0

Cuando tiene latido el embrion

El corazón del futuro bebé, latido a latido

  • El corazón del feto empieza a formarse en la quinta semana de embarazo.
  • Los latidos del corazón del futuro bebé se pueden empezar a apreciar en la ecografía a partir de la sexta semana de embarazo, y se pueden oír entre las semanas octava y décima de la gestación con un aparato llamado doppler que amplifica los sonidos. ¡La primera vez suele ser bastante impresionante!
  • Entre las semanas 18ª y 20ª el corazón ya late tan fuerte que se puede oír colocando un estetoscopio en el vientre de la embarazada. Un vientre que a estas alturas del embarazo ya será bien visible.

La emoción de los futuros padres, en vídeo

Datos científicos aparte, escuchar cómo late el corazón del futuro bebé por primera vez despierta siempre un torrente de emociones en los futuros padres. Muchos de ellos cuelgan de hecho los vídeos de ese momento que les resulta tan mágico y tan especial en la red. Y nosotros, el equipo de Ser Padres, hemos seleccionado algunos para que los podáis disfrutar, ver y emocionaros.

Eso sí, antes de que lo hagáis queremos que tengáis en cuenta que la primera y, de hecho, las dos o tres primeras veces que se escucha el corazón de un futuro bebé la madre y el padre de ese pequeño suelen reaccionar con risa o llanto ante tal descubrimiento. Un descubrimiento que significa que la vida que crece dentro de la mamá y que han creado los dos juntos existe y se está formando.

No es extraño por tanto que en esos vídeos abunden tanto las risas como los llantos. LLantos de alegría, claro está. Tampoco es raro que se queden sin palabras. Lo que también es absolutamente normal es que tanto el futuro padre como la futura madre sientan una sensación de amor, siempre, y muchas veces también de responsabilidad.

Sea como sea, lo cierto es que la tecnología en este caso es una gran aliada del ser humano. No hace tanto no era posible disfrutar de un momento tan bonito como el que ahora representa para los futuros padres escuchar el latido de su futuro bebé. Un latido que también ayuda a los médicos a verificar que la criatura crece y vive.

Uno de los momentos más emocionantes durante el proceso del embarazo es cuando los futuros papás y mamás escuchan por primera vez el latido del corazón de su bebé. Sobre todo, para la madre, el sentir que hay otro corazón además del suyo latiendo en su interior es algo muy especial. ¿En qué momento podemos empezar a escuchar el latido del corazón de nuestro futuro bebé?

A pesar de que el embrión ya tiene pulsaciones cardíacas desde la tercera semana tras la concepción, no es hasta más adelante cuando se pueden captar a través de aparatos especializados. El motivo es que la pulsación es tan débil que se hace prácticamente indistinguible respecto al flujo sanguíneo materno. Hay que tener en cuenta que en esas fases del embarazo el embrión puede llegar a medir unos pocos milímetros. Se dice fácil, pero basta con observar una regla y fijarse en la raya divisora de centímetros para darse cuenta que es incluso más pequeño que eso.

A partir de la sexta semana de gestación podemos comenzar a apreciar el latido del bebé. A pesar de que el embrión solo mide apenas 1 centímetro ya se le puede comenzar a distinguir la cabeza, y se comienza a intuir la zona de los ojos, los oídos, la boca o las extremidades.

¿Cómo se puede escuchar el latido del corazón del embrión?

Para hacerlo es necesario instrumental médico. Mediante las ecografías es posible, además de tener una primera imagen del embrión, escuchar el latido del futuro bebé. La frecuencia del latido durante esta etapa suele ser de 100 pulsaciones por minuto.

Últimamente se han popularizado también equipos doppler portátiles de uso doméstico que pueden ser comprados por los padres. Para que funcione bien hay que aplicarse la misma crema que se utiliza durante la ecografía. Sin embargo, son muchos los expertos que recomiendan no utilizar estos aparatos. El motivo es que suelen generar ansiedad e inquietud a padres algo hipocondríacos. La no correcta utilización de estos aparatos, algo común para personas sin formación médica, puede llevar a dar falsas lecturas. Estas lecturas incorrectas podrían preocupar sin motivo a los padres. Unas preocupaciones que deberían evitarse sobre todo a la madre embarazada.

Artículo publicado en la sección Embarazo con las etiquetas salud, sanidad The following two tabs change content below.

  • Autor
  • Últimos artículos

Fundadora y gerente de Baby Essentials y Fundación Concilia. Empresaria, emprendedora y madre de 2 niños. “Comprometida con la maternidad y la conciliación de la vida familiar y laboral”.

Últimos artículos de Marcela de Hoyo (ver todo)

  • ¿Tendré leche de calidad para amamantar a mi hijo? – 12/09/2019
  • Qué hacer para solicitar una reducción o adaptación de jornada por conciliación – 21/05/2019
  • ¿Cuánto dura un parto normal? – 16/04/2018

El crecimiento del corazón en el feto

Uno de los momentos más ilusionantes durante un embarazo llega cuando se arrima el oído al vientre materno en busca de detectar los primeros latidos de la criatura que se está gestando. Los futuros papás ven en este momento la confirmación de que su futuro hijo está creciendo y que ya queda menos para el deseado nacimiento.

Las ecografías, que detectan el embarazo y muestran su progresivo desarrollo, sirven también para percibir las primeras palpitaciones cardíacas del feto, si bien estas no llegan hasta que ya han trascurrido algunas semanas de la gestación. De hecho, el corazón tarda unas cinco semanas en comenzar a formarse, y es porque en el centro del embrión se produce un abultamiento y, junto a los primeros vasos sanguíneos, pasará a ser el músculo cardíaco y su posterior aparato cardiovascular.

A partir de este momento, el corazón tarda aproximadamente una semana más en latir regularmente, aunque el ultrasonido temprano aún no lo detecte, puesto que el embrión es muy pequeño y apenas mide un centímetro. No obstante, las ecografías permiten ver, pero no escuchar, estos latidos en los monitores. Es a la décima semana de embarazo cuando por fin estas pulsaciones se aprecian al oído.

Las nuevas tecnologías sanitarias al servicio de la ginecología han permitido que a través de la llamada ecografía doppler se puedan amplificar los sonidos del vientre materno, de modo que cuando se está llegando al tercer mes de gestación, un tercio del proceso total, se oiga al fin el latido fetal. Puede que lo más sorprendente sea percibir la velocidad con la que el incipiente corazón comienza a funcionar, pues alcanza entre 120 y 160 pulsaciones por minuto.

Esta ecografía, por su parte, es muy útil también para detectar hipotéticos problemas cardíacos presentes desde el embarazo gracias a la observación del flujo sanguíneo. A su vez, el médico puede conocer si hay uno o varios fetos en el vientre materno a partir del ritmo de estas pulsaciones. De todos modos, esta práctica no es plenamente fiable, toda vez los ultrasonidos pueden provocar que un único latido se oiga dos veces y dé lugar al pensamiento equivocado de que no viene solamente un bebé.

Errores de cálculo con el feto

Las apreciaciones que se realizan sobre las semanas a partir de las cuales el feto comienza a desarrollar su corazón y este inicia su funcionamiento no son siempre exactas. Llegar a alguna de las etapas antes mencionadas y no escuchar el corazón del feto como se esperaba no es motivo para preocuparse, sino que probablemente sea fruto de un error a la hora de señalar el día en el que se produjo el embarazo.

A su vez, la posición en la que se encuentre la criatura o incluso la capa de grasa de la madre pueden dificultar que en esas primeras semanas de desarrollo fetal se escuche óptimamente el latir cardíaco. El paso de los meses provoca que hacia la semana 18-20 de gestación un simple estetoscopio valga para apreciar las pulsaciones, y a partir de entonces y hasta el final del embarazo cualquier persona que aproxime su oído al vientre de la madre podría escuchar estos primeros latidos, aunque no siempre se consigue porque no es fácil encontrar la posición perfecta para escucharlo.

El seguimiento del pulso cardíaco en el feto no solo es un momentos especial para sus progenitores, sino que también indica si el futuro bebé acarrea alguna complicación cardiovascular. La prevención temprana es indispensable para poder reaccionar lo antes posible y garantizar que el feto se desarrolle y tenga una vida sana.

¿Cuándo empieza a latir el corazón del futuro bebé?

Estás embarazada! El análisis de sangre lo acaba de confirmar. Te sientes feliz de saber que ese minúsculo ser se desarrolla dentro de ti. Tan pequeño y tan presente ya en tu mente y en tu corazón… Es un milagro que despierta tu curiosidad y te hace preguntarte: ¿en qué momento empezará a latir el corazón del futuro bebé?

El corazón no late de inmediato

Para poder oír el latido de su pequeño corazón, vas a tener que esperar un poco. La actividad cardiaca no se inicia antes de los 28 días de embarazo, porque durante las cuatro primeras semanas tras la fecundación, tu futuro bebé tiene muchas cosas que hacer. Debe migrar de la trompa hasta la cavidad uterina para implantarse y empezar a desarrollarse. Unos 20 días después de la fecundación, es posible ver una bolsa mediante una ecografía, pero aún no se distingue al embrión ni aún menos la actividad cardiaca.

Una señal de vida en la primera ecografía

Aunque la actividad cardiaca se inicia alrededor de la 6.ª semana de amenorrea (SA), es muy poco probable que se pueda observar en ese momento preciso. Porque en un embarazo que se desarrolla normalmente, no se hace ningún control ecográfico antes de los dos meses y medio. Solo las mujeres cuyo embarazo requiere un seguimiento especial y un control ecográfico precoz, pueden observar los latidos del corazón de su futuro bebé antes de la 12.ª SA.

Un corazón que palpita a toda velocidad

Si el embarazo es normal, podrás ver y oír el corazón de tu pequeño hacia la 12.ª SA, cuanto te hagan la primera ecografía. Es un momento muy especial en el que descubrirás, probablemente junto al padre, las primeras señales de vida del bebé ya casi constituido, con su cabeza, sus miembros y su pequeño corazón galopando como un caballo fogoso.
La aceleración de su actividad cardiaca no tiene por qué alarmarte. En este estadio de su desarrollo, el corazón emite entre 140 y 160 pulsaciones por minuto, frente a las 80 pulsaciones del corazón de un adulto. El ritmo cardiaco del bebé irá disminuyendo a medida que crezca.

Frédérique Odasso

En qué semana se escuchan los primeros latidos del bebé

Escuchar por primera vez los latidos del corazón de tu bebé es uno de los momentos más emocionantes del embarazo.

Hasta ahora se pensaba que se podían escuchar entorno a los 21 días después de la concepción, pero un nuevo estudio de la Universidad de Oxford ha llegado a la conclusión de que podría ser incluso antes.

Al parecer tan pronto como 16 días después de la concepción ya se podrían escuchar los primeros latidos.

¿Cuál es el órgano que se forma el primero?

El corazón es el primer órgano que se forma y comienza a funcionar

Para saber exactamente cuándo se producen los primeros latidos del corazón de un bebé se deberían utilizar imágenes tomadas directamente en el momento en el que se produce la activación del sistema cardiovascular en un embrión humano.

Esto es bastante difícil de observar en embriones humanos, por lo que para este tipo de investigación, se utilizan los corazones de ratón. Al ser mamíferos, sus estructuras cardíacas no son demasiado diferentes a los humanos.

Hasta ahora, se pensaba que el corazón de un ratón comenzaba el bombeo de oxígeno y de nutrientes en torno a su red de vasos sanguíneos primitiva a los 8 días del desarrollo fetal, lo que equivaldría a 21 días para un ser humano.

El nuevo estudio, ha podido afinar más, y ha encontrado que el corazón de ratón comienza a latir a los a 7,5 días, lo que equivaldría a los 16 días en un embrión humano.

El calcio es clave

Para saber cuándo se produce este primer latido, los autores del nuevo trabajo monitorizaron el movimiento de moléculas de calcio dentro de un embrión de ratón.

El calcio tiene un papel clave en muchos de procesos bioquímicos de nuestros cuerpos.

El paso de los iones de calcio dentro y fuera de las células musculares del corazón (los cardiomiocitos) es lo que provoca que se contraigan y comiencen los latidos del corazón.

Mediante el “etiquetado” de estas moléculas de calcio con marcadores fluorescentes, es como los autores de esta nueva investigación descubrieron el momento exacto en el que los cardiomiocitos comenzaron a contraerse.

Tyser RCV, Miranda AMA, Chen C-m, Davidson SM, Srinivas S y Riley PR. eLife (2016). Más información.

Latidos del corazón del bebé: ¿cuándo se empiezan a escuchar?

¿Cuántas pulsaciones por minuto puede tener un bebé?

Es habitual que, en su primer examen de ultrasonido,las madres describan el sonido del corazón de su bebé como una tropa de caballos galopando. Esto puede generar inquietud en ellas.

Asimismo, también es normal que las pulsaciones del embrión se incrementen progresivamente hasta llegar a los 170 latidos por minuto en el segundo mes, con una constante fluctuación cardíaca hasta el momento de su nacimiento.

Un estudio publicado en 2010 en la revista Medicina del Deporte reveló que el ejercicio materno durante el último trimestre de embarazo tiene influencia en el comportamiento cardiocirculatorio de la unidad materno-fetal. Esto causa un mecanismo de protección y regulación de la salud de ambos hasta el momento del nacimiento.

Muchas mujeres se asustan cuando el bebé disminuye la frecuencia de sus latidos, pero es corriente que esto suceda durante las contracciones.

Los profesionales explican que durante una contracción se reduce el flujo de sangre a la placenta y, en consecuencia, los latidos del niño descienden. Las pulsaciones volverán a su ritmo normal cuando la contracción finalice, lo cual podrá ser constatado con la utilización del doppler.

La utilización de equipos como el doppler fetal portátil

Desde hace algunos años, el doppler electrónico de mano ha ido ganando posiciones en el mercado para las mujeres embarazadas. Entre otras cosas, porque permite revivir ciertas experiencias de la consulta médica en casa.

Si bien este tipo de dispositivos no ha logrado tener aceptación en el mundo profesional, su uso es cada vez más frecuente por parte de los futuros padres. Es importante, sin embargo, contar con la información adecuada.

Existen diferentes y variadas posiciones profesionales con respecto a su uso y recomendación. Algunas de las ventajas que se suelen mencionar son:

  • Dispone de entradas para auriculares.
  • Aquellos que cuentan con altavoz garantizan laescucha simultánea de varios miembros de la familia.
  • Puede conectarse al smartphone; tras la descarga de su aplicación, es posible grabar en el celular los latidos del bebé y ver en la pantalla del teléfono la gráfica del sonido.
  • Que tanto los padres como cualquier persona que lo desee pueden escuchar los latidos del corazón del bebé cuantas veces quieran y en el momento y lugar en que lo deseen.

«Muchas mujeres se asustan cuando el bebé disminuye la frecuencia de sus latidos, pero es corriente que esto suceda durante las contracciones»

Uso y mantenimiento del doppler fetal portátil

Su utilización es similar al estudio ecográfico que se realiza en una consulta médica. Como este, requiere también la aplicación de un gel para su correcto funcionamiento. El uso de este tipo de productos es importante, porque de lo contrario, el aparato se dañará.

Una de las desventajas que muchos de los usuarios manifiestan es la dificultad para su uso. Al mismo tiempo, advierten sobre los posibles errores en su lectura y la consecuente preocupación que esto genera en los futuros padres acerca de los latidos del corazón del bebé.

El doppler fetal convierte en sonido cualquier movimiento interior que detecte. Por ello, el flujo de nuestra regulación corporal, al ser detectada por el aparato, puede convertirse en información e inducir una falsa creencia sobre la celeridad de los latidos del corazón del bebé.

Por lo tanto, se recomienda ser cautos con este tipo de productos. En el caso de las personas ansiosas o que tienden a preocuparse demasiado, lo mejor es dejar estos estudios en manos de los profesionales y cumplir con las visitas y los controles pautados.

El latido fetal

El latido fetal puede apreciarse mediante ecografía a partir de la sexta semana de embarazo. A partir de este momento, la ausencia de latido fetal siempre conlleva un mal pronóstico. No obstante, no es hasta la octava o la décima semana cuando el latido fetal se puede escuchar mediante un aparato que amplifica los sonidos y que se utilizará para su control al final del embarazo: el doppler. Con el estetoscopio se apreciará su sonido hacia la mitad de la gestación. También existe en el mercado un aparato electrónico que permite a la madre escuchar el latido fetal en casa siempre que quiera e incluso grabarlo en el ordenador.

El control de la frecuencia cardiaca y el ritmo del latido fetal es la referencia para evaluar la salud del feto al final del embarazo, cuando se somete de forma periódica a la embarazada a lo que se denomina una monitorización o durante el trabajo de parto. En ambos casos también se controlan las contracciones.

La frecuencia cardiaca fetal varía entre 110 y 160 latidos por minuto, con una oscilación de entre cinco y 25 latidos por minuto, pues cambia en función de su actividad en el útero materno. Así, un ritmo cardiaco anormal puede indicar un problema del feto y permite actuar con rapidez y, si es necesario, inducir el parto o realizar una cesárea.

¿Cuándo se oye por primera vez?

El corazón comienza a “funcionar” en los primeros días de la gestación, al mismo tiempo que se desarrolla.

En los 20 días posteriores a la concepción, el tejido embrionario forma un tubo cardiaco mediante la fusión de dos vasos sanguíneos. Esta primitiva estructura será, posteriormente, el corazón. A pesar de que todavía no ha adquirido la forma del órgano tal y como lo conocemos, ya tiene sus primeras contracciones: está latiendo.

Unos días después, sobre la 6ª semana el corazón sigue su desarrollo y sus latidos serán más frecuentes. Ya suministra una circulación sanguínea sencilla.

En este momento es posible percibir su latido con aparatos de ultrasonidos de muy alta calidad.

Entre la 7ª y 8ª semana será audible con un monitor doppler, una técnica de ultrasonido que evalúa la circulación de la sangre y el ritmo cardiaco. Aunque lo habitual es que no sea hasta la prueba de la semana 12 cuando los futuros padres escuchen por primera vez el corazón del feto latir.

No te puedes perder …

¿Cuándo empezar a regañar al bebé?

Llamar la atención al bebé cuando haga algo que no es correcto es muy importante, pero es necesario que sepas cómo hacerlo adecuadamente, ya que de lo contrario puede crear un problema serio.

Por norma general será alrededor de esta semana, durante el segundo examen prenatal rutinario, cuando se realice la primera ecografía (la primera consulta se limita a confirmar el embarazo, concretar el inicio, estimar la fecha de parto y controlar el estado de salud de la madre). Si bien, algunas mujeres se someten a ultrasonidos tempranos por distintos motivos. Normalmente lo hacen aquellas que tienen antecedentes o amenazas de partos prematuros, abortos espontáneos, gestaciones múltiples, embarazos ectópicos, hemorragias, las que han seguido un tratamiento de reproducción asistida, etc.

Estas ecografías, anteriores a la semana 12, se hacen por vía vaginal, y no externamente, sobre el vientre, como las posteriores. Y aunque no ofrecen todavía mucho detalle del embrión, sí confirman su implantación y el número de sacos gestacionales, revelan otras informaciones útiles para valorar los casos anteriormente citados, y a veces, permiten escuchar los latidos del corazón. Lo que no significa que si no se oyen deba existir algún problema.

Hay varias circunstancias que impiden escuchar con claridad el sonido del corazón. La calidad de la máquina, la obesidad de la madre o la cantidad del líquido amniótico pueden dificultar la percepción.

¿Cómo es posible oír los latidos?

Gracias a una ecografía doppler, que emite ultrasonidos, es posible apreciar el ritmo cardíaco.

Como los ultrasonidos no se propagan bien por el aire se emplea un gel en la sonda que se coloca en el vientre, de modo que los latidos puedan ser audibles.

Los latidos del feto se distinguen de los de la madre porque son mucho más rápidos, casi el doble. El corazón de un feto late entre 120 y 160 pulsaciones por minuto aunque a medida que van pasando las semanas de gestación, éstos se ralentizan.

A partir de la semana 16 o 18 se pueden detectar los latidos con un estetoscopio Pinard, un aparato con forma de campana, usado tradicionalmente por las matronas, que permite auscultar los latidos cardiacos del embrión colocándolo sobre el abdomen materno.

El ritmo cardiaco y el sexo del bebé

Existe la falsa creencia de que la velocidad de los latidos cardiacos difiere según el sexo del bebé. Esto no es cierto. Se han llevado a cabo diversos estudios que desmontan esta teoría, tan popular en tiempos pasados. Los latidos del corazón, por lo tanto, nunca pueden predecir si el bebé es un niño o una niña.

Escucharlo desde casa

Existen en el mercado diferentes aparatos que permiten a una misma escuchar los latidos de su bebé, si bien, no todos los profesionales los recomiendan. Aunque a priori pueda resultar tranquilizador escuchar al bebé desde casa y en cualquier momento, también puede producirse el efecto contrario si no se logra encontrar el latido (algo que sucede a menudo).

Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una herramienta para calcular el color de ojos de los bebés que arroja como resultado qué porcentaje de probabilidades existen, sobre la base de las leyes mendelianas, de que un niño tenga un color de ojos determinado. En términos generales, el color de ojos de los bebés se hereda de una manera similar al color de pelo: los genes para los colores más oscuros son dominantes.

Fecha de actualización: 21-03-2013

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Los estudios de ultrasonido, como él de la foto de arriba, deben reservarse para momentos en los que hay una necesidad médica y realizadas por operadores debidamente capacitados.

English

La ultrasonografía es el método médico más usado para obtener imágenes del feto durante el embarazo.

La ultrasonografía fetal proporciona imágenes del feto en tiempo real. Los monitores de ritmo cardíaco fetal Doppler por ultrasonido son dispositivos portátiles que le permiten a uno escuchar los latidos del corazón del feto. Ambos son dispositivos de prescripción médica diseñados para que los usen profesionales de la salud capacitados. No están destinados para su venta o uso sin receta, y la FDA censura categóricamente su uso para tomar videos e imágenes fetales de recuerdo.

“Aunque no hay pruebas de que haya perjuicio alguno a causa de las imágenes de ultrasonido y los monitores de ritmo cardíaco, es importante que se haga un uso prudente de estos dispositivos, por parte de prestadores de servicios de salud capacitados”, advierte el Dr. Shahram Vaezy, PhD, ingeniero biomédico de la FDA. “El ultrasonido puede calentar ligeramente los tejidos y, en algunos casos, crear también burbujas diminutas (cavitación) en algunos de ellos”.

Los efectos de largo plazo del calentamiento y la cavitación del tejido se desconocen. Por ello, las ultrasonografías deben realizarse únicamente cuando haya una necesidad médica, con el respaldo de una receta y por técnicos debidamente capacitados.

Los videos fetales de recuerdo son polémicos, porque exponer al feto al ultrasonido no trae ningún beneficio médico. La FDA sabe de varias empresas que comercializan imágenes de ultrasonido en los Estados Unidos para hacer videos fetales de recuerdo. En algunos casos, pueda que la máquina de ultrasonido se use hasta por una hora para grabar un video del feto.

Aunque la FDA reconoce que las imágenes fetales pueden ayudar a estrechar los lazos entre los padres y el bebé por nacer, tales oportunidades se prestan rutinariamente durante la atención prenatal. En la creación de videos fetales de recuerdo, no hay ningún control sobre el tiempo que durará una sola sesión sonográfica, cuántas sesiones se realizarán o si los sistemas de ultrasonido funcionarán bien. En cambio, explica el Dr. Veazy, “el uso apropiado del equipo de ultrasonido, amparado por una receta médica, asegura que las mujeres embarazadas reciban una atención profesional que contribuya a su salud y a la de su bebé”.

Monitores de ritmo cardíaco Doppler por ultrasonido:

Preocupaciones parecidas rodean la venta y el uso de monitores de ritmo cardíaco Doppler por ultrasonido. Estos dispositivos, que se usan para escuchar los latidos del corazón del feto, se comercializan legalmente como “dispositivos de prescripción médica”, y sólo pueden ser usados por un profesional de la salud o bajo la supervisión de uno.

“Cuando el producto es adquirido sin receta y utilizado sin consultar con un profesional de la salud que esté atendiendo a la mujer embarazada, no hay ninguna supervisión sobre la manera en que es usado el dispositivo. Además, es de esperarse que la exposición tenga poco o ningún beneficio médico”, afirma el Dr. Vaezy. “Más aun, el número de sesiones, o su duración, para obtener las imágenes de un feto carecen de controles, y eso aumenta la posibilidad de que el feto y, en última instancia, la madre sufran daños”.

regrese al incio

Este artículo está disponible en la página de Artículos para el Consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos regulados por la FDA.

¿Cuándo se oye el primer latido fetal?

El corazón del embrión comienza a formarse a los 20 días de la concepción, y desde ese primer momento empieza a funcionar. En torno a la 6ª semana de gestación ya será posible escucharlo con un aparato de ultrasonido de alta calidad.

Escuchar el corazón de nuestro bebé por primera vez es, sin duda, uno de los momentos más bonitos del embarazo. Ese latido, que parece que va a mil por hora, marca la vida de nuestro pequeño, que crece y se desarrolla dentro del útero de su mamá. Así, son muchos los padres que se echan a llorar cuando oyen por primera vez este precioso sonido.

Este momento sucederá antes o después según cuándo le hagan la primera ecografía a la mamá, pero lo cierto es que el corazón comienza a formarse a los 20 días de la concepción. El tejido embrionario forma un tubo cardiaco mediante la fusión de dos vasos sanguíneos, lo que forma la estructura primitiva del corazón. En ese mismo instante comienza a tener sus primeras contracciones: comienza a latir.

No obstante, si nos hacemos una ecografía antes de la semana 7 de embarazo puede que no se oiga todavía el latido. No es hasta la sexta semana más o menos cuando el corazón, al seguir desarrollándose, comienza a latir con más fuerza y a suministrar una circulación sanguínea muy sencilla. Desde ese momento se puede oír el corazón si contamos con un aparato de ultrasonido muy potente.

Con ecografías vaginales normales se puede escuchar desde la semana 8-9, aproximadamente, pero no siempre llega bien el sonido, lo cual no significa que haya algún problema. La calidad de la máquina, la cantidad de líquido amniótico o el peso de la mamá pueden dificultar oírlo en estas primeras semanas. Sí puede en cambio verse perfectamente en el monitor del ecógrafo.

Y en la semana 12 de embarazo, cuando se hace la primera ecografía oficial para detectar posibles anomalías o malformaciones, ya puede escucharse perfectamente el latido del bebé.

¿Cómo es posible oír los latidos?

Las ecografías emiten una serie de ultrasonidos que rebotan y devuelven la imagen al monitor. Como los ultrasonidos no se propagan bien por el aire, se emplea un gel en la sonda que se pone encima de la tripa para poder oír los latidos.

Verás que los latidos son mucho más rápidos que los de un adulto. El corazón de un feto late entre 120 y 160 pulsaciones por minuto, casi el doble que el de su mamá en reposo.

Hacia la semana 18 de embarazo se pueden escuchar también los latidos con un estetoscopio Pinard, un aparato con forma de campana que permite auscultar los latidos colocándolo encima del vientre de la mamá.

Fuente: Los Consejos de tu matrona, apréndelo todo sobre tu embarazo y primeros meses del bebé, Guía elaborada por la Asociación Española de Matronas.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *