0

Como limpiar una vitroceramica

Te contamos cómo recuperar una vitrocerámica muy quemada de forma natural con productos que todos tenemos en casa. ¡Pero ojo! Al contrario que el truco para limpiar las manchas de orina del sofá, este truco s´ i que puede resultar agresivo para las placas, no se debe realizar a diario. Hazlo solo en caso de que las manchas de quemado no se puedan eliminar de ninguna otra forma.

Las cocinas de vitrocerámica son cada vez más comunes en los hogares. Su funcionamientos y estética no tiene nada que ver con la cocina tradicional de gas.

La cocina vitrocerámica consiste en un sistema de cocción en el que hay un vidrio entre la fuente de calor y el recipiente en el que se cocina. No existe un contacto directo con el fuego como sucede en las cocinas tradicionales de gas.

La vitrocerámica es una placa que tiene aspecto de cristal y es muy importante hacer un correcto mantenimiento para que siga funcionando, que no se quemen restos de comida que puedan quedar y para mantener el higiene en la cocina.

Si no se tiene cuidado con esto y no se hace una limpieza con frecuencia, la vitrocerámica se puede quemar. A continuación vamos a ver cómo hacer el mantenimiento de este tipo de cocina.

Cómo limpiar vitocerámica quemada o con manchas

¿Tienes el cristal de vitrocerámica quemado? No te preocupes, recuperarlo y dejarlo como nuevo no te parecerá difícil con estos trucos de limpieza. Si no te gusta usar productos químicos existen remedios caseros mucho más naturales para limpiar la vitrocerámica de tu casa de forma eficaz. ¡Toma nota!

Para limpiar la vitrocerámica quemada sin usar productos químicos necesitarás lo siguientes ingredientes:

Ingredientes

– 2 cucharadas de bicarbonato de sodio

– 10 cl de agua

– vinagre

Procedimiento

Mezcla los ingredientes. Extiende la pasta en la vitrocerámica. Echa un chorro de vinagre por encima. Déjalo reposar 5 minutos y limpia con una esponja.

Si tu vitrocerámica no está quemada pero sí raspada, uno de los productos más populares que puedes usar para que mejore su aspecto es la pasta de dientes. Aplícala en un paño y frota sobre la superficie rayada. No solo harás que el arañazo desaparezca sino que además sacarás brillo a la vitrocerámica.¡Tu vitrocerámica quedará como nueva!

Recomendaciones de mantenimiento de la vitrocerámica

Hay algunos aspectos básicos y muy importantes que debes tener en cuenta para mantener tu cocina de vitrocerámica limpia y evitar que se queme o se estropee.

– Lo primero que debes saber es que no puedes limpiarla con cualquier utensilio. Evita las esponjas metálicas que utilizarías posiblemente para limpiar una cocina tradicional. Si usas este material lo más seguro es que la vitrocerámica se raye. Puedes comprar espátulas que venden para su limpieza o esponjas especiales recomendadas para la vitro. Mucho cuidado también con los estropajos, podrían dañar y rayar el cristal de tu cocina.

– Limpia la vitrocerámica a diario. Es el mejor consejo para mantener tu cocina con un buen nivel de higiene y sin dañarse. Quita todas las manchas cuando aún estén frescas con productos de limpieza para vitrocerámicas que puedes comprar en cualquier supermercado.

Leer más Los diferentes usos del vinagre que cambian la vida

– Limpia siempre la vitrocerámica cuando esté fría para evitar quemaduras y que la limpieza sea más efectiva.

Siguiendo estas sencillas pautas evitarás sin esfuerzo que tu vitrocerámica se queme.

7 trucos para limpiar la vitrocerámica correctamente

Visitas: 2.362

Las vitrocerámicas han supuesto toda una revolución en los hogares. La comodidad, el diseño, la facilidad de uso con un solo click, y, sobre todo, la seguridad que proporcionan con respecto a las cocinas de gas han sido puntos clave para que la mayoría de los usuarios apuesten por ellas.

Si pensamos en su mantenimiento, también resultan más fáciles de limpiar por la sencillez que tienen. Y es que únicamente tenemos que limpiar un cristal en vez de desmontar sus elementos y fregarlos por individual.

Aunque muchas veces, nos podemos encontrar con problemas de limpieza porque la suciedad se queda pegada de tal manera que no se quita, o tenemos miedo de que se ralle.

Por eso, desde La Casa Tecno te vamos a dar 7 trucos para limpiar la vitrocerámica correctamente y no tengas que preocuparte:

1- Utilizar una rasqueta

Las rasquetas son imprescindibles para limpiar las vitrocerámicas. Aquellas manchas de líquidos solidificados son fáciles de eliminar únicamente pasando este utensilio. También lo puedes combinar con producto específico para limpiar la vitro si ves que las manchas son difíciles de quitar.

Las rasquetas normales valen para limpiar la vitrocerámica, pero si quieres estar más seguro de que no estropee, puedes comprar rasquetas especiales para este tipo de superficie.

2- Los productos limpia- vitrocerámicas

Reconocidas marcas han creado productos específicos para limpiar la vitrocerámica. Y es que el cristal de este electrodoméstico es tan sensible que no acepta cualquier limpiador químico.

Si te decantas por esta opción, ten en cuenta que esté señalado que su uso es para las vitrocerámicas. De lo contrario, se dañará.

Para su aplicación, basta con echar un pequeño chorrito sobre la superficie manchada, dejarlo actuar y retirarlo con un trapo o bayeta fina húmeda.

3- El remedio natural: limón

Al igual que para limpiar la suciedad del microondas, la acidez de limón sirve para ablandar aquellas manchas imposibles de eliminar.

Derramamos unas gotitas en la mancha, lo dejamos actuar y después pasamos una rasqueta o un paño húmedo y, ¡voilá! la suciedad habrá desaparecido.

4- Una solución gratuita: el hielo

Si no quieres gastarte dinero para limpiar la vitrocerámica, el hielo también es un excelente remedio ‘ablanda’ suciedad.

Coge un hielo y frota la superficie de la mancha durante un minuto aproximadamente. A continuación, pasa la rasqueta o el limpiador específico y ¡suciedad eliminada!

5- Abrillanta la vitrocerámica con vinagre

Pues sí, amigos. Otra vez volvemos a nuestro remedio casero favorito: el vinagre. Como ya hemos visto, este líquido ácido además de condimentar la ensalada, sirve para limpiar la lavadora, el lavavajillas y, prácticamente cualquier electrodoméstico que queramos.

Esta vez, al igual que sirve para limpiar la vitrocerámica, también nos permite abrillantarla dando un toque más sofisticado a nuestra cocina.

Para ello, aplícalo en una bayeta especial o en un paño y pásalo por toda la superficie. El resultado: ¡vitro reluciente!

6- Utiliza bayetas ecológicas, paños o papel de cocina

Como te venimos diciendo durante los consejos anteriores, para secar la vitrocerámica o aplicar los productos, debes hacerlo sobre un paño suave: así evitarás que se estropee.

Lo mejor es contar con una bayeta ecológica de fibras especiales, un paño liso o, mismamente, con el papel de fibras sintéticas que utilizamos en la cocina.

7- Por último: limpia siempre después de cocinar

El mejor consejo para eliminar la suciedad de la vitrocerámica con mayor facilidad, es hacerlo después de cocinar. Cuanto más tiempo tardemos más solidificadas y pegadas se van a quedar las manchas y más difícil será quitarlas posteriormente.

¿Qué no debemos utilizar nunca para limpiar la vitrocerámica?

Como explicábamos anteriormente, el cristal de la superficie de la vitrocerámica es muy sensible, por lo que si utilizamos productos inadecuados se puede rallar o decolorar.

Si esto pasa ya no hay marcha atrás y, aunque la vitro seguirá funcionando, estéticamente desentonará con nuestra cocina.

Por eso, no se te ocurra nunca limpiar la vitrocerámica con:

  • Estropajos de metal. Aunque estos estropajos son maravillosos para eliminar las manchas más difíciles en las cocinas de gas, está totalmente PROHIBIDO utilizarlos en las vitrocerámicas. Llenaríamos su superficie de ralladuras y arañazos con una sola pasada.
  • Productos abrasivos. Los limpiadores de hornos, quitamanchas o desengrasantes son muy buenos para otros electrodomésticos, pero JAMÁS para las vitrocerámicas. Al ser abrasivos pueden decolorar la superficie de la vitro y también rallarlas. Por eso, te recomendamos únicamente el producto específico para estas cocinas.

¿Cómo limpiar la vitrocerámica?

¿Tienes manchas en la vitrocerámica y no sabes cómo quitarlas? ¡Tranquilo! En este post te contamos pequeños trucos para limpiar la vitrocerámica y quitarle los arañazos.

Consejos para limpiar la vitrocerámica

Muchas veces al limpiar la vitrocerámica no sabemos cuál es la mejor forma de limpiarla o se nos quedan pegotes. ¡No te preocupes! Nosotros te contamos algunos consejitos para que la dejes impoluta.

  • Siempre que utilices la vitrocerámica es recomendable que pases un paño para que se quiten los residuos.
  • Utilizar la rasqueta: es vital para limpiar la vitrocerámica, ya que te va ayudar a eliminar los residuos que se hayan quedado.
  • No frotes con estropajo: Si utilizas estropajos para limpiar la vitrocerámica acabará con arañazos.
  • Usa ollas y sartenes adecuadas. Esta parte es fundamental para alargar la vida de la vitrocerámica. Siempre que compres una sartén es importante que tenga el fondo liso, ya que esto va a hacer que tenga mejor contacto con el fuego.
  • Cuando tengas que quitar el producto que uses para limpiar la vitrocerámica, lo mejor es que utilices papel de cocina o bayetas.

¿Cada cuánto es recomendable limpiar la vitrocerámica?

Limpiar la vitrocerámica siempre que la uses es fundamental para su durabilidad. Si no has ensuciado mucho, puedes optar por limpiarla con una servilleta. Limpiarla con un producto especial para vitrocerámica va a depender del uso:

  • Uso moderado: usas la vitrocerámica una vez al día. Lo aconsejable es que la limpies con el producto cada dos días. Esto será posible siempre y cuando la comida que cocines no manche mucho la vitro.
  • Uso intensivo: cuando usas la vitrocerámica varias veces al día. Si utilizas la vitro con tanta frecuencia, lo mejor es que la limpies todas las noches con un producto adecuado.

Limpiar la vitrocerámica es una tarea difícil, ya que es complicado que no queden manchas o arañazos. En Jobin te vamos a contar cómo limpiar la vitro con un pequeño truco casero y así dejarla impecable.

1- Pon en un recipiente 3 cucharadas de bicarbonato y una de vinagre. Mezcla hasta que se haga una pasta.

2- Aplica el producto con una servilleta de papel y espera unos minutos para que el producto haga efecto.

3- Pasado un tiempo, retira el producto con una rasqueta.

4- Quita lo que queda de suciedad con una servilleta.

Truco para quitar los arañazos leves

¿Tienes un pequeño arañazo en la vitrocerámica? Es muy común tener algún arañazo leve en la vitrocerámica. Por eso te contamos este truquito para que puedas quitarlos todos y tu vitrocerámica quede como nueva ¿A qué esperas para quitar todos los arañazos?

1- Busca pequeños arañazos.

2- Pon un poco de pasta de dientes dentífrica blanca sobre ellos.

3- Espera unos segundos.

4- Pasado un tiempo, frota sobre la superficie dañada hasta quitar el arañazo.

5- Retira el producto con un paño húmedo. Es mejor que el paño sea de algodón para que no se arañe de nuevo la vitrocerámica.

¿Todavía te quedan pegotes de suciedad en la vitrocerámica? ¡No te preocupes! En Jobin tenemos muchos profesionales de limpieza que pueden ayudarte con esta tarea. Solo tienes que pedir presupuesto y en menos de 24 horas recibirás hasta 3 presupuestos totalmente gratis.

¿Cómo pedir presupuesto?

  1. Selecciona el servicio en Jobin.
  2. Describe qué necesitas y selecciona tu ubicación. Todo este proceso te llevará menos de un minuto.
  3. Hasta tres profesionales te contactarán para ofrecerte un presupuesto. Elige el que mejor encaje contigo.

El mayor de tus temores cuando estrenas una vitrocerámica es que se le vaya ese brillo espectacular que tiene cuando está nueva. Sabes que se va a manchar, que va a caer comida sobre ella, que salpicará el aceite y que dentro de un tiempo ya no parecerá la misma.

Por ello hay que limpiarla de forma adecuada, con productos de calidad y siguiendo algunos pasos básicos que harán que nuestra vitrocerámica dure mucho más tiempo en perfectas condiciones.

Cómo limpiar la vitrocerámica

La cerámica vitrificada de las vitrocerámicas es bastante sensible, por lo que podemos dañarla con facilidad y rayarla, así que hay que limpiarla con cuidado y mimo.

Utensilios de limpieza

Tenemos que contar entre los utensilios de limpieza para una vitrocerámica con un par de paños o bien una esponja suave y también una rasqueta o espátula.

Por supuesto no uses la parte áspera de las esponjas ni estropajos metálicos, que deben ser descartados para esta limpieza al 100% ya que un solo roce suyo con el cristal lo rayará.

Lo primero, lavarla

Siempre con la vitrocerámica fría, lo primero que se aconseja hacer es un lavado con agua y una gota de jabón para quitar la suciedad menos incrustada. De ese modo también humedecemos los restos para que posteriormente se resistan menos. Para ello usa un paño o bien una esponja suave (nunca por el lado áspero). Hazlo en círculos para abarcar toda la superficie.

Si sabemos que nos va a costar mucho sacar las manchas porque algo se ha quemado o derramado, podemos bien añadir unas gotas de limón a la mezcla o echarlas después para ablandar esa suciedad.

Y en cualquier caso, recuerda que si se trata de salpicaduras de aceite, es mejor retirarlas primero con papel absorbente y después aplicar la mezcla de agua y jabón.

Usa la espátula o rasqueta para vitrocerámicas

A continuación, toma la rasqueta o espátula y rasca aquellas zonas donde algún alimento se haya pegado. Para evitar que la rasqueta se te pueda escapar de la mano, cógela con fuerza pero no rasques haciendo demasiada presión para evitar daños en el cristal.

Lo ideal es coger la espátula con una inclinación de 30º para así rascar mejor. Gracias a su mango esto no te será un problema. Y fíjate bien en que muchas rasquetas tienen un pequeño saliente en el que apoyar el pulgar o el índice para mayor comodidad.

Tras usar la rasqueta, usa un paño húmedo, muy bien escurrido, para retirar la mezcla de agua y jabón y toda la suciedad que haya salido.

Aplica un producto limpiador

Con la placa limpia, aplica el producto de limpieza de tu elección. Asegúrate de que está formulado para placas vitrocerámicas y úsalo siempre en pequeñas cantidades y extendiéndolo por toda la placa. Hazte con un producto limpiador de vitrocerámicas que le aporte brillo al cristal. Descarta todo producto abrasivo como son los quitamanchas o los limpiadores de horno.

Unos minutos después, en función de las instrucciones del envase, retíralo con un paño húmedo o con papel de cocina.

Seca la superficie

Después seca con un paño limpio la vitrocerámica para que quede limpia y brillante. Notarás como con las primeras pasadas este electrodoméstico tiene mejor aspecto, se ve limpio y cuidado.

No siempre hace falta tanto mantenimiento

Si has cocinado pero no has ensuciado demasiado y solo hay alguna salpicadura, no tienes que hacer todos los pasos anteriores. Con pasar un paño húmedo y después uno seco será suficiente. Pero al menos una vez a la semana sí deberías hacer la limpieza completa. Y si cocinas frecuentemente (y ensucias) sí deberías hacerlo al finalizar el cocinado.

También existen toallitas especiales para limpiar la vitrocerámica, que son una solución muy rápida cuando casi no hemos manchado o cocinamos con muy poca frecuencia.

Cómo recuperar una vitrocerámica quemada

A veces lo que queremos no es limpiar, sino recuperar el brillo de la superficie tras haberse quemado, algo que puede pasar si nos despistamos y dejamos un cazo o una sartén sin vigilancia. No solo quemaremos el recipiente, sino que posiblemente quede un surco dibujado sobre el fogón muy feo.

Habremos quemado la superficie pero es posible arreglarlo o mejorarlo. Dependerá de cuánto se haya quemado, eso sí. Para ello necesitas mezclar 2 cucharaditas de bicarbonato con 10 cl de agua. Se formará una pasta que debes aplicar sobre la superficie quemada, añadirle unas gotas de vinagre y dejarlo reposar 5 minutos. Luego hay que retirarlo con una esponja y secarlo. Por supuesto, no es algo para hacer cada día, solo como último intento para recuperar un fogón quemado.

Consejos para ensuciar menos la vitrocerámica

Una forma de tener que limpiar menos es ensuciar poco. O al menos solo con una limpieza ligera conseguiremos que la vitrocerámica luzca impoluta más tiempo.

Para ello, una de las primeras normas que debemos cumplir es impedir derrames, sobre todo si es eléctrica, ya que las placas de inducción solo calientan las ollas y sartenes con las que cocinamos, por lo que no se quema la comida que pueda derramarse y salpicar. Pero igualmente ensucia.

Para ello, no descuides nunca las sartenes ni las ollas, usa tapas y en caso de que algo caiga intenta retirarlo lo antes posible con papel de cocina teniendo mucho cuidado de no quemarte.

Si tu peor pesadilla es que la vitrocerámica se raye, no solo debes evitar los estropajos metálicos o la superficie áspera de las esponjas, sino que aquí juega un papel muy importante el menaje de cocina y cómo lo usamos.

Tienen que ser ollas y sartenes para vitrocerámicas, con la superficie plana y con las medidas lo más cercanas posible al tamaño de los fogones. Además, nunca debes arrastrarlas de un fogón a otro, sino levantar y trasladar de un punto a otro.

Por supuesto, la vitrocerámica no es una zona más de la encimera sobre la que podemos cortar el pan, trocear verduras, preparnos el desayuno o aliñar una ensalada. Ni deberíamos dejar sobre ella fuentes recién salidas del horno por mucho que aguante elevadas temperaturas. Evita usarla para cualquier otra cosa que no sea cocinar con menaje.

Las vitrocerámicas se imponen en la cocina. No solo aportan un aspecto renovado y moderno sino que además son fáciles de utilizar y evitan quemaduras, pero para mantener su funcionalidad y aspecto intactos, es necesario saber cómo se limpian de manera correcta. Veamos a continuación paso a paso cómo limpiar la vitrocerámica.

Una vitrocerámica, si se mantiene limpia, puede cambiar la apariencia completa de la cocina. De lo contrario, puede aportar una apariencia desordenada, caótica y sucia, haciendo que toda la cocina se vea así.

Desafortunadamente estas placas se ensucian muy fácilmente y la mayoría de nosotros no tenemos tiempo para limpiarlas adecuadamente después de cada uso. De esta manera, restos de lo que cocinamos puede quedar en su superficie y volverse difícil de eliminar, por lo que siempre es bueno limpiar de inmediato cualquier derrame para evitar perder horas enteras a la hora de eliminar las incrustaciones.

Estamos decididos a dejar nuestra vitrocerámica como nueva de modo que vamos a explicaros a continuación, cómo limpiar paso a paso y de manera correcta, la vitrocerámica.

Pasos para limpiar la vitrocerámica:

  1. Primero, espera hasta la vitrocerámica este fría para evitar quemaduras y porque puede ser difícil limpiarla cuando está caliente.
  2. Para una limpieza superficial, coge una esponja suave empapada en agua y la pasas por la superficie de la vitrocerámica, y así podrás eliminar inmediatamente el polvo residual que se deposita; recuerde nunca usar esponjas ásperas, o un estropajo, ya que acabarías estropeando la base de la vitro.
  3. Una buena alternativa es el uso de vinagre o bicarbonato de sodio, que es un sistema rápido y barato para eliminar la suciedad, incluso cuando nos encontramos con la vitrocerámica repleta de grasa. Además, este sistema hará que la placa sea aún más brillante.
  4. Si se ha depositado suciedad en la vitrocerámica y está incrustada, recuerde que no se puede rascar la superficie, pero sí que puedes ayudarte con el uso ligero de un cepillo, como por ejemplo un cepillo de dientes que debes pasar de manera suave para lograr que la suciedad se despegue sola.
  5. Luego, toma la esponja suave y espolvorea un poco de detergente o jabón específico para la limpieza de vitrocerámica y deja que actúe en el lado sucio durante 5 minutos, después de lo cual la suciedad debería haberse ablandado del todo. Si es necesario, ejerce un poco de más de presión con el cepillo para eliminarlo completamente y secas por completo con la ayuda de papel absorbente.
  6. Si algo de aceite o condimento termina en la placa, siempre espere a que se enfríe y elimina todos los residuos con papel absorbente, Luego, pase la esponja humedecida en limpiacristales para limpiarla por completo.
  7. Para evitar rayar la placa, ten cuidado de cómo mueves las sartenes y ollas con los que cocinas ya que algunas de ellas, si las arrastra de un fuego a otro, pueden dejar rasguños; mejor, entonces, levanta y traslada.
  8. Si tienes que limpiar la suciedad muy incrustada, es mejor usar productos de limpieza profesionales. Independientemente de los productos que se utilizarán, lo importante es evitar que la placa se raye o agriete.

¿Te hemos contado cómo limpiar una placa inducción?

25 enero, 2018Balay Cocción, Consejos de Limpieza, Placas, Trucos y consejos

Tener una placa de inducción aporta tantas ventajas al hogar que casi crean adicción. Dependiendo de las circunstancias de cada uno, es posible que incluso llegues a usarla 2-3 veces al día. Por este motivo hay que prestarles una cierta atención para evitar problemas derivados del uso incorrecto. Por ejemplo, aprendiendo a limpiar bien tu placa de inducción.

El hecho de que las placas de inducción no alcancen temperaturas tan elevadas como otras pone las cosas más sencillas en el uso diario. Pero no se deben olvidar algunas precauciones para no dañarla. Por ejemplo, dejando las manchas más tiempo del necesario sobre la superficie o usando los rascadores en las zonas equivocadas.

¿Quieres saber cómo limpiar a fondo tu placa de inducción? Atento que te vamos a contar unos cuantos trucos. Aquí va el primero: siempre que te pongas manos a la obra, el primer paso tendrá que ser siempre el mismo, que no es otro que apagar la placa y dejarla enfriar hasta que se apague el indicador de calor residual

Usa los productos de limpieza Balay para placas de inducción

Para mantenerla en perfecto estado de revista, te recomendamos limpiar la placa de inducción tras cada uso. En nuestra tienda online encontrarás siempre los productos más adecuados para la limpieza de tu placa de inducción. Productos que hemos probado y comprobado para certificar que los resultados serán excelentes y no dañarán la superficie.

Regularmente puedes utilizar este producto específico de limpieza que te dejamos a continuación. No solo te sirve para la placa de inducción, también deja relucientes las placas de gas y las vitrocerámicas.

Limpiador para placas

Adecuado para placas de inducción, vitrocerámicas y de gas.

10,74 € IVA incluido

Ver producto

¿Cómo utilizar este producto?

La limpieza rutinaria con el limpiador específico de placas Balay es bastante sencilla. Y es que cuando los líquidos o los alimentos no se adhieren, todo es un poco más fácil. Así es como te recomendamos que utilices este producto:

Aplícalo por toda la superficie de cocción y limpia con un paño sin pelusas o con papel de cocina.
Enjuaga la superficie con un paño húmedo antes de secar con uno limpio y seco.
¡No lo olvides! Para evitar que aparezcan manchas en la superficie, limpia la placa cuando esté fría. Y, si es necesario, sácale brillo después.

Rasqueta

Es la compañera ideal para acabar con la suciedad reseca más resistente con total seguridad. Recuerda que no vale cualquier tipo de cuchilla, si lo que quieres es evitar rayaduras indeseadas. Lo ideal es tener un modelo que sea compatible con cualquier tipo de placa.

Limón y vinagre

En la cocina siempre tienes algunos productos que, sin ser específicos para la limpieza de un electrodoméstico, pueden echarte un cable en algún momento. Por ejemplo: se ha terminado el bote de limpiador. En estos casos, productos naturales como el limón y el vinagre sirven para limpiar la placa. Este es un remedio casero para salir del paso, pero no lo deberías utilizar como sustituto de los limpiadores probados y testados, que son la mejor garantía de obtener los mejores resultados con el mejor precio y teniendo que utilizar muy poca cantidad en cada limpieza.

Marco de la placa

Cuando hablamos de limpiar la placa de inducción, son muchos los que olvidan la limpieza del marco, que también se ensucia durante su uso, y que en muchas ocasiones limpiamos inadecuadamente. Para evitar cualquier tipo de daño en esta zona te recomendamos usar agua caliente con jabón. No uses los rascadores para el vidrio y, para evitar males mayores, si vas a utilizar una bayeta nueva lávala a fondo antes de utilizarla para eliminar componentes que puedan rayar la placa.

Así puedes limpiar una placa de inducción quemada

Normalmente, la sencillez de limpiar una placa de inducción se resume en pasar una bayeta húmeda sobre ella y luego un paño seco para evitar los restos de cal. Para una limpieza correcta siempre damos dos consejos fundamentales: no usar productos abrasivos, una recomendación que deberías seguir con cualquier electrodoméstico, y huir de todo aquello que pueda rayar la superficie (por ejemplo, espartos metálicos). Tampoco caigas en la tentación de utilizar limpiadores de alta presión o máquinas de limpieza a vapor.

¿Tienes problemas con restos de comida que se han quemado? Aunque el cristal de las placas de inducción no calienta tanto como el de una vitrocerámica, es posible que algunos restos de comida se quemen y se queden incrustados en la superficie. Si esto ocurre, será necesario emplearse un poco más a fondo en la limpieza para dejarla como al principio. Los rascavidrios o los rascadores de cristales son muy eficaces cuando hay restos quemados sobre una placa de inducción. También puedes usar nuestro limpiador de placas de cocina, o incluso empapar la zona quemada con un paño húmedo. Es importante que nunca uses detergente para lavavajillas o lavavajillas SIN DILUIR en agua.

Evitar los restos de comida quemados sobre la placa es sencillo. Igual que harías con una prenda de ropa, lo ideal es tratar la mancha en el momento que se produce, sobre todo los restos de azúcar, almidón de arroz o plástico, que deberías limpiarlos incluso antes de que la placa se enfríe.

Estamos convencidos de que tras leer este artículo ya manejas al dedillo todos los consejos para limpiar una placa de inducción correctamente. Pero si todavía te quedan dudas puedes hacernos las consultas que quieras en los comentarios, o usar nuestras redes sociales. ¡Te responderemos lo antes posible! Y recuerda que los mejores consejos para limpiar y sacar todo el partido de tu placa están en el manual de instrucciones, que lo puedes encontrar siempre que quieras registrando tus electrodomésticos en Balay Contigo.

‹ › BlogHogar.com

Cómo limpiar la vitrocerámica, en Bloghogar te contamos ideas para limpiar la vitrocerámica con productos ecológicos. También podrás limpiar, baños o fregaderos con el mismo producto.

Las vitrocerámicas son muy prácticas pero también se ensucian fácilmente, si no las limpias de forma adecuada se pueden rayar. En el mercado puedes encontrar productos específicos para la vitrocerámica, pero también puedes prepararte tu propio limpiador ecológico. Fácil y efectivo.

Cuando la vitrocerámica está muy sucia

Si tienes grasa pegada, es bastante difícil quitarla y te puede dar miedo rayarla. Te contamos trucos que funcionan, todos los hemos probado:

  • Hay unas espátulas especiales para vitrocerámica que te pueden ayudar mucho, son económicas y es la mejor forma de eliminar la grasa pegada. No rayan la vitrocerámica ya que están pensadas justo para quitar la suciedad sin rayar. La cuchilla es un rasca cristales, lo puedes encontrar en ferreterías o tiendas tipo todo a 100.

  • Otro truco es usar un limpiador jabonoso tipo lavavajillas con un estropajo tipo “nanas”, si crees que raya haz la prueba en una esquina, no raya y la deja perfecta. A mi me gusta más que la rasqueta, rápido y eficaz. Otros estropajos quizás pueden rayarla, pero el tipo “nanas” no la raya. Es ideal para los cercos que quedan en la vitro.

  • Se pone un limpiador jabonosos, se frota con el nanas y se deja unos minutos. Luego retiras con un trapo húmedo y como nueva.

  • Otro truco es deja pasar limpiador tipo lavavajillas un chorrito de limón, pasar el estropajo nanas por toda la superficie y dejar actuar unos minutos. Luego retirar con un paño o una bayeta de microfibra.

  • Poner vinagre a calentar. Se rocía la vitrocerámica y se pasa el estropajo. Dejar actuar unos minutos y luego retirar con un paño húmedo.

  • Poner un poco de lejía y frotar con nanas, luego retirar con un paño húmedo.

Jabón ecológico para la vitrocerámica

Ingredientes que necesitas

  • Lavavajillas

  • Bicarbonato

  • Jabón en pasta en el video verás uno llamado jabón negro típico en África, pero si no la encuentras puedes usar otro jabón denso, como el jabón para lavar a mano, lo puedes encontrar en cualquier supermercado.

  • Alcohol de quemar (opcional)

En un tarro mezclamos los ingredientes tal como verás en el vídeo.

Mejor prevenir

  • Es mejor usar sartenes u ollas con fondo liso, a veces si usamos alguna sartén que no tienen el fondo liso puede llegar a dejar marcas sobre la vitrocerámica. Si es negra quizás se note menos pero las hay grises o blancas y pueden quedar una manchas color marrón que cuestan de quitar.

  • Para lograr una mejor cocción de los alimentos, es bueno escoger una sartén u olla que se ajuste a la zona de cocción. Si una sartén grande para una zona de cocción que es más pequeña no se trasmitirá igual el calor. La sartén u olla puede llegar a dejar alguna marca fuera de la zona de cocción.

Como limpiar la vitroceramica 4.08 / 5

La vitrocerámica es un elemento fundamental en la cocina, este sistema de cocción está presente en la mayoría de hogares españoles, han conseguido sustituir a los tradicionales fogones y convertirse en un imprescindible. Su facilidad de uso, su seguridad y su rápida y fácil limpieza han sido la clave del éxito y la mayoría de los habitantes prefieren comprar vitrocerámicas baratas a los clásicos fuegos de butano.
Las vitrocerámicas se caracterizan por tener un vidrio entre la fuente de calor y el utensilio que deseamos calentar. Esta innovación facilita la limpieza, ya que no hace falta desmontar ninguna pieza como en los antiguos fogones, pero al contar con una pieza de vidrio debemos asegurarnos realizar una limpieza correcta, ya que este se puede arañar o dañar.

Limpiar correctamente la vitrocerámica es fundamental para poder alargar la vida de nuestra placa. Debemos evitar limpiarla de cualquier manera o forma ya que esto puede dañar su estética y funcionamiento. Además, si no realizamos una correcta limpieza esta perderá su brillo, volviéndose mate y con aspecto de ser una vitrocerámica antigua.

Instrucciones para una correcta limpieza de la vitrocerámica

Olvídate de utilizar los mismos productos y utensilios que con los antiguos fogones, ya que las vitrocerámicas necesitan productos especiales para asegurar la mejor limpieza. ¿No sabes cómo limpiar la vitrocerámica? Pues sigue leyendo en este post reunimos todos los trucos y consejos para limpiar tu vitrocerámica correctamente para que siempre mantenga un aspecto inmejorable, como nueva. Consiguiendo también, alargar la vida funcional de esta.

Utensilios básicos para una correcta limpieza

Antes de entrar en materia y explicar cómo debemos limpiar la vitrocerámica tenemos que conocer cuáles son los utensilios indicados. Atrás quedan los estropajos o nanas de níquel ya que estropean y rayan el vidrio de la vitro. Sustituye estos utensilios por esponjas suaves, bayetas o paños y un rascador de limpieza. Importante, solo utilizar utensilios suaves para evitar arañar la superficie.

Limpieza en profundidad

Utiliza productos específicos, suelen ser una pasta densa que debemos extender por toda la superficie de la placa vitrocerámica, se deja actuar unos minutos y luego se retira con la ayuda de la esponja y el rascador. En el mercado cada vez hay más variedad, los hay de marcas conocidas y anunciadas, pero también, podrás ahorrarte un pellizco si eliges los de marca blanca que podrás adquirir en cualquier supermercado.

¿Te quedaste sin tu limpia vitrocerámicas? Si tienes que limpiar la placa, pero te quedaste sin producto hay varios trucos que te pueden ser de utilidad. Eso sí nunca debemos utilizar productos abrasivos como quitamanchas, desengrasantes o limpiahornos, esto afectará muy negativamente al aspecto de nuestra placa vitrocerámica.

Trucos caseros

El bicarbonato y el vinagre son una solución natural y eficaz de limpieza, estos dos productos juntos crean un potente desengrasante, ¿cómo prepararlo? Mezcla ambos hasta crear una pasta, extiendela por la placa, espera unos minutos y retira el producto. El procedimiento es el mismo que con los productos específicos.

El limón, el gran aliado contra las manchas más persistentes, vierte unas gotas de zumo de limón sobre la mancha que se resiste, déjala actuar unos minutos y luego utiliza el rascador, verás que la mancha se elimina con facilidad.

Un truco sorprendente e inesperado es el hielo, el secreto está en que enfría la mancha, la endurece y al pasar el rascador salta con facilidad. Para ello aplica frío con un cubito sobre la mancha durante unos minutos, el hielo hará el resto para facilitarte la limpieza.

Vinagre y agua para un brillo espectacular, esta mezcla te ayudará a que el brillo de tu placa perdure por más tiempo.

Consejos básicos e imprescindibles

La regla de oro, nunca utilices ningún producto de limpieza, específico o casero si la placa está encendida o aún caliente. Si aún está caliente y deseas limpiarlo hazlo siempre solo con agua.

Cuidado con el rascador cuenta con una cuchilla, por lo que debemos tener cuidado cuando lo usemos para no rayar la superficie de la vitrocerámica.

Secar bien la superficie, una vez hemos finalizado con la limpieza de la placa es imprescindible secar con un paño limpio o papel de cocina absorbente la vitrocerámica.

Utiliza guantes siempre, sobre todo cuando utilizamos productos químicos es imprescindible proteger nuestras manos con guantes de goma. Si no tienes costumbre al principio te resultará raro, pero a la larga te alegrarás. Puedes empezar utilizando los guantes de látex que se adaptan mucho mejor a nuestros movimientos.

No utilices sartenes, cacerolas u otros utensilios que estén dañados o manchados ya que puede perjudicar el aspecto de la placa, ensuciarla o incluso rayarla.

Actuar rápido, cuando se trata de algunos productos de cocina o materiales como plástico o azúcar debemos actuar rápidamente de lo contrario cuando se enfríen será prácticamente imposible retirarlo de la superficie. Cubre la mancha con jabón y agua espera que se enfríe y retira con cuidado que quema.

No ensuciar, sin duda el mejor truco es estar pendiente y ensuciar lo menos posible.

Sigue nuestros consejos y trucos para prolongar la vida de tu vitrocerámica.

No olvides compartir si te han parecido útiles nuestros trucos para la limpieza de la vitrocerámica y si te animas y pruebas alguno de ellos o ya los has probado coméntanos tu experiencia. Desde Stopcrazy queremos ofrecerte la mejor experiencia con tu placa vitrocerámica, saber cómo limpiarla es fundamental para mantener la vitrocerámica en plena forma y como nueva.
Por último un vídeo para que veáis a efectos visuales cómo limpiar la vitrocerámica de manera correcta:

Si eres un amante de la limpieza de tu cocina tienes que tener mucho cuidado a la hora de limpiar el vidrio de la placa vitrocerámica tras su uso. Sobre todo porque es muy común estropearla durante su limpieza. Por ello, no te puedes perder todos los trucos sobre cómo limpiar vitrocerámica a diario para evitar una acumulación de suciedad. Conoce como limpiar tu zona de cocción rápida y fácilmente.

Los utensilios necesarios para lograr una máxima protección durante la limpieza de la vitro son esponjas suaves, bayetas para este tipo de superficies y una rasqueta.

Puedes utilizar ciertos trucos caseros en según que casos. Por ejemplo para limpiar vitrocerámica quemada puedes utilizar remedios caseros, como es el uso de bicarbonato de sodio junto a vinagre y agua. Limpiar vitrocerámica con bicarbonato consigue eliminar las manchas más difíciles. Simplemente debes mezclar el bicarbonato con el agua y colocar la mezcla sobre la vitrocerámica. Seguidamente echa un chorro de vinagre por encima y deja reposar la mezcla durante unos minutos. Luego solo tiene que limpiar con una esponja para retirar por completo los restos de suciedad y zonas quemadas.

En cambio si tu problema es que la placa vitrocerámica cuenta con manchas blancas, puedes utilizar el vinagre para limpiar vitrocerámica de manchas blancas. Solo hay que disolver el vinagre en un poco de agua, aplicarlo en las diferentes manchas y dejarlo actuar durante unos pocos minutos. Pasados unos tres o cuatro minutos, solo tienes que retirar la suciedad y frotar suavemente la placa con una bayeta suave. Además, limpiar vitrocerámica con vinagre proporciona un máximo brillo a la placa, así como la eliminación de todas las manchas.

El vinagre se trata de un potente abrillantador por lo que junto al bicarbonato son dos remedios caseros ideales para limpiar vitroceramica opaca y conseguir un máximo brillo.

Para limpiar vitrocerámica rayada un buen remedio es utilizar pasta de dientes. Se trata de un fácil y rápido procedimiento ya que solo hay que aplicar en un paño la pasta de dientes y frotar delicadamente en las zonas rayadas. De esta manera se consiguen eliminar las rayadas del cristal así como potenciar el brillo.

Asimismo, para limpiar vitrocerámica muy sucia y evitar que se raye es mejor utilizar una rasqueta especial para placas vitrocerámicas. Aplica la presión necesaria con la rasqueta y muévela de arriba abajo. Luego limpia la superficie de la placa con una bayeta con agua y jabón o utiliza productos especiales de limpieza para vitros. Así se consigue una limpieza total de la superficie de la vitrocerámica. Hay que señalar que conveniente limpiar la placa cuando esté totalmente fría para evitar quemaduras o que los trapos y bayetas se quemen o peguen en la superficie.

Lo más recomendable es llevar una limpieza a diario para evitar que la placa termine estropeándose. Utiliza todas estas recomendaciones para que tu placa parezca totalmente nueva. Además, si tu placa no tiene mucho arreglo, puedes optar por un nuevo modelo.

En Euronics encontrarás hornos y placas de todo tipo para que escojas la que mejor se adapta a tus necesidades y sobre todo a tu cocina.

Consigue la placa vitrocerámica Zanussi ZEV6331BBA y cocina mucho más rápido. Sus zonas de cocción se calientan casi al instante. Además, con su control táctil con tan solo pasar un dedo podrás seleccionar el ciclo de cocción perfecto para cada una de tus recetas. Incluso podrás utilizar recipientes de gran tamaño para cocinar para toda tu familia gracias a su zona de cocción de mayor tamaño.

En el caso de necesitar un mayor número de zonas de cocción, puedes optar por la placa vitrocerámica Balay 3EB785LQ. Esta placa cuenta con 5 zonas de cocción para que puedas cocinar tus mejores platos de forma rápida y eficaz. Su función Sprint permite calentar los recipientes en cuestión de segundos, por lo que podrás cocinar sin perder ni un solo minuto. Además, su opción de programación del tiempo ofrece alimentos en su punto exacto de cocción.

Hazte con el modelo que mejor se adapte a tu día a día y consigue cocinar tus mejores recetas en una placa totalmente limpia y cuidada.

No te pierdas los siguientes artículos relacionados que te serán de gran utilidad.

¿Qué vitrocerámica eléctrica es la que necesitas? Cocina en función de tus necesidades

Ranking de las mejores vitrocerámicas de inducción del mercado

Diferencia entre una placa vitrocerámica y otra de inducción

Cómo limpiar una Placa de Inducción. Cuidados y Consejos

Trucos para eliminar las manchas de la vitrocerámica

Consejos para dejar la vitrocerámica como nueva.

La vitrocerámica está presente en la mayoría de las cocinas de los hogares españoles. Muchos optan por este sistema frente a los fogones de toda la vida por ser más cómodos, seguros y fáciles de limpiar. En la cocina de gas es necesario desmontar las piezas para quitar eficazmente los restos de suciedad y dejarla como nueva. Por el contrario, la placa de vitrocerámica no requiere de una gran inversión de tiempo, pero se trata de un material delicado y es muy dado a rayarse o sufrir daños en su superficie por una mal uso.

A continuación te proponemos una serie de trucos para lograr un buen acabado y limpiar correctamente la vitrocerámica de casa.

1. Descarta los estropajos y nanas de acero, pues acabarán por rayar el vidrio de la placa. Opta por esponjas suaves o bayetas y una rasqueta.

2. Abastecidos de los productos de limpieza específicos, lo primero es lavar la superficie con agua y jabón (ojo con el tipo de jabón que eliges).

3. Si aún quedan manchas pegadas a la superficie el limón es un truco casero y eficaz a partes iguales. Deja caer unas gotas en las zonas sucias, espera unos segundos que haga efecto y pasa un paño suave para retirar los restos. Si se resisten echa mano de la rasqueta.

4. En la misma línea que el limón se encuentra el vinagre, otro de los elementos del ‘santo grial’ de la limpieza del hogar. Mezcla un poco de vinagre con agua, ponlo sobre los restos de grasa y déjalo actuar. Retira con una bayeta y verás como además de desaparecer la suciedad también le ha aportado un toque más brillante.

5. El hielo también tiene poder desengrasante, aplícalo en las manchas hasta que se enfríen, rasca la superficie y saldrán los restos.

6. Si cae algo de comida en la vitrocerámica o se mancha con cualquier otra cosa y lo detectas al instante quítalo inmediatamente y cúbrelo con jabón. Hazlo con la precaución de no quemarte en el intento y cuando enfríe pasa un paño y listo.

7. Revisa las ollas y sartenes, que sean compatibles con la vitrocerámica para no dañarla, las que usabas para la cocina de gas no sirven. En caso contrario podrían rayar la superficie o soltar pintura.

8. Pasta de dientes. Lo único que tienes que hacer es aplicar este producto de higiene sobre tu vitro y extenderlo sobre la placa. Déjalo actuar durante unos minutos y, posteriormente, retira con la ayuda de un paño húmedo.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *