0

Como hacer manicura

Tabla de contenidos

11 consejos para una manicura perfecta en casa

Unas uñas poco arregladas o una manicura mal hecha pueden dar a los demás una muy mala primera impresión de nosotras mismas. ¿Alguna vez has escondido tus manos en una entrevista de trabajo o una cita importante para que no te juzgaran? Si es así, entenderás la importancia de una buena manicura, pero afortunadamente, llevar unas uñas perfectas no es sinónimo de rascarnos el bolsillo más de la cuenta. Te damos los mejores consejos para conseguir una manicura profesional en tu propia casa. Una vez que cojas la técnica querrás poner en práctica todas las tendencias de uñas de la temporada!

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Mete las uñas en remojo antes de comenzar

Una vez que hayas retirado el color anterior con quitaesmalte, mete las uñas unas minutos en agua templada. Así las cutículas se reblandecerán y será más fácil dejar las uñas en perfectas condiciones para recibir su nuevo color o nail art.

Si además, llevas la manicura permanente, o te haces la manicura permanente en casa, es super importante que tengas a mano un kit especial para retirar este esmalte, ya que no tiene la misma composición que los esmaltes sencillos. Estos quitaesmalte son de acetona y tienen mayor eficacia al retirar esmaltes de gel o permanentes.
Te sugerimos que te hagas con el kit de Mylee que incluye un gel limpiador de uñas y una acetona especial para retirar esmalte de uñas permanente. Puedes encontrarlo en Amazon por 14,49€.

No limes en exceso las uñas

Desde hace algunos años, las limas tradicionales han pasado a un segundo plano, y ahora las más populares son rectangulares, con cuatro caras diferentes que consiguen distintos resultados, y que combinadas suponen una herramienta de lo más eficaz. Cada una de las caras de estas limas van numeradas, para hacer más fácil su uso, pero lo que no nos explican es que debemos tener especial cuidado con la última de ellas, la que va etiquetada como «buffer».
Esta lima sirve para añadir un bonito brillo a la uña, pero no debemos abusar de ella (con un par de pasadas será suficiente), ya que si la utilizamos en exceso puede acabar debilitando la uña y haciéndola mucho más frágil y quebradiza.

Desde Enfemenino te recomendamos el pulidor de uñas con cuatro fases de Royal Cosmetic, en lugar de la lima tradicional, y puedes encontrarla en Amazon por 7,49€ haciendo clic aquí.

¿Lima de cristal? Sí, por favor

Dí adiós a las limas de metal y de cartón y pásate a las de cristal. Son mucho más limpias y efectivas y una vez que las pruebes, solo te preguntarás cómo habías podido vivir tanto tiempo sin ellas.

Si en lugar de hacerte con el pulidor de uñas en taco con cuatro fases, prefieres las limas de estilo convencional, es muhco mejor que te hagas con una lima de uñas de cristal. Son más beneficiosas para tus uñas, y no las dañan en ningun caso.
Hazte con una buena lima de uñas de cristal haciendo clic aquí, por 6,99€ en Amazon.

Lima la uña siempre en una sola dirección

¿Buscas una forma perfecta, unas uñas bien lisas y sin riesgo de rotura? La clave está en limarlas siempre en una única dirección y no poner demasiada presión en los movimientos. Se tarda un poco más, pero el resultado merece la pena. Recuerda que para conseguir una manicura perfecta en casa la paciencia será tu mejor aliada, elige un momento de calma y unas horas del día a las que puedas dedicar un buen rato a esta tarea, después lo agradecerás.

Presta atención a la forma

Pese a que las uñas acabadas en punta estén más de moda que nunca, si lo que quieres es una manicura todoterreno y que dure, quizás no sea la forma más adecuada para ti. Las formas más cuadradas no solo son más cómodas de llevar para las tareas del día a día, sino que favorecen que el esmalte no salte a cualquier roce y son más respetuosas con la uña.

Cuida de tus cutículas

Dado que el crecimiento de las uñas está impulsado por la fuerza de nuestras cutículas, si éstas se dañan o se infectan, este problema puede pasar a las uñas. Evita cortarlas y sobre todo mordértelas, ya que así solo conseguirás empeorar las cosas.
Lo mejor es empujarlas hacia atrás con un palito de naranjo o uno de plástico con punta de silicona. No te olvides tampoco de hidratarlas con un producto específico para cutículas. ¡Notarás la diferencia! Hay que tener mucho cuidado con esta zona porque en cualquier momento podemos hacernos heridas y que estas se infecten. Hazlo siempre con mucha suavidad y con productos específicos para ello.

Para empujar las cutículas existen kits especiales con utensilios específicos para ello, con los que podrás retirar pieles muertas, empujar las cutículas e incluso retirar los restos de esmalte permanente. Descubre aquí cual es nuestro kit favorito que puedes encontrar en Amazon por solo 10,78€
Por otro lado, es super importante que cuides tus uñas y tus cuticulas con un serum o aceite especial para ello. Esto te permitirá tener unas uñas más fuertes, más sanas y unas cutículas cuidadas. El aceite de albaricoque de Mylee es especial para reparar las uñas y las cutículas y puedes encontrarlo en Amazon por 8,45€.

Cuidado con el glitter

A todas nos gusta brillar con luz propia, pero cuando se trata de las uñas, utilizar (y sobre todo retirar) un esmalte con glitter en casa no es la mejor de las ideas. Las partículas brillantes tienden a adherirse a la uña como si fuesen imanes, por lo que para eliminarlas seguramente acabaremos raspando y descamando la uña. ¿No puedes resistirte a llevar purpurina en tus manos? Antes de aplicar el esmalte glitter aplica una fina capa de pegamento en barra sobre la uña. Esto formará una película entre el esmalte y tu uña, haciendo que sea más fácil de eliminar sin dañarla.

Nunca olvides la base y el top coat

Además de aplicar la capa, o dos capas, del color elegido, es importante que no te olvides de la base ni del fijador (top coat). El primer producto, además de proteger las uñas de los pigmentos de color y evitar que acaben amarillas, también puede ser un tratamiento específico para fortalecer las uñas o alisar la superficie. El top coat, por su parte, consigue que el esmalte dure más tiempo y el resultado sea mucho más brillante y bonito. ¿Un truco? Aplica siempre capas muy finas de todos los productos. De lo contrario será muy fácil que la manicura se arruine en tiempo récord.

Nosotras te recomendamos el kit de base y top coat de Lagunamoon, que tiene opiniones muy buenas de todas las usuarias que lo han probado, y que te ofrece unos productos de calidad con una duración de entre 10 y 14 días. Puedes conseguirlos en Amazon por 7,99€ haciendo clic aquí. Es importante que sepas que para su secado es muy importante que cuentes con una lámpara de secado de esmalte de uñas. Con esto, te aseguras que en menos de un minuto tus uñas estarán perfectas y completamente secas. Hazte con una lámpara de secado de uñas de calidad por 17,99€ en Amazon aquí.

Utiliza el quitaesmalte con precaución

Aunque la tentación de cambiar de color con frecuencia sea grande, lo recomendable es utilizar un quitaesmalte, como mucho, una vez a la semana. Si necesitaras un retoque en tu manicura siempre lo puedes arreglar añadiendo una fina capa de color y otra de top coat.

Un poco de vinagre

A veces los pequeños trucos de la abuela son los más efectivos. Una vez hayas terminado tu manicura y tengas las uñas y las cutículas perfectamente hidratadas pasa por encima un algodón empapado en vinagre: esto eliminará el exceso de grasa y ayudará a que dure más tiempo el esmalte.

No compartas tus herramientas de manicura con nadie

Sí, estamos acostumbradas a prestarnos ropa y zapatos con nuestras amigas, pero cuando se trata de manicura, es mejor evitar compartir con nadie nuestras herramientas. ¿El motivo? Estos utensilios pueden ser un vehículo para numerosos gérmenes, y si no los desinfectamos bien después de usarlos, no es recomendable compartirlos con nadie.

REDACTORA:@patymad7

Si eres una adicta a hacerte la manicura, te dejamos con este artículo con el que te sentirás muy identificada… ¡10 cosas que pasan cada vez que te haces la manicura en casa!

Descubre: Descubre las uñas de la próxima temporada

Si no tienes tiempo de ir con un profesional, aquí te decimos cómo tener unas hermosas manos

Vestirnos de forma adecuada y un buen maquillaje nos hace sentir muy bien, pero ¿te ha pasado que cuando tus uñas están descuidadas sientes que tu buena imagen no está completa? Hasta incómoda puedes llegar a sentirte.

Por eso es necesario que también prestemos atención a las manos, y si quizá no es posible ir cada semana a un salón de belleza para que te realicen una manicure, es importante que aprendas a hacerlo en casa.

Aquí te damos algunos consejos básicos para que siempre tengas unas manos impecables.

Para comenzar, fija un día a la semana en el que dediques unos minutos a esta labor, así será más fácil mantener tus manos y uñas siempre bellas. Después, sigue estos pasos:

1. Retira el esmalte viejo de tus uñas.
2. Córtalas al mismo nivel.

3. Límalas y utiliza el pulidor para dejarlas suaves.

4. Con un palito de naranjo elimina los restos de suciedad y empuja las cutículas suavemente hacia atrás. Para este último paso puedes utilizar un empujador de cutícula de metal.

5. Exfolia tus manos. Te puede servir un exfoliante de cuerpo o puedes hacer uno natural con azúcar y aceite de oliva. Mezcla dos cucharaditas de azúcar blanca y añade cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen. Luego, frota tus manos suavemente, no olvides los dedos y las uñas; luego enjuaga con agua tibia. Da muy buenos resultados y tus manos quedarán muy suaves.
6. Seca tus manos a conciencia. Este es un paso importante, ya que si te exfoliaste con aceite de oliva y no te secas bien las manos, especialmente las uñas, el barniz que utilices después te durará muy poco.

7. ¡A pintar! Sigue este orden: base de tratamiento, esmalte con color, otra capa de esmalte con color y base protectora. Quizá son muchos pasos, pero es la mejor fórmula para que tus manos luzcan bien durante una semana.

8. Hidratación. Por último y una vez que haya pasado al menos una hora, hidrata tus manos con cuidado con alguna crema o loción especial, te sentirás como nueva y tus manos quedarán de 10.

Las manos nos dicen mucho sobre la persona: si se muerde las uñas es nerviosa e insegura, si las lleva descuidadas es una persona poco constante y conformista, mientras que unas uñas bien arregladas denotan seriedad, constancia y perfeccionismo.

Para poder lucir unas manos bonitas debemos prestar un poco de atención a las uñas y aplicar cada día una crema hidratante para evitar sequedad. Te contamos cómo hacerse a manicura para tener unas uñas perfectas paso a paso.

Los primeros pasos para unas uñas perfectas

Empecemos por el principio. Antes de comenzar con la manicura, es imprescindible realizarse unos sencillos cuidados que harán que tus uñas se vean mejor. A veces, con las prisas, obviamos estos preparativos, pero pueden ser la diferencia entre una manicura mediocre a una que brille por sí misma.

1 Empieza con las uñas bien limpias

Lo primero es retirar cualquier resto de esmalte que tengamos de la anterior manicura que nos hayamos hecho. Puede parecer una tontería pero es como si te maquillas sin antes lavarte bien la cara, el resultado será una chapuza.

Para ello, utiliza un algodón o bastoncillo de los oídos mojado en quitaesmalte, a poder ser sin acetona y con agentes hidratantes para mejorar la salud de tu uña.

2 Córtate las uñas a una longitud adecuada

Cortamos las uñas en el largo deseado, intentando que todas tengan más o menos la misma longitud. Queda muy mal que cada uña tenga un tamaño distinto. Si se te ha roto alguna, corta las otras un poquito más para que no desentone tanto. ¡Tranquila, pronto crecerán! Corta las uñas del tamaño y forma que más te guste, pero intenta que sean cortes rectos sin esquinas para evitar problemas.

Hay quien prefiere poner a remojo las manos en agua y jabón entre 5 y 10 minutos antes de empezar a cortar. De esta forma, las uñas se ablandan y facilitan la tarea. Puedes utilizar un cortauñas (que te será muy útil sobre todo cuando utilices la mano izquierda si eres diestra o la derecha, si eres zurda) o unas tijeritas pequeñas pensadas para cortar las uñas.

3 Lima las uñas con una forma bonita

Lima la uña según la forma que más te guste, pero ten en cuenta también su forma natural. Pon especial cuidado en los laterales para evitar que se descame la uña o que quede algún pico y se nos pueda romper o engancharse en las medias, por ejemplo. Para que el resultado sea perfecto sin dañar tus uñas, lima siempre en la misma dirección y evita hacerlo cuando estén húmedas.

Existen distintos tipos de limas en el mercado, aunque los expertos en manicura suelen recomendar no usar las metálicas. Estas, debido a su dureza, pueden acabar dañando las uñas naturales.

Antes de seguir, lávate bien las manos, aunque sea con agua, para eliminar el polvillo que queda tras el limado.

4 Trabaja la cutícula

Las cutículas de las uñas siempre provocan grandes dudas. ¿Hay que cortarlas? ¿Vale con retirarlas? Debes saber que la cutícula sirve para proteger el lecho de la uña. Por lo tanto, al eliminarla aumentan las posibilidades de que las uñas crezcan mal o se produzcan infecciones. Por lo tanto, nunca se deben cortar.

Para que tengan buen aspecto, es necesario hidratar las cutículas con la crema. Es tan sencillo como insistir en la base de la uña cuando te eches crema en las manos.

Si quieres retirarlas, aplica un poco de vaselina o gel en cada uña y utiliza un palito de naranjo para empujarlas hacia arriba. Hazlo con cuidado para no hacerte pequeñas heriditas que pueden resultar muy molestas.

5 Hidrata bien las manos

Tras limar las uñas, hidrata bien las manos. Deja actuar el producto y espera a que se absorba por completo.

6 Y ahora… ¡a por la manicura!

Ahora sólo queda elegir qué tipo de manicura queremos lucir y, ¡manos a la obra!

Los distintos tipos de manicuras

Lo más difícil de hacerse la manicura va a ser decidirte por una o por otra, ya que existen muchos tipos. Aquí tienes algunas de las más habituales.

+ Uñas naturales

Si de natural te gustan tus uñas, ¿por qué vas a tener que ponerte unas falsas? Aprovecha tus propias uñas para hacerte las manicuras más originales. Es necesario cuidarlas bien para poder seguir presumiendo de uñas bonitas, pero es tan sencillo como tener en cuenta ciertas rutinas de belleza diarias.

+ Uñas de gel

Para lograr el acabado de este tipo de manicura se utiliza un esmalte en gel que se deja secar bajo una luz ultravioleta. Puedes limarlas a tu gusto y resultan más flexibles y naturales que otros tipos de uñas postizas. Por lo general, suelen durar hasta 2 semanas si se cuidan bien.

+ Uñas de acrílico

Se utiliza un polímero en polvo para crear una capa parecida al plástico que se puede pintar de todos los colores existentes. Las uñas de acrílico suelen tener una vida más larga, aunque los materiales deben aplicarse con cuidado para que el resultado sea óptimo. Además, sin las precauciones oportunas se corre el riesgo de dañar la uña.

+ Uñas de porcelana

Las uñas de porcelana resultan más duras que otros tipos de uñas postizas, lo que las convierte en más resistentes ante los golpes. Como le ocurre a las uñas de gel, depende de la velocidad a la que crezca la uña, que irá creando un hueco en la base.

+ Manicura permanente

Si quieres un diseño que te dure hasta 3 semanas, ve a tu salón de belleza y pide que te hagan una manicura permanente. Una opción intermedia, son los esmaltes semipermanentes.

¿Y cómo hacerse la manicura?

¿Buscas diseños para pintarte las uñas? Te proponemos una selección variada para inspirarte en cualquier ocasión: desde la elegancia y sobriedad de la manicura francesa hasta la loca creatividad del nail art.

+ Un clásico ganador: la manicura francesa

Se trata de uno de esos tipos de manicuras básicas que han funcionado a lo largo de los años y que seguirán siendo un acierto siempre. Es un modelo de uñas muy elegante, natural y sencillo de hacer desde casa.

Aunque se puede hacer de muchos colores diferentes, lo más tradicional es pintarse el filo de la uña de color blanco y la base de un tono rosa claro o transparente.

Cuando se da rienda suelta a la imaginación pueden surgir ideas tan innovadoras como la manicura francesa inversa. En este diseño, en lugar de pintar el borde superior de la uña se pinta el interior, es decir, la zona de las cutículas. Sin duda es una manicura diferente. ¿Te atreves?

+ Uñas de un color liso: simple pero efectivo

Las manicuras de color liso son la opción más rápida y sencilla para darle un toque de color a tus uñas. Y, a pesar de su simplicidad, es un buen diseño para cualquier ocasión.

Elige el color que más te guste o que combine con los looks que llevas. Recuerda: primero una capa base en un color neutro o transparente, dos capas más del esmalte que decidas y una última capa transparente para terminar.

+ Uñas a rayas: el nail art más fácil

Las rayas marineras siempre están de moda. Verticales, horizontales, en diagonal, en zigzag… Hay tantas posibilidades como ideas se te ocurran. Si este diseño te parece demasiado simple, puedes complicarlo con distintos patrones geométricos: triángulos, rombos, cuadrados…

Para que las líneas te queden totalmente rectas, puedes utilizar pegatinas que tapen la parte que no quieras pintar. En caso de urgencia puedes usar cinta adhesiva.

+ Los lunares llegan a tus uñas

Y, como no podía ser de otra forma… ¡hazte lunares en las uñas! Los topos son una de esas tendencias favorecedoras que nunca se van. Puedes hacerte los lunares directamente sobre la uña desnuda (con una capa de base, por supuesto) o pintarte un fondo de un color que contraste con el esmalte que vas a usar para los pequeños circulitos.

Para que este diseño de uñas quede bien, tienes que hacerte con las herramientas adecuadas. Si tienes buen pulso, puedes utilizar un pincel muy fino para dibujar los puntos. Pero en Diario Femenino te recomendamos que uses un punzón circular, porque te resultará mucho más sencillo.

+ Dibujos para la manicura más divertida

Echa a volar tu imaginación y haz pequeños dibujos en tus uñas. Utiliza un pincel fino para siluetear y colorear las figuras que más te gusten: flores, corazones, estrellas, gatos… ¡Lo que se te ocurra!

Si no te ves capaz de hacer estos diseños, siempre puedes ponerte unas bonitas pegatinas pensadas para las uñas o el stamping.

+ Los esmaltes más originales

¿Has visto alguna vez cómo queda el esmalte craquelado? Cuando lo aplicas en las uñas parece uno normal y corriente, pero según pasan los segundos comienza a agrietarse. El resultado es de lo más original.

Por otro lado, los esmaltes magnéticos te permiten crear diseños de lo más sofisticados y de la forma más sencilla. Y solo necesitas un imán.

También puedes utilizar un esmalte metalizado en el tono que más te guste: dorado, plateado, rosáceo, azulado, etc. Lo último son los esmaltes holográficos y térmicos, que cambian de color con los cambios de temperatura.

Consejos básicos para unas uñas perfectas

Y, para terminar, toma buena nota de los siguientes consejos para tener unas uñas perfectas.

+ Este es uno de los mejores consejos que te pueden dar para conseguir un acabado de uñas perfecto. Empieza por una capa base de esmalte transparente que preparará tu uña para los pigmentos posteriores. A continuación aplícate dos capas del esmalte que desees. Para terminar tu diseño de uñas, debes aplicarte un top coat, es decir, una capa transparente (que puede ser mate o brillante según el acabado que quieras darle a tu uña) para igualar y disimular todas las pequeñas imperfecciones que hayan quedado.

+ Truco imprescindible para que tus uñas duren más tiempo pintadas: esparce el esmalte por toda la superficie y sella dando unos pequeños toquecitos en el borde de la uña. De esta manera estarás reforzando el esmalte para evitar que salte o se descascarille.

+ Pasados un par de días, vuelve a darte una capa del esmalte, aunque no la necesite. Mejor prevenir que curar.

+ Antes de pintarte las uñas, asegúrate de que no tienen restos de crema, aceite, suciedad, esmalte anterior, etc. Todos ellos provocan imperfecciones y, además, harán que tu esmalte se estropee antes.

+ Nunca utilices esmaltes que estén caducados o que lleven mucho tiempo abiertos. Es posible que tengan buen aspecto, pero habrán perdido sus propiedades y, por tanto, durarán menos sobre tus uñas.

+ Sabemos que te gusta llevar las uñas siempre pintadas, pero es aconsejable dejarlas respirar en ciertos momentos. Por muy buenos que sean los productos que utilices, intenta dejarte las uñas al natural cada cierto tiempo. Te recomendamos que dejes dos días de descanso entre una manicura y otra.

+ Protege siempre tus uñas. En invierno, ponte guantes de lana para que tus uñas no pasen demasiado frío. Pero el calor del verano también puede acabar debilitándolas. Por eso, es recomendable mantenerlas siempre bien hidratadas y aplicarse tratamientos que las fortalezcan. Y siempre que tus manos estén en contacto con productos de limpieza, utiliza guantes. Estos contienen productos químicos que no solo resecarán tu piel, sino que también pondrán en riesgo tu manicura.

+ ¿Se te ha secado el esmalte de uñas? Échale un par de gotas pequeñas de quitaesmalte y agita con energía. Sigue introduciéndole quitaesmalte poco a poco hasta que consigas la textura que te gusta, pero ten cuidado de no pasarte o echarás a perder el bote entero. También puedes utilizar un poco de agua caliente. Aunque este remedio casero revive a tu esmalte, sentimos decirte que es posible que nunca vuelva a ser el mismo.

En Diario Femenino nos preocupamos para que siempre lleves perfectas tus uñas. Aquí te contamos mucho más sobre su salud y te enseñamos a hacerte tú misma distintos tipos de manicuras.

Manicura fácil para vagas. Para aquellas mujeres que no tienen tiempo o son un poco vagas, aquí mostramos una manicura fácil y bonita.

Combinar manicura y pedicura. La manicura y la pedicura son imprescindibles tanto para la estética como para la salud pero ¿es aconsejable combinarlas? Aquí te mostramos algunos consejos para según qué decidas.

La importancia de la manicura y pedicura. ¿Es importante hacer la manicura y la pedicura? Aquí te mostramos las razones de por qué estas técnicas son imprescindibles.

Colores de manicura que favorecen. ¿Quieres saber qué colores de manicura te favorecen según tu vestimenta? Aquí te mostramos los mejores esmaltes.

Manicura para principiantes. Si eres principiante en el mundo de la manicura, aquí te mostramos algunos consejos para lograr unas uñas perfectas.

Uñas: las bracelet nails. ¿Qué son las bracelet nails? Aquí te mostramos cómo se hace la nueva tendencia en manicura.

Trucos para retirar el esmalte de uñas. ¿Te has manchado la piel al pintarte las uñas? Aquí te mostramos algunos trucos para retirar el esmalte que sobra en manicura.

Cómo ser una experta en manicura. ¿Quieres ser una experta en manicura? Aquí te mostramos unos sencillos trucos para conseguirlo.

Manicura para chicas clásicas. ¿Eres una mujer clásica? Aquí te mostramos qué tipos de manicuras te encantarán para lucir en tus uñas.

Trucos de manicura para adolescentes. En la adolescencia también existen trucos para saber cómo realizarnos la manicura. Aquí te mostramos algunos de ellos.

Las uñas para una entrevista de trabajo. ¿Se te ha estropeado la manicura antes de acudir a una entrevista de trabajo? Aquí te mostramos cómo actuar en estos casos.

Manicura para perezosas. ¿Cómo conseguir una manicura fácil y rápida que no te dé pereza realizar? Aquí te mostramos cómo lograrlo.

Ocho claves para arreglarse las uñas sin salir de casa

Lucir una manicura perfecta es mucho más sencillo de lo que pueda parecer en un principio. Para lograrlo solo son necesarios dos cosas: buenos productos y mucha paciencia. Aquí os mostramos ocho pasos claves para lucir unas uñas impecables:

1.-Todo listo.

Antes de ponerse manos a la obra hay que asegurarse de tener todos los instrumentos necesarios a mano. No olvides colocar encima de la mesa: quitaesmalte, bolas de algodón, cortador de cutículas, lima, cortauñas, crema para manos y esmaltes de color, de base de uña y sellador.

2.- Corta las uñas.

Para cortar las uñas es mucho mejor usar una lima, que tijeras o cortaúñas, porque la presión de las tijeras puede rajar la uña si está un poco débil. Hay que limar el borde de la uña y hacerlo en una sola dirección.

3.- Cuidar la cutícula.

La parte ‘muerta’ de la piel que rodea la uña resulta muy antiestética y por eso es muy importante limpiarla con un palito de naranjo. Hay que ser muy cuidadoso y no confundir la cutícula con el eponiquio, qye es la parte que protege la uña y si se toca produce enrojecimiento y mucho dolor en la zona.

4.- Limpiar la uña.

Hay que dejar la superficie bien limpia, para que la manicura quede perfecta. Se aconseja limpiarla con una gota de quitaesmalte que deje limpia la zona de grasa e impurezas.

5.- Elegir el tono adecuado.

En el mercado hay mil y un colores para elegir, depende del momento o el lugar en el que se vayan a lucir esas uñas.

6.- Aplicar varias capas.

Lo recomendable es aplicar una primera capa fina de esmalte y después una segunda más generosa. Los expertos recomiendan que para que no salte el esmalte, lo mejor es aplicarlo y tener paciencia, dejando secar bien cada capa.

7.- Secarlas muy bien.

Dejar que las uñas se sequen perfectamente. Para saber si el esmalte está seco hay un truco que consiste en juntar una uña con otra. Si se enganchan o parece que estén pegajosas es que el esmalte aún no está seco. Para acelerar el tiempo de secado, hay productos muy recomendables.

8.- Hidratación.

Es muy importante, para mantener y conservar el esmalte, que las manos y las uñas estén bien protegidas e hidratadas. Se aconseja usar cremas que incluyan base de vitamina E y aceites esenciales, y que se puede aplicar incluso estando la uña esmaltada. Cuando la uña comienza a crecer o el esmalte está ya descamándose, es aconsejable quitarlo cuanto antes, porque sino resulta muy antiestético. Hay que hacerlo con un quitaesmalte que no resulte muy agresivo.

Hazlo tu misma: Tips para realizar una manicure y pedicure profesional en casa

PASOS PARA REALIZAR UNA MANICURE EN CASA

Para realizar una manicure completa necesitarás un cortauñas, tijeras, lima de uñas de papel, esmalte, removedor de esmalte, algodón y crema humectante.

1. Retira cualquier rastro de esmalte: Al quitar el esmalte y limpiar bien tus uñas evitas que se pongan de un color amarillento.

2. Corta las uñas: Luego de cortarlas dales la forma deseada con una lima. Se recomienda que sean cuadradas para evitar que las orillas se entierren.

3. Aplica crema: Aplica un poco de crema humectante en las cutículas para ablandarlas. Puedes hacerlo con la ayuda de un hisopo.

4. Agrega unas gotas de aceite: Pon aceite de almendras en un recipiente con agua tibia e introduce los dedos por unos minutos.

5. Seca tus dedos: Saca los dedos del agua y sécalos con una toalla, luego empuja hacia atrás las cutículas. Si están muy gruesas o largas lo ideal es cortarlas con una tijera pequeña previamente desinfectada.

6. Exfolia tus manos: Para que tus manos luzcan más suaves, exfólialas con un producto o bien mezcla 1/2 taza de puré de fresas y 1/4 de taza de azúcar para masajeartelas. Luego de cinco minutos enjuaga con agua tibia y sécalas.

7. Aplica un tratamiento fortificador: Para fortalecer tus uñas y evitar que se rompan fácilmente, aplica un tratamiento fortificador en ellas.

8. Pinta tus uñas: aplica dos capas de tu esmalte favorito y también una capa de secador.

9. Aplica brillo: Para mantener el color de tus uñas por más tiempo aplica una capa de brillo transparente.

10. Seca tus uñas: coloca tus manos frente a un ventilador durante unos tres o cuatro minutos.

PASOS PARA REALIZAR UNA PEDICURE PROFESIONAL

1. Retira el esmalte y remoja las uñas: En caso de que lleves las uñas pintadas, retira el esmalte con algodón y quitaesmalte. Luego pon los pies en remojo con agua caliente y agrega unas gotas de aceite esencial o sales de baño al agua para simular la sensación de estar en un verdadero spa.

2. Corta las uñas: Corta tus uñas de forma recta y para evitar cortarlas más de la cuenta fjate en el largo de la yema ya que cuando la uña es más corta que ésta aumenta el riesgo de uñas encarnadas. Las tijeras son exclusivamente para trazar cortes rectos, no oblicuos u ovalados por lo que no debes cortar los laterales de las uñas ya que automáticamente cambia la forma y el sentido de su crecimiento.

3. Lima y da forma: Para dar forma y suavizar las uñas, lima las esquinas y bordes empezando con la parte más gruesa de la lima y luego continúa con el lado grano más fino. La clave es limar en una única dirección para evitar romper y rayar la uña, además es recomendable utilizar unas limas de grano grueso ya que las uñas de los pies son más gruesas.

4. Empuja y limpia: Aplica un producto para ablandar cutículas y deja que actúe por unos minutos, luego sumerge los pies brevemente en agua caliente. Los productos ablandadores de cutículas se pueden aplicar también para suavizar áreas de durezas y pequeñas callosidades.

5. Corta las cutículas: Luego de ablandar las cutículas, córtalas con una tijera pequeña.

6. Suaviza: Usar las limas tras la ducha ayuda a eliminar las células muertas de la piel y evitar callos en sus primeras etapas manteniendo la piel suave. Luego del uso de la lima antidurezas debes hidratar muy bien la piel con una crema específica para pies.

7. Realiza un acabado: Para terminar, limpia las uñas con un poco de quitaesmalte y suaviza. Pule y da brillo a la capa superior de la uña o aplica un esmalte a tu gusto.

DATO BIUT

La marca Trim, cuenta con una completa gama de productos para que realices el cuidado de tus pies en casa con calidad profesional. Cuentan con un kit muy útil que incluye el corta uñas de pie, una lima para dar forma y suavizar las uñas, un cepillo y palitos de cutícula para empujar las cutículas hacia atrás y limpiar debajo de las uñas. Estos productos se encuentran en supermercados, farmacias y perfumerías a lo largo del país.

Manicura completa paso a paso

Estas son las pautas de una manicura completa, aunque puedes adaptarla a las necesidades de tus uñas y a tus gustos. Si llevas las uñas sin lacar sólo necesitarás realizarla cada 15 días. Recuerda que el estilo de manicura que elijas tiene que estar a la altura de las exigencias de tu forma de vida pero, sobre todo, al tiempo que puedas dedicar a su cuidado y decoración. Nada hay más feo que unas uñas con la laca descascarillada; por eso, si no vas a poderle dedicar el cuidado necesario al esmalte, es mejor llevar uno transparente, o simplemente la uña limpia, bien limada y pulida. Para realizar la manicura correctamente no cambies el orden de los pasos, pues cada uno de ellos prepara tus uñas para el siguiente.

  1. Elimina el antiguo esmalte. Lávate bien las manos y retira los restos del esmalte antiguo. Utiliza un algodón empapado en quitaesmaltes presionándolo suavemente sobre la uña durante unos 15 segundos para disolverlo. Retíralo con movimientos hacia arriba o adelante, pero no hacia los lados, pues arrastrarías el color y te ensuciarías los dedos.
  2. Dales forma. A continuación límalas con suavidad. Es mejor hacerlo con las uñas completamente secas, pues si las mojamos antes en agua, estarán blandas y porosas y puedes limarlas en exceso. El limado hay que realizarlo en una sola dirección y hacia el centro para no dañarlas. Aunque la elección de la forma que se le da a las uñas y el largo son una cuestión de gusto personal, es aconsejable adaptarlo a nuestro estilo de vida y saber que cuanto más largas y más en punta se dejen, serán menos resistentes y más difíciles de cuidar. Utiliza solamente las tijeras pequeñas de manicura o el cortaúñas cuando el largo de las uñas sea excesivo.
  3. Uñas al agua. Sumerge los dedos en un cuenco con agua tibia y jabonosa un par de minutos. No hay que dejarlas más porque la uña, al ser porosa, puede absorber demasiada agua y quedar reblandecida. Después sécalas con cuidado y aplica una crema específica o aceite dándote un masaje especialmente por la zona de la cutícula para hidratarlas, con las yemas de los dedos.
  4. Tratar la cutícula. No la cortes, pues cuando están rotas o heridas son la entrada perfecta para las infecciones. Además, su función es la de proteger el borde de la carne con la uña, y si se hieren se genera una capa más gruesa. Retira las cutículas con suavidad con la ayuda de un palito de naranja o una espátula de manicura empujándolas muy suavemente hacia el borde.
  5. Cortar piel muerta. Si tienes pieles muertas o “padrastros” utiliza unos alicates de manicura para cortarlos, pero con mucho cuidado para no hacerte heridas. Masajea después la zona con crema o aceite y repite este masaje una vez al día (mejor por la noche) hasta que desaparezcan.
  6. Hidratar las uñas. Aplícate un aceite o crema específica revitalizadora masajeando las uñas y las manos para hidratarlas y regenerarlas, y espera un par de minutos a que se absorba. Retira con un pañuelo de papel el exceso de grasa de las uñas antes de aplicar el esmalte.
  7. Pulir. Si no quieres usar ningún esmalte puedes utilizar un pulidor suave que les otorgue un brillo natural y obtener un aspecto lo más parecido a la manicura francesa (rosada encima de la carne y blanca la externa).
  8. Decorar. Empieza a pintarlas cuando estén completamente secas con una pincelada por el centro. Luego por ambos lados con cuidado de no tocar el extremo de la piel por ningún lado para no manchar los bordes y dejar que la uña respire. No extiendas la segunda capa hasta que no esté completamente seca la primera. Los esmaltes no duran generalmente más allá de una semana si son convencionales (no semi permanentes) por lo que tendrás que retirarlo en cuanto empiecen a descascarillarse y repetir este tratamiento cada vez que te lo vuelvas a aplicar.
  9. Secar. Cuando quieras que el esmalte te dure el máximo tiempo posible, puedes conseguirlo si aplicas antes una base protectora y, después de pintarlas con el color elegido, otra capa más de protector del color que ayudará a un rápido secado.

Semanalmente: si tienes las uñas sanas y no las llevas esmaltadas no tendrás más que limarlas para corregir el largo semanalmente y tratar la cutícula con un poco de crema para retirarla suavemente. Eso sí, repítela cada dos semanas completamente y siempre tendrán un aspecto impecable.

Cómo realizar una manicura de forma sencilla y económica

Las manos dicen mucho de nosotros y son nuestra carta de presentación. Por lo tanto, una manicura se convierte en un aspecto higiénico importante.

Unas uñas comidas y mal pintadas pueden hacernos parecer desprolijas y, unas manos secas y ásperas nunca resultan atractivas al tacto.

Sólo hace falta media hora en casa para realizar una manicura y, con tal cuidado, tus manos lucirán siempre impecables.

No es necesario recurrir a un salón de belleza: tú misma puedes hacerlo como la mejor profesional. Sigue estos pasos, y sorprende a todos con tu manicura casera.

¡No te la pierdas!

Pasos para realizar una manicura de forma sencilla

Ver también: 10 recomendaciones para cuidar las manos agrietadas

Paso 1

Primero, debes remojar tus manos en agua caliente cinco minutos. Esto ablandará la piel y abrirá los poros para que absorban los nutrientes de las cremas humectantes y se aflojen las cutículas.

  • Acto seguido, aplica con masajes circulares una crema nutritiva en las manos y en las cutículas.
  • Se recomiendas las cremas de avena o con extractos de nueces, que son más pesadas y oleosas.

Paso 2

¡Nunca cortes tus cutículas! Puedes lastimarte, y además, no es necesario. Con un palito de madera en forma de cuña (que puedes comprar en una farmacia) empuja las cutículas lo más que puedas para que sean lo más pequeñas posibles.

  • Recorta con un alicate tus uñas, y lima las asperezas.
  • Después, piensa en tus actividades diarias, y en base a eso, elige el largo que van a tener.
  • Hoy en día, las uñas largas y gatunas pasaron de moda. Es preferible llevarlas cortas y prolijas.

Paso 3

Para empezar a pintar tus uñas, aplica primero un barniz protector con vitaminas para que se endurezca la superficie de tus uñas.

Suele ser transparente, y sirve no solo para protegerlas, sino también para emparejar la superficie de las mismas. Una sola mano de este esmalte será suficiente.

  • Para pintarlas, elije un color adecuado: muchas veces, hay trabajos que requieren manos sobrías. En ese caso, si buscas algo discreto, los tonos pastel son ideales.
  • Si quieres algo un poco más jugado: puedes experimentar con azules o magentas, pero el color rojo siempre será el más elegante.

Recuerda que los colores oscuros requieren más cuidado y no son muy aconsejables si realizas trabajos manuales, ya que pueden descascararse muy rápido.

Paso 4

Para que queden prolijas, debes mojar el pincel y cuidar que no esté goteando. El esmalte debe ser fluido y no tener una textura pringosa.

  • Para pintar, debes comenzar por el centro de la uña siempre desde arriba hacia debajo de forma uniforme.
  • Después, pintar los costados. De esta manera, bastan tres pinceladas para pintar una uña.
  • Una vez que estén secas, y no antes, puedes aplicar una segunda capa.

Te puede interesar: Fortalece tus manos con estos 5 ejercicios

Paso 5

Cuando tengas tus uñas ya pintadas del color que hayas elegido y estén completamente secas, puedes repasarlas con un esmalte transparente para proteger el esmalte de color y, además, evitar que se descascaren muy pronto.

  • Con un hisopo embebido en acetona, repasa los bordes para borrar los restos de esmalte que pueden haber excedido tus uñas.
  • Es indispensable chequear que estén completamente secas para evitar que queden residuos de algodón.

Ahora que tus manos lucen impecables,¿Quién no diría que parecen salidas del mejor salón?

Cómo hacerte la manicura casera perfecta en solo siete pasos

No importa si el motivo es que te apetece relajarte unos minutos en casa mientras te arreglas las uñas o si simplemente tu economía no está para acudir al salón con tanta asiduidad. Si has decidido cuidarte y maquillarte las uñas en tu propia casa, hay ciertas reglas básicas que debes saber; pues de nada servirá que quieras lucir las últimas tendencias de uñas –estampado carey, francesa, marmoleado o seaglass– si tus manos no están tan cuidadas como deberían.

Las herramientas que necesitas para la manicura casera perfecta son lima para dar forma a las uñas, un palito de naranjo para echar para atrás las cutículas, aceite o removedor de cutículas para suavizar y empujar las cutículas, un cepillo para uñas, una base, tu color de esmalte preferido y un top coat. Toma nota de estos siete pasos y tus uñas parecerán recién salidas del mejor salón de mani-pedi de la zona.

Limar

Lo primero de todo (a son ser que lleves las uñas maquilladas, en cuyo caso te tocará desmaquillarlas) es darle la forma adecuada con ayuda de la lima. Depende de ti decidir entre almendrada, stiletto, cuadrada… Pero, si tienes dudas, la manera más fácil de elegir la forma adecuada es fijándote en cómo es el bode de tu uña al natural: si este tiene forma de sonrisa opta por el limado ovalado, pero si es más recto elige una forma más cuadrada. Y al limar recuerda que si mueves la lima siempre en la misma dirección en lugar de hacerlo en zigzag evitarás que las uñas se astillen.

Pulir

Aunque no lo creas, este paso es importante para crear una superficie lisa para que el esmalte se extienda mejor. Tan solo tienes que pasar el pulidor por cada, moviéndolo de adelante hacia atrás, hasta que notes que la superficie está lisa.

Luxury Manicure & Pedicure Set de Margaret Dabds (123,50 €). Eight Hours Cream Skin Protectant de Elizabeth Arden (35 €). Base y top coat Bodyguard de Orly (38,40 €).

Cuidar las cutículas

Frota el aceite específico sobre las cutículas, con ayuda de los dedos, y empuja suavemente hacia atrás y así tu uñas parecerá visualmente más alargadas. Te recomendamos echar las cutículas solo para atrás, evitando cortarlas, ya que este gesto puede provocar algún daño en la piel que podría desencadenar en una infección en el lecho ungueal.

Además, es importante que recuerdes mantener las cutículas hidratadas en todo momentos y no usar solo el aceite cuando te hagas la manicura.

Lavar

Si no eliminas el aceite adecuadamente antes de maquillarte las uñas, el esmalte no quedará perfecto y se levantará fácilmente. Lávate las manos con agua y jabón y utiliza un cepillo específico para uñas, que también eliminará los restos del limado y la suciedad, en general.

Aplicar la base

Este paso es 100% inevitable. Con él no solo aportas tratamiento a tus uñas –hay bases fortalecedoras, para uñas estriadas, endurecedoras, etc.– sino que también estás creando una superficie que garantiza una aplicación de color más uniforme y que evita que el color del esmalte manche tus uñas. Acuérdate de aplicar una capa fina y mejor si esperas un minuto a que se seque antes de pasar al color.

Dar dos capas de color

La reglas son básicas: aplica siempre dos capas de color, lo más finas posible, espera un minuto entre cada capa para evitar que salgan burbujas y no te olvides de pasar el pincel por la punta de la uña para sellar el color.

Un truco infalible para eliminar el color que se ha depositado sobre tu piel es no intentar quitarlo cuando esté medio seco, sino que es mejor esperar a dar la capa de esmalte transparente para que esta vuelva a humedecerlo y sea más fácil el retirado.

Sellar con top coat

Aplicar una última capa de top coat no solo aporta un brillo extra tu manicura, también lo sella y evita que se astille. Además, si vuelves a aplicar la capa de brillo pasados dos o tres días refrescarás tu manicura y esta durará perfecta más tiempo. Y, una vez esté seca la última capa termina con una gotita de aceite para cutículas.

Luego, recuerda mantener tanto tus uñas como cutículas bien hidratadas y así tu manicura parecerá recién hecha más tiempo.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *