0

Cuestionario violencia de genero

Tabla de contenidos

La violencia de género y la violencia de pareja siguen siendo a día de hoy un problema social a tener en cuenta. Múltiples personas son atacadas de diferentes maneras o incluso asesinadas por razones como los estereotipos de género, o el hecho de pertenecer a un sexo concreto.

Pero en muchos casos las personas que sufren este tipo de maltrato no se atreven a denunciar debido al temor a las represalias, a creer que se trata de un comportamiento normal o incluso ante la posible dificultad de establecer los límites a la hora de clasificar o no una situación como violencia de género.

Ser capaz de detectar la violencia de género es un requisito imprescindible para poder hacerle frente. Es por ello que existen múltiples protocolos y procedimientos dedicados a ello. En este artículo pretendemos indicar una serie de preguntas que pueden servir para ayudar a detectar casos de violencia de género.

  • Artículo relacionado: «Los 7 tipos de violencia de género (y características)»

La violencia de género

Se denomina violencia de género a todo acto en el que se veja, agrede, coacciona o en general se produce un perjuicio a través de la violencia a una persona por el hecho de pertenecer a un sexo o género concreto.

Concretamente, este tipo de violencia se define como específicamente dirigida desde el hombre hacia la mujer debido a que los actos de agresión se llevan a cabo en base a los estereotipos de género que ponen al sexo femenino como el sexo débil e inferior y sometido al masculino. Se pretende mantener una relación de dominación, superioridad y poder con la víctima, basada en dichos estereotipos. Generalmente se produce en el ámbito de la pareja, a pesar de que no es el único en que puede observarse.

Si bien también existen hombres que sufren maltrato por parte de mujeres y en su concepto ello se incluiría como violencia de género, no suelen considerarse como tal debido a su menor frecuencia y al hecho de que el motivo no suele ser la pertenencia al género masculino (si bien es posible y ocurre en algunos casos, motivo por el que la consideración y especificidad que tiene por lo general el término violencia de género en la actualidad es criticado).

Tampoco se considera como tal la violencia entre personas del mismo sexo (a pesar de que también pueden ser los roles de género los que generan la agresión).

  • Quizás te interese: «Perfil del maltratador de violencia de género, en 12 rasgos»

Los diferentes tipos de abusos

La violencia de género puede incluir muy diversos tipos de violencia, tales como la psicológica, la física, la sexual o patrimonial. Es frecuente que se trate de aislar a la víctima y provocar que sea dependiente de la parte agresora. La violencia suele ejercerse en tres momentos o fases: una primera de escalada de tensión, la propia agresión y por último una posible fase de arrepentimiento o “luna de miel”.

Debido a las diferentes formas de agresión que pueden existir y a las diferentes creencias que algunas personas tienen al respecto (por ejemplo, algunas víctimas creen ser merecedoras de dicho trato), a veces es complicado para identificar qué situaciones son o no maltrato incluso para la persona agredida. Es por ello que realizar protocolos que permitan identificar estas situaciones es necesario.

Preguntas para detectar violencia de género

A continuación reflejamos algunas preguntas que es posible hacer o que nos hagamos de cara a detectar si se está padeciendo algún tipo de violencia de género.

Al igual que ante otros tipos de violencia, si estas preguntas se hacen en una entrevista es posible observar indicios de maltrato o inconsistencias entre la respuesta verbal o escrita y el comportamiento no verbal.

1. ¿Qué papel tiene una mujer en una relación? ¿Y un hombre?

Esta pregunta puede parecer inocente, pero permite conocer la opinión de la persona a la que se le pregunte (sea la parte agredida o la agresora) respecto al rol de cada uno de los sexos.

2. ¿En alguna ocasión te humilla o te critica en público o en privado?

Si bien por lo general los maltratadores tienden a no mostrar ningún tipo de agresión en público y circunscribir la agresión al ámbito privado, es posible en ocasiones detectar una minusvaloración de la opinión o la actuación de la mujer en cuestión cuando están en sociedad.

3. ¿Alguna vez has sido presionada a mantener relaciones sexuales o las has mantenido por miedo a tu pareja?

La violencia sexual, en forma de violación o mediante la coacción, es también frecuente.

4. ¿Alguna vez te ha empujado o pegado?

La violencia física es a menudo la más sencilla de observar tanto externamente como por parte de la agredida, si bien a veces puede ser complejo para la víctima estipular dónde empieza una agresión (por ejemplo pueden no considerar que un empujón es tal).

5. ¿Sientes que intenta alejarte de tu entorno?

Es frecuente que el maltratador intente alejar a la persona agredida de su entorno, haciéndola dependiente en la medida de lo posible.

6. ¿Le molesta que tengas amigos masculinos o que tengas contacto con familia y amigos?

Por el mismo motivo que en el anterior, la existencia de contacto con otros hombres o de relaciones estrechas puede ser vista como una amenaza a su relación.

7. ¿Alguna vez te ha cogido el móvil y mirado tus mensajes sin permiso?

Los celos y la posibilidad de ser abandonado suele provocar que la persona que maltrata intente controlar las interacciones con otras personas.

  • Artículo relacionado: «Los tipos de celos y sus diferentes características»

8. ¿Te manda mensajes de forma contínua para saber dónde y con quién estás?

Otro elemento muy frecuente que se observa en el maltrato es el control exhaustivo de lo que la agredida hace, y especialmente el con quién. En ocasiones llegan a demandar incluso fotos y pruebas.

9. ¿Te insulta o te pone motes despectivos?

Hacer que la víctima se sienta inferior es un mecanismo frecuente en la violencia de género, que puede servir para mantenerla bajo control y sometida.

10. ¿Alguna vez tu pareja te ha amenazado a ti o alguno de tus seres queridos o te ha hecho sentir como si estuvieran en peligro si no hacias o dejabas de hacer algo?

La violencia vicaria, especialmente con los hijos, es empleada para coaccionar y en ocasiones ello impide que la víctima tome decisiones como denunciar o dejar a su pareja.

11. ¿Te sientes segura en tu casa?

Las personas que experimentan violencia de género suelen sentirse intranquilas en su hogar, temiendo hacer algo que desencadene una agresión.

12. ¿Te compara con frecuencia con otras personas y te pone por debajo de ellas?

De nuevo, un frecuente método para debilitar la autoestima de la víctima es señalar los aspectos en que para el agresor la víctima es inferior comparándola con otras personas.

13. ¿Has intentado denunciar o retirado una denuncia a tu pareja en alguna ocasión?

Hoy en día existen una gran cantidad de denuncias por violencia de género que se retiran ante la promesa del maltratador de cambiar o ante el miedo a posibles repercusiones para la víctima o su entorno.

14. ¿Te impide o te intenta convencer para que no trabajes?

La necesidad de tener poder sobre la mujer hace que a menudo se induzca a que ésta no trabaje, siendo económicamente dependiente del sujeto.

15. ¿Decide por ti?

De nuevo, esta pregunta trata de hacer pensar respecto a si existe una restricción de la libertad y si existe independencia con respecto al otro miembro de la pareja.

16. ¿Alguna vez has tenido que ocultar moretones?

Es frecuente que las personas que sufren violencia de género intenten ocultar las marcas que les producen las agresiones físicas, siendo frecuente las marcas de dedos, mordiscos, y puñetazos en la cara y otras zonas del cuerpo.

17. ¿Alguna vez te ha dicho que no vales nada, que mereces estar muerta o que él es el único que podría quererte y le deberías estar agradecida?

Este tipo de declaraciones pueden llegar a ser relativamente frecuentes y las víctimas llegar a creerlas, provocando una autoestima baja y la sensación de que el agresor es superior.

  • Artículo relacionado: «Gaslighting: el abuso emocional más sutil»

18. Cuando salís, ¿te obliga a arreglarte o a no hacerlo?

Algunos maltratadores utilizan a sus parejas como trofeo que mostrar en público, con lo que las obligan a arreglarse y resultar espectaculares. En otros casos las obligan a mantener un perfil bajo y una apariencia lo menos agradable posible para que no pueden atraer a otras personas.

19. ¿Te impide o prohíbe hacer algo que desees?

La restricción de libertades sea de forma directa mediante la fuerza o la prohibición o mediante el uso de desvalorizaciones de determinadas acciones son muy frecuentes en las situaciones de violencia de género.

20. ¿Crees que puedes merecer una bofetada por parte de tu pareja?

Aunque la mayoría de personas contestaría que no, la manipulación a la que son sometidas hace que algunas víctimas se consideren merecedoras de maltrato.

21. ¿Qué crees que pasaría con tus hijos si dejaras a tu marido?

En ocasiones es la presencia de hijos y las posibles repercusiones para ellos lo que frena a las víctimas de violencia de género de denunciar y/o cesar la relación con la parte agresora.

22. ¿Alguna vez ha amenazado o pegado a tus hijos para obligarte a hacer algo, o te ha echado la culpa de tener que golpearlos?

La violencia vicaria se emplea como mecanismo para coaccionar a la víctima y forzarla a mantenerse sumisa.

23. ¿Crees que los malos tratos solo ocurren en familias desestructuradas?

Existe el mito de que el maltrato solo se da en familias desestructuradas, en la que existe consumo de drogas o en familias de pocos recursos y con poco nivel educativo. En realidad es posible observar la violencia de género en situaciones muy diversas independientemente del nivel socioeconómico o del tipo de familia.

24. ¿Consideras que la violencia y el maltrato se dan solo cuando hay golpes?

Muchas mujeres y muchos hombres creen que el uso de insultos o minusvaloraciones no se pueden considerar violencia de género, considerando que solo las agresiones físicas son maltrato.

25. ¿Tienes miedo o alguna vez has tenido miedo de él?

Una pregunta directa, pero que permite una contestación sencilla y que la víctima reflexione sobre qué siente por su pareja. A pesar de ello hay que tener en cuenta que en algunos casos pueden sentir que el agresor las necesita o bien incluso expresar agradecimiento por el maltrato.

Referencias bibliográficas:

  • Jara, P. y Romero, A. (2009). Escala de Evaluación del tipo y fase de violencia de género. Jornades de Foment de la Investigació. Universitat Jaume I.

Preguntas y respuestas sobre la violencia de género y diferencias con la doméstica

Una protesta contra a violencia de género. EP

Las exigencias de Vox a PP y Cs en sus negociaciones en Andalucía para reducir o eliminar al menos parte de las medidas contra la violencia de género ha activado el debate en torno a iniciativas y leyes que se habían suscrito hasta ahora con un amplio consenso.

Sin embargo, algunas informaciones han generado dudas sobre las cifras reales y el tratamiento de la violencia machista en España.

¿Cómo trata la ley en España los casos de violencia de género?

En 2004 se aprobó la actual ley contra la violencia de género con la intención de aumentar la protección de las mujeres que sufrían malos tratos por parte de sus parejas y exparejas y sensibilizar a la sociedad acerca de este problema, de manera que no fuese solo tratado desde el código penal.

En todo caso el Código Penal recoge los delitos tanto de violencia de género como de violencia doméstica, aunque para ésta última no existe una ley específica.

La ley española de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género aprobada en 2004 define este tipo de violencia como aquella que «como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aún sin convivencia».

La violencia de género a la que se refiere dicha ley incluye la violencia física y psicológica, así como las agresiones a la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación arbitraria de la libertad.

Con esta definición, se considera solo víctimas de la violencia de género a las mujeres que sufran algún tipo de agresión por parte de un hombre con el que tengan o hayan tenido algún tipo de relación sentimental. Desde 2014, son considerados también víctimas de violencia de género los hijos menores de edad de las mujeres que sufren este tipo de violencia.

¿Y la violencia contra la mujer?

La ley española de violencia de género no contempla ciertos tipos de agresión contra la mujer que España tendría que incluir para cumplir con el Convenio de Estambul ratificado en 2014. Entre ellos se incluyen los matrimonios forzosos, las mutilaciones genitales femeninas, la trata, el aborto y la esterilización forzosa, el acoso sexual, la violencia sexual o incluso la asistencia, complicidad o tentativa de algunos de estas acciones.

A día de hoy, delitos como la prostitución forzosa, el acoso sexual, el abuso sexual o agresiones a un familiar están recogidos en el Código Penal y no están considerados como un tipo de violencia de género de manera oficial. Todos estos delitos están perseguidos por el Código Penal aunque sin los agravantes propios del delito de violencia de género ni la protección especial que se contempla para sus víctimas.

¿Qué dice el pacto de estado de 2017?

Sin embargo, los partidos políticos suscribieron en 2017 un Pacto de Estado contra la Violencia de Género que prevé incorporar a todas las mujeres víctimas de violencias machistas que recoge el Convenio de Estambul, aunque no exista o haya existido relación sentimental. Ello no implica, en todo caso, que vayan a entrar todas en la actual norma. Por ejemplo, el Gobierno y Unidos Podemos han pactado una ley específica de libertad sexual que regulará el tratamiento a estas víctimas.

Además, el Ejecutivo ha aprobado un decreto de medidas urgentes sobre el acuerdo, que se tramita actualmente en el Congreso, que ha incorporado el reconocimiento como víctima de violencia de género a las madres cuyos hijos hayan sido asesinados por sus parejas o ex parejas.

El Pacto de Estado cuenta con un presupuesto de 1.000 millones de euros para los próximos cinco años para implementar medidas a favor de las víctimas de violencia de género y que se reparten en 80 millones anuales para la Administración Central, 100 para las comunidades autónomas y 20 para los ayuntamientos.

¿Qué diferencias hay con la violencia doméstica?

Hasta la aprobación de la ley de 2004, las agresiones a mujeres se contemplaban como agresiones en el ámbito doméstico y su regulación está recogida en el artículo 173.2 del Código Penal.

De este modo, se contempla una pena de prisión de seis meses a tres años por maltrato habitual físico o psíquico sobre cónyuges o ex cónyuges, parejas de hecho, descendientes, ascendientes o hermanos por naturaleza, adopción o afinidad, propios o del cónyuge o conviviente, o sobre los menores o personas con discapacidad necesitadas de especial protección que con él convivan, o que se hallen sujetos a la potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda de hecho del cónyuge o conviviente.

Asimismo, también afecta a quien maltrate habitualmente a una persona amparada en cualquier otra relación por la que se encuentre integrada en el núcleo de su convivencia familiar, así como sobre las personas que por su especial vulnerabilidad se encuentran sometidas a custodia o guarda en centros públicos o privados.

Por tanto, en este apartado se recoge la violencia que ejercen mujeres contra sus parejas o exparejas hombres, las agresiones que sufren parejas del mismo sexo y el maltrato ejercido contra abuelos, nietos e hijos, entre otros sujetos del entorno familiar.

¿Cuántos hombres mueren a manos de sus parejas?

Un total de 58 hombres fueron asesinados por sus parejas o exparejas entre 2008 y 2015, frente a 488 mujeres en ese mismo periodo, según los datos recogidos por Europa Press del ‘Informe sobre víctimas mortales de la violencia de género y de la violencia doméstica en el ámbito de la pareja o expareja en el año 2015’ del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y de la estadística de víctimas mortales de violencia de género del Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad.

Si se suman ambas cifras y se calcula el porcentaje, el resultado es que casi un 12 por ciento de las víctimas mortales de la pareja o expareja son hombres y un 88 por ciento son mujeres. En el caso de los hombres, el informe del CGPJ no especifica el sexo del agresor, ya que puede incluir a parejas homosexuales.

Sí lo hace en cambio otro informe del Ministerio del Interior correspondiente a los homicidios registrados entre 2010 y 2012. En él se recoge que un total de 17 hombres murieron a manos de sus parejas o exparejas mujeres frente a 121 mujeres que lo hicieron a manos de sus parejas o exparejas varones. De este modo, un 12,3 por ciento de estas víctimas serían varones frente al 87,7 por ciento de víctimas mujeres.

«Podemos entender que no estamos ante una misma situación cuantitativa ni cualitativa. No distinguir, no ver la especialidad de la violencia de género nos lleva a la condena de no poder erradicarla. Es como si quisiéramos, a través de la medicina general, curar todas las enfermedades», ha explicado a Europa Press la socia fundadora de la Asociación de Mujeres Juezas de España, Carla Vallejo, con destino como titular en el Juzgado de Vigilancia Penitenciario de Canarias.

En cualquier caso, ha indicado que las víctimas de violencia familiar también tienen su protección en el Código Penal. En concreto, el artículo 173.2 establece penas de prisión de seis meses a tres años para quien ejerza violencia física o psíquica sobre quien sea o haya sido su cónyuge o sobre una persona que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad o sobre los descendientes, ascendientes o hermanos.

¿Hay muchas denuncias falsas?

La Fiscalía cifra en otra estadística los casos catalogados como denuncias falsas. Según el Ministerio Público, desde 2009 y hasta 2016, sobre un total de 1.055.912 denuncias por violencia de género, 79 resultaron ser falsas. Es decir, el 0,0075% del total.

Según los últimos datos disponibles de denuncias, los publicados por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, en el tercer trimestre de 2018 los órganos judiciales dictaron 10.741 sentencias por la violencia de género, de las que 7.751 (el 72,16 %) fueron condenatorias. Ese dato es 2,3 puntos más que en el mismo periodo de 2017.

En total de 40.718 mujeres aparecen como víctimas de violencia de género en las 43.560 denuncias presentadas en los tribunales, según los datos del Servicio de Estadística del Consejo del Poder Judicial, que reflejan una leve disminución en el número de víctimas (0,3 %) y un considerable aumento en el de denuncias.

Sobre las denuncias falsas en el ámbito de violencia de género, la magistrada Vallejo asegura que «no es superior ni inferior» a la que existe en otros delitos y ha precisado que el Código Penal ya protege a los hombres víctimas de violencia familiar, pero ha insistido en que los crímenes contra las mujeres exigen un sistema específico de prevención porque responden a unas «consideraciones machistas».

«El mito de las denuncias falsas es la excusa para negar la necesidad de que haya un sistema específico de lucha y prevención contra la violencia de género. Por mi experiencia, he estado cuatro años en violencia de género, y en toda mi carrera he podido ver cinco o seis casos en los que he apreciado un indicio de denuncia falsa y, como tal, se ha tratado, perseguido, juzgado y eventualmente condenado», ha precisado.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

8 preguntas y respuestas sobre el maltrato a la mujer para que digas ¡no más!

Sergey Nivens / iStock / Thinkstock

A pesar de encontrarnos en pleno siglo 21 y tener grandes adelantos en muchas áreas de nuestras vidas, todavía hay algunos aspectos en los que tenemos un largo recorrido por hacer, especialmente, los relacionados con la violencia contra la mujer que persiste aún en nuestra sociedad.

Y para explorar el tema, 3 profesionales conocedoras del tema nos dieron su punto de vista, en torno a 8 preguntas claves relacionadas con esta triste realidad.

Por eso, si eres víctima o conoces alguien que padezca el maltrato por parte de su pareja, te invitamos a leer y compartir este artículo.

# 1 ¿Qué lleva a una mujer a justificar el maltrato por parte de su pareja?

Lisa Kohn, cantante, escritora, emprendedora social y vocera del proyecto “No más”, en Ecuador, “contra la violencia doméstica y el abuso sexual”, afirma que al principio, muchas mujeres ni se dan cuenta de que son víctimas de abuso, sino que creen que todo se debe a factores como el estrés, problemas en el trabajo, alcohol, drogas, entre otros.

De hecho, se sienten culpables por no lograr ser lo que el hombre necesita para encontrar su felicidad; gran parte de esta actitud proviene de nuestro bagaje cultural tradicional, donde la mujer tiene un rol sumiso, abnegado y dependiente.

diego cervo / iStock / Thinkstock

Por esto, y debido a presiones que vienen desde el núcleo familiar o desde la religión, las mujeres creen que las parejas deben superar las dificultades y mantenerse unidas, no importan las circunstancias. Muchas de ellas, según Lisa Kohn, opinan que “todos los niños necesitan tener un padre al lado, aunque sea el peor padre”.

Adicional a esto, una mujer que nunca antes ha tenido que sostener económicamente el hogar, al enfrentarse con esa realidad puede llegar a sentirse incapaz y despreciada, lo que hace que soporte la situación.

Un tema relacionado que deberías leer es: Cómo evitar la dependencia económica de tu pareja.

Otro aspecto de las mujeres maltratadas por su pareja es que una vez ponen la denuncia, viven con un peligro latente, tanto para ellas como para sus hijos.

Para Yolanda Calva, psicóloga y abogada, la mujer ha sido víctima de abuso y maltrato a lo largo de la historia de la humanidad, por ello es que estos comportamientos se han institucionalizado, y son tolerados abiertamente por la sociedad.

#2 ¿Cuáles son las principales excusas que una mujer se dice a sí misma y a los demás sobre la conducta de su pareja?

Hemera Technologies / AbleStock.com / Thinkstock

Patricia Minski, psicóloga, máster en terapia familiar, ha detectado que entre las excusas más frecuentes están:

  • Si aguanto un poco más, las cosas cambiarán y se mejorará la relación.
  • Si él no tomara alcohol (no usara drogas, tuviera un mejor trabajo, tuviera más dinero, etc.), no me golpearía.
  • Algo hice mal yo.
  • Él trabaja, trae dinero a la casa, y es bueno con los niños. ¿Qué más se puede pedir?
  • Él me ama. Solo que a veces pierde el control.
  • Fue una sola vez…
  • Está pasando un rato duro. Hay que comprenderlo.

Para Yolanda Calva, el problema es que la mujer se siente obligada a darle oportunidades a su pareja, porque eso es la costumbre y se practica todo el tiempo y en todo lugar: ella cree que realmente puede producir un cambio positivo en la actitud de su pareja, y se siente juzgada por los demás si abandona su pareja.

#3 ¿Qué señales de alerta pueden hacer reaccionar a una mujer de que su pareja puede tener episodios de violencia intrafamiliar?

Patricia Minsk afirma que un hombre maltratador puede mostrarse con los siguientes comportamientos ante su víctima:

  • Irritable
  • Con signos de mal humor
  • Menosprecios
  • Ira contenida
  • Indiferencia hacia su pareja
  • Largos silencios.

Warren Goldswain / iStock / Thinkstock

Lisa Kohn, por su parte, enumera las siguientes características:

  • Controlar los movimientos: entradas y salidas de su pareja.
  • Constantemente la acusa de serle infiel.
  • Trata de aislarla de sus familiares y amigas.
  • Le restringe el acceso a trabajar o estudiar.
  • Le critica constantemente.
  • Controla las finanzas hasta el último centavo.
  • Amenaza con hacerle daño a ella o a sus hijos.
  • Destruye objetos personales de su pareja.
  • Golpea, da puños, manotea, empuja, pellizca o muerde a la pareja o a los hijos.
  • Fuerza a la pareja a tener sexo en contra de su voluntad.
  • Niega su comportamiento abusivo.
  • Minimiza los daños hechos. “Yo no le pegué, solamente la empujé.”

También te contamos: 10 actitudes de un hombre psicópata.

#4 ¿Puede haber verdadero amor de parte de un hombre que maltrate físicamente a su compañera?

Para Lisa Kohn, una persona que maltrata física, emocional, sexual, o económicamente, en general no tiene un amor profundo por sí mismo, y al no poder amarse, no puede amar a los demás de manera plena.

AbleStock.com / Thinkstock

Yolanda Calva afirma que, el maltratador sufre una patología y necesita ayuda al igual que los miembros de la familia maltratada. Para ella, si los mecanismos legales existentes hicieran prevención, las mujeres y los hombres con parejas controladoras podrían pedir asistencia legal para acceder a tratamiento psicológico, sin que fueran objeto de lástima o burla.

#5 ¿Cómo lograr que una mujer entienda que, si bien en todas las parejas hay conflictos y diferencias, éstas no tienen por qué ser resueltas con violencia?

Lisa Kohn opina que lo más importante es reconocer que existe el problema, luego animarse a buscar ayuda, y finalmente, con apoyo de toda la sociedad aprender a amarse y respetarse a sí misma.

Ese es el objetivo del proyecto “No Más», en Ecuador, donde se está apostando a la música y al arte como mecanismo de concientización y a metodologías comprobadas de fomentar el diálogo.

También existen programas tradicionales de salud mental, con profesionales independientes como psicólogos, terapeutas y también otras formas “alternativas” (meditación, yoga, ejercicio, guías religiosos y espirituales) que pueden ser igualmente efectivas para tal fin.

Rudyanto Wijaya / iStock / Thinkstock

Por su parte, Yolanda Calva opina que no es solo tarea de la mujer comprender su situación, sino que la sociedad entera debe aprender a resolver sus conflictos, mirándose como seres humanos con las mismas potencialidades, habilidades y saberes.

No dejes de leer: ¿Qué puedes hacer si tu pareja te maltrata?

Mientras nos enseñen a ser competitivos, individualistas y a triunfar sobre los demás, difícilmente saldremos de estos círculos de violencia.

#6 ¿Puede una mujer cambiar el comportamiento de un hombre violento sola sin la ayuda de algún profesional?

“Nadie puede cambiar a nadie su comportamiento, si esa persona no desea asumir por su propia cuenta el deseo de cambio”, asegura Lisa Kohn.

Un hombre violento es una persona que necesita amor y apoyo de profesionales, de familiares y de amigos, pero sobre todo, necesita tomar la decisión de querer dar vuelta a su vida en forma positiva.

Además, en el momento en que la mujer ocupa el papel de víctima, es imposible que ella ayude al otro, pues en ese momento, ella no puede apoyarse ni a sí misma.

#7 ¿Cómo convencer a una mujer que abandonar a un hombre que la maltrata no es traicionar el compromiso del matrimonio?

patronestaff / iStock / Thinkstock

Lisa opina que en realidad no es cuestión de “convencerla”, pues la decisión tiene que venir desde adentro de cada quien, pero sí se puede ayudar en el proceso de reconocer su realidad y apoyarle en sus decisiones.

También es importante que los líderes y formadores de opinión, empiecen a entender y a promover que el maltrato es absolutamente inaceptable.

Existen otras alternativas que hay que replantearnos socialmente, como rehabilitar al maltratador y a su familia, pues si no lo hacemos, la víctima caerá en manos de otro maltratador y el maltratador se buscará otra víctima porque no se han roto los ciclos de la violencia.

Yolanda Calva, por su parte, considera importante poner en acción mecanismos de apoyo auténtico y válido para las mujeres sin “re victimizarlas”, y entendiendo que ser víctima tampoco la invalida como ser humano, es un paso al auténtico cambio en beneficio de las mujeres.

#8 ¿Cómo convencer a una mujer que NINGUNA conducta que ella tenga, puede ser motivo para ser maltratada?

Lo más importante para Lisa Kohn es fomentar la auto-estima de tal manera que todos se respeten y se amen sin diferencia de género, pues en el momento en que tengamos la autoestima en alto, nos daremos cuenta de que no merecemos el maltrato por ninguna razón.

Pero para esto se necesita un trabajo integral de apoyo en varios frentes: derecho y justicia, salud mental y empoderamiento económico; sólo con estas herramientas la mujer podrá enfrentar la situación y salir adelante.

Es importante que leas también: Cómo detectar un noviazgo violento.

Yolanda Calva afirma que es la sociedad la que debe dejar de culpabilizar a la mujer, pues un síntoma de violencia es el sentimiento de culpabilidad que se ejerce sobre cualquier persona; también es importante dejar de usar a la mujer como un objeto, continua e insistentemente en miles de formas.

De esta forma tendremos la posibilidad de un cambio positivo, abriéndonos el paso hacia relaciones humanas más saludables sean estas de pareja o sociales.

¿Qué opinas de este tema? ¿Cómo contribuyes tú a evitar la violencia contra la mujer? Comparte con nosotros tus experiencias.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *