0

Conizacion y embarazo

Preevid

Incluida en el banco de preguntas el 27/12/2016. Categorías: Gestación, Oncología, Salud de la mujer . La información ofrecida puede no estar actualizada. Es posible que nuevos estudios o publicaciones modifiquen o maticen la respuesta dada.

De acuerdo con la información contenida en sumarios de evidencia (1,2,3) y en guías de práctica clínica (4,5), las mujeres con antecedentes de conización por una neoplasia intraepitelial de cuello de útero (CIN), cuando posteriormente se quedan embarazadas, presentan un mayor riesgo de presentar un parto prematuro y una rotura prematura de membranas. No parece que el embarazo empeore el pronóstico de la lesión intraepitelial y el embarazo no implica modificar el seguimiento previsto de la CIN tras la conización.

Tras una conización por lesiones CIN 2 ó 3 se aconseja (1) realizar una citología cervical, comprobando también si hay infección por virus del papiloma humano (VPH) al año, y a los dos años, de haberse realizado la intervención quirúrgica. Si las dos tomas fueran negativas, se repetirá la citología cada tres años y si fuera de nuevo negativa seguiría los cribados de cáncer cervical recomendados como rutinarios. Si alguna de las citologías diera un resultado anormal o detectara presencia de VPH, debería realizarse una colposcopia con toma de muestra endocervical. No hemos encontrado ningún documento en el que se evalúe si una gestación posterior a la conización obliga a modificar estas pautas; aunque en el caso de gestación la colposcopia deberá realizarse tras el parto .

Los sumarios de evidencia de Uptodate(2) y de Dynamed(3), basados fundamentalmente en dos revisiones sistemáticas(6,7) de estudios de cohortes, concluyen que:

  • Las mujeres con historia previa de conización deben ser informadas sobre el incremento de riesgo de parto prematuro y de complicaciones asociadas (rotura prematura de membranas y mortalidad perinatal).
  • Estudios prospectivos de series de casos han demostrado que un cuello de útero acortado en la ecografía del segundo trimestre fue predictivo de un riesgo aumentado de parto pretérmino en mujeres que presentaban conización, similar a otras mujeres, por lo que se aconseja vigilancia con ecografías seriadas para medir la longitud del cuello de útero(2).
  • No hay evidencia de que la modalidad de tratamiento realizado en mujeres con diagnóstico de CIN, condicione el tipo de parto en un embarazo posterior (vaginal versus cesárea) .
  • El embarazo no afecta el curso de la displasia cervical, ni del CIN(3).
  • Durante el embarazo no estaría indicada la realización de colposcopia ya que los resultados no pueden ser interpretados adecuadamente, al no tener suficiente fiabilidad(3).

Las guías de práctica clínica(4,5) también atribuyen un mayor riesgo de parto prematuro en mujeres con una conización previa; y una de ellas(4), resume que aunque no todos los estudios son coincidentes sobre el efecto de la una conización en un embarazo posterior, parece que incrementa dos veces el riesgo de presentar un parto prematuro en relación a las mujeres a las que no se les ha realizado la conización.

Referencias (7):

Estas referencias son del tipo:

  1. Metaanálisis y/o revisiones sistemáticas: 2 referencias
  2. Ensayos clínicos: 0 referencia
  3. Cohortes, casos controles, serie de casos clínicos: 0 referencia
  4. Consenso de profesionales: 0 referencia
  5. Guías de práctica clínica: 2 referencias
  6. Sumario de evidencia: 3 referencias
  7. Información/ material de ayuda para pacientes: 0 referencia
  8. Capítulo de libro: 0 referencia

Preguntas relacionadas

  • ¿Cuál es el mejor trimestre de la gestación para realizar una citología cervico-vaginal a una embarazada?
  • ¿Cual debe ser la frecuencia de la citología vaginal en una paciente tras una conización por un diagnóstico de CIN 3?
  • Pronóstico en la afectación de los márgenes tras una conización en una paciente diagnosticada de CIN3, o de carcinoma in situ de cérvix.
  • ¿Está indicada la histerectomía como tratamiento de la neoplasia intraepitelial cervical (H-SIL CIN2)?.

Pregunta contestada por Centro Tecnológico de Información y Documentación Sanitarias

Conización del cuello uterino: complicaciones y consejos

Cuando han pasado unas horas y tras verificar que la paciente ha reaccionado bien a la intervención y ha eliminado la anestesia, ésta puede abandonar el centro.

Complicaciones de la conización cervical

Los riesgos de este tipo de tratamiento son muy bajos y casi siempre tienen una alta efectividad. La mayoría de las mujeres no presentan complicaciones graves tras una conización uterina, aunque es habitual sufrir hemorragias. Por tanto, la mujer debe estar atenta por si tuviera un sangrado abundante y de color rojo vivo. Además, pueden aparecer lesiones en las paredes vaginales o una reacción debida a los fármacos administrados para la anestesia.

Por otro lado, aunque menos frecuente, a largo plazo puede ocurrir una insuficencia uterina provocando que la paciente tenga el cuello del útero disminuido y/o abierto. Por consiguiente, estas mujeres tendrán mayor riesgo de sufrir abortos espontáneos o partos prematuros.

Las mujeres tratadas de una lesión cervical premaligna presentan un mayor riesgo de tener nuevas lesiones o cáncer. Por ello, estas mujeres deben someterse a revisiones y controles más estrictos.

Consejos para la paciente

En función de cómo se realice la conización cervical, varían las condiciones del preoperatorio. Por tanto, es de vital importancia tener en cuenta el tipo de anestesia utilizado.

Si la conización se realiza con anestesia local, no es necesario el ayuno; mientras que cuando se emplee anestesia general o regional, la mujer debe estar en ayuno en las 8 horas previas a la intervención.

Una vez realizada la conización cervical, la mujer debe seguir unos consejos como los que se detallan a continuación:

  • Permanecer entre 3 y 4 días en reposo.
  • Limitar la actividad física durante dos semanas.
  • No mantener relaciones sexuales durante 4 semanas.
  • Evitar las duchas vaginales las primeras 3-4 semanas.
  • Consultar al médico si se producen sangrados vaginales abundantes o flujo vaginal abundante y con mal olor.

Recomendaciones

Con el fin de evitar o reducir el riesgo de desarrollar otra lesión, algunas recomendaciones tras una conización cervical son las siguientes:

  • Uso de preservativo durante al menos los primeros 6 meses después de la conización, aunque el médico aconsejará seguir utilizándolo después.
  • Dejar de fumar, ya que el tabaco interfiere en la capacidad del sistema inmune para defenderse del VPH.
  • Vacunación frente al cáncer de cuello de útero, lo que reduciría el riesgo entre un 60-80%. Cabe destacar que la vacuna no cura una lesión, sino que reduce el riesgo de nuevas infecciones y lesiones.

Conización uterina y embarazo

A muchas mujeres que van a someterse a una conización uterina les preocupa los posibles efectos en su fertilidad. Ellas se plantean si tendrán problemas para ser madres en el futuro. Resulta complicado responder a este dilema, puesto que hasta que no se busca el embarazo no se observan todas las consecuencias de este procedimiento quirúrgico.

La calidad de los óvulos no se ve afectada por la intervención, puesto que los ovarios no sufren ninguna alteración.

Una de las consecuencias en la fertilidad más comunes de la conización cervical es la insuficiencia uterina que hemos comentado anteriormente. Esto ocurre cuando se realiza una biopsia en cono profunda que afecta a las fibras musculares que ayudan a mantener cerrado el cuello uterino. Por ello, estas mujeres tienen un mayor riesgo de sufrir abortos espontáneos o partos prematuros.

Aunque no es frecuente, también puede producirse la cicatrización del cuello del útero, lo cual impediría a los espermatozoides acceder al interior del útero y no se produciría el embarazo de forma natural. Cuando esto ocurre se debe recurrir a las técnicas de reproducción asistida para lograr una gestación.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Evidentemente, no todos son iguales.

Por ello, esta «herramienta» te enviará un informe totalmente personalizado, con toda la información detallada de las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Preguntas de los usuarios

¿Qué diferencia hay entre una colposcopia y una conización del cérvix?

Por Dr. Daniel Sosa (ginecólogo).

Los dos términos están relacionados con la patología del cuello del útero.

La colposcopia es una técnica diagnóstica que consiste en examinar con un microscopio el cuello del útero tras haberle aplicado distintos colorantes y tinciones. De esta manera se puede localizar la existencia de una lesión en concreto y biopsiarla, para así tener un diagnóstico certero.

La conización es un tratamiento quirúrgico para lesiones premalignas diagnosticadas en el cuello del útero. Se trata de la exéresis o extirpación de márgenes de toda la zona alterada del cuello uterino, la cual ha sido diagnosticada previamente mediante colposcopia.

¿En qué consiste la conización cervical con asa diatérmica?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

La conización con asa diatérmica, también conocida como procedimiento de extirpación electroquirúrgico por asa (PEEA), es un método que permite evaluar y tratar las enfermedades del cérvix y de la vagina.

Se trata de una técnica rápida que se lleva a cabo cuando la mujer no tiene la regla, utilizando un asa de alambre calentado con electricidad para extraer tejido anormal de infecciones, verrugas, tumores y pólipos.

¿En qué casos está indicada la conización uterina?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

La conización del útero se realiza en aquellas mujeres que se encuentran en algunas de las siguientes situaciones:

  • Mujeres que han sido diagnosticadas de cáncer de útero en estadios iniciales.
  • Mujeres que presentan indicios de patología precancerosa.
  • Mujeres con una lesión en el cuello uterino sin un diagnóstico claro.
  • Mujeres con lesiones persistentes en el cérvix debido a una infección por el VPH.

¿Cómo me sentiré después de una biopsia en cono?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

Es normal que tras una conización uterina la paciente sienta calambres durante la primera semana. Además, en las siguientes 2-3 semanas, el flujo puede contener sangre y un color amarillento.

¿Cuándo se puede volver a hacer deporte después de una conización cervical?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

Después de una conización cervical se recomienda esperar entre 2 y 3 semanas aproximadamente para recuperar la actividad deportiva.

La paciente debe esperar a que la herida haya cicatrizado por completo y no salga por ningún flujo sanguinoliento.

Lecturas recomendadas

La causa principal para realizar una conización uterina es una infección por el VPH. Puedes seguir leyendo sobre este virus aquí: ¿Qué es el virus del papiloma humano? – Tipos, contagio y vacunas.

Por otro lado, una posible complicación de la conización uterina es la insuficiencia del útero, lo que lleva a sufrir pérdidas gestacionales espontáneas. Si deseas obtener más información sobre ello, te recomiendo visitar el siguiente artículo: ¿Qué es el aborto recurrente? – Causas, diagnóstico y tratamiento.

Introducción

El tratamiento de neoplasia cervicouterina intraepitelial (NCI) ocupa un lugar importante en la prevención del cáncer de cuello uterino. El aumento reciente del número de mujeres nulíparas o que no pueden completar sus deseos genésicos y que tienen diagnóstico de NCI ha motivado un cambio en el tratamiento de las lesiones preinvasivas. Mientras que antes se realizaban tratamientos agresivos, como la histerectomía o la amputación cervical, en la actualidad es posible realizar tratamientos conservadores y en régimen ambulatorio. La colposcopia ha desempeñado una función primordial al permitir realizar tratamientos dirigidos a la eliminación de la lesión preservando el cuello uterino1.

La conización es un buen método de diagnóstico y estadificación del cáncer de cuello uterino y, además, es el tratamiento definitivo en estadios que no superan al estadio IA1 de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia. Durante años se realizó con bisturí frío; la escisión de conos profundos y amplios se asoció a una morbilidad significativa (hemorragia perioperatoria, infección, estenosis cervical y pérdidas fetales en el segundo trimestre). Luego, ésta fue desplazada por la LEEP (loop electrosurgical excision procedure ‘conización por asa diatérmica’), que introdujo Cartier en 19841. Se trata de un procedimiento realizado con anestesia local, de duración breve, con coste bajo, una curva de aprendizaje corta, y que consigue erradicar toda la zona de transformación. Los estudios que comparan distintas técnicas de conización, concluyen que la LEEP, la más utilizada en la actualidad, es la más segura2–4.

La LEEP no es inocua; aunque mínimamente, altera la anatomía cervical porque disminuye el soporte mecánico del cuello uterino al extirpar tejido colágeno, destruye el epitelio glandular, disminuye las defensas y la producción de moco, y altera la flora bacteriana5. Además, puede influir en la fertilidad de la mujer (aumento de riesgo de aborto tardío, parto pretérmino , bajo peso al nacimiento y rotura prematura de membrana). Si bien algunos estudios han encontrado correlación significativa entre el antecedente de conización y el PPT2,6,7, no hay unanimidad8,9. La prematuridad concentra el 69% de la mortalidad perinatal y es la primera causa de muerte infantil tras el primer mes de vida10.

Material y método

El objetivo principal ha sido comprobar la asociación del PPT y del BP al nacimiento con el antecedente de conización. Entre los objetivos secundarios se encuentran valorar la relación de prematuridad con el intervalo entre conización y parto así como con la altura del cono cervical extirpado.

Se diseñó un estudio de cohorte retrospectivo. Se analizaron todas las conizaciones realizadas en el Complejo Asistencial de León en el período de 1999 a 2007 mediante consulta del registro del Servicio de Anatomía Patológica (n=338). Todas las intervenciones se realizaron con LEEP de manera ambulatoria en la consulta de colposcopia, con la excepción puntual de aquellas en las que una exploración física dificultosa o la negativa de la mujer obligaron a hacerla en quirófano con anestesia general.

Los datos obtenidos se cruzaron con los del registro de Partos del Servicio de Obstetricia y Ginecología y con los del Servicio de Codificación (sólo este último es un sistema informatizado). La muestra se limitó a aquellas mujeres que lograron gestar tras la conización (n=40). Posteriormente, se realizó una revisión individualizada de cada historia clínica.

Se desestimó para el análisis a 4 mujeres (6 gestaciones): 2 mujeres que tenían antecedente de rotura prematura de membranas (factor de riesgo aislado para el PPT) y 2 mujeres diagnosticadas de gestación incipiente que no realizaron ningún seguimiento posterior en este hospital.

Se estableció como grupo control al conjunto de mujeres que dieron a luz en este centro durante el año 2007 y que carecían de historia de conización previa (n=2.334). Asimismo, se tuvieron en cuenta las pérdidas fetales asistidas en ese año (n=425).

Las variables clínicas recogidas fueron las siguientes: edad materna al final de la gestación, paridad, hábito tabáquico, diagnóstico que motivó la conización y diagnóstico anatomopatológico de la pieza, altura del cono extirpado (cuando la conización se realizó en 2 pasadas se la consideró como la suma de la altura de ambas piezas), intervalo entre la conización y el parto (menor de un año; entre uno y 2 años, y mayor de 2 años), tipo de parto, edad gestacional (se consideró pretérmino al nacido antes de las 37 semanas) y peso del recién nacido (menos de 2.500g se consideró BP, entre 2.500 y 4.000g se consideró peso normal, y más de 4.000g se consideró macrosoma).

Se elaboraron bases de datos con el programa estadístico SPSS versión 15.0 y con Microsoft Office Excel versiones 2003 y 2007. Para el estudio de la asociación estadística entre las variables se utilizaron las siguientes pruebas: test de χ2 de Pearson y de Mantel-Haenszel, test exacto de Fisher y test de la t de Student. Se calcularon los riesgos relativos (RR) y los intervalos de confianza (IC) al 95%.

Resultados

Durante el período de 1999 a 2007 se realizaron 338 conizaciones y 19 reconizaciones. Se consideraron 36 mujeres que lograron gestar, con un total de 46 embarazos. No hubo ningún embarazo gemelar.

Los diagnósticos que motivaron la conización y los diagnósticos definitivos de las piezas se muestran en la figura 1.

Figura 1.

Diagnóstico citológico o anatomo-patológico que motiva la conización en las pacientes de nuestro estudio, junto con el diagnóstico definitivo de la pieza quirúrgica. (H-SIL: lesión intraepitelial de alto grado; CIN-I: neoplasia intraepitelial leve; CIN-II: neoplasia intraepitelial moderada; CIN-III: neoplasia intraepitelial grave; CIS: carcinoma in situ).

(0,1MB).

La edad media de las mujeres al final de la gestación fue de 33,07 años (rango de 26 a 41 años). Los resultados obstétricos totales de las gestaciones fueron los siguientes: 13 abortos espontáneos (12 en el primer trimestre y uno en el segundo trimestre) frente a 425 abortos en el grupo control; 3 embarazos ectópicos, y 30 partos (4 cesáreas frente a 557 en el grupo control, 20 partos eutócicos frente a 1.350 en el grupo control, y 6 partos instrumentales frente a 427 en el grupo control fig. 2).

Figura 2.

Distribución en función del resultado obstétrico y tipo de parto. Comparación porcentual de ambos grupos.

(0,08MB).

De los embarazos que superaron las 24 semanas (30 gestaciones), el 80% fue a término y el 20% pretérmino (6 casos) frente al 7,28% de nacimientos pretérminos en el grupo control (170 casos). Se observó asociación causal significativa con un RR de PPT de 2,74: IC 95% (1,29–5,82). Se encontró asociación estadísticamente significativa mediante el test de χ2 (p=0,0084).

Diecisiete mujeres con conización se reconocieron fumadoras (47,2%), con una media de 19,89 cigarrillos por día. Se realizaron análisis por subgrupos y se comparó el resultado obstétrico de las mujeres conizadas fumadoras con las no fumadoras: no se observaron diferencias estadísticamente significativas entre ambos grupos (p=0,139).

En el momento de la intervención cervical, 21 mujeres eran nulíparas (58,3%) y 15 multíparas (41,7%). Se comparó igualmente la prematuridad entre nulíparas y multíparas conizadas y no se encontraron diferencias estadísticamente significativas (p=0,625).

La altura del cono extirpado tenía una media de 12,53mm (rango de 4 a 27mm). En cuanto a la prematuridad, no se halló diferencia estadísticamente significativa entre las mujeres con cono mayor o igual a 10mm y aquéllas con cono menor (p=0,617).

El intervalo medio entre conización y embarazo fue de 34,38 meses (rango de 7 a 108 meses). Se calculó la relación entre intervalo y prematuridad y no se obtuvieron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos (p=0,656).

El 93,1% de los recién nacidos tuvo un peso normal (entre 2.500 y 4.000g) y el 6,9% tuvo un peso por debajo de 2.500g. No se obtuvo ningún recién nacido de BP respecto a la edad gestacional ni ninguno macrosómico. Todos los nacidos a término tuvieron un peso superior a 2.500g.

Discusión

El PPT se debe a un grupo heterogéneo de enfermedades con factores etiológicos diferentes. Las mujeres que reciben tratamiento cervical por NCI poseen, de forma independiente a la resección, factores propios (demográficos, sociales y sexuales) que pueden incrementar por sí mismos la incidencia del PPT3,11.

Un metaanálisis reciente ha señalado riesgo de PPT, BP al nacimiento y rotura prematura de membranas en mujeres con antecedente de conización2. En este estudio se comprueba la relación de prematuridad pero no la de BP.

Se ha indicado la relación entre la profundidad del cono extirpado y una mayor probabilidad tanto de aborto en el segundo trimestre como de PPT. Se propone como factor de riesgo independiente una altura mayor o igual a 10mm12,13. Sin embargo, los resultados no avalan estas afirmaciones. Muchas veces este cálculo es difícil, especialmente en series retrospectivas, y no hay publicaciones suficientes para dar resultados concluyentes5.

Himes observó que el riesgo de PPT aumenta cuando el intervalo entre conización y parto es menor de 2 meses14. La regeneración del cuello uterino requiere un mínimo de 3 a 12 meses, tras los que el riesgo de PPT puede disminuir. En esta muestra no se presenta ninguna mujer con intervalo menor de 7 meses y por tanto, no se observa la relación entre ese intervalo y el resultado obstétrico.

Si bien se ha propuesto la realización de cerclaje profiláctico en mujeres embarazadas después de una conización, se ha observado que la incidencia de PPT no cambia e incluso puede aumentar al producir contracciones uterinas, por lo que actualmente no se considera una práctica adecuada15.

Entre las limitaciones de este trabajo se encuentran aquellas mujeres conizadas en el hospital que posteriormente tuvieron una gestación y no dieron a luz en el centro, por lo que quedaron fuera de esta revisión. Además, en el análisis estadístico no se hizo diferencia entre los tipos de PPT (espontáneo, rotura prematura de membranas e iatrogénico) ya que se consideró que el número total de éstos no era suficiente.

Fuera de los objetivos del estudio se encontró otra asociación: incremento del riesgo de aborto en el primer trimestre en mujeres conizadas respecto a la población general. Este hallazgo obedece a un sesgo de selección, ya que gran parte de las gestaciones interrumpidas en aquellos casos en los que su situación no genera ingreso no se recogen en los registros utilizados.

Aunque los datos apuntan hacia la relación de la escisión cervical con la LEEP y el PPT, no señalan un menor peso del neonato. La controversia actual sobre las consecuencias en el embarazo justifica la necesidad de estudios más extensos y con un volumen mayor de sujetos.

Parece fundamental informar adecuadamente a la mujer nulípara que vaya a recibir una conización. Sería razonable ser prudente ante todo embarazo que ocurra en una mujer previamente conizada16.

Especialistas en Conización de cuello uterino

  • Hace un mes me hice una conización…cuanto tiempo debo esperar para quedar embarazada y cuales son las posibles complicaciones que pudiera traer la conizacion para una futura gestación.
  • Hola buenas me hicieron una ConiZacion hace 10 días quería saber si es normal sentir como puntadas en el vientre como si fuera un cólico?
  • Puedo hacer ejercicio en el gimnasio tras 3 días de reposo tras una conización?
  • Puedo tener relaciones sexuales una semana y media antes de la operación (conización de cuello uterino)?
  • Despues de una conización de utero baja la mestruación?
  • Buenas, me hise la conizacion hace 15 dias pero estoy sigue sangrando y de color cafe es normal esto
  • En Junio 2015 tuve una conizacion por quemadura y nunca más pude volver a quedar embarazada. Siempre estoy con inflamación, mi periodo es irregular y solo dura 3 días. Estoy en seguimiento, me hice ultrasonido transvaginal y todo estaba bien. Mi pregunta es de que será la inflamación. Porque no volví…
  • Cuantos días después de una conizacion puedo realizar un viaje de 24 horas en auto?
  • Me han hecho una conizacion hace 3 meses y todavia no me bajo la regla, es normal?
  • porqué después de que me realizaron una conizacion mi menstruación es tan abundante y tengo mucho dolor y cuagulos ,eso es normal y me llego diez días antes

Mujeres con lesiones precancerosas en el útero pueden tener hijos sanos

A lo cuatro meses de embarazo, a Elizabeth Quesada (29) se le diagnosticó una lesión intraepitelial de alto grado en el cuello uterino. Al acudir a un hospital local se le exigía una extirpación inmediata del útero incluyendo el feto. Sin embargo, pudo dar a luz a una niña sana, luego de someterla a un tratamiento conservador manteniendo su útero.
Después del parto, fue sometida a una operación quirúrgica que no consistiera en retirarle el útero, sino a una conización -operación con extirpación de parte del cuello uterino-, que evitaría la formación de un futuro cáncer cervical y sobretodo, no le negaría la posibilidad de quedar embarazada nuevamente.
Elizabeth, quien fue atendida en el centro de ginecología preventiva Oncogyn, fue tratada con nueva técnica desarrollada en España que sólo extirpa el cuello uterino, conservando el cuerpo uterino de la mujer. La razón de esta técnica es que según las estadísticas, el 40 por ciento de este cáncer se presenta en mujeres menores de 45 años, que por lo general todavía no han completado su futuro reproductor.
Entre otros procedimientos quirúrgicos que preservan el útero se incluyen la criocirugía, la cirugía láser y el procedimiento de incisión electroquirúrgica con asa. Esto depende de la extensión y la apariencia que la enfermedad presente en el examen.
«Es muy penoso que mujeres jóvenes, que todavía no han iniciado su vida reproductiva o que aún no la concluyen, lleguen a estas situaciones, pues se pueden evitar con exámenes de rutina que incluyan un examen de colposcopía, un frotis cérvico-vaginal y un test de papanicolaou; que consisten en la observación microscópica del epitelio cuello uterino, de las paredes vaginales así como del cuello uterino en sí, identificando lesiones precancerosas o cancerosas con gran precisión», agregó el médico de Oncogyn.
Además, mencionó que es errada la idea de que sólo si un papanicolaou da como resultado alteraciones es necesario practicarse una colposcopía, puesto que deben ser dos estudios que vayan de la mano. No olvidemos que el papanicolaou tiene sólo un 70 % de confiabilidad.
Campaña gratuita
Oncogyn ofrece durante esta semana en todas sus sedes de La Molina, San Isidro, San Miguel y Los Olivos una campaña gratuita «Despistaje de enfermedades mamarias». Para inscribirse debe llamar al teléfono 365-7160.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *