0

Como espesar la bechamel

Otra alternativa: reciclar la masa de croquetas blanda

Sabéis que lo mío es dejar la ropa impoluta con los productos Puntomatic, pero de vez en cuando lo intento en la cocina. Esta vez me ha dado por preparar croquetas. Sí, ese plato mítico de nuestras madres que difícilmente podemos superar. Me atreví y las hice, pero… un desastre.

Y es que la masa para croquetas me quedó blanda. Incluso después de meterla en el congelador toda la noche. Podríais pensar que la he tirado a la basura, pero no. Llamé a mi madre (sí, lo hice y no me avergüenza reconocerlo) y busqué en Internet algunos truquillos para transformar mi salsa bechamel en una cremosa masa para croquetas.

Horno. Mi madre no atendía el teléfono y me busqué la vida por internet. Varias personas hablaban de meter la mezcla en el horno. Eso sí, debemos estar atentos para que la preparación no se cocine. Lo que buscamos es que el horno “seque” la masa.

Una alternativa al horno convencional es el microondas. Lo ponemos a máxima potencia y vamos sacando la masa cada minuto removiendo con una cuchara de palo hasta que veamos que tiene la consistencia deseada.

Pan rallado. Esta es la técnica de mi madre. Me explicó que ella le coloca pan rallado a la mezcla porque no altera el sabor. Además, se puede dejar durante meses en el congelador.

Harina tostada. En una sartén ponemos a tostar un puñado de harina a fuego medio. Vamos removiendo siempre para que no se pegue. En otra sartén, debemos tener la masa de croquetas blanda cocinándose a fuego lento. Luego, incorporamos la harina tostada poco a poco y removemos hasta que tengamos la consistencia deseada. Es importante que la harina esté tostada para que no tengan un sabor crudo nuestras croquetas.

La verdad es que la mezcla, por muy blanda que esté, estará exquisita. Para no desperdiciarla podemos repartir la mezcla en cazuelas de barro. Podemos también cocer un poco de brócoli o coliflor, colocarlo en una bandeja y verter por encima la mezcla. En ambos casos, el toque final debemos dárselo añadiendo pan rallado y queso por encima y gratinando en el horno.

Ya lo decía mi madre: todo tiene solución. Y yo os comparto algunas de las que me valen ¿qué os ha parecido? Por mi parte, como no quiero que mis croquetas sean la sopa del menú, voy a seguir intentando hacer la mezcla con la consistencia ideal siguiendo paso a paso la receta.

Cómo espesar salsas con trucos sencillos

Salsas demasiado líquidas

Es cierto que más de una vez nos ha sucedido que después de estar guisando, y cuando vamos a servir el plato, la salsa está demasiado líquida. Siempre nos queda la solución más conocida de disolver un poco de harina o maizena con un poco de líquido frío para que no se hagan grumos y echar la mezcla a la salsa.

Tengamos en cuenta que si escogemos esta solución deberemos volver a poner la salsa al fuego, dejando que cueza un tiempo, para que la harina no quede cruda.
Vamos a sugerir algunos trucos para saber como espesar salsas.

Trucos para aprende como espesar salsas

Estos son algunos de los trucos más interesantes para cuando necesitemos saber como espesar salsas:

Si hemos cocinado una crema de setas y nos ha quedados demasiado líquida el truco para espesarla es volver a ponerla al fuego, y en cuanto rompa a hervir le echamos (en forma de lluvia) un poco de pan rallado, removiendo a continuación y dejando que hierva unos minutos más, de esta forma conseguiremos que quede estupenda.
Para espesar salsas podemos sustituir la harina de trigo por la harina de maiz, polenta o harina de arroz.

Si se trata de cremas de verduras un buen truco para espesar salsas es añadir un poco de patata hervida o puré de patata.

Una picada con frutos secos (almendras, piñones, nueces etc.) pueden espesar salsas de cualquier tipo o guisos de verduras, pescado o carne.

En salsas para postres podemos añadir un poco de gelatina elaborada con agar-agar.

También puede utilizarse para espesar salsas una rebanadita de pan tostado (frita o remojada) o incluso dependiendo de la receta, una galleta.

Conclusión

De todas formas es mejor poder preveer este problema durante la cocción y no cuando ya está terminada. Por ejemplo, en una crema de las arriba mencionadas deberíamos sacar un poco del líquido de la cocción, antes de triturarlas, reservándolo para añadirlo si fuera necesario.

¿Sabias que…?

Las salsas elaboradas con harina o azúcar, es necesario que cuezan durante un tiempo prolongado para que reduzca, evaporándose el agua, y conseguir de esta forma una consistencia espesa.

Si a pesar de haber cocido lo suficiente aún están demasiado líquidas, es debido a un error en la cantidad de harina o azúcar que hayamos puesto.

Para solucionar este problema, tendremos que añadir más azúcar o harina y dejar cocer otra vez para que espese.

Recordemos que siempre que añadamos harina para evitar que se formen grumos la tenemos que disolver con un poco de líquido frío antes de incorporarla a la salsa caliente.

Bechamel, básicos de cocina con thermomix

Las conocidas que tenían thermomix me habían dicho que la bechamel sale perfecta, en su punto exacto y estupenda de sabor. Yo en ningún momento lo había puesto en duda pero tenía muchas ganas de probarlo en primera persona. Como ya me esperaba un resultado magnífico, no me llamó la atención ni el color, ni el sabor. ni la textura. Lo que mas me llamó la atención es que solo ensucié un cacharro, el vaso de la thermomix. Ni salpicaduras ni leches, una maravilla vamos.

Si es cierto que la bechamel sale con una textura fantástica que pocas veces vamos a conseguir con la varilla dale que te pego, al menos yo y mi problema de hombro derecho no es buena combinación para hacer una bechamel perfecta.

Dependiendo de que queramos hacer con la bechamel, necesitará un poco mas de leche si la quieres mas líquida, como 100 gramos mas o bien un poco mas de harina si la quieres mas espesa, como 15 gramos mas. De esa manera tendremos una bechamel, bien para cubrir huevos o bien para napar platos de pasta.

Un básico en cocina hecho con thermomix, toma nota!!!!!

Bechamel, básicos de cocina con thermomix Author: María del Carmen González Recipe type: Recetas con Thermomix Serves: 500 gramos Ingredients

  • 30 gramos de aceite de oliva virgen extra o 30 gramos de mantequilla, lo que prefieras
  • 30 gr de harina de trigo
  • 400 gr de leche entera
  • 5 gr de sal
  • Un poco de pimienta
  • Un poco de nuez moscada

Instructions

  1. Ponemos en el vaso el aceite o mantequilla. Seleccionamos 1 minuto, 100 ºC y velocidad 2.
  2. Abrimos la tapadera y añadimos la harina pero teniendo la precaución de irla colocando alrededor de las cuchillas.
  3. Seleccionamos 2 minutos, 100º C y velocidad 1.
  4. Por el bocal ponemos la leche, sal, pimienta y nuez moscada.
  5. Seleccionamos 8 minutos, 100ºC y velocidad 4.
  6. Lista!!!!!

Bechamel en Thermomix

Todo cocinero necesita una buena salsa bechamel en su recetario de cocina, y debe dominar el arte (que no es tan difícil con una Thermomix) de crear una buena salsa blanca, suave y sin grumos.

Esta salsa es tan versátil que se usa en un montón de recetas, lasaña, canelones, berenjenas gratinadas, y es la espina dorsal de los huevos rellenos y las croquetas. Se utiliza para souffles, es la base de muchas otras salsas: la salsa de queso, la salsa Mornay y es el secreto detrás de que los niños coman verduras.

Tener o no tener una Thermomix para la preparación de la bechamel realmente marca la diferencia.Cuando visito a mi suegra y veo que ha preparado lasaña o cualquier otro plato con bechamel, siempre pienso, ¿cuánto tiempo habrá estado removiendo y removiendo la salsa por miedo a que se queme?

Cuando preparo esta receta de bechamel en la Thermomix, me olvido de remover. Simplemente hay que poner todos los ingredientes en el vaso, fijar la temperatura, la velocidad y el tiempo, y me voy a hacer otras cosas. Una gran diferencia, ¿no?

Este artículo te puede interesar: bechamel.

En lo que respecta a esta salsa bechamel, la receta es inmejorable. Es espesa, rica, cremosa y suave. Lo uso en lasaña y en mis tortellini gratinados, y creo que fue la clave para que ambos platos queden tan increíbles.

¿Cómo se hace la bechamel con Thermomix?

Tiempo de preparación: 2 minutos

Tiempo de cocción: 7 minutos

Tiempo total: 9 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 500 ml de leche entera
  • 45 gramos de harina
  • 50 gramos de mantequilla
  • 1/2 cucharada de sal, o al gusto
  • 1 pizca de pimienta negra molida
  • 1 pizca de nuez moscada

Elaboración

  1. Introduce la leche, la harina y la mantequilla en el vaso de la Thermomix, selecciona 7 minutos, 90ºC a velocidad 4 o hasta obtener la consistencia deseada.
  2. Sazona la bechamel con la sal, la pimienta negra y la nuez moscada a tu gusto.

Notas

Puedes duplicar la receta y cocinarla durante 12 minutos a 90ºC a velocidad 4. Puedes tener una salsa más espesa añadiendo un poco más de harina; al contrario, si quieres una salsa más líquida, añade un poco más de leche.

Añade más mantequilla si deseas una salsa más sabrosa; la pimienta negra y la nuez moscada son opcionales, pero le dan un sabor especial a la salsa bechamel. Añade la sal y la nuez moscada al final de la cocción, evitarás sazonar demasiado o no lo suficiente.

Para guardar las sobras, puedes almacenarlas en un recipiente hermético en el frigorífico hasta por 5 días. Cuando lo utilices, vuelve a calentarlo a fuego muy bajo.

Puedes obtener muchas variantes diferentes de la bechamel sustituyendo los ingredientes o variando las cantidades.

Si añades queso Gruyere rallado o queso Parmesano y nata líquida a la salsa blanca, tendrás la salsa Mornay, que es estupenda con huevos, verduras y pescado asado. Para preparar una salsa de anchoas, basta con añadir un poco de pasta de anchoas a la salsa blanca.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *