0

Copas de sujetador diferencias

Diferencia entre la copa B y C del sujetador

La respuesta rápida a esta pregunta es: 3 cm de pecho.

Pero te explicamos detalladamente cómo funciona el tema de las copas, ya que esta es una pregunta súper habitual de las mujeres.

La talla del sujetador hace alusión al perímetro o ancho de nuestro tórax, mientras que la copa indica realmente el volumen de nuestra mama. Para que te hagas una idea, la copa A es la más pequeña del mercado, y hay sujetadores con copa H o I para mujeres con el pecho muy grande.

Cómo se calculan las tallas del sujetador

1. El número es la talla (contorno corporal a la altura del tórax) y se consigue midiendo el perímetro del tronco por debajo de la línea del sujetador. Luego hay que sumar 15.

2. La letra es la copa (tamaño del pecho o las mamas) se mide por encima del pecho a la altura de las areolas, sin apretarlo ni deformarlo.

3. Por cada 3 centímetros de diferencia aumentan o disminuyen las copas. La copa A parte de la base de 12 a 14 cm y hace alusión a un pecho pequeño; la copa B contempla entre 14 a 16 cm y corresponde a un busto medio; la copa C de entre 16 a 18 centímetros es para un busto lleno y la D es para un pecho voluminoso de entre 18 a 20 cm.

Por lo tanto, si tenemos a dos mujeres que tienen un cuerpo similar, pero de pecho diferente (una más grande que la otra), utilizarán la misma TALLA de sujetador, pero COPAS diferentes (la que tiene el pecho más grande usará copa C, D o la que necesite).

Porque es importante saber esto

Las mujeres utilizan en muchas ocasiones tallas inadecuadas en los sujetadores porque no conocen realmente la medida correcta, y que el sujetador debe adaptarse tanto a nuestro contorno como a nuestra copa.

Parece mentira, pero un alto porcentaje de la población femenina desconoce el sentido de la copa del sujetador, que es albergar el pecho de forma completa. Así, cuando conoces la diferencia entre la copa b y c del sujetador (o la copa que sea, aunque estas dos son las más frecuentes), te resultará más fácil elegir el sostén que se ajuste a tu necesidad real.

Saber esto también te enseña otra cosa: una mujer que se hace un aumento de mama, no necesita cambiar la talla de sus sujetadores, sino que tendrá que conocer la nueva copa que necesita.

Como ves es muy importante conocer estos detalles y las medidas exactas para comprar el sujetador adecuado.

Copas de sujetador: cómo elegir la talla de sostén adecuada

Utilizar la talla de sujetador equivocada no sólo implica problemas estéticos sino también de salud. Dolores de espalda, problemas mamarios y deformaciones posturales pueden tener como origen el uso de un sostén inapropiado. Aunque se pueda creer que este no es algo que nos pueda ocurrir, hay un dato que llama especialmente la atención: sólo un 30% de las mujeres acierta a la hora de elegir sujetador.

Medidas para elegir sujetador

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de escoger sostén son las medidas y para hacerlo solo hay una forma correcta y es la que viene a continuación. Hay que tener en cuenta que hay que hacerlo sin ropa y los días en los que no se tenga la regla, ya que la menstruación hace aumentar el volumen del pecho. También es importante saber que los pechos varían su tamaño y forma con el paso de los años. Por ello, hay que repetir esta operación en más de una ocasión a lo largo de la vida.

Es muy importante usar la talla de sujetador adecuada

Contorno

El contorno dará como resultado el número de la talla de sujetador. Hay que hacerlo de la siguiente manera:

  • Rodea el tronco con el metro y calcula las medidas de la espalda.
  • Hay que hacerlo hacerlo por debajo del pecho.
  • La cifra resultante determinará la talla de sujetador apropiada para ti.
  • Si dudas entre dos tallas, elige siempre la de mayor tamaño.

Las tallas en España tienen un valor numérico que avanza de cinco en cinco y que suele oscilar entre 85 y 110.

Copa

A continuación hay que medir de nuevo el torso incluyendo en esta ocasión también el busto. Y el procedimiento es igualmente sencillo:

Es importante que no hagan pliegues en la piel

  • Lo apropiado es hacerlo por la zona más sobresaliente que suele corresponderse con la parte superior del pezón.
  • A la cifra obtenida midiendo el busto réstale la cantidad obtenida en la primera medición, que incluía sólo el tronco.
  • El resultado es la profundidad de copa que necesitas y debes tener en cuenta a la hora de elegir sujetador.
  • Tipos de copa de sujetador

    Las copas se dividen en letras, siendo la A la más pequeña y avanzando en orden alfabético a medida que aumentan su tamaño.

    • Si el resultado de la resta antes mencionada se encuentra entre 10 y 14 centímetros, la copa apropiada es la de menor tamaño, es decir, la A.
    • La copa B es la que deben elegir las mujeres cuya diferencia entre la medida del busto y del tronco oscile entre los 15 y los 17 centímetros aproximadamente.
    • Las mujeres que deben utilizar la copa C son aquellas cuya diferencia de medidas se encuentra entre los 17,5 y los 20 centímetros.
    • La copa D las mujeres con una diferencia entre busto y tronco de entre 20 y 22,5 centímetros.

    A partir de aquí la letra irá cambiando cada 2,5 centímetros.

    No todos los sujetadores se pueden usar en todas las situaciones

    Es importante tener en cuenta que la tabla de medidas utilizada por cada marca de ropa íntima puede variar. Por tanto, puede que la talla que mejor sienta de una casa de lencería no se corresponda con la de otro fabricante. De hecho, en algunos casos a la medida inicial del contorno se suman o restan entre 10 y 15 centímetros dependiendo del tipo de tallaje utilizado. Es importante que, aunque nos tomemos las medidas y se tengan muy claras, nos probemos el sujetador antes de comprar.

    Tallas de sujetador en otros países europeos

    Las pautas analizadas sirven para determinar la talla de sujetador apropiada para cada mujer siguiendo el patrón español. Pero al igual que sucede con otras prendas de ropa, en el resto de Europa siguen una métrica diferente. Reino Unido, por su parte, tiene su propio sistema de tallaje. Las copas no varían en función del país.

    La diferencia entre el sistema seguido en España -común al francés- y en otros países europeos es precisamente la suma de 15 centímetros a la cifra de medición del contorno. Así, es fácil calcular tu talla europea de sujetador: basta restar 15 a tu talla española. Por su parte, en Reino Unido se utilizan las pulgadas como sistema de medición.

    Tipos de sujetadores y cómo elegir el correcto

    El sostén no sólo tiene una función estética sino que sirve para sujetar el pecho. Se trata además de una prenda que acompaña durante todo el día y sea cual sea la actividad que se vaya a realizar. Desde las firmas de alta costura hasta las más económicas la incluyen en sus colecciones. Es importante que sea cómodo y que se adapte a cada situación. No es lo mismo un sujetador para hacer deporte que uno para una ocasión especial. Existen multitud de tipos de sujetadores diseñados para fines específicos: con o sin aros, con o sin relleno, reductores, que aumenten el busto…

    Los sujetadores push up realzan el pecho

    Push-up

    Entre los más conocidos se encuentra el ‘push-up’. Este tipo de sostén tiene como finalidad realzar el pecho y dotarlo de un mayor volumen. Hay que tener en cuenta que en ocasiones, si se utiliza el push-up muy a menudo puede resultar molesto, porque consiste en llevar constantemente un ‘bulto’ dentro de la copa del sujetador. Hay que comprarlos que se adapten perfectamente al pecho y que no provoquen nada de dolor.

    Balconette

    También encaminado a realzar el pecho y diseñado para lucir escote se encuentra el ‘balconette’. Este tipo de sujetador deja al descubierto la parte superior del pecho.

    Sujetadores reductores

    En el lado opuesto se encuentran los sujetadores reductores, cuyo fin es disimular el tamaño del busto y que se encuentran solo disponibles para las copas de mayor tamaño. Además, este tipo de sujetador sirve para sostener correctamente el pecho y evitar posibles dolores de espalda.

    Es mejor no dormir con sujetador

    La importancia de llevar el sujetador correcto

    Los sujetadores sin tirantes, los cruzados a la espalda o los denominados de triángulo son sólo una muestra más de la amplia variedad existente en un mercado que no deja de innovar en este producto. La evolución de esta prenda ha sido continua desde que Mary Phelps Jacobs la inventara a principios del siglo XX. Sea cual sea la funcionalidad que persiga el tipo elegido, no debe ser ni demasiado grande ni demasiado pequeño. Un sostén sienta bien si al usar el cierre intermedio no se hacen pliegues en la piel.

    8 de cada 10 mujeres están usando una talla de sujetador equivocada.

    La clave para descubrir el tamaño adecuado de sujetador es saber las medidas exactas y utilizarlas como referencia a la hora de elegir el sujetador.

    Es importante recordar que el tamaño exacto de sujetador no sólo cambia de marca a marca, también puede cambiar en función del estilo de sujetador. Lo que puede parecer un tamaño de sujetador grande en un estilo podría terminar siendo una talla de sujetador medio en otro.

    ¿Cómo saber cuál es la talla de sujetador adecuada?

    Las tallas de sujetador vienen dadas por un número y una letra.

    El número hace referencia a la anchura o perímetro del tórax (indica si el cuerpo de la mujer es ancho o estrecho) y la letra indica el volumen mamario, siendo la copa A la más pequeña.

    Paso 1: Medida del tamaño del contorno.

    Medir todo el contorno del tórax con una cinta métrica justo por debajo del pecho. La cinta de medir debe estar paralela al suelo, y se debe tomar la medida después de expulsar todo el aire de los pulmones (la medida debe ser lo más pequeña posible). En España, como se usa el tallaje francés, al número que obtenemos hay que sumarle 15. Si el número es impar, redondear al número par más cercano. Por ejemplo si el contorno es de 90 cm, la talla será 90+15=105.En España las tallas de contorno van de 5 en 5. Desde la 80 hasta la 100 son las tallas de contorno que más fácilmente se pueden encontrar en las tiendas, aunque existen más.

    Paso 2: Medida de la copa.

    Se debe medir el contorno pero por encima del pecho (por encima de los pezones).

    Lo mejor es tomar esta medida con el sujetador puesto, pero que no tenga relleno, y hay que asegurarse que la cinta métrica es paralela al suelo y que no está demasiado apretada mientras realizamos una respiración completa.

    La diferencia entre esta medida (paso 2) y la del contorno submamario (paso 1), antes de sumarle 15, nos dará la copa que tenemos.

    Así será:

    • Copa A: si la diferencia entre los dos contornos es de 12 a 14 cm.
    • Copa B: la diferencia es de 14 a 16 cm.
    • Copa C: de 16 a 18 cm.
    • Copa D: de 18 a 20 cm.
    • Copa E: de 22,5 cm.

    Por cada 3 cm de diferencia aumenta o disminuye un tamaño de copa. Las copas en España se representan con una sola letra, en orden alfabético. En las tiendas las más fáciles de encontrar van desde la A, que es la más pequeña, hasta la E, que es la más grande. Pero además de estos tamaños de copas también existen copas más pequeñas como la copa AA, y más grandes como las copas F, G, H e I, aunque son menos frecuentes de encontrar.

    ¿Cómo saber si estás usando una talla de sujetador correcta?

    Lo mejor para saber si estamos usando la talla de sujetador correcta es ponerse delante de un espejo. Algunos signos que indican que la talla de sujetador no es la adecuada son los siguientes:

    • Si el sujetador resulta extremadamente incómodo.
    • Si los tirantes se caen. Los tirantes deben ajustarse correctamente.
    • Si la banda del contorno del sujetador está demasiado floja. Si está demasiado floja, los hombros llevarán todo el peso, lo que puede ocasionar problemas de espalda y dolor de hombros.
    • Si el pecho está caído.
    • Si el pecho únicamente se apoyan sobre la banda del contorno, es porque la banda o la copa son de tamaño incorrecto.
    • Si los tirantes y/o la banda del contorno se clavan en el cuerpo. Si el aro se clava los lados del pecho. Si el sostén está dejando marcas rojas es posible que se necesite una copa o un tamaño de contorno más grande.
    • Si la banda del contorno se monta en la espalda, es que el tamaño de la banda está equivocado.
    • Si el pecho se sale por la parte inferior del sujetador cuando se levanta los brazos, no se está usando el tamaño de la banda adecuado.
    • Si las copas del sujetador están tan apretadas que crean un efecto de doble burbuja, se está usando el un tamaño de copa incorrecta.
    • Si la tela de las copas está tan floja que la tela se arruga, es porque el tamaño de la copa no es correcto.

    ¿Qué problemas de salud puede causar no usar una talla de sujetador adecuada?

    Una prenda tan cotidiana para la mujer como es el sujetador puede traer algunos problemas de salud (nunca graves) si no se utiliza de forma adecuada. Los problemas más habituales que provoca no llevar una talla adecuada de sujetado son:

    • Dolores de espalda, sobre todo a nivel dorsal y cervical.
    • Dolores de cabeza. Un sujetador que no ajustan bien pueden causar algunos dolores de cabeza. Si el sostén está demasiado apretado, causa tensión en los hombros, el cuello y la espalda, y a su vez puede causar dolores de cabeza.
    • Irritaciones en la piel. Los sujetadores de aros, populares por dar forma y elevar el pecho pueden provocar dolor, mastitis y alergias como consecuencia del contacto directo de la piel con el metal del aro cuando se desgastan.
    • Aparición de bultos de grasa por culpa del aro que se clava.
    • Flacidez del pecho. Con el paso del tiempo, sobre todo en el caso de mujeres de cierta edad y/o con el pecho grande, un mal uso del sujetador puede causar un daño irreversible a los ligamentos de los senos (ligamentos de Cooper), que son los que sostienen la mama, haciendo que estén más distendidos, lo que no sólo puede causar dolor, si no también hacer que el pecho esté más caído.
    • Dolor de hombro. Un pecho más caído puede hacer que la mujer tienda a apretarse el sujetador más de la cuenta pudiendo ocasionar problemas de hombro debido a la presión del tirante.
    • Si un sujetador está demasiado apretado, se constriñen los vasos linfáticos e impide el drenaje adecuado del tejido mamario, lo que lleva a la acumulación de líquido. Aunque hubo quién incluso afirmó que esto podía conducir a cáncer de mama, numerosos estudios han demostrado que la aplicación de presión a las células no provoca la aparición del cáncer.


    Seguir leyendo:

    • Sujetadores para el embarazo
    • ¿El uso de sujetador con aro puede causar cáncer de mama?
    • Suscríbete

    ABCdesevilla

    Es una de las grandes dudas de las mujeres: ¿llevo el sujetador adecuado? ¿por qué nunca me queda bien del todo? En esa constante lucha por encontrar el sujetador perfecto, que no es otro que el correcto para tu cuerpo, pedimos ayuda a los expertos de la empresa andaluza de moda íntima y baño Gisela.

    Una serie de medidas y consejos que van a cambiar la forma en la que compráis sujetadores y bikinis. Una reciente encuesta realizada por Selmark y Vente-Privée desveló un dato realmente importante, siete de cada diez españolas lleva un sujetador que no es de la talla correcta y más del 90% admiten no saben cómo se calcula. ¡Solucionamos esas dudas y problemas!

    ¿Qué preguntas o dudas son las que más os hacen las mujeres en los encuentros que realizáis?

    Cómo saber cuál es su talla de sujetador, cuál le queda mejor o la diferencia entere talla y copa.

    ¿Cuáles son los grandes errores que cometen las mujeres a la hora de comprar un sujetador?

    El error principal es no conocer cuál es su talla correcta, por lo que pueden llevar una prenda que les incomode. Para conocer nuestra talla de sujetador hay que tener en cuenta dos medidas las de un número y una letra:

    • El número (85, 90, 95…) hace referencia al contorno del pecho y se corresponde con la medida alrededor del busto justo por debajo del pecho.
    • La letra (B, C, D, E…) se refiere a la copa o parte que sostiene el pecho y corresponde con la medida alrededor del busto a la altura del pezón.

    Os explicamos brevemente cómo hacerlo en 3 pasos:

    1. Mide el contorno del pecho, justo a la altura del pezón y sin apretar. (Ver ilustración, línea A)
    2. Mide el contorno de bajo pecho, justo por debajo del pecho. (Ver ilustración, línea B)
    3. Consulta la correspondencia de tus medidas en la siguiente tabla y obtén tu talla de sujetador.

    ¿Qué consecuencias puede tener el uso de un sujetador que no es de nuestra talla correcta?

    Molestias de espalda, marcas, incomodidad, roce en la piel… en definitiva no sentirse cómoda. Algo que se puede evitar eligiendo el sujetador y la talla apropiada.

    ¿Cuál es la mejor opción (tipo de sujetador) para alguien que quiera disimular pecho?

    Los sujetadores reductores, que cuentan con doble tejido y consiguen reducir hasta una talla.

    Recomendamos

    Sujetadores para escotes y espaldas complicadas

    ¿Y para la que quiera aparentar un pecho mayor?

    Sin duda los sujetadores con relleno, los push up +1 o +2. Para quienes prefieran un efecto más natural o no se sientan cómodas con ese tipo de patrón, Gisela ha desarrollado un diseño totalmente novedoso, efecto push up sin almohadillas. La construcción de este sujetador, con un escote pronunciado y unas copas especiales, consiguen un efecto push sin relleno.

    ¿Y para las que solo quieren «mostrar» lo que tienen de forma realzada?

    Los sujetadores con copa escotes y los balconette son una opción muy favorecedora y especial.

    ¿Cuál es el modelo estrella de sujetador de Gisela?

    Los sujetadores efecto push up y los de capacidad para tallas y copas más grandes, porque tienen un diseño muy femenino y ligero, que permite una sujeción perfecta sin necesidad de estar tan armado.

    ¿Sabes qué significa la talla de copa de sujetador? Define el volumen de mama que debe cubrir el sujetador y por lo tanto no tiene nada que ver con el contorno del tórax. Un contorno pequeño (estrecha de tórax) no significa una talla pequeña de copa.

    Las copas de sujetador se miden en letras y en nuestro caso van desde la copa B a la copa K (con la DD entre la D y la E). Con un mismo contorno de tórax podemos tener un volumen de mama muy distinto. En Love Store tenemos 11 tallas de copa distintas. Este volumen no sólo afecta a la capacidad de la copa sino al tamaño del aro (que debe rodear completamente la mama sin clavarse en ella). La copa más pequeña en nuestro caso es la copa B. En el caso de que tu contorno por debajo del pecho mida 83 cm y tu contorno a la altura del pezón mida 101 cm significa que la diferencia de contorno entre las 2 mediciones es de 18 cm. Así es como se mide el volumen de la copa. Es este caso concreto, la talla correspondiente sería la 80F.

    Love Store

    Esto significa que si tenemos 18 cm de diferencia entre la medida del contorno bajo pecho y el contorno a la altura del pezón el volumen se mide siempre como copa F. En función del contorno bajo pecho definiremos entonces la medida de la talla de contorno de sujetador.

    Ventajas de llevar la talla de copa de sujetador correcta

    • Comodidad. Que el aro del sujetador no se clave nos aporta comodidad y evita pequeñas lesiones en la mama. ¿Alguien ha dicho que desea llegar a casa para poder quitarse el sujetador? Hay muchos motivos por los que podemos querer llegar a casa. En algunos casos incluso desabrocharnos el sujetador puede ser uno de los motivos. Lo que no podemos permitir es que el motivo de querer llegar a casa para quitarte el sujetador sea porque vamos incómodas con él.
    • Estética. Todas hemos visto lo que llamamos «doble pecho». Cuando el tamaño de la mama es mayor que la capacidad de la copa, la mama sobresale por encima de la copa en forma de «bultito» conocido como «doble pecho». Además una talla de copa correcta realizará la función deseada en el sujetador que llevamos. Los efectos del sujetador están pensados para el volumen de pecho para el que se han diseñado. No tiene sentido llevar un push up de una talla más pequeña para realzar más el busto. Tampoco es recomendable llevar una talla menos de copa de un reductor para reducir más el volumen de nuestro pecho. En ambos casos nos encontraremos con un aro que no encajará y se clavará.
    • Salud. Son muchas horas al día las que llevamos el sujetador puesto. Si el aro va rozando nuestro pecho además de incómodo puede ser dañino. El problema no es el aro sino el hecho de que éste no rodee correctamente la mama sin clavarse. Si quieres saber más sobre el aro lee este artículo de nuestro blog.

    Ahora que ya sabes más sobre la copa, si quieres saber cómo debes medirte no te pierdas nuestro artículo del blog o visítanos en una de nuestras tiendas. Toda la variedad de tallas en Love Store.

    Love Yourself.

    NO HAY SUJETADOR DE MI TALLA ¿QUÉ HAGO?

    En alguna ocasión, seguro que has visto un sujetador perfecto para ti, justo como lo estabas buscando, con su encaje, con tu estampado o color preferido o con la forma de las copas que te suelen sentar de maravilla y con las que se sientes muy cómoda para el día a día y, ¡Cuando ibas a comprarlo!, No tenían tu talla de sujetadir o peor aún, en esa talla concreta no se fabricaba directamente.

    Pues ¡Buenas Noticias! ¡¡En Singular tenemos solución para todo!! Y para encontrar una alternativa para tu sujetador perfecto, también tenemos solución.

    Si tu talla de sujetador se ha agotado o no existe, aún tienes dos posibilidades más para poder llevarte ese sujetador que tan tan loca te vuelve o tan enamorada te ha dejado 😉

    Mira bien esta tabla que hemos diseñado para ti, y seguimos explicándote un poquito más abajo…

    Imagina que tu talla de sujetador es una talla 100C y, el sujetador que tanto te gusta tan solo se fabrica en copa B. Pues ¡Voilà! Has buscado tu talla en la tabla anterior y has podido confirmar que tu talla equivalente en copa B es la 105B.

    Imagina que tienes una talla 95H (búscala en la tabla), y justo esa talla ya se ha agotado en el sujetador que tanto te gusta. Aún así, ese sujetador se fabrica en un montón de copas y tallas y es por ello que aún tienes la posibilidad de poder comprarlo y sentirte agusto y cómoda con él. ¿Cómo? Buscando las dos equivalencias perfectas para ti. Como te decimos, si tienes una talla 95H, aún tendrás la posibilidad de buscar si está disponible en ese sujetador la talla 90I o 100G.

    Y te estarás preguntando, no puede ser tan fácil… alguna diferencia tiene que haber entre mi talla de sujetador habitual y las dos equivalencias, ¿no?

    Pues sí, sí que la hay, pero es una diferencia mínima. Te lo explicamos. Vamos a coger de ejemplo las tallas que están marcadas en la tabla de quivalencias que hemos diseñado exclusivamente para ti. Pongamos que utilizas habitualmente una talla de sujetador 100C. ¿Vale?

    Utilizando una talla de sujetador 100C, tus equivalencias según la tabla son: 95D y 105B.

    ¿Qué diferencia hay entre estas dos tallas equivalentes y la mía habitual? SIEMPRE el contorno.

    En la talla 95D, el contorno respecto a tu talla 100C será un poquito más pequeño/estrecho. La Copa será IGUAL.

    En la talla 105B, el contorno respecto a tu talla 100C será un poquito más grande/ancho. La Copa será IGUAL.

    Consejo: si te gusta ir bien sujeta con tu sujetador, porque simplemente te sientes más cómoda y segura, decántate siempre por la equivalencia con menor número de contorno (ejemplo 95D). En cambio, si eres de las chicas a las que le molesta ir apretada porque te agobia el sujetador, entonces elige siempre la equivalencia con el número mayor (ejemplo 105B).

    Ten en cuenta que con tu talla perfecta siempre debes abrocharte el sujetador en el corchete de en medio. Por ello, las equivalencias que os marcamos como posibilidades siempre serán factibles gracias a las 3 posiciones de los corchetes. Si escoges la equivalencia con el menor número (ejemplo 95D), tendrás que abrocharte el sujetador en el corchete menos apretado y, si escoges la equivalencia con el mayor número (ejemplo 105B), tendrás que abrocharte el sujetador en el corchete más apretado.

    Recuerda que, con este truco siempre tendrás para elegir dos tallas más de sujetador en caso de «emergencia» respecto a tu talla. Es ideal poder tener dos alternativas si te has enamorado de un sujetador en concreto. Así tendrás siempre más posibilidades de que sea tuyo, ¡Y solo tuyo! 😉

    En Singular queremos darte todas las posibilidades existentes para que nuuunca te quedes sin ese sujetador que tanto te gusta ♥

    Este truco lo puedes hacer para cualquier tipo de sujetador: para sujetadores reductores, para sujetadores de tallas grandes, para sujetadores de push up o de super push up, incluso para sujetadores deportivos y sujetadores de lactancia. Tengas la talla que tengas de sujetador, tengas la copa que tengas de sujetador, dará igual. Este truco es factible para todas y cada una de vosotros, chicas singulares 🙂

    Ahora, te dejamos tranquila y relajada para que puedas enamorarte de algún sujetador de Singular. Entra en nuestro apartado de –> Sujetadores y elige el perfecto para ti. Y recuerda, no te preocupes, siempre habrá una alternativa ideal 😉

    Si sigues teniendo dudas con este tema, recuerda siempre puedes contactar con nosotras. Estaremos encantadísimas de poder ayudarte. ¿Cómo hacerlo? A través de los teléfonos ( 966027845 / 674136180 ), ambos gratuitos, escribiéndonos al correo ([email protected]) o bien a través de nuestras Redes Sociales:

    Facebook: www.facebook.com/singularcorseteria

    Twitter: @singularocrseteria

    Firmado: Una Chica Singular ♥

    Posdata: La tabla de tallas de equivalencias de sujetador es una idea que Singular, Corsetería Única ha diseñado exclusivamente para ayudar a sus clientas. A chicas Singulares como tú :). Si una vez hayas leído este post sigues teniendo alguna duda o simplemente necesitas que te aconsejemos algo en concreto, como te hemos comentado y nos encanta recordarte, siempre estaremos encantadas de ayudarte y aconsejarte sobre qué talla de sujetador o qué tipo de sujetador es el perfecto para ti y para tu tipo de pecho. Por mucha talla de pecho que tengas, siempre, siempre, siempre, podrás ir guapa y sentirte segura. En singular siempre te lo pondremos lo más fácil posible ♥ ♥

    «Por primar cuestiones puramente estéticas algunas mujeres son capaces de llevar hasta dos tallas menos», explica Lupe Moreno Gallego, patronista y experta en corsetería y lencería.

    Llevar sujetadores que no sean del contorno o copa adecuados puede ser perjudicial para el pecho y la espalda. Los médicos advierten que además de problemas estéticos, como marcas bajo los senos o rozaduras, puede derivar en dolores de espalda, hombros y pecho, repercutir en el agravamiento de los dolores de cabeza y provocar dificultades respiratorias. «Un sujetador pequeño, que oprime el pecho y/o con aros que se «clavan», puede llegar a dañar los ligamentos mamarios y acelerar la flacidez. Si ejerce una presión excesiva, puede dificultar el riego sanguíneo y derivar en el desarrollo de enquistamientos de los tejidos o incluso patologías más severas», según Marta Fernández Cuevas, creadora de Pillow Bra. Además, «no llevar habitualmente sujetador o usar uno grande, además de repercutir también en el desarrollo de una mayor flacidez, puede afectar a los tendones de los hombros que, al tener que hacer todo el trabajo de «soporte» pueden acabar por sufrir lesiones como tendinitis», añade Lupe.

    Oysho

    ¿Cómo dar con la talla perfecta?

    Para empezar un buen sujetador «debe sostener, contener y moldear el pecho a través de un perfecto y delicado sistema de «presiones» que logre sujetar pero nunca molestar», describe Lupe. Lo primero que tienes que saber es si estás utilizando la talla y copa adecuadas. «La talla se refiere únicamente al diámetro o contorno de espalda, mientras que la copa se refiere a la proyección o volumen de los senos», aclara la experta.

    Talla: La talla se averigua midiendo con una cinta métrica tu contorno, siguiendo la línea del bajo pecho. La unión de los dos extremos de la cinta en el escote te dará una cifra. Supongamos 75. Súmale 15. Obtienes 90. Pues esa es la talla de tu sujetador.

    Copa: Con tu sujetador habitual puesto, mídete el busto pasando la cinta por encima justo de los pezones. Supongamos que te da 90. Solo tienes que restar esos 90 de los 75 de antes -restas el contorno del pecho del bajo pecho-. Te da 15. Pues tu copa es B. Para que lo sepas: entre una y otra copa hay una diferencia de 3 cm, y también hay un margen de tolerancia de 3 cm. Es decir, COPA A = entre 11 y 13, COPA B = entre 14 y 16, COPA C = entre 17 y 19 y COPA D = entre 20 y 22.

    ¿Cómo debe quedar el sujetador?

    * Los aros deben rodean el seno completamente. «Los aros jamás de los jamases deben presionar la zona mamaria para evitar posibles daños de los nervios intercostales», advierte la corsetera. Tienen que quedar reposando siempre en el tórax y no debes poder pasarte el dedo por debajo.

    * Los tirantes mejor sin son regulables y deben de bajar siempre rectos y paralelos entre ellos por la espalda. «Deben ajustarse de forma que el pecho quede cómodo y en una posición natural, no forzada: no deben elevarse demasiado pero tampoco quedar muy sueltos», comenta Lupe. Y cuánto más anchos mejor: «se clavan menos en el hombro y dan más sujeción», según Marta.

    * Todo el tejido de la copa se debe acoplar perfectamente y no hacer arrugas.

    * Tu pecho debe apoyarse sobre el relleno como si se tratara de un microcolchón, sin ningún tipo de presión.

    * El regulador de la espalda no debe quedar nunca por encima de la línea del bajo pecho.

    * Al abrocharlo, el sujetador debe ajustar sin oprimir ni hacer pliegues. «Una vez abrochado debe permitir introducir dos dedos entre la banda y la espalda», aclara Marta.

    * Eleva los brazos y comprueba que el sujetador no se descoloca. Debes sentirlo como una segunda piel, como si no lo llevaras puesto.

    En cualquier caso «lo más razonable es recurrir siempre a lencerías especializadas dónde cuenten con una modista corsetera que pueda adaptar la prenda si fuera necesario», concluye Marta.

    Duerme con un sujetador antiaging

    Contribuirás a retrasar la caída del pecho y aliviar la tensión en la espalda, los hombros y el cuello, si duermes, practicas ejercicio o llevas durante el embarazo un sujetador antiaging como Pillow Braw (68,97 €). Esta prenda prescinde al máximo de costuras para evitar el riesgo de rozaduras, es 100% hipoalergénica e incorpora una almohadilla que rellena el vacío que se genera entre los senos y que es el que provoca arrugas en el escote. «Los beneficios de Pillow Bra van más allá de la prevención o corrección de las arrugas, sus efectos evitan la pérdida de la elasticidad y firmeza de la piel del escote y de la que envuelve los senos», asegura su creadora Marta Fernández Cuevas.

    admin

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *