0

Crema pelos enquistados

Todas soñamos con una depilación perfecta, que nos deje una piel muy suave. Pero en ocasiones nos damos cuenta de que no siempre es así. Los pelos enquistados de las piernas se pueden convertir en un gran suplicio para nosotras. Inflamación, enrojecimiento de la zona y desde luego, la incomodidad son algunos de los detalles que nos dejará.

En ocasiones nos pensamos que no podremos deshacernos nunca de los pelos enquistados de las piernas, pero no es así. Podremos lograrlo, aunque para ello necesitamos un poco de constancia. Debemos actuar cuanto antes para evitar los síntomas que acabamos de mencionar. ¿Estás preparada?.

Una buena exfoliación

Sin duda, siempre debemos preparar la piel ante la depilación. Es por ello que siempre debemos ser constantes. De este modo sí conseguiremos los resultados que estamos buscando. Es muy importante hacer una exfoliación en las piernas para poder dejar atrás la piel muerta y dar paso a la nueva y más sana. Algo que también nos alejará de los pelos enquistados de las piernas. Puedes optar por alguna crema que encuentres en el mercado o bien, hacer una casera con tu crema hidratante y una cucharada de azúcar. Recuerda que en la ducha, cada día, puedes usar una esponja de exfoliación suave, que nos permite aplicar el gel de una manera correcta.

Pelos enquistados de las piernas, ablanda la piel

Si aún con un cuidado básico de la piel, ves que tienes algunos pelos enquistados, entonces necesitas ablandar la zona. Intenta no arrancarlos por la fuerza, porque te quedarán marcas y será mucho peor. Así que, puedes colocar unas gasas empapadas en agua caliente, pero que no queme demasiado. Déjalas sobre la piel hasta que se enfríen. Poco a poco notarás cómo la piel se ablanda y esto permitirá que el vello salga a la superficie, lo que será más sencillo para ser retirado.

El alove vera, un gran imprescindible en nuestra piel

Cada día, después de la depilación o del baño, necesitamos hidratar la piel. Es cierto que para ello tenemos a nuestra disposición un sinfín de cremas hidratantes. Pero en este caso, vamos a optar por el aloe vera. Porque cuenta con unas grandes propiedades y no solo hidratantes sino que regenera la piel y le aporta todas las vitaminas que necesita. De este modo, se verá mucho más saludable y nos olvidaremos de los pelos enquistados de las piernas.

Los aceites esenciales tras el baño

Otra de las técnicas que también cumplen su gran función son los aceites esenciales. Puedes aplicar unas gotas de los mismos a modo de masaje o bien, si ya tienes un pelo enquistado, entonces aplícalo sobre él. En este caso se aconseja tanto el aceite esencial de árbol de té, como el hamamelis. Aplícalo un par de veces al día sobre el vello encarnado y verás qué rápido te olvidarás de ellos.

Aspirinas para los vellos enquistados

Aunque te parezca que no, también hay otro remedio casero que viene perfecto para nuestro cometido de hoy. Se trata de la aspirina y de sus componentes. Por eso, necesitamos machacar un par de ellas, echar un poco de agua y crear una pasta. La cantidad siempre dependerá de la zona que queramos tratar. Aplícala sobre el vello o los vellos enquistados y espera unos minutos a que se seque. Luego, retirarás con agua y secarás.

Pan y leche

No, no se trata de una merienda ni de una cena, sino e otro remedio para decir adiós a los pelos enquistados. En este caso, necesitamos un trozo de pan duro, del día anterior. Lo sumergimos en leche caliente y luego lo colocamos sobre el vello en cuestión. Cuando el pan esté frío, retiramos. Veremos cómo los poros se van ablandando y como tal, el vello irá saliendo a la superficie para poder retirarlo cómodamente.

Los pelos encarnados son vellos que se han rizado y han vuelto a crecer dentro de la piel en lugar de salir de ella. Las causas que hay detrás pueden ser muy diversas.

Algunas veces, la piel muerta puede obstruir un folículo piloso, lo que obliga al vello a crecer hacia los lados debajo de la piel, en lugar de hacia arriba y hacia afuera. Otras veces, cortar el vello rizado de forma natural demasiado cerca de la piel hará que el extremo afilado del pelo perfore la piel y cause un vello encarnado.

Aunque algunas personas suelen ser más propensas que otras, los pelos encarnados pueden aparecer en cualquier momento. Además, son dolorosos, incómodos, antiestéticos y pueden tardar un tiempo en curarse. Por ello, es recomendable tomar medidas, tanto para prevenirlos como para tratarlos. Si sueles tener pelos encarnados, no te pierdas la siguiente guía para eliminarlos y para descubrir qué los causa y qué puedes hacer para evitar que aparezcan.

¿Qué son los pelos encarnados?

Los pelos encarnados es una condición en la que el vello se riza hacia atrás o crece hacia los lados dentro de la piel.

La afección es más frecuente entre las personas que tienen el cabello grueso o rizado. Por otro lado, puede estar acompañada de una infección del folículo piloso, aunque no siempre se da el caso.

Lo normal es que aparezca en zonas que se afeitan o depilan con frecuencia, como la barba, las piernas o la región púbica. Cualquier acción que provoque que el vello se rompa de manera irregular puede causar pelos encarnados. También aparecen por la falta de exfoliación natural en la piel.

Un vello encarnado produce una protuberancia roja e hinchada similar a un grano pequeño.

Algunas veces, un vello encarnado puede formar un quiste o pústula, que aparece cuando el bulto inicial se infecta. Además, pueden causar comezón e incomodidad, especialmente si tienes muchos.

¿Por qué salen los pelos encarnados?

Aunque algunas personas son más propensas que otras a desarrollar pelos encarnados, esta condición puede afectar a cualquiera, no solo a los que tienen el vello más grueso o rizado. Estas son algunas de las causas más comunes que los provocan:

La depilación

Los métodos de depilación que arrancan el vello de raíz, así como el uso de pinzas, pueden provocar pelos encarnados, ya que el revestimiento interior que guía el vello puede dañarse, por lo que el pelo nuevo que crece de esa misma raíz no encuentra la salida, y es probable que regrese a sí mismo y se convierta en un cabello encarnado.

El afeitado

A la hora del afeitado se pueden producir vellos encarnados por muchas razones: por no preparar la piel antes del afeitado, no emplear espuma o cremas, afeitarse con una cuchilla poco afilada.

Además, cuando te afeitas utilizas una cuchilla afilada que corta el vello muy cerca del folículo piloso y el pelo que vuelve a crecer puede tener un extremo más afilado y puntiagudo, lo que facilita que el vello pueda perforar la piel y volver al folículo cuando crece.

Tener el vello rizado o grueso

Es más probable que este tipo de cabello se vuelva a rizar debajo de la piel cuando sale del folículo piloso.

Por otro lado, si además sueles tener la piel muy seca y acumulación de piel muerta, el vello puede quedarse atrapado en el folículo piloso y crecer por debajo.

Presión o fricción

La ropa ajustada, las telas sintéticas o la ropa interior de poliéster pueden complicar esta afección. Esto puede ser un problema, especialmente en un área que sea vulnerable a los pelos encarnados. Lo ideal es usar ropa de algodón que sea transpirable y que no roce la piel.

¿Cómo quitar los pelos encarnados?

En la mayoría de los casos, el vello encarnado desaparecerá por sí solo, seguramente encontrará una manera de salir a través de la piel que lo ha estado bloqueando.

Lo mejor que puedes hacer mientras esperas a que esto ocurra es no rascar la piel ni afeitarte sobre la protuberancia, ya que existe el riesgo de infectar o empeorar el vello encarnado.

Ácido salicílico

Los pelos encarnados son bastante similares a los granos, especialmente cuando el vello encarnado está acompañado de pus. Por ello, muchas veces se recurre a la medicación que se toma para el acné.

Aplica peróxido de benzoilo o ácido salicílico varias veces al día durante unos días. Esta acción junto con la exfoliación diaria, muchas veces es más que suficiente para eliminar el vello encarnado, ya que la hinchazón se reducirá y dará al vello más espacio para crecer hacia afuera.

Jabón exfoliante con ácido salicílico poro… (72) 5,99 € Ver más OfertaZOWIX Serum Anti Acné con Acido Salicílico…. (56) 24,90 € 21,90 € Ver más Revitale Advanced Jabón para tratamiento… 8,49 € Ver más Ácido Glicólico Peeling Químico Profesional 30%… 27,95 € Ver más

Cremas con esteroides

Otra fórmula efectiva es aplicar una crema con esteroides en los vellos infectados. Si el pelo encarnado comienza a llenarse de pus blanco o amarillo, está infectado.

Ante esta situación, antes de eliminar el vello, debes tratar la infección. Para ello, aplica una pequeña cantidad de crema con esteroides en la parte superior de la piel infectada. La crema reducirá la hinchazón y ayudará a eliminar la infección.

Biteback Products ‘Sweet Relief’ TM Crema calmante… (3) 11,49 € Ver más Elave Intensive Cream Tube 125g 13,74 € Ver más Elave intensive Cream Pump 500ml 17,60 € Ver más MiBiome – Suspensión natural para tratamiento… 68,00 € Ver más

Exfoliación

Es conveniente exfoliar la zona dos veces al día para eliminar la piel que cubre el vello encarnado. Frota suavemente el vello encarnado con ayuda de un exfoliante de venta libre o con un guante exfoliante.

Esto ayudará a eliminar las células muertas de la piel, la suciedad y los aceites que puedan estar contribuyendo a atrapar el vello encarnado.

Oferta L’Oreal Paris Dermo Expertise Exfoliante Facial… (43) 9,90 € 7,25 € Ver más PraNaturals Exfoliante Corporal de Sal del Mar… (159) 11,99 € Ver más Jabón exfoliante con ácido salicílico poro… (72) 5,99 € Ver más Mascarilla Exfoliante Facial,Mascarillas… (187) 14,99 € Ver más

Aplicar paños húmedos

Coloca un paño tibio y húmedo en el área afectada durante unos minutos. Humedece una toallita con agua caliente, escúrrela y presiona contra el vello encarnado durante unos minutos.

Cuando la toallita se enfríe, pásala de nuevo por agua caliente. Esto ablandará la piel y hará que el vello encarnado salga a la superficie.

iRobot Braava Jet Paños de limpieza para barrer… (6) 9,19 € Ver más Logobeing Trapos de Fregar, 15Pcs Paños HúMedos… 13,99 € Ver más 4 x Swiffer paños húmedos limpia 12 27,35 € Ver más iRobot 4643570 Kit 2 Paños para la Limpieza de… 29,99 € Ver más

¿Cómo evitar los pelos encarnados?

Para prevenir el vello encarnado, prueba estos consejos cada vez que te afeites o te depiles:

  • todos los días, frota la piel con un movimiento circular, con la ayuda de un paño húmedo o un exfoliante para eliminar cualquier vello encarnado.
  • para afeitarte emplea una cuchilla de afeitar afilada o una navaja y de una sola hoja.
  • antes de empezar, humedece la piel con agua tibia y aplica un gel lubricante.
  • después, afeita en la misma dirección del crecimiento de vello. Lo ideal es que intentes dar pocas pasadas con la maquinilla de afeitar. Enjuaga la cuchilla con agua después de cada pasada.
  • si estás usando una afeitadora eléctrica, intenta que se quede ligeramente por encima de la superficie de la piel.
  • por último, aplica una toallita fría en la piel después de afeitarte para reducir la irritación.

También puedes probar otros métodos de depilación que son menos propensos a producir vello encarnado. Estos métodos incluyen cremas depilatorias que disuelven el vello y los métodos definitivos con láser o corriente eléctrica (electrólisis) para eliminar el folículo piloso.

Prevenir el vello encarnado es la mejor forma de evitar su desarrollo. Sin embargo, si llegan a aparecer, por lo general son inofensivos y a menudo desaparecen por sí solos.

Si eres propenso a desarrollar pelos encarnados con frecuencia, deberías consultar a tu médico las posibles estrategias para reducir la aparición de estas molestas afecciones cutáneas.

En la mayoría de los casos, unos pocos cambios en la rutina de cuidado de la piel pueden reducir significativamente la aparición de vello encarnado y la irritación relacionada. Por lo tanto, es recomendable que no te saltes los pasos mencionados a la hora de afeitar o depilar cualquier zona del cuerpo.

Pelos enquistados y cómo tratarlos  

Los pelos enquistados son una de las consecuencias más habituales, y desagradables, de la depilación. Aprender a tratarlos, y a prevenirlos, nos ayudará a mantener nuestra piel en las mejores condiciones posibles y, por supuesto, a evitar las molestias que generan en la mayoría de casos.

Algunos pelos no salen a través del folículo, como sería normal. Se quedan en el interior y provocan una infección. Si esta crece, puede acabar provocando un pequeño quiste. Tanto hombres como mujeres pueden padecer este problema, ya que surge sobre todo por usar métodos de depilación como las maquinillas de afeitar o la cera.

Pelos enquistados y cómo tratarlos

Eliminar los pelos enquistados en cualquier zona del cuerpo implica seguir un proceso sencillo que incluye los siguientes pasos:

• Una ducha caliente. El agua caliente abre los poros, relaja la piel y la hace más permeable. Por lo tanto, si la aplicamos sobre la zona donde tenemos un vello enquistado, conseguiremos preparar la epidermis para acabar con el problema más eficazmente.

• Exfoliación. Una exfoliación no agresiva nos ayudará a eliminar las células muertas de la piel y, por lo tanto, facilitará la eliminación del pelo enquistado.

• Aceites esenciales. Después de la ducha caliente y la exfoliación suave , es necesario aplicar un algodón absorbido en aceite esencial de hamamelis o árbol de té.

• Retirar el vello. Cuando veamos que el pelo se ha secado, cogeremos unas pinzas desinfectadas para extraerlo con cuidado y evitar una infección.

Finalmente, aplicaremos aceite de rosa mosqueta o aloe vera para ayudar a la cicatrización de la piel.

Prevenir los pelos enquistados

Si tomamos ciertas precauciones básicas en el cuidado de la piel y la depilación, conseguiremos reducir el riesgo de pelos enquistados.

Las maquinillas de afeitar rasuran el pelo y la cera debilita la raíz. Por lo tanto, en ambas circunstancias es posible que el vello no tenga la fuerza suficiente para atravesar la piel.

Si optamos por estos medios de depilación, es importante que preparemos la piel correctamente. Es decir, que la ablandemos con agua y jabón o espuma de afeitar.

También es indispensable una exfoliación semanal, que evita que los poros se queden taponados y, por lo tanto, el pelo no pueda salir fácilmente. Igualmente, nos ayudará dilatar los poros aplicando una toalla mojada y caliente en las piernas.

Por último, hay que tener en cuenta que el sudor favorece la aparición de pelos enquistados, por lo que es importante usar vaselina o polvos talco para prevenir la irritación de la piel en verano, o cuando hacemos deporte.

La depilación es una práctica más de nuestra rutina de belleza para lucir una piel libre de vello, suave y bonita. Sin embargo, algunos días después de depilarte puede que notes una pequeña y dolorosa inflamación: se trata nada más ni nada menos que de un vello enquistado. Algunos pelitos se quedan incrustados debajo de la piel y además de ser muy antiestéticos, pueden provocar infecciones. A continuación, te mostramos una serie de consejos para que consigas tratarlos de la mejor forma.

¿Por qué aparece el vello enquistado?

La aparición de este vello es un hecho natural del cuerpo humano. Normalmente, eliminamos el vello mediante cera, depilación láser o cuchilla. Hay veces que cuando el vello empieza a crecer, algunos pelitos en vez de salir a la superficie, se quedan atrapados debajo de la piel. Esta zona puede inflamarse y derivar en un quiste, o (como hemos dicho) en un vello enquistado.

¿Cómo se curan? Puede ser por medio de un dermatólogo, quien extraerá el pelo con la ayuda de una aguja esterilizada o mediante remedios naturales con los que (desde tu casa) mejorarás la piel y facilitarás su eliminación. ¡Son los siguientes!

Trucos para eliminar el vello enquistado

  1. Una ducha con agua caliente. Aunque ya hemos comentado muchas veces que el agua demasiado caliente no es del todo buena para nuestra piel, en este caso, ayuda a abrir los poros, a tonificar la piel y a relajar la capa de la epidermis, haciéndola más débil y permeable. De esta forma, se conseguirá más fácilmente que se elimine el vello enquistado.
  2. Exfóliate de forma suave. Como segundo paso te recomendamos que te exfolies el cuerpo para estimular la piel muerta. Deberás hacerlo de modo delicado, masajeando la zona a tratar. Puedes utilizar un guante o exfoliantes corporales. ¡A tu elección!
  3. Aplícate aceites esenciales. Después de ducharte y exfoliarte, deberás secarte bien la piel y ponerte en la zona alguno de estos dos aceites. Por una parte, el aceite de árbol de té es un muy buen antibacteriano natural, te ayuda a reducir la infección y a secar el granito inflamado para permitir que el cabello vuelva a salir. Bastará con la aplicación de una gotita y hacer un masaje con la ayuda de un bastoncillo. Además, existe otro aceite esencial de hamamelis que te irá muy bien. Es un gran aliado para reducir las inflamaciones y las infecciones. Cura el tejido eliminando las posibles infecciones donde exista sangre o pus. Como el anterior, deberás poner una o dos gotitas y masajear con un hisopo de algodón. ¡Verás como funciona!
  4. Sigue estos pasos para extraer el vello enquistado. Por último, te aconsejamos que NUNCA te quites el pelo con las manos. Debes utilizar unas pinzas afiladas y desinfectadas una vez que el granito esté seco después de haberle aplicado el aceite. Cuando veas bien el vello, cógelo con las pinzas con cuidado y extráelo. Para terminar, te aconsejamos que te pongas un poquito de aloe vera o aceite esencial de rosa mosqueta para que se cicatrice y evite posibles infecciones.

¡Ya lo sabes! Tratar un vello enquistado es así de sencillo. El truco para que no vuelvan a aparecer está en una buena exfoliación de la piel, tanto antes de la depilación como después de ella. Así, conseguirás eliminar la piel muerta y favorecer un crecimiento normal del vello.

otros productos recomendados

Valoración post

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Pelos Enquistados: cómo vivir con ellos

Decía mi abuela que ‘donde hay pelo, hay alegría‘. Debe ser que, afortunada ella, no luchaba como muchas de nosotras contra los dichosos pelos enquistados. Sí, esos que duelen, que se ponen rojitos y que en muchos casos nos dejan un recuerdo llamado cicatriz. Pero como somos muy molonas y estamos en todo, hoy queremos enseñaros nuestros truquis contra ellos; cómo vivir con ellos, evitarlos y tratarlos. Aunque como también decía mi abuela, ‘donde hay patrón, no manda marinero‘. Si ves que la cosa se complica no dudes en acudir al médico, ellos siempre te aconsejarán lo mejor.

Cuando hablamos de un pelo enquistado, nos referimos a aquel pelito que no es capaz de salir a la superficie, que se queda enroscadito en la piel y en muchos casos genera una infección.

Ahora bien, ¿por qué salen? En muchas ocasiones entra en juego la genética, pero factores como la piel grasa, la falta de exfoliación o la piel seca e incluso la fricción con la ropa, tienen mucho que ver.

Pelo normal vs Pelo enquistado

Cómo prevenirlos

  • Evita la depilación con cera o cualquier técnica que consista en arrancar el vello . La mejor opción es recurrir al láser, aunque también sabemos que es la más costosa
  • Hidrata bien tu piel, cuánto más dura y seca esté más le costará al pelo salir; pero ¡ojo! sin pasarse. Cuánto más grasa esté la piel tendremos más probabilidades de infección en los poros que se queden abiertos.
  • Incorpora la exfoliación a tu rutina diaria. Lo más sencillo es utilizar un guante de crin o una esponja vegetal cuando te duches. Hazlo delicadamente, a modo de masaje.
  • Evita utilizar ropa interior ajustada; sobretodo en el caso de las inglés que suele ser el más frecuente. El roce y la sudoración incentivan este tipo de infecciones. Lo mejor: las braguitas sin costuras; además, ¡son monísimas!
  • Si el problema normalmente es en los muslos debido al roce, los polvos talcos son una buena solución. Aplica un poquito antes de salir a caminar o hacer ejercicio.
  • En el caso de los hombres, lo mejor es afeitarse después de la ducha calentita. Esto hará que la piel esté más blandita y el poro más abierto. Este consejo sirve también para las chicas que se depilen con cuchilla.
  • Aunque sea obvio, la higiene es un factor súper importante para evitar la infección de los poros.

Cómo tratarlos

Si después de tener en cuenta todos estos consejos, los pelitos van a su bola y deciden enquistarse, ¡NO PROBLEM!

  • Nunca lo manipules con las manos. Utiliza guantes y gasas para evitar que aumente la infección.
  • Si no hay infección y vemos que el pelo asoma un poquito después de la exfoliación y de la ducha caliente podemos intentar extraerlo con unas pinzas previamente desinfectadas (puedes utilizar alcohol para curar heridas)
  • En el caso de que haya un poco de infección (solo un poco) lo mejor es recurrir a una crema antibiótica. A nosotras nos funciona muy bien el Bactroban; pero puedes preguntar en la farmacia y ellos te aconsejarán divinamente.
  • Si la infección es grave, no lo dudes, acude al médico y ponte en sus manos. Por muchos consejos que nosotras demos, nadie como ellos va a saber aconsejarte mejor.

Y, ¿después?

Utiliza una crema o aceite regenerador que contenga rosa mosqueta o aloe vera para eliminar las marquitas. Vuelve a tu rutina de prevención y no desesperes.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *