0

Como tener la piel suave

10 trucos para mantener tu piel hidratada

Mantener la piel hidratada es uno de nuestros retos más importantes. El día a día, las variaciones climatológicas, la contaminación o la exposición al sol son solo algunas de las causas que pueden provocar sequedad, deshidratación u otras imperfecciones en nuestra piel. Para conseguir una piel hidratada y suave debemos cuidar de forma rutinaria nuestro cutis. Puede parecer complicado, sin embargo es más fácil de lo que nos pensamos. Toma nota de estos 10 trucos de belleza, ¡conseguirás un piel ideal!

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

1. Mantén una higiene facial diaria

Limpiar nuestro rostro es muy importante para mantener nuestra piel suave y fresca. Además, nuestra piel necesita respirar por lo que todas las noches, antes de dormir, debemos quitarnos el maquillaje y liberar nuestros poros.

Nuestra recomendación es que utilices agua fría para su limpieza ya que cerrará los poros y ayudará a la hidratación, al contrario que el agua caliente que reseca el cutis. Si tienes la piel sensible y sufres enrojecimientos con el agua, puedes hacerte la limpieza con productos suaves como por ejemplo el agua micelar.
Cuando termines, procura secar tu cara con mucho cuidado. Coge una toalla suave y seca tu rostro sin frotar bruscamente la toalla. Una vez que hayas eliminado la humedad, déjala secar al aire libre y por último, pulveriza tu piel con Spray de Agua Termal.

2. Exfolia tu rostro al menos una vez a la semana

La piel se regenera cada día, eliminando las células muertas de nuestro cutis. La exfoliación es un ritual de belleza que no debe faltar en nuestras rutinas beauty ya que hará que nuestra piel tenga un aspecto más rejuvenecido, suave y brillante.
Para ello puedes usar algún gel facial, como el Gel Exfoliante Suavidad de Eau thermale Avène, que contenga pequeñas partículas para que arrastren las células muertas, o incluso puedes optar por nuevos aparatos como los cepillos con rotores que limpian en profundidad la piel. Si tienes la piel sensible, no te olvides de consultar con tu dermatólogo cómo hacerte la exfoliación.

3. ¡Ten cuidado con las lesiones faciales!

Cuando nos miramos al espejo y nos vemos algún granito o punto negro molesto, intentamos extraerlos y acabar con ellos de forma inmediata pero cometemos un gran error. Hay que tener especial cuidado y evitar las lesiones faciales ya que inflamarán nuestro rostro y, posteriormente, saldrán marcas en nuestro cutis.

4. Relájate y descansa

Aunque no lo creas, dormir es el secreto de muchísimas mujeres para tener una piel perfecta. Cuando estamos durmiendo y descansando, nuestra piel regenera sus tejidos y células. Si tenemos un mal descanso o no dormimos las horas necesarias, la piel no cuenta con el suficiente tiempo para renovarse y cogerá un aspecto de envejecimiento a un ritmo mucho más rápido. Por ello, debemos dormir bien y mínimo 6 horas cada día.

© iStock

5. Utiliza los productos adecuados

Tenemos que pensar en un buen producto facial como una necesidad y no como un lujo. Necesitamos productos que funcionen en nuestra piel para conseguir una piel hidratada y suave. Uno de nuestros preferidos es Hydrance Intense Sérum Rehidratante de Avène, ya que es un producto de cuidado hidratante facial apto para todo tipo de pieles y que puedes usar a diario en la mañana y noche antes de aplicarte tus cosméticos habituales.
Además, el sérum Hydrance Intense Rehidratante de Avéne ayuda a recargar la piel de agua termal por lo que la hidrata de forma intensa durante 24 horas, ¡y se absorbe de forma instantánea!

6. ¡Protege tu piel del sol!

La protección solar es muy importante para nuestra piel. Debemos proteger muy bien la cara de los rayos UVA y UVB si no queremos que poco a poco vayan apareciendo arrugas y manchas en nuestro cutis.
Elige un buen protector solar para tu tipo de piel, si tienes la piel seca, te recomendamos que optes por la crema ya que te aportará un extra de hidratación. Si tienes la piel grasa, es mejor que optes por otros productos como los geles solares. Y, en cualquier caso, te aconsejamos que sea de protección alta (mínimo 30).

7. Bebe mucha agua a diario

Una piel hidratada empieza desde dentro. Beber agua es súper importante para una correcta hidratación de nuestro cutis, ya que el líquido actúa llegando hasta las capas más profundas de nuestra piel. La hidratación natural le dará a tu rostro más brillo y una textura suave. No te olvides de beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día, ¡notarás la diferencia!

8. Sigue una dieta saludable

Ingerir comida excesivamente grasienta, hará que tengamos una piel más grasa. Por ello, te aconsejamos que sigas una dieta variada y saludable en la que comas todo tipo de alimentos y evites la comida basura, ¡ayudará a tu piel y a tu salud!

Descubre: ¡Pásate a lo natural! 30 superalimentos para una vida más saludable

© Getty

9. ¡Nada de alcohol y tabaco!

Las sustancias dañinas son los peores enemigos para nuestra piel. El tabaco provoca la pérdida de las vitaminas A y C, que son necesarias para el colágeno de la dermis. Esto provoca un tono apagado de la piel así como la aparición de arrugas. El alcohol, por su parte, además de ser dañino para el hígado también lo es para la piel, entre otros órganos, ya que la deshidrata y provoca la aparición de acné y otras imperfecciones. Así que ya sabes, si quieres una piel perfecta, lo primero que debes hacer es eliminar las sustancias dañinas de tu vida.

10. ¡A sonreír!

La sonrisa es un gesto que hace mucho sobre nuestra cara. Además de activar nuestros músculos faciales, genera endorfina y nuestra piel luce mucho más luminosa y brillante. Fácil, ¿verdad? ¡Nunca dejes de sonreír!

‘Jamsu’, la tendencia de maquillaje coreana bajo el agua
Descubre todo lo que el carbón puede hacer por tu piel

5 mascarillas ideales para tener una piel radiante

Cuando te ves al espejo, ¿Cómo dirías que luce tu rostro? Si tuvieses que salir en pocos minutos a un evento, ¿Te sentirías segura sobre cómo luces? La realidad es que muy pocas responderían: “Sí” a esta pregunta. Por ello, queremos compartir contigo las recetas de algunas mascarillas para que luzcas un rostro radiante en cualquier momento.

Existen tratamientos faciales que, al ser aplicados con regularidad, nutren el rostro, combaten la resequedad o bien resuelven problemas de acné. Sin embargo, habrán ocasiones en que, seguramente, necesitarás tu rostro radiante para lucir un maquillaje perfecto, sin tanto tratamiento previo.

Si te has visto reflejada en esa situación, te invito a que pruebes las siguientes mascarillas:

1. Mascarilla de manzanilla y papaya

La manzanilla es de gran ayuda para desintoxicar la piel, mientras que la papaya exfolia y humecta.

  • ¼ de taza de agua tibia.
  • Un puñado de flores de manzanilla.
  • 1 rebanada de papaya.
  1. Coloca a fuego lento el ¼ de taza de agua tibia.
  2. Retírala del fuego cuando tenga una temperatura alta, pero aún sin hervir.
  3. Agrega las flores de manzanilla en un bol de vidrio y vierte el agua caliente.
  4. Deja enfriar la infusión por 10 minutos.
  5. Coloca la infusión de manzanilla en una licuadora con la rebanada de papaya.
  6. Licúa hasta obtener una pasta.

Aplicación:

  1. Aplica la pasta en el rostro con ayuda de una brocha.
  2. Cubre tu rostro con un paño o toalla húmeda.
  3. Deja reposar por 10 minutos.

Lee también: 8 productos naturales que aclaran la piel

2. Mascarilla de avena molida

La avena es un alimento de un increíble valor y aporte para la salud. Te recomendamos usar las mascarillas a base de avena no solo para el rostro, sino también para el cuerpo y el cabello.

Dos de los ingredientes de esta mascarilla son la miel y el hielo. La miel otorga un brillo increíble, mientras que el hielo atenúa las arrugas y tensa la piel. Y por supuesto, la avena hace las veces de un exfoliante.

  • ½ taza de agua.
  • 3 cucharadas de avena en polvo.
  • 1 cucharadita pequeña de miel.
  • 1 cubo de hielo.

Pasa el agua, la avena y la miel por una licuadora o un procesador de alimentos.

  1. Aplica en el rostro, de manera uniforme, con ayuda de un pincel o esponja.
  2. Deja actuar por 10 minutos.
  3. Retira con agua tibia.
  4. Pasa el hielo por todo el rostro para cerrar los poros.

3) Mascarilla de tomate

¿No tienes manzanilla ni avena a la mano? Pero seguro que sí tienes en tu cocina, aunque sea un trozo, tomate.

En ese caso, estás de suerte puesto que, además de ser un alimento fácil de combinar y muy nutritivo, el tomate es un excelente blanqueador facial y eliminador de bacterias.

Ingrediente:

  • 1 tomate.

Toma la pulpa con las manos, si el tomate está cocido. Si el tomate está un poco verde, machaca la pulpa con una cuchara o con un procesador de alimentos.

  1. Aplícala directamente en el rostro.
  2. Deja reposar por 5 minutos.
  3. Enjuaga con agua fresca.

Esta mascarilla es una de las mejores recetas faciales para tener un rostro radiante en solo unos minutos. Y es que la frescura que adquiere la piel es prácticamente inmediata. Si decides aplicártela con frecuencia, podrás observar que las manchas empiezan a desaparecer gradualmente.

4. Mascarilla de yogurt

Es una receta excelente para la elaboración de diferentes tratamientos faciales. La ventaja que tiene es que el yogurt se puede utilizar solo o acompañado.

Es una mascarilla ideal para las pieles deshidratadas, secas o con manchas.

  • 100 gramos de yogurt natural.
  1. Coloca el yogurt en el refrigerador una hora antes de aplicarlo.
  2. Bate el yogurt frío en un bol de vidrio por 1 minuto hasta que se vea cremoso.
  1. Aplica sobre tu rostro y sobre tu cuello, mientras el yogurt esté frío.
  2. Deja reposar 5 minutos.
  3. Enjuaga con agua fresca.

Para mejores resultados con esta mascarilla, la temperatura es fundamental; mientras más frío esté el yogurt, mejores serán los resultados en cuanto al aporte de frescura de la piel.

Visita este artículo: Utilidades de la mascarilla de yogur y limón

5. Mascarilla de plátano

Los plátanos son considerados uno de los mejores humectantes naturales; un verdadero regalo de la madre naturaleza. Y su acción es inmediata.

Así que aprovecha cualquier plátano que tengas en casa. Los más recomendables para preparar esta mascarilla son los plátanos maduros.

Ingredientes:

  • 1 plátano sin piel.
  • 2 cucharadas de yogurt.
  • 1 cucharada de miel.

Preparación:

  1. Tritura el plátano hasta lograr una pasta homogénea.
  2. Agrega el yogurt y la miel en un bol de vidrio y bate la mezcla sin cesar. También puedes mezclar todo en una licuadora, para un resultado más rápido.
  1. Limpia la piel.
  2. Aplica la mascarilla.
  3. Deja reposar por 5 minutos.
  4. Enjuaga con agua fresca.

Indicaciones adicionales al aplicar las mascarillas faciales

Para que estas mascarillas den los resultados esperados en cuanto a efectos en la piel, es importante que tomes en cuenta las siguientes indicaciones:

  1. Aplica las mascarillas sobre la piel limpia. Aunque algunas de las mascarillas exfolian, su acción será más rápida si primero lavas tu rostro con agua y jabón neutro.
  2. Prepara las mascarillas al momento. Evita dejarlas en reposo por más de dos hora Si las dejas por más tiempo, algunos de sus ingredientes pueden perder sus propiedades, lo que las hace menos efectivas.

Finalmente, usa productos frescos. Lo ideal es que elijas productos en buenas condiciones. En el caso de la papaya o del plátano, puedes elegirlos con cierto grado de madurez, sin que estén descompuestos, por supuesto.

Cómo conseguir una piel radiante

Mantén las fundas de las almohadas, los cepillos de maquillaje y las pantallas de los teléfonos limpios

Cualquier cosa que toque tu cara a diario atrapa la grasa, la suciedad, las células muertas, el maquillaje, etc. Mantén las fundas de las almohadas, los cepillos de maquillaje y tu teléfono móvil limpios de forma regular para evitar que transfieran todo eso de nuevo a tu cara (sigue las instrucciones de los fabricantes para hacerlo, claro está).

Practica ejercicio de forma regular

El ejercicio mejora la circulación y el estado de ánimo, y ambas cosas son necesarias para disfrutar de un brillo saludable. El entrenamiento regular también ayuda a dormir mejor, lo que nos lleva al siguiente punto…

Duerme bien por la noche

Aquí no hay vuelta de hoja: ocho horas de buen sueño por la noche marcan la diferencia y mantienen a raya las sombras oscuras y las amplias bolsas de los ojos. Configura una alarma para dormir además de para despertarte, para que no olvides el momento de irte a la cama.

Protege la piel del sol

El exceso de sol puede hacer que tu cara brille como no debería, ya que un bronceado puede convertirse pronto en una quemadura. Con el tiempo, los daños regulares por el sol pueden causar un envejecimiento prematuro de la piel, lo que conlleva una pérdida temprana del envidiable brillo de la juventud.

Por eso uno de los mejores consejos para que la piel esté radiante es aplicar con frecuencia crema solar en los días soleados. Las autoridades sanitarias recomiendan un factor de protección de 15 como mínimo, o superior si tienes el pelo rubio o pecas. El resto del tiempo, utiliza una hidratante con factor de protección, una «bb cream» o incluso una base.

Así que ese es el secreto de una piel radiante: solo tienes que probar estos consejos. Con un poco de suerte y constancia, tendrás una piel radiante en solo unos días.

*La vitamina C contribuye a la formación natural de colágeno para un funcionamiento normal de la piel

**10 veces más eficaz que la limpieza manual, pero con la misma suavidad. Comparado con el desmaquillante manual.

¿Cómo tener una piel limpia y suave? Esto es lo que debes hacer

Cuando se trata de lograr tener una piel limpia y sana, es crucial seguir un régimen diario; pero hay pequeños cambios aparte de lavarte la cara en los que quizás no habías pensado. Aquí van algunos consejos que puedes tomar para tener resultados inmediatos.

Te puede interesar: La aspirina, una aliada para eliminar las arrugas

Las manos lejos de la cara: Cada vez que te tocas la cara es probable que transmitas mugre, aceite y gérmenes al cutis. Así que el mejor enfoque es mantener las manos lejos de la cara. Esta regla se aplica también para las espinillas. Trata de resistir las ganas de exprimirlas, ya que podría causar una infección.

Cambia la funda de tu almohada: Cuando se trata de mantener limpia la piel, es importante cambiar de funda lo más frecuentemente posible. En la noche, al dormir, el cabello y la piel están en contacto directo con la funda. Los aceites naturales del pelo y los productos para el cabello, si los usas, se pasan a la funda y terminan en tu cara. Usa cada noche una funda limpia y si lavarlas con frecuencia no es una opción, ponlas al revés o dale la vuelta a tu almohada para ayudar a evitar que se acumulen impurezas en la piel.

Limpia tu teléfono: Si tu teléfono te toca la cara, hay grandes posibilidades de que le deposite gérmenes. Limpia diariamente tu teléfono con un desinfectante para manos en aerosol o con toallitas antibacterianas. También puedes formarte el hábito de usar el altavoz o audífonos para así evitar el contacto.

Recógete el pelo: Tu cabello está recubierto de aceites, de los productos que uses en él y también atrapa la mugre con la que entra en contacto. Estas impurezas pueden transferirse a la cara, lo que da como resultado una erupción cutánea. La solución es mantener el pelo fuera de la cara lo más frecuentemente posible, especialmente cuando estés en el gimnasio o en la cama.

Quítate el maquillaje: Dormir con maquillaje puede hacer que los poros se tapen y produzcan acné. También esto puede provocar resequedad, enrojecimiento e irritación de la piel. Cada noche antes de irte a la cama, lávate cuidadosamente la cara para eliminar todo el maquillaje, inclusive el maquillaje para ojos.

Evita los productos a base de alcohol para la piel: Los productos de cuidado para la piel que contengan alcohol tienden a resecarla. Si ya eres propensa a la resequedad, el resultado puede ser una piel seca, escamosa e inclusive, agrietada, lo cual hace que te veas mayor. Busca productos sin alcohol que serán mucho más suaves.

Aplícate el maquillaje después de terminar con el cabello: Si te pones el maquillaje y después te secas el pelo con secadora, el maquillaje puede derretirse. Y entonces, cuando se seca, se queda en los poros y los obstruye. Sécate el pelo primero y así puedes evitar este problema.

Limpia tus lentes: Si notas erupciones cutáneas en la nariz, sienes o la parte superior de las mejillas, los culpables podrían ser tus lentes. Al igual que con el teléfono, necesitas formarte el hábito de limpiar tus lentes. Todos los días, aplícales alcohol desinfectante o un desinfectante para manos en aerosol y límpiales los lentes, las patas, las plaquetas y el puente para asegurarte de que estás eliminando los gérmenes, maquillaje, aceites y mugre.

Quiere a tu cuerpo: Las erupciones en la piel pueden aparecer en otras partes del cuerpo además de la cara, como la espalda y los hombros. Para mantener limpia la piel de todo el cuerpo, asegúrate de lavarla de pies a cabeza y de usar una crema humectante. Además, después de hacer ejercicio, trata de quitarte de inmediato la ropa sudada, inclusive si no tomas una ducha inmediatamente. Y siempre sécate la piel, sin frotarla, con una toalla limpia. Nunca te seques con la toalla de manos de la familia.

Te puede interesar:

#Belleza Lo genial de esta nueva tendencia es que no todas tienen que tener el mismo peinado

Posted by Colombia.com on Tuesday, January 30, 2018

Colombia.com

09 de Mayo de 2012 – 11:12 CEST by hola.com

Una piel suave y sedosa es el anhelo de muchas mujeres, que ven cómo el cutis de su cuerpo se torna seco y áspero. ¿La solución? La hidratación es la clave. Nichola Joss, experta en belleza, ha colaborado con la firma Gillete Venus para darnos una serie de trucos, sencillos y, algunos de ellos, caseros, para presumir de piel perfecta todo el año. Estos son tres de ellos:
Sumérgete en tu spa-casero. Joss apunta que es importante ponernos en ambiente. Para ello, enciende unas velas, prepara un baño con agua templada y añade unos aceites. Prueba con el aceite de rosas y naranjo.
Sumérgete en el baño lentamente y empieza el tratamiento con un ligero y suave masaje en las piernas con un bálsamo corporal. Luego usa un exfoliante casero hecho a base de azúcar moreno y miel mezclada con aceite de oliva. Aplícatelo por todo la piel suavemente y en movimientos circulares. Te dejará la piel limpia, suave y sedosa.
Aporta mayor firmeza a la piel con un masaje. Aplícate unas gotas de aceite corporal en las palmas de las manos y frótalas hasta que se templen. Eleva una de las piernas y flexiona suavemente la rodilla, y a continuación comienza el masaje para drenar desde el tobillo. Mi truco es siempre trabajar las extremidades desde fuera hacia dentro para activar la circulación y estimular las glándulas linfáticas que eliminan las toxinas del cuerpo y previenen la retención de líquidos.
Aplícate una mascarilla de piernas durante toda la noche. Es una alternativa perfecta para la piel seca y sensible. Necesitarás unos calcetines que te lleguen hasta las rodillas, media taza de aceite de almendra, un aguacate, 2
cucharadas de miel, 5 gotas de aceite de rosa y 4 de aceite de naranjo. Machaca el aguacate, añade los aceites y la miel y mézclalo todo hasta conseguir una pasta. Aplícatelo en las piernas, envuélvelas con papel adhesivo y
ponte los calcetines. Puedes mantener las piernas elevadas en una almohada mientras duermes. Al día siguiente por la mañana, retíratelo y hazte un masaje en las piernas con aceite corporal para obtener suavidad extra.
Y además: unas piernas bonitas no lo son si no están perfectamente depiladas. Si sueles usar cuchilla, una buena alternativa es la maquinilla Venus ProSkin Sensitive, específicamente diseñada para ejercer una menor presión en cada pasada y así reducir la sensación de irritación.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *