0

Como plantar higueras

Entre las diversas plantas frutales, la higuera se caracteriza por ser una de las que podemos cuidar con mayor facilidad de modo que vamos a explicarte a continuación, una guía de pasos en los que aprenderás cómo plantar una higuera y de este modo tener higos todo el año.

La higuera es una planta frutal que tiene intensa actividad polonífera y una gran capacidad de enraizar, adaptándose bien a diferentes suelos de modo que si deseas poder disfrutar de sus frutos, puedes plantearte cultivarla en tu jardín y plantarla con los pasos que te queremos explicar.

Pasos para plantar una higuera

  1. La higuera es una planta muy fácil de enraizar, por lo que lo primero que debes saber para poder plantar tu higuera sería intentar plantarla prácticamente en cualquier época del año, excluyendo los meses fríos en los que el suelo está congelado. Podemos decir que el período más adecuado es entre octubre y abril, pero sin hacerlo en los días en que se congela en invierno. En zonas con inviernos muy fríos, es recomendable esperar hasta el final del invierno.
  2. El trabajo de plantar una higuera será similar a cómo se suele proceder con otros árboles. Lo primero de todo será comenzar cavando un hoyo de al menos medio metro de profundidad y diámetro.
  3. Cuando el suelo sea muy compacto y arcilloso, vale la pena aumentar aún más el tamaño de la excavación: de esta manera, dejas más comodidad para las raíces, y para que puedan encontrar tierra suelta alrededor de ellas.
  4. Una vez hayas cavado el hoyo, debes cubrir el fondo con un poco de tierra. Puede parecer inútil cavar y luego rellenar, pero es importante que debajo de la planta haya una capa suave y suelta de tierra, para que el sistema de raíces no encuentre resistencia al penetrarla. La planta a plantar debe ser injertada a unos pocas centímetros sobre el nivel del suelo. Después de colocar la planta a la altura correcta, la tierra se coloca cuidadosamente para que el árbol se mantenga recto.
  5. Para plantar la higuera, si la plántula tiene sus raíces desnudas, es mejor sumergir las raíces en agua, tierra y estiércol, lo que ayuda a la planta a echar raíces.
  6. Antes de cerrar el hoyo es recomendable presionar un poco la tierra y el agua en abundancia.
  7. En cuanto a las distancias que una higuera debe tener para desarrollarse bien variará dependiendo de cómo se criará la planta. Una buena regla puede ser distanciar el árbol a 4 metros de otros elementos presentes (otros árboles frutales, edificios, setos, …).
  8. Después de haber plantado es necesario cuidar la higuera, defenderla de sus parásitos y cuidar la poda.
  9. Por último tenemos que señalar que una precaución importante antes de plantar una higuera es verificar que el suelo y el clima sean adecuados. Aunque la planta es muy adaptable, su salud y productividad dependen de la elección de la ubicación y las características del suelo. La higuera requiere un clima suave, un suelo de drenaje, una posición soleada y sin exceso de humedad.

El cambio de estación siempre es buen momento para abrir el calendario y así conocer cuáles son las plantas de temporada. También para anticiparse a la temporada y siguiente y tener todo listo para entonces, las semillas de turno en la mano y la tierra en óptimas condiciones para iniciar el proceso de cultivo.

Si siempre has tenido en mente la idea de plantar una higuera habrá que esperar un tiempo pues si bien es un árbol que se adapta a un abanico de temperaturas los calores extremos no le hacen del todo bien así es que habrá que aguardar a que acabe el verano para plantarlo.

La mejor época para la higuera

La higuera es un árbol secano de la familia de las moráceas, de baja altura y generoso a la hora de los cuidados. Crece hasta alcanzar unos 5 metros de alto y regala dos tipos de frutos dependiendo de la época de la cosecha: brevas e higos.

Cómo anticipamos, es un árbol que se adapta a los cambios de temperatura y resiste entre -7ºC hasta 40ºC aunque lo ideal son los 18ºC, es decir una temperatura media, típica de la primavera. Por eso es que lo ideal es plantarlo en invierno pues su desarrollo más pleno coincidirá con las temperaturas primaverales.

Qué tener en cuenta

Ya sabes entonces, aún tienen tiempo para la época de plantación así es que comienza a anotar todo aquello que necesitas llegado el momento. Lo primero es saber que tendrás que contar con un sector algo amplio pues es un árbol que si bien no crece demasiado a lo alto se extiende a lo ancho.

Además, el lugar debe estar resguardado pues la higuera no resiste las heladas ni tampoco una exposición directa al sol, al menos no durante varias horas. Recuerda la regla de oro: temperatura media.

Una vez elegido el lugar, puedes plantar mediante esquejes, siempre en una tierra rica en nutrientes, con abono orgánico o estiércol. Como no es exigente, una vez plantado requiere poco riego e incluso bastará con el agua de lluvia. Si el clima es muy seco, riega en forma periódica evitando los encharcamientos pues el exceso de agua daña a los frutos.

Hoy sábado, en Agromática, vamos a hablar de un cultivo históricio, Ficus carica. Decimos histórico porque es un árbol muy nombrado en la Biblia, fue una de las primeras plantas/árboles cultivadas por el hombre, en Roma consideraban la higuera un árbol sagrado, etc. Todo esto y más es lo que dedica nuestra atención, así que vamos a enseñarte a cultivarlo.

Ficus carica o higuera es un árbol considerado de baja altura, entre 3 y 10 metros, aunque esta última altura es muy rara, que pertenece a la familia de moráceas (Moraceae), con cerca de 2.500 especies repartidas entre 50 y 55 géneros y 5 tribus. Una gran familia. La higuera se caracteriza visualmente en muchos aspectos. Su hojas, grandes y con una forma poco común, su tronco de color gris, y sus frutos, de doble producción como hemos dicho en el título, de tipo sicono, conocidos como Higos. Pero no termina la cosa aquí, ya que algunas variedades como las bíferas producen otro fruto de características parecidas unos meses después, llamado breva. Más o menos la cosecha de brevas se realiza en junio y la de higos en septiembre. La diferencia organoléptica es que los higos tienen mayor contenido en azúcares, por estar más tiempo en el árbol recogiendo savia y otros elementos. Por el contrario son más pequeños.

Necesidades climatológicas en el cultivo de la higuera

La higuera es un árbol típicamente de clima mediterráneo. Climas cálidos y secos y tolera bien temperaturas tanto altas como bajas (aunque es preferible altas que bajas de cara a la maduración de sus frutos). El sistema radicular de Ficus carica le permite prosperar donde muchos otros árboles no lo logran. De hecho, muchas veces cuando hacemos senderismo vemos una pequeña higuera creciendo entre rocas. Eso quiere decir que en esa zona hay agua. Un problema que desemboca en una mala cosecha reside en las lluvias intempestivas ligadas a una humedad excesiva.

Características del suelo

Ficus carica crece en una gran variedad de suelos y no es exigente. Es capaz de crecer en suelos arenosos, pedregosos (es capaz de crecer hasta en paredes verticales). El suelo óptimo para su mejor desarrollo es aquel que disponga de buen drenaje (es sensible a la podredumbre radicular), suelos ligeros y con pH tirando a alcalino, ya que le beneficia el contenido alto en calcio.

Necesidades de riego de la higuera

Es un árbol muy resistente a la sequía. Sus mayores requerimientos vienen cuando se produce el desarrollo de su primera cosecha. Tolera bastante bien las aguas salinas, aunque un poco menos en comparación con el granado. Suele necesitar por norma general unos 600-700 litros por año distribuidos proporcionalmente según la época, mayor riego en verano que en invierno. Pero en resumen, el riego deberá ser constante y de poca cantidad, evitando siempre los encharcamientos con el fin de no producir podredumbre radicular.

Abonado

Los abonos verdes en el labrado están perfectamente indicados para este cultivo. En el caso de que queráis incorporar estiércol o compost, necesitará bastante agua para percolarlo. Los abonos nitrogenados le benefician para el desarrollo vegetativo de sus frutos. El tamaño crece pero por el contrario pierden sabor. Hay que saber encontrar el punto medio.

Muchas veces, cuando hay árboles alrededor de la higuera, con el abonado de esos cultivos es suficiente para que la higuera se beneficie, ya sus raíces son capaces de absorber agua y elementos nutricionales a grandes distancias.

Multiplicación

Se puede reproducir perfectamente por acodo o por esqueje.

Se obtienen estacas ramificadas de los mismo árboles, escogiendo eso sí la variedad de la que se tenga interés (ya sabéis que a través de un injerto se reproduce de forma idéntica la planta madre) y se cultiva en maceta con buen sustrato, sin exceso de humedad. Cuanto más grande sea la estaca mejor crecimiento tendrá.

El contenido de este artículo fue preparado por ecoinventos.com y propagacionvegetal y fue revisado y reeditado por Portalfruticola.com

1º En invierno, cuando las ramas de higuera se encuentran en parada vegetativa y sin hojas se procede a cortar ramas (con una sierra o serrucho) de entre 15 y 30 cm de largo (conteniendo al menos 3 yemas) y cerca de su base (donde acumulan más reservas).

2º Nuestras estacas de higuera pasarán el invierno con la base a remojo en agua (para que no se deshidraten y que deberemos renovar periódicamente) y en un lugar resguardado a la sombra.

3º Cuando se produzca la brotación al iniciarse el clima primaveral y veamos que comienzan a emerger las nuevas raíces adventicias, tendremos que transplantar a tierra siempre húmeda, lo más temprano posible, para que las raíces se adapten a su medio definitivo.

Estaquillado

El estaquillado de la higuera.

La higuera es un frutal que se reproduce principalmente por estacas, aunque existen otras formas posibles de reproducción como es a través de renuevos que salen al pie, injertos o acodos.

Recolección del material

En el momento de recoger las estaquillas en campo debemos tener en cuenta algunos puntos importantes:
– estar completamente seguros que el árbol del que vamos a coger el material vegetal es de la variedad que buscamos.
– coger todo el material vegetal de árboles sanos y vigorosos, es decir que no presenten síntomas de virus, especialmente del tipo mosaico tan habitual en higueras.
– siempre que sea posible se escogerán estaquillas basales, ya que presentan un mayor potencial de enraizamiento
que las apicales.

Las estaquillas se cogerán en invierno, cuando los árboles hayan perdido todas las hojas, y estarán formadas preferentemente por madera del año que contenga una parte de madera de 2 años, aunque también da buenos resultados el estaquillado con madera de un año.

Preparación de las estaquillas y plantación

Las estaquillas tendrán una longitud entre 20 – 40 cm. Se hará un corte en la base de las mismas justo por debajo de un nudo o yema, y otro corte en la parte superior a 2 cm por encima de otro nudo.

Uno de los métodos más sencillos para tener nuevas plantas y que realmente enraícen bien es por esquejes, es decir, que podamos coger una rama o un brote de una planta y por medio de una buena técnica podamos conseguir que esa rama saque nuevas raíces y así nosotros podamos plantarla y tener una nueva planta.

Como a todos los que nos gustan las plantas nos gusta experimentar, hoy vamos a ver cómo podemos hacer para tener una higuera a partir de una rama que podamos coger de un árbol.

El sistema que vemos en el vídeo tiene la ventaja de que se puede hacer todo el año, aunque siempre es recomendable aprovechar una poda de un árbol para coger la rama.

Debemos tener en cuenta dos cosas, una que la rama sea semi leñosa, es decir, la rama no debe ser del mismo año, y por otro lado, desinfectar bien la corteza de la higuera antes de empezar todo el proceso ya que son muy afectadas por hongos.

Video:

Fuente: ecoinventos.com,propagacionvegetal.wordpress.com

Seguro que a todos nos gusta reproducir todas las plantas que nos gustan , o simplemente por el hecho de experimentar y ver si se reproducen , en el vídeo de hoy vamos a aprender como podemos hacer para reproducir un árbol de higuera, y así poder plantarlo en nuestra casa o también poder regalarlo a algún amigo o familiar. También podéis probar a germinar un higo y de esta manera tener una nueva higuera.

Lo bueno de esta forma de reproducir por esqueje es que se puede hacer en cualquier época del año, aunque siempre lo recomendable es hacerlo tras realizar la poda en invierno, momento por el cual tendremos muchas cañas que podremos aprovechar para tener nuevos arboles, también podemos aprovechar y pedirle a alguien que nos de una rama de su higuera.

Lo mas importante son dos cosas, la rama debe ser semi leñosa , es decir, la rama no debe ser del ese mismo año, la otra cosa importante es desinfectar bien la corteza de la higuera, porque le afectan muchísimo los hongos. Yo no he probado con otros frutales aunque si que he probado con las vides , de todas formas otro árbol fácil de reproducir es el sauce por esqueje por si lo queréis intentar.

Os dejo con el vídeo porque realmente poco mas me queda por explicar, espero que os guste y que os animéis a reproducir vuestras higueras por esqueje. Si probáis con otro árbol siempre podéis dejarme en comentarios que tal os fue.

¿Que os parece?¿Os ha venido bien el artículo? Déjame tu opinión en comentarios y si te sirve siempre puedes apoyar al canal con una donación o ayúdame a difundirlo , compartiéndolo en las redes sociales. Si quieres seguirme estas son algunas de las redes sociales que uso Facebook , Instagram , Pinterest o suscribirte a mi canal de Youtube

AQUÍ OS DEJO UN CARTEL POR SI QUERÉIS GUARDARLO EN PINTEREST

PREGUNTAS FRECUENTES

Cultivar Higos – Aprende a propagar esquejes en tu jardín o una maceta

Mucha gente se pregunta cómo cultivar higos, por fortuna, es considerado como uno de los árboles frutales más fáciles de cultivar. Plantas que crecen perfectamente en el suelo y contenedores o macetas, perfectos para todo tipo de jardineros. Echemos un vistazo acerca del proceso de plantar higueras y cómo cuidar su higuera.

Aprende como cultivar higos y sus cuidados

Mucha gente se pregunta cómo cultivar higos, por fortuna, es considerado como uno de los árboles frutales más fáciles de propagar. Una planta que es cultivada principalmente para obtener su fruta, al igual que la naranja, maracuya, durazno, entre otros. Las higueras son plantas capaces de crecer perfectamente en el suelo y contenedores o macetas, perfectos para todo tipo de jardineros. Echemos un vistazo acerca del proceso de plantar higueras y cómo cuidar una planta de higuera.

Aspectos a tener en cuenta sobre cómo cultivar higos

Suelo

El cultivo de la higuera llega a requerir de un suelo bien drenado y fértil, preferentemente de textura arcillosa con abundante materia orgánica. El área debe mantenerse húmeda en todo momento y el pH debe ser de entre 6.0 a 6.5.

Clima, Viento e Iluminación

Algunos factores a tener en cuenta al cultivar higos es que la planta debe mantenerse protegida de los vientos fríos invernales y la luz solar directa durante el invierno para que crezca saludable. Si bien las temperaturas cálidas hacen que tus higueras crezcan, cuando ocurre demasiado temprano y se congela rápidamente tras un pequeño periodo de tiempo afectará su crecimiento.

Las higueras son plantas de clima cálido capaces de crecer en una gran diversidad de ambientes, llegando incluso a existir variedades que pueden sobrevivir temperaturas de hasta los -12 a -6º C. Sin embargo, los cultivos de higo destinados a la producción de frutos requieren de una luz brillante y protección contra el frío.

Métodos de propagación

Enraizamiento de esquejes de higos al aire libre

Utilizado para enraizar los esquejes de higos al aire libre. Este proceso se inicia al finalizar la estación inactiva, poco tiempo después de haber pasado el peligro de heladas.

Los esquejes utilizados para cultivar higos deben provenir de las ramas que tengan una edad de dos a tres años, un grosor de ½ a ¾ de pulgada y de 8 a 12 pulgadas de largo. Se deben cortar las hojas del esqueje, corte que se debe realizar de manera limpia y lo más pegado al tronco. El corte debe tener un extremo inferior plano, mientras que la otra punta cortada debe tener una inclinación. El extremo inclinado se debe tratar con un sellador para prevenir enfermedades, por otro lado, el extremo plano debe ser tratado con una hormona de enraizamiento. Se utiliza de seis a ocho brotes para tener cierto margen de error.

Se debe plantar el extremo plano del higo a unas 6 pulgadas de profundidad en un agujero de aproximadamente 6 pulgadas de ancho, dejando un espacio de aproximadamente un pie de distancia. Riega bien el suelo, pero no en exceso. Durante su primer año puede llegar a crecer de 36 a 48 pulgadas. Los nuevos árboles estarán listos para ser trasplantados la siguiente temporada inactiva (invierno), dejando una distancia de 15 a 20 pies de distancia.

Enraizamiento de higos en el interior

Otro de los métodos utilizados para cultivar higos es iniciar la propagación de esquejes de higuera en interiores. Este método se utiliza para iniciar el cultivo tempranamente, especialmente necesario en lugares con climas primaverales inestables. El método inicia tomando unos esquejes de higo como se mencionó anteriormente. Se debe utilizar una maceta de 6 pulgadas, misma que será cubierta con periódico y, posteriormente, se agrega 2 pulgadas de arena o tierra para macetas.

Se coloca cuatro esquejes en posición vertical en cada maceta y se llena con tierra. Riega la maceta abundantemente y coloca una botella de 2 litros con el fondo cortado sobre los esquejes para crear un efecto invernadero. La maceta se debe colocar en una ventana que proporcione iluminación, pero no debe estar expuesta directamente al sol.

Ejemplo de crear un efecto invernadero con botellas para el esquejes de higo

El riego se debe realizar cuando el sustrato se encuentre muy seco. Se espere una semana para llegar a observar los nuevos crecimientos, momento idóneo para retirar la botella de la planta. Si observas que la planta mantiene un crecimiento vigoroso se debe plantar los esquejes de higos en macetas más grandes o al aire libre una vez que el clima lo permita.

Cuidado de la higuera

Un cuidado importante a tener en cuenta sobre el proceso de cultivar higos es evitar el exceso de nitrógeno en el suelo. Se puede fertilizar el suelo con un fertilizante 8-8-8 cada año, a razón de una libra por cada pie de altura que gane el árbol. Esto cantidad se mantendría hasta llegar al tope de 12 libras para luego mantener la misma cantidad cada año.

Una vez la fruta empiezan a formarse, asegúrese de proporcionar al árbol agua adecuada para promover la fruta jugosa y regordeta. Los higos se pueden podar para restringir el tamaño. Los retoños también se pueden quitar durante la temporada de crecimiento y luego pasarlos a amigos o familiares para propagarlos.

Poda

Al cultivar higos, debes saber que realizar una poda adecuada es vital para un adecuado crecimiento y fructificación.

La primera poda del arbusto de higuera se realiza cuando se trasplanta la plana por primera vez. Esta poda consiste en recortar la planta a aproximadamente la mitad. Esto permitirá que el árbol pueda concentrarse en el desarrollo de las raíces y se establezca adecuadamente.

El próximo invierno, después del trasplante, se debe seleccionar de cuatro a seis ramas que serán las que fructificaran, el resto de ramas se deben eliminar. El mejor momento para podar un árbol de higo es durante la estación inactiva (invierno) cuando no se encuentra en fase de creciendo.

Esta poda de la higuera se inicia retirando aquellas ramas que no serán las elegidas para fructificar, al igual que otras ramas muertas o enfermas. Si observas la presencia de retoños en la base del árbol también deben ser eliminadas, regaladas o utilizadas para otras plantas.

El siguiente paso consiste en eliminar las ramas secundarias, o aquellas ramas que crecen de las ramas principales, que no tienen un ángulo de 45 grados a razón de las ramas principales. Un paso que se realiza para eliminar cualquier rama que eventualmente crezca demasiado cerca del tronco principal y no sea capaz de producir buena fruta.

El último paso consiste es cortar las ramas principales entre un tercio a un cuarto para permitir que el árbol concentre mayor energía hacia la fruta que se producirá el próximo año.

Cultivo en macetas

Si deseas cultivar higos en macetas llega a ser especialmente importante elegir las variedades apropiadas adecuadas para contenedores. Algunas de las variedades que pueden ser plantadas en maceta son:

  • Blanche: Conocida también como higo de miel italiano, Lattarula y White Marseille. Produce frutas con aroma a limón de tamaño mediano a grande.
  • Brown Turkey: Una variedad pequeña que produce frutas de tamaño mediano de manera abundante. Apropiado para contenedores debido a su tolerancia a la poda pesada, lo cual a su vez produce cultivos frutales más grandes.
  • Celeste: También conocida como Higo de Miel, Malta, Azúcar o Violette, una pequeña higuera con una abundante producción de frutas, comúnmente utilizada para producir higo seco.
  • Verte o Ischia verde: Produce frutas tras una corta temporada de crecimiento.
  • Ventura: Conocido por producir higos grandes capaces de madurar al final de la temporada. Se puede cultivar higos de esta variedad si se vive en zonas con climas fríos.

Estas variedades se deben adquirir en viveros de buena reputación para evitar adquirir alguna variedad con enfermedades o plagas.

¿Cómo cuidar las higueras en macetas?

Un factor importante sobre cómo plantar higos en macetas es la utilización de un contenedor que sea lo suficientemente grande para que pueda crecer adecuadamente. Un barril de tamaño mediano utilizado para whisky debe ser suficiente. Sin embargo, puede ser posible que requiera realizar de un trasplante durante sus últimos años de crecimiento al superar la capacidad del contenedor.

Llega a ser útil colocar la maceta sobre unas ruedas para facilitar su traslado, especialmente importante si vives en una zona con épocas muy frías. La planta del higo debe colocarse en un lugar donde tenga la mayor exposición solar posible, preferiblemente al lado de una pared orientada al sur.

El proceso de cultivar higos en macetas se inicia en la primavera después de haber pasado el peligro de heladas. La tierra a utilizar puede ser un sustrato para macetas orgánico regular.

Riegue la planta del higo cuando el suelo se encuentre seco a una pulgada debajo de la superficie. Ten en cuenta que los árboles cultivados en contenedores se secan más rápido que los del jardín. Si dejas que el árbol se seque demasiado, el estrés puede hacer que pierda sus hojas o disminuya la producción de fruta. Llega a ser útil la aplicación de un aerosol foliar o una mezcla líquida diluida de algas marinas, compost o té de estiércol, proceso que se realiza cada mes para promover la salud y fomentar la producción de frutas.

Cómo cosechar higos

Los higos se deben cosechar cuando están maduros, proceso fácil de hacer ya que consiste en tirar o cortar suavemente del tallo, intentando dejar un poco de tallo unido a la fruta para retrasar su deterioro. Es importante manejar la fruta madura lo menos posible para evitar la aparición de hematomas. Si deseas almacenar la fruta del higo trata de no empacarlos bruscamente uno encima del otro, ya que el higo se magulla fácilmente.

Si eres una persona alérgica al látex de higo, al cosechar o cultivar higos, debes evitar entrar en contacto con la savia blanca lechosa que rezuma de las hojas y ramas, y de los tallos de los higos verdes. Esto se puede realizar usando mangas largas y guantes al momento de cosechar las frutas.

Almacenar higos frescos

En el caso del higo lo mejor es comer, usar, secar o congelar la fruta lo antes posible tras iniciada la cosecha. Cultivar higos para secarlos al sol o con la ayuda de un deshidratador pueden ayudarte a almacenarlos hasta por tres años en un congelador.

Los higos frescos se deben mantener en el refrigerador, pero no sobreponiendo una fruta de la otra. La bandeja utilizada para almacenar la fruta fresca se colocar en la parte más fría del refrigerador. Es importante no colocar los higos cerca de los vegetales frescos, ya que pueden producir que las verduras se pudran más rápidamente. Los higos almacenados en el refrigerador deben comerse dentro de los tres días.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *