0

Cuando se nota el efecto del acido hialuronico

¿Cuándo hace efecto el ácido hialurónico?

Duración de los efectos del ácido hialurónico en el cuerpo

Al igual que se utiliza en el rostro, el ácido hialurónico también se puede utilizar para el tratamiento de artritis u otras enfermedades asociadas a las articulaciones. Es un producto muy codiciado tanto en medicina estética como en medicina regenerativa.

No hay que olvidar que forma parte del líquido sinovial y que, a lo largo del día, se degrada un tercio, aunque también se recupera de manera parcial. Con el paso del tiempo, la destrucción es mucho más rápida que su recuperación.

Se pueden realizar infiltraciones en las cápsulas sinoviales para favorecer la lubricación de la articulación y reducir el desgaste del cartílago. Esto minimizará el dolor asociado a la artrosis y otras patologías con síntomas análogos.

Como es un producto biodegradable, no suele haber un problema de rechazo, pero, precisamente por ello, es necesario repetir las infiltraciones cada cierto tiempo. Además, el ácido hialurónico mantiene al colágeno en su sitio, lo que implica que tiene una función tanto estructural como estética, manteniendo la piel rellena y tersa.

Ácido hialurónico en inyecciones o cosméticos

En definitiva, el ácido hialurónico es una de las moléculas más eficaces, versátiles e importantes. Si te lo inyectan en las articulaciones, aumentará su lubricación y te ayudará tanto a reducir el dolor como a conservar el cartílago.

Por otro lado, si se inyecta bajo la epidermis, rellenará las arrugas del rostro e impulsará la generación natural de ácido hialurónico. Como es un producto biodegradable, es necesario inyectarlo de forma periódica, aunque esta periodicidad variará de una persona a otra.

Puedes utilizarlo de forma tópica en distintos cosméticos, pero nunca será tan inmediato y efectivo como una inyección. Por otro lado, no te aporta ningún beneficio si lo consumes, porque es un polisacárido que se metaboliza como cualquier otro azúcar. Por eso, lo más efectivo es acudir a una clínica profesional para que un médico te realice un tratamiento eficaz.

¿Cuánto tiempo tarda el ácido hialurónico en hacer efecto?

Índice de contenidos

Una de las mayores y principales ventajas del ácido hialurónico, es la inmediatez casi instantánea de sus efectos. No obstante, es crucial aplicarlo de la manera correcta y con la dosis adecuada a cada persona. En nuestra clínica estética en Valencia podrás informarte de todas las consideraciones oportunas para tu caso en concreto.

Tiempos hasta que el ácido hialurónico hace efecto

Así, gracias a la aplicación de pequeñas inyecciones de ácido hialurónico, es posible rellenar arrugas y mejorar el aspecto de la piel en general, ganando en tersura y luminosidad. Además, se trata de un procedimiento sencillo siempre que sea realizado por manos expertas y con el que se perciben los resultados desde la primera semana tras su inyección.

Una piel visiblemente más tersa y luminosa, además de una disminución considerable de las arrugas.

Basta con someterse a una sesión que no suele prolongarse más allá de los 30 minutos (en ocasiones, incluso mucho menos) para lograr unos resultados satisfactorios. Si el o la paciente es muy sensible al dolor, puede aplicarse una crema anestésica de uso tópico para insensibilizar la zona a tratar.

Una vez finalizada la sesión, es de esperar una ligera hinchazón en el área tratada. No hay motivo para alarmarse, pues además de una reacción frecuente, remitirá definitivamente al cabo de unas horas o de unos días a lo sumo. Finalmente, se revelará el resultado final.

¿Qué podrás esperar a los pocos días de tu sesión de ácido hialurónico? Una piel visiblemente más tersa y luminosa, además de una disminución considerable de las arrugas ya existentes si las infiltraciones se han hecho con ese propósito.

Aplicaciones del ácido hialurónico

Quizá el uso más popular y conocido del ácido hialurónico sea el relleno de las arrugas del rostro. No obstante, el ácido hialurónico permite tantas posibilidades como necesidades de cada paciente que acude a la consulta de medicina estética.

Debido a su alto poder para retener el agua y regenerar los tejidos, es uno de los tratamientos más demandados para no solo alisar la piel, sino para devolverle su volumen a las zonas que se han visto afectadas por la deshidratación y la flacidez con el paso del tiempo.

Se utiliza con gran éxito y óptimos resultados para rellenar arrugas finas, como sucede en la zona del labio superior, también conocido como el “código de barras”, y en la región lateral de los ojos, también denominadas las “patas de gallo”.

Así, las áreas del rostro con mayor demanda para su infiltrado con ácido hialurónico suelen ser las que por su naturaleza, tienden a acumular más arrugas a partir de cierta edad, como es el caso de los surcos nasogenianos, las “líneas de marioneta” o la región del pómulo.

No obstante, el ácido hialurónico también se utiliza con gran éxito y óptimos resultados para rellenar arrugas finas, como sucede en la zona del labio superior, también conocido como el “código de barras”, y en la región lateral de los ojos, también denominadas las “patas de gallo”.

Otras aplicaciones que van ganando adeptos desde que apareció la última generación de ácido hialurónico se da en la zona de la ojera, pues tras el tratamiento, mejorará su aspecto y le aportará luminosidad.

El secreto de unos resultados excelentes se basa en un estudio previo y exhaustivo de los rasgos del paciente. Pues, aunque el ácido hialurónico permite realzar y rejuvenecer el rostro tras una sola aplicación, es primordial tener en mente las facciones originales, de cara a proveer un resultado favorecedor y natural.

Aunque no creas que el uso del ácido hialurónico se limita a cuestiones puramente estéticas. Pues su alta capacidad humectante y regeneradora lo convierte en un ingrediente espléndido para ser infiltrado en articulaciones que presentan los primeros síntomas de degeneración, por ejemplo.

Eso sí, si decides mejorar tus signos de envejecimiento con ácido hialurónico, ya sea con fines estéticos o médicos, no olvides que sus resultados, a pesar de ser casi inmediatos, no son permanentes. Deberás realizar nuevas sesiones periódicamente para mantener dichos resultados. Dependiendo de la zona a tratar, del ácido hialurónico utilizado, de la dosis establecida y de la variabilidad individual de cada persona, al igual que sucede con cualquier otro tratamiento médico, puede durar entre uno y dos años.

Pero, como siempre, lo mejor será que acudas a tu profesional de medicina estética de confianza. Nosotros, por nuestra parte, estaremos encantados de poner a tu alcance todos los medios para que acudas con la mayor tranquilidad a tu tratamiento con ácido hialurónico.

Si estás interesada en el tratamiento con ácido hialurónico, no olvides leer sobre:

  • Errores a evitar tras un relleno de ácido hialurónico en labios.
  • Aumentar pómulos en Valencia con ácido hialurónico.

¿Cuándo se empiezan a notar los efectos del ácido hialurónico?

Los efectos del ácido hialurónico se empiezar a notar de forma inmediata tras la aplicación.

Durante la primera semana tras la infiltración, ya sea para aumento de labios, relleno de arrugas en torno a la boca, atenuación de los surcos nasogenianos u otro fin, el efecto que se observa es una combinación del aumento de volumen que produce el producto de por sí, y de la pequeña inflamación con la que el organismo responde al tratamiento.

Por eso se espera unos siete días a que esta inflamación inicial se vaya para realizar una revisión y comprobar los efectos.

En ese momento, si es necesario, se pueden perfilar aquellas zonas que lo requieran:

  • Si el relleno ha quedado escaso en alguna zona, se puede infiltrar más producto (en nuestro Centro de Sevilla siempre dejamos un poco reservado del vial inicial para cada paciente, por si hace falta).
  • Y si se ha acumulado demasiado en algún punto, se puede masajear para repartirlo.

Estudios recientes han descubierto que el efecto del ácido hialurónico es doble:

  • Por un lado, está el aumento de volumen inmediato tras su infiltración.
  • Por otro, las inyecciones de relleno favorecen la proliferación de los factores de crecimiento cutáneo (imprescindibles para regenerar los tejidos dañados) y disminuyen la reabsorción del colágeno, haciendo más lenta la eliminación del mismo y el proceso natural de envejecimiento.

Este doble efecto (rellenador y estimulador) explicaría por qué los beneficios del ácido hialurónico son acumulativos; es decir, se notan más en aplicaciones sucesivas, y la duración de el efecto de éstas es cada vez más prolongado, superando los plazos iniciales – entre seis meses y un año -.

Dra. Prada

Propiedades y usos del ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de forma natural en numerosos tejidos y órganos del cuerpo humano: epidermis, tejido conectivo, cartílagos, líquido sinovial, ojos, etc. Una de sus propiedades más importantes es la capacidad para atraer y retener el agua, lo que hace que esos tejidos se mantengan en buenas condiciones.

Ocurre sin embargo que en el proceso de envejecimiento su presencia en el organismo disminuye progresivamente y, como consecuencia, la piel pierde hidratación y, por tanto, elasticidad y firmeza tornándose más fláccida y abriendo así la puerta a la aparición de arrugas. También ocurre otro tanto en las articulaciones, de modo que los cartílagos se hacen más rígidos, pudiendo romperse y hacer que se sienta dolor con cada movimiento a causa del roce entre los huesos. De hecho, hay que señalar que a la edad de 50 años en el organismo sólo queda la mitad del ácido hialurónico corporal.

Pero es precisamente su capacidad para atraer y retener el agua los que lo ha convertido en uno de los productos estrella de la cosmética, la medicina estética, aunque hay que decir que también ha generado su uso en diferentes tratamientos y terapias de la medicina regenerativa y traumatológica y otros ámbitos de la ciencia médica.

Tipos de ácido hialurónico

Muchos de los productos cosméticos que se comercializan en la actualidad contienen ácido hialurónico obtenido por síntesis. Su función es la de penetrar en la piel, mezclarse con el ácido hialurónico natural y, de este modo promover la producción de más cantidad de esta sustancia, además de favorecer la formación de colágeno.

Sin embargo, el que más se ha de tener en cuenta es el utilizado en la medicina estética o en el tratamiento de determinadas patologías articulares. Se trata de un producto inyectable que se presenta en forma de gel y se inyecta en las zonas a tratar. Hay fundamentalmente dos tipos:

  • Reticulado: se presenta en forma de gel (densa), lo que permite que mantenga la estabilidad durante más tiempo (6 a 9 meses).
  • No reticulado: es líquido y conserva su estabilidad durante menos tiempo (aproximadamente 3 meses).

Usos estéticos del ácido hialurónico

La función de los cosméticos, al margen de otros efectos teóricos, es básicamente la de mantener una buena hidratación de la piel, incluso en sus capas más profundas, de modo que se mantiene el grosor, el volumen y la tersura de la misma. Puede servir para evitar o retrasar la aparición de arrugas o también tratarlas cuando éstas están su fase más incipiente de aparición.

Sin embargo, en el campo de la medicina estética ha supuesto una verdadera revolución en el tratamiento de las arrugas, hasta el punto de sustituir en muchos casos a la toxina botulínica (botox). Se ha demostrado clínicamente que cuando se aplica mediante inyección intradérmica el ácido hialurónico estimula y activa los fibroblastos incluso en personas de edad avanzada, lo que supone que además de proporcionar un mayor volumen a la piel también se estimula la formación de colágeno. De ahí que en la actualidad este tratamiento se esté utilizando para eliminar ciertas arrugas:

  • Los surcos nasogenianos, los que parten de la nariz hacia los laterales de la boca).
  • Los pliegues peribucales y las comisuras labiales, en la línea de contorno de labios.
  • Las del entrecejo.
  • Las patas de gallo.
  • Las de la frente.

Usos médicos del ácido hialurónico

Las particulares propiedades del ácido hialurónico han abierto un campo cada vez más amplio de aplicaciones en el tratamiento de diferentes patologías. La primera de ellas se refiere al tratamiento de enfermedades degenerativas de las articulaciones como la artrosis. En este caso es cada vez más frecuente la realización de infiltraciones de esta sustancia con una doble finalidad: reducir el dolor y lograr una apreciable regeneración del cartílago.

También se utiliza para sustituir el líquido sinovial que se pierde en la realización de artroscopias. Asimismo, en el deporte de élite se usa para recuperar con mayor rapidez las lesiones articulares (tobillo, rodilla, etc.).

En odontología se utiliza para mejorar la cicatrización y regenerar las encías y la mucosa oral, así como en el tratamiento quirúrgico de la disfunción de la articulación temporomandibular. Otro uso incipiente es para el tratamiento de la cistitis intersticial, mediante su introducción en la vejiga. Igualmente se sugiere que puede tener utilidad para tratar problemas cutáneos como la lipodistrofia, ya sea originada por terapias con exceso de esteroides o por el tratamiento antirretroviral de las personas infectadas por el VIH.

Desde hace unos años el ácido hialurónico está por todas partes, es la molécula estrella. Lo encontramos en cremas hidratantes y antiedad, lo usamos en tratamientos estéticos, en tratamientos de artrosis, en suplementos alimenticios para deportistas y para combatir las arrugas. Cuando algo sirve para tantas cosas, en apariencia tan diferentes entre sí, saltan las alarmas. ¿El ácido hialurónico es tan versátil y efectivo como lo pintan?

  • El origen del ácido hialurónico

Los farmacéuticos Karl Meyer y John Palmer aislaron por primera vez el ácido hialurónico en 1934 mientras estudiaban la composición del humor vítreo de los ojos de las vacas. Resultó que esta sustancia de aspecto tan viscoso —es un polisacárido del tipo de glucosaminoglucanos— tenía una función estructural, es decir, es la responsable de mantener la forma del ojo.

Estos farmacéuticos decidieron llamarlo ácido hialurónico porque hialos proviene del griego υαλώδη, que significa vítreo, y urónico por la alta concentración de ácido urónico que contiene (producto de la oxidación de los monosacáridos).

En 1942 empezó a utilizarse el ácido hialurónico con fines comerciales como sucedáneo del aglutinante de clara de huevo usado en pastelería. A partir de entonces comenzó a extraerse de la cresta de algunas aves, ya que lo contienen en gran cantidad. Aunque hoy conocemos métodos de obtención más eficientes que ese, la cresta de las aves se continúa utilizando como fuente. En los años setenta se descubrieron nuevas aplicaciones relacionadas con la cirugía ocular. Empezamos a probarlo con infiltraciones para el tratamiento de patologías articulares y, poco después, se descubrieron aplicaciones cosméticas.

  • Hialurónico para las articulaciones

El ácido hialurónico forma parte del líquido sinovial que lubrica las articulaciones. Algunos mamíferos contienen más que otros. Una persona de 70 kg alberga en su cuerpo unos 15 g de hialurónico. Aproximadamente un tercio se degrada y se recupera parcialmente a lo largo del día. Con la edad, la destrucción del hialurónico es más rápida que su recuperación.

Una de las aplicaciones médicas del ácido hialurónico se hace por medio de infiltraciones en las cápsulas sinoviales —los cojinetes de las articulaciones—. Estas infiltraciones favorecen la lubricación de la articulación y reducen el desgaste del cartílago, lo que minimiza el dolor derivado de la artrosis y otras patologías de sintomatología similar.

Esta molécula es viscosa y de baja densidad. Sus propiedades derivan de su estructura química. El ácido hialurónico es un polisacárido. Esto quiere decir que está formado por la unión de moléculas de azúcar pequeñas formando cadenas. Estas cadenas experimentan cierta repulsión eléctrica unas de otras. El resultado de esto es que pocas moléculas ocupan mucho volumen, por eso tiene baja densidad, y en lugar de apelmazarse al ser sometidas a presión, unas moléculas se deslizan sobre las otras.

Además, el ácido hialurónico es biodegradable. Esto es a la vez una ventaja y una desventaja. Por un lado, es un compuesto que encontramos de forma natural en nuestro cuerpo, por lo que es improbable que dé problemas de incompatibilidad o rechazo. Por otro lado, se va degradando, así que hay que repetir las infiltraciones cada cierto tiempo.

  • Hialurónico en inyecciones estéticas

El ácido hialurónico forma parte de la estructura de la piel. Es la sustancia que mantiene el colágeno en su sitio, por lo que además de una función estructural, desempeña un papel importante en la estética de nuestra piel. La mantiene tersa y rellena.

Con la edad se ralentiza la síntesis natural de hialurónico, mientras que su destrucción sigue un ritmo constante. Esa es una de las razones por las que aparecen arrugas y la piel pierde volumen.

Las inyecciones de hialurónico se hacen bajo la dermis y se dirigen hacia los surcos de las arrugas. El efecto de relleno es inmediato.

Para evitar problemas de alergia, rechazo u otras reacciones autoinmunes, el hialurónico empleado tiene que ser muy puro, sin rastro de proteína animal. Por este motivo se utiliza hialurónico biosintético. Éste se produce a partir de la fermentación bacteriana de ciertos vegetales.

  • Cremas hidratantes y antiedad con ácido hialurónico

Una de las cualidades del ácido hialurónico es que es muy higroscópico. Esto significa que es capaz de retener una gran cantidad de agua —miles de veces su peso—. Esta propiedad se utiliza como activo de hidratación en los productos cosméticos.

Uno de los factores que más afectan al aspecto, salubridad y envejecimiento de nuestra piel es la hidratación. La piel tiende a perder agua de forma natural. Lo que hacen los activos hidratantes es evitar la excesiva pérdida de agua. Algunas de estas sustancias pueden ser simplemente oclusivos (taponan la piel), otras como el hialurónico son humectantes, actúan como una capa de agua que previene la deshidratación de la piel.

La hidratación superficial nos la proporciona cualquier tipo de hialurónico. Sin embargo, dependiendo de su peso molecular, el ácido hialurónico tiene una actividad diferente. El peso molecular también afecta al precio de la materia prima y, por tanto, al precio del cosmético.

El hialurónico de alto peso molecular suele ser de procedencia animal. Al ser una molécula tan grande, no tiene capacidad de penetración en la piel. Permanece en la superficie y actúa como un potente hidratante.

El hialurónico de bajo peso molecular suele ser de origen sintético. Producirlo es más costoso, por eso lo encontramos en productos cosméticos de gama media-alta. En la lista de ingredientes se denomina hialurónico «fragmentado» o «hidrolizado». Éste sí tiene capacidad de penetración. Es capaz de llegar hasta la dermis, por lo que tiene una función rellenadora que atenúa las arrugas. Además, se ha comprobado experimentalmente que promueve la síntesis de hialurónico natural de la piel.

El peso molecular del hialurónico que encontramos en los cosméticos es muy diverso, y eso hace que unos productos sean mejores que otros y más adecuados a cada piel. La unidad de medida que se emplea en el sector cosmético es el KDa (kilodalton). El hialurónico de 320 KDa o más no garantiza el efecto relleno, pero sí la hidratación. El hialurónico de 20 kDa o menos tiene tal capacidad de penetración que puede resultar irritante para algunas personas. Por ese motivo existen productos que combinan el hialurónico de alto peso con el de bajo peso. Para evitar posibles irritaciones, en los productos formulados para pieles sensibles se utiliza hialurónico de bajo peso de 50 kDa.

  • Suplementos alimenticios con ácido hialurónico

Los suplementos alimenticios con ácido hialurónico se publicitan tanto para personas con artrosis, como para deportistas, como para combatir el envejecimiento de la piel.

El dicho popular «de lo que se come se cría» no hay que tomárselo al pie de la letra. De la misma manera que comer sesos no hace que te crezca el cerebro, comer hialurónico no hace que tu piel o tus articulaciones ganen hialurónico. Todo lo que ingerimos se metaboliza, se transforma en otras moléculas más simples y éstas se distribuyen en nuestro organismo. Cuando consumimos hialurónico, éste se fragmenta en azúcares simples y lo metabolizamos como cualquier otro polisacárido. Es decir, no viaja como azúcares libres a nuestra piel y se vuelve a recomponer allí como hialurónico. El metabolismo es algo mucho más complejo que eso. Esa es la razón por la que no sirve para nada consumir suplementos con ácido hialurónico.

Habitualmente estos suplementos además contienen colágeno, por aquello de la relación estructural que mantiene el hialurónico con el colágeno. Ni el colágeno ni el hialurónico favorecen la síntesis de más hialurónico ni más colágeno. Para poder publicitar que sí lo hacen, estos suplementos suelen contener vitamina C, que sí ha sido aprobada por las autoridades. Incluir una cantidad ridícula de vitaminas y minerales con declaraciones saludables verificadas es una de las tretas permitida y fomentada por las autoridades.

No todos los suplementos son iguales. Algunos contienen diferentes principios activos que conjuntamente promueven la síntesis natural de hialurónico y frenan su destrucción. Desgraciadamente las autoridades no evalúan los alimentos ni los suplementos en su conjunto, sino como ingredientes individuales. Esa es la razón por la que tanto buenos y malos incluyen vitamina C en su composición, para que sea legal publicitarlos como beneficiosos para la piel y las articulaciones.

  • Conclusión

El ácido hialurónico es una molécula estrella. Es versátil y eficaz, pero no para absolutamente todo.

Inyectado en las articulaciones sí es capaz de minimizar el dolor, de conservar el cartílago y aumentar la lubricación. Inyectado bajo la epidermis, sí rellena las arrugas y fomenta la síntesis del hialurónico propio de la piel. Al ser biodegradable hay que inyectarlo periódicamente.

Por vía tópica también cumple varias funciones cosméticas. El hialurónico de alto peso molecular hidrata la piel, y el de bajo peso molecular tiene capacidad de penetración. No es tan efectivo e inmediato como las inyecciones, pero funciona como rellenador y activa la síntesis del hialurónico propio de la piel de forma menos invasiva.

Ingerido en suplementos alimenticios o formando parte de alimentos funcionales no aporta ningún beneficio, ya que se metaboliza como cualquier otro polisacárido. Los suplementos que promueven la síntesis de hialurónico o frenan su destrucción tienen otros principios activos, ninguno de ellos será el ácido hialurónico.

Sobre la autora: Déborah García Bello es química y divulgadora científica

Ácido hialurónico: cómo se aplica y qué es

Es un proteína con muchas propiedades para el cuerpo. Cómo se aplica el ácido hialurónico para beneficiar la piel, el cabello y las articulaciones.

Es uno de los componentes más importantes de los productos antiage por sus beneficios para la piel, pero poco sabemos sobre el ácido hialurónico. Cómo se aplica, qué propiedades tiene y para qué sirve son algunas de las preguntas que respondemos en esta nota para ayudar a descubrir a un buen aliado de tu belleza y tu bienestar.

Te puede interesar: Beneficios del colágeno hidrolizado para piel y cuerpo

Cómo se aplica el ácido hialurónico

Lo primero que hay que saber es qué es y para qué sirve el ácido hialurónico. Se trata de una proteína que está presente en nuestro cuerpo de manera natural y que tiene la función de hidratar y recomponer los tejidos. Se usa especialmente en el caso de la piel porque es el órgano en el que se la encuentra en mayor medida.

El ácido hialurónico tiene usos y aplicaciones muy variadas. Se utiliza como:

  • Cosmético para suavizar la apariencia de las arrugas en distintas zonas del rostro.
  • Relleno facial para disimular el aspecto de las ojeras.
  • Hidratante profundo para la piel.
  • Complemento para enfermedades como la artritis, porque tiene la propiedad de aliviar los dolores articulares.
  • Hidratante capilar.

Según la necesidad que tengas, variará la forma en que te apliques el ácido hialurónico, que viene en distintas presentaciones.

Ácido hialurónico inyectable

La aplicación del ácido hialurónico mediante inyecciones debe siempre ser realizada por un profesional. Su uso más común es en la medicina estética, donde se lo utiliza para mejorar el aspecto de distintas partes de la cara mediante rellenos faciales.

  • Ácido hialurónico labios: uno de los lugares donde las arrugas se hacen más visibles es en los labios y la zona que los rodea. Su aspecto puede ser mejorado con la aplicación de un relleno de labios con ácido hialurónico que hidratará la zona, suavizará el aspecto de las arruguitas y rellenará los labios, dándoles un poco más de volumen. Vas a tener que hacerte un mantenimiento a los 6 o 9 meses.

Te puede interesar: Cómo hidratar la piel y combatir el envejecimiento

  • Ácido hialurónico ojeras: otro de los lugares frecuentes para la inyección del ácido hialurónico son las ojeras que, a medida que pasa el tiempo, se van marcando cada vez más. Al inyectar esta proteína en la zona de las ojeras vas a notar que su aspecto y su color son menos notorios. Quienes tengan ojeras rosáceas o violetas, encontrarán en esta técnica una gran solución al menos por un tiempo, ya que habrá que retocarlas después de los 6 o 9 meses.
  • Ácido hialurónico para rodilla: más allá del campo de la cirugía estética, el ácido hialurónico también se utiliza para tratar la osteoartritis de rodilla, una enfermedad que deteriora rápidamente el cartílago de dicha parte del cuerpo. La infiltración de esta proteína (a través de una inyección en la rodilla) alivia los dolores articulares y brinda al paciente una mayor movilidad. Por eso, el ácido hialurónico también se utiliza para tratar otras enfermedades relacionadas con los huesos.

Ácido hialurónico: pastillas

Además de las inyecciones de esta famosa proteína, hay otras maneras de sacarle provecho al ácido hialurónico: cápsulas. Se las consume de manera oral y una de sus tantas ventajas es que podés encontrarlas en cualquier farmacia o dietética, obviamente después de haber consultado con un profesional.

Las pastillas de ácido hialurónico nutren la piel por dentro y evitan que tengas que someterte a tratamientos estéticos de riesgo para conseguir los resultados que deseás.

Sus beneficios son varios: hidrata de manera profunda y desacelera el proceso de envejecimiento de la piel, lubrica las articulaciones facilitando su movimiento, y ayuda a prevenir y curar el síndrome del ojo seco.

Te puede interesar: Cómo tener una piel perfecta: consejos y cuidados

Ácido hialurónico: crema

La aplicación del ácido hialurónico en forma de crema se utiliza en general como producto de cosmética para la piel. Si bien sus efectos se producirán de manera más progresiva que con las inyecciones o las cápsulas, es un método excelente para hidratar nuestra piel de manera profunda, suavizar el aspecto de las arrugas, marcas o líneas de expresión, etc.

Existen distintos tipos de cremas según la parte del cuerpo que se quiera hidratar. Hay cremas con ácido hialurónico para contorno de ojos, labios o para toda la cara. Dependiendo de lo que tu piel necesite, podés elegir una mascarilla, un sérum, una crema de día o noche, un protector solar facial, etc.

Algunas marcas que te recomendamos son: La Roche Posay, Vichy, Avene, Isdin. Y, si buscás productos con un precio, más accesible te sugerimos ver las opciones de Eucerin, Neutrogena o Nivea.

Además de su formato en crema facial, el ácido hialurónico para el pelo es un excelente producto para proteger, hidratar y fortalecer el cabello. Con la aplicación de mascarillas u otros productos capilares durante la semana vas a notar increíbles cambios en tu pelo.

Esta proteína es una buena aliada si te preocupa el daño que genera el uso de la planchita, el secador de pelo o el exceso de sol, mar o pileta. El ácido hialurónico es ideal para contrarrestar sus consecuencias. Vas a encontrar excelentes opciones en diversas marcas, como Biferdil, Lidherma y Kerastase.

Ampollas de ácido hialurónico

Las ampollas de ácido hialurónico son otra de las formas de aplicación de esta proteína en su forma más pura. No son inyectables, sino que se colocan directamente sobre la piel de la cara, masajeándola suavemente con movimientos en círculo. Esto hará que la piel absorba de manera más rápida el producto, mientras estimulamos la circulación de la sangre en nuestro rostro.

Te puede interesar: Beneficios del Omega 3 para la salud y la piel

Para aprovechar al máximo la ampolla, te recomendamos aplicarlo después de bañarte, cuando los poros están abiertos. Algunas marcas que podés considerar son Isdin, Lidherma, Liposoma y Laca.

Ácido hialurónico: efectos secundarios

Si bien el ácido hialurónico es una proteína con comprobadas bondades para la belleza y salud de tu cuerpo, es importante que recuerdes consultar con un profesional antes de aplicarte el producto. Puede ser un cirujano plástico o un dermatólogo, pero preguntales siempre antes de consumirlo en cualquiera de sus formas (y en especial con las inyecciones y las pastillas). Vas a poder resolver tus dudas de la mejor manera si acudís a ellos en primer lugar.

Aunque en la mayoría de los casos los pacientes obtienen un resultado positivo, hay algunos pocos casos en los que el ácido hialurónico ha causado complicaciones. Uno de los más frecuentes es la resequedad en la piel, producida por los componentes agregados de los productos de cosmética.

A su vez, si hablamos del relleno inyectable de ácido hialurónico, algunos de sus efectos secundarios son sarpullidos alrededor de la zona inyectada, picazón, moretones, dolor o hinchazón después de los pinchazos y una apariencia desigual o desnivelada de la piel que fue inyectada. Por eso es fundamental consultar a un profesional que recomiende qué es bueno y malo para vos.

Podés leer: Cuidados de la piel: cómo mantenerla linda y saludable

Seguí leyendo:

  • Cómo eliminar las estrías: los mejores tratamientos
  • Cómo hacer un baño de crema para el pelo
  • Cómo eliminar las bolsas debajo de los ojos
  • Tipos de manchas en la piel: causas y tratamientos
  • Tendencias maquillaje 2019: claves de la temporada
  • Propiedades de la avena: un cereal con muchos beneficios
  • Cómo hidratar los labios resecos y agrietados
  • Cómo tener una piel perfecta: consejos y cuidados
  • Cómo eliminar la caspa de una vez y para siempre
  • Cómo teñir el pelo en casa: consejos de belleza casera
  • Para qué sirven los electrodos: estética y salud
  • Cómo planchar el pelo sin dañarlo
  • Cómo sacar las manchas de la cara
  • Beneficios del sauna: el calor que cuida la salud

¿Qué es el ácido hialurónico?

Es un hidrato de carbono (en concreto, un mucopolisácarido) producido naturalmente por el cuerpo en los fibroblastos. Es viscoso, elástico y con un especial afán por formar enormes macromoléculas. Esto da alas a los químicos para formularlo con densidades muy diferentes.

¿Para qué sirve?

Si toda la medicina estética le pone ojitos es por su capacidad de pluriemplearse. Su propiedad más codiciada es la de absorber 1.000 veces su peso en agua, lo que se traduce en un increíble poder hidratante. Las moléculas de este ácido, literalmente, se introducen en los surcos de la piel, capturan el agua y se hinchan, de ahí ese efecto ‘relleno inmediato de arrugas’. Además, estimula la producción de colágeno, los procesos de cicatrización y la renovación celular.

El que produce el cuerpo, ¿dónde se encuentra?

La mitad va a la piel. El resto, en el humor vítreo y el tejido conjuntivo. La mala noticia es que se elimina cada tres días, por lo que el organismo tiene que estar funcionando a toda máquina para reemplazar el que desaparece.

Y este proceso de producción frenética, ¿se mantiene siempre en los mismos niveles?

No. A partir de los 25 años la factoría hialurónica empieza a renquear. A los 35 años ya solo tenemos un 65% y a los 60 no queda más que entre un 20% y un 10%. Eso significa arrugas, pérdida de volumen y menos luminosidad en el rostro.

¿Hasta qué punto se puede afirmar que el que ofrecen los cosméticos es natural?

Su origen suele ser vegetal y con una estructura idéntica a la producida por los fibroblastos humanos. Por eso es raro que haya rechazos o reacciones alérgicas. “Se obtiene por biotecnología a partir de un sustrato vegetal, normalmente, trigo o remolacha”, explica Raquel García, directora de formación de Nuxe España. “En María D’Uol se fabrica sintéticamente por fermentación. No es ni animal ni vegetal”, apunta su directora, María Unceta. En todos los casos es reabsorbible: guste o no, en unos meses desaparecen sus efectos.

¿Cómo se puede encontrar?

Los profesionales de la medicina – y solo ellos – pueden emplearlo en formato inyectable. Para casa los hay de uso tópico en crema, sérum y hasta líneas de color (Hyaluronic Blush de By Terry, Lift Me Up de Astor…). Además, últimamente han irrumpido en el mercado complejos nutricosméticos en comprimidos o bebibles (Expert Skin Arkoadvance de Laboratorios Arkopharma, Rv& de 180 The Concept…), que vienen a complementar los rituales de belleza diarios. Suelen ir acompañados de otros nutrientes como el colágeno que, además, ayuda a lubricar las articulaciones y reduce el riesgo de lesiones. “Sus efectos son notables, pero teniendo en cuenta que pasan por todo el proceso digestivo y, de ahí, al torrente sanguíneo, sus efectos no son tan intensos como en el caso de inyectables que van al punto donde se necesita”, apunta la doctora Mar Mira, de la Clínica Mira + Cueto.

¿Qué diferencia hay entre todos estos?

La concentración. Desde un 1% en la crema Hyaluronic Cream de María D’Uol hasta casi un 100% en algunos inyectables.

En los de uso tópico se suele diferenciar entre AH de alto y bajo peso. ¿Qué significa?

Se refiere al peso de cada molécula. “Las hay más sencillas y, por tanto, más ligeras, frente a otras con una estructura molecular más compleja y, por tanto, de mayor peso. Según su peso, alcanzarán capas más profundas de la piel o se quedarán en las más superficiales”, apunta David Rodríguez, formador de Clarins. Imaginemos que colamos un cocido a través de una garbancera: el caldo se irá al fondo del puchero mientras que los tropezones, que son más gruesos, se quedarán en la garbancera. El caldo sería el de bajo peso molecular y los garbanzos, el de alto peso molecular. “El que se queda en la superficie, porque no logra traspasar bien los poros, forma una película que limita la evaporación excesiva del agua y hace un efecto flash inmediato”, comenta Unceta. El que accede a las capas más profundas “fija el agua, reconstruye la reserva hídrica y estimula la síntesis del colágeno. Así se potencia la elasticidad y firmeza de la piel”, concluye Rodríguez.

Con un uso tópico, ¿hay alguna contraindicación?

Ninguna. “Es compatible incluso con el sol y el embarazo”, asegura Rodríguez.

¿Quién puede poner los inyectables?

Desde luego, nunca la esteticista ni otro profesional de la belleza que no sea un médico. Ante esta práctica clandestina bastante extendida, las doctoras Mira y Cueto claman al unísono: “Los médicos son los únicos autorizados por ley. Aunque también es cierto que desde hace un tiempo los Colegios Oficiales de Médicos Españoles han creado un Registro de médicos acreditados en Medicina Estética, que solo incluye a doctores con una formación específica y exhaustiva en este campo. Estos son los más adecuados para estos procesos”.

En cuanto a los inyectables, ¿qué diferencias hay entre los reticulados y no reticulados?

“En los reticulados las moléculas son densas y adoptan estructuras tridimensionales. Este ácido hialurónico sirve para dar volumen a los pómulos, corregir arrugas de los surcos nasogenianos…”. En pocas palabras: es el de relleno. Pueden aplicarse, incluso, para añadir algo de volumen en glúteos. En cambio, el ácido hialurónico no reticulado es más fluido, se infiltra en las capas más superficiales de la piel y suele combinarse con otros activos como antioxidantes, vitaminas, minerales… para promover la revitalización integral de la piel”, explica la doctora Sofía Ruiz del Cueto. Dicho de otra manera: es una cura de hidratación urgente que puede aplicarse en rostro, manos resecas… “Da muy buen resultado en el escote al aportar hidratación, firmeza, y, con ellos, más luminosidad”, insiste la doctora Natalia Ribé, del Institut Dra. Natalia Ribé. No aumenta en ningún caso los volúmenes. En el caso del pecho, además, sería una temeridad: falsearía los resultados de una mamografía.

¿Cuánto dura?

“Si no es reticulado se puede infiltrar cada 15 ó 30 días, según las necesidades de cada paciente. Lo habitual es que vaya en un cóctel como el Splendor con plasma rico en plaquetas y vitaminas”, explica Cristina Álvarez, directora de los centros que llevan su nombre. “Si es reticulado se revisa al cabo de las 2-4 semanas y se retoca si es necesario. Suele durar entre 6 y 12 meses”.

¿Se pueden usar estando embarazada?

Como todo lo que sea inyectable y no imprescindible por prescripción médica, no.

¿Es la gran panacea o sus resultados ya han sido superados por otras sustancias?

No todos los profesionales de la estética le profesan la misma veneración. Para el doctor Moisés Martín Anaya “fue en un día un producto estrella, como hoy lo es el bótox. Ocupó el espacio del colágeno como relleno para las arrugas porque era más fácil de usar, no necesitaba prueba de tolerancia previa y se reabsorbía más lentamente. A día de hoy sigue siendo importante en el aumento de labios y para tratar las pequeñas arrugas cutáneas faciales, pero compite con otros tratamientos, como los factores de crecimiento plaquetarios y los microinjertos y nanoinjertos de grasa del propio paciente, que dan mejores resultados y duran más.

Crema acido hialuronico

Hoy te acercamos las propiedades y beneficios de aplicarnos a diario una Crema acido hialuronico. Este principio activo, el hialuronato, conocido como ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en la piel pero que con el paso de los años va reduciendo su producción natural. Por eso y muchos beneficios más el ácido hialurónico es uno de los activos más de moda en cosmética.

Crema acido hialuronico puro

Aplicar todos los días a nuestra piel una Crema acido hialuronico mejora la elasticidad y la hidratación de los tejidos de la piel. En estética, el ácido hialurónico puro se utiliza para el relleno de arrugas y de marcas faciales por su alto poder para atraer moléculas de agua. Se utiliza en inyectables , mediante un tratamiento muy costoso o en cremas faciales.

Aplicando el principio activo en una Crema acido hialuronico son parecidos a los infiltrados pero a mas largo tiempo. Para poder apreciar sus beneficios debemos ser constantes en su aplicación. El ácido hialurónico reduce arrugas, elimina patas de gallo y es un buen regenerador celular. Podemos aplicar ésta crema en todo tipo de pieles ya que no aporta grasa y tampoco reseca la piel. ¿Necesitas algo más para elaborar tu propia crema acido hialuronico?

Acido hialuronico en crema

La Crema acido hialuronico que elaboramos en el siguiente paso a paso puedes aplicarla a diario en todo el rostro. Haremos hincapié en el contorno y comisura de los labios, en las patas de gallo, surcos nasogenianos y en la zona de los labios. Aplica la Crema acido hialuronico con un suave masaje y deja actuar antes de aplicarte un protector facial si vas a salir a la calle. Recomiendo aplicar de nuevo por la noche para que durante actúe en tu piel cuando está en reposo.

Necesitaremos los siguientes productos para elaborar 200 gramos de Crema acido hialuronico,

  • Agua desmineralizada, 40 gramos
  • Acido hialurónico, 1 gramo
  • Crema base lanette, 160 gramos
  • Tarro para crema

Pincha aquí y accede al vídeo directamente en youtube

Crema con acido hialuronico

Cuando vayamos a elaborar cosmética casera debemos utilizar recipientes y útiles limpios y desinfectados.

  1. En un recipiente que se pueda cerrar añadimos los 40 gramos del agua desmineralizada. Le añadimos el gramo de ácido hialurónico y mezclamos con una varilla.

Dejaremos hidratar durante al menos 1 hora. Pasado el tiempo el ácido adquiere una textura gelatinosa.

  1. Pesamos en un recipiente los 160 gamos de la crema base lanette e iremos incorporando poco a poco el ácido hidratado. Mientras removemos y mezclamos para mezclar bien los dos productos.

Una vez integrado todo el ácido hialurónico en la crema ya podemos envasar nuestra crema. Tendremos lista la crema para poder utilizar y disfrutar de sus propiedades.

Crema facial con acido hialuronico

Si sois amantes de la cosmética casera, entrar en el blog de hacer cremas y descubre una gran variedad de recetas para hacer cosmética. Cremas, serums, contornos de ojos, limpiadores faciales, todo lo que tu piel necesita para mantenerla joven y cuidada. Pincha sobre la imagen y accede al blog,

Si te ha gustado éste post no te olvides de visitar nuestros canales en redes sociales Facebook, Instagram, twitter, google+ y Pinterest además del canal de YouTube.

1 Step 1

¿Qué es, para qué sirve y cómo se utiliza el ácido hialurónico?

Suponemos que habrás escuchado hablar del ácido hialurónico una y mil veces pero, ¿sabes qué es? ¿qué usos tiene? o ¿cómo se utiliza? Hoy en Guapabox queremos responder a todas esas preguntas, así que coge papel y boli que ¡empezamos!

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en nuestro organismo de forma natural, formando parte de tejidos y órganos como, por ejemplo, la piel. Con el paso del tiempo la cantidad de esta sustancia va disminuyendo en nuestro cuerpo y produce, entre otras cosas, que aparezcan líneas de expresión y arrugas, y que la piel pierda tersura y firmeza.

¿Para qué sirve el ácido hialurónico?

Su uso más extendido es como un potente reductor de arrugas y líneas de expresión. Y es que una de sus mayores capacidades es la de captación y retención de agua, por lo que es un gran hidratante para la piel. Además, sirve como soporte del colágeno y favorece su producción.

¿Cómo se utiliza el ácido hialurónico?

En cuanto a tratamiento de belleza se refiere, existen dos formas de aplicar el ácido hialurónico. Por un lado, están las inyección que deben hacerse en un centro especializado. Se introduce en el interior de la dermis para rellenar arrugas y con un efecto realmente instantáneo. Por otro lado, existen numerosas cremas, sérums… con una alta concentración de ácido hialurónico y que, aplicados sobre la piel, consigue devolver la juventud y la hidratación al rostro, siendo un método menos invasivo que las infiltraciones.

Descubre por ti misma los efectos de esta sustancia de uso tan extendido en el mundo de la cosmética con las mascarillas de ácido hialurónico de Redumodel que tenemos en nuestra tienda. ¡Juventud inmediata sin pinchazos!

No te pierdas…

¿Todavía no conoces el contorno de ojos con el que dirás adiós a los signos de edad?

https://www.mifarma.fr/oddent-acido-hialuronico-liquido-gingival-envase-de-150-ml 6153 Conteneur de ODDENT acide hyaluronique gingivale liquide 150 ml <p><b>ODDENT acide hyaluronique contenant gingivale liquide 150 ml</b></p><p>ODDENT l’acide hyaluronique, un produit innovant, issu de la biotechnologie, qui aide à protéger, guérir et réparer endommagé de tissu gingival.</p><p>L’acide hyaluronique se trouve naturellement dans de nombreuses parties de notre corps.</p><p>Dans la bouche, peut trouver comme fondamentale du tissu conjonctif gingival, où il développe les fonctions de réparation tissulaire et anti-inflammatoire. En fait, leur présence est essentielle pour le maintien du tissu gingival sain.</p><p>Dans les États traumatiques de la muqueuse gingivale comme les chirurgies, les plaies, ou ulcères et même parodontopathie, résultant de l’acide hyaluronique déficit délai cicatrisation et maintient l’état inflammatoire. L’application de l’acide hyaluronique exogène permet d’accélérer la réparation des tissus.</p><p>Acide hyaluronique ODDENT se produit en gel et fluide gingival et ses propriétés sont idéales pour les soins de la muqueuse buccale endommagée : favorise la cicatrisation de tissus et de guérison, favorise la prolifération des migrations et de la cellule, a un effet réducteur de la l’inflammation et le saignement gingival et favorise l’absorption d’eau et le transport des nutriments vers les cellules.</p><p><br><b>Signes :</b></p><p>États inflammatoires (gingivites, saignement gingival, récession gingivale, sacs gingivales) et autres États traumatiques (notamment des plaies de la bouche, plaies causées par les appareils de prothèse et orthodontie, nettoyage, abrasion, amovible extractions dentaires, récupération post-chirurgicale, etc..) et ces maladies où la muqueuse gingivale doivent une plus forte concentration d’acide hyaluronique.</p><p><b>Mode d’emploi :</b></p><p>Après une bonne hygiène buccale, appliquez ODDENT® trois à cinq fois par jour (après les principaux repas) pendant 3 à 4 semaines jusqu’à ce que tous les symptômes ont disparu.</p><p>Il est recommandé de ne pas manger ou boire pendant au moins 30 minutes après l’application.</p><p>Liquide : rincé avec ml (dose) pendant 1 à 2 minutes.</p><p>Le composé est prêt à être utilisé ; ne pas diluer.</p><p>Précautions : hypersensibilité à l’un des ingrédients de la formulation. Si les symptômes persistent, consulter un professionnel de la santé.</p><p>Conserver à une température de 5 ° C – 40 ° C.</p> https://www.mifarma.fr/media/catalog/product/cache/12/image/265x/9d6758f7fb7476b09aa51a3fa7ce618a/o/d/oddent___cido_hialur__nico_l__quido_gingival_envase_de_150_ml156038_.jpg 8.37 instock 12.22 6.92 32 3.85 Menarini 0 0 0 https://www.mifarma.fr/media/catalog/product/cache/12/small_image/180×180/9df78eab33525d08d6e5fb8d27136e95/o/d/oddent___cido_hialur__nico_l__quido_gingival_envase_de_150_ml156038_.jpg /Bains de bouche

¿Cómo ayuda a nuestra piel una mascarilla de ácido hialurónico?

El ácido hialurónico ha sido siempre nuestro principal aliado a la hora de combatir los signos del envejecimiento. Primigeniamente, se trata de una sustancia que se encuentra en nuestro organismo y que va desapareciendo con el paso de los años, haciendo que nuestro rostro pierda firmeza, volumen y tersura paulatinamente.

¡Pero no te preocupes! Las propiedades naturales del ácido hialurónico han permitido que pueda administrarse por otras vías. Uno de los métodos más usados y exitosos es la aplicación de mascarillas ricas en ácido hialurónico, las cuales pueden ser usadas en prácticamente cualquier tipo de piel y aportan unos beneficios palpables y visibles desde prácticamente la primera aplicación.

Si bien es cierto que existen multitud de marcas y clínicas de estética que ofrecen mascarillas y sérums de ácido hialurónico con resultados más que satisfactorios, también puedes optar por crear tu propia receta con ingredientes naturales. Frutas como el limón, los arándanos, el kiwi o la naranja son alimentos ricos en ácido hialurónico y otras vitaminas que, aplicadas cada cierto tiempo en el rostro, favorecen la regeneración y garantizan la buena salud de tu piel.

Ya sean caseras o no, las mascarillas de ácido hialurónico son la opción idónea para cuidar tu piel, ya que poseen numerosas ventajas con respecto a otros compuestos como el colágeno. ¿Quieres saber cómo puede ayudar una mascarilla de ácido hialurónico a tu piel? ¡Atento!

Hidrata en profundidad

Una de las principales características del ácido hialurónico es que se trata de una sustancia hidrofílica, por lo que no ejercerá su función si no estamos suficientemente hidratados. Esta condición hace que, al mismo tiempo, retenga una gran cantidad de agua, necesaria para mantener una correcta hidratación de la piel.

De esta forma, administrar a nuestro rostro dosis frecuentes de ácido hialurónico hará que nuestras células gocen de mayor elasticidad y luzcamos un rostro turgente, radiante y liso en el medio y largo plazo.

Gran potencial regenerador

El ácido hialurónico es un activo con una gran función regeneradora. Además de retener grandes cantidades de agua, necesarias para garantizar una buena salud cutánea, trabaja en la regeneración de estructuras de cartílagos, articulaciones y de la propia piel. También interfiere en la correcta estabilidad de los tejidos corporales.

Aporta una protección extra a nuestra piel

Gracias a que contribuye a la eliminación de radicales libres, el ácido hialurónico, además de mejorar el estado general de la piel, la protege de la incidencia de rayos solares. Esto ayuda a la prevención de manchas y a la aparición de imperfecciones y arrugas superficiales.

De hecho, muchas cremas y protectores solares incorporan pequeñas cantidades de ácido hialurónico, lo que garantiza una protección extra ante largas exposiciones al sol.

Combate activamente los principales signos de la edad

El ácido hialurónico es, en la actualidad, el compuesto más empleado para combatir los primeros y principales signos de la edad en nuestra piel. Gracias a que está presente en las células de la piel, es una de las sustancias que menos alergias y complicaciones genera, lo que resulta idóneo como tratamiento para rejuvenecer la piel tras la aparición de las primeras arrugas y líneas de expresión.

Estos signos de edad comienzan a aparecer con el descenso de la concentración de ácido hialurónico en nuestras células. Una aplicación continuada y en las dosis adecuadas mediante una mascarilla puede ser la solución a estas líneas de expresión más superficiales.

En la Clínica del Doctor Moisés Amselem somos expertos en tratamientos con ácido hialurónico

Los tratamientos con ácido hialurónico son la solución idónea para combatir los signos del envejecimiento, rejuvenecer nuestro rostro y aportar tersura, turgencia y elasticidad a nuestra piel.

La clave para lucir un rostro perfecto es mantener tu piel sana durante todo el año y, es por ello que, te recomendamos que prestes especial atención a su cuidado diario. ¡Síguenos para más consejos!

Si tienes alguna duda, no dudes en contactarnos. Nuestros profesionales, gracias a su dilatada experiencia, te aconsejarán sobre cualquier problema que te pueda surgir. ¡Te esperamos!

SI QUIERES MÁS INFORMACIÓN, RELLENA NUESTRO FORMULARIO

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *