0

Como masturbarte siendo mujer

Hoy te explico cómo masturbarse si eres mujer. No demos por hecho que todas las mujeres saben cómo hacerlo. Hay muchos tapujos y como suele pasar con la sexualidad, poco conocimiento.

Además, no se habla mucho del tema entre mujeres, sobre todo a edades más tempranas. Y a menudo, nuestro único referente es lamentablemente, el porno. Que creo que más que motivar, paraliza a la mujer que quiere masturbarse por primera vez.

El otro día me pasaron esta foto de un libro de la cómica Amy Shumer. Me gusta mucho esta mujer porque habla mucho (muchísimo) de sexo. Sin tapujos, con mucha naturalidad, y desde el punto de vista de una mujer joven.

Así que he querido compartirlo en el blog, por si alguna mujer tiene alguna duda de cómo hacerlo.

Cómo se masturban las mujeres, por Amy Schumer

Paso a traducir el extracto del libro, en el que explica de una forma muy sencilla y cotidiana, cómo masturbarse si eres mujer:

«(…) lame tu dedo y frota con un movimiento circular, donde tu vagina llega a un punto en la parte superior, hasta que tengas un orgasmo».

Y se queda tan pancha. Pero realmente es así de sencillo. Sobra decir que para masturbarte, sobre todo si es la primera vez, necesitas estar tranquila, relajada y lo más importante, excitada.

Masturbación masculina Vs. Masturbación femenina

Vemos una clara diferencia de conceptos entre la masturbación masculina y la femenina. La primera se concibe como algo «normal» y «necesario». Es cierto que los hombres fisiológicamente, necesitan masturbarse para evitar dolor en los testículos. Pero este no siempre es el motivo. En muchos casos simplemente quieren sentir placer y relajarse.

Algo tan aceptado en el hombre, ¿por qué se demoniza en la mujer?

Masturbarse es saludable y necesario

Conocerse, en todos los aspectos de la vida, es una herramienta muy valiosa. En el sexo especialmente. Saber qué te gusta y cómo te gusta, te va a ahorrar muchos momentos incómodos en el futuro. Podrás guiar a la persona que tienes al lado, y además disfrutar tu sola de tu sexualidad. ¡Todo ventajas!

Publicidad

¿Hartas de que masturbarse siempre de la misma forma y conseguir de manera forzada un intento de orgasmo? ¿Cansadas de que su pareja les haga los mismos trucos “digitales” de siempre? Pues bien, con ayuda de Proyecto Kahlo y Yourtango, páginas especializadas en sexualidad femenina, recopilamos algunos tips que les ayudarán a salir de la rutina.

Usen los dedos, pero de otra forma: El clítoris está justo encima de la vagina y se encuentra entre pliegues de piel. Para muchas es más fácil tener un orgasmo con el clítoris que un orgasmo vaginal. Pueden estimularlo con dos dedos en su parte superior, y de manera suave, porque si se hace duro, es molesto. De igual modo, deben jugar con sus labios vaginales y presionar con su palma de la mano. Presionen y luego no lo hagan. Intenten con todos sus dedos, si pueden.

Punto G, ¿qué?: Tienen que introducir en la vagina los dedos índice y corazón con las yemas hacia arriba y deben doblarlos en el interior formando un ángulo de 90 grados. Ahí palparán su punto G. Si no lo encuentran, masajéense suave y lentamente: verán cómo lo sienten.

¿Ano? Bueno, por qué no: Si todavía tienen tabúes con respecto a esta parte, no lo hagan. Pero si se quieren atrever, pueden juguetear con él, de manera paulatina.

Sus pechos: No cometan el error que cometen muchos hombres, creer que son un botón que pueden retorcer o aplastar. Tóquenlos con suavidad, y si les gusta duro, ya lo descubrirán. Jueguen con ellos y disfruten.

Su piel: Puede ser una fuente de placer inimaginable. ¿Y si les gusta masajearse las orejas,o que les toquen el antebrazo o la palma de los dedos? Exploren en una noche relajada en la tina, o con su hidratante corporal.

Con la almohada: Jueguen con ella entre sus piernas… ¿quién quita que sea un juego extremadamente placentero?

Juguetes sexuales: Compren vibradores, bolas chinas, y estimulantes. Si todavía no se animan, comiencen con un vibrador, para luego preguntar por los que tienen aditamentos tecnológicos que las ayudarán a estimularse.

La ducha: Pero con agua tibia, ni se les ocurra hacerlo con temperatura extrema o arruinan todo. Templada. El agua ayuda a mejorar su experiencia. También pueden usar el grifo del agua directamente.

El mood: Tienen que estar “en la onda”. Es decir, fantasear con lo que les gusta, y ayudarse con lo que más les plazca. ¿Un personaje de una película, un libro? ¿Porno? El cielo es el límite. Deben estar con privacidad, y relajarse. Y no lo fuercen. Todo debe fluir…

La masturbación, especialmente la femenina, ha sido relegada durante siglos a la oscuridad de las prácticas viciosas perjudiciales para la salud. Reprobada y condenada hasta en el pensamiento, esta práctica había de ser ocultada como algo prohibido y sucio. Nada más lejos de la realidad.

Los hombres fueron los primeros que se atrevieron a dar el paso y reconocer abiertamente que gustaban de masturbarse. Sin embargo, para las mujeres ha sido más difícil. Incluso hoy en día, la masturbación femenina sigue rodeada de ese aura de tabú enfermizo que hace que sólo un 45 % de las mujeres reconozcan que la practican.

Beneficios de la masturbación femenina

Si eres de las que aún no se han adentrado en el placentero mundo del autoerotismo, te mostramos los beneficios que puedes lograr contigo misma. A través de la masturbación no solo obtienes placer, aunque éste sea su aspecto más atractivo. Los beneficios sobre la salud que proporciona el sexo y sobre todo la consecución del orgasmo son bien conocidos.

Hay muchas mujeres que no pueden alcanzar el orgasmo mediante el coito y en cambio sí lo logran con la estimulación manual. Lo fundamental es llegar a conocer tu propio cuerpo, qué zonas son las más sensibles y qué es lo que más placer te produce. Una vez que tú conozcas tus secretos corporales puedes compartirlos con tu pareja y verás que tus relaciones sexuales mejoran notablemente.

Guía de ayuda para masturbarse

Tómate tu tiempo, busca un lugar de la casa en el que te sientas a gusto y prepárate para buscar el placer. Asegúrate que vas a estar sola y no vas a tener interrupciones. Puedes prepararte un baño de espuma; es una situación muy estimulante para encontrar el placer. O métete en tu cama, relájate y prepárate mentalmente imaginando escenarios, creando situaciones…

Tumbada, juega con tus dedos, acaricia todo tu cuerpo en busca de las zonas más sensibles y ve acercándote a la vagina. Separa los labios vaginales e introduce uno de tus dedos explorando el interior. Poco a poco podrás introducir otro más. Haz movimientos con los dedos por todo tu interior, modifica el ritmo y localiza el punto G.

Con la otra mano estimula tu clítoris, acariciándolo, dando toquecitos. Notarás que te vas excitando cada vez más. Sigue experimentando, si te tomas tu tiempo llegarás fácilmente al orgasmo y habrás encontrado una nueva forma de sentir placer.

Recomendaciones para la masturbación femenina

Cabe hacer unas recomendaciones respecto a la masturbación en solitario. Extrema la higiene siempre que vayas a masturbarte. Dúchate antes y evita utilizar objetos caseros para introducirlos en la vagina, pueden ser un foco de infecciones. Si has avanzado y no es suficiente estimularte con tus dedos, compra un juguete erótico, te divertirás de forma más segura y descubrirás un mundo más amplio de objetos que te pueden producir un placer inesperado.

Puedes convertirte en una experta en el arte de la autosatisfacción. El secreto está en practicar. No te olvides de que el autoerotismo no tiene por qué ser sólo para ti. Comparte los descubrimientos que haces en solitario con tu pareja y os beneficiaréis los dos de unas relaciones sexuales más satisfactorias. Conócete a ti misma, no dejes que él lo descubra antes que tú.

Cómo tener un orgasmo tú sola

Si aún no has tenido un orgasmo, o no estás segura de haberlo tenido, puedes conseguir tu primer orgasmo tú sola si así lo deseas.

Aquí te contamos varias formas en las que puedes alcanzarlo. Lo único que necesitarás, sobre todo las primeras veces, es un momento tranquilo en el que puedas conectar con tu cuerpo.

Si lo deseas, puedes complementar tus dedos con lubricante o con un vibrador, éstos pueden mejorar la experiencia y hacer que sea más intensa.

También puedes utilizar apoyo visual con fotografías y videos, esto puede estimular tu lubricación natural y estimulará tu mente, ¡y después manos a la obra!

Con los dedos

Conseguir un orgasmo con tus dedos puede llevarte un poco más de tiempo que hacerlo con un vibrador, pero es igual de placentero.

Puedes llegar de varias maneras: estimulando tu clítoris, introduciendo los dedos para alcanzar tu punto G, o mezclandos ambas.

Clítoris

Para estimular tu clítoris, puedes tocar la parte superior de tu vulva, es una pequeña bolita que sentirás más dura conforme avance tu excitación. Puedes frotarlo solo o hacer movimientos en forma de 8 para tocar también los labios y la entrada de la vulva, cuando sientas que estás llegando, puedes tocar únicamente el clítoris de forma muy suave.

Si utilizas un vibrador, puede ser uno pequeño, que sólo te ayude a estimular esta pequeña área.

Punto G

Si deseas estimular tu punto G, puedes hacerlo introduciento tus dedos en tu vagina, están unos centímetros arriba y sentirás una sensación en tu vejiga, similar a las ganas de hacer pipí.

Puedes colocar una almohada debajo de tu pelvis para lograrlo con mayor facilidad. Haz movimientos sobre él y acelera el ritmo conforme te sientas más a gusto.

Con un vibrador también puedes hacerlo,

Mixto

Para estimular ambos, puedes intercalar las sensaciones con tus dedos, para lograr un orgasmo más intenso.

Sin embargo, te recomendamos que para lograrlo utilices un vibrador que estimule ambas partes, puesto que será más sencillo el proceso.

La guía ignorada del orgasmo femenino: cómo y dónde tocar

06/11/2016 05:00 – Actualizado: 06/11/2016 14:21

El orgasmo femenino ha sido durante años una fuente de fascinación, tanto para los investigadores como para el resto de los mortales. La mayoría de hombres saben que si estimulan correctamente la vagina y el clítoris de una mujer, lograrán que ella alcance el clímax. ¿El problema? Que solo se centran en esas zonas y privan a la chica de poder disfrutar de la inmensa variedad de experiencias orgásmicas que podría alcanzar.

Que sí, que la estimulación vaginal y clitoriana está muy bien. No lo negamos. Pero, chicos, hay más campo por sembrar. Y no lo decimos nosotros (que también). Nos remitimos al estudio llevado a cabo por los investigadores de la Universidad de Concordia (Canadá). Estos estudiosos aseguran haber encontrado la fórmula definitiva para que ellas gocen al máximo. Para conseguirlo ‘solo’ has de tener dos cosas claras:

  • Debes mantener el tacto, presión y ritmo adecuado (tanto con los dedos como con la lengua).
  • Debes saber que una mujer puede experimentar orgasmos en áreas no genitales (labios, pezones, orejas, cuello, dedos de las manos y los pies).

El mapa del cuerpo erótico de una mujer no está grabado en piedra, sino que es un proceso continuo de experiencia, descubrimiento y construcción

Una vez tengas esto claro, el resto será pan comido. Has de saber también que las mujeres evolucionan con el tiempo. Es decir, la misma a la que a los 20 años le excitaba que le tocases los pezones, a los 40 lo odia y le gusta que muerdas sus pies. «A diferencia de los hombres, las mujeres pueden tener una amplia variedad de experiencias orgásmicas, que evolucionan a lo largo de la vida. El mapa del cuerpo erótico de una mujer no está grabado en piedra, sino que es un proceso continuo de experiencia, descubrimiento y construcción», asegura el autor del estudio y profesor de Psicología Jim Pfaus.

La investigación demostró que no hay una región determinada para la estimulación ni una fórmula establecida para estimular a una mujer. «El clítoris contiene 8.000 terminaciones nerviosas (el doble que el pene), pero no es un ‘botón’ que garantice el orgasmo», aseguran.

Hasta aquí la parte teórica del asunto, ahora vamos con la práctica. Muy atento, porque así es cómo debes estimular cada parte del cuerpo de tu amante para que te ame con locura (al menos durante un rato).

Cómo debes tocar cada parte del cuerpo

Pero, como también sabes, lector influyente donde los haya, es que las mujeres tienen muchas más regiones, que, estimuladas adecuadamente, pueden ayudarlas a llegar al orgasmo.

1) Clítoris

Puedes utilizan tus dedos o tu lengua. Una manera sería estimular el clítoris realizando movimientos de presión arriba-abajo, logrando que el capuchón que lo recubre reciba estos movimientos con uno o dos dedos juntos. También se pueden ejercer movimientos circulares en esta misma zona, o bien, colocar un dedo a cada lado del clítoris para realizar de nuevo los movimientos arriba y abajo, ejerciendo una presión más indirecta en este.

2) Vagina

Introduce los dedos en su interior, simulando una penetración pero provocando el roce con los labios y la entrada vaginal, donde podrás estimular las raíces del clítoris también. Otra manera de estimular el interior de la vagina es introduciendo los dedos en forma de gancho y haciendo que, una vez dentro, hagan el gesto típico de llamar a alguien. De este modo estimularás la zona del punto G. También puedes hacer uso de un juguete sexual.

3) Labios vaginales

Puedes acariciarlos suavemente con los dedos, la lengua o la punta del pene. Acércate al clítoris y al exterior de la vagina pero no llegues a tocarlos.

4) Labios (de la boca)

Un beso desencadena un cóctel de hormonas y neurotransmisores capaz incluso de generar orgasmos sin necesidad de contacto genital. Los labios son, de hecho, la zona erógena más expuesta y tienen 100 veces más sensibilidad que nuestros dedos.

5) Cuello

Según una reciente investigación publicada en la revista ‘Cortex’, el cuello es una de las zona erógenas preferidas por las mujeres. Es una zona muy sensible que puedes estimular con besos y caricias. Hay chicas que se excitan muchísimo tras recibir pequeños mordiscos en el área. Cuidado con dejar marca.

6) Pelo

Los masajes en la cabeza son relajantes para la mayoría de personas, pero hay a quienes les resultan además especialmente excitante. Ejerce una presión suave con los dedos sobre el centro de las sienes, a modo de masaje, y haz relajantes círculos en el cráneo.

7) Pechos y pezones

La estimulación correcta de los pechos femeninos es una de las bases para que las mujeres disfruten mucho durante el sexo, llegando incluso a producir el conocido como orgasmo de pezón. Comienza a masajearlos suavemente por los costados, cubriendo con tus manos poco a poco desde la parte inferior del seno hacia los laterales y arriba. Como si los estuviesen sujetando pero si hacer fuerza. La clave está en acariciar, lamer, masajear o besar las glándulas mamarias antes de aproximarnos al punto central. Cuanto más nos acerquemos pero sin llegar a tocarlos se conseguirá un mayor grado de excitación.

8) Orejas

Tanto estos como la parte inferior de las orejas –en el caso de que no tenga lóbulos, algo más común de lo que crees– son una zona erógena increíblemente sensible. Además de acariciarlos con los dedos puedes mordisquearlos, besarlos y lamerlos suavemente e ir dando cobertura al resto de la zona: detrás de las orejas, por el cuello, su cabeza, bajar por su espalda…

9) Dedos de las manos

Básicamente, lamerlos, masajearlos, pasearlos por las formas del cuerpo masculino, chuparlos… Le provocará un placer inmenso.

10) Pies

Consiste en acariaciarlos y realizar masajes circulares, con los dedos o con la lengua. Uno de los puntos más sensibles del pie es justo la línea que forma la base de los dedos. El talón y los tobillos son otras de las zonas erógenas más excitantes.

11) Vientre

Muchas mujeres sienten una excitación especial en esta zona del cuerpo, sobre todo en la parte más cercana al pubis. El ombligo, además, es una región de nuestro cuerpo especialmente sensible y, por tanto, susceptible de excitarnos.

12) Ano, el periné o perineo

Más conocido por dar nombre a la zona erógena masculina más rehuida por muchos hombres, también resulta excitante y placentera para ellas. Se encuentra entre el ano y los genitales y es una zona en la que confluyen numerosas terminaciones nerviosas, por lo que acariciarlo y tocarlo puede despertar sensaciones sorprendentes. La zona del ano puede conducir al orgasmo si se comienza excitando el periné y se va poco a poco hacia el esfínter, donde se acumulan las terminaciones nerviosas que producen una mayor excitación.

Esta guía te ayudará a realizar diferentes técnicas para tocar, estimular y frotar el clítoris durante la masturbación o el sexo. El clítoris lo único que hace es dar placer, ¿por qué desaprovechar algo tan maravilloso?

Ambiente

Esta parte es aburrida, pero es importante (¡no te la saltes!). Crear un ambiente que te ponga de buen humor es fundamental para un buen orgasmo.

  • Asegúrate de que tu habitación esté limpia y fresca
  • Acomoda las luces para sentirte incómoda. Está permitido apagar las luces, poner velas o colocar una blusa sobre la lámpara para bajarle a la intensidad de la luz.
  • Prende un incienso o una vela aromática para que se incentive el poder del olfato
  • Tómate uno que otro trago de vino o tequila para ponerte de buen humor
  • Ponte algo que te haga sentir sexy; desde tu brasier o tanga, hasta unos tacones.

Cónocete

El primer tipo de estimulación de clítoris que vamos a cubrir es la masturbación y la estimulación manual.

Publicidad

  • A un lado: La primera es sencilla. Sólo necesitas frotar la piel cerca del clítoris de un lado al otro con un dedo. No es necesario aplicar presión directamente al clítoris todavía. En lugar de eso, frota la parte de arriba de éste para no hacer contacto directo. Empieza con una presión muy ligera, y entre más excitada estés, incrementa la presión. Deberías alcanzar el orgasmo con esta técnica, pero si no deberás acercarte un poco más para un mayor contacto.
  • 2, 3 y 4 dedos: Aquí usamos casi toda la mano. Esto obviamente brinda más estimulación, cada dedo tocando el clítoris en sincronía, pero no al mismo tiempo. Puedes moverlos de un lado a otro o realizar movimientos circulares. La clave está en experimentar.

En el sexo

Antes que nada, debes hablarlo con tu pareja. Todas estas técnicas funcionan increíblemente bien siempre y cuando tu pareja esté en sincronía contigo y tu cuerpo. Así que habla primero con él y explícale lo que necesitas. De otra forma NUNCA entenderá lo que quieres hacer, y mucho menos podrá ayudarte a conseguirlo.

  • Primero que nada: La cantidad de presión que apliques al clítoris es casi siempre fundamental para el placer que recibirás. Si tu galán no puede aplicar suficiente presión, no vas a sentir mucho.
  • El frote: A un nivel básico, vas a frotar tu clítoris con su piel o pelvis. Si están usando la posición del misionero, tu galán necesita presionar el área arriba de la base de su pene directamente al clítoris y moverse de arriba a abajo. Si le cuesta mucho trabajo, tú haz ese movimiento mientras él se enfoca en lo suyo. ¡Experimenta!
  • El volcán: Ésta técnica funciona mejor con la posición de la Vaquerita. Mientras estás arriba, él tiene que bajar su mano hacia tu vagina y poner sus dedos en posición de V como se ve en la imagen. Mientras presiona la V en su pene, sus nudillos deberán estar en contacto directo con el clítoris, y sus dedos en tus labios vaginales. Como sus nudillos están algo duros, el frote será MUY placentero.

Fotos: Archivo Eme de Mujer/The Bad Girl’s Bible

Publicidad

Puedes encontrarme en Twitter como @andybouchot

5 formas de masturbación para principiantes

Hay muchas cosas en la vida que aprendemos por ensayo y error, y una de ellas es cómo masturbarnos si somos mujeres con la mano.

La masturbación es completamente natural y no solo es placentera, pues tiene muchos beneficios para ti.

Por ejemplo, puede mejorar tu ánimo, tu vida sexual en pareja, ayudarte a relajarte y hasta aliviar tus dolores menstruales gracias al incremento del flujo sanguíneo en la región pélvica.

Sin embargo, aunque es algo muy natural, muchas veces no sabemos ni cómo hacerlo. Quizá puedes seguir tu instinto y guiarte por lo que se siente bien, pero si necesitas más guía, esto puede ayudarte.

Existen varios métodos para autocomplacerte y todas las mujeres lo hacemos de manera diferente, pero el más común, fácil y práctico es usar tu propia mano.

Lo que se busca con la masturbación es estimular el clítoris y la vulva, así que tu mano será ideal para tocarte.

En general, la mayoría de las mujeres se masturban estimulando el clítoris, y lo que la investigación ha encontrado es que es más probable que las mujeres alcancen el orgasmo acariciando diagonalmente el clítoris.

Ahora, para llegar a un orgasmo, masturbarse como mujer generalmente requiere de una buena cantidad de tiempo para calentarse. Esto implica estimulación repetitiva y constante para alcanzar el clímax. En promedio, las mujeres tardan unos 20 minutos en llegar al orgasmo.

Cómo masturbarme con la mano

Ahora que ya tienes una idea a grandes rasgos de lo que masturbarse implica, recuerda que aprender a hacerlo requerirá de tiempo y práctica.

Quizá si lo vas a hacer por primera vez te sientas extraña, así que intenta primero explora.

Piensa que estás tratando de aprender qué tipo de estimulación te hace sentir bien, y no lo enfoque a buscar la ruta más rápida hacia el orgasmo.

A continuación, te damos varias técnicas que puedes probar.

1. Intenta con un movimiento diagonal. Imagina que hay un reloj sobre tu clítoris; el 12 se encuentra cerca de tu ano y el 6 apunta hacia tu ombligo. Entonces haz un movimiento diagonal con tu mano, sobre tu clítoris, que vaya del 1 al 7 si eres diestra, o del 11 al 5 si eres zurda.

2. Intenta frotar tu clítoris con un dedo, luego dos dedos, después tres dedos, cuatro dedos y, finalmente, usa toda tu mano.

¿Masturbarse es saludable para las mujeres?

A la pregunta de si masturbarse es saludable para las mujeres la respuesta es clara: sí. En nuestra sexualidad también se aplica el dicho de “aquello que no se usa, se atrofia”. Al poner en funcionamiento todo el mecanismo de la respuesta sexual de forma libre y autodirigida, las mujeres resuelven dos cuestiones de vital importancia: un proceso de auto-conocimiento de los modos más efectivos para generarse placer, y un excelente mantenimiento de las funciones sexuales, ya dado que la autoestimulación contribuye a mantener el trofismo adecuado de la zona genital y sus funciones.

Para mejorar el efecto saludable de la masturbación en las mujeres se pueden practicar los ejercicios de Kegel para fortalecer la musculatura pubococcígea, de forma que no solo ganaremos en salud del suelo pélvico, sino que nuestros orgasmos serán más intensos, dado que las contracciones musculares de la zona genital, por estar en mejor forma y más tonificadas, serán más placenteras.

Finalmente, y es un dato interesante a tener en consideración, diversas investigaciones indican que existe una asociación entre la práctica sexual continuada a lo largo de la vida de una mujer (incluida la práctica de la masturbación) y la salud sexual en la etapa adulta y durante el envejecimiento.

En la esfera psicológica la insatisfacción se asocia generalmente al sentimiento de culpabilidad y a la sensación de inadecuación a las normas sociales y a la normalidad sexual establecida que puede llegar a experimentar la mujer cuando se masturba. Por ejemplo, una de las falsas creencias arraigadas en nuestra sociedad es que ‘masturbarse es cosa de hombres’, y en determinados círculos todavía se considera que la masturbación femenina es inadecuada, o inexistente. De hecho, si nos basamos en las estadísticas proporcionadas por diversas investigaciones veremos que es difícil sacar conclusiones definitivas, ya que los porcentajes de las mujeres que se masturban oscilan entre el 13% y el 98% en función del estudio.

En nuestros días parece que ya no tiene sentido afirmar que la masturbación es cosa de hombres y no de mujeres, ni tampoco que sea un acto más reprobable para ellas, alegando que sus necesidades fisiológicas son menores, lo que tampoco es cierto. En suma, entre los derechos sexuales de las personas está la libertad de masturbarse, y es un derecho sexual de todo ser humano según la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU.

Algunas mujeres se sienten culpables porque piensan que han de reservar todo su deseo sexual para la pareja; sin embargo, la masturbación femenina no merma el deseo de una mujer; por el contrario, al darle libertad y satisfacción, le permite entrar en una rueda positiva que va aumentando y alimentando su deseo sexual.

La masturbación de las mujeres en pareja no implica que algo no funcione en la relación, ni siquiera que la mujer sea demasiado sexual, o que su pareja no vaya a poder satisfacer sus necesidades y deseos sexuales. En definitiva, la masturbación femenina no tiene un significado negativo para la relación de pareja, simplemente favorece una mayor libertad en la expresión sexual.

¿Es malo masturbarse todos los días? Soy hombre

La gran mayoría de personas se masturban, sean hombres o mujeres. Sin embargo, el placer físico que se consigue con esta práctica puede llevar a obsesionarnos con ella, y la masturbación puede convertirse en un acto adictivo.

Si eres un hombre, en este artículo encontrarás la respuesta a la pregunta: ¿Es malo masturbarse todos los días?

Y si te quedas hasta el final, descubrirás una práctica que, además de darte placer, te permite vivir con altas dosis de energía, sanar tu cuerpo y reconectar con tus emociones.

Ah, y si eres mujer podrás entender mejor a los hombres y ayudarlos en esta apertura de conciencia. Así que te invito a quedarte también por aquí.

El mundo de la masturbación masculina

Existen muchos tabús alrededor del mundo de la masturbación, y especialmente sobre si es malo masturbarse todos los días o no.

Para algunos, practicar este método de autosatisfacción es un pecado. A otros les da vergüenza admitir que lo hacen.

Sin embargo, lo cierto es que los científicos han determinado que tiene más beneficios fisiológicos y psicológicos de los que muchos imaginan.

Los seres humanos tenemos una percepción errada cuando hablamos de masturbación, y todo esto se debe a los prejuicios y al desconocimiento de los procesos de nuestro cuerpo.

La masturbación es una actividad completamente normal y natural que relaja el cuerpo e incluso previene algunas enfermedades.

Además, te permite conocer tu cuerpo y experimentar sensaciones de placer.

Entonces, ¿Es bueno masturbarse… todos los días?

Sigue leyendo y te respondo enseguida.

Beneficios de la masturbación masculina

Si desde pequeño tus familiares te habían dicho que masturbarse es un acto vergonzoso y enfermizo, debes saber que esto no es cierto. Al contrario de lo que te han dicho puede aportar ventajas a tu bienestar, siempre y cuando lo puedas controlar.

Y sí, en este blog podrás leer un artículo sobre los beneficios de no masturbarse, pero tendrás que leerlo todo para entender mejor esta idea.

Lo que debemos entender es que la masturbación es un acto natural del ser humano, que facilita la autoexploración de tu cuerpo a través de la estimulación de los órganos genitales originando, tanto al hombre como a la mujer, sensación de placer.

La autoestimulación forma parte de un hábito sexual que puede realizar un individuo de cualquier edad, ya sea sexualmente activo o no.

Cuando te masturbas, tu cuerpo libera endorfinas, haciéndole sentir relajado y aliviando cualquier tipo de dolor.

¿Es malo para el hombre masturbarse?
La respuesta es No.
Los sexólogos apuntan a que masturbarse no es malo ni es dañino para el hombre, ya que le aporta diversos beneficios al cuerpo que son necesarios para poder vivir de una manera saludable.

Lo más importante es que tengas en cuenta que autoexplorarte no tiene nada de malo, ya que es un acto natural del cual no debes sentir miedo o vergüenza.

Sin embargo, si eres adicto a masturbarte, a continuación comprobarás que estás perdiendo grandes dosis de energía vital que podrías usar esa energía para conseguir tus objetivos en la vida.

Masturbarse todos los días (o casi cada día) tiene consecuencias…

Como sabes, los excesos son negativos. Si te masturbas demasiado o no puedes controlar tus impulsos, entonces puedes estar padeciendo adicción a la masturbación.

Y esta es una adicción que también causa daños psicológicos si no se trata a tiempo. Además, te expones a convertirte en un eyaculador precoz.

Si para masturbarte abandonas tus responsabilidades, interfiriendo en tu ritmo de vida normal, entonces lo mejor es que visites a un terapeuta para que te indique el tratamiento a seguir.

Así que aquí tienes la respuesta a la pregunta del título de este artículo: SÍ, es malo masturbarse todos los días.

Existen una serie de señales que te ayudarán a determinar si eres adicto a la masturbación:

Sientes un impulso incontrolable de explorar tus órganos genitales en lugares poco apropiados por ejemplo: en el trabajo, frente a otras personas, en hora de clases, o en una reunión entre familiares y amigos.

La necesidad de masturbarse se prolonga cada vez más y con mayor frecuencia.

Los genitales presentan lesiones a causa de los continuos actos de masturbación, originando la aparición de inflamaciones, enrojecimiento o dolor en las manos o las muñecas.
Las ganas de masturbarte te impiden la realización de algunas actividades de la vida diaria.
Si sufres algunos de estos síntomas, voy a recomendarte que te plantees estar algunos periodos de tiempo sin masturbarte, porque así experimentarás grandes beneficios para tu salud física y emocional.

Aunque al principio puede parecer difícil, créeme que si tienes un objetivo claro, lo conseguirás.

5 beneficios de NO masturbarte

1.- Tener más energía

La eyaculacion consume montón de recursos al cuerpo.

Si dejas de masturbarte para eyacular, liberas un montón de energía.

Es como si tuvieras el móvil con la linterna encendida y la batería se acaba muy rápido. Cuando apagas la linterna de repente la carga de teléfono dura mucho más.

2.- Sanar tu cuerpo

Con toda la energía que libera tu cuerpo, dispones de más recursos para utilizar en el resto de órganos.

El Tao nos dice que cuando llevamos unos días sin de eyacular el cuerpo empieza a utilizar todas las células que no está usando para crear semen para sanar y recomponer el resto de órganos del cuerpo.

3.- Estar más presente

La presencia es uno de los valores masculinos más admirados por las mujeres y es otros de los beneficios de no masturbarse, o de no eyacular como veremos más adelante.

Si eres capaz de retener tu semilla observarás una mayor presencia, una mayor concentración, y más claridad en tus pensamientos.

4.- Estar más conectado con tus parejas

Piensa por un instante en el nivel de conexión que tienes con tu pareja justo antes de eyacular.

Recuerda alguno de esos momentos de tanto placer y conexión. Sin embargo, qué pasa justo unos segundos después de eyacular, ¿cómo te sientes?

Vivir siempre con esa conexión tan bonita y profunda es posible si eyaculas con menos frecuencia.

5.- Reconectar con tus emociones

Si de manera consciente o inconscientemente has utilizado la eyaculación para desconectar de tus emociones dejar de hacerlo te ayudará a conectarte con ellas.

Esto tiene una parte buenísima y es que vivirás la vida de una manera más intensa. Sin embargo, tiene también una parte más desafiante, y es que quizás, emociones que has tenido dormidas ahora empiezan a aparecer.

Supongo que te estarás pensando si mi propuesta es que no vuelvas a eyacular nunca, tranquilo, no va por ahí la cosa.

La invitación es a reducirlo en la manera en la que te sea posible. Si te masturbas varias veces al día reducirlo a una vez.

Si te masturbas varias veces a la semana, reducirlo quizás a una vez a la semana o al menos una vez cada varios días.

Y si eres capaz de pasar una semana o más sin eyacular, intenta alargar el tiempo para ver qué es lo que ocurre y si puedes sentir todos los beneficios de los que hemos hablado.

De la masturbación a la práctica del autotoque amoroso

Sé que te quieres tocar (¿quién no quiere hacerlo?), pero vamos a cambiar el concepto.

Ya no va a ser nunca más una práctica simplemente para deshacerte de esa energía que no puedes manejar.

Va a ser al revés, porque vas a convertirlo en una práctica para conectar con la energía más poderosa que tienes como hombre: la energía sexual, que es capaz de crear vida.

Me refiero a la práctica del autotoque amoroso, que puedes hacer siguiendo estos pasos:

  • Para empezar, prepara el espacio. Sii te apetece ponte música, velas e inciensos. Prepáralo como si fuera una cita con la mujer de tus sueños (aunque la cita será, como sabes, contigo mismo).
  • Asegúrate de estar tranquilo, de tener tiempo suficiente para no tener que preocuparte de eso, incluso vamos a ir a lo loco, ¡apaga el móvil!
  • Es muy importante no utilizar estímulos externos y conectar contigo mismo. Si piensas que no te vas a excitar si no tienes algo de fuera, te invito a que lo intentes.

En caso de que no lo consigas, puedes ver algo que te haga excitarte, pero eso sí en cuanto sientas la excitación, apaga el ordenador o el móvil y enfócate en ti mismo.

  • Puedes untarte de aceite y no lo hagas solo en los genitales, ponlo también en el estómago y en el pecho.
  • Es hora de explorar otras zonas que normalmente no estimulas como los brazos las piernas, el pecho o el culo. También, puedes estimular los genitales, empieza masajeando tus testículos y tu pene.

No lo hagas de la misma manera de siempre, prueba de formas distintas, estira hacia un lado y a otro, hacia abajo y hacia arriba

Apriétalo de diferentes maneras, acarícialo de manera suave y de manera más fogosa.

  • Y este es el momento de introducir tres claves del tantra. sonido, movimiento y respiración.

Claves del tantra para la masturbación consciente o el autoque amoroso.
Sonido: Haz ruido, expresa tu placer.

El sonido es vibración y esa vibración hace que tu energía sexual se mueva de los genitales hacia otras partes del cuerpo. Expandiendo el sonido, extenderás el placer.

Respiración

La respiración es una de las herramientas más poderosas que tenemos a nuestro alcance. Imagínate que si deja de respirar te mueres.

Mientras estés haciendo esta práctica respira de manera profunda, inhala por la nariz al estómago y al pecho y al exhalar hazlo por la boca mientras haces esos sonidos del punto anterior.

Movimiento

No tienes que estar congelado como si fueras un hombre de mármol, ni como un palo. Muévete, salta, agita tu cuerpo, relájalo, sentirás cómo tu energía se mueve también al hacer estas prácticas.

Si utilizas todas estas claves verás como la experiencia cambia mucho. Ya no va a ser algo de unos segundos en los que acabas cansado. Ahora sentirás cómo tu energía va aumentando, cómo se va moviendo cada vez más y de manera más intensa.

Acércate al punto de no retorno pero, muy importante, sin acabar en eyaculación.

Cuando sientas que vas a llegar a ese punto, agita tu cuerpo, muévete, respira, haz ruido y deja que la energía se siga extendiendo durante un tiempo.

¿Y cuándo termina la práctica?

Sigue sublimando tu energía, llegará un momento en el que esa energía trascienda lo físico, quizás solamente te apetezca meditar e ir hacia dentro.

Por el contrario, también puede ocurrir que tengas tanta energía que quieras ir a hacer ejercicio. Aprovecha y utiliza esa fuerza para crear algo, para construir, para moverte.

Y recuerda, la próxima vez que estés pensando si es malo masturbarse todos los días. No lo es siempre y cuando puedas invertir bien esa energía tan poderosa y no utilizarla como excusa para llenar un vacío que no quieres gestionar.

Si este tema te ha interesado y quieres saber más, suscríbete aquí y te regalo 11 técnicas súper sencillas, que estarán a tu alcance y te ayudarán a gestionar tu energía sexual y vivir al 100% de tu potencial como hombre.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *