0

Copa menstrual colocacion

Tabla de contenidos

Qué es la copa menstrual, cómo se usa y otras dudas comunes

La copa menstrual es una buena estrategia para sustituir las toallas sanitarias y los tampones higiénicos durante la menstruación, siendo una opción más cómoda, económica y ecológica. Es fácil de usar, no deja ningún olor de la menstruación por el aire y sólo necesita ser cambiado después de 8 horas.

Para colocar la copa menstrual, basta con introducirla todavía cerrada en forma de ‘C’ en la parte inferior de la vagina y girarla para asegurarse de que está bien encajada. Vea paso a paso cómo colocarla, quitarla y mantenerla limpia:

1. ¿Cómo se coloca la copa menstrual?

Así como los tampones higiénicos, la copa menstrual es apenas indicada para su utilización durante la menstruación. Para colocar basta:

  1. Sentarse en el inodoro con las piernas bien abiertas;
  2. Doblar la copa como se muestra en el embalaje y en la imagen;
  3. Introducir el colector doblado en la vagina, pero no necesita ser en el fondo de la misma, puede quedarse su puntita un poco afuera;
  4. Gire el colector para asegurarse de que está perfectamente encajado, sin pliegues. Pero también puede alejar la pared de la vagina con un dedo y pasar el dedo índice alrededor de la copa para verificar su colocación.

Para verificar si la copa se abrió correctamente y que está creando vacío, puede aguantar la punta de la copa menstrual y girar lentamente. La posición correcta es más cercana a la entrada del canal vaginal, y no en el fondo como sucede con los tampones. Las siguientes imágenes muestran exactamente lo que necesita hacer:

Paso a paso para colocar la copa menstrual

2. Dónde se compra y cuál es el precio

El precio de la copa menstrual varía de acuerdo con la marca seleccionada, pudiendo ser comprado en farmacias, algunos supermercados y en tiendas por internet.

Algunos ejemplos de las marcas de copa menstruales más utilizadas son: Angelcup, Copa menstrual M Cup, Diva cup y Lunacup.

3. ¿Cómo se quita la copa menstrual?

Cada 8 o 12 horas, la copa menstrual debe ser retirada de la siguiente forma:

  • Sentarse en el inodoro, orinar, secar la vulva y luego abrir bien las piernas;
  • Insertar el dedo índice por un lado, entre la copa y la pared vaginal, para quitar el vacío y facilitar su extracción;
  • Hale la parte final de la copa hasta que salga de la vagina;
  • Descarte la sangre en el inodoro, y lave la copa con agua abundante y jabón propio para la región íntima con pH neutro, secándola al final con papel higiénico. Si está en un baño público, puede usar sólo una botella de agua y secar con papel higiénico.

Si tiene dificultad para retirar la copa, puede optar por colocarse de cuclillas en el suelo del baño, ya que esta posición facilita el acceso a la copa menstrual. Después de limpia y seca, la copa está lista para ser introducida de nuevo.

4. ¿Cómo se limpia la copa menstrual?

En la primera utilización, antes de cada ciclo y también al final, se debe esterilizar la copa menstrual, para garantizar una limpieza más profunda y la eliminación de microorganismos. La esterilización se puede hacer en una olla o en el microondas, de acuerdo con las recomendaciones:

En la olla:

  • En una olla sólo para la copa menstrual de materiales como peltre, vidrio o acero inoxidable, se debe colocar la copa menstrual y agregar agua hasta cubrirla completamente;
  • Colocar la olla en la hornilla y llevar a fuego hasta que el agua hierva;
  • Después de que hierva, se debe dejar durante 4 a 5 minutos más y luego retirar del fuego;
  • Al final de ese tiempo debe retirar la copa menstrual y lavar la olla con agua y jabón.

No se recomienda el uso de ollas de aluminio o de teflón, ya que liberan sustancias metálicas que pueden dañar la silicona de la copa. Para no correr riesgos, hay algunas marcas de las copas menstruales que venden una olla especialmente para realizar este procedimiento.

En el microondas:

  • Se debe colocar la copa en un recipiente propio para microondas o de vidrio o en una taza de cerámica (sólo para la copa), añadir agua hasta cubrirla y colocarla en el microondas;
  • Encender el microondas y esperar a que el agua hierva. Después de que el agua hierva, debe dejarla allí durante 3 a 4 minutos.
  • Al final de ese tiempo, debe retirar la copa del microondas y lavar el recipiente normalmente con agua y jabón.

Estas son las formas más prácticas y más económicas para esterilizar las copas menstruales, pero para quienes no tienen como calentar agua existen otras opciones, como es el caso del agua oxigenada hasta el 12%, agua de cloro hasta 3% o incluso el hipoclorito de sodio, el cual es muy utilizado para desinfectar los vegetales. Pero si utiliza alguna de estas opciones, es importante que enjuague bien la copa con agua corriente antes de introducirla en la vagina para evitar reacciones alérgicas, quemaduras o rozaduras.

5. ¿Cómo se quitan las manchas de la copa menstrual?

Es común que las copas queden con unas pequeñas manchas después de varios ciclos menstruales, y para prevenir que esto ocurra puede optar por agregar una 1 cucharadita de bicarbonato de sodio al agua donde va a hervir la copa menstrual.

Si la copa menstrual ya presenta algunas manchas y tiene apariencia sucia, puede ser colocada en agua oxigenada 10 volúmenes pura, durante 6 a 8 horas, enjuagándola bien con agua corriente al final.

6. ¿Cómo limpiar una copa que se cayó en el inodoro?

Si la copa se cayó al inodoro, es posible desinfectarla de forma segura, siguiendo los pasos a continuación:

  1. Colocar la copa a remojar en 1 litro de agua con una cucharada de lejía durante 15 a 20 minutos;
  2. Después, transferir la copa a otro recipiente y añadir agua oxigenada de la farmacia 10 volúmenes pura. Debe agregar agua oxigenada en cantidad suficiente para cubrir la copa, dejándola en remojo durante 5 a 7 horas.
  3. Por último, debe esterilizar la copa, dejándola hervir durante 5 minutos. Si es posible, añádale al agua 1 cucharadita de bicarbonato de sodio.

7. ¿Qué copa menstrual debo comprar?

La elección de la mejor copa no siempre es fácil, ya que existen diferentes tamaños, diámetros y con maleabilidad diferentes, lo que hace que se ajusten de forma diferente en el canal vaginal.

Si alguna vez te has preguntado cómo narices vas a meterte esa copa menstrual tan grande y redonda dentro, estás en el lugar adecuado. Utilizar la copa menstrual puede convertirse en todo un reto si no tienes en cuenta algunos sencillos consejos de utilización. Se trata de un producto nuevo al que nunca te has enfrentado, por lo que es normal tener algunas dudas. Una de las preguntas habituales acerca de este producto para la regla está relacionada con su introducción. Te contamos cómo poner la copa menstrual paso a paso.

Paso a paso de cómo poner la copa menstrual

Te recomendamos que antes de enfrentarte a la copa menstrual por primera vez, leas las instrucciones que la acompañan. Te ayudará a perder cualquier miedo que puedas tener y te informarás sobre las características particulares de la copa que te has comprado.

1 Lo primero es esterilizarla

Cuando utilices la copa menstrual por primera vez, tanto si es nueva como si la has utilizado en el ciclo anterior, es recomendable esterilizarla. Expertos como la sexóloga María Esclapez insisten en la necesidad de llevar a cabo este primer paso porque es vital para la higiene íntima. Existen en el mercado algunos pequeños envases para el microondas, aunque también puedes utilizar unas pastillas esterilizadoras. En cualquier caso, hay una forma más sencilla para esterilizar tu copa menstrual:

+ Pon a hervir agua en una olla e introduce la copa menstrual cuando esté hirviendo. Asegúrate de está completamente sumergida en el agua para que se limpie bien. Puedes introducirlo dentro de las varillas de un batidor manual para evitar que se queme si la dejas dentro del agua más tiempo del debido.

+ Espera unos 5 minutos y saca la copa con un utensilio como unas pinzas. Ten cuidado porque es posible que se haya quedado un poco de agua caliente dentro.

+ Colócala sobre una gasa limpia y espera a que esté completamente seca antes de guardarla en tu bolsa. Espera a que esté totalmente fría antes de usarla.

Después de cada ciclo menstrual, también es recomendable esterilizarla para tenerla lista para el mes siguiente.

2 Lávate las manos antes de ponértela

La higiene es muy importante a la hora de ponerte la copa menstrual. Por eso, es imprescindible que te laves las manos con agua y jabón antes de empezar a tocarla. Si ha pasado mucho tiempo desde que esterilizarte la copa, es recomendable lavarla con un poco de agua y jabón íntimo (o uno con pH neutro). Como señala la sexóloga María Esclapez, este tipo de jabón es más respetuoso con la vulva de la mujer.

3 Cómo poner la copa menstrual

Una vez que sepas que tu copa está bien limpia, ha llegado el momento de ponértela. No entres en pánico porque no es tan complicado como parece y con un poco de práctica le cogerás el truco. Aunque veas la copa menstrual muy grande, te va a caber perfectamente si sigues algunos de estos métodos para doblarla. Una vez dentro, se abrirá para recoger la sangre.

Dado que las primeras veces te va a costar ponértela bien, es recomendable que practiques en casa, donde probablemente te sientas más cómoda. Intenta estar relajada porque, en caso contrario, los músculos pélvicos van a estar muy tensos. La primera vez que te la intentes poner, no tengas prisa ni te frustres cuando te des cuenta de que vas a necesitar practicar un poco.

Existen distintos tipos de pliegues para introducir la copa menstrual según cómo dobles los extremos. Pruébalos todos y busca el que te resulte más cómodo.

+ Pliegue de la copa en forma de C. Hay mujeres que se sienten muy cómodas plegando la copa de menstrual en forma de C, pero para otras, la copa sigue quedando demasiado grande. Para doblarla con este método tan solo tienes que chafar los dos lados y doblarlos de forma que parezca una C o un corazón.

+ Pliegue de la copa en forma flor. También puedes probar con el pliegue en forma de flor. Para ello, solo tienes que hundir uno de los borde y juntar los dos lados que han quedado levantados.

+ Pliegue de la copa en forma de tampón. Si estás acostumbrada a utilizar tampones, este puede ser el pliegue más cómodo para ti, sobre todo al principio. Es tan fácil como enrollar la copa menstrual sobre sí misma hasta que queda completamente alargada.

4 Para que sea más cómodo, agáchate

Una vez que hayas doblado la copa menstrual con el pliegue que te resulte más cómodo, colócate en la misma posición que utilizas cuando te introduces un tampón. Hay mujeres que se sienten más cómodas cuando se ponen de cuclillas, es decir con las piernas flexionadas mientras se apoyan sobre los talones, mientras otras prefieren estar sentadas en el inodoro.

5 Introduce la copa menstrual

Introduce en la vagina la copa menstrual por la parte plegada de forma que el tallo quede por fuera. Hay mujeres a las que les resulta muy útil usar la otra mano a abrir los labios de la vulva. Debes dirigir la copa menstrual hacia la parte baja de la espalda. Deja que el tallo sobresalga ligeramente. Si notas que es demasiado largo, la próxima vez que te la saques puedes cortarlo teniendo cuidado para no estropear la copa. Debes dejar algo de base para poder extraerla con más facilidad.

Una vez que creas que está bien colocada, puedes sacar la mano.

6 Asegúrate de que la copa esté abierta

Para que no haya escapes de regla, te tienes que asegurar de que la copa se ha abierto dentro de ti. Debe acoplarse bien a las paredes vaginales. Puedes meter un dedo para asegurarte de que se ha quedado bien colocada o rotarla ligeramente con mucha delicadeza.

Con el paso del tiempo, podrás identificar con facilidad si está bien puesta.

7 Vuelve a lavarte las manos

Ya sabes la importancia que tiene la higiene para la salud en general. Una vez que te hayas introducido la copa menstrual, vuelve a lavarte bien las manos con agua y jabón.

8 12 horas después…

Puedes dejar la copa dentro durante unas 12 horas, un tiempo muy superior a lo recomendado para los tampones. Poco a poco irás conociéndote a ti misma (y a tu copa menstrual) y sabrás cuándo llega el momento de cambiarte. Por eso, en las primeras veces, es aconsejable utilizar una compresa pequeña para no mancharte la ropa interior en caso de que haya alguna fuga.

9 Ha llegado el momento de quitar la copa

Cuando te vayas a quitar la copa, lávate las manos con agua y con jabón. También es importante estar relajada para evitar molestias. Para sacarla, introduce el dedo y presiona ligeramente hacia dentro un lateral de la copa menstrual para que deje de hacer el vacío.

Con mucho cuidado y delicadeza, agarra el tallo y tira hacia fuera para sacar la copa. Recuerda que está llena de sangre, por lo que ten cuidado con la dirección que utilizas para sacarla o te acabarás manchando.

10 Vacíala en el inodoro

Una vez que te hayas sacado la copa, vuelca su contenido en el inodoro.

11 Limpia la copa con agua y jabón

Ahora que ya tienes la copa vacía, enjuágala con agua y, si es posible, límpiala con un poco de jabón íntimo. Si estás en un baño público y no tienes acceso a un lavabo, puedes utilizar una toallita como excepción.

12 Vuelve a ponértela igual

Seca bien la copa menstrual y vuélvetela a introducir como antes. Lávate las manos y ¡listo! Ya eres una experta poniéndote y quitándote la copa menstrual.

En Esta Sección

  • Menstruación
  • ¿Qué puedo hacer para combatir los cólicos y el síndrome premenstrual (SPM)?
  • ¿Cómo sé si mi ciclo menstrual es normal?
  • ¿Cómo se usan los tampones, las toallas sanitarias y las copas menstruales?
  • ¿Qué es el trastorno disfórico premenstrual (TDPM)?

Las toallas sanitarias, los tampones y las copas menstruales (a veces, denominados “productos de higiene femenina”) absorben y recogen la sangre y el tejido que sale de la vagina durante el periodo menstrual.

¿Tienes problemas con el periodo? Localiza un Centro De Salud →

¿Qué son las toallas sanitarias, los tampones y las copas menstruales?

Son los productos que hacen que puedas llevar una vida normal durante tu periodo menstrual al evitar que la ropa o las sabanas se manchen con sangre. Los tampones y las copas menstruales se colocan dentro de la vagina, mientras que las toallas sanitarias se adhieren a la ropa interior.

Las toallas sanitarias (a veces, llamadas “toallitas”) son trozos angostos de material absorbente que se adhieren a la ropa interior. Algunas tienen “alas” que se pliegan sobre ambos lados de la ropa interior para protegerla de pérdidas o manchas. Algunas toallas sanitarias están hechas de material descartable (se usan una vez y, después, se tiran). Otras están hechas de tela y pueden lavarse y volverse a usar.

Los tampones son como pequeños tapones hechos de algodón que se colocan dentro de la vagina para absorber la menstruación. Algunos vienen con un aplicador que ayuda a colocarlo. Tienen un cordón fijado al extremo que sirve para poder extraerlo fácilmente.

Las copas menstruales tienen forma de campana o de copa. Están hechas de goma, silicona o plástico blando. La copa se lleva puesta dentro de la vagina y se encarga de recoger la menstruación. La mayoría son reutilizables: tan solo se vacían cuando es necesario, se lavan y se vuelven a usar. Otras son descartables: se tiran después de usarlas una vez o después de un ciclo menstrual.

Los tampones y las copas menstruales no pueden quedarse atascados, perderse dentro de tu cuerpo ni moverse a otra parte del cuerpo. Los músculos de la vagina los mantienen en su lugar (sin que te enteres) y permanecen dentro de tu cuerpo hasta que tú los sacas. En la mayoría de los casos, no se pueden sentir los tampones y las copas menstruales cuando están en el lugar indicado. Ambos pueden ser utilizados en el agua y durante cualquier tipo de deporte y actividad.

¿Qué tipo de protección es adecuada para mí?

Depende totalmente de ti. Piensa en el estilo de vida que llevas y en lo que más se adapte a tus necesidades. Es útil probar distintos productos o consultar con una amiga o familiar acerca de qué funciona para ellas.

Durante el periodo menstrual, es común usar cosas diferentes en momentos distintos. Por ejemplo, hay quien puede usar tampones durante el día y toallas sanitarias durante la noche. Para una protección mayor, también puedes usar una toalla sanitaria o un protector diario (una toalla sanitaria delgada) mientras usas un tampón o una copa menstrual, por si acaso hay pérdidas.

Hay quienes piensan que usar un tampón o una copa menstrual dentro de la vagina es más cómodo y conveniente porque no se ve y, en general, no se siente. Otras personas piensan que las toallas sanitarias son más cómodas que los tampones o las copas, o las prefieren porque no quieren ponerse un objeto dentro de la vagina. Sin embargo, no puedes usar una toalla sanitaria en el agua, ya que pueden moverse del lugar o sentirse incómodas durante algunas actividades. Por eso, usa un tampón o una copa menstrual si quieres nadar o hacer deportes durante el periodo.

A muchas personas les gusta la conveniencia de los productos que se usan una vez y luego se tiran, como los tampones y las toallas sanitarias descartables. También son más fáciles de encontrar en las tiendas. Otras personas eligen artículos de protección reutilizables, como las copas menstruales o las toallas sanitarias de tela, ya que permiten ahorrar dinero y son mejores para el medio ambiente.

No deben utilizarse tampones ni toallas sanitarias perfumadas, desodorantes vaginales ni duchas vaginales, ya que pueden ocasionar irritación o infecciones en la zona. Hay quienes se preocupan por la manera en que huele el periodo menstrual, pero hay muy pocas posibilidades de que otra persona pueda darse cuenta de que estás en tu periodo. Tan solo asegúrate de cambiar frecuentemente la toalla sanitaria, el tampón o la copa menstrual.

¿Cómo se usan las toallas sanitarias?

Las toallas sanitarias vienen en tamaños diferentes: pueden ser finas para flujo poco intenso (protectores diarios); de tamaño regular; o gruesas para sangrado abundante (“maxi” o “nocturnas”). Puedes usar el tamaño que más cómodo te resulte.

  • Adhiere la toallita a la ropa interior utilizando la tira adhesiva en la parte de atrás. Algunas toallas sanitarias reutilizables se mantienen en su lugar con un broche de presión o con el elástico de la ropa interior.
  • Cámbiala cada algunas horas o cuando esté totalmente empapada de sangre.
  • Envuelve las toallas sanitarias en el envoltorio o en papel higiénico, y tirarlas en el tacho de basura. Tirar las toallas usadas o el envoltorio por el inodoro hará que este se tape.

¿Cómo se usan los tampones?

Los tampones vienen en diferentes tamaños: (distintos niveles de absorción) pequeño, regular y súper. Es mejor usar el nivel más bajo de absorción, que dura unas horas. Algunos tampones vienen con aplicadores —pequeños palitos hechos de cartón o de plástico que ayudan a colocar el tampón en la vagina—, y otros no, por lo que hay que introducirlos con el dedo.

  • Lo primero es lavarte las manos y ponerte en una posición cómoda. Puedes agacharte, poner una pierna hacia arriba o sentarte en el inodoro con las piernas abiertas.
  • Empuja el tampón dentro de la vagina con el aplicador o con un dedo, según qué tipo de tampón tengas.
    • Insertar un tampón en la vagina es más cómodo si estás relajada. El uso de tampones con aplicadores suaves y redondeados puede facilitar el proceso. También puedes poner un poco de lubricante en la punta del tampón o del aplicador. Si tienes dificultades para insertar el tampón, puedes preguntarle a alguien de confianza (como tu madre, hermana u otra persona en la que confíes que haya usado tampones alguna vez) para que te muestre cómo introducirlo.
  • Tira el envoltorio y el aplicador en la basura. No los tires por el inodoro.
  • Lo mejor es cambiar el tampón cada 4 u 8 horas. No dejes puesto el tampón por más de 8 horas. Puedes usar un tampón toda la noche. En ese caso, debes colocarlo justo antes de ir a la cama y debes cambiarlo en el momento en que te levantas por la mañana.
  • Los tampones tienen una cuerda en un extremo, que cuelga fuera de la vagina. El tampón se saca suavemente de la vagina tirando de esa cuerda. Es mejor sacar el tampón cuando está húmedo tras haber absorbido la máxima cantidad de flujo posible.
  • Envuelve los tampones usados en papel higiénico y tíralos en el tacho de basura. No se tiran por el inodoro.

Si el tampón permanece en la vagina durante mucho tiempo, puede ocasionar una enfermedad llamada “síndrome de shock tóxico”. Es una infección poco frecuente, pero muy peligrosa. Si estás usando un tampón y tienes vómitos, fiebre alta, diarrea, dolor muscular, dolor de garganta, mareos, desmayos o debilidad y una erupción cutánea, sácate el tampón y llama a tu médico de inmediato.Para ayudar a prevenir el síndrome de shock tóxico, utiliza el tampón que tenga el nivel más bajo de absorción y cámbialo cada 4 u 8 horas, o tan frecuentemente como necesites.

Introducir un tampón no suele doler, pero se necesita algo de práctica al principio. Prueba con diferentes tipos de tampones hasta que descubras cuál te gusta más, pero no los uses a menos que estés en el periodo.

Si ponerte un tampón te resulta muy doloroso, habla con un médico o un enfermero.
Puedes tener una afección o, quizá, simplemente sea que el himen cubre la abertura vaginal. De todas formas, tu médico o enfermero pueden ayudarte a determinar qué es lo que causa dolor y decidir qué hacer al respecto.

¿Cómo uso la copa menstrual?

Hay diferentes tipos de copas menstruales, y todas vienen con instrucciones y dibujos para seguir paso a paso. Las copas pueden parecer un poco grandes, pero, en la mayoría de los casos, no se sienten una vez que están colocadas.

  • Lo primero es lavarte las manos y ponerte en una posición cómoda. Puedes agacharte, poner una pierna hacia arriba o sentarte en el inodoro con las piernas abiertas.
  • Aprieta o dobla la copa para que sea más estrecha y deslízala dentro de la vagina con los dedos. Lee las instrucciones que vienen con la copa menstrual para descubrir la mejor forma de apretarla y ponerla en su lugar.
    • Colocar la copa en la vagina es más cómodo si estás relajada. Si tienes dificultades para insertar la copa, puedes preguntarle a alguien de confianza (como tu madre, hermana u otra persona en la que confíes) para que te muestre cómo colocarla.
  • Algunas copas deben colocarse muy profundo dentro de la vagina, cerca del cuello uterino. Otras van en la parte baja de la vagina. Si la copa te resulta incómoda o sientes que está en el lugar incorrecto, sácala y vuelve a insertarla.
  • La copa menstrual se usa durante periodos de entre 8 y 12 horas al día, o hasta que esté llena.
  • Algunas tienen un tallito del cual se tira para sacarla de la vagina; con otras, se debe enganchar el borde con un dedo, apretarlas y, luego, sacarlas.
  • Muchas copas son reutilizables: se usa la misma una y otra vez. Se vacía en el inodoro, lavabo o ducha, y se lava antes de usarla nuevamente. En caso de encontrarte en un lugar donde la copa no puede lavarse, es conveniente vaciarla y volver a colocarla. Puedes lavarla cuando te encuentres en un baño privado o en tu casa. Siempre deben seguirse las instrucciones de limpieza y guardado que vienen con la copa.
  • Otras copas son descartables: se tiran después de usarlas una sola vez o durante un solo periodo. Envuélvelas en su envoltorio o en papel higiénico y tíralas a la basura; no deben tirarse por el inodoro.

Ponerse una copa menstrual no suele doler, pero se necesita algo de práctica al principio. Puede llevar hasta un par de periodos hasta que te acostumbres. Puedes usar una toalla sanitaria como respaldo por si acaso la copa presenta pérdidas, pero no se puede usar un tampón y una copa menstrual al mismo tiempo.

Si ponerte la copa te resulta muy doloroso, habla con un médico o un enfermero. Puedes tener una afección o, quizá, simplemente sea que el himen cubre la abertura vaginal. De todas formas, tu médico o enfermero pueden ayudarte a determinar qué es lo que causa dolor y decidir qué hacer al respecto.

Contenidos

Cómo colocar la copa menstrual

La copa menstrual o copa vaginal como por ejemplo la lilycup o enna cycle es un producto utilizado por las mujeres cuando se encuentran en su ciclo menstrual. Se trata simplemente de un producto que sirve como alternativa para sustituir lo que son las toallas sanitarias (compresas) o tampones.

Aquí te explicamos cómo se coloca la copa menstrual pero sobre todo por que además de ser fácil es más cómoda, higiénica y además ecológica. Así mismo se ha ganado el aplauso de las mujeres al ser muy fácil de usar, además que te mantiene limpia y protegida.

La copa vaginal es un producto natural, el cual tiene el mismo sistema que los tampones. Es decir, se introduce por la cavidad vaginal y este se encarga de recoger el sangrado menstrual, al menos por 8 horas sin derramarse.

También te puede interesar: 10 razones para usar las copas menstruales

Las copas menstruales no tienen mucha dificultad para colocarlas lo mejor es que no genera mal olor, al contrario de las compresas. Por otro lado es muy cómoda y no se derrama como en el caso de los tampones.

Es normal que muchas no conozcan cómo se usa una copa menstrual, por el desconocimiento pero año tras año vamos ganando terreno, así que atenta a las instrucciones de uso.

La copa vaginal es un producto ecológico, ya que está fabricada de silicona . Para dejar atrás las dudas acerca del producto a continuación daremos una breve explicación de cómo colocar bien la copa menstrual.

Cómo utilizar una copa menstrual en 5 pasos

La copa menstrual se compara en gran medida con los tampones, por ello para colocar correctamente la copa menstrual es necesario ubicarse en un lugar cómodo para así adquirir una posición segura y correcta. Es importante que tengas la copa correcta hay diversas tallas para adolescentes, para mujeres y para mujeres que han tenido hijos por parto vaginal.

La copa está hecha de un material muy flexible, por lo que no será muy difícil de usar. Pero si tienes problemas para colocar la copa, tranquila, lleva su tiempo y adaptarse es cuestión de lo cómoda que te resulte la marca que has elegido.

1. Doblar y mantener

Toma asiento en el inodoro y abre las piernas. También puedes alzar tu pierna en el lavabo o realizar el proceso acostada en tu cama con las piernas abiertas.

2. Inserte y asegure

Cuando este en una posición cómoda, pasa a introducir la copa, verificando que el tallo que hacia abajo. A continuación puedes introducir doblando la copa en forma de “C”. Hay varias formas de copas pero casi todas son muy parecidas.

Luego procedes a dejarla allí ajustada y asegurando que la copa este totalmente abierta, para que no se escape la menstruación por ningún lado. Debe estar bien ajustada a las paredes vaginales.

3. Utilícela hasta doce horas

Uno de los grandes beneficios de usar una copa menstrual es que puede ser usado hasta por doce horas. Pasado el tiempo estimado que es de al menos 8 horas puedes proceder a retirarla. Cada mismo ciclo menstrual es diferente, por ello algunas pueden durar hasta 12 horas pero no más, o algunas 5 horas con un protector para la menstruación.

Vídeo de cómo colocar la copa menstrual

La marca de copas menstruales Sileu nos ofrece un vídeo explicativo sobre cómo colocar y remover correctamente la copa menstrual por primera vez.

4. Retire y vacíe

Con las manos limpias, tire suavemente del vástago de la copa hacia abajo hasta que pueda alcanzar y agarrar la base de la taza. Pellizcar la base para soltar la succión y sacarla suavemente.

Puedes necesitar usar tus músculos pélvicos para empujar su taza más baja en la vagina para ayudarle a alcanzar la base con sus dedos.

Para retirar solo debes alar por el tallo que quedo por fuera cuidadosamente, para que no se derrame nada. Luego procedes a verter el contenido en el inodoro y listo.

Si no tienes acceso al agua, puede limpiarla con un poco de tejido o simplemente reinsertarla directamente después de vaciarla. Pero asegúrese de enjuagarlo en su próxima oportunidad disponible.

Enjuague su copa menstrual.

5. Esterilizar la copa

Lo primero que debes hacer es esterilizar la copa, en una olla específica para este producto. Pon a hervir agua y luego pasas por unos minutos para eliminar cualquier bacteria.

6. Volver a usar la copa menstrual

Para volver a utilizar debes lavar con abundante agua. Lo más recomendable es que tengas dos o más en el uso. Así no debes esperar mientras aseas tu copa. No debes lavar con jabón normal, utiliza un jabón hipoalargenico o jabón íntimo para mujeres que proteja tu zona intima.

Las copas menstruales son la alternativa moderna a los tampones y compresas. Son respetuosos del medio ambiente y Super sanos. Encontrar la copa menstrual correcta no tiene por qué ser difícil.

A nadie le gusta manchar la ropa interior durante la menstruación, y menos si la causa es una fuga al usar tu copa menstrual. Afortunadamente una vez tienes lo de abajo bajo control es bastante fácil de solucionar. Estos pequeños accidentes son normales entre las primerizas, que están todavía aprendiendo a conocer su cuerpo y su copa, pero también nos ocurren a las veteranas en algunas ocasiones. Las 2 razones más comunes por las que tu copa podría estar teniendo fugas son que no se ha abierto del todo o que está colocada incorrectamente.

¡No te preocupes! Hay varios trucos fáciles que te ayudarán a evitar las fugas cada vez que te pongas tu copa menstrual.

El primer paso es familiarizarse con tu vagina para que puedas visualizar lo que está pasando durante la inserción. Puedes consultar nuestro artículo sobre anatomía interna femenina aquí. Y ahora que estás informada sobre cómo somos las señoritas por dentro, vamos a ver por qué manchas…

1. Tu copa no está completamente abierta

La razón más común de las fugas es que la copa está todavía doblada por algún sitio y no se ha abierto completamente para formar el sello con las paredes vaginales. Esto es bastante común entre las nuevas usuarias de copa y en general es cuestión de práctica y encontrar el método de inserción perfecto para ti. Si no consigues que se abra a la primera, aquí están nuestros mejores consejos probados y requete-probados para lograr que haga pop…

¡Relájate!

Una vagina asustada y tensa no va a crear el espacio más cómodo para que la copa se abra correctamente. Siéntate, ponte de pie o de cuclillas en una posición que te resulte cómoda para que se abra tu vagina. Por ejemplo subiendo la pierna sobre el inodoro o la bañera, la posición favorita entre las usuarias experimentadas de la copa.

Intenta un pliegue diferente

A continuación, es importante probar diferentes pliegues y técnicas de inserción para ver cuál funciona mejor para ti. Puedes echarle un vistazo a nuestro artículo sobre las diferentes formas de doblar la copa menstrual, pero nuestro favorito es el pliegue en V, que hace que la copa a) quede más rígida, b) sea mucho más pequeña, y c) adquiera una forma puntiaguda para facilitar la inserción.

¡Insértala alto!

Inserta tu copa lo más alto posible en el canal vaginal pero lo suficientemente abajo para que puedas alcanzar la base. Puedes usar un dedo, como el pulgar, para empujar la parte inferior de la copa (tallo) y moverla hacia arriba. A continuación, aprieta el cuerpo o el borde de la copa unas cuantas veces para ayudar a que la copa se abra y forme ese sello tan importante.

Muévela suavemente

Este truco abre hasta los pliegues más obstinados. Una vez hayas insertado la copa en tu vagina (recuerda, lo más arriba que puedas), tira suavemente del tallo hacia abajo moviéndolo de un lado a otro. Si has tirado de la copa demasiado hacia abajo y el tallo está asomando fuera, simplemente usa el pulgar (o el dedo que prefieras) para empujarla hacia arriba.

¡Revision final!

Para asegurarte de que tu copa se ha abierto completamente, pasa el dedo alrededor de su cuerpo para comprobar que no hay abombamientos. Si tiras de la copa y no se mueve el sello se ha formado ¡ya está!

2.Tu copa está mal colocada, o no está debajo de tu cérvix

Al contrario de lo que cree todo el mundo la cérvix o cuello del útero no está necesariamente ubicado en la parte superior de nuestro canal vaginal y puede estar formando un ángulo o estar inclinado hacia un lado. También se mueve arriba y abajo en el canal vaginal a lo largo de nuestro ciclo menstrual, dependiendo de nuestros niveles de estrógeno. Si el borde de tu copa no está por debajo del cérvix el fluido menstrual saldrá por los lados de la misma y causará fugas. Así que, lo primero es lo primero…

¡Localiza tu cérvix!

Como la posición de tu cérvix puede cambiar a lo largo del ciclo es importante comprobar su situación cuando vayas a usar la copa durante tu menstruación. Simplemente coloca un dedo limpio en tu vagina y busca un área que se sienta ligeramente más firme, como si se tratara de la punta de la nariz. ¡Ta-chán, saluda a tu cérvix!

Coloca tu copa bajo el cérvix

Una vez hayas determinado dónde se sitúa tu cérvix sabrás dónde debes colocar la copa. Pero recuerda que la cérvix se mueve a lo largo del periodo, por lo que es útil comprobar su posición varias veces a lo largo de tu ciclo las primeras veces que uses una copa. Dependiendo de esto colocarás tu copa más alta o baja en tu vagina ¡lo que funcione para ti!

El ángulo de la copa es importante

El canal vaginal no es vertical sino inclinado hacia la parte posterior del cuerpo. Para cerciorarte de que tu copa esté colocada correctamente, inclínala hacia cóccix usando el pulgar, presionando la base de la copa y orientarla en la dirección correcta.

Asegúrate de que tu cérvix no está dentro de la copa

Si colocas tu copa y tu cérvix queda dentro pueden pasar dos cosas. En primer lugar es como meter una canica en un vaso de agua, el cérvix ocupa espacio en la copa y aumenta el nivel de líquido en el interior lo que puede causar fugas. En segundo lugar, si tienes un cuello del útero sensible la succión de la copa podría causar malestar, así que asegúrate de probar diferentes posiciones para encontrar la que más te conviene.

3. Otras causas

Tu copa está llena

¡Esta razón se explica por sí misma! Si tu copa menstrual está llena puedes experimentar una pequeña fuga. La mayoría de las mujeres no necesitarán cambiar tu copa más de una vez cada 12 horas pero si tienes un flujo abundante quizás necesites vaciarla con más frecuencia o considerar comprar una copa de mayor capacidad (como la Lily Cup clásica, por ejemplo) para total tranquilidad.

No estás usando la talla correcta

Al comprar una copa menstrual es importante tener en cuenta la guía de tamaños de la compañía ya que una copa demasiado pequeña no va a sellar correctamente y una copa demasiado grande será difícil de abrir. INTIMINA recomienda que las mujeres que no han dado a luz o que han dado a luz a través de cesárea elijan el tamaño A de las Lily Cup y aquellas que han dado a luz por parto vaginal o que tienen un suelo pélvico débil elijan el tamaño B. La altura de tu cérvix también influye, ya que esto determina la longitud de tu vagina y hay copas menstruales más largas que otras.

¡Y se acabó! Todo lo que necesitas saber acerca de por qué tu copa podría estar goteando y cómo arreglarlo. La próxima vez que vayas a insertar tu copa menstrual visualiza lo que estás haciendo y sigue estos consejos para formar el sellado y disfrutar de total libertad durante la menstruación.

Colocar la copa menstrual está tirado gracias a… ¡Un aplicador!

Es un hecho que la copa menstrual cobra cada vez más importancia en la vida de las mujeres. Al principio, todas andábamos un poco tímidas con este nuevo artículo pero ahora reconocemos que lo amamos.

Tal es el ‘boom’ que ha provocado que hasta las redes sociales se hacen eco de ello, hace unos días la propia Cristina Pedroche hablaba sobre sus beneficios. Y claro, cuando algo tiene éxito, lo siguiente es hacer que evolucione para que poco a poco se vuelva más práctico… Eso es lo que ha pasado con la copa menstrual que ahora se comercializa junto a un aplicador. ¡Siiiii!

Las que usamos la copa sabemos que este nuevo invento nos solucionará muchos problemillas a la hora de su colocación y también a aquellas que se entrenan por primera vez en la materia (ya no tienes excusa). ¿Por qué? Pues porque todas tenemos esa duda de si nos la hemos puesto bien ya que si su colocación es errónea puede llegar a ser muy incómoda o manchar nuestras braguitas.

Normalmente es fácil ponértela tú misma, solo hay que ‘arrugarla’ en forma de U e introducirla vaginalmente pero siempre tenemos ese miedillo a no saber hacerlo. Así que, podemos decir que este nuevo invento es lo más porque nos ahorrará mucho tiempo de indecisión. Se trata de un aplicador muy parecido a un tampón, donde colocas la copa en la forma que te comentábamos, y con el que solo tendrás que empujar el palito hasta que la copa menstrual esté perfectamente colocada.

Muchas tenéis dudas de cómo usar el aplicador!! Aquí va un TIP: No hace falta colocar el hilo dentro del aplicador.

Una publicación compartida de enna (@enna.saludintima) el 31 Ene, 2018 a las 5:05 PST

El aplicador lo ha lanzado la marca Enna y lo comercializa en un ‘pack’ junto a dos copas menstruales y una caja esterilizadora. Además, otro punto a favor es que podrás utilizar este invento indiferentemente de la talla que uses. ¿A qué esperas?

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *