0

Como potenciar el olor del suavizante

12 trucos para conseguir que tu ropa huela de maravilla

Pocas cosas hay tan sencillas para sentirnos bien como ponernos ropa limpia y bien planchada después de una buena ducha o un baño. A todos nos gusta estrenar ropa porque nos da la impresión de ir impecables, pero ya hemos visto cómo podemos cuidar nuestras prendas para que luzcan siempre como nuevas. Si quieres aumentar esa sensación de bienestar, apunta bien estos trucos para que tu ropa huela de maravilla.

1. Lava la ropa con la frecuencia necesaria

Si bien hay prendas que podemos ponernos más de una vez antes de meterla en la lavadora, hay que procurar lavar cada una con toda la frecuencia requerida. Cuanto más tiempo pase una pieza con mal olor, más difícil será librarse de él y además corremos el riesgo de que se transfiera a otras prendas limpias. En general, la ropa interior, calcetines, camisetas de algodón, ropa deportiva, medias y leggins deberían llevarse a la colada después de cada uso. En verano, además, es normal tener que poner lavadoras con más asiduidad.

2. Utiliza la cantidad correcta de detergente

No caigas en el error de poner más detergente del indicado en la lavadora, aunque creas que la ropa está especialmente sucia o con malos olores. Las dosis recomendadas por el fabricante son las estudiadas para un resultado óptimo y aumentarlo a ojo puede tener efectos contraproducentes que estropean los tejidos e incluso pueden dejar un acabado menos limpio. Si hay manchas difíciles, opta mejor por un quitamanchas adecuado.

3. Busca tu suavizante perfecto

Cuando vas a buscar una colonia siempre revisas las muestras y pruebas cada marca antes de decidirte, ¿por qué no hacer lo mismo con el suavizante? Además de dejar la ropa con un acabado más suave, estos productos incorporan perfumes que ayudan a aumentar la sensación de frescor y limpieza. Hay una gran variedad en el mercado con aromas muy diferente, así que tómate tu tiempo para probar y elegir el que más te guste.

4. No cometas fallos comunes al hacer la colada

Saber cómo sacar el máximo partido de la lavadora, cómo tender la ropa correctamente y cómo planchar y guardar las prendas también ayudan a que huela de maravilla. Presta atención a cada paso y no caigas en los errores más frecuentes, como por ejemplo dejar la ropa húmeda demasiado tiempo dentro del tambor.

5. Añade aceites esenciales a la lavadora

Los aceites esenciales de flores, frutas o hierbas se pueden añadir directamente a la lavadora mientras está en funcionamiento. En la última fase de lavado, pausa el ciclo y pon unas cuantas gotas esenciales justo antes de que empiece el enjuagado final, o después del último centrifugado. Unas 10 gotas como máximo son suficientes, prueba y ajusta la cantidad dependiendo de la intensidad.

6. Desinfecta fácilmente los malos olores

A veces la ropa no huele bien por culpa de manchas especialmente difíciles que requieren un desinfectante para desaparecer por completo. Puedes eliminar esos olores usando vinagre o bicarbonato. Si eliges el vinagre, añade 150 ml al compartimento del detergente, que debe ser libre de lejía. El bicarbonato se puede incorporar directamente con la ropa antes de empezar el lavado, con medio vaso debería ser suficiente.

7. Armarios y cajones bien limpios

No sirve de nada tener la ropa impecable si el lugar donde la guardamos está sucio. Procura limpiar a conciencia los armarios y cajones con cierta frecuencia vaciándolos por completo para conseguir que huelan bien. Puedes poner saquitos de tela de olor comprados o hacerlos caseros rellenándolos con mezclas de popurrí, flores secas y hierbas aromáticas. Las bolsitas de té y de infusiones son muy prácticas para los cajones, simplemente coloca unas cuantas debajo de la ropa.

8. Utiliza velas y jabones

El mundo de las velas aromáticas y los jabones perfumados es enorme, con muchas formas, tamaños y olores para elegir. Los de mayor calidad huelen tan bien que no hace falta ni siquiera encender las velas o lavarse con el jabón, así que una buena idea es colocarlos entre la ropa. Las velas se pueden guardar directamente con las piezas de ropa, aunque los jabones mejor envolverlos en una tela fina para evitar que se humedezca y mache las prendas.

9. Sprays ambientadores

Puedes encontrar en los comercios ambientadores en spray para pulverizar dentro de los armarios o sobre la ropa, pero también puedes hacerlos caseros. Mezcla 1/2 litro de agua destilada con 2 cucharadas de bicarbonato sódico, agita muy bien y agrega unas cuantas gotas del aceite esencial que más te guste, por ejemplo de lavanda. Llena una botella con accesorio pulverizador, agita bien y úsalo directamente siempre que quieras.

10. Adapta los aromas a la época del año

Posiblemente te sea difícil escoger solo uno o dos aromas para tu ropa limpia, ¡hay muchos para elegir! Una buena solución para indecisos es adaptarlos a la época del año, que además aumentará nuestra sensación de bienestar, mejorando el estado de ánimo. Por ejemplo, en primavera elige aromas florales, en verano opta por otros más frescos como los frutales y cítricos, y en los meses fríos apuesta por las especias como canela o clavo y los aromas a bosque.

11. Aprovecha los beneficios de la plancha

Planchar la ropa limpia no es solo una cuestión de quitar arrugas, también ayuda a mantener los tejidos en buen estado. Al planchar la colada recién lavada y oliendo bien, conseguimos además fijar el buen olor, alargando la sensación de frescor. La cal puede generar olores extraños, por eso las planchas Philips ofrecen soluciones eficaces para evitar que se acumule. Podemos además rociar las prendas con una colonia suave, como la de los bebés, o utilizar nuestro ambientador casero justo antes de planchar, así tendrán un olor muy agradable durante mucho tiempo.

12. Vaporiza tus prendas con fragancias

Para devolver a la ropa ese efecto fresco y aireado de recién lavada solo tienes que aplicar vapor con el vaporizador ClearTouch Essence. Además de quitar arrugar fácilmente a cualquier tejido con su potente vapor, puedes añadir tu aroma favorito a la tapa especial de fragancias para eliminar malos olores y devolver a la ropa un agradable olor a limpio.

Si a ti también te gusta disfrutar del placer de la ropa limpia cada vez que abres el armario, anímate a probar algunos de estos trucos para conseguir que tus prendas huelan siempre de maravilla. Son pequeños gestos muy sencillos de aplicar en casa y los resultados merecen mucho la pena. ¿Cuál es tu perfume favorito para la colada?

Fotos iStock.com/AikaSalsera, iStock.com/anyaRozhnovskaya,

En Mi Mundo Philips | Envasando el verano: guía imprescindible para hacer conservas caseras

¡Mi ropa no huele a suavizante! Esta expresión es una de las más escuchadas y a la vez más buscadas en Internet. Que sensación tan placentera la de abrir tu armario y oler a ropa limpia, ¿a que sí? Pues hoy vamos a ver ciertos trucos y recursos que nos ayudarán a mantener esa fragancia durante más tiempo. Además te vamos a enseñar ¡cómo hacer suavizante con vuestro olor favorito!

¡Tomad nota de todo!

CONSEJOS PARA LA ROPA CON BUEN OLOR

1. Al poner la lavadora podemos cometer ciertos fallos que no permiten que la ropa huela como deseamos.

El primero de ellos es poner la ropa en ciclos muy largos. Si no está sucia del todo, hará que gastemos más energía y dinero.

Solución: sacarla cuanto antes de la lavadora y tenderla en lugares abiertos y con corriente.

2. Cuando vayamos a planchar podemos utilizar un spray para planchar. También podemos mezclar en un difusor un poco de agua normal o destilada (depende de la plancha) con suavizante y salpicar las prendas para darles más fragancia.

Cuidado con este truco porque tenemos que poner poca cantidad de producto y rociar la ropa desde cierta distancia para evitar manchas o cercos en la ropa al secarse.

3. En el momento de tender la ropa debemos ser cautelosos y dejar las prendas bien extendidas para que no huelan a humedad. Además, si una vez secas tardamos mucho en recogerla, perderán fragancia y nos costará más plancharla.


4. Dentro de los armarios o de los cajones podemos poner algodones empapados en suavizante para fortalecer ese aroma a ropa limpia que tanto nos gusta.

Si por el contrario en esa habitación hay humedad así como en los armarios o en los cajones, puede que no mantenga esa fragancia tu ropa. Basta con poner un vaso con un poco de arroz o comprar los típicos recipientes antihumedad con olor.

5. Para lograr un fragancia más personal os vamos a dar la receta para hacer suavizante en casa.

Solo necesitaremos 1 litro de agua, 500 ml de vinagre blanco, 2 – 3 cucharadas de bicarbonato y unas gotas del aceite esencial que más os guste. ¿Simple, verdad?

EXTRA CONSEJO

Y para finalizar, os vamos a dar como EXTRA, un DecoConsejo que a nosotros personalmente nos encanta y que utilizamos mucho. Para que no solo vuestra ropa huela bien, sino también por ejemplo vuestro sofá, las cortinas, las sábanas o las toallas vamos a utilizar otro spray casero y muy sencillo de hacer. En una botella de spray vamos a mezclar agua destilada (si no tenemos podemos utilizar agua muy caliente), 2 cucharaditas de esas de café con bicarbonato y un tapón de suavizante. Mezclamos bien y rociamos una pequeña cantidad en una parte de la tela, que no se vea mucho, para comprobar que no manche. Una vez comprobado, podemos rociar toda la superficie.

¡Veréis que olor más buena tendréis en toda la casa!

Secretos para que la ropa huela bien

¿Tu ropa no huele a suavizante? Este suele ser un problema que preocupa a muchas personas, que por más que pongan suavizante en su ropa a la hora de lavarla, al secarse nada de este olor permanece. Hoy vamos a enseñaros algunos trucos para que ese olor, que tanto nos gusta, aguante más tiempo en nuestra ropa.
1. Tender bien la ropa
Uno de los problemas más comunes es no extender bien la ropa, por lo que cuando conseguimos que estén totalmente secas, el buen olor ha desaparecido y ahora huele a humedad. Debemos recordar que es muy importante colgarlas en sitios donde haya corriente, para facilitar que se sequen pronto. Se recomienda colgarlas al aire libre siempre que el tiempo nos lo permita.
2. Acabar con la humedad
Muchas veces guardamos las prendas en el armario, por desesperación de que no se sequen, y aún tienen un poco de humedad. Con esto conseguimos que todo el armario huela mal y que ese olor aparezca en más prendas. Es recomendable poner un bol con arroz en el armario, así absorberá la humedad y hará posible que no aparezca este olor.
3. Pulverizar la ropa con suavizante
Una buena idea es mezclar en un difusor un poco de nuestro suavizante con abundante agua y echarlo en las prendas antes de plancharlas. Debemos de tener en cuenta que el suavizante puede dejar mancha, por lo que tendremos que echarlo desde cierta distancia para prevenir las manchas. Con este truco conseguiremos que nuestra ropa huela mucho mejor.
4. Utilizar nuestro suavizante casero
Podemos optar por realizar nuestro propio suavizante, es fácil de realizar y así podremos poner el aceite esencial que queramos para conseguir nuestro olor favorito. También podremos utilizar suavizante del pelo, así conseguiremos una textura más suave.
5. Lavar la ropa con la frecuencia necesaria
Hay prendas que podemos ponernos más de una vez, antes de meterlas a la lavadora, pero es recomendable que se laven con la frecuencia que cada prenda requiere. También es aconsejable que la ropa que ya nos hayamos puesto y nos volvamos a poner otro día, la guardemos separada a la ropa recién lavada, así evitaremos que la ropa limpia coja olores.
6. Poner el ciclo de lavado que se necesite Muchas veces, ponemos un ciclo a nuestra ropa que no es el adecuado. Si la ropa no está muy sucia, no se recomienda utilizar ciclos largos, ahorraremos energía y conseguiremos un mejor resultado para nuestra ropa.
7. Utilizar la cantidad adecuada
Muchas veces, echamos más suavizante o detergente a la hora de poner la lavadora, pensando que nuestra ropa olerá mejor, pero esto puede tener resultados contraproducentes. Puedes que nuestra ropa salga con manchas a causa del exceso y necesitemos volverla a lavar. Lo correcto es echar la cantidad que la lavadora o el fabricante nos recomienda.
8. No dejar la ropa en la lavadora
Debemos recordar que la ropa hay que sacarla cuanto acabe el lavado. Cuanto más tiempo esté la ropa mojada dentro de la lavadora será peor, porque se irá el olor a suavizante y todas las prendas comenzarán a tener ese olor tan desagradable como es la humedad.
9. Eliminar los malos olores
Ocasionalmente, hay ropa que por lo que sea tiene un olor especialmente malo y fuerte. Es recomendable que eliminemos el olor de esa prenda en un lavado manual, antes de juntarlo con el resto de la colada. Podremos lavarlo con agua y bicarbonato para conseguir que ese olor se neutralice, para así después lavarlo en un lavado corriente y que las demás prendas no cojan ningún olor.
10. Potenciar el olor a suavizante
También hay algunos trucos para aumentar el olor a suavizante. Tendremos que poner unos algodones empapados en suavizante dentro de nuestro armario, así conseguiremos que la ropa guardada siga teniendo ese agradable olor.

Cómo mantener la ropa perfumada

En un artículo anterior te dábamos las claves para conseguir que la ropa huela bien. Ahora que ya conoces los trucos, te vamos a dar otros con los que conseguirás mantener la ropa perfumada durante más tiempo.

5 trucos para mantener la ropa perfumada por más tiempo

1. Algodón impregnado en suavizante

¿Te encanta el olor de tu suavizante para la ropa? Este no tiene por qué irse enseguida. Puedes lograr que tu ropa esté siempre perfumada con esa fragancia simplemente con estos trucos:

  • No tender la ropa al sol para que el aroma no se evapore.
  • Echar unas gotas de suavizante en el agua de la plancha. De esta forma, el olor quedará impregnado en la ropa cada vez que la planches.
  • Impregnar cuatro algodones con unas gotas de suavizante, introducirlos en una bolsa de malla y meterla en el armario. Puedes distribruir varias por las baldas y los cajones del armario y de la cómoda.

El truco de los algodones humedecidos también puedes hacerlo sustituyendo el suavizante por tu colonia favorita.

2. Pulverizador con suavizante para el armario y la ropa

Otra opción es mezclar un tapón de tu suavizante preferido con un litro de agua y una cucharada de alcohol. Mete la mezcla en un vaporizador y pulveriza el interior del armario y de los cajones.

También puedes impregnar tu ropa con una mezcla de agua y suavizante, pero en este caso debes eliminar el alcohol e introducir en el vaporizador las siguientes cantidades:

  • 1/8 del tapón del suavizante
  • Medio litro de agua caliente
  • 2 cucharadas de bicarbonato

En lugar del suavizante, puedes utilizar aceite esencial de lavanda o del olor que más te guste.

Cuando utilices un vaporizador para la ropa es importante que lo agites muy bien antes de usar y que rocíes las prendas a una distancia no menor a 30 centímetros para que no se quede húmeda y coja olor a humedad.

Si la ropa está colgada, debes correr las perchas para que el olor la impregne de forma uniforme. En el caso de las prendas de piel, procura rociar solo el interior. En cuanto acabes, cierra el armario para que la fragancia no se escape.

3. Aromatizantes naturales

Otra opción es introducir en los cajones de la ropa y en el interior del armario aromatizantes como bolsitas de té, pastillas de jabón envueltas en una tela o saquitos de popurrí. Puedes hacer tu propio aromatizante casero para cajones introduciendo en un pequeño saco de tela flores secas, especias y hierbas. Prepara varios y distribúyelos por los diferentes espacios.

Lee también: Recetas para hacer aromatizante casero duradero

4. Un olor para cada estación

¿Te gustan muchos olores para tu ropa y no sabes cuál elegir? Lo que puedes hacer es variar el aroma en función de la estación del año. En primavera, por ejemplo, puedes tener tu ropa perfumada con aromas florales, dejando los olores cítricos para el verano, la canela para el otoño y los olores a madera o a bosque para el invierno.

5. Introduce olor en la lavadora y secadora

A la hora de lavar no solo puedes utilizar detergente y suavizante. Para que tu ropa salga con un mejor olor, siempre puedes introducir aceites esenciales directamente en la lavadora. Pero no lo hagas al principio. Espera al último ciclo de lavado, antes del aclarado final o del centrifugado. Con 10 gotas debería ser suficiente, aunque siempre puedes modificar las cantidades para adaptarlas a tus gustos.

También durante el secado puedes aprovechar para mejorar el olor de tu ropa. En las droguería se venden hojas perfumadas que se meten en el tambor, pero puedes hacerlas tú misma. Solo necesitas un trozo de una tela de algodón empapado con aceite esencial. Cuando falten 10 minutos para que acabe la secadora introdúcela entre la ropa.

¿Qué se esconde detrás del suavizante para la ropa?

El suavizante para la ropa es un producto muy popular que se utiliza en el proceso de lavado con el fin de conservar la suavidad de las prendas mientras se les da un aroma más agradable.Lo podemos encontrar en la mayoría de los hogares, ya que en el mercado se puede adquirir en diferentes presentaciones a precios muy asequibles.

No obstante, lo que los consumidores desconocen es que la mayoría están cargados con químicos bastante peligrosos que pueden comprometer la salud, en especial la de los niños. Y es que, detrás de esas campañas publicitarias que los destacan como artículos perfectos para la familia, se esconden algunos secretos que las empresas prefieren no revelar para mantener en lo más alto sus intereses.

Al igual que otros productos químicos para la limpieza del hogar, los suavizantes pueden tener efectos perjudiciales, aunque no siempre se noten de forma inmediata. Destacan principalmente los problemas respiratorios y las afecciones dermatológicas que se producen como reacción al contacto directo o indirecto con los mismos.

Se ha comprobado que más de la mitad de los suavizantes del mercado contienen más de dos sustancias químicas que pueden provocar complicaciones en la salud. En esta ocasión queremos revelar las más frecuentes para que puedas identificarlas en las etiquetas de este producto. ¡Conócelas!

Alfa-terpineol

Se trata de un líquido incoloro y combustible cuyo aroma a lila se utiliza para dar fragancia a los suavizantes de tela. Sin embargo, la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos advierte de que puede influir en el desarrollo de trastornos como:

  • Desequilibrios en el sistema nervioso central
  • Hipotermia
  • Dolores de cabeza continuos
  • Depresión y ansiedad
  • Pérdida de la coordinación muscular
  • Irritaciones

¿Quieres conocer más? Lee: No compres más suavizantes de telas químicos, prepara uno natural y barato

Acetato de bencilo

Este agente de fragancia es uno de los más empleados en la fabricación de productos para el lavado de las prendas. Tiene un olor floral similar al del jazmín y, al igual que el anterior, es un líquido totalmente incoloro. A lo largo de los años, su intoxicación por su presencia en los productos de limpieza se ha vinculado, según este informe de la Organización Mundial de la Salud, con:

  • Somnolencia
  • Enrojecimiento de piel y ojos
  • Las dificultades respiratorias
  • El dolor de garganta

Alcohol bencílico

Este compuesto incoloro tiene un aroma muy agradable que se extrae de las plantas y flores. Además de los suavizantes, está presente en aceites esenciales como el ylang-ylang, el jacinto y el jazmín. Su contacto con el organismo está relacionado con:

  • Irritación de tracto respiratorio superior
  • Envenenamiento y vómitos
  • Irritación del cuero cabelludo cuando se usa de forma tópica, según afirma la Biblioteca Nacional Médica de Estados Unidos.

Acetato de etilo

Este ingrediente es un líquido de olor dulce que se utiliza como solvente y agente aromático de diversos productos para el hogar. No obstante, la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos lo ha catalogado como un desecho peligroso que se debe evitar. Los riesgos para la salud incluyen:

  • Daño renal y hepático
  • Infecciones del tracto respiratorio
  • Fatiga y anemia

Cloroformo

El cloroformo es un líquido denso, incoloro y de olor ligeramente dulce que se añade a los suavizantes para la ropa como solvente y aromático. Sin embargo, según este informe publicado por el Departamento de Salud de Nueva Jersey (Estados Unidos), este compuesto es cancerígeno. El uso constante de productos que lo contienen puede ocasionar problemas de salud como:

  • Somnolencia
  • Mareos, vómitos y náuseas
  • Dolores de cabeza
  • Daño hepático y renal
  • Trastornos cardíacos
  • Afecciones dermatológicas
  • Infecciones en el tracto respiratorio

No olvides leer: Cómo preparar una tintura herbal para aliviar el dolor de cabeza

Terpinoleno

El terpinoleno es un líquido incoloro que le da aroma cítrico a muchos productos de limpieza. Además, se utiliza en la fabricación de suavizantes, cremas de afeitar, barras de jabón y otra variedad de artículos usados en el hogar. Su intoxicación puede causar problemas como:

  • Irritación en los ojos
  • Trastornos de la piel
  • Molestias en la garganta
  • Inflamación de los senos nasales

La razón por la que estos efectos se dan a medio y largo plazo es porque los productos suelen contener pequeñas cantidades de este tipo de sustancias. El problema es que muchos se utilizan casi a diario y, por lo tanto, la cantidad de compuestos nocivos que terminan entrando al cuerpo es significativa.

Para no correr ningún tipo de riesgo, es bueno revisar los envases de estos productos. Además, es posible optar por alternativas ecológicas como el vinagre de manzana o el bicarbonato de sodio.

Mantén tu ropa perfumada por más tiempo

  By La Lavandera Ropa 5 Abr

Hay quien piensa que sólo por echarle más suavizante al cajoncito con el asterisco de la lavadora, tendrá la ropa perfumada más tiempo. ¡Pues no! Echarle más suavizante del que toca lo único que puede conseguir es que malgastemos el producto.

En La Antigua Lavandera tenemos una lejía especial para lavadora que perfuma tu ropa con lavanda, para añadirle un toque de buen olor sin necesidad de usar suavizante, ya que la ropa queda protegida por los fibroprotectores.

Aunque si no te gusta el olor a lavanda, o es que simplemente prefieres seguir usando tu suavizante de siempre… Toma nota:

Si se le echa unas gotas de suavizante al agua de la plancha, el olor de la ropa permanecerá por más tiempo. 😉

O si no tienes plancha y prefieres que tu ropa simplemente huela a limpio (es decir, que esté fresca y no huela a nada al ponértela)

O bien añade un poquito de Amoníaco de La Antigua Lavandera junto con tu jabón habitual, y tu ropa olerá sólo a limpio.

¿Te han servido estos trucos? ¿Conoces alguno más? Cuéntanos!

Compartir

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *