0

Crema para urticaria

Tabla de contenidos

La urticaria crónica persiste por más de seis semanas, viene y se va sin un patrón claro

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Me levanté esta mañana con picazón y ronchas rojas que cubren mis brazos y piernas. Estas han aparecido de vez en cuando en los últimos meses, pero ahora parecen estar peor de lo habitual. ¿Cuál podría ser la causa? ¿Cómo se pueden tratar?

RESPUESTA:
Lo que usted puede estar experimentando es urticaria crónica, erupción que se compone de ronchas rojas o blancas en la piel. La aparición repentina de las ronchas (urticaria aguda) usualmente tiene una causa identificable o algo que la desencadena, como una picadura o mordedura de insecto, medicamentos, ciertas comidas, alérgenos o infecciones. La urticaria aguda desaparece a las pocas semanas y, por lo general, se trata eficazmente con antihistamínicos.

La urticaria crónica es diferente porque persiste por más de seis semanas. Las ronchas van y vienen sin un patrón claro, desvaneciéndose en un día o dos para luego reaparecer en una ubicación distinta pocos días después.

Cualquier persona puede desarrollar urticaria crónica, pero es más común en mujeres de mediana edad. La urticaria crónica puede durar meses e incluso años; puede también interferir con el sueño, el trabajo u otras actividades. La picazón puede ser fuerte y estar acompañada de hinchazón dolorosa. Los signos y síntomas tienden a brotar con el calor, el ejercicio o el estrés.

Una de las mayores fuentes de frustración de la urticaria crónica es no saber qué la provoca. La verdad es que es difícil saberlo. Hasta el 90 por ciento de los casos siguen sin explicación y ningún factor externo o enfermedad contribuyente puede precisarse como la causa.

Las personas con urticaria crónica muchas veces sienten ansiedad en cuanto a que las ronchas puedan ser un signo de un problema serio. Aunque la urticaria crónica puede ser asociada a enfermedades subyacentes, como una infección, un desorden autoinmune o ciertos cánceres, eso es bastante raro.

La aparición de ronchas en forma repentina puede ser parte de una reacción alérgica seria (anafilaxis), cuyos signos y síntomas pueden también incluir la hinchazón de la lengua o la garganta, problemas respiratorios y vómito. Mientras la anafilaxis requiere cuidado de emergencia, la urticaria crónica no coloca en ningún riesgo repentino.

Para hacer un diagnóstico preciso, el médico querrá examinar las ronchas. Esto puede significar tener que ir al médico cuando las ronchas aparezcan. Su doctor también querrá saber cuán frecuentemente aparecen, cuánto duran, si tiene hinchazón dolorosa, si tiene otros signos y síntomas, como fiebre, pérdida de peso no intencionada, sensibilidad al frío o al calor y dolor en el abdomen, huesos o articulaciones. Si su examen físico e historia médica sugieren que puede haber un problema subyacente que causa la urticaria, su doctor puede recomendar exámenes adicionales, como análisis de sangre y pruebas cutáneas.

Si el patrón de sus síntomas coincide con urticaria crónica, su doctor querrá saber si usted ha comenzado algún medicamento nuevo, si ha viajado recientemente o ha tenido infecciones u otras enfermedades que podrían estar contribuyendo a la urticaria.

Siempre y cuando su urticaria no esté complicada por algún otro signo o síntoma y tampoco pueda explicarse por ningún cambio reciente en su vida, su doctor puede recomendar comenzar tratamiento diario con un antihistamínico de venta libre que no produzca somnolencia. Los ejemplos más comunes incluyen loratadina (Claritin, Alavert), fexofenadina (Allegra) o cetirizina (Zyrtec). Si esto no funciona para usted, asegúrese de informar al médico, quien podrá aumentar la dosis o probar un tipo diferente de antihistamínico. Los medicamentos, como los corticoides o los bloqueadores de histamina (H-2), también son otras posibilidades. Si los antihistamínicos no controlan la urticaria, su doctor puede prescribirle un tratamiento con omalizumab (Xolair), medicamento inyectable que usualmente se administra una vez al mes. En la mayoría de los casos, es posible encontrar un tratamiento efectivo.

Las pruebas sugieren que ciertos factores, tales como el calor, la ropa ajustada y los antiinflamatorios no esteroides (AINES), pueden empeorar la urticaria crónica. Trate de mantenerse fresco, evite tomar duchas calientes y use ropa suelta y cómoda. Si toma AINES regularmente para aliviar el dolor, consulte con su médico si puede cambiar a otro tipo diferente de analgésico, al menos mientras continúe con la urticaria.

La gente a menudo se pregunta si es que hay algo en su alimentación que esté causando la urticaria. Existe muy poca evidencia de que ciertos alimentos o aditivos sean los responsables de la urticaria crónica; pero tal vez usted desee mantener un diario de alimentos, junto con un registro de sus síntomas, para de esa manera detectar un patrón, si alguno existe. La mayoría de los médicos no recomienda ninguna dieta específica ni la eliminación de alimentos.

Aunque exista la posibilidad de que usted nunca sepa la causa de las ronchas, puede quedarse tranquilo porque la urticaria crónica a menudo es temporal. Los investigadores realizaron un seguimiento a más de 200 personas con urticaria crónica por un periodo de hasta 5 años y descubrieron que la mitad de la gente con urticaria crónica inexplicable estaba libre de síntomas en cuestión de un año. En la mayoría de los casos, la urticaria crónica puede ser controlada exitosamente con medicamentos y, posiblemente, unos pocos cambios en el estilo de vida. (Adaptado de Mayo Clinic Health Letter) Dr. James Li, Alergología, Rochester, Minnesota

Urticaria

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

¿Qué es la urticaria?

La urticaria son unas protuberancias, tipo habones o ronchas de color rojo, que sobresalen en la piel. La urticaria es una reacción habitual de la piel a algo como un alérgeno (una sustancia que provoca alergias).

La urticaria puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, tanto en forma de granos diminutos, manchas, o protuberancias grandes e interconectadas.

Cada roncha o cada granito puede durar de pocas horas a una semana (y a veces más), y aparecen nuevas ronchas o granitos que sustituyen a los que van desapareciendo. La urticaria que dura 6 semanas o menos recibe el nombre de urticaria aguda; la urticaria que dura más de 6 semanas recibe el nombre de urticaria crónica.

Causas de la urticaria

Una reacción alérgica puede provocar una urticaria, y también la pueden provocar:

  • las temperaturas extremas
  • el estrés
  • las infecciones
  • algunas enfermedades

En algunos casos, la gente presenta urticaria y angioedema, una afección que causa hinchazón alrededor de los ojos, los labios, las manos, los pies o la garganta. Muy raramente, la urticaria y el angioedema se asocian a una reacción alérgica que afecta a todo el cuerpo, o choque anafiláctico.

Las ronchas o habones rojos aparecen cuando los mastocitos del torrente sanguíneo segregan una sustancia química llamada histamina, y esto hace que los diminutos vasos sanguíneos que hay debajo de la piel tengan escapes. El líquido se acumula dentro de la piel y forma granos y/o habones de gran tamaño. Esto puede ocurrir por varias razones. Pero, en muchos casos, no se llega a identificar la causa.

Lo más frecuente es que la urticaria esté provocada por una reacción alérgica; lo que puede hacer que la piel se cubra de ronchas o habones pocos minutos después de exponerse al alérgeno. Entre las alergias más frecuentes, se incluyen las siguientes:

  • a alimentos, sobre todo al marisco, los cacahuetes, los frutos secos, la leche y la fruta.
  • a medicamentos (antibióticos) y a las vacunas contra la alergia
  • a mascotas y otros animales
  • al polen
  • a las mordeduras y picaduras de insectos

A veces los brotes de urticaria no guardan ninguna relación con las alergias. Entre otras causas de la urticaria, figuran las siguientes:

  • las infecciones, incluyendo las provocadas por virus
  • el ejercicio físico
  • la ansiedad o el estrés
  • la exposición al sol
  • la exposición al frío, como el hecho de sumergirse en agua fría o nieve
  • el contacto con sustancias químicas
  • rascarse (dermografismo)
  • exponer la piel a presiones excesivas, como estar sentado durante mucho rato seguido o transportar una mochila pesada colgando de un hombro.

Las urticarias provocadas por causas físicas (como la presión, el frío o la exposición al sol) se conocen como urticarias físicas.

Averiguar cuál es la causa de una urticaria crónica puede ser difícil, aunque a veces este tipo de urticaria se asocia a enfermedades del sistema inmunitario, como el lupus. Otras veces, un medicamento, un alimento, los insectos o una infección puede desencadenar un brote de urticaria. De todos modos, los médicos no suelen conocer la causa de las urticarias crónicas.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la urticaria?

Las ronchas rojas distintivas que sobresalen en la superficie de la piel son el principal signo de la urticaria. Pueden:

  • tener una tonalidad pálida en la parte central
  • presentarse agrupadas (o en racimos)
  • cambiar de forma y de ubicación en cuestión de horas
  • ser pequeñas o tan grandes como un plato de comida
  • picar, escocer o provocar ardor

Si la urticaria se da junto con el angioedema, se puede asociar a hinchazón, inflamación, formación de bultos rojos, o de bultos de gran tamaño alrededor de los ojos, los labios, las manos, los pies, los genitales o la garganta. Otros síntomas pueden ser las náuseas, los vómitos y el dolor de tripa.

De forma excepcional, una persona con urticaria y angioedema puede tener un choque anafiláctico. Los signos de un choque anafiláctico incluyen problemas para respirar, bajada de la tensión arterial (hipotensión), mareo y/o pérdida de conciencia (desmayo).

¿Cómo se diagnostica la urticaria?

La mayoría de las veces, los médicos pueden diagnosticar una urticaria simplemente observando la piel del paciente. Para tratar de identificar su causa, es posible que el médico te haga preguntas sobre tu historial médico: las enfermedades que has pasado hace poco, los medicamentos que tomas, tu exposición a alérgenos y los factores estresantes a que te sometes cada día.

Si padeces una urticaria crónica, es posible que el médico te pida que lleves un registro diario de tus actividades, de lo que bebes y comes y en qué partes del cuerpo te tienden a aparecer las ronchas. El médico te puede pedir pruebas diagnósticas, como análisis de sangre, pruebas de alergia y otras pruebas para descartar otras afecciones que te podrían estar provocando la urticaria, como las enfermedades tiroideas o la hepatitis, a fin de conocer la causa exacta de tu urticaria.

Para saber si padeces una urticaria física, el médico te pondrá hielo en la piel para ver cómo reacciona al frío o te colgará una bolsa de arena u otro objeto pesado de los muslos para comprobar si la presión hace que te aparezcan ronchas en la piel.

¿Cómo se trata la urticaria?

Muchas veces, las urticarias leves desaparecen por sí solas sin necesidad de tratamiento. Si se identifica un desencadenante claro de la urticaria, evitarlo en la medida de lo posible formará parte del tratamiento. Si las ronchas te provocan picazón, es posible que el médico te recomiende tomar un antihistamínico para impedir que tu cuerpo siga liberando histamina en el torrente sanguíneo a fin de prevenir nuevos brotes de urticaria.

Si tienes una urticaria crónica, es posible que el médico te recomiende un antihistamínico de venta sin receta médica que no provoque somnolencia para que te lo tomes cada día. De todos modos, no todo el mundo responde del mismo modo a los medicamentos, por lo que es importante que colabores con tu médico para encontrar el que sea más adecuado para ti.

Si un antihistamínico que no provoca somnolencia no funciona, es posible que el médico te recomiende un antihistamínico más potente, otro medicamento o una combinación de medicamentos. En casos excepcionales, el médico puede recetar un esteroide, en forma de pastilla o de jarabe, para tratar la urticaria crónica. Generalmente, este tratamiento solo se suele recetar durante breves períodos de tiempo (de cinco días a dos semanas), para evitar los efectos secundarios nocivos de los esteroides.

En caso de urgencia médica

Los choques anafilácticos y los ataques de urticaria de carácter grave son muy poco frecuentes. Pero, cuando ocurren, requieren una atención médica inmediata.

Las personas con alergias graves deben llevar siempre encima un inyectable de epinefrina. Si corres el riesgo de presentar reacciones alérgicas graves, el médico te enseñará a ponerte la inyección de epinefrina de una forma segura.

Revisado por: Joanne Murren-Boezem, MD Fecha de revisión: junio de 2018

Urticaria: qué es y cómo aliviar el picor

2. Cuidado con la ropa

Si tienes urticaria crónica haz de la ropa 100% algodón uno de tus primeros mandamientos, ya que ayudará a no empeorar las ronchas y es con lo que más cómoda te sentirás y con lo que mejor lograrás evitar picores. Es muy frecuente que algunos textiles nos produzcan a todos algo de picor. Si notas que te pasa solo con un tipo intenta evitarlo. Aprovecha la moda slow fashion, y sus textiles hechos con la mejor calidad. Aunque es una inversión, lo notarás en la piel. También procura que la ropa sea suelta de forma que no comprima tu piel para que esta pueda respirar.
Otros textiles importantes son con los que cuentes en la cama. Las sábanas o las toallas, por ejemplo, también deben ser de primera calidad. Por último, prueba a lavarla también con jabón neutro y con la menor cantidad de suavizante posible, ya que la ropa muy perfumada puede contribuir a irritarte la piel. Incluso en muchas ocasiones, son este tipo de jabones los que producen mayores urticarias, por lo que escoge bien cuál utilizar y sobre todo que sea lo más natural posible.

3. Vigila lo que comes y lo que bebes

Aunque no lo creas puedes ser alérgico a algunos alimentos, y más si nunca los has probado en tu vida. Por eso, es importante que te realices pruebas y sepas realmente qué tipo de alergias y a qué puedes tener. Cuando se trata de alergias debes comprobar si Y es que la urticaria crónica no es una alergia y, por lo tanto, no se puede decir que algún alimento la provoque o agrave. Sin embargo sí hay alimentos beneficiosos para la piel que harán que tengas esta más hidratada y mejor preparada para afrontar cualquier problema cutáneo. Por ejemplo, la vitamina C es un potente antioxidante y está presente en cítricos como el pomelo, la naranja, la mandarina o el limón así como en verduras como la col o los pimientos. La hidratación, por su parte, también es fundamental, por lo que es recomendable beber unos dos litros de agua diarios, ya que ayuda a desintoxicar, dar firmeza a la piel y mantenerla bien hidratada.

4. No te eches cualquier crema…

El contacto con algunas cremas puede crear en algunas personas irritación y rojeces. Hay mucha gente que es alérgica a muchos ingredientes de la cosmética como por ejemplo el ácido salicílico produciendo reacciones como picor, hinchazón y calor en la piel. Esto ocurre porque muchas cremas contienen ingredientes fuertes y un tanto nocivos para la piel. Cuando se trata de piel con ronchas o habones hay que tener cuidado de lo que se le echa encima. Todos las cremas probablemente deben ser indicadas de forma específica para pieles atópicas, con rojeces En este sentido, la mejor recomendación es que consultes a tu médico para saber exactamente qué puedes y qué no puedes extender sobre tu piel. Aunque la urticaria crónica espontánea no tenga cura, puede que des con algún producto que disminuya el picor o rebaje los efectos del sarpullido sobre tu piel.

5. Y mucho menos maquilles una zona afectada

De igual forma que hay cremas que no te harán bien, no debes aplicar maquillaje sobre una zona afectada con urticaria. Y perfume tampoco, ya que pueden aumentar el picor. A veces las ronchas o angioedemas aparecen en el rostro o cuello, con el consiguiente efecto psicológico, ya que además del dolor o picor evidente, no nos vemos tan bien como nos gustaría, lo que contribuye a una baja autoestima y por ello creemos que es mejor tratar de disimularlo con maquillaje. Sin embargo, no ayudará a solucionar el problema, ya que el uso de maquillaje sobre la zona puede contribuir a aumentar el picor o a empeorar el estado de la piel.

6. No te obsesiones

Es difícil cuando la urticaria provoca que duermas peor o que tengas ganas de rascarte todo el día, pero es importantísimo que afrontes este (y cualquier otro) problema con energía, buen ánimo y una sonrisa permanente. Cuando estás ante un problema como este, sin causa evidente de aparición ni cura concreta, solo tienes dos opciones: venirte abajo o afrontar la situación con resignación y optimismo. Tu estado de ánimo es fundamental en este caso. Piensa que cada persona es diferente, que a ti te ha tocado vivir con este pequeño suplicio y que vas a hacerlo de la mejor de las formas posibles. Nadie dijo que fuera fácil, pero tú puedes con todo y más. No te obsesiones con el problema, tómatelo con buen humor y resignación y ya verás como te resulta mucho más llevadero.

7. No lleves una vida sedentaria

Por último hay que hacer hincapié en otro punto importante: no debes darte por vencida. El hecho de tener urticaria puede limitarte a la hora de hacer algún deporte o algún plan con tus amigos, pero no pongas el «no» por delante antes de intentarlo. Puedes buscar una solución con expertos. Cambia de médicos, y busca siempre una segunda opinión- Tienes que procurar mantenerte activa y, si no puedes hacer alguna actividad, intentarlo con otra. Con tu círculo social, lo mismo, si te proponen algún plan que no puedas seguir, busca una alternativa pero no te quedes en casa lamentándote, ya que solo hará que aumente tu frustración y rabia. Ánimo, te lo repetimos una vez más: ¡tú puedes con todo!

Si tras estos consejos no mejora la urticaria te recomendamos que acudas al médico, ya que puede ser algún tipo de alergia. Es importante que consultes con expertos si ves que la urticaria pasa de ser ocasional a constante. Haciéndote pruebas por conocer qué tipo de urticaria tienes y si es o no debido a algunos alimentos. Lo importante es que si aparecen es nuestra piel de forma continuada es una señal de que algo en nuestro cuerpo no va bien. Si tienes ya localizada tu clínica de confianza, busca su contacto y pide cita.

Fuentes sobre la urticaria en Medlineplus.gov

Las mejores cremas para el cuerpo: ¿cuál funciona de verdad?
¿Piel sensible? ¡Aprende a escucharla!
10 rutinas saludables para una piel perfecta

Estos son los productos que mejor actuarán sobre el picor de tu piel

El picor es uno de de los síntomas más frecuentes de las patologías de la piel. Estos son los productos que mejor actuarán sobre el picor en tu piel.

Que te pique la piel es un hecho muy frecuente, el picor es uno de los síntomas más comunes de las patologías cutáneas. Puede picarte una zona muy concreta o todo el cuerpo, ser más o menos intensa la sensación, pero siempre será molesta y te llevará al impulso de rascarte.

El problema es que con el rascado se produce un alivio momentáneo, pero que termina produciendo un picor aún mayor (e incluso lesiones), lo que lleva a un círculo vicioso que es conveniente evitar.

Causas de picor o prurito

Algunas de las principales son:

  • Piel seca: La sequedad de la piel, o xerosis, es una causa habitual de picor, sobre todo cuando el picor no está acompañado de cambios en la piel de la zona u otros síntomas.
  • Dermatitis atópica: El picor es uno de los principales síntomas de esta afección de la piel, pudiendo afectar a la calidad de vida de los pacientes, junto con la aparición de eccemas, enrojecimiento, irritación, etc.
  • Otras afecciones o erupciones como la psoriasis, la urticaria , la varicela, etc.
  • Picaduras de insectos.
  • Enfermedades sistémicas como algunas patologías hepáticas o renales.
  • Embarazo, que, debido a los cambios en la piel de la zona de la tripa, puede producir picor.
  • Alergias a tejidos, productos, alimentos y otras sustancias.
  • La toma de ciertos medicamentos que tenga entre sus efectos secundarios sequedad o picor de la piel.

¿Qué comportamientos debes evitar?

Si es posible, intenta averiguar o identificar aquellas situaciones o cosas que te producen picor. Pueden ser muy diferentes, por ejemplo: baños muy largos, el calor, un tipo de prendas, algún producto cosmético o de limpieza concreto, etc. Si consigues saber las causas, será mucho más sencillo evitarlas y mejorar la confortabilidad de tu piel.

Es importantísimo que evites el rascado. Sí, ya sabemos que es muy difícil resistir la tentación de rascarse cuando notas picor, pero, como ya comentamos, al rascarte sólo conseguirás empeorar la situación. Si no consigues evitarlo, tapa la zona para no poder rascarte, ponte guantes y mantén las uñas muy cortas y limpias.

Evita los baños y duchas con agua muy caliente. Aunque hay personas que afirman que una ducha caliente les alivia el picor, lo habitual es que, con la vasodilatación y el aumento de la circulación que produce el calor, se empeore la sensación de picazón. Sin embargo, el agua fría puede ayudar a aliviar el picor por el efecto anestésico del frío.

No utilices productos de higiene o cuidado de la piel que contengan activos irritantes como el alcohol, los detergentes, etc. Busca productos adecuados para pieles sensibles, con activos antipruriginosos (es decir, antipicor) que alivien el picor.

Evita o reduce el estrés. Las situaciones de estrés aumentan el picor, por lo que es recomendable que te mantengas tranquilo y con estabilidad emocional. Lo puedes conseguir mediante terapia psicológica, técnicas de relajación, meditación, yoga, mindfulness, etc.

¿Qué productos usar para calmar el picor?

En primer lugar, es importante que vayas al médico si:

  • Hablamos de un picor tan intenso que impide tu descanso nocturno o tu vida normal
  • Dura más de dos semanas
  • Se extiende por todo el cuerpo

En estas circunstancias, será mejor que un profesional haga una valoración de tu caso concreto.

Si ya tienes diagnosticada una patología entre cuyos síntomas se encuentra el picor, debes seguir los tratamientos o indicaciones terapéuticas que te hayan recomendado.

Además, puedes complementar el tratamiento con las recomendaciones sobre cuidado cosmético de la piel que te aconsejamos a continuación:

Limpiadores

Para reducir la picazón y la posible irritación que puede producir una higiene poco adecuada, es importante que uses jabones syndet (sin detergentes), ligeramente ácidos con un pH 5.5 y sin activos irritantes.

La higiene debe ser corta, no más de 5 minutos, con agua templada. Tras ella, el secado debes realizarlo siempre de manera suave, a toques y sin fricción.

Emolientes

Con la piel ligeramente húmeda, tras la higiene diaria, es importantísimo el uso de leches, lociones o cremas hidratantes y emolientes que aporten a tu piel el agua y los lípidos que necesita para estar fuerte, protegida, hidratada, confortable y flexible.

Antipruriginosos

Es recomendable el uso de geles que refresquen la piel, ya que ese frescor puede ayudar a aliviar el picor.

También es adecuada la utilización de productos que contengan polidocanol o bisabolol, que contribuyen a aliviar el picor y calmar la irritación. Estos activos en muchas ocasiones están incluidos en la composición de los productos emolientes, de manera que con un solo producto podemos cubrir las dos funciones.

Multiprotectores

Como hemos visto, una de las causas del picor puede ser la exposición a agentes externos irritantes, entre los que están el cloro, la contaminación, etc. Existen productos multiprotectores que crean un “efecto barrera”, protegiendo la piel de esos agentes, de los radicales libres y de la radiación solar. Son muy recomendables en caso de picor.

Con el uso de los productos cosméticos adecuados a diario y siguiendo nuestros consejos verás cómo conseguirás disfrutar de una piel sin picores.

Remedios caseros y naturales para tratar la urticaria

La piel tiene diferentes maneras de reaccionar ante los agentes externos. Cuando considera que son un ataque o un peligro, la urticaria es una de ellas.

Puede aparecer solo en un lugar o bien expandirse a distintas áreas. Además de la picazón, otros de sus síntomas principales es el enrojecimiento. En este artículo te ofrecemos algunos remedios caseros para tratarla.

Qué es y por qué se produce la urticaria

Esta reacción dérmica ante ciertos estímulos llamada urticaria puede estar causada por reacciones alérgicas a algunas sustancias. También puede tener origen en el contacto con agentes tóxicos o irritantes. Muchas personas la padecen cuando tocan una hoja de hiedra o de zumaque, por ejemplo.

Hay otros desencadenantes que pueden producir urticaria, como:

  • Las picaduras de insectos.
  • Nadar en agua fría.
  • Exponerse al sol al mediodía.
  • Tomar un baño de vapor.
  • El cambio de clima (estar en un sitio cálido y pasar a uno frío o viceversa).

Algunos presentan esta reacción cuando consumen ciertos tipos de alimentos (sobre todo pescados, mariscos y frutos secos). En otro grupo podemos englobar a los pacientes con urticaria provocada por la ingesta de medicamentos (tales como la penicilina).

Por último, algunos individuos presentan reacciones de origen emocional en la piel por trastornos nerviosos. Por ejemplo, por el estrés, la depresión o la ansiedad.

Lee también: Cómo usar el incienso contra la ansiedad y la depresión

Síntomas frecuentes

Los síntomas que debemos tener en cuenta para determinar que se trata de urticaria son:

  • Granos o pequeños bultos en la piel.
  • Hinchazón.
  • Hormigueo o calor.
  • Picazón o ardor.
  • Enrojecimiento.

Remedios caseros para la urticaria

Los síntomas de la urticaria suelen desaparecer por sí solos a las pocas horas o días. Sin embargo, mientras tanto debemos soportar las molestias.

La buena noticia es que existen recetas caseras para tratar este problema y sobre todo para reducir la picazón. Presta atención a las siguientes:

Cebolla

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antisépticas, la cebolla es excelente para tratar la urticaria. Quizás arda un poco al principio pero luego el alivio será más que agradecido.

  • Lo único que debes hacer es cortar la cebolla en rodajas y aplicar sobre el área afectada.
  • Tapa con una venda y deja actuar al menos media hora. Si la zona es muy amplia te recomendamos que frotes media cebolla y no enjuagues.

Compresas frías

Cuando la piel está enrojecida y nos pica demasiado una excelente manera de reducir los síntomas es aplicar agua fría o cubitos de hielo. De esta manera los vasos sanguíneos se reducirán y bloquearán la liberación de histamina (que nos provoca la irritación y el ardor).

  • Recuerda no poner los cubos sobre la piel porque la quemarás.
  • Si lo deseas puedes tomar una ducha de agua fría o sumergirte en la tina (cuando la urticaria es amplia).

Bicarbonato de sodio

En este caso utilizarás agua templada porque es más fácil disolver el bicarbonato. Sin embargo, ten cuidado, esta opción podría empeorar la irritación. Es mejor que consultes antes con un médico.

  • Llena la bañera y coloca unas cucharadas de este elemento indispensable en el hogar.
  • Introduce la zona afectada (o todo el cuerpo si lo deseas) y permanece 20 minutos.
  • Seca con mucho cuidado, mediante golpes suaves para no irritar todavía más.

Vinagre de manzana

Debido a sus propiedades, este condimento muy usado en las ensaladas reduce con rapidez la inflamación y los picores. Además, ayuda a restaurar la salud de la piel.

  • Si la urticaria no se ha extendido demasiado, puedes embeber un paño o algodón y aplicar como compresa.
  • En el caso de que la irritación sea mayor, es mejor que te sumerjas en la tina con agua fría y vinagre, al menos, durante 20 minutos.

Manzanilla

En este caso vamos a aprovechar los beneficios de esta infusión de forma interna. Si no tienes manzanilla puedes hacerlo con valeriana o tilo (otras hierbas sedantes). Es una receta espectacular en el caso de que la reacción esté causada por nerviosismo, estrés, ansiedad, etc.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de flores de manzanilla (20 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Colocar la manzanilla y el agua en un cazo y llevar a ebullición.
  • Permitir que se realice la decocción durante 5 minutos y apagar el fuego.
  • Tapar para que refresque otros 5 minutos.
  • Colar y endulzar con miel. Beber antes de que se enfríe.
  • Repetir hasta tres veces al día.

Harina de avena

La avena tiene propiedades antiinflamatorias y reduce los síntomas de la urticaria casi al instante. Además, alivia la picazón y ayuda en la cicatrización de la piel.

  • 1 taza de bicarbonato de sodio (200 g)
  • 2 tazas de harina de avena (250 g)
  • Mezclar el bicarbonato con la harina.
  • Llenar la bañera con agua templada y añadir los ingredientes.
  • Remover para que se disuelvan.
  • Sumergirse en la tina y permanecer allí durante, por lo menos, 15 minutos.

Otra opción es aplicar harina de avena sobre el área afectada por la urticaria. Si no tienes este ingrediente puedes usar fécula de maíz o talco.

Visita este artículo: 8 razones por las que la avena es buena para tu salud

Aloe vera

Por supuesto que no podía faltar este maravilloso remedio casero para muchas de las afecciones de la piel más importantes. El aloe vera reduce los síntomas, favorece la cicatrización, evita el rascado intenso (que lastima y puede infectar) y alivia el enrojecimiento.

  • Solo debes cortar un tallo de sábila de forma horizontal.
  • Extraer el gel del interior, el cual aplicarás sobre el área afectada.
  • Deja que se seque solo.

Ayuda con la urticaria

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

La urticaria consta de bultitos rosas o rojos o de ronchas que sobresalen ligeramente en la superficie de la piel. A veces, tienen un centro pálido. La urticaria suele causar picazón, pero también pueden causar ardor o escozor.

La urticaria puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. Puede ser de tamaño muy reducido o tan grande como un plato. Los granos pueden tener el aspecto de anillos o de grupos de anillos unidos entre sí.

La urticaria puede cambiar de ubicación en cuestión de horas. Una persona puede presentar un montón de ronchas en la cara y luego desaparecer. Pero, más adelante, le pueden aparecer en los brazos.

La urticaria es una afección frecuente y generalmente inofensiva. Pero ocasionalmente puede ser el signo de una reacción alérgica grave. Por lo tanto, díselo siempre a tu mamá o a tu papá si te sale una urticaria.

Cuando una persona se expone a algo que le puede desencadenar una urticaria, ciertas células de su cuerpo segregan histamina y otras sustancias. Esto hace que salga un fluido de los pequeños vasos sanguíneos que hay debajo de la piel. Cuando ese fluido que se acumula debajo de la piel, forma las ronchas de la urticaria.

¿Por qué tengo urticaria?

La gente puede tener urticaria por muchos motivos diferentes (aunque, a veces, se desconoce su causa).

Una causa habitual de la urticaria es que se trate de una reacción alérgica. Algunos de los desencadenantes de las reacciones alérgicas más habituales son algunos alimentos (como la leche, el trigo, los huevos, el marisco, las bayas y los frutos secos), algunos medicamentos (como los antibióticos), y las picaduras o mordeduras de insectos.

Hay otras causas de la urticaria que no están relacionadas con las alergias, y entre ellas se pueden incluir las siguientes:

  • la exposición al frío (como sumergirse en una piscina de agua fría)
  • el ejercicio físico
  • la exposición al sol
  • el nerviosismo o el estrés
  • las infecciones causadas por virus

Independientemente de cuál sea su causa, la urticaria puede durar unos pocos minutos, unas pocas horas o hasta varios días.

¿Qué hará el médico?

Los médicos te suelen poder diagnosticar la urticaria solo al vértela y escuchar qué te ha ocurrido. El médico puede tratar de averiguar qué puede estar causando tu urticaria, aunque muchas veces la causa seguirá siendo un misterio. Si estás teniendo urticaria muchas veces o si tus reacciones han sido graves, tu médico te puede enviar a otro médico especializado en las alergias.

A veces, los médicos sugieren que sus pacientes tomen un tipo de medicamento llamado antihistamínico para aliviar la picazón. En muchos casos, la urticaria acaba remitiendo por si sola sin ningún tipo de medicamento ni visitas al médico.

Con mucha menos frecuencia, la urticaria puede ser un signo de una reacción alérgica más grave, que puede afectar a la respiración y otras funciones corporales. En estos casos, la persona necesita cuidados médicos inmediatos.

La gente que sabe que tiene reacciones alérgicas graves lleva encima un medicamento especial para usarlo en caso de emergencia. Este medicamento, llamado epinefrina, se pone en forma de inyección. Generalmente, las inyecciones te las pone el personal de enfermería, pero, puesto que algunas reacciones alérgicas pueden ocurrir de repente y sin previo aviso, muchos adultos y muchos niños alérgicos llevan siempre encima estas inyecciones de emergencia y las saben usar, por si las necesitaran cuando estén solos.

¿Puedo prevenir la urticaria?

Sí y no. La respuesta es «sí» si sabes qué es lo que causa tu urticaria. Si sabes que hay algo que te causa problemas, puedes tratar de evitarlo. Si te sale una urticaria solo cuando te pones nervioso, las técnicas de relajación y los ejercicios respiratorios te pueden ayudar. Pero si no sabes qué es lo que te provoca la urticaria, es muy difícil prevenirla o evitarla.

Algunos niños tienen urticaria cuando contraen un virus, como un mal resfriado o una gripe intestinal o estomacal. Aparte de lavarte las manos con regularidad, no hay mucho más que puedas hacer para no ponerte enfermar de tanto en tanto.

Lo bueno es que la urticaria no suele ser grave y que hasta es posible que dejes de tenerla cuando crezcas. ¿A quién no le gustaría tirar la urticaria a la basura?

Revisado por: Joanne Murren-Boezem, MD Fecha de revisión: junio de 2018

Sanatorio Allende

Existen numerosos factores que no deben olvidarse al momento de la evaluación de un paciente que padece urticaria, entre ellos el estado emocional y el estrés, razón por la que es importante establecer la afectación de la calidad de vida con un interrogatorio basado en test específicos para tal fin.

El tratamiento principal de la urticaria son los antihistamínicos de segunda o tercera generación. En algunos casos, es necesario sumar glucocorticoides en dosis antiinflamatorias altas por períodos breves. Para los casos más resistentes, afortunadamente minoritarios, se utilizan inmunosupresores y tratamientos biológicos. La urticaria puede desaparecer totalmente por períodos prolongados o de forma definitiva, y hasta expresarse en brotes separados por períodos asintomáticos. Si se encuentra presente el factor emocional, la reaparición de los síntomas está generalmente relacionada a momentos de mayor estrés.

En conclusión, resulta un error establecer que quien padece urticaria tiene “una alergia”. Se trata de una afección cutánea que sólo pocas veces es consecuencia de un mecanismo alérgico.

Publicidad

Qué es la urticaria

La urticaria es una de las patologías de la piel (dermatosis) más frecuentes. Las mujeres son más propensas a sufrirla, y aparece mayoritariamente tras la adolescencia, aunque puede darse a cualquier edad. Recibe el nombre de la ortiga, por la similitud con las lesiones que provoca esta planta al contacto con la piel.

La manifestación de la urticaria es en forma de ronchas o habones, ligeramente elevadas y de color rojizo o rosado; con un halo rojizo alrededor. Al presionar con algo transparente (vitropresión) no desaparecen, como ocurre con otras lesiones. Son pequeñas erupciones que pican (prurito), y este picor puede extenderse más allá de la zona inflamada.

Las áreas afectadas con mayor frecuencia son el tronco, las nalgas y el pecho. No obstante, puede aparecer en forma de urticaria generalizada por toda la superficie corporal o gran parte de ella; y las lesiones generalmente desaparecen por sí mismas en unas cuantas horas. Es el prurito el síntoma más molesto y, por ello, el principal factor a controlar con el tratamiento.

¿Cómo se produce la urticaria?

Cuando un alergeno entra en el organismo, el sistema inmunitario (de defensa) se pone en marcha, haciendo que los anticuerpos se unan a dicha sustancia. El anticuerpo más involucrado en la urticaria (y en las alergias en general) es la inmunoglobulina E (IgE). Esta es capaz de activar muchas células, pero especialmente a dos tipos: los basófilos y los mastocitos. Las dos liberan histamina, que produce la vasodilatación y, con ella, el edema; y el picor, muy importante.

A su vez, el mastocito puede estimular a las plaquetas (células que actúan para detener el sangrado, entre otras funciones) y estas pueden liberar serotonina. La serotonina es la principal responsable del eritema o enrojecimiento.

Hay muchos más procesos fisiológicos que se activan, como la producción de prostaglandinas (que originan dolor y dilatación), entre otros; pero la liberación de histamina y de serotonina son los más importantes a nivel de producción de los síntomas de la urticaria.

La Urticaria Durante el Embarazo

Acerca de 1 de cada 5 mujeres embarazadas experimentan cambios en su piel durante el embarazo, incluyendo el acné, oscurecimiento de la piel y las estrías. Aunque las mujeres pueden sentirse acomplejadas por estas nuevas “marcas de belleza,” cambios en la piel durante el embarazo son un hecho normal. La urticaria (ronchas en la piel) durante el embarazo son menos comunes, pero ocurren con frecuencia.

La urticaria durante el embarazo representa una reacción alérgica a los alimentos, picaduras de insectos, medicamentos, productos químicos, etc. Con el aumento de las hormonas y los cambios que ocurren en su cuerpo, es posible que se vuelven más sensibles a los agentes patógenos y padecen de urticaria durante el embarazo.

¿Qué Causa la Urticaria Durante el Embarazo?

A medida que su estomago crece para mantenerse al tanto con su bebé en crecimiento, se puede producir el malestar de la piel en forma de picazón y sequedad. Las mujeres embarazadas pueden enfrentar más graves episodios de picazón, urticaria o erupciones cutáneas, y 1 de cada 150 mujeres embarazadas desarrollaran una enfermedad de la piel más grave conocida como PUPP (Pápulas y Placas de Embarazo Urticariales Pruriginosas).

La urticaria es causada por reacciones alérgicas. La sequedad y el estiramiento de la piel junto con otros cambios puede hacerlo más susceptible a experimentar las colmenas durante el embarazo. La urticaria puede ser causada por una reacción alérgica a casi cualquier cosa.

Algunas de las causas comunes de colmenas durante el embarazo se indican a continuación:

  • Medicina
  • picaduras de insectos
  • productos químicos
  • polen
  • caspa de los animales
  • alimentos (es decir, lácteos, frutos secos, mariscos)

La urticaria puede ser activada o provocada por el rascado, el estrés o la presión sobre la piel. Es importante cuidar su piel con cuidado para no agravar o empeorar las colmenas que experimente.

Otra condición que afecta a 1 de cada 50 mujeres es la colestasis del embarazo. Esta es una condición donde la picazón intensa también es acompañada por náuseas, vómitos, y potencialmente ictericia. Esta condición puede indicar que hay problemas con su hígado. En caso de que vea estos signos o síntomas, es importante ponerse en contacto con su médico inmediatamente.

¿Qué es PUPP?

PUPP significa pápulas y plagas de embarazo urticariales pruriginosas. Las mujeres que desarrollan PUPP verán brotes de rojo, parches elevados en la piel. El primer sitio del brote es generalmente en el abdomen, pero las mujeres con PUPP pueden ver el estado de propagación en los brazos y las piernas también. Las mujeres con PUPP aveces reportan comezón extrema con estos brotes. Algunas investigaciones apuntan a PUPP siendo vinculado a una condición genética, ya que parece ser hereditaria, pero últimamente, la causa de PUPP es aún desconocida. Generalmente, PUPP ocurre más a menudo en el primer embarazo de una mujer y es poco frecuente en los embarazos posteriores.

¿Cómo Puedo Tratar la Urticaria Durante el Embarazo?

Erupciones leve pueden tener una tendencia de desaparecer por su propia cuenta. Sin embargo, es importante no frotar la zona afectada. El jabón puede agravar la condición, recortando la cantidad de jabón que utiliza puede ser beneficioso. Una técnica que podría reducir la picazón es tomando un baño de avena o el uso de bicarbonato de sodio en su baño. Manteniendo la piel bien hidratada también puede ayudar con la picazón y sequedad.

Hay varios antihistamínicos que se consideran seguros para tomar durante el embarazo, como Allegra, Benadryl, y cloro Trimeton, Claritin y Zyrtec. Es importante revisar las advertencias sobre cualquier medicamento y consulte a su farmacéutico y de la salud antes de tomar cualquier medicamento.

Para condiciones más graves de la piel como PUPP, los médicos pueden recetar medicamentos orales o una variedad de cremas anti-picazón

¿Cómo Puedo Prevenir la Urticaria Durante el Embarazo?

Usted puede ser alguien que es más susceptible a las colmenas en general. Si ese es el caso, lo más probable es saber qué alimentos o patógenos para evitar la experiencia anterior. Debido a que usted puede ser más susceptible y el embarazo tiende a poner en la piel seca y con comezón, es importante conocer los pasos que puede tomar para prevenir las colmenas durante el embarazo. Usted al menos quiere saber cómo se puede minimizar las colmenas que experimente durante el embarazo.

Estos son algunos consejos para minimizar o evitar las colmenas durante el embarazo:

  • Evite los baños calientes y duchas de agua caliente (al menos reduzca las temperaturas)
  • Evite usando ropa apretada
  • Trate de no rascarse la piel, ya que pica
  • Mantenga la presión sobre la piel
  • Evite el estrés y practique técnicas de relajación

Lo anterior no puede prevenir todos los casos de urticaria, pero por lo general hace los casos de urticaria menos grave y se van más rápido.

Compilado de las siguientes fuentes

American Academy of Dermatology, (Accessed Oct 2014), Hives: Who Gets and Causes

National Institute of Health (access Oct 2014), Hives

Harms, R. (2004). Mayo Clinic guide to a healthy pregnancy (1st ed., pp. 480-481). New York: HarperResource.

Johnson, R. (1994). Mayo Clinic complete book of pregnancy & baby’s first year (1st ed., p. 17). New York: W. Morrow and Co.

Aproximadamente una de de cada cinco mujeres experimentan cambios en su piel durante el embarazo, que pueden incluir acné, oscurecimiento de la piel y estrías.

Si bien es cierto que estas marcas de belleza pueden molestar estéticamente, no deben preocupar y son totalmente normales.

Algo menos común, aunque también frecuente es la aparición de ronchas en la piel o urticaria, que se deben a los cambios hormonales y que suelen desaparecer tras el parto.

Urticaria en el embarazo

Además de estirarse para acoger al bebé que crece en el interior, provocando sequedad y picor, la piel de la futura mamá también puede sufrir granitos y rojeces: erupciones cutáneas que desaparecerán tras el parto, cuando el nivel hormonal vuelva a su estado anterior.

Estas pequeñas lesiones, que se manifiestan a veces con un picor muy incómodo, no son peligrosas para la madre ni para el bebé. Suelen aparecer en el último mes de embarazo y en alguna extraña ocasión permanecen durante el puerperio.

Lo que ocurre es que el vaivén hormonal y los cambios propios de la gestación, (como la sequedad y estiramiento de la piel) provoca que el organismo se vuelva más sensible a agentes patógenos y la embarazada acuse más brotes de urticaria.

Las causas más frecuentes que la provocan pasan por una reacción alérgica a ‘casi’ cualquier cosa: a algún alimento (como lácteos, frutos secos o mariscos), a una picadura de insecto, a un medicamento, a un producto químico, al polen o al pelo de algún animal.

Como puede empeorar o activarse por el rascado, el estrés o la presión sobre la piel, es importante hidratarla para no empeorar las erupciones.

Erupción polimorfa del embarazo

Conocida como PUPP (Pápulas y Placas de Embarazo Urticariales Pruriginosas) esta enfermedad inflamatoria de la piel puede llegar a padecerla una de cada 150 mujeres embarazadas. Se reconoce por las pápulas rojas que sobresalen en la piel. Suelen aparecer en el abdomen (donde hay estrías) y pueden extenderse por los brazos y las piernas, provocando mucha comezón.

Algunas investigaciones apuntan a que las PUPP están relacionadas con una condición genética, ya que parece ser hereditaria, pero la causa que la provoca aún es desconocida.

Es más frecuente en madres primerizas (entre las semanas 36 y 39) y no suele volver a repetirse en embarazos posteriores.

Se presenta de formas variables: al principio se manifiesta como pápulas urticariformes (placas rojizas edematosas) que afectan a las estrías de distensión y que suelen picar mucho. Después, las lesiones varían de morfología (de ahí la denominación «polimorfa»), pudiendo parecerse a granitos de picaduras de insecto, ampollas….

Suelen localizarse en el abdomen (donde hay estrías), y se extiende a los muslos y nalgas. En algunas ocasiones también aparecen en brazos y otras partes del cuerpo e incluso en la cara.

Hay que consultar con el ginecólogo para que recete el tratamiento más adecuado.

Colestasis de embarazo

Afecta a 1 de cada 50 mujeres es la colestasis del embarazo y se reconoce porque aparece un picor intenso en la piel acompañado de náuseas, vómitos, y, en casos extremos, ictericia. Este último síntoma puede indicar que hay problemas en el hígado, por lo que se recomienda acudir inmediatamente al médico porque se asocia a un incremento de prematurez o incluso muerte fetal.

El prurito de la colestasis intrahepática del embarazo se distingue porque es generalmente nocturno y afecta las palmas y plantas (a diferencia del prurito psicológico).

¿Cómo prevenir y tratar la urticaria durante la gestación?

Es habitual que las erupciones leves desaparezcan solas, siempre que no se frote la zona afectada para no empeorarlas. Es recomendable no usar jabón (o muy poco) y sí mantener la piel bien hidratada para combatir la sequedad y el picor.

Si la erupción se debe a una reacción alérgica, es posible que el médico recete algún tratamiento antihistamínico seguro que no afecte al bebé y algún producto tópico para aliviar la picazón.

Además, no solo hay que evitar los alimentos o patógenos que produzcan alergias porque durante el embarazo la mujer es más susceptible.

También hay algunos consejos que ayudan a minimizar la urticaria en la gestación:

  • Evitar los baños calientes y duchas de agua caliente.

  • No usar ropa ajustada.

  • Tratar de no rascarse la piel.

  • Evitar el estrés y practicar técnicas de relajación.

Y lo más importante: consultar siempre con el médico y nunca tomar medicamentos sin prescripción. Porque no todos los medicamentos son compatibles con el embarazo.

Vía | Asociación Americana del Embarazo (American Pregnancy Association)

Fotos | iStock

En Bebés y Más | La piel necesita cuidados especiales tras el parto, Alergia primaveral durante el embarazo: consejos para aliviar los síntomas

Texto: Cecilia Palacios

El embarazo es uno de los momentos más maravillosos en la vida de una mujer. Sin embargo, los cambios hormonales de este período podrían resultar en la aparición de ciertas condiciones en la piel, como urticaria. Te contamos por qué se produce, cómo tratarla y qué hacer para prevenir su aparición

La hidratación es fundamental para aliviar la urticaria en el embarazo. – Foto: Science Photo Library-IAN HOOTON/Getty ImagesMás

¿Qué es la urticaria?

La urticaria es una condición médica que se caracteriza por la aparición de ronchas en la piel, a menudo acompañadas de picazón. Puede surgir en cualquier parte del cuerpo y variar en formas y tamaños, explica la Academia Americana de Dermatología (AAD, por sus siglas en inglés).

Durante el embarazo, el cuerpo experimenta diferentes cambios. La urticaria sería una condición común en esta etapa, pudiendo aparecer en cualquier momento de la gestación. Las ronchas rojas, de centro blanco y aspecto inflamado, podrían aparecer y desaparecer con el correr de los días, indica el sitio de salud New Health Advisor.

¿Por qué se produce?

Es causada por reacciones alérgicas a diversos factores, como picaduras de insectos, productos químicos, polen, caspa de animales o algunos alimentos, por ejemplo lácteos, nueces o mariscos, expone la Asociación Americana del Embarazo.

La resequedad, el estiramiento, la presión sobre la piel o el estrés, podrían volverte más susceptible a la aparición de urticarias, o agravar el cuadro ya existente, añade esta institución.

¿Es peligrosa?

La mayoría de los casos de urticaria en el embarazo no representarían un riesgo para la salud del bebé o la mamá, pero si observas una erupción en la zona genital, debes concurrir de inmediato al médico, ya que podría implicar un problema más grave, explica New Health Advisor.

Tratamiento

Para aliviar los síntomas y ayudar a la desaparición de las ronchas, la Asociación Americana del Embarazo recomienda:

– No frotes la zona afectada. Ya que podría causar mayor irritación.

– Restringe el uso de jabón. En ocasiones, podría agravar la condición.

– Toma baños de avena. O de bicarbonato de sodio, para calmar la hinchazón.

– Mantén tu piel hidratada. Esto ayudaría a aliviar la picazón y la sequedad.

– Considera usar medicación. Consulta con tu médico sobre la posibilidad de utilizar antihistamínicos seguros para tomar durante el embarazo.

¿Cómo prevenir su aparición?

Para evitar que aparezcan o minimizar sus efectos, la Asociación Americana del Embarazo sugiere:

– Evitar baños o duchas calientes. Ya que las altas temperaturas propiciarían la irritación en el piel.

– Decirle no a la ropa ajustada. Ya que generaría presión sobre la dermis.

– Evitar rascarse la piel. Aunque a menudo se experimenta picazón, intenta no arañarte la dermis para no aumentar la irritación.

– Prevenir el estrés. Intenta no exponerte a situaciones estresantes y practica técnicas de relajación.

Si tienes dudas, consulta con un médico.

Y tú, ¿qué tratamiento has empleado para aliviar los síntomas de urticaria?

También te puede interesar:
Conoce las señales tempranas de embarazo
Contracciones: cómo saber si llegó la hora

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *