarazo, no pasa lo mismo con otros formas de tomar el salmón. Así, por ejemplo, no es recomendable tomar salmón ahumado, ni paté de salmón, ni huevas de salmón durante el embarazo, ya que podrían contener la bactería de la listeriosis y causas problemas en el trascurso del embarazo. A continuación puedes encontrar dos recetas con salmón recomendadas en el embarazo:

  • Receta de salmón y mango
  • Receta de salmón con miel y mostaza

Pulsa sobre las imágenes para saber más sobre los tipos de salmón que se puede o no se puede comer.

Aprende a cocinar el salmón

  • ¿Te ha servido de ayuda?

Vivo el mundo de la maternidad como si fuera mi profesión. Publicista de formación y escritora de vocación, la llegada al mundo de mi primera sobrina cambió mi día a día por completo. Ahora escribo para ofrecer los mejores consejos y recomendaciones para mamás primerizas.
Tras los estudios de la carrera de Publicidad y RRPP por la Universidad Cardenal Herrera CEU de Valencia en 2010 y del Máster en Comunicación y Branding Digital del CEU en 2011 comencé mi andadura en el mundo digital. Actualmente tengo una dilatada experiencia como redactora en temas de maternidad, el cuidado del bebé y sobre el embarazo.

¿Qué es la listeria y cómo se propaga en el salmón ahumado?


El salmón ahumado ha sido nombrado como la fuente probable de las recientes infecciones por listeria. de www..com

Dos personas en Victoria y Nueva Gales del Sur han muerto después de comer salmón ahumado contaminado con Listeria, informe de las autoridades de salud. Ambos tenían más de 70 y tenían condiciones de salud subyacentes.

Las autoridades de salud también están investigando un caso no fatal en Queensland.

Aunque el director médico de Australia no ha confirmado que el salmón ahumado está detrás de estos tres casos, dice que este es el «fuente probable».

Entonces, ¿qué es la listeriosis, quién está en riesgo y qué podemos hacer para prevenir enfermarnos?

¿Qué es la listeria?

La listeriosis es causada por comer alimentos contaminados con una bacteria llamada Listeria monocytogenes. Se trata de un enfermedad infrecuente pero puede ser mortal si causa septicemia (envenenamiento de la sangre) o meningitis (inflamación de las membranas alrededor del cerebro).

Los ancianos son particularmente susceptible a la listeriosis, al igual que las mujeres embarazadas y sus fetos, y aquellas con sistemas inmunitarios debilitados.

Brotes pasados han sido vinculados con melón, leche cruda, quesos blandos, ensaladas, verduras crudas sin lavar, pollo cortado en cubitos fríos, fruta precortada y ensalada de frutas

Obtenga lo último de InnerSelf

¿Cómo se propaga?

La listeria se encuentra ampliamente en el suelo, el agua y la vegetación, y puede ser transportada por mascotas y animales salvajes. La contaminación por Listeria de los alimentos puede ocurrir en restaurantes y cocinas caseras, donde se puede encontrar la bacteria, y propagarse, en las áreas donde se manipulan los alimentos.

Niveles de contaminación del pescado crudo, incluido el salmón, tienden a ser bajos. La contaminación puede ocurrir en cualquier punto a lo largo de la cadena de producción de alimentos. Puede ocurrir en la etapa de procesamiento de alimentos, por ejemplo, en máquinas utilizadas para salazón, despellejado y corte de pescado.

Listeria también se ha encontrado en productos de pescado ahumado. Es imposible para producir pescado ahumado en frío que está constantemente libre de listeria. Esto se debe a que el ahumado en frío no implica cocinar el pescado por calor durante el proceso de ahumado para producir la textura delicada característica. Por el contrario, el ahumado en caliente, que se realiza a una temperatura más alta pero deja una textura menos húmeda y firme, mata la listeria.

Fabricantes de pescado ahumado en frío. tratar de asegurar niveles Los de listeria son bajos. Hacen esto obteniendo productos de productores que tienen un historial de pescado no contaminado, congelando, restringiendo el tiempo de conservación o utilizando conservantes.

Pero Listeria monocytogenes Es una bacteria bastante resistente. Eso puede sobrevivir a temperaturas refrigeradas; listeria viable se ha encontrado en envasado al vacío Salmón ahumado en 4 ℃.

La listeria también tiene mecanismos para sobrevivir a Ambientes ácidos como el estómago, y para crecer en ambientes libres de oxígeno. Se necesitan temperaturas de 74 ℃ o mayores para matarlo.

¿Cuáles son los síntomas?

Comer alimentos que contengan listeria. no necesariamente te enfermará. Puede sobrevivir en el cuerpo, moviéndose entre células (fagocitos humanos) durante mucho tiempo. Esto es, en parte, por qué puede haber un largo «período de incubación» entre la ingestión y el inicio de la enfermedad. Esta Puede ser tan largo como 70 días. pero suele ser de alrededor de tres semanas.

Los síntomas incluyen fiebre, dolores musculares y problemas gastrointestinales, como náuseas, vómitos y diarrea.

En casos severos, los síntomas pueden incluir colapso y shock, particularmente si hay septicemia. Si la infección se ha propagado al sistema nervioso central, se producirán síntomas más preocupantes, como dolor de cabeza, rigidez en el cuello, confusión, convulsiones y la persona puede entrar en coma. En tales casos, la tasa de mortalidad es tan alto como 30%.

En mujeres embarazadas, las bacterias son pensado para cruce el revestimiento de los vasos sanguíneos maternos y luego ingrese a la circulación fetal de la placenta. Infección durante el embarazo puede llevar a Aborto involuntario, muerte fetal e infecciones neonatales.

El tratamiento para infecciones confirmadas implica antibióticos y medidas de apoyo tales como fluidos intravenosos para la deshidratación.

Cuando la infección ocurre en el embarazo, el uso temprano de antibióticos a menudo puede prevenir la infección del feto o del recién nacido.

Pero incluso con un tratamiento muy rápido, las infecciones pueden ser mortales en grupos de alto riesgo.

¿Por qué algunos grupos están en mayor riesgo?

Las mujeres embarazadas son un grupo especial que se sabe que tiene mayor riesgo de contraer listeriosis. Los mecanismos subyacentes por los cuales las mujeres embarazadas son susceptibles a la listeriosis. no se entienden bien Pero se piensa que un sistema inmune alterado está involucrado.

Las personas con sistemas inmunitarios debilitados, como los que reciben tratamiento contra el cáncer o medicamentos que suprimen el sistema inmunitario, son más susceptibles a desarrollar listeriosis porque sus cuerpos son menos capaces de combatir el virus.

Los bebés recién nacidos también son extremadamente vulnerables, ya que sus sistemas inmunológicos aún no han madurado, al igual que los ancianos, cuyos sistemas inmunitarios están disminuyendo.

¿Cómo se puede prevenir la listeriosis?

Permanezca atento a las alertas de las autoridades reguladoras de salud, tales como Food Standards Australia New Zealand y las autoridades estatales de salud pública.

No todos deben mantenerse alejados de los productos de salmón ahumado, pero aquellos en un grupo de mayor riesgo deberían hacerlo. Y una vez que un producto específico ha sido identificado como una fuente de un brote de enfermedades transmitidas por los alimentos, como la listeria, deséchelo.

Éstos son algunos cosas prácticas Usted puede hacer para prevenir la propagación de la listeria:

  • Cocine bien los alimentos crudos de origen animal, como la carne de res, cordero, cerdo y aves de corral.
  • Lave bien las verduras y frutas crudas antes de comerlas.
  • use tablas de cortar separadas para carne cruda y alimentos que estén listos para comer
  • Lávese las manos con agua jabonosa antes y después de preparar la comida.
  • Lave los cuchillos y las tablas de cortar después de manipular alimentos crudos.
  • Lávese las manos después de manipular animales.

Si tiene mayor riesgo de listeriosis, considere evitar:

  • Marisco ahumado crudo y crudo, como el salmón ahumado
  • Melones precortados como el melón o la sandía.
  • Ensaladas frías preenvasadas que incluyen ensalada de col y ensalada de fruta fresca
  • Pollo frío precocinado, embutidos fríos, paté
  • Leche sin pasteurizar o productos lácteos, quesos blandos (como brie, camembert, ricotta o veta azul)
  • semillas germinadas
  • champiñones crudos

Sobre el Autor

Vincent Ho, profesor titular y gastroenterólogo clínico académico, Universidad occidental de sydney

Este artículo se republica de La conversación bajo una licencia Creative Commons. Leer el articulo original.

Libros recomendados: Salud

Limpieza de Fruta Fresca: desintoxicación, perder peso y recuperar su salud con los alimentos más deliciosos de la naturaleza por Leanne Hall.
Perder peso y sentirse vibrante sano, mientras que la limpieza de su cuerpo de toxinas. Fruta Fresca Limpieza ofrece todo lo necesario para una desintoxicación fácil y de gran alcance, incluidos los programas de día a día, recetas deliciosas y consejos para la transición de la limpieza.
Haga clic aquí para más información y / o para solicitar este libro en Amazon.

Thrive Alimentos: 200 de origen vegetal Recetas para la Salud de Peak por Brendan Brazier.
Sobre la base de la reducción del estrés, la salud impulsando la filosofía nutricional presentó en su aclamada guía de nutrición vegana Prosperar, Profesional triatleta Ironman Brendan Brazier vuelve ahora su atención a su plato de comida (plato del desayuno y la bandeja de almuerzo).
Haga clic aquí para más información y / o para solicitar este libro en Amazon.

Muerte por la Medicina por Gary Null, Feldman Martín, Rasio Débora y Decano Carolyn
El ambiente médico se ha convertido en un laberinto de enclavamiento hospital de empresas, y las juntas estatales de consejeros, se infiltró por las compañías farmacéuticas. Las sustancias más tóxicas que se han aprobado por primera vez, mientras más suaves y más alternativas naturales son ignorados por razones financieras. Es la muerte por la medicina.
Haga clic aquí para más información y / o para solicitar este libro en Amazon.

¿Se puede comer salmón durante el embarazo ?

El embarazo es una etapa de la vida en la que surgen muchas preguntas. Durante sus citas médicas le darán muchas recomendaciones sobre la comida. Pero es probable que usted se sienta perdida en cuanto a lo que está permitido o lo que no se recomienda comer. Para evitar que usted o su bebé contraigan enfermedades es bueno seguir algunas recomendaciones alimenticias. ¿Se puede comer salmón durante el embarazo? Sí se puede, pero todo depende de cómo se lo cocine. En este artículo veremos si durante su embarazo usted puede comer salmón crudo, ahumado, al vapor, congelado o cocido.

¿En qué forma se puede comer salmón durante el embarazo sin ningún riesgo?

¿Se puede comer salmón crudo durante el embarazo?

El pescado crudo está contraindicado durante el embarazo, sin excepciones por lo que no se recomienda comer salmón crudo durante este período. El pescado crudo puede contener bacterias como la listeriosis o la toxoplasmosis. La listeriosis (bacterias) y la toxoplasmosis (parásitos) son infecciones transmitidas por los alimentos. Pueden transmitirse de la madre al feto durante el embarazo o el parto. Cuando el pescado no está cocido las bacterias no mueren y existe el riesgo de transmisión. Por lo tanto, para evitar preocupaciones, no coma salmón crudo. En esta categoría están incluidos el sushi, el sashimi, el tártaro, el carpaccio, el ceviche, el salmón gravlax, etc.

¿Se puede comer salmón ahumado durante el embarazo?

La respuesta es exactamente la misma que para el pescado crudo: no, no se recomienda comer salmón ahumado durante el embarazo. El pescado ahumado puede contener las mismas bacterias que el pescado crudo. Las infecciones relacionadas con los alimentos serán en este caso también la listeriosis y la toxoplasmosis.

¿Se puede comer salmón al vapor durante el embarazo?

La cocción al vapor a menudo excede los 70°C recomendados para la cocción. Por lo tanto usted podrá comer salmón al vapor durante el embarazo sin preocupaciones.

¿Se puede comer salmón congelado durante el embarazo?

Las mujeres embarazadas pueden consumir pescado congelado. Habrá que asegurarse que la cadena de frío haya sido respetada. En caso de que usted congele salmón en casa, podrá comerlo durante el embarazo sin ningún problema. Compruebe que la temperatura del congelador sea inferior a -18°C.

¿Se puede comer salmón cocido durante el embarazo?

Cuando usted come salmón cocido durante el embarazo no corre ningún riesgo. Cualquier método de cocción que supere los 70°C permite matar las bacterias que podrían estar presentes en el pescado. Cuando el pescado se cocina en papillote, al horno o en la sartén, podrá comerlo con total seguridad.

¿Qué precauciones se deben tomar para evitar infectarse comiendo salmón durante el embarazo?

Normas de higiene alimentaria durante el embarazo

Se recomienda no comer pescado más de dos veces por semana. Es bueno variar las especies y los lugares de suministro. Es preferible limitar relativamente el consumo de los siguientes pescados: dorada, raya, fletán, salmón , carpa, lubina, rape, bonito y anguila. Se recomienda evitar el consumo de pez espada, marlín (pez aguja), siki, tiburón y lamprea.

Listeriosis

La listeriosis es una infección transmitida por una bacteria resistente que se encuentra en el suelo, en la vegetación y en el agua. Para protegerse de ella, las mujeres embarazadas no deben comer alimentos de riesgo y deben seguir ciertas reglas para la preparación y la manipulación de los alimentos. Si usted ingiere la bacteria, la infección puede ser transmitida al feto y esto puede llevarle a un parto prematuro o a un aborto espontáneo.

Los productos de riesgo son la leche cruda o los productos elaborados con leche cruda (quesos de leche cruda), los quesos blandos (brie, camembert,…), los embutidos, rillettes y patés, los foie-gras, los productos de pescados y mariscos ahumados o crudos (por lo tanto no comer salmón crudo o ahumado), la carne cruda o poco cocida, los platos cocinados que han estado en la nevera durante demasiado tiempo, etc. La listeria es una bacteria que se mata durante la pasteurización y la cocción. Para protegerse de la listeriosis cocine entonces lo suficiente los alimentos y no coma aquellos que son de riesgo.

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una patología ligada a un parásito presente en el suelo y en la carne. La toxoplasmosis también puede ser transmitida por los gatos y sus heces. Muchas mujeres ya han sido infectadas con toxoplasmosis y han desarrollado anticuerpos. Pero otras no tienen estos anticuerpos y por lo tanto deberán seguir algunas reglas de higiene alimentaria durante el embarazo. La contaminación humana puede ocurrir de tres maneras: comiendo carne o pescado mal cocidos, comiendo alimentos contaminados con excrementos de gato (verduras crudas), o por el contacto de las mucosas con manos contaminadas (ojos, boca, etc.).

A continuación algunas recomendaciones para evitar contraer toxoplasmosis durante el embarazo: lávese las manos regularmente, especialmente si ha estado en contacto con carne cruda, tierra o vegetales crudos; no se frote los ojos mientras está en contacto con carne cruda; coma carne y pescado bien cocidos y lave bien las frutas y verduras antes de comerlas.

Conclusión

Es posible entonces comer salmón durante el embarazo, pero no de cualquier forma.

Buscador de alimentos para mujeres embarazadas

El sushi o sashimi que se comen tradicionalmente en la cocina japonesa debe eliminarse de la dieta de la embarazada, del mismo modo que la carne cruda. Se trata de platos de pescado o marisco crudo. La prohibición del consumo de pescado crudo durante el embarazo es para evitar el riesgo de intoxicaciones o infecciones debido a los parásitos que puede tener el pescado crudo, como es el caso del anisakis.

El anisakis es un parásito que se puede alojar en diversos pescados como el bacalao, la sardina, el boquerón, el arenque, el salmón, el abadejo, la merluza, la pescadilla, la caballa, el bonito o el jurel.

El peligro de que pase al ser humano no está sólo en el pescado crudo, sino también en el ahumado, salado, en vinagre o marinado, que tampoco han sufrido procesos de cocción. Lo mismo para el calamar, el pulpo, las ostras o almejas crudas. El pescado o marisco poco cocinado también podría ser perjudicial.

Cómo se elimina el parásito

Una de las posibilidades para eliminar el parásito es congelar el pescado crudo a una temperatura inferior a -20 ºC, durante las 24 o 72 horas previas a su consumo.

Otra manera de acabar con el parásito es someterlo al calor: cocinar el pescado que se vaya a consumir a una temperatura que oscile entre los 55 y los 70 ºC durante 10 minutos por lo menos. Por tanto, es seguro consumir productos ahumados en caliente y los pasteurizados, ya que producen la inactivación del parásito.

Esta prohibición no significa que debamos renunciar a la comida japonesa, pues entre la amplia carta seguro que encontramos otras delicias que estén bien cocinadas, ya sean de pescado, carne o verduras.

En la legislación española se obliga desde 2006 a los establecimientos que sirven comida a que apliquen todas las medidas anteriores para asegurar que no contengan anisakis.

Sin embargo, si no tienes total confianza con la preparación y dado que es prácticamente imposible estar seguros de que efectivamente se hayan cumplido todos los requisitos, mejor dejar estos platos de pescado crudo para después del embarazo.

En Bebés y más | Estoy embarazada: ¿Qué podría hacer daño a mi bebé?, El ABC del embarazo sano, Evitar la toxoplasmosis

Pero a menudo no nos explican por qué son alimentos con los que se debe tener cuidado. En este artículo pretendemos ofrecer una breve guía informativa sobre por qué no es recomendable consumir ciertos alimentos durante el período de gestación y cuáles son los riesgos asociados.

La alimentación durante el embarazo

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer se somete a muchos cambios que le generan unas necesidades nutricionales significativas que deberá suplir con la dieta y que irán variando a lo largo de la gestación.

Es importante comer de todos los grupos de alimentos, comprar siempre alimentos tan poco procesados como sea posible y, a ser posible, ecológicos, para evitar la entrada de sustancias tóxicas para nuestro organismo y para el del bebé que está creciendo.

Sin embargo, hay algunos alimentos con los que se debe tener cuidado, y otros que incluso hay que evitar. Pero más que saber cuáles son, hay que saber por qué son peligrosos.

Los riesgos asociados a la alimentación durante el embarazo

Hay varios agentes biológicos y químicos que son peligrosos tanto para la madre como para el feto, y que a menudo son introducidos en el organismo a través de la dieta.

Algunos microorganismos y parásitos −como la Listeria monocytogenes o la Anisakis−, así como la ingesta excesiva de metales pesados y sobre todo la falta de algunos minerales y vitaminas en la dieta pueden provocar problemas graves en el desarrollo natural de niño, por lo que hay que poner especial atención a lo que se come.

Listeria monocytogenes: el microenemigo de las embarazadas

La Listeria monocytogenes es una bacteria patógena presente en muchos tipos de alimentos y entornos naturales −como el suelo o los vegetales−, alimentos de origen animal y aguas de riego. Es el microorganismo con la tasa de mortalidad más elevada (superior al 15% 1), y es especialmente letal en personas mayores, niños y personas inmunodeprimidas.

A diferencia de otros patógenos, la Listeria es un microorganismo capaz de sobrevivir en entornos poco favorables, como pueden ser altas concentraciones de sal o alimentos ácidos. Es capaz de resistir temperaturas extremas, ya que sobrevive a temperaturas de cocción de hasta 65 ºC y, además, también es capaz de multiplicarse a menos de 4 ºC2.

La infección provocada por Listeria monocytogenes se conoce como listeriosis y es necesario un tratamiento con antibióticos específicos para erradicarla.

¿Qué problemas puede ocasionar durante el embarazo?

La listeriosis se transmite al feto a través de la placenta, y puede afectar al bebé aunque la madre no presente síntomas. Las consecuencias de la infección varían según el momento en que se produce, ya que si tiene lugar durante los primeros meses de gestación suele provocar abortos, mientras que en estados más avanzados del embarazo, las consecuencias suelen ser malformaciones en el feto, partos prematuros o muerte fetal.

¿Qué precauciones hay que tomar para no sufrir una infección con Listeria?

  • No consumir alimentos de origen animal que hayan tenido un tratamiento térmico inferior a los 65 ºC. Esto quiere decir que hay que evitar comer alimentos como el sushi, el salmón ahumado o el carpaccio, los patés y carnes y pescados que no estén bien cocidos.
  • Los vegetales crudos se deben lavar bien e incluso desinfectarlos. Si coméis fuera de casa, mejor que no pidáis ensalada, ya que no sabéis cómo ha sido lavada.
  • Los platos preparados o para llevar mejor que no los consumáis si no sabéis a qué temperatura se han cocido, y si tenéis la posibilidad de recalentarlos a temperaturas superiores a los 65 ºC, mejor.
  • No consumir productos lácteos hechos con leche cruda, como algunos quesos blandos y frescos, ya que es bastante habitual encontrar Listeria en la leche cruda.

Anisakis: el parásito alimentario más subestimado

El Anisakis es un nematodo, un gusano que se alimenta de otros organismos a los cuales parasita. Lo encontramos en alimentos de origen marino, especialmente en cefalópodos como los calamares, las sepias o los pulpos, y en todo tipo de peces, sobre todo en la merluza y el rape.

Su presencia depende mucho de su origen, ya que los peces del Mediterráneo están menos parasitados que los peces de mares más grandes, donde la contaminación con Anisakis ya está muy extendida.

La ingesta de larvas o huevos de Anisakis puede desencadenar dos reacciones:

  • Anisakidosis: es la afectación ocasionada por la ingesta de los parásitos ya adultos y vivos. Sus efectos dependen de cómo actúe el animal dentro de nosotros, pero las consecuencias pueden ser muy graves, ya que pueden ir perforando el tracto intestinal y llegar a otros órganos, hasta el punto de que solo la cirugía es capaz de extraer los gusanos.
  • Alergia al Anisakis: se trata de una respuesta inmunológica al pescado que ha sido contaminado con Anisakis y que se puede desencadenar aunque el parásito no esté vivo o que el pescado esté totalmente cocido.

El tratamiento contra el Anisakis: no apto para embarazadas

El hecho de sufrir anisakidosis o de tener el parásito durante el embarazo no es más grave que cuando no se está en estado. El problema, sin embargo, es que el tratamiento necesario para combatir la infección requiere el uso de albendazol, un fármaco antiparasitario que ha demostrado que tiene efectos teratógenos y embriotóxicos, lo que provoca malformaciones en el feto y daños severos en su desarrollo.

¿Cómo podemos evitar ingerir Anisakis?

Es difícil evitarlo, ya que su presencia está muy extendida en todo el medio marino. Lo que sí podemos hacer es asegurarnos de que ni los huevos ni las larvas estén vivos cuando nos los comamos.

  • Por eso hay que cocinar los alimentos a más de 60 ºC, y así nos aseguraremos de que todo el alimento, no solo la superficie, supera esta temperatura de cocción.
  • El otro sistema es congelando el alimento a -20 ºC durante, como mínimo, 24 horas.

Toxoplasmosis: la zoonosis más conocida por las embarazadas

La toxoplasmosis es una infección provocada por Toxoplasma gondii, un protozoo parasitario que tiene como huésped final los felinos, aunque también habita en animales como el cerdo y otros mamíferos y también algunas aves.

El peligro para las embarazadas, pues, radica en la posible contaminación a través de la carne o aguas residuales, así como las heces de gato. La presencia de este parásito en el cuerpo de una mujer embarazada puede provocar la muerte del feto así como otros daños en el sistema nervioso y en el desarrollo de la criatura.

Evitar la toxoplasmosis

La analítica para determinar si eres portadora del Toxoplasma se hace de manera rutinaria a las mujeres embarazadas. En caso de que se dé positivo en anticuerpos del Toxoplasma quiere decir que en algún momento del pasado se ha superado esta infección, y en cierto modo estáis protegidas de volverla a contraer. En caso de que no la hayáis pasado nunca, habrá que tomar medidas especiales en la dieta para evitar el contagio.

En general se recomienda no consumir carne de cerdo cruda o curada, esto incluye embutidos, patés, o productos ahumados. Si tenemos gatos en casa, hay que evitar el contacto con las heces del animal o con zonas donde las heces hayan podido estar en contacto. Todo esto es por prevención, ya que en realidad sería necesario ingerir estas heces que, en el caso de que estén contaminadas con huevos del parásito, puedan entrar dentro de nuestro organismo.

¿Puedo evitar riesgos biológicos si congelo los alimentos antes de cocinarlos?

No, al congelar el alimento (como mínimo 24-48 horas a −20 ºC) sí que evitamos que sobrevivan parásitos como el Anisakis, pero los microorganismos como la Listeria monocytogenes se conservan a temperaturas de congelación, por lo que cuando la temperatura vuelve a ser óptima, pueden seguir creciendo y multiplicarse.

Cuidado con los metales pesados

Los metales pesados son un grupo de elementos con propiedades metálicas que se han identificado especialmente por mostrar cierta toxicidad para el cuerpo humano a partir de determinadas dosis.

Los más identificados son el mercurio, el plomo o el plutonio, todos ellos tóxicos para el organismo; aunque también debemos incluir el cobre, el hierro, el cobalto, el níquel, el arsénico o el manganeso, elementos indispensables para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo pero que en determinadas dosis pueden ser tóxicos.

En el caso de las mujeres embarazadas se ha descrito que el mercurio puede provocar malformaciones en el feto y problemas en el desarrollo de los órganos y del sistema nervioso.

La cantidad más elevada de metales pesados se encuentra en los océanos. Esto es porque se bioacumulan, es decir, que se van acumulando a lo largo de los diferentes niveles de las redes tróficas, con el problema añadido de que no pueden ser eliminados por nuestro organismo. Así, hay que evitar consumir peces de gran tamaño, como el atún o el pez espada.

Las infusiones, medicamentos naturales

Durante el embarazo es importante beber bastante agua para evitar la retención de líquidos, y una manera de hacerlo es tomando infusiones. Sin embargo, no debemos olvidar que algunas de las plantas que infusionamos tienen el mismo efecto que algunos medicamentos y, por tanto, podrían afectar nuestra salud y la del bebé.

  • Plantas como la ruda (Ruta chalepensis) o el poleo (Mentha pulegium) se han descrito como peligrosas para las mujeres embarazadas debido a sus propiedades abortivas3.
  • También en la cocina encontramos ciertas hierbas como el perejil (Petroselinum hortensek) o el orégano (Origanum vulgare), que también se han descrito como inductivas de aborto y contracciones uterinas.

El embarazo es una etapa de la vida muy importante, y la alimentación que se siga durante la gestación será determinante para la salud del futuro bebé y de la madre.

Referencias:

Aida A. Valverde
Dra. en Ciencia de los Alimentos

El salmón ahumado o crudo no debe consumirse durante el periodo de gestación. El riesgo por hacerlo es muy alto y no vale la pena. No es así con el salmón cocinado, pues el proceso de preparación es otro y elimina cualquier bacteria que pudiera ser peligrosa.

Entre las embarazadas es muy común la preocupación sobre lo que se puede o no consumir durante este período. Es importante saber que el salmón ahumado o crudo es potencialmente peligroso y que no se trata de un mito, es un hecho comprobado.

  • Otras usuarias han leído: «Cómo eliminar los gases de forma natural con estos 7 remedios»

Salmón y embarazo: ¿Una combinación peligrosa?

El salmón ahumado o crudo y el embarazo son una combinación peligrosa. Los síntomas en la madre pueden ser muy leves o incluso pasar inadvertidos unas horas después del consumo, pero los efectos para el bebé pueden resultar muy graves en algunos casos.

Aunque es un tema que todavía al día de hoy genera confusión, la verdad sobre esto es que el salmón ahumado es pescado crudo, y esto lo convierte en uno de los alimentos prohibidos durante el embarazo junto con otros tipos de carne crudos.

  • Te recomendamos: “Los 11 alimentos más antiinflamatorios (y otras de sus propiedades)”

¿Por qué el salmón ahumado está contraindicado y el salmón cocido no?

El salmón ahumado es potencialmente dañino debido a que está crudo. Por el contrario, el salmón cocido se encuentra fuera de riesgo, pues al cocinarlo y exponerlo a altas temperaturas se matan las bacterias peligrosas.

Al igual que las carnes crudas o que otros productos ahumados, el salmón ahumado puede llevar bacterias o parásitos. Estos pueden afectar a la madre e incluso al bebé.

Algunos estudios han tratado de demostrar que los productos ahumados son seguros para durante el embarazo. Concluyen que los parásitos y las bacterias no pueden sobrevivir más de 14 meses en el alimento.

Pero la mayoría de los doctores no aconsejan e incluso prohíben el consumo de salmón ahumado. No es así con el salmón cocido, pues de hecho aporta omega 3, que beneficia tanto a la madre como al bebé.

Debido a estas diferencias que pueden ocasionar confusiones, y es que el salmón cocido sí puede consumirse en el embarazo. Otra opción es congelar. Tanto si es ahumado como si no, congelando mueren todos los parásitos y bacterias.

  • Podría interesarte: «6 alimentos diuréticos ideales para eliminar líquidos y adelgazar”

Problemas derivados del consumo de salmón ahumado

El consumo de salmón ahumado o crudo puede provocar listeriosis o anisakis. Cualquiera de estas dos enfermedades son potencialmente peligrosas tanto para la madre como para el bebé. Por esta razón es que se desaconsejan ciertos alimentos durante el período de gestación.

Cualquiera de estas dos infecciones pueden ser fatales para el bebé. En ambos casos la madre puede presentar síntomas leves o graves, pero normalmente no hay consecuencias graves. El problema principal radica en el daño al bebé.

1. Listeriosis

La listeria es una bacteria que se encuentra en el agua y en carnes y pescados crudos, verdura y frutas y leche. Si cualquiera de estos no es lavado adecuadamente (o cocinado en el caso de carnes y pescados), se puede contraer listeriosis.

La listeriosis puede provocar en la madre ligeros síntomas después de haber consumido algún alimento contaminado. En algunos casos provoca fiebre, diarrea, mareos y dolores musculares y de cabeza.

Sin embargo el verdadero problema es para el bebé. Puede llegar a causar muerte fetal o parto prematuro. Otra posibilidad es que provoque septicemia, que es una infección que causa secuelas. Así, es importante que si la madre presenta algún tipo de malestar acuda de inmediato al médico.

En estas ocasiones hay que realizar estudios para confirmar el diagóstico y prescribir los antibióticos adecuados. Esto permite combatir la infección en etapas tempranas evitando mayores complicaciones.

  • Otras usuarias han leído: «Recetas veganas: 8 platos fáciles para principiantes»

2. Anisakis

Otro riesgo de consumir salmón ahumado o crudo es el contagio de anisakis. Aunque el anisakis no es tan dañino para el bebé como lo puede ser la listeriosis, cualquier infección durante puede derivar en complicaciones que es mejor evitar.

El anisakis es un gusano que puede causar una grave infección estomacal. Aunque esto no es grave para el bebé, sí puede serlo para la madre e incluso puede poner en riesgo el embarazo si la infección evoluciona y se agrava.

Estos gusanos se alojan en los intestinos una vez ingerido pescado infectado, causando problemas digestivos o alergias. En los casos leves se puede tratar la infección con antibióticos y antihistamínicos eliminando todo riesgo para madre y bebé.

Sin embargo, esta infección estomacal provocada por el anisakis ha llegado a ocasionar peritonitis u obstrucción intestinal. En estos casos se requiere una intervención quirúrgica que pone en alto riesgo el embarazo.

El riesgo de infección a la madre es razón suficiente para evitar la que este gusano entre en el cuerpo, pues llega a comprometer la salud de la madre y el hijo.

Medidas de prevención

La mejor prevención es eliminar el consumo de salmón ahumado o crudo durante el embarazo. Este alimento se puede sustituir por salmón cocido que no representa mayor riesgo. Otra sugerencia es preparar el salmón ahumado sometiéndolo también a cocción.

Algunos doctores y matronas sugieren que para consumir salmón ahumado o crudo, éste se congele antes durante tres días. De esta forma se eliminan los riesgos de contraer anisakis o listeriosis. Sin embargo, hay quienes aun así desaconseja su consumo.

Por estas razones la mejor recomendación es evitar o eliminar su consumo durante todo el periodo de gestación y lactancia. Lo mejor es platicar con tu médico y seguir sus recomendaciones para no correr ningún tipo de riesgo innecesario.

  • Tal vez quieras leer: “Zumos detox: 5 recetas verdes y ricas para preparar en casa”

Referencias bibliográficas

¿Qué pescado puedo comer estando embarazada?

Los efectos beneficiosos del consumo de pescado en embarazadas y niños son bien reconocidos. Sin embargo, se ha descrito que la ingesta de metilmercurio (MeHg) en el embarazo, principalmente a través del pescado y marisco contaminado, puede producir efectos perjudiciales sobre el desarrollo del sistema nervioso en el feto y el recién nacido. España es uno de los países con un consumo más elevado de pescado y según diferentes estudios recientes, es también uno de los países con mayores concentraciones de mercurio en sangre.

En el hospital en el que trabajo se ha constituido el Grupo de Estudio para la Prevención de la Exposición al Me-Hg (GEPREM-Hg). Participo en él como ginecólogo, con el objetivo de proporcionar recomendaciones para la prevención y evaluación de la exposición al metilmercurio en España, tanto en embarazadas como en niños y adultos. No analizamos otros contaminantes en los pescados y mariscos, de manera que los consejos dietéticos solamente se refieren al metilmercurio.

En el ciclo acuático del mercurio, una vez que este elemento tóxico se ha depositado en el agua de los ríos o del mar, se transforma en metilmercurio (MeHg) por la acción de determinadas bacterias sulfato reductoras y se bioacumula en los organismos acuáticos, fundamentalmente en pescados y mariscos, incorporándose a la cadena trófica de alimentos.

  • Pescado prohibido en el embarazo

El pescado es una fuente importante de nutrientes como, entre otros, de ácidos grasos omega 3 de cadena larga, proteínas de alta calidad, selenio (Se) y vitamina D. Sin embargo la fuente de exposición principal al metilmercurio es el consumo de pescado salvaje -no de piscifactorías- y marisco contaminado. Los peces con mayor contenido de mercurio son los peces grandes depredadores, que se comen a otros más pequeños contaminados con el mercurio, como: Emperador – Pez espada – Tiburón – Atún – Marlín – Ballenas

  • Tienes que tener cuidado con…

Otros pescados que también contienen metilmercurio aunque en menor cantidad son: rape, perro del norte, bonito, anguila, reloj, cabezudo, fletán, rosada del Cabo, salmonete, rosada chilena, lucio, tasarte, capellán, pailona, raya, gallineta nórdica, pez vela, pez cinto, besugo, tiburón, escolar y esturión.

La variedad atún claro o bonito del norte muestran menor cantidad de metilmercurio que el atún rojo. Además el 90 a 100% del contenido de mercurio en los peces se encuentra en forma de MeHg, hallándose unido a las proteínas (no a la grasa) por lo que no se elimina mediante la limpieza ni el cocinado del pescado. Todo esto está publicado en muchas revistas científicas españolas.

  • Pescado permitido durante la gestación

Las especies anteriormente descritas pueden consumirse con discreción, salvo el emperador y otras grandes. Pero hay pescados que durante el embarazo podéis comer sin ningún problema, como estos: pescadilla, bacalao, sardinas, anchoas, salmón, gallo, calamar y mariscos (prácticamente todos).

En general, los pescados pequeños son los ideales. Hay que tener en cuenta también que el selenio impide que el metilmercurio ejerza su función biológica, por lo que pescados que tengan mucho selenio como el atún puede que sean al final menos tóxicos que aquellos menos ricos en selenio. También hay que tener en cuenta que la fruta, verduras, alimentos ricos en fibras y el ajo disminuyen la absorción de mercurio en el intestino.

Resumiendo, diremos que el feto en desarrollo y los niños pequeños son los más vulnerables a los efectos neurotóxicos del metilmercurio. En las intoxicaciones agudas, puede ocurrir parálisis cerebral grave, con un importante retraso en el desarrollo, ceguera, sordera, y alteraciones del tono muscular y de los reflejos tendinosos profundo. En las más leves, afecta especialmente a la memoria, el lenguaje, la atención, las habilidades verbales, y en menor medida a la función visuoespacial y motora. También se ha observado bajo peso al nacer y prematuridad. Para finalizar todas aquellas madres embarazadas con más de >6,4* µg/L de metilmercurio en sangre deben de acogerse a consejos dietéticos y evitar entre otros los pescados grandes.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *