0

Comunicar embarazo empresa

En ocasiones, anunciar el embarazo a la empresa supone un trago difícil para la futura mamá, sobre todo si son madres primerizas. Lamentablemente, son muchos los prejuicios en torno a la maternidad en el ámbito laboral y las dudas suelen ser habituales.

No tienes que preocuparte ni sentirme culpable en absoluto. Esperar un bebé es algo maravilloso y es hora de que las empresas empiecen a entenderlo y apoyarlo. Te contamos lo que debes saber sobre el tema y te ayudamos a decidir cuándo anunciar el embarazo en tu trabajo.

¿Debo notificar a la empresa mi embarazo?

No hay una obligación legal de comunicar el embarazo a la empresa. Estrictamente, la legislación laboral no contempla ninguna mención acerca de la obligatoriedad de notificar sobre este hecho personal y privado de la mujer.

No obstante, la recomendación generalizada es la de comunicar a la empresa tu embarazo para que ésta pueda organizarse de cara a reemplazar tu puesto en la baja maternal. Eres tú quien debe valorar si es mejor comunicarlo o no, según la relación que tengas con tus jefes, los planes que tengas para cuando nazca el bebé y otras circunstancias personales.

¿En qué casos debería notificarlo?

A la hora de valorar si deberías o no comunicar a tu empresa que estás embarazada, debes tener en cuenta algunos puntos relevantes de tu nueva situación y cómo afectará tu trabajo en ella. Lo más importante pasa a ser tu bebé, por tanto es importante que lo notifiques cuanto antes a la empresa si:

  • Tu trabajo supone un riesgo para el bebé: si el desempeño de tus funciones habituales podría ser peligroso para tu bebé debes comunicarlo cuanto antes para tomar las medidas más adecuadas. Por ejemplo, si la madre trabaja en una planta de tratamiento químico o en un servicio de Rayos-X. Si el puesto de trabajo que se desempeña no es compatible con el embarazo, la empresa deberá hacer una mejora en la prevención de riesgos laborales, si es necesario un cambio de puesto de trabajo que no tenga riesgos para el feto y la madre.

  • Ausencias para revisiones médicas: el seguimiento del embarazo requiere controles prenatales periódicos y preparación al parto para los que deberás pedir permiso en el trabajo. Debe haber una comunicación expresa a la empresa sobre estas ausencias continuadas en el puesto de trabajo.

¿Cuándo debería anunciar el embarazo en el trabajo?

El mejor momento para hacerlo es una decisión que depende de una variedad de circunstancias personales y laborales, por tanto, al no haber obligatoriedad legal, tampoco hay un momento específico para hacerlo.

Hay mujeres que prefieren esperar a que pase el primer trimestre para notificarlo debido al mayor riesgo de pérdida que suele haber en las primeras semanas de embarazo. Pero claro, si tu puesto supone un riesgo para tu bebé deberás hacerlo antes, ya que precisamente las primeras semanas de gestación suelen ser las más vulnerables a radiaciones y otros peligros para el feto.

Tampoco deberías esperar demasiado para notificarlo, ya que por un lado la tripita comenzará a notarse y siempre es mejor que esas tú quién lo notifique a que tus jefes se enteren por terceras personas. Por otro lado, ten en cuenta que la empresa tiene que disponer de un tiempo prudente para buscar un reemplazo para tu puesto, redistribuir tu trabajo o lo que decida hacer de cara a tu baja maternal.

Si no hay necesidad de hacerlo antes, en torno al cuarto o quinto mes sería el mejor momento para anunciar el embarazo en tu trabajo.

Cómo notificar el embarazo a la empresa

Al no haber una obligación, no hay un medio específico para hacerlo, pero lo más recomendable es hacerlo por escrito y con acuse de recibo dirigido a la gerencia, el departamento de personal o área de recursos humanos.

También puedes hacerlo a través de correo electrónico, pero con acuse de recibo. Este documento será de mucho valor de cara a tomar medidas legales si fuese necesario.

Deberás indicar la fecha aproximada de parto, aclarar si es un embarazo considerado de riesgo, especificar si el médico ha indicado reposo o si recomienda el cambio de puesto de trabajo por suponer un riesgo para el bebé. En estos caso deberás adjuntar un informe médico que lo acredite.

También puedes aprovechar la carta para comunicar la previsión que tenemos para disponer de la baja maternal y los datos que consideremos oportunos para facilitar la adaptación de la empresa a la nueva situación.

¿En qué casos no debería notificarlo?

Como sabéis, cada trabajo es un mundo y es el sentido común el que debe primar en estos casos. No tienes por qué comunicarlo en casos especiales de situaciones de inestabilidad laboral, contratos temporales o de obra, o en casos en los que no habrá una continuidad laboral.

Por ejemplo, si estás trabajando en un proyecto para la empresa que acabará antes de dar a luz, no tienes por qué anunciarlo con antelación ya que el servicio para el que has sido contratada habrá finalizado, independientemente de si estás embarazada o no.

Tampoco deberías comunicarlo en una entrevista de trabajo. Una mujer embarazada es más costosa para la empresa que otra que no lo esté, por lo que la empresa seguramente rechazará tu candidatura al puesto de trabajo.

¿Pueden despedirte embarazada?

La empresa puede despedir a la trabajadora ya sea que esté embarazada (haya o no anunciado el embarazo) disfrutando de la baja maternal o el permiso de lactancia, pero la legislación vigente declara nulo de pleno derecho el despido si este fuera injustificado. En ese caso, la empresa estaría obligada a reincorporar a la trabajadora a su puesto de trabajo, una vez que el juzgado reconociese la ilegalidad del despido.

No obstante, no se debe confundir el despido con la no renovación de contrato temporal, extremo que la empresa tiene plena libertad para no ejercitarlo si así lo considera oportuno, de manera independiente a que la mujer esté embarazada o no.

En Bebés y más | Embarazo y trabajo: comunicación del embarazo a la empresa, Los derechos laborales de las embarazadas

El momento en el que confirmas que estás embarazada es uno de los más emocionantes de tu vida. ¡Vas a tener un bebé! Dentro del estado de alegría perpetua en el que te sumes, vas haciendo un repaso de lo mucho que va a cambiar tu vida a partir de ahora. Tendréis que comprar un coche más grande, tendréis que cambiar la decoración de tu despacho, tendréis que ahorrar más… y tendrás que anunciar en el trabajo que estás embarazada.

Todos hemos oído mil y una historias sobre una amiga que tuvo problemas en la oficina después de contar que iba a tener un bebé. Por suerte, las cosas están cambiando pero, ¿es suficiente?, ¿sigue siendo un problema para la mujer trabajadora quedarse embarazada?

El embarazo de una mujer trabajadora

Como no podía ser de otra forma, a ti te hace mucha ilusión saber que vas a tener un hijo, pero es posible que a tu jefe no le haga tanta. Muchos directores de empresa no ven con buenos ojos que una trabajadora tenga que ausentarse más a menudo para hacerse revisiones médicas, que no pueda hacer ciertos trabajos porque son peligrosos para la gestación, tener que contratar a otra persona para cubrir su baja y/o excedencia…

Los empresarios no van a despedir a una mujer porque se haya quedado embarazada, ya que cualquier tribunal de justicia lo consideraría despedido improcedente. Pero sí hay contratos temporales que no se renuevan, periodos de prueba que no se superan o presión y dificultades añadidas para la trabajadora embarazada para que abandone el puesto.

Por suerte, la situación actual es, cada vez, menos oscura. Aunque anunciar en el trabajo que estás embarazada sigue provocando dolores de estómago y nudos en la garganta por los nervios, cada vez oímos más casos de mujeres que solo recibieron felicitaciones por parte de sus superiores. Cada vez son más las empresas que intentan facilitarle la vida a los que van a ser padres: se les proponen horarios más flexibles, se les dan más días para que puedan ir al médico, tras el nacimiento se les permite acogerse a una jornada reducida…

Es de celebrar que cada vez haya más conciencia y protección a las mujeres embarazadas a nivel laboral, sin embargo, sigue siendo insuficiente. Hasta que no desaparezcan el miedo a compartir en el entorno laboral un momento tan feliz como el embarazo, no será suficiente.

Consejos para anunciar en el trabajo que estás embarazada

Si te has quedado embarazada y no sabes cómo contárselo a tus superiores, aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a encarar el momento con más tranquilidad y seguridad.

1. El mejor momento para contarlo
Tú eres quien tiene que decidir cuándo contar en el trabajo que estás embarazada. Si bien hay algunas mujeres que lo anuncian casi desde el primer día en el que se enteran (muchas veces obligadas por las náuseas constantes o la necesidad de reposo), otras prefieren esperar hasta los 3 meses de rigor. Este puede ser un buen momento para hacerlo público, dado que la gestación ya se encuentra más avanzada y la empresa aún tiene tiempo hasta que te vayas para reorganizar el trabajo.

2. Díselo en la intimidad
Busca un buen momento para decírselo, a poder ser, cuando estéis a solas. Aunque nunca debería tomárselo mal (porque recuerda que no es una mala noticia), si se lo dices en un momento muy estresante podría acoger la noticia peor.

3. Cómo comunicar que estás embarazada
Contarles a tus jefes que te has quedado embarazada dependerá del tipo de relación que tengas con ellos. Por ejemplo, en caso de que tengáis un vínculo muy formal, puede ser más correcto comunicárselo por escrito. Sin embargo, si vuestra relación es más personal, les gustará que se lo digas en persona (aunque luego acompañes este anuncio con una comunicación escrita por si acaso). En cualquier caso, seguro que agradecen enterarse por ti antes que por los rumores.

4. Explica si necesitas un cambio de tareas
Hay empleos cuyo desempeño puede ser peligroso para una mujer embarazada. Si te preocupa que tus tareas puedan resultar dañinas para la gestación del bebé, no dudes en comunicárselo a tus superiores para que las cambien. Recuerda que, en este momento, lo más importante sois tú y tu embarazo.

5. Sé clara y honesta
Debes ser clara a la hora de explicarles qué esperas durante estos meses y después del parto. De esta forma, se evitarán malentendidos y la empresa podrá ir haciéndose a la idea de cómo se va a organizar. Explica, por ejemplo, si estás pensando en cogerte la baja de maternidad meses antes de salir de cuentas o si estás pensando en solicitar una excedencia una vez nazca tu hijo. Puedes, incluso, proponerles a un compañero que creas que podría ser un buen sustituto para tu puesto y ofrecerte para enseñarle las tareas.

6. Habla con seguridad
Si te pone muy nerviosa esta conversación con tus jefes, puedes prepararla de antemano. Piensa en qué les vas a decir y trata de anticiparte a las preguntas que puedan hacerte. De esta forma, te sentirás mucho más segura de tus palabras. Durante la charla, habla con confianza en ti misma.

7 Derechos laborales de la mujer trabajadora durante el embarazo

Cristina Domínguez

Profesional de RRHH y Gestión integral de empresas

Follow @crisdominguezb

A la mujer trabajadora embarazada además de producirle miedos una situación desconocida como es el embarazo, también le surgen inquietudes de cara a poder perder su puesto de trabajo, por ello es necesario e importante conocer los derechos laborales que tenemos las mujeres trabajadoras embarazadas.

7 derechos laborales durante el embarazo

1.- No hay obligación de comunicar el embarazo a la empresa en una fecha concreta. Pero si conviene comunicarlo por escrito lo antes posible, por si pudiera existir algún riesgo para el bebé y la salud de la embarazada en el puesto actual.

2.– Derecho de la mujer a ausentarse del trabajo, a la realización de exámenes prenatales, técnicas de preparación al parto que deban realizarse dentro de la jornada laboral por el tiempo indispensable. Se debe avisar previamente y llevar un justificante para no perder ningún tipo de remuneración regulado por el artículo 37.3 f) de El Estatuto de los Trabajadores.

3.- Adaptación de las condiciones y tiempo del trabajo. El empresario tiene la obligación de cumplir la Ley de prevención de Riesgos Laborales, evitando así las condiciones de trabajo que puedan ser peligrosas para la salud y seguridad de la trabajadora y del bebé.

Se pueden dar varias situaciones dentro de la empresa:

– Si el puesto actual que desempeña la mujer trabajadora puede influir negativamente, el empresario debe asignar dentro de su grupo profesional otro puesto compatible.

– Si no es posible asignarle otro puesto de su grupo profesional, se puede asignar otro puesto dentro de la empresa sin perder derechos en su retribución salarial.

– Si no hay ningún puesto compatible dentro de la empresa, se procede a la suspensión del contrato por riesgo de embarazo.

4.- Derecho laboral a no ser despedida. El empresario, aunque desconozca la gestación de la trabajadora no puede despedirla. El despido sin causa justificativa desde la fecha del inicio del embarazo se considera nulo.

5.- Derecho laboral a solicitar la baja por IT (Incapacidad Temporal) por contingencias comunes o profesionales. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), tiene elaborado un calendario en el que según las semanas de gestación y actividad laboral recomiendan interrumpir la actividad.

Esta baja por IT finaliza el día de parto, comenzando la baja y prestación por maternidad, teniendo que solicitarla en la Dirección Provincial de la Seguridad Social.

6.- Derecho a 16 semanas de baja por maternidad, pudiendo disfrutar 10 semanas durante el embarazo, el resto (6 semanas) se tienen que coger obligatoriamente después del parto.

En el caso de que la madre disfrutara únicamente de 6 semanas, el padre puede disfrutar de la paternidad. El período máximo de duración será de hasta: 4 semanas ininterrumpidas, ampliables en 2 días más por cada hijo a partir del segundo, en los supuestos de parto, adopción, acogimiento múltiples.

7.- Reducción de jornada. Todas las personas que tengan cuidado directo de un menor de doce años o de una persona con discapacidad que no pueda trabajar, tiene derecho a reducir su jornada de trabajo diaria con reducción proporcional de su salario.

Echa un vistazo a las ofertas de empleo que tenemos para ti en InfoJobs y encuentra tú oportunidad laboral. ¡Mucho éxito!

Ver ofertas de InfoJobs

Es probable que desde el momento que supiste que estabas embarazada te preguntaras cómo se lo dirías a tu jefe.

Las mujeres tenemos a veces ese miedo de que piensen que nos interesa más la familia que el trabajo, ¡por Dios!

De todas formas, generalmente comunicarle a tu jefe que estás embarazada no es un trago muy agradable, pero hay que pasarlo.

Para eso, debemos tener en cuenta algunas cuestiones antes de abrir la boca.

Por ejemplo, ¿cuál es el momento ideal para decírselo? No esperes a tener una barriga que lo haga evidente, ni tampoco a que le lleguen los rumores por otras bocas. Demostrarás una actitud responsable al decírselo tú misma antes que lo hagan otros por ti.

A los tres meses de embarazo es un buen momento, ya que ha pasado el riesgo de los primeros meses y tienen aún seis por delante para organizarte.

Eso, si no te sucede como a una amiga que tuvo que decírselo a su jefe antes de lo previsto para explicarle por qué vomitaba todo el día y se quedaba dormida en el escritorio.

Primero, antes que nada, debes informarte de tus derechos y de las prestaciones a las que puedes acceder.

Sobre cómo decírselo, depende mucho la relación que tengas con tu jefe. Tú sabrás si es mejor hacerlo en un tono más familiar o más profesional, o si debes hacerlo por escrito.

De cualquier forma es importante que vayas con el tema resuelto para que desde su punto de vista no suponga un problema sino una solución.

Preséntale un informe con la fecha en que estarás de baja, el planning de tu trabajo hasta esa fecha, posibles reemplazantes y cómo organizarás tu trabajo cuando estés de baja.

Procura tener un poco de tacto en la elección del momento. Deja pasar unos días si ves que tu jefe está muy tenso. Asimismo, intenta encontrar un momento del día relajado, que no sea justo antes de salir corriendo para una reunión, por ejemplo.

Como último consejo, antes piensa bien cómo y qué vas a decirle exactamente para que no haya tartamudeos ni inseguridades de última hora.

Luego cuéntame cómo te ha ido.

Más información | bbmundo | infogen.org En Bebés y más | Embarazo sin riesgos mientras trabajas En Bebés y más | Baja maternal y vacaciones, una cosa detrás de la otra En Bebés y más | Aumentar el periodo de baja maternal en España En Bebés y más | ¿Despedida por estar embarazada?

Si ya hablamos en su momento de cómo decir de forma creativa a los tuyos que estás embarazada, hoy vamos a hablar de cómo decirle a tu jefe o jefa acerca de tu embarazo.

Así que aquí te comentamos algunos trucos para compartir la noticia de tu embarazo de la mejor manera en el trabajo:

Decidir cuándo decirle a tu jefe que estás embarazada.
Debes tener un plan para cuando te gustaría comentar a tu jefe sobre tu embarazo. Esto puede ser a finales del primer trimestre si tu trabajo no se ve alterado por el embarazo, como en el caso de trabajar con productos químicos peligrosos y urge la necesidad de comentarlo cuanto antes.

Díselo a tu jefe el primero.
No caigas en la trampa de decírselo a los compañeros de oficina primero. No parece muy profesional cuando tu jefe es el último en enterarse.

Hay que ser profesional.
Recuerda que salvo unas pocas excepciones, debes ser capaz de realizar el trabajo de la misma manera que lo hacías antes de quedarte embarazada. No te conviertas en la princesa embarazada esperando que otros hagan tu trabajo por tí.

Averigua cómo el embarazo afectará a tu trabajo.
Trata de averiguar cómo podrás desarrollar tu trabajo con el embarazo. ¿Vas a salir de cuentas coincidiendo con una fecha límite de un gran proyecto? ¿Tendrás que cambiar planes de viaje a causa del embarazo? Trata de tener claros cuanto antes, tan pronto como sepas que estás embarazada, incluso si no se lo has dicho el jefe todavía.

Estate preparada para hablar sobre el permiso de maternidad.
Tu jefe puede estar preocupado sobre si vas a volver o no. Tal vez tengas que enseñar a alguien para que se haga cargo de tu trabajo, si es necesario, mientras estás de baja.

No tengas miedo.
Muchas mujeres tienen miedo de decirle al jefe su embarazo. Sienten que van a perder sus puestos de trabajo. Perder el trabajo a causa del embarazo se considera discriminación y este tipo de acciones está prohibida. No te pueden despedir por estar embarazada.

Recuerda, así como tu estás nerviosa por decirle al jefe que está embarazada, tu jefe puede estar nervioso por ver que implica tu embarazo en el negocio. ¿Qué significa este embarazo a su negocio? ¿Necesitarán encontrar y enseñar a alguien más? ¿Va a volver después del permiso de maternidad? Haz todo lo posible para que tu jefe sepa que esto va a ser un esfuerzo de grupo y que tienes la intención de mantener las líneas de comunicación abiertas.

Es cierto que las empresas cada vez tienen más en cuenta la conciliación y que existen medidas legales para proteger los derechos de las mujeres embarazadas. Pero todas sabemos lo difícil que resulta dar la noticia del embarazo en el trabajo. Nos estamos preguntando cómo decirle a tu jefe que estás embarazada, cuál es la mejor manera o el mejor momento.

El momento de decirle a tu jefe que estás embarazada

Sí, en algún momento tendrás que decirle a tu jefe que estás embarazada y cuanto antes mejor. Tu jefe te agradecerá que acudas a él lo antes posible para poder organizar en la empresa los cambios que se avecinan y más te agradecerá no enterarse por tus compañeros de trabajo o por los rumores que se empiecen a generar.

Generalmente se espera al tercer mes de embarazo para comunicar la noticia, que es cuando la gestación ya está asentada y controlada y hay menos riesgo de perder al bebé. Sin embargo, tu jefe debería saberlo antes de este momento porque los síntomas de embarazo se manifiestan a las pocas semanas de gestación y eso puede interferir en tu trabajo.

Así pues, el mejor momento para comunicar el embarazo a tu jefe es cuanto antes. Eso sí, si estás pensando cuál es el momento concreto para decírselo, nadie mejor que tú para saber cuál ese minuto del día en el que se puede hablar con él sin que te gruña. Dale la noticia en un momento de menos tensión laboral, si es posible. Y logras que sonría es que todo va bien.

También puedes plantearte planear el embarazo contando con tu jefe. Esto puede sonar frío y hasta surrealista, ya que el embarazo debería ser cosa de dos, de ti y de tu pareja, pero la realidad se impone y tal vez tú también puedas adaptarte en cierta medida a las necesidades de la empresa.

Pese a que las cosas están cambiando y se han logrado importantes avances en la conciliación familiar y laboral, el miedo y la incertidumbre siguen acompañando en muchas ocasiones a las mujeres cuando se encuentran en la situación de tener que informar sobre su futura maternidad a la empresa en la que trabajan.

No existe obligación legal para comunicar un embarazo en el terreno laboral, sin embargo, es recomendable hacerlo por una mera cuestión organizativa. Tampoco hay un período establecido para hacerlo, y lo habitual es esperar a finalizar el primer trimestre y, después, valorar las circunstancias de cada cual para elegir el momento más favorable.

La comunicación del embarazo a la empresa, mejor por escrito

Comunicar el embarazo en el lugar de trabajo puede ser un momento de gran tensión y miedo para muchas mujeres. El temor a ser despedida, a no poder ascender a nivel profesional o a ser trasladada de puesto, o incluso despedida, tras la baja de maternidad o excedencia por cuidado de hijos pequeños, es lamentablemente algo aún muy habitual en la actualidad. Y no es para menos porque, dependiendo de la empresa, queda un largo camino por recorrer para valorar la labor reproductiva de las mujeres.

María José López Bandera, licenciada en Economía y experta en dirección de RRHH, explica a Web Consultas que, aunque no existe la obligatoriedad de tener que comunicar el embarazo, sí es recomendable hacerlo: “normalmente lo comunicamos más a nivel informativo que otra cosa, y por sentido común de tener que preparar o prever ciertas medidas para la ausencia durante la baja por maternidad”.

Añade que es importante que cuando lo comuniquemos lo hagamos siempre por escrito, independientemente de que a la vez lo comuniquemos de forma más informal a nuestros responsables directos o al departamento de RRHH. “La comunicación siempre debe ser a través de un escrito con fecha y firma del día en que hacemos la comunicación. Si además nos firman una copia de este a modo de “recibí” para tener nosotros constancia, mucho mejor”, cuenta.

En cuanto al momento para hacerlo, lo ideal es esperar a que pase el primer trimestre de embarazo. La experta considera, además, que depende mucho de las circunstancias que tengamos en la empresa: “El momento varía en función a si pensamos que el embarazo nos puede perjudicar, del tipo que trabajo que desempeñamos y, sobre todo, de la evolución del embarazo en cuanto a síntomas más evidentes, o visitas repetidas al médico”. Por tanto, elegir cuándo hacerlo es una cuestión puramente ética.

Desde la Federación de mujeres progresistas opinan que el reto pendiente para las mujeres embarazadas y para las madres es “que haya una corresponsabilidad real, y que las empresas y la sociedad en general no sigan manteniendo el estereotipo de que el cuidado de los hijos corresponde únicamente a las mujeres”. Para la Federación, el embarazo y el permiso de maternidad no deberían ser vistos como una dificultad o como un problema para la empresa.

Anunciar el embarazo en el trabajo, ¿cómo hacerlo?

Querer tener familia es un sentimiento totalmente natural que puede tener cualquier pareja. Y no por ello significa que vayan a verse truncadas otras situaciones o condiciones profesionales. Incluso, aun cuando no lo esté esperando, un hijo siempre vendrá como una “bendición” y alegría para sus padres.

El tema es que muchas veces esto no siempre está bien visto por las empresas. Entonces, reportar el estado de embarazo dentro de una compañía se puede tornar en algo alarmante tanto para la persona gestante como para el jefe que recibe la noticia. Sin embargo, ante este hecho Julieth Sandoval Cichaca, jefe de nómina y Sena de Adecco Colombia, explica que es importante que una vez se tenga conocimiento y certeza del estado, lo primero que debe hacer el empleado es anunciarlo.

Esto, con el objetivo de mitigar los posibles riesgos que puedan derivarse del trabajo tanto para la madre como para el bebé, ya que todos los espacios laborales no cuentan con las condiciones físicas y de seguridad necesarias.

FP le recomienda “Beneficios de tener hijos después de los 40 años”.

Sandoval asegura que el momento más apropiado para notificarlo es mediante una carta junto con la certificación de estado de embarazo, así la empresa tomará las medidas pertinentes para que la mamá y el bebé estén bien, teniendo en cuenta que serán necesarios permisos para los controles médicos.

Las madres gestantes deben notificar por escrito a su jefe inmediato y al departamento de Recursos Humanos sobre su estado y la fecha aproximada del parto para que se tomen las medidas necesarias. Igualmente, en el caso de un embarazo de alto riesgo o alguna prescripción médica especial se deben adjuntar los documentos que lo soporten.

Sin embargo, no existe ninguna ley explícita que indique que la madre esté obligada a notificar a la empresa sobre su embarazo o el momento exacto en el que debe hacerlo, por lo que es fundamental que lo informe con la mayor antelación posible especialmente por los cuidados que deben tener ella y el bebé durante el periodo de gestación y después del parto.

Aunque anunciar el embarazo pueda parecer para algunas mujeres una situación compleja y muy personal, hacerlo garantizará que pueda continuar con sus labores sin mayores afectaciones para la empresa en la que trabaja así como el bienestar y la salud de ella y el bebé.

Lea también “Los 5 mitos sobre las licencias de maternidad”.

La compatibilidad con el trabajo

Dirigir un equipo de trabajo, una empresa o un área específica de un negocio, cumplir con metas personales, objetivos laborales, ser esposa, madre, mujer son roles compatibles, siempre y cuando se lleven a cabo con disciplina, pasión y orden.

Eliana Rodríguez, directora de Outsourcing de Nómina de Adecco Colombia, asegura que para equilibrar el rol de mamá y directiva es importante darle valor a ambos para llevarlos a cabo “tener pasión en los dos roles tanto el de madre como profesional permite hacer ambas cosas bien por lo que definitivamente se verá reflejado con nuestros hijos y trabajos” concluyó.

Las mujeres que ocupan cargos directivos son un modelo a seguir para muchos. Sin embargo, para lograr un balance entre su vida como madres y profesionales es fundamental el apoyo de la pareja o la familia que les brinde tranquilidad en el cuidado de sus hijos mientras están fuera de casa.

El mercado laboral es cada vez más exigente y demanda profesionales capaces de desarrollarse en el ámbito laboral de manera paralela con el aspecto personal. Al respecto la consultora de Adecco Colombia asegura que “se ha incrementado el porcentaje de mujeres que son madres y directivas porque se ha demostrado que tenemos la misma capacidad para liderar equipos de trabajo eficientes y exitosos”.

Con el paso del tiempo las madres han ganado terreno en los campos directivos dándole un sello especial a su trabajo y mostrándoles a sus hijos a través del ejemplo o el tiempo de calidad que es posible cumplir los sueños profesionales así como ser excelentes mamás.

Lea también «Lo que debe saber sobre las licencias de maternidad».

— publicidad —

En España no existe ninguna ley que obligue a las mujeres trabajadoras a comunicar el embarazo en el trabajo. Precisamente por este motivo, muchas de ellas se preguntan cuándo es el mejor momento para decirlo, ya que tarde o temprano resultará evidente y, además, es conveniente que el empresario o la empresaria sepa con antelación que la empleada va a estar de baja laboral algunos meses. Esto es así porque, en la mayoría de los casos, será necesario buscar un sustituto para el tiempo que la empleada esté de baja por embarazo de riesgo o por maternidad, y supondría un inconveniente que la empresa no lo supiera con la suficiente antelación como para realizar la búsqueda en condiciones.

Además, existen muchas dudas acerca de cuál es la mejor forma de comunicar el embarazo a los superiores. ¿Por escrito? ¿En persona? ¿En un email? ¿Convocando una reunión? Resolvemos todas estas dudas, a continuación.

loreanto ||

¿Cuándo informar en el trabajo de que estoy embarazada?

La principal de todas las dudas es la que tiene que ver con el momento adecuado para comunicar el embarazo a los superiores. Pues bien, en primer lugar podemos decir que, al menos, deberás dejar que pasen los tres primeros meses de embarazo. Así, te asegurarás que se pone en marcha todo el procedimiento necesario en la empresa con la suficiente garantía de que el embarazo va a seguir adelante.

Pero, por otro lado, deberás valorar si tu trabajo supone un riesgo para ti o para el bebé, o si tu embarazo es de riesgo y por lo tanto debes coger la baja desde el principio del mismo. En estos casos, lo correcto y lo adecuado es comunicar el embarazo desde el primer momento, pues lo más probable es que tengas que dejar de trabajar de inmediato.

Y, como mucho, será conveniente que avises en el trabajo de que estás embarazada al cumplirse el quinto mes. Las razones son, básicamente, dos: la primera tiene que ver con el cambio físico que experimentarás, y que hará que todos vayan enterándose de la noticia; y la segunda es en realidad una necesidad logística, pues encontrar a un sustituto para que cubra tu puesto de trabajo requerirá de bastante tiempo.

Asimismo, también existen situaciones en las que no es necesario comunicar el embarazo. Estas situaciones pueden ser los contratos temporales con fecha de finalización anterior al momento de dar a luz.

loreanto ||

¿Cómo decirle a mi jefe/a que estoy embarazada?

Respecto a la forma de comunicarlo, lo primero que deberás preguntarte es si debes dirigirte a tu jefe directo, al gerente o al responsable de recursos humanos. La respuesta dependerá del tipo de relación que mantengas con cada uno y también de los protocolos de comunicación que existan en tu empresa. No es mala idea que preguntes a alguna compañera que haya pasado por lo mismo sobre qué es lo mejor en ese caso.

Y ¿de qué forma habrá que comunicarlo? Aunque también dependerá de cómo sea tu relación con el interlocutor en cuestión, suele ser aconsejable remitir un escrito con acuse de recibo (por ejemplo, un email) explicando tu situación y aclarando ciertos detalles: fecha más o menos aproximada en la que se producirá el parto, tipo de embarazo (si es de riesgo, si se ha recomendado reposo), y todos aquellos ajustes que sea necesario realizar en el puesto de trabajo.

Si fuera necesario, también habrá que adjuntar el informe médico en el que se recomiende el reposo o el cambio del puesto de trabajo por otro más adaptado a la nueva situación.

Carta para comunicar el embarazo en la empresa

¿Cómo y cuándo anuncio en el trabajo que estoy embarazada?

¿Estoy obligada a comunicarlo?

No. No existe ninguna ley en España que obligue a las mujeres trabajadoras a anunciar un embarazo en ninguna fecha o estado concreto. Sin embargo, conviene no retrasar la comunicación para que la empresa pueda también organizarse de cara a tu futura baja, y para que pueda aplicar determinados derechos que te pertenecen.

El anuncio del embarazo es especialmente importante en aquellos casos en los que la empresa deba tomar medidas de seguridad o protección de tu embarazo, como por ejemplo alterar tu puesto o turno de trabajo si resultan peligrosos para ti misma o para el desarrollo del feto.

Si la empresa es muy grande o no tienes ningún tipo de relación con tu jefe, bastará con comentarlo a tus superiores directos. Si tienes buena relación con ellos, agradecerán que el anuncio sea en persona. Sin embargo, como en toda comunicación importante entre el empleado y la empresa, se recomienda dejar constancia escrita de la notificación de embarazo. De esta manera quedará constancia en caso de que en un futuro hubiera algún problema relacionado con tu situación laboral y el embarazo (¡que no debería!). Este documento será válido en caso de que tuvieras que tomar medidas legales.

No es necesario que se comunique con ninguna formalidad en concreto: en papel, con acuse de recibo, o, al menos, por correo electrónico o semejante, que llegue a ser respondido por la empresa.

En compañías con estructura suficiente la comunicación deberá dirigirse al departamento de Personal o Recursos Humanos, mientras que, en las empresas pequeñas o en las que no exista tal departamento, deberá comunicarse al superior jerárquico o a la gerencia de la empresa.

En esta carta o correo electrónico, es conveniente incluir, a parte del anuncio de embarazo, las previsiones de calendario para que la empresa pueda hacer previsiones, en caso de que necesite sustituirte durante tu baja por maternidad.

Casos en los que no es necesario comunicarlo

Si tu situación laboral es inestable o temporal y prevés finalizar el contrato antes de la fecha de parto, no es necesario que lo comuniques a la empresa. Al no haber una continuidad laboral, no va a suponer cambios para la empresa y, por lo tanto, corre de tu cuenta si quieres o no comunicar la buena nueva.

En este caso, va a ser una decisión personal que dependerá de la relación con tus superiores y tus compañeros. A mi parecer, siempre es una buena noticia saber de un embarazo, así que disfruta de él y ¡comparte tu felicidad con tus compañeros de trabajo!

¿Cuál es el mejor momento para anunciar el embarazo?

Esta es una decisión muy personal. Hay quienes lo anuncian nada más obtienen un resultado positivo en el test de embarazo y quienes prefieren esperar a que hayan pasado unos meses.

No existe una decisión mejor que otra. No obstante, la gran mayoría espera a anunciar el embarazo después de haber superado el primer trimestre, para asegurarse de que éste continúa sin problemas.

¿Pueden despedirme por el embarazo?

Si lo que te preocupa es un despido a causa del embarazo, ni lo pienses. Las empresas son cada vez más amistosas y seguro que van a recibir la noticia con una sonrisa. Está claro que va a suponer un momento de estrés cuando tengan que encontrar a quien te sustituya, pero va a ser por una buenísima causa, así que no sufras.

Si, por mala pata, tu empresa se lo toma a malas y llegara al punto de proceder a un despido, tienes las de salir ganando ante la ley. Se declarará nulo el despido si es injustificado y, por lo tanto, la empresa estará obligada a reincorporarte en tu puesto de trabajo.

Pero no todas las mujeres lo hacen. Maternity cover realizó una encuesta con 1.300 embarazadas británicas y tres cuartas partes afirmaron que preferían no comunicar su estado a la empresa porque consideran que estar encinta pone en peligro sus carreras. Las mismas mujeres señalaron que esconderían su embarazo si les ofrecieran un trabajo nuevo e incluso si las promocionaran en un nuevo puesto. La misma entidad publicó otro informe en el que señalaba que cada año, 50.000 británicas pierden su trabajo una vez vuelven de la baja por maternidad.

Con todo, las cosas van cambiando poco a poco y cada vez son más las empresas que permiten a mujeres madres, incluso con reducción de jornada por maternidad, avanzar en sus expectativas laborales y crecer como profesionales. Muchas veces, son las mismas mujeres quienes una vez que han tenido un hijo prefieren apartarse de su carrera laboral y dedicarse con más tiempo a sus hijos.

La carrera profesional y la maternidad no son dos vías paralelas. Es difícil compaginar ambas pero no imposible. ¿La muestra? Las madres trabajadoras.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *