0

Como saber si he dilatado

El parto: Cómo saber si ha empezado la dilatación

La dilatación es la primera fase del parto. Se inicia cuando el cuello del útero ya ha borrado y se ha expulsado el tapón mucoso que tapaba el útero para proteger al feto. En un tiempo que varía con cada gestante (puede ser en unas horas o en unos días), con la dilatación el útero se expande para facilitar la expulsión del feto.

¿Cómo saber que estás dilatando?

Pues muy sencillo: cuando presentas «contracciones rítmicas y continuas», explica Juan Miguel Rodríguez Candía, jefe de servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Infanta Elena de Valdemoro. «Para que el parto se desarrolle de manera normal tanto el cuerpo de la gestante como el del feto sufren una serie de modificaciones que permitirán el paso de la cabeza fetal por el canal del parto, la pelvis materna. La dilatación es el grado de apertura del orificio cervical, pasando de estar cerrado hasta alcanzar los 10 centímetros», apunta el doctor.

Este proceso de expansión del útero se realiza de forma progresiva. Normalmente transcurren alrededor de ocho horas hasta alcanzar los 3-4 centímetros de dilatación. Aunque este tiempo puede ser mayor o menor en algunas mujeres. A esta primera fase se le llama dilatación pasiva o latente. Las contracciones en esta fase se sienten cada 10-12 minutos y cada vez son más frecuentes, intensas y dolorosas.

Dilatar 1 centímetro por hora

En la fase de dilatación activa, generalmente se suele dilatar 1 centímetro cada hora hasta alcanzar los 10 centímetros. Las contracciones se aceleran y se presentan cada 2-3 minutos. Estás en la antesala de la fase expulsiva del parto. Las contracciones son muy dolorosas, por lo que es muy recomendable realizar los ejercicios de respiración para intentar relajarte.

«Durante el embarazo el cuello uterino debe mantenerse cerrado. Una vez que el parto se acerca, poco a poco va a abrirse. Se puede decir que se ha iniciado el parto, cuando la dilatación es de 3 centímetros con un cuello de útero borrado en al menos un 80% y presencia de contracciones uterinas rítmicas, progresivas, de intensidad moderada y que son dolorosas, estas contracciones ayudan a que el cuello uterino se dilate y que el feto vaya bajando por el canal del parto», afirma Rodríguez Candía.

El tiempo de dilatación varía si la embarazada se estrena como madre o, por el contrario, tiene más hijos (multípara). En el primer caso (también llamadas primíparas o nulíparas) se produce primero el borramiento y luego la dilatación; sin embargo en multíparas suele producirse a la vez y eso hace que esta fase previa a la de expulsión dure menos. La media de duración del parto es de 8 a 12 horas en nulíparas, y de 5 a 8 horas en multíparas.

¿Cuánto hay que dilatar para que te puedan poner la epidural?

La analgesia epidural lumbar es una técnica eficaz para alivio del dolor del trabajo de parto, con escasas contraindicaciones y baja frecuencia de complicaciones.

  • Cuando las contracciones ya son intensas y se ha adquirido un cierto grado de dilatación del cuello uterino y siempre que la gestante lo desee, se puede administrar la anestesia epidural.
  • Cuando ya has dilatado 3-4 centímetros entonces ya pueden ponerte la epidural, el límite para administrarla son 8 centímetros de dilatación.

Reconoce los síntomas de la dilatación en el embarazo

Si estás viviendo la etapa final de tu embarazo, es probable que empieces a reconocer algunas señales que delatan que la fecha del parto se va acercando. Uno de los síntomas más evidentes es, sin lugar a dudas, el momento en el que el proceso de dilatación se pone en marcha, reconoce los síntomas de la dilatación en el embarazo.

Los síntomas y signos que aparecen los días previos al parto, son conocidos como pródromos del parto. Hay que tener en cuenta que muchos de estos síntomas no ocurren siempre en el mismo orden ni con la misma intensidad a todas las embarazadas. Sin embargo, algunos de ellos son muy evidentes y pueden revelar que el día del parto está muy próximo.

En las últimas semanas del embarazo, el bebé se encaja en la pelvis de su madre con el objetivo de poder salir con facilidad el día del parto. Cuando se produce el encajamiento del bebé, la futura mamá nota un descenso evidente de su abdomen, y siente también una presión más pronunciada en la zona baja del vientre y de la pelvis.

Las contracciones del embarazo se irán haciendo también más intensas a medida que se acerque el parto. Este tipo de contracciones de preparación al parto se denominan contracciones de Braxton Hicks, y son más irregulares y menos dolorosas que las contracciones del parto.

La pérdida del tapón mucoso puede ser otro de los síntomas que evidencien que la llegada del parto es inminente. Aunque hay que señalar que no todas las mujeres pierden el tapón mucoso con antelación, ya que otras muchas se deshacen de él en el mismo momento del parto.

¿Cómo saber si estoy dilatando?

En la fase final del embarazo, muchas mamás primerizas se preguntan cuáles son los principales síntomas para saber que están dilatando. Uno de los factores que influyen en el parto es la dilatación del cuello del útero.

Hay que decir que el cuello uterino se va dilatando progresivamente unos días o unas horas antes del parto, para permitir que el bebé pueda atravesar con facilidad y sin riesgo el canal del parto.

Si te preguntas ¿qué puedo hacer para dilatar antes?, encuentra algunos de los trucos para dilatar más rápido.

Para que el bebé pueda salir al exterior, es necesario que el cuello del útero se dilate hasta los 10 centímetros, o lo que es lo mismo, que se produzca una dilatación completa que la matrona o el ginecólogo se encargará de chequear mediante exploraciones vaginales frecuentes durante todo el parto.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que también hay posibilidades de que la dilatación comience unos días antes del parto, especialmente en el caso de las madres que ya han tenido otros hijos anteriormente.

Además de saber cómo son las contracciones del parto, la expulsión del tapón mucoso, y el encajamiento del bebé en la pelvis, un síntoma evidente de parto es la modificación progresiva del cuello del útero.

Los ginecólogos y obstetras denominan ‘cuello del útero blando’, cuando éste se va transformando a través de la dilatación, o lo que es lo mismo, el cuello del útero se va centrando respecto a la vagina, y va borrando progresivamente su grosor para permitir la salida del bebé hacia el exterior. El borramiento del cuello del útero permite la salida del bebé mediante un parto normal o vaginal.

Las contracciones de parto son las responsables de que el cuello del útero se vaya dilatando. Por ello, cuando estas contracciones se hacen regulares en el tiempo, y el dolor que provocan va siendo más intenso, el cuello del útero también se está dilatando y el momento del parto puede ser inminente.

Esperamos haberte ayudado a reconocer los síntomas de la dilatación en el embarazo.

Para saber con seguridad que estás de parto, una de las principales señales que debes controlar es, sin lugar a dudas, la frecuencia y la intensidad de tus contracciones, ya que éstas son las encargadas de la dilatación del cuello uterino, y por lo tanto, del comienzo del parto.

  • ¿Te ha servido de ayuda?

Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Trabajo como periodista freelance desde hace más de 10 años.
Mamá de dos niñas pequeñas y afortunada porque cada día me gano la vida haciendo lo que más me gusta: escribir y transmitir información a los demás, a la vez que desempeño las labores propias de la crianza de dos peques. ¡Ser mamá es difícil pero plenamente enriquecedor!

Uno de los momentos más esperados y temidos al mismo tiempo por cualquier embarazada es el del parto. Es esperado porque permitirá por fin tener al bebé en brazos y es temido porque va a entrañar ciertos dolores. No obstante, sea como sea, es el instante más especial de todos los que tienen lugar durante el periodo de gestación y se sustenta en lo que se conoce como dilatación.

Si tú te encuentras embarazada por primera vez, sigue leyendo. Y es que a continuación te vamos a dar a conocer todo lo que necesitas saber acerca de la dilatación

¿Qué es la dilatación?

La dilatación es el tiempo que transcurre desde que le comienzan las contracciones hasta que empieza a producirse la dilatación del cuello uterino y finalmente se produce la salida del niño.

Por tanto, es la primera etapa del alumbramiento y finaliza cuando el orificio cervical ha adquirido los 10 centímetros.

¿Cuándo se sabe si se está dilatando?

Una de las dudas que tienen las primerizas es cómo sabrán si están dilatando. En ese caso, la respuesta es muy sencilla. Deben tener claro que lo están haciendo cuando tienen contracciones continuas y rítmicas.

La dilatación da comienzo en el momento en el que se ha borrado el llamado cuello uterino y se ha producido la expulsión del tapón mucoso. Todo eso sin olvidar que, de la misma manera, también durante la misma se acomete la dilatación del útero, que va a facilitar la salida del pequeño.

En concreto, hay que subrayar que los síntomas de que la dilatación está en marcha son las siguientes:

  • Las contracciones uterinas aumentan tanto en frecuencia como en intensidad.
  • El bebé empieza a descender a través de la pelvis y va presionando con su cabeza, al tiempo que las contracciones favorecen su bajada por el interior de la madre.

Hay que subrayar, además, que los primeros hechos que vienen a indicar, por regla general, que la dilatación ha dado comienzo son la expulsión del llamado tapón mucoso y la rotura de la bolsa.

Fases de la dilatación

Además de todo lo expuesto, no hay que pasar por alto que este proceso que nos ocupa se divide en dos fases:

Fase inicial o latente

Es la que se inicia cuando comienza el parto. Durante la misma se llega a producir una dilatación de hasta 4 centímetros y las contracciones no consiguen aún tener un ritmo fijo en cuanto a duración e intensidad, es decir, van variando. Eso sí, van a ir aumentando progresivamente en frecuencia y dolor.

No se puede determinar un tiempo establecido de duración de este periodo, pues dependerá de cada mujer.

Fase de trabajo activa

Es la que se produce cuando las contracciones ya son más intensas, frecuentes y dolorosas, llegando a tener lugar cada dos o tres minutos. La dilatación es mucho más rápida y esta llegará a alcanzar su máxima expresión, es decir, viene a ser el tiempo que transcurre entre los 4 y los 10 centímetros de dilatación.

Tampoco existe un tiempo estipulado para el transcurso de esta etapa, no obstante, se considera que las mujeres primerizas pueden tener que hacerle frente a que la misma dure hasta ocho horas, mientras que las que ya han sido madres anteriormente pueden reducir ese tiempo a unas cinco horas, aproximadamente.

Fase de aceleración rápida

Los 10 centímetros de dilatación son los que se alcanzan en esta otra etapa, en la que el descendimiento del bebé es claro y este empieza a asomar su cabeza al exterior.

Es importante establecer que no hay un tiempo concreto para cada una de esas fases. Con esto a lo que nos referimos es a que cada mujer lleva un ritmo en las mismas. De esta manera, a las primerizas les suele costar más la dilatación, por lo que puede alargarse durante horas. Así, por ejemplo, una mujer que da a luz por primera vez puede ver cómo esas fases se alargan durante unas ocho horas. Mientras, las que ya han parido antes las puedes reducir hasta las cinco horas.

Datos de interés sobre la dilatación

Pelotas de dilatación: Funciones y ejercicios para provocar la dilatación

Además de todo lo expuesto, merece la pena conocer otros datos importantes relativos a la dilatación previa al alumbramiento del bebé:

  • Se considera que realmente cuando la mujer empieza a sentir dolores es en el instante en el que ha alcanzado los 4 centímetros de dilatación, es decir, cuando entra de lleno en la ya mencionada fase activa.
  • Durante la misma, las embarazadas que lo deseen podrán recibir la anestesia epidural para aliviar notablemente sus dolores. En este caso, se establece que el límite para poder ponerla son los 8 centímetros de dilatación.
  • Aunque se establece que, por regla general, los 10 centímetros es en el momento en el que ya está todo preparado para la expulsión del bebé, cuando se trata de niños pequeños el nacimiento puede ocurrir sin llegar a esa medida.
  • Mientras que se está dilatando, es aconsejable que la mujer no coma nada, sólo que beba agua o cualquier otro producto líquido.
  • Para facilitar y aumentar la rapidez de la dilatación se pueden usar ciertos “trucos” tales como que camine o que haga utilización de las conocidas pelotas de dilatación.
  • Hay ocasiones en las que esa expansión del cuello uterino se paraliza, durante al menos dos horas, cuando se encuentra entre los 3 y los 8 centímetros. En ese caso, los médicos estudiarán el caso y posiblemente tomen la decisión de llevar a cabo una cesárea.
  • No menos importante es que, a veces, el útero no se “adapta” bien a las contracciones, a pesar de que han aumentado en ritmo y frecuencia. En estos casos, los profesionales sanitarios pueden optar por recurrir a la oxitocina, que va a mejorar la dinámica del citado útero y permitirá que no haya complicaciones de ningún tipo.
  • Sólo en casos puntuales las mujeres gestantes, a pesar de tener una dilatación muy avanzada, no tienen dolores. En concreto, se trata de féminas a las que el cuello uterino se les ha abierto prematuramente o lo tienen desgarrado de un parto previo. No obstante, también les sucede a las que cuentan con muy sensibilidad a lo que es el dolor.

Borramiento y dilatación del cuello uterino

Generalidades del tema

El borramiento y la dilatación permiten que un bebé nazca por el canal de parto. Borramiento significa que el cuello uterino se estira y se vuelve más delgado. Dilatación significa que el cuello uterino se abre.

A medida que se acerca el trabajo de parto, el cuello uterino puede empezar a afinarse o estirarse (borrarse) y abrirse (dilatarse). Esto prepara el cuello uterino para que el bebé pase por el canal de parto (vagina). La rapidez con la que el cuello uterino se afina y se abre varía de mujer a mujer. En algunas mujeres, el cuello uterino puede comenzar a borrarse y dilatarse lentamente a lo largo de varias semanas. Pero una madre primeriza a menudo no tiene dilatación hasta que comienza el trabajo de parto activo.

En la última etapa del embarazo, su profesional de la salud puede revisarle el cuello uterino con los dedos para ver cuánto se le ha borrado y dilatado. Usará guantes estériles para hacer esto.

Durante el trabajo de parto, las contracciones en el útero abren (dilatan) el cuello uterino. También ayudan a mover al bebé a la posición para nacer.

Borramiento

A medida que la cabeza del bebé desciende hacia la pelvis, ejerce presión contra el cuello uterino. Esto hace que el cuello uterino se relaje y se afine , o se borre.

Durante el embarazo, ha tenido el cuello uterino cerrado y protegido por un tapón mucoso. Cuando el cuello uterino se borra, el tapón mucoso se suelta y sale por la vagina. Esta mucosidad puede estar teñida con sangre. La evacuación del tapón mucoso se llama «marcado» o expulsión del tapón mucoso . Es posible que note cuando expulsa el tapón mucoso. Pero podría no notarlo.

El borramiento se describe como un porcentaje. Por ejemplo, si el cuello uterino no se borra para nada, está borrado un 0%. Si el cuello uterino se ha afinado completamente, está borrado el 100%.

Dilatación

Después de que el cuello uterino comienza a borrarse, también empezará a abrirse. Esto se llama dilatación del cuello uterino.

La dilatación del cuello uterino se describe en centímetros de 0 a 10. A 0, el cuello uterino está cerrado. A 10, está completamente dilatado. El cuello uterino debe estar completamente dilatado antes de que usted pueda empezar a pujar.

Señales del parto

Signos y Síntomas de Trabajo

Probablemente toda mujer que comparte su experiencia de trabajo cuenta una historia diferente. El de entrega será tan único. Sin embargo, la siguiente información le preparará para cuando “Día del Trabajo” se acerca.

Seis señales de que trabajo es dentro de unas semanas o Días:

1. Aligerar: Usted puede respirar de nuevo Esta es una indicación de que el bebé ha caído, instalándose más profundamente en su pelvis y aliviar un poco la presión sobre el diafragma que le ayuda a no ser tan corto de respiración. Usted puede sentir una mayor presión sobre la vejiga, lo que significa más viajes al baño.

La gente puede opinar sobre su cambio de aspecto, aunque es posible que no reconocerá los cambios.

2. Sangriento Espectáculo:Pérdida del tapón mucoso Durante el embarazo, un tapón espeso de mucosidad protege la abertura cervical a partir de bacterias que entran en el útero. Cuando el cuello uterino comienza a adelgazarse y relajarse, este enchufe es expulsado. Algunas mujeres piensan que el tapón se verá sólida como un corcho, pero en realidad es la mucosidad viscosa o descarga.

Puede ser claro, rosa, o sangre teñida y puede aparecer minutos, horas o incluso días antes del inicio del trabajo de parto. No todas las mujeres notan este signo.

3. La rotura de membranas:Rompe fuente Sólo 1 de cada 10 mujeres experimentan un chorro dramática de líquido amniótico. Este evento suele ocurrir en el hogar, a menudo cuando en cama. A veces se rompe el saco amniótico o fugas antes de la mano de obra, y porque el útero está descansando directamente sobre la parte superior de la vejiga, que pueden hacer que usted pierde orina.

A veces puede ser difícil distinguir la orina de líquido amniótico.

Si sus membranas se han roto y se le escapa el líquido amniótico, será un fluido inodoro. La descarga puede ser un chorro repentino o un goteo constante. Si nota pérdida de líquido, usted debe tratar de determinar si huele a orina o si tiene olor. Si no parece ser la orina, debe comunicarse con su proveedor de atención médica.

Hasta que vea a su médico o partera no usan tampones, tener relaciones sexuales, o hacer cualquier cosa que introducir bacterias en la vagina. Deje que su proveedor de atención médica si el líquido es otra cosa que no sea claro y sin olor, sobre todo si es de color verde o mal olor que puede indicar la presencia de infección.

4. Anidación:Chorro de la energía En la mayor parte de su embarazo probablemente han estado luchando el impulso de tomar una siesta, por lo que debe reconocer fácilmente este síntoma. Un día vendrá cuando usted se despierta sintiéndose lleno de energía! Usted será motivado para hacer listas de cosas para hacer, las cosas para limpiar, cosas para comprar, etc., y se sentirá una sensación de urgencia acerca de todo lo que has puesto fuera haciendo.

A pesar de estos impulsos, recuerda que “Día del Trabajo” puede estar a la vuelta de la esquina, así que trate de conservar su energía.

5. El borramiento:Adelgazamiento del cuello uterino En el último mes de embarazo el cuello uterino comienza a estirarse y delgada. Esto es una indicación de que la parte inferior del útero se está preparando para la entrega, como un diluyente de cuello uterino se dilata más fácilmente.

El médico puede comprobar si hay borramiento en los dos últimos meses de embarazo. El borramiento se mide en porcentajes. Es posible que su médico dice: “Tú eres 25% borrado, 50% borrado, 75% …” Las contracciones de Braxton Hicks o “contracciones de práctica” que han estado experimentando puede desempeñar un papel en el proceso de borramiento. Usted no tendrán la capacidad de evaluar su grado de modestia. Sólo puede ser determinada por el examen de un médico.

6. Dilatación:Apertura del cuello uterino La dilatación es el proceso de la apertura del cuello uterino en la preparación para el parto. La dilatación se mide en centímetros o menos, con precisión, en “dedos” durante un examen pélvico interno (manual). “Totalmente dilatada” significa que es a los 10 centímetros y está listo para dar a luz. Su médico le puede decir cuántos centímetros su cuello uterino se ha dilatado.

Una señal segura de Trabajo que realmente está sucediendo:

Las contracciones constantes: Cuando usted comienza a experimentar contracciones uterinas regulares, es la indicación más fuerte que usted está en el trabajo. Cuando esto sucede, es un buen momento para salir de su bloc de notas y registrar el tiempo exacto comienza cada contracción y cuánto tiempo duran.

Estas contracciones pueden sentirse como calambres menstruales o como un dolor de espalda baja que viene y va. Durante el parto prematuro puede ser que sean tan distantes como 20 a 30 minutos. En el transcurso del tiempo, las contracciones son propensos a empezar a ocurrir a intervalos más cortos de tal vez cada 10 a 15 minutos o menos.

Cuando sus contracciones son consistentemente 5 minutos de diferencia, es el momento de llamar a su proveedor de atención médica.

Las contracciones del trabajo tienen las siguientes características:

  • Ellos son regulares
  • Siguen un patrón predecible (como cada ocho minutos)
  • Se vuelven progresivamente más cerca
  • Duran progresivamente más largo
  • Se vuelven progresivamente más fuerte
  • Cada contracción se siente por primera vez en la espalda baja y luego se irradia a la parte delantera o viceversa
  • Un cambio en la actividad o posición del cuerpo no va a reducir la velocidad o detener las contracciones
  • Su tapón mucoso puede aparecer
  • Las membranas pueden romperse
  • El médico notará cambios cervicales, como borramiento (adelgazamiento) o dilatación

Última actualización: 08/2015

Compilado utilizando la información de las siguientes fuentes:

William’s Obstetrics Twenty-Second Ed. Cunningham, F. Gary, et al, Ch. 17.

eMedicine, https://www.emedicine.com/

La dilatación es la primera etapa del parto y abarca todo el tiempo que tarda el cuello uterino en borrase y dilatarse.

La fase de dilatación empieza con el borramiento del útero, un proceso por el que el cuello del útero se relaja y pasa de ser un cilindro a un anillo (es decir, se acorta). Tras esto, el cuello uterino comienza a abrirse gracias a las contracciones. No obstante, en las mujeres multíparas el borramiento del cuello se suele producir a la vez que la dilatación, por eso es un proceso más rápido.

En los últimos días de gestación, antes de que el parto comience, es posible que tu matrona u obstetra te indiquen en las revisiones que el cuello del útero ha empezado a borrarse y está permeable a un dedo, por ejemplo, lo que implica que comienza a abrirse. Sin embargo, no se considera que el parto o la dilatación empieza hasta que tienes contracciones de parto, constantes, regulares, dolorosas y cada vez más intensas. Lo que sucede antes forma parte de los pródromos o preparación para el parto.

No te puedes perder …

¿Cómo puedo saber si estoy ovulando?

Cuando decides tener un bebé es muy importante saber cuándo estás ovulando, para aumentar las posibilidades de quedar embarazada al mantener relaciones sexuales en los días más fértiles.

La fase de dilatación se divide a su vez en dos fases:

– Fase latente (desde el inicio hasta la dilatación de 4 cm): a no ser que rompas aguas, esta fase debes realizarla en casa ya que no se considera que el parto ha comenzado hasta que el cuello del útero ha dilatado 3 cm y está borrado al 80%, por lo que si vas antes al hospital es posible que te manden de vuelta a casa.

En esta fase las contracciones son más irregulares en lo que a frecuencia e intensidad se refiere, por eso es mejor que te quedes en casa, te des una ducha, prepares todo, comas algo y esperes tranquila ya que esta fase suele ser muy lenta y puede tardar horas.

– Fase activa (dilatación desde los 4 hasta los 10 cm): las contracciones se hacen más regulares, frecuentes e intensas. Cuando notes 2 contracciones cada 10 minutos durante más de 2 horas sin parar, es momento de que vayas al hospital.

Una vez allí, tras comprobar que efectivamente estás de parto y los centímetros que has dilatado, te quedarás en tu habitación con tu pareja o acompañante y la matrona irá de vez en cuando para comprobar cómo avanza la dilatación. Este proceso se realiza mediante un tacto vaginal que consiste en introducir los dedos índice y medio para medir los centímetros de dilatación. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) recomienda realizar los tactos cada 2-4 horas, dependiendo de cómo avance el proceso.

Lo habitual es dilatar 1 cm por hora, pero hay mujeres que van más rápido (sobre todo aquellas que no son primerizas), y otras que tardan un poco más.

Si no estás monitorizada ni te has puesto al epidural, lo mejor es que camines para favorecer la dilatación y el descenso del bebé y así acelerar el proceso. Si no puedes moverte, debes permanecer tumbada de lado, intentando cambiar de lado cada poco tiempo para favorecer el proceso.

La duración de este periodo varía de una mujer a otra, ya que intervienen diversos factores. La media se sitúa entre 5 y 8 horas y no es habitual que se prolongue más allá de las 18.

Una vez que la matrona compruebe que ya has dilatado hasta llegar a los 10 cm, comenzará la fase expulsiva, es decir, los pujos para ayudar al bebé a salir del canal de parto.

Por lo tanto, es la matrona o el médico que te atiendan en el parto los que van a indicarte cuándo has dilatado completamente y llega la hora de empujar. Sin embargo, para saber si el proceso marcha o no debes estar atenta a la siguiente señal: las contracciones cada vez son más frecuentes, dolorosas y largas. Cuando tengas contracciones de entre 60 o 90 segundos cada 2-3 minutos que apenas te dejen respirar, estás en pleno proceso de dilatación.

Obviamente este proceso puede verse interrumpido o paralizarse si el bebé no está bien encajado, aunque lo normal es que todo transcurra poco a poco y la dilatación avance.

Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora del color de ojos del bebé que arroja como resultado la probabilidad de tener uno u otro color en función del color de ojos de los padres.

Fecha de actualización: 08-02-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *