0

Como tocar el pene

NovaLife

A ellos también les gusta que les acariciemos en otros lugares menos evidentes en su cuerpo, cargados de terminaciones nerviosas y súper sensibles que si se estimulan adecuadamente pueden hacerles gozar de lo lindo. Te mostramos el decálogo definitivo de puntos calientes masculinos y te chivamos alguna técnica para que le conduzcan al orgasmo de su vida.

La zona V

El bajo vientre de tu chico, sobre todo si está mazado, no sólo es una maravillosa zona de recreo para tus ojos y tus manos. Si le acaricias alrededor del hueso de las caderas, él también disfrutará del juego. Prueba a trazar el dibujo de su V con la lengua esta vez, después de hacerlo con los dedos y las uñas. Hazlo una y otra vez sin tocar el pene hasta que no pueda soportarlo más.

Su labio inferior

¿Sabes ese punto entre tu labio inferior y tu barbilla donde suele salirle ese pelillo indomable? Pues es una zona erógena. Al parecer, esta pequeña y delicada curva facial está llena de receptores de nervios extra sensitivos. Así que, a por ella. La próxima vez que estéis en preliminares, lame el labio inferior de tu pareja y acaricia esa área de debajo con la punta de la lengua. Es un movimiento capaz de estimular toda la zona erógena de manera muy sensual, que seguro que le pone a mil. Al mantener su labio inferior dentro de los tuyos, magnificarás esta sensación con corrientes eléctricas viajando directamente de su boca a su miembro.

La nuez

Seguro que nunca te habías planteado que la ‘manzana de Adán’ de tu chico pudiera ser una zona erógena. Pues lo es, y de las grandes. Se debe a que justo debajo de la nuez masculina se encuentra la glándula tiroides, estrechamente ligada a los órganos sexuales, según la antigua medicina china. Cuando esté tumbado boca arriba, masajea esta zona (sin ejercer demasiada presión) con la lengua plana y ligera. Haz movimientos circulares amplios para asegurarte de que estás estimulando justo ese punto de la tiroides.

Sus pezones

Los pezones masculinos son iguales que los femeninos, incluso podrían llegar a ser igual de sensibles al tacto. Sin embargo, para muchos hombres sus pezones son territorio inexplorado, una zona erógena con la que no han experimentado. Hasta hoy. Prueba a lamérselos desde su areola hacia adentro, como si fueran un cono de helado. Ve acercándote poco a poco hacia al interior y cuando llegues, muérdelos suavemente. Flipará con este juego.

Torso | Agencias

El tendón de Aquiles

Esa zona que a veces se fastidian los deportistas y que se llena de heridas cuando estrenas zapatos. Justo esa. Entre el talón de tu chico y su tobillo hay un punto de presión del tamaño de la punta del dedo que, según los expertos, está ligado a los órganos sexuales. Presionarlo libera energía y produce mucho placer, sobre todo si consigues hacerlo cuando esté a punto de llegar al clímax.

Su perineo

Todas sabemos que este trozo de piel que se encuentra entre su pene y ‘las joyas de la familia’ es donde se esconden sus superpoderes orgásmicos. Si es demasiado tímido como para dejarte jugar en esta zona, apáñatelas para agarrar su miembro durante el misionero y presiona suavemente en este punto con los nudillos. A medida que se acerque al orgasmo, empuja un poco más fuerte y prepárate para los fuegos artificiales.

La costura de sus testículos

Sí, los testículos son como los calcetines, hay una costura entre ellos que los separa, y dicen que es fuente desconocida de placer nervioso que corre de arriba a abajo a lo largo de su escroto. Si quieres comprobarlo, trata de agarrar ambos testículos con una mano mientras presionas suavemente con la otra mano la parte superior del pliegue (cerca de donde los testículos se conectan a la base de su pene). Una vez ahí, traza con los dedos el camino hasta la parte inferior de su escroto.

El frenillo

El punto F está situado debajo de la corona de su pene y conecta la cabeza con el eje. A menudo se pasa por alto pero en realidad en el frenillo confluyen un montón de nervios y cuando se manipula adecuadamente puede desencadenar una reacción en cadena de éxtasis. Toma nota. La próxima vez que el pene de tu chico pierda firmeza, mantenlo con una mano mientras rodeas con la lengua toda la corona hasta llegar al punto F. Volverá a ponerse a tono enseguida.

La parte baja de su espalda

Parece obvio. A todos nos gusta que nos acaricien el lomo, pero lo que no te imaginas es que estimulando la parte baja de su espalda, la que casi llega al culete, puedes conseguir hacerle llegar al orgasmo sin ni siquiera quitarse los pantalones. Y es que el nervio que estimula todas las áreas de la ingle se encuentra ahí, en la parte inferior de la médula espinal.

Los lóbulos de sus orejas

Los lóbulos de las orejas son unos bolsillos de piel bastante subestimados, porque en realidad tienen mucha sensibilidad. Prueba a besar a tu pareja a partir de su hombro hasta su cuello, y detente justo antes de llegar a su oreja. Una vez ahí comienza a besarle el lóbulo y usa la lengua para acercártelo a la boca. Juega con mordiscos suaves, saliva, besos… y vigila no tocar mientras lo haces ninguna otra parte de su cuerpo. Te lo pedirá a gritos.

20 formas de seducir a un hombre en 60 segundos

No es química química nuclear, son tips básicos para lograr encender la pasión en segundos. ¡Mucha atención!

Excitar a un hombre puede ser una tarea tediosa o demasiado sencilla: sabemos que su libido se dispara con cualquier toqueteo bien puesto. Pero volverlos realmente locos puede ser una misión titánica…hasta ahora.

Aprende tácticas sencillas que solo tomarán segundos pero que les dará cuerda por muchas horas más de acalorada y entusiasta pasión.
1. Acariciar con cuidado sus testículos.

Ellos sabrán para dónde vas, pero antes de “partir el pastel”, el estímulo de esta parte de la anatomía masculina puede hacerlos ver estrellas “antes de”. Las terminaciones nerviosas de los pliegues de los testículos los estimulan y excitan con un roce delicado a manera de círculos o de arriba hacia abajo.
2. Masajea sus pectorales.

El pezón es otra área sensible en ellos, incluso más que en nosotras. Gran parte de su virilidad trata de reflejarse en su aspecto físico; si tocas con sensualidad sus pechos a manera de admiración, su ego subirá, así como sus ganas de lanzarte a la cama para mostrarte sus otros atributos masculinos.

¿Quieres saber que están pensando ellos realmente cuando te quitan la ropa? Aquí te lo contamos todo.


3. Sexo con sabor.

Úntale el abdomen con algún tipo de invento culinario: salsa de chocolate, cremas o líquidos dulces. Limpia la zona con tu lengua mientras jugueteas con la misma, intercalando con tiernos y apasionados besos sobre su vientre.
4. Baila sobre él.

Nada de danzas de ballet. Corretea con tu retaguardia, menea tu cadera y pasa tu cuerpo sobre el suyo mientras haces movimientos al ritmo de la música, teniendo en cuenta que debes resaltar tus puntos más fuertes: piernas, cola y busto. Muévete y deja que él te toque mientras lo haces. En menos de nada te agarrará y la danza será ahora de dos, pero ya sabemos de qué forma.

Los hombres tenen ciertas fijaciones que quieren que les hagamos realidad. Aquí te dejamos 10 de ellas para que lo pienses.


5. Aráñalo.

No es una práctica sadomasoquista ni extrema, por el contrario, es una muestra de aprobación y satisfacción por parte de la mujer. Reemplaza de forma eficiente los gemidos que se producen en pleno acto. Aprieta su espalda, sus brazos y muslos, como signo de placer y de que te está haciendo llegar al cielo. A ellos les gustan los rasguños delicados y la fuerza que ejerces sobre él cuando estás en pleno clímax del encuentro sexual.
6. A ciegas.

Véndale los ojos mientras pasas tus manos por sus zonas erógenas, o mientras lo mordisqueas por todo el cuerpo. El misterio y la duda alterarán sus sentidos de forma positiva. Deja que juegue con tu anatomía a través del tacto, y de vez en cuando hazle el quite para que él te busque emocionado.

Si le quieres meter un extra picante, ten en cuenta este top 10 experiencias más hot para vivir en pareja. No dudamos que te dan ganas de animarte.


7. Rozarlo con una pluma.

Sí funciona. Si a esto le sumas un coqueteo visual y susurros al oído o soplidos en la nuca, hay éxito asegurado.
8. Siéntate en su espalda.

Con fuerza y con decisión, no hay espacio para delicadezas. Muévete con ritmo mientras le haces un masaje profundo que inicie en el cuello y termine en la cadera. La potencia con que lo hagas es el secreto del triunfo. Roza tu pelo en su espalda, el complemento perfecto.


9. Juega con los pies.

Pasa tus pies por todo su cuerpo, haciéndole cosquillas y caricias breves.
10. Perfumes y cremas.

Deja que él te aplique tu perfume o cremas favoritas, mejor si son nuevas y él no las conoce. La acción del contacto de la piel mezclada con la estimulación de las mucosas olfativas lo excitará en segundos.


11. Pídele que te traiga una toalla después de que hayas tomado la ducha. Deja que él te aprecie desnuda y empapada mientras lo miras directamente a los ojos. Si permites que te envuelva para secarte, en cuestión de segundos te la volverá a quitar.

12. En cuatro… ¡y mejorado!

Laura Beltrán, sexóloga y colaboradora para la revista Cosmopolitan, aconseja reinventar la popular postura de “El perrito”, una de las preferidas para un “rapidito”.

Ponte en cuatro pero esta vez agacha el torso hasta que tu cabeza se apoye de alguno de tus brazos. Con la mano que te queda libre, agarra la base de su pene mientras te penetra. Su pene entra en una dirección diferente y aumenta la fricción del miembro.

Apostamos que esto te está dando ganas de conocer los 5 tipos de sexo para salir de la rutina. ¡No te quedes en las mismas!


13. Sorpréndelo con sexo oral.

Vete a otros terrenos que excluyan la cama. En un restaurante, en una fiesta, mientras ven una película, en el baño de un avión, en el parque, en el auto camino a casa, la idea es que sea en el lugar y en la situación que menos se lo espere.
14. Sexting

Envíale un e-mail o un mensaje de texto con un poco de “dirty talk”: palabras sucias, eróticas y excitantes. De la nada déjalo boquiabierto mientras trabaja y recibe peticiones tuyas con un toque muy picante.


15. No usar brasiere.

Deja que entre tu camisón o vestido se resalten tus atributos femeninos. En una tarde de domingo, en un viaje o en cualquier lugar donde la pena no te cohíba. No solo los concursos de camisas mojadas son aptos para “dejarte ver”. Nada más sexy que él pueda acariciar tu espalda debajo de tu blusa y encontrarse con un obstáculo menos. Eso lo pondrá a mil.
16. Despiértalo en la mañana con lametazos sexies en sus manos y cuello. Un preámbulo excelente para el sexo mañanero, otra de las cosas que los excita de forma contundente.


17. Deja que te observe mientras te “autocomplaces”.

Luego viene su turno de terminar con lo que iniciaste.
18. Lamer y lamer.

En esta ocasión hablamos de los dulces y demás deleites gastronómicos que se te crucen por el frente. Toma una colombina, un ramo de uvas o cerezas, un chocolate y todo aquello a lo que le puedas dar una sesión de lametazos y hazlo frente a tu pareja.

¿Esto te está interesando? Es probable que quieras conocer entonces las cosas que ellos no soportana la hora del sexo. Vale la pena tenerlas claras

19. Etiqueta sexual en la mesa.

Aprovecha la distracción de una cena o almuerzo y de las charlas para pasar tus pies sobre sus piernas y genitales por debajo de la mesa. A él le excita saber que es tu único objetivo entre varios acompañantes a su alrededor.
20. Es hora de comer…sobre tu cuerpo.

No está de más si de vez en cuando le sirves la cena o desayuno sobre ti y le permites que saboree sus platillos favoritos junto con el roce de tu piel. Tú serás el plato fuerte.

Por si acaso, te dejamos las 14 leyes sobre buen sexo que todas las mujeres deben conocer. Nunca sobra… nunca sobra.

Si este artículo te gustó, te invitamos a conocer todo nuestro repertorio sobre sexo y placer en este enlace.

5 técnicas para excitar a un hombre con las manos

Las manos pueden ser las mejores aliadas para elevar el deseo sexual en los hombres. Aunque es importante sacar a flote todas las herramientas de seducción, una adecuada estimulación manual puede ser suficiente para volverlos locos.

Si bien se ha destacado la importancia de los preliminares para facilitar el orgasmo femenino, lo cierto es que a ellos también les gusta que su pareja los excite mediante caricias, masajes o cualquier otra técnica. De hecho, es idóneo para potenciar las erecciones, en especial cuando ha habido manifestaciones de disfunción eréctil antes o durante el encuentro sexual.

¿Aún no lo has intentado? Si quieres sumergir a tu hombre en una experiencia más placentera de lo habitual, no dejes de conocer algunas de las técnicas para aprovechar el poder de tus manos.

¿Por qué es importante excitar al hombre?

La mayoría de los hombres quieren ir directo al grano cuando de sexo se trata. Sin embargo, con el ánimo de potenciar los orgasmos en sus parejas, muchos empezaron a darle más importancia a la etapa de los preliminares.

El problema es que muchas mujeres se limitaron a recibir placer y pasaron por alto que ellos también quieren ser estimulados. La creatividad de seducción que tiene la mujer y el erotismo de su cuerpo son claves para excitarlos en los momentos previos al sexo. Esto no solo permite elevar su deseo sexual, sino que facilita la erección de su miembro y la motivación en la cama.Ignorarlo puede hacer caer la relación en una rutina sexual poco saludable.

Visita este artículo: Estimulación sensorial: los sentidos que nos dan placer sexual

Técnicas para excitar a tu hombre con las manos

Cuando el hombre siente atracción por su pareja, el arte de excitarlo no es tan complicado. Por naturaleza, ellos experimentan una gran variedad de sensaciones antes de la relación sexual.

Sin embargo, si lo que deseas es que no te olvide, puedes poner en práctica algunos “truquitos” con las manos para enloquecerlo mucho más.

1. Acariciar su cuero cabelludo

Para empezar tu juego de seducción de una manera muy sutil puedes darle caricias en el cuero cabelludo. Esta parte del cuerpo cuenta con una gran cantidad de terminaciones nerviosas que, al ser estimuladas, producen un escalofrío cargado de placer.

  • Masajéalo suavemente con las yemas de tus dedos y observa su reacción.

2. Tocar su boca

Acariciar los labios de tu pareja aumenta el erotismo del encuentro sexual. La piel delicada que los recubre responde con facilidad a cualquier estímulo que se le aplique.

  • Por esto, además de besarlo de forma apasionada, usa tus dedos para tocarlos con suavidad.

3. Masajear su pene

Cuando quieras dar un paso más grande hacia la relación sexual, realiza un masaje sobre su pene. Ten en cuenta que la parte inferior del glande es una de las zonas más sensibles. Por esta razón, es conveniente que apuntes tus caricias a esta zona.

  • Frótala con cuidado, usando las palmas y dedos de las manos. Cuidado al tocar, pues una caricia brusca puede causar incomodidad o dolor.
  • Para no quedarte en este mismo punto, continúa acariciando el resto del miembro. Envuélvelo con tus dedos y frótalo hacia arriba y hacia abajo, en diferentes velocidades.

Lee también: ¿Es posible alargar el tamaño del pene?

4. Estimular su perineo

El perineo, también conocido como periné, es una zona erógena que se encuentra ubicada entre el escroto y el ano. Una correcta estimulación es perfecta para llevarlos a otro nivel de excitación.

Este punto se considera el tercero más sensible después de los testículos y el pene. Por esto, hay que tratar de acariciarlo suavemente, mediante toques o presiones suaves.

  • Realiza un suave roce con la yema de tu dedo. Luego, cuando notes que le agrada, haz una ligera presión, arrastrando con suavidad el dedo sobre la zona.

5. Acariciar los testículos

Para completar estos masajes eróticos, no debes olvidar acariciar los testículos. Recuerda que la zona es demasiado sensible y un mal movimiento puede arruinar el momento. Hazlo suave para no causarle dolor.

Usa una de tus manos para acariciar su pene, mientras, con la otra, tocas los testículos. ¡No hay afanes ni limites! Recuerda que no hay un tiempo establecido para los preliminares. Ambos pueden ser muy creativos para producir distintas sensaciones antes de dar un paso hacia el coito.

Usa estas técnicas con las manos, pero no te olvides de los besos, la lengua y otras partes de tu cuerpo que lo pueden estimular.

Por más que digan que los hombres no ocupan mucho para excitarse, la verdad es que también depende mucho de con qué tipo de mujer se topen, ya que muchos de ellos se quejan de que hay ciertas mujeres que solo están serias y estáticas acostadas esperando que ellos hagan todo.

Si eres una mujer que estás iniciando una relación y no sabes por donde empezar, aquí te dejamos los siguientes consejos de las zonas específicamente donde tocar a tu hombre.

Foto:

1. En primer lugar tu pierde esa pena de estar haciendo el amor con la luz prendida, a ellos les excita verte, tal como eres, si quisieran a una súper modelo no estarían contigo, te quiere atí así al natural, bonita, con sentimientos y con esa especial conexión que existe entre los dos. Si están desnudos, bésalo, despacio, lentamente puede empezar con EL CUELLO es zona es estratégica, de inmediato sentirás su reacción.

2. El estimularlo implica que toques sin miedo, que deslices una y otra ve tus manos sin limites, a ellos les encanta que laman sus pezones, sin prisa, el ritmo lo marcarán los dos cuando las cosas vayan subiendo poco a poco.

3. Mordisquea sus orejas, lento y respira un poco excitada cerca de ellas, que él sepa que te hace sentir bien acariciarlo. ¡No querrá que lo dejes nunca!.

4. Las palabras en vo baja, diciéndole: «¿Por qué me encantas tanto?… ¡Preparate!, lo elevaras a la luna.

5. Cuando menos pienses estarás acariciando los genitales con la lengua, la parte que más disfrutan es la manipulación del escroto. Todo hasta la parte de los testículos, son una parte muy sensibles en tu hombre. ¡Eres una diosa!, ¡ellos no olvidarán esto jamás!

6. Tu boca es importante para ellos, y la suavidad o la intensidad se va realizando poco a poco y no hay cosa que deseen o imaginen más que ver tu boca ocupada con su miembro, hazlo y lo volverás loco.

7. Otra de las zonas que les encanta le acaricies suavemente es la que va del miembro hacia atrás de los testículos.

8. Nunca olvides que besarlo en la boca, es clásico y romántico, hazlo ( Tu ya sabes como lo disfruta).

9. Este punto es muy importante, es verdad que los hombres siempre dicen que prefieren a una picara y diabla en la cama, pero nunca dejan de pensar en la santa que tu llevas dentro y esa combinación es perfecta para ellos. Así que redescubrete y haz que tuu relación sea todo un éxito.

10. La lencería que llegues a usar pregunta que color le gustaría y dale rienda suelta a a imaginación.

¡Animo chicas estas batallas son las mejores!…

¿A poco no?.

Temas

  • Pasión
  • consejos
  • pareja
  • relación

¿como tocar a mi novio?

Hola Laurita,

Acariciar las partes íntimas de cualquier hombre no es un inocente jugueteo, lo que tu estas queriendo hacer es mucho mas que eso. No se que edad tengas, pero evidentemente eres una niña todavia, no tienes la intension formalizar la relación con tu novio ni mucho menos tener un hijo y criarlo con éxito. Lo que tu estas preguntando es un indicativo de que eres inexperta en el tema del líbido masculino, lo cual te convierte en PRESA FACIL para CUALQUIER hombre que solo quiera pasar un rato cachondo. Los hombres no sienten igual que tu, ni piensan como las mujeres, los hombres no piensan en las consecuencias de sus actos sexuales, ellos solo piensan en satisfacer sus deseos y nada mas, pero tu eres la UNICA responsable de no darles la oportunidad de abusar de ti, de ser violada o de quedar embarazada. Al momento de masturbar a un hombre te estas metiendo a la boca del lobo por voluntad propia, no se si me explico, pero te estas metiendo en problemas mayores y no vas a poder salir de ellos despues, AGUAS Laurita!!! Tocar a un hombre es detonar el boton para que ellos piensen que tu quieres TODO con ellos, y ese todo, significa sexo, relaciones, sexo anal, sexo oral, etc etc etc. ¿Tu estas de acuerdo en vivir esto cuando no estas preparada para confrontar las consecuencias?

PIENSA CON LA CABEZA no con la vagina.

Cómo tocar a un hombre para que enloquezca

Tanto si te preguntas cómo tocar a un hombre por primera vez, como si ya tienes experiencia previa en la cama, es vital utilizar el coqueteo, la sutileza y la imaginación. La piel es el órgano humano más grande y puede estimularse en toda su extensión. Aprovecha para quitarle la ropa lentamente mientras le besas o le dedicas una mirada furtiva, a la vez que desabrochas el cinturón y le sacas la camiseta. Bésalo en la oreja suavemente, baja por su cuello tocando la piel con la punta de tu lengua y detente en su hombro. Bésalo de nuevo y toca con las yemas de tus dedos su pecho hasta llegar al abdomen, detente unos segundos en la zona y, sigue bajando lentamente hasta llegar a sus genitales.

Una vez llegados a este punto puedes acariciar sus testículos, agarrar suavemente el pene y empezar a masturbarle. Si no estás segura de cómo hacerlo, en este artículo te explicamos cómo masturbar a un hombre con la mano. No te cortes a la hora de pensar en formas de cómo tocar a un hombre. Aprovecha sus zonas erógenas y no te limites a acariciarle con tus manos, utiliza tus labios, lengua, e incluso tus pechos, con los que puedes rozar suavemente su abdomen o su pene.

Si lo que pretendes es averiguar cómo tocar a un hombre en la cama cuando ambos os encontráis iniciando la experiencia sexual, lo mejor es que aproveches las posibilidades que brinda este lugar. Estírate sobre él, roza tus pechos desnudos sobre su torso, juega con su imaginación haciendo movimientos sugerentes, quítate lentamente el resto de ropa y quítasela a él. Utiliza lubricante para que el encuentro sea más placentero o incluso juguetes sexuales y, sobre todo, no olvides que los genitales son muy sensibles y que al tocarlos puedes seguir estimulando otras zonas.

Por suerte Cosmo conoce las claves para que toques a tu chico en el punto exacto y de la manera adecuada.

Si realmente quieres que tu hombre caiga a tus pies y te venere como fuente de placer, deberías aprender algunas lecciones básicas sobre anatomía masculina. Son muchas las sensaciones que él experimenta porque, con cada una de tus caricias, la temperatura corporal de tu chico aumenta, el ritmo sanguíneo se acelera, la piel se hace más sensible a cualquier tipo de roce y … ¿Quieres saber más? Lee nuestras lecciones de sexo, ponlas en práctica y comprueba los efectos con tus propios ojitos.

La caricia sorpresa…

Si de pronto te acercas a tu chico, le bajas la cremallera del pantalón y le metes mano, lo más probable es que él se excite al instante. Sí, peeero, hay formas más sutiles de complacer sus deseos y, he aquí lo bueno, las caricias menos obvias pueden producir sensaciones mucho más intensas. ¿Por qué? Básicamente porque a los hombres les tranquiliza saber qué es lo que va a pasar a continuación. Por eso, para que permanezca atento y excitado, nada mejor que mantenerle en tensión con caricias impredecibles. Él tratará de averiguar cuál será tu próximo movimiento y, mientras se lo imagina, todas las terminaciones de su sistema nervioso estarán en máxima alerta.

Activa sus zonas erógenas secretas

Basta que tu hombre sienta tus manos alrededor de su cintura y por debajo del pantalón, para que tarde una milésima de segundo en pensar que vas a 100km/h por la autopista que desemboca donde tú ya sabes… Pero no vayas tan rápido, que la anatomía masculina está llena de carreteras secundarias muy interesantes a las que deberías dedicarles más tiempo, ya que transcurren por los magníficos paisajes del placer y la pasión.

No te despegues de él

¿Sabes cuál es el gran secreto de los masajistas profesionales? Pues que durante todo el tiempo que dura la sesión de masaje jamás levantan las manos de la piel del cliente, ni una sola vez. Eso sería como interrumpir elfeeling creado por la conexión de los dos cuerpos. La próxima vez que estés con tu chico en la cama pon en práctica este principio. Es importante que tus caricias sean constantes durante toda la sesión para que el placer vaya en aumento. Si paras de tocarle, el trance erótico acabará por romperse y su libido podría desaparecer de golpe.

Siga las noticias de eju.tv por Telegram y/o Facebook

Céntrate en la punta

La cabeza del pene erecto es como el gran centro del placer del cuerpo masculino y el frenillo, ese trocito de piel sumamente fina debajo del glande, donde la cabeza y el tronco del miembro se unen, es como el motor principal. Por ahí pasan tantas terminaciones nerviosas que una sobreestimulación enese punto podría provocarle a tu chico un orgasmo en cuestión de segundos. De hecho, según afirma Laurence Levine, profesor de Urología del Centro Médico Universitario de Rush de Chicago, muchos hombres experimentan las sensaciones más intensas cuando su pareja les estimula esa zona. ¡Ojo! Estamos hablando de una parte de su cuerpo tremendamente sensible, lo que quiere decir que tienes que tocarlo con mucha suavidad para causarle placer en vez de dolor.

Cinco chicas y chicos nos contaron sobre la primera vez que tocaron un pene

Para la mayoría de las personas, la primera experiencia que tienen al tocar las partes íntimas de alguien más resulta extraña, sorprendente y difícil de olvidar. Ya sea en el cine, en el asiento trasero de un auto o debajo de las cobijas en una pijamada, juguetear con un pene es en general una experiencia que te abre la puerta a un mundo totalmente nuevo y complicado.

Le pedimos a algunas personas que nos revelaran su primera experiencia. ¿Se sorprendieron por la manera en que se veía? ¿Qué hay sobre cómo se sentía? Y por último, ¿cómo es que esa primera experiencia afectó su camino hacía la vida sexual activa de adulto?

Jonathan, 23

Tenía 16 años. Estaba en una fiesta platicando con un chico en el jardín de enfrente. En la escuela él iba un año antes que yo y era heterosexual. Platicábamos de que yo era virgen y del hecho de que nunca antes había hecho nada con algún chico. Le conté que miraba a los hombres pero que nunca los había tocado, cuando de pronto, puso mi mano en su pantalón. Estaba erecto. Yo estaba muy nervioso, pero al mismo tiempo excitado, así que fui con todo. Esa noche también perdí mi virginidad. Finalmente fuimos a su auto, y bueno, a partir de ese día él definitivamente es gay. Nunca había hecho nada y fue raro que en ese momento sabía justo que hacer. Para ser honesto, antes había visto mucho porno, así que tenía una buena idea. Estuvo muy chido.

Madi, 20

Mi primera experiencia fue cuando tenía 15 y pasó con mi novio con quien llevaba algunos meses. Él tenía casi 17. Sucedió en el momento en que sentí que estaba lista y enamorada. De hecho la primera vez que lo toqué fue también la primera ocasión que hice sexo oral. Pronto me di cuenta de que era pequeña y de que aún no estaba lista para hacerlo, pero claro, pensé que sería grosera si me detenía. Terminé e intenté contener la sensación de malestar que tenía en mi estómago, hasta que llegué a casa y por fin vomité. Creo que me sentía peor por haberlo hecho, todo el tiempo pensaba «estás muy chica, estás muy chica. Te va a dejar, ¿qué estás haciendo?».

Relacionado: Conoce a Micha, el hombre con el pene gigante

Recordando lo que sucedió, es probable que fuera sólo mi cerebro, que como siempre, pensaba demasiado. Era virgen cuando lo conocí. Estaba orgullosa de mi reputación y pretendía no perder ese respeto. Ya no podía decir que no había hecho nada antes. Ese fue un temor para mí, pero mi novio lo aceptó y estaba dispuesto a esperar a que me sintiera lista de nuevo.

Keira, 21

Creía que sólo iba a estar saliendo con este chico a quien veía, tal vez fajar, dar vueltas en la cama como máximo. Entonces, en un parpadeo, de pronto su pene estaba de fuera y él quería que yo lo tocara. Intentaba no reírme. Trataba de tocarlo, ya lo había hecho antes y recordé que era blando, como esos juguetes que tienes cuando eres un niño.

Puedo decir que debido a esto me traumé. Tenía 15. Él era más grande que yo y me gustaba mucho, recuerdo claramente que miraba por la ventana de su cuarto, estaba lloviendo, era un día brumoso y pensaba que no quería que él me hiciera nada.

Insistí en no quitarme la ropa. Incluso recuerdo su ropa interior, era de color azul, con una franja negra que rodeaba la parte de arriba. Y en definitiva cada que veo ese color recuerdo esa experiencia.

Más tarde, llamé a alguien y le pregunté: ¿son todos tan raros?

Sarah, 26

Fue en el cine y no me agradaba la idea de tocarlo. Se sentía sudoroso y diferente de todo lo que había tocado antes. Yo tenía 12 años. De inmediato quise quitar mi mano. En ese momento no entendía lo que era una chaqueta, pensaba que sólo se trataba de sostener el pene con la mano por un rato. Me senté ahí agarrándolo, permanecí frente a la tele.

Relacionado: Los científicos descubrieron de dónde viene el pene

Me dijo que lo jalara de arriba hacía abajo, así que lo hice un par de veces, pero durante casi toda la película, estuve sentada con mi mano en su pene raro y sudoroso. Cuando lo dejé, me dirigí directo al baño para enjuagar mis manos, después fui a casa y me quedé sentada sobre el escusado. Me sentía sucia y culpable, además pensaba que debía contarle a mi mamá. No hay secretos entre nosotras, pero estaba feliz de haber guardado ese. Pasó mucho tiempo hasta que volví a tocar otro.

Stef, 25

Mi primera experiencia con un pene fue un sábado por la noche en un parque cuando tenía 15 años. Cuando lo vi no tuve idea de lo que tenía que hacer después. De manera que él me pidió que se lo mamara y yo pensé, «Ahh… esta bien». Le chupé la puntita y obviamente no logré que pasara nada. Recuerdo que pensaba «¿lo estaré haciendo bien, lo está disfrutando?» Estoy segura que lo había googleado antes.

Todos mis amigos estaban por ahí, bebían y ligaban. Después recuerdo que entré en shock y me sentía asqueada. Cuando llegué a casa mi madre me preguntó si me había divertido, encogí los hombros y le dije que si podíamos ir por McDonald’s. Más tarde recordé que unas semanas después mi amiga se la chupó, hizo que él se viniera, y yo me sentí devastada.

Durante casi toda la película, estuve ahí sentada con mi mano en su pene sudoroso y raro.

Courtney, 21

Conocí a este chico en Tinder y fue raro porque ya antes me habían mandado algunas fotos de penes, pero esta era la primera vez que veía uno en la vida real. Él sabía que yo no tenía mucha experiencia, porque cuando lo sacó yo no podía dejar de verlo, luego de un rato él simplemente dijo, «¿qué chingaos? Tócalo y ya». Yo nada más pensaba, «¿por qué está tan duro?».

Tenía tantas preguntas que hacer, por tanto comencé a cuestionarlo «¿rebota cuando caminas? ¿flota en el agua, puedes controlarlo?» Él no tuvo problema con las preguntas, pero creo que al final se molestó, lo cual era justo, ya que yo lo estaba interrogando con su pene de fuera. Cuando le hice una chaqueta entré un poco en pánico. Recuerdo que dije, «oh por Dios, ¿entonces la piel se mueve junto con él?».

Él se sentía bien, pero en verdad fue sensación una extraña para mí. Porque yo no tengo un pene, obvio. Fui la última de mis amigas en hacer algo del estilo, y más tarde llamé a alguien y le pregunté, «¿son todos tan raros?».

Los secretos de la estimulación masculina

Se suele decir que encender la llama de la excitación en los hombres es bastante sencillo. Y muchas veces es así, su libido se dispara con un simple toqueteo bien hecho.

Pero, ¿qué pasa con esas veces en las que parece que no sirve nada de lo que haces? Los dos sentís ganas, os deseáis, pero la excitación no parece suficiente y algo no termina de funcionar como os gustaría.

No siempre estamos en las condiciones óptimas, ni mentales ni físicas, para que la cosa fluya y la secuencia deseo-excitación-orgasmo se dé de forma continua y plenamente placentera de menos a más.

Conocer cómo funciona la estimulación masculina te ayudará a excitar a tu pareja fácilmente y conseguir una experiencia fluida y placentera para ambos.

Entender la excitación masculina os ayudará a encender la llama en segundos

Existen muchas formas para despertar el deseo sexual en un hombre, aunque no debemos olvidar que las peculiaridades individuales de cada uno hacen que haya determinadas acciones que de forma mágica funcionen con esa persona y solo con ella.

Algunas veces no resulta tan fácil y no es culpa de nadie. Motivos psicológicos, físicos u orgánicos pueden producir una disminución del deseo o apetito sexual.

LA RESPUESTA SEXUAL DEL HOMBRE

Lo primero de todo, necesitas entender cómo funciona la respuesta sexual masculina y cómo se llega a la fase de excitación. La respuesta sexual humana es un proceso cíclico que comienza con el deseo y sigue con la excitación, el orgasmo y el periodo refractario. En la siguiente tabla puedes ver cómo se produce este ciclo en el hombre

El ciclo de la respuesta sexual normal masculina

  • 1. FASE DE EXCITACIÓN

    Se trata de la etapa de la estimulación física y psicológica que impulsa la libido. Es el momento clave en el que entra en juego la testosterona, la hormona sexual que hace aumentar el deseo y la excitación sexual.

    Los genitales aumentan de tamaño como consecuencia del flujo sanguíneo y se produce la erección del pene, el aumento del ritmo cardiaco, de la presión arterial y de la respiración.

  • 2. FASE DE MESETA

    Es una prolongación de la fase de excitación, pero con mayor intensidad. Físicamente puedes ver como los testículos crecen y se acercan al cuerpo.

  • 3. FASE DEL ORGASMO

    La última fase es la del orgasmo en la que se producen contracciones y espasmos musculares en todo el cuerpo, especialmente en los genitales, hasta alcanzar el punto de no retorno (PNR) donde se alcanza el orgasmo.

  • 4. PERIODO REFRACTARIO

    Es el tiempo tras el orgasmo en el que el cuerpo paulatinamente va recuperando la normalidad.

LA MENTE Y LA EXCITACIÓN

Hay quien dice que el cerebro es el mayor órgano sexual porque todo empieza en la mente y es que los resultados de algunos estudios reflejan cómo determinadas zonas del cerebro se activan ante estímulos eróticos y sexuales.

El cerebro es considerado el mayor órgano sexual porque regula la secreción hormonal y manda sobre nuestras emociones.

Cuando el cerebro interpreta un estímulo como excitante y placentero, se activa la descarga de feniletilamina, un compuesto de la familia de la oxitocina que desata la pasión. Esta descarga es la responsable de la excitación y de la producción de dopamina, el neurotransmisor relacionado con el placer.

La verdadera excitación masculina no comienza en su pene, sino en su mente a partir de imágenes o pensamientos eróticos.

El cerebro es el mayor órgano sexual, y las diferentes áreas se activan durante la excitación.

FASE EXCITACIÓN EN HOMBRES Y MUJERES

Durante la fase de excitación, la vasocongestión de la zona genital masculina provoca la erección del pene, además el escroto se hincha y los testículos se elevan. Algunos hombres, al igual que las mujeres, experimentan un endurecimiento de los pezones y un incremento de su sensibilidad.

Conforme aumenta la excitación, la dureza del tronco del pene se incrementa su color se vuelve más violáceo debido a la afluencia de sangre hacia el tejido eréctil del pene.

Todxs tenemos la capacidad de excitarnos, pero existen ciertas diferencias entre la fase de excitación de hombres y mujeres.

Diferencias y similitudes de la fase de excitación en hombres y mujeres.

EL MAPA DEL TESORO MASCULINO

Algunas mujeres caen en la trampa de pensar que todo lo que tienen que hacer para complacer a su pareja es centrarse en su pene y sus testículos, y quizá lo hacen demasiado. Tampoco tienen en cuenta que los hombres también pueden sentirse cohibidos a la hora de mostrar su cuerpo y sus genitales.

A ellos también les preocupa lo que su pareja pueda pensar y también pueden temer decepcionar a sus parejas (sexuales o amorosas) con el tamaño del pene, con la apariencia de su cuerpo o con su comportamiento sexual.

La excitación, sea de un hombre o de una mujer, no es una fórmula matemática exacta ni se consigue pulsando un botón.

Existen muchas formas de encender a un hombre sin centrarnos en el pene. Es el momento de gritar a los cuatro vientos que ¡los preliminares no son sólo para las mujeres! Es posible que conseguir que un hombre se excite y tenga una erección sea bastante más sencillo que poner a una mujer a tono, pero esto no quita que sea divertido e incremente el placer de los dos, si tomáis una ruta alternativa.

5 PUNTOS ERÓGENOS CLAVE

Ya sabemos que los genitales son casi en su totalidad una zona erógena, y que estimular el pene es algo casi infalible para conseguir la excitación del hombre, pero existen 5 zonas a las que deberías prestar especial atención durante el encuentro sexual.

  • 1. PERINÉO

    Es la zona debajo de su pene, entre los testículos y el ano, está cerca de la glándula de la próstata, por eso es un gran estimulante.

  • 2. FRENILLO

    En el pene, donde la cabeza se conecta con el tronco, hay una franja estrecha de piel llamada frenillo que posee un extraordinario potencial de placer. Puedes estimularlo indistintamente con la mano y con la lengua.

  • 3. EL ESCROTO

    El escroto es muchas veces el gran olvidado y es una pena porque los testículos son muy sensitivos y tienen una zona especialmente sensible, la línea o pliegue existente entre ambos testículos. Recorrer esta zona con tus dedos, tu boca o algún accesorio erótico, hará las delicias de tu pareja.

  • 4. PUNTO P

    Este punto masculino tan placentero y desconocido para muchos se encuentra en la próstata, una glándula que está bajo la vejiga. Puedes localizarlo a través del ano a uno 5 centímetros de la entrada y si quieres descubrir más sobre la estimulación anal aquí tienes nuestra guía.

  • 5. GLANDE

    Si el frenillo era una zona erógena sensible, la cabeza del pene aún es especialmente sensible, por lo que cualquier estimulación debe ser extremadamente delicada. Esta zona erógena puede ser estimulada durante la masturbación o el sexo oral, aumentando la excitación y provocando un placer extremo.

Los 5 puntos erógenos genitales claves que debes conocer

ZONAS ERÓGENAS NO GENITALES

La estimulación genital estará presente en algún momento de la experiencia sexual pero lo que no se produce siempre, es la estimulación de zonas erógenas no genitales que pueden incrementar la excitación, el deseo y el placer hasta puntos inimaginables.

Estas son 8 de las zonas erógenas no genitales masculinas más habituales:

  • 1. CÓCCIX

    Es el espacio de la base de la columna vertebral que según el sexo tántrico está lleno de nervios conectados con el pene. Sea o no así, acariciar esta zona puede despertar su libido.

  • 2. OREJAS

    Si la oreja es una zona erógena, dicen que los lóbulos son las partes más significativas pero el verdadero punto más excitante es el cartílago porque tiene los grupos más grandes de terminaciones nerviosas.

  • 3. EL PECHO

    Pero, ¿esta no es una zona erógena de la mujer? Nada más lejos de la realidad. Acarícialo con tus dedos lentamente mientras le besas el cuello y nos cuentas si le gusta o no.

  • 4. CUELLO

    Quizá puede ser una de las zonas erógenas más habituales. Besar suavemente, lamidos intercalados con besos, caricias, pequeños mordiscos… casi cualquier estimulación produce gran excitación así que ¡aprovecha esta zona!

  • 6. ESPALDA

    Si hay una zona que nos gusta que nos acaricien a casi todxs, es la espalda. Es muy fácil excitar a un hombre empezando a estimularle por la espalda utilizando tu lengua, tus dedos o cualquier otra parte de tu cuerpo que se te ocurra.

  • 7. CABELLO

    El cuero cabelludo contiene gran cantidad de terminaciones nerviosas, por lo que es una zona estupenda para estimular con los dedos y ampliar el masaje a otras zonas de la cara como sienes y frente.

  • 8. MANOS Y PIES

    Las manos se usan para masajear, estimular, masturbar, pero a veces se nos olvida que ellas mismas pueden ser estimuladas. Juguetear con los dedos de la mano de un hombre, lleva su mente a la estimulación del pene lo cual les proporciona un intenso placer y excitación. Por otro lado, recibir un masaje en los pies puede proporcionar gran placer y relajación.

    8 zonas erógenas del hombre que bien estimuladas, suben la excitación como la espuma

    CÓMO DESPERTAR EL DESEO SEXUAL Y LA EXCITACIÓN DE UN HOMBRE

    Ya lo sabes, puedes ir directo al grano o sorprenderle con algunos truquitos que harán subir la temperatura de menos hasta donde tú quieras llegar. La fórmula mágica no existe y aunque suene a topicazo, cada hombre es un mundo.

    Encender la excitación de tu pareja es sencillo si sabes cómo

    En ocasiones, la relación llega a un punto de monotonía, costumbre e inercia que junto al poco tiempo que casi todos tenemos y el cansancio al final del día puede hacer que la excitación sea algo un poco más complejo de conseguir.

    Excitar a un hombre no es solamente llegar, meterse en la cama y desnudarse, porque a pesar de que, para alguno quizá puede bastar solo con esto, hemos querido llegar un poco más allá y aportarte algunos simples trucos para que la excitación sea inevitable.

    La fase de deseo y excitación precisa tiempo y dedicación

    • Subir su autoestima.

      ¿Cómo? Pues a veces basta con comentar lo bien que hace las cosas que te hace. Seguro que te derrites con sus caricias y besos, no dudes en decírselo. Esto es importante ya que con una moral alta cambia por completo la motivación en toda la relación.

    • Motivación visual.

      Una excelente manera de comenzar con el proceso de excitación es a través de la vista. Un streptease o un baile sensual suele ser muy, muy efectivo. El morbo psicológico es una de las claves de la excitación. Por lo tanto, nunca está demás dejar ver los que le espera, eso sí, sin tocar.

    • Cuéntale tus apetencias sexuales.

      Háblale de lo que te gusta hacer durante el sexo, cuáles son tus fantasías más ocultas, qué te gustaría hacer con él… Su imaginación empezará a funcionar y habrás matado dos pájaros de un tiro ¡Tiene mucha información de valor para luego ponerla en práctica!

    • Sugerir más que enseñar.

      Es mucho más excitante para un hombre una vestimenta sugerente que una que lo enseñe todo. No hay nada como una ropa ajustada donde se marquen las zonas que nos interesa marcar para que un hombre se imagine lo que hay debajo.

    • No te despegues de él.

      Durante los juegos eróticos, trata de realizar movimientos y caricias constantes sin perder conexión con su cuerpo en ningún momento. Esto hará que la excitación y el placer vayan en aumento.

    • Juega.

      Si hay algo infalible que sube la excitación como la espuma es el juego. Acaríciale, tócale por todo su cuerpo, pero no te detengas demasiado tiempo en los genitales. Esto aumentará su nerviosismo y la excitación, provocando aún más ganas con cada caricia o estimulación que le hagas en cualquier otra zona del cuerpo.

    • Juguetes eróticos

      Si hay algo que hoy día funciona, es introducir juguetes y accesorios eróticos durante los juegos previos. Sorprender a tu pareja con unos preliminares de 10 incluyendo, por qué no, un masaje erótico, es una de las mejores formas de excitaros los dos, disfrutando al máximo del momento.

    Todo esto son tan solo ideas, atrévete a jugar y a experimentar, introduce el factor sorpresa y el deseo y la excitación aparecerá y subirá casi sin daros cuenta. Por supuesto, el resto ya es práctica y conocer lo máximo posible a tu pareja. Cuanto más sepas de él, mucho mejor. Podrás centrarte en sus puntos clave en esos que tú solamente sabes, masajearlos y estimularlos como a él más le gusta.

    Como puedes ver, conseguir la excitación de tu pareja no es un proceso tan complicado. La mejor estrategia será siempre la de prueba-error, solo así podrás aproximarte a la estimulación física más perfecta para tu chico. Ahora sí, hablar de excitación sobre el papel es fácil, menos teoría y más práctica.

    • Todas las imágenes de este artículo han sido diseñadas y creadas por Diversual y no podrán usarse sin consentimiento previo.

¿Te ha gustado? Recibe contenido similar en tu correo.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *