0

Como hacer cruasanes

Receta de Cómo hacer croissants o cruasanes caseros

El croissant también se conoce en algunos países como medialuna, cachitos, cangrejos o cuernitos. Se trata de un bollo de origen austríaco elaborado con masa de hojaldre, levadura y mantequilla.

En esta receta mostramos cómo hacer la receta original de croissant, aunque existen muchas variantes. También se puede elaborar con margarina en lugar de mantequilla, y admite multitud de rellenos: chocolate, crema pastelera, dulce de leche, mermelada…

Además, el croissant es muy versátil y se puede rellenar de ingredientes salados (embutidos, queso, vegetales…), perfecto para comer a media mañana o de merienda:

Ingredientes (6-8 personas):

  • Para la levadura:
  • 250 gr de harina de fuerza o de panadería (harina 000)
  • 75 gr de levadura fresca
  • 125 ml de agua tibia
  • Para la masa:
  • 750 gr de harina de fuerza o de panadería (harina 000)
  • 50 gr de azúcar
  • 450 gr de mantequilla
  • 30 gr de sal
  • agua (la que admita)

Elaboración de los croissants o cruasanes caseros:

Para la levadura:

Mezcla bien los ingredientes y deja que fermenten hasta que se forme una masa similar a una esponja.

Para la masa:

Pon la harina sobre una mesa en forma de volcán, dejando un hueco en el centro. Coloca en el agujero 50 gr de mantequilla, azúcar y sal,incorporando el agua poco a poco hasta formar una masa más bien blanda. Amasa el conjunto durante 10 minutos como mínimo, hasta que adquiera una elasticidad adecuada. Añade la levadura, que tendrás preparada y fermentada, y sigue amasando el conjunto durante 10 minutos como mínimo, hasta obtener una masa lisa, homogénea y elástica. Dejar reposar la masa unos 10 minutos.

Coloca la mantequilla restante (400 gramos) sobre papel de hornear y tapa con otro trozo de papel de hornear. Aplasta la mantequilla con la ayuda del rodillo para que quede en forma de lámina alargarda.

Estira la masa con ayuda de un rodillo, espolvorea con harina y pon encima de la masa la lámina de mantequilla. Dobla los extremos de la masa hacia el centro, tal y como se hace con la masa de hojaldre, como si se tratara de un sobre, y después estira la masa. Sigue doblando los extremos de la masa hacia el centro varias veces, para después volver a estirar con el rodillo suavemente. Deja reposar la masa un rato cada vez que lo dobles.

Estira la masa con el rodillo de modo que de ancho mida alrededor de 40 centímetros (de largo, lo que salga según la cantidad de masa que tengamos). Divide la masa en dos mitades con ayuda de un cuchillo. Después, corta triángulos que tengan unos 8 centímetros de base. Haz un pequeño corte en el centro de la base de cada triángulo, de modo que quede un poco abierto. A continuación, enrolla los triángulos desde la base hacia la punta, ensanchándolos ligeramente.

Coloca los croissants en una bandeja de horno (con papel de horno) con la punta hacia abajo. Dobla los extremos un poco hacia el centro, dándole forma de croissant o media luna. Déjalos reposar el tiempo necesario hasta que doblen su tamaño. Después, pinta la superficie de los croissants con huevo y hornéalos a 225ºC durante 10-15 minutos. Cuando estén listos, sácalos del horno y si lo deseas, pinta la superficie con un poco de almíbar.

Si quieres guardar la masa de un día para otro…

Si deseas preparar los croissants más tarde, puedes envolver el plastón de hojaldre en papel film transparente de cocina y conservarlo en el frigorífico hasta el día siguiente. En caso de haberlo tenido en el frigorífico, deberás repetir la operación de doblar y estirar dos veces más.

Si deseas congelar los croissants…

Una vez que ya tienen forma de croissant, envuélvelos en papel de horno y congélalos antes de que fermenten. Puedes conservarlos en un tupper o en una bolsa para congelados.

Si prefieres empezar con una receta más sencilla, te proponemos los croissants de hojaldre.

Como hacer cruasanes fáciles

El croissant o cruasán es el rey de la bollería… aunque para ser exactos, deberíamos puntualizar que es el rey de la masa hojaldrada fermentada.

Oriol Balaguer, quien recibió el premio al Mejor Cruasán de España reconoce que la receta del cruasán es la más difícil de todas las que ofrece en su libro Bake it simply. Aunque nos anima a intentarlo. “Con un poco de paciencia y quizá unos cuantos intentos lo podréis lograr”. Si, tiene razón, es difícil que los cruasanes salgan a la primera… incluso para los cocinillas reposteros más avanzados.

El truco express

Hasta que te sientas preparado para intentar lanzarte a preparar la masa hojaldrada del croissant, o entre intento e intento… siempre puedes preparar estos croissants express.

Se trata además de una receta facilísima para preparar en casa en familia. A los niños les encantará enrollar sus propios cruasanes, y darles forma de media luna. ¿Te animas?

Es muy sencillo, te contamos cómo hacer cruasanes fáciles paso a paso:

1. Para hacer estos cruasanes vamos a emplear masa de hojaldre preparada, ya comprada. Hoy en día hay excelentes masas hojaldradas… darán un resultado riquísimo.

2. Antes de comenzar a manipular la masa de hojaldre asegúrate de que está perfectamente descongelada (si es que las has comprado congelada). Para ello, sácala un rato antes del congelador, por lo menos media hora. Si la has comprado refrigerada, no será necesario.

3. Para hacer los croissants, necesitaremos cortar formas triangulares… triángulos isósceles, es decir con una base pequeñita y muy altos. Si la masa que has comprado el redonda, solo tendrás que cortar porciones estrechitas como si se tratara de una pizza, y si la masa que has comprado es rectangular tendrás que ir cortando esos triángulos.

4. Una vez que tengas tus triángulos, hazles un corte en la base, quitándoles una especie de triangulito pequeño.

5. Ahora comienza a enrollar tu cruasán desde la base, pero sin hacer fuerza, es decir, sin prensarlo. Y cuando llegues al final dale forma de media luna, metiendo las patitas o extremos hacia dentro.

6. Pinta las piezas con mantequilla derretida.

7. Mete en el horno, que ya debe estar caliente a 200°C y hornea durante 15 minutos, o hasta que los veas bien hechitos y dorados.

Y para los más valientes…

Si a pesar de las advertencias iniciales de Oriol Balaguer… os queréis lanzar a la aventura de hacer vuestros propios cruasanes, elaborando de forma casera también la masa hojaldrada… aquí tenéis la receta:

Receta de croissants caseros

Cómo hacer croissants de hojaldre rellenos de Nutella

Nos encantan las recetas de postres que requieren masas como el hojaldre o la masa quebrada. El hojaldre la verdad es que no nos hemos atrevido todavía a prepararlo de forma casera y lo compramos elaborado, pero a la masa quebrada le hemos cogido el truco y, como es tan tan tan fácil, aprovechamos cualquier oportunidad para elaborar un postre con ella.

Estos croissants de hojaldre rellenos de Nutella no pueden ser más fáciles, de verdad. Si compras el hojaldre ya preparado, tan sólo tienes que cortarlo en porciones, añadir tu cucharadita de Nutella, darles forma y… ¡al horno!

La potente sorpresa interior de Nutella, cremosa y aromática, es lo que hace que triunfen estos mini croissants. Además contrastan con su exterior crujiente, y por supuesto puedes preparar las versiones que quieras, añadiendo frutos secos picados o espolvoreándolos con fideos de chocolate o azúcar glass, e incluso pintándolos con mermelada.

Si te ha gustado esta receta y sobre todo su ingrediente estrella, la Nutella, seguro que te encanta nuestro bizcocho marmolado de yogur y Nutella, muy esponjoso. Y si quieres un postre cremoso que se coma a cucharadas, tu solución es la panacota o panna cotta de Nutella, un postre delicioso de origen italiano que con el toque de la Nutella está de… ¡Escándalo!

Ingredientes para hacer la receta de croissants de hojaldre rellenos de nutella (8-12 mini-croissants):

  • 1 lámina de masa de hojaldre.
  • 1 huevo.
  • 1 bote de Nutella o, si lo prefieres, elabora nuestra crema de cacao casera que está increíble de sabor. Necesitarás estos ingredientes:
    • 100 gr de avellanas sin cáscara.
    • 30 gr de aceite. Puede ser de semillas, de coco o el que prefieras, pero procurando que tenga un sabor lo más suave o neutro posible.
    • 30 gr de cacao puro en polvo.
    • 50 gr de azúcar moreno.
    • 120 ml de leche.
  • Opcional para decorar: azúcar glass, fideos de chocolate o mermelada de albaricoque.

Preparación, cómo hacer croissants de hojaldre rellenos de Nutella:

  1. Si vas a preparar Nutella casera, sigue nuestra receta de crema de cacao.
  2. Precalienta el horno a 180ºC durante unos 10 minutos porque vas a tardar muy poquito en tener listos los croissants para hornearlos.
  3. Extiende tu masa de hojaldre sobre papel de horno (algunas lo llevan incorporado). Si tu masa es redonda, es lo ideal porque así solo tendrás que cortarla, pero si es rectangular no te preocupes. Extiéndela con el rodillo para hacerla finita, y después coloca encima un plato/bandeja/tapadera redonda y recorta el círculo. Con el sobrante podrás hacer saquitos de hojaldre rellenos con un poco de Nutella, esto al gusto.

    Masa de hojaldre redonda

  4. Una vez que tienes el hojaldre redondo, córtalo (mejor con un cortapizzas) en 4 partes, y a continuación cada parte en 2 o 3 divisiones, de forma que obtendrás 8 o 12 mini croissants, ya depende de cuantos quieras y de cómo quieras que sean de grandes. Nosotros hemos hecho 8.
  5. Ahora realiza un pequeño corte en el centro de cada triángulo, en la parte del borde exterior, como puedes ver en la fotografía.

    Masa de hojaldre para los croissants rellenos de Nutella

  6. Encima de cada triángulo pon una cucharada de Nutella, más o menos del tamaño que puedes ver en la fotografía, ya que si es muy grande, es posible que se salga de la masa durante el horneado y se quemaría.

    Rellenando de Nutella los triángulos de los croissants

  7. Enrolla cada triángulo desde el borde exterior hasta el pico, y después gira los extremos para sellar el croissant y darle una cierta forma de media luna, la típica forma de croissant.
  8. Ve colocándolos en una bandeja de horno con papel de horno, con cierto espacio entre ellos para que no se acaben pegando durante el horneado.

    Croissants rellenos de Nutella ya formados

  9. Casca el huevo en un vaso, bátelo y, con una brocha de cocina, pinta los croissants.
  10. Introduce la bandeja en el horno y deja que se horneen unos 15 minutos, hasta que veas que el hojaldre está dorado por encima.

    Croissants de hojaldre rellenos de Nutella, y pintados con huevo

  11. Sácalos del horno y déjalos enfriar al menos 10 minutos. Cuando estén totalmente fríos podrás decorarlos espolvoreando azúcar glass o pintándolos con un poco de mermelada de albaricoque y a continuación espolvoreando fideos de chocolate por encima.

Dificultad: fácil

Sirve y degusta:

Déjalos enfriar unos minutos, y ya puedes comértelos, recién hechos están increíbles! Pero también están riquísimos fríos, o al día siguiente. Si pasan varios días y te gustan calientes, puedes calentarlos con apenas 10-15 segudos de microondas (no más!), y te recordarán a su sabor y textura del primer día 😛

Variantes de la receta de croissants de hojaldre rellenos de Nutella:

Puedes incluir en su relleno, además de la Nutella, algunos frutos secos picados (sobre todo las avellanas o las nueces le van genial), aromas como la canela o la vainilla, o sustituir la nutella por onzas de chocolate, el que más te guste.

También puedes espolvorearles, después de haberlos pintado de huevo, unas semillas de sésamo o de amapola, les dan un toque crujiente y aromático riquísimo 😉

Preparación

Lo reconozco sin miedo a decirlo, la repostería no es lo mío. Pero poco a poco voy evolucionando, y creo que aquí es donde está el auténtico espíritu cocinillas. No hay que tenerle miedo a nada en la cocina, y con un poco de paciencia y tiempo podemos llegar a hacer cosas que ni imaginábamos.

Ingredientes (unos 18 cruasanes)

  • 500 gramos de harina de fuerza
  • 250 gramos de leche
  • 1 sobre de levadura de panadería
  • 75 gramos de azúcar blanco
  • 200 – 250 gramos de mantequilla SIN sal
  • 1 cucharada pequeña de sal
  • 1 huevo para pintar los cruasanes

¿No os lo creéis? Mirad cómo hacía yo cruasanes en 2011, tenía que recurrir al cruasán en bote, y fijaos que auténtica maravilla que hice la semana pasada. Bonitos, ricos y mucho más fácil de lo que pensaba que podría ser.

Si tienes un robot de cocina la dificultad es mínima. Simplemente mezcla la harina, sal, azúcar y levadura 15 segundos a velocidad 1, añade la leche y mezcla durante dos minutos a velocidad 2. Se hará una bola que hay que dejar reposar una hora más o menos hasta que doble su volumen.

Si no tienes robot es lo mismo pero a mano, que como con toda masa hay que poner un buen empeño, aunque no tanto como haciendo pan. Juntamos bien harina, sal, azúcar y levadura y luego añadimos la leche, todo en un bol. Damos vueltas hasta que tengamos una masa consistente que amasaremos durante unos 5 minutos hasta que quede bien compacto. Igual que si tenemos robot de cocina dejamos reposar 1 hora o hasta que doble el volumen.

Ahora tenemos que agregar la mantequilla. Existe un método clásico en el que tenemos que estirar la masa, agregar encima la mantequilla y doblar en paquetes una y otra vez sobre él mismo mientras acabamos de hacer la masa. Yo añado directamente los 250 gramos de mantequilla al robot y lo tengo amasando hasta que queda todo completamente compacto, unos 10 minutos a velocidad 2. Igualmente lo podemos hacer con las manos, aunque es un trabajo algo complicado, y lo suyo será recurrir al método clásico. Es simplemente estirar la masa, estender la mantequilla a temperatura ambiente y doblar sobre si mismo la masa hasta que quede bien repartida la mantequilla.

Yo he hecho ambos métodos y la diferencia es casi inapreciable, así que usa lo que más sencillo te parezca.

Un apunte muy importante. En los ingredientes pone que uses 200-250 gramos de mantequilla. Con 250 yo tuve que añadir un poco de harina de fuerza extra porque la masa quedaba demasiado suelta. Lo suyo es empezar con 200 gramos, y si la masa coge forma quedarnos así. Si eres más amante de la mantequilla usa 250 gramos y añade poco a poco harina mientras se amasa hasta que sea consistente.

Una vez tenemos la masa dejamos reposar unos 5 minutos y sobre una superficie plana extendemos un poco de harina, ponemos la masa y con un rodillo extendemos.

Para conseguir las formas típicas de cruasán tenemos que extender en rectángulo, cortar en cuatro rectángulos transversales y estos en dos triángulos trazando una diagonal. En las fotografías puedes ver esto bien, que parece muy lioso explicado. Estos triángulos los enrollas sobre si mismos y queda el cruasán, que puedes doblar por sus puntas o no, según el tipo de forma que quieras.

receta-cruasanes-07

Precalentamos el horno a 210ºC, pintamos con huevo batido los cruasanes y los metemos sobre una bandeja con papel para horno. En unos 10 minutos estarán listos, pero contrólalos porque hay un punto en el que unos segundos más puede quemarlos, así que cuidado.

Resultado

Un olor para tu casa que va a enamorar a cualquiera y un acompañamiento para el café, merienda, desayuno o cualquier momento para chuparse los dedos. De verdad, es una maravilla de receta, y queda riquísimo.

Tiempo: 10 minutos + 1 hora de reposo

Dificultad: 3/5

Digestión: 4/5

Precio: 3€

frabisa

¿Has hecho cruasanes alguna vez? porque la pregunta no es si te gustan, seguro que sí, no conozco a nadie que no le gusten los cruasanes, son una bomba calórica, pero tampoco hay que comerlos a todas horas, ni siquiera todos los días ni todas las semanas. Si no los has hecho nunca, como para todo hay una primera vez, te invito a que te animes con esta receta.

Te estarás preguntando si es fácil, pues no es difícil, aunque es laboriosa, difícil es resolver ecuaciones (al menos a mí me lo parece) hacer algo que se hace con harina es cuestión de practica encontrarle el punto del éxito aunque éste sea moderado.

La paciencia no está entre mis mejores virtudes, pero haciendo masas he aprendido a ejercitarla y con los cruasanes se necesita mucha. Lo mejor es hacer la parte que toca y en los períodos que toca levados o nevera, olvidarse de ellos, o te aseguro que si estás pensando en los queridos cruasanes todo el tiempo, te vas a estresar porque el proceso es largo.

¿Merece la pena hacer cruasanes en casa? como plan para hacerlos a menudo me parece que uno debe disponer de un tiempo del que yo carezco, pero un día y más si ese día es de invierno, me parece un planazo. Lo más importante es que tú y los tuyos disfrutaréis de unos bollos calóricos (igual que los que venden en las pastelerías y que sirven en las cafeterías pero que no piensas si son calóricos) pero hechos en casa, que llevan mantequilla en vez de grasas industriales y que al final, resultan mucho más sanos y al tiempo están deliciosos.

Receta

  • Ingredientes 12-14 cruasanes
  • – 20 gr. de levadura fresca (8 g de levadura seca de panadería)
  • – 500 gr. de harina de fuerza
  • – 10 gr. de sal
  • – 50 gr. de azúcar común
  • – 55 gr. de huevo (peso sin cáscara) equivale apróx. a un huevo grande.
  • – 125 gr. de leche entera fría
  • – 125 gr. de agua
  • – 250 gr. de mantequilla fría.
  • Para la terminación
  • 1 huevo batido

Elaboración

1- Vierte la harina en un cuenco, añade la levadura fresca desmenuzada, mezcla ligeramente y añade la sal y el azúcar.

2- Incorpora el huevo, el agua y la leche y mézcla ayudándote de una rasqueta.

3- Cuando la masa comience a formarse, vuélcala sobre la superficie de trabajo con la rasqueta.

4- Trabaja la masa durante cuatro minutos, forma una bola, corta una cruz en la superficie y colócala en un cuenco enharinado.

5- Déjala reposar un mínimo de dos horas, puede ser cinco horas o dejarla toda la noche en la nevera.

6- Recupera la masa, enharina ligeramente la superficie de trabajo y siguiendo la forma en cruz natural de la masa, la extiendes desde el centro hacia las cuatro puntas.

7- Pesa la mantequilla, colócala sobre un film transparente con tamaño suficiente para cubrirla.

8- Golpea con el rodillo con pequeños golpecitos el paquete de mantequilla sobre el film transparente para aplanarla hasta que tenga un grosor de apróx. un cm . Deberá ser lo bastante grande como para cubrir toda la parte central de la masa que hemos estirado en cruz.

9- Retira el film transparente de la mantequilla y colócala encima de la masa estirada.

10- Toma cada una de las cuatro puntas de la masa y colócalas sobre el centro de la masa..

11- Extiende la masa con el rodillo girándolo sólo a lo largo hasta obtener un rectángulo de unos 60 cm. de ancho. Intenta toca la masa lo menos posible para no calentar la mantequilla.

12- Cada vez que pases el rodillo suavemente sobre la masa, levántala un poco para evitar que se pegue. 13- Dobla un tercio de la masa hacía la parte central de rectángulo y el otro tercio sobre la ya doblada hasta obtener la forma que ves en la fotografía.

14- Coloca la masa en una tabla, fuente o similar, cúbrela con una bolsa de plástico apta para congelar, déjala abierta y en reposo en la nevera durante 30 minutos apróximadamente.

Dos veces más y no empieces a quejarte, recuerda que estás haciendo una obra de arte.

15- Saca la masa de la nevera y colócala sobre la superficie de trabajo ligeramente enharinada, con los lados cortos en paralelo a ti. Gira el rodillo suavemente a lo largo como antes, vuelve a doblar como ves en la foto, cúbrela con una bolsa de plástico apta para congelar, déjala abierta y en reposo en la nevera durante 30 minutos apróximadamente.

16- Repite el paso anterior una vez más.

17- Después del último reposo, saca la masa de la nevera y extiéndela hasta obtener un rectángulo de apróximadamente 36 cm x 64 cm. y unos 4 mm de grosor.

18- Corta la masa a la mitad a lo largo.

19- Forma triángulos de unos 9 cm. de base por 14 cm. de lado.

20- Haz un corte pequeño en la base que te ayudará a conseguir la forma del cruasán cuando se enrolle la masa.

21- Empieza a enrollar cada triángulo desde la base, tirando muy suavemente de la incisión hacía afuera. No presiones ni aplastes la masa, el enrollado debe hacerse muy suavemente.

22- Coloca los cruasanes en la bandeja de hornear dejando espacio suficiente entre cada uno para evitar que cuando se expandan durante el levado no se peguen.

23- Pinta los cruasanes con huevo batido, procura que en los pliegues no haya exceso de huevo .

24- Deja levar los cruasanes en un lugar templado y alejado de las corrientes de aire durante apróximadamente dos horas. No tengas prisa en este paso, si es invierno a lo mejor necesitas una hora más, es importante un buen levado para que la mantequilla se mantenga en su sitio y nos proporcione un buen hojaldrado.

25- Cuando estén levados, vuelve a pintarlos una vez más con huevo batido y hornea en horno precalentado a 210º durante ocho minutos, baja la temperatura a 180º y hornea doce minutos más o hasta que los veas doraditos.

26- Déjalos enfríar sobre una rejilla.

Frabiconsejos: Una vez formados los cruasanes puedes congelarlos y cuando los quieras hornear los sacas del congelador y continúas el paso de dejarlos levar durante unas dos horas como mínimo.

Vende caros tus cruasanes, haz trueques con tu familia y amigos, invítales a un cruasán a cambio de que te laven el coche, limpien todos los cristales de tu casa, algo parecido y que se parezca un poco al esfuerzo que has tenido para hacer este bocado gourmet.

El trabajo ha merecido la pena, vaya lujazo de desayuno o merienda vas a disfrutar.

Otros cruasanes publicados aquí:

Cruasanes franceses

Cruasanes franceses rellenos de almendras – Croissants aux amandes.

Mis primeros cruasanes

Disfrutad!

Bavette – Gastronomía

Ingredientes para 12-14 croissants franceses de mantequilla

  • 500 g de harina fina de repostería (W-80-100)
  • 75 g de azúcar granulado
  • 6 g de sal
  • 100 g mantequilla, con 82 % de Materia grasa (temperatura ambiente)
  • 25 g de levadura fresca (o 10 g de levadura seca)
  • 95 ml leche entera
  • 135 ml agua

Para la placa de mantequilla

  • 250 g de mantequilla fria, con 82 % Materia grasa


Para pintar los Croissants

  • 1 huevo
, 1 yema de huevo, y 30 ml de leche

Como elaborar los Croissants franceses de mantequilla

***

Es muy importante, que antes de empezar la receta, una hora antes aproximadamente, tengamos los 100 g de mantequilla, fuera de frigorífico, a temperatura ambiente.

Colocar la harina en un bol grande, o en el recipiente de la amasadora-mezcladora, si tenemos. Añadimos la sal, azúcar, leche, mantequilla blanda, y levadura, por éste orden. Es muy importante, no poner la levadura en contacto con la sal. Colocamos el accesorio de la pala, y a velocidad media-baja, vamos mezclando y añadiendo el agua progresivamente. Seguimos mezclando, hasta que los ingredientes se junten entre si, y la masa se separe del recipiente.

Volcamos la masa sobre la mesa de trabajo o encimera. Ahora vamos a amasar con las manos, durante 10-12 minutos, hasta obtener una masa lisa, homogénea, y muy elástica. Si al estirarla con las manos, la masa no se rompe, es que ya esta perfecta. Dejamos descansar la masa unos 5-10 minutos, para que se relaje. Entonces, con las manos, o con la ayuda de un rodillo, vamos estirando la masa hasta formar un rectángulo, de 7-8 mm de grosor. La envolvemos con plástico de conservación, y la reservarnos en el frigorífico unas 8 horas, o toda la noche, (el mínimo son 4 horas). Si queréis, éste paso lo podéis realizar la noche anterior.

Preparar la placa de mantequilla

Sacamos del frigorífico los 250 g de mantequilla, y la colocamos entres dos papeles de horno, o entre dos plásticos. Con la ayuda de un rodillo, vamos a ir aplanando, y estirando la mantequilla, con pequeños golpecitos como se muestra en el video. El objetivo es formar un rectángulo de mantequilla, que sea aproximadamente la mitad del tamaño de la masa. Con los dos papeles, tapamos perfectamente la placa de mantequilla, y la guardamos en el frigorífico, 20 minutos.

Después de las 4-8 horas de reposo, sacamos la masa de la nevera. En la mesa de trabajo enharinada, colocamos la masa, la estiramos un poco más en forma de rectángulo de unos 6-7 mm de grosor. Colocamos la placa de mantequilla en la mitad inferior del rectángulo de masa. Cubrimos la mantequilla, con la otra mitad de masa, como si fuera un libro, de manera que la mantequilla quede bien tapada.

Los pliegues

1º Espolvoreamos un poco de harina en la mesa de trabajo, y en el rodillo. Giramos la masa ¼ de vuelta, de manera que la doblez nos quede a la derecha. Estiramos la masa primero longitudinalmente, y después le damos un poco de anchura. Estiramos la masa, siempre partiendo desde el centro hacia el extremo, y desde el centro al lado contrario, hasta volver a tener la masa a unos 7 mm. de grosor. Teniendo cuidado de no trabajar la masa demasiado para no introducir la mantequilla.

2º Giramos de nuevo la masa, para colocar la doblez a nuestra derecha. Doblar la parte inferior de la masa hasta 2/3.
 Doblar entonces la parte superior para que toque la parte previamente doblada. Doblar el conjunto obtenido en 2, como si fuera una billetera, para así obtener, 4 capas de masa. Nos aseguramos de eliminar el exceso de harina entre cada doblez. Envolver la masa con plástico de conservación, y reservar en el frigorífico durante 30-40 minutos.

3º Sobre la mesa de trabajo enharinada, colocar la masa con la doblez a nuestra derecha. Estirar de nuevo la masa longitudinalmente, para darle forma rectangular de 6 mm de grosor. Darle un poco de anchura, y doble un tercio de la masa sobre sí mismo empezando por la parte inferior, y cubra con la parte superior para obtener 3 capas de masa.
 Envolver la masa nuevamente y reservar en el frigorífico durante 30-40 minutos.

Cortar y dar forma a los Croissants

Espolvoreamos de nuevo la encimera, con una pizca de harina. Estirar la masa para obtener un rectángulo de 28 X 64 cm y un espesor de 5-6 mm Con un cuchillo afilado grande, o un corta pastas rodante, cortar 1 cm de masa de cada lado del rectángulo, para revelar las capas. El rectángulo final de masa debe ser ahora, de unos 25 X 64 cm.

Con un cuchillo grande, o un corta pastas, cortar unos triángulos de 8 cm de base por 25 cm de largo. Debemos obtener unos 12 triángulos. Colocar los triángulos de masa sobre una bandeja, y reservar en el frigorífico durante 15 minutos.

Con un cuchillo, hacer una incisión de 5 mm en el medio de la base de cada triángulo. Estirar ligeramente la base de cada uno, y envolver suavemente el triángulo sobre si mismo. La punta final debemos colocarla siempre debajo, cerrando la media luna.

Vamos a colocar los croissants en dos bandejas de horno, 6 en cada bandeja, con una separación considerable entre ellos, ya que van a crecer bastante con el levado. Pintamos los croissants suavemente, con la mezcla de huevo, yema y leche. Dejamos los croissants en un lugar templado 2 h y 30 minutos, hasta que casi, tripliquen su tamaño. La temperatura ideal para el levado, son unos 22-24º C.

Hornear


Unos 20 minutos antes del final del levado, precalentamos nuestro horno a 200º C. Cuando los croissants hayan crecido lo suficiente, los pintamos nuevamente con el glaseado de huevo, muy suavemente.

Horneamos los 6-7 primeros minutos a 200º C. Bajamos la temperatura a unos 180º C y horneamos 12 minutos más. Tened en cuenta que, tanto el tiempo como la temperatura de horneado, es orientativa, ya que cada horno es un mundo. Debéis ajustar vuestro horno a la temperatura ideal. Estar atentos en todo momento a la cocción, y retirar los croissants, una vez esté bien dorados, y el color sea homogéneo, es decir, bien dorados por todos los lados. Ya tenemos listos, nuestros croissants franceses de mantequilla, ahora, a disfrutar.

Ettore Cioccia

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *