0

Como subir la libido

Cómo despertar la libido femenina: los cinco mejores consejos

02/12/2012 06:00 – Actualizado: 18/10/2017 14:20

Le ocurre a casi todas las parejas con el paso del tiempo: el hombre tiene la sensación de que sus ganas por mantener relaciones sexuales son siempre superiores a las de su compañera. Un malentendido que genera mucha confusión en la vida en pareja, pero que puede solucionarse fácilmente si conocemos las técnicas adecuadas. Durante mucho tiempo, y aún hoy en día, se ha dado por hecho que los hombres siempre tienen más ganas de tener sexo que las mujeres. No es cierto. La realidad es que hombres y mujeres tienen las mismas necesidades de mantener relaciones sexuales, y las mismas ganas, pero sus ciclos funcionan de distinta manera. Algo que ha mantenido confundidos a los expertos durante mucho tiempo.

Según una revisión bibliográfica publicada en el Canadian Medical Association Journal, que analiza un gran número de estudios que se han llevado a cabo desde los años 90 sobre disfunciones sexuales femeninas, ha habido una tendencia reiterada a identificar el deseo sexual como el primer paso que debían dar las mujeres en una relación sexual. Según esta visión del sexo, la ausencia de este deseo podría tratarse como un problema. Una disfunción que, según numerosas encuestas, sufren en torno a un tercio de todas las mujeres de entre 18 y 59 años. Pero, ¿es la ausencia de deseo una verdadera disfunción o algo que debería considerarse normal?

Muchas mujeres no experimentan el deseo sexual en el inicio del intercambio, sino que aparece más tarde, porque se busca conscientementeLa realidad es que, según la doctora Rosemary Basson, investigadora del Centro de Medicina Sexual de Vancouver (Canadá), y autora de la revisión, el deseo sexual no tiene que estar presente para que las mujeres quieran, y puedan, mantener relaciones sexuales y, de hecho, en parejas de larga duración, no siempre se da en el inicio del intercambio amoroso. La libido femenina aumenta con el tiempo y las mujeres alcanzan la madurez sexual hacia los 35 años, pero el deseo, no obstante, se ve afectado por la propia rutina de una relación amorosa. Tal como explicaron las sexólogas Sarah Murray y Robin Milhausen, de la Universidad de Ontario (Canadá), en un estudio publicado en la revista Sex & Marital Therapy, “cuanto más tiempo pasa una mujer en una relación, menos deseo sexual siente”.

Esto no quiere decir que no quieran mantener relaciones sexuales, pero tienen motivaciones distintas para hacerlo. Razones complejas que no responden al mero “deseo”. En muchos casos las mujeres buscan fomentar la intimidad emocional con su pareja o, en ocasiones, incrementar su propia autoestima. El deseo sexual, por tanto, no está presente en el inicio del intercambio sexual, sino que aparece más tarde, porque se busca conscientemente. Esto es clave para entender porque las mujeres no siempre parecen tan receptivas como el hombre respecto al acto sexual. La buena noticia es que se puede trabajar la aparición de ese deseo, y con la estimulación adecuada, la excitación sexual y el placer se intensifican. Y las relaciones son más satisfactorias.

Consejos para despertar el deseo en las mujeres

La sexóloga estadounidense Laurie Watson publicará la semana que viene su nuevo libro, Wanting Sex Again, en el que explica, tal como aparece en su portada, como “reedescubruir el deseo y arreglar un matrimonio sin sexo”. En él aporta una serie de consejos para despertar la libido de las mujeres, que pueden ser útiles para cualquier tipo de pareja que busque incrementar su frecuencia sexual.

1. Lee, imagina y planifica

Roberto Sanz, sexólogo de la Fundación Sexpol, explicaba en un reciente reportaje de El Confidencial que el sexo no tiene porque ser siempre espontáneo, algo que, de hecho, es muy difícil de lograr más allá de los primeros meses de noviazgo. La realidad, explicaba Sanz, es que “el ser humano ha adoptado toda su vida unos ritmos y unos rituales y el sexo se puede organizar de la misma forma que las comidas”. En definitiva, el deseo se puede provocar conscientemente, planificando los momentos en los que se quiere tener relaciones sexuales –apagando la tele para, por ejemplo, preparar una cena romántica–, probando nuevas experiencias –¿por qué no hacerlo en la cocina?–, y, en definitiva, estando abiertos a nuevos consejos.

2. Trabaja los preliminares

Como apunta Basson en su estudio, muchas mujeres dan cabida a las relaciones sexuales sin tener un verdadero deseo, pero si las cosas se hacen bien, este acaba apareciendo. A muchos hombres les cuesta aceptar que sus mujeres hagan el amor solo por complacerles, pero eso es una verdad a medias: aunque parezca contradictorio, el hecho de que muchas mujeres no sientan deseo al comenzar un intercurso sexual no significa que no quieran tenerlo, sino todo lo contrario. ¿Por qué no enfocar nuestros esfuerzos en que el deseo acabe apareciendo? Esto se logra alargando los preliminares, siendo cariñoso y retrasando el momento del coito hasta que la mujer esté realmente excitada. Si se hace bien, Watson asegura que “el sexo puede acabar siendo salvaje y apasionado”, pues cuanto mayor es la excitación a la que se llega, más placentero es el orgasmo.

3. Muestra satisfacción y apuesta por lo que le gusta

Con los estímulos táctiles y eróticos la mujer empieza a centrarse en el sexo. Si en el pasado inmediato las relaciones han sido placenteras, entonces empezará a tener sentimientos positivos. Pero si no, le será más complicado disfrutar del sexo. Es por ello que debemos tratar de mostrarnos siempre optimistas en nuestras relaciones, mostrando satisfacción y agradecimiento, lo que hará que los siguientes coitos funcionen mejor. En definitiva, tal como explica Watson, “la mujer sentirá que el esfuerzo merece la pena”. Esto incluye fomentar las prácticas que funcionan y evitar las que no lo han hecho. Y esto varía en cada pareja.

4. Elige un buen momento

Las mujeres no pueden concentrarse en el sexo si tienen algún problema de índole emocional con su pareja. Después de una pelea, por ejemplo, no tiene ningún sentido hacer el amor, pues aunque la mujer quiera mantener relaciones sexuales su conexión emocional va a pasar factura al acto en sí. En definitiva, la pareja tiene que estar en un momento emocionalmente estable para poder hacer el amor. Y esto no se soluciona con sexo. Si has tenido una pelea, mejor intentarlo en otro momento.

5. El orgasmo no siempre debe ser la meta

Para un hombre una relación sexual satisfactoria pasa por alcanzar el orgasmo pero, según Watson, no siempre es así para las mujeres. A ellas, en muchas ocasiones, les basta con experimentar el intercurso, en el que sienten un gran placer. Paradójicamente, este es un problema sobre todo para los hombres, que sienten una gran frustración si no logran que su pareja alcance el orgasmo. Es cierto que no tener nunca orgasmos es un problema, pero si ocurre de vez en cuando no hay que darle mayor importancia. En muchas ocasiones, las mujeres, simplemente, ni lo buscan, ni lo necesitan.

Cómo aumentar la libido en la mujer con remedios naturales

La libido femenina, que no es más que el deseo sexual, está condicionada por varios factores de carácter físico, emocional y hormonal. ¿Sabías que existen ingredientes naturales que les permiten a las mujeres aumentar la libido? Te contamos cuáles son en el siguiente artículo.

Aunque se pensaba que los hombres eran los que más deseaban tener relaciones sexuales, hace algún tiempo se determinó que no es cierto. Una mujer tiene las mismas necesidades y ganas de disfrutar del sexo, solo que sus ciclos funcionan de forma distinta.

Debido a esto último, es común que algunas veces su deseo se vea afectado y, como consecuencia, también su vida en pareja. Por fortuna, hay varias soluciones naturales que permiten potenciar su deseo sexual sin provocar efectos no deseados.

A continuación, vamos a compartir las mejores alternativas para que no dudes en probarlas cada vez que lo necesites. ¡Toma nota!

Remedios naturales para aumentar la libido

Jalea real

Alimentos como la miel, el polen y la jalea real se han considerado desde la antigüedad como grandes aliados de la sexualidad. Su consumo aumenta la libido y proporciona energía a los que se cansan con facilidad durante el acto.

Si estás pensando en consumirla, adquiérela en una tienda herbolaria. Consume una cucharada en ayunas para que su efecto sea más potente.

Te puede interesar: La Jalea Real, un verdadero portento de la naturaleza

Germen de trigo

Una de las razones por las que el germen de trigo es aliado de la mujer es porque previene la sequedad vaginal y otras molestias, como los picores y la sensación de ardor.

Como bien sabemos, este tipo de aspectos dificulta la sensación de placer, lo que deriva en una disminución del deseo sexual. Por otro lado, sus propiedades calman los síntomas del síndrome premenstrual, incluyendo la sensibilidad en los senos.

Su consumo es sumamente sencillo: tan solo mezcla un par de cucharadas de germen de trigo en medio vaso de yogur e ingiérelo.

Ginseng

Está recomendado para tratar la impotencia masculina, pero también para las mujeres con problemas de rigidez y falta de deseo sexual. Su infusión le aporta energía al cuerpo, combate los estados de ansiedad y depresión y mejora la circulación.

¿Cómo sacar provecho de sus virtudes? Vierte una cucharadita de ginseng en una taza de agua hirviendo, déjala reposar y consúmela.

Aceite de espino amarillo

Los ácidos grasos esenciales de este aceite contribuyen a aumentar la libido y la lubricación vaginal. Se aconseja para las mujeres que atraviesan la etapa de la menopausia, también para después del parto y para las que están en un tratamiento de quimioterapia.

Este aceite se puede tomar a través de perlas, las cuales se adquieren en tiendas herbolarias y farmacias.

Maca

Muchos consideran este remedio como uno de los mejores afrodisíacos naturales para el hombre y la mujer. Tiene un gran valor energético y revitaliza el cuerpo del desgaste excesivo.

Asimismo, también controla algunos de los síntomas de la menopausia y favorece el control hormonal para aumentar la libido. Si vas a consumirla, agrega un poco de maca en una taza de agua hirviendo, espera a que se enfríe y bebe.

Ginkgo biloba

La infusión de esta planta incrementa el deseo sexual en la mujer y le aporta más vitalidad y energía a quienes la ingieren. Tiene agentes activos que mejoran la circulación de la sangre, lo que también influye en el tratamiento de esta condición.

¿Cómo utilizarla?

  • Incorpora una cucharada de ginkgo biloba en una taza de agua caliente.
  • Déjala tapada unos minutos y consume hasta tres veces al día.

Lee también: 5 formas sencillas de mejorar la circulación sanguínea: ¡Ponlo en práctica!

Batido natural para aumentar la libido

Una de las claves para incrementar el apetito sexual es relajar el cuerpo y mantener las energías. En este sentido, es esencial tener en cuenta que los alimentos y sus nutrientes desempeñan un papel muy importante.

Las frutas y vegetales que contienen estrógenos sirven para combatir la sequedad vaginal y otros trastornos que hacen que se pierda la libido. Además, un «extra» de vitaminas y antioxidantes no le cae para nada mal a nuestro cuerpo.

En este batido natural combinamos varios alimentos para mejorar la salud de la mujer y, por supuesto, estimular su deseo sexual.

Ingredientes

  • 1 vaso de leche (200 ml).
  • 1 plátano.
  • ½ taza de grosellas (100 g).
  • 3 guayabas.
  • ½ pepino.

¿Cómo prepararlo?

  • Lava bien las grosellas y trocea las guayabas y el pepino.
  • Pela el plátano y ponlo con los ingredientes anteriores en la licuadora.
  • Añade el vaso de leche y procesa todo por unos instantes.
  • Cuando esté cremoso y sin grumos, sírvelo y tómalo en el menor tiempo posible.
  • Repite su consumo dos veces a la semana, o bien cada vez que desees aumentar la libido en tu cuerpo.

Para complementar los efectos de este remedio, recuerda que debes hacer ejercicio físico regularmente y practicar otros hábitos saludables, como cuidar la dieta y descansar bien. Además, es primordial mejorar tu comunicación en pareja para favorecer así la conexión y corregir los posibles errores.

Sharon Stone nunca lo ha confirmado, pero siempre ha estado en el punto de mira

Ella también ha utilizado esta hormona en mujeres, pero en casos concretos. «Hace diez años se comercializó Intrinsa, un parche indicado para mujeres que habían tenido una menopausia quirúrgica». Se trataba de pacientes que veían como sus niveles hormonales desaparecían en cuestión de horas (las que transcurren desde que entras al quirófano hasta que te extirpan los ovarios). «Pese a que algunos estudios hablaban de su eficacia, terminó siendo un fracaso terapéutico».

“No tengo ganas”

Hablamos de falta de deseo, precisamente la disfunción más conocida y estudiada del universo sexual femenino. Según indica el estudio Wishes (Women’s International Sexuality and Health Survey), el 66 por ciento de las mujeres menopáusicas presentan deseo sexual hipoactivo. «En la clínica, las mujeres suelen hablar de ‘no tengo ganas’ -señala la sexóloga clínica y ginecóloga, Francisca Molero-. Cuando investigas un poco más, te das cuenta de que ese ‘no tengo ganas’ es, en realidad, ‘tengo molestias’ o ‘no llego bien al orgasmo’. Hay más aspectos y muy complejos; por eso, la testosterona no es la panacea para la mujer».

No es una enfermedad

Pero hay una cuestión tal vez más peliaguda. En plena carrera farmacéutica para encontrar ese elixir que dispare la libido de la mujer madura, la pregunta es si la falta de deseo supone realmente un grave problema para quien lo sufre. ¿Es posible que ese ímpetu sea una presión social? Leonore Tiefer, profesora de la New York University Medical School, se ha destacado por su activismo en contra de que se medicalice la falta de deseo en la mujer. Esta medicalización, señala, se debe a la «falta de atención a los verdaderos orígenes del problema sexual. Solo porque un fármaco produzca una respuesta no es razón para pensar que la situación previa era una enfermedad».

Y carga por igual contra la industria farmacéutica y contra una sociedad machista que presiona a la mujer para que esté siempre disponible (y deseosa).

En la mujer no está demostrada la asociación entre falta de deseo y déficit hormonal, dicen los críticos

Tiefer combatió (y perdió) contra la aprobación de la flibanserina, un fármaco destinado a potenciar el deseo sexual en la mujer. Colectivos feministas reclamaban que la FDA (el regulador norteamericano) diera luz verde al medicamento alegando discriminación: en el mercado había una panoplia de tratamientos orientados al disfrute del varón, pero no al de la mujer. Pero veamos el asunto desde otro prisma, el que nos ofrece el sexólogo Joan Vílchez cuando nos alerta de que este tipo de tratamientos puedan convertirse «en un arma arrojadiza para las mujeres que no quieren desear y que se puedan sentir coaccionadas por sus parejas para que se tomen la pastilla. Es decir, que termine siendo un elemento más de presión a la mujer».

En este sentido, la ginecóloga añade que, más allá del ámbito de la pareja, «hay una presión social hacia la mujer: tiene que desear. Estamos en una sociedad controladora en la que, a pesar de la hipersexualización del ambiente, cada vez existen menos ganas y más pereza. Y también esa sensación terrible de que ‘hay que cumplir’. Porque toca».

Para evitar presiones, el doctor Durántez apunta a la importancia de hacer una buena historia clínica y detectar qué hay detrás de la apatía sexual.

Te pueden interesar también este artículo sobre el poder curativo del orgasmo

Mujeres experimentan el clímax sexual monitorizadas para estudiar sus reacciones cerebrales. El objetivo: descubrir si el placer puede curar enfermedades. Por Fátima Uribarri Un collarín inmoviliza el cuello, una máscara…

Te pueden interesar

Seis consejos para combatir los problemas de la menopausia

Remedios caseros para aumentar el apetito sexual

Un excelente remedio casero para aumentar el apetito sexual es el jugo de azaí con guaraná, el cual también lleva en su mezcla fresas, miel, canela y azúcar morena. Otra excelente opción es el té de catuaba o también llamado chuchuguaza con zarzas, que se deben tomar hasta 3 veces al día.

Estos remedios caseros para el apetito sexual ayudan a aumentar la libido debido a sus propiedades estimulantes y afrodisíacas, los cuales favorecen el flujo sanguíneo hacia los órganos sexuales de los individuos, aumentando el apetito y el deseo sexual, mejorando la relación entre la pareja.

1. Batido de banana con sandía

La sandía contiene una cantidad de fitonutrientes conocidos como licopeno, beta-caroteno y citrulina, ayudando a relajar los vasos sanguíneos en el caso de los hombres. Ya en el caso de la banana ayuda a aumentar las hormonas tanto masculinas como femeninas. Además de esto, si consigue nuez de brasil puede agregarla también al batido ya que contiene una elevada cantidad de selenio que ayuda a producir más cantidad de serotonina y en el caso de los hombres aumentar la cantidad de testosterona.

Ingredientes

  • 1 banana;
  • 1 rebanada de sandía;
  • 1ud de nuez de brasil;
  • 1/2 vaso de agua.

Modo de preparación

Mezcle todos los ingredientes en la licuadora, licue y beba 2 vasos de este jugo a diario.

2. Jugo con azaí y guaraná

Este remedio casero es excelente para el apetito sexual, ya que el azaí es afrodisíaco y el guaraná tiene propiedades estimulantes.

Ingredientes

  • 4 pulpas de azaí de 100 g cada una;
  • Media caja de fresas picadas;
  • 2 litros de agua;
  • 2 cdas de guaraná en polvo;
  • 4 cdas de azúcar morena;
  • 2 cdas de miel;
  • 1/2 cda de canela en polvo.

Modo de preparación

Colocar todos los ingredientes en la licuadora y licuar hasta que quede una mezcla homogénea. Beber 1 vaso de jugo, mínimo 3 veces por día.

3. Té con catuaba y zarzas

El remedio casero para el apetito sexual con chuchuguaza y zarza ayuda al aumento del apetito sexual, ya que estas plantas medicinales posee propiedades estimulantes y afrodisíacas, aumentando el tiempo de la erección masculina y la sensibilidad de los órganos genitales femeninos.

Ingredientes

  • 1 cdas de cáscaras de catuaba/chuchuguaza;
  • 2 cdas de raíz triturada de zarza morisca;
  • 250 ml de agua.

Modo de preparación

Colocar el agua a hervir en conjunto con la catuaba y la zarza morisca. Después de que hierba se deja enfriar hasta que esté tibio y se debe beber alrededor de 2 a 3 tazas de té por día. Además de este té, el té de Yohimbina también es una óptima opción para aumentar el apetito sexual.

4. Té de fenogreco

El fenogreco es una planta medicinal que ayuda a regular los niveles hormonales y, por lo tanto, puede ser usada para aumentar el deseo sexual.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de semilla de fenogreco en polvo;
  • Una pizca de pimienta;
  • 250 ml de agua.

Modo de preparación

En una taza coloque las semillas en polvo de fenogreco y una pizca de pimienta, deje reposar la mezcla durante 3 horas. Luego coloque el té en una olla y deje hervir durante 5 a 10 minutos. Colar y beber 3 veces al día.

Cómo aumentar la libido naturalmente

Además de estos remedios caseros, otros consejos para aumentar el apetito sexual son:

  • Utilizar alimentos afrodisíacos como la banana, chocolate o el café;
  • Mantener una alimentación saludable y hacer actividad física regular;
  • Tomarse un tiempo para relajarse y aliviar el estrés;
  • Dormir por lo menos 8 horas por noche;
  • Buscar nuevas aventuras durante el contacto íntimo;
  • Evitar la ingestión exagerada de bebidas alcohólicas o medicamentos.

Sin embargo, cuando la pareja no consigue aumentar el apetito sexual debe consultar un sexólogo o terapeuta sexual para iniciar el tratamiento adecuado. Cuando la persona no tiene ningún de deseo sexual y se siente bien así, puede que sea asexuada, lo que no es un problema de salud pero sí una orientación sexual.

Para calentar aún más la relación, vea también: Estimulante sexual casero.

Aumentar mi libido

Hoy, usted aprenderá cómo aumentar su libido y reavivar la llama en la cama. Cualquiera puede aumentar su libido con un simple consejo, hombre o mujer. Desde suplementos naturales o medicamentos de venta libre a través de una farmacia en línea hasta la homeopatía. Le mostraremos cómo aumentar su libido. La libido (deseo sexual) a menudo disminuye con el tiempo.

Los ancianos son obviamente los más afectados por esta disminución del deseo. Pero cada vez más, los jóvenes cómo aumentar su libido? Antes de usar píldoras y otros estimulantes sexuales, usted puede mejorar su libido con tratamientos naturales. Aquí hay 9 cosas que pueden ser responsables de una disminución en su libido.

Pérdida de la libido en hombres a partir de los 20 años de edad

Desde el cambio de siglo, los médicos han observado que el deseo de amar parece disminuir más que nunca.

Cada vez más hombres de 20 años se quejan de perder su libido, dice un médico

Entre las mujeres, también vemos una disminución similar a la de los hombres. Los expertos no están de acuerdo en las causas de esta disminución de la libido. Los factores psicológicos son señalados, con el estrés al principio de la lista. ¿Pero es eso realmente suficiente explicación?

Libido: secretos bien guardados

La pérdida de la libido es uno de los trastornos sexuales más comunes en Francia. Este trastorno hasta ahora ha sido poco estudiado por los científicos. En cambio, los investigadores se centran en otros trastornos como la impotencia masculina o la anorgasmia en las mujeres. Estas dos patologías sexuales pueden o no estar relacionadas con una disminución de la libido. Nadie sabe exactamente cómo aparece el placer/deseos y cómo se regula, porque entran en juego muchos factores metabólicos: la psique, las hormonas, etc. Lo cierto es que las hormonas dictan el placer.

Libido: ¿sólo hormonas hirviendo?

El bioquímico sueco B.J. Meyerson administró hormona femenina (estrógeno) a una rata macho castrada, mientras que una rata hembra fue tratada con testosterona (hormona macho) Cuando los científicos juntaron a las dos ratas, el resultado fue asombroso: las dos ratas no sólo estaban listas para reproducirse, sino que su comportamiento sexual cambió y sus roles se invirtieron….. La experiencia ha demostrado que el comportamiento sexual parece estar influenciado principalmente por la bioquímica (al menos en ratas). ¿Pero qué hay del hombre?

Síndrome de LSD – Cuando la libido desaparece

Como sabemos, la libido a menudo disminuye con la edad. Una vez más, los cambios hormonales son responsables de esta disminución del deseo. Pero no es así, los medicamentos y sus efectos secundarios a menudo tienen un efecto nocivo sobre la libido. Si la libido disminuye a los 20 años y no se aclara la causa, al menos desde el punto de vista médico, entonces se trata de un»síndrome». En este caso, al»síndrome de LSD», donde las mayúsculas no representan la droga bien conocida por los jóvenes, sino por el»bajo deseo sexual». Si el deseo te ha abandonado, entonces te aconsejamos que encuentres las causas de esta pérdida de la libido.

Toxinas ambientales involucradas

La contaminación del suelo y de las zonas se ha convertido hoy en día en un problema. Así, en la lista francesa de productos químicos autorizados, sólo figuran 6.000 sustancias diferentes. En cuanto a la libido, son ciertos químicos peligrosos o sustancias artificiales que actúan contra las hormonas que estimulan el deseo. Por esta razón, los médicos e institutos de investigación los llaman disruptores endocrinos. Estos disruptores endocrinos atacan el sistema hormonal y causan daños y alteraciones considerables en el cuerpo de todos.

  • Ginseng: cuya ingesta supone una mejora en la capacidad de erección.
  • Maca: cuando el descenso de la libido se debe a un bajón en el estado de ánimo, la maca puede ayudar.
  • Azafrán: que mejora el apetito sexual.
  • Ostras: cuyo alto contenido en zinc puede mejorar el rendimiento sexual, y cuyo aspecto similar al de una vagina puede estimular la imaginación.
  • Algas (especialmente el kombu): remineralizan el organismo, aumentan el vigor y el apetito sexual.
  • Remedios naturales

    • Canela con miel: una cucharadita de este remedio cada mañana estimulará tu vitalidad y logrará, con sus propiedades caloríficas y estimulantes, que tu apetito sexual mejore.
    • Baños de sol: que aportan al organismo vitamina E.

    Soluciones médicas para la libido masculina

    Las soluciones que provienen de la medicina son de dos tipos:

    • Terapia psicológica: tanto si el origen de la bajada de la libido es psíquico como si se trata de algo físico, la terapia psicológica suele ser necesaria, ya que la pérdida de la libido y el descenso del deseo sexual suelen estar asociados o, en según qué casos, provocar, un descenso de la autoestima. En otro post ya hablamos de cómo subir la autoestima pero si observamos que no es suficiente, la terapia puede ayudar a recuperar esa confianza y también a curar los males que causan la falta de deseo.
    • Farmacología: los tratamientos farmacológicos pueden estar basados en la estimulación sexual, para lo cual se usan vasodilatadores que actúan directamente sobre la zona genital, o terapia hormonal para aumentar la testosterona, pero también suele hacer falta atajar otros problemas, desde la depresión a la hipertensión. Eso plantea un problema, ya que entran en juego las interacciones entre fármacos con efectos contrarios. Además, a diferencia de la terapia psicológica, la terapia farmacológica tiene riesgos físicos.

    El equipo utilizó una serie de fármacos para activar o desactivar estas neuronas en los roedores, y su ansiedad y comportamiento social y sexual fueron monitoreados.
    El estudio reveló que cuando las neuronas sensibles a kisspeptina se activaban, los ratones machos demostraban menos indicadores de ansiedad, estaban más dispuestos a tener interacción social con otros ratones, y prestaban mayor atención a los ratones hembra.
    Se necesitan más estudios para confirmar los hallazgos, pero los autores creen que sus resultados son prometedores para un nuevo tratamiento para la disfunción sexual relacionada con la ansiedad en los hombres.
    «Los hallazgos de nuestro estudio sugieren que la activación de kisspeptina en estas neuronas coordina las preferencias sexuales y el comportamiento de ansiedad hacia la cópula, lo que indica que promueve el éxito reproductivo máximo en el varón», comenta Daniel Adekunbi, líder del trabajo.

    En el futuro, los investigadores planean observar de cerca cómo la activación y desactivación de las neuronas de kisspeptina en la amígdala medial posterodorsal afecta al comportamiento sexual y la ansiedad en los roedores. Adekunbi se pregunta si se podría modular la orientación sexual con esta técnica: «cuando las neuronas se inactivan, ¿el ratón macho preferirá interactuar con un ratón macho sobre una hembra?»

    «No hay medicamentos para la libido, sólo la producción de testosterona»

    La sexóloga Pilar Cristóbal ha respondido una semana más a vuestras preguntas en el foro Consultorio de sexo Pilar Cristóbal LXVII. El forero qwerty1982 comenta que lleva tiempo tomando anabolizantes y hormonas de crecimiento para ponerme fuerte en el gimnasio, lo que ha conllevado una disminución drástica del apetito sexual. Pilar le responde que el principal probema de estos productos (ademas de ser cáncerigenos y de disminuir el tamaño de los testículos) es que inhiben la produción de testosterona, por lo que acaban con el deseo sexual. Para que el proceso se invierta «hay que dejar de tomar esas porquerías y dejar pasar por lo menos tres meses para que tu cuerpo se limpie, y sobre todo no volver a tomarlos. Para estar guapo no necesitas tomar nada con ser limpio y sano es suficiente».

    Ante la preocupación del forero, que lleva tomando esos productos durante un año y medio, la sexóloga explica que «no hay medicamentos para la libido, sólo la producción de testosterona, y ésta depende del estado de los testículos y de lo excitante que sea el objeto amoroso que tienes en tu mente. Para aumentar la producción de testosterona te recomeindo que te masturbes (sin tocarte hasta que no tengas el pene totalmente erecto) por lo menos una vez al día (si es más, mejor).

    Pablito26: «Mi problema es que tengo 27 años y aún soy virgen, he tenido una novia hace años y algún rollo, pero nada más, siempre he sido tímido con las chicas, y aunque ahora estoy mejorando todavía no consigo lanzarme lo suficiente, no sé si esto es más normal de lo que yo creo o no, pero pienso en ello todos los días y me siento fatal conmigo mismo, y además temo que cuando llegue el momento se me note que soy virgen y no salga bien… Sé que el tema de ligar es algo que tengo que aprender y desarrollar yo mismo, pero al menos quisiera saber tu opinión sobre si ser virgen a mi edad es tan malo y si puedo hacer algo para vencer mi inseguridad.

    Pilar: A muchas mujeres (lo mismo que a muchos hombres) les encanta hacérselo con un/a virgen porque «enseñar al que no sabe» es estupendo y muy gratificante, por eso te recomiendo que cuando te acerques a una chica y ya hayáis entrado en una cierta intimidad (besos, abrazos, toqueteos) se lo digas. Puede que de momento se lleve una sorpresa pero luego esté encantada de ayudarte a pasar tu primera vez. También te recomiendo que seas astuto, y para esta primera vez elijas a una chica mayor y experimentada mejor que otra virgen como tú. ¡Ánimo, al principio, es un poco estresante pero luego verás como te encanta!

    Jolobe: «No sé si tengo un problema pero mi pene está erecto durante mucho tiempo y al mínimo contacto físico con cualquier persona. Eso significa segregar mucho líquido. ¿Sabes si es normal? ¿Qué puedo hacer para evitarlo?»

    Pilar: Depende de la edad que tengas. Si eres menor de 25 años, es totalmente normal, la situación irá pasando según se vayan equilibrando tus hormonas, que ahora estan desbocadas y revueltas. No te preocupes y disfrútalo, cuando seas mucho mayor lo echarás de menos.

    Gnabriela: «Me acaban de diagnosticar hongos vaginales y estoy en tratamiento con óvulos y pomada (es la primera vez que me sucede). He preguntado al médico si mi novio necesita tratárselo y me ha dicho que con usar preservativo durante 2 semanas (o practicar la abstinencia) es suficiente, que si él no presenta síntomas el hongo morirá sobre su pene en ese tiempo. ¿Es esto cierto? Investigando por ahí he visto que siempre se recomienda que el chico se trate para evitar futuros recontagios. ¿No se supone que los hongos ya viven en nosotros y solo «se descontrolan» en ocasiones excepcionales?».

    Pilar: Es cierto lo que te ha dicho tu médico. Los hongos viven en nuestra vagina y los necesitamos para hacer el Ph más alcalino y matar todo lo que entra. Son como nuestras escobas, también ayudan a la lubricación, pero en los hombres no tienen donde vivir porque la uretra es un tubo de paso y se limpia cada vez que orina. Si estáis (yo prefiero decir un mes) sin tener relaciones con penetración, (yo prefiero no penetrar ni con preservativo en este tiempo para dejar que la vagina se recupere en tranquilidad) se solucionará. Nuestros hongos se descontrolan cuando te bajan las defensas o a algunas mujeres cuando toman anticonceptivos orales o antibióticos.

    Aaaahhh: «Soy un joven de 19 años y mi chica tiene 18 años, ambos somos vírgenes, tan sólo tenemos tocamientos y alguna vez sexo oral. Mi pregunta es, cuando voy a empezar a masajearle el clítoris, siento como éste se mueve, aparece y desaparece, supongo esto será normal, ella a veces me ayuda y presionan bastante más de lo que lo hago yo. ¿Es bueno apretar un poco para que sienta más? ¿No podría hacerle daño? ¿Qué gestos son mejores para estimular, es decir, de arriba a abajo, en círculos… o es mejor alternar e ir aumentando e ritmo?»

    Pilar:Yo siempre recomiendo, al principio, cuando no se conocen los gustos de las otras personas, que le pidas que te lleve la mano, así aprenderás cosas muy importantes como el ritmo y la presión que no en todas las mujeres es igual. Lo mismo que tú a ella este tipo de aprendizaje os hará a cada uno expertos en la sexualidad del otro. Pero no te creas que todas las mujeres son iguales, si cambias de persona tendrás que reaprender lo aprendido porque no todas las mujeres ni todos los hombres son iguales.

    Dooom: «Llevo con mi novia tres años y medio de relación y hasta hace medio año todo ha ido bien en cuanto a relaciones, y mis sentimientos hacia ella siguen siendo los mismos desde el primer día. El problema viene desde hace medio año, ya que las relaciones no son nada satisfactorias en parte por culpa mía, ya que no consigo relajarme y lo único que hago es prejuzgarme en lugar de dejarme llevar y disfrutar. ¿Qué debo hacer para liberar mi mente de todo pensamiento automático negativo que perturbe las relaciones?»

    Pilar: No es fácil dar un consejo para que dejes de comerte la cabeza porque puedo decirte: «deja de pensar» pero si tu hábito es muy fuerte al intentar dejar de pensar te agobiarás más. Puedes buscar una canción con letra que te guste mucho y que te sepas muy bien y repítela con tu pensamiento mientras dejas que tu cuerpo se encargue de la tarea, pero no te aseguro que funcione, esos pensamientos obsesivos, a veces, necesitan la intervención de un psicólogo/a.

    Xica24: «Tengo 24 años y llevo un año y medio con métodos anticonceptivos hormonales (he probado la píldora, Yamisnelle, el parche y actualmente utilizo el anillo). Quisiera probar a dejarlo una temporada ya que noto que me ha cambiado el carácter (estoy más irritable, triste, etc.) ¿Cuándo sería el mejor momento para dejarlo? Había pensado en quitármelo después de las tres semanas y ya no empezar de nuevo… ¿Cuánto tiempo antes tengo que empezar a utilizar preservativo? y, por último, si más adelante lo quisiera utilizar de nuevo, ¿bastaría con empezar el primer día de la regla, no?»

    Pilar: Exactamente, el primer día del sangrado (no es una regla) todavía estás protegida, pero conviene que si tenéis relaciones con penetración empecéis a usar el preservativo. Felices Fiestas y mucho amor.

    Miguel_RD: «Llevo tiempo enrollándome con una chica y cuando he intentado penetrarla me cuesta, parece que no entra. Nos ha pasado bastantes veces y no sabemos qué hacer, ¿no lubrica suficiente? ¿Bastaria usar un lubricante? ¿Nos propones algun juego?»

    Pilar: Si no lubrica y tiene menos de cuarenta años, o no está suficientemente excitada o tiene un problema con las glándulas de Bartholino. En ambos casos con lubricación extra no es suficiente porque además de no lubricar los músculos perivaginales (que son los que rodean y cierran el orificio de la entrada de la vagina) no se relajan y por lo tanto éste está demasiado cerrado y duele con la penetración provocando a su vez ese dolor una contractura que llevará a más dolor. Lo primero que tenéis que hacer es ir al medico para que le haga una exploración y busque la causa de la mala lubricación. Si os dice que todo está bien, volvemos a la hipótesis de la falta de excitación y puede que sea una coito fobia, que es miedo al dolor durante la penetración en este caso necesitareis de una sexólogo/a. O volvedme a consultar y os daré unos consejillos de andar por casa, porque si es algo más profundo no podemos abordarlo desde aquí.

    Pepito 69: «Desde verano mas o menos, a mi novia, días antes de venirle la regla, le salen unas rajitas cerca del clitoris, las cuales le duelen mucho y no le permiten, por el dolor, ningún actividad sexual. Al principio, como empezaron en verano, creíamos que le salían por culpa del calor, pero vemos que eso ya no puede ser. Está a la espera de ir al ginecólogo, pero tiene miedo de que sea algo más y le gustaría saber algo orientativo al menos. ¿Qué podría ser?, ¿alguna infección, hongos…?

    Pilar:Por lo que dices (que a ciegas es difícil hacer un diagnóstico) me parece algún tipo de alergia, a los detergentes con los que se lava la ropa interior (dile que la lave SIN usar detergente, sólo en la lavadora con agua) o a los productos que usa como geles o jabones, (dile que se duche también con agua sólo, durante esos días). Pendientes de lo que diga el profesional que al verlo tendrá más información que yo.

    Un perdido: «Tengo 21 años, y hace pocos meses me salieron un par de manchas en el pene. Son dos pequeñas manchas marrones, puede que sean lunares, pero aun así me gustaría saber tu opinión, ya que aparecieron semanas después de empezar a mantener relaciones sexuales frecuentemente. No sé si servirá de ayuda, pero la duración de las mismas es algo elevada, y pensé que podría ser una acumulación de sangre. No producen ninguna molestia pero ahí están. Espero que sean lunares, aunque es un poco raro que salgan en esa zona, aunque sí que tengo alguno en lugares un poco perdidos.»

    Pilar: Supongo que las manchas que comentas están en la piel del pene, no en la mucosa del glande. Si es así, no pueden ser acumulación de sangre porque la sangre no se acumula en la piel sino en el interior llenando los cuerpos esponjosos y se va como se va el agua cuando comprimes una esponja. En el pene también hay lunares y verrugas planas, lo único que tienes que observar es: si crecen, si tienen los bordes de distinto color (más rosado) y si se abultan. Si pasan algunas de estas cosas o todas, no te entretengas y vete a un dermatólogo. Si no pasa nada estate tranquilo, son lunares normales y corrientes de los que salen con la edad.

    Doaki: «Mi pareja y yo estamos preocupados ya que pensamos que puede haber un posible embarazo de por medio y queríamos que nos dieses tu opinión. Verás, mi pareja siempre ha sido irregular, de hecho en los 5 años que llevamos juntos ha habido ya 4 o 5 ocasiones en que se le ha retrasado el periodo hasta 14 días y por ello no le hemos dado mayor importancia. Ahora ella tiene ya 17 días de retraso y estamos preocupados de que pueda ser un embarazo, pero no nos lo explicamos ya que siempre hemos mantenido todas las relaciones con preservativo, comprobando después que no estuviese roto llenándolo con agua y jamás hemos practicado la marcha atrás ni ha habido ni una sola penetración sin él, tampoco se ha salido ni quedado dentro de su vagina. Ella lleva como 4 días con dolores similares a los premenstruales, pero ni le duelen los pechos, ni tiene mareos ni vomitos ni ningún otro síntoma. Por otro lado, no ha estado expuesta a ninguna situación de tensión o nerviosismo últimamente ni ha habido cambios importantes en nuestra vida, que sabemos que son causas frecuentes de retrasos. ¿Es posible que hayamos tenido la mala suerte de ese 1 o 2% de gente que puede quedar embarazada por el uso correcto del preservativo?»

    Pilar:Puede que esté embarazada pero si se usa correctamente el preservativo como tu me cuentas es imposible a menos que hayáis jugado con el pene cerca de la entrada d la vagina y algo de semen haya caído allí y el pequeño movimiento de succión de la vagina lo haya metido dentro, de todos modos si lleva 17 días de retraso podéis usar el Predictor o cualquiera de los tests de embarazo que venden en las farmacias porque lo que os diga ya es la verdad y así saldréis de dudas. No hay un 1 o 2% de fallos si se usa correctamente el preservativo.

    Uno de los aspectos de la sexualidad que se suele resentir más con el tiempo es el deseo sexual, sobre todo en las mujeres. Pasada la época del enamoramiento y especialmente si estamos en una relación larga y duradera en el tiempo, puede llegar ese momento en el que el anhelo por la otra persona se reduce, disminuyen considerablemente el interés por mantener relaciones sexuales, así como las fantasías y pensamientos eróticos. En algunos casos incluso aparece malestar.

    Sin embargo, antes de profundizar en las causas y las posibles soluciones es importante saber varias cosas sobre el deseo sexual, tal y como destacan las expertas consultadas:

    1. El deseo cambia, evoluciona y se modifica a lo largo de la vida. Es decir, es absolutamente normal tener rachas de más deseo y rachas con menos deseo.
    2. Cuando hablamos de deseo sexual el imaginario colectivo lo identifica con la pasión y los impulsos irrefrenables hacia la pareja. Sin embargo, existen diferentes tipos de deseo.

    “Entender que el deseo impulsivo y espontáneo no es el único es clave para comprender qué pasa en las parejas de larga duración”, añade Carme Chacón, codirectora del Instituto de Sexología de Barcelona. Chacón establece tres tipos de deseo:

    • El impulsivo: es el que se relaciona con el enamoramiento. Cuando acabamos de conocer a alguien y el deseo nace de la necesidad de estar con esa persona todo el rato. Al principio existe un deseo sexual desaforado, pero conforme se estabiliza la relación es habitual que el deseo impulsivo disminuya. “Que este deseo impulsivo se convierta en sosegado no significa que las relaciones sexuales sean menos placenteras”, apostilla Chacón.
    • El activo: “Implica acción para provocar una reacción”, resume la codirectora del Instituto de Sexología de Barcelona, quien matiza que se trata de cultivar nuestro propio deseo y fomentarlo con ejercicios mentales o físicos.
    • El reactivo: el deseo de nuestra pareja activa el nuestro y hace que nos mostremos receptivas a tener relaciones sexuales aunque no tengamos ganas.

    “La mujer tiene un bajo deseo sexual cuando se reduce considerablemente las ganas de intimar y mantener relaciones sexuales. Además, no está receptiva y no tiene fantasías o pensamientos sexuales”, señala Chacón.

    Teniendo en cuenta esto, ¿cuándo podemos hablar de bajo deseo como algo problemático? Diana Lozano, sexóloga en Centro TAP. Tratamiento Avanzado Psicológico, indica que estaríamos en esa situación cuando la mujer lo ve como un problema, aparece malestar y tiene una sensación de pérdida con respecto a su fórmula anterior. Además, puede empezar a suponerle un coste si se siente diferente con respecto a las personas de su entorno. Si tiene pareja, empieza a repercutir en su relación.

    “Suele haber dos factores que contribuyen a que el malestar aparezca; por un lado, el sentirme diferente –sentirme diferente de otras personas a las que esto no les pasa, así como diferente de mí misma en otros momentos de mi vida- algo que contribuye a la conciencia de que algo está ocurriendo, y por otro lado, si se tiene pareja, el ver que el desajuste en los niveles de libido de ambos/as es grande y se va haciendo cada vez más costoso para la relación”, explica Diana Lozano

    ¿Por qué desciende el deseo?

    Las causas son múltiples y variadas. Las expertas resumen las más comunes:

    • El tipo de educación moral y religiosa que ha recibido la mujer.
    • La toma de alguna medicación: algunos psicofármacos, pueden tener como efecto secundario la reducción del deseo.
    • Cambios en la respuesta sexual como consecuencia de la edad y la llegada a etapas como el embarazo, el posparto o la menopausia.
    • Una inadecuada educación sexual: “algunas mujeres llegan a consulta y vemos que no tienen deseo porque al final no sienten demasiado placer cuando mantienen relaciones sexuales y no llegan al orgasmo. Entonces dicen: ¿para qué me voy a poner si yo tampoco me lo paso bien? Esas situaciones reducen el deseo sexual”, añade Chacón.
    • Experiencias sexuales traumáticas.
    • La aparición de dificultades o sensaciones negativas asociadas a los encuentros eróticos o a la vivencia de la sexualidad. “El deseo no es más que las ganas de repetir aquellos encuentros, contactos o códigos eróticos que nos hacen sentir bien y nos conectan con el placer; si por la razón que fuera, está apareciendo malestar, molestias o dolor en los encuentros eróticos, muy probablemente el deseo vaya a reducirse o a desaparecer”, explica Lozano. “En este tipo de situaciones, evitar seguir exponiéndonos a las sensaciones negativas es una clave de mejora; no obstante, el deseo probablemente no volverá a los valores de base si no se elimina la causa de ese malestar y no se vuelven a asociar sensaciones, emociones y vivencias positivas a la sexualidad”
    • Problemas de intimidad con la pareja o de comunicación sexual que impiden explicar bien a la mujer qué es lo que quiere y le gusta.
    • La rutina: en las parejas de larga duración pueden acabar rutinizándose los guiones sexuales por las dos partes y tal y como señala Chacón, “al final todo es tan igual, que aparece la sensación de que todo es lo mismo va bajando el deseo porque ya sabes qué va a pasar y cuál es el siguiente paso que va a dar la otra persona”.
    • El estrés, la ansiedad y el bajo estado de ánimo. “En estos casos, siendo el bajo deseo secundario a estas realidades –es decir, que el bajo deseo es consecuencia de los estados psicológicos- el acompañamiento terapéutico deberá ir orientado a la mejora de los primeros, para que el deseo se reestablezca tras la mejoría a nivel psicológico”, apostilla Lozano.
    • Los problemas de pareja y problemas cotidianos sin resolver: desequilibrios dentro de la relación en las tareas de casa o cargas familiares desiguales resienten el deseo sexual en el caso de la mujer. Un reparto más equitativo de las tareas puede influir positivamente en que el deseo vuelva a aparecer.
    • No hay ninguna causa aparente de esa desmotivación. “hay mujeres que las que el sexo no es lo más importante en la vida, no son asexuales, pero para ellas no es algo vital”, matiza Chacón.

    ¿Qué podemos hacer? Consejos de emergencia para aumentar la libido

    Todas estas causas pueden pasar factura a la sexualidad y al deseo. Sin embargo, la buena noticia es que tiene solución. Para empezar, la clave está en no agobiarse y asumir que el deseo fluctúa a lo largo de la vida. También hay que reconocer que existe un problema, que la chispa está apagándose o ya se ha extinguido y que es necesario implicarse para solucionarlo.

    A continuación es muy importante trabajar la comunicación sexual con sinceridad. “La mujer debe ser capaz de decirle a su pareja lo que le gusta y lo que no y la situación por la que está pasando, si le molesta el reparto de tareas de casa o no se siente querida, por ejemplo. Yo recomiendo que lo hablen tranquilamente tomando un café o una copa y que la mujer le pida ayuda a su pareja para solucionarlo juntos, poniéndoselo fácil y con paciencia”, recomienda Chacón.

    En este punto es importante llegar a acuerdos intermedios, ya que a veces cada miembro de la pareja se encuentra en un extremo. Estas discrepancias pueden verse, por ejemplo, en la cantidad de relaciones sexuales. A la hora de negociar es vital hacerlo de forma colaborativa porque los dos miembros de la pareja tienen que sentir que ganan con la decisión final.

    El siguiente punto en el que se puede trabajar es en abandonar el modelo rígido de la sexualidad basado principalmente en la penetración vaginal. “Desde hace décadas se sabe que la penetración vaginal a nivel fisiológico no es la práctica erótica potencialmente más placentera para las mujeres; flexibilizar los encuentros eróticos para que incluyen otras prácticas, otros juegos u otros códigos, además de ayudar a salir de la monotonía, generalmente puede resultar de mucha utilidad para que haya más apetencia y deseo de los mismos”, recomienda Lozano.

    Leer literatura erótica, ver películas de esta temática, añadir masturbaciones mutuas, trabajar las fantasías sexuales y compartirlas y abrir la mente facilitan que el deseo se reavive y añade un poco de picante a la relación.

    Dedicar tiempo al sexo

    El ritmo de vida actual muchas veces es un gran impedimento que deben sortear las parejas. “La vorágine de vida hace que lo urgente pasa por delante de lo importante, no ayuda. Es muy habitual que el día a día de muchas personas –de muchas mujeres- sea una larga sucesión de tareas y obligaciones (llevo a los niños al cole, me voy a trabajar, me escapo al gimnasio en la hora de la comida, les recojo y por el camino pasamos a hacer la compra, llevo al pequeño a su actividad extraescolar mientras hago los deberes con el mayor…). El no tener espacios y momentos al margen de la obligación y de la exigencia, suele ser uno de los mayores y más frecuentes factores que contribuyen a que los encuentros eróticos escaseen y el deseo pueda irse reduciendo al tener la sexualidad mucho menos presente. Por lo tanto, preservar algo de tiempo para el autocuidado y el erotismo, pueden ayudar a construir una tendencia diferente en lo que al deseo se refiere”, recuerda Lozano.

    Ambas recomiendan no ocupar todo nuestro tiempo de ocio en compromisos y reservar tiempo para nuestra sexualidad. “La espontaneidad está sobrevalorada. Hay que practicar lo que yo llamo sexo de pasillo, es decir, favorecer las situaciones eróticas durante todo el día y en cualquier momento comenzando por la despedida al irse a trabajar o el reencuentro a la vuelta. Los mensajes picantes, los besos y otros detalles diarios también contribuyen”, recomienda Chacón.

    Por último, Chacón insiste en realizar dieta digital regularmente: desconectar la tele, la tableta y el teléfono e invertir ese tiempo en la pareja. “Cada vez vemos más en consulta a parejas jóvenes que cada noche ven varios capítulos en Netflix o HBO y al final a la 1 de la mañana están cansados. El sexo necesita tiempo y eso muchas personas no lo tienen en cuenta”.

    Aumentar tu libido con estos 11 alimentos

    Los investigadores comprobaron que ingerir un vaso de este zumo de fruta cada día durante dos semanas producía un aumento de los niveles de testosterona de hasta un 30%, provocando un aumento del deseo sexual tanto en hombres como mujeres. El consumo de esta bebida también reduce el estrés.

    Visita este artículo: Beneficios de la granada para la fertilidad de la mujer

    11. Vainilla para aumentar tu libido

    El aroma de lavainillaes disfrutado por muchos y no es ningún secreto que ayuda a aumentar tu libido y el ambiente de la pareja. Las opciones para aprovechar sus beneficios son:

    • Aceite: Nada mejor para comenzar el romance que un masaje con aceite de vainilla.
    • Esencia: Los postres que combinan chocolate, vainilla y frutos rojos son una buena referencia de alimentos que estimulan tu libido.

    Son muchos los alimentos cuyas propiedades nutricionales podrían ser beneficiosas tanto para aumentar la libido como para reducir problemas de disfunción sexual. Lo importante es incluirlos dentro de una dieta saludable. Además, deben complementarse con hábitos saludables.

    Por otro lado, sabiendo que la falta de deseo sexual puede provenir de muchos problemas subyacentes, debe consultarse al médico o a expertos en salud sexual.

    admin

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *