0

Como vengarte de alguien

Según estudios relacionados, no se trata de ignorar los sentimientos negativos por completo, lo cual no es nada útil. Más bien, se trata de una elección entre enfocarse en el transgresor y asegurarnos de que pague por lo que hizo o creer en que George Herbert, poeta inglés del siglo XVII, tenía razón: vivir bien es la mejor venganza.

George Herbert, poeta inglés del siglo XVII, tenía razón: vivir bien es la mejor venganza.

Recientemente, el escritor y artista enfocado en asuntos de la comunidad LGBT Dylan Marron dio una charla en la que habló de cómo lidia con los mensajes de odio que las personas dejan en los comentarios de sus videos. Durante mucho tiempo su reacción fue bloquear a los usuarios o silenciar sus mensajes, pero luego empezó a preguntarse si algunos de los mensajes y comentarios negativos que estaba recibiendo podían ser oportunidades para abrir un diálogo en vez de cerrarlo. Ahora les contesta con una pregunta: “¿Por qué escribiste eso?”.

“Quería enfrentar a mis detractores”, dijo, “no para avergonzarlos, sino para preguntarles por qué escribían algo negativo sobre mí, y entonces ver qué rumbo podía tomar la conversación a partir de ahí”.

Esos intercambios se convirtieron en parte de un podcast creado por Marron y llamado “Conversations With People Who Hate Me” (Conversaciones con personas que me odian). Con frecuencia, este diálogo muestra a personas que descubren intereses en común o experiencias similares, como haber sido intimidados o acosados en la preparatoria. Mediante estas conversaciones, Marron ha podido darle un giro a la negatividad para transformarla en algo bueno.

Además, soltar sentimientos tóxicos puede brindarte el beneficio adicional de sentirte poderoso no por haber ejercido poder sobre alguien más, sino por haberlo ejercido sobre ti mismo.

“Puede que alguien que se siente perjudicado, traicionado o herido por otra persona, grupo o sistema, pierda la noción de su fortaleza personal, y eso puede ser muy inquietante”, afirmó Tiffany Towers, una psicóloga clínica y forense que ha trabajado con personas en libertad condicional que tienen problemas crónicos de reincidencia.

Los beneficios inesperados de la venganza

Derechos de autor de la imagen iStock Image caption ¿Has pensado alguna vez en vengarte de alguien que te hizo daño?

La venganza ha formado parte del comportamiento humano casi desde que estamos sobre la Tierra. La literatura la ha usado a lo largo de su historia, de las tragedias griegas al Hamlet de Shakespeare.

Muchos de nosotros, sin duda, hemos imaginado vengarnos contra aquellos que nos han contrariado o incluso hemos llevado a cabo el golpe.

En el momento, puede sentirse como una catarsis. Pero, ¿qué nos motiva a buscar la venganza?

Los investigadores están buscando respuestas a esta pregunta y están concluyendo que la venganza tiene algunas ventajas inesperadas.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption La idea de la venganza es al menos tan antigua como la literatura.

Para empezar, la venganza es un detonante emocional poderoso que moviliza a las personas a actuar.

«Es una experiencia muy extendida de la vida humana, personas de todas las sociedades entienden la idea de enfadarse y querer herir a alguien que te ha hecho daño», asegura el psicólogo evolutivo Michael McCullough, de la Universidad de Miami, quien lleva más de una década estudiando los mecanismos de la venganza y el perdón.

De hecho, la venganza potencia el crimen: está asociada con hasta el 20% de los homicidios y el 60% de los tiroteos en las escuelas, según muestran distintos estudios.

Pero también influye en la política. La victoria presidencial de Donald Trump, en Estados Unidos, se produjo gracias a la «venganza de los blancos de clase media…que se sintieron abandonados por una economía que se globaliza a un ritmo rápido», escribió el Washington Post.

Y muchos otros medios se hicieron eco de este sentimiento.

Una desconocida para la ciencia

Mientras que el tema de la agresión ha sido bien estudiado (sus detonantes incluyen el alcohol, haber sido previamente insultado y los rasgos narcisistas de personalidad) la venganza está peor comprendida.

No es fácil separarla de lo que es un comportamiento violento, haciendo que sea un tema difícil de estudiar.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption La agresión y la venganza no tienen las mismas causas.

David Chester, de la Universidad de Virginia Commonwealth, empezó a estudiar los mecanismos de la agresión, pero se dio cuenta pronto de que con frecuencia hay algo más antes de una interacción violenta.

Se refiere a las emociones asociadas a lo que se conoce como el «intermediario psicológico»: los pensamientos y sentimientos que se producen entre una provocación y el resultado agresivo.

«Me provocó curiosidad, cómo se pasa de algo como recibir un insulto a llevar a ejecutar una respuesta agresiva».

La clave, en su opinión, es el deseo de represalias.

«Así que por intentar entender la agresión, empecé a estudiar la venganza».

Se puso a investigar más sobre las causas de ésta.

Agresión y placer

Al principio, junto con su colega Nathan DeWall de la Universidad de Kentucky, descubrió que una persona que es insultada o rechazada socialmente sufre dolor emocional.

La zona del cerebro asociada con el dolor se activó más intensamente en los participantes que reaccionaron con una respuesta agresiva tras sentirse rechazados.

«Está poniendo de manifiesto una tendencia antigua y mantenida durante la evolución de responder a las amenazas y hacer daño mediante una represalia agresiva», dice Chester.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption El vínculo entre la agresión y el placer no es nuevo.

En un estudio de seguimiento, Chester se sorprendió al ver que el dolor emocional estaba intrincadamente unido al placer.

Aunque que el rechazo se siente doloroso al principio, puede rápidamente ser enmascarado por el placer cuando se presenta con la oportunidad de vengarse: incluso activa el circuito de recompensas del cerebro, el núcleo accumbens.

Las personas que han sido provocadas se comportan agresivamente precisamente porque puede ser «gratificante hedonísticamente», concluyó Chester. La venganza, parece, puede ser muy dulce.

El vínculo entre la agresión y el placer en sí mismo no es nuevo.

El «padre de la psicología», Sigmund Freud, era muy consciente de que comportarse de forma agresiva puede ser una forma de catarsis, pero la idea de que la venganza proporciona una propia forma especial de placer solo ha surgido recientemente.

Una muñeca de vudú

Para entender esto mejor, Chester y DeWall pusieron en marcha una serie de experimentos, publicados en la edición de marzo de este año en la revista «Personality and Social Psychology».

Para estos, hicieron que los participantes se sintieran rechazados al ser deliberadamente excluidos de un juego de lanzamiento de pelota computarizado.

Luego, permitieron a todos los participantes clavar agujas en una muñeca virtual de vudú. Aquellos en el grupo de los rechazados pincharon su muñeca con un número significativamente mayor de agujas.

Esta simulación de rechazo se hizo primero de forma remota a través de internet, y luego se replicó con distintos participantes en el laboratorio.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Los que se sintieron rechazados pincharon más agujas que el resto en la muñeca durante los experimentos.

En la versión en el laboratorio, los participantes dejaron salir su deseo de «venganza» emitiendo un ruido explosivo prolongado y desagradable contra sus oponentes (que eran computadoras, no gente real, pero los participantes no lo sabían).

De nuevo, aquellos que se sintieron más rechazados sometieron a sus rivales a estallidos más largos.

Finalmente, para entender el rol de las emociones en el deseo de venganza, Chester y DeWall proporcionaron a los participantes una supuesta droga que inhibía el estado de ánimo (en realidad, era solo una vitamina inofensiva).

Aún así, el efecto placebo fue tan fuerte que los participantes que tomaron la «droga» no se molestaron en vengarse contra las personas que los rechazaron, mientras que aquellos que no recibieron el placebo actuaron de forma mucho más agresiva.

El grupo que tomó el placebo, parece, no buscó venganza porque creyeron que no iban a sentir placer en ello.

Un placer ¿pasajero?

Tomando estos resultados todos juntos, el equipo llegó a una conclusión sorprendente.

No solo la venganza puede dar placer, sino que la gente la busca precisamente anticipando esto mismo.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption El deseo de venganza puede parecerse a una adicción, según científicos.

«Se trata de la experiencia de regular emociones», dice Chester. Y funcionó. Tras tener la oportunidad de vengarse, los individuos rechazados obtuvieron la misma puntuación en los exámenes de estado de ánimo que aquellos que no se sintieron rechazados.

Esta conclusión, sin embargo, hay que tomarla con un poco de cautela. No hay en la actualidad estudios de seguimiento a largo plazo sobre cómo se siente la venganza días o incluso semanas después del acto.

Y, según Chester, resultados preliminares todavía no publicados muestran que las personas que buscan venganza solo obtienen un sentimiento de placer momentáneo.

«Como muchas otras cosas, se siente bien en el momento. Pero empieza un ciclo y comienzo a parecerse a una adicción… luego te sientes peor que cuando empezaste», explica.

Y esto puede ayudar a explicar por qué aquellos que buscan el subidón de la venganza no son capaces de anticipar las consecuencias personales desastrosas que puede implicar.

El futbolista Zinedine Zidane, por ejemplo, será recordado para siempre como el autor de un cabezazo contra Marco Matterazzi en la Copa del Mundo de 2006.

Pero, ¿por qué?

La pregunta, entonces, es por qué este comportamiento aparentemente destructivo persistió en nuestra evolución si puede causarnos tantos problemas.

La respuesta es que lejos de ser un error evolutivo, la venganza sirve un propósito muy útil.

Michael McCyllough lo explica así: aunque la gente puede decir que buscar la venganza «es muy malo para ti» (porque puede arruinar tus relaciones, por ejemplo) el hecho es que existe, y es positiva.

El objetivo principal es funcionar comofactor disuasorio, lo cual a su vez tiene claras ventajas para nuestra supervivencia.

Derechos de autor de la imagen Reuters Image caption El personaje interpretado por Leonardo DiCaprio en «The Revenant» se mantiene vivo gracias a su deseo de venganza.

Pensemos en la cultura de las bandas o de las cárceles, donde si te mezclas con la gente equivocada los ataques vengativos son una consecuencia segura.

«Si tienes una reputación de ser alguien vengativo, la gente no se va a meter contigo ni intentar aprovecharse», dice Chester.

En la actuación ganadora de un Óscar de Leonardo DiCaprio en «The Revenant», su deseo de venganza es tan poderoso que lo mantiene vivo.

Con huesos rotos y heridas abiertas, atraviesa terrenos hostiles y peligrosos para vengarse del asesino de su hijo.

E incluso la amenaza de venganza puede en sí misma disuadir de un ataque, dice McCullough.

«Al individuo que responde a ese daño le irá mejor que al que recibe la bofetada en la mejilla y deja que el chico malo se salga con la suya».

Al igual que el hambre, considera la venganza como una necesidad primaria que satisfacer.

Solo entonces puede el vengador seguir hacia adelante, «porqueel objetivo se ha cumplido».

Así que si el objetivo principal de la venganza es evitar el daño, entonces se trata de algo muy bueno.

Pero esto no implica, dice McCullough, que se deba animar a la gente a buscar venganza.

«Podemos apreciar para qué sirve, entender que no es el producto de mentes enfermas y al mismo tiempo estar interesados en ayudar a la gente a limitar sus deseos de venganza», asegura.

Lea la historia original en inglés en BBC Future.

Lo mejor que puedes hacer | Foto: Freepik

Es posible que alguien te haya herido de tal forma, con tanta saña, te haya causado tanto dolor, enojo, rabia, que lo único que pasaba por tu cabeza era cómo te la ibas a cobrar para que las cosas no quedaran así.

Foto: Pexels

No importa que te consideres una persona buena y amable, tener deseos de venganza es normal que en algún momento lo hayas deseado, por naturaleza deseamos herir al atacante, como una manera de tratar el dolor y recuperar nuestro ego que fue herido.

Foto: Freepik

Puede ser que te traicionaran con una infidelidad, maltrato o lo que sea que no merecías, tu reacción inmediata es que esa persona tiene que pagar por lo que hizo. En algunos casos las parejas que sufren decepciones amorosas piensan que hacerle la vida imposible al otro es una buena venganza.

Foto: Freepik

Debes de saber que el acto de la venganza es desgastante, consume tu tiempo, tus pensamientos, tu vida. Tramar un complot contra esa persona te roba la energía, consume tu alegría y no te permite estar en paz. No te das cuenta pero todos tus recursos los enfocas en esa otra persona en vez de hacer algo productivo o que te beneficie a ti mismo.

Foto: Pexels

Debes de saber un secreto, no importa lo que te hayan hecho, la venganza no es buena para ti y no es la solución. Sin que te des cuenta la venganza te cambia, envenena tu esencia. Es una ley universal que todo lo que haces se te regresa, siempre, de manera que aunque pienses que esa persona merece que le hagas mal, te estarás condenando a ti mismo.

Foto: Pexels

No tomes la justicia por tus propias manos, aunque pienses que se lo merece, eso no te corresponde. Y por ejemplo, hacer una revancha y cobrarse una infelicidad con una acción igual ¿Te ayuda a solucionar algo?. Todo pasa por algo, hasta las cosas negativas nos enseñan algo.

Foto: Pexels

Cuando sientas ganas de vengarte, te servirá preguntarte:

  • ¿De verdad vengarme sanará mi herida?
  • ¿Vale la pena invertir mi valioso tiempo y esfuerzo en hacer el mal?

Las respuestas siempre son negativas.

Puedes averiguar y preguntar a quien se haya vengado antes, que te diga si la satisfacción de la venganza curó su herida. Vengarte te rebaja al mismo nivel que la persona que te agredió. Hay unas palabras muy sabias que afirman: «La mejor venganza es la indiferencia».

Foto: Pexels

Cuando haces consciencia de lo que pasó, te das cuenta de las cosas, sientes empatía por el agresor, puedes ver su condición, puedes perdonar y trascender, fluir, liberarte de la energía negativa, dejar de pensar en vengarte. Ese aprendizaje te pone en un nivel de conciencia superior, dejas de sentir algo contra esa persona, esa indiferencia te indica que ya lo superaste.

Foto: Pexels

Porque las personas que siguen sintiendo ira, rabia, dolor, lástima, lo que sea contra su agresor, esos sentimientos señalan que aún existe un conflicto, no has digerido la situación, la sigues viviendo y reviviendo.

Foto: Freepik

La ira y el rencor son sentimientos que se apoderan de ti, son devastadores y destructivos, lo más negativo es el odio, y si te pones a analizar detenidamente, el odio no afecta en nada a la persona odiada, solamente destruye a quien odia, a quien retiene ese sentimiento.

Foto: Freepik

Te puede interesar:

  • FRASES QUE DICE ALGUIEN QUE SÍ QUIERE LUCHAR POR SU AMOR
  • ACTITUDES QUE TE DICEN QUE ESTÁS CON LA MUJER INDICADA
  • SENSACIONES QUE PODRÍAS CONFUNDIR CON AMOR
  • NO DEBES DE HABLAR MAL DE TU EX, ESTA ES LA RAZÓN

No pretendemos decir que es fácil olvidar un daño que te hicieron, no ocurre de un día para el otro, es todo un proceso. Si quieres vivir plenamente, no permites que otros te roben tu paz y tu calma, tu fuerza y energía la puedes usar para disfrutar de la vida. Seguir disfrutando plenamente de tu vida y ser indiferente a quien te hizo daño es la mejor venganza.

Puedes seguir leyendo: ESTE ES UN ASESINO CRUEL Y SILENCIOSO DEL AMOR

Foto: Taringa

Ahora, piensa en qué es lo que te haría feliz. ¿Qué esa persona sufra lo mismo que tú? ¿Verlo golpeado, triste, abatido? ¿Le harías daño a alguien para cumplir tu deseo de vengarte?. Sólo imagínalo, piénsalo. Y luego, piensa en cómo te sentirías tú si eso sucediera por tus propias manos.

En la gran mayoría de los casos, el sólo pensar en ser nosotros los ejecutores del mal hacia alguien nos deja ver que, en definitiva, estaríamos haciendo eso mismo que nos hizo mal; no estaríamos siendo mejores, sino iguales (o peores) que esa persona de la que queremos tomar venganza… nos transformaríamos en nuestro «enemigo».

La mejor forma de vengarse

Para saber cómo vengarse de alguien también hay que encontrar la mejor manera y el mejor momento… ¿no te parece demasiado trabajo?. Ten paciencia, procura pensar en otra cosa, sigue adelante con tu vida dejando que “el agua fluya debajo del puente”. Deja que el tiempo calme tu dolor.

¿Sabes cuál es la mejor manera de vengarse?. No actuando. La indiferencia es el peor de los misiles que podemos hacer contra una persona que nos ha hecho mal, que quiere vernos abatidos, que actuó de mala manera y que ahora está esperando nuestra represalia. A fin de cuentas, la venganza sólo nos hace perder tiempo, ocupar las energías en algo completamente inútil (incluso si supieras efectivamente cómo vengarte, no te quitará el dolor o el mal momento vivido)

Vengarte de alguien tan solo le quita atención a las cosas y a las personas que sí le dan felicidad a tu vida, llenándote de ira y emociones negativas que, en poco o en mucho tiempo, terminarán por hacerte sentir peor.

Bienvenida a los mejores hechizos de venganza, donde podrás poner en su sitio a esa persona que te amargó la vida, ocasionándote un daño importante. A veces es complicado hacer justicia por los medios comunes, así que en esta página te enseñaré a deshacerte del odio y la impotencia de una vez por todas.

En la vida, ocasionalmente, aparece inesperadamente un enemigo que te quita la tranquilidad y la paz emocional, ocasionándote desasosiego y turbulencias, que siguen contigo a través del tiempo.

Presta atención, a estos prácticos y sabios consejos y ajústate a tus necesidades imperiosas, cobrándote esa deuda moral que te han dejado sin merecerlo.

¡¡ ATENCIÓN !!

Si deseas asegurarte de lo que ocurrirá en un futuro, realiza esta lectura de cartas 100% gratuita.

Una vez realizado cualquiera de los conjuros aquí explicados, podrás conocer tu destino en dicho tarot.

Sigamos!.

Si prefieres optar por otras vías, también puedes leer estos rituales de congelamiento, para evitar que te sigan dañando.

Con estos conjuros tendrás resultados sorprendentes y volverás a ser una persona sin rencores ni odios, que ahora, te están impidiendo ser feliz. ¡Manos a la obra, entonces!

Hechizos y magia negra para hacer daño a alguien

Se dice que, la venganza es el placer de los dioses y, aunque estemos lejos de ser dioses, sirve el refrán para que aceptes que, si necesitas desquitarte de alguien que te hizo mucho mal, puedes acudir a estos ritos de brujerías para hacer daño y encontrar el punto justo, que te devuelva la calma y el bienestar a tu impotencia y humillación.

Sigue mis pasos, con esta enseñanza te llevaré a liberarte de tanto odio y resentimiento, para volver a ser una persona confiada y dichosa… ¡tú lo mereces!. También puedes consultar estos rituales con magia blanca si deseas emplear otra vía para conseguir tus objetivos.

1. La Oración de la venganza

Es el ritual ideal para devolver el mal a quien te hizo daño, pagando con la misma moneda, en forma fácil y rápida. Ármate de todo cuanto necesites, ponlo en práctica y hazlo en la mañana antes de desayunar:

Materiales necesarios:

  • 1 vela color blanco
  • 1 pluma o lapicero
  • 2 trozos de papel higiénico

Proceso:

  • Toma la vela y enciéndela con cuidado.
  • Prepara dos piezas de papel higiénico, una sobre otra y escribe sobre ellas el nombre de quien deseas tomarte venganza.
  • Ubica la vela de modo que, nada esté en peligro de quemarse.
  • Lentamente, irás rasgando el papel higiénico y asimismo quemándolo en la llama de la vela, mientras haces este rezo:

“Soy ( ahí dices tu nombre) y voy a cobrar venganza en este ser por todo cuanto me causó en daño, por cuantas heridas no sanadas y por tantísimo dolor quedó en mi sufrido corazón. Voy a ajustar cuentas, le haré padecer mi dolor (nombra a dicha persona) para que sienta en sí mismo, lo que yo padezco. Que así se haga.”

  • Una vez fríos los restos de papel quemados, deposítalos en el pote de residuos y espera los resultados esperados a la brevedad.

2. Usando Velas negras

Mira el siguiente video COMPLETO, ya que encontrarás un ritual de magia negra muy poderoso!:

Consulta además estos amarres con orina si lo que deseas es atar a tu pareja.

3. Conseguir venganza con pesadillas

Con este hechizo conseguirás que aquella persona que te dañó tanto, tenga su merecido con pesadillas insoportables durante una semana entera:

Materiales necesarios:

  • Una vela color negro
  • Una foto actual de la persona que deseas embrujar (también se puede utilizar un muñeco vudú, para lograr mayor efecto del sortilegio)

Proceso:

  • Toma y enciende la vela negra y prepárate con buena energía para repetir estas palabras encantadas durante 3 veces consecutivas.
  • Mientras dices este conjuro, observa la fotografía de la persona de quien quieres desagraviarte e imagínate las espeluznantes pesadillas que tendrá:

“A ti, Hipnos, dios de las alucinaciones, consigue que, (dí el nombre del destinatario), sueñe con las cosas más horripilantes. Durante una semana correlativa, este ser deberá pagar sus culpas aguantando las pesadillas más espantosas y que no pueda soportarlas. Sólo después de siete días que vuelva a dormir en forma normal. Que así suceda”

4. Ritual para retornar un daño con fotos

Si estás necesitando devolver el terrible daño a un enemigo, puedes hacerlo por medio de fotos suyas, para que sienta el mismo dolor que tú has sentido. Este conjuro es uno de los más seguros de funcionar y fácil de llevar a la práctica, presta mucha atención:

Materiales necesarios:

  • Un rotulador color rojo
  • Una foto de la persona a la que se quiere hechizar

Proceso:

  • Toma la foto y escribe encima de la misma lo que tú desearías que sienta esa persona de la imagen. Todo lo que a ti te hizo sufrir, deséaselo para escarmentar a ese ser malicioso.
  • Ubícate frente a un espejo grande y muestra la foto que tienes en tu mano.
  • Declama las palabras que, con tanto rencor y resentimiento escribiste sobre la fotografía y a continuación, pronuncia estas palabras:

“Oh!, ser despreciable, en este acto te maldigo para que seas receptor de toda la maldad necesaria, en respuesta a cuanto me diste y me hiciste padecer. Yo seré quien decida tu tiempo para este sufrimiento.”

  • Adhiere la foto con cinta adherente, contra ese espejo, teniendo en cuenta de que la parte escrita por ti, esté en contacto con el vidrio.
  • No te excedas del tiempo en que mantendrás pegada esa imagen, no es bueno abusar del hechizo, para que no se te vuelva en contra.

Si lo que buscas es proteger a tu pareja o ser amado, debes consultar estos hechizos para el amor.

5. Usando el laurel para el desagravio

Es este un ritual muy conocido y usado para vengar tu ego lastimado y se utiliza en casos en que hubo maldad hacia tu persona y has quedado muy resentido. Aquí, lo tienes:

Materiales necesarios:

  • Una hoja de laurel (Ver: Hechizos con laurel)
  • Una semilla de Eneldo
  • Una hoja de papel color blanco
  • Una tijera
  • Un lápiz negro
  • Una vela color blanco
  • Polvo de sándalo

Proceso:

  • Mezcla el laurel, sándalo y Eneldo.
  • En la hoja de papel escribe el nombre total de tu adversario y haz un corte en el lugar donde plasmaste el mismo.
  • Enciende la vela y prende fuego al papel con el nombre y con dicho papel enciende la mezcla anterior, laurel, sándalo y Eneldo.
  • Mientras todo se enciende, repite esta oración: “ Como el incienso se quema el poder de (nombre del destinatario) se aleja de mí. Ya no podrá dañarme ni asustarme. Que mi enemigo permanezca sin poderes, ¡para no volver a hacer daño, jamás! Así sea concedido.
  • Realiza este encantamiento 7 días corridos con Luna Llena y Nueva y si lo crees necesario, hazlo por 7 días más.

Si sigues los pasos de estos rituales como aquí te lo indico, saldrás airoso de estas experiencias, que nunca hayas pensado que pasarías, la vida y las circunstancias así lo determinaron.

También puedes leer estos rituales para quedar embarazada, en el caso de que alguien esté interfiriendo en tus deseos de ser madre.

Quédate en este artículo, elige el hechizo apropiado y con la fe que necesitas, hazlo sin dudarlo!… Consigue por ti mismo aliviar tu desesperanza y véngate de ese ser desalmado que no tuvo piedad de ti. Vamos… que tú puedes!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *