0

Cruce de miradas significado

Amor a primera vista, amor en un cruce de miradas

El amor a primera vista es como dos miradas que colapsan. Son dos ojos que chocan y confluyen alma con alma desde el minuto cero para detener el tiempo. Es también el misterio de un encuentro donde la química orquesta la atracción, pero donde surge a menudo la conexión, esa donde volver a echar las campanas al vuelo, donde permitir que el corazón se reinicie una vez más.

La idea cautiva, pero la realidad, a veces, es algo muy diferente. El amor a primera vista vende, nos gusta y configura esa imagen tan repetida en el mundo del cine, la literatura y la publicidad que tanto nos fascina.

Aún más, en libros como Love at first sight: the stories and science behind instant attraction, del doctor Earl Naumann de la Universidad de Arizona, nos recuerdan que más de la mitad de nosotros creemos en este fenómeno. Que basta una mirada para que la impronta del amor se encienda, nazca y nos conquiste de pleno dejándonos sin aliento.

«Y el amor está en el mundo para olvidar al mundo».

-Paul Éluard-

Esa chispa neuroquímica, cargada de incertidumbre, deseo, misterio e ilusión, tiene su ciencia detrás. Así, y aunque en materia afectiva no todo pueda observarse bajo un microscopio o en una sala de experimentación, cabe decir que gran parte de los trabajos realizados hasta el momento vienen a decirnos lo mismo. El amor a primera vista existe, sin embargo, hay una serie de condicionantes que lo acompañan y que es necesario tener muy presentes.

No lo llames amor, llámalo atracción

Hay amores precipitados, de esos que no saben de tiempos, que surgen en un instante y en los espacios más insospechados. Los amores a primera vista han acontecido siempre y seguirán sucediendo en cada momento. Asimismo, también tenemos los amores a fuego lento, esos que se cocinan despacio y de forma templada, partiendo de una amistad sincera para convertirse, de pronto, en una pasión auténtica.

El amor no atiende a normas, criterios y órdenes en lo que se refiere a la forma en la que surge, lo sabemos. Sin embargo, en caso de querer mantener ese amor surgido a veces sin que lo esperemos, sí necesitamos de un orden, de unos acuerdos negociados, de una democracia afectiva consensuada de forma inteligente. Si decimos esto último es por una razón evidente. En el amor a primera vista quien enciende la maquinaria es la atracción, no la razón.

Es el deseo y la ilusión, es el magnetismo, es el efecto de halo y ese naufragio químico propiciado por la serotonina y la dopamina. Es la puerta de entrada que facilitará una relación, que dará mayores posibilidades para que surja esa primera cita.Es un amor que llega sin preaviso pero que exigirá después de una maduración más minuciosa, esa donde descalzar misterios con realidades, donde dejar a un lado las ilusiones para contemplar las realidades.

El amor a primera vista: lo que nos dice la ciencia

La universidad de Holanda llevó a cabo un estudio en el 2017 sobre este mismo tema. En el trabajo “What kind of love is love at first sight? An empirical investigation” se hizo un seguimiento acerca de 600 personas que habían experimentado lo que ellos mismos definían como «amor a primera vista».

Bien, de esa muestra, el 92% inicio una relación después de ese encuentro, de ese cruce de miradas donde la mayoría tenía la plena certeza de que habían encontrado a alguien verdaderamente especial. Los investigadores procedieron después a entrevistar a cada pareja para profundizar un poco más en ciertas dimensiones psicológicas.

El amor a primera vista se relaciona con el aspecto físico (y algo más)

En el amor a primera vista confluye la atracción física, no hay duda. Ahora bien, no siempre es necesario que exista esa belleza externa e indudable que capta nuestra atención al segundo. Los científicos explican que hay algo más, algo que se transmite a través de unas miradas que se regalan confianza, simpatía, que conectan con comodidad y sin miedo.

El efecto halo

Tal y como hemos señalado, cuando dos personas experimentan atracción tras ese cruce de miradas, es más que probable que exista una primera cita. Sin embargo, lo que sucede en muchas ocasiones es que tras magnetismo surgido a través de la mirada, empecemos a crear una serie de ideaciones que no siempre se ajustan a la realidad.

Esa atracción origina a su vez que proyectemos en la otra persona una serie de cualidades positivas muy concretas. Los vemos más inteligentes, más nobles, originales, confiables y comprometidos.Creamos un efecto de halo que sumado a la pasión, hará que ese sentimiento sea más perdurable en el tiempo. Hasta que tarde o temprano, se revelen ciertas evidencias más o menos tolerables.

El amor a primera vista favorece a los románticos

En el estudio antes citado de la Universidad de Holanda, se ha podido ver que una parte significativa de la muestra estudiada mantiene esa relación en el tiempo y con éxito. Es decir,ese amor surgido a primera vista perdura en muchas ocasiones, madura y se asienta en una relación satisfactoria.

En gran parte de los casos, sin embargo,la relación se termina cuando la pasión se debilita, cuando la ilusión se da de bruces con la realidad y no son capaces de reconvertir ese compromiso en un lazo basado en la intimidad, en la confianza, el cariño y la reciprocidad.

Asimismo, algo que también pudo verse en este estudio, es que gran parte de esas parejas que habían creado su relación a partir de ese cruce de miradas tan significativo, eran férreos defensores del amor romántico. Para ellos, aspectos como la predestinación o el alma gemela eran hechos evidentes que venían a explicar su éxito en la relación.

Para concluir, la ciencia no puede negar que en ciertos casos, el amor a primera vista exista y sea todo un triunfo. Sin embargo, en gran parte de los casos, tras esos ojos que se encuentran, se descubren y que conectan, lo que hay es una mera atracción.

Ahora bien, laatracción es siempre ese canal de inexplicable poder que actúa como primer paso, como el primer escalón hacia un vínculo que día a día deberá madurar y pasar por sus propias dificultades para prosperar en una relación exitosa y feliz.

Lo bonito no son los ojos, sino las miradas

Se dice que los ojos son el espejo del alma y eso es así debido a que, en una mirada, se perciben el estado y la grandeza de espíritu. Poco importa si el color de los ojos es azul, verde, marrón o negro, pues los ojos sirven para conectar con el alma de cada uno. A través de una mirada, podemos conocer todo lo que pasa en el interior de una persona. Una mirada conecta con lo más interno de cada uno y es visceral. Por tanto, es algo incontrolable y totalmente sincero.

Las emociones son contagiosas, al mirar a alguien a los ojos, sin necesidad de decir una palabra, le estamos contando cómo nos sentimos. Si estos sentimientos son positivos, como la mirada es el mejor vehículo para las emociones, al percibir una mirada tranquila y cariñosa, la otra persona también se sentirá así y seguirá comunicando positividad.

Es alucinante la complicidad que se puede sentir con una mirada. Son numerosas las veces en las que, al mirar a los ojos a una persona cercana, podemos saber al instante lo que piensa o desea, ya que hay miradas que lo dicen todo. También, en un cruce de miradas casual con alguien desconocido, puedes sentir una sacudida interior debida a la gran conexión. Durante el flirteo, se juega mucho con la mirada. Es común mirar a alguien fijamente a los ojos y, si la atracción coincide, la mirada se aparta en un acto reflejo, debido al rubor que se siente. Si la atracción no coincide, la situación es incómoda, al sentir que alguien desconocido está entrando en nuestras emociones.

Hay tantos tipos de miradas como clases de personas. Existen miradas soñadoras, inquisidoras, frías, soberbias, coquetas…

En algunas ocasiones, no miramos a los demás a los ojos, ya que no queremos que descubran algo que sucede en nuestro interior. Bajamos la mirada abrumados o avergonzados y, sin embargo, otras veces, miramos fijamente seguros y confiados. Todo lo que recibimos a través de la mirada nos influye: un plato bien presentado nos sabrá más delicioso y un lugar bien ordenado nos parecerá más acogedor.

Fuente de la imagen

Ninguna mentira se cuenta mirando a los ojos. Es por eso por lo que a los niños se les pide que miren a los ojos, para descubrir si dicen la verdad o no.

Hay que mirar a la vida de frente, disfrutar el momento y acompañar nuestras miradas más sinceras con una sonrisa o un gesto agradable. Mejora el mundo transmitiendo felicidad, que es contagiosa. Mira a los ojos y sonríe, pues harás felices a quienes se crucen en tu camino.

Por qué tienes flechazos con extraños y por qué tu novio y tu os parecéis, según la ciencia

A todos nos ha pasado alguna vez aquello de que, al llegar a un lugar, un extraño llame nuestra atención de forma especial. De pronto, el pulso empieza a acelerarse y: ¡zas!, las miradas se cruzan e incluso se mantienen durante un tiempo.

Se trata de una atracción espontánea que, a veces, no logramos explicar. Sin embargo, la ciencia tiene una respuesta para esta cuestión y otras dudas relacionadas con la atracción y la búsqueda del amor.

¿Por qué me siento atraído por extraños?

Las zonas del cerebro relacionadas con la sensación de recompensa se activan cuando podemos interpretar mejor los sentimientos de las otras personas (Erik Dreyer / Getty)

Podríamos pensar que, cuando espontáneamente nos sentimos atraídos por desconocidos, se trate de cuestiones del destino. Sin embargo, no es así. Un grupo de investigadores de distintas universidades alemanas ha dado una respuesta bastante menos espiritual al asunto.

Para poder entender y explicar qué ocurre en nuestro cerebro cuando sentimos este tipo de atracción, los científicos alemanes contaron con un grupo de 19 hombres y 21 mujeres que, voluntariamente, se sometieron a distintas pruebas.

Un primer grupo tuvo que observar varios vídeos en los que diferentes mujeres expresaban emociones como el miedo o la tristeza. Además, tanto antes como después del vídeo, los investigadores pidieron a los participantes que vieran fotos de las mismas mujeres y respondieran a preguntas como si les gustaría quedar con ellas o si creían que ellas les entenderían.

La segunda prueba se hizo con otro grupo de participantes. En ella se repitió el mismo procedimiento, pero esta vez se les realizó una resonancia magnética para averiguar qué partes del cerebro se activaban con el ejercicio.

A veces nos olvidamos de que somos una especie animal”

Francisca Molero Directora del Instituto Iberoamericano de Sexología y codirectora del Institut de Sexología de Barcelona

Tras contrastar los datos de ambas pruebas, los investigadores llegaron a la conclusión de que cuanto más seguros estaban de su capacidad para identificar las emociones, más atraídos se sentían por ellas. Y es que, en la resonancia magnética, pudieron ver que las zonas del cerebro relacionadas con la sensación de recompensa se iluminaban cuando podían interpretar mejor los sentimientos de las otras personas.

La directora del Instituto Iberoamericano de Sexología y codirectora del Institut de Sexología de Barcelona, Francisca Molero, explica que “leer las emociones en el rostro activa nuestra capacidad de empatía”. Además, añade que “suelen atraer mucho más las expresiones de tipo optimista que las de tipo pesimista”.

Otros factores a tener en cuenta son, según la experta, “la curiosidad, el lenguaje no verbal, el contacto y las feromonas que son importantes para tener feeling. Por eso, muchas veces ves a alguien y te cae bien, incluso parece que le conoces de toda la vida, aunque no hayas intercambiado ni una sola palabra”.

Nos sentimos atraídos por aquellos que comparten similitudes morfológicas con nosotros”

“A veces nos olvidamos de que somos una especie animal y, a pesar de que el instinto y la supervivencia de la especie estén muy sublimados por un mundo tan tecnológico y desarrollado como el que tenemos, la parte biológica es muy importante”, afirma la experta.

Pero, además de las emociones y el instinto animal, hay otros factores que determinan la atracción que podemos sentir hacia una persona.

El mito de Narciso y la media naranja

Los participantes de un estudio de la Universidad de Illinois se sintieron más atraídos por las imágenes que mezclaban los rostros de otras personas con los suyos (By Wunderfool / Getty)

¿Alguna vez te han dicho lo mucho que os parecéis tu pareja y tú? Es una situación un poco rara e incómoda pero varias investigaciones apuntan a que nos sentimos atraídos hacia quienes comparten similitudes con nosotros o nuestros padres.

Este tema tan freudiano llamó la atención de científicos de la Universidad de Illinois, que realizaron un estudio en el que se pidió a un grupo de personas que puntuasen fotografías de extraños según les atrajesen más.

Lo que los participantes desconocían es algunas de las caras de las personas de las fotografías estaban mezcladas con sus propios rostros y con los de alguno de sus padres. La sorpresa fue que fueron precisamente estas imágenes las que obtuvieron mayores puntuaciones.

Parece que Narciso no es el único que se sentía atraído hacia si mismo y, según esta investigación, el tópico de “la media naranja” puede al de “los polos opuestos se atraen”.

Un estudio descubrió que la mayor parte de las parejas tienen personalidades muy similares”

“Esto se produce por la familiaridad, por reconocer una cierta igualdad genética, aunque estos sentimientos de reconocimiento no solo tienen que ver con la similitud morfológica o fenotípica, sino con la interacción de apego que también tenemos con nuestros familiares”, apunta la Molero.

Este hecho también quedó reflejado en otro estudio, donde se examinaron 1.523 parejas, que llegó a la conclusión de que la mayoría de las personalidades de novios y amigos eran muy semejantes, hasta el punto de poder considerarse “un estándar psicológico” a la hora de formar relaciones.

Pero esto puede ir aún más allá, cuando se trata del instinto que nos asegura que nuestros genes serán transmitidos de una manera segura. En un estudio de la Universidad de Colorado, analizaron el ADN de 825 parejas y descubrieron algo sorprendente, había más coincidencias genéticas entre ellos que con desconocidos.

Por ello, tal vez no debamos preocuparnos si en cierta ocasión alguien nos saca parecido con nuestra pareja o afirma que es idéntico a nuestro propio padre.

Así debe ser el cruce de miradas para enamorar a la persona que te gusta

Cuando hay cruce de miradas de amor entre un hombre y una mujer se nota. Un cruce de miradas para enamorar dice mucho mas que mil palabras. Las miradas de amor verdadero siempre tienen una carga emocional que se siente.

… 9 tips, como enamorar con la mirada a un hombre, seducir a un hombre

El contacto visual es un arma para enamorar que debes aprender a usar. A veces tienes un cruce de miradas en medio de la gente y volteas, quieres saber qué significa. Una mirada de amor verdadero puede perderse entre la gente pero se va contigo.

Veamos como debe ser tu mirada si quieres enamorar a esa persona que te gusta.

1.- Como enamorar con la mirada de forma efectiva

… 8 tipos de miradas entre un hombre y una mujer, poder del lenguaje corporal

En un cruce de miradas entre hombre y mujer puede haber odio u amor, pero nos interesa cuando hay amor. Una mirada puede enamorar, por lo tanto fíjate ese objetivo.

… Que quiere decir cuando un hombre te mira mucho y como son esas miradas

La mirada de un hombre enamorado puede ser muy fugas o durar unos segundos. Todo empieza cuando tus ojos se encuentran con los de esa persona que te tanto gusta.

Las miradas que hablan de amor son muy breves. Mira a sus ojos y rápidamente mira a otro lado. Luego observa lo que pasa. Las miradas de amor verdadero atraen.

2.- Observa lo que pasa en un cruce de miradas para enamorar

Si miras por mas de 5 segundos puede sentirse amenazador. Lo recomendable, para enamorar con la mirada, es hace contacto visual por menos de 2 segundos.

— Si mantiene la mirada por mas de una vez por mas de un segundo, puede ser que le intereses

— Si retira la mirada y vuelve a mirarte fijamente por segunda vez, está interesado

— Cuando mira y a la vez sonríe te esta dando confianza, acércate, quiere hablar contigo

— Si evita la mirada, voltea y ya no te mira, no tiene ningún interés

3.- Lo que debes tener en cuenta para enamorar con la mirada

… Estas son las preguntas divertidas que funcionan con una chica que te gusta

El cruce de miradas entre un hombre y una mujer siempre tiene un significado. Por lo tanto hay ciertas reglas que debes tener en cuenta al mirar a la persona que te gusta.

Las miradas de amor verdadero puede ser casuales, amor a primera vista. Pero tu ya te decidiste por esa persona, tu mirada va ser con esos ojos que amas. Logra que tu conversación sea mas seductora.

— Cuando te hable mira mas su rostro, no tanto sus ojos

— Cuando te toque hablar habla con tu cuerpo casi sin mirarla pero enfocándote en esa persona

— De vez en cuando dale miradas rápidas y breves a los ojos

4.- Miradas de amor de un hombre: A la frente y al cabello

… Una mujer puede enamorar a su amigo aunque este no le corresponda

Este cruce de miradas para enamorar es como un suspiro que dice mas de mil palabras. Le estas diciendo que estas maravillado de sus encantos. No hay desafío, pero hay enfoque en esa persona.

… 11 consejos como atraer a un hombre para enamorarlo perdidamente de ti

Concentras tu mirada en la zona de la frente como queriendo decir algo. Es como una consulta, necesitas una respuesta. Si te corresponde con la misma intensidad entonces miras a sus ojos.

5.- Las miradas de amor verdadero dan la señal de estar a gusto

Las miradas que hablan de amor no dan la señal de ansiedad. Por ejemplo parpadear con frecuencia es señal de malestar. No estas a gusto.

En cambio un parpadeo lento denota gusto, te sientes bien con esa persona. Esta es una señal que atrae instintivamente a la otra persona.

6.- Miradas que matan de amor: Sonriendo

… 7 cosas, lo que decimos con la mirada cuando estamos enamorados

Hacer contacto visual con una sonrisa tierna enamora. Un cruce de miradas para enamorar es como mostrar el espejo de tu alma. Sácale partido a tu mirada tierna con una sonrisa que invita.

Las miradas de amor de una mujer siempre van acompañadas de una sonrisa agradable. Una mirada con una tierna sonrisa tiene éxito garantizado cuando sucede en el momento adecuado.

No confundas las miradas de amor verdadero con sonreír todo el tiempo. Una sonrisa constante denota inseguridad. En cambio la serenidad muestra tu seguridad.

7.- La mirada de tu amor dilata tus pupilas

… 7 significados de la mirada de un hombre enamorado cuando le gusta una mujer

Cuando pones interés y atención en la otra persona, tu mirada se enfoca y esto significa pupilas dilatadas. Esta señal también sirve para saber si la otra persona se siente atraída.

En un cruce de miradas para enamorar es importante que observes esta señal en tu pareja. Una persona con la pupila dilatada se ve mas atractiva, el instinto avisa que hay amor.

El amor verdadero alteran el ritmo cardiaco, la irrigación sanguínea y el tamaño de las pupilas. De esa forma las miradas de amor verdadero muestran un rostro contento.

Enlaces tanjaheffner, serumfabian, rafaelladiniz


Cuando te fijas en alguien… tu ojos no le pierden de vista (le sigues con la mirada) tu cara opta el modo «sonrisa fija», y haces lo que se llama el «escaneo visual», un chequeo…
La mayoría de las veces, con tan solos unos segundos, sabes si te sientes o no atraído por esa persona…. y si esa persona también se fija en ti, se produce el cruce de miradas… esos mini segundos donde se crea una interconexión neuronal entre el uno y el otro…. donde la química fluye …. se crea la atracción… (y aún sigues con la sonrisa de oreja a oreja 🙂 )….
….. y por qué si han sentido una atracción recíproca no te acercas a él/ella, o por qué esa persona no se acerca a ti….. quizás sea para ti…. por qué la dejas escapar? Vergüenza? Porqué no se le echa morro a las situaciones, quizás te puedas perder experiencias que te encantarían, o conocer a alguien interesante, o a un futuro amigo…. Pero te podían tomar por loco/loca, no?
Suponte: en el centro de tu ciudad…. vas caminando por la calle…. dando un paseo, de tiendas…. y mientras caminas, observas a tu alrededor…. y a unos metros de ti…. chassss que buenorro o buenorra aparece (esto de la guapura, es algo totalmente subjetivo, y es cosa de gustos, – como digo siempre «para gustos colores» que hay muchos- para ti puede ser lo más, mientras que, para otra puede ser normalito… pero eso es lo interesante del asunto, sino todas nos pelearíamos por los mismos! y mal asunto!)…… va caminando hacia a ti…… se te acelera el corazón…. «guauu» piensas…. caminas más despacio, no paras de mirarle….. y …… se produce el cruce de miradas cuando pasa a tu altura, os miráis (como si se paralizara el tiempo, aunque sea tan solo como un chasquido de ojos en realidad)…. y notas que él/ella también se fijó en ti….. pero ambos seguís de largo…. te giras para echarle un último vistazo….. y te das cuenta de que él/ella hace lo mismo…… y se fue…. 🙁 ¿volverás a verle? ojalá te lo cruces en una disco piensas…..
Porque parece ser la única forma de «ligar» o conocer a alguien…. pero porqué no puedes por ejemplo, hacer que te tropiezas, o si te percatas que no va con prisas y «pierde el tiempo» caminando, le dices «hola»…. o que ambos os acercarais a un escaparate… y se pudiera dar la situación de una mini presentación o conversación estúpida….. debería existir un código ante determinadas situaciones….. en las cuales al final, en nuestro interior, todos deseamos lo mismo, y nadie hace nada porque surja o se de el momento, por potenciar la situación……

Puedes pensar… y si piensa «mira está, o éste de que va»…. ….. y que más da lo que piense… si no le conoces de nada, que piense mal o bien, te tendría que dar exactamente igual, no? El -no-, ya lo tienes, que puedes perder……. y quizás, sea como tu, y si te paras, él también se para, y podéis saludaros…..
¿Sólo pasa en las películas? quizás… ….. pero por qué solo pasa en las discotecas o en los pubs…. por qué sólo en la noche, qué le pasa al día…. que hace falta, oscuridad, música, muchedumbre, alcohol, mucho ruido…. para que te lances…. ahí no hay vergüenza? pero si eres la misma persona….. el ambiente es más idóneo…. la timidez desaparece….?¿ o es más del uso social, y como se diría… más normal… porque es más típico….. maybe!
El caso…. seguirás caminando por la calle, lo verás…. y seguirás caminando de frente… soñando despierta…. que tampoco está mal… Es divertido imaginar que hubiera pasado, porque quizás si «hubieras chocado» fuera algo distinto a lo que esperabas…
En definitiva…. nunca esperes nada, lo mejor es lo inesperado, y además lo disfrutarás el doble! 🙂

Esta es la duración perfecta de un cruce de miradas

Te sientas en el metro dispuesta a sufrir otro viaje más de camino al trabajo. Enfrente tienes un chico que no deja de mirarte a los ojos. Hasta el punto de que comienzas a sentirte incómoda y desvías la mirada a la pantalla de tu móvil. Cuando sales a la calle, cruzas la mirada con una señora desconocida que te observa de forma intensa durante unos segundos y te preguntas si puede ser que la conozcas o… ¿es que llevo algo raro colgando de la cara?

Son situaciones cotidianas que ejemplifican una realidad: pese a que vivimos en la era tecnológica, la de los smartphones y las pantallas… seguimos utilizando el contacto visual como forma de expresarnos y llamar la atención de los otros.

Dentro de la comunicación no verbal, mirarnos a los ojos es una de las maneras más fáciles de expresar interés o amabilidad… y también de hacernos sentir incómodos.

Desconocidos que nos miran demasiado o funcionarios que no nos dirigen ni una sola mirada. Ambas situaciones pueden ser igualmente incómodas. Porque, ¿cuál es la duración ideal de un cruce de miradas?

Es una pregunta complicada, pero la ciencia ha encontrado una respuesta. Según un estudio llevado a cabo por investigadores del University College London y publicado este mes en la revista Royal Society Open Science, el cruce de miradas perfecto tiene que durar entre 2 y 5 segundos. Más allá de eso puedes dar la impresión de ser un poco psicópata. Si la mirada dura menos de 2 segundos, pasarás por alguien muy desinteresado.

Los investigadores determinaron que el promedio para un cruce de miradas que hace sentir cómodas a las partes es de 3,3 segundos. Nunca menos de un segundo ni más de nueve

Las conclusiones salen del siguiente experimento. Los investigadores pidieron a 498 visitantes del Museo de Ciencias de Londres, de 56 nacionalidades distintas y de todas las edades, que miraran diferentes vídeos en los que un actor o actriz les miraba a los ojos durante intervalos de tiempo diferentes. Después de observar cómo actuaban y de analizar las respuestas de los participantes a una encuesta, los investigadores determinaron que el promedio más cómodo para un cruce de miradas es de 3,3 segundos. Nunca menos de un segundo ni más de nueve.

Los científicos no encontraron diferencias respecto a la edad, género o nacionalidad. Solo en un caso, los hombres mayores preferían contactos visuales prolongados con mujeres.

En el estudio, también se analizó la respuesta pupilar ante los contactos visuales. Estudios anteriores habían relacionado la dilatación de la pupila con un mayor grado de atracción o repulsión frente a lo que observamos. En este caso no se encontró relación entre el atractivo de los actores con las pupilas de los participantes. Esto puede deberse a que eran vídeos y el contacto no era totalmente “real”.

Sin embargo, si que comprobaron que una mayor dilatación de la pupila se corresponde con una preferencia por los contactos visuales más largos. «Lo único que podemos decir es que la respuesta de la pupila predice la disposición de un participante a implicarse en una interacción de la mirada, con independencia de su personalidad o de su gusto o disgusto por el actor», explica uno de los autores del estudio, el psicólogo Nicola Binetti, en declaraciones a El Español.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *