0

Cuantos hijos tener

Tabla de contenidos

Embarazo: ¿Cómo calcular la fecha según la numerología?

Contenido

  • ¿Cuándo quedarás embarazada, según la numerología?
  • ¿Cómo calcular tus posibilidades de embarazo gracias a la numerología?
  • Tabla con el valor numérico de las letras de tu identidad
  • Tú y la numerología

¿Cuándo quedarás embarazada, según la numerología?

Si cuando intentas averiguarlo solo consigues artículos que parecen hablar de física cuántica este especial es para ti. A continuación te explicamos de la manera más simple como calcular cuando quedarás embarazada gracias a la numerología.

Te enseñaremos como a partir de tu nombre, apellido y fecha de nacimiento puedes saber:

  • La posibilidad, la facilidad o dificultad para tener hijos.
  • Los ciclos, los años y los meses mas favorables

A partir de las claves que te daremos a continuación podrás hacer tu misma el análisis numerológico y conseguir las respuestas a tus dudas sobre este tema. Recuerda que aunque se trate de un análisis preciso nunca te aportará conclusiones definitivas.

¿Quieres saber cuándo vas a quedar embarazada?

¿Cómo calcular tus posibilidades de embarazo gracias a la numerología?

Supongamos que te llamas Victoria DUPONT y que has nacido el 10/ 3/ 1986

Para comenzar deben realizarse 3 cálculos básicos:

  1. El camino de vida: sumando el día, el mes y el año de tu nacimiento y reduciendo este número a una sola cifra. Es decir en el caso de Victoria:
    • 1 + 0 + 3 + 1 + 9 + 8 + 6 = 28 = 2 + 8 = 10 = 1 + 0 = 1
  2. El ascendente de tu camino de vida: sumando el día y el mes de tu nacimiento y reduciendo el resultado a una sola cifra. En el caso de Victoria
    • 1 + 0 + 3 = 4
  3. Tu año personal: sumando el ascendente de tu camino de vida y el año universal. El año personal de Victoria sería:
    • 4 + 2 + 0 + 1 + 5 = 12 = 1 + 2 = 3

Tabla con el valor numérico de las letras de tu identidad

¿Cuantas veces se repite cada número?

Número de 1: x 1; Número de 2: x 2; Número de 3: x 2; Número de 4: x 2; Número de 5: x 1; Número de 6: x 2; Número de 7: x 1; Número de 8: x 0; Número de 9: x 3
Victoria tiene al menos una letra por cada número menos en el caso del 8. En la mayor parte de los casos hay más de uno de los números que no tienen letras. Haz el cálculo con tu nombre y anota cuantos números quedaron vacíos.

Un cuadro vacío o un espacio kármico significa un freno, un obstáculo o una verdadera dificultad para comprender o para superar un obstáculo. No te preocupes, son pocas las personas que tienen al menos una letra para cada número. No olvides que todos tenemos fortalezas y debilidades.

Otros elementos a tomar en cuenta: la edad

Según la edad, ciertos años son más favorables para concebir que otros:

  • 20 – 23 años
  • 26 – 29 años
  • 32 – 35 años
  • 38 – 41 años
  • 44 – 45 años

Si perteneces a alguno de los gruposde edad antes mencionados y no posees letras que correspondan al 2 o al 6. Según la numerología tus posibilidades de quedar embarazada en los próximos meses están por debajo de la media. Lo cual no quiere decir que un embarazo sea imposible. Solo significa que en otras edades tus posibilidades aumentan.

Tú y la numerología

Una vez que hayas hecho los 3 cálculos básicos y hayas rellenado los cuadros correspondientes a las letras de tu nombre y apellido, lo próximo que debes saber es que los números más significativos, de quedar vacíos, son:

2 – 6 – 3

Tener alguna de estas casillas vacías puede significar para una mujer que tendrá algunas dificultades para quedar embarazada. Esta probabilidad aumenta si tu camino de vida, ascendente o año personal corresponde a una de estas casillas vacías.

En el caso de nuestro ejemplo, Victoria es Camino de vida 1, Ascendente 4 y año personal 3; razón por la que no debería tener grandes problemas para concebir en los próximos meses.

Calcula tu camino de vida GRATIS – Clic aquí –

Por otro lado si una persona es camino de vida 6, y esta casilla esta vacía, año personal 2, casilla igualmente vacía, las posibilidades de conseguir un embarazo en los próximos meses se reducen. Ahora si esta persona posee un año personal 3 y está en una de los grupos por edad antes mencionados, un embarazo continúa siendo posible.

Se ha constatado que una mujer con una de estas tres casillas vacías y un camino de vida o un ascendente 7, con la casilla vacía, suele recurrir a procesos médicos para aumentar su fertilidad.

Es importante constatar que estos datos son bastante básicos y si bien son significativos, para tener un verdadero análisis de todos los detalles, la mejor opción es consultar directamente un numerólogo.

Te puede interesar: Numerología 2020, nuestras predicciones

¡Obtén 5 minutos gratis en tu primera consulta!

Clic aquí

¿Quieres saber cómo será tu bebé? 5 recursos para saberlo gratis


¿A quién se parecerá mi bebé? Ahora con la ayuda de la tecnología puedes ver las posibles combinaciones de rasgos que puede tener tu [email protected] Existen varias páginas webs y app gratuita, que mezclan los rostros del padre y la madre, para que puedas hacerte una idea de a quién se parecerá tu bebé.

Sin embargo, ninguno de estos recursos garantiza el resultado de cómo será tu bebé, pero es divertido ver las posibles combinaciones que se pueden obtener y guardar las fotos a ver cuál de las siguientes herramientas daba el mejor resultado.

La mecánica que utilizan estás webs y app es básicamente igual, sólo tienes que subir una foto tuya y de tu pareja, para que a partir de ellas se pueda generar una imagen de cómo podría ser el futuro bebé.

¿A quién se parecerá mi bebé? 4 páginas webs para saberlo gratis

La web MorphThing.com es gratis, fácil de usar y no tienes que registrarte, debes subir una foto de frente de cada uno, para que se aprecien los rasgos del rostro. Al subir la foto te pedirá que indiques con el cursor dónde está la cabeza, la barbilla, el lado izquierdo del rostro y por último el lado derecho. Una vez que tengas las fotos en “My Images” puedes empezar a crear combinaciones en “Start Morphing”. Tienes opción de crear niño o niña y elegir entre varios grupos étnicos.

MorphThing.com, web para saber a quién se parecerá tu bebé según fotos del padre y madre

Con la web MakeMeBabies.com podrás utilizar una tecnología de detección rostro avanzada que te permitirá predecir cómo será tu bebé gratis en tres simples pasos, sin registrarte. Al subir tu foto y la de tu pareja podrás elegir entre diferentes tonos de piel, varios marcos de fotos y también puedes incluir el nombre del bebé.

MakeMeBabies.com, descubre cómo será tu bebé en 3 pasos

Babypicturemaker.com es otro portal que te permite predecir a quién se parecerá tu bebé, a través de las fotos de ambos. También es gratis pero te pide un correo electrónico para hacerte llegar el resultado. Esta página utiliza algoritmos de reconocimiento facial, junto con la garantía de la calidad humana de expertos para producir aproximación altamente probable de tu futuro bebé. Un experto analiza la imagen que te enviarán para saber si es la mejor combinación de ambos.

Babypicturemaker.com te permite descubrir cómo será tu bebé online

Futurebaby.org esta web es fácil de usar y en 3 pasos puedes ver cómo podría ser tu futuro bebé gratis y sin registrarte. Al igual que las otras páginas “Future Baby” utiliza un programa detección facial, pero como valor añadido ofrece mejoras al mismo, con la ayuda de dos profesores que han examinado un gran número de parejas para construir imágenes más fiables de los futuros bebés.

FutureBaby tiene un apartado de testimonios en el que algunas personas afirman que han obtenido los resultados más fiables en esta página web. Sin embargo, también encontrarás un texto que indica que esta web sólo tiene fines de entretenimiento y no garantiza resultados exactos.

Futurebaby.org utiliza un programa mejorado por dos profesores especializados

A quién se parecerá mi bebé, app para iphone

Por último, la app gratuita el rostro del futuro bebé de Minoru Studio, cuenta con una función que utiliza un algoritmo para la detección del rostro, que incluye cara, piel, cabello y ojos. Sólo tienes que subir una foto tuya y de tu pareja desde tu iphone y la aplicación hace diferentes combinaciones.

Baby Nest, app para iphone para saber cómo sera tu bebé

Descarga gratis “El rostro del futuro bebé : embarazada” en el AppStore, es compatible con iPhone, iPad y iPod touch.

¿Recomiendas alguno de estos recursos online o app para saber a quién se parecerá tu bebé?

Quizás te interese leer: ¿Cómo será mi bebé descúbrelo con estas apps gratis?

Si te ha gustado este artículo compártelo y sígueme en Facebook, Instagram, Twitter y suscríbete para a Papás e hijos!

Tener un hijo es sinónimo de alegría ya que después de 9 largos meses estamos deseando ver su «carita». Es entonces cuando surgen las típicas frases de.. se parece al padre.. no no ¡ se parece a la madre !. Si bien es cierto que es una incógnita hasta el día del nacimiento, sería fantástico saber como será tu bebe con todos de los padres. Pues bien, gracias a la tecnología y a los algoritmos de inteligencia artificial, es posible se puede saber como serán mis hijos según las fotos y todo gracias a una aplicación web llamada Makemebabies.

¿ Qué Es MakeMeBabies Online Y Para Qué Sirve ?

¿ Quieres saber como será tu bebe gratis online con fotos de los padres ?, pues MakeMeBabies es una aplicación para ver como será tu hijo.

Programa Para Saber Como Será Físicamente Mi Bebé Con Fotos

Lo primero que deberemos de hacer es entrar en la página oficial de MakeMeBabies desde el siguiente enlace.

Una vez dentro tendremos las siguientes combinaciones:

  1. Como será la cara de mi bebe con un famoso.
  2. Como sería la cara de un bebe entre famosos.
  3. Como será tu bebé con fotos de los padres.

De las 3 opciones yo voy a elegir la primera ya que tengo curiosidad de saber como será mi bebé físicamente si lo tuviese con un famoso. Para ello deberé de elegir el apartado que dice «Upload Your Photo» y subimos la imagen que queremos combinar puede ser del padre o de la madre.

Como Será Nuestro Hijo Gratis.

Una vez elegida la foto deberemos de darle a «Next».

Sube Tu Foto Para Saber Como Será Nuestro Hijo.

Ahora podemos elegir la foto de la madre o del padre ( seleccionando «Choose File») o.. ¡ incluso de un famoso !, yo elegí por ejemplo a Britney Spears. Una vez seleccionado la foto le daremos a «Next».

Como Sería Tu Hijo Con Un Famoso.

Configurando MakeMeBabies Online

Es aquí donde podremos configurar esta aplicación web para ver como será mi hijo online gratis. Deberemos de comprobar los siguientes apartados.

  1. Aquí veremos la foto de los padres ( en este caso Yo y Britney Spears ?).
  2. Seleccionaremos el Sexo del bebé o incluso lo podremos poner al azar (Either).
  3. Seleccionamos el tono de la piel (clara, morena, muy morena y asiática).
  4. Elegimos el nombre del bebé.
  5. Elegimos un marco para la foto de nuestro bebé.
  6. Cuando configuremos MakeMeBabies le daremos a «Next».

MakeMeBabies Configuración.

Y listo… de está forma puedes saber como será tu hijo GRATIS.

Aplicación Para Ver Como Será Mi Hijo.

Quizás Te Interese:

  • Desactivar Cortana
  • Optimizar Windows 10
  • Descargar Reproductor De Video Windows

¿Cómo será mi bebé? Apps y algo de ciencia para descubrirlo

Cuando llega el momento del embarazo siempre surge la misma pregunta, ¿Cómo será mi bebé? Hoy en día lo tenemos más fácil, ya que con la ayuda de la tecnología puedes ver las posibles combinaciones de rasgos que puede tener, como el color de ojos del bebé. Existen aplicaciones que mezclan características del rostro del padre con el de la madre, sin embargo, ninguna de estas aplicaciones garantiza el resultado, pero, ¿por qué no probar? ¡las risas están aseguradas!

En este artículo vamos a compartir contigo algunas de las aplicaciones más usadas para saber qué aspecto podría tener el futuro bebé y alguna de sus características. Además, también mencionaremos algunas claves genéticas que pueden indicarnos que un bebé tenga unas u otras características, ¡empezamos!

Apps para descubrir cómo será tu bebé

A continuación vamos a contarte dos de las aplicaciones para móvil para papás, mamás y bebés más utilizadas. De esta manera podrás hacerte una idea de cómo será tu futuro bebe. Y, sobre todo, hazlo para echarte unas risas junto a tu pareja, ¡no pierdas detalle!

El rostro del futuro bebé: embarazada

Si eres de las que se preguntan, ¿cómo será mi bebé? La app gratuita: El rostro del futuro bebé: embarazada, de Minoru Studio, ¡es perfecta para ti! Cuenta con una función que utiliza un algoritmo para detección del rostro, que incluye cara, piel, cabello y ojos.

Su mecanismo es muy sencillo, tan solo deberás subir una foto tuya y otra de tu pareja desde el móvil. Una vez hecho, la aplicación creará diferentes combinaciones posibles según vuestros rostros, serás tú quién elija con cuál de ellas te quedas. Pero, la aplicación no se queda ahí, empieza a pensar y, ¡ponle nombre a tu bebé!

Como ves, es muy fácil de utilizar y, además, pasarás un rato genial junto a tu pareja o amigos, compartiendo con cualquier usuario de Facebook, Twitter, correo electrónico, mensaje y, ¡mucho más!

Baby Maker: predicts baby face

Si quieres conocer el resultado de otra aplicación muy parecida a la anterior, ¡esta aplicación es para ti! Sube una foto tuya y otra de tu pareja para que, al instante, te genere una aproximación de cómo será tu bebé, ¿te lo imaginas?

Además, podrás marcar la edad del bebé, por lo que variará el rostro según los meses o años que pongas, ¡la diversión está asegurada!

Claves genéticas para tu futuro bebé

Cuando a una pareja les dan la feliz noticia de que van a ser papás, comienzan a preguntarse muchas cosas acerca del futuro bebé. ¿Será niño o niña? ¿Cómo será su nariz o su boca? ¿A quién se le parecerá más?Pues bien, ¡presta atención! A continuación te damos algunos detalles sobre la información genética que puede heredar.

Es muy difícil responder a todas las preguntas con exactitud, ya que son muchos los factores que influyen a la hora de engendrar un bebe. ¿Sabes cuantas combinaciones de ADN pueden darse? ¡Más de 70 billones! Por lo que… ¡puedes tener con tu pareja hasta 70 billones de hijos diferentes!

¿Cómo influyen tus genes en los rasgos de tu bebé?

¿Te preguntas quienes son los responsables de que tu bebé se parezca más a ti o a tu pareja? ¡Todo es culpa de los cromosomas! Los encargados de crear vida. Los genes de los que tanto escuchas hablar están en el interior de los cromosomas. Cuando se unen cromosomas por causa de la reproducción, se combinan, creando a un ser único genéticamente hablando, tu bebé.

Además, conforme vaya desarrollándose tu bebé, algunas de las células que componen los cromosomas se desarrollarán más que otras. Definitivamente, ¡tu bebé será un misterio hasta que nazca!

¿Qué se hereda de la madre? ¿Y del padre?

Aunque queramos disimularlo, cuando estás a punto de tener un bebé, quieres saber qué parte habrá cogido de ti y qué otra parte habrá heredado de tu pareja. Pero, al igual que hemos dicho anteriormente, es una tarea muy difícil saber a ciencia cierta.

Existen varios estudios que desvelan que los niños heredan de las madres normalmente el peso corporal y, por otro lado, de los padres suele ser la altura que tendrán cuando sean mayores. Aunque no siempre es así, también depende de la alimentación de tu peque y las circunstancias ambientales que le rodean durante su crecimiento.

Según destacan varias investigaciones, la carga genética relacionada con la inteligencia se hereda de las mamás. Aunque, si nos atenemos estrictamente a la herencia genética, de acuerdo con varios estudios, se ha llegado a una conclusión reciente que indica que los mamíferos usamos más ADN proveniente del padre, aunque heredamos la misma cantidad de mutaciones de ambos progenitores. Curioso, ¿verdad?

Ahora que ya sabes qué aplicaciones gastar para hacerte una idea de cómo será tu bebé y ciertos aspectos de los genes que intervienen en su creación, ¿a qué esperas para saber cómo será tu futuro bebé?

Test: ¿cuántos hijos vas a tener?

Si has llegado hasta aquí seguro que más de una vez has fantaseado sobre el número de hijos que tendrás o hasta cómo se llamarán. Quizá, incluso tienes una lista de nombres preparada. Aunque sabemos que sobre el futuro no hay nada escrito, tu personalidad y tu estilo de vida nos pueden servir como pista para saber si tendrás familia numerosa o no.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Por eso, te animamos a que hagas nuestro test y te imagines durante un rato cómo será la maternidad para ti. ¿Preparada? ¡Descubre cuántos hijos vas a tener!

¿Ya sabes el resultado? Cuéntanoslo y no te olvides de compartirlo con tu pareja y amigos para que ellos también puedan descubrir el suyo. Sea cuál sea, tener hijos será un momento inolvidable y marcará un antes y un después en tu vida. Quizá, tanto, que aunque siempre hayas tenido claro que solo quieres tener un hijo, te plantees ampliar la familia. Aquí te dejamos una selección de frases que te harán reflexionar sobre lo bonito que es ser mamá.

Descubre: 30 frases para bebés recién nacidos

tarot cuando tendre hijos?

Tienes preguntas en tu vida y te gustaria saber lo que va a pasar, es legitimo. Todos en algunos momentos necesitamos que nos guien para encontrar las soluciones adecuadas.La cartomancia es un arte divinatorio que te podrá ayudar a tomar decisiones positivas para tu existencia. ¿Quieres saber si algún dia vas a tener hijos? El tarot te dará la respuesta y con detalles : chico o chica, en que momento de tu vida será. El tarot es un guia espiritual perfecto. Los lectores de cartas en general son videntes. es decir que poseen un don que les permite comunicar con fuerzas espirituales que les ayudan en nuestro mundo material. Usan de la cartomancia para interpretar mejor las situaciones de los consúltantes. Son expertos en predicciones y te ayudan en cualquier momento de tu vida. Si quieres probar una tirada pincha aqui tarot gratis tirada.

El tarot te hace descubrir tu futuro

Cuando te hacen una lectura de cartas, te piden concentrarte en la pregunta o problema que tengas. Poco a poco el lector va interpretando el mensaje de las cartas. El tarot tiene un lenguaje símbolico muy imageado. todas la situaciones humanas se encuentran descritas en sus arquétipos. Además de descubrir lo que te va a pasar el tarot te muestra lo que está pasando en tu interior, te explica comó se efectua la métamorfosis en tu inconsciente. Todos llevamos en germen en nuestro interior, los aconteciminetos futuros. Las cartas describen este proceso de causa y efecto. Cada acto en nuestra vida lleva consecuencias. Es como una cadena que nunca se termina.

Leer las cartas es todo un arte

Como deciamos anteriormente, los videntes en general utilzan esto método divinatorio para entender mejor las siutaciones que viven las personas que consúltan. Las cartas les ayudan a expandir su sensibilidad y intuición. Con ellas es más fácil predecir acontecimientos futuros en detalle. Aunque los clarividentes no necesiten este tipo de instrumentos, le es más fácil ver con el tarot. Si quieres saber cuando vas a tener hijos o cuando vas a encontrar a tu pareja ideal, puedes sin pensarlo consúltar al tarot, te dará todas las respuestas que necesites en tu vida.

Test de ovulación para quedar embarazada

Los nuevos tests de ovulación para quedar embarazada son altamente fiables y fáciles de realizar. Te permiten conocer tus días fértiles para buscar el deseado embarazo y se venden en farmacias. Estos tests detectan la presencia de hormonas que indican que la ovulación está a punto de producirse. Algunos miden los niveles de la hormona luteinizante (LH) en la orina. Otros observan cambios en la saliva. Incluso hay relojes capaces de anunciar la ovulación detectando cambios en el sudor.

Tests de LH en la orina para detectar la ovulación

Durante la mayor parte de tu ciclo menstrual , produces una pequeña cantidad de hormona luteinizante (LH). Tus niveles de LH aumentan bruscamente (en lo que se conoce como “pico de LH”) en un periodo de entre 12 y 36 horas antes de que comience la ovulación.
Las mayores probabilidades de concepción se dan justamente a las 36 horas de producirse ese “pico de LH“.
La medición de la hormona LH en la orina permite detectar el aumento y predecir la ovulación.

Cómo se utilizan los test de ovulación

Si crees que ovulas en el día 14 del ciclo, empieza a hacerte el test de LH el día 11 del mismo, para que puedas ver claramente un resultado negativo y compararlo luego con uno positivo.
Lee bien las instrucciones de uso que vienen con el producto y síguelas al pie de la letra. Debes dejar en contacto la parte absorbente del test con la orina. Pasados 3 minutos, obtienes el resultado.
Si el resultado es positivo, el mejor momento para la concepción será dentro de las siguientes 48 horas. Si es negativo, debes hacerte un nuevo test al día siguiente, hasta ver el resultado esperado.

Tests de ovulación digitales para quedar embarazada

Hoy existen en el mercado monitores electrónicos capaces de detectar a la vez niveles de estrógenos y de LH en la orina y de señalar los días de máxima y mínima fertilidad. De hecho, la mayoría de las mujeres con ciclos de 28 días no saben que tienen probablemente 5 días de máxima fertilidad, por ejemplo los días 9 al 14 del ciclo.…

Tests de saliva: reutilizables y fiables

Pequeños microscopios de uso personal (de venta en farmacias) permiten conocer rápidamente los días fértiles mediante tests de saliva. Su ventaja: que son reutilizables (por tanto, más económicos), fiables y sencillos de utilizar.
El test de saliva detecta la proximidad del momento de la ovulación por el aumento de unas estructuras semejantes a helechos (en realidad, indican el contenido mineral de la saliva, que aumenta cuando se aproxima la ovulación).
Cuanto más cercano el momento de la ovulación, más ramificaciones. En cambio, fuera del periodo fértil se observan estructuras parecidas a burbujas o puntos.

Cómo usar el test de saliva
– Extender una gota de saliva en el cristal del sistema óptico.
– Esperar a que la saliva se seque (unos 25 minutos)
– Enfocar y observar el aspecto de la muestra con ayuda de la luz que incorpora el aparato.
Un consejo: Como cada mujer tiene su propio ciclo de ovulación, se recomienda realizar la prueba a diario: es la forma de familiarizarse con el propio ciclo y observar las posibles variaciones.

Un reloj que señala la ovulación

Es la opción high-tech de la fertilidad: un reloj que se lleva por la noche, en la cama, y que detecta cambios en los niveles de sodio correspondientes con cambios en el moco cervical, indicadores a su vez de la proximidad de la ovulación.
Cómo funciona
Durante la ovulación, el moco cervical se hace más abundante, fluido y deslizante, para permitir que el esperma penetre en el tracto reproductivo femenino. “Los cambios también se reflejan en el sudor”. explica el profesor de obstetricia y ginecología de la Universidad de Chicago A. F. Haney, uno de los inventores del citado reloj.
Un monitor de sodio en la parte trasera del reloj mide el sudor y detecta aumentos preovulatorios ( que se mantienen varios días) en los niveles de estrógeno, medidos a través de cambios en los niveles de sodio.
“Los resultados proporcionan un margen de 4 a 5 días para tener relaciones sexuales con mayores probabilidades de concepción“, señala Haney. “Eso evita a las parejas la presión de tener relaciones en un día y una hora concreta (“por ejemplo, el lunes, a las 16h“). Con este método la pareja se siente libre de tener contacto sexual varias veces en esos días, según sus deseos: de ese modo, acumulan más probabilidades de concepción”.

¿Cómo saber si estoy embarazada?

Aunque las posibilidades sean bajas, es posible quedar embarazada sólo después de tener relaciones sexuales sin protección, principalmente si el hombre eyacula en el interior de la vagina. Sin embargo, el embarazo también puede ocurrir cuando hubo contacto con los fluidos lubricantes liberados antes de la eyaculación, llamado el líquido preseminal, que ocurre cuando el hombre retira el pene antes de eyacular. Por esta razón, y aunque es mucho más raro y las probabilidades son muy bajas, es posible quedar embarazada sin penetración, siempre que los fluidos del hombre entren en contacto directo con la vagina.

Si se ha producido relaciones sexuales sin protección, la mejor forma de confirmar si hay un embarazo o no es realizándose una prueba de embarazo de sangre o de farmacia. Para que el resultado de la prueba de farmacia sea fiable sólo debe hacerse después del primer día de retraso de la menstruación. Antes de este período, para que el resultado sea fiable lo ideal es hacerse un examen de sangre en un laboratorio, el cual se puede realizar 7 días después de haber tenido contacto íntimo sin protección

Conozca mejor los tipos de prueba de embarazo y cuándo se deben hacer.

Cómo funciona el ciclo menstrual regular

¿Cuándo existe mayor riesgo de quedar embarazada?

Cuando la mujer tiene un ciclo menstrual regular con aproximadamente 28 días, tiene mayor probabilidad de quedar embarazada cuando está durante el período fértil, que corresponde normalmente a 2 días antes y 2 días después de la ovulación, que normalmente ocurre alrededor del día 14 después del 1º día de la menstruación, siendo este el día más fértil. Use nuestra calculadora para saber su período fértil.

En el caso de las mujeres que tienen un ciclo irregular, que puede ser más corto o más largo, no consiguen calcular con tanta precisión el período fértil y, por esto, el riesgo de quedar embarazada es mayor a lo largo de todo el ciclo, ya que es más difícil saber el día en que la mujer está ovulando.

Aunque existe más riesgo de quedar embarazada en los días más cercado al día de la ovulación, la mujer también puede quedar embarazada hasta 7 días antes o 7 días después de la ovulación, ya que los espermatozoides consiguen vivir en el interior de la vagina de la mujer de 5 a 7 días en promedio, habiendo mayor riesgo de que ocurra la fecundación en caso haya contacto íntimo sin protección.

Síntomas de embarazo

Algunos signos y síntomas pueden hacer con que la mujer sospeche de un embarazo, estos son:

  • Retraso de la menstruación;
  • Mareos y vómitos por la mañana;
  • Aumento de las ganas de orinar;
  • Cansancio y mucho sueño durante el día;
  • Aumento de la sensibilidad en los senos.

Haga la prueba a continuación y conozca sus probabilidades de estar embarazada:

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Descubre si estás embarazada

Iniciar la prueba En el último mes, ¿Tuviste relaciones sexuales sin usar condón u otro método anticonceptivo como DIU, implante o pastillas?

  • No

¿Notaste algún flujo vaginal de color rosado últimamente?

  • No

¿Sientes náuseas y tienes ganas de vomitar por la mañana?

  • No

¿Estás más sensible a los olores y te sientes incómoda con el olor del cigarro, de la comida o del perfume?

  • No

¿Tu barriga parece más hinchada que antes, siendo más difícil mantener los pantalones abrochados durante el día?

  • No

¿Tu piel parece más grasosa y con tendencia a aparecer acné?

  • No

¿Te estás sintiendo más cansada de lo normal y con más sueño?

  • No

¿Tu menstruación está retrasada hace más de 5 días?

  • No

¿Ya te hiciste alguna prueba de embarazo de farmacia o examen de sangre en el último mes, con resultado positivo?

  • No

¿Tomaste la píldora del día siguiente recientemente?

  • No

Estos síntomas no excluyen las posibilidades de tener alguna enfermedad con síntomas similares como un embarazo psicológico, y por esto siempre se debe consultar a un ginecólogo y realizar exámenes para confirmarlo.

Conozca una lista de los 10 primeros síntomas de embarazo.

¿Es posible estar embarazada sin presentar síntomas?

Si, en muchos casos la mujer puede demorar de 2 a 3 meses en identificar algún síntoma de embarazo. Esto porque muchas de las señales pueden ser difíciles de identificar y la intensidad de los mismos puede variar de una mujer a otra.

Cuándo se debe hacer la prueba de embarazo

Cuándo debe hacerse la prueba de embarazo

En caso que la mujer haya tenido relaciones sexuales sin protección y se encuentra en el período fértil, lo ideal es que se realice una prueba de embarazo de orina o de sangre. Esta prueba debe realizarse después del retraso de la menstruación, como mínimo 7 días después del contacto íntimo para que el resultado sea lo más fiable posible. Las dos principales opciones son:

  • Prueba de orina: se puede comprar en la farmacia y la mujer puede hacerlo en casa con la primera orina de la mañana. Si da negativo y la menstruación continúa retrasada, se debe repetir la prueba, 5 días después. Si la segunda prueba de embarazo es negativa y la menstruación continúa retrasada, se recomienda marcar una consulta con un ginecólogo para investigar la situación. Sin embargo, en caso de que la prueba sea positiva, debe realizarse un análisis de sangre para confirmar el embarazo.
  • Prueba de sangre: esta prueba se realiza en un laboratorio y detecta la cantidad de la hormona hCG en la sangre, que es liberada por la placenta al inicio de la gestación.

​Estos exámenes son la forma más simple que la mujer tiene de saber si está embarazada o no.

¿Es posible estar embarazada incluso cuando la prueba es negativa?

Las pruebas de embarazo actuales son bastante sensibles, por lo que el resultado suele ser fiable, desde que la prueba haya sido realizado en el momento adecuado. Sin embargo, como algunas mujeres pueden producir pocas hormonas al inicio del embarazo, el resultado puede dar falso negativo, especialmente en el caso de la prueba de orina. De esta forma, cuando el resultado es negativo se recomienda volver a repetir la prueba entre 5 a 7 días después del primero.

Cómo confirmar el embarazo

La confirmación de un embarazo es hecha por el obstetra, por lo que es necesario:

  • La prueba sanguínea de embarazo con resultado positivo;
  • Escuchar el corazón del bebé a través de un aparato llamado Doppler, a partir de la 6º semana de embarazo;
  • Ver el feto a través de una ecografía o ultrasonido del útero.

Conozca más sobre los primeros síntomas del embarazo:

Primeros síntomas de embarazo| Antes del retraso menstrual

51 mil visualizaciones

Tenía diez años cuando mi primo David nació. Mi tía nos dejó una noche al bebé en casa, le preparamos una cama en la salita, junto a la bicicleta estática. Recuerdo que me desperté a medianoche y fui a hurtadillas a la habitación para verlo. Me asomé a la cuna improvisada y le di besos en la cara. Pensaba: «Te quiero mucho». Pensaba: «Ojalá seas mío». Durante el día los adultos –mis padres y mis tíos– me hacían darme cuenta de mi propia realidad, que yo era muy pequeña para cuidar de un bebé. Pero durante aquellos cinco minutos a solas imaginé que era su madre.

A partir de entonces, a veces fantaseaba con tener una barriga de embarazada. Me ponía un cojín bajo el jersey y apoyaba mis manos en la cintura, a la altura de los riñones, como si llevase una gran carga en mi diminuto cuerpo. En unos meses cumpliré 30 años y cada vez más imagino mi vientre como una tumba a la que algún día llevaré flores. Un lugar en el que nunca habrá nada, que siempre estuvo muerto. Soy una madre sin hijo. Y eso me aterra.

Hace un año leí Quién quiere ser madre de Silvia Nanclares. Ese libro fue una revolución para mí; abrió una compuerta y dio paso a un pensamiento que me martillea desde entonces: ¿será demasiado tarde para mi cuerpo cuando mis circunstancias económicas, laborales y personales me permitan ser madre?

La escritora narra en primera persona la odisea del fracaso. A sus casi 40 años, Silvia intenta quedarse embarazada. Un deseo que experimentaba desde los siete años y que estalla con la muerte de su padre: «La vida me debe otra vida», pensó. Cada mes, la sangre en su ropa interior era el preludio de un pequeño desastre: la constatación, una y otra vez, de que no hay una nueva vida gestándose en su interior. Tras unos meses, su pareja y ella deciden intentarlo por la vía química: tratamientos hormonales, pruebas, fecundaciones in vitro… Una jerga burocrática de su propio cuerpo. Pero el éxito nunca llega. ¿Seré yo ella? ¿Me ocurrirá lo mismo? ¿Ese retrato íntimo es una advertencia para que reaccione a tiempo?

Este es un reportaje sobre el retraso en la edad de la maternidad y sobre cómo algunas mujeres de mi generación afrontamos ese anhelo que puede que nunca se materialice. Pero también es un desahogo, una carta al hijo que no tengo y que quizá nunca tenga. Casi un duelo anticipado. ¿Se puede amar algo que ni siquiera existe aún? ¿Le habla Silvia a chicas como yo, que creen que la juventud es eterna y que un día deberán asumir que son no-madres?

Un coste de oportunidad

La noche antes de cumplir 29 años, María Sánchez, veterinaria y poeta, responde a mi correo electrónico. Hace cuatro años, publicó un texto titulado Ejercicios para una maternidad inventada. Ya entonces se planteaba si las chicas de su edad podrían ser madres cuando y como quisieran: «Tengo 25 años que dejarán pronto de serlo y no paro de pensar en que me acerco a la edad con la que mi madre me tuvo. Tengo 25 años y a veces me toco la barriga, la hincho, la imagino isla y alimento para alguien que no sé si terminará existiendo».

Tiempo después, me cuenta que iniciativas como las que ofrecen ciertas empresas a sus trabajadoras (congelar los óvulos) esconden algo perverso: «¿De verdad esa es la solución? ¿Cuánto más años pasemos trabajando sin ser madres somos ‘mejores’? Me parece increíble que nuestro trabajo, directa o indirectamente, influya en esta decisión, que nos condicione tanto. Que ser madre suponga un lastre en nuestra carrera. Es triste, pero muchas veces es así. Con los hombres no pasa, es impensable. Yo por ahora no lo pienso mucho, pero sí es verdad que a mi edad mi madre ya me había tenido. Nuestras madres, una generación olvidada que ha hecho posible que nosotras hoy contemos, escribamos, trabajemos, seamos independientes…

Sí es verdad que tengo amigas que se plantean la congelación de óvulos o la inseminación si no tienen pareja a una edad que se han puesto como límite. Yo, por ahora, no me planteo nada, pero sé que en un par de años entraré en este dilema», escribe en el e-mail.

Sílvia Claveria, politóloga especializada en temas de género, explica algunos de los factores estructurales que han condicionado la maternidad: «La inestabilidad laboral es uno de ellos. Hasta que no existe una seguridad económica y/o laboral, muchas mujeres no se pueden plantear tener hijos. Además, la mayoría de ellas están concentradas en puestos de trabajo inseguros, además de temporales, a tiempo parcial o de falsas autónomas, lo que incentiva no quedarse embarazadas para conservar el trabajo».

Por ello, señala Claveria, la maternidad a día de hoy «es un coste de oportunidad que mayoritariamente afecta a las madres», señala. «Las mujeres con más formación retrasan más la edad de tener el primer hijo porque coincide el punto álgido de estabilización o promoción de la carrera laboral con el de la media de ser madre. Y cuando lo son, ellas tienen que hacer unas renuncias que los hombres, muchas veces, ni se plantean», añade.

«Las mujeres estamos por fin ocupando espacios y siendo reconocidas profesionalmente, pero no tenemos una seguridad a ese respecto. Creo que nos sorprenderíamos si empezáramos ahora mismo a preguntar a las mujeres de nuestro alrededor qué supondría y qué consecuencias traería ser madre en su trabajo», apunta María Sánchez.

Congelar óvulos

Yo, por lo pronto, ni siquiera tengo trabajo estable y a menudo siento que en siete años no he avanzado lo suficiente. ¿Tengo que esperar otros siete años para tener, al fin, estabilidad económica? María Rodríguez, una ginecóloga de 33 años con la que contacto a través de una amiga en común, me explica: «A partir de los 35, la fertilidad baja porque se reduce la reserva ovárica, y además los óvulos tienen peor calidad. Mientras tengas la regla, te puedes quedar embarazada, pero por encima de los 35 y según te aproximas a los 40, cuesta mucho más. A la consulta me llegan muchas mujeres en esta situación, que no consiguen embarazarse. Empiezan con técnicas de fertilidad pero a veces no lo logran. El desgaste psicológico es brutal. Al verlo cada día empezó mi agobio, así que decidí congelar mis óvulos».

Le pregunto a María Rodríguez por el proceso de criogenización de óvulos y lo resume así: «Tienes que estar dos semanas pinchándote hormonas, los ovarios se ponen supergrandes, llenos de folículos, y cuando están todos preparados, te llevan a quirófano, te pinchan por vía vaginal, te sacan todos los óvulos y los congelan. Cuando los quieras usar en el futuro, tendrás que pagar la segunda parte, que sería la fecundación de tu óvulo con un espermatozoide en un laboratorio y ya ponerte el embrión».

En Quién quiere ser madre, Silvia recuerda que a finales de los noventa, en algunos círculos feministas se cuestionaban y criticaban las técnicas de reproducción asistida, sin imaginar que por muchas circunstancias algunas acabarían recurriendo a ellas. «¿Y si pudiéramos hablar con esa Mara y esa Silvia de principios de siglo? ¿Qué les diríamos? Chicas, vuestras criaturas van a aplazar su llegada, más bien seréis vosotras quienes lo vayáis aplazando hasta casi el tiempo de descuento. ¿Es un aplazamiento elegido? ¿Forzoso? ¿Habríamos hecho algo diferente en nuestra vida si hubiéramos podido mirar el hoy por un agujero del tiempo? Probablemente. O no», escribe.

Paula, que también cumple 30 años en unos meses, fue la primera amiga de mi entorno que me habló de la congelación de óvulos. Hasta entonces, esa posibilidad ni siquiera existía para mí. Vivía con cierta angustia comprobar que cada año mi inestabilidad laboral era la misma, y el sueldo, también. «A los 35 lo tengo sea como sea, sí o sí, sola, como sea», pensaba. Pero me veía a mí misma diciéndome: «Aún hay tiempo, eres joven. Sales, vives en un piso compartido, a veces comes a deshoras. Soy una adolescente tardía».

La trampa de la juventud contra la que Kiko Llaneras escribió un alegato: «Ya no eres joven. Pero no importa: aún puedes salir, puedes jugar a videojuegos, puedes quejarte de cosas que no importan y tener cuenta en Tinder. Dejar la juventud no significa que debes ser otra persona. Significa que eres un adulto. Dejar de ser joven es reconocer que has aprendido suficiente para ser útil. Significa que no eres un chaval que se sacrifica invirtiendo en su yo del futuro: tú eres el del futuro. Querrás cosas razonables como un salario digno y un horario humano. Y tendrás, quizás, responsabilidades esperándote en casa al salir del trabajo: hijos que bañar, amigos que socorrer, padres que cuidar. Ser un adulto, y que te reconozcan como tal, significa que nadie ignore esas cosas».

Quedo con Paula en una cafetería de Lavapiés y se me viene a la cabeza un párrafo de Silvia Nanclares en el que recuerda que diez años atrás sus amigas y ella bebían cervezas en terrazas mientras fantaseaban con tener bebés. Bromeaban inconscientes sobre el «fatalismo edadista» de la biología.

Paula me cuenta que ya incluso se ha informado sobre el proceso de congelación de óvulos, aunque no tiene claro si lo hará o no. «Dependerá de si a los 32 o 33 sigo con mi pareja o no, si queremos tener hijos o no en ese momento… Puede que sí los congele porque en principio queremos ser padres, pero quizá queremos retrasarlo unos años para poder alcanzar más estabilidad económica o laboral. Lo que sí tengo claro es que quiero ser madre y si el día de mañana no tuviese con quién, lo sería sola».

Paula llamó a una clínica de fertilidad para saber en qué consistía el proceso: «Me dijeron que costaba unos 2.000 o 2.500 euros y que luego había que pagar un ‘alquiler’ cada año, es decir, pagar para que cada año te mantengan tus óvulos congelados. Eran unos 500 euros al año». Me pregunto cuántas chicas podrían costeárselo.

«Lo haría si tuviese un sueldo decente»

En el tema de los hijos, además de una obvia cuestión de género (los hombres de mi edad apenas se preocupan de si en diez años sus espermatozoides habrán perdido calidad y si quizá no sirvan para la fecundación), hay una cuestión de clase. Conozco a Sandra porque estudiábamos juntas de pequeñas, aunque ahora apenas nos vemos. Hace poco subía una foto cogiendo a un bebé en brazos, el de un amigo que acababa de ser padre. En el pie de foto escribía: «Tendré que conformarme con ser la tía de los hijos de mis amigos».

Le mando un mensaje privado para preguntarle si siente que quiere ser madre pero quizá nunca lo sea, que estoy escribiendo un artículo al respecto. Sandra trabaja en hostelería y su salario apenas llega a los 900 euros al mes. «¿En serio cuesta eso?», responde cuando le digo el precio de congelar los óvulos. «No tendría cómo pagarlo», añade. «No tengo novio y eso me frustra. He pensado en apuntarme en una lista de esas para adoptar pero… ¿yo sola? ¿Y si no puedo mantenerlo? ¿Y si me dan uno cuando tenga casi 40? Me gustaría poder decidir cuándo tenerlo, por mí me inseminaría mañana mismo. Pero es carísimo. Solo me queda esperar y ver si en unos dos o tres años mi situación ha cambiado un poco».

Hace una semana, mi amiga Ángela (nombre falso para preservar su identidad) comenzó a ir a una psicóloga. También cumple 30 este año y tiene un contrato temporal de media jornada. «Pasar rachas sin trabajo y ver que con esta edad aún no sé qué va a pasar con mi vida me ha afectado mucho. Siempre he pensado en ser madre por mi cuenta, con inseminación artificial. Lo haría ya, este año mismo. Lo haría si tuviese un sueldo decente y un contrato decente», cuenta. Por un lado, dice, no quiere renunciar a sus expectativas laborales, pero tampoco a las personales. Su opción, ahora mismo, es esperar. Como si la maternidad fuese sentarse en la parada del autobús. «Antes me encantaba rodearme de bebés de familiares y amigos, pero ahora lo evito porque luego me voy con la sensación de que quiero uno y no puedo», añade.

Tengo muchas amigas que no quieren ser madres. A veces querría ser como ellas, extirpar ese impulso que habita en mí desde que era una cría. Escucho a las que sí quieren serlo, sus lamentos, y no puedo evitar sentir que nos han arrebatado espacios de control de nuestras vidas. Empecé a trabajar en 2011, el mismo año en el que en España la incertidumbre se materializaba en el lema «Sin casa, sin curro, sin pensión, sin miedo». Pienso: «Y sin hijos». Y una parte de mí sí que admite el miedo.

Tengo 38 años y me embaracé por accidente. Resulta que mi pareja no quiere tener hijos jamás, sin contar con que apenas llevamos unos meses de relación; quiere que aborte. Yo estoy a favor de la libre elección y no siento apego por lo que está creciendo dentro de mí. Tenía la esperanza de enamorarme de un hombre y tener un hijo con él, pero estoy consciente de que se me acaba el tiempo. Aunque al parecer aún soy bastante fértil, conforme pasa el tiempo las probabilidades de quedar embarazada se reducen y la criogenización de óvulos y la fecundación in vitro son muy costosas. Por esas razones, me inclino más hacia la opción de tener al bebé. Mi novio está alterado, molesto y enojado de que lo tenga “en contra de su voluntad”, tal como lo dijo. El asunto es, creo, que puedo conocer a alguien más o recurrir a la inseminación, de modo que no es justo que tenga un bebé suyo por culpa de mi reloj biológico.

He leído bastante acerca de la ética de esperar que se involucre en su manutención si no desea al bebé, pero no he leído nada acerca de si es correcto que elija tenerlo.
Le he dicho que puede mantenerse al margen, sin sentimientos de culpa, pero eso no es lo que le preocupa. ¿Existen implicaciones éticas que se deban considerar al respecto, en especial porque técnicamente la mitad es suya (no es un donador de esperma que eligió dejar que alguien más tuviera un hijo suyo sin estar involucrado en absoluto) y porque no estoy en contra del aborto (y lo he considerado seriamente)? Si tiene alguna relevancia, él creyó que yo estaba bajo tratamiento anticonceptivo (pero nunca me preguntó y en una ocasión le pedí que usara condón), de modo que no creyó estar teniendo relaciones sin protección. Anónimo

Comencemos con la, alarmante, última oración. Es imprudente, por decirlo con delicadeza, que una pareja heterosexual fértil llegue al coito sin saber si alguno está utilizando algún anticonceptivo. (Por cierto, es imprudente que tengan relaciones sexuales sin protección en cualquier circunstancia, a menos que ambos estén seguros de la salud del otro y se encuentren en una relación monógama). El hecho de que no lo hayan hablado no es solo culpa tuya. A menudo los hombres dejan la tarea de la anticoncepción a las mujeres, pero este hábito no es justo ni prudente. Aunque tu pareja no quiera tener al bebé, tuvo el poder de asegurarse de que no hubiera embarazo. Parte de su enojo puede deberse a que cree que lo engañaste de forma deliberada con el fin de amarrarlo con un hijo. Es una idea cruel pero no inverosímil. Y es importante que comparta la responsabilidad de su situación actual.

Hay algunos asuntos prácticos y jurídicos que se deben tener en cuenta. No soy abogado pero, como regla general, un padre debe contribuir en la manutención de un hijo, incluso si no lo deseaba. De lo contrario, cualquier padre desobligado alegaría que nunca deseó serlo. Y, por supuesto, no puede obligarte a abortar. (No voy a abordar aquí la cuestión de si el aborto es moralmente correcto: tú crees que sí y respeto tu punto de vista). Sin embargo, vale la pena señalar que las razones que tiene tu pareja para no desear un hijo tienen que ver con algo más que el aspecto económico; por tanto, para él no es suficiente que prometas no exigir manutención. Puede que reconozca que, una vez que tenga un hijo biológico, será en parte su responsabilidad, aun si nunca estuvo de acuerdo con el embarazo y el nacimiento. Y, puesto que no tienes idea del rumbo que tomará tu vida en el futuro, no puedes estar segura de que jamás necesitarás su ayuda. Imagina, por ejemplo, que un día tu hijo necesita un trasplante de médula ósea y que tu novio es el donador más compatible. De modo que, también, tener una relación contigo implica tener una relación con tu hijo. En muchos sentidos, tener al bebé implica condiciones y obligaciones que no quiere tener.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *