0

Cremas de calabaza

Tabla de contenidos

Receta de Crema de calabaza

Ingredientes (2 personas):

  • 1 rodaja de calabaza de 400 gr
  • 1 patata (200 gr)
  • 2 zanahorias
  • 1 puerro
  • 8 cucharadas de aceite de oliva
  • sal

Elaboración de la receta de Crema de calabaza:

Pon 5 vasos de agua a cocer en una cazuela.

Corta la rodaja de calabaza por la mitad, pélala y córtala primero en tiras y después en dados.

Retira la parte inferior y superior de las zanahorias, pélalas y córtalas en rodajas de 1 centímetro. Limpia el puerro reserva un trozo y corta el resto en rodajas.

Pela la patata y trocéala como para guisar.

Introduce todas las verduras en la cazuela, añade 2 cucharadas de aceite y sal (1/2 cucharadita) a tu gusto. Pon la tapa y deja cocer durante 20 minutos a fuego medio.

Tritura con la batidora eléctrica hasta que quede una crema homogénea. En el momento de servir, corta unas tiritas finas de puerro (reservado anteriormente) y espolvorea con ellas la superficie.

Consejo:

Los costrones de pan frito quedan muy bien con todas las cremas. El pan frito también se utiliza como base para diferentes tapas o pinchos.

Trucos:

Si por casualidad no encontraras o no te gustara la calabaza, puedes preparar esta crema con cualquier otra hortaliza que te guste. Te recomiendo la crema de calabacín. Y toma nota: si le añades un par de quesitos en porciones, quedará maravillosa.

Más recetas de crema de calabaza:

Crema de calabaza y brócoli
Crema de calabaza y crema de brócoli con aliño de maíz, una receta original y deliciosa elaborada por Karlos Arguiñano. También es apta para vegetarianos y veganos.

Crema de calabaza y boniato
El boniato es un alimento muy similar a la patata, aunque más dulce. Cada vez se consume más. Prueba a preparar esta crema de calabaza y boniato. Una combinación perfecta. Para acompañar, un poco de arroz salvaje.

Macarrones con crema de calabaza y queso
En esta ocasión, Karlos utiliza la crema de calabaza para una receta de macarrones. También añade queso. Una forma diferente de comer pasta. Un plato muy rico y fácil de hacer que tenéis que probar.

‹ › SaborGourmet.com

La crema de calabaza o sopa de calabaza, según el país donde te encuentres, es uno de los alimentos más tradicionales. Pueden comerlo los peques de la casa y, de hecho, es una de las primeras papillas caseras que los médicos recomiendan para bebés porque tiene un alto valor nutritivo y, además, es un alimento ligero.

Beneficios de la calabaza

La crema de calabaza es un gran alimento que ayuda a combatir ciertas enfermedades porque es rica en antioxidantes, y contiene grandes dosis de vitaminas como la vitamina C. De ahí que se trata de un alimento idea, tanto para quienes desean perder peso, como para personas en estado de carencia nutricional o que no pueden masticar bien, como para quienes desean mejorar su dieta añadiendo fibra.

Es muy baja en grasas, por eso decíamos que si deseas perder peso, consumir calabaza es una alternativa perfecta para adelgazar sin perder salud.

La crema de calabazas combate el estreñimiento por su elevado aporte en fibra. De esta manera, nuestro organismo se depura y se limpia de toxinas y otras impurezas. Consecuentemente de ingerir fibra, protege nuestros intestinos.

La calabaza es uno de los alimentos más ricos en potasio, vitamina A y C, calcio, zinc y ácido fólico. Por eso para los niños, los ancianos y enfermos, así como para las mujeres embarazadas la crema de calabaza debería estar más a menudo en su dieta.

Cómo hacer crema de calabaza y zanahoria

La calabaza tiene un delicioso sabor dulce y es muy suave por eso no es extraño que sea tan agradable para nuestro paladar. Ya sea para un almuerzo, para la cena o para un picoteo entre horas, la crema de calabaza es un manjar exquisito y saludable.

La crema de calabaza puedes prepararla de distinta forma, porque hay infinidad de recetas para darle un toque original cada vez que la prepares.

Calcula las cantidades en función del número de platos o comensales que vayas a tener. Una vez elaborada, la crema de calabaza puedes guardarla en el frigorífico y así tener siempre a mano un tentempié sano y casero.

Si añade queso o especias variadas tendrás un plato nuevo cada vez, para que no te aburras tomando crema de calabaza. Si no la has probado, no tardes porque es un alimento riquísimo en cuanto a sabor y en cuanto a propiedades para tu salud.

Crema de calabaza y zanahoria – Ingredientes

Los ingredientes básico a la hora de hacer la crema de calabaza son:

  • 300g de calabaza
  • 8 cucharaditas de aceite de oliva
  • 2 zanahorias
  • 1 patata o papa
  • 1 puerro
  • Puerro
  • Sal al gusto

Crema de calabaza y zanahoria – paso a paso

Los ingredientes los encuentras fácilmente en cualquier supermercado. Para preparar la crema empieza poniendo a calentar el agua mientras vas pelando la calabaza.

Corta la calabaza en cuadrados pequeños. Hazlo así porque es un alimento muy duro y que necesita mucho tiempo para cocerse, así que al cortarlo en trozos pequeños se hará mejor, si la dejas grande tardará horas y quedará dura.

Pela y corta también las zanahorias, las patatas y el puerro. Ve echando estos vegetales en la olla junto con aceite y sazona al gusto si quieres ahora o espera hasta el final. Deja cocer todo durante 25 minutos aproximadamente hasta que veas que alcanza una buena textura.

Cuando las verduras estén cocidas solo tendrás que pasarlo todo por el triturador y tendrás lista para servir tu crema de calabaza.

Cómo hacer crema de calabaza

A la hora de preparar una crema de calabaza es importante tener en cuenta que ésta suele ofrecer un sabor dulce, suave pero que puede ser más bien dulce, por lo que es fundamental tenerlo en cuenta para poder acompañarlo con otros ingredientes que puedan intensificar o contrarrestar su sabor en función de nuestros gustos.

En este sentido, os queremos proponer una crema de calabaza muy sencilla de preparar pero con un punto de sabor diferente, con un toque de sabrosura que se lo aporta la cebolla bien pochadita (sin llegar a quemarse) y el ajo. Con esta crema tendréis una receta completamente diferente a la crema de calabaza y zanahoria que os proponíamos anteriormente.

Crema de calabaza: Ingredientes

  • Una calabaza mediana
  • Una cebolla
  • Dos dientes de ajo
  • Aceite
  • 200 ml Leche
  • Especias: sal, pimienta, nuez moscada, perejil

Crema de calabaza Paso a paso

Para poder ver el paso a paso os recomendamos pinchar aquí “Crema de calabaza” donde podréis ver cómo lo hacemos en casa de forma sencilla, con un aroma estupendo y un sabor que invita a no dejar nada en el plato.

Crema de calabazas light

Si quieres disfrutar de este excelente plato pero con menos menos calorías entonces prepara la crema de calabaza ligth.

La crema de calabaza es un plato perfecto si quieres reducir el número de calorías de tu dieta llevando una dieta equilibrada y completa, porque además es un vegetal saciante. Y con el queso tu estómago quedará más lleno y tu paladar más feliz.

Es un plato nutritivo que puedes tomar incluso como entrante, en lugar de tomar sopa cuando organices un evento o cena en casa. Si eres adicto a tomar algún alimento caliente y, sobre todo, en el frío invierno, la crema de calabaza es un buen recurso.

Por otro lado, no olvides que con la calabaza estás ingiriendo vitaminas, minerales y fibra. Se trata de poner a trabajar tu imaginación y buscar recetas variadas en las que puedas incluir esta crema. Acompaña con ella platos de carne, de pescado o incluso unos huevos revueltos o tortilla. Recibirás con ella nutrientes pero no grasa.

Cómo hacer crema de calabazas light – Ingredientes

Los ingredientes son similares a la crema de calabaza tradicional. Para preparar nuestra crema de calabaza light usaremos:

  • una cebolla grande,
  • 2 zanahorias medianas,
  • medio puerro,
  • sal,
  • pimienta
  • Aceite de oliva virgen

Lo que haremos será prescindir de la patata y sustituir el queso por crema de queso light.

Cómo hacer crema de calabazas light – paso a paso

Se prepara igual que la receta anterior de crema de calabaza tradicional. Lo primero que hacemos es ir colocando a hervir agua y cortando en dados cada una de las verduras previamente lavadas.

Coloca en una sartén la cebolla y el puerro y sofríelos en aceite de oliva hasta que estén dorados. Si quieres puedes sazonar ya o esperar. Vamos cociendo mientras las zanahorias y las calabazas en agua hirviendo. Salpimenta si quieres.

Finalmente pasamos todos los ingredientes ya cocidos en una batidora eléctrica.

Cuando ya esté todo hecho puré entonces emplata y completa tu pedazo de receta con queso cremoso light que le dará un toque personal, un aporte extra de calcio y un sabor maravilloso.

Crema de calabaza con Thermomix

Para muchas personas, un robot de cocina como la Thermomix es la solución perfecta para poder tener una dieta alimenticia sana y variada. Eso sí, es importante saber qué cantidades, ingredientes y programas utilizar para conseguir no sólo el mejor sabor si no también la textura.

La receta que os vamos a proponer es muy sencilla de preparar en casa y no requiere, como ya sabéis lo que tenéis Thermomix, de tener una gran experiencia en la cocina.

Crema de calabaza con Thermomix: Ingredientes

  • 500 gr de calabaza (sin la cáscara, y cortada en trozos)
  • 1 cebolla (también cortada en trozos)
  • 1 patata
  • 1 diente de ajo
  • 30 ml de aceite de oliva
  • 300 ml de agua
  • 100 ml de nata líquida
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta blanca
  • queso rallado o quesitos tipo triangulito
  • podéis usar crutones o cuadraditos de pan tostado para decorar

Crema de calabaza con Thermomix Paso a paso

A pesar de que la preparación es muy sencilla, es importante que sigáis el paso a paso para poder tener un buen resultado. En esta receta “Crema de calabaza con Thermomix” os contamos todo el paso a paso para que no haya error y disfrutéis de una crema de calabaza estupenda.

Otras recetas que te pueden resultar interesantes son:

  • Cómo hacer sopa de tomate
  • Cómo hacer Berenjena con miel

Cómo hacer crema de calabazas – Ingredientes y pasos 5

  • Preparación: 5 min
  • Cocción: 30 min
  • Total: 35 min
  • Comensales: 6 – 8
  • Calorías: 45
  • Tipo de comida: Principal

No hay cosa que siente mejor en invierno que un rico puré o crema de calabaza. Y si es una receta de crema de calabaza fácil y rápida mucho mejor. Esto es justo lo que conseguimos con esta receta, hacer un puré de calabaza de la manera más sencilla y que quede riquísimo.

Ingredientes (6-8 raciones)

  • Calabaza, 1
  • Patata, 1
  • Zanahoria, 1
  • Cebolla, 1/2
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • Aceite de oliva virgen extra

Receta de crema de calabaza fácil

Lo primero será pelar la calabaza, patata y cebolla. Por vagueza tendemos a comprar la calabaza pelada y cortada ya en trozos, pero pelar una calabaza es mucho más fácil de lo que parece. Lo mejor es cortarla en rodajas de unos 3-4 centímetros y con un cuchillo pelar por fuera y por dentro para sacar las pepitas. Lleva algo más de trabajo pero es más barato que comprar la calabaza preparada. Además conserva mejor el sabor y las propiedades nutricionales porque evitamos la oxidación.

2: Sofreímos las verduras

Una vez peladas las verduras tenemos que cortarlas todas más o menos en cortes de 2 x 2 centímetros. No hace falta exactitud quirúrgica, pero que quede lo más regular posible sin tirarnos 3 horas midiendo con láser el tamaño del corte.

Calentamos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y a fuego medio-alto sofreímos las verduras con una pizca de sal, pimienta y nuez moscada durante unos 10 minutos. ¿Cómo sabemos que ya están? Cuando tengan una pinta como las de la foto anterior.

3: Cocemos las verduras

Una vez sofreídas las verduras añadimos agua para tapar completamente, que nos sobren 3-5 centímetros. Sin miedo, todo el líquido que sobre luego será un estupendo caldo de verduras. Estarán unos 20 minutos cociendo. Posiblemente con 15 ya esté listo, así que puedes ir echando un ojo y si al pinchar con un tenedor están blandas podemos quitarlas ya del fuego.

4: Batimos las verduras

Colamos el líquido sobrante y lo reservamos para el puré y para caldo de verduras. Añadimos 1 vaso de caldo a las verduras y batimos. Si es demasiado espeso tenemos que ir añadiendo más caldo hasta obtener la textura que más nos guste. Es importante empezar poco a poco porque si te pasas y queda muy líquido no hay vuelta atrás.

El líquido que sobra es un riquísimo caldo de verduras, aprovéchalo y úsalo para otras recetas. Lo más fácil es cocer unos fideos en él, sale una sopa riquísima, pero si te animas puedes probar a hacer nuestra auténtica receta de ramen japonés sustituyendo el caldo de pollo por este de verduras. El resultado es buenísimo, algo más dulce, pero sale muy rico.

Puré de calabaza rico, fácil y sano

Cocinillas

Ahora que es temporada y hay calabaza por todas partes tenemos que aprovechar y hacer este riquísimo puré de calabaza. Además ya habéis visto lo fácil que es de hacer. Además es un plato muy sano que gustará a todos los de la casa. Si acostumbras desde pequeños a tus hijos a esta delicia van a pedirte por favor el puré.

Hedonistagram

No importa si nos dan calabazas, porque, como veremos a continuación, esta humilde hortaliza cucurbitácea nos aporta muchos beneficios gracias a sus propiedades nutritivas y medicinales, y nos nutre de vitaminas, antioxidantes y minerales esenciales como fósforo, magnesio, hierro, potasio, zinc y cobre, entre otros. Nos aporta el 35% de betacaroteno o provitamina A de la cantidad diaria recomendada, el 15% de vitamina C y el 10% de vitamina E. Nos proporciona también vitaminas del grupo B, como el ácido fólico, y B1, B2, B3 y B6 para nuestro sistema nervioso.

– Sistema nervioso

Todas estas vitaminas del grupo B, junto con el magnesio que también contienen las calabazas, funcionan como un potente antidepresivo. Además, nos aportan L-triptófano, un antidepresivo natural que aumentará nuestra serotonina, y, por tanto, dormiremos mejor y mitigaremos nuestra ansiedad y nuestro estrés.

– Sistema digestivo

Todos los alimentos de color naranja son excelentes para el aparato digestivo. En concreto, la calabaza gracias a su fibra y a su alto contenido en agua, nos ayudará contra el estreñimiento. Es un alimento vermífugo, y combatirá parásitos intestinales. Ayuda a limpiar el colon de toxinas y resulta muy útil en el tratamiento del síndrome del colon irritable. También alivia molestias de gastritis y gastroenteritis. Además, la calabaza nos ayuda a adelgazar y a eliminar grasa corporal y retención de líquidos. Es baja en calorías (unas 25 por cada 100 gramos), y saciante. Sus hidratos de absorción lenta nos ayudan a mantener estables nuestros niveles de azúcar en sangre. Es todo un bálsamo digestivo gracias a su poder anti-inflamatorio del intestino. Diurética y laxante, no puede faltarnos en nuestra dieta de otoño. Recordemos que uno de los órganos relacionados con esta estación, según la Medicina Tradicional China, es el intestino grueso, junto con el pulmón.

– Sistema urinario

Ya hemos mencionado su poder diurético contra la retención de líquidos, gracias al potasio que nos aporta. La cucurbitita mejora el funcionamiento de la vejiga y favorece la salud renal y ayuda a prevenir cálculos renales.

– Corazón

Por su aporte de magnesio, vitaminas A y C y carotenos, favorece la salud del aparato circulatorio y previene enfermedades del corazón y la aterosclerosis. El ácido fólico además de beneficiar a nuestro sistema nervioso, protege nuestro corazón al neutralizar la homocisteína, cuyos niveles elevados pueden ser responsables de ataques cardiacos; y sus fitoesteroles ayudan a reducir los niveles de colesterol LDL.

– Cáncer

Puede brindar protección contra ciertos tipos de cánceres. El licopeno protege nuestros pulmones, estómago, vejiga y cuello de útero; y previene también inflamaciones de próstata.

– Piel

Las calabazas son una gran ayuda para mantenernos joviales, tanto por dentro como por fuera. Es un alimento lleno de antioxidantes que lucharan contra nuestros radicales libres: alfacarotenos y betacarotenos -que se transformaran en vitamina A- y vitamina C. Su pulpa resulta muy beneficiosa ante quemaduiras y escozores.

– Visión y audición

Nombramos de nuevo a los betacarotenos, esenciales para la vista y para nuestra salud ocular; previenen cataratas y pérdida de visión por degeneración de la retina. No pueden faltar en las dietas de estudiantes y de toda persona que trabaje frente a pantallas del ordenador. También previene la sordera, gracias a sus carotenos y su vitamina A.

Cómo consumirla

Podemos beneficiarnos de todo ello tomando tanto la pipas de calabaza como la pulpa. Las pipas solas o con ensaladas, mueslis, copos de maíz, con frutas frescas o frutos secos, o en barritas de cereales; y la pulpa en cremas y sopas, al horno para realzar su dulzor, o acompañando a cereales integrales como mijo, amaranto o arroz –con almendras y piñones, ideal para días otoñales-. Una crema de calabaza para cenar, nos ayudará a dormir mejor. También en repostería, como el famoso pastel de calabaza que no habráfaltado en la mesa del Día de Acción de Gracias del pasado jueves de noviembre, y en tantos postres con cabello de ángel. También puede consumirse cruda, simplemente rallada e incorporada a ensaladas, o en zumos y batidos que ayudarán a nuestro tracto digestivo y a limpiar nuestros riñones.

De cualquier manera, la calabaza es una de las reinas de nuestras huertas y de nuestras mesas en esta época del año. Desde la receta de puré de calabaza de toda la vida, con un sofrito de ajo y cebolla, y puerro y calabaza, o las cremas de calabaza con lentejas, hasta las cremas de esta hortaliza con jengibre y canela, que además de exquisita resulta muy energética para estos días en que ya comienza a hacer frío, o las cremas de la cocina tailandesa de calabaza con leche de coco. Incluimos, a continuación, nuestra receta favorita de esta crema thai, para la que sólo se necesitan 400 gramos de calabaza, 4 zanahorias medianas, un poco de jengibre fresco, un vaso de leche de coco, una cebolla, un diente de ajo, y si quieres una consistencia más ligera, un vaso de caldo vegetal. En aceite caliente, coloca la cebolla picada junto con el jengibre en un wok o en una sartén honda, y deja que el aroma despierte tus sentidos. Añade una pizca de sal marina, la leche de coco y el ajo picado. Deja que hierva y añade las zanahorias y la calabaza cortadas en dados, y el caldo vegetal, si quieres, y deja cocinar a fuego medio durante 15 minutos. Después solo te falta batir y a continuación disfrutar, mientras todo tu organismo se beneficia de la humilde calabaza.

Aunque se sirve tanto fría como caliente y está presente en muchas cocinas del mundo, ahora que el calendario marca el inicio del otoño y las calabazas abundan, es un buen momento para preparar una crema de calabaza, ya sea para servir como entrante o como plato principal de una cena ligera.

La receta que te proponemos no lleva ni leche, ni nata, pero si quieres aportarle un punto extra de cremosidad puedes añadir al final de la cocción un poco de nata, leche o queso.

Ficha técnica

Dificultad: baja

Tiempo: 45 minutos

Raciones: 6

Aporte calórico: 210 kcal

Ingredientes

>500 gramos de calabaza

>1 patata grande

>1 cebolla

>2 zanahorias

>1 puerro

>1 litro de caldo de verduras o agua

>Aceite de Oliva Virgen

>Sal y pimienta

>1 cucharada de nuez moscada

Elaboración

1. Cortamos las verduras en trozos pequeños.

2. En una olla calentamos el aceite de oliva, y pochamos la cebolla sin que llegue a dorarse.

3. A continuación, rehogamos el resto de verduras unos minutos.

4. Añadimos el caldo o el agua, salpimentamos al gusto y lo dejamos cocer durante 30 minutos a fuego medio.

5. Sazonamos con la nuez moscada.

6. Batimos las verduras hasta conseguir la textura deseada.

  • Cocina: 40 minutos
  • Cocina: 30 minutos
  • Raciones: 6 raciones
  • Dificultad: Fácil

Es una de esas cremas imprescindibles en mi casa. Me encantan las cremas de verduras y la de calabaza y zanahorias especialmente. Llena de propiedades nutricionales.

Una receta muy sencilla, económica y perfecta como entrante. Una forma de comer verduras, tan importantes en nuestra dieta. Las propiedades de la calabaza y de las zanahorias son muchas: antioxidantes, ricas en vitaminas y fibra.

Ingredientes para la crema de calabaza y zanahorias

Esta crema caliente es perfecta para los días de invierno y en verano bien fría es igual de reponedora.

Os dejo la receta de la crema de calabaza y zanahorias:

Ingredientes:

1 Calabaza mediana

3 Zanahorias

1 Patata

2 Puerros

1 Cebolla

2 Dientes de ajo

Caldo de pollo

Nata líquida

Aceite de Oliva

Sal

Pimienta negra

Pochamos los puerros, la cebolla y los dientes de ajoAñado la calabaza y las zanahorias

Elaboración:

En una olla con un chorro de aceite de oliva pochamos los puerros, la cebolla y los dientes de ajo.

Pelamos y le quitamos las pipas a la calabaza, necesitaras un buen cuchillo, ya que tiene una piel muy dura. En algunos establecimientos la puedes encontrar sin piel, ni pipas.

Cortamos la calabaza en pequeños trozos y la añadimos a la olla junto con las zanahorias. Damos unas vueltas para que se mezclen bien todos los sabores. Colocamos la patata, el caldo de pollo, sal y pimienta negra.

Lo dejamos a fuego medio unos 25-30 minutos. Cuando las verduras están blandas, las pasamos por la batidora (a mí, me gusta muy pasada, sin grumos y a veces utilizo también el pasa puré para darle una textura suave).

Caldo de polloLa batidoraCrema de calabaza y zanahorias

Añado un chorro de nata líquida y ya tenemos nuestra crema de calabaza y zanahorias.

Receta de verduras: Crema de calabaza y zanahorias

Podéis acompañarla de unos picatostes, unos hilos de puerro tostados, un chorro de aceite de oliva, de lo que más os guste. A disfrutarla!!

Crema de calabaza, receta casera

La crema de calabaza es la reina de todas las cremas en nuestra casa, la favorita de mayores y de pequeños, nos gusta fría en verano y caliente en invierno, de primer plato a la hora de comer y como plato único para cenar.

Esta crema de calabaza además de exquisita es muy ligera, por lo que es apta para cuidar la línea. Os dejamos con la receta explicada paso a paso.

Crema de calabaza

Ingredientes

  • 750 g de calabaza (ya limpia)
  • 1 patata
  • 1 cebolla
  • 4 quesitos desnatados
  • 1 pizca de sal
  • Pimienta negra

Cómo hacer crema de calabaza paso a paso

Pelamos la cebolla y cortamos en Juliana. Pelamos la patata y cortamos en trozos. A la calabaza le quitamos la piel y la parte del centro con hebras y semillas y la cortamos en cubos pequeños. Ponemos en una olla dos o tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra y pochamos a fuego suave la cebolla. Cuando comience a dorarse, añadimos la calabaza y la patata, rehogamos un par de minutos y añadimos el agua. Dejamos cocer unos 20 minutos.

Pasado este tiempo, incorporamos los quesitos y trituramos muy bien con la batidora. Y ya tenemos lista para servir esta deliciosa Crema de calabaza.

Si te has quedado con ganas de probar más opciones de cremas con calabaza no te pierdas estas otras recetas:

Crema de calabaza y parmesano

Esta sabrosa crema de calabaza y parmesano es perfecta para comer durante el invierno. Su sabor y su calor son reconfortantes. ¡Veréis que se transforma en una receta habitual en casa!

Ver la receta de crema de calabaza y parmesano

Crema de calabaza y manzana

Las manzanas unidas a suave sabor de la calabaza le dan un sabor inigualable a esta crema. Veréis cómo esta crema de calabaza y manzana con un toque especial enamora a los más pequeños.

Ver la receta de crema de calabaza y manzana

¡Qué pinta tiene esta crema de calabaza! Además de calabaza, lleva puerro, cebolla, patata e incluso leche, así que como veis se trata de una receta muy nutritiva.

¿Lo mejor? Al preparar la crema de calabaza con Thermomix, se transforma en una ¡comida rápida y deliciosa!

Ver la receta de crema de calabaza Thermomix

Puré de calabaza

El puré de calabaza puede ser un excelente acompañamiento para salir de las clásicas patatas fritas y puede, incluso, comerse como primer plato. ¡Vosotros elegís!

En este caso, os traemos una receta que incluye calabaza, cebolleta, leche, huevo y harina. ¡Un plato sustancioso y riquísimo!

Ver la receta de puré de calabaza

Consejos para hacer una crema de calabaza deliciosa

Podéis sustituir la cebolla por cebolleta o puerro, eso sí, cualquiera de los tres productos que utilicéis os aconsejamos que los cocinéis a fuego suave para que queden muy suaves.

Los quesitos que utilizamos son quesitos en porciones desnatados. Si no os gusta el queso, no os preocupéis porque no aportan mucho sabor pero si consiguen que la textura de la crema sea muy delicada. De todas formas, podéis sustituirlos por un poco de crema líquida o nata.

Podéis darle vuestro propio toque personal añadiéndole un poco de curry, de comino, de jengibre o incluso unas cayenas o una guindilla.

A la hora de servir la crema podéis añadir un chorreón de aceite de oliva virgen extra por encima y si queréis, un poco de pimienta negra recién molida. También podéis añadirle un toque crujiente con unos daditos de pan tostados o unos frutos secos, de hecho unas pipas de calabaza garrapiñadas le van de lujo.

Otras recetas de crema con calabaza

¿Sabías que la calabaza tiene un alto contenido de beta-carotenos que la convierten en un alimento perfecto para los niños y embarazadas? Además, tiene un efecto ligeramente laxante por la cantidad de fibra presente en ella, ayudando así a los peques a mejorar su tránsito intestinal. Puedes descubrir más sobre sus propiedades aquí.

La receta de crema de calabaza con quesitos es probablemente una de las más sencillas, pero esta hortaliza es tan versátil que os permite diferentes recetas combinando muchos ingredientes, por ejemplo aquí podéis ver 10 recetas distintas: con zanahoria, naranja, coco y curry…

Otras recetas con calabaza

La calabaza es de sabor suave y dulce por lo que a los peques de la casa suele gustarles bastante, además queda bien tanto en platos salados como la lasaña de pollo y calabaza o en dulces:

  • Bizcocho de calabaza
  • Pastel de calabaza
  • Tarta de calabaza

También os recomendamos que probéis a usar la calabaza en otro tipo de recetas: bizcochos, tartas, mermelada… >> Ver recetas con calabaza

Cada año por estas fechas, encontramos la calabaza en los mercados en su mejor momento y somos muchos los que aprovechamos para preparar bizcochos, tartas y otras recetas dulces, y por supuesto para preparar platos de cuchara con este ingrediente. Por eso hemos recopilado siete originales cremas de calabaza con un toque especial, para aprovechar un ingrediente que está en plena temporada, de forma que las tengáis a mano cuando queráis prepararlas en casa.

Todas tienen en común el estar preparadas con algún toque especial en sus ingredientes que le da el matiz perfecto para disfrutarla, ya sea sola o con su guarnición o complemento especial. Así estamos usando esta cucurbitácea como ingrediente básico, que se completa e integra perfectamente con el resto de productos utilizados en la receta.

Crema de calabazas con toque anisado

Esta crema de calabaza, zanahoria y patata resulta muy reconfortante, gracias al toque anisado de anís estrellado e hinojo y a una cobertura a base de tropezones de pollo y cebolla frita crujiente para obtener un plato lleno de matices y contrastes.

  • Ingredientes para 4 raciones: 500 gr de calabaza, 2 patatas, 4 zanahorias, 1 trozo de hinojo, anis estrellado, 400 ml de caldo de verduras, 20 ml de nata líquida, cebolla frita crujiente y pechuga de pollo cocida.
  • Elaboración: Comenzamos preparando la calabaza, que asamos con su piel metiéndola en uno o varios paquetes de papel aluminio. En cada paquete introducimos una estrella de anís que aportará un sabor sutil pero muy interesante a la calabaza. La dejamos en el horno a 190 durante 30 minutos. Pelamos la calabaza una vez asada y la picamos en trocitos. Hacemos lo mismo con el hinojo, las zanahorias y las patatas, cosa que podemos hacer con ayuda de un robot de cocina. Una vez triturados los ingredientes, añadimos el caldo y dejamos que se cocine a fuego lento durante unos 25 minutos. Una vez haya cocido, trituramos la crema con una batidora y la pasamos por un chino para dejarla con una textura perfecta. Si utilizáis una Thermomix o un robot similar, podéis preparar la crema en velocidad 3 o 4 durante 30 minutos a temperatura 90º y después triturarla con la función turbo o velocidad 10 para que quede bien cremosa. Terminada la crema, añadimos la nata líquida, damos un hervor final y servimos bien caliente con unos croutons o con unos tropezones de aprovechamiento, como estos copos de cebolla frita y un trozo de pechuga de pollo cocida que corté en trocitos.

Enlace | Crema anisada de calabaza asada, zanahoria y patata

Crema de calabaza a la sidra con rúcula y avellanas

El toque especial en esta receta lo aporta la sidra. La manzana combina muy bien con la calabaza y el topping de avellanas y rúcula aporta los contrastes perfectos para la degustación. No dejéis de probarla.

  • Ingredientes para cuatro-seis personas: 700 g de calabaza pelada y sin semillas, 1 cebolla dulce, 1 trocito de jengibre fresco, 1 nabo o 1 patata mediana, 350 ml de sidra, 300-400 ml de caldo de verduras o agua, 1 hoja de laurel, 50 g de brotes de rúcula, 1 puñado de avellanas, cúrcuma molida, comino molido, pimienta negra, sal y aceite de oliva virgen extra.
  • Elaboración: Pelamos y picamos la cebolla dulce. Troceamos la calabaza y el nabo o patata pelados en cubos. Calentamos un poco de aceite de oliva en una olla o cazuela y pochamos la cebolla a fuego medio unos minutos. Añadimos el jengibre pelado y picado y damos unas vueltas. Agregamos la calabaza y el nabo o patata, salpimentamos ligeramente y sazonamos con comino y cúrcuma. Cubrimos con la sidra, dejamos cocer 3 minutos y añadimos el caldo. Echamos la hoja de laurel, llevamos a ebullición, tapamos y dejamos cocer a fuego medio-bajo durante unos 20 minutos. Retiramos el laurel y trituramos con una batidora ajustando el nivel de líquido al gusto. Corregimos de sal y damos otro golpe de pimienta negra. Pelamos unas avellanas, tostamos ligeramente en una sartén sin engrasar y picamos groseramente. Servimos la crema de calabaza a la sidra en cuencos individuales y acompañamos de los brotes de rúcula y las avellanas para que cada comensal se sirva a su gusto.

Enlace | Crema de calabaza a la sidra con rúcula y avellanas

Crema de calabaza con brochetas de pulpo a la brasa

Esta receta la podéis hacer con cualquier crema de calabaza de vuestro agrado, rematándola con unas pequeñas brochetas de pulpo. Sirviéndola en vasos de chupito, es excelente para entonar el cuerpo a la hora del aperitivo o para servirla como entrante seguida de un plato de pescado.

  • Ingredientes para 4 personas: 200g de calabaza, 2 patatas, 2 zanahorias, 1 cebolla, hinojo, pulpo cocido, pimentón de la Vera, aceite de oliva virgen extra y nata líquda
  • Elaboración: El día anterior, congelamos el pulpo para que así esté bien tierno cuando lo vayamos a preparar. Lo congelamos la víspera y lo descongelamos lentamente y lo cocemos en agua caliente con sal y unas hojas de laurel. Después lo escurrimos y lo reservamos ya cocido. Para hacer la crema de calabaza, cortamos la calabaza y dos patatas en trozos y los asamos en el horno envueltos en papel aluminio. Luego los pelamos y reservamos mientras preparamos la base de cebolla e hinojo. Para ello, picamos una cebolla y la salteamos en la sartén junto a un trozo de hinojo picado. Cuando esté todo bien pochado, añadimos a la sartén los trozos de calabaza y patata asados, damos una vuelta y trituramos añadiendo un poco de nata líquida para llegar a la textura cremosa que nos guste. En el momento de servir, repartimos la crema de calabaza en vasos de chupito. Salteamos en una sartén los trozos de pulpo -yo prefiero hacerlo pata por pata y cortar después- y espolvoreamos escamas de sal y con pimentón de la Vera picante o agridulce. Después los cortamos en rodajas con unas tijeras, los ensartamos de tres en tres y los servimos sobre los chupitos de crema de calabaza.

Enlace | Chupitos de crema de calabaza con pulpo a la brasa

Crema de calabaza y manzana con miso: receta con y sin Magimix Cook Expert

La mezcla de calabaza y manzana resulta perfecta con el toque ácido y dulce y la aportación del miso le da una elegancia especial que notaréis en cada cucharada. Ideal para una cena ligera, nos encanta esta receta de Liliana.

  • Ingredientes para 4 personas: Calabaza tipo cacahuete, pelada sin semillas, 700 g, Verduras variadas (puerro, col, cebolleta, zanahoria, apio…), 150 g, Manzana (alguna variedad ácida), 1, Caldo de verduras o agua, 600 ml, Tomate triturado, 100 ml, Cilantro en grano, 5 g, Semillas de mostaza, 5 g, Tomillo seco, 2 g, Miso, 15 ml, Nata líquida para cocinar al gusto (opcional), Semillas de mostaza negra para servir (opcional), Huevas servir (opcional), Cilantro fresco o perejil, Pimienta negra molida, Sal, Aceite de oliva virgen extra
  • Elaboración con robot Magimix Cook Expert: Preparar la calabaza pelándola y retirando las semillas, troceándola hasta obtener unos 650-750 g, aproximadamente. Pelar y picar también las demás verduras; podemos aprovechar para dar salida a restos de la nevera. Zanahoria, apio, puerro o cebolleta y alguna col siempre van bien con la calabaza. Pelar, descorazonar y trocear la manzana. Introducir en la olla las verduras picadas, la manzana, la calabaza, el tomate y las semillas. Salpimentar, echar un chorrito de aceite de oliva virgen extra y cerrar. Programar SOPA CREMOSA. Cuando el programa haya terminado de triturar la crema, comprobar el punto de la textura y añadir un poco de nata o leche si se desea. Agregar entonces el miso, tapar y programar EXPERTO, 1 minuto/velocidad 12/0 ºC (sin calentar), para incorporarlo bien. Servir con una cucharada de huevas o sucedáneo de caviar, semillas de mostaza negra o sésamo y algunas hierbas frescas picadas.
  • Elaboración tradicional: Preparar de la misma manera todos los ingredientes. Pochar unos minutos las verduras menos la calabaza en una olla o cazuela con un poco de aceite de oliva. Añadir la manzana, la calabaza troceada, el tomate y las semillas. Salpimentar y cocinar a fuego fuerte un par de minutos removiendo bien, cubrir con el caldo, llevar a ebullición, tapar y bajar el fuego. Cocinar durante unos 30 minutos, hasta que la calabaza esté muy tierna. Triturar con ayuda de una batidora o procesador de alimentos y comprobar la textura, añadiendo más caldo, agua o nata al gusto. Agregar el miso y triturar bien fuera del fuego con cuidado, hasta incorporarlo de forma homogénea. Servir con una cucharada de huevas o sucedáneo de caviar, semillas de mostaza negra o sésamo y algunas hierbas frescas picadas, cilantro o perejil.

Enlace | Crema de calabaza y manzana con miso

Crema de calabaza al eneldo

El uso de hierbas aromáticas resulta muy agradecido al hacer sopas y cremas. En este caso, el toque especial lo aporta el uso del eneldo, una aromática que frecuentemente usamos para recetas con salmón y que aquí funciona estupendamente.

  • Ingredientes para 4 raciones: 500 g de calabaza, un manojo de eneldo y 400-500 ml de caldo de verduras.
  • Elaboración: Pelamos la calabaza, retiramos las pipas y los bigotes que tiene en su interior y la cortamos en pedazos de igual tamaño para que la cocción sea homogénea. Pesamos y utilizamos 500 gramos. La colocamos en una cacerola amplia y colocamos sobre ella el eneldo, sin los tallos (que desechamos). Regamos con caldo de verduras y llevamos a ebullición el conjunto. Cuando arranque el hervor, bajamos el fuego y cocemos a temperatura suave durante, aproximadamente, 20 minutos. El tiempo dependerá del tamaño de los trozos de calabaza. Si tenemos prisa, los cortamos más pequeños y se cocerán antes. Si nuestro caldo de verduras no está condimentado, será necesario salpimentar la crema en condiciones. De lo contrario, solo necesitaremos ajustarla ligeramente. Probamos primero para asegurarnos de no pasarnos con el punto. Cuando la calabaza está tierna, la trituramos y servimos inmediatamente.

Enlace | Crema de calabaza al eneldo

Crema de calabaza con puntas de espárragos crujientes

En esta ocasión hemos tomado una receta de Vitónica que nos encanta por el toque de contraste de las puntas de espárragos trigueros, que aportan un crujiente y sabor ligeramente amargo que va muy bien con el dulzor de la calabaza.

  • Ingredientes para 4 personas: Calabaza pelada, 800 g, Dientes de ajo, 1 Cebolla dulce, 1, Puerro, 1, Caldo de verduras o de pollo, 500 ml, Miso (opcional), 15 ml, espárragos verdes finos, 15, Huevas de pescado al gusto (salmón, mújol, sucedáneo…), Cúrcuma molida o fresca al gusto, Pimienta negra, Sal, Aceite de oliva virgen extra, Cebollino
  • Elaboración: Pelar la calabaza y retirar las semillas. Cortar en cubos y pesar para separar los 800 g que necesitamos. También se puede completar el peso con una patata pequeña o zanahoria. Picar la cebolla y el diente de ajo, cortar el puerro lavado en rodajas. Calentar un poco de aceite de oliva en una olla grande y añadir la cebolla con una pizca de sal. Cocinar a fuego suave hasta que esté tierna y transparente. Añadir el ajo y remover bien para que suelte su aroma sin quemarse. Incorporar el puerro y sofreír el conjunto un par de minutos. Agregar la calabaza con cúrcuma al gusto (si usamos), salpimentar y cubrir con el caldo. Llevar a ebullición, tapar y bajar el fuego. Cocinar durante unos 30 minuto, o hasta que la calabaza esté muy tierna. Añadir el miso, y triturar muy bien. Lavar los espárragos y separar las puntas. Saltear en una plancha con una pizca de sal a fuego fuerte, brevemente, dejándolas bien crujientes sin quemarse. Servir la crema de calabaza con las puntas crujientes, añadir unas huevas de pescado al gusto (o sucedáneo de caviar vegetal). Agregar pimienta molida y cebollino lavado bien picado.

Enlace | Crema de calabaza con puntas de espárragos crujientes

Crema de calabaza y jengibre

Nuestros compañeros de Directo al Paladar México también son aficionados a las recetas reconfortantes y allí hemos encontrado esta versión de la crema de calabaza con un toque especial de jengibre y de yogur que sin duda os gustará.

  • Ingredientes para 2 personas: 500 gramos calabaza sin semillas, pelada y cortada en cubos pequeños, 10 centímetros de jengibre fresco rallado, 1 taza caldo de verduras, ½ taza yogur griego natural sin azúcar añadida
  • Elaboración: En una olla coloca la calabaza, el jengibre y el caldo de verduras. Pon a fuego medio-alto y lleva a ebullición. Reduce el fuego y deja hervir a fuego medio por 20 minutos, moviendo ocasionalmente. Vacía el contenido de la olla al vaso de una licuadora. Agrega el yogur griego y licua hasta obtener una mezcla homogénea y cremosa. Sazona al gusto y sirve espolvoreada con unas semillas de sésamo.

Enlace | Crema de calabaza y jengibre

Puré de calabaza. Receta fácil y saludable

Soy una auténtica forofa de las verduras, y aunque consumo todo tipo de alimentos, las verduras son una parte muy destacada de mi alimentación diaria. El principal motivo es que me gusta mucho la variedad de sabores que ofrecen, pero además se prestan a preparaciones sencillas y rápidas, y todo ello desemboca en platos saludables, ¿qué más se puede pedir? A la plancha, al horno o en cremas y purés están de auténtico… ¡escándalo!

Este puré de calabaza fácil y saludable no puede ser más sencillo, ya que tan sólo tienes que limpiar las verduras, saltearlas unos minutos y cocerlas con agua. Es un primer plato o cena ligera perfecto, con un sabor riquísimo y ese puntito dulzón tan típico de la calabaza, pero también es la guarnición ideal para carnes y pescados, y lo mejor de todo es que puedes añadir las especias o hierbas que más te gusten e incluso dejarlo con la textura que más te guste, bien sea para comerlo con cuchara o para que tenga un aspecto similar al clásico puré de patatas.

Si te gustan las cremas, no te pierdas nuestra sección de sopas y cremas, donde encontrarás la crema de calabacín y puerros con (o sin quesitos), una receta muy parecida a este puré, o nuestra crema de verduras casera, perfecta para aprovechar las verduras que han madurado en la nevera y quieres gastar. Si prefieres sabores más concretos, prueba nuestra crema de calabaza y zanahoria, o la sabrosísima crema de champiñones y setas casera.

Y si buscas otro puré, este puré de calabacín y puerros con queso va a encantarte, al igual que el aromático puré de zanahoria y jengibre. Y ya que estamos con los purés, no te pierdas el clásico entre los clásicos, el puré de patatas casero, ¡qué sencilla delicia!

Ingredientes para hacer puré de calabaza fácil y saludable (4 personas):

  • 500 gr de calabaza. Busca una variedad recomendada para cremas y purés (pregunta en tu frutería), yo he utilizado la calabaza Cacahuete o Butternut.
  • 2 puerros.
  • 3 zanahorias.
  • 1 patata mediana.
  • Aceite de oliva, sal y pimienta negra recién molida.

Preparación, cómo hacer puré de calabaza fácil y saludable:

  1. Pela las zanahorias con un buen pelador para quitarles solo la piel, y córtalas en rodajas.
  2. Corta el tallo verde y las raíces de los puerros, quítales la capa más externa y córtalos en rodajas finitas.
  3. Pela la patata y córtala en trozos, y haz lo mismo con la calabaza. Truco para pelar la calabaza: si te resulta muy dura, puedes ponerla en rodajas gruesas en un plato en el microondas durante 1 o 2 minutos hasta que veas que te resulta fácil pelarla.

    Ya tenemos limpios y pelados los ingredientes para el puré de calabaza

  4. En una olla que tenga tapadera, pon un poco de aceite y sal y echa las zanahorias, los puerros, la patata y la calabaza. Deja que se cocinen a fuego medio durante 5 minutos sin dejar que se doren.

    Salteamos las verduras para el puré

  5. Añade un poco de sal y el agua (quedará cubriendo la verdura).
  6. Sube el fuego hasta que hierva el agua, y en ese momento tapa la olla y pon el fuego bajo (yo lo voy a dejar al 6) para que se cueza todo durante unos 25-30 minutos, hasta que las verduras estén tiernas.

    Cocemos las verduras hasta que estén tiernas

  7. Retira la olla del fuego y utiliza una batidora de mano para triturar el puré directamente en la olla, hasta que tenga la textura que más te guste, ya que puedes servirlo cremoso (incluso si es necesario échale más agua), o grumoso y más seco.
  8. Prueba el puré y rectifícalo de sal si es necesario. También puedes agregarle más agua si la textura te parece demasiado densa, esto ya va en gustos.

Dificultad: fácil

Puedes tomar este puré caliente, tibio o incluso frío cuando aprieta el calor. Eso sí, cuando sobra, va directo a la nevera en un tupper ya que puede aguantar 2-3 días sin problemas, e incluso se puede congelar.

Es un puré que puede servirte como plato único para una cena ligera si lo dejas con la textura como nosotros, para poder comerlo con cuchara, también puede ser una perfecta guarnición para carnes y pescados si lo dejas con una textura similar a un puré de patatas, utilizando menos agua y con aspecto grumoso. Y no olvides espolvorear pimienta negra recién molida por encima, le queda de auténtico… ¡escándalo!

Puré de calabaza. Receta fácil y saludable

Variantes de la receta de puré de calabaza fácil y saludable:

Incluye otras verduras para darle un toque distinto como cebolla o calabacín, o incluso si quieres ir a lo básico utiliza solamente calabaza y puerro. Existen un montón de combinaciones increíblemente ricas, ¡anímate a inventar!

Le van genial especias y hierbas como el comino, el pimentón, el ajo en polvo o el curry, pero puedes incluir tus favoritas y seguro que queda riquísimo.

Consejos:

¡Truco! ¿Quieres un puré de calabaza exprés? Introduce la calabaza, el agua y un poquito de aceite y sal en un estuche de vapor, y ponlo en el microondas 8-10 minutos (hasta que esté blandita). Después tritúralo todo y…¡listo! También puedes preparar la mitad de ingredientes en un estuche de vapor para 2 personas.

Si al rehogar las verduras al principio has puesto el fuego muy fuerte y empiezan a dorarse, una buena solución es añadir un poco de agua para que se sigan cocinando pero dejen de dorarse, ya que no es lo que buscamos para esta receta, y por supuesto bajar la temperatura del fuego para que no vuelva a ocurrir.

Vamos a preparar una deliciosa receta de crema de calabaza. Receta de abuela fácil de hacer y con ingredientes que seguro tienes en casa. Me encantan este tipo de preparaciones, fáciles de hacer, saludables, deliciosas, con ingredientes de andar por casa y muy económicos. Para hacer esta crema de calabaza, vamos a necesitar estos ingredientes:

INGREDIENTES para 4 personas:

  • 400g de calabaza
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias
  • 1 diente de ajo
  • 2 patatas
  • 1l de caldo de verduras
  • 1/2 litro de leche
  • 1 pizca de curry
  • sal y pimienta
  • Aceite de oliva

RECETA DE LA CREMA DE CALABAZA:

1.- Lavamos, pelamos y cortamos la calabaza y la patata en trozos grandes. Lavamos y cortamos también la zanahoria y el puerro. Introducimos estos ingredientes en una cazuela, junto con el diente de ajo y cubrimos con el caldo y la leche (doble cantidad de caldo que de leche). Puedes sustituir el caldo de verduras por agua.

2.- Llevamos a ebullición y dejamos cocinar todo el conjunto unos 25 minutos, hasta que todas las verduras estén blandas.

3.- Trituramos todo con una batidora, aprovechando este mismo líquido de la cocción. Es decir, sin escurrirle el caldo ni la leche que habíamos añadido desde el principio.

4.- Nos quedará una crema más o menos líquida. Pero debe tener cierto cuerpo. Si nos ha quedado muy densa, rectificamos con algo más de caldo o de leche. Rectificamos de sal y de pimienta.

5.- Añadimos un pequeño chorrito de aceite de oliva y una pizca de curry, que le va a dar un pequeño toque extra. mezclamos todos los ingredientes y servimos.

¡Ya está! hacer una crema de calabaza es muy fácil. Puedes acompañarla con unos picatostes de pan y perejil picado o servirla así, tal cual está. También puedes añadirle un poco de nata para cocinar, la cual le va a dar un punto cremoso ¡A tu elección!

Si te ha gustado esta crema de calabaza, puedes seguirme en las diferentes redes sociales en las que estoy, como Facebook, Twitter e Instagram

MÁS EN COCINA CASERA Y FACIL:

Crema de calabacin

Crema de espárragos

Bizcocho con 3 ingredientes

MÁS RECETAS:

  1. Cortar la calabaza en pequeños trozos regulares.
  2. Cocer la calabaza en un cazo con agua durante unos 15 minutos. Triturar.
  3. Dejarlo enfriar hasta que esté templado.

Valor nutricional (por ración):

Energía: 104,62Kcal

Hidratos de carbono: 12,62g
De los cuales azúcares: 3,42g

Grasas: 5,22g
De las cuales saturadas: 0,78g

Proteína: 1,78g

Fibra: 1,53g

Sal: 0,05g

Sugerencias y consejos:

  • Para la cocción de las verduras, sólo hace falta poner agua hasta cubrirlas. Así conservarán mejor todos sus nutrientes. El agua de cocción servirá para facilitar la trituración posterior de las verduras.
  • Se puede añadir más o menos agua de cocción o leche en función de la textura que se quiera conseguir, para ayudar a que el bebé se lo pueda tomar más fácilmente.
  • Se aconseja introducir los alimentos uno a uno, dejando un espacio de tiempo entre cada alimento nuevo, para facilitar la identificación de posibles alergias. Asimismo, es aconsejable introducir nuevos alimentos durante la mañana o al mediodía, para intentar evitar que las posibles reacciones alérgicas se produzcan durante la noche.
  • A medida que el bebé ya haya tomado este alimento, pueden añadirse más alimentos, como la patata, que ayuda a suavizar el sabor de la verdura y a que el bebé se lo tome más fácilmente.

La crema de calabaza es una receta clásica en casi todos los hogares del mundo. La calabaza tiene un sabor suave y dulce que combina bien con muchos otros, haciendo que esta crema de verduras tenga una gran versatilidad.

Dependiendo del tipo de verduras, legumbres, frutas, especias, o lácteos con el que la combinemos, nuestra receta de crema de calabaza puede adoptar sabores exóticos, clásicos o bastante sorprendentes, como veréis en las recetas de crema de calabaza que os traemos hoy.

Y una cosa que quizás no sepas es que la calabaza tiene muy poquitas calorías, apenas 40 kcal cada 100 g por lo que se recomienda en dietas de adelgazamiento, además su gran cantidad de fibra la hace saciante y perfecta contra el estreñimiento.

Otra cosa que a mi personalmente me gusta mucho es que cunde mucho. Al contrario que con otras, como la crema de calabacín, este puré te permite hacer mucha cantidad en un solo cocinado, pudiendo guardarla en la nevera para varios días.

Visto lo visto, vamos a enseñaros cómo hacer 10 cremas de calabaza que os van a sorprender por su sabor ¡probadlas y nos contáis!

CREMA DE CALABAZA CLÁSICA

Imagen: alaczek

La primera receta podría considerarse la crema de calabaza más clásica, que se prepara con zanahoria, patata y quesitos que le dan la cremosidad que necesita cualquier crema.

No obstante os animamos a probar otras recetas de crema de calabaza que os aseguramos que os van a encantar, ya que dependiendo de los ingredientes extra que le pongamos irán variando su sabor en diferentes combinaciones deliciosas:

RECETA DE CREMA CON CALABAZA Y ZANAHORIA

Ingredientes

1 calabaza mediana; 3 zanahorias; 1 patata; 2 puerros; 1 cebolla; 2 dientes de ajo; Caldo de pollo; Nata líquida (crema de leche); Aceite de Oliva; Sal; Pimienta negra

Cómo hacerla paso a paso:

Pochamos los puerros, la cebolla y los dientes de ajo en una olla con un chorro de aceite de oliva. Cortamos la calabaza en pequeños trozos y la añadimos a la olla junto con las zanahorias peladas y troceadas. Pelamos la patata, la troceamos y la incorporamos junto al caldo de pollo, sal y pimienta negra.

Lo dejamos a fuego medio unos 25-30 minutos. Cuando las verduras estén cocidas, las pasamos por la batidora, añadiendo un chorrito de nata líquida o crema de leche (también podéis añadir un par de cucharadas de leche de coco).

PURÉ DE CALABAZA Y NARANJA

Ingredientes

Aceite de oliva virgen extra; 1 cebolla; 1 patata; 3 zanahorias; ½ calabaza; 800 ml de caldo de pollo; 2 naranjas; Sal; Pimienta; Pipas de calabaza

Cómo hacer crema de calabaza y naranja

Rehogamos en una olla con algo de aceite la cebolla cortada en cuartos hasta que quede transparente. Añadimos troceadas la patata, las zanahorias, la calabaza y rehogamos durante unos minutos. Añadimos caldo de pollo hasta cubrir las verduras y cocemos durante 30 minutos aproximadamente (si lo hacemos en la olla express será suficiente con 10 minutos).

Pelamos y troceamos las naranjas quitándoles con cuidado la parte blanca porque amarga. Añadimos a las verduras cocidas y batimos bien con la batidora. Salpimentamos al gusto y servimos, adornando con las pipas de calabaza.

CREMA DE CALABAZA CON MANZANA

Imagen: Le living and co

Ingredientes

2 manzanas golden; 1 kg y medio de calabaza; 2 cucharadas de aceite; 1 cebolla; 3/4 litro de caldo de verduras; tomillo fresco picado; 1 vaso de leche evaporada o nata líquida; Sal al gusto

Cómo hacer crema de calabaza y manzana

Picamos la cebolla y rehogamos en una cazo con aceite hasta que esté transparente. Añadimos las manzanas peladas y cortadas en cuartos y la calabaza troceada, y rehogamos unos minutos. Añadimos el caldo de verduras y ponemos el tomillo y una pizca de sal. Ponemos a hervir a fuego fuerte hasta que rompa a hervir y bajamos luego a fuego lento tapado durante 25 minutos (10 minutos en la olla rápida). Batimos todo bien hasta que la crema esté suave y homogénea. Añadimos poco caldo si nos gusta espesa o más si preferimos la crema más ligera. Añadimos la leche evaporada o nata líquida, y damos una vueltas al calor, sin que hierva.

CREMA DE CALABAZA CON CURRY Y LECHE DE COCO

Ingredientes

1 kg de calabaza troceada; 1 puerro; 2 cucharadas de leche de coco; Curry; Pimienta Cayena en polvo; Sal y Aceite de Oliva.

Cómo hacer crema de calabaza, curry y leche de coco

Pelamos la calabaza y la troceamos, lavamos también el puerro y lo cortamos en aros. Lo ponemos todo en la olla rápida donde habremos puesto en el fondo aceite de oliva a calentar, salteamos el puerro y la calabaza unos minutos y salamos. Luego lo cubrimos con agua (sólo debe cubrirlo ligeramente), y cerramos la olla express poniéndolo a fuego alto. Una vez comienza a salir el vapor bajamos el fuego a medio y contamos 10 minutos. Una vez salga el vapor de la olla express batimos con la batidora eléctrica todo el contenido, si vemos que necesita algo de agua vamos añadiendo poco a poco hasta que la crema de calabaza tenga la consistencia deseada. Batimos bien hasta que quede una crema fina.

Echamos un pellizco de curry en polvo al gusto, una puntita de cuchillo de pimienta cayena (esto es opcional, no pica pero levanta el sabor), y las dos cucharadas de leche de coco, y batimos de nuevo. Rectificamos de sal y servimos. ¡Os aseguro que esta crema de calabaza está increíblemente buena!

CREMA CON CALABAZA Y CALABACÍN

Imagen: sunny mama

Ingredientes

200 g de calabaza; 1 calabacín; 1 cebolla pequeña; 1 pastilla de caldo de pollo; 3 quesitos; aceite de oliva; sal

Cómo hacer crema de calabaza y calabacín

Lavamos, pelamos y cortamos el calabacín en cuadrados pequeños. Hacemos lo mismo con la cebolla y la calabaza. En una olla ponemos un poco de aceite de oliva y echamos las verduras dentro. Las cubriremos con agua, salamos y echamos la pastilla de caldo de pollo desmenuzada. Cuando comience a hervir, ponemos la tapa y bajamos el fuego, dejando que se cocine unos 20 minutos. Batimos bien las verduras para que quede una crema ligera, si preferimos que nos quede algo más líquida, echamos poco a poco caldo de la cocción. Incorporamos los quesitos y continuamos batiendo. Rectificamos de sal y servimos.

¿Un consejo? ¡Probad también la crema de calabacín!

PURÉ DE CALABAZA Y GARBANZOS

Ingredientes:

1 litro de caldo de verduras; 400 g de garbanzos cocidos; 500 g de calabaza sin piel y troceada; 1 puerro pequeño; ½ cucharadita de café de pimentón de la vera; 1 y ½ cucharada sopera de orégano

Cómo hacer la crema de garbanzos y calabaza

Quitamos la parte verde al puerro y troceamos en aros. Troceamos la calabaza en cuadrados de unos 2-3 centímetros. Sofreímos el puerro junto con la calabaza en una olla hasta que el puerro esté dorado, removiendo para evitar que se pegue. Añadimos el caldo de verduras y tapamos, dejando cocer durante 15-20 minutos. Una vez la calabaza esté blanda apagamos el fuego y añadimos los garbanzos cocidos y el pimentón de la Vera. Trituramos todo hasta que quede una crema fina, añadimos el orégano y servimos caliente.

No te pierdas las mejores recetas con garbanzos

SOPA DE CALABAZA CON JENGIBRE PARA ADELGAZAR

Ingredientes

2 cucharadas de aceite de oliva; 3 dientes de ajo picados; 2 cucharadas de jengibre pelado y picado finamente; 1 y ½ cucharadita de cúrcuma en polvo; 2 cucharaditas de curry en polvo; pimienta negra a gusto; 1 cucharadita de comino en polvo; ½ cucharadita de sal; 1 kilo de calabaza; 4 tazas de caldo de pollo; 1 taza de leche de coco; Yogur de coco

Receta de crema de calabaza con cúrcuma

En una olla grande con aceite agregamos los dientes de ajo y el resto de las especias (jengibre, cúrcuma, curry, comino, sal) y salteamos un par de minutos. Agregamos la calabaza en cubos y cocinamos unos 5 minutos removiendo. Añadimos el caldo de pollo y la leche de coco. Cocinamos a fuego medio-bajo hasta que la calabaza esté blanda, aproximadamente 15 a 20 minutos. Batimos hasta lograr una crema fina, sirviendo inmediatamente. Adornamos con yogur de coco batido.

RECETA DE PURÉ DE CALABAZA Y LENTEJAS

Imagen: Cheap&SimpleVegan

Ingredientes

2 cucharaditas de aceite de oliva; 1 cebolla mediana picada; 2 dientes de ajo finamente picados; 2 tazas de calabaza en cubitos; 1 taza de lentejas rojas secas; 6 tazas de agua; 1 cucharadita de jengibre molido; 1 cucharadita de comino molido; Pimienta de Cayena (opcional); Sal marina y pimienta negra molida (opcional)

Cómo hacer crema de calabaza y lentejas rojas

Salteamos en una olla grande con aceite de oliva la cebolla durante 5 a 6 minutos, hasta que esté transparente. Añadimos el ajo y cocinamos 1 minuto. Añadimos la calabaza, las lentejas lavadas y agua. Hervir suavemente, cubriéndolas, durante 20 a 25 minutos, o hasta que la calabaza esté suave. Batimos todo hasta que quede una crema ligera. Ponemos de nuevo la crema de calabaza a fuego medio. Añadimos el jengibre y el comino. Sazonamos si nos gusta un ligero toque picante con cayena, sal y pimienta al gusto.

CREMA DE CALABAZA THERMOMIX

Ingredientes

80 g de cebolla cortada en cuartos; 50 g de aceite de oliva; 1 kg de calabaza pelada y cortada en trozos pequeños; 650 g de agua; 1 pizca de sal; 1 pizca de pimienta molida

Receta de crema de calabaza Thermomix

Ponemos en el vaso la cebolla, el aceite, la calabaza, el agua, la sal y la pimienta y programamos 25 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1. Trituramos a velocidad progresiva 8-10 durante unos segundos. Servimos caliente con un chorrito de aceite de oliva. ¡Lista nuestra crema de calabaza Thermomix!

¿Qué te han parecido las recetas de crema de calabaza que te hemos traído? Te recomendamos que las consumas y pruebes todas, porque no hay nada más saludable que un buen plato de crema de verduras. Concretamente la calabaza tiene muchas razones para que te plantees consumirla de forma habitual, echa un vistazo a las diez razones que te damos para amarla:

Propiedades de la crema de calabaza

Si te quedaban dudas sobre empezar a hacer crema de calabaza, ahuyana o zapallo, te vamos a dar más razones para amarla, ya que esta hortaliza tiene tantas propiedades para la salud, que merece un puesto de honor dentro de vuestro menú semanal. ¿Sabías que gracias a su alto contenido en fibra y a ser muy diurética, está recomendada en dietas de adelgazamiento? Además calma el dolor de estómago, está indicada para diabéticos, previene diferentes tipos de cáncer gracias a su contenido en betacarotenos, y su alto contenido en antioxidantes nos ayuda a mejorar nuestras defensas.

Ya ves que consumir la calabaza en forma de crema es una gran idea para la salud… ¿Os gustaría saber un poco más de las propiedades de la calabaza?

  1. Indicada en dietas de adelgazamiento: La calabaza está compuesta en un 90% de agua, tiene propiedades diuréticas y muy pocas calorías (para que os hagáis una idea, 100g de la versión más dulce de calabaza no llega a 40 kcal). Además tiene un alto contenido en fibra, que la hacen perfecta en casos de estreñimiento o retención de líquidos, y muy saciante, lo que nos ayudará a evitar el picoteo. Por otro lado su sabor dulce nos quita la ansiedad por este sabor cuando estamos a dieta. Con todas estas propiedades está claro que es un alimento a tener en cuenta en caso de que estéis intentando adelgazar. Si además combináis la calabaza con jengibre, como os enseñamos en la receta más abajo, duplicaréis los efectos beneficiosos sobre el peso.
  2. Ayuda a prevenir el insomnio: La calabaza (concretamente sus semillas) nos ayudan a mejorar la calidad de nuestro sueño gracias al triptófano que contiene. 100 gramos de semillas de calabaza contienen 578 mg de triptófano, que promueve la liberación de la serotonina, un neurotransmisor involucrado en la regulación del sueño.
  3. Mejora nuestra vista: Si consumimos calabaza aumentamos la capacidad de nuestros ojos para ver con luz tenue. El color naranja de la calabaza, como ocurre con otros vegetales como las zanahorias, se lo aportan los carotenoides, que nuestro organismo convierte en vitamina A la cual proporciona protección a nuestros ojos. Una taza de puré de calabaza contiene casi el doble de vitamina A que necesitamos diariamente.
  4. Combate la depresión: Al igual que ocurre con la vista, el triptófano ayuda a luchar contra la depresión y mejora el estado de ánimo. Nuestro organismo convierte el triptófano en serotonina y niacina, que mejoran nuestro estado de ánimo y nos hace sentir mejor.
  5. Ayuda para diabéticos: Hay estudios que sugieren que las semillas de calabaza mejoran los niveles de insulina, y ayudan a regular el azúcar en sangre, manteniendo la diabetes bajo control.
  6. Es anticancerígena: Es una excelente fuente de betacaroteno, alfa-caroteno, potasio, luteína y zeaxantina, y sus extractos han demostrado tener potentes efectos anticancerígenos, especialmente en el cáncer de mama, próstata, melanoma y páncreas.
  7. Semillas de calabaza para la próstata: Gracias a su alto contenido en zinc las semillas de calabaza se consideran un alimento importante para la salud de la próstata. Además hay estudios que indican que los extractos y aceites de semillas de calabaza son un buen remedio contra la Hiperplasia Benigna de Próstata o HBP.
  8. Es antioxidante: El beta-caroteno, de gran poder antioxidante, al igual que la vitamina E y C, neutralizan los radicales libres. Por ello el consumo frecuente de calabaza contribuye a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer, así como a favorecer nuestro sistema inmunológico.
  9. Mejora la digestión y los problemas de estómago: La pulpa de la calabaza, por su riqueza en mucílagos, ejerce una acción protectora de la mucosa del estómago por lo que su consumo está indicado en casos de acidez de estómago, mala digestión, gastritis o úlcera gastroduodenal.
  10. Calabaza para niños y en el embarazo: La calabaza como ya hemos dicho, contiene buenas dosis de vitamina A y C lo que contribuyen a fortalecer las membranas mucosas, que ayudan a luchar contra las infecciones tanto de la mujer embarazada como del feto. Además el manganeso que contiene la calabaza ayuda al crecimiento saludable de huesos y cartílagos. Por otro lado su poder para prevenir la retención de líquidos, ayuda a paliar este problema tan frecuente durante la gestación. Resulta muy aconsejable en la dieta de los niños ya que la calabaza mejora el estado del cabello, la visión, los huesos, los dientes, el sistema inmunológico, el sistema respiratorio y el aparato digestivo.

Como veis el currículum de la calabaza es impresionante, así que no tengáis miedo a abusar de este vegetal porque no tienen ninguna contraindicación, al contrario, podríais consumirla diariamente sin ningún problema. Por eso os animamos a que probéis todas las cremas de calabaza casera que os enseñamos hoy porque se convertirán en un imprescindible de vuestro menú familiar.

Si estás buscando más recetas de verduras para toda la familia no dejes de ver nuestras recetas de cocina ¡te van a gustar!

LAS MEJORES RECETAS CON CALABACÍN

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *