0

Cuanto dura la anestesia

Tabla de contenidos

¿Sabes cuánto dura la anestesia local?

En numerosas ocasiones, el dentista necesita adormecer la zona o el diente que necesita ser tratado, y para conseguirlo inyecta anestésicos locales. La lidocaína es el más común en odontología y el que menos probabilidades de causar reacciones alérgicas presenta.

El líquido que se inyecta, además de contener el anestésico, también suele llevar un medicamento denominado vasoconstrictor, que provoca que los vasos sanguíneos se estrechen y consigue que el entumecimiento dure más tiempo. También contiene hidróxido de sodio, un químico que evita que el vasoconstrictor se descomponga y ayuda a que funcione el anestésico; y cloruro de sodio, que facilita que los medicamentos entren en la sangre.

Hay dos tipos de inyecciones para adormecer. Una inyección de bloque, que adormece una región completa de la boca, como un lado de la mandíbula inferior y una inyección infiltrativa, que adormece un área más pequeña, el área cercana al lugar donde se administra la inyección.

Como la mayoría de los anestésicos locales, la zona o diente anestesiado se entumece durante 2 o 3 horas, mientras que los labios y la lengua pueden llegar a estar adormecidos durante 3 o 5 horas. A medida que el flujo sanguíneo arrastra el anestésico del sitio de la inyección para ser metabolizado o degradado, la sensación de adormecimiento se desvanece gradualmente.

Después de salir de la clínica dental, puede que te resulte difícil hablar, comer o beber correctamente.
Es importante tener cuidado con la zona adormecida, ya que puedes mordisquear la zona sin querer, y aunque no dolerá en el momento, provocará una herida que, una vez eliminada la anestesia, sí molestará.

Anestesia para Circugia Ambulatoria

Con frecuencia no es necesario pasar la noche en el hospital después de una cirugía o de un examen diagnóstico. Generalmente, usted puede regresar a casa a recuperarse.

Los servicios de anestesia o de cirugía ambulatoria (o externa) son seguros, convenientes y económicos, y se pueden llevar a cabo en una variedad de centros. Puede escoger que le hagan el procedimiento en un hospital, en un centro de cirugía independiente, o en algunos casos en el consultorio del cirujano.

¿Qué es anestesia ambulatoria?

La anestesia ambulatoria está diseñada para satisfacer las necesidades de la cirugía ambulatoria para que usted pueda regresar a casa poco después de la operación. Se usan drogas anestésicas de corta acción, técnicas anestésicas especializadas y atención especialmente orientada a las necesidades del paciente ambulatorio para hacer que su experiencia sea segura y agradable.

Por lo general, si tiene buen estado de salud, usted puede tener anestesia y cirugía ambulatoria. Debido a que cada paciente es especial, su anestesiólogo lo evaluará cuidadosamente y evaluará su estado de salud para determinar si usted debe tener cirugía ambulatoria.

Después de volver de la anestesia, generalmente, regresa a casa directamente. Los pacientes ambulatorios necesitan ayuda de parientes o amigos. Si no tiene quién le ayude en casa, puede que necesite ayuda adicional. Algunos centros ambulatorios ofrecen instalaciones de recuperación especiales para después de la cirugía o servicios de enfermeras que van a la casa por un tiempo más largo.

Su anestesiólogo o su asistente se entrevistarán con usted antes de ponerle la anestesia para reunir información y evaluar su estado de salud general. Esta entrevista puede ser por teléfono, una visita en el centro o en el consultorio.

Puede que le manden a hacer exámenes de laboratorio y revisen su historia médica, historia quirúrgica y otros antecedentes médicos relacionados con la anestesia. Puede que le pidan que conteste un cuestionario sobre otras experiencias con anestesia, padecimientos médicos, medicamentos y alergias que tenga.

Debe hablar con el anestesiólogo sobre cualquier inquietud que tenga.

¿Cuáles son los tipos de anestesia?

Las decisiones relacionadas con la anestesia se toman pensando siempre en usted. El tipo de anestesia que le apliquen depende de su salud en general, de la clase de cirugía y de lo que usted prefiera, en cuanto sea posible.

Basándose en la información que ha reunido el anestesiólogo de su historia médica y de la entrevista antes de la operación, hablará con usted sobre las opciones posibles de anestésicos.

Puede escoger entre cuatro categorías principales de anestesia:

  • Anestesia general. Con la anestesia general, usted está inconsciente y pierde las sensaciones.
  • Anestesia regional. Si tiene anestesia regional, le inyectan un anestésico local para insensibilizar, controlar el dolor y la sensación de una región grande del cuerpo. Entre las técnicas de anestesia regional están: los bloqueadores espinales y epidurales y bloqueos de brazos y piernas. Puede que le den medicamentos que le harán sentir cómodo, somnoliento y le hará borrosa la memoria.
  • Anestesia con monitoría. Ésta consiste en medicinas que toma para ponerlo somnoliento y aliviar el dolor. Esos medicamentos complementan las inyecciones de anestésicos locales dados por lo general por el cirujano. Mientras está sedado, su anestesiólogo controlará las funciones vitales del cuerpo.
  • Anestesia local. Se usa para insensibilizar un área pequeña. Con frecuencia lo hace el cirujano. En este caso, puede que no haya un miembro del equipo de anestesiología con usted.

El anestesiólogo hablará con usted sobre los riesgos y los beneficios relacionados con las diferentes clases de anestesia. Ocasionalmente no es posible mantenerlo cómodo con anestesia regional o local, y se necesita la anestesia general.

Sin embargo, pueden ocurrir complicaciones poco comunes o efectos secundarios con cada una de las opciones que usted escoja a pesar de que se le controle cuidadosamente y el anestesiológo tome precauciones especiales para evitarlos. Con esta información, usted y su anestesiólogo pueden decidir cuál tipo de anestesia le conviene más.

Consejos antes de la operación

¿Puedo comer o beber antes de la anestesia?

Como regla general, usted no debe comer ni beber nada después de la media noche antes de la operación. Bajo algunas circunstancias, su anestesiólogo le puede permitir que tome líquidos claros hasta algunas horas antes de ponerle la anestesia.

Si acostumbra fumar, por favor no lo haga.

¿Necesito que alguien me lleve a casa?

Sí, necesita hacer arreglos para que un adulto responsable lo lleve a casa después de que le hayan aplicado un anestésico o un sedante. No le permitirán salir solo o manejar a casa. Se recomienda que tenga compañía durante las primeras 24 horas.

Si le aplican anestesia local solamente, y no le dan sedantes, es posible que pueda irse a casa sin compañía. Primero, pregúntele al doctor.

Estas instrucciones son importantes para su seguridad. Sino sigue las instrucciones de su doctor de no comer y de tener un adulto que lo lleve a casa, pueden cancelar su cirugía.

¿Debo tomar mis medicinas usuales?

Se deben tomar algunas medicinas, otras no. Es importante hablar de ésto con el anestesiólogo. No interrumpa las medicinas a menos que el anestesiólogo lo recomiende.

¿Qué ropa debo usar?

Si es posible, use ropa suelta, fácil de poner, que le sirva después de tener las vendas puestas. Deje las cosas valiosas en casa.

El día de la cirugía

¿Qué pasa antes de mi cirugía?

Por lo general usted conocerá al anestesiólogo que lo va a atender, el día de la cirugía antes de ir a la sala de operaciones. En ese momento, él revisará su historia médica, sus antecedentes relacionados con la anestesia, y los resultados de las pruebas de laboratorio que le hayan hecho y contestará cualquier pregunta que usted tenga.

Las enfermeras le tomarán los signos vitales, y el anestesiólogo y el cirujano se reunirán con usted, terminarán de hacer las evaluaciones y las pruebas de laboratorio. Le empezarán a aplicar los líquidos intravenosos y le darán las medicinas preoperatorias, si es necesario.

Al llegar a la sala de cirugía, le conectarán los monitores, como la abrazadera inflable para medir la presión, el aparato para tomar electrocardiogramas y otros aparatos para su seguridad. En este momento está listo para la anestesia.

¿Qué hace el anestesiólogo durante la cirugía?

El anestesiólogo es responsable personalmente de velar por su comodidad y bienestar. El anestesiólogo dirigirá el equipo de atención de la anestesia para supervisar y controlar sus funciones vitales durante la cirugía.

El anestesiólogo también es responsable de controlar otros padecimientos médicos que puedan surgir relacionados con la cirugía y con cualquier problema médico crónico que tenga, como asma, diabetes, presión alta o problemas del corazón. Un miembro del equipo de anestesia estará a su lado durante toda la cirugía.

Recuperación en el centro de cirugía

¿Qué puedo esperar después de una cirugía?

Después de la cirugía lo llevarán a una unidad de cuidados postoperatorios, que comúnmente se llama sala de recuperación. El anestesiólogo dirige el monitoreo y las medicinas necesarias para su segura recuperación.

Durante los primeros 30 minutos enfermeras con entrenamiento lo van a cuidar, le darán oxígeno adicional y controlarán su respiración y funciones del corazón.

En algunos centros, lo pueden pasar de la sala de recuperación a otra área donde se seguirá recuperando y sus amigos y parientes puedan estar con usted. Allí le darán algo de tomar y le ayudarán a levantarse.

¿Habrá efectos secundarios?

La incomodidad que usted experimente dependerá de varios factores, especialmente del tipo de cirugía. Los doctores y enfermeras pueden aliviar el dolor después de la cirugía con medicinas orales o con inyecciones o insensibilizando el área cerca de la cortada. Su incomodidad debe ser tolerable, pero no puede esperar no sentir dolor.

La náusea o el vómito, pueden estar relacionados con la anestesia, con la clase de cirugía, el tipo de procedimiento o los medicamentos para controlar el dolor causado por la operación. Aunque hoy en día, hay menos problemas debido a la existencia de mejores anestésicos y técnicas, estos efectos secundarios siguen ocurriendo en algunos pacientes.

A menudo, durante la operación y en la recuperación el anestesiólogo da medicamentos para reducir la náusea, el vómito y el dolor causados por la operación.

¿Cuándo podré ir a casa?

Eso depende de las normas del centro donde se le hace la cirugía, de la clase de cirugía y del tipo de anestesia usado. La mayoría de los pacientes pueden ir a casa entre una y cuatro horas después de la cirugía. Su anestesiólogo puede darle una idea más específica en su caso.

Ocasionalmente es necesario quedarse de un día para otro. Todos los centros de cirugía ambulatoria tienen arreglos con un hospital si es médicamente necesario.

¿Qué instrucciones recibiré?

Le darán instrucciones orales y por escrito. La mayoría de los centros tiene instrucciones generales e instrucciones que se aplican a su caso en particular.

Por lo general, durante las 24 horas después de su cirugía:

  • No beba alcohol ni use medicamentos sin receta.
  • No maneje vehículo ni maquinaria peligrosa.
  • No tome decisiones importantes.

Usted recibirá números de teléfonos donde puede llamar si tiene alguna inquietud o si necesita ayuda de emergencia después de ir a casa.

Recuperación en casa

¿Qué puedo esperar?

Esté listo para ir a casa y terminar su recuperación allí. A menudo, los pacientes sienten somnolencia y efectos leves después de la anestesia ambulatoria, como: dolores musculares, dolor de garganta y mareos o dolores de cabeza. Puede que también sientan náusea, pero el vómito es menos frecuente.

Estos efectos secundarios disminuyen rápidamente horas después de la cirugía, pero puede que tomen varios días para pasar completamente. Al día siguiente, la mayoría de los pacientes no se sienten listos de seguir la vida normal que tienen debido a cansancio general o incomodidad causada por la cirugía.

Tome las cosas con calma por unos días hasta que se vuelva a sentir normal. Dése cuenta que el período de recuperación en casa es común y de esperar.

Seguimiento

Asegúrese de seguir las instrucciones que le dan en el centro donde le hicieron la operación. Estas instrucciones son importantes para una recuperación rápida segura y agradable.

Si tiene alguna pregunta, por favor llame al anestesiólogo con toda confianza.

Después de unos días de la anestesia y cirugía ambulatoria, se comunicarán con usted para preguntarle cómo se siente y si ha tenido algún problema. Puede que lo llame alguien del centro donde le hicieron la cirugía o que le manden un cuestionario por correo.

Es importante que aproveche esta oportunidad para decirles a las personas que lo atendieron cómo se siente, para que puedan prestar el mejor servicio posible en el futuro.

Algo más…

Por favor !haga preguntas! Su experiencia será más fácil si sabe qué pasa normalmente y qué puede esperar.

Recuerde, lo más importante en la anestesia ambulatoria es usted, el paciente.

Anestesia: qué esperar

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

Cuando se le realiza algún tipo de procedimiento o cirugía a su hijo, es comprensible que sienta algo de intranquilidad. Probablemente tenga muchas preguntas sobre todo, desde la forma en la que se administra la anestesia hasta lo que experimentará su hijo, y dónde se le permitirá a usted permanecer.

Por supuesto, lo que ocurra dependerá del tipo de procedimiento al que su hijo se someta y del tipo de anestesia que se usará, ya sea:

  • general, en la que su hijo estará «dormido»
  • regional, cuando se adormece una zona grande del cuerpo
  • local, cuando se adormece una parte pequeña del cuerpo

Para que tenga tranquilidad y esté mejor informado, le presentamos a continuación una revisión breve de lo que puede ocurrir antes, durante y después del día en que le realicen el procedimiento a su hijo en un hospital o centro quirúrgico.

Antes de la cirugía

Si bien es posible que pueda hablar con el anestesista un día o dos antes de la cirugía, es posible que no lo conozca hasta ese mismo día. De cualquier manera, el anestesista revisará la información y los antecedentes médicos de su hijo rigurosamente, para poder tomar la decisión correcta respecto de los medicamentos anestésicos adaptados específicamente a las necesidades individuales del niño.

El anestesista también puede pedir pruebas adicionales (como radiografías, análisis de sangre o pruebas de laboratorio) para ayudar a idear el mejor plan anestésico personalizado posible para su hijo.

Además de hacer un examen físico de las vías aéreas, el corazón y los pulmones de su hijo, el anestesista también deberá obtener los antecedentes médicos del niño, que incluirá hacer preguntas sobre:

  • la salud de su hijo en el pasado y en la actualidad
  • la salud de su familia
  • cualquier medicamento, suplemento o remedios a base de hierbas que su hijo esté tomando (tenga en cuenta tener consigo una lista de lo que toma su hijo exactamente, con detalles sobre la cantidad y la frecuencia)
  • cualquier reacción previa que su hijo o un familiar de sangre haya tenido a la anestesia
  • todo tipo de alergia (especialmente a alimentos, medicamentos o látex) que su hijo pueda tener
  • si su hijo fuma, bebe alcohol o consume alguna droga recreativa (esto generalmente corresponde a adolescentes mayores)

El anestesista, el cirujano o un miembro del personal de enfermería también le informarán si su hijo puede comer o beber antes de la intervención quirúrgica. Es importante asegurarse de que su hijo no ingiera alimentos antes de la cirugía (por lo general, ningún alimento después de la medianoche del día anterior a la cirugía). Recibirá instrucciones específicas según la edad y el cuadro clínico de su hijo, y la hora del día en que se realizará el procedimiento.

¿Por qué no es conveniente ingerir alimentos antes de la cirugía? Porque el cuerpo generalmente tiene reflejos que evitan que el alimento se aspire (o inhale) en los pulmones cuando se lo traga o regurgita (vomita). Sin embargo, los medicamentos anestésicos pueden impedir estos reflejos, lo que podría provocar que el alimento se aspire en los pulmones si hubiera vómito o regurgitación durante la anestesia. No obstante, a veces, el anestesista dirá que se pueden tomar solamente líquidos o medicamentos específicos unas horas antes de la intervención quirúrgica.

Para garantizar la seguridad de su hijo durante la cirugía, es extremadamente importante responder todas las preguntas del anestesista de la forma más sincera y minuciosa posible. Lo que puede parecer inofensivo podría interactuar con la anestesia o afectarla, e incidir en la forma en que su hijo reacciona a ella.

Preguntas para hacer

También puede hacer todas las preguntas que desee. Si no se reúne con el anestesista antes del día de la operación, se le recomienda que les haga estas preguntas al médico o al cirujano días o incluso semanas antes, para que usted y su hijo obtengan todas las respuestas que necesitan:

  • ¿Puedo estar con mi hijo antes de la cirugía? Si es así, ¿durante cuánto tiempo?
  • ¿Puedo estar con mi hijo mientras se le administra la anestesia?
  • ¿Qué tipo de anestesia se le administrará a mi hijo?
  • ¿De qué forma se administrará la anestesia: con una inyección, por vía intravenosa o con una máscara de respiración o tubo en la garganta?
  • ¿Sedarán a mi hijo antes de administrarle la anestesia?
  • ¿Cuánto tiempo durará aproximadamente la cirugía?
  • ¿Continuará mi hijo recibiendo la administración por vía intravenosa o quedará conectado a algún monitor o equipo después de que haya finalizado la cirugía?
  • ¿Cuánto tiempo tardará mi hijo en despertarse por completo de la anestesia general o en recuperar sensación en el área en la que se usó la anestesia regional o local?
  • ¿Sentirá mi hijo dolor o molestias (como náuseas o vómitos) después de la cirugía? Si es así, ¿cuánto tiempo durará y qué se puede hacer al respecto?
  • ¿En qué plazo después de la cirugía puedo ver a mi hijo?
  • ¿En qué plazo después de la cirugía puede mi hijo comer, beber, ir a la escuela o conducir ?
  • ¿En qué plazo después de la cirugía puede mi hijo volver a casa?

Cuando se reúna con el anestesista, también se le pedirá que firme un formulario de consentimiento informado, mediante el cual se autoriza el uso de la anestesia. Es importante que se asegure de obtener respuestas a todas sus preguntas antes de firmar el formulario.

Si su hijo es menor de 3 años de edad y será sometido a anestesia general o se le administrarán drogas sedantes durante más de 3 horas, hable con el médico o el cirujano sobre los posibles riesgos relacionados con el desarrollo del cerebro.

Justo antes de ir al quirófano y quedarse dormido, es posible que se les ofrezca a los niños pequeños una bebida especial y de sabor dulce (los niños pueden llamarla «medicamento gracioso»). Según la edad de su hijo o su capacidad de colaborar, puede ser apropiado administrar este «medicamento gracioso» rociándolo en la nariz o con un catéter lubricado pequeño y suave para via rectal (que se puede usar si el niño no desea tomarlo). El medicamento se absorbe bien a través del estómago, la nariz o el recto, y permite que su hijo quede en estado de sedación antes de ingresar al quirófano.

Para procedimientos menores, no es necesario un sedante. De hecho, es posible que algunos niños prefieran no estar sedados. Según lo que sea más conveniente para su hijo, el anestesista es quien toma la decisión de sedarlo o no con anticipación y, para ello, tendrá en cuenta la sugerencia que usted ofrezca.

En el quirófano

Si se usa anestesia general, el anestesista comenzará a llevar a su hijo desde el estado despierto normal al estado somnoliento de la anestesia. A esto se lo denomina inducción, y se realiza generalmente mediante la inyección de medicamentos por vía intravenosa o la inhalación de gases a través de una máscara.

Si su hijo, como muchos niños, le teme a las agujas, la buena noticia es que es posible que no lo pinchen mientras esté despierto. Los anestesistas pediátricos a menudo comienzan el proceso de inducción en los niños relativamente sanos mediante el uso de una máscara. ¿Por qué? Porque a menudo los niños no solo le temen a las agujas sino que es posible que les resulte difícil quedarse quietos y en calma. Por eso, la máscara libera medicamentos que duermen a los niños y los ayudan a relajarse antes y durante la cirugía. De ese modo, no estarán despiertos cuando se inserta la vía intravenosa para la anestesia general o cuando se administra una inyección para adormecer una parte o un área determinada del cuerpo para la anestesia local o regional.

Cuando se usa anestesia general, el anestesista controlará los signos vitales de su hijo, seguirá administrando la anestesia y mantendrá a su hijo lo más cómodo posible durante toda la operación.

Para ayudar a su hijo a respirar o ayudar a administrar la anestesia general durante el procedimiento quirúrgico, el anestesista puede usar un tubo endotraqueal (tubo de plástico que se coloca dentro de la tráquea a través de la boca o la nariz) o una máscara laríngea (LMA, una máscara con un tubo que se coloca en la parte posterior de la boca).

Después de la cirugía

Una vez que haya finalizado la cirugía o el procedimiento, el anestesista revertirá el proceso de anestesia y ayudará a su hijo a «despertarse» (si su hijo recibe anestesia general).

Luego se llevará al niño a la sala de recuperación o Unidad de Cuidados Postanestesia (PACU). En la PACU, los enfermeros y anestesistas controlarán el estado de su hijo de cerca durante algunas horas para asegurarse de que la transición de un estado anestesiado a un estado despierto sea cómoda y sin complicaciones.

Cuando el cuadro clínico de su hijo se haya estabilizado, se le pedirá que acuda a la PACU para que lo acompañe durante el período de recuperación. Si su hijo recibió anestesia general o fue sedado, no espere que se despierte completamente de inmediato: puede que tarde un rato y es posible que dormite durante algún tiempo. Generalmente, la recuperación completa de los niños luego de una anestesia general tarda de 45 minutos a una hora aproximadamente. En algunos casos, este período de tiempo puede ser un poco más largo, en función de los medicamentos que se administraron durante o después de la intervención quirúrgica.

Si bien todas las personas tienen una experiencia diferente, es posible que su hijo se sienta atontado, confundido, tenga frío, náuseas, esté asustado, inquieto o incluso triste cuando se despierte. Según el procedimiento o la intervención quirúrgica, es posible que, además, su hijo sienta algo de dolor o molestias más tarde, que el anestesista puede aliviar con medicamentos. Después de que se haya recuperado de la anestesia, se evaluará a su hijo para asegurarse de que esté listo para ser dado de alta de la sala de recuperación.

En muchos procedimientos de pacientes ambulatorios, se les permite a los niños volver a casa inmediatamente después de que se realiza la cirugía. En los pocos casos en los que se requiere hospitalización, la mayoría de los hospitales evitan la ansiedad provocada por la separación al permitir que por lo menos uno de los padres permanezca con el niño, tanto de día como de noche.

Antes de que se retire del hospital, recibirá instrucciones sobre los tratamientos que le deberá administrar cuando estén en casa y se programará la próxima visita de seguimiento con el cirujano. Asegúrese de hablar con el cirujano o el anestesista sobre qué esperar después de la intervención quirúrgica y cómo puede ayudar a su hijo a sentirse lo más cómodo posible.

Después del alta, comuníquese con el consultorio del cirujano o el hospital si tiene alguna inquietud con respecto al cuadro clínico de su hijo o si:

  • presenta un sangrado inusual en el lugar de la cirugía
  • tiene fiebre superior a 101 ºF (38.3 ºC)
  • presenta enrojecimiento inusual o secreción en el lugar de la cirugía
  • tiene dolor inusual
  • no puede comer sin vomitar
  • no puede beber líquidos por vía oral

Mientras se prepara para la cirugía o el procedimiento, puede resultar de ayuda recordar que la anestesia es muy segura. En los centros quirúrgicos y los hospitales de hoy en día, profesionales altamente capacitados usan una amplia variedad de medicamentos modernos y tecnología de monitoreo sumamente calificada para garantizar que los niños estén estables y lo más cómodos posible antes, durante y después del procedimiento.

Revisado por: Judith A. Jones, MD Fecha de revisión: abril de 2012

Tras haber hablado de la historia de la anestesia, en este post intentaremos dar respuesta a una pregunta muy frecuente: qué clases de anestesia hay y en qué se diferencian.

Anestesia local

En este tipo de anestesia sólo se actúa sobre una pequeña parte del cuerpo, aplicando un fármaco anestésico para evitar el dolor. Puede ser anestesia tópica si el fármaco se aplica en gotas (ojos), spray (garganta) o en pasta (piel), o infiltraciones de anestesia si se inyecta con jeringa y aguja en el área a intervenir. La suelen aplicar los propios cirujanos.

La duración del efecto de un anestésico local va a depender del tipo de anestésico (bupivacaina dura más que lidocaína), de la dosis total (a mayor dosis actúa antes y dura más el efecto), y de si se añade o no adrenalina, un vasoconstrictor que hace que se tarde más en eliminar el fármaco y que se suele asociar a los anestésicos locales buscando este efecto. En general un anestésico local suele durar entre media hora y dos horas, dependiendo de los factores mencionados.

Anestesia regional

Como su nombre indica, afecta a una región concreta, normalmente un brazo, una pierna, o la mitad inferior del cuerpo.

En función de la zona a tratar se pueden utilizar diferentes técnicas.

Si la intervención es sobre cualquier zona del miembro superior (hombro, codo, mano, etc.) o inferior (cadera, rodilla, pie, etc.) se puede realizar una anestesia troncular, si es de un solo nervio, o de plexo, si son varios nervios involucrados. El anestésico se inyecta en la zona del nervio/nervios que controlan la sensibilidad en esa región. Es más habitual en el miembro superior.

Otra técnica regional más utilizada consiste en puncionar la espalda, e inyectar el anestésico en la zona cercana a la columna vertebral en la que los nervios van a entrar en la médula espinal para llevar las sensaciones de dolor hacia el cerebro, bloqueando así la transmisión e impidiendo la sensación de dolor. Dentro de esta modalidad, a su vez, hay dos variantes:

  • Anestesia raquídea o intratecal. La aguja atraviesa la duramadre, cubierta protectora de la médula espinal (que lleva las sensaciones de dolor al cerebro), y el anestésico se inyecta en el espacio por donde circula el líquido céfalo raquídeo (LCR), que baña y protege la médula espinal.

  • Anestesia epidural. La aguja no atraviesa la duramadre, y el anestésico queda en la zona de entrada de los nervios en la médula, por fuera de la duramadre. Se suele colocar un catéter que permite la administración continua del anestésico (partos y control del dolor postoperatorio)

En todas las modalidades loco-regionales el paciente se encuentra despierto, y puede colaborar si fuera preciso.

Anestesia general

La anestesia general implica la ausencia temporal de la sensibilidad de todo el cuerpo, acompañada de pérdida del conocimiento, algo que suele preocupar a los pacientes. Es necesaria en intervenciones complejas. Saber a qué nos enfrentamos nos ayudará a estar más tranquilos por eso a continuación hablaremos de las diferentes fases de la anestesia general.

  • Inducción. El anestesiólogo administra los fármacos para conseguir la hipnosis, analgesia, amnesia y relajación (si se precisa). En una anestesia general se pierde totalmente la conciencia, es lo que se llama la hipnosis y es como estar en coma inducido por los fármacos administrados. La hipnosis no supone estar insensible, para evitar el dolor el anestesiólogo administra un analgésico, normalmente un derivado mórfico.

En cuanto a la relajación, los relajantes musculares se suelen aplicar cuando la cirugía va a requerir que la musculatura del paciente esté relajada, o se va a colocar un tubo dentro de la tráquea para asegurar la ventilación del paciente.

El anestesiólogo monitoriza al paciente para controlar las constantes vitales y que la oxigenación, temperatura corporal, ventilación, etc., sean adecuadas durante todo el proceso. Para ello, coloca distintos sensores que conectan con los monitores que analizan las señales que llegan del paciente.

Una vez terminada la fase de inducción comienza la fase de mantenimiento.

  • Mantenimiento. Se continúa administrando los fármacos necesarios para que se pueda desarrollar la intervención de forma segura. Esta administración se puede hacer por vía venosa, anestesia T.I.V.A. (Total Intra Venosa Anestesia) o por vía inhalatoria en la que se aplican los fármacos mediante la máquina con la que se está ventilando al paciente. A la combinación de ambas se llama Anestesia Balanceada.
  • Despertar. Cuando la intervención termina, el anestesiólogo debe despertar al paciente. Para ello corta el suministro de fármacos por vía inhalatoria, y administra, si es necesario, antagonistas de los fármacos que había utilizado para que dejen de hacer efecto.

Cuando el paciente recupera el adecuado nivel de conciencia se retiran los dispositivos que se hubieran colocado para el control de la ventilación, y pasa a la Unidad de Reanimación, donde estará vigilado hasta la recuperación total de sus funciones.

Hoy en día es frecuente la combinación de Anestesia General y Locoregional , porque cada vez más las anestesias generales se complementan con un catéter locoregional para control del dolor en el postoperatorio, y una anestesia regional se suele acompañar de una sedación para que el paciente esté adormilado y tranquilo durante el procedimiento.

  • Efectos secundarios de la anestesia
  • Anestesia: todo lo que debe saber
  • Preguntas frecuentes sobre la anestesia

Como te explicamos anteriormente, cuando se administra anestesia inyectada se trata de una acción invasiva, así sea menor, y esto siempre representará algún tipo de riesgo para el paciente tratado.

¿Cuál es la relación del efecto de la anestesia con la ingesta de otros medicamentos?

En general los anestésicos orales no tienen interferencia con la mayoría de los medicamentos, y no representan un riesgo para el paciente. Pero existen unos pocos casos que vale la pena ser mencionados.

Te contamos que, entre otros, teniendo en cuenta la alta incidencia de su uso, para personas que están tomando analgésicos como AINES o aspirina, y antibióticos, el efecto de la anestesia es menor, haciendo así que sea necesaria la administración de dosis más altas de anestesia.

En pacientes que ingieran algún tipo de beta-bloqueadores, debe evitarse el uso de anestesia con vasoconstrictor, ya que pueden tener alguna reacción adversa.

Hay ocasiones en las que la vasoconstricción es necesaria a pesar de todo, serán casos en los que la anestesia debe aplicarse con cautela y en pocas cantidades observando la respuesta del paciente a ellos.

Relación de la administración de la anestesia dental con enfermedades sistémicas y contraindicaciones para su administración

Hay algunos hallazgos en la salud del paciente que pueden interferir con el efecto de la anestesia intraoral.

Con relación al estado de la cavidad oral, se ha documentado ampliamente que la anestesia suele fallar, en un más alto porcentaje, en los casos en los que existe algún tipo de infección o inflamación, como en endodoncias por necrosis pulpar o abscesos.

Como ya habíamos mencionado, estos obligan a aumentar la cantidad o concentración de anestésico utilizado.

Contraindicaciones para el uso de la anestesia dental

Aunque, por lo general, el uso de los anestésicos no representa un riesgo alto para los pacientes, existen algunos casos en los que su uso está contraindicado.

  • Si al momento de realizar la intervención el paciente presenta una presión por encima de 200/115 mm/Hg.
  • Y si es menor, pero se trata de un paciente con hipertensión, lo mejor es tener un cuidado excesivo y en cuanto sea posible esperar a que la hipertensión esté lo más controlada posible.
  • Es necesario tener mucho cuidado con el uso de anestésicos con vasoconstrictor en pacientes hipertensos, por sí sola la epinefrina induce un aumento en la presión arterial, situación que se puede complicar en pacientes con presión arterial alta.
  • Existe una contraindicación absoluta para la utilización de anestésicos con vasoconstrictores, y es el caso de pacientes con tirotoxicosis. Estos pueden producir hipertensión, delirio y hasta colapso vasomotor.

La anestesia dental en el embarazo

Según la ADA, la anestesia puede usarse con tranquilidad en el embarazo, ya que es segura tanto para la mujer como para tu bebé.

Según un estudio llevado a cabo por la ADA en 2015, se realizaron tratamientos odontológicos a dos grupos de madres gestantes. A uno se le aplicó lidocaína y el otro fue intervenido sin anestésicos.

En conclusión no se encontró ninguna diferencia entre ambos grupos con relación al desarrollo normal de su embarazo:

“Nuestro estudio no identificó ninguna evidencia de que el tratamiento dental con anestesia es dañino en el embarazo”

“Nuestra meta era determinar si había riesgo significativo asociado con el tratamiento con anestesia y los resultados del embarazo. No encontramos ningún riesgo de ese tipo”.

De igual manera, no hay cambios durante la lactancia. Si es necesario realizar cualquier tratamiento, la anestesia de preferencia debe ser la lidocaína sin epinefrina, así la madre podrá seguir alimentando a su bebé sin preocupaciones.

Bueno, te hemos dejado un amplio recuento de los temas más importantes relacionados con la administración de la anestesia dental, esperamos que muchas de tus dudas hayan quedado resueltas. De lo contrario puedes dejarnos un comentario y trataremos de resolverlo para ti.

Finalmente te dejamos un corto video que resume las características principales de la anestesia oral, esperamos que te ayude a comprender mejor el tema.

Valora este articulo

Referencias Revista Scielo: Riesgos y complicaciones de anestesia local en la consulta dental: Estado actual. Consultado el 6 de noviembre del 2019.

Universidad de Concepción: Anestésicos locales: Su uso en odontología. Consultado el 6 de noviembre del 2019.

¿Qué anestesia me pone el dentista si me tienen que matar el nervio?

Anteriormente explicamos en nuestro blog cómo se hace una endodoncia, un proceso más comúnmente conocido como matar el nervio. Pero los pacientes de Murcia y alrededores se preguntan en muchas ocasiones, ¿es un proceso doloroso?

Para este tratamiento odontológico, es necesario poner anestesia: a pesar de que en ocasiones el nervio está necrosado, la anestesia es un procedimiento necesario ya que al tratar el diente, los instrumentos y el material de relleno que puedan sobrepasar el ápice podrían causar molestias que el dentista quiere evitar siempre al paciente, de forma que sea lo más cómodo posible.

¿Cuánto tiempo se duerme la boca después de la anestesia del dentista?

La anestesia que se utiliza en endodoncia es la anestesia habitual en odontología, generalmente Articaína o Lidocaína.

El efecto de la anestesia empleada por los dentistas suele durar hasta cuatro horas

Debido a esta, la zona anestesiada puede llegar a estar ‘dormida’ hasta 4 horas, por lo que cuando termine el tratamiento, el paciente tendrá que tener cuidado de no morderse los labios o las mejillas, algo relativamente habitual porque pierde la sensación en la zona.

¿Cómo se pone la anestesia en la clínica dental?

Dependiendo de cuál sea el diente a tratar, la anestesia se pondrá de una forma o de otra:

  • Dientes superiores:

La anestesia en la arcada superior se coloca a fondo de vestíbulo

Se anestesia en la misma zona del diente, y lo normal es que se duerma únicamente el diente que va a ser tratado y los que están más próximos.

  • Dientes inferiores:

La anestesia troncular en la mandíbula suele dormir la mitad de la lengua y del labio del mismo lado de forma temporal

  1. Molares y premolares: La anestesia para estos dientes se denomina “anestesia troncular”. Con este tipo de anestesia, normalmente se duerme la mitad de la lengua en contacto con el diente a ser tratado, así como la mitad del labio inferior.
  2. Caninos e incisivos: Se duerme la zona del diente, al igual que en los dientes superiores.

¿Todo el mundo puede ser tratado con anestesia?

Sí, pero en algunos casos hay personas que, por ser alérgicas, o por padecer alguna enfermedad concreta tienen limitaciones en el uso de anestésicos. Estos pacientes son:

  • Diabéticos con la enfermedad no controlada: La anestesia puede provocar hiperglucemia, por lo que sólo es conveniente tratar a pacientes diabéticos cuando están correctamente controlados.
  • Hipertensos no controlados: El vasoconstrictor que tienen la mayoría de los anestésicos en su composición, puede alterar el estado normal de la presión arterial, por lo que es importante que el dentista emplee una anestesia sin vasoconstrictor, y que la tensión esté controlada.
  • Hipertiroidismo, que deberá estar controlado para asegurar que la anestesia es segura y que el profesional puede realizar su actividad con normalidad.
  • Caquexia o estado de malnutrición.

En cualquier caso, consulte con su dentista de confianza en Murcia para poder conocer con detalle las peculiaridades de su caso.

La anestesia en tratamientos dentales

Última actualización: octubre 5, 2018

La anestesia es un pilar básico en la odontología de hoy día. La anestesia que se utiliza en odontología es muy segura. Desde su invención hasta ahora ha habido una evolución.

El uso de la anestesia beneficia tanto al paciente, que estará más relajado y no sentirá dolor; y para el dentista, que trabajará más cómodo y con la seguridad de que el paciente no sentirá dolor

La anestesia se inventó en medicina para el control del dolor; se ha comprobado que la anestesia es beneficiosa para ambas partes, tanto para el dentista como para el paciente. El dentista bajo un tratamiento controlado por anestesia trabaja más cómodo y mejor con la seguridad de que lo que hace no le está doliendo al paciente, por otro lado el paciente está más relajado.

¿Qué anestesia se usa en odontología?

En odontología se usa anestesia local. La anestesia local es aquella que se aplica directamente sobre tejidos de la zona que se va intervenir. Los anestésicos locales tienen que ser inyectados cerca del nervio para impedir la cadena de estímulos de forma temporal.

¿Hay alguna forma para que la inyección me duela menos?

Muchos pacientes tiene un cierto miedo al dentista y lo que les suele preocupar es el dolor a la hora de anestesiar. Actualmente existe un método para que la inyección moleste menos de lo normal, este método no es más aplicar anestesia tópica sobre la mucosa. La anestesia tópica es un gel que se aplica en la zona a anestesiar e inhibe la sensación de dolor provocado por la inyección.

¿Qué enfermedades debemos tener en cuenta a la hora de seleccionar la anestesia?

En la mayoría de pacientes se usa la misma anestesia, pero hay ciertos pacientes que por sus condiciones médicas se debe seleccionar una anestesia concreta. A la hora de seleccionar la anestesia debemos tener en cuenta los siguientes estados o enfermedades que puedan existir:

  • Insuficiencia cardíaca
  • Diabetes
  • Arritmias cardíacas
  • Riesgo de endocarditis bacteriana
  • Alergias
  • Insuficiencia hepática
  • Embarazo
  • Enfermedades pulmonares

¿Cuánto dura la anestesia en odontología?

La anestesia local es un tipo de anestesia que no dura demasiado. Según el procedimiento a realizar el odontólogo aplicara más o menos anestesia. La anestesia suele durar un par de horas tras los procedimientos dentales. En este tiempo es importante controlar el labio ya que es muy fácil mordérselo y producirse una herida.

La anestesia es muy importante en el campo de la odontología, es importante entender porque se usa. Si tienes dudas sobre que anestésico es el correcto para ti, no dudes en preguntarnos, en Clínica Dentisalut contamos con profesionales que podrán aconsejarte lo mejor para ti. No dudes y pregúntanos.

Efectos Colaterales De La Anestesia Dental Y Causas De Tratamiento

A veces los procedimientos médicos son necesarios para conservar la salud, incluida la salud bucal. La anestesia forma parte de varios procedimientos, ya se trate de una cirugía en la rodilla o de obturar una caries avanzada, y, si se administra correctamente, no es motivo de preocupación. Pero algunas personas sufren con los efectos colaterales de la anestesia. Aquí se presentan algunas informaciones relativas a la anestesia y el por qué algunos pacientes no reaccionan bien a la misma.

Tipos de anestesia

Hay dos tipos de anestesia: local y general. La American Academy of Pediatric Dentistry (AAPD) (Academia Americana de Odontopediatría) define la anestesia local como «la pérdida temporal de sensibilidad, la cual incluye dolores en parte del cuerpo, producida por un agente de aplicación tópica o inyectable, sin la depreciación del nivel de consciencia». En efecto, su dentista simplemente retira la sensibilidad de parte de su boca mediante la inyección de un medicamento en el interior de su encía o mejilla; usted podrá permanecer despierto durante este proceso. La anestesia general, según Aetna, seda por un largo período, al tiempo que una cánula le permite respirar mientras se encuentra adormecido.

Aunque el término lo pueda confundir, la anestesia general posee una función mucho más específica en relación con su confort durante el procedimiento y es administrada por un profesional entrenado, como un cirujano bucomaxilofacial o un anestesiólogo. Se utiliza la anestesia local (o regional) para tipos mucho más simples de tratamiento, dado que sus necesidades son mínimas y su estado corpóreo puede permanecer igual.

Procedimientos que requieren anestesia

Lamentablemente, no todas las visitas al dentista son fáciles como una limpieza rutinaria. Por lo tanto, verifique antes de pedir cita con su dentista. La extracción es uno de los procedimientos que más comúnmente requieren anestesia. Cuando es necesario remover un diente que ha sido atacado por caries, el dentista anestesiará el área de la boca que se encuentra alrededor del diente. Las muelas del juicio son otra causa común de remoción con anestesia, normalmente debido al impacto o simplemente porque no hay espacio suficiente para que otros dientes salgan.

Aunque los tratamientos de conducto se han vuelto mucho más fáciles a lo largo de los años, son otro ejemplo de necesidad de usar anestesia. Cuando la pulpa de un diente se daña o enferma, es necesario remover y sellar la parte donde se encuentra la pulpa, evitando así la extracción del diente. Probablemente, la necesidad más común de anestesia se produce, sin embargo, durante la obturación de una cavidad. Es necesario realizar una obturación cuando una pequeña sección de su diente sucumbe a las caries, creando una pequeña área desde donde el dentista removerá la caries y cuya cavidad se obturará.

Efectos colaterales de la anestesia dental

Los efectos colaterales de la anestesia local son escasos y esporádicos, pero eventualmente aparecen. El adormecimiento que se siente detrás de la parte afectada de la boca es muy común. Después de la inyección local en sus encías, por ejemplo, el medicamento puede hacer que sus párpados se cierren o que los músculos de la mejilla se caigan. Después de que pasa el efecto anestésico, este adormecimiento se disipa. Algunos otros efectos:

  • Incapacidad de parpadear – Si usted no consigue parpadear con uno de sus ojos, su dentista puede taparlos cerrados hasta que el adormecimiento se disipe, de tal manera que no haya sequedad.
  • Hematoma – Descrito como una hinchazón llena de sangre, puede ocurrir si la aguja alcanza un vaso sanguíneo en el momento de la inyección.
  • Arritmia cardíaca – El fármaco vasoconstrictor presente en la anestesia puede elevar su ritmo cardíaco durante un minuto o dos. Asegúrese de mencionarlo a su dentista en el caso de que usted lo note.
  • Daños a los nervios – Si la aguja alcanza directamente un nervio, puede causarle adormecimiento y dolor, capaces de durar semanas o meses. Los daños de los nervios son muy raros en inyecciones locales, de acuerdo con la American Society of Regional Anesthesia and Pain Medicine (ASRA) (Asociación Americana de Anestesia Regional).

La mejor manera de evitar cualquier efecto colateral de la anestesia dental es reducir el riesgo por medio de procedimientos que garanticen una solución sin sensibilidad. Una buena manera de alcanzar este objetivo es utilizar una crema dental como Colgate® Total 12 Professional Encías Saludables. Cepillar los dientes, pasar el hilo dental y mantener una dieta equilibrada son las claves para mantener su boca saludable. Por supuesto, asegúrese también de pedir citas regulares al dentista para realizar inspecciones dentales.

Efectos secundarios de la anestesia local en tratamientos dentales

La anestesia local es muy común para realizar gran parte de los tratamientos dentales que se llevan a cabo en cualquier clínica odontológica. Por norma general, no suele presentar efectos secundarios graves, aunque sí que hay ocasiones en las que es posible que aparezcan. Esto puede deberse a causas muy variadas.

Si la anestesia local en la encía (la más común en el dentista) es suministrada por un profesional con experiencia, que realiza el pinchazo con pulcritud y seguridad, lo más probable es que no exista ningún tipo de efecto, más allá de los comunes al uso de la anestesia. Obviamente, si el paciente presenta alguna alergia a este tipo de fármacos o intolerancias de cualquier tipo es muy importante que lo mencione al odontólogo antes de proceder con el tratamiento previsto.

En la Clínica Dental Grup Dr. Bladé abogamos siempre por la experiencia y la pericia a la hora de llevar a cabo cualquiera de nuestros tratamientos dentales. La anestesia local es fundamental para evitar molestias y dolores durante la ejecución del procedimiento dental, como la obturación de caries en los dientes (empastes), la exodoncia o extracción dental, la cirugía oral, la endodoncia o tratamiento de conductos, etc.

El propósito de los anestésicos en los tratamientos de la clínica dental es claro. Nuestro objetivo es que todo el procedimiento se lleve a cabo sin dolor y con todas las garantías posibles. Para lograrlo, además de recurrir a la anestesia, también optamos por apoyarnos en tecnologías odontológicas innovadoras. Esto nos permite planificar abordajes dentales de máxima calidad, mucho más predecibles, seguros y rápidos.

Anestesia local y anestesia general: diferencias

Los dos tipos de anestesia que se pueden usar en la actualidad son la local y la general. En las clínicas dentales también es posible que recurran a la sedación consciente, una forma de anestesia en la que se adormece a aquellos pacientes que padecen odontofobia o miedo al dentista. Esta última debe ser suministrada siempre por un anestesista, al igual que ocurre con la anestesia general.

La anestesia local, la más frecuente en los tratamientos orales, permite la pérdida temporal de la sensibilidad en una zona concreta. A través de un fármaco que se aplica mediante una inyección o de forma tópica, el paciente dejará de sentir la zona en la que se va a realizar el tratamiento. La anestesia general, por su parte, se administra por anestesiólogos y realiza una sedación completa del paciente.

En la consulta del dentista la anestesia local se utiliza de forma habitual. El odontólogo inyecta en la encía del paciente el fármaco anestésico para evitar que el dolor aparezca durante el tratamiento que se está llevando a cabo.

Entre los tratamientos dentales en los que es necesario usar anestesia local se pueden destacar las extracciones dentales o exodoncias, las obturaciones de caries, los tratamientos para extraer las muelas del juicio e, incluso, los conocidos como tratamientos de conducto. Es decir, gran parte de las visitas al dentista requieren el uso de fármacos anestésicos para garantizar que el paciente no sufre dolor durante la intervención.

Sedación consciente en el dentista

En nuestras clínicas dentales de Barcelona somos expertos en sedación consciente. Se trata de un procedimiento de vanguardia, que nos permite garantizar a quienes sufren miedo al dentista un tratamiento sin dolor y más rápido. Un anestesista experimentado te mantiene perfectamente controlado durante todo el proceso. Tus constantes siempre estarán en estudio, con el fin de asegurar la calidad del servicio.

La sedación dental no es una anestesia general ni una anestesia local. Podría decirse que está a medio camino entre ambas opciones. El paciente permanece en un estado de semiinconsciencia bien controlado. Al finalizar el tratamiento volverá a tener todas sus facultades en perfecto estado.

Este tipo de sedación consciente se suele ofrecer a personas que padecen miedo al dentista o fobia dental. Sirve, por lo tanto, como terapia para trabajar sobre esta fobia tan común entre la población.

En la Clínica Dental Grup Dr. Bladé también recurrimos a la sedación dental en casos en los que debemos llevar a cabo abordajes complejos y largos, con el propósito de que el paciente esté relajado e inmóvil durante todo el procedimiento. Algunas intervenciones de implantes dentales pueden beneficiarse de este tipo de anestésicos.

Efectos secundarios de la anestesia

Pese a que se trata de efectos secundarios muy esporádicos, es posible que aparezcan en algunos casos:

  1. Imposibilidad de parpadear debidamente: el medicamento suministrado en la anestesia local puede adormecer los párpados, haciendo difícil que el paciente pueda parpadear con normalidad. El odontólogo los puede tapar y mantenerlos cerrados durante la sesión. No obstante, se trata de una complicación poco común. Y tampoco conlleva graves problemas.
  2. Arritmias cardíacas: este es uno de los efectos secundarios de la anestesia local dental menos frecuentes. La inyección que se suministra contiene un fármaco vasoconstrictor, que puede aumentar el ritmo cardíaco durante algunos minutos. Si esto ocurre hay que comentarlo inmediatamente con el dentista. En nuestras clínicas dentales apostamos siempre por la seguridad. Por lo tanto, si ya has tenido malas experiencias con los anestésicos debes de comunicárnoslo con celeridad.

  3. Aparición de hematomas: la inyección de anestesia puede romper algún vaso sanguíneo de la zona a tratar, permitiendo que la sangre se acumule en él. Este efecto secundario tiende a disiparse con el paso del tiempo y no es preocupante en absoluto.

  4. Nervios: si la aguja llega a alcanzar algún nervio, este puede dañarse. Se trata de un efecto secundario de la anestesia local muy raro, ya que, por norma general, los dentistas son profesionales y la experiencia que tienen les ayuda a evitar estas situaciones. No obstante, si esto ocurre, el dolor puede durar algunas semanas.

En nuestro equipo médico contamos además con médicos anestesistas que controlan en todo momento las constantes del paciente y son además una garantía de seguridad para cualquier imprevisto que pueda suceder.

En las nuestras clínicas dentales de Barcelona te ofrecemos al mejor equipo médico del momento. Nuestros dentistas están especializados en las distintas áreas de la odontología, garantizándote así toda la pericia y experiencia en cada área. Aplicamos la anestesia local o sedación consciente siguiendo protocolos exclusivos y de calidad. ¡Pide cita en Grup Dr. Bladé y sonríe con nosotros!Gracias a la tecnología odontológica actual, es muy complicado que se dañe algún nervio dental con la aplicación del anestésico.

LA ANESTESIA DENTAL

Hola a todos desde la Clínica del Dr. Mariano Hernández Marcos.

En este post hablaremos de la Anestesia Dental.

La anestesia dental es el uso de anestésicos para el tratamiento dental.

La importancia de la anestesia dental

Lo principal que quiere el paciente cuando acude al dentista es no tener dolor y que no se le moleste al anestesiar. Y esto lo conseguimos gracias a la anestesia dental y una buena técnica en la aplicación de la misma.

¿ Cómo se administra ?

En clínica dental se administra via local y/o tópica.

La anestesia local es inyectable, viene en un formato llamado carpulens , que son pequeños frasquitos que contienen el anéstesico en forma líquida. Estos carpulens se introducen en una jeringa y con agujas muy finas se aplica el anestésico.

La anestesia tópica utilizada en clínica dental viene en forma de gel.

¿ Qué anestésicos se emplean ?

Se emplean muchas móleculas cómo anestésicos.

Las más frecuentes son:

  • Procaína.
  • Mepivacaina.
  • Lidocaina.
  • Articaina.

¿ Cómo se aplica ?

Hay dos formas de aplicarla.

  • Infiltrada: Se usa para anestesiar el maxilar superior. Funciona depositando el anestésico en la próximidad del ápice de la pieza dental que queremos anestesiar. Se puede realizar así porque el hueso del maxilar superior es muy poroso y permite la difusión de la anestesia llegando al nervio del diente y anestesiandolo.
  • Y Por Bloqueo: Se usa para anestesiar el maxilar inferior, este hueso es muy compacto y no permite la difusión de la anestesia igual que en el maxilar superior, por lo que la técnica empleada es diferente. En este caso, se intenta depositar cerca del nervio que inerva la mandíbula por la parte interior.

¿ Cuánto dura la anestesia de la boca ?

Dependiendo de la zona anestesiada y de la composición del anestésico tiene una duración diferente.

Dura más tiempo en el maxilar inferior que en el superior, y si tiene vasoconstrictor, todavía dura más.

La duración media es entre 40 minutos y 3 horas.

¿ Qué complicaciones puede tener ?

Es muy raro haya complicaciones.

Las más frecuentes suelen ser:

  • Dolor: en la zona de la punción.
  • Trismus: es la contracción del músculo al atravesarlo para anestesiar.
  • Hematoma: por fragilidad capilar, por rotura de arterias o por mordedura del labio.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *