0

Como hacer jardin vertical

Tabla de contenidos

Hoy os traemos una sencilla forma de hacer tu propio jardín vertical casero. En este caso, será bastante diferente al que ya os mostramos en una anterior publicación y que tanto gustó: Jardín vertical reutilizando botellas de plástico. Este modelo lo podemos usar para interior, ocupando el espacio de un macetero. Vas a poder aprovechar cualquier espacio, por pequeño que sea, para darle un toque verde a tu casa.

¿Qué es un jardín vertical?

Lo primero que tenemos que tener claro es de que hablamos cuando nos referimos a jardín vertical: Una pared de cultivo o muro verde es una instalación vertical cubierta de plantas de diversas especies que son cultivadas en una estructura especial dando la apariencia de ser un jardín pero en vertical, de ahí que también se le conozca como jardín vertical.

Si no dispones de mucho espacio en casa, pero te gustan mucho las plantas y tener un ambiente verde, esta es una muy buena manera de tener tu propio jardín en un espacio reducido. Ocupas el espacio que ocupa un macetero, ya que la idea es que el jardín crezca a lo alto y no a lo ancho.

Muy importante que le dediquemos un tiempo al diseño, a las condiciones particulares que tendrá, ya que cada situación requerirá de unas condiciones diferentes. Un aspecto que tenemos que analizar cuando decidimos montar un jardín vertical es la forma en que estructuraremos las plantas, para hacer un buen soporte para que desarrollen unas buenas condiciones de supervivencia, además de un correcto aporte nutritivo.

Para el sustrato tenemos varias opciones, hidropónico, con tierra, mixto…

También, si no te quieres complicar o no eres muy manitas, existen en el mercado sistemas prefabricados de jardines verticales que dan buenos resultados, caso de Citysens o Mypot.

Debes pensar en el sistema de riego, puedes hacerlo manual o utilizar alguna de las soluciones que existen en el mercado. Su complejidad radicará en el sistema de sustrato escogido. Para un sistema simple con tierra el riego por goteo es el más sencillo y efectivo.

Podemos montar nuestro jardín vertical casero tanto en un macetero de forma independiente, de forma que podamos moverlo cuando lo necesitemos, o montado sobre una pared, donde quedará “fijo”.

Materiales para un jardín vertical casero.

Los materiales que necesitaremos para hacer de forma casera nuestro jardín vertical son:

  • Bambú.
  • Cuerdas.
  • Maceta.
  • Tierra.
  • Una malla.
  • Un cuchillo.
  • Las plantas que queráis, lo mejor es que sean plantas pequeñas.

Cómo se hace un jardín vertical.

En el siguiente vídeo se explica desde los primeros pasos y hasta el resultado final pasado un tiempo desde la fabricación:

Mantenerlos es económico y simple, humedece el ambiente del interior de la vivienda, así mejoramos la situación de confort. Además refresca el ambiente.

Las mejores plantas para un jardín vertical.

Este tipo de jardín se puede diseñar con fines decorativos o hacer un diseño específico, o se puede plantar de forma aleatoria, con plantas de poco volumen o selváticas, con flores y colores o muy sencillo.

También podemos plantar verduras, plantas aromáticas o cualquier otra planta comestible. Así podemos aprovechar nuestro jardín vertical para la cocina.

Las mejores plantas que podemos usar para este proyecto son:

  • Niña en barco.
  • Anturio.
  • Cascara de nuez.
  • Geranio.
  • Helecho.
  • Bromelias.
  • Begonia.
  • Hostas.
  • Lágrimas de bebé.
  • Hoya.
  • Japanese Iris.
  • Rock Lily.
  • Rocio.
  • Cineraria.
  • Peperomia tricolor.
  • Hoja de sandia.
  • Chamaedorea elegants.
  • Oreja de conejo.

La elección de las plantas es un tema de capital importancia. Conocer las distintas interacciones que van a tener lugar entre las distintas especies de nuestro jardín vertical es un requisito indispensable que nos garantizará el éxito o fracaso del jardín. La asociación correcta de las especies de plantas es algo fundamental. También tendremos que tener en cuenta si nuestro jardín estará en el interior o el exterior de nuestra casa, la temperatura ambiente, la luz solar directa o no, entre otros importantes factores.

Deberemos decidir si queremos un jardín pequeño o exuberante, con plantas verdes o de colores, la elección de las plantas dependerán también de estos gustos personales. Debes tener muy en cuenta que la planta recibe el nivel de luz y humedad requeridos.

Proyecto original: instructables.

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

  • 1.9Kshares
  • 1.8K
  • 116
  • 19

Sumario Título Cómo hacer un jardín vertical casero paso a paso Descripción Os mostramos como puedes hacer tu propio jardín vertical casero de una manera sencilla. Una buena opción también para un huerto casero. Autor Redacción Web EcoInventos

Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Te gustan las plantas? Entonces hoy es tu día, porque vamos a enseñarte cómo hacer un jardín vertical. Con estas ideas podrás aprovechar al máximo cualquier espacio de tu hogar y transformarlo en un pequeño oasis verde. Suena bien, ¿verdad?

2 alternativas de reciclaje para aprender cómo hacer un jardín vertical

Nos encanta reutilizar materiales y elaborar con ellos nuevos objetos para casa. Ya te hemos mostrado el paso a paso para crear un jardín vertical con palés, así que en este post te traemos otras iniciativas igual de interesantes. ¡Y la mar de fáciles!

Cómo construir un jardín vertical reutilizando un marco

Este tutorial es obra de El Taller de Jazmín. Anota los materiales, sigue las instrucciones y sorpréndete con este parterre.

Materiales necesarios

  • Un marco de madera que tenga profundidad

  • 4 listones

  • Barniz poliuretánico

  • Pintura de fondo para maderas

  • Pintura del color que desees

  • Un pincel

  • Una plancha de chapa o madera (con idéntica medida al marco)

  • Una rejilla metálica (con la misma dimensión del marco)

  • Unos tornillos

  • Un nivel de burbuja

  • Tierra fértil combinada con turba

  • Musgo y piedrecitas

  • Plantas crasas y suculentas de diversos colores

Pasos a seguir

  1. Coloca los listones en la zona trasera del marco para aportar fondo a la armazón.

  2. Sitúa la rejilla metálica en el lugar donde va ubicado el vidrio del cuadro y fíjala con unas grapas.

    © El Taller de Jazmín

  3. Emplaza la chapa en la zona posterior y afiánzala con tornillos.

  4. Pinta el marco. Para poder sellar el poro de la madera e impermeabilizarlo, usa primero una pintura de fondo para maderas, y luego píntala del color escogido. Si quieres dejarlo en color natural, debes protegerlo aplicando dos manos de barniz poliuretánico.

  5. Añade una capa de sustrato con turba.

    © El Taller de Jazmín

  6. Introduce las plantas a través de la rejilla. Las variedades crasas y suculentas no precisan de mucho riego, de ahí que sean apropiadas para este modelo.

  7. Complétalo poco a poco. Puedes ayudarte de un palito si quieres plantar esquejes.

    © El Taller de Jazmín

  8. Cubre delicadamente con musgo los posibles huecos que hayan quedado. Puedes acomodar algunas piedrecitas en la rejilla y aportar un toque decorativo.

  9. Para asentar el jardín, da unos ligeros golpecitos sobre la mesa de trabajo.

  10. Riega para humedecer la tierra. Procura no encharcarla.

  11. Para colgar tu jardín vertical, espera entre 24 y 48 horas. Así te asegurarás de que las plantas se hayan asentado.

  12. Cerciórate de que está recto empleando el nivel de burbuja.

  13. Recuerda que este tipo de plantas precisan de un riego esporádico. La manera adecuada de hacerlo es mojar la tierra con un rociador.

Cómo crear un jardín colgante a partir de botes de vidrio

En el siguiente video de Cloudlet encontrarás todos los materiales necesarios para realizarlo. ¡Toma buena nota y disfruta con el resultado final de este DIY!

Aprendiendo el valor de la solidaridad y a cuidar del medio ambiente desde la infancia

Los progenitores somos conscientes de la problemática medioambiental actual y no dudamos en practicar el reciclaje, un hábito saludable para mitigar nuestro impacto sobre el planeta. Pero… ¿y los peques? Además de involucrarles en actividades relacionadas con las 3R, podemos concienciarles sobre el cuidado del planeta con juegos constructivos. ¿Necesitas alguna idea para empezar?

Te proponemos la Caperucita con pradera, un ecojuego didáctico de Comercio Justo mediante el cual los niños y las niñas podrán vivir la experiencia de plantar las simientes y observar cómo poco a poco germinan y, al crecer, dan forma al campo de la pequeña protagonista del cuento infantil.

Los peques verán crecer un ser vivo desde la semilla y, de forma amena, se harán responsables de su cuidado para que brote y se desarrolle sano y vigoroso. ¿Qué mejor regalo podemos hacerles que transmitirles desde la infancia nuestro amor por la naturaleza?

Además, como es un juego instructivo de Comercio Justo, al adquirirlo estaremos contribuyendo a ponerle freno a la desigualdad y pobreza del planeta. Colaborar con un tipo de comercio transparente y ético permite que los productores y productoras puedan disfrutar de una vida digna mediante salarios justos, igualdad de derechos entre hombres y mujeres, o ausencia de trabajo infantil.

Esta es solo una de las muchas fórmulas que tenemos para proteger el planeta y ayudar a mejorar las condiciones de vida de colectivos desfavorecidos. Mediante el reciclaje podemos crear jardines verticales y llenar de vida nuestro hogar, y, a través de nuestras compras, podemos promover los beneficios del Comercio Justo. ¡Construir un mundo mejor está en nuestras manos!

‹ › BlogDecoraciones.com

Son muchas las personas que se interesan cada día por cómo hacer jardines verticales paso a paso. Y no sólo personas anónimas, sino que también hay muchas empresas que apuestan por decorar así su edificio. La popularidad de los jardines verticales lleva bastante tiempo en auge, y poco a poco es más habitual verlos en todo tipo de lugares.

Se trata de una estupenda opción de decoración tanto para exterior como para interior. Es una solución sostenible para mejorar la vegetación de la zona, aún teniendo poco espacio. Y presenta muchos beneficios ecológicos y medioambientales:

  • Un metro cuadrado de este tipo de jardines genera el oxígeno equivalente al que necesita una persona durante todo un año.
  • Una fachada de cuatro plantas cubierta por jardines verticales filtra al año 40 toneladas de gases nocivos.
  • Reduce hasta 10 decibeliso de contaminación acústica.

Y además, mejora el rendimiento de las personas que trabajan rodeadas de vegetación.

Cómo hacer jardines verticales

Plantearse cómo hacer jardines verticales no es sólo una cuestión de estética. Supone mucho más. Por ejemplo, un edificio cubierto de plantas en una de sus fachadas reduce hasta 5 grados la temperatura interior, siendo un gran aislante en verano. Este es uno de los principales motivos por los que se instalan en las grandes ciudades donde la contaminación y el exceso de tráfico ha aumentado la temperatura.

Hay muchas formas de hacer jardines verticales, de manera más casera o más profesional. Y es de todo eso de lo que vamos a hablar en este artículo.

En esencia, los jardines verticales se pueden hacer con una estructura vertical por la que trepen las plantas o mediante paneles de tierra donde se colocan las plantas y que se sitúan de forma vertical.

A la hora de elegir las plantas que se van a instalar hay que tener en cuenta si es un jardín de interior o de exterior, el clima local, las condiciones de crecimiento y la ubicación del jardín. En cualquier tienda especializada te ayudarán a tomar las mejores decisiones.

Materiales para hacer jardines verticales

Los materiales para hacer jardines verticales varían mucho en función del tipo de jardín. Por ejemplo, para jardines que ocupen una pared entera, hay que tener un sistema de riego, un sustrato firme que soporte el peso, y una buena estructura con profundidad suficiente para guantar todo el jardín.

En los jardines caseros o de interior, el proyecto es de menor envergadura, y es más fácil producir jardines verticales de una manera más casera y cómoda.

En cualquier caso, a gran o a pequeña escala, lo mínimo que necesitas es:

  • La estructura vertical en la que colocar el jardín.
  • La tierra o sustrato.
  • El sistema de riego, si se requiere.
  • Las plantas.
  • Sujeciones firmes a la pared.

Y por supuesto, las herramientas de jardinería básicas para poder cuidar las plantas como se merecen.

Cómo hacer jardines verticales paso a paso

A la hora de pensar en cómo hacer jardines verticales paso a paso, lo más importante es tener clara la estructura. Se trata de una especie de caja, en la que se va a poder poner el sustrato sobre el que crecerán las plantas. Por eso debe ser algo firme y sólido, capaz de aguantar el peso. Y con una rejilla que evite que todo caiga hacia delante.

En los jardines verticales caseros se necesita algo similar al siguiente ejemplo:

En los jardines verticales profesionales, el trabajo es muy parecido, solo que se realiza a mayor escala. Una vez que se ha fijado la estructura con toda la tierra dentro, sólo hay que plantar las plantas de la manera deseada, y cuidarlas poco a poco.

Ideas para hacer jardines verticales

Además de los jardines de pared entera, hay muchas otras formas con las que llevar un jardín a un espacio vertical. Incluso, aunque tu idea sea acabar con un gran jardín, puedes empezar con algo más pequeño e ir creciendo.

Una de las ideas más básicas consiste en plantar las flores y plantas en pequeñas macetas, instaladas sobre una estructura vertical. Es una buen forma de ir preparando la vegetación, y dejando que crezca, hasta que esté lista para pasar a formar parte de jardines verticales completos.

Similar a esa primera idea, y muy popular, es la opción de utilizar palés. Se utilizan a modo de caja, con tierra o macetas dentro. De esta manera se va dirigiendo a las plantas para que crezcan hacia el frente y no hacia arriba. Pueden ser una idea definitiva, o un paso intermedio antes de llegar a los jardines completos.

Y si tienes claro que quieres un jardín vertical, pero aún no estás listo para encargarte de una pared entera, puedes crear uno o varios más pequeños. Delimita el espacio, a modo de marco, y trabaja esa zona con mimo y cuidado. Poco a poco verás si puedes ampliar el jardín, o ir creando nuevas zonas.

Consejos para jardines verticales

A la hora de crear este tipo de decoraciones hay que tener muy en cuenta los consejos para jardines verticales:

  • La estructura es la base de todo, debe ser sólida y firme para evitar derrumbes o accidentes. Dedica tiempo a este aspecto antes de pasar a lo siguiente.
  • Es muy importante el control y estudio del sustrato utilizado y las condiciones ambientales.
  • Se deben seleccionar cuidadosamente las plantas, eligiendo especies que puedan aguantar y crecer bien en verticalidad.

Además, el sustrato debe ser prieto y no arenoso, para no estar en constante caída, ensuciando todo y perdiendo calidad dentro de la estructura.

Y una vez que esté instalado, se debe cuidar el jardín como cualquier otro. Tratar a las plantas con dedicación y cuidado. Podarlas, mimarlas y evitar que sufran plagas o problemas de salud que se puedan contagiar entre ellas. Cada planta requerirá un cuidado diferente, por eso lo mejor es elegir especies compatibles y fáciles de convivir entre ellas.

Sigue aprendiendo todo sobre los jardines y sus posibilidades con esta selección de artículos temáticos:

  • Ideas para decorar el jardín en invierno
  • Tipos de muebles de jardín
  • Jardines con todo

Cómo hacer jardines verticales paso a paso | Materiales, ideas y consejos 3.93 / 5

Jardín vertical: 4 formas de tener uno en casa

No hay límites de espacio cuando nos referimos a vegetación y naturaleza, siempre hay un buen rincón o hueco para colocar una planta o una maceta con hierbas aromáticas. Las plantas son vida y crean ambientes estupendos en el hogar.

Queremos mostrarte algunas ideas que puedes llevar a cabo para construir o crear un jardín vertical en una pared cualquiera de tu casa. Es decir, para transformar la pared en un verdadero jardín. Con algo de creatividad conseguiremos efectos ópticos muy buenos. Te contamos lo que puedes hacer de forma fácil y segura.

Transformar una pared en un jardín vertical es sencillo

Si estás cansado de tus macetas o de ver siempre tus plantas a lo lejos en tu jardín, aprende a realizar o inspírate en estos jardines verticales para decorar tu hogar.

Puedes ayudarte de elementos cotidianos como las cajas de madera, botellas de plástico o tarros de vidrio. Son materiales muy sencillos de conseguir, económicos y que se pueden transformar fácilmente para que sirvan de base para nuestras plantas.

Jardín vertical en tu cocina

Una de las opciones más prácticas es realizar uno de estos jardines verticales en nuestra cocina aprovechando cualquier rincón pequeño donde quepan unas macetas para sembrar hierbas aromáticas o plantas pequeñas que nos den frutos.

Siempre dentro de los espacios de tu cocina puedes utilizar una pared para levantar un jardín vertical donde puedas plantar todo lo que desees. Desde fresas hasta lechugas, no hay límites. Puedes construir los recipientes con materiales reciclados. También puedes comprar unas macetas preparadas ya para ser colocadas en una pared.

Jardín vertical en la fachada de nuestra casa

Puedes utilizar la misma fachada de la casa para transformarla en un jardín vertical. Piensa qué tipo de vegetación sembrarás porque deberás tener en cuenta la incidencia del viento y de los rayos de sol.

Además, tienes que buscar materiales aptos para evitar filtraciones en las paredes de casa, porque no queremos que el agua se filtre en ellas por culpa de nuestro jardín. Una idea para evitarlo es comprar o colocar macetas de madera o latas de aluminio y cubrirlas con una malla de lona impermeable.

Te puede interesar: Jardín en tu terraza, las mejores y más sencillas ideas para hacerlo

Transformar una pared del interior de tu casa

Si quieres darle un toque original y de color a la pared de tu casa, te aconsejamos que coloques un jardín vertical en tu salón.Los jardines verticales no tienen por qué ocupar mucho espacio, ya que dependerá de la parte de la pared que quieras cubrir.

Con ellos crearás espacios en tercera dimensión; además, añaden un toque estético y divertido a cualquier pared que escojamos. Así mismo, mejorarás la calidad del aire de tu casa y no tendrás que estar moviendo macetas para limpiar cada rincón. Los jardines verticales son una forma de ganar espacio y limpieza.

Las plantas extraen el dióxido de carbono y son capaces de absorber contaminantes como el formaldehído, que se encuentra en algunos tintes textiles que se utilizan para teñir alfombras o se colocan en las resinas de los suelos.

También puedes añadir jardineras verticales para separar espacios. Si tienes paredes en medio o una columna, puedes cubrirla de plantas para que visualmente ayude a separar esos espacios.

Otra forma de colocar estas plantas verticales es ayudarse de una escalera de madera;puedes dejarla apoyada en la pared para que no tengas que agujerearla ni hacer ninguna obra.

Plantas en tu lugar de estudio

La vegetación tiene un efecto en el ser humano muy bueno; las plantas, arbustos y árboles nos calman y nos brindan propiedades beneficiosas sin que nos demos cuenta. Se ha estudiado que la vegetación puede mejorar nuestra mente y es beneficiosa para nuestro cerebro.

Este emplea mucha energía durante el día y necesita de un receso por las noches para desconectar y reponer fuerzas. La fatiga mental puede ser regenerada en casa si disponemos de un espacio adecuado para ello. No solo el dormitorio es importante, sino también el lugar de estudio y de trabajo en el hogar.

Haz un jardín vertical en la habitación donde sueles pasar más horas de concentración; con ello conseguirás mejores resultados con menos cansancio. Tu productividad se verá aumentada y, además, le darás un toque decorativo estupendo.

Lee también: 10 plantas que puedes cultivar fácilmente en tu jardín

Los jardines que se colocan de forma vertical necesitan menos cantidad de cuidados; nos referimos a que no corremos el riesgo de tener una plaga de insectos. Esto ocurre porque los bichos lo tienen más complicado para llegar a las flores, raíces o tierra.

Como puedes comprobar,no hay límites en cuanto a la vegetación en un hogar, esperamos que te hayas inspirado para realizar y colocar tus propios jardines verticales, ya no tienes excusa para no transformar una pared en un precioso paisaje.

Las mejores ideas en Jardines Verticales Interiores

Un jardín vertical es una instalación vertical cubierta de plantas de diversas especies que son cultivadas en una estructura especial dando la apariencia de ser un muro verde. Los jardines verticales pueden ser utilizados en distintas construcciones tanto interiores como exteriores y surgen como un nuevo concepto de zona verde en los edificios de las ciudades para maximizar el espacio.
Integrar la vegetación con la arquitectura de forma natural tiene muchos beneficios y así lo han verificado algunos estudios y todos coinciden en que incorporar jardines verticales en nuestros edificios mejora nuestra calidad de vida.
Toda zona verde, incluidos los jardines verticales, actúan de forma positiva en el clima de la ciudad, en la retención de polvo y substancias contaminantes, filtran hasta el 85% del aire produciendo oxígeno y nos protegen de la radiación solar. En concreto, los jardines verticales actúan como aislante térmico y acústico para el edificio y disminuyen la diferencia de temperatura que sufren los materiales a la intemperie. En definitiva, mejora la eficiencia del edificio, la calidad de vida de las personas y hace lo más bello.

¿Cómo Hacer Jardines Verticales Interiores?

Al igual que hay diversos sistemas de construcción de jardines verticales, (sistemas de construcción de fachadas verticales) existen diversas técnicas para construir jardines verticales interiores. Eso sí, se debe conocer muy bien cada elemento de la instalación para evitar cualquier problema que pueda surgir. Por ello, para la construcción de jardines verticales interiores hay que tener en cuenta el diseño, el sustrato a utilizar, el riego y las plantas.

Para el diseño de jardines verticales interiores es crucial tener claro el diseño de un jardín vertical interior para evitar problemas a posteriori y se deben considerar factores como si el jardín va a recibir la luz del sol directamente o a qué temperaturas va a estar expuesto. Es importante conocer los tipos de sustrato, sus ventajas e inconvenientes para elegir el que mejor se adapte a tus necesidades. Una vez elegido el sustrato, ya se puede pensar en el riego, dependiendo del sustrato que se va a utilizar se necesitará un sistema de riego más complejo o más simple.

La elección de plantas para jardines verticales también es importante y dependiendo del tipo de plantas se usará un sistema de riego u otro o un tipo de sustrato concreto. Una vez claras todas estas premisas es hora de empezar a construir nuestro jardín vertical.

En el siguiente vídeo podrás ver cómo se construye un jardín vertical interior.

Los jardines verticales son una buenísima alternativa a las zonas verdes de las ciudades por el poco espacio que ocupan. Por eso, se ven muchísimos jardines y ecosistemas verticales en ciudades. Pero no solo por fuera de los edificios, sino tambíen dentro de oficinas, viviendas y centros comerciales.

A continuación te mostramos las mejores ideas para jardines verticales interiores.

Jardín Vertical Interior para la Cocina

Estructura para jardín interior vertical con espacios para colocar macetas inclinadas. Perfecta para plantas aromáticas y utilizarlas para cocinar.

Fuente: stylemotivation.com

Si no hay tanto espacio disponible, este puede ser otro ejemplo de jardín vertical para cocina.

Fuente: Casaydiseno.com

Pared como Jardín Vertical Interior

Perfecto para salón o comedor. Los jardines verticales interiores en pared dan un toque verde y sofisticado a la estancia y aumenta la sensación de confort de la habitación.

Jardines Verticales Interiores en Edificios Públicos

Cada vez vemos más edificios con zonas verdes interiores, sobre todo los centros comerciales, edificios públicos y grandes empresas.

Cuadros de Jardines Verticales Interiores

Como si de una obra de Van Gogh se tratara, este tipo de jardín vertical crea un ambiente sutil a la habitación. Los hay más llamativos y más discretos.

Se puede jugar con los diseños y los tamaños, hay un sin fín de posibilidades.

Jardines Verticales Interiores en Baños

Crea un oasis moderno y sencillo en tu baño, las duchas nunca habían sido tan relajantes.

‹ › EspacioHogar.com

Una de las últimas tendencias que más se dan en las casas es las de disponer de un jardín vertical, con el que además vamos a disfrutar del beneficio de tener plantas en casa. Si quieres tener uno, y no sabes de qué modo, nosotros te damos las pautas de cómo jardines verticales en casa.

Jardines verticales ¿qué son?

Un jardín vertical como su propia palabra indica es un tipo de jardín, que se dispone en una pared del exterior, y también del interior.

De este modo, no solo podemos lograr tener un jardín en casa ahorrando espacio, sino que además podemos tapar todo tipo de imperfecciones, o agujeros que no queremos que se vean.

Cómo son los jardines verticales

Un jardín vertical cuenta con opciones que serán muy diversas, ya sea por el tipo de plantas que podamos colocar en él, o si por ejemplo se dispone en una pared grande, en una que sea pequeña, o por todas las paredes del jardín, de la terraza o de una habitación de la casa.

En cuanto al tipo de plantas que son recomendables para un jardín vertical podemos encontrar de muchos tipos aunque las que mejor nos van a ir, o a las que más partido se le pueden sacar, serán las trepadoras.

Este tipo de plantas ya de por sí, se ven y crecen mejor cuando se disponen o se colocan de un modo vetical aunque a ellas se le pueden sumar además flores y plantas que sean de hojas grandes de modo que tapen mejor la pared en la que se coloquen.

Veamos ahora cómo podemos hacer un jardín vertical de manera sencilla y con el que tu casa o jardín, tendrá un aspecto completamente renovado.

Cómo hacer jardines verticales en casa

Jardín vertical sencillo con unas maderas

Para hacer un jardín vertical de manera sencilla, podemos intentar hacer uno como el que vemos en la imagen superior. Para ello necesitamos:

  • Maderas de igual tamaño
  • Cuerda
  • Macetas pequeñas
  • Plantas
  • Sierra o taladro
  • Ganchos
  • Clavos

Cogemos cada una de las maderas y deberemos medir el perímetro de las macetas para hacer con la ayuda de un taladro especial que es capaz de hacer esos círculos como vemos ahora:

Una vez hechos los orificios para las plantas, necesitamos hacer los agujeros, más pequeños en los extremos de cada madera para pasar por ellas, la cuerda con la que colgar el grupo de maderas y crear nuestro jardín vertical.

Tan solo nos quedará colocar cada planta con su maceta y si todas son iguales, tendrá un encanto muy especial y se verá muy bonito.

Jardín vertical con un palé

Otra idea que os proponemos sobre cómo hacer un jardín vertical para casa, será la de utilizar un palé que para empezar, podemos pintar de un color especial.

Luego lo colocamos en la pared, para ello puedes colgarlo con la ayuda de unos clavos, de unos ganchos o incluso de silicona caliente.

Luego bastará con coger unas cuantas macetas que sean pequeñas o de tamaño mediano, y se colocan entre las tiras del palé.

Para colgarlas, podemos utilizar ganchos, como tiras o incluso gomas y a cada maceta le colocaremos además su planta o flor correspondiente.

Jardín vertical con un mueble

Seguimos viendo cómo hacer un jardín vertical en casa, y la verdad es que para estos podemos encontrar ideas que son realmente originales.

De este modo, si tienes un mueble como el de arriba, que vayas a tirar, qué mejor que sacarlo a la terraza y al jardín y colocar dentro unas cuantas flores.

Para ello deberemos colocar las plantas con su maceta (para que puedan vivir sin problemas), o colocamos dentro arena, y podemos intentar plantar nuestras plantas dentro del mueble en cuestión.

Jardín vertical con cajas de madera

También podéis elaborar vuestro jardín vertical en casa, con unas sencillas cajas de madera, que podemos comprar o de hecho reciclar si tenemos unas cuantas cajas en casa.

Las colocamos como arriba, dispuestas de modo que hagan una especie de escalera (incluso se pueden pegar con un poco de silicona), y luego se colocan las plantas dentro.

Jardín vertical con macetas en una verja

También podemos hacer un jardín vertical con una idea tan sencilla como la de colocar unas macetas en una verja.

De este modo, no nos hace falta que nuestro jardín vertical esté colocado en una pared. Coloca una verja como la de arriba con la ayuda de dos palos o maderas.

Luego coge macetas que sean pequeñas, y que podamos colgar con la ayuda de ganchos o de alambres, cada una de ellas con distintas flores o tipos de plantas.

Hacer un jardín vertical pequeño con cápsulas de café

Tras haberos explicado cómo hacer un jardín vertical en casa, tenemos la opción de intentar hacer otro que sea incluso más sencillo que el anterior.

Desde la web de @RECICLADOCREATIVO encontramos este ideal jardín vertical con càpsulas de café que tiene un encanto especial y que una vez hecho, podemos disponer en cualquier rincón de la casa.

Qué se necesita

Primero necesitamos los materiales para poder hacer nuestro jardín vertical sencillo, con cápsulas de café.

De este modo necesitarás:

  • Unos clavos
  • Martillo
  • Maderas
  • Capsulas de café
  • Pétalos de flores

Colgar los clavos y las cápsulas

El siguiente paso para nuestro jardín vertical con cápsulas de café será el de colgar estas en las maderas que hemos elegido.

Cogemos los clavos, y los clavamos a la madera, dejando una distancia prudencial para que podamos colocar las cápsulas sin problema.

Hemos de hacer un agujero en cada cápsula y así podemos conseguir que se queden colgadas en los clavos colocados previamente.

Coloca pétalos en cada cápsula

Llega el momento de acabar nuestro jardín vertical. Para ello, tan solo tenemos que coger unos cuántos pétalos (naturales o artificiales), y colocar cada uno de ellos en las cápsulas colgadas.

¡Y ya está! Ya tendréis hecho vuestro jardín vertical a partir de cápsulas de café recicladas, que adornará con mucho encanto cualquier pared de vuestra casa.

Artículo de interés:

  • IDEAS PARA DECORAR JARDINES PEQUEÑOS Y MODERNOS

Cómo hacer jardines verticales en casa 4.80 / 5

El paisajista Fernando Pozuelo nos asesora en material de jardines verticales. Son tendencia y es fácil lucirlos en casa. Ya no solo ocupan fachadas en exteriores y locales sino que los espacios interiores también acogen su frescura. s interiores como los hogares.

Foto, de Pot Shop Grow Center de Juan Carlos Triviño y David Samaniego.

Para Pozuelo, «esta tipología de jardines se han convertido en la nueva tendencia para integrar plantas y flores en el hogar. Estos nuevos espacios generan una decoración natural de gran belleza». Las presencia de las plantas hace que el espacios esté en contacto con la naturaleza.

Además, no hay que olvidar que «este tipo de jardín ahorra espacio, al ser vertical, y tiene un escaso coste económico», recuerda Fernando Pozuelo.

Existe una gran variedad de formas y estilos para cultivar y cuidar los jardines verticales integrados en el hogar. Hay muchas opciones para crear tu jardín, en una pared completa, en macetas, en estructuras, pero el más común para interiores y para adentrarse en este mundo es «plantar vegetales sobre un marco de madera y fijarlo a la pared. Para ello, solo se necesita tener una estructura y un poco de imaginación. La estrcutura puede ser de madera, metal, cuerda o algún objeto antiguo o en desuso. Sobre esta estructura se introduce espuma tipo ‘oasis’ como lecho para anclar las plantas. Pincha todas las plantas liofilizadas, o en su caso, réplicas de plantas naturales. El propio jardín vertical se puede aromatizar con agua y algunas gotas de jazmín pero, en general, no necesita cuidados y las especies se pueden cambiar para conseguir diferentes jardines según temporadas y épocas. Una de las principales ventajas de los jardines verticales con especies liofilizadas o réplicas es que no generan gasto de agua, por lo que se ahorra en problemas de humedad». Así explica el paisajista cómo crear tu propio jardín vertical en casa.

Fernando Pozuelo – www.fernandopozuelo.com

Si no dispones de terraza donde plantar tu propio huerto o simplemente te apetece modernizar tu decoración verde, existe una alternativa muy creativa pensada exclusivamente ti: el jardín vertical. Seguro que ya lo viste en algunos edificios, por lo cual te preguntaste: ¿cuánto me costará hacer ese tipo de trabajo tan sofisticado? No te preocupes, sabes que nos gusta brindarte alternativas para que lo hagas tú mismo. Por eso, en esta ocasión te presentamos 6 opciones para que tengas un jardín vertical en casa.

¿Qué son los jardines verticales?

Los jardines verticales son muros vegetales colocados en posición vertical, que pueden instalarse tanto en interiores como en exteriores. Dan la sensación de que salen, directamente de las paredes. Estos, más allá de lucir lindos aportan beneficios como regular la temperatura de los interiores, absorber gases contaminantes y el polvo. Surgen como una alternativa sustentable para reciclar el aire de las grandes urbes.

Palés de madera

Una manera muy sencilla y creativa de tener tu jardín vertical es montarlo en palés de madera. Para ello busca tablas del tamaño que quieras hacer tu edén. Clávalas formando un cuadro y empótralas en la pared con tornillos y taquetes. Coloca ganchos de metal pegados a la madera, para colgar las macetas.

Fuente: http://www.estiloydeco.com/crea-tu-propio-jardin-vertical/

Jardines colgantes

¿Recuerdas la leyenda sobre los jardines colgantes de Babilonia? Aunque era un mito antiguo tú puedes tenerlo en la terraza o el interior de tu hogar. Para ello debes conseguir cuerda o una cadena de metal, como las que usan los columpios en el parque. La idea es instalar maceteros entre dos cadenas que bajen del techo al piso. Primero instala las cadenas en el techo, con una placa de metal y tornillos. Luego puedes usar cajas de plástico recicladas para hacer los contenedores de las planta. Incorpóralos a las cadenas y decóralos combinando con el diseño de tu casa.

Fuente: http://dimensionad.cl/2015/01/26/huertas-caseras-y-jardines-verticales/

Muros verdes con fieltro

Los clásicos muros verdes que ves en los edificios de los grandes corporativos, por lo regular se construyen con una base prefabricada de foami, donde se colocan porciones de tierra y semillas para hacer crecer plantas. Puedes retomar esta idea con un lienzo de fieltro que puedes conseguir en las tiendas de telas. Corta unos retazos y cóselos en el lienzo, formando bolsitas. Una vez que tengas lista la base adáptala a la pared que quieras. Puede lucir muy bonito en la entrada de tu casa. Consulta en un vivero cuáles son las semillas aconsejables para plantar en este muro. Siempre indicándoles cuánta luz natural y directa recibirán.

Fuente: http://fitorremediaciondelaireinterior.blogspot.mx/2013/07/jardines-verticales-paredes-tapizadas.html

Cajoneras verticales

La madera nos permite hacer gran cantidad de cositas para decorar el hogar, entre ellas cajoneras verticales para tener tu propio jardín. Para ello, consigue una tabla de 40 cm de ancho x 405 centímetros de largo, es decir, poco más de 4 metros. Pide en la maderería que te corten 3 rectángulos de 60 cm, uno de 1 metro y 3 cortes transversales en rectángulos de 60 cm para obtener 6 triángulos. Primero ajusta con tornillos y la tabla grande (de 1 m) a la pared que elgiste. Luego clava los triángulos – en forma de escuadra – a la tabla más grande. Después agrega las tres tablas pequeñas a cada par de triángulos y afiánzalas con clavos. Ahora sólo te resta agregar tierra, semillas y agua.

Fuente: http://www.estiloydeco.com/jardines-verticales-en-la-cocina/

Jardineras en biombo

Los biombos también pueden aportar vida a tu hogar, ya que funcionan muy bien como base para una jardinera vertical. Dale una segunda vida a ese biombo y utiliza un poco de fieltro para crear las bolsitas contenedoras de las semillas. La ventaja que te ofrece este tipo de jardín vertical es que, si te cansas de tenerlo en un sitio lo puedes mover a otro.

Fuente: http://decoracion.facilisimo.com/ideas-de-disenos-para-jardines-verticales_1951823.html

En macetas

También puedes sacar tu lado creativo y hacer un montaje en forma de árbol con alambre y metal. Lo mejor es que lleves tu diseño al herrero para que pueda soldar unas bases a la figura donde colocarás las macetas. Una vez que te entregue el arbolito metálico instálalo en la pared que quieras y agrega macetas con las plantas que más te gusten.

Fuente: http://www.estiloydeco.com/ideas-para-pequenos-jardines/

Recuerda que para mantener lindo tu jardín vertical es importante que lo coloques en un sitio donde reciba suficiente luz. Riega las plantas cada tercer día para que conserven su vitalidad. Si quieres más consejos para decorar tu hogar visita nuestro blog.

Son muchos clientes, estudiantes de ingeniería, jardineros o arquitectos los que se interesan por cómo hacer un jardín vertical en la actualidad. Existen diversas técnicas para construirlos paso a paso, sin embargo, para la correcta puesta en marcha y construcción de los mismos es necesario conocer con exactitud cada elemento de la instalación y cada posible problema que pueda surgir en su ejecución.

En Paisajismo Urbano, empresa líder en el diseño y construcción de jardines verticales, siempre desaconsejamos los sistemas basados en paneles, geomallas, o en macetas superpuestas para la construcción de jardines verticales, ya que su estética final resulta muy artificial en un entorno en el que la naturalidad es un factor indispensable. A través de una serie de conocimientos básicos, y tras varios ensayos y errores, aprender a hacerlos se convertirá en una tarea sencilla.

Gracias al sistema f+p patentado de creación de jardines verticales desarrollado por Ignacio Solano, la construcción de nuestro jardín vertical se realizará de la forma más natural posible y con la máxima garantía de supervivencia.

Nuestros sistemas para hacer un jardín vertical paso a paso

La construcción de este tipo de jardines está basada en la capacidad natural de las plantas para sobrevivir de forma suspendida. Por este motivo, las plantas que se utilizan no son en ningún caso, difíciles de encontrar. Algunos de los aspectos que debemos tener en cuenta en su construcción son:

  • Un jardín vertical es un sistema de jardinería arquitectónica basado en el control de nutrientes, bacterias y hongos micorrizas, y en la simbiosis interespecífica de la selección de plantas. Por tanto, conocer las plantas que usaremos en su construcción y las interacciones que tendrán lugar entre las distintas especies es un requisito fundamental para garantizar el éxito del trabajo.
  • Es muy importante el control y estudio del sustrato utilizado, las condiciones ambientales y las características físico-químicas del medio. Otros factores como la luz, la temperatura y la humedad sólo serán relativamente controlables en jardines verticales de interior. En la construcción de los de exterior será necesario adaptarse a las condiciones ambientales de la zona y a sus especies vegetales.
  • Parte del secreto de cómo hacer jardines verticales reside en el control de los desequilibrios que puedan surgir, tales como el pH, la conductividad del agua, los gases disueltos o la salinidad, así como la textura, la porosidad, y la profundidad del sustrato. Estos factores químicos y edáficos son controlados mediante sensores que alertan de los desequilibrios que puedan surgir.
  • Las plantas empleadas deben ser seleccionadas cuidadosamente, ya que en estos ecosistemas es necesario crear una asociación de especies en busca de mutalismos e interactuación de todas las plantas, bacterias y hongos implicados, en el que unos y otros obtienen beneficios.

Por tanto, a la hora de construirlos, se deberá analizar primero la manera en la que las plantas que conformarán nuestro jardín encuentren un soporte mecánico que les ofrezca las condiciones óptimas de supervivencia y un aporte nutritivo correcto. De esta manera se garantizará que puedan vivir en esta posición estresante y no sólo desarrollarse, sino tener mejor aspecto que las que viven en el suelo.

Mini curso para hacer un jardín vertical

1. El diseño de jardines verticales

Lo primero que debes hacer para crear tu propio jardín vertical es pensar en el diseño que va a tener. ¿Quieres un jardín monocromático en tonos verdes o prefieres que tenga diferentes colores? ¿Quieres plantas que no sobresalgan mucho o prefieres más un trozo de selva en casa?
Dependiendo de estos factores deberás pensar qué plantas vas a utilizar y cómo distribuirlas en tu jardín vertical. Para ello deberás considerar factores como si el jardín va a recibir sol directo o va a estar a la sombra, si va a ser interior o exterior, o las temperaturas a las que va a estar expuesto.

2. Sustrato y herramientas

Actualmente existen muchas opciones para la construcción de jardines verticales, siempre que hablemos de pequeños jardines verticales domésticos. Antes de comenzar la ejecución de tu jardín vertical consigue información sobre las diferentes opciones de sustrato que existen (hidropónico, con tierra, mixto…), de sus ventajas y sus inconvenientes y escoge el que mejor se adapte a tus necesidades.

CONSEJO: Puedes comprar un sistema prefabricado para la realización de jardines verticales con resultados demostrados, como por ejemplo HydroWall.

3. Riego de un jardín vertical

Tras haber instalado el soporte y el sustrato en el lugar donde vas a emplazar el jardín vertical, el siguiente paso es la instalación del sistema de riego. Dependiendo del tipo de sustrato que has escogido para tu proyecto necesitarás un sistema más complejo o más simple. Si, por ejemplo, has elegido un sistema modular con tierra, únicamente necesitarás un sistema de riego por goteo.

Si tienes alguna duda en este aspecto la mejor opción es recurrir a un profesional de tu zona, ahorrarás tiempo y dinero.

4. Por último, las plantas

Una vez tu pequeño jardín vertical está montado, tiene el riego en funcionamiento y has comprobado que todo funciona correctamente es el momento de incorporar las plantas. Sigue el diseño que has realizado y coloca cada planta en el mejor lugar para ella. Asegúrate de que todas reciben los niveles de luz y humedad adecuados, puesto que el exceso o el defecto de alguno de ellos podría convertir tu jardín vertical en un muro seco.

Video de la construcción de un jardín vertical

Los jardines verticales, un regalo de la naturaleza

Los jardines verticales existen de forma inherente en la propia naturaleza, puesto que las plantas se desarrollan perfectamente en barrancos y acantilados, siempre y cuando cuenten con las condiciones óptimas para su desarrollo. La construcción de estos busca emular esta capacidad natural de las plantas, por lo que es necesario contar con un conjunto de conocimientos de botánica, ingeniería e hidroponía, que como toda ciencia o arte, requiere de años de experiencia, prueba, ensayo y error hasta dar con las claves para saber cómo hacerlos.

Desde Paisajismo Urbano ponemos a tu alcance el know how adquirido durante más de diez años desarrollándolos, para que puedas obtener los conocimientos necesarios en su construcción en un corto espacio de tiempo.

Hacer un jardín vertical puede parecer complicado, pero con esta guía paso a paso entenderás que una buena fase de diseño tendrás gran parte del trabajo hecho.

Los jardines verticales son increíbles y espectaculares, permiten ahorrar espacio, cultivando sin necesidad de tener una terraza grande o un jardín, sólo necesitas una pared.

Pero tienen un pero:

Si no se diseñan bien, no duran nada.

Recuerdo mis primeros jardines verticales, hechos con palets o con materiales que encontraba por casa, eran preciosos, quizás es el amor de madre hablando, pero a mi me tenían maravillada. El problema venía cuando pasaban los meses, y por más tiempo de madre dedicada en cuerpo y alma que les diese, no terminaban de mantenerse como el primer día.

Total, que me puse a investigar qué estaba haciendo mal.

Y no fué una ni dos cosas, eran casi todas las que estaba haciendo mal: no escogía los materiales necesarios según la ocasión, ni tenía en cuenta muchísimos factores muy importantes a la hora de cultivar en vertical. Hoy he recopilado todos mis apuntes, artículos y técnicas para que tú puedas empezar un jardín desde 0 y verlo crecer libre e independiente. Pero la cosa no acaba ahí, el Plantea team ha querido dar un paso más y hemos diseñado uno con todos estos criterios y consejos, y el modelo jardín vertical vertiflor, para compartir contigo todo el proceso.

Por cierto, que si estás pensando en empezar un huerto desde 0, acabamos de abrir inscripciones al curso gratuito online Móntate un huerto, cargadito de información esencial y práctica para que te hagas un huerto en casa.

Factores que garantizan el éxito de un jardín vertical

1. El sustrato

El sustrato es una parte clave en el jardín vertical, hay muchas opciones, pero todas tienen que cumplir estos dos requisitos:

  • Debe ser ligero
  • Debe ser rico en nutrientes

Opciones:

  • Mezcla de 60% fibra de coco con 40% humus de lombriz
  • Sustrato profesional enriquecido con turba rubia o perlita

No coloques tierra, ni aproveches el primer sustrato que encuentres, haz esta pequeña inversión y verás cómo tu jardín vertical dura más.

2. Horas de luz

Para cultivar jardines verticales comestibles, es imprescindible que cuenten con 4 horas de luz directa, así que quedan descartadas paredes nortes y/o sin luz directa.

3. El material

Utiliza materiales ligeros y duraderos, así te podrás centrar en cuidar de las plantas, que es la parte más gratificante.

Materiales recomendables

Plástico: hay muchísimos modelos que lo utilizan, ligero y duradero. Opta por plásticos de buena calidad, inertes y resistentes a los rayos UV.

Fieltro: no cualquier fieltro, el fieltro no tejido de poliéster (puede ser reciclado, como el del jardín vertical vertiflor). Es muy ligero y resistente a hongos y a los rayos ultravioletas. Su mantenimiento resulta más sencillo que con los de plástico, ya que se pueden cambiar las plantas de lugar sin necesidad de trasplantar, con lo que ahorramos daño en las raíces (ahora vemos qué ventajas tiene esto de poder cambiar las plantas de lugar)

____

Nuestro caso

Pared sureste, exterior, sin vientos a destacar, cerca de un punto de agua y de la cocina. El objetivo es plantar aromáticas y hojas de ensalada.
El jardín vertical es el jardín vertical vertiflor, lo escogimos por el sistema de intercambio de bolsillos y porque su instalación y mantenimiento es de los más sencillos que hay para jardines verticales de exterior.

___

4. El diseño:

Una vez elegido el material y el sustrato queda la parte más divertida. Diseñarlo. Los jardines verticales admiten casi de todo, lo que ocurre es que no podemos tener los mismos criterios para cultivar en modo clásico, que para cultivar en vertical. Estamos poniendo patas arriba (literalmente) el modo de vida de las plantas, así que para que se adapten bien debemos tener en cuenta ciertos factores.

Elegir las plantas adecuadas es imprescindible para garantizar el éxito de tu jardín vertical, da igual si se trata de uno comestible o ornamental. Y es tan importante elegirlas bien como saber colocarlas estratégicamente.

El factor determinante: Necesidades de volumen de sustrato

Un error bastante común, que yo misma cometí, fue no ser generosa con las cantidades de sustrato por planta. En el caso de los jardines modulares o de sacos de fieltro, como el de esta ocasión, cada unidad o saco debe tratarse como si fuesen macetas individuales. Generalmente la capacidad de los jardines verticales prefabricados es de 2-3 litros por planta, así que somos libres de plantar hojas de ensalada, aromáticas y hortícolas pequeñas, tipo ajos, cebollas y remolachas, ah, y fresas, puedes tener una pared llena de fresas si te da la gana.

En este caso es mejor olvidarse de tomates, judías o pimientos, personalmente, solo les he visto prosperar en jardines verticales profesionales hidropónicos, o de gran capacidad de sustrato (que requieren una instalación mucho más costosa y profesional).

Plantas aromáticas y hortícolas aptas para jardines verticales:

Hojas de ensalada

  • Lechugas
  • Espinacas
  • Escarola
  • Canónigos
  • Berros
  • Rúcula

Condimentarias y medicinales

  • Cilantro
  • Albahaca
  • Stevia
  • Orégano
  • Perejil
  • Cebollino
  • Tomillo
  • Romero
  • Menta
  • Hierbabuena
  • Poleo
  • <Salvia
  • Manzanilla
  • Mejorana
  • Eneldo

Flores

  • Pensamiento
  • Capuchina
  • Tagetes
  • Caléndula

Hortícolas de Raíz

  • Remolacha
  • Ajo
  • Cebolla
  • Rabanito

Frutos

  • Fresas

Colocar las plantas

Colocar estratégicamente las plantas es una parte muy importante para determinar el éxito del jardín vertical, no sirve de nada si compramos plantas adecuadas pero su colocación no es adecuada. Te doy una serie de claves que te permitirá saber qué plantas tienen que ir en qué sitio.

Forma y tamaño

Ten en cuenta la forma y el tamaño de las plantas adultas para que no se tapen entre sí. ¿Crece hacia arriba, como la menta y el romero? ¿tiende a expandirse hacia los laterales, como las lechugas? ¿Cae hacia abajo con el tiempo, como las capuchinas o el cebollino? Todo esto hay que tenerlo en cuenta para que no se tapen entre sí.

Horas de luz

Seguramente tendrás zonas del jardín vertical que recibirán más horas de luz directa que otras, aprovéchalo. Coloca aquellas plantas más exigentes en luz en esa zona. Mira en nuestro caso como lo hemos hecho.

La exigencia de agua

En nuestro caso particular, el sistema de riego que colocaremos posteriormente tiene poca presión, teníamos dos opciones, cambiar el sistema o aprovecharlo a nuestro favor, colocando las plantas que disfrutan de sustratos más secos en la parte superior, donde el flujo de agua será menor, y a las que les gusta el sustrato más húmedo en la parte de abajo. Nosotros escogimos esta opción.

Esta distribución del agua que se aplica en todos los jardines verticales, ya que el agua va descendiendo por gravedad a través del fieltro en contacto, es sólo que en este caso se ve más agravada. Puedes regularlo con válvulas que controlan el caudal de agua en cada fila, yo personalmente prefiero aprovechar la diferencia para ordenar las plantas.

La ventaja de los bolsillos intercambiables

Antes he comentado que es importante poder cambiar fácilmente las plantas de lugar, esto es debido a que en este punto resulta muy fácil equivocarse, y cambiar el lugar de la planta en el jardín vertical puede mejorar mucho la situación. En el jardín vertical vertiflor, esto es posible gracias a su sistema de bolsillos, que mediante su enganche de velcro, se quitan y se ponen con mucha facilidad.

Los bolsillos del jardín vertical vertiflor se quitan y ponen muy fácilmente gracias a su sistema de fieltro.

Errores habituales que solucionan los bolsillos
  • Zonas con más viento del calculado, evapora con más rapidez el agua de un bolsillo que de otro (te darás cuenta fácilmente ya que el fieltro está más claro en esa zona). Solución: Cambiarla por otra planta que exija menos riego.
  • No calcular bien el tamaño de las plantas: si una planta crece demasiado sobre otra puede taparle la luz e impedir su desarrollo. Un cambio a tiempo de posición permitirá que todas crezcan en “paz y harmonía”.
  • Es fácil equivocarse con las zonas de luz, no te preocupes, es de lo más habitual. Además, estas no son iguales todas las temporadas. El sistema de bolsillos te permite seguir la luz y sacar el máximo provecho de ella.
  • Si alguna planta concreta sufre alguna plaga, apártala de las demás hasta que se recupere.
  • Poner al principio las plantas jóvenes en la parte inferior, que siempre recibe más agua, cuando ya estén crecidas y no requieren tanta agua, pueden intercambiarse por otras.

Como ves este sistema permite sacarle mucho provecho al jardín, ya que podemos jugar con los microclimas y las diferentes necesidades de las plantas en todo momento.

Compartir en

TwitterFacebookPinterestWhatsApp

Crea tu jardín vertical en casa, esto es todo lo que necesitas

Crear un jardín vertical en tu casa es una idea perfecta para pasar un buen rato junto a tu familia y para renovar la decoración de tu hogar y darle un toque más natural. Cuidar las plantas de casa es una actividad relajante y terapéutica, por lo que te sobran los motivos para ponerte manos a la obra.
El jardín vertical no solo alegrará el ambiente de tu casa, sino que también te ayudará a purificar el aire, regular la humedad y, para quien confía en el feng shui, un jardín vertical ayudará a regular las energías de tu hogar.
Hemos seleccionado estos consejos para crear un jardín vertical hecho por ti gastando poco dinero y de forma sencilla y rápida:

Cómo elegir la posición exacta para tu jardín vertical

La posición de tu jardín vertical es crucial para el correcto desarrollo de las plantas. Debe colocarse en un lugar luminoso, preferiblemente donde llegue la luz solar. Si tu casa no tiene ventanas al exterior o les llega poca luz natural, no te preocupes, puedes optar por plantas como las suculentas o las tropicales que no necesitan estar expuestas directamente al sol para crecer sanas. Ojo, porque poca luz no quiere decir oscuridad, elige siempre el rincón más luminoso de la habitación donde vayas a colocar el jardín, dependiendo del grado de luz que entre elegirás unas plantas u otras.

Escoge un lugar fresco y protegido de los cambios de temperatura. Por ejemplo, las zonas muy pegadas a la puerta de entrada, radiadores o estufas deben evitarse. Ten en cuenta también por dónde pasan los tubos del agua en la pared, si el agua caliente está cerca de las plantas su crecimiento puede verse perjudicado.
Otro aspecto a considerar antes de elegir el lugar definitivo de tu jardín vertical es el paso de gente. Dependiendo de la posición, la entrada y salida de personas en la habitación puede dañar las plantas, dejándolas débiles y sin fuerza. Los lugares altos o los rincones poco accesibles son ideales para montar tu jardín vertical.

¿Qué base elegir para mi jardín vertical?

Elige la base que vas a utilizar una vez que tengas clara la posición y el tipo de plantas. Existen innumerables tipos de bases adaptadas a los distintos jardines verticales, estos son solo algunos tipos de plantas y consejos para elegir la tuya:

Jardín vertical de plantas suculentas

Estos vegetales son fáciles de cultivar y de mantener, el jardín vertical con plantas crasas es ideal si tienes poco tiempo para cuidarlas o si tienes poca luz natural en casa. Son composiciones muy impresionantes, pero sencillas de cuidar, además, darán un aspecto más acogedor a tu hogar sin mucho esfuerzo.
Estos son los pasos a seguir:
1. Elige un marco con una profundidad de unos 5 cm. Puedes comprarlo en Amazon aquí.
2. Llena el marco con tierra específica para las plantas suculentas. Puedes comprarlo en Amazon aquí.
3. Añade las semillas a la tierra (ojo, no las metas demasiado profundo, tardarán más en salir). Comprar en Amazon.
4. Cubre el marco con una red ligera hecha de metal.
5. Riega las plantas una vez cada 4 o 5 días con un spray y una vez que nazcan las plantas riégalas cada vez que veas la tierra seca.

Jardín vertical decorativo con plantas tropicales

Un jardín vertical hecho con plantas tropicales es ideal si tienes un piso con poca luz. Las plantas tropicales normalmente tienen hojas muy gruesas y brillantes que quedan colgando de la base creando un efecto muy bonito y selvático en tu habitación.
La base ideal para este jardín vertical es un soporte de pared estilo pocket (con bolsillos). Como las plantas tropicales están adaptadas a pender de los árboles, de los troncos o de las rocas, no tienen tanta necesidad de tierra porque sus raíces no son profundas. Por esta razón te aconsejamos una base que tenga los bolsillos poco profundos, como este modelo de venta en Amazon por 13,99€.

¿Cómo cultivar tu jardín vertical tropical?
1. Añade tierra para orquídeas combinado con tierra universal (si buscas poner plantas ya cultivadas) para crear el ambiente ideal para las plantas tropicales. Comprar tierra para orquídeas o tierra universal en Amazon.
2. Añade el mix que más te guste de plantas tropicales: puedes combinar potos, aspidistras, schefflera o bromelias.
3. Riega las plantas una o dos veces por semana según la temperatura de la estación.

Huerto vertical de hierbas aromáticas

No hay nada más cómodo que tener un pequeño huerto vertical con plantas aromáticas en tu cocina. Las plantas aromáticas son fáciles de cultivar, crecen con facilidad y puedes utilizarlas para cocinar siempre que quieras. Eso sí, debes tener cuidado porque cada una de ellas necesita de una atención especial y cuidados específicos.
Por esta razón te aconsejamos una base de jardín vertical con compartimentos separados, así evitarás que las raíces se mezclen y podrás cuidar cada una de las plantas según sus necesidades. Puedes comprar este en Amazon por menos de 17€. Consigue todas las semillas de tus plantas aromáticas favoritas en este pack que incluye 10 variantes diferentes (tomillo, lavanda, perejil, albahaca…), disponible en Amazon.

Si tu cocina es pequeña y no tienes mucho espacio para tu pequeño huerto, puedes utilizar una base en versión compacta con unas macetas como las de la foto (comprar en Amazon).

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Y además…

4 ideas low-cost para decorar las paredes de tu casa con las últimas tendencias
Ideas fáciles de decoración desde la habitación hasta el salón
5 herramientas ingeniosas para cuidar tus plantas con éxito

Si dispones de una terraza o tienes idea de establecer un jardín pero apenas dispones de espacio, quizás una buena solución sea apostar por los conocidos como jardines verticales, un tipo de jardín que parece estar ganando adeptos poco a poco y que puede convertir cualquier pared de nuestra terraza en todo un espacio verde. Veamos a continuación, y de manera fácil, cómo hacer un jardín vertical.

Qué es un jardín vertical

Como su propia palabra indica, un jardín vertical no es más que un jardín dispuesto de manera vertical. De este modo, ya hemos visto como algunos edificios colocaban en sus paredes todo tipo de plantas trepadoras, con el fin de poder tener un bonito espacio verde sin la necesidad de tener que ocupar terreno.

Una innovación botánica que nace por lo visto por una clara necesidad: a menudo en los apartamentos y pisos de la ciudad no hay suficiente espacio para tener un jardín , pero la necesidad de rodearse de plantas sigue siendo impulsora para quienes viven en la metrópolis gris. Esto explica el éxito del jardín vertical, que combina la optimización del espacio con el placer de cultivar plants en una única solución. Este tipo de jardín se puede insertar tanto en las paredes del balcón o de la terraza como dentro de las paredes de la casa. En el primer caso, si la exposición al sol lo permite, también se puede crear un mini huerto, en el caso de los jardines interiores verticales, debes optar por las plantas de interior.

Pasos para hacer un jardín vertical

Vamos a ver a continuación de qué modo podemos comenzar a elaborar nuestro jardín vertical. Para ello necesitaremos seguir una serie de pasos que os detallamos a continuación:

1.La colocación del jardín vertical

Lo primero de todo es saber donde va a ir nuestro jardín vertical. Elige una pared que desees convertir en un jardín, pero siempre de acuerdo con la lógica de practicidad y conveniencia para su mantenimiento futuro. Cuando elijas el muro sobre el que vas a instalar la composición, considera el peso futuro que tendrá que soportar el muro y la presencia de cualquier gancho. Asegúrase de que incluso el riego y la limpieza sean simples. No elijas una pared demasiado cerca de muebles y otros materiales potencialmente dañinos.

2. La estructura que más le convenga

En el mercado puedes encontrar soportes de varios tipos; elegir la estructura que se adapte a tus gustos no será tan difícil. Comencemos con los tipos más sencillos, como la jardinera vertical, que se puede adquirir fácilmente en tiendas especializadas en jardinería y bricolaje. Puedes optar por materiales como el vidrio ecológico, que te permite tener soportes con los que el reemplazo de plantas se puede hacer con extrema facilidad y rapidez, especialmente para los enfermas o afectados por plagas (problema que también afecta a los jardines verticales).

Para estas jardineras verticales también puedes optar por bolsillos en materiales como la lana donde insertar el suelo y las plantas y luego proceder con un sistema de riego simple. Una secuencia de bolsillos te permitirá tener bien ordenada tu futura esquina verde, o también te permitirá optimizar los espacios colgando la estructura, por ejemplo, detrás de una puerta o en tu pared favorita en la sala de estar.

Si queremos experimentar con nuevas formas, en las tiendas incluso es posible encontrar bandejas con alojamientos especiales provistos de orificios finales para garantizar la correcta ventilación e irrigación. Todo lo que tienes que hacer es colgarla como si fueran un cuadro y dejar que las plantas se hagan cargo de la estructura (cubriendo hábilmente incluso los rincones no deseados de la casa).

3. Elige las plantas a insertar

El principal consejo que podemos darte para componer tu jardín vertical es definitivamente elegir plantas que no excedan, una vez que crezcan,los 15 centímetros. Al combinar la vegetación, previsualiza el efecto que deseas lograr, la textura y los requisitos de luz que tendrán los futuros «habitantes» de tu jardín. Entre las plantas más utilizadas en jardines verticales, definitivamente os recomendamos las plantas suculentas, ya que requieren poca agua y mantenimiento.

4. Como regar las plantas

Los sistemas de riego que actualmente encontramos en el mercado generalmente están diseñados para jardines verticales interiores, pero también se pueden aplicar a instalaciones al aire libre. Si eliges diseñarlo afuera, también es bueno elegir plantas que se adapten al clima de tu ciudad y verificar, tal vez con el asesoramiento de un vivero, si has optado por las especies de plantas correctas.

Cada planta tiene diferentes necesidades de cuidado: algunas pueden requerir riego diario, mientras que para otras, como las suculentas, pueden aguntar semanas sin agua. También recuerda reemplazar las plantas que se secan.La plantación adecuada, la elección de plantas resistentes a la escasez de agua, junto con el uso de un sistema de riego confiable (bomba recomendada o electricidad) y el mantenimiento de cualquier relleno, asegurarán que tu jardín vertical sea resistente y duradero.

5. La fuente de iluminación

Como una pared «viva», tu jardín vertical también necesitará el sol, o al menos la luz, para sobrevivir. El consejo para garantizar el suministro correcto de iluminación interior es colocar tu jardín en una pared cerca de una ventana u otra fuente de luz natural. De este modo podrás conseguir activar en la planta todos los procesos vitales que llevarán, por lo tanto, a no tener que tratarla continuamente y a hacer que la estructura sea «independiente» desde el punto de vista del desarrollo.

6. El jardín y sus accesorios

Hacer de tu jardín vertical una creación audaz o excéntrica es un juego de niños. Basta con confiar en el trabajo de los artesanos, como un carpintero y / o un cerrajero, que creará soportes hechos a medida para dar forma a tus sugerencias. Una estructura de madera natural, una pieza de metal o, por qué no, una cortina que se desliza suavemente, pueden darle a tu pared vegetal ese toque de originalidad que los transforma de simples arreglos florales a verdaderas instalaciones artísticas.

7. Disfruta de tu jardín vertical

En el interior, un jardín vertical conseguirá atrapar en pocos metros toda la naturaleza con la que normalmente no puedes mantenerte en contacto. La presencia de algunos tipos de vegetación y la mayor oxigenación de los espacios tendrá un efecto beneficioso, relajante y, por qué no, incluso la curación de ti mismo.

La necesidad fisiológica de luz que tienen las plantas contribuirá a generar un mayor flujo de entrada al medio ambiente. Un hogar u oficina más brillante te permite estar en armonía con el espacio vital y ser más productivo a nivel de trabajo.

Extracto del primer capítulo

Plantas hermosas y felices

Para que broten y florezcan en las mejores condiciones, es importante tener en cuenta las necesidades específicas de cada una de las plantas que has elegido para tu jardín. Las condiciones especiales de ciertos lugares requieren a veces aplicar enfoques poco usuales.

En principio, los lugares donde podemos colocar las plantas se clasifican según la radiación solar que reciben. Existen variedades de plantas adecuadas para terrazas soleadas y calientes, y en cambio otras que solo prenden en patios umbríos. Entre ambos extremos, se encuentran las zonas de sombra parcial y las áreas semisoleadas. Las áreas semisoleadas son aquellas zonas situadas junto a edificios o árboles y que, dependiendo de la luz que reciben, a ratos están al sol y a ratos a la sombra. De hecho, en el caso de algunas especies es muy importante que nunca estén expuestas al fuerte sol del mediodía. Otras prosperan solo con un alto grado de exposición a la luz solar. Para la mayoría, es suficiente recibir unas horas de luz solar al día.

CONSEJO
Siempre que sea posible, en días especialmente calurosos conviene colocar a la sombra las plantas durante el mediodía. Para ello bastarán una simple sombrilla o un toldo. De otro modo, y en particular las plantas jóvenes, podrían quemarse rápidamente y sin posibilidad de regeneración.

Antes de que empieces a sentirte abrumado por todos los datos científicos acerca de la luz ultravioleta, debes saber que, aunque es cierto que hay un lugar idóneo para cada planta, si se les dedican los cuidados necesarios, la mayoría de ellas también pueden crecer en lugares menos óptimos, lo cual supone una gran ventaja para ti. En los jardines verticales, la intensidad luminosa desciende hacia abajo, como si dijéramos, pero no tanto como para que en la zona superior solo prendan plantas suculentas, como la siempreviva, y en la inferior solo los helechos. Ahora bien, lo que sí puede suceder es que la lechuga crezca más hermosa si la sitúas en la zona superior.

CÁLIDO Y LUMINOSO
No solo la luz, sino también la temperatura y la ventilación influyen en el crecimiento de las plantas. Junto a una pared soleada hace más calor que en un lugar expuesto al viento. Los muros almacenan calor para luego desprenderlo. Hasta cierto punto, la fuente de calor adicional es beneficiosa. Sin embargo, si, por ejemplo, las plantas están situadas delante de una superficie de metal demasiado caliente, sin duda se quemarán. A todas las plantas les viene bien una corriente de aire fresca. Allí donde el aire no se mueve, las plantas desarrollan a menudo enfermedades como el mildiú y se acumulan parásitos como el pulgón. No obstante, en una azotea las tormentas pueden causar estrés a nuestras plantas.

UNA BASE SÓLIDA
Lo que es aplicable al jardín tradicional, se aplica igualmente a los jardines verticales: sin un buen sustrato, las plantas no prenden bien y se van marchitando. Afortunadamente, en los viveros podrás elegir entre una gran variedad de tierras. Entre otras existen productos libres de turba, con los que, además, estarás contribuyendo a reducir la preocupante disminución de las turberas altas de la Europa oriental.

CONSEJO
El mejor sustrato sirve para poco si las plantas no tienen suficiente espacio para sus raíces. Asegúrate de que el cepellón que la envuelve no toca el borde del tiesto al plantarlo, sino que dispone de unos 1-2 cm libres; así la planta podrá sobrevivir y continuar creciendo.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *