0

Conexion entre dos personas

Tabla de contenidos

15 julio, 2015

El alma gemela es esa persona con quien estableces un entendimiento completo y profundo, además de tener contigo una conexión completamente inexplicable. El compañero de vida, por otro lado, es una pareja armoniosa con la que se ha construido una relación de confianza aunque no sea tu par perfecto. Ambos tipos de pareja son positivos, pero secretamente todos desean tener su alma gemela.

Lo primero que debes saber es que para que tu alma gemela llegue a ti y pueda establecer ese vínculo profundo debes amarte.

¿Cómo sabes cuando has encontrado a esa persona especial? A continuación te presentamos las señales de que esa persona que está contigo tiene un vínculo que los preexistió a los dos.

  1. Se comunican sin hablar

Las almas gemelas pueden leerse el uno al otro como un libro abierto. “Se conectan con fervor en todos los niveles del ser”, dijo la Dra. Carmen Harra, psicóloga clínica y experta en relaciones. “Uno puede terminar las frases del otro, pueden coger el teléfono para llamar a los demás al mismo tiempo, o se sienten como que simplemente no pueden estar sin su pareja.”

Sue Johnson, un psicólogo clínico y autor de Love Sense, dijo que un alma gemela también sabe cómo responder a tus señales emocionales. “Se quedan cerca cuando confías, te dan toda su atención y se mueven para responder a tus necesidades, tocan tu mano cuando estás un poco inseguro, te abrazan cuando estás contento, y te reconfortan con ternura que cuando estás sufriendo”, añadió.

  1. Sabes en tu interior que has encontrado al elegido

El viejo dicho “cuando lo sabes, lo sabes” suena a verdad cuando se trata de una conexión de alma gemela.

“Realmente no hay adivinanzas o preguntas cuando el verdadero llega,” dijo el oficiador de bodas y autor Rev. Laurie Sue Brockway. “Por lo general, hay signo revelador que te permite saber cuando el verdadero amor ha llegado – una voz en tu cabeza, una sensación de reconocimiento o una corazonada de que se trata de alguien especial para ti.”

3.- Recuerdos

Si tu pareja es tu alma gemela, lo más probable es que haya estado contigo en tus vidas pasadas. Puede que incluso sientas algo parecido a un déjà vu, como si ya hubieses vivido el presente, quizás hace mucho tiempo y quizás en un lugar diferente.

4.- La química física es palpable

… y la electricidad que se siente no solo sucede en un nivel sexual. “Tomar de la mano a tu alma gemela lanza tu espíritu en un torbellino, incluso después de muchos años en la relación”, dijo Harra.

5.- Te enamoras de sus defectos

Ninguna relación es perfecta e incluso las relaciones entre almas gemelas experimentarán altos y bajos. Aun así, la conexión será difícil de romper.A las almas gemelas les es más fácil aceptar y aprender a amar las imperfecciones del otro.

6.- Pero la relación no es todos arco iris y mariposas. Él o ella te reta como nadie más puede hacerlo

La relación de alma gemela, a pesar de lo que la gente podría suponer, no va siempre viento en popa. “Un alma gemela no siempre está envuelto en un paquete perfecto, físicamente o en términos de circunstancias de la vida – ni tampoco significa que la relación va a venir sin desafío”, dijo el autor Kailen Rosenberg de la firma de casamentera The Love Architects.

“Sin embargo, la diferencia es que las circunstancias de la vida y los retos difíciles son una fuente de fortalecimiento que se convierte en el pegamento que los mantiene unidos a través de los tiempos difíciles y ayuda a cada uno a convertirse en su yo más auténtico.”

Lo que es más, nos apoyamos en nuestras almas gemelas para ayudarnos a evolucionar como personas. “Puedes encontrar una relación de alma gemela que sea rocosa, y que tu pareja sea una persona que te saca de tus casillas y que te exaspera al principio porque trae con ella algunas de las lecciones más difíciles para el alma”, dijo Brockway.

7.- Es intenso

Puede que una relación entre almas gemelas sea más intensa que una relación normal tanto en las cosas buenas como en las malas. Lo más importante es que incluso durante los episodios negativos te concentres solo en resolver el problema y mirar más allá.

8.- Puede que no tengan una visión común de cada cosa pequeña, pero están en la misma página donde realmente importa

“Una relación de alma gemela no significa necesariamente que la pareja siempre comparta los mismos puntos de vista, sino que sus metas y ambiciones globales calcen”, dijo Harra. “Muchas opiniones diminutas serán diferentes, pero las almas gemelas en general tienen las mismas virtudes y valores, y ven el mundo a través de un lente similar.”

9.- La relación trae a ambos una sensación de calma interior

Es obvio cuando estás con la persona equivocada; estás inseguro acerca de la relación y te preocupa que un movimiento en falso hará que tu pareja se vaya. Ese no es el caso de las almas gemelas.

“Te sientes seguro de que tu pareja estará contigo en el largo plazo”, dijo el experto en citas Tracey Steinberg, autor de “Flirt For Fun & Meet The One”. “No importa lo que pase en sus vidas, ambos están de acuerdo en que son compañeros de equipo y pasarán por eso juntos.” Y continuó: “Tu voz interior te dice que estás en una relación sana. Confían el uno en el otro, se sienten seguros y cómodos con el otro y se sienten seguros discutiendo temas difíciles de una manera madura.”

10.- Son inseparables mentalmente

En este tipo de relaciones usualmente se dan conexiones mentales similares a las de los gemelos. Puede que tomen el teléfono para llamarse al mismo tiempo. Aunque la vida los mantenga lejos, sus mentes siempre estarán sincronizadas si es que son almas gemelas.

11.- No puedes imaginar tu vida sin esta persona

Una alma gemela no es alguien de quien te puedas separar con facilidad. No te imaginas la vida sin ellos, es una persona que te hace sentir que vale la pena seguir luchando.

12.- Se miran a los ojos

Las almas gemelas tienen la tendencia de mirarse a los ojos cuando se hablan con mayor frecuencia que otras parejas. Es algo que nace de forma natural a partir de la conexión que hay entre ellos. Mirar a una persona a los ojos mientras hablas demuestra un alto nivel de comodidad y confianza.

13.- Tú y tu pareja tienen identidades separadas, pero se enfrentan al mundo como uno solo

“Las almas gemelas reconocen que son dos partes de un mismo todo, y ninguna influencia externa puede romper ese vínculo”, dijo Harra.

14.- Es posible que se hayan conocido durante años, pero de repente se encontraron listos para el amor al mismo tiempo

Cuando se trata de amor verdadero, el momento lo es todo. “He casado a tantas parejas que se conocieron en la escuela secundaria o en sus veinte años, quizás salieron, terminaron, siguieron adelante, o se juntaban con el mismo círculo de amigos y nunca conectaron,” dijo Brockway. “Entonces, un día, se encuentran otra vez, a veces en formas mágicas, y el amor florece.”

Mantén una mente abierta y un corazón abierto para que cuando tu alma gemela llame a tu puerta, estés listo para abrirla.

⇒ Con información de Upsocl y Soy Espiritual

  • About
  • Latest Posts

Denisse Espinoza

Amante de la naturaleza, la familia, los viajes y las tradiciones de los pueblos originarios. Comunicadora social, Web Master y Community Manager de IntiNetwork, busca encontrar su camino a través de los distintos senderos que el Universo le tiene preparado…

Latest posts by Denisse Espinoza (see all)

  • Las mejores ciudades para formar una familia en 2020 – 30 enero, 2020
  • Gastón Caminata, el ecologista que limpia playas en Pinamar – 27 enero, 2020
  • El video de las tortugas que lanzó Greenpeace te llega al corazón – 21 enero, 2020

Diferencias entre amor, conexión y deseo sexual

LEA TAMBIÉN

Parte de esta confusión proviene del hecho de que nuestras relaciones se ven influenciadas emocionalmente por tres sistemas poderosos pero por separado.

“A menudo, estos tres sistemas emocionales trabajan juntos para crear resultados satisfactorios. Sin embargo, no siempre es este el caso. A veces estos tres sistemas compiten entre ellos, llevando a una mezcla de sentimientos y confusión”; señala la doctora Laura Berman, educadora y terapeuta sexual y pasa a describir cada uno de estos sistemas:
Deseo sexual
Es el primer sistema emocional. Este involucra el placer, los sentimientos sexuales apasionados que las parejas desarrollan. El deseo sexual es muy intenso y poderoso, a tal punto que puede oscurecer cualquier juicio y llevar a la toma de riesgos.
El deseo sexual a menudo se basa en la apariencia física, la novelería y la química entre dos personas. Y, si bien este deseo motiva una serie de comportamientos tempranos dentro de la relación, los niveles intensos del mismo son difíciles de mantener con la misma persona a lo largo del tiempo.

Amor
El segundo sistema emocional abarca al amor. Y, el amor por sí mismo está compuesto por una serie de sentimientos complejos. A menudo el amor abarca los deseos de cercanía, de aprecio genuino y también la preocupación.
Pero la experiencia amatoria no es igual para todos. Para algunas personas, el amor es un delirio y una necesidad o está basado en un juego emocional o en experiencias como el deseo de cuidar de la otra persona.

Apego
Este es el último sistema emocional. El apego es sentir seguridad y comodidad gracias a la cercanía con el ser amado. El apego proporciona un sentido de estabilidad, certeza y seguridad –sentir que alguien estará siempre allí para nosotros cuando le necesitemos. Y, al igual que con el amor, existen diferencias individuales en la experiencia del apego.
“Estos tres sistemas emocionales pueden trabajar juntos para producir una relación sana y satisfactoria. El deseo sexual puede convertirse en amor, dando como resultado un apego duradero. Sin embargo, estos sistemas emocionales básicos no necesariamente trabajan en sincronía a lo largo del tiempo. Con el paso de los años pude ser difícil encontrar una persona que consistentemente pueda satisfacer las tres necesidades. En muchos casos, estos tres sistemas emocionales se oponen entre ellos, creando deseos e intereses competitivos. Por ejemplo, es posible sentir apego por una pareja romántica, amar a otra persona y tener un deseo sexual por alguien más”, señala la doctora Berman.
Conocer estas emociones competitivas y saber que no todas las experiencias amorosas y apegos son iguales, ayuda a entender los problemas que provienen de las relaciones románticas. Además, comprender los sistemas emocionales básicos lleva a un mejor entendimiento de los tipos de relaciones que la gente tiene.

  • Sexo: Amor sin límites
  • Las muchas facetas del sexo
  • ¿En qué difiere el sexo de la intimidad?
  • El placer sexual se inicia en el cerebro

Reveló que tenía una fuerte conexión emocional con su colega casado. La gente se escandalizó

Idealmente si estás en pareja con alguien deberías querer estar sólo con esa persona, pero a veces las relaciones se vuelven complicadas, los instintos humanos se salen de control y terminamos sintiéndonos atraídos emocional o físicamente por otras personas. En ocasiones esto termina convirtiéndose en un affair y en otros casos se mantiene una relación cercana sin nunca llegar a consumar nada en lo físico pero… ¿será que ambos escenarios constituyen una infidelidad?

iStock

Esa fue la pregunta que planteó una mujer anónima de unos 30 años en el foro en línea Love Shack.

La mujer, que estaba soltera, aseguraba haberse enamorado de su compañero de trabajo y colega, quien tenía una edad similar a ella pero estaba casado y tenía un hijo de menos de dos años. La conexión que tenían era sólo emocional y la chica, desesperada, pedía consejos para dejar de sentir la atracción que sentía, que se hacía más intensa con el pasar de los días.

La pareja de compañeros de trabajo no había llegado a consumar nada en lo físico, pero ella argumentaba que él siempre se quejaba de su esposa, le decía que era bella y le hablaba durante horas por WhatsApp.

“Creo que si me propone que tengamos un affair lo aceptaré. ¿Hay alguna forma en la que pueda desenamorarme?”

iStock

Ante esta pregunta la gente se indignó, porque les parecía obvio que lo único que el hombre quería era ir más allá con ella.

“¿Por qué estás considerándolo? Está casado, fuera de tus límites. Simplemente no”.

Otros mostraron una gran capacidad de empatía y entendían cómo ella se sentía, pero le insistían que era una muy mala opción:

“Por favor, no intentes convencerte de que él será distinto contigo, porque no lo será”.

“Puede que ahora te sientas mal pero esto no será nada en comparación a lo que podrías llegar a sentir si decides tener una relación con él y todo sale mal”.

Fue allí que muchas personas comenzaron a comentar que, en realidad, la mujer ya estaba teniendo un affair con este hombre casado porque tenían una conexión emocional intensa y hablaban gran parte del día. Para muchas personas el componente sexual y físico era un extra dentro de la situación y consideraban que él ya le estaba siendo infiel a su esposa.

iStock

Tal como mencionábamos al comienzo, en la era de la tecnología la línea siempre es muy delgada, pero si estás pensando más tiempo en esta persona que en tu pareja, si hablas más con él/ella y le cuentas cosas personales que no compartes con tu [email protected]/[email protected] déjame decirte que creo que estás en problemas. No se trata de si terminas o no acostándote con otra persona, sino más bien de si aceptas conectarte de forma íntima con otro sabiendo que a tu pareja lo destrozaría.

Coincidir con alguien es maravilloso, pero conectar es mágico

Coincidir con alguien es fácil, lo hacemos a menudo y con decenas de personas cada día. Sin embargo, lo que es realmente mágico es llegar a conectar.Es chocar de mente y corazón con alguien y descubrir de pronto cómo armonizan nuestros mundos, cómo vemos galaxias donde otros solo ven charcos de lluvia o cómo nuestras risas estallan al mismo tiempo y por las mismas razones… Porque sí, efectivamente, conectar es mágico.

A menudo, nos caracterizamos por esa atracción hacia el mundo de la fantasía o la ciencia ficción sin comprender que la vida misma encierra procesos todavía más increíbles, más mágicos e incluso desconocidos. ¿Qué media en esa conexión entre dos personas que sin conocerse casi de nada coinciden en un mismo punto y un mismo lugar para quedar atraídas la una por la otra?

«La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas».

-Aristóteles-

No hablamos solo del proceso del enamoramiento. Nos referimos también a esa magnífica coyuntura que erige las amistades más sólidas.Las mismas que no saben de tiempo ni distancia, pero sí de complicidades, de pactos y de esa armonía afectiva donde hay una preocupación recíproca y un cariño sincero.

Las personas conectamos, como lo hacen ciertos átomos, como lo hace la Luna al atraer el agua de los océanos provocando las mareas. Tal vez la vida misma sea eso. Dejar que esa fantástica conexión que establecemos con ciertas personas a lo largo de nuestra vida nos lleve hacia un destino puntual, formando parte de un proceso de crecimiento donde permitirnos aprender, compartir, ayudar y ser ayudados dejando una huella emocional imperecedera en corazones ajenos al nuestro…

Conectar es mágico. Conectar es crear puentes entre almas.

Las leyes de la atracción en la amistad

Elena y Sara se conocieron en la universidad. En una clase de comunicación audiovisual el profesor puso un vídeo de los Monty Python que arrancó las risas de toda la clase durante unos segundos. Sin embargo, cuando la mayoría de la clase estaba ya en riguroso silencio y concentrada en tarea, Sara seguía sin poder reprimir su risa. Cuando Elena la escuchó, tampoco pudo evitar lanzar una sonora y rotunda carcajada. Aquello marcó el inicio de su amistad. Una gran amistad.

Cuando hablamos de relaciones afectivas, o incluso de amistad, las investigaciones siempre se orientan hacia un mismo aspecto. Suelen profundizar mucho más en los beneficios que nos aportan este tipo de vínculos que en los desencadenantes. Hablamos de esos procesos subyacentes que configuran esa «mágica conexión» repentina, pero siempre determinante. Ahora bien, hay un aspecto que es necesario saber y que sin duda nos resultará curioso.

La amistad esconde procesos mucho más complejos que aquellos que determinan la simple atracción en una pareja. Hay una serie de leyes y de dinámicas psicológicas que nos interesará conocer y que afirman que conectar es mágico.

La autorrevelación

Las amistades más auténticas no se basan solo en compartir aficiones comunes, en tener unos mismos gustos o valores. De hecho, tampoco el hecho de pasarlo bien juntos determina la fuerza y la trascendencia de una amistad.

Los expertos en psicología social saben que hay un punto de inflexión que determina si esa amistad va a perdurar o no. Hablamos de la autorrevelación. Las personas necesitamos compartir nuestras preocupaciones, nuestros temores e inquietudes con otras personas para obtener apoyo, para sentir esa intimidad y esa complicidad tan terapéutica.

En el momento en que le comunicamos una confidencia a la otra persona y esta es a su vez capaz de custodiarla, de protegerla y de confiarnos apoyo, la magia se inicia. Las personas necesitamos reciprocidad. Aún más, lo que esperamos con esas autorrevelaciones es no ser traicionados. Disponer de un apoyo contante basado en al confianza más firme.

Cuando esa amistad nos abre su corazón y nos ofrece también sus propias revelaciones, esa magia se perpetúa. Porque conectar es mágico.

Conectamos para sentirnos a salvo

El Laboratorio de neurociencia afectiva de Virginia publicó en el 2017 un interesante trabajo. Cuando las personas conectamos emocionalmente con alguien afín,con alguien especial, ya sea una amistad o una pareja, el cerebro cambia. En este órgano fabuloso acontecen procesos tan interesantes como reveladores.

  • Se reduce el nivel de cortisol, la hormona del estrés baja su actividad.
  • El hipotálamo, esa estructura cerebral vinculada en el proceso de las amenazas, reduce también su actividad.
  • Cuando establecemos un vínculo significativo con alguien lo primero que experimenta el cerebro es calma. Se siente a salvo, se percibe seguro. De ahí que podamos decir eso de queconectar es mágico, pero ante todo es saludable. Porque ganamos en equilibrio interno, en menor nivel de ansiedad, miedos y estrés.

El «pegamento» emocional y la ley del espejo

Una vez tenemos claro que podemos confiar en esa persona, necesitamos también de otros procesos.Buscamos dinámicas con las que consolidar ese vínculo de poder que surgió de un hecho casual. Hablamos por supuesto de los «regalos emocionales». ¿A qué nos referimos con ello? Básicamente a una serie de procesos como la lealtad, la consideración, el apoyo, el reconocimiento…

Asimismo, existe otra idea aún más interesante. Los psicólogos sociales Carolyn Weisz y Lisa F. Wood de la Universidad de Puget Sound, en Tacoma, Washington enunciaron la teoría mirror mirror o del principio del espejo en la amistad. Se trata en realidad de algo tan elemental como trascendente a la vez.

Conectar es mágico porque supone dar con una persona que encaja con nuestra identidad.A su vez, es alguien que actúa como nuestro propio reflejo o nuestro punto de equilibrio. Sería como un faro que nos alumbra siempre con las verdades. Un buen amigo capaz de decirnos, por ejemplo, que cierta persona no nos conviene, alguien que nos hará volver a nuestras esencias, a nuestras raíces.

Conectar es mágico para nuestro cerebro

Hay quien puede llamarlo intuición o sexto sentido, pero nuestro cerebro sabe muchas veces con quién es mejor conectar.Podríamos decir que, de algún modo, hay una voz en nuestro interior que nos indica con quién es mejor salir a tomar un café para diluir las penas y dibujar esperanzas con el humo de un chocolate. A su vez, será ese pinchazo capaz de alertarnos, de indicarnos a quien es mejor evitar.

Somos seres sociales por naturaleza y necesitamos establecer vínculos. Sin embargo, esos lazos deben ser de calidad. Bien es cierto que en ocasiones ese sexto sentido se equivoca. Que erramos con algunas personas. No obstante, nuestro instinto siempre nos empujará a intentarlo una vez más, a seguir buscando, conociendo, conectando…

A nuestro cerebro le agradan las amistades sólidas y perdurables por una razón muy concreta. Nos ayudan a sobrevivir, a conseguir que nuestro día a día tenga más sentido. Ese vínculo satisfactorio es una aspirina para el estrés, es el bálsamo que regula nuestros niveles elevados de cortisol y una inyección directa de dopaminas y serotonina que impulsan el latido de la felicidad.

Dejémonos llevar por casualidad, hagámoslo. Permitamos que la vida nos haga conectar de forma significativa con esas personas especiales que hacen de nuestra realidad un escenario más maravilloso, más cálido e interesante. ¿Has vivido en primera persona la magia de conectar con alguien?

Imágenes cortesía de Jerry LoFaro y Claudia Tremblay

7 señales de que tienes una conexión emocional muy fuerte con una persona

Las señales de conexión emocional o CE son muy difíciles de identificar, se dan en todo tipo de relaciones y demuestran una gran conexión personal. Hoy queremos hacerte saber cuáles son estas señales, para que las identifiques con las personas que están a tu alrededor y sepas quién es un verdadero amigo.

Normalmente, las personas con las que sentimos una conexión poderosa nos hacen sentir tranquilos, cómodos y con mucha energía. Lo más seguro es que todas esas personas cumplen con alguno de estos indicadores cuando se trata de su relación contigo.

Comprensión

La comprensión en una relación suele significar una conexión muy fuerte. Una comprensión que deriva de la empatía y que en muchas ocasiones facilita la ayuda, la escucha y el consuelo.

Conexión instantánea

No hace falta tener una relación para construir una conexión, esto lo demuestra la conexión instantánea, que usualmente se da desde el principio de una relación y nos hace sentir que «estamos hechos el uno para el otro».

Crecimiento personal

Las personas que demuestran tener una conexión emocional suelen crecer personal y espiritualmente más rápido en conjunto. Esta conexión permite el conocimiento trascendental entre ambos, llegando a saber las inquietudes y preferencias el otro antes de que les informen.

Este crecimiento se logra a través de la comunicación, que entre las personas que comparten una conexión suele ser muy estimulante.

Tranquilidad de ánimo

Cuando dos personas tienen una conexión emocional, suelen sentir paz en compañía del otro. Esto hace que los problemas puedan ser vistos desde una perspectiva más sana y cooperativa, a diferencia de las relaciones nocivas, en las que los conflictos suelen ser solo una oportunidad para tener la razón y superar al otro.

Compañía

La conexión emocional es un aliado en contra de la soledad. Dicha conexión nos permite tener una sensación de compañía sin importar la distancia entre las personas. Esta conexión nos permite sentirnos presentes en los pensamientos del otro, y tener al otro en nuestros pensamientos constantemente.

Fascinación

Nos referimos a la fascinación que desarrollamos por la persona con quien tenemos la conexión emocional. Siempre nos parecen interesantes, divertidas, y cualquier sentimiento de alegría en esa persona, nos causa alegría a nosotros.

No significa que no veamos defectos en la otra persona, de hecho la conexión nos permite notarlas más que cualquier otra persona, pero aun así los hallamos personas muy interesantes.

Empatía

La empatía se basa en el entendimiento de las necesidades y sentimientos del otro, no hay necesidad de exteriorizar las cosas para ponernos en su lugar, sino que nos entendemos y aceptamos como somos.

Estos son algunos de los indicadores más comunes de que tu conexión emocional con alguien más es muy poderosa. Hay muchas más y cada relación es distinta y por lo tanto cada quien tiene sus maneras de demostrar que encuentra importante a alguien, pero las relaciones fuertes con frecuencia presentan algunos o todos estos indicadores.

El ser humano es un ser social y gregario que a lo largo de la historia ha construido vínculos con sus semejantes con el fin de sobrevivir. La necesidad de contactar con otros y de relacionarnos nos es algo innato.

Pero dichas interacciones no son siempre iguales: en ocasiones podemos sentirnos más semejantes, identificados o compatibles con un grupo o persona que con otros.

A veces nos encontramos con alguien con quien nos sentimos vinculados profundamente, cuya presencia nos atrae y nos genera bienestar, emoción y alegría. Y aunque en ocasiones puede resultar difícil de ver para nosotros, existen una serie de elementos que nos pueden dar pistas de si dicha química existe o no. ¿Cómo se nota la química entre dos personas? Veámoslo.

  • Artículo relacionado: «Las 6 teorías de la atracción interpersonal»

La química en las relaciones

Antes de entrar a valorar diferentes indicios que nos pueden señalar la existencia de química o atracción mútua, puede ser de utilidad hacer una breve mención respecto al significado del concepto al que estamos haciendo referencia.

La consideración de existe química entre dos personas se realiza entre ambas puede observarse una serie de manifestaciones conductuales y físicas/fisiológicas que muestran la existencia de una afinidad profunda entre ambas.

Estas manifestaciones, visibles en la manera de interactuar, se producen de manera inconsciente o semiinconsciente. Es decir, no son producto de una manipulación voluntaria por parte de alguno de los implicados. Además, para que exista química entre dos esta debe ser bidireccional: lo contrario sería mera atracción de uno hacia el otro.

El origen de esta afinidad mutua es objeto de discusión desde la antigüedad, pero entre las diversas explicaciones que se han ofrecido al respecto podemos encontrar factores tanto biológicos como ambientales.

Por ejemplo, algunos autores proponen que la química es producto de una identificación con el otro derivada de la observación de patrones de personalidad y conducta los cuales coinciden o se asemejan a lo que a lo largo de la vida hemos aprendido que nos genera bienestar y felicidad.

Esta coincidencia nos predispone positivamente hacia la otra persona, algo que a su vez puede llegar a facilitar que a esta le ocurra lo mismo. A ello hay que agregarle la existencia de atracción a nivel emocional y/o físico. En esta sensación de proximidad e interés participan diversos neurotransmisores y núcleos cerebrales, destacando el papel de la dopamina, feniletilamina o la noradrenalina. También se ha propuesta la influencia de las feromonas en dicho proceso.

Cabe destacar que aunque es un concepto que por lo general se emplea principalmente al hablar de relaciones de pareja o de atracción afectivo-sexual, la idea de la existencia de química entre personas no se limita a este área. De hecho podemos hablar de la existencia de química con amistades, familiares o incluso en el ámbito laboral.

Señales de esta compatibilidad entre personas

A continuación veremos una serie de aspectos a tener en cuenta que pueden servir como indicios de la existencia de atracción y química entre dos personas, o bien por parte de una de ellas hacia la otra. Hay que tener en cuenta que se habla de indicios, no de una señal clara y unívoca de atracción.

Asimismo, dicha atracción no tiene porqué ser únicamente o incluso puede no llegar a incluir atracción física o sexual.

Por último, los indicios a los que vamos a hacer referencia van a ser conductas o cambios físicos que pueden observarse independientemente del sexo de dichas personas; son válidos tanto para hombres como para mujeres.

1. Mirada centrada en el otro

Cuando existe química entre dos personas uno de los indicios más claros del interés existente puede observarse en la mirada de ambos.

Concretamente, en el tiempo dedicado a mirar al otro. Generalmente al sentir atracción hacia otra persona se tiende a mirar (no necesariamente a los ojos) durante una gran proporción de tiempo a dicha persona, en comparación a la atención prestada al resto.

Resulta algo relativamente fácil de observar, especialmente en situaciones en las que se está en grupo.

2. Dilatación pupilar

La atracción genera que de manera inconsciente nuestras pupilas se dilaten de tal modo que entre toda la luz posible en el interior del ojo, de manera que podemos observar en más detalle al otro.

3. Búsqueda del otro

Una señal de la existencia de química entre dos personas es el hecho de que tienden a buscarse entre sí, es decir, que incluso a nivel inconsciente buscan un contacto o encuentro con la otra persona. Ello es más revelador si se producen encuentros frecuentes entre dos personas que viven en puntos muy diferentes.

4. Sonrisa y risa

Otra señal la encontramos en el hecho de que dos personas que sienten atracción mútua van a tender a sonreirse constantemente de manera natural, como reflejo de las sensaciones de bienestar que implica la presencia de la otra persona.

Asimismo, es habitual que si hay interés entre dos personas el sentido del humor esté más elevado y que exista una tendencia a reirse con facilidad de cualquier comentario positivo o humorístico.

5. Búsqueda de intereses compartidos

Entre las señales conductuales que revelan la existencia de interés y química entre dos personas es la presencia y/o búsqueda de múltiples intereses compartidos. En este sentido se observa un interés mutuo por conocer la opinión y gustos del otro, aún sin un propósito determinado. Además, si se encuentran elementos comunes ellos pueden ser empleados para fomentar una interacción.

6. Conversaciones prolongadas

Cuando hay química entre dos personas es habitual que la conversación mantenida con la otra persona pueda prolongarse indefinidamente, e incluso puede existir la sensación de perder la noción del tiempo.

En este punto hay que tener en cuenta sin embargo que personas tímidas pueden temer prolongar la conversación y ser bastante escuetos, sin que por ello haya falta de interés (de hecho, precisamente por él les puede resultar más difícil).

Ahora bien, es posible que lo que despierta el interés sea el tema de conversación y la no propia persona, así que debe tenerse en cuenta este hecho y no saltar a establecer conclusiones precipitadas.

7. Distancia física

Otro factor que nos puede indicar la presencia de atracción o química entre dos personas se encuentra en la distancia que les separa.

Es habitual que dos personas atraídas entre sí tiendan a acercarse y reducir la distancia entre ellos. De hecho, en muchos casos ambas personas pueden llegar a entrar dentro del espacio personal (la distancia que solemos guardar con los demás y que si alguien traspasa puede llegar a incomodar) del otro sin que les resulte invasivo.

8. Contacto físico directo

Vivimos en una sociedad en que el contacto físico no es tan frecuente como podría parecer. Por lo general, y salvo a la hora de saludarse, no solemos tocarnos con otras personas a menos que sean muy cercanas a nosotros. Sin embargo cuando existe atracción o química es común que pueda existir de manera espontánea contacto físico, como por ejemplo tocar o rozar el brazo, la cara, la espalda o las manos.

9. Orientación los pies

Otro indicio de atracción entre dos personas se encuentra en la orientación de sus pies. Es habitual que de manera inconsciente apuntemos con uno o ambos pies en dirección a la personas que despierta nuestro interés.

10. Orientación del cuerpo

Asimismo, es habitual que tendamos a orientar nuestro cuerpo de tal manera que ambas personas se encuentren frente a frente, con los hombros y el torso alineados con los de la otra persona. Esto no implica una química mútua per se dado que puede suceder por numerosos factores, pero si ambas personas buscan estar frente a frente podría ser un indicio.

11. Imitación

Cuando existe química entre dos personas estas suelen imitar, a nivel inconsciente, las conductas del otro. Copiamos o adquirimos hábitos o acciones, pero también de aspectos como modular el tono de voz para ajustarla a la del otro, gestos, maneras de hablar e incluso de desplazarse (por ejemplo imitamos el ritmo al que el otro camina).

12. Complicidad y confianza

Otro aspecto que nos habla de la existencia de química entre dos personas es la existencia de complicidad y facilidad para confiar en el otro. Resulta frecuente que ante una persona con quien tenemos química tendamos de manera inconsciente a ser capaces de confiarle más cosas que al resto. Del mismo modo, es más fácil que nos sintamos entendidos por el otro.

13. Empatía

Profundamente vinculado con el punto anterior, es habitual que cuando hay interés mútuo y química exista mayor facilidad para intentar comprender los pensamientos, opiniones y emociones del otro, además de resultar relativamente más sencillo ponerse en su lugar e imaginar lo que puede estar pasando por su mente.

Este hecho es relevante al comparar a la que existe con esa persona con la que se tiene normalmente con la mayoría de la gente.

14. Disposición hacia el otro

Finalmente, es habitual que entre dos personas que se atraen también aumente en gran medida la disposición hacia el otro. Somos más prolijos y generosos y dedicamos más tiempo y esfuerzo a pasar tiempo y/o realizar actos que agraden o ayuden a la persona por la que tenemos interés.

Referencias bibliográficas:

Los lazos que crea el sexo

Pocas personas son conscientes de toda la energía que se mueve cuando tienen encuentros íntimos con alguien. Las energías y las almas se entrelazan y entre más profunda sea esa conexión, más se une, se comparte y se intercambia energía. Esto quiere decir que se forman lazos energéticos entre los dos.

Los lazos energéticos son unos hilos invisibles para el ojo humano que se crean entre las personas cuando existe un vínculo íntimo especial; por medio de estos lazos se manda o se recibe información o energía de la otra persona.
Los lazos van de chakra en chakra conectando los 7 chakras principales de todas las personas con las que nos relacionamos. El chakra más receptivo es el del corazón. ¿No te ha pasado que una persona te llega a la mente de un momento a otro y luego, al cabo de un tiempo (minutos o días), te llama por teléfono? Bueno, esto es debido a los lazos que existen, que hacen que la persona antes de llamar empiece a pensar en nosotros.
Esta energía se transmite a la persona por medio de los hilos y del lazo que tengamos con ella. Captamos la información de modo inconsciente. Cuanto más tiempo conocemos a una persona y más intima es la relación con ella, más fuerte es el lazo que une.
Uno de los lazos que más se fortalece con una persona es el que aparece cuando tenemos relaciones sexuales con ella. Al tener relaciones sexuales con una persona, no solamente se juntan los cuerpos físicos, como mucha gente lo piensa; energéticamente pasan cosas en tercera dimensión, más allá de nuestra capacidad de comprensión: se crean los lazos energéticos que inevitablemente nos unen a esa persona con la que estuvimos, hasta que seamos conscientes de ellos y logremos cortarlos.
Los lazos energéticos tienen un aspecto positivo y un aspecto negativo. Si tenemos un lazo con una persona que nos quiere, esta nos enviará buenos pensamientos y energías. Si por el contrario hay una persona que no nos quiere y que esta pensando mal sobre nosotros, recibiremos por medio del hilo malos pensamientos, bloqueos, obstáculos y malas energías, hasta el punto que podemos llegar a enfermarnos.
Como podemos cortar los lazos?
Con esta pequeña meditación podrás cortar lazos energéticos con la persona que quieras.
Siéntate cómodamente en tu postura habitual de meditación. Haz unas cuantas respiraciones conscientes, relájate y serena tu mente. Cuando estés tranquilo y en paz, visualiza el canal central que recorre todos los chakras y realiza la conexión Cielo- Tierra. Imagina como al inspirar te va llegando toda la energía del Cielo y del la Tierra a tu chakra Corazón.
Este chakra se va llenando de energía y una vez está lleno, empieza a expandir energía hacia todo el cuerpo hasta que estés totalmente luminoso. En este punto, imagina cómo la luz atraviesa las barreras de tu piel y tu aura se empieza a llenar de luz.
Una vez tu aura esté luminosa, empieza a hacer contacto con la persona con la que vas a romper lazos. Recuerda que esa persona es un ser de luz maravilloso y lo que está haciendo ahora, forma parte de su evolución y no es nada personal contigo. Perdónalo por sus acciones, pero no dejes que estas te perjudiquen.
Visualiza tus chakras y los chakras de esa otra persona. Visualiza los lazos entre los chakras y siente la conexión que hay entre los dos. En este punto, imagina unas tijeras energéticas y ve cortando los lazos con ella. Hazlo de uno en uno y cada vez que hagas un corte, haz la afirmación: “Corto este lazo con… (el nombre de la persona)”.
Es importante que después de cortar lazos, afirmemos: “No te permito que vuelvas a engancharte a mí “. De esta forma, la otra persona no podrá volver a crear y reconectar lazos contigo. Una vez terminado el ejercicio, despídete de esa persona deseándole lo mejor en su camino y en su evolución.
Es posible que tengas que repetir un par de veces más esta meditación, sobre todo si los hilos que te unen a esa persona son muy fuertes.
Para finalizar, es importante saber que cuando cortamos lazos con una persona, nos tenemos que asegurar de que por nuestra parte no queda ninguna negatividad hacia ella; que realmente la hemos perdonado y deseamos seguir con nuestra evolución sin que esto nos afecte más, ya que perdonar nos libera a nosotros y deshace los nudos que hayamos creado. Por más cortes energéticos que hayamos hecho con una persona, si nosotros no hemos sanado la relación, seguiremos sufriendo, enganchados a la persona o la situación.
Por otro lado, tenemos que ser más conscientes de con quién queremos compartir el templo sagrado que es nuestro cuerpo. Ahora sabes que esta energía creadora es tan poderosa, que una persona que tiene sexo con diferentes personas sin cuidar su energía sexual, se puede estar cargando con las energías de las parejas anteriores de su pareja actual y viceversa. Imagina con cuánta energía de otros podrías estar cargada…
Haz buen uso de esta información.

Almas Gemelas, Encuentro

La mayoría de las personas pueden tener varias almas gemelas, y mientras mayor es su tiempo de existencia, mayor es el número de almas gemelas.

Las almas gemelas pueden estar encarnadas en esta dimensión con nosotros o estar como guías nuestros en la otra dimensión, dándonos valor y ayudándonos.

Nuestras almas gemelas nos conocen bien y comparten con nosotros muchas experiencias intensas y/o que nos acercan sentimental y emocionalmente.

Lo que se experimenta al producirse el encuentro con su alma gemela, la primera vez que ocurre dicho encuentro o en un tiempo posterior, puede manifestarse con algunas emociones muy especiales como sentir una energía frenética, que su corazón deja de latir, una sensación que se transmite por toda la piel, y otras manifestaciones emocionales y físicas que manifiestan la intensidad de nuestro deseo interior de estar con esa persona para siempre.

Lo dicho recién pertenece más a la situación del amor a primera vista. La misma experiencia de encontrarse con su alma gemela puede provenir de la comunicación que hace nacer los sentimientos que crean un lazo amoroso el cual deseamos que dure por toda una vida.

Ordene su Lectura Aquí:

El amor a primera vista puede reflejar una intensa sensación de intimidad que puede indicar que nos hemos encontrado con alguien a quien hemos amado en alguna vida pasada. La otra manera de sentir que estamos con nuestra alma gemela puede ocurrir después de haber estado con esa persona en un número de ocasiones posteriores al primer encuentro. Esto también puede manifestarse como algo repentino, como al sentir celos cuando alguien muestra interés por esa persona, o la repentina aceleración de los latidos del corazón cuando quedamos cerca de él o ella. La atadura espiritual de las almas gemelas puede emerger después de un tiempo y usualmente causa un sentimiento como si se hubiera compartido un pasado entre esas personas lo cual implica el presentimiento de un futuro feliz como pareja. En términos de las vidas pasadas, proyectamos nuestro futuro con esa otra persona en base a una o mas experiencias compartidas en las vidas pasadas. El recuerdo de ese tiempo compartido juntos puede despertar las sensaciones asociadas en nuestra mente subconsciente al primer encuentro o después de sucesivos encuentros.

Posiblemente esas preguntas se relaciones con el problema común de la búsqueda de un amor incondicional e ilimitado. Esto puede reflejar la experiencia de amor por parte de ambos o uno de nuestros padres lo que para la mayoría ha sido sentido como incondicional e ilimitado. Ningún romance comparte esas características, ninguno es ni incondicional ni ilimitado.

Cuando nuestras experiencias reales no cumplen con esos estándares muchos de nosotros suponemos que no hemos encontrado la persona adecuada, y que cuando encontremos a la persona adecuada entonces quedaremos realmente conformes con la relación. Así podemos ir de relación en relación buscando algo que no existe fuera de nuestra relación materna/paterna.

El encuentro con quien hemos sentido como alma gemela nos permite la oportunidad de iniciar un romance amoroso y para hacerlo crecer hacia algo superior que signifique un lazo amoroso fuerte y duradero con niveles profundos de intimidad y pasión. Esto puede ocurrir después de un proceso de aprendizaje con un número de relaciones con otras almas pertenecientes al grupo de las conexiones kármicas, provenientes de vidas pasadas, las cuales han durado hasta sus etapas de ruptura.

Ordene su Lectura Aquí:

¿Realmente tenemos una conexión especial con ciertas personas?

Hace no mucho vi una película y de antemano quiero avisar que sé muy bien que llego tarde al festival de críticas y opiniones sobre la historia, pero ¿qué puedo decir? El año pasado no fue mi mejor año para ver películas y aún intento ponerme al día.

En fin, la película fue Your Name o en japonés Kimi no Na Wa. Es una historia sobre dos adolescentes muy diferentes que comparten un nexo sobrenatural y son capaces de intercambiar sus cuerpos. La habilidad terminará creando un lazo emocional que puede incluso trascender el olvido.

Un enfoque más moderno a la leyenda del hilo rojo capaz de unir a aquellas personas que están destinadas a estar juntas por siempre, incluso cuando ellas aún no lo saben. Muy romántico, sin duda, y es algo que muchos creen que es verdad y que por eso podemos explicar ciertas relaciones, no sólo a nivel romántico sino también cuando de amistad se trata.

Pero viendo la película no pude evitar preguntarme si esa conexión realmente existe o si es tan permanente como nos gustaría creer. En la película, como es de esperarse, todo se pinta de una forma muy romántica para hacernos desear que los protagonistas finalmente se encuentren, pero al enfocarnos en eso no vemos más allá, no podemos saber si de verdad ese hilo tejido entre ellos no debe romperse.

A ver, no es mentira que hay personas que llegan a nuestra vida por una razón que nadie puede explicar y sin nadie saber cómo encajan, y me atrevo a decir que por cierto tiempo vamos unidos por un hilo que conecta nuestras personalidades. Lo que aún me cuesta creer es la durabilidad de la relación en sí, y de si es capaz de mantenerse incluso después del tiempo.

Creo que lo interesante de la interacción con una persona raya en el hecho de la perdurabilidad y cómo en ese período de tiempo uno como persona puede llegar a aprender. La metáfora del hilo no está alejada de la realidad. Es cierto, las personas y como nos relacionamos las unas con las otras es una estructura sedimentada en la fragilidad. Nuestros defectos, egoísmo, errores y malas decisiones, rompen hilos, o los estiran alejándonos de quien nos pudo importar en algún momento determinado. Es algo muy triste, si se piensa con detenimiento, pero es parte de nuestra forma de ser.

Partiendo de esto, siento que arruino lo bonito de conocer a una persona y que corrompo la inocencia que hay detrás de una cercanía que termina volviéndose un vínculo, al parecer, inquebrantable.

Y ese no es mi punto.

Yo sí pienso que hay conexiones que trascienden lo entendible, que la única manera de darles sentido es atenerse al hecho de que sucedió porque tenía que pasar. Sin embargo trato de no halar a nadie detrás de mí, más bien dejo que el hilo siga su curso y si se deshilacha. Prefiero pensar que ambas partes nos quedamos con un pedazo y que lo llevamos de recuerdo.

Nada es permanente y por eso es mejor aprender y disfrutar de todo a medida que llega y aceptar de buena manera cuando ya debe partir.

Si nos aferrarmos a la idea de que una conexión con alguien en particular es permanente, entonces si esta llega a perecer pasaremos mucho (más) tiempo sintiendo un vacío. Mientras que si vemos la conexión como algo especial por lo que nos brindó, sin importar el mucho o poco tiempo, será más posible no perderla cuando los caminos de la vida hagan la distancia entre los hilos un poco más larga.

Al final, las conexiones si son permanentes pero no es porque alguien se quedó indefinidamente en nuestra vida, sino por el impacto que representó para nosotros. Ahí se puede decir que la historia de los hilos se cumple.

Asimismo, no creo que se trate de un hilo, sino más bien de muchos, solo que varían en su forma y fuerza. Y sí, a veces es el destino quien los teje, pero también hay muchas veces que nosotros mismos creamos esa magia.

Psicología de la conexión: el arte de conectar con ciertas personas desde el corazón

La psicología de la conexión nos dice que coincidir con ciertas personas no es lo mismo que «conectar» con ellas. De hecho, pocos estados adquieren una significación mayor que los que alcanzan este tipo de magnetismo: sentir ese latido compartido, esa sintonía profunda y extraña a la vez, donde iniciar, casi sin saber cómo, las mejores amistades de nuestra vida o los amores más inesperados.

Es muy posible que muchos de nuestros lectores se sientan ahora mismo sorprendidos. ¿Existe realmente una «psicología de la conexión? Bien, como sucede en muchos campos de la propia psicología es común que ciertas disciplinas desarrollen su trabajo en un área determinada, para descubrir al poco tiempo que los resultados obtenidos en ese área pueden aplicarse a otras.

«Coincidir es un lujo pero conectar es un milagro»

Psicología del marketing

En el caso de la psicología de la conexión cabe decir que surgió en el ámbito de la empresa, en concreto en el área del marketing. A los propios investigadores y directores comerciales de grandes empresas les interesaba saber qué procesos latentes hacen que el consumidor se sienta más «conectado» o atraído por un producto determinado, y no por otro.

En ocasiones, nuestras decisiones de compra se rigen por procesos tan inconscientes, tan complejos e inexplicables que los propios expertos en neuro-marketing se sienten contrariados. Así, este acercamiento científico -desarrollado a lo largo de una década- ofreció tantos datos y materiales interesantes que muchos investigadores y psicólogos de la personalidad se desligaron un poco del área del márketing para poner las bases de una rama propia.

Lo que en ella se perfila es tan interesante como revelador. Son procesos donde se integran las neurociencias, el estudio de la mente y las emociones. Áreas todas ellas que dan forma a lo que conocemos ya como psicología de la conexión profunda.

Claves de la psicología de la conexión

Decíamos al inicio que no es lo mismo coincidir con alguien que conectar con ese alguien. Eso es algo que todos experimentamos a diario. En nuestros entornos cotidianos, como pueden ser nuestros trabajos, colegios, universidades, nuestras comunidades de vecinos o espacios de ocio conocemos sin duda a mucha gente. Convivimos con ellas; sin embargo, a lo largo de nuestras vidas solo llegamos a «conectar» en profundidad con unas pocas.

Judith E. Glaser, psicóloga y antropóloga organizacional de la Universidad de Harvard es una de las mayores referencias en el estudio y aplicación de lo que se conoce como»Deep Connection»(conexión profunda). Así, algo que nos explica en primer lugar en muchos de sus libros y múltiples trabajos es que las personas disponemos de una voz interior que nos dice en muy poco tiempo si algo o alguien puede ser relevante o significativo para nosotros.

Eso a lo que llamamos «intuición» tiene en realidad su rinconcito exacto en nuestro cerebro. Veamos unas claves a continuación.

La conexión profunda: cuando nuestro cerebro se «ilumina»

Nuestro cerebro es una entidad regida por una serie de necesidades muy básicas: la sociabilidad es una de ellas. Así,cuando en nuestro día a día nos encontramos con otras personas nuestro cerebro, por así decirlo, «se ilumina». Una de las áreas que primero reacciona es el Córtex Prefrontal Rostromedial.

Sin embargo, hay otra parte mucho más profunda, misteriosa y fascinante que se enciende casi como un árbol de navidad cuando encontramos a alguien con quien conectamos de manera más intensa. Este lugar se encuentra justo en ese espacio donde confluyen el lóbulo temporal y el lóbulo parietal.

Los neurocientíficos nos dicen que es aquí donde se desarrollan nuestros juicios. En esta zona sería donde acontecen los procesos cognitivos más abstractos, más complejos y por instantes, incluso, inexplicables.

Procesos que rigen la psicología de la conexión

Todos hemos oído aquello de que a veces, basta solo una mirada para conectar con alguien. Cabe decir que este dato es una verdad a medias y que no perfila ni mucho menos lo que se entiende por «conexión profunda». Los auténticos expertos en este este campo nos señalan que ese vínculo tan íntimo y revelador cruza muchas más fronteras.

  • La conexión profunda va más allá de las miradas porque se origina mediante la interacción y el trato. Acontece, sobre, todo a través de una palabra muy concreta, mágica y significativa para todos: «compartir».
  • Cuando compartimos ciertas intimidades con alguien, cuando revelamos confidencias, cuando compartimos valores, pasiones, gustos y pasiones con otras personas, nuestro cerebro libera «oxitocina».

Sin embargo, el proceso de compartir debe ser un acto transparente e íntegro regido por otra palabra esencial: la confianza.

Los neuropsicólogos nos explican que la oxitocina es ese neurotransmisor que actúa como ingrediente esencial a la hora de establecer esas conexiones tan significativas con nuestros mejores amigos o parejas. Al llevar a este territorio tan privado, profundo y carismático de nuestra mente a esas figuras significativas, nos sentimos a salvo, cómodos y confiados…pero ante todo, nos sentimos felices.

Conclusión

Para concluir, a pesar de que no es precisamente fácil llegar a construir este tipo compromisos, de vínculos tan mágicos y fuertes en nuestro día a día, no vamos a perder la esperanza por ello. Para lograrlo, solo deberíamos aplicar en nuestras interacciones cotidianas tres sencillas dimensiones: apertura, confianza y sinceridad. De esta forma, dejaremos la puerta abierta a que pueda surgir la oportunidad de la conexión. Con una mente abierta y libre, estaremos libres de prejuicios que podrían condicionar ese contacto.

Lo que tenga que venir lo hará en su momento y lo notaremos en poco tiempo.Nuestro cerebro y corazón responderán de forma intensa ante esa persona tan especial. A pesar de esta conexión, será importante conocer a la persona antes de dejarnos llevar. Quizá sólo sea para una amistad, o quizá par algo más. Pero, sin duda, si esta conexión nos despierta algo más, qué mejor que tomarnos un tiempo en conocernos.

Así es como formas una conexión espiritual con alguien

Formas. ¿Qué es una conexión espiritual? ¿Alguna vez has conocido a alguien en el que al instante los conocías más allá de su apariencia física? Fue una conexión difícil de olvidar después? ¿De alguna manera experimentaste la sincronicidad, que está orquestando entre los dos?

Cuando las personas hablan de la conexión del espíritu, se refieren a estas conexiones especiales, que son mucho más profundas e intensas que otras relaciones. Estas personas que entran en nuestras vidas, las consideramos como conexiones del alma.

Todos hemos tenido esta experiencia en la que hemos conocido a alguien una relación romántica o platónica, en la que una conexión instantánea se formó, casi se sentía como una experiencia de vida pasada. Desde el momento en que los conociste sentiste una conexión profunda que no podías explicar lógicamente, parecía que ya los conocías.

Sin embargo, no todas las conexiones espirituales se sienten instantáneamente. A veces, estas conexiones profundas del alma se hacen más evidentes a medida que pasa el tiempo. También debes saber que no todas las relaciones espirituales son suaves o pacíficas.

La mayoría de las relaciones del alma están plagadas de dificultades, ya que las personas han sido reunidas con el propósito de resolver problemas en su vibración energética, o a veces de una experiencia de vida pasada. Hay relaciones que son muy armoniosas y amorosas también.

Entonces, ¿cómo puedes reconocer una conexión espiritual?

En primer lugar, debes saber que la mayoría de las relaciones que has encontrado son conexiones espirituales, sólo depende de tu percepción y de dónde estabas en ese momento de la vida, ¿estás conscientemente consciente, o tal vez no? Cuando te mueves a través de la vida con un vacío en tu alma, atraerás y conectarás con alguien que también experimenta el mismo vacío. Esta es la ley de la atracción que toma efecto.

Cuando te das cuenta de que no hay separación entre lo espiritual y lo físico, entonces tu sentido de la desconexión con la vida desaparecerá.

Si te das cuenta de quién eres, la fuente, experimentas la vida. Cuando reconoces esta naturaleza divina, entonces puedes atraer a otro que también reconoce tu naturaleza divina.

Diferentes conexiones espirituales

Probablemente has hecho esta conexión ya, has conocido a alguien, pero son diferentes de la persona maravillosa que inicialmente percibes, esta es también una conexión espiritual. Esta conexión se hizo a partir de su vibración, pero no es compatible con la relación que deseas.

Para hacer la conexión espiritual que deseas, tienes que ser ese ideal superior. Lo que significa que tienes que reconocerte a ti mismo como lo divino en el cuerpo físico en el que experimentas la vida. Quieres una conexión genuina con tu alma y tu cuerpo. Cuando reconoces esto, la ley de la atracción dicta que encontrarás tu conexión espiritual ideal, que se alinea con tus deseos más altos.

Si no encuentras estas conexiones que deseas, la mejor solución para una relación que se alinea con tus deseos y satisface tus aspiraciones más altas es amarte hasta el punto en que te sientas completo y entero.

Cuando alcances este nivel de vibración del amor propio, cada relación adquiere una nueva profundidad, y puedes darte cuenta de que todos los que encuentras no se destacan como almas gemelas o llamas gemelas. Cuando estás en la posición de amor propio y vida amorosa estás en el lugar perfecto para conocer a esa persona especial.

Todos queremos ser ese tipo de personas que conquistan los corazones de los demás con una simple sonrisa, que hacen amigos sin apenas esfuerzo y que reciben diariamente gran cantidad de elogios y alabanzas.

Sin embargo, este don natural para conectar con los demás lo gozan unos pocos privilegiados que, por alguna razón, logran tener ese aura especial. El resto de mortales tal vez no hemos nacido con ese carisma natural, pero con voluntad y un poco de esfuerzo podemos llegar a conectar emocionalmente con cualquier persona que queramos conocer.

Saber más: “25 preguntas para conocer mejor a alguien”

Conectar emocionalmente con los demás: ¿cómo lograrlo?

Muchos estudiosos y personas comunes han tratado de explicar por qué alguna gente es más propensa a conectar emocionalmente con los demás, pudiendo así elegir mejor a sus parejas sentimentales e incluso a sus amigos. ¿Cuáles son las cualidades que hacen que sea bonito estar al lado de una persona? En el artículo de hoy vamos a intentar describir estas virtudes.

Cuando pensamos en personas que saben relacionarse con éxito con otros individuos, solemos fijarnos en que son capaces de influir en los pensamientos y actitudes de los que le rodean, son capaces de inspirarlos y de hacer sacar su mejor versión. Y aunque parezca mentira, todas estas personas comparten un conjunto de valores, creencias y hábitos.

Lectura extra: «Las 3 claves de la persuasión: ¿cómo convercer a los demás?»

9 valores, creencias y hábitos que te ayudarán a conectar con la gente

La forma de vida de las personas que saben relacionarse eficazmente tiene algunas cosas en común que pueden servirte de guía para empezar a evolucionar y mejorar en este aspecto.

¿Empezamos?

1. La sonrisa siempre ayuda

Cuando estamos en un contexto social, lo cierto es que pocas cosas dicen más a favor tuyo que mostrarte relajado y con una sonrisa. Cuando vemos a alguien sonreír de forma auténtica, es muy probable que nos sintamos atraídos por él, ni que sea para una amistad o para compartir una entretenida charla. Sonreírle a alguien es también una gran prueba de confianza.

Además, las sonrisas se contagian y logran que las personas de alrededor se sientan más a gusto. Si quieres entablar una conversación espontánea con alguien, lo mejor es empezar con una buena sonrisa. Luego ya decidirás hacia dónde quieres llevar la interacción; si solo quieres una amistad o si ves que puede haber algo más.

2. No tengas miedo a hacer amigos

Al final, esto es esencial. Si quieres conectar emocionalmente con otras personas, debes ser capaz de abrirte a los demás y entablar relaciones positivas y saludables. Cuando vayas a hablar con alguien, hazte a ti mismo la pregunta: “¿Cómo me gustaría que alguien desconocido me tratara?”, y seguramente verás muy claro que debes ser respetuoso a la par que genuino cuando quieras empezar a conversar con alguien que, quizás, pueda ser tu amigo en un futuro.

Es importante que sepas valorar la amistad y ser cuidadoso y atento con tus amigos. Practica la escucha activa con ellos, y trata de echarles una mano si es posible.

Más información: “10 claves para superar la timidez de una vez por todas”

3. Mira a los desconocidos como amigos

Si entras en una sala de espera o en el metro, intenta mirar a las caras de las personas desconocidas y concebirlas como rostros amigos. Eso te ayudará a tener una mentalidad abierta y proactiva, y a superar la timidez o las reticencias habituales.

Si estás en sintonía con las personas que tienes alrededor te será mucho más sencillo conectar emocionalmente con aquellas que te llamen más la atención.

4. Imprescindible: ser auténtico

No sirve de nada ponerse una máscara para conectar con alguien, porque tarde o temprano la máscara caerá y quedarás retratado. Debes intentar conectar genuinamente con otras personas, desde tu verdadero yo. Eso no significa que no debas tratar de ser más sociable y abierto de miras, ¡obviamente!

Ser auténtico te aproximará a conocer a personas con las que conectar de verdad, y labrar amistades o noviazgos basados en la sinceridad.

5. Intenta ayudar

No olvides que la clave de conocer personas es aportar algo positivo a sus vidas. No ha de ser algo material, sino algo que les pueda ayudar de un modo u otro. Normalmente, en nuestra sociedad estamos muy faltados de amistades auténticas, de personas en nuestra vida que nos ayuden si estamos pasando una mala época o tenemos alguna dificultad.

Siempre hay formas de ayudar a los demás, y es una buena idea ser una persona con esta calidad humana. La generosidad es buena en sí misma, pero es que además tiene premio: será más fácil que conectes con personas que valoren tu esfuerzo.

6. Interésate genuinamente por los demás

La mejor forma de resultar interesante es mostrar interés y atención hacia tu interlocutor. Seguro que tienes mucho que aprender de otras personas. Si lograr abrir una ventana en su mundo, tus interlocutores verán que eres una persona con amplitud de miras y con la que vale la pena conversar y compartir tiempo.

Todos tenemos historias que queremos compartir, y si alguien nos escucha… es más fácil que conectemos emocionalmente con él.

7. Conversa, no te cortes

Sé abierto y no dudes en iniciar conversaciones con las personas de tu entorno, e incluso con desconocidos. Tener esta actitud te permitirá mejorar tus habilidades sociales y aprenderás a conectar con las pasiones y los intereses de los demás.

8. Conócete y persigue tus ilusiones

Es importante que sepas cuáles son tus intereses, tus virtudes y tus objetivos en la vida. Porque conocerte a ti mismo te permitirá guiarte y saber cómo puedes conectar y ayudar a otras personas. Si encuentras a alguien que comparte tus aficiones, es muy probable que los dos estéis como locos por querer seguir compartiendo tiempo juntos.

9. Sé tú mismo

Sí, es un consejo muy típico. Pero no deja de ser una verdad como un templo. Intentar ser otra persona para agradar a los demás es un craso error. Muéstrate tal como eres, aunque tengas defectos o vulnerabilidades. Nadie es perfecto, recuérdatelo a menudo.

Prueba a compartir tus anécdotas y tus inquietudes, seguro que encontrarás gente que lo apreciará.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *