0

Como tener bebes

Una pregunta que muchas mujeres se realizan es: ¿cómo sé si soy fértil? Una mujer que desee ser madre o tener hijos puede descubrir que esta pregunta no es tan fácil de contestar como parece, por lo que en este artículo vamos a conocer como una mujer puede determinar si es fértil y puede tener hijos en un momento especifico.

Lo primero que hay que mencionar es que no hay un examen especifico que determina la fertilidad ni que se puede determinar una vez por todas. Una mujer puede ser fértil en un punto de su vida, pero no en otro. La fertilidad involucra muchos factores diferentes, desde la edad hasta el momento del ciclo en el que se encuentra una mujer. Nunca va a haber una garantía del 100% de que una mujer se quede embarazada, pero si se puede considerar la probabilidad de que esto ocurra y que se puede hacer para determinar esta probabilidad.

El primer concepto que debes conocer en relación a la fertilidad es la probabilidad de fecundación. Esta probabilidad es del 20% por mes y hay un 80% de probabilidades de que una pareja fértil procree durante 6 meses.

Es importante saber que la infertilidad se diagnostica después de un año de no poder lograr el embarazo, por lo que es posible que no ocurra a la primera, pero sí que debería ocurrir en un periodo de un año sin utilizar anticonceptivos, ni tomar precauciones con la pareja.

Otro factor importante que contribuye a la fertilidad es la edad. Las mujeres son más fértiles cuando tienen 20 y después de los 35 hay una importante disminución en la fertilidad. No es que no se pueda después de esa edad, pero a partir de los 40 hay una probabilidad más baja de concebir, especialmente sin técnicas de reproducción asistida. Una mujer más joven tiende a ser más fértil.

Es por esto que si estás entre las edades de 20 – 35 años y no logras quedarte embarazada durante 12 meses de intentos debes acudir al ginecólogo para realizarte las pruebas diagnosticas, pero si por el contrario, estás entre los 35 – 50 años, y tras 6 meses de intentos, no has logrado el embarazo, deberías acudir en el sexto mes a tu ginecólogo.

¿Qué factores contribuyen a la infertilidad?

Existen diferentes factores que contribuyen a la fertilidad y que no siempre son tan obvios. Uno de ellos es el peso, ya que las mujeres que sufren un sobrepeso importante pueden tener problemas para concebir.

Por otro lado, las mujeres que son muy delgadas y no tienen suficiente grasa abdominal o que hace ejercicio en exceso o no comen lo suficiente, también pueden tener problemas lograr el embarazo.

El estrés que pueda tener la mujer en ciertas épocas del año, o el que le provoca no lograr el embarazo, puede ocasionar que no se conciba con facilidad.

Otro punto importante para saber si tienes una mayor probabilidad de embarazo es ver tu estado de salud general y de la salud reproductiva en específica. Problemas de salud como trastornos de la tiroides o problemas como la endometriosis que están directamente relacionados con el sistema reproductivo.

Si hay problemas de salud, esto puede afectar la fertilidad.

Para evaluar la fertilidad de una mujer hay que considerar factores como:

  • Edad
  • Peso
  • Estado de salud
  • Estrés

Sin embargo, en el ciclo de una mujer va a haber días en los que la mujer es especialmente fértil y en los que es menos fértil. Si se desea un hijo, es más probable que se de una concepción en los días más fértiles. Vamos a ver como se puede evaluar esto.

Días más fértiles de la mujer

El ciclo de la mujer, entre una menstruación y otra, dura alrededor de 28-30 días. Los días centrales del ciclo son los días más fértiles – estos son 14 o 15 días después del primer día de menstruación o 13-15 días antes de la siguiente menstruación.

Durante estos días de ovulación es cuando la mujer produce un óvulo, por lo que es más probable quedar embarazada. Es posible quedarse embarazada en cualquier momento del ciclo, pero es mucho menos probable. Entonces si yo busco como saber si soy fértil y en que días, necesito determinar el momento de ovulación de la mujer.

Conocer el día de ovulación

Se puede saber viendo la duración del ciclo y el punto medio del mismo.

Además también hay otras señales:

  • Utilizar un test de ovulación que determina si la mujer está o no en este periodo del ciclo.
  • Temperatura basal (temperatura corporal al despertar), tomar la temperatura corporal durante varios meses e irla anotando de manera constante. Antes de la ovulación la temperatura basal suele estar entre 36,5ºC. y 36,7ºC. Después de la ovulación, la temperatura aumenta entre 0.3 y 0,5ºC en los dos o tres días posteriores y se mantiene así hasta el final del ciclo. Los días anteriores al cambio de temperatura son los días donde existe una mayor probabilidad de quedar embarazada.
  • Según el flujo vaginal. La textura del flujo cambia dependiendo del momento del ciclo menstrual. Dos o tres días antes de la ovulación, el flujo se vuelve más abundante, transparente. A partir del último día de este tipo de flujo, empieza el periodo más fértil de la mujer.

Causas de infertilidad

Existen muchas causas tanto para la infertilidad masculina como para la femenina. Algunas son de sobra conocidas y, si padeces alguna de ellas, es posible que sospeches que quedarte embarazada no te va a resultar fácil. Por ejemplo, la edad. Y es que el mayor pico de fertilidad de una mujer se encuentra entre los 20 y los 28 años, a partir de los 30 la fertilidad va disminuyendo poco a poco y, pasados los 40, solo hay un 45% de posibilidades de concebir en un año, menos que una mujer de 35, cuyas posibilidades son del 75%, aunque más que una de 43 años que solo tiene un 2% de posibilidades. Por lo tanto, si tienes más de 40 años es más que probable que te cueste quedarte embarazada sin recurrir a tratamientos de fertilidad. (Si quieres calcular tu fertilidad, usa nuestra calculadora de fertilidad).

También el estilo de vida influye en nuestra fertilidad. Así, las personas obesas, que fuman, beben mucho alcohol o sufren mucho estrés tienen muchísimas menos posibilidades de lograr un embarazo de manera natural. Si te encuentras en uno de estos supuestos (o en varios) y quieres tener hijos, es momento de cambiar tus hábitos de vida y adelgazar, dejar el alcohol y el tabaco y llevar una vida tranquila.

No te puedes perder …

¿Puedo tener relaciones si estoy embarazada?

Fuera de las preocupaciones de los síntomas del embarazo y de las cosas que debes o no comer en esta etapa también es normal tener dudas acerca de si se puede o no tener relaciones durante la gestación, puesto que se llega a pensar que puede ser malo para el feto o para la futura madre.

Otro motivo que puede dificultar la concepción es la irregularidad de los ciclos ovulatorios. No saber cuándo se va a ovular, o no ovular todos los meses, dificulta enormemente saber cuándo son los días fértiles para mantener relaciones sexuales en ellos. Si eres irregular, no pierdas tiempo ni esperes un año. Cómprate un test de ovulación, una pulsera de ovulación o recurre a métodos naturales para saber cuándo ovulas como registrar tu temperatura basal cada día y la consistencia de tu flujo vaginal.

Asimismo, diversas enfermedades, tanto del aparato reproductor, como de otros sistemas, dificultan la fertilidad: endometriosis, síndrome del ovario poliquístico, enfermedad pélvica inflamatoria, diabetes mellitus, hipertensión, el hipo o el hipertiroidismo, la insuficiencia adrenal, la tuberculosis, tumores pituitarios, cáncer, etc. Si padeces o has padecido cualquiera de estas enfermedades, acude lo primero a un experto en fertilidad para que te indique si necesitas seguir algún tipo de tratamiento o no.

Por otra parte, existen otras enfermedades desconocidas que pueden afectar a la fertilidad, como alteraciones de las trompas de Falopio, útero bicorne, miomas en el útero, etc. Estas enfermedades no suelen conocerse antes de intentar el embarazo, por eso hay veces que no se sospecha que se padece infertilidad hasta que se empieza a buscar el embarazo.

Además, debes tener en cuenta que el problema de fertilidad puede no ser tuyo, sino de tu pareja. Los datos muestran que el 40% de los problemas de fertilidad en una pareja están causados por la mujer, el otro 40% por el hombre y el 20% restante por ambos. Por lo tanto, si lleváis un tiempo intentado tener un hijo y no lo conseguís, tendréis que haceros pruebas de fertilidad ambos.

¿Qué pruebas de fertilidad me harán?

En las mujeres, las principales pruebas para detectar si tiene algún problema de fertilidad o no son análisis de sangre completos con niveles hormonales. Una de las pruebas más informativas consiste en analizar el nivel de hormona estimuladora del folículo (FSH) al tercer día de iniciarse tu menstruación, ya que si el organismo necesita un nivel alto al principio del ciclo, puede significar que los ovarios tienen una reserva menor de lo normal o que la calidad de los ovocitos es baja.

También se puede realizar un histerosalpingograma (HSG) para valorar el útero y ver si las trompas de Falopio están abiertas. Esta prueba consiste en introducir un tinte en el útero con un pequeño tubo colocado a través del cuello. Ese tinte pasa a las trompas, revelando cualquier bloqueo o problema en el útero.

Otras pruebas posibles son la histeroscopia, la laparoscopia, evaluar los cambios del moco cervical a lo largo del ciclo menstrual, examen poscoital (EPC) para evaluar la interacción entre los espermatozoides y el moco cervical o un examen pélvico para determinar si hay quistes.

En el hombre, las principales pruebas son un examen físico para buscar cualquier tipo de alteración en los genitales y la próstata, analítica completa incluyendo hemograma, análisis de orina y bioquímica, seminograma o prueba de anticuerpos antiespermatozoides para comprobar si existen anticuerpos unidos a los espermatozoides que les dificulte moverse correctamente.

Una vez realizada todas las pruebas que los médicos consideren necesarias, los resultados indicarán si hay o no un problema de fertilidad y en quién de los dos se halla para decidir qué tratamiento de fertilidad es más conveniente para conseguir el tan ansiado sueño de tener un bebé.

¿Cómo puedo saber si soy estéril? Si lo soy, ¿existe alguna solución?

  • Mujer: exploración física, analítica sanguínea con estudio hormonal, ecografía vaginal, histerosalpingografía (para evaluar la permeabilidad de las trompas de Falopio si se va a realizar una inseminación artificial) y cariotipo (para analizar los cromosomas).
  • Hombre: seminograma, test de capacitación espermática, estudio hormonal, cariotipo y estudio de los cromosomas espermáticos.

Si quieres información más detallada sobre estas pruebas diagnósticas, te recomendamos que leas el siguiente artículo: Prueba de fertilidad para mujeres… y también para hombres.

¿Qué opciones tengo si soy estéril y quiero tener hijos?

En función del resultado obtenido en las pruebas realizadas, se indicará un tratamiento de reproducción asistida u otro para lograr la gestación. A continuación tenéis algunas de las alteraciones más frecuentes y cuál es el tratamiento indicado en cada caso:

  • Baja calidad espermática: en los casos con un factor masculino severo, la técnica de elección será la fecundación in vitro (FIV) con microinyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).
  • Azoospermia (ausencia de espermatozoides en el eyaculado): en este caso, será necesario recurrir a la biopsia testicular y al ICSI. Si no es posible conseguir espermatozoides de esta manera, se recurrirá a la donación de semen y se podrá realizar una inseminación artificial si la fertilidad femenina no se encuentra alterada.
  • Síndrome del ovario poliquístico y otras alteraciones en la ovulación: en algunas ocasiones, puede ser suficiente con mejorar el estilo de vida para lograr el embarazo de manera natural. Si no, inicialmente se optará por la inducción de la ovulación o por una inseminación artificial.
  • Baja reserva ovárica: si es posible, se realizará una FIV utilizando los óvulos de la paciente; si la reserva ovárica ya está muy comprometida, será necesario recurrir a la ovodonación.
  • Alteraciones genéticas transmisibles: podrá evitarse la transmisión mediante la FIV con diagnóstico genético preimplantacional (DGP) o recurriendo a la donación de gametos.
  • Obstrucción en las trompas de Falopio: lo más habitual es optar por realizar una FIV.

Además, puede ocurrir que no se detecte cuál es la causa de la esterilidad. Es lo que se conoce como esterilidad de origen desconocido. Te lo contamos aquí: Pruebas de fertilidad normales y no conseguimos el embarazo, ¿por qué?

Por último, también hay que tener en cuenta que en una pareja puede haber varias causas que afecten a la fertilidad simultáneamente. En estos casos, será necesario valorar todas las alteraciones presentes para indicar el mejor tratamiento para cada pareja.

Si tienes alguna duda relacionada con cómo saber si eres estéril o las posibles soluciones, ¡estaremos encantados de solucionarla!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *