0

Como curar piercing nariz

Los piercing en la nariz se pusieron de moda hace muchos años y lo cierto es que es mucha gente la que lo lleva. Es muy importante que esté siempre limpio para no tener infecciones. ¿Quieres saber cómo limpiar un piercing de la nariz? Sigue leyendo y descubre cómo hacerlo.

Pasos para limpiar un piercing de la nariz

  1. Es recomendable que limpies la perforación dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche. Esto debes hacerlo hasta que sane por completo. Si se ensucia se puede infectar, y eso te dará muchos problemas.
  2. Para limpiar un piercing de la nariz, una de las mejores opciones es preparar una solución salina. Mezcla 1/4 de cucharadita de sal yodada en una taza de agua tibia y ya tendrás la solución preparada. Si lo prefieres, puedes comprarla en la farmacia.
  3. Antes de tocar la perforación es indispensable que te laves las manos con un jabón antibacterias. Si no lo haces, las bacterias que pueda haber en tus manos pueden entrar en la perforación y causar una infección.
  4. Coge una bolita de algodón y mójala en la solución salina, que se empape entera. Presiona después el algodón contra la perforación, mantente así durante 3-4 minutos para que penetre bien.
  5. Cuando retires el algodón hazlo con mucho cuidado para que no te lleves también el piercing.
  6. Una vez que has terminado de limpiar un piercing de la nariz, seca suavemente tanto la perforación como alrededor, que también se habrá mojado. Para secar utiliza otra bola de algodón, en este caso debe estar seca.
  7. También puedes secar con un pañuelo de papel. No uses toallas de tela ya que pueden pasar bacterias.
  8. Es recomendable limpiar también el interior de la perforación, para lo cual puedes utilizar un bastoncillo de los que se utilizan para limpiar las orejas. Mójalo en la misma solución salina y limpia bien por el interior de la nariz y el alrededor del piercing.
  9. Para estimular la curación después de la limpieza es muy bueno aplicar aceite de lavanda, ya que lubrica la perforación. Aplícalo también con un bastoncillo y ve girando la joya para que el aceite pueda penetrar bien en la perforación.

Cuidados de un piercing

¿QUE CUIDADOS DEBO SEGUIR DESPUÉS DE HABERME HECHO UN PIERCING?

Es de suma importancia tener en cuenta los cuidados de un piercing básicos de la curación al hacerte un nuevo piercing, ya que es imprescindible este paso si quieres obtener buenos resultados. Este periodo consta desde el momento que sales del lugar donde te has hecho la perforación hasta que pasan unas ocho semanas (una estimación próxima dependiendo del sitio donde hayas elegido hacerte la perforación).

Las normas básicas que siempre debes tener en cuenta sea cual sea tu tipo de piercing incluso pasado el periodo de cicatrización son:

  1. Nunca toques el piercing ni la zona cercana a este con las manos sucias; pues, aunque estas parezcan limpias no lo están.
  2. Humedece la zona con un bastoncillo de los oídos dos o tres veces al día con suero fisiológico o con algún producto que contenga clorhexidina ya que esta es un antiséptico muy eficaz. A continuación Seca muy bien la zona con otro bastoncillo seco. Estos pasos son muy importantes para mantener la zona perforada siempre limpia y libre de infecciones. Recuerda los paso a seguir son: humedecer, limpiar y secar.
  3. Evita rozar la zona con cualquier objeto o darte tirones.
  4. Evita saunas y piscinas durante el periodo de cicatrización.
  5. Evita utilizar alcohol, agua oxigenada, yodo (betadine) o cualquier otro producto que no sea suero fisiológico o la clorhexidina. El alcohol, el agua oxigenada y el yodo son sustancias muy irritantes que en lugar de ayudar a cicatrizar mejor pueden empeorar la curación. Así mismo el uso de pomadas antibióticas sin tener infección puede tapar los poros y provocar la aparición de un pequeño bultito al que se le llama absceso de grasa ( muchas veces este bultito aparece sin causa aparente, si este es tú caso no dudes en acercarte a nosotros y te aconsejaremos para resolver tú problema)

Dependiendo del tipo de piercing, el tiempo de cicatrización cambia, y los cuidados a llevar a cabo también.

  • Piercing facial (oreja, nariz, ceja, tragus, superficial, concha, etc.): En estas zonas el tiempo puede ir desde las 4 semanas si es en la oreja o en la nariz, hasta las 12 si se trata del cartílago de la oreja o el entrecejo. Es importante no cambiar las piezas antes del tiempo indicado por tu anillador ya que esto ayudará a una correcta cicatrización.
  • Piercing oral (labio, lengua, frenillo): Debes lavar la zona con suero fisiológico por fuera si es en el labio, y si la zona de la perforación es en la lengua es aconsejable utilizar de dos a tres veces al día un enjuague bucal antibacteriano sin alcohol de preferencia sin abusar de este. Es importante evitar cualquier actividad que produzca roces en la zona, nada de comidas picantes, comidas grasosas, acidas o irritantes, ni bebidas alcohólicas, y aquellos/as que quieran probar sus efectos en el sexo oral tendrán que esperar un mínimo de 4 semanas para poder hacerlo ya que este es el tiempo que tarda en cicatrizar.
  • Piercing en el cuerpo (ombligo, pezones, espalda superficial, etc): Limpia la zona siempre que hayas hecho esfuerzos físicos evitar el contacto con el sudor. Evita los movimientos bruscos y utiliza ropa holgada que no te produzca ningún tipo de roce con el piercing. Es importante limpiar la zona con suero fisiológico de dos a tres veces al día. El tiempo de cicatrización depende mucho de la zona, pero para este tipo de perforaciones suele estar en torno a las 8 semanas.
  • Piercing genital: cada vez son más las personas que se deciden a ponerse un piercing en sus genitales. En estos casos los cuidados que debes llevar a cabo se multiplican. Debes lavar la zona 3 veces al día con jabón antiséptico indicado para la zona genital. Es obvio decir que el preservativo se hace obligatorio aún con más motivo, sobre todo en periodo de cicatrización y que antes de mantener relaciones debes lavar la zona y de la misma manera después de terminar el acto sexual. El sexo oral para estos casos también deberá esperar 6 semanas al menos, que es el tiempo que tarda de media en cicatrizar.

NOTA: Es de suma importancia si decides limpiar tu pendiente con agua y sal que utilices las medidas correctas, pues el hecho de que utilices más sal en la mezcla no quiere decir que se vaya a cicatrizar antes tú perforación, muy por el contrario el exceso puede provocar quemaduras, irritación y retardar la curación. La proporción correcta para fabricar tu propio suero fisiológico es: ¼ de litro de agua, o sea 250 ml (la mitad de la mitad de medio litro), y un poco menos de la mitad de una cucharadita de sal (cuchara pequeña). A continuación hierve el agua durante 5 o 10 minutos, vierte la sal y déjala hervir un rato más. Apaga el fuego y deja enfriar la mezcla, a continuación envasa y ya tienes listo tú suero fisiológico casero.

El secreto para tener una buena cicatrización de tu piercing y que se vea espectacular, está en la curación que le haces durante este proceso. Es probable que quien te haya hecho la perforación te haya explicado cómo curar un piercing, sin embargo recordar la información no viene nada mal.

Dependiendo del tipo de perforación y de la zona en la que te hayas hecho el piercing, el proceso de cicatrización tardará más o menos, pero en todo caso la curación es fundamental. Así que aprende cómo curar un piercing y libérate de las posibles infecciones.

  • Artículo relacionado: “Tipos de piercings: 5 formas de perforar tu cuerpo”

No todos los piercings se curan igual

Lo primero que tenemos que tener en consideración es que un piercing es una perforación y por lo tanto es una herida abierta que debe tratarse para que no entren infecciones. Dicho esto, debemos considerar también que no todos los piercings se curan igual, pues según la parte del cuerpo en la que te lo hayas hecho el riesgo de infecciones cambia.

Por ejemplo, un piercing en el ombligo tarda alrededor de 7 meses para curarse completamente, mientras que un piercing en la oreja puede tardar de 1 a 2 meses, al igual que un piercing en la lengua.

El proceso de curar un piercing pasa por 3 fases diferentes: La inflamatoria que es cuando hay hinchazón y sangrados porque la herida sigue abierta; la fase proliferativa que es la que toma más tiempo y la más importante, pues es cuando el cuerpo produce proteínas y células para cicatrizar la perforación; y por último la fase de maduración, cuando ya se está terminando el proceso de cicatrización y hay células nuevas trabajando en recubrir la piel perforada.

Cuidados básicos para cualquier tipo de piercing

Para aprender cómo curar un piercing hay unos lineamientos básicos para cualquiera que sea la zona del cuerpo en la que se encuentre la perforación:

  • No retires el arete, pues puedes aumentar el riesgo de que entren infecciones a la herida que sigue abierta.
  • Nunca toques tu piercing con las manos ni la zona en la que te lo hiciste, pues por más que te hayas lavado las manos, nunca están 100% limpias.
  • Dos o tres veces al día humedece la zona del piercing con suero fisiológico, aplicándolo con un bastoncillo de los que utilizas para limpiar los oídos para limpiar la herida. Seca la zona muy bien con la ayuda de otro bastoncillo para mantenerla libre de infecciones.
  • Nunca utilices alcohol, yodo o agua oxigenada para hacer la limpieza. Solamente suero fisiológico o clorhexidina. Si bien son productos que normalmente usaríamos para limpiar otro tipo de heridas, son muy irritantes y pueden incluso empeorar la curación.
  • Evita piscinas y zonas húmedas como saunas.
  • Procura no rozar el piercing con otras superficies ni darle tirones.

Cómo curar un piercing según la zona en la que se encuentre

Ahora bien, además de los cuidados básicos para curar un piercing, hay otros cuidados más específicos que dependen de la zona en la que te hayas hecho la perforación.

1. Piercings en la boca

Los piercings en la boca u orales incluyen los de la lengua, labios y frenillo. Para curar un piercing oral debes evitar a toda costa los alimentos picantes, las grasas, los alimentos ácidos y las bebidas alcohólicas. También debes esperar 4 semanas para practicar sexo oral, pues puede afectar a la cicatrización.

Si tu piercing es en el labio, debes hacer la limpieza con suero fisiológico por la parte externa. Para curar un piercing en la lengua, puedes utilizar también enjuague bucal antibacteriano que no contenga alcohol dos o tres veces al día, pero no abuses de su uso, pues puede tener el efecto contrario.

2. Piercings faciales

Para curar un piercing facial es decir, perforaciones en la oreja, en la nariz, en las cejas y otras partes de la cara que no incluyan la boca, además de la limpieza con suero fisiológico durante 4 semanas, es muy importante que no te cambies el arete durante este mismo periodo de tiempo; de esta forma evitas que un nuevo arete pueda traerle infecciones a la herida o que se vuelva más lento el proceso de cicatrización.

3. Piercings en el cuerpo

Si te has perforado en el ombligo, pezón o cualquier otra parte del cuerpo, excluyendo los genitales el tiempo de cicatrización es mayor, en promedio 8 semanas. Procura utilizar ropa holgada que no pueda rozar ni tirar de tu arete y evita hacer movimientos bruscos. Para curar un piercing corporal también necesitas limpiar la zona con suero fisiológico cada vez que hayas hecho deporte o esfuerzos físicos que hayan producido sudoración en la zona.

4. Piercings genitales

Por último, los piercings genitales son los que más cuidados requiere y tardan alrededor de 10 semanas en cicatrizar por completo. Si te has hecho uno, lo que necesitas hacer para curar un piercing genital es lavar con jabón antiséptico especial para la zona íntima 3 veces al día y procurar llevar ropa holgada en esta zona, si te gustan las faldas, es la mejor excusa para que las uses.

En cuanto al sexo, es mejor que lo evites durante los días siguientes de la perforación. Además es sumamente importante que uses preservativos durante todo el periodo de cicatrización, así como que laves muy bien la zona antes y después de las relaciones sexuales. En cuanto al sexo oral, tendrás que esperar por lo menos 6 semanas para ello.

Cómo hacer suero fisiológico casero para tu piercing

Hay personas que se deciden por fabricar su propio suero fisiológico en casa para curar un piercing y para limpiar el arete posteriormente. Si es lo que prefieres, ten en cuenta que utilizas las medidas adecuadas de agua y sal para la preparación.

Como ingredientes para el suero fisiológico casero necesitas: ¼ de litro de agua (250 ml) y un poco menos media cucharadita de té de sal.

Prepara: Pon a hervir el agua de 5 a 10 minutos, agrega la sal y deja que hierva unos cuantos minutos más. Retira del fuego y deja que la mezcla se enfríe, luego envasarla en un recipiente limpio y que tenga tapa. Ya tienes listo tu suero fisiológico para curar piercings.

  • Artículo relacionado: “Los 14 tipos de tatuajes que puedes hacerte (según su estilo)”

Se que mucha gente muy a menudo se pregunta eso de… ¿cómo me cuido mi nuevo piercing? ¿Qué cómo lo sé? Bueno, digamos que por las mañanas soy el Dr House del blog de la salud y por las noches hago turnos extra en el estudio de tatuajes y piercings de un viejo amigo… así que dejad de buscar en Google artículos sobre como limpiar el piercing, de esos que cada uno dice una cosa distinta o les faltan información; habéis llegado al sitio adecuado… ¡seguid leyendo!

Ahora llega el verano aquí en Europa y mucha gente comienza o comenzará a ponerse algún que otro piercing, es raro, pero la gente suele hacerse un piercing cuando empieza a hacer calor, acaban el trabajo, el instituto, la universidad, comienzan las vacaciones… muchos se lo hacen por presumir, muchas chicas se lo hacen para ligar más… Desde un sencillo piercing en la oreja, hasta un sexy piercing en la lengua (o eso creen las que se lo deciden hacer con ese objetivo…) sean cuales sean sus motivos, o dónde deseen hacérselo, hay una pregunta universal: Cómo desinfectar el piercing, tanto la persona sea de España, Inglaterra, México, Perú o de Papua Nuevaguinea (¿alguien sabría decir donde queda en el mapa?)

Limpiar el piercing dependerá muchísimo de DÓNDE nos lo hagamos. No necesitará el mismo cuidado un pendiente en la ceja que un pendiente en la lengua -eso esta claro- antes de nada aclarar algo MUY importante: Un piercing no deja de ser una herida abierta, por lo que hay que tener un mínimo (y preocuparse el máximo) en la higiene. Sí, es bonito, y sí te queda bien y quieres enseñárselo rápidamente a todos tus amigos, pero JAMÁS lo toques. Las manos a no ser que nos las lavemos con jabones anti desinfectantes de esos caros que venden en Farmacias, ESTARÁN SIEMPRE SUCIAS (aunque literalmente no lo estén). Así que ya conocéis la regla número 1: No tocar el piercing durante el período de curación a no ser que tengas las manos limpias.

La limpieza es fundamental para evitar una infección de piercing, dejando de lado el tema de las manos sucias habrá que llevar un cierto cuidado especial durante las 3 semanas de curación (¡3 semanas, no 2 como suelen decir por ahí!)

HUIR DE: Zonas con polvo, zonas con humo de tabaco, y evitar a toda que entre cualquier tipo de «basura» a la herida, también incluimos en esta lista la arena. Sea de playa o porque trabajes en la construcción y te llenes el cuerpo de polvo. Si ese es tu caso será mejor que te tapes el piercing con una gasa estéril durante la jornada laboral.

Jamás usar alcohol para desinfectar, usarlo será algo así como un suicidio de dolor. Lo recomendable será siempre usar suero fisiológico ¿suero qué? un liquido transparente -también llamado agua- que venden en la farmacia a un módico precio. Tan módico que realmente es sólo agua, pero actúa como agua bendita sobre los piercings -y por tanto, también las heridas-

CÓMO HACER SUERO FISIOLÓGICO CASERO:

Básicamente esta formado por agua y sal, por lo que en casa podemos hacerlo cociendo un poco de agua a fuego lento mientras añadimos sal y dejemos que se «fusione» la una con la otra. Dejamos reposar, y cuando haya enfriado algo tendremos ya listos el suero fisiológico casero. Como veis viene a ser agua y sal, y ahora os explicáis el bajo coste de su precio en farmacia. Personalmente veo mejor hacerlo en casa, abres el grifo, cueces, pones sal, y cada día tienes en casa el material necesario para limpiar tu nuevo piercing. Y gratis.

Eso sí, solo vais a usar unas gotas por cada vez que lo limpiéis (5 veces al día sería lo suyo) así que a no ser que vayáis a montar un negocio de venta de suero fisiológico casero, basta que preparéis la cantidad de un vaso de chupito. Eso os bastará y os sobrará durante 3 semanas (aunque os recomiendo cambiar el suero cada 2-3 días por si pierde eficiencia al ser una mezcla casera y no muy concentrada)

Ahora que ya sabéis que producto usar será solo cuestión de hacer uso de un bastoncillo para los oídos, mojar en el suero, y pasárnoslo bien en la zona de la herida quitando cualquier pus o retirando cualquier suciedad que tengamos merodeando por ahí. No tocar con manos sucias, proteger de suciedades y tener cuidado a no darnos ningún golpe.

Así de sencillo.

Citar en formato APA: ( A. 2017, 10. ¿Cómo curar un piercing?. Triciclo Rojo. Obtenido , de https://triciclorojo.com/como-curar-un-piercing/.)

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *