0

Como son los italianos

5 costumbres sexuales de los italianos que no te imaginabas

En otros artículos de El Viajero Fisgón hemos viajado, virtualmente, a otros países y zonas del mundo para “fisgonear” cómo es el sexo en otros lugares. Por ejemplo, con este artículo sobre las costumbres sexuales de los latinoamericanos o, incluso, con este otro artículo sobre las costumbres sexuales de los esquimales. Ahora nos hemos preguntado cómo son las costumbres sexuales de los italianos. Estas son las respuestas… y algunas comparaciones de Italia con España en relación al sexo.

1. La ciudad con más cuernos de Europa es italiana

Los resultados varían según los estudios y encuestas sobre los países que son más infieles a sus parejas. Algunos portales de citas sitúan a España como el país europeo con más aventuras fuera de la pareja, mientras que otros otorgan el primer puesto a Italia. Si nos fijamos en los resultados de una encuesta de un portal de citas italiano, la ciudad donde se registra el mayor número de infidelidades es Palermo, la capital de Sicilia. Y no sólo es la primera de esta dudosa clasificación en Italia, sino en toda Europa.

Palermo es la ciudad de Europa donde se cometen más infidelidades (iStock)

2. Ganamos a los italianos en número de relaciones sexuales…

Los españoles solemos mirar con envidia cómo los italianos arrasan a la hora de ligar. Esa es, al menos, la creencia popular. De ser cierta, que tampoco hay una estadística fiable que lo demuestre, lo sería únicamente en relación a una conquista. Después, en el torneo de la regularidad de las relaciones sexuales, España gana a Italia. Por poco, casi por la mínima, pero los españoles -hombres y mujeres (y viceversa)- superamos a los italianos en el número de relaciones sexuales al año. Según la aplicación Spreedsheets, España ocupa la 9ª posición entre los 26 países participantes en una monitorización de las relaciones sexuales. Sí, Italia es la 10ª, sólo un puesto por detrás, pero suficiente para vengar a todos esos españoles que alguna vez han dejado de ligar por culpa de un italiano…

Las parejas italianas tienen, como promedio, 108 relaciones sexuales al año (iStock)

3. … Y también ganamos a los italianos en duración

La ventaja de España con respecto a Italia es algo más holgada en cuanto a la duración media de las relaciones sexuales. España ocupa el 6º puesto, con un tiempo medio duración del acto sexual de 3:22. Italia es novena en este apartado, con un promedio de 2:40 según los registros de la aplicación Spreedsheets.

La duración media del acto sexual en Italia es inferior a los tres minutos (iStock)

4. Italia es un país bien dotado

Italia no está precisamente “a la cola” en cuanto al tamaño medio del pene. De hecho, según una de las muchas clasificaciones por países según el tamaño del pene (sí, las hay y no son pocas…), Italia es el segundo país mejor dotado, con una media de 15 centímetros, sólo por detrás de los 16 cm de promedio de los franceses. España ocuparía el séptimo puesto de la clasificación con una media de 13,6 cm.

Los hombres italianos están entre los más dotados del mundo (iStock)

5. Los italianos son los menos exhibicionistas

¿Cuál puede ser la más popular de las costumbres sexuales de los italianos? Pues, probablemente, que los hombres italianos son auténticos “tirafichas”. Es decir, son expertos en el arte de conquistar o esa es, por lo menos, la imagen que tenemos de ellos. Eso sí, ese descaro que tienen para ligar no lo tienen después para tener relaciones sexuales en público. Sorprendentemente, según un estudio, los italianos e italianas son, en este sentido, los menos exhibicionistas de Europa.

Los italianos no son muy de tener relaciones sexuales en público (iStock)

Comparte un poco de amor

  • Los hombres, dependiendo de su nacionalidad, actúan de distintas maneras: por sus costumbres y por su crianza, que definen su forma de pensar. Los hombres europeos son muy dedicados a la familia, apegados a sus propias creencias.

    Si hay interés en un hombre italiano, es esencial seguir algunos consejos.

    Algunos consejos para enamora a un hombre italiano

    Los hombres europeos y el amor. Resulta interesante saber lo que se necesita para enamorar a un hombre italiano.

    • Si se desea enamorar a un italiano, es importante saber sobre la historia de su país, del arte en sus diferentes manifestaciones, etc; de esta manera, se podrá mantener una conversación que le interese.
    • Al hombre italiano educado, le atrae una mujer que sea dotada de conocimiento y virtudes; que sepa exponer sus gustos e intereses, con opiniones firmes.

    • La familia, para los hombres italianos, es esencial; ya que mantiene lazos permanentes con padres, hermanos, sobrinos y primos; además, las reuniones con familiares y amigos, son amenas, ricas en buena comida y excelente vino, La mujer que quiere llegar al corazón de tal hombre, debe también conquistar a la familia y a los amigos,
    • Hay que echar mano a recetarios de comida italiana, aprender a prepararlos. El hombre italiano cae rendido, por el puro placer de comer, ante la seducción de una excelente conocedora de la comida italiana.
    • Un italiano también es atraído, por una mujer de refinado gusto en el vestir; cuyo perfume sea envolvente, cautivador.
    • Una de las cosas que enamora a un hombre italiano, es la mujer de detalles. Aquella que presenta una cena con buena comida, a media luz, con música romántica de fondo y un estupendo vino.
    • Les encanta mujer apasionada, cariñosa y sensual.

    Conoce más sobre las características de un hombre italiano

    Es bueno entender a un italiano en cuanto al amor; como se desenvuelven en una relación afectiva. E aquí algunos otros datos:

    • Los hombres italianos se preocupan por su imagen, esto hace que las mujeres se sientan atraídas por ellos
    • Los hombres italianos son muy alegres y les encanta hacer muchas amistades, con el fin de encantar a cualquier mujer.
    • Los hombres italianos les encanta que las mujeres tomen la iniciativa
    • Si se quiere conquistar a un hombre italiano es bueno conocer que les encanta las extranjeras, entre las cuáles están las latinas.
    • Al hombre italiano le encanta que la mujer lo atienda bien, le tenga todo listo cuando llegue a la casa.
    • Les enamora una mujer que tenga instintos maternales, ya que la mujer que buscan como esposa, debe de ser una excelente madre, que se ocupe de la crianza de sus hijos.
    • El hombre italiano es algo mujeriego; pero, si llega una mujer que los sepa enamorar, que demuestre ser una buena ama de casa, buena amante, madre, se termina enganchando.

    Para las mujeres que quieren enamorar a un hombre italiano, deben seguir todos estos consejos que hemos señalado. Aprender a conocerlos, y ver qué es lo que más le llama la atención en una mujer. Con todo lo antes dicho, la conquista de un hombre italiano será todo un éxito

    Terminos relacionados:

    • como tratar un hombre italiano
    • como son los italianos cuando estan enamorado
    • hombres italianos
    • Busco pareja en Italia – Hombres Italianos

      Los italianos son vistos con el estereotipo de apasionados, gente mediterránea muy intensa, con una estructura familiar muy unida y pasión por la comida y el vino. Muchos italianos son, de hecho, inquietantemente guapos e incluso, si te las arreglas para encontrar uno que no lo sea, lo va a compensar con su encanto, sensibilidad, naturaleza romántica y buen gusto por la moda. La familia y la seguridad financiera son los atributos de mayor valor para los italianos; estos hombres aman los fuertes lazos familiares y honran todas las obligaciones familiares. Los hombres italianos son conocidos por el amor a sus madres, por lo que, mientras que un occidental promedio moderno a veces casi no habla con su familia, puede ser dulce y conmovedor ver a alguien tan dedicado a su madre. Estos hombres son románticos y muy expresivos cuando se trata de emociones, por lo que debes estar preparada para muchas caricias y besos.

      Acerca de Italia

      Italia se encuentra en el sur de Europa y es una península con forma de bota en el Mar Mediterráneo. Tiene una serie de islas que incluyen a Sicilia y Cerdeña. Rodeada de mares, Italia posee una belleza distinta y también una rica historia cultural que la hace ser tan amada por los turistas. Gran parte del país está cubierto por montañas (los Alpes y los Apeninos) con una gran cantidad de lagos y ríos. El clima en el extremo norte es frío mientras que el sur es cálido y seco. La religión principal es el catolicismo romano.

      No hay mujer que se resista a un italiano, desde el porte hasta el acento, incluso un mínimo gesto basta para que las mujeres se derritan cual queso en pizza por un hombre italiano, sin embargo, antes te diremos que existen 4 tipos de hombres, unos mejores que otros, pero todos están relacionados entre sí de alguna manera.

      Marpione

      El término marpione podría traducirse como “hombre hábil que sin pedir aprobación toma ventaja de cualquier ocasión que le favorezca”. Pero esto es muy amplio. El marpione no solamente es un oportunista, este es el típico italiano con traje y lentes de sol que tiene ese porte de revista de publicidad y complejo de macho alfa, pero es tan exagerado que el primer personaje que te hará recordar es a Austin Powers.

      Este tipo de hombre es el mismo que cuando una chica bella pasa, no puede aguantar la tentación de lanzar un piropo de los clásicos, de esos que diría cualquier albañil solo que quizá le agreguen un mínimo de decencia más.

      Mammone

      Este es el típico hombre que aun siendo adulto, necesita a su madre para casi todo. Si tienen una duda preguntara a mamá, si tiene un mínimo de gripe buscara a mamá para que le diga que tomar, le prepare la sopita y le cuide mientras esta tirado en cama. Este tipo de hombres son adultos, incluso pueden tener pareja pero nadie será nunca como la mamá.

      Bamboccione

      Bastante cercano al tipo anterior, este es el típico hombre que se comporta como un niño. Este término es mayormente utilizado para describir a esos hombres que pasan los 30 años, pero no terminan de mudarse de donde mamá y papá, y no es una cuestión de dinero, es que prefiere la comodidad de tener todo limpio, todo hecho, sin el tener que mover un dedo.

      Pantofolaio

      El termino puede traducirse como pantuflero, un hombre que desea no hacer nada excepto ver televisión tirado en el sofá sin hacer nada. El tipo que se tomó muy en serio el “dolce far niente” que significa Que bonito es hacer nada.

      Por lo que si estás interesada en un Italiano, te recomiendo que lo observes cuidadosamente y así puedas descubrir que tipo de hombre es ahora que conoces la variedad en los italianos.

      Informe sobre la condición sexual de los italianos, un volumen de 400 páginas a 500 pesetas -el raport Kinsey italiano- cuenta la vida, muerte y milagros de 2.157 sujetos-muestra, elegidos para ilustrar la condición erótica del italiano de hoy, culto en todas las posibles variantes del sexo.

      He conocido días atrás en casa de amigos al profesor Giovanni Caletti, Primario de Dermosifilopatía en el hospital de Mestre, cerca de Venecia, 54 años, casado, dos hijos. Desde hace años cada seis meses este médico católico del disenso organiza en su hospital un curso de educación sexual y con un equipo de doscientas personas entre médicos, profesores y asistentes sociales de los 21 a los 45 años se ha lanzado a la difícil encuesta.Para una tarea semejante es necesario lanzarse a base de tesón, porque la encuesta en sí es difícil por la reticencia de la gente, la actitud evasiva o falta de conciencia del problema. Además la encuesta se ha tenido que limitar al italiano de las Tres Venecias y no se sabe como pueda extenderse el sondeo al macho nacional medio, que en resumidas cuentas, sería un bluff obsesionado por el mito de la gran perfomance. Caletti afirma que en las Tres Venecias se encierra en pequeño toda Italia: la depresión del área de Belluno, la superindustrialización de la zona en torno a Venecia, el turismo de masa de las costas y la montaña de lujo…

      Confesionario público

      Será así, pero la verdad es que tales informes, concretamente el raport Kinsey italiano que el sábado pasado presentó a la prensa en el palacio Grassi de Venecia el doctor Caletti, desempeña la función de un confesionario público. El cuantas veces del confesor ha pasado a ser una pregunta fundamental de la encuesta-muestrario. Y además sirve para satisfacer sin rodeos la natural tendencia a meter la nariz en la alcoba del vecino.A mi parecer, con toda la limitada relatividad del procedimiento y su discutida objetividad, el informe puede servir para corregir los estereotipos nacionales, alimentados muchas veces por el periodista que juzga a un país entero por el primer taxista que conoce, por el diplomático recién llegado que coquetea con fa primera marquesa que se le pone por delante.

      El español medio, por ejemplo, ha creído siempre que los italianos son maricas, cobardes en la guerra y cantantes de ópera, mientras que el italiano medio sigue creyendo que los españoles son gallitos, belicosos y toreros. El raport Caletti con su millón trescientas mil respuestas sobre el sexo recogidas en tres años de trabajo servirá, sin duda alguna, para corregir tales generalizaciones d& la psicología colectiva nacional.

      De ese millón de respuestas leamos las que más ayudan eh este sentido. El 83 por 100 de los hombres y el 79 de las mujeres no han tenido relación con personas del mismo sexo. Sólo el tres por 100 ha tenido una relación completa y el seis incompleta. El 59 por 100 de los hombres nunca ha sido infiel y el 77 por 100 de las mujeres. El 78 por 100 de las mujeres no se considera frígida. El 67 cree que su marido sabe hacer el amor, el 43 por 100 de hombres hace el amor con la luz encendida y el 32 de las mujeres. El 32 por 100 de los hombres y el 49 de las mujeres llegan vírgenes al matrimonio. El 22 por 100 de los hombres y el 19 de las mujeres hace el amor en cinco minutos y de 5 a 15 minutos el 44 por 100. De 30 minutos en adelante el 5 por 100 de hombres y el 4 de mujeres.

      Dos maridos de cada cien hacen el amor dos veces por día; el siete por 100 una sola vez, mientras el 25 por 100 son los maridos que hacen cuatro veces el amor por semana y dos veces. El 16 por 100 una sola vez por semana. El nueve por 100 cada treinta días y el cuatro por 100 no hacen el amor.

      Los niños manifiestan en torno a los 6 años las primeras curiosidades sexuales, pero sólo el cinco por 100 de los padres responde sinceramente a sus preguntas. De Nápoles viene hoy mismo esta noticia: un Chico de 12 años, Antonio Menicozzi, primero de tres hijos de un obrero desocupado y de una camarera analfabeta, ha sido hospitalizado en graves condiciones, porque su madre, Michelina, lo había apaleado. El muchacho ha explicado que sus amigos se reían de él porque no era un verdadero macho: «yo entonces les he hecho ver que lo era. Mi madre entonces me ha apaleado». Esta noticia napolitana no impide que 27 hombres de cien y 22 hembras hayan practicado de niños el juego del médico.

      El 27 por 100 de los niños machos han descubierto el desnudo en los diarios, el siete en el cine, el siete en el mar y el diez en casa.

      Las primeras relaciones sexuales completas han sido practicadas antes de los quince años por 18 adolescentes y cuatro chicas de cada cien y 56 muchachos y 19 chicas han leído a la misma edad un libro pornográfico. Con el pasar de los años aumenta en proporción el número de los jóvenes que hacen el amor (más al abierto y en casa que en coche). La sala de baile es el lugar que favorece la relación. Es demasiado elevado el número de jóvenes amantes que no usan precaución alguna. Durante el noviazgo, treinta son los hombres y 26 las mujeres que tienen relaciones completas. Otros 25 hombres y 23 hembras mantienen relaciones incompletas.

      En la lectura de estas 400 páginas hay para todos los gustos y de la selección que toda la prensa y revistas ilustradas hacen del informe se podría hacer otra encuesta sobre la curiosidad sexual nacional y la problemática de la falocracia que hoy el feminismo está poniendo en tela de juicio.

      * Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de mayo de 1976

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *