0

Comprar ropa en portugal

Ropa al por Mayor de Mujer

Categorías

  • Todo
  • Sin categoría
  • Bisutería
    • Collares
    • Conjuntos
    • Espejos
    • Llaveros al por Mayor
    • Pendientes
    • Pulseras
  • Bolsos
    • Bandoleras
    • Bolsos de Fiesta
    • Bolsos de Hombre
    • Bolsos de Hombro Mujer
    • Bolsos de la India
    • Bolsos de Piel
    • Bolsos de Playa
    • Bolsos de Polipiel
    • Bolsos de viaje y Deporte
    • Bolsos Grandes y Shopping
    • Bolsos Medianos
    • Bolsos Pequeños y de Mano Mujer
    • Capazos
    • Malentín de Pc
    • Neceseres
    • Riñoneras
  • Calzados por mayor
    • Botas
    • Botines
    • Chanclas
    • Deportivas
    • Zapatos
  • Carteras y Monederos
    • Carteras y Billeteros Mujer
    • Carteras y Monederos de Hombre
  • Complementos de Mujer
    • Bufandas al por mayor
    • Cinturones al por Mayor
    • Complementos para el pelo
    • Cuellos de Pelo al por mayor
    • Guantes de Mujer al por Mayor
    • Pañuelos de Mujer al por mayor
    • Parches
    • Pashminas al por Mayor
    • Puños al por mayor
    • Sombreros y Gorros
  • Complementos y bolsos de corcho
  • Gafas
    • Gafas Deportivas
    • Gafas Low Cost
    • Premium
  • Medias y Calcetines
    • Calcetines de Hombre
    • Calcetines de Mujer
    • Calcetines Infantiles
    • Medias
  • Mochilas
    • Mochilas de deporte
    • Mochilas de Mujer
    • Mochilas Escolares
  • Novedad
  • Paraguas Al por Mayor
  • Pareos y Toallas Por Mayor
  • Peletería
    • Abrigos y Chaquetas
    • Bolsos
    • Chalecos y Ponchos
    • Complementos
    • Estola, Bufandas y Cuellos
    • Gorros
  • rebajas
  • Ropa al Por Mayor de Mujer
    • Bodys
    • Camisa y Blusa de Mujer
    • Camiseta de Mujer
    • Chaquetas Y Abrigos al por Mayor
    • Faldas y Shorts de Mujer
    • Pantalones de Mujer
    • Petos Y Monos
    • Ropa Indie Ibicenca
    • Sudaderas Y Jerseys
    • Vestidos cortos al por mayor
    • Vestidos largos
  • Ropa deportiva al por mayor
    • Hombre
    • Mujer
  • Ropa Interior
    • Bañadores y Bikinis
    • Camiseta Interior
    • Sujetadores Al Por Mayor
    • Tangas Y Bragas al por Mayor
  • Zona Low Cost

Todo sobre dónde comprar ropa en Lisboa

Entérate dónde comprar ropa en Lisboa, con sugerencias sobre las tiendas mas variadas y lugares para hacer tus compras para toda la familia, siempre ahorrando mucho. Lisboa es una ciudad que aprecia la moda, por lo que nunca faltan lugares para comprar ropa, accesorios, zapatos y otros productos relacionados. A pesar de haber tiendas en casi todos los rincones de la ciudad, te mostramos a continuación los principales puntos de referencia cuando se habla de compras de ropa en la ciudad.

Y si estás pensando viajar allá, no dejes de ver también las sugerencias imperdibles de cómo ahorrar mucho en Lisboa y Portugal. Son consejos muy útiles, que valen la pena, y te van a hacer ahorrar mucho en toda la planificación del viaje y para cuando estés allá. Tu viaje a Portugal te va a salir más económico de lo que imaginabas y podrás aprovechar aún más tu viaje. A continuación descubre todo sobre donde comprar ropa en Lisboa.

Rua (calle) Augusta en Lisboa

La Rua Augusta (calle Augusta) es una de las calles más famosas y donde se encuentran las tiendas más populares, ya que están ubicadas en el centro de Lisboa y es un lugar muy turístico. Es una calle cerrada para coches, que le da mucha más libertad a las personas, para que paseen de vitrina en vitrina sin preocuparse por el tránsito o mirar al atravesar. Además de tiendas antiguas y tradicionales, hay grandes filiales y marcas mundialmente conocidas como Zara, Mango, Calzedonia, Stradivarius, Bershka … Todas son excelentes para comprar ropa y la mayoría de ellas tienen parte masculina, femenina y para niños.

Outlet Freeport en Lisboa

Nuestra sugerencia para comprar ropa muy barata en la capital portuguesa es ir hasta el Outlet Freeport, un outlet lleno de ropa de marcas excelentes y ademas a precios muy buenos. Entre las tiendas se destacan: Aldo, Armani, Asics, Burberry, Calzedonia, Carolina Herrera, Converse, Desigual, Escada, Foreva, Hurley, Guess, Mango, Nike, Levi’s, Salsa, Parfois, Vans, Swarovski y muchas otras. Nuestra sugerencia es que alquiles un coche para ir hasta allí, ya que se encuentra lejos del centro turístico y así también tienes más comodidad para poner todas las bolsas con las compras.

Donde comprar ropa de marca en Lisboa

Para comprar ropa de marca y más sofisticadas la Avenida da Liberdade es un gran lugar, lleno de tiendas de lujo, con marcas como Hugo Boss, Calvin Klein, Armani, entre muchas otras. Aunque no pretendas comprar nada, vale la pena pasear por esta avenida, que además de vitrinas siempre hermosas, es una calle con mucho movimiento y elegancia.

Shoppings en Lisboa

Otra opción en la que no tienes como errar es ir a uno de los shoppings de Lisboa, ya que todos están llenos de tiendas (por lo general las mismas tiendas que en calle), pero la ventaja es que todas ellas están concentradas en un solo edificio. En nuestra opinión, el shopping más apropiado para aquellos que están haciendo turismo en Lisboa es el centro comercial Vasco da Gama, que se encuentra en el Parque das Nações. Es un shopping completo, pero lo mejor es que está al lado de otros puntos turísticos muy interesantes y cerca del aeropuerto.

El Corte Inglés en Lisboa

La tienda de departamentos El Corte Inglés es otra opción increíble para aquellos que quieren comprar ropa en Lisboa. Además de estar dividida en varios departamentos y tener todas las marcas a disposición, aprovechas para ver ropa para toda la familia, pues en cada piso de moda suele ser de un género diferente. De esta forma acabas ahorrando mucho tiempo, pues habiendo visto todo el piso de ropa femenina, basta coger la escalera mecánica y ver el de ropa masculina; sin tener que recorrer toda la ciudad en busca de tiendas.

Primark en Lisboa

Las tiendas Primark en Lisboa son un éxito cuando se trata de comprar ropa. Además de ser dedicadas a diversos segmentos: ropa, ropa de casa, pijamas, ropa deportiva, entre otras; ¡tiene varias tiendas repartidas por toda la ciudad! La única desventaja de Primark es que siempre se llena mucho, entonces dependiendo del horario puedes comprar tranquilamente, como también puedes verte luchando por una prenda!

Recuerda que el seguro de viaje es obligatorio para viajar a Europa

Ahora que ya sabes todo sobre donde comprar ropa en Lisboa, una sugerencia importante que reforzamos a todos los que planean ir a cualquier país de Europa es que tengan en cuenta que adquirir un Seguro de Viaje Internacional es obligatorio para viajar para allá. No dejes de ver nuestro artículo de Seguro de Viaje para Europa con todo lo que necesitas saber sobre el asunto, cuáles son los mejores seguros y sugerencias para comprar un excelente seguro por un precio increíble ahorrando mucho.

Utiliza tu celular cómodamente en Lisboa y en Portugal

Puedes utilizar tu celular en Portugal, en Europa y en cualquier otro lugar del mundo, es estupendo, pues acaba siendo muy útil. Puedes usar las aplicaciones de los puntos turísticos y de las ciudades, de cupones de descuento, si vas a alquilar un automóvil ahorras unos 100 euros porque no necesitarás alquilar un GPS ya que podrás usar el de tu celular, puedes buscar las direcciones y horarios de los lugares, ver el pronóstico del tiempo para planear los paseos y por supuesto estar conectado con todo el mundo a través de aplicaciones y subir tus fotos del viaje a Portugal en las redes sociales. No te pierdas nuestras recomendaciones de cómo utilizar el celular cómodamente en Europa. Es realmente económico y podrás utilizar tu celular todo el día y en cualquier lugar. Y usando el internet de tu celular podrás buscar todo sobre dónde comprar ropa en Lisboa cuando estés allá.

Sugerencias para aprovechar mejor tu viaje a Lisboa

Y ahora que ya lo sabes todo sobre donde comprar ropa en Lisboa, una buena sugerencia que hace la diferencia en el viaje a Lisboa es escoger bien la ubicación de tu hotel y hospedarte cerca de las atracciones turísticas. La ciudad es enorme y estando bien localizado podrás aprovechar mucho más y gastar mucho menos tiempo y dinero desplazándote hasta los lugares. Puedes ver nuestro artículo de dónde alojarse en Lisboa, que allí te mostraremos las mejores regiones para hospedarte y también como encontrar un hotel estupendo por un buen precio (y localizar hoteles excelentes en promoción en esas regiones que son super concurridas). Vale la pena esmerarse a la hora de reservar el hotel en Lisboa.

Y otro dato importante es que algunos puntos turísticos, playas, ciudades muy buenas, bodegas y outlets de Lisboa están un poco alejados de la ciudad, y una gran opción para disfrutar mejor de tu viaje es alquilar un coche. Muchos turistas lo están haciendo porque puedes conocer varias ciudades de Portugal, que son hermosas e ir hasta Porto, que es uno de los viajes mas bellos y las carreteras son hermosas. Si lo deseas, chequea nuestro articulo sobre como alquilar un automóvil en Lisboa y Portugal con consejos de cómo alquilar un excelente coche a un precio increíble, comparadores de precios excelentes, documentos necesarios y todo lo que necesitas saber sobre el tema para ahorrar y hacer el mejor negocio.

Chequea otros artículos imperdibles de Lisboa:

Que hacer en Lisboa: Principales atracciones, paseos y lugares de Lisboa en Portugal. Entradas de Lisboa mas baratas: Donde comprar las entradas de las atracciones turísticas. Consejos para andar en tren por Europa: Mejores empresas, tramos, donde comprar pasajes muy baratos y todos los consejos.

Comprar en Portugal

Por su competivos precios y la calidad de sus productos comprar en Portugal se ha convertido en una actividad de primer del lado de la frontera española. Tanto sea para llevar regalos a los conocidos o para aprovisionarse uno mismo de bienes de excelente calidad, los mercados de Portugal son una buena opción. Estos mercados se constituyen con cientos de puestos que se instalan periódicamente en un mismo lugar y tienen una propuesta atractiva en la combinación de calidad, precio y variedad. Allí se pueden encontrar, entre otras cosas, accesorios de cocina, cubiertos, ropa de abrigo, calzado, ropa de marca y toallas, el producto más buscado por los turistas dada su excelente calidad.

Estos mercados pueden encontrarse en numerosas pobleaciones del país, pero especialmente en Lisboa, Oporto, Coimbra, Barcelos y Braga. Uno de los más conocidos es el de Vilar Formoso, muy cerca de la frontera con España, donde se dan cita más de quinientos feriantes a lo largo de 3 kilómetros el primer sábado de cada mes.

Por otra parte, la riquísima tradición artesana es otro de los factores por los que vale la pena comprar en Portugal. Tanto en mercados como en ferias se pueden encontrar piezas de bordado y tejido, bellísimas colchas, alfombras con motivos orientales, cestos de mimbre de primera calidad, y los más increíbles objetos de cerámica y alfarería, tanto de uso cotidiano, como decorativos. Los azulejos y la loza fina son indiscutibles protagonistas de la artesanía portuguesa. También se pueden encontrar en la zona de las islas artesanías fabricadas con corcho, fibra de banano, cuerda, raíz de hortensia, escamas de peces y miga de higuera, así como piezas de arte decorativo grabado en dientes y mandíbulas de cachalote.

Pero más allá de las artesanías, creció en el país el desarrollo de las boutiques y grandes centros comerciales. Las principales marcas internacionales de moda como Louis Vuitton, Emporio Armani, Loewe o Dunhill ya tienen sus sucursales para que todos los viajeros puedan comprar en Portugal. Infaltable es mencionar lo extendidos que están los locales de El Corte Inglés y la cantidad de consumidores que transitan por el Amoreiras shopping center en Lisboa y el Quinta doping en el Algarve.

Si el viaje programado incluye pasar por los conventos, son imperdibles los dulces que preparan las monjas y están dispuestos para la venta, así como es casi obligatorio degustar los exquisitos vinos de Oporto.

Ropa falsificada en Portugal viaja por paquetería a través de Fuentes de Oñoro

La falsificaciones de ropa, calzado y complementos tienen un gran impacto económico. Suponen un quebradero de cabeza para las marcas de lujo, que pierden beneficios con copias cada vez más perfectas. Los delincuentes se esmeran por superar los controles, pero la Guardia Civil actúa contra este tipo de piratería.
La Unidad Fiscal y de Fronteras de Fuentes de Oñoro, que está integrada por cinco agentes, constata que los delincuentes cambian sus métodos de operar para mantener en pie su lucrativo negocio. La frontera vuelve a ser un ´punto caliente´ en el tráfico de imitaciones. En los diez primeros meses de 2016 la Guardia Civil ha aprehendido 4.166 prendas falsificadas por un valor de 238.680 euros. En una de las últimas operaciones se incautaron 300 pantalones vaqueros.
«En las últimas incautaciones que hemos realizado, las prendas se han enviado por paquetería a través de empresas convencionales. En torno a Guimarães y a Oporto hay muchas fábricas de textil y de calzado» que se dedican a producir imitaciones, explican fuentes de la Guardia Civil en Fuentes de Oñoro.
Últimamente, la mercancía pirata sale de Oporto y pasa por Fuentes de Oñoro, si supera los controles. Desde Madrid se distribuye a puntos como la Seo de Urgel, Gerona en la frontera con Francia, Valencia, y Murcia. «Se mueve muchísima mercancía y muchísimo dinero. Hemos intentado tirar del hilo y, por ejemplo, en la Seo de Urgel hay más de sesenta tiendas donde van destinadas las falsificaciones», explican desde la Unidad Fiscal y de Fronteras de la Guardia Civil.

«En Portugal somos serios, tenemos calidad y ¡se respetan los derechos de los trabajadores!»

En nuestra última visita a la fábrica portuguesa donde se elaboran nuestras camisetas, sudaderas, vestidos y pantalones, entrevistamos a una de las trabajadoras para que nos explicase de primera mano cómo es su trabajo en la confección de nuestras prendas.

1. ¿Cuántos años lleva dedicándose al mundo de la confección?

Llevo dedicándome a este mundo 15 años.

2. En los años que lleva trabajando ¿cómo han evolucionado las técnicas?

Han evolucionado a nivel de materias primas, no tanto de maquinaria para confeccionar que son similares. También ha evolucionado la forma de realizar los patrones.
Lo que sí se ha modificado es la complejidad que el cliente necesita para diferenciarse de las demás empresas del sector, cada vez hay más competencia por lo que si se quiere sobrevivir hay que ofrecer lo mejor al cliente.
Ahora gracias a la evolución de los materiales, la tecnología y los procesos es más fácil elaborar las prendas, antes nos llevaba más tiempo.

3. ¿Cuál es su labor en la cadena de producción?

Mi labor es la de confeccionar las prendas, unificar las partes que comprende el producto final.

4. ¿Cómo es el ambiente de trabajo?

El ambiente es muy bueno, pero a la hora de trabajar se requiere mucha concentración porque los detalles se notan y son difíciles de corregir, así que en el momento de confeccionar uno tiene que estar muy pendiente de lo que está haciendo para que el resultado final sea el mejor posible.

5. ¿Qué proceso utilizan en la realización de las prendas?

Pues para producir una prenda, como las vuestras de DearTee, primero hay que hacer los tejidos, tintarlos con los colores elegidos, luego cortar las partes, estampar o bordar, confeccionar, enviar a lavar, planchar, etiquetar y finalmente embolsar.
Las prendas dan muchas vueltas antes de llegar al cliente, incluso en todos estos procesos ¡hay muchos improvistos y complicaciones que los clientes no ven!

6. ¿Le gusta la confección de prendas?

Llevo toda la vida haciendo esto, me gusta porque sé que hago bien mi trabajo después de tanto tiempo he aprendido la profesión.

7. ¿Por qué cree que las empresas acuden a Portugal para confeccionar sus prendas?

Por la tecnología, la rapidez, la agilidad y el know how, el saber cómo debemos hacer nuestro trabajo para que las prendas no presenten ninguna tara.
Las marcas saben bien que en Portugal somos serios, tenemos calidad y algo muy importante ¡se respetan los derechos de los trabajadores!

8. ¿Qué tiene de especial el algodón portugués?

Portugal no tiene algodón como tal, pero elegimos los mejores hilos de los mejores productores; incluso se puede confeccionar con algodón biológico u orgánico para seguir en la línea de colaboración con la sostentabilidad y la producción controlada.

9. ¿Qué porcentaje de mujeres-hombres hay en la fábrica?

La industria textil en Portugal tiene unos 150 años, normalmente en las líneas de confección la mayoría de los
trabajadores son mujeres por cuestiones culturales…
Pero en otros procesos de la cadena de producción hay mayoría de hombres, como por ejemplo en las estamperías, en las fabricas de tejidos, etc.

50 empresas de ropa de cama y baño en Portugal

¿Cómo elegir los textiles para el hogar?

Antes de lanzarte a buscar en la sección de edredones o de colchas, piensa qué tipo de ropa necesitas comprar y piensa cómo los nuevos textiles pueden influir en la decoración de tus habitaciones. Ten en cuenta aspectos como la suavidad o durabilidad de los materiales, así como la temperatura media de tu casa, antes de consultar tu compra con una tienda de ropa de hogar de Portugal.

Cuando sepas qué tipo de producto necesitas, puedes mirar ropa de cama online o recurrir a expertos en ropa de hogar para que te asesoren a la hora de comprar ropa de baño. Si estás pensando en hacer algún regalo, hay empresas especializadas en la venta de textiles con bordados que podrán ofrecerte modelos actualizados.

¿Cada cuánto tiempo renovar la ropa de hogar?

Los textiles para la casa se utilizan con frecuencia. A pesar de que están hechos para durar varios años, la exposición a distintas temperaturas, los frecuentes lavados y la delicadeza de los materiales lleva a que siempre sean necesarias un par de sábanas o de toallas extra.
Para garantizar que cuentas con suficiente ropa para el baño y la habitación, cuenta el número de personas que viven en tu hogar, el número de aseos y el número de habitaciones. Calcula que cada persona utiliza entre una y dos piezas de textiles para el hogar cada semana y, a partir de ahí, compra tus juegos de sábanas, edredones, etc. Si tienes dudas, siempre puedes preguntar a expertos de Portugal en ropa del hogar.

Preguntas que deberías plantear antes de hacer un encargo a una empresa de ropa de hogar o de comprar un producto:

  • ¿Cuánto tiempo lleváis trabajando en este sector?
  • ¿Tenéis referencias de antiguos clientes?
  • ¿Cuándo estará todo listo?
  • ¿En el presupuesto está incluido absolutamente todo?
  • ¿Los productos provienen del comercio justo?
  • ¿El tratamiento que se le da a las telas es ecofriendly?
  • ¿Ofrecéis algún tipo de descuento por grandes pedidos y/o garantía del producto?
  • ¿Admitís devoluciones?
  • ¿Necesitáis que os proporcione ejemplos visuales de lo que quiero?

Encuentra fabricantes y vendedores de ropa de cama y baño en Portugal. Mejora los resultados de la búsqueda en la sección “Profesionales” incluyendo el nombre de tu ciudad o comunidad autónoma. También puedes consultar las fotos de proyectos de los profesionales de Portugal para encontrar expertos que hayan trabajado en proyectos similares al tuyo.

Encuentra empresas de ropa de cama y baño de tu zona en Houzz

Antes de contratar a un empresa de ropa de cama y baño en Portugal, revisa nuestro directorio donde encontrarás 50 empresas de ropa de cama y baño. Lee las valoraciones de los clientes, revisa sus proyectos anteriores y solicita un presupuesto a los empresas de ropa de cama y baño de tu zona.

Empresa

Era el año 1921 cuando el Dr. Álvaro Machado, profesor universitario, su hermano Eduardo Rodrigues Machado, antiguo oficial miliciano, y Luís Eugénio D’ Oliveira Braga, comerciante en Oporto, deciden dedicarse a la industria textil que por aquel entonces ya impulsaba a la región de Guimarães. Su cultura de exigencia con la calidad, pero también de cierto idealismo y romanticismo, forjarían definitivamente los valores y la identidad de la marca Sampedro.
Hasta el día de hoy, esta herencia permanece fuertemente enraizada en la cultura de la empresa, que empezó su actividad como fabricante de tejidos de lino, fundamentalmente dedicados, entonces, a la confección de sábanas, mantelería y toallas. Sampedro sólo ampliaría más tarde su oferta a productos de algodón, poliéster/algodón y felpas.
Fue la primera empresa, en Portugal, en producir tejido de sábana a cuadros, a rayas y estampado. Desde entonces, este producto, que pronto se confirmó como un gran éxito comercial y de ventas, ha aportado a la marca, además de otras líneas de productos, el reconocimiento que persiste hasta los días de hoy.
Tras 90 años de existencia y 3 generaciones después, la ropa de cama Sampedro sigue siendo su imagen de marca más fuerte y su producto más icónico.
Actualmente, empleando las más avanzadas tecnologías textiles, materias primas rigurosamente seleccionadas y el apoyo de un equipo creativo especializado, Sampedro desarrolla su actividad a lo largo de todo el proceso productivo, desde el diseño y el desarrollo, pasando por la preparación para tejedura, la tejedura, el blanqueamiento, la tintorería y el estampado, hasta el acabado y la confección.
Así, Sampedro es hoy día una referencia en la producción textil en Portugal y está reconocida como una marca de confianza en los mercados internacionales a los que exporta.

Portugal, que lleva desde los años 80 produciendo ropa para España, está intensificando su posición como suministrador de las grandes marcas españolas. El país vecino, que exportaba ropa y textil a España por 1.293 millones de euros en 2012, superaba los 1.790 millones en 2015, un 38,6% más en solo cuatro años. Una producción encargada por empresas como Inditex, Carolina Herrera, Purificación García, El Ganso o Bimba y Lola. En resumen, la producción total de la industria portuguesa de la confección, que trabaja también para Francia o Alemania, pasó de los 5.600 millones de euros del 2012 a los 6.200 millones del año pasado.

Unos resultados que no sorprenden a Ángel Asensio, presidente de Fedecon, la patronal española de la confección, quien reconoce que “Portugal es un país fuerte en el sector, con una industria del textil y confección muy cuidada, una mano de obra más barata y una buena especialización en los tejidos y la confección”. Una opinión que Marcos Álvarez, consultor exejecutivo de Cortefiel, completa al señalar que “hay tres factores que llevan a las marcas españolas a fabricar en Portugal: La rapidez en la respuesta, los costes de producción y la calidad productiva, fruto de una cultura textil fuerte”.

Las causas del éxito luso son que, al contrario de lo que sucedió en España, las empresas no solo no cerraron sus plantas, sino que invirtieron en tecnología y procesos para convertirse en suministradoras de proximidad para las marcas españolas, francesas o italianas. “Una reorientación estratégica del modelo de negocio”, apunta Alberto Rocha Guisande, secretario general de Cointega, la patronal gallega del sector, “con tal éxito que es un caso digno de estudio”.

Estas empresas no se limitan a cortar y coser. Controlan ya todo el proceso de fabricación, desde la compra del tejido hasta la entrega. Adelino Costa, presidente de ANJE, la Asociación de jóvenes empresarios de Portugal, aclara que sus firmas “prestan servicios como el desarrollo del producto, la innovación, el diseño, el styling, la logística y el suministro”.

Costa añade que “las marcas españolas recurren a las fábricas lusas para asegurar las diversas fases de la cadena de producción textil, el aprovisionamiento de materias primas y la ejecución de procesos industriales específicos”. Y lo hacen, además, con total eficiencia, ya que la industria portuguesa consigue entregar un pedido en apenas 15 días.

La reconversión se debe a que tenía empresas de cierta dimensión que pudieron hacer frente a las inversiones necesarias. A. Ferreira & Filhos tiene cuatro fábricas y 350 trabajadores; Dielmar, especializada en trajes y con marcas propias, cuenta con 400, al igual que Goucam. A lo que hay que añadir los trabajadores indirectos, en empresas subcontratistas. De hecho, la estructura de la industria lusa no ha parado de crecer. Había 7.000 compañías en 2010 y ahora son casi 8.000. La plantilla total ha pasado de 120.000 personas en 2012 a más de 140.000.

Producción más barata

Que sus costes laborales sean más bajos que en España también ayuda. Aunque los expertos no creen que sea lo más relevante. “Ese no es el factor determinante que lleva a las marcas de moda a externalizar su producción allí”, apunta José Manuel García Orois, gerente de la Cámara de Comercio de Vigo. En su opinión son más importantes “la tecnología y la eficiencia y disponibilidad de una estructura industrial que no se perdió con el proceso de deslocalización”. “Pese a que los costes de producción en Marruecos son más bajos y los productos más baratos, algunas marcas están abandonando Marruecos y regresando a Portugal por la calidad del producto y la capacidad de entrega”, reconoce Adelino Costa, de ANJE.

Buena parte del éxito de la industria portuguesa de la confección, centrada en la producción integral de ropa para terceros, más que en las marcas propias, se debe a la apuesta de Inditex por producir allí, lo que contribuyó a mantener la actividad. A resultas de esas apuesta de Inditex y otras firmas gallegas se ha acabado por formar un auténtico clúster de la moda, en el que cada una de las partes se ha especializado y ha servido, dice Rocha Guisande, “para potenciar al máximo la complementaridad”. “Mientras que Galicia se ha centrado en el diseño de moda”, dice García Orois, “la industria impulsó y apoyó el nacimiento de talleres textiles que actuaron como suministradores de primer nivel para las marcas gallegas”. El responsable de Cointega no alberga la menor duda de que “contar dentro del territorio de la euroregión Galicia- Norte de Portugal con un cliente de la capacidad de arrastre de Inditex ha sido decisivo en el que algunos consideran el milagro económico portugués”.

Un efecto del éxito portugués en el sector es que ha impedido que España pudiera hacerse con parte de esa labor industrial. En Fedecon explican que esa recuperación de producción es muy difícil “debido a que, con la crisis, se ha destruido gran parte del tejido industrial del textil y la confección”, explica Asensio. Una situación que García Orois achaca “a la ausencia de estructuras empresariales capaces de afrontar las inversiones y organización necesarias para reimplantar esa producción”.

Estas dificultades —para recrear la industria en España— se mantienen, lo que explica que Inditex, que fabrica el 15% de sus prendas en su país de origen, siga canalizando más producción a Portugal que a Galicia. El grupo de Amancio Ortega empleó el año pasado 10.000 trabajadores más en el país luso (hasta los 42.000), frente a un incremento de 200 en España, hasta los 6.500. Todo esto ha tenido consecuencias. Solo entre el 2008 y 2011 se perdieron 35.000 empleos en el sector al pasar la plantilla de 185.000 a 150.000 personas. Si lo comparamos con lo que sucedía en 1995, cuando la industria empleaba a 280.000 trabajadores, la pérdida de empleo fue del 45%.

Cambiar la situación va a ser difícil porque las marcas españolas están cómodas con esta estructura. “Resultaría muy complicado conseguir mano de obra en nuestra tierra para realizar las tareas más primarias del proceso productivo, que está totalmente solucionado, ya que existe la capacidad de gestionar cada tipo de producción en donde resulte más adecuado y en las cantidades que requiera la demanda”, aclara Rocha Guisande.

A la izquierda, agentes de la ASAE portuguesa inspeccionan en la ría de Vila do Conde. A la derecha, destrucción de ropa deportiva falsa en una cementera del norte de Portugal en julio pasado. / ASAE Portugal

En la sección de Caballeros de El Corte Inglés de Vigo ya sabían, por costumbre, que cuando les visitaba cierto portugués, hombre de mediana edad al que llaman «el cacique», pronto de lo que comprase aparecerían imitaciones en el mercado de A Pedra, a poco más de un kilómetro de allí.

Al cacique se le veía experto. Con ojo profesional examinaba polos, camisetas, bermudas, todas de buenas marcas, y se llevaba un ejemplar de cada una. No importaba que no fuesen de su talla. Los vendedores de ropa de la ciudad gallega, que de vez en cuando le ven reaparecer, saben que no son para ponérselas, sino para dárselas a sus costureras en pequeños talleres de la periferia de Oporto con la instrucción de que saquen patrones mientras él busca tejidos para imitar.

Acaba de cumplirse ahora un año de una sentencia del Juzgado de lo Penal 2 de Vigo que condenó a entre tres y 18 meses de prisión a 26 comerciantes de A Pedra. Habían sido detenidos en una espectacular redada de la Policía Nacional en octubre de 2014. Un pool de marcas deportivas y de lujo afectadas integró la acusación particular. Desde entonces, A Pedra, obligadas sus tiendas a ir por lo legal, agoniza con casi todos los puestos cerrados.

Por Salamanca

En la Asociación para la Defensa de la Marca sospechan hoy que, para las las prendas y zapatillas de Portugal que no se envían por paquetería, ya no es la frontera pontevedresa lugar de tránsito, sino diversos pasos en la provincia de Salamanca. Lo harán llegar a la manta intermediarios marroquíes, y sobre todo africanos subsaharianos. «Los manteros senegaleses confían más en un angoleño o un mozambiqueño establecido en Portugal», refiere una fuente policial de la zona.

Lo que no han cambiado es el origen –el área metropolitana de Oporto– y el destino: las aceras de Madrid y Barcelona. Una multitud de tejedoras y autónomos buscan un sobresueldo en sus casas o en la maraña de pequeños talleres del textil del Norte de Portugal, dedicando horas extra a la contrafaçao (falsificación) de camisetas futboleras y zapatillas deportivas.

El 29 de noviembre de 2016, la Policía Nacional golpeó al tráfico de productos falsificados en La Jonquera (Girona), con 71 detenciones y el cierre de 34 tiendas. En la imagen, un agente inspecciona uno de los comercios. / CNP

Oporto y alrededores concentran el 85 por ciento de la industria textil portuguesa; 75.000 empleos. La competencia de China y otros países asiáticos arruinó a multitud de hogares. Ahora la zona vive un renacer, con más de 6.000 pequeños talleres. Pero no ha desaparecido la pobreza de las tejedoras en un Portugal que apenas sale de la crisis, y han desarrollado otros acomodos en la economía sumergida. Aunque vuelvan a tener empleo, no dejan la contrafaçao.

España y Portugal son los destinos casi únicos de sus labores. Y no solo los almacenes que surten a los manteros: también las tiendas de Els Límits de La Jonquera, que siguen siendo parte de la demanda pese a los golpes policiales. El más grande, el que provocó 71 detenciones en las tiendas y almacenes de la ciudad gerundense el 29 de noviembre de 2016. Tres decenas de tiendas fueron cerradas entonces. Dos años después, las tiendas siguen abiertas y mostrando producto falso. Tanto entonces como hoy, parte de la mercancía venía (y viene) de Portugal.

Capataces discretos

La contrafaçao constituye uno de los principales quebraderos de cabeza de la ASAE (Autoridade de Segurança Alimentar e Económica), unidad de la Policía Criminal portuguesa que, al contrario que la policía marroquí, colabora muy directamente con la española en la persecución de las falsificaciones.

El pasado 5 de mayo, la ASAE golpeó a uno de los principales talleres clandestinos de zapatería de Vila do Conde, al norte de Oporto. La operación –a la que policías portugueses de gusto más rococó que los españoles bautizaron Sapatilha d’Ouro– «representa bien la discreción con la que se mueven las redes de contrafaçao», relata una fuente policial española. Al dueño se le intervinieron 210.000 euros en metálico y 7.870 zapatillas copiadas a Nike y Adidas que en la manta habrían alcanzado más de 300.000 euros de facturación, pero figuraba como propietario de una pequeña SL con, oficialmente, un único empleado: él.

Interior del taller clandestino de falsificación de zapatería clausurado por policías de la ASAE portuguesa en Vila do Conde, al norte de Oporto, el pasado 5 de mayo. / ASAE PoRTUGAL

El trabajo de los agentes portugueses no es fácil, pues sus jueces exigen la personación de los perjudicados, las marcas de lujo, en los pleitos por contrafaçao. «Y si en un taller se descubren falsificaciones de más de diez marcas, solo los peritajes retrasan la instrucción un año», relata Xosé Carlos C., agente comercial de moda que se mueve al norte del río Miño.

Además, la fiscalía lusa no le valida a la ASAE incautaciones sin queixa (denuncia) previa. Por eso han habilitado un portal de denuncia electrónica. En 2017 llegaron a ser 3.000 los chivatazos recibidos, pese a que uno de los requisitos que la web requiere al «queixoso» o denunciante es dejar escrito su «nome» y su «morada».

Tantas denuncias indican un cambio de tendencia: no era precisamente costumbre la delación entre las tejedoras portuguesas, mujeres que conocen la adversidad que trajo la globalización a sus hogares y los de sus vecinos. Xosé C., gallego del sur, donde tan cercano es el paisanaje a los portugueses del norte, refiere un motor para las denuncias: el impago. «Escribir a la ASAE es la forma de arreglar cuentas con el taller que te ha despedido, o con el cliente que no te resuelve su deuda».

De Portugal al cielo

El turismo, espoleado por tierra, mar y aire desde la Administración, junto con el incremento de las exportaciones, que representan más de un 43% del PIB vecino, sujetan el estandarte del llamado ‘milagro portugués’. Detrás de las letras doradas, sobre el asfalto, el latón asoma en forma de carteles que reclaman empleos «con derechos» y el fin de la «precariedad». Lo divisan también desde la universidad. Al menos, la de Coimbra. Según un estudio del Observatorio de Crisis y Alternativas del Centro de Estudios Sociales de esa institución académica, el 63,3% de los contratos que se han firmado en Portugal desde finales de 2013 son a tiempo parcial, temporales o de obra. A la escasa calidad del empleo hay que sumar unos reducidos rendimientos salariales, que rara vez se despegan de los 700 euros mensuales brutos de media, un 17% por encima del salario mínimo luso, de 580 euros. El humilde jornal exige un número de prestidigitación cuando el kilo de pollo se cotiza a 5,50 euros y el litro de la gasolina supera los 1,7 euros.

«Pese al fulgor, seguimos siendo una economía barata. Cuatro de cada diez nuevos empleos se crean en el sector del turismo, las compañías tienen grandes dificultades para encontrar trabajadores cualificados y la mano de obra se paga poco, lo que supone un gran atractivo para las empresas», sintetiza Pedro Ivo Carvalho, subdirector del ‘Jornal de Noticias’, el único periódico nacional que se tira en Oporto. Su sinopsis explica en buena medida el florecimiento de la industria tradicional del país, la del calzado y el textil. Son, por ese orden, los sectores más pujantes.

España, en alpargatas

Portugal marca el paso desde una pequeña localidad situada a treinta kilómetros al sur de la capital lusa del ‘Douro’, en la que se acuestan 22.600 personas y se despiertan 50.000. Este otro ‘milagro’ lo ofician los centenares de fabricantes de calzado que desde Sao Joao de Madeira nutren de vida laboral a varias poblaciones de los alrededores. Entre ellos, André Fernández, propietario y gerente de Perks, una firma familiar que, asesorada por un diseñador italiano, crea y manufactura sus propios modelos. A menudo, eso sí, para mérito de otros. El 75% de su producción se comercializa sin marca. Pero esta suerte de anonimato de la moda lusitana podría cambiar pronto. El viento se ha puesto a soplar a su favor. «Si antes nos pedían que el ‘made in Portugal’ lo escondiéramos, ahora los clientes quieren que lo pongamos bien a la vista. ¡Estamos de moda!», se relame el empresario.

Recuperados del estrangulamiento propiciado por los bajos precios de los fabricantes chinos con la receta de «la calidad, la flexibilidad y la rapidez en la entrega», los portugueses pisan los talones a reconocidos productores, como los italianos. Y, de largo, a los españoles. «Hace unos años ibas a cualquier feria y necesitaban seis pabellones. Hoy no llenan medio. ¿Por qué? No tienen ayudas. A nosotros el Gobierno nos subvenciona un tercio de lo que nos cuesta ir. Sabe que así se fomentan las exportaciones», explica Fernández. Las cuentas parece que salen. En la última década, esas ventas «han doblado su valor», certifica Luis Onofre, presidente de APPICAPS, la asociación en torno a la que se agrupa un sector que cuenta ya con 1.526 firmas y 40.080 trabajadores, un 23% y un 24% más que en 2010, respectivamente.

No muy lejos de esta factoría, otra industria familiar marcha a todo gas. Los 300 empleados de Fepsa producen un tercio del mercado mundial del fieltro con el que se confeccionan sombreros, que despachan lo mismo a la Maison Michelle -surtidora de Dior y de Chanel-, que a buena parte de la comunidad judía ortodoxa, la indígena andina y la de cowboys estadounidenses. Los que lució en ‘Dallas’ J.R., el villano por antonomasia de la televisión de primeros de los ochenta, salieron de esta empresa, que, en plena recesión, se las arregló para dar un arreón. Desde 2010 ha duplicado su facturación, hasta superar ahora los 15 millones de euros al año. Su dueño y capataz, Ricardo Figueredo, está convencido de que, al igual que ocurre con su negocio, la expansión económica que protagoniza su país también es «sólida». «Nuestro tejido empresarial ha enfrentado los tiempos duros comprando tecnología, y eso unido al talento joven es garantía de progreso», dogmatiza.

A 55 kilómetros al norte de Oporto, Guimaraes se erige en el epicentro de una de las regiones de fabricación textil más importantes de la UE. Carolina Herrera, Victoria Beckham, Ágatha Ruiz de la Prada o el astro autóctono Cristiano Ronaldo fabrican allí junto al coloso español Inditex, que genera en Portugal el 20% de su producción. Con esta floreciente industria alrededor no es de extrañar que la segunda ciudad lusitana y eterna aspirante a capitanear el país sea un campo abonado para la creatividad. Bulle en torno a la rua de Miguel Bombarda, en el llamado barrio de las artes de Oporto. Desde allí, Marita Moreno, una mozambiqueña de 58 años, batalla por que los zapatos y bolsos que manda hacer con corcho o biocuero cuajen en el desquiciado mercado internacional de la moda y le den para mantenerse «y para abonar al Estado un tercio de lo que facturo». «Las pequeñas empresas somos las que sostenemos los empleos públicos. Con lo que se gana en este país y lo que se llevan los impuestos, todo se exporta. No tenemos dinero para pagar la calidad que producimos», se lamenta.

Daniela Duarte se las ha arreglado para colocar sus creaciones, a base de telas ‘vintage’ y patrones novedosos, en Setúbal y Jersey City, en sendos comercios regentados por compatriotas. También están disponibles en su web. A cambio, a sus 30 años, vive con y de sus padres, «como la mayoría de mis amigos». «El milagro económico consiste en tener que renunciar a tus sueños para trabajar en lo que sea y poder pagar tus facturas», ironiza. De momento, ella resiste. Su marca, Daniela ponto final, también es una declaración de principios.

Wifi debajo de las piedras

La vida empresarial de Sylvia Cardim de Melo discurre por otras altitudes. Hace apenas un año echó a andar su firma de marketing y ‘branding’ digital con un diseñador gráfico y calcula que cerrará este año con ocho y una facturación por encima de los 100.000 euros. Natural de Sao Paulo, dejó hace dos eneros su domicilio en Singapur cuando los clientes de su marido, un portugués empleado de la Credit Suisse, empezaron a ordenar inversiones en el confin suroccidental de Europa. «Antes no había motivos para salir a la calle. Hoy Lisboa es el lugar en el que estar. En Singapur se gana mucho más pero, profesionalmente, esta experiencia es más enriquecedora».

La emprendedora brasileña se sincera en la segunda planta del bullicioso Mercado da Ribeira, reconvertido en paraíso ‘gourmet’ para guiris por la veterana revista de ocio inglesa ‘Time Out’. Second House ha abierto allí la réplica lisboeta del local de ‘coworking’ que un par de socios británicos estrenaron hace unos años en Londres con notable éxito y que van a implantar ahora en Los Ángeles. La receta, patentada, es la misma: una sencilla y cuidada apuesta arquitectónica -de factura española, por cierto- y una rica oferta interna cultural y deportiva que propicie sinergias fructíferas entre los propios socios: 165 firmas de veinte nacionalidades en este momento. Desde el destacamento digital de Mercedes Benz o los servicios financieros de Volkswagen, a docenas de ‘startups’, el otro fenómeno, esta vez de rabiosa vanguardia, que calienta Portulga junto a las humeantes fábricas norteñas donde se cose la ropa y los zapatos de media Europa.

No es casualidad que los emprendedores tecnológicos y digitales hayan puestos sus ojos -y muchos también sus pies- en territorio lusitano. Hace ya cinco años que el Ayuntamiento de Lisboa puso en marcha un servicio de promoción y asesoramiento para proyectos de innovación tecnológica. «Tenemos ya una red nacional con 130 incubadoras activas que acogen más de 2.000 ‘startups’. De ellas, un 60% siguen operativas trancurridos dos años», alardea Luis Moura, delegado comercial de Portugal en España. El otro cebo, aún más sabroso, se llama Web Summit. Se trata de la mayor conferencia tecnológica del planeta. Hace dos años decidió abandonar Dublín, su lugar de nacimiento, para mudarse a la emergente Lisboa y arrastrar tras de sí hordas de ‘geeks’ (o frikis de la tecnología). Y como lo uno lleva a lo otro, no hay autobús de línea, tren, estación o incluso espacio público en Portugal en donde no haya línea gratuita de wifi.

El furor lusitano por la economía digital no extraña a la madrileña Noelia Novelle. Ella misma se desplazó a Lisboa para «hacer el masterchef de las ‘startups'» y sacar adelante la suya propia, Doinn, una proveedora de limpieza y lavandería para apartamentos turísticos. «Los portugueses siempre han ido muy por delante en tecnología. Sus cajeros fueron los primeros de Europa en permitir la compra de entradas de conciertos. Y ahora empieza a lucirles».

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *