0

Como limpiar los dientes

Cómo limpiar tus dientes para presumir de una sonrisa sana

La sonrisa es una parte imprescindible de nuestra cara, expresa nuestras emociones y dice mucho de nosotras. El problema es que nuestra boca es una parte muy delicada y necesita de un cuidado muy específico para evitar problemas de salud. La gingivitis, el mal aliento o las caries son problemas muy comunes que pueden afectar a nuestra vida diaria si no se tratan a tiempo. Como siempre, el mejor remedio es una buena prevención y, para ello, una limpieza bucal completa y profunda es imprescindible.

¿Cómo conseguir una buena limpieza bucal?

Tener una boca sana pasa por lavarse los dientes 3 veces al día durante unos 2 minutos, aunque esto no es suficiente. Elegir bien el cepillo de dientes y reemplazarlo por uno nuevo cada 3 meses es imprescindible para que la placa desaparezca. Además, después del cepillado es aconsejable enjuagarse los dientes con un colutorio específico y eliminar los restos de comida y placa con hilo dental. Esta rutina te garantizará una salud bucal completa y te ahorrará de muchas visitas al dentista.

¿Es mejor un cepillo de dientes eléctrico o manual?

Seguro que te has planteado más de una vez cambiarte al cepillo de dientes eléctrico y la verdad es que no faltan las razones. Los cepillos eléctricos eliminan mejor la placa y los restos de comida que se quedan en el borde de las encías. Esto previene la aparición de sangrado, gingivitis y periodontitis. Además, el cepillado es más cómodo ya que tan solo tendrás que pasar el cepillo sobre el diente para eliminar la placa. Lo bueno es que los cepillos eléctricos han bajado mucho de precio en los últimos años y son asequibles para todos los bolsillos.
Los cepillos de dientes manuales son menos recomendables, ya que al aplicar tú mismo la presión puedes pasarte y dañar las encías o cepillarte los dientes demasiado suavemente y no eliminar la placa del todo. Aunque los cepillos eléctricos tienen numerosas ventajas, te recomendamos utilizar los cepillos manuales si acabas de tener una cirugía en la boca, tienes las encías excesivamente sensibles y, sobre todo, para los niños de la casa.

Los mejores cepillos eléctricos

Oral-B Vitality CrossAction – El más vendido y mejor valorado: este cepillo se ha colado en los hogares de muchas mujeres por su buena calidad y su increíble precio. Su cabezal se adapta a cada diente para limpiar a fondo la placa inspirándose en los instrumentos utilizados por dentistas. Limpia en profundidad los rincones donde la placa tiende a acumularse y es suave con los dientes y encías. Su cabezal oscila y rota para eliminar más placa que un cepillo manual. Además, su temporizador te avisará cuando la limpieza esté completa.

Philips SoniCare HealthyWhite – El cepillo eléctrico blanqueador: tener unos dientes blancos es clave para una sonrisa perfectam por eso Philips trae este cepillo eléctrico que resalta el blanco natural de tus dientes con su modo limpieza y blanqueamiento que disminuye las manchas en el esmalte causadas por el café o el tabaco. El temporizador te avisa a los 2 minutos para que sepas cuando tu limpieza ha sido completa. Elimina hasta dos veces más de placa que un cepillo manual.

Oral-B Braun – El cepillo más profesional para una limpieza más completa: este cepillo te ofrece una limpieza como si estuvieras en el dentista, pero sin moverte de casa. Su cabezal redondeado limpia mejor y se adapta a cada diente. Blanquea tus dientes desde el primer uso gracias a su copa pulidora. Protege las encías gracias a su control de presión y a su sistema SmartRing que avisa si cepillas demasiado fuerte. Este cepillo te guía para que cepilles todas las partes de tu boca y no te dejes ni un rincón. Si tienes problemas de encías o los dientes especialmente sensibles, opta por un cepillo profesional que te garantice resultados y una limpieza 100% y prevenga futuros problemas de salud bucal.

¿Es necesario incorporar un irrigador dental en la rutina de limpieza?

El irrigador dental puede ser un complemento perfecto para tu higiene bucal, sobre todo si tienes tendencia a sufrir problemas bucales como caries, gingivitis o periodontitis. Ofrecen una limpieza propia de un dentista gracias a los chorros de agua a presión que lanzan entre tus dientes y que eliminan cualquier resto de comida o placa. Si combinas un buen cepillo de dientes con un irrigador dental puedes estar segura de que tendrás una boca limpia y prevendrás muchos problemas como el mal aliento o el sangrado de encías. Es muy útil también para limpiar tus dientes si tienes brackets y te cuesta llegar a cada rincón de tu boca.
No pienses que tener este aparato en casa te costará un ojo de la cara, en el mercado hay algunos de ellos muy eficaces que pueden ser tuyos por menos de 50€.
Por ejemplo, este de la marca Apiker es uno de los más vendidos en Amazon y tiene una valoración de 4.5/5.
Puedes ajustar la presión del agua según tus gustos e incluye 8 accesorios diferentes para cada necesidad (boquilla de periodontitis, boquilla para ortodoncia, boquilla para sarro en la lengua).

Si quieres un irrigador dental más avanzado este de Oral-B te ofrece mayor precisión sin aumentar demasiado el precio. Masajea y estimula las encías con su chorro múltiple de agua. Limpia entre los dientes eliminando todos los residuos e incluye 4 cabezales de recambio.

Como has podido comprobar, mantener una boca sana y una sonrisa perfecta es una combinación de constancia y de saber elegir los productos adecuados para ti. Mantén tus rutinas de cepillado y limpieza de dientes y verás como a la larga evitas muchos problemas que pueden causarte más de un dolor de cabeza.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Y además…

Los productos naturales más top para una sonrisa de 10
Rutinas de belleza: estos son los accesorios que han revolucionado las nuestras
Dermarollers: todo lo que debes saber sobre el tratamiento de belleza definitivo

Diez consejos efectivos para blanquear los dientes

¿Cómo se manchan los dientes?

El esmalte que recubre los dientes es ligeramente poroso, provocando que queden residuos cada vez que comemos. Por lo general, basta con cepillarnos para remover estos restos sin embargo, existen alimentos y bebidas como el café, el té o las gaseosas que manchan de manera más penetrante y como consecuencia, nuestros dientes comienzan progresivamente a adquirir un tono amarillo.

La buena noticia es que devolverle la luminosidad a tus dientes no es tarea imposible. Prueba con estos trucos:

1. Bicarbonato:

Aplica un poco de bicarbonato sobre tu crema dental y cepilla de manera habitual. Repite dos o tres veces a la semana. ¡Te sorprenderán los resultados!

2. Levadura de cerveza:

Mezcla media taza de levadura de cerveza con dos cucharaditas de sal y un poco de agua hasta formar una pasta y cepillate los dientes con ella. Verás como recuperan poco a poco su color natural.

3. Plátano:

El plátano tiene una gran concentración de ácido salicílico el cual, es ideal para blanquear los dientes. Una vez limpios, frota la cáscara de esta fruta por lo menos durante dos minutos. Repite diariamente.

4. Fresas:

Este es uno de los remedios más populares a la hora de blanquear tu dentadura. Estas contienen ácido málico, una enzima natural que ayuda a remover la decoloración de los dientes. Lo único que debes hacer es triturar la fresa y dejarla reposar en el área afectada por unos minutos.

5. Aceite de coco:

Además de ayudar a que tus encías estén sanas gracias a sus propiedades desinflamantes, el aceite de coco funcionará como blanqueador. Utilízalo para enjuagarte y pronto verás los resultados.

6. Cáscara de naranja:

El contenido de microorganismos que tiene la vitamina C, ayuda a eliminar las manchas producidas por el cigarrillo y la cafeína en tus dientes. Puedes utilizar una cáscara todas las noches antes de ir a dormir, el efecto que se produce es casi inmediato en un par de semanas te sorprenderás.

7. Agua Oxigenada:

La decoloración te ayuda a mantener tus dientes casi cristtalizados. Si recurres a este método, puedes hacerlo con una pasta de bicarbonato de sodio con un poco de esa agua, y cepillarte todas las noches. Si eres sensible en tus encías, es mejro que recurras a otro método para que no te produzca contrainidicaciones.

8. Albahaca:

Esta especia puede hacer que tus dientes recobren el blanco natural de los mismos. Utiliza la albahaca morada, déjala al sol por unos instantes, después muelela y con este polvo cepilla de la forma habitual con la pasta dental para obtener resultados óptimos.

9. Carbono:

Cepilla dos veces al día con la pasta normal de dientes. Este producto contiene un químico que logra eliminar la suciedad de los dientes, dejándolos cristalizados y totalmente blancos.

10. Limón:

Mezcla unas gotas de limón con sal, frótalas sobre los dientes, al menos dos veces por semana y luego retírala con abundate agua. Notarás los cambios en unas pocas semanas.

Consejos:

– Esmérate con tu higiene dental. Esto implica utilizar siempre hilo dental y enjuague bucal.

– Reduce el consumo de bebidas como el café, el té o vino tinto.

– Evita el cigarrillo.

– No te cepilles los dientes con tanta fuerza.

– Procura utilizar un pitillo con tus bebidas, así evitarás que tus dientes entren en contacto directo con líquidos que puedan mancharlos.

– Come frutas como la naranja, freza, manzana, papaya y pera. Sus componentes crearán una película protectora en el esmalte evitando que se manchen.

– Masticar chicles sin azúcar incrementa la producción de saliva. Esto ayuda a barrer la placa que mancha los dientes, así como las bacterias que producen caries. Los chicles deben contener xilitol que es un edulcorante natural.

10 efectivas maneras de limpiar tus dientes sin necesidad de cepillo

Si olvidaste tu cepillo de dientes, y necesitas limpiar de alguna manera tu dentadura, aquí te revelamos 10 efectivas maneras de solucionar el problema. ¡Te sorprenderás!

Limpiar tus dientes es algo que no puedes dejar de hacer nunca, ellos necesitan cuidados, y muchas veces solemos olvidar nuestro cepillo durante un viaje de fin de semana o la visita a casa de algún amigo, pero aquí te compartimos los secretos revelados por los dentistas.

En Clínicas Sonríe sabemos que tus dientes deben siempre de lucir muy bien, por lo que además de hacer tu cita con nosotros para la revisión y corrección dental, te sugerimos estos sencillos trucos que puedes aplicar si algún día te olvidas de tu cepillo de dientes.

¿Cómo limpiar mis dientes sin cepillo?

  • Puedes utilizar una toalla y mojar la puntita de la misma. Luego la envuelves en tus dedos y la frotas entre los dientes y las encías, eso ayudará a remover la placa.
  • Si no tienes tu cepillo a la mano y es urgente, puedes comprar un chicle sin azúcar, mientras mueves el dulce en tu boca colaboras con la eliminación de placa entre los dientes, y ayudas a generar más saliva.
  • Si estás en un área abierta puedes volver a la época prehistórica y limpiar tus dientes con una hojita verde, solamente debes masticar la punta. Mejor si es eucalipto.
  • Si olvidaste el cepillo pero tienes pasta dental siempre es bueno pasarla con tus dedos y hacer enjuagues, eso servirá mientras consigues un cepillo.
  • Si lo que tienes es cepillo, pero no tienes pasta dental, entonces lo recomendable es que cepilles con agua y hagas varios enjuagues.
  • Antes de que existiera la pasta dental se utilizaba el bicarbonato de sodio para limpiarse los dientes, por lo que esta podría ser una excelente solución; aunque claro, a veces es más complicado encontrar esto.

Todos estos tips son excelentes para realizarlos una o dos veces, pero recuerda que es importante mantener tu dentadura en excelente estado, por lo que siempre debes cargar tu cepillo de dientes, pasta e hilo dental y realizar periódicas visitas a tu dentista de confianza.

¿Sabes cuál es el método más raro para limpiar dientes?

Se trata de un antiguo método que ha ganado popularidad recientemente en el mundo de la cosmética. Consiste en utilizar una cucharada de aceite (sésamo, oliva, girasol o coco) y enjuagarte la boca con él. Se dice que esto ayuda a eliminar toxinas de tu boca y al mismo tiempo aporta un efecto blanqueador a los dientes. Habría que probarlo aunque suena extraño.

Remedios naturales para cuidar y limpiar los dientes

Otro dato curioso e interesante sobre limpiar los dientes es que puedes hacerlo con pasta y cepillo de dientes, pero agregar alguno de estos remedios naturales para que tus dientas obtengan un blanqueado casi tan perfecto como el que realizan los dentistas.

  • Jalea de fresa:

Las fresas contienen ácido málico, que es ideal para disolver el café, el vino tinto y las manchas de té en los dientes. Muele 1 o 2 fresas y agrega una cucharadita de bicarbonato de sodio., y frota esta mezcla en tus dientes de 5 a 7 minutos. Después , usa hilo dental para sacar las semillas de las fresas que se hayan quedado atoradas. Recuerda que solo debes realizar una o dos veces cada mes.

  • Mascarilla de plátano:

Puedes utilizar la parte de adentro de una cáscara de plátano, que es rica en potasio, magnesio, manganeso, y otros minerales, para blanquear tus dientes. Los minerales en una banana son absorbidos por el esmalte y tienen efectos saludables de blanqueamiento.

  • Carbón (Aunque no lo crean):

El carbón activado es un remedio que está de moda por sus beneficios desintoxicantes. Resulta que también sirve para blanquear los dientes, ya que sus gránulos se adhieren a las bacterias antes de que los manchen.

Recuerda que es importante saber qué le hace bien a tus dientes y lavarlos al menos tres veces al día.

Cómo blanquear los dientes en casa

Un buen remedio casero para blanquear los dientes es cepillarlos a diario con una mezcla casera que se prepara con bicarbonato de sodio y jengibre. Estos ingredientes pueden comprarse fácilmente en las farmacias y tiendas de productos naturales, en conjunto con una pasta de dientes blanqueadora.

Sin embargo, existen otras opciones como utilizar un exfoliante de fresa o un enjuague de aceite de coco, también pueden ser preparadas fácilmente y utilizadas en el hogar para blanquear los dientes.

En el caso de manchas en los dientes de color marrón o grisáceo, que son causadas por el uso del antibiótico tetraciclina en la niñez ningún método de blanqueamiento dental es eficaz, incluso los tratamientos realizados por el odontólogo pueden no tener ningún resultado. En este caso, lo que se recomienda hacer es acudir al dentista para que se coloquen carillas dentales de porcelana para mejorar la armonía de la sonrisa, dando como resultado unos dientes alineados, blancos y bien ajustados.

1. Pasta de bicarbonato con jengibre

Esta pasta es excelente para blanquear los dientes porque tiene un efecto exfoliante, retirando micropartículas de tártaro o sarro que hacen que los dientes sean más amarillentos y más oscuros.

Sin embargo, este tratamiento casero para blanquear los dientes sólo se debe realizar 2 veces a la semana para no desgastar los dientes, debido a que puede debilitar el esmalte dental causando sensibilidad.

Ingredientes

  • 2 a 3 cucharaditas de bicarbonato de sodio;
  • 1/4 cucharadita de jengibre en polvo;
  • 3 gotas de aceite esencial de menta.

Modo de preparación

Mezclar muy bien todos los ingredientes y guardar en un recipiente bien cerrado y lejos de la luz. Siempre que vaya a utilizarse debe mojar primero el cepillo de dientes, colocar la pasta de dientes normal y, a continuación, añadir esta mezcla, cepillando bien los dientes y enjuagándose con agua al final.

2. Exfoliante de fresa con sal

Este exfoliante de fresa con sal contiene vitamina C y un tipo de ácido que ayuda a eliminar la placa dental y a eliminar las manchas oscuras. Además de esto, como contiene bicarbonato de sodio que ayuda a aclarar los dientes más rápido.

Ingredientes

  • 2 a 3 fresas;
  • 1 pizca de sal gruesa;
  • ½ cucharadita de bicarbonato de sodio.

Modo de preparación

Machacar las fresas con un tenedor hasta obtener un puré, luego añadir el resto de los ingredientes y mezclar bien. Coloque la mezcla en el cepillo y aplique sobre los dientes, tratando de mantenerla en contacto con la pared del diente durante unos 5 minutos.

Por último, se debe enjuagar la boca con agua para eliminar la mezcla y cepillarse los dientes con una pasta normal. Esta mezcla sólo debe usarse 2 a 3 veces a la semana, para evitar el desgaste de los dientes.

3. Enjuague de aceite de coco

El aceite de coco es un antimicrobiano que ayuda a eliminar la placa bacteriana, además de promover la salud de las encías. De esta forma, es una opción bastante saludable para blanquear los dientes, eliminando manchas oscuras.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de aceite de coco.

Modo de preparación

Coloque una pequeña cucharada de aceite de coco o mantequilla de coco en la boca. Deje derretir y enjuague la boca para que el producto pase por todos los dientes durante unos 3 a 5 minutos. Por último, retire el exceso y cepíllese los dientes.

Para aclarar los dientes con éxito también es importante seguir algunos consejos como no tomar bebidas de color oscuro como té negro o café, ni jugos industrializados, que contienen muchos colorantes y terminan oscureciendo los dientes.

Una buena sugerencia es tomar estos líquidos con un popote o tomar un vaso de agua inmediatamente después de ingerir este tipo de alimentos. Vea más consejos como estos en el video a continuación:

Cómo no mancharse los dientes | ¡Nunca más!

15 mil visualizaciones

Dientes sensibles después de una limpieza en el dentista

Es normal tener los dientes sensibles luego de someterse a tratamientos de limpieza, sobre todo después de que su higienista dental le haga una limpieza profunda. Con el tiempo, la sensación disminuirá, dejando sus dientes y encías más saludables que antes. Sin embargo, si experimenta dientes sensibles después de un tratamiento de limpieza y esto continúa por más tiempo de lo normal, su dentista podrá ofrecerle la ayuda y los consejos que presentamos a continuación.

Limpieza profunda

Cuando el sarro y otras bacterias resistentes se calcifican en los dientes, la limpieza profunda es la única manera de eliminarlas. El sarro aparece en o cerca del borde de las encías, y el dentista o higienista dental puede eliminarlo con herramientas especiales a través de un proceso llamado raspado dental. Su higienista dental también podría realizar un alisado radicular, que consiste en usar herramientas entre las encías y las raíces dentales para retirar la placa y el sarro de la superficie de las raíces.

Antes de una sesión de limpieza profunda, las encías podrían estar inflamadas e hinchadas, e incluso podría haber huecos profundos infectados con bacterias. Tanto el raspado dental como el alisado radicular ayudan a tratar estos problemas, pero también pueden ocasionar un poco de molestia y sangrado natural. Su dentista puede ofrecer colocarle anestesia local si es probable que la limpieza profunda cause más irritación.

Qué pasa después

La molestia generalizada, los dientes sensibles y el sangrado de las encías son normales después de una limpieza profunda en el consultorio dental. Algunos efectos se deben al contacto entre las herramientas y las encías inflamadas que sangran con facilidad. Otro efecto de la limpieza profunda es que quedan expuestas las superficies de los dientes que antes estaban cubiertas con sarro. En los lugares donde las encías se han retirado de los dientes, quitar el sarro hace que las raíces queden expuestas, y puede tardar un poco hasta que los dientes se acostumbren a esta nueva vulnerabilidad. Estas áreas no están cubiertas por esmalte, por lo que son más sensibles que el resto de los dientes.

Dientes sensibles

El sangrado, la molestia y la sensibilidad dental después de una limpieza no deberían durar más de una semana, de acuerdo con la Asociación Dental Americana (American Dental Association, ADA). Las encías inflamadas, sensibles o con sangrado irán mejorando gradualmente con el tiempo, siempre y cuando se cepille los dientes con cuidado y con constancia. Sin embargo, en la mayoría de los pacientes, la molestia general debida a la limpieza dental desaparece en un día o dos. Lamentablemente, en la vida diaria la sensibilidad dental es más difícil de evitar, sobre todo al comer o beber alimentos calientes o fríos, así como al morder y al cepillarse los dientes, pero esto no debería ser un problema durante más de una semana.

Cuidado dental después de una limpieza profunda

Cuidar bien los dientes después de un tratamiento de limpieza profunda ayudará a sus encías a sanar, reducirá los detonantes más comunes del dolor y la sensibilidad. Espere al menos un día antes de usar hilo dental y cepíllese los dientes con cuidado usando un cepillo dental de cerdas suaves mientras sus encías estén adoloridas. Use una crema dental para dientes sensibles para ayudar a tratar y prevenir la sensibilidad dental, y evite comer alimentos o tomar bebidas que detonen su sensibilidad. Si los dientes siguen sensibles tres o cuatro semanas después del tratamiento o si tiene otro motivo de preocupación, póngase en contacto con su dentista para una consulta de seguimiento. Él o ella podrá revisar si las encías están sanando bien.

Los dientes sensibles después de una limpieza profunda no son motivo de preocupación inmediata: puede tratarlos en casa con la crema dental apropiada y cuidando lo que come y bebe. Si los síntomas duran más de un par de semanas, es importante que se ponga en contacto con su dentista, pero siempre cuente con que la causa sea alguna omisión en la rutina de cuidado en casa.

Por lo tanto el irrigador dental debe usarse para completar la higiene bucal, ayuda a eliminar la máxima cantidad de placa y suciedad posible y de esta manera previene las caries, la halitosis y las enfermedades periodontales como la gingivitis y la periodontitis que provocan el deterioro de las encías. Por otro lado, también fortalece las encías porque puede masajearlas con mayor presión y eso las estimula.

Además, si usas ortodoncia o tienes algún puente, corona o implante dental deberías plantearte muy seriamente el uso de un irrigador porque ni el cepillo y la seda son capaces de limpiar tan a fondo. Está especialmente indicado por los dentistas para estos casos.

¿Cómo usar un irrigador oral?

Debe usarse después del cepillo y el hilo dental. Para comenzar a usar un irrigador oral asegúrate de que el depósito está lleno de agua, aunque también puedes diluir colutorio o enjuague bucal para reforzar la limpieza. Si es la primera vez que lo usas debes comenzar con un nivel bajo de presión e ir subiendo hasta llegar al nivel que sientas adecuado para ti.

  • Introduce la punta del cabezal en tu boca antes de encenderlo.
  • Colócalo apuntando a tus encías y cierra los labios para evitar salpicaduras, pero que permita un correcto flujo del agua.
  • Inclínate hacia el lavabo para dejar que el agua vaya cayendo sobre este y manche lo menos posible el resto del baño.
  • Si tiene temporizador dejará de vibrar durante un momento cada 30 segundos para avisarte de que cambies de zona y se parará a los 2 minutos dando por finalizada la limpieza.
  • En todo caso nunca lo saques de la boca antes de terminar.

Si todavía no te ha quedado claro cómo usar un irrigador bucal te dejamos este vídeo mucho más ilustrativo:

Como medidas de mantenimiento es aconsejable secar el cabezal y la base en caso de que se haya mojado y vaciar el agua restante del depósito.

La mayoría de los modelos incluyen varias boquillas o cabezales estándar para que pueda ser usado por varios miembros de la familia y varias especiales para ajustarse a las diferencias de cada boca.

Irrigadores dentales para niños

Aunque apenas existen modelos de irrigadores dentales específicos para niños, ellos pueden usar igualmente los que hemos analizado en este artículo porque todos permiten ajusta la presión, que para un niño tendrá que ser bastante menor para no sentir molestias.

La ventaja frente al hilo dental es que puede ser más divertido para ellos y por lo tanto desarrollar un hábito, que si perdura durante la etapa adulta va a asegurar una muy buena higiene oral.

En cualquier caso, el uso del irrigador debe ser supervisado por un adulto y éste no debe sustituir nunca al cepillado con pasta de dientes.

¿Por qué el irrigador Waterpik es mejor que el irrigador Oral B?

Tal como hemos indicado en los análisis previos tanto de los modelos Waterpik y los Oral B, la potencia de los primeros es mucho mejor y los comentarios de cientos de usuarios lo corroboran, opiniones más fiables que los vatios del producto o el número de pulsaciones que pueden alcanzar porque no son los únicos factores que influyen en la fuerza final que puede alcanzar el chorro de agua.

¿Por qué es tan importante esta característica? Porque si el chorro a presión no es suficientemente fuerte no va a arrastrar los restos de alimentos con eficacia.

Tan sólo recomendamos los irrigadores Oral B en caso de que tengas las encías muy sensibles, te sangren con mucha facilidad y por lo tanto no necesites tanta potencia como te pueden ofrecer los irrigadores Waterpik, aunque igualmente te valdrían porque ésta es ajustable en niveles del 1 al 10.

¿Dónde comprar un irrigador dental?

Si ya te has decidido a comprar un irrigador dental y tan sólo necesitas saber donde comprarlo tienes varias alternativas. Como es un producto que empieza a ser muy utilizado podrás encontrarlo en grandes almacenes o tiendas especializadas en electrodomésticos y pequeños aparatos electrónicos para el hogar, pero también tienes la opción de comprarlo online como es lógico.

En 10mejores.top te recomendamos usar Amazon porque tiene gran variedad de modelos disponibles en los cuales puedes leer las opiniones de otros clientes que los han comprado, ofrece un envío muy rápido de hasta 1 sólo día y sin costes si está gestionado desde sus almacenes y puedes devolverlo hasta 30 días después de haberlo recibido si no estás satisfecho con tu compra.

¿Te ha resultado útil? (Votos: 26 Promedio: 4.7)

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *