0

Como subir la autoestima

Tabla de contenidos

Muchos de los problemas psicológicos que las personas experimentan tienen que ver con tener una baja autoestima. Cuando esto ocurre, las expectativas que se tienen acerca de lo que uno mismo puede hacer y lo que no se vuelven tan pesimistas que se produce un estancamiento y, a su vez, un sentimiento de inseguridad y de tristeza a causa de las comparaciones con los demás.

La suma de estos fenómenos psicológicos dan lugar a consecuencias como las dificultades para relacionarse, la adopción de un estilo de atribución que ubica en uno mismo la culpa de todo lo malo que ocurre, y muchos otros efectos indeseables.

En este artículo veremos cómo ayudar a una persona con baja autoestima, siempre teniendo en cuenta que es ella la que debe impulsar ese cambio a mejor que quiere ver en su vida, y que nosotros tan solo facilitaremos que tenga éxito en ello.

  • Artículo relacionado: «Autoconcepto: ¿qué es y cómo se forma?»

Cómo ayudar a una persona que tiene baja autoestima

Las pautas que verás a continuación son principios básicos de actuación a la hora de ayudar a que otra persona vaya construyendo una autoestima más alta, dando por supuesto que puedes tratar con esa persona de manera frecuente. Esto último es importante, ya que eliminar viejas creencias (en este caso, relacionadas con uno mismo) y modificar los hábitos de pensamiento es algo que cuesta mucho, y no se consigue de la noche a la mañana.

1. Pídele que diga cosas buenas y cosas malas sobre ella

Esto puede abarcar tanto habilidades y capacidades físicas o mentales como aspectos de la personalidad. Con resaltar tres o cuatro elementos ya es suficiente, ya que lo importante no es tanto tener en cuenta lo bueno de uno mismo, sino aprender que lo que antes parecía vacío de virtudes y propiedades deseables, en realidad sí las tiene. En este sentido, una vez nombrados esos fallos y esas fortalezas, es bueno que tú también hables sobre aspectos positivos de esa persona a la que intentas ayudar, para ver cómo se combinan con las que ha nombrado.

2. Reflexionad juntos sobre sus “debilidades”

Este paso se realiza sobre el consejo anterior, y tiene que ver con modificar el modo en el que se piensa en esas debilidades percibidas por uno mismo. Esto es importante, porque las personas con baja autoestima tienen una visión más bien simplista sobre sí mismas (al verlo todo de un modo tan pesimista, su autoconcepto no tiene demasiados matices), y pensar en esos aspectos de uno mismo y ver cómo encajan con la realidad, razonando de una manera crítica, rompe con esa idea de que no hay mejora posible.

Así pues, la idea no es hacer ver que esos fallos personales no existen, sino empezar a ver que su importancia es relativa, por un lado, y que se puede mejorar en esos aspectos.

  • Quizás te interese: «10 claves para aumentar tu autoestima en 30 días»

3. Revisad el estilo de atribución

Pídele que rememore las últimas experiencias vitales negativas o dañinas que cree que han sido culpa tuya. Planteándole preguntas sobre estos acontencimientos, se puede hacer que empiece a ver esas vivencias de otra manera, como algo que tiene varias causas, muchas de las cuales no tienen que ver con uno mismo. De este modo, cada vez que tenga la tentación de asumir que algo malo de lo que ha ocurrido es su culpa, será más probable que se pare a analizar detalladamente lo que de verdad ocurre.

  • Artículo relacionado: «Error Fundamental de Atribución: encasillando a las personas»

4. Anímale a desarrollar compasión hacia su persona

El simple hecho de tener en cuenta que se sale de una mala época (marcada por la baja autoestima) hace que los posibles fallos que se vayan a cometer en el futuro sean vistos de otra manera. Si no se parte en igualdad de condiciones que el resto, es injusto compararse: otros no tienen que lidiar con las inseguridades y el problema de autoestima de los que se intenta desprender. Se trata más bien de una lucha personal, en las que las comparaciones están de más.

5. Ve con esa persona a hacer ejercicio

Este es uno de los consejos más útiles, ya que hacer deporte regularmente permite combatir los problemas de autoestima de diferentes maneras. Por un lado, se crea un objetivo cuya consecución no se basa en planes complicados ni confusos, sino más bien en el esfuerzo constante y el hecho de no darse por vencido. Esto motiva y aporta un componente de propósito que falta en la vida de muchas personas con problemas de autoestima.

En segundo lugar, sus resultados se notan estéticamente y pueden ser comprobados de manera pasiva por otras personas, lo cual hace que las expectativas de causar una mala impresión disminuyan. Finalmente, estar más sano hace que se esté de mejor humor en general, de manera que se tiende a evocar más recuerdos positivos, y esto repercute en la autoestima.

En algunos casos extremos es necesario acudir a un profesional de la psicología para que intervenga mediante sus servicios de terapia. Ayuda a esa persona a decidirse a ir al psicólogo, y si es necesario ayúdale a elegir centro al que acudir.

¿Quieres ayudar a alguien a levantar su autoestima? Dile estas frases

Redacción Peru.com28.04.2014 / 13:12 PM

Lima. No hay nada más satisfactorio para una persona que ayudar a otra. Existen tantas formas de ayudar que siempre debemos estar prestos a brindar nuestro apoyo a un amigo, a un familiar o incluso a nosotros mismos.

Cuando hemos notado que tenemos un amigo que tiene una mala imagen de sí misma y no se valora, no hay mejor forma de ayudarlo que diciéndole lo necesario que es y reconociéndole sus logros. Solo de esa forma lograremos que ellos ganen confianza y crean en sus capacidades.

Si no sabes cómo decirle algo motivador, toma nota de estas frases que pueden ayudarte de mucho:

– Bien hecho, sabía que podías lograrlo.

– No hay duda de que te estás esforzando, se nota por lo bien que lo has hecho.

– Estoy muy orgulloso de ti.

– ¿Sabes? Te quiero mucho.

– Felicitaciones por lo que has hecho, yo no lo hubiera hecho mejor.

– Veo que cada día lo haces mejor, qué diferencia de cómo lo hacías antes.

– Puedes llegar donde quieras porque cada día te esfuerzas más y más.

– Tu esfuerzo es merecedor de ejemplo.

– Las próximas notas serán mejores, por el esfuerzo que le estás poniendo.

– Sé que lo lograrás, ¿te acuerdas de cómo lo hacías antes?

¡Que nadie pueda contigo! 4 tips para subir la autoestima

¿Te quieres? Mejor no me respondas a esto porque seguro que tu respuesta inmediata sería: ¡sí, claro! Pero si te siguiera preguntando es muy probable que me dijeras: “bueno, en ocasiones no me valoro” o “muchas veces no me veo capaz”.
Todas las personas tenemos este tipo de pensamientos unas cuantas veces al día, la única diferencia entre tú y yo es la forma en que cada uno lo vive. Y es que la manera de mostrar al mundo y a uno mismo la falta de autoestima es muy personal. A nadie le gusta admitir que no se quiere lo suficiente porque puede parecer triste, depresivo, cenizo o incluso poco atractivo.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Y esta forma de verlo hace que lo vivamos de maneras muy diferentes y lo expresemos en diferentes áreas de nuestra vida. Puede que alguien tenga baja autoestima en relación a su físico, otra persona puede vivir la falta de amor propio a través de relaciones amorosas fallidas o bien hay quien lo exprese no encontrando trabajo estable. Pero todas estas personas serán muy buenas en otras facetas de la vida, solamente que se fijan en aquello que todavía no saben hacer tal y como les gustaría.
Estoy segura de que alguno de estos ejemplos te sonarán y que muy probablemente lo hayas vivido en un aspecto u otro. Pues bien, deja de martirizarte y date cuenta que no eres un bicho raro porque esto es muy normal y habitual en el ser humano. El problema surge porque existe la creencia social de que el ser humano es feliz por naturaleza y por eso nos sentimos tristes y decepcionados con nosotros mismos cuando tenemos algún aspecto de nuestra vida en el que no nos queremos. Esto nos hace sentirnos culpables como si tuviéramos que escondernos de alguien que nos puede castigar si se entera.
Ahora te puedes liberar porque, aunque sí es cierto que el ser humano puede ser feliz, primero ha de saber dónde encontrar esa felicidad. Y es que la felicidad es la base del amor propio y la autoestima se alimenta de felicidad, como ves es el pez que se muerde la cola. Y hablando de felicidad, ¿recuerdas estas películas que consiguieron sacarnos una sonrisa?

Descubre: 25 frases que te harán amar la vida

© iStock

4 consejos para ayudarte a subir tu autoestima

1.- Céntrate en ti, solamente en ti:
La baja autoestima es fruto de mirar demasiado el mundo que te rodea buscando comparaciones, parecidos y diferencias. Recuerda que siempre que te fijas en los demás es para compararte y en ese juego sólo hay un final posible: la pérdida de autoestima. Mírate sólo a ti y admira tu forma única y especial de ser y vivir la vida. Recuerda que fuera de ti no hay nadie que te pueda castigar por no ser perfecto en todo, sólo estás rodeado de personas que como tú buscan un lugar en el mundo.
2.- Haz cosas que te gusten todos los días:
Aprender a quererse uno mismo pasa por aprender a disfrutar cada día de estar vivo. Enfoca tu mente en disfrutarte, descubrirte y sorprenderte de cómo eres. Haz cada día una cosa con la que disfrutes mucho y en la que practiques aquello que se te dé mejor. No hace falta que sean grandes hazañas, simplemente disfruta de un don o habilidad que tengas y repítelo tantas veces como sea posible para anclar en tu mente el disfrute de ser tú mismo.
También puedes buscar momentos que te hagan disfrutar y ser consciente de lo afortunado que eres por vivirlos. Tomar el café mirando por la ventana, escuchar tu música preferida mientras conduces o asistir a una clase de yoga es un buen momento para disfrutar conscientemente.
3.- Practica el diálogo positivo:
Empieza a fijarte en qué te dices y cómo te lo dices. Una autoestima baja va acompañada de un diálogo interno lleno de palabras negativas y maltratadoras. A partir de ahora puedes empezar a tomar conciencia de cómo te diriges a ti misma, el tono y todo lo que eres capaz de decirte. Seguramente no consentirías de otras personas frases como: “no sirves para nada”, “eres malo”, “nadie te quiere”, pero tú te las dices a diario. Cambia la forma con la que te hablas y para ello ancla tus pensamientos en el disfrute del punto anterior.
4.- Recuérdate todos los días lo bueno que tienes para ofrecer al mundo:
Cada mañana cuando te despiertes repítete qué es lo que puedes ofrecer al mundo, cuál es el don con el que naciste o la habilidad que has aprendido y se te da muy bien hacer. Este recordatorio cambiará automáticamente tu forma de enfrentar el día. Puede que te dirijas a un trabajo que no te gusta, mal pagado o con mal ambiente o bien puede que te mires al espejo y no te sientas atractiva, pero recuerda que hay algo que sabes hacer muy bien y puedes ofrecer a las personas que forman parte de tu mundo, contribuyendo a su felicidad y bienestar.
Si enfocas este pensamiento durante unos minutos al día, todo lo demás irá perdiendo protagonismo para que el amor propio suba como la espuma.

4 libros increíbles para confiar más en ti misma

Las gafas de la felicidad: Descubre tu fortaleza emocional, Rafael Santandreu: este libro, escrito por el pretigioso psicólogo Rafael Santadreu, te da técnicas probadas científicamente para mejorar tu autoestima y sentirte mejor contigo misma. Comprar en Amazon por 15,10€.
Cree en ti. Descubre el poder de transformar tu vida, Rut Nieves: en este libro, su autora, Rut Nieves, intenta que desaprendamos toda aquella información que hemos absorbido durante años y que se ha quedado anclada en nuestro subsconciente, creando cargas emocionales de las que es difícil deshacerse. Un libro para aprender a ser más libres, vivir el día a día y confiar más en nosotros mismos. Puedes comprarlo en Amazon por 18,90€.
Wonder – La lección de August, R.J. Palacio (traducido por Diego de los Santos Domingo): esta novela cuenta cómo August, un nió con una deformación facial que le hace sentirse inseguro, empieza su andadura en el colegio, donde aprenderá una de las lecciones más importantes y difíciles de la vida, a luchar contra la adversidad y aceptarte tal y como eres. Puedes comprarlo en Amazon por 14,20€.
El mundo azul. Ama tu caos, Albert Espinosa: el autor que ha conmovido a todo un pañis vuelve con esta novela sobre descubrirse a uno mismos, sobre aceptarnos y querernos tal como somos y que ese conocimiento se convierta en un arma para luchar contra todo lo que se nos ponga por delante. Puedes comprarlo en Amazon por 8,50€.

Artículo elaborado en colaboración con la coach Adelaida Enguix (adelaidacoaching.com)

​​Y además:
El poder de las palabras, ¿eres consciente de los conjuros que usas cada día?
12 cosas por las que nunca deberíamos pedir perdón
12 pequeños gestos que nos hacen la vida más feliz

En español

(How Can I Improve My Self-Esteem?)

La mente de Steve da vueltas sin parar mientras hace sus deberes. “Nunca lograré aprobar este examen de historia -piensa-. Mi padre tiene razón, soy como él —nunca haré gran cosa en la vida”. Distraído, baja la mirada y piensa en lo flacas que son sus piernas. “Uf -se dice-. Seguro que el entrenador de fútbol no me deja ni intentarlo cuando vea lo poca cosa que soy”.

Julio está estudiando para el mismo examen de historia que Steve, y tampoco es un amante de esa asignatura. Pero aquí se acaban las similitudes. Julio tiene una actitud completamente diferente. Es más probable que piense: “Bueno, historia otra vez. ¡Vaya palo! Menos mal que me luciré en la asignatura que me gusta de verdad —las mates”. Y, cuando Julio piensa en su aspecto, también es mucho más positivo. Aunque es más bajo y delgado que Steve, Julio es mucho menos proclive a culpar o criticar su cuerpo y es más probable que piense: “Tal vez esté delgado, pero corro bien. Seré una buena incorporación para el equipo de fútbol”.

Todos tenemos una imagen mental de quiénes somos, qué aspecto tenemos, en qué somos buenos y cuáles son nuestros puntos débiles. Nos formamos esa imagen a lo largo del tiempo, empezando en nuestra más tierna infancia. El término autoimagen se utiliza para referirse a la imagen mental que una persona tiene de sí misma. Gran parte de nuestra autoimagen se basa en nuestras interacciones con otras personas y nuestras experiencias vitales. Esta imagen mental (nuestra autoimagen) contribuye a nuestra autoestima.

La autoestima depende de en qué medida nos sentimos valorados, queridos y aceptados por otros — y en qué medida nos valoramos, queremos y aceptamos a nosotros mismos. Las personas con una autoestima sana se sienten bien consigo mismas, aprecian su propia valía y están orgullosas de sus capacidades, habilidades y logros. Las personas con baja autoestima sienten que no gustarán a nadie, que nadie los aceptará o que no son buenos en nada.

Todos tenemos problemas con nuestra autoestima en determinados momentos de la vida —especialmente durante la adolescencia, cuando estamos descubriendo quiénes somos y cuál es nuestro lugar en el mundo. La buena noticia es que, como la imagen que tenemos de nosotros mismos va cambiando a lo largo del tiempo, la autoestima no es algo inamovible ni fijo de por vida. Así que, si sientes que tu autoestima no es todo lo alta que debería ser, puedes mejorarla.

Problemas de autoestima

Antes de que una persona pueda solucionar sus problemas de autoestima y construir una autoestima sana, es útil saber en primer lugar qué podría estar causando esos problemas. Dos cosas en particular —cómo nos ven o nos tratan los demás y cómo nos vemos a nosotros mismos— pueden tener un gran impacto sobre nuestra autoestima.

Los padres, profesores y otras figuras de autoridad influyen en las ideas que desarrollamos sobre nosotros mismos —en particular, cuando somos niños pequeños. Si los padres pasan más tiempo criticando a un hijo que elogiándolo, es difícil que ese niño desarrolle una autoestima sana. Puesto que los adolescentes aún están formando sus valores y creencias, es fácil que construyan su autoimagen alrededor de lo que dice uno de sus padres, un entrenador u otras personas.

Es obvio que la autoestima puede salir muy mal parada cuando alguien cuya aceptación valoramos mucho (como un padre o un profesor) nos hace de menos constantemente. Pero las críticas no tienen por qué venir siempre de otras personas. Como Steve en el ejemplo anterior, algunos adolescentes también tienen un “crítico interior”, una voz interior que encuentra fallos en todo lo que hacen. Y, como le sucede a Steve, la gente a menudo modela inintencionadamente su voz interior de acuerdo con la opinión de un padre crítico o cualquier otra persona cuya opinión es importante para ella.

Con el tiempo, escuchar una voz interior negativa puede dañar la autoestima de una persona tanto como si la crítica viniera de fuera. Algunas personas están tan acostumbradas a que su crítico interior siga allí que ni siquiera se dan cuenta cuando se están haciendo de menos.

Las expectativas poco realistas también pueden afectar a la autoestima de una persona. La gente tiene una imagen de lo que quiere llegar a ser (o de quién cree que debería ser). La imagen de la persona ideal es diferente para cada uno. Por ejemplo, algunas personas admiran las habilidades deportivas y otras las aptitudes académicas. Las personas que se ven a sí mismas teniendo las cualidades que admiran —como la habilidad de hacer amigos fácilmente— suelen tener una autoestima alta.

Las personas que no se ven a sí mismas teniendo las cualidades que admiran pueden desarrollar una baja autoestima. Desgraciadamente, las personas que tienen una baja autoestima a menudo tienen las cualidades que admiran, pero no pueden verlo porque la imagen que tienen de sí mismos está moldeada de tal modo que les impide hacerlo.

¿Por qué es importante la autoestima?

Los sentimientos que tenemos hacia nosotros mismos influyen en cómo vivimos nuestras vidas. Las personas que sienten que se les quiere y aprecia (en otras palabras, las personas que tienen la autoestima alta) tienen mejores relaciones sociales. Son más proclives a pedir ayuda y apoyo a los amigos y la familia cuando la necesiten. Las personas que creen que pueden alcanzar sus objetivos y solucionar problemas tienden a rendir más en los estudios. Tener una buena autoestima te permite aceptarte a ti mismo y vivir la vida de forma plena.

Pasos para mejorar la autoestima

Si quieres mejorar tu autoestima, aquí tienes algunos consejos para empezar:

  • Deja de tener pensamientos negativos sobre ti mismo. Si estás acostumbrado a centrar la atención en tus defectos, empieza a pensar en aspectos positivos que los contrarrestan. Cuando te des cuenta de que estás siendo demasiado crítico contigo, contrarréstalo diciendo algo positivo sobre ti mismo. Cada día anota tres cosas sobre ti que te hagan feliz.
  • Ponte como objetivo el logro en vez de la perfección. Algunas personas se acaban paralizando debido a sus ansias de perfección. En lugar de frenarte con pensamientos como: “No iré a la audición de la obra hasta que haya perdido 5 kg”, piensa en qué eres bueno y en las cosas con las que disfrutas, y ve a por ellas.
  • Considera los errores como oportunidades de aprendizaje. Acepta que cometerás errores porque todo el mundo los comete. Los errores forman parte del aprendizaje. Recuerda que las aptitudes de una persona están en constante desarrollo, y que cada uno sobresale en cosas diferentes —es lo que hace interesante a la gente.
  • Prueba cosas nuevas. Experimenta con diferentes actividades que te pongan en contacto con tus aptitudes. Luego siéntete orgulloso de las nuevas habilidades que has adquirido.
  • Identifica lo que puedes cambiar y lo que no. Si te das cuenta de que hay algo tuyo que no te hace feliz y puedes cambiarlo, empieza ahora mismo. Si se trata de algo que no puedes cambiar (como tu estatura), empieza a trabajar para quererte tal y como eres.
  • Fíjate metas. Piensa en qué te gustaría conseguir y luego diseña un plan para hacerlo. Atente al plan y ves anotando tus progresos.
  • Siéntete orgulloso de tus opiniones e ideas. No tengas miedo de expresarlas.
  • Colabora en una labor social. Dale clases a un compañero que tiene problemas, ayuda a limpiar tu barrio, participa en una maratón benéfica por una buena causa o hazte voluntario de alguna asociación. Sentir que aportas algo y que se reconoce tu ayuda hace maravillas para aumentar la autoestima.
  • ¡Haz ejercicio! Mitigarás el estrés y estarás más sano y más feliz.
  • Pásatelo bien. ¿Te has encontrado alguna vez pensando cosas del estilo de: “tendría más amigos si estuviera más delgado/a”? Disfruta pasando tu tiempo con personas que te importan y haciendo cosas que te gustan. Relájate y pásalo bien —y no dejes tu vida en suspenso.

Nunca es tarde para construir una autoestima positiva y sana. En algunos casos, cuando la herida emocional es muy profunda o duradera, es posible que sea necesaria la ayuda de un profesional de la salud mental, como un psicólogo o terapeuta. Estos expertos actúan a modo de guías, ayudando a las personas a quererse a sí mismas y a darse cuenta de lo que las hace únicas y especiales.

La autoestima interviene en casi todo lo que haces. Las personas con una autoestima alta rinden más en los estudios y les resulta más fácil hacer amigos. Tienden a tener mejores relaciones con la gente de su edad y con los adultos, son más felices y les cuesta menos enfrentarse a los errores, decepciones y fracasos, y es más probable que perseveren en algo hasta que lo consigan. Cuesta cierto trabajo, pero es una habilidad que tendrás de por vida.

Revisado por: D’Arcy Lyness, PhD
Fecha de la revisión: mayo de 2012

10 atitudes para aumentar a autoestima e ser mais feliz

Autoestima é uma avaliação positiva ou negativa que uma pessoa faz de si mesma em algum grau a partir de emoções, ações, crenças, comportamentos ou qualquer outro tipo de conhecimento de si próprio.

A autoestima ou valor dado a cada pessoa por si mesma é fundamental para o bem-estar mental e físico de qualquer pessoa, já que a aceitação de si mesmo se reflete em cada aspecto da vida.

Desde que nascemos, nossa vida nos determina condições para sermos estimados. Só seremos bem tratados e cuidados se formos obedientes, se sentarmos direito, se nos alimentarmos como desejam, se estudarmos, trabalharmos, se temos sucesso pessoal e profissional. Entretanto, segundo a escola humanista da psicologia de Rogers:

“Todo ser humano, sem exceção, pelo mero fato do ser, é digno do respeito incondicional dos demais e de si mesmo; merece estimar-se a si mesmo e que se lhe estime.”

O que é autoestima?

Na visão da psicanálise, a autoestima está relacionada diretamente ao desenvolvimento do ego. Sigmund Freud utilizava a palavra alemã Selbstgefühl, especificando dois significados: consciência de uma pessoa a respeito de si mesma (sentimento de si), e vivência do próprio valor a respeito de um sistema de ideais (sentimento de estima de si). Este “sentimento de estima de si” que descreve Freud é a autoestima.

A percepção de nós mesmos a partir de nossos modos de agir e pensar é o que gera sentimentos de inferioridade ou superioridade, autocrítica, autocensura, narcisismo ou egoísmo. Todas essas características influenciam diretamente em nossas experiências, no bem-estar e na nossa qualidade de vida.

>> Procurando Psicólogos em São Paulo? Agende hoje mesmo uma consulta!

Os pilares da autoestima

Potreck-Rose e G. Jacob (2006) propõem uma abordagem psicoterapêutica para baixa autoestima baseada no que elas chamam de “os quatro pilares da autoestima”. Esses pilares são:

1. Autoaceitação

Uma postura positiva com relação a si mesmo como pessoa. Inclui elementos como estar satisfeito e de acordo consigo mesmo, respeito a si próprio, ser “um consigo mesmo” e se sentir em casa no próprio corpo;

2. Autoconfiança

Uma postura positiva com relação às próprias capacidades e desempenho. Inclui as convicções de saber e conseguir fazer alguma coisa, de fazê-lo bem, de conseguir alcançar alguma coisa, de suportar as dificuldades e de poder prescindir de algo;

3. Competência social

É a experiência de ser capaz de fazer contatos. Inclui saber lidar com outras pessoas, sentir-se capaz de lidar com situações difíceis, ter reações flexíveis, conseguir sentir a ressonância social dos próprios atos, saber regular a distância-proximidade com outras pessoas;

4. Rede social

Estar ligado a uma rede de relacionamentos positivos. Inclui uma relação satisfatória com o parceiro e com a família, ter amigos, poder contar com eles e estar à disposição deles, ser importante para outras pessoas.

Os dois primeiros pilares representam a dimensão intrapessoal da autoestima, os dois outros sua dimensão interpessoal. O tratamento consiste em diferentes exercícios que têm por fim capacitar a pessoa a realizar cada um desses passos dos diferentes pilares. Mas antes de se começar o trabalho no primeiro pilar, há um trabalho preparatório dedicado à formação do amor-próprio ou cuidado consigo mesmo (em alemão, Selbstzuwendung), que se desenvolve em três passos:

  1. tornar-se atento e consciente das próprias emoções, sentimentos, sensações, necessidades corporais e psíquicas;
  2. relacionar-se respeitosa e amorosamente consigo mesmo;
  3. cuidar de si.

Os exercícios incluem técnicas de relaxamento, mindfulness, técnicas para lidar com o crítico interno e de se tornar consciente das partes positivas de si, e muitas técnicas de reestruturação cognitiva e de auto reforço, típicas da terapia cognitivo-comportamental.

Como melhorar a autoestima?

Pessoas que possuem alta autoestima costumam ser mais fortes, resistir à situações adversas por acreditarem mais em seu próprio potencial de mente e ação. Mas como praticar uma boa autoestima? Aqui vão 10 atitudes que podem te ajudar.

1. Elimine a culpa

Um dos principais motivos para uma baixa autoestima é o sentimento constante de culpa. Seja por não estar fazendo algo ou por aquilo que foi feito, é muito comum segurarmos a sensação de que somos culpados pela vida que estamos levando. Procure eliminar esse sentimento, abraçando cada vez mais a leveza de sermos seres livres e que, se estamos agindo de forma danosa para nós ou para o outro, a oportunidade de mudança está presente a cada novo segundo.

2. Não se compare com os outros

O mundo em que vivemos é sustentado pela competitividade. Isso nos faz acreditar que nosso próprio sucesso pessoal ou profissional só será alcançado quando superarmos o de outras pessoas. Deixe as comparações todas de lado. Cada ser é tão único, complexo, cheio de experiências, dores e felicidades como você. A alegria de uma pessoa não é a mesma da outra, assim como o sofrimento. Quando se trata da vida, não existe base de comparação: faça o que te faz bem.

3. Não generalize suas experiências

Não é porque você cometeu um erro no passado que agora irá cometê-lo novamente. Não estamos aprisionados nos conceitos que criaram para nós ou que nós mesmos criamos. Podemos nos movimentar o tempo todo e visualizar as situações dessa forma ajuda para que esse movimento se torne mais natural, mais leve.

4. Confie em si mesmo

Não espere que os outros te deem a motivação necessária para agir. Encontre forças em si para confiar nos seus movimentos e levar sua vida para onde você deseja. É muito mais fácil conseguir alcançar seus objetivos quando sua mente já está inclinada em acreditar no seu sucesso.

>> Leia também: Sexólogo Online: quando procurar este profissional

5. Seja mais compassivo com seus erros

Não foi dessa vez? Não deixe que um erro cometido seja razão para que você desanime. Se você consegue perdoar os outros, precisa conseguir perdoar a si mesmo também. Desenvolver um olhar compassivo para suas atitudes vai te fazer viver melhor.

6. Entenda o que funciona para você

O que te faz se sentir mais autoconfiante é praticar um exercício? Aprender algo novo? Fazer alguma atividade em que você já tem domínio? Ter um contato mais próximo com uma comunidade? Praticar a solidariedade? Encontre o que funciona para a sua situação e volte a isso sempre que sentir sua autoestima diminuindo.

7. Seja sincero consigo mesmo

Da mesma forma que mentir para os outros é prejudicial, mentir para nós mesmos também nos faz cair em situações danosas. Seja sincero com suas dificuldades e facilidades. Abrace suas fraquezas e suas forças, alimentando o equilíbrio da mente com relação à cada uma delas, sem se entregar ao narcisismo e sem se abalar pela autocrítica excessiva.

8. Comece a agradecer

Ser grato tem a força de cultivar melhores experiências. Quando notamos todo o bem que há ao nosso redor, especialmente o bem que há dentro de nós e nas ações que fazemos no mundo, somos mais felizes e conseguimos nos impulsionar para melhores atitudes.

9. Comemore suas vitórias

Certamente sua vida não foi só feita a partir de erros. Só o fato de você existir e estar vivo já é uma vitória para ser comemorada. Faça com que cada novo objetivo alcançado seja um impulso positivo e contente, que te leve em direção de seu equilíbrio físico e mental.

10. Viva no presente

O mais importante ato de crescimento da autoestima é viver no agora. Não importa o que já foi feito ou o que irá acontecer, o que você pode fazer neste momento para ser mais confiante e se alegrar mais por seu próprio ser? Viver no presente é o melhor presente que você pode dar a si.

A autoestima é como uma flor que precisa ser regada. Depois que você começa a fornecer água, ela cresce e se espalha por toda a sua vida de forma positiva. Comece a alimentar esse cuidado de si e perceba como tudo fica mais simples e bonito.

Procurando Psicólogos em Porto Alegre?

Outros artigos que podem interessar

? Fibromialgia: sintomas e sua relação com a depressão

? 10 dicas para se tornar uma pessoa mais resiliente

? 12 formas de combater a tristeza antes de se tornar doença

? Gratidão é a força de agradecer para cultivar coisas boas

30 ideias para aumentar sua autoestima instantaneamente

Aprenda 30 dicas para reaver rapidamente sua autoestima e restaurar sua confiança em você mesmo.

C. A. Ayres

Todos nós, cedo ou tarde, temos momentos em que nos sentimos desanimados e temos a sensação de que as pessoas se aproximam de nós apenas quando estamos numa situação privilegiada – financeira, física ou emocionalmente positivas. Quando eu era jovem, eu pensava que confiança viria com progresso e experiência, mas eu me enganei: mesmo com tudo isso, autoestima não é algo que ganhamos, mas que precisamos buscar e que exige trabalho.

E o que fazer nesses momentos quando nos sentimos sozinhos e a autoestima parece ter desaparecido? Fiz uma pequena pesquisa com algumas pessoas e consegui coletar 30 pensamentos para que possamos estar mais positivos e assim colocar em prática sempre que precisarmos de uma injeção de ânimo extra.

  1. Ore. A oração tem o poder de abrir a mente para a resposta de um Pai carinhoso que lhe ajudará a identificar e lutar por sua dignidade e perceber que Ele não comete erros, e não cometeu dando-lhe o sopro da vida.

  2. Identifique condições ou situações atuais que estejam destruindo sua autoestima. Considere-as passageiras. Conhece o ditado “não há mal que sempre dure nem bem que nunca acabe”?

  3. Respeite sua genética familiar. Aos 12 anos a maioria das garotas já viu em torno de 80 mil anúncios de beleza na mídia em geral. 77% se acham feias, pois nunca alcançarão aquele padrão de beleza. Liberte-se disso!

    Advertisement

  4. Não importa o que você fez ontem ou o que você fará amanhã. Tudo gira em torno das escolhas que você faz hoje.

  5. Leia um livro favorito. Ou todos da sua estante.

  6. Perdoe-se. Siga em frente. Faça disso um estilo de vida.

  7. Olhe para seus filhos. Veja as criaturas maravilhosas que são.

  8. Observe como seu animal de estimação lhe ama.

    Advertisement

  9. Faça uma lista de suas habilidades e talentos. Escreva-os e cole na porta do guarda-roupa. E tenha certeza de ir aumentando a lista a cada nova situação. Todos aprendemos todos os dias.

  10. Não tenha medo de despedidas. Você pode criar raízes e asas ao mesmo tempo.

  11. Volte a estudar. Preencha seu tempo. Aprenda mais. Você vai se surpreender com sua capacidade.

  12. Não importa como foi seu tombo ou erro cometido, mas o quanto você está trabalhando duro para se levantar, chacoalhar a poeira e continuar.

  13. Exercite-se e aprenda a comer de forma mais saudável. Nada que lhe tire o prazer de viver bem vai durar muito tempo ou lhe trazer satisfação. Mas gordura ou sal demais vão tirar sua disposição.

    Advertisement

  14. Converse com alguém e faça essa pessoa rir. Seu poder é infinito para ajudar os outros.

  15. Use suas derrotas para ficar melhor, mais forte, mais sábio. A vida continua. Olhe o quanto você já caminhou, não o quanto ainda precisa seguir. Seus sonhos não virão até você, você precisa buscá-los.

  16. Aprenda a dizer não. Planeje seu tempo e tenha certeza de balancear as atividades de forma que haja um tempo para lazer, descanso e família todos os dias além do trabalho.

  17. Cumprimente o porteiro, faxineiro, balconista e as pessoas que normalmente passam despercebidas mais cordialmente que de costume. Você vai se assustar com o milagre da gentileza e como ela volta para você rápido.

  18. Pare definitivamente de se preocupar com o que as pessoas pensam. Preocupe-se com o que Deus pensa.

    Advertisement

  19. Sorria. Se precisar assistir a uma comédia ou almoçar com aquele amigo engraçado, tenha certeza que dá umas boas gargalhadas. Outra ferramenta para liberação de endorfinas que ajudam a sentir-se mais relaxadas e confiantes.

  20. Faça exercícios para presentear seu corpo e mente com endorfinas e resistência, não para punir-se do que comeu.

  21. Limpe a casa ouvindo aquelas músicas da sua juventude e dance com a vassoura. Música é um santo remédio.

  22. Respeite-se. Olhe seu corpo no espelho não como ornamento, mas como instrumento. Veja o quanto você é capaz de fazer. Deixe as imperfeições de lado.

  23. Coma chocolate. É comprovado que ajuda com tudo, desde a melhorar a TPM a viver mais.

    Advertisement

  24. Dê um tempo nas páginas sociais. Um estudo feito no Canadá disse que as pessoas que passam tempo demais no Facebook desenvolvem mais ciúmes e inseguranças. Vá fazer algo que você goste nesse tempo.

  25. Tome um banho relaxante com direito a depilação, limpeza de pele, máscara para os cabelos. Tire um dia só para cuidar de você mesma. Vista-se melhor, arrume o cabelo.

  26. Faça metas pequenas para conquistar outras maiores. Tentar já fará uma grande diferença.

  27. Não permita que as pessoas lhe diminuam. Nem você mesmo. Seja assertivo. Ao entender e reconhecer o porquê dos atos alheios, você ganhará mais confiança em lidar com situações que envolvem outras pessoas.

  28. Abrace suas emoções. Você está vivo! Ame-se! Você é uma pessoa única, e essa é a beleza do ser humano. Seja gentil consigo mesmo, compreensivo. Seja seu amigo.

    Advertisement

  29. Pense em quem você mais ama. Desenterre os álbuns de fotografia da família. Lembre do grande exemplo das pessoas que já passaram por este mundo. O amor é o contrário do medo. O medo é o contrário da confiança e autoestima.

  30. Busque sua família. Conviva mais com eles. Visite-os mais. Conheça-os mais profundamente. Participe das atividades, vá aos aniversários, festas de casamento e mesmo funerais. Afinal, quem mais neste mundo o aceita incondicionalmente como eles?

Lembre-se que as lágrimas lavam a alma, que você é especial e tem muito valor, seja para o Pai ou para seus pais terrenos. Trate as pessoas assim independente se elas o tratam da mesma forma. Sua força e sua capacidade de controlar seus atos o ajudará a estar consciente do seu valor e herança divinos.

LEIA também: 18 truques para se sentir mais jovem

Toma un momento para compartir …

Quer histórias inspiradoras e edificantes na sua caixa de entrada?

Periodicamente, você também receberá ofertas especiais de nossos parceiros

Levantar autoestima

Cómo levantar tu autoestima

Hoy vamos a dar algunas técnicas y trucos muy útiles para saber cómo levantar la autoestima. Y es que cada día que pasa, tengo mayor seguridad de que los problemas de autoestima son un mal importante en nuestra sociedad moderna: no tienes más que mirar la cantidad de libros de autoayuda que llenan las librerías de todo el mundo (algunos de los ellos deberían ser de lectura obligatoria para todos). Sin embargo, el simple hecho de sufrir dichos problemas de autoestima no es motivo suficiente para que estés llorando todo el día por las esquinas, ni pensar que todo lo malo que hay en el mundo recae sobre ti, y peor que eso: pensar que no eres digno de que te pasen cosas positivas. Tener una buena impresión de uno mismo es algo fundamental para ser feliz, y por eso, vamos a darte una serie de consejos para elevar la autoestima.

Éstos son mis 7 técnicas de autoayuda:

1. Tener un Hobby

Hacer algo que te guste no solo te ayudará a sentirte mejor y ser más feliz, sino que también te hará fijarte objetivos que tienes que intentar superar. Todo el mundo necesita descansar y practicar actividades con las que disfrute, pero tampoco hay que pasarse porque el tiempo de ocio no puede durar todo el día. Si tu hobby es algo que implica una actividad física, mejor aún, ya que además podrás liberar energía, algo muy positivo para combatir el estrés, la ansiedad y la depresión.

2. Sentirse Guapo/a

Todos sabemos que intentar lucir bien es algo muy bueno para aumentar tu autoestima, pero no te excedas porque nadie es perfecto. Sin embargo, tratar de tener un buen aspecto ya es un primer paso para no estar abandonado y quererte un poco más.

3. Aprender de los errores

Una persona sabia es aquella que es capaz de aprender de sus propios errores, ya que éstos serán una lección aprendida que no repetirá nunca más. Cuando aprendes y ves que creces, te sentirás mejor.

4. Poner límites a los demás

Aquí no estamos hablando de ser arrogante, sino de respetarse a uno mismo. Todos tenemos que aprender a decir que «no» ante los abusos de los demás. Si consigues evitar que las personas hagan lo que quieran contigo hará que te valores más y te ayudará a levantar tu autoestima. Por lo tanto, no estamos hablando ser grosero, simplemente decimos que es necesario establecer ciertos límites…

5. Cultivar tus amistades

Siempre es bueno tener cerca a gente de confianza con quien puedas abrirte, desahogarte e incluso pedir un consejo. Los amigos de verdad son como tu familia que porque estarán contigo pase lo que pase y te recordarán que tú eres importante para ellos.

6. Potenciar tus cualidades

Todos tenemos muchos defectos, pero también es verdad que no existe nadie que no tenga ninguna virtud. No seas siempre tan duro contigo mismo y trata de recordar también tu talento porque como autoayuda es un recurso excelente.

7. Soñar

Generalmente las personas tienden a ser cada vez más pesimistas en la vida a medida que cumplen años, dedicando mucho más tiempo en pensar en cosas negativas que en soñar. Tener sueños, ya sean grandes o pequeños, es bueno para mantener la ilusión en la vida. Puedes soñar lo que quieres, al fin y al cabo soñar es gratis y no tiene límites. Además, tener sueños es muy motivador cuando intentas cumplirlos.

Con estas técnicas creo que hemos dado algunas ideas para aquellas personas que no supieran muy bien como levantar la autoestima. Por último, quería compartir una reflexión: la mejor forma que existe para sentirse bien con uno mismo es tras ver los resultados de tu trabajo, ya sea en el entorno laboral o personal. Empezar las cosas es positivo, pero terminarlas es esencial para mantener nuestra autoestima elevada y buscar así el siguiente desafío. Solo tienes que salir del círculo vicioso de la inactividad y no escuchar nunca la voz de la pereza. ¡Ánimo!

Marta Ortiz

Test de Autoestima

La autoestima es un sentido de satisfacción que viene de reconocer y apreciar nuestro propio valor, amándonos a nosotros mismos y creciendo personalmente. No es un término que incluya la comparación ni la competición. Con una autoestima alta aprendemos a reconocer y experimentar nuestro propio valor.

En este artículo trataré 10 hábitos para que aprendas a subir tu autoestima, ya seas hombre, mujer, niño o adolescente. Aunque te sientas mal contigo mismo, hay una serie
de acciones que puedes realizar para comenzar a cambiar tu vida.

Es esencial para el bienestar psicológico y por ello hay que cambiar ciertos hábitos y acciones para recuperarla y elevarla. Sin ella la vida puede ser muy dolorosa, no se satisfacen todas las necesidades y no se completa todo el potencial.

¿Qué es la baja autoestima?

La baja autoestima es un concepto negativo de si mismo. Responde a la pregunta ¿Cómo me siento conmigo mismo?

La clave para mejorar la autoestima es cambiar el modo en que interpretas tu vida: analizar las interpretaciones negativas que haces de los hechos y crear nuevos pensamientos y objetivos que fomenten el crecimiento de tu autoestima.

Estos son algunos de los beneficios de tener una buena autoestima:

  • Tendrás más estabilidad emocional: cuando tienes una buena opinión de ti mismo no necesitarás la aprobación de los demás y no pensarás constantemente en qué piensan la gente de ti. En general, no te afectaran tanto los acontecimientos externos.
  • Obtendrás mayores logros: al levantar tu autoestima es más probable ir tras objetivos difíciles de alcanzar porque creerás que tienes la capacidad de conseguirlos y por tanto actuarás con más motivación.
  • Serás más atractivo: las personas con una alta autoestima se sienten poco necesitadas y eso es atractivo. Las personas que se relacionen contigo sentirán una experiencia agradable y además les podrás aportar más.
  • Serás feliz: una de las bases de la felicidad es tener una buena autoestima. Puedes cumplir todas las condiciones que buscas pero si no te sientes bien contigo mismo no serás feliz.
  • Tendrás mejores relaciones personales: cuando te sientes bien contigo mismo, aportarás más valor a los demás, serás más agradable y les contagiarás tu bienestar.

Esas son algunas de las ventajas de tener una autoestima positiva. ¿Y cómo la puedes elevar y reforzar? Aquí te dejo algunas de los hábitos que tendrás que trabajar para comenzar a construir el aprecio y valoración por ti mismo.

Hábitos para tener una autoestima sana

1-Destruye a tu voz crítica

La principal responsable de una autoestima baja es la voz interior con la que nos decimos a nosotros mismos cosas negativas.

Si, todo el mundo tiene una voz crítica negativa, aunque unas personas son más conscientes que otras. Se trata de la voz con la que te dices pensamientos destructivos a ti mismo, como:

Nunca lo harás bien.

Eres peor que él/ella.

No le gusto a esa persona.

Para tener autoconfianza, es importante no aceptar esos pensamientos y reemplazarlos por otros más positivos y que te ayuden a sentirte mejor.

Para ello, trata de atender a tus pensamientos y si observas alguno negativo, cuestiónatelo.

También puedes crear una palabra con la que pares el pensamiento destructivo cuando lo detectes: ¡PARA!

En resumen, se trata de ser consciente de tu voz crítica y no dejarse influenciar por ella, reemplazándo esos pensamientos por otros más constructivos.

2-No busques aprobación de los demás

Buscar la aprobación de los demás es algo que, si no somos conscientes, hacemos constantemente. Ejemplos:

Ponernos ropa pensando en si gustará a los demás.

Tomar decisiones importantes basadas en opiniones de los demás.

No decir nuestras opiniones porque pensamos que no agradaran a los demás.

Entonces, cuando vayas a hacer cualquier cosa o tomar una decisión, pregúntate si estas pensando en qué pensarán los demás, si estas actuando para que ellos se sientan satisfechos con tu comportamiento.

Una forma de trabajar este punto es mostrarse en contra de la opinión de alguien. Siempre de forma asertiva y educada.

3-Autoafirmaciones

Ya lo decía Muhammad Ali:

“Es la repetición de afirmaciones lo que guía a la creencia. Y una vez que esa creencia se convierte en una convicción profunda, las cosas comienzan a suceder”.

Las afirmaciones ayudarán a desarrollar tu autoestima y simplemente tendrás que repetirlas unas veces durante el día. ¿Ejemplo de autoafirmaciones?

-Me gusto a mi mismo y me acepto totalmente.

-No busco la aprobación de los demás.

-Soy una persona de valor y tengo derecho a ser feliz.

-Experimento sentimientos positivos constantemente.

Para que no se te olvide este hábito, puedes apuntar las frases que más te sirven en una tarjeta y leerlas por la mañana y al acostarte.

4-Haz deporte y cuídate físicamente

Si, es un hecho que nuestra apariencia física influye en nuestra autoestima. Con una buena forma, te verás mejor y subirá tu autoestima.

Si no estas acostumbrado a hacer ejercicio o ir al gimnasio, comienza poco a poco con 10-15 minutos diarios y ve aumentando el tiempo poco a poco. Verás que se convertirá en un hábito positivo con el que disfrutarás; recuerda que con el deporte liberas endorfinas (hormonas del bienestar).

5-Socializa

El apoyo social es uno de los amortiguadores más importantes del estrés. Las personas que te rodean sirven como apoyo emocional, para darte ayuda, para divertirte y de la que aprender. Eso si son gente con criterio y positiva. La gente negativa, probablemente disminuirá tu autoestima.

6-Haz una lista de tus logros

Esta acción es una de las que mejor funciona. A veces pensamos que no podemos lograr algo o que no tenemos la capacidad para ello. Por ejemplo:

-No podemos aprobar un examen.

-No podemos adelgazar.

Con una lista que te haga recordar tus logros anteriores, recordarás que tienes la capacidad para lograr lo que te propones. No tienen porque ser grandes logros como ganar un campeonato. Un ejemplo sería:

-He aprobado la carrera/formación profesional/preparatoria.

-He aprendido a jugar al tenis.

-He aprendido a leer inglés.

-Fui seleccionado para trabajar en mi actual puesto.

Pon tu lista en un lugar visible y léela a menudo. Eso hará que te hagas representaciones positivas y entres en un estado que aumente tu autoestima.

7-Haz una lista de tus cualidades positivas

Se generoso y sincero contigo mismo haciendo una lista de tus cualidades positivas más destacables. Si no sabes por donde empezar, pregunta a un amigo de confianza.Tienen que ser al menos 10 cualidades. Es normal si sientes que te cuesta hacer la lista porque la mayoría de las personas se enfoca en sus rasgos negativos y olvidan los positivos. Ejemplo:

-Soy trabajador.

-Se escuchar.

-Soy educado.

-Tengo una buena relación con mi familia.

-Estoy en forma.

-Soy empático.

-Soy amable.

-Soy abierto de mente.

-Soy responsable.

-Soy activo.

8-Para de ser perfeccionista

El perfeccionismo es uno de los rasgos más destructivos porque con él queremos ser algo inalcanzable y aunque mejoramos constantemente, nunca estamos contentos.

Además, al querer hacer todo perfecto te paralizarás al ver errores, lo dejarás todo para más tarde y no obtendrás ninguna clase de resultados. Todo ello conllevará a un descenso de tu autoestima.

¿Cómo dejar de ser perfeccionista?

  • Ponte límites para finalizar las cosas: debido a que a veces tratamos de hacer todo perfecto, al final se pospone y nunca termina. Si te pones una fecha límite, te verás obligado a avanzar y a terminar las cosas.
  • Cambia tus estándares: el perfeccionismo viene de la forma de pensar de «tiene que estar todo perfecto sin ningún fallo». Sin embargo también puedes pensar de otra forma que también te llevará a obtener buenos resultados como «Voy a esforzarme en ello y lo haré lo mejor posible. Si cometo un error es normal y siempre puedo aprender de ello».

9-Cuida tu lenguaje no verbal

Aquí me refiero tanto a tus expresiones faciales como tus posturas corporales. Sonreír y reír hará que te sientas más feliz y mostrar posturas de expansión (con los brazos abiertos y no encogidos) harás que te sientas con la autoestima más alta.

10-Acéptate

Aceptarte tal y como eres es necesario para tener una autoestima sana y ser feliz.

Esto no quiere decir que no puedas cambiar, ser ambicioso y mejorar tu vida.

Significa aceptar tus defectos, físico, capacidades o aptitudes, y a partir de ahí trabajar para mejorar.

Ante cualquier tipo de situación en la que te sientas mal contigo mismo, sigue este proceso:

  • Hazte consciente de la situación: es necesario que cuando te sientas mal te hagas consciente de ello.
  • Acéptalo: acepta el hecho de sentirte mal, es algo normal y no te tienes porqué castigar por ello.
  • Actúa: ¿qué puedes hacer por sentirte mejor?

Si no te gusta algo, cámbialo. Si no puedes cambiarlo, cambia tu actidud-Maya Angelou.

Una vez que aceptamos nuestros límites, los atravesamos-Albert Einstein.

11-Cambia las expectativas por la gratitud

Tener expectativas solo te puede llevar a ser infeliz, a creer que no puedes conseguir lo que quieres y a estar descontento continuamente con tus resultados.

Además, no vivirás en el presente, lo cual es esencial para ser feliz, aprovechar tu tiempo y darte cuenta de tus pensamientos negativos.

En lugar de tener expectativas sobre el futuro o las personas, sé agradecido, siente gratitud por tu vida, por lo que tienes. De esa forma disfrutarás mucho más de tu vida y de ti mismo.

¿Qué dice la ciencia sobre la autoestima?

He realizado una búsqueda de investigaciones sobre la autoestima y estos son algunas de las más importantes:

  • Según este estudio publicado en 2018, los pacientes con una autoestima congruente mejoraron más rápidamente en una terapia para la depresión.
  • Según este estudio, aceptar los fracasos personales hace que las personas estén más motivadas a mejorar personalmente. Por tanto, la autocompasión hace que te sientas mejor contigo mismo y mejora tu motivación para crecer personalmente.
  • Según este estudio, las personas con más narcisismo y menor autoestima muestran mayor actividad en redes sociales y se autopromocionan más en las mismas.
  • Según este estudio, los estudiantes que experimentan cyberbullying, siendo víctimas o maltratadores, tienen menor autoestima que los que no han vivido la experiencia.
  • Según este estudio, la autocompasión provee mayor resiliencia emocional y estabilidad que la autoestima, suponiendo menos autoevaluación, defensa del ego y automejora que la autoestima. Mientras que la autoestima implica la evaluación de uno mismo de manera positiva y puede requerir sentirse especial y por encima del promedio, la autocompasión no implica ni comparaciones ni auto-evaluación. La autocompasión tratarse con amabilidad a uno mismo, reconocer la humanidad y ser consciente cuando se consideran los aspectos negativos de uno mismo.
  • Esta investigación encontró varios resultados interesantes. 1) La autoestima aumenta desde la adolescencia a la edad media, alcanza su pico sobre los 50 años, y entonces decrece hasta la vejez. 2) La autoestima es una causa de los resultados que se tienen en la vida, no un efecto. 3) La autoestima tienen un efecto medio en la depresión, un efecto pequeño-medio en las relaciones y satisfacción laboral y un efecto pequeño en la salud. Juntos, los resultados sugieren que la autoestima tiene un impacto significativo en las experiencias de la vida real y que la baja autoestima no son epifenómenos del éxito y fracaso en los ámbitos importantes de la vida.
  • Este estudio sugiere que la baja autoestima actúa como un factor de riesgo para desarrollar síntomas depresivos en la edad adulta.

Frases sobre la autoestima

  • Tú mismo, al igual que cualquier otra persona en el universo, te mereces tu propio amor y afecto-Gautama Buddha.
  • La peor soledad es no estar cómodo contigo mismo-Mark Twain.
  • Dar a la gente autoestima es, de lejos, la cosa más importante que puedo hacer. Porque entonces actuarán-Jack Welch.
  • Nada construye tanto la autoestima y el autoconcepto como los logros-Thomas Carlyle.
  • La gente que quiere más aprobación consigue menos y la gente que necesita menos aprobación consigue más-Wayne Dyer.
  • El optimismo es la fe que guía al logro. Nada puede ser logrado sin esperanza y confianza-Helen Keller.
  • La salud es la posesión más grande. El compromiso el mayor tesoro. La confianza el mayor amigo-Lao Tzu.
  • Desear ser otra persona es malgastar la persona que eres-Anónimo.
  • La autoestima es tan importante para nuestro bienestar como las piernas para una mesa. Es esencial para la salud física y mental y para la felicidad-Louise Hart.
  • La adversidad y la perseverancia son cosas que te pueden formar. Pueden darte un valor y autoestima que no tienen precio-Scott Hamilton.

Pinea esta imagen en Pinterest (pon el cursor encima de la imagen)

Los mejores consejos para aumentar tu autoestima

Querernos es la tarea pendiente de la mayoría de nosotros. Apreciar quienes somos y qué hacemos, valorar todo lo conseguido y lo que se quedó por el camino -desde una perspectiva de crecimiento- es fundamental, aunque no suele ser sencillo. Y eso que el amor propio es la columna vertebral de nuestro bienestar. Ahora bien, ¿qué podemos hacer? ¿cómo aumentar la autoestima para sentirnos mejor?

Antes de nada es importante tener en cuenta que hace falta mucha fuerza de voluntad, además de persistencia para recorrer el camino del amor propio. Querernos sanamente no es cuestión de momentos, sino un proceso que comienza por un frente a frente con nosotros mismos para sincerarnos, ese en el que descubrir no solo nuestras fortalezas sino también nuestros demonios.

Además, si no nos queremos a nosotros mismos, si no nos respetamos y valoramos, difícilmente lo haremos con los demás o, al menos, no tanto como se merecen. No olvidemos que el amor propio es el alimento que nutre para tratar bien a los demás y a nosotros mismos..

Algunas claves para aumentar tu autoestima

  • Háblate con cariño: utiliza un lenguaje positivo en lugar de uno culpabilizante y crítico. ¿De qué te sirve castigarte tanto? Aún cuando hayas cometido un error, siempre puedes dar una vuelta a lo sucedido para sacar un aprendizaje. De hecho, según el experto en neurociencia cognitiva Luis Castellanos, el lenguaje positivo no solo nos ayuda a mejorar la comunicación, las relaciones con nosotros mismos y con los demás, sino que también está relacionado con la felicidad y la longevidad.
  • No te compares con otras personas, ni te sientas inferior a nadie: eres edición limitada, imperfecta, pero valiosa por el hecho de ser tú. Ahí está tu magia. Además, no olvides que cuando te comparas con los demás, te estás tratando injustamente porque cada persona tiene su historia y ha vivido una serie de experiencias que la han llevado hasta la situación en la que se encuentra ahora.
  • No confundas autoestima con arrogancia: quiérete por como eres, pero no por ser mejor o superior a los demás. Valórate por tus avances, por tu crecimiento personal pero nunca por creer estar en una posición más alta que los demás. Eso es ser arrogante y la arrogancia solo lleva al malestar.
  • Procura proponerte metas que puedas alcanzar: fijar objetivos y metas que puedas alcanzar es clave, de lo contrario experimentarás una gran frustración. Por lo tanto, chequea tus capacidades, y el esfuerzo que puedes invertir para conseguir tu sueño. Planifica, organiza y busca alternativas, pero siempre con los pies en el suelo.

Quizás te interese: 8 hábitos que mejoran tu autoestima

  • Trata de reconocer tanto tus fortalezas como tus debilidades: ¿alguna vez has pensado en qué es lo que se te da bien o te hace destacar? ¿cuáles son tus puntos fuertes? Es importante conocerse para crecer a nivel personal. Por esta razón también es fundamental descubrir cuáles son tus vulnerabilidades. De esta forma será más fácil protegerte y estar alerta. Y por supuesto, no temas pedir ayuda si la llegar a necesitar. No es ningún signo de debilidad, sino de fortaleza y valentía.

Otros consejos para mejorar tu autoestima

  • Practica el optimismo en su justa medida. Focaliza tu atención en los aspectos positivos de todo aquello cuanto te rodea. Encuentra una oportunidad en cada fracaso, sé sincero contigo mismo pero sin tratarte mal, disfruta del presente y motívate. Ser optimista no significa evitar los problemas sino afrontarlos con una actitud adaptativa.
  • No dejes que la envidia y los celos se adueñen de tu vida. Cada persona tiene una manera de ser y de sentir, por lo tanto no hay que envidiar la vida ni la manera de ser de quienes están a nuestro alrededor. A menudo estas sentimientos lo único que indican es inseguridad.
  • Es importante que recibas de manera sencilla y amable los elogios que te hagan, seguramente son muy bien merecidos.
  • Realiza ejercicio físico con regularidad. Hacer ejercicio mejora la imagen que tienes de ti y la forma de valorarte. Además, verte mejor físicamente hará que te sientas mejor.
  • Trata de dedicar al menos una hora al día a reflexionar o meditar. Estas prácticas son muy útiles para evitar desconectar de nosotros mismos así como para saber cómo estamos y en qué momento nos encontramos. De esta forma, podremos solucionar esos asuntos que a veces, tanto nos preocupan.
  • Procura dormir las horas necesarias para tener un buen desempeño y una vida más saludable.

Quizás también te interese leer: 8 aceites aromáticos para dormir mejor

  • Así como dedicas el tiempo necesario al trabajo y a las labores del hogar, es importante que dediques un tiempo para salir a divertirteo para hacer todo aquello que te apasiona. No te olvides de ti.

Como vemos, quererse requiere esfuerzo y dedicación porque implica no solo conocerse, sino aceptarse, respetarse y aprender a gestionar muchos aspectos de nuestra vida. Ahora bien, el resultado no tiene precio. Por lo tanto, para mejorar tu autoestima, trátate bien, valora todo aquello que has conseguido y cuida de ti. No te olvides.

Cómo subir la autoestima

¿Cuáles son los síntomas de la baja autoestima?

¿Sospechas que quizá puedas tener problemas de autoestima? ¿Te consideras una persona con baja autoestima? Contesta a estas preguntas:

  1. ¿A menudo piensas que no vales nada y te desalientas incluso antes de comenzar un proyecto?
  2. ¿Crees que no puedes hacer las cosas bien y que los demás siempre las hacen mejor?
  3. ¿Consideras que las cosas buenas que te han pasado se deben a la suerte y que realmente no las mereces?

Si has respondido de manera afirmativa a estas preguntas es probable que tengas una baja autoestima.

Tienes falta de autoestima si …

  • No te aceptas tal como eres.
  • Siempre te exiges más y más. Eres demasiado perfeccionista. Minimizas tus logros y nunca es suficiente.
  • Das una importancia exagerada a tus defectos.
  • Te sientes culpable cuando cometes errores y no aprendes a perdonarte.
  • No confías en tus capacidades.
  • Tienes miedo al fracaso y a los cambios.
  • Tienes muy en cuenta la opinión de los demás y requieres de su aprobación para sentirte bien.
  • No aceptas bien las críticas.
  • Tienes dificultades para expresar tus sentimientos por miedo al rechazo de los demás.
  • Te comparas con otros o tienes sentimientos de inferioridad.
  • Te cuesta mucho decir NO.
  • Tienes hábitos de vida poco saludables.

¿Qué es la Autoestima?

La autoestima son los sentimientos que nos profesamos, es el cómo nos sentimos con nuestros comportamientos, actitudes, habilidades, logros y fracasos. Es el sentido de nuestra valía y el aprecio que nos tenemos. Se trata de una relación que vamos construyendo con nuestro “yo” a lo largo de los años y que está determinada por la manera en que hemos ido reaccionando ante las situaciones que se nos han presentado en la vida.

Cuando somos demasiado exigentes con nosotros mismos y no valoramos los logros que hemos alcanzado, es probable que terminemos desarrollando una baja autoestima. Esta percepción inadecuada de nuestras capacidades y potencialidades nos limita como personas y suele generar una profunda sensación de infelicidad.

La sana autoestima es incondicional

Muchas personas se rechazan a sí mismas porque hay algo de ellas que no les gusta y se dicen que en el momento en que lo cambien podrán sentirse satisfechos consigo mismos: “cuando adelgace podré sentirme bien”, “cuando sea capaz de hablar en público dejaré de sentirme inferior”, “cuando consiga tener pareja me sentiré valioso”.

En realidad, esto nos está hablando de otro problema mayor, que es la baja autoestima.

La autoestima, cuando está condicionada al éxito, a los logros o a la aceptación de los demás no es una verdadera autoestima. Es natural querer mejorar y superar las propias dificultades, pero no como algo indispensable para sentirnos bien con nosotros mismos.

El problema surge cuando en vez de aceptarnos tal y como somos nos exigimos ser como creemos que debemos ser o como los demás quieren que seamos, intentando satisfacer sus expectativas. Nos empeñamos en alcanzar un imposible “yo ideal”, y esto nos conduce a la frustración y aumenta nuestro auto-rechazo y nuestro sentimiento de baja autoestima.

Tener autoestima supone valorarte por el hecho de ser quien eres. No es creerte mejor que nadie, sino aceptarte con tus defectos y virtudes, de forma incondicional. Cuando nos aceptamos y queremos tal y como somos, nos es más fácil crecer y mejorar en todos los aspectos de nuestra vida. Como decía Fritz Perls, «Ahora que me acepto es cuando realmente puedo cambiar.»

¿Cómo se forma la autoestima?

La autoestima se va desarrollando a lo largo de la vida, aunque la infancia y la adolescencia son periodos fundamentales, ya que durante estos años va tomando forma la imagen que tenemos de nosotros mismos.

Durante la niñez desarrollamos la conciencia de nuestra existencia, descubrimos nuestro género y nos damos cuenta de que somos seres diferentes de los demás. Entonces comienza a formarse el autoconcepto, es decir, el concepto que tenemos de nosotros mismos a nivel cognitivo, que depende en gran medida de las personas que nos rodean. La autoestima sería la valoración que hacemos de ese autoconcepto.

Básicamente, la imagen que tenemos de nosotros pasa a través del prisma de los demás. No solo nos valoramos por los resultados que obtenemos, sino que también dependemos de la aceptación o el rechazo de quienes nos resultan significativos. Sin el reconocimiento de los demás, nuestros éxitos solo serían logros a medias y pasarían desapercibidos, y sin la aceptación externa de nuestra persona nos resultará difícil aceptarnos a nosotros mismos.

El problema radica en que cuando somos pequeños vivimos de manera acrítica la relación con nuestros padres y maestros, por lo que su valoración sobre nuestro desempeño es fundamental y moldeará la manera en que nos relacionemos con nuestro “yo”. Por tanto, si ellos no reconocen nuestras habilidades y aciertos, terminaremos pensando que estos no existen, y si siempre nos exigen la perfección, terminaremos nosotros por perseguirla constantemente o sentir que nunca es suficiente.

Cuando una persona ha crecido siendo menospreciada, humillada y rechazada o presionada, se formará una imagen negativa de sí misma y es comprensible que no logre amarse, que tenga problemas de autoestima.

Más tarde, durante la adolescencia, si nunca se ha sentido valorada o la valoración que ha recibido ha sido condicionada al logro, y no confía en sus habilidades o siente que no es suficiente, le resultará más difícil superar esta etapa de búsqueda interna y alcanzar la madurez psicológica necesaria para vivir de forma plena.

Las causas de una baja autoestima

Entre las posibles causas de los problemas de autoestima encontramos:

  • La desaprobación de las figuras de autoridad. Las figuras de autoridad, como los padres y maestros, ejercen una profunda influencia durante la niñez. Si has crecido escuchando que todo lo que haces está mal, es probable que hayas hecho tuya esta frase y tengas una baja autoestima.
  • Padres poco afectuosos. Para crecer y desarrollar una autoestima sana, es fundamental sentirse amados. Puede hacer tanto daño una frase humillante como la indolencia afectiva. Si de pequeño tuviste unos padres indiferentes emocionalmente, es probable que hayas internalizado esa carencia como que no eres merecedor de afecto.
  • Educación sobreprotectora. En el extremo opuesto se encuentran unos padres demasiado sobreprotectores que, sin darse cuenta, le han impedido a sus hijos desarrollar sus propias capacidades. Como resultado, es probable que no poseas las herramientas necesarias para enfrentar los problemas de la vida y por eso crees que no vales nada como persona.
  • Expectativas demasiado elevadas de los padres. Cuando los padres le exigen demasiado a un niño, este puede sentir que no es lo suficientemente bueno ya que, por más que se esfuerce, nunca logrará satisfacer sus estándares. Obviamente, esta sensación se extiende a otros ámbitos de su actuación y afecta profundamente a su autoestima.
  • Dificultades en el aprendizaje. A menudo los problemas en el aprendizaje provocan una baja autoestima, sobre todo si el niño es ridiculizado o reprendido por culpa de sus resultados o discapacidad. De hecho, se trata de una situación frecuente cuando los padres se centran solo en los resultados académicos y no potencian las actividades en las que el niño se puede sentir más cómodo.
  • Haber sido víctima de abuso. El acoso escolar, la violencia física familiar o el abuso emocional son problemas que afectan profundamente a la imagen que tenemos de nosotros mismos.. Cuando creces en un ambiente en el que no tienes el control y has sido víctima de humillaciones, es normal que dudes de tus capacidades y que te resulte difícil confiar en las personas, por lo que, a la larga, puedes desarrollar una baja autoestima.
  • Sistema de creencias limitante. Los problemas de autoestima no siempre se arrastran desde la niñez, en ocasiones surgen en la adolescencia o en la juventud, cuando comenzamos a compararnos con los demás y creemos que no estamos a su altura. Además, en la adolescencia la valoración por parte del grupo de iguales es fundamental, por lo que si somos rechazados por ellos, podemos quedarnos estancados en esta etapa.

Las principales consecuencias de tener una autoestima baja

  1. La necesidad de aceptación: Un problema de base

La persona con una baja autoestima suele tener una gran necesidad de aceptación y de reconocimiento, por lo que a menudo siente mucha presión en las situaciones sociales. La preocupación excesiva por lo que piensan los demás le suele conducir a malinterpretar determinados hechos, por lo que no es extraño que reaccione de manera exagerada, sobre todo si piensa que le están criticando. Obviamente, esto provoca roces y problemas en sus relaciones interpersonales.

No obstante, lo más usual es que la persona con problemas de autoestima se guarde esas opiniones y sentimientos para sí porque, en el fondo, tiene miedo a la crítica y a que le dejen sola. En la base de este comportamiento también se esconde la creencia de que no tiene nada que aportar y que los demás son más listos y capaces por lo que prefiere guardar silencio. En ocasiones, esta actitud reservada hace que los demás vulneren sus derechos, lo cual puede generarle mucha ira, que no siempre canaliza de la manera más adecuada.

  1. La falta de confianza: Una barrera infranqueable

La baja autoestima genera una profunda falta de confianza, lo cual se proyecta prácticamente en todos los ámbitos de actuación de la persona, desde sus relaciones amorosas hasta el área laboral. Esta inseguridad a menudo también genera una gran frustración, que se suele versar sobre las personas más cercanas, como la pareja o los hijos. De hecho, el mal humor es un acompañante habitual de la baja autoestima y no es raro que termine proyectándose de manera agresiva.

La inseguridad también le impide emprender diferentes proyectos porque cree que no tiene las habilidades necesarias y, por lo tanto, fracasará. Obviamente, esta actitud le permite mantenerse en su zona de confort pero le impide desarrollarse, tanto en el plano personal como profesional, porque le condena al inmovilismo.

  1. Cuando el diálogo interior se convierte en el enemigo

La persona con problemas de autoestima a menudo cae en las redes de su propio pensamiento. Cuando no es capaz de expresar lo que desea, de hacer valer sus derechos o de plantearse un objetivo más ambicioso, comienza a recriminarse por su falta de valor y sus escasas capacidades generando un diálogo interior sumamente dañino que no hace sino reforzar la pobre imagen que ya tiene de sí. Frases como “no valgo para nada”, “todo lo que hago, lo hago mal” o “no seré capaz de lograrlo” se convierten en su pan cotidiano y no solo son un freno para su desarrollo, sino que generan una gran angustia e infelicidad.

Cómo subir la autoestima: ejercicios para recuperar la autoestima

La buena noticia es que la baja autoestima es un problema con solución. Existen numerosas técnicas psicológicas que te ayudarán a recuperar la autoestima, apreciar mejor tus cualidades y te permitirán comunicarte de una manera más asertiva, haciendo valer tus derechos.

Aquí tienes algunas claves y ejercicios para empezar a trabajar en recuperar tu autoestima:

Libérate de la mochila: Hay personas que viven arrastrando mochilas llenas de peso: trabajos que no les satisfacen, relaciones que no les aportan nada, hábitos que no les gustan, personas o relaciones tóxicas

Te proponemos este ejercicio: haz un listado de tus fugas de energía, todas aquellas cosas o personas que en tu vida cotidiana te restan, te hacen sentir más “pequeñito”, escoge tres y planifica como eliminarlas

Haz algo nuevo y atrévete a salir de tu zona de confort: Para lograr cumplir sueños y alcanzar metas, es imprescindible salir de la comodidad de lo que nos hace sentir bien, arriesgar y enfrentarse a lo desconocido. La vida implica tomar decisiones nuevas, tener caídas, remontadas, aprendizajes y cambios. Te sentirás más empoderado/a si te permites experimentar y te das la licencia de empezar algo nuevo aún a sabiendas de que existe la posibilidad de que te equivoques o no sea la mejor decisión.

Desafía los pensamientos que te limitan: Los pensamientos negativos proyectados sobre uno mismo destruyen la autoestima, por eso es muy importante sustituirlos por otros más sanos. Cuando se tiene una autoestima baja, se tiende a pensar que somos inútiles, horrorosos, que no somos capaces de nada, que no somos merecedores; probablemente son cosas que no dirías a una persona muy querida. Las creencias acerca de nosotros mismos muchas veces tienen sus raíces en la infancia y están conectadas a emociones intensas.

Entrena la aceptación y la autocompasión: Al igual que podemos ser comprensivos con otras personas, también lo podemos ser con nosotros mismos, mirar los errores del pasado amorosamente y corregirlos. Es muy importante vivir el presente, estás en el aquí y el ahora. No importan los errores cometidos en el pasado, puedes aprender a perdonarte, recuerda que nadie es perfecto. La vida nos da una nueva oportunidad cada día, a pesar de que el pasado haya sido mucho mejor o hayas tenido momentos desastrosos o “accidentes” ahora mismo eso ya no está.

Practicar ejercicios de mindfulness nos entrena a conectarnos más con el presente y nos permite disfrutar de los pequeños placeres cotidianos. Puedes encontrar algunos ejercicios de mindfulness aquí.

Terapia para recuperar y aumentar la autoestima

Aunque hay cosas que puedes hacer por ti mismo para subir tu autoestima, si tienes una autoestima baja es importante trabajar con un profesional objetivo que actúe como espejo para que puedas realmente conocerte, aceptarte y apreciarte incondicionalmente.

En El Prado Psicólogos ofrecemos tratamiento psicológico para subir la autoestima. En la terapia psicológica utilizamos diferentes técnicas dependiendo de las causas que están provocando que tengas falta de autoestima, estas técnicas van desde EMDR, para sanar las heridas emocionales que has podido sufrir en el pasado, hasta la hipnosis para cambiar las creencias negativas inconscientes que te limitan o el mindfulness para potenciar tu autoaceptación.

¿Qué lograrás con nuestra terapia para subir la autoestima?

  • Desarrollar una autoestima sana que te sirva de base para alcanzar tus metas
  • Conectar con tus emociones y aceptarlas
  • Eliminar las creencias limitantes sobre tu imagen
  • Desarrollar la confianza en tus capacidades
  • Aprender a plantearte objetivos y trazar el camino para alcanzarlos
  • Superar la angustia y miedos
  • Abandonar la timidez
  • Cambiar hábitos auto-destructivos
  • Dejar de auto-sabotearte
  • Quererte más y tratarte mejor
  • Relacionarte con los demás con más confianza
  • Aumentar tu seguridad en ti mismo.

Además, como complemento a la terapia puedes realizar un curso de autoestima con el fin de aumentar tu autoconfianza.

¿A qué esperas para recuperar tu confianza y subir tu autoestima?

Mejorar la autoestima está en tu mano. Nosotros te acompañamos. Nos hemos formado en psicoterapia breve y trabajamos con técnicas de tercera generación para que en poco tiempo empieces a ver los cambios que estás buscando.

Tarifas para el tratamiento de la baja autoestima

Si lo deseas podemos realizar una primera entrevista informativa gratuita en la que valoraremos tu caso y te indicaremos cual es el tratamiento más adecuado para ti.

El precio de cada consulta psicológica presencial en Madrid y online es de 80 euros. Ofrecemos un bono descuento de 5 sesiones por 345 euros (69 euros por sesión).

Es el momento de actuar. Podemos y sabemos cómo ayudarte a mejorar tu autoestima, pero necesitamos que tú des el primer paso: llámanos al 91 429 9313 y pide tu cita.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *