0

Coser dobladillo a mano

Estamos en plena “vuelta al cole” y este es un problema que se plantea siempre con los pantalones de los niños.

Cuando compramos un pantalón nuevo es muy raro que el largo del pantalón y la estatura del niño se ajusten bien.

Además, como crecen tan deprisa, si queremos que el pantalón dure un poco más, lo normal es comprarlos un poco más largos y recoger el bajo.

Pero, a veces, los chicos protestan. Lo que más les gusta de ese pantalón recién comprado es la terminación del bajo, ese remate, ese doble pespunte o ese desgastado especial al que no quieren renunciar.

Y eso si solo hablamos de los niños, porque para esos detalles todas nosotras solemos ser un poco especiales, no queda igual de bonito un pantalón con el bajo recogido que un pantalón con su terminación original.

Aquí os traigo un truco muy sencillo para evitar las discusiones. Podemos ajustar el largo del pantalón sin tener que renunciar al dobladillo original.

Es una idea original de just something i made, con algunas modificaciones añadidas por do it your self divas para el caso de que queramos convertir en definitivo el nuevo largo del pantalón.

Doblamos el bajo del pantalón, hacia afuera, de manera que el dobladillo original que queremos mantener quede un poco por encima de nuestro largo deseado.

Pasamos un pespunte justo al lado del borde del dobladillo original.

Damos la vuelta, hacia el interior, al pliegue que hemos hecho, planchamos y ¡listo!

Para que nuestro pliegue no se mueva de su sitio, conviene sujetarlo con un par de puntadas, a mano, en las costuras laterales del pantalón.

En estas fotos se puede ver que se aprecia ninguna diferencia entre el dobladillo original y el acortado.

Si el arreglo del pantalón va a ser definitivo, no necesitas mantener el pliegue de tela adicional. En este caso, lo mejor es cortar la tela sobrante.

La costura del dobladillo es el último paso en el proceso de la confección de una prenda y por regla general se efectúa a mano.

Para terminar de coser una prenda es importante tener conocimientos de la confección de los dobladillos. Para obtener un dobladillo perfectamente plano es preciso utilizar el punto que conviene a cada tela, no estirar nunca el hilo con objeto de que no se frunza la tela y casar siempre las costuras y las líneas centrales una vez vuelto el bajo. Las puntadas no deben notarse jamás por el derecho de la prenda. (Mira las instrucciones sobre los puntos de costura a mano).

Preparación del dobladillo para su marcado.

Antes de marcar el dobladillo comprueba que la prenda sienta bien y tiene una caída correcta. Cualquier rectificación que se efectúe afectará a la caída del dobladillo y por consiguiente al aspecto de toda la prenda. Si ésta ha sido cortada al biés, déjala colgada toda una noche antes de proceder a marcar el bajo. Si el forro va pegado a la falda ambos dobladillos han de marcarse por separado.

Marcado del dobladillo.

Como en las demás etapas de la prueba, te pones la ropa interior y los zapatos que pienses utilizar con la prenda, así como cualquier cinturón o faja.

Es preferible que la operación de marcado te la realice otra persona. Utiliza un marcador de faldas con jaboncillo o una regla para tomar siempre la misma medida a partir del suelo.

Es necesario marcar todo el perímetro del bajo con objeto de evitar posibles errores de la caída de la falda causados por un movimiento. Para medir faldas largas, súbete a un taburete.

Doblado del dobladillo.

1.

Dobla el bajo por la línea de jaboncillo y únelo colocando los alfileres en ángulos rectos con el doblez. Como el dobladillo ha de ser uniforme en todo su perímetro, rectifica la colocación de los alfileres hasta que todo él quede a la misma distancia del suelo.

.

.

.

.

2.

Una vez segura de que ha quedado perfectamente recto pasa un hilván a 6 mm del doblez. Pasa la plancha para señalar éste deslizándolo en sentido transversal al hilo de la tela. Recorta la tela que sobre y corta a la mitad los márgenes de las costuras que lleguen hasta el dobladillo.

.

.

.

.

3.

El margen de tela que se remete en el bajo depende de la colocación de éste en la prenda y del tipo de tela en que se esté trabajando.

Los bajos de faldas y materiales gruesos deben ser los más anchos ya que el peso adicional mejorará su caída. Las mangas y los tejidos finos precisan solamente un dobladillo estrecho para quedar bien cosidos.

Costura de dobladillos.

Para obtener un acabado profesional es necesario que el dobladillo quede perfectamente recto y plano. Si te has tomado la molestia de asegurarte de que la prenda sienta bien y tiene una caída correcta, el paso siguiente es elegir el procedimiento más idóneo para coser el dobladillo.

Esto dependerá de la forma de la falda, es decir, de si es al biés, acampanada, circular o recta, y también del tipo y peso de la tela. Es preferible efectuar las costuras de los bajos a mano si deseas que las puntadas no se aprecien por el derecho de la prenda.

Dobladillo con doblez interior pespunteado.

Es adecuado para lencería y para prendas que deban lavarse con frecuencia.

Modo de hacer el dobladillo con doblez interior pespunteado.

Dobla 6 mm el borde cortado. Pasa un pespunte cerca del doblez y plánchalos. Prende el bajo haciendo coincidir las costuras y las líneas centrales e hilvánalo seguidamente.

Efectúa la costura a puntadas invisibles. Retira el hilván y y para terminar plancha el dobladillo.

Dobladillo invisible.

Conviene hacer un dobladillo invisible cuando queremos confeccionar ropa infantil y para cortinas. La costura resulta invisible en ambos lados de la prenda.

Modo de hacer el dobladillo invisible.

Este dobladillo puede cubrirse con una cinta de tela al biés.

Cose la cinta a 6 mm del borde cortado seleccionando un punto de zigzag estrecho, y pasa la plancha a continuación.

Hilvana el dobladillo en su posición correcta y cóselo a punto invisible, para terminar plancha el dobladillo.

Dobladillo a punto de escapulario.

Es adecuado para tejidos abiertos. El borde de la tela se pique­teará o rematará con una cinta al biés antes de coser el dobladillo.

Modo de hacer el dobladillo a punto escapulario.

Remata el borde cortado por el procedimiento más adecuado a la tela e hilvánalo en su lugar.

Cose el dobladillo a punto de escapulario de izquierda a derecha. Pasa la plancha.

Dobladillo a punto de zigzag.

Resulta adecuado para tejidos de punto porque el zigzag impide que se deshilachen y resulta además muy elástico.

Modo de hacer el dobladillo a punto de zigzag.

Remata el borde cortado con un punto de zigzag múltiple o corriente.

Pasa la plancha y recorta a continuación el borde junto al punto.

Prende e hilvana el borde a la falda haciendo coincidir las costuras y las líneas centrales.

Cose el dobladillo a punto invisible.

Faldas acampanadas y al biés.

El procedimiento siguiente está indicado para faldas ligeramente acampanadas o al biés. La amplitud del dobladillo se reduce mediante un pequeño frunce.

Modo de hacer el dobladillo en faldas acampanadas y al biés.

Pasa un punto de bastilla para frunces a 6 mm del borde cortado. Prende el dobladillo a la falda haciendo coincidir las costuras y las líneas centrales.

Tira ligeramente del hilo del frunce para adaptar el perímetro del bajo al de la falda. Evita fruncir en exceso para no perder la forma. Coloca el dobladillo sobre un guante de plancha y reduce su amplitud con la plancha de vapor.

Coloca una cinta de biés sobre la línea de frunce. Prende e hilvana el dobladillo a la falda. Pasa la plancha de nuevo, embebiendo el biés a lo largo de la curva. Cose el dobladillo a punto invisible.

Dobladillo circular.

Para que este dobladillo quede bien plano debe hacerse estrecho. En caso contrario quedará abultado en su parte posterior.

Modo de hacer el dobladillo circular.

Una vez marcado el dobladillo recorta el sobrante de tela dejando una vuelta de 1.3 cm.

Prende y cose la cinta de biés a 6 mm del borde cortado procurando no darla de sí a medida que progresa la costura. Pasa la plancha.

Dobla la tela por la línea marcada. Prende e hilvana el bajo junto a la línea del doblez y pasa de nuevo la plancha.

Hilvana el borde cortado de la tela junto al borde del biés. Cose el dobladillo a punto invisible. Retira los hilvanes y plancha todo el dobladillo.

Dobladillo cosido a máquina.

Los dobladillos de máquina son prácticos porque se cosen rápidamente y resultan muy duraderos. Es importante tomar la precaución de que la costura quede bien recta, ya que habrá de verse por el derecho de la prenda. Este tipo de dobladillo es adecuado para ropa de lencería y para coser volantes.

Recorta el margen para costuras a 6 mm. Efectúa un primer doblez a 3 mm del borde y un segundo a 5 cm del anterior. Pasa la plancha. Coloca la pata dobladilladora de la máquina y da varias puntadas en el doblez para asegurar el principio de la costura.

Modo de coser el dobladillo.

Toma los extremos de los hilos con la mano izquierda y guía el borde doblado por debajo de la pata formando un rollo de tela.

Los tejidos firmes y rígidos se enrollan mejor con la pata levantada, y los suaves y blandos con la pata bajada.

Si la falda está cortada al biés, cose primeramente un biés al borde cortado.

Costura de esquinas.

A la hora de dobladillar esquinas, merece la pena tomarse la molestia de asegurarse de que su interior no queda abultado en exceso, y los ángulos resulten bien rectos y picudos. El dobladillo de una esquina puede ser sesgado o llevar una vista pegada.

.

Esquina sesgada.

Modo de hacer la esquina sesgada.

1.

Remete los bordes cortados y el dobladillo de la forma habitual. Pasa la plancha y abre la tela.

En la intersección de los dos dobladillos (B), traza una línea diagonal. Corta el pico de la tela a 6 mm de esta línea.

.

.

.

Dobla la tela con el derecho hacia adentro y los bordes remetidos, dobla la esquina y pespuntea sobre la línea diagonal.

.

.

.

.

.

Esquina pegada.

Modo de hacer la esquina pegada.

1.

Antes de plegar el dobladillo, remete 2 cm del borde de la vista y cose ésta al margen del dobladillo.

Prende y cose el dobladillo en su lugar, del ancho que se precise.

.

.

.

Dobla la vista sobre el dobladillo del ancho que se precise, y cósela en su sitio, empezando por la parte inferior para asegurarla al dobladillo, y continuando en sentido ascendente por todo su borde.

.

.

.

.

Planchado de dobladillos.

Planchado de fuera hacia adentro.

Los dobladillos deben plancharse al vapor desde el borde doblado hacia el interior con objeto de reducir cualquier amplitud excesiva que pudiera haber quedado y evitar las arrugas.

Todos los artículos de Costura.

Coser dobladillo con máquina de coser

De la mano de Alfa Hogar vamos a ver un práctico y sencillo trabajo de ropa y costura.

Cuando cosemos dobladillos es habitual usar la puntada invisible. Ésta se realiza entre el dobladillo y la tela para que las puntadas no sean visibles, muy recomendable para tejidos de cuadros o rayas.

Os enseñamos cómo hacer un dobladillos con puntada invisible paso a paso con máquina de coser.

Apagar la máquina

Como medida de seguridad, lo primero que haremos es apagar la máquina pulsando el interruptor.

Pie de dobladillo

Entre los accesorios de la máquina de coser se encuentra el pie de dobladillo con puntada invisible.

Para cambiar el prensatelas lo primero girar el volante hacia nosotras para subir la aguja a su posición más alta.

A continuación, subir el pie prensatelas mediante la palanca de elevación y presionar la punta del pie para desengancharla.

Una vez extraída la punta del pie, colocar el pie de dobladillo debajo de la ranura del soporte del pie de modo que estén alineados. Bajar el soporte del pie para fijar el prensatelas en su lugar. Si no coincide exactamente mover el pie de dobladillo hasta quedar perfectamente alienado con el soporte de pie.

Seleccionar la puntada

Seleccionar el diseño de puntada. Si tienes una máquina Alfa Next30 o Next 40 giraremos el selector de longitud de pulgada, en caso de la Next 40 el selector de ancho de pulgada debe estar en el número 5.

Colocar la tela

Levantar el dobladillo y doblar de nuevo para formar un margen de costura.

Hilvanar todo el recorrido que vamos a coser.

Colocar la tela teniendo en cuenta que cuando la aguja se mueva al extremo derecho apenas debe perforar el borde del pliegue. Bajar el pie prensatelas.

Ajustar la guía

Girar el tornillo de la guía para ajustar la línea del pliegue.

Coser el dobladillo

Coser a lo largo guiando la tela para asegurarse de que la aguja cose todo el pliegue.

Dar la vuelta a la prenda.

Y abrir el pliegue por completo.

* Fuente: Curso online de iniciación a la costura de Alfa.

DOBLADILLO A MANO PARA TEJIDOS FINOS

Cuando se trata de hacer dobladillos pequeños en prendas finas de tejidos livianos, tenemos muy pocas opciones. La primera sería el roulotte con máquina y la segunda coserlo a mano. Hacerlo con la maquina es mucho más rápido seguro, pero no todas las telas y prendas lo permiten.

Algunos diseños requieren que el ruedo sea totalmente invisible, y el roulotte no lo es. Incluso, este último puede estirar la tela y acabar dando ciertas onda no deseadas en el ruedo.

Para evitarlo entonces, no queda otra que volver a las viejas técnicas de las abuelas y de la alta costura, lo que no significa otra cosa que aguja e hilo en mano.

Al principio puede parecer tedioso, pero luego de varias puntadas, se va adquiriendo la agilidad necesaria para terminarlo más rápido de lo que se creía.

Este dobladillo, como ya dijimos, es aplicable en tejidos finos como gasas, crepes y similares. Así que si hasta ahora solo les haz hecho dobladillos simples, cuando descubras de que se trata esto, los dejarás atrás. Y es que, creo que a todas las modistas nos gusta complicarnos siempre un poco más, ¿o no?

Para empezar deberemos planchar medio centímetro o menos del bajo hacia el revés, ya sea una blusa o un vestido, plancharemos toda la circunferencia para preparar la prenda

Luego, enhebraremos una aguja fina con un hilo de igual tono a la tela y haremos un nudo en solo una de las puntas. El largo del hilo no debe ser muy extenso, ya que de ser así, probablemente lidiaremos con nudos y enredos.

Una vez enhebrada, pincharemos desde un de los costados o desde una de las uniones de la prenda.

Luego, pasaremos la aguja por unos hilos del tejido de la prenda (no del doblez). Lo importante es que sea suficiente como para que sujete el hilo y poco como para que no se note tanto desde el derecho. Después, ubicaremos la aguja en diagonal, como en la foto, y pincharemos otros hilos justo en el doblez. Aquí, deberemos procurar lo mismo que en la anterior puntada, ya que la gracia de este dobladillo es que prácticamente no se vean los hilos.

Seguiremos haciendo esas puntadas en diagonal hasta que se nos termine el hilo y luego, con mucho cuidado, tiraremos del hilo de manera de fruncir, y repartiremos bien en hilo para que no que quede parejo. Notarán como ya en ese momento el ruedo tomará su forma. Llegado a ese punto no deberán cortar el hilo y hacer un nudo porque habrán ganado varios centímetros.

Después de varias puntadas, más probablemente si se acabe el hilo y en ese momento solo habrá que hacer un nudo allí y comenzar de nuevo, de ser necesario, en el siguiente trecho.

Luego terminar, quizás sea necesario asentar un poco con la plancha y ya estará terminado!!!

Verán que el acabado es perfecto tanto del derecho como desde el revés!

Cómo hacer un dobladillo fino o enrollado

Parece que los tutoriales sobre técnicas de costura os están gustando así que ahí va otro. En este vídeo post te cuento cómo coser un dobladillo muy fino o dobladillo enrollado.

Si has visto mi colección de vídeos Guía de prensatelas, sabrás que hay un prensatelas específico para hacer este tipo de dobladillos, el prensatelas roulotté. Hoy te enseño cómo coser un dobladillo enrollado sin prensatelas específico en una máquina de coser doméstica.

Usaremos un dobladillo enrollado en tejidos ligeros como la seda, el chifón, la batista, gasa, bambula, algunos algodones… Esta técnica nos ofrece un resultado muy pulido en dobladillos muy finos y es realmente fácil de hacer, eso sí, ten a mano la plancha porque la vas a necesitar.

Si te fijas en cualquier foulard o pañuelo de cuello que tengas en casa, seguro que lleva un dobladillo enrollado, también puedes usarlo en manguitas de vestidos de niña o en prendas de bebé de tejidos muy delicados.

Te cuento aquí los pasos aunque los vas a ves mucho mejor en el siguiente vídeo:

  • Para empezar cosemos un pespunte recto a 1 cm del borde, por el revés de la tela
  • Doblamos hacia adentro como a 3 milímetros del pespunte que acabamos de hacer y marcamos con la plancha este doblez
  • A continuación con la tela del revés, cosemos un segundo pespunte sobre que ya habíamos cosido en el primer paso
  • De nuevo planchamos por el revés de la tela
  • Corta el margen de costura que acabas de planchar tan cerca de estos pespuntes como puedas, 2 o 3 milímetros.
  • Dobla hacia adentro, sobre sí mismo, este dobladillo y marca con la plancha
  • Por último, pasa un pespunte sobre el pespunte anterior y acaba planchando por el revés de la tela

Así, escrito, parece complicado o, al menos, muy laborioso pero cuando veas el vídeo verás que es muy sencillo.

Si quieres ver cómo hacer dobladillos arrollados con un prensatelas específico pincha en la imagen aquí debajo y mira el vídeo tutorial de este prensatelas.

Hay muchos más trucos de costura en mi canal de YouTube pincha en la siguiente imagen para verlos todos.



Para comprar prensatelas específicos pincha sobre la siguiente foto y mira mi lista de prensatelas favoritos.

Si aún no estás suscrita a este blog, puedes hacerlo pinchando AQUÍ. Recibirás gratuitamente todas las actualizaciones del blog los martes y viernes, ¡te espero!


Gracias por estar ahí!!!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *