0

Cuidados embarazo primer trimestre

Tabla de contenidos

¡Enhorabuena! Si te has hecho el test de embarazo y ha dado positivo, eres una mujer embarazada. Te esperan 40 semanas de embarazo, serán 9 meses y medio llenos de emociones, sensaciones nuevas, cambios en tu cuerpo y mucha expectación para finalmente conocer a tu bebé. Tienes todo un camino por delante para aprender sobre tus cuidados, tu salud y tu alimentación. En Guiainfantil.com queremos acompañarte en este recorrido intentando aportarte toda la información que puedas necesitar.

Cambios en el cuerpo de la mujer embarazada

Uno de los primeros síntomas de embarazo es la amenorrea o falta de menstruación. Los test de embarazo permiten conocer tu embarazo cada vez más pronto y en sólo 3 minutos, por lo que si eres muy regular, tendrás un resultado desde los primeros días de falta de regla.

Notarás también una mayor sensibilidad en las mamas e incluso podrían haber aumentado de tamaño. Algunas mujeres sienten dolor, los senos mamas comienzan a prepararse para, al final de todo el proceso del embarazo, poder alimentar al bebé.

No ocurre en todos los casos pero podrías padecer náuseas y ganas de vomitar, es debido al gran aumento de la hormona gonadotropina coriónica durante el embarazo.

De la semana 1 a la 4 de embarazo podrías notar una mayor sensación de fatiga o cansancio que, a pesar de no ser un síntoma concluyente, sí podrían darte algunas pistas sobre si estás embarazada.

En la semana 4 podrías tener lo que se conoce como hemorragia de implantación, es un sangrado rosáceo o amarronado que se produce cuando el óvulo se implanta en la pared del útero. Si el sangrado es abundante y sientes dolor intenso habrás de consultar con tu médico para comprobar que no estés teniendo un aborto espontáneo.

Desarrollo y evolución del bebé en el primer mes de gestación

Un día después de la unión del óvulo y el espermatozoide, el óvulo se divide por primera vez. A medida que éste baja por las trompas de Falopio continua el proceso de división celular. La parte externa del óvulo fecundado será la placenta y la interna el embrión. A este grupo de células que se están multiplicando se llama cigoto, después pasa a llamarse blastómera, luego mórula y a continuación blastocito.

El blastocisto llega de la trompa de Falopio a la cavidad uterina y se implanta en la pared del útero una semana después de haberse producido la fecundación.

En la semana 2 después de la fecundación, el embrión consta de 3 capas celulares que darán lugar después a los futuros órganos. Al final de este periodo el blastocito ha llegado al útero y allí vivirá los próximos 9 meses. En esta semana 4 de embarazo, el embrión mide cerca de 1 milímetro.

La salud y las emociones en el primer mes de embarazo

Cuidar tu salud ha de ser una de tus máximas prioridades a lo largo del embarazo. Si tu estás bien, tu bebé de desarrollará adecuadamente. La gestación se divide en trimestres y el primer trimestre de embarazo es el más delicado por lo que has de tener más cuidado ya que existe más riesgo de aborto.

Si eres fumadora, elimina o al menos intenta reducir el hábido. Hay estudios que indican que los bebés de madres fumadoras tienen menos peso al nacer y suelen padecer más enfermedades bronquiales.

El alcohol también habrás de eliminarlo totalmente ya que puede causar malformaciones en el feto. No cojas objetos de mucho peso ya que el embrión se está implantando en el útero. Esta norma habrás de cumplirla a lo largo del embarazo porque más adelante podría causarte daños en la espalda, que soportará un excedente de peso.

En el plano emocional podrías estar viviendo cambios de humor parecidos a los del síndrome premenstrual. Sensación de gran emotividad y sensibilidad o irritabilidad. Si estás en la semana uno a cuatro de embarazo podrías sentirte triste sin motivo y enfadarte por cosas insignificantes.

Dieta y alimentación para la embarazada en sus primeras semanas

Si estabas planificando un embarazo, seguramente ya estarás tomando un suplemento de ácido fólico que ayuda a prevenir defectos congénitos en el bebé, de lo contrario puedes comenzar ahora, en la semana 3 o 4 de embarazo.

El calcio será un aporte básico durante toda la gestación. Al menos deberás consumir 1 litro de leche al día. Si te resulta difícil puedes tomar leche, quesos y yogures hasta conseguir el suplemento de calcio necesario. Ayudará a la formación de los huesos y dientes del bebé y a que no consuma tus reservas de calcio si no llevas una dieta rica en este mineral.

Asímismo, desde ahora en la semana de la 1 a la 4 de embarazo debes realizar 5 comidas diarias pero poco copiosas en las que mantengas una dieta variada que contenga las vitaminas y nutrientes necesarios. Los menús para embarazadas deben contenir legumbres, vegetales, verduras, carnes magras, pescados, cereales y frutas. De momento, y mientras no te hagan la prueba de la toxoplasmosis no tomes ningún producto animal crudo (patés, embutidos, carnes crudas).

Acostumbra también a beber 2 litros de agua al día para estar bien hidratada.

Curiosidades en la semana 1 a 4 de embarazo

Si un test de embarazo te ha confirmado tu nuevo estado dudarás si compartirlo con familiares y amigos. Algunas mujeres esperan a dar la noticia del embarazo hasta la semana 12 de embarazo, cuando el riesgo de aborto espontáneo es mucho menor.

¿Tienes alguna ilusión especial porque el bebé sea niño o niña? El sexo del bebé está determinado desde la fecundación pero no será hasta la ecografía de las 12 semanas o en la de la semana 20 de embarazo cuando te confirmen el sexo del bebé. Además, si te realizaran esta prueba ahora, en la semana cuatro, no podrías ver al pequeñísimo embrión.

Cuidados durante el embarazo

Recibir buen cuidado antes, durante y después de su embarazo es muy importante. Puede ayudar a su bebé a crecer y desarrollarse, y a mantenerlos a ambos saludables. Es la mejor manera de asegurar que su pequeño tenga un buen inicio para una vida saludable.

CUIDADO PRENATAL

Un buen cuidado prenatal incluye una buena alimentación y buenos hábitos de salud antes y durante el embarazo. Idealmente, usted debe hablar con su proveedor de atención médica antes de empezar a intentar quedar embarazada. He aquí algunas cosas que deberá hacer:

Elegir a un proveedor: Será necesario que elija un proveedor para su embarazo y parto. Este proveedor le ofrecerá servicios de cuidado prenatal, de parto y de posparto.

Tomar ácido fólico: Si está contemplando quedar embarazada, o si ya lo está, debe tomar un suplemento con al menos 400 microgramos (0.4 mg) de ácido fólico todos los días. Tomar ácido fólico reducirá el riesgo de ciertos defectos congénitos. Las vitaminas prenatales casi siempre contienen más de 400 microgramos (0.4 mg) de ácido fólico por cápsula o tableta.

También debería:

  • Hablar con su proveedor sobre cualquier medicamento que tome. Esto incluye medicamentos de venta libre. Solo debe tomar los medicamentos que su proveedor considere que es seguro tomar mientras está embarazada.
  • Evitar todo uso de alcohol y el uso de drogas recreativas y limitar la cafeína.
  • Dejar de fumar, si lo hace actualmente.

Asistir a consultas y exámenes prenatales: Usted visitará muchas veces a su proveedor durante el embarazo para recibir cuidado prenatal. La cantidad de visitas y los tipos de exámenes que se le harán cambiarán según en qué punto de su embarazo se encuentre:

  • Cuidado durante el primer trimestre
  • Cuidado durante el segundo trimestre
  • Cuidado durante el tercer trimestre

Hable con su proveedor sobre los distintos exámenes que se le practicarán durante el embarazo. Estos exámenes pueden ayudar a su proveedor a ver cómo se está desarrollando el bebé y a detectar cualquier problema con su embarazo. Los exámenes pueden incluir:

  • Ecografías para ver cómo está creciendo su bebé y ayudar a establecer una fecha de nacimiento estimada
  • Pruebas de glucosa para detectar diabetes gestacional
  • Pruebas de sangre para detectar el ADN fetal normal en sangre
  • Ecocardiografía fetal para revisar el corazón del bebé
  • Amniocentesis para buscar defectos congénitos y problemas genéticos
  • Prueba de translucencia nucal para buscar problemas con los genes del bebé
  • Análisis en busca de enfermedades de transmisión sexual
  • Exámenes de tipo de sangre como Rh y ABO

Según sus antecedentes familiares, puede elegir hacerse pruebas de detección de problemas genéticos. Hay muchas cosas que debe pensar antes de realizar pruebas genéticas. Su proveedor puede ayudarle a decidir si esto es lo mejor para usted.

Si usted tiene un embarazo de alto riesgo, podría ser necesario que consulte a su proveedor con mayor frecuencia, y que se realice exámenes adicionales.

QUÉ ESPERAR DURANTE EL EMBARAZO

Su proveedor hablará con usted sobre cómo manejar las molestias comunes del embarazo como lo son:

  • Náuseas del embarazo
  • Dolores de espalda, de piernas y otros dolores que se presentan en el embarazo
  • Problemas para dormir
  • Cambios en la piel y el cabello
  • Sangrado vaginal en las primeras etapas del embarazo

No hay dos embarazos iguales. Algunas mujeres tienen síntomas leves, o muy pocos síntomas durante el embarazo. Muchas mujeres trabajan durante todo el término y viajan mientras están embarazadas. Otras podrían necesitar disminuir sus horas o dejar de trabajar. Algunas mujeres requieren reposo en cama durante algunos días o posiblemente semanas para tener un embarazo saludable.

POSIBLES COMPLICACIONES DEL EMBARAZO

El embarazo es un proceso complejo. Si bien muchas mujeres tienen embarazos normales, pueden presentarse complicaciones. Sin embargo, presentar una complicación no quiere decir que no tendrá un bebé saludable. Más bien, significa que su proveedor la vigilará de cerca y cuidará especialmente de usted y de su bebé durante el resto de su término.

Las complicaciones comunes incluyen:

  • Diabetes durante el embarazo (diabetes gestacional).
  • Hipertensión durante el embarazo (preeclampsia). Su proveedor hablará con usted sobre cómo cuidarse si tiene preeclampsia.
  • Cambios prematuros o pretérmino en su cuello uterino.
  • Problemas con la placenta. Es posible que cubra el cuello uterino, que se aleje de la matriz o que no esté funcionando tan bien como debería.
  • Sangrado vaginal.
  • Trabajo de parto prematuro.
  • Que su bebé no esté creciendo bien.
  • Que su bebé presente problemas de salud.

Pensar en los posibles problemas puede ser atemorizante. Pero es importante estar al tanto de manera que pueda informar a su proveedor si nota síntomas inusuales.

TRABAJO DE PARTO Y ALUMBRAMIENTO

Hable con su proveedor sobre lo que puede esperar durante el trabajo de parto y el alumbramiento. Puede comunicar sus deseos preparando un plan de parto. Hable con su proveedor sobre lo que debe incluir en su plan de parto. Puede querer incluir cosas como:

  • Cómo desea manejar el dolor durante el trabajo de parto, incluso si desea o no recibir un bloqueo epidural
  • Sus sentimientos sobre la episiotomía
  • Qué sucedería si requiere una cesárea
  • Sus sentimientos sobre un parto asistido con fórceps o con ayuda de ventosas
  • Quién desea que esté con usted durante el parto

También es buena idea hacer una lista de las cosas que debe llevar al hospital. Empaque una maleta con anticipación para tenerla lista cuando comience el trabajo de parto.

Conforme se acerque la fecha esperada para el parto, notará ciertos cambios. No siempre es fácil notar cuándo comenzará el trabajo de parto. Su proveedor podrá decirle cuándo es momento de visitarlo para hacerse un examen o dirigirse al hospital para el parto.

Hable con su proveedor sobre lo que sucede si supera la fecha esperada de parto. Según su edad y factores de riesgo, su proveedor podría tener que provocar el parto entre la semana 39 y la semana 42, aproximadamente.

Una vez que comienza el trabajo de parto, puede utilizar una serie de estrategias para sobrellevarlo.

QUÉ ESPERAR LUEGO DEL NACIMIENTO DE SU BEBÉ

Tener un bebé es un hecho emocionante y maravilloso. También implica mucho trabajo para la madre. Usted necesitará cuidarse en las primeras semanas luego del alumbramiento. El tipo de cuidado que necesitará dependerá de cómo dio a luz a su bebé.

Si tuvo un parto vaginal, probablemente pasará 1 o 2 días en el hospital antes de irse a casa.

Si tuvo una cesárea se quedará en el hospital por 2 o 3 días antes de irse a casa. Su proveedor le explicará cómo cuidarse usted sola cuando regrese a casa conforme se recupera.

Si usted es capaz de amamantar, hacerlo tiene muchos beneficios. También puede ayudarle a perder el peso que subió durante el embarazo.

Téngase paciencia mientras aprende a amamantar. Puede llevar 2 o 3 semanas descifrarlo. Hay mucho que aprender, como:

  • Cómo cuidar sus senos
  • La posición del bebé para amamantarlo
  • Cómo superar cualquier problema con el amamantamiento
  • Extracción y almacenaje de leche materna
  • Cambios en la piel y el pezón a causa del amamantamiento
  • El mejor momento para amamantar

Si necesita ayuda, hay muchos recursos disponibles para las mamás primerizas.

CUÁNDO LLAMAR AL PROVEEDOR DE ATENCIÓN MÉDICA:

Llame a su proveedor si está o cree que está embarazada y:

  • Toma medicamentos para diabetes, enfermedad de la tiroides, convulsiones o presión arterial alta.
  • No está recibiendo cuidado prenatal.
  • No puede manejar las molestias comunes del embarazo sin tomar medicamentos.
  • Podría haber estado expuesta a una infección de transmisión sexual, a químicos, a radiación o a otras sustancias tóxicas.

Consulte a su proveedor inmediatamente si está embarazada y tiene:

  • Fiebre, escalofrío o micción dolorosa
  • Sangrado vaginal
  • Dolor abdominal intenso
  • Traumatismo físico o trauma emocional grave
  • Ruptura de fuente (ruptura de membranas)
  • Poco o ningún movimiento del bebé en la segunda mitad de su embarazo

Consejos para afrontar el primer trimestre de embarazo

Desde el primer test de embarazo positivo ya comienzan las dudas y los miedos en relación a cómo abordar esta nueva situación:

– ¿Qué síntomas en esta etapa son normales?

– ¿Cuándo voy a la primera visita del ginecólogo y de la matrona?

– ¿Qué cuidados hay que llevar en este primer trimestre?

– ¿Qué riesgos existen?

Es interesante saber que durante este primer trimestre, es cuando se produce la organogénesis (formación de los órganos) del feto, una de las fases más importantes, por no decir la más. También debemos saber que durante estas primeras semanas, existe un mayor riesgo de pérdida del embarazo en relación con los otros trimestres por diversas causas. En este primer trimestre (y en los siguientes) se deben mantener los cuidados y consejos que se hubieran seguido durante la etapa preconcepcional, ya que son los que han conseguido el embarazo.

Es importante, como ya se conoce, el llevar una vida sana y saludable pero añadiendo algunos cuidados más específicos como son: los controles médicos que correspondan en las fechas correctas, la toma de ácido fólico y otras vitaminas y/o hierro si se precisasen, llevar una alimentación correcta, hábitos saludables…

Es muy recomendable, que en cuanto se sepa que se está embarazada, se ponga en contacto con su ginecólogo o con su médico de cabecera para que le derive a él, para la realización del primer control (a ser posible antes de la semana 8-10). Será en esta primera visita, donde se pedirá una analítica completa de sangre y orina, incluida la serología para conocer el estado de salud de la madre. También se le realizará una ecografía, en la que se verá si el feto tiene vitalidad y posibilidad de viabilidad. Ya en la semana 12 se realiza una ecografía más específica, en la cual se ven otros parámetros, y dónde se determina la edad gestacional del feto (las semanas exactas) mediante mediciones ecográficas.

Es igual de importante citarse con la matrona de su centro de salud, ya que será con ella, con quien se realizará el seguimiento del embarazo a la par que con el ginecólogo. Ella resolverá todas las dudas que vayan surgiendo a lo largo de esta primera etapa, y las venideras, de temas como: las distintas pruebas que se realizan, las analíticas, las distintas etapas y cuidados más específicos, entre otras muchas. Es con la matrona, con la que se organizan distintos cursos y talleres: de preparación al parto, postparto, masaje del bebé, etc. Aunque por desgracia, no en todos los centros de salud se ofertan las mismas actividades.

Síntomas en el primer trimestre de embarazo

Para poder afrontar de la mejor manera posible esta nueva etapa inicial, debemos saber cuáles son los signos más habituales y normales, que pueden aparecer estos primeros tres meses:

  • Cansancio y sueño acentuado.
  • Náuseas y vómitos, puede ir acompañado de malestar general.
  • Aumento de los pechos con mayor sensibilidad de los mismos, incluso dolorosos.
  • Aumento de la frecuencia de ir al baño, sobre todo para orinar.
  • Dolor tipo regla.
  • Aumento de la sensibilidad a los olores (hiperosmia).
  • Cambios en los gustos con algunos alimentos.
  • Cambios en el estado emocional.

Todos estos cambios que he citado, se deben a que el cuerpo se está preparando para acoger una nueva vida en su interior, por lo que aumenta la demanda metabólica y se produce agotamiento y cansancio materno. Por eso es importante tener un correcto descanso, para poder paliar en media de lo posible, dicho agotamiento.

El reajuste hormonal que se sufre provoca alteraciones emocionales (al igual que nos ocurre durante la menstruación), aumento de la sensibilidad mamaria y dolor abdominal.

A la que va creciendo el útero, los ligamentos uterinos van tirando, provocando dolor inguinal y suprapúbico. Aparte, ese crecimiento va a producir una presión en la vejiga, lo que conlleva que se tenga que ir al baño con más asiduidad.

Consejos para aliviar las náuseas y los vómitos en el embarazo

En cuanto a las náuseas y vómitos de estos primeros meses, saber que la causante de esta gran incomodidad es la hormona BHCG. Para sobrellevarlas cito algunas recomendaciones a continuación:

  • Cuando son de preferencia matutina, dejarse una galletita o algo encima de la mesilla de noche, para tomarlo antes de levantarse.
  • Realizar de 5 -6 comidas al día, repartiéndolas en pequeñas cantidades.
  • Evitar ciertos alimentos: irritantes, con alto contenido en grasas, con altos niveles de cafeína y teína.
  • Evitar olores fuertes de colonias, detergentes, suavizantes.

Hay que pensar que este trimestre pasa pronto, porque hasta que te enteras de que estás embarazada, ya han pasado unas semanitas y luego pensar que el segundo trimestre suele ser el mejor, y ya el último y el más “pesado”, tras el cual llega lo mejor: tu [email protected]

Noelia Belmonte. Matrona.

El embarazo es el proceso que va desde la fecundación del óvulo por parte de un espermatozoide hasta el momento del parto. En este prolongado período el conjunto de células que conforman el cigoto irán multiplicándose y pasando por diferentes fases hasta llegar a transformarse ser humano.

El cuidado de la madre es fundamental durante todo el proceso, pues el feto va a estar en continua comunicación con ella y su estado de salud, su alimentación e incluso su estado emocional puede afectar en su desarrollo.

En este artículo haremos un repaso sobre cómo cuidarse durante el primer mes de embarazo.

Primer mes de embarazo: el inicio del desarrollo fetal

El primer mes de embarazo supone el inicio de todo el proceso de gestación. Teniendo en cuenta la dificultad para dirimir en qué momento se ha producido la implantación del óvulo fecundado en el endometrio, tiende a considerarse como tal al período de tiempo que transcurre desde la última menstruación hasta el inicio de los primeros síntomas de gestación, concretamente de la amenorrea.

Durante el primer de embarazo ocurren diferentes fenómenos y procesos que inician el desarrollo del futuro infante. En primer lugar, el óvulo fecundado va a desplazarse desde las trompas de Falopio hasta el útero. Allí el óvulo se implantará en el endometrio, momento en que empezará a producirse una especialización celular según el cigoto, ahora blastocito, va desarrollándose.

A lo largo del mes van a empezar a desarrollarse los principales órganos, tales como el sistema nervioso, el corazón y el estómago. Sin embargo, no resulta extraño que se produzcan abortos naturales en este periodo.

  • Quizás te interese: «Pregorexia: mujeres embarazadas que no quieren engordar»

Síntomas típicos del primer mes

Si bien el primer mes de embarazo puede parecer un momento temprano lo cierto es que como hemos visto se están produciendo una serie de importantísimos cambios en el organismo, con lo que es posible notar una serie de síntomas.

Ausencia de menstruación

El síntoma que más se vincula al embarazo es la ausencia súbita e inesperada de la menstruación, o amenorrea. Si bien también puede deberse a otras causas como la presencia de estrés o diferentes trastornos médicos, la amenorrea o ausencia de menstruación es uno de los primeros síntomas de embarazo y el primero que hace sospechar de su presencia.

Fatiga

Durante el primer mes de embarazo es frecuente que se produzca un aumento de la fatiga y que la futura madre se siente más cansada de lo habitual.

Alteraciones en el sistema mamario

Concretamente, puede observarse como los pechos empiezan a prepararse para la futura lactancia, viéndose un ligero crecimiento de las mamas. También es frecuente que se presente que la mujer siente los pechos doloridos e irritados.

Inicio de síntomas digestivos

La presencia de náuseas y vómitos es uno de los síntomas más conocidos y populares que se vinculan al embarazo. Suelen darse típicamente por las mañanas. También se produce una acentuación de la sensibilidad a los olores, con lo que es más frecuente que éstos afecten más a la mujer embarazada. Además, los gustos alimentarios pueden cambiar, al igual que tu nivel de hambre.

Alteraciones emocionales

Debido a los cambios hormonales es frecuente la aparición de cambios bruscos de la emotividad, como por ejemplo el paso de una alegría intensa a una tristeza profunda sin que ningún elemento externo lo provoque o siendo la reacción a este exagerada o fuera de lo normal.

  • Artículo relacionado: «¿Somos seres racionales o emocionales?»

Cómo cuidarse durante el primer mes de embarazo

El primer mes es un periodo de gran importancia en la correcta implementación y el inicio del desarrollo del embrión, con lo que es recomendable que la futura madre empiece a tener precauciones y a cuidar su estado de salud.

A continuación veremos algunos métodos o maneras para cuidarse de manera eficiente durante el primer mes de embarazo.

1. Consulta con tu médico

Resulta más que aconsejable consultar con un profesional que pueda indicar pautas específicas para tu caso (ya que cada embarazo es distinto y hay que tener en cuenta aspectos como la edad o el estado del aparato reproductivo) y establecer los controles que deban realizarse. Asimismo, consulta con él qué tipos de medicación o pruebas médicas suponen un riesgo para la salud del feto y deben evitarse o bien el tipo de precauciones a tener en este sentido.

2. Alimentación sana

Es muy importante para el correcto desarrollo del embrión que la madre ingiera suficientes nutrientes esenciales y mantenga una dieta equilibrada con abundancia de frutas y verduras.

Las proteínas, el calcio, el hierro y las vitaminas son elementos que deben implementarse también en la dieta diaria. Asimismo deben extremarse las precauciones en la manipulación de alimentos, asegurándose de lavarlos y cocinarlos correctamente y que estos no contengan trazas de pesticidas o puedan estar contaminados con diferentes bacterias peligrosas.

Por último, es recomendable repartir la ingestión de alimentos a lo largo del día, comiendo menos cantidad pero en más ocasiones.

  • Artículo relacionado: «Los 4 tipos de dietas saludables para estar en plena forma»

3. Elimina el consumo de alcohol y nicotina

Alcohol y tabaco son dos sustancias dañinas para la salud del futuro bebé, ya que llegan al feto a través del cordón umbilical. Deben evitarse a toda costa.

4. Haz ejercicio, pero evita deportes violentos

La práctica de deporte puede ser buena para la madre y para la salud del bebé, y es recomendable hacerlo de manera diaria (si bien sin que este sea de intensidad elevada). Es necesario que se practique con extrema precaución, ya que la presencia de golpes y traumatismos derivados de algunos de ellos pueden facilitar un posible aborto.

5. Evita situaciones estresantes y el consumo de excitantes

El estrés y la ansiedad son aspectos dañinos para el desarrollo fetal, así como para la salud de la futura madre. Es recomendable intentar mantener el nivel de estrés bajo control. Se recomienda disminuir o eliminar el consumo de sustancias excitantes como el café.

6. Practica técnicas de relajación

Técnicas como el yoga y la meditación suelen ser de utilidad para relajarse física y mentalmente, cosa que facilita un buen estado de salud para ambos a la par que ayuda a aprender a afrontar con más calma las situaciones de tensión que puedan surgir.

  • Artículo relacionado: «6 técnicas de relajación fáciles para combatir el estrés»

7. Toma el sol

La luz del sol es buena para aumentar la producción de vitamina D, de manera que puede ser buena idea proponerse pasar un tiempo en el exterior.

8. Descansa

Como hemos dicho, uno de los síntomas habituales del embarazo es la existencia de un elevado nivel de fatiga y cansancio. Es necesario e importante para la salud tanto del feto como de la madre que ésta intente dormir lo suficiente.

  • Quizás te interese: «7 señales psicológicas que indican que no estás durmiendo lo suficiente»

9. Comunica la noticia de tu embarazo a tu entorno cercano

Compartir con tu entorno el embarazo supone que éstos puedan ayudarte con el proceso y proporcionarte tanto asesoramiento como apoyo y consejo. Además, esto puede servir para que tengan más en cuenta la existencia de cambios conductuales inesperados o que se eviten momentos incómodos y situaciones estresantes.

Cómo cuidar de usted y de su bebé mientras está embarazada

¿Qué es el cuidado prenatal?

El cuidado prenatal es el acto de tener un estilo de vida saludable durante el embarazo. Esto incluye tomar buenas decisiones e ir al médico para las visitas regulares. Es más probable que tenga un parto saludable si mantiene un embarazo saludable.

Programe una cita con su médico a penas se entere de que está embarazada. Su médico comenzará revisando su historia clínica. También querrá saber acerca de sus síntomas. En cada visita, el médico registrará su peso y la presión arterial. Estas medidas ayudan a realizar el seguimiento de su salud durante el embarazo.

Se tomarán muestras de orina y sangre en la primera visita y de nuevo en visitas posteriores. Los análisis de orina controlan la existencia de bacterias, los niveles altos de azúcar (que pueden ser una señal de diabetes), y los niveles altos de proteínas (que puede ser un signo de preeclampsia, un tipo de hipertensión durante el embarazo). Los análisis de sangre verifican el recuento de células sanguíneas, el tipo de sangre, los niveles bajos de hierro (anemia) y las enfermedades infecciosas (como la sífilis, VIH y hepatitis).

El médico puede realizar otras pruebas en su primera visita. Estos pueden variar en función de sus antecedentes y riesgo de problemas. Las pruebas pueden incluir:

  • Un examen pélvico para verificar el tamaño y la forma de su útero (matriz).
  • Una prueba de Papanicolau para detectar cáncer de cuello uterino.
  • Una ecografía para ver el crecimiento y la posición del bebé. El ultrasonido utiliza ondas sonoras para crear una imagen de su bebé en una pantalla de vídeo.

Después de su primera consulta, realizará una consulta prenatal cada 4 semanas. En los meses 7 y 8, tendrá una consulta cada 2 semanas. En el último mes de embarazo, las consultas tendrán lugar cada semana hasta que nazca su bebé. En cada visita, el médico controlará su peso y la presión sanguínea y hará un análisis de orina. El médico escuchará los latidos del corazón de su bebé y medirá la altura del útero en el abdomen después de la semana 20. Siempre debe comentar cualquier problema o preocupación que tenga con su médico.

El camino hacia una mejor salud

El cuidado prenatal es muy importante. Siga algunas sencillas instrucciones para cuidar de usted y de su bebé durante el embarazo.

¿Cuánto peso debería aumentar durante el embarazo?

Hable con su médico acerca de cuánto peso debe aumentar. Es diferente en cada caso, pero la mayoría de las mujeres deben subir alrededor de 25 a 30 libras (11 a 13 kg). Si está por debajo de su peso normal cuando queda embarazada, es posible que necesite aumentar más. Si usted tiene sobrepeso, es posible que tenga que aumentar menos.

¿Qué debería comer?

Comer una dieta equilibrada es una de las mejores cosas que puede hacer para usted y su bebé. Tenga cuidado con los siguientes alimentos y bebidas durante el embarazo.

  • Carne, huevos y pescado. Los alimentos que no están completamente cocidos pueden ponerla en riesgo de una infección. No coma más de 2 o 3 porciones de pescado por semana (incluyendo conservas de pescado). No coma tiburón, pez espada, caballa o blanquillo. Estos peces tienen altos niveles de mercurio, que pueden dañar a su bebé. Si come atún, asegúrese de que es atún blanco. No coma más de 6 onzas de atún blanco y filetes de atún por semana. Es seguro comer 12 onzas de atún enlatado por semana.
  • Frutas y verduras. Lave todos los productos antes de comerlos. Mantenga las tablas de corte y los platos limpios.
  • Lácteos. Coma 4 o más porciones de lácteos al día. Esto le dará suficiente calcio para usted y su bebé. No tome leche sin pasteurizar ni coma productos lácteos no pasteurizados. Estos pueden tener bacterias que pueden causar infecciones. Esto incluye los quesos blandos como Brie, feta, Camembert y queso azul; o los quesos al estilo mexicano, como el queso fresco.
  • Sustitutos del azúcar. Puede incluir algunos edulcorantes artificiales con moderación. Incluyen el aspartamo (nombres de marca: Equal o Nutrasweet) y la sucralosa (nombre de marca: Splenda). Si usted tiene fenilcetonuria (PKU), no utilice el aspartamo en absoluto.
  • Cafeína. No beba más de 1 o 2 tazas de café u otras bebidas con cafeína por día.

¿Puedo tomar medicamentos?

Consulte con su médico antes de tomar cualquier medicamento. Esto incluye los medicamentos con receta, los analgésicos, y los medicamentos de venta libre. Algunos medicamentos pueden causar defectos de nacimiento, especialmente si se toman durante los primeros 3 meses de embarazo.

¿Puedo tomar vitaminas?

Las mujeres embarazadas deben tomar al menos 400 microgramos (mcg) de ácido fólico por día. Puede ayudar a prevenir problemas con el cerebro del bebé y la médula espinal. Pregúntele a su médico si necesita más de 400 mcg.

Lo mejor es empezar a tomar ácido fólico antes de quedar embarazada. Puede obtener el ácido fólico al tomar una vitamina prenatal. Debe tomarlo todos los días. No tome otras vitaminas o suplementos sin la aprobación de su médico.

¿Cuánto tiempo puedo seguir trabajando?

El tiempo que trabaja en el embarazo varía para cada persona. Su trabajo y el ambiente de trabajo juegan un papel muy importante. Por ejemplo, la radiación, el plomo y otros materiales, como el cobre y el mercurio, pueden ser perjudiciales para su bebé. Si su trabajo es activo, es posible que no pueda trabajar hasta el final de embarazo. Se cree que los trabajos de escritorio no causan daño a su bebé. Sin embargo, no debe apoyar un ordenador en el estómago o el útero.

Su estado general de salud también juega un papel en la cantidad de mese que trabajará. Si usted está en riesgo de tener ciertos problemas o trabajo de parto prematuro, puede que tenga que hacer reposo en cama.

Asesórese sobre la actividad física

A menos que tenga problemas durante el embarazo, debe hacer ejercicio con regularidad. El ejercicio promueve un estilo de vida saludable y puede ayudar a aliviar el malestar. Trate de hacer al menos 30 minutos de ejercicio por día. Hable con su médico acerca de cualquier circunstancia que pueda impedir el ejercicio.

Algunas mujeres dicen que el ejercicio durante el embarazo hace que el parto sea más fácil. Caminar y nadar son excelentes opciones. Si usted no estaba activa antes del embarazo, comience lentamente. Escuche a su cuerpo y no se exceda. Beba mucha agua para evitar el sobrecalentamiento o la deshidratación. Evite los ejercicios que pueden causar caídas. Esto incluye el esquí y la escalada. También debe evitar los deportes de contacto, como el fútbol o el baloncesto. Si era activa antes del embarazo, es probable que sea seguro continuar su actividad. Si tiene alguna duda, consulte a su médico.

Llame a su médico si tiene síntomas con el ejercicio, tales como:

  • visión borrosa;
  • mareos;
  • dolor de pecho;
  • dolor de estómago.

¿Puedo tener relaciones sexuales?

Es seguro tener relaciones sexuales durante el embarazo. Sin embargo, hable con su médico si tiene alguna inquietud o está en riesgo de tener problemas. El nivel de interés en el sexo de algunas mujeres cambia cuando están embarazadas. A medida que su vientre crece, es posible que tenga que probar diferentes posiciones, como acostarse de lado o estar encima.

¿Qué puedo hacer para sentirme mejor?

A continuación se presentan los efectos secundarios comunes del embarazo con consejos sobre cómo manejarlos.

Náuseas matutinas

Las náuseas o los vómitos pueden ocurrir en cualquier momento durante el día (o la noche). Trate de comer comidas pequeñas con frecuencia. Evite los alimentos grasosos, picantes o ácidos. Algunas mujeres tienen más náuseas cuando el estómago está vacío. Mantenga galletas cerca para evitar que el estómago esté vacío. Hable con su médico si las náuseas matutinas la hacen perder peso o se prolongan más allá de los 3 primeros meses de embarazo.

Cansancio

La fatiga es muy común durante el embarazo. Trate de descansar lo suficiente o tomar una siesta si es posible. Consulte a su médico si tiene síntomas de fatiga. Es posible que tenga anemia.

Calambres en las piernas

Ser activa puede ayudar a reducir los calambres en las piernas. Estire la pantorrilla de la pierna flexionando el pie hacia la rodilla.

Estreñimiento

Beba mucho líquido. Coma alimentos con mucha fibra, como frutas, verduras y cereales integrales. No tome laxantes sin consultar a su médico primero. Los ablandadores de heces pueden ser más seguros que los laxantes.

Hemorroides

Trate de evitar el estreñimiento. No se esfuerce durante las evacuaciones. Límpiese bien después de una evacuación. Las toallitas húmedas pueden sentirse mejor que el papel higiénico. Tome baños de agua tibia (baños de asiento) si es necesario.

Orinar más a menudo

Puede que tenga que orinar con más frecuencia durante el embarazo. El cambio hormonal puede ser un factor. A medida que el bebé crece, va a ejercer presión sobre la vejiga.

Varices

Evite la ropa que ajustada alrededor de la cintura o las piernas. Descanse y relájese lo más que pueda. Evite permanecer sentada o de pie por largos períodos. Pregúntele a su médico acerca de las medias de soporte o compresión. Pueden ayudar a prevenir o aliviar las venas varicosas.

Mal humor

Sus hormonas se vuelven inestables durante el embarazo. Además, toda su vida está cambiando. No sea tan dura con usted. Pida ayuda de inmediato si se siente triste o piensa en el suicidio.

Acidez estomacal

Coma comidas pequeñas con frecuencia. Evite los alimentos picantes, grasosos o ácidos. No se acueste inmediatamente después de comer. Consulte con su médico si puede tomar antiácidos.

Candidiasis

La cantidad de flujo vaginal puede aumentar durante el embarazo. Las infecciones por hongos, que pueden causar el flujo, son comunes también. Hable con su médico si observa cualquier secreción inusual o si tiene mal olor.

Sangrado de las encías

Cepille los dientes regularmente, y visite a su dentista para que le haga las limpiezas. No evite las visitas al dentista porque está embarazada. Asegúrese de decirle a su dentista que está embarazada.

Congestión nasal

Los cambios en los niveles de la hormona femenina estrógeno pueden causar congestión nasal. También puede tener hemorragias nasales.

Edema (Retención de líquidos)

Descanse con sus piernas hacia arriba lo más que pueda. Acuéstese sobre su lado izquierdo mientras duerme. Esta posición ayuda a que el flujo sanguíneo de las piernas vuelva a su corazón. No use diuréticos (píldoras de agua).

Cambios en la piel

Las estrías aparecen como marcas rojas en la piel. La loción con manteca de karité puede ayudar a mantener su piel húmeda y reducir la picazón en la piel seca. Las estrías no se pueden evitar. Generalmente, se desvanecen después del embarazo.

Puede tener otros cambios en la piel. Pueden incluir el oscurecimiento de la piel de la cara o alrededor de los pezones. Algunas mujeres tienen una línea oscura debajo de su ombligo. Trate de mantenerse alejada del sol o utilizar protector solar para ayudar a disminuir estas marcas. La mayoría de las marcas se desvanecerán después del embarazo.

Aspectos a tener en cuenta

Hay varias cosas que debe evitar durante el embarazo. Tenga en cuenta esta lista de advertencias y sígalas. Hable con su médico si necesita ayuda.

  • No fume. Fumar aumenta el riesgo de aborto involuntario, parto prematuro, bajo peso al nacer y otros problemas de salud.
  • No use drogas. La cocaína, la heroína, la marihuana y otras drogas aumentan el riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro y defectos de nacimiento. Su bebé podría nacer adicto a la droga de la que ha estado abusando. Esto se llama síndrome de abstinencia neonatal. Pueda causar problemas de salud graves para su bebé.
  • No tome alcohol. El consumo de alcohol es la causa principal de los defectos congénitos evitables, incluyendo el trastorno de alcoholismo fetal.
  • No limpie la caja de arena de su gato ni coma carne roja cruda o poco cocida. Podría contagiarse toxoplasmosis, una enfermedad que puede causar defectos de nacimiento.
  • No se haga duchas vaginales. Su vagina no requiere limpieza, además del baño normal. Las duchas vaginales alteran las bacterias beneficiosas que mantienen limpia su vagina.

Cuándo consultar al médico

Póngase en contacto con su médico si:

  • aparece sangre o líquido proveniente de su vagina
  • hinchazón repentina o extrema de la cara o los dedos
  • dolores de cabeza graves o que no desaparecen
  • náuseas y vómitos constantes
  • mareos;
  • visión débil o borrosa
  • dolor o calambres en la parte baja del abdomen
  • escalofríos o fiebre
  • un cambio en los movimientos del bebé
  • menos orina o ardor al orinar
  • una enfermedad o infección
  • cualquier otro síntoma que le moleste.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué medicamentos puedo tomar durante el embarazo?
  • ¿Cuándo debo comenzar a tomar una vitamina prenatal? ¿Qué tipo es mejor?
  • ¿Cuánto ácido fólico necesito tomar por día?
  • ¿Cómo puedo prevenir o reducir la hinchazón?
  • ¿Cuánto peso debo aumentar durante el embarazo?

Cuidados prenatales en el primer trimestre

A todas las mujeres se les ofrecen pruebas genéticas para detectar defectos de nacimiento y problemas genéticos, tales como el síndrome de Down o anomalías del cerebro y la columna vertebral.

  • Si su médico cree que usted necesita alguna de estas pruebas, hable sobre cuáles serán las mejores para usted.
  • No olvide preguntar acerca de lo que los resultados podrían significar para usted y su bebé.
  • Un asesor en genética puede ayudarle a entender sus riesgos y resultados de las pruebas.
  • Hay muchas opciones ahora para las pruebas genéticas. Algunas de estas pruebas presentan algunos riesgos para el bebé, mientras que otras no.

Las mujeres que pueden estar en mayor riesgo de estos problemas genéticos abarcan:

  • Mujeres que han tenido un feto con problemas genéticos en embarazos anteriores
  • Mujeres de 35 años en adelante
  • Mujeres con fuertes antecedentes familiares de defectos de nacimiento hereditarios

En una prueba, su proveedor de atención médica puede utilizar un ultrasonido para medir la parte posterior del cuello del bebé. Esto se llama translucencia nucal.

  • También se hace un examen de sangre.
  • Juntas, estas dos mediciones le indicarán si el bebé está en riesgo de tener síndrome de Down.
  • Si se realiza un examen llamado prueba de detección cuádruple en el segundo trimestre, los resultados de ambas pruebas son más precisos que hacer cualquiera de las dos pruebas sola. Esto se denomina pruebas de detección integradas.

Otra prueba, llamada muestra de vellosidades coriónicas (MVC), puede detectar el síndrome de Down y otros trastornos genéticos incluso ya a las 10 semanas de un embarazo.

Un examen más novedoso, llamado prueba de ADN libre de células, busca pequeños fragmentos de los genes de su bebé en una muestra de sangre de la madre. Esta prueba es más reciente, pero es muy prometedora para lograr precisión sin riesgos de un aborto espontáneo.

Hay otras pruebas que se pueden realizar en el segundo trimestre.

Cuidados y consejos para el primer trimestre de embarazo

Aunque para la mayoría de las mujeres es el trimestre más corto ya que se suelen enterar a partir de las cuatro semanas, el primer trimestre también es conocido como el más duro ya que los problemas más graves pueden presentarse aquí. Refiriéndonos siempre a un embarazo normal, sin complicaciones serias de verdad, estos primeros meses son los que mayor frecuencia de vómitos y problemas estomacales presentan, los primeros cambios, los sabores y olores raros, el sueño… ¡Todo cambia!

Si ya eres madre, seguro que estás asintiendo, si todavía no lo eres, te vamos a dar unos consejitos típicos de abuela que nunca vienen mal y si eres un hombre, tarde o temprano tendrás una embarazada cerca así que tampoco te viene mal saber estas cositas.

  • Si acabas de saber que estás embarazada mediante uno (o varios) test de embarazo caseros debes pedir cita con tu ginecólogo cuanto antes para hacer una prueba de sangre y comenzar el proceso. ¡Oficialmente estás en el primer trimestre! Si todavía no lo has notado, ¡tómalo como un privilegio!
  • Una vez en el médico, no dudes en comentarle todos los medicamentos o complementos que consumes habitualmente y, por supuesto, si fumas, ¡déjalo ya!
  • Durante las primeras semanas, pueden presentarse pérdidas de sangre. Es más, a veces, hay quien cree que se trata de una menstruación normal pero no lo es. Lo mejor es que preguntes a tu médico, pero, si el sangrado es oscuro es leve, no le des importancia, puede deberse al momento de la implantación o similar. Si es más frecuente y rojizo, acude al médico por prevención, no tiene porqué ser nada grave.
  • SI QUIERES UN SEGURO DE SALUD PARA TI Y TU BEBÉ, CALCULA TU CUOTA AQUÍ.
  • Reduce todo lo que puedas el consumo de cafeína: té, café, bebidas energéticas…
  • Evita limpiar con pesticidas, repelentes o productos químicos demasiado fuertes en casa.
  • Mucho ojo con el jamón o los quesos sin pasteurizar. Aquí se abre un gran debate a favor o en contra, pero no hay necesidad para comerlos. No pasa nada por no comer en 9 meses.
  • Hay quien dice que lo mejor para afrontar o evitar las náuseas, en la medida de lo posible, es comer pequeñas cantidades muchas veces, a lo largo del día.
  • Duerme, a poder ser más de 8 horas, ya que tendrás más sueño de lo habitual hasta que te acostumbres.

Nunca, jamás pienses que estás enferma porque un embarazo no significa eso. Trata de hacer tu vida habitual siempre, ¡así los meses pasarán más rápido!

Cuidados en el primer trimestre del embarazo

Por esta razón, una mujer embarazada no puede tomar medicamentos sin previa autorización de un médico, debe evitar los rayos X y el consumo de cigarrillo, alcohol y sustancias psicoactivas.

Se recomienda mantener una postura correcta, no arquear la espalda. Realizar actividad física, caminar diariamente a un ritmo moderado. Nadar, hacer ejercicios de estiramiento.

Dormir bien, descansar durante el día. No utilizar ropa apretada.

No utilizar tinturas con amoniaco u oxidantes, leer la etiqueta de los productos antes de usarlos.

Si se siente triste salga a caminar, hable con su familia o amigos, ellos pueden brindarle el estímulo que necesita. Lea sobre el embarazo.

Consejo de alimentación:

  • Si tiene nauseas o vómito, consuma seis comidas en porciones pequeñas. Se recomiendan alimentos secos como tostadas o galletas.
  • Los líquidos deben estar fríos y se deben tomar una hora después del consumo de sólidos.
  • Evite alimentos fritos o grasosos.
  • El estreñimiento se reduce consumiendo frutas, verduras, cereales integrales y abundante agua.
  • La gastritis se disminuye evitando café, té o chocolate, bebidas gaseosas.
  • Mejore la masticación, coma despacio.
  • Trate de consumir leche, quesos, carne, frijol, lentejas, y no olvide incluir frutas y verduras todos los días.

Cuidados durante el Embarazo. Primer Trimestre

Una vez confirmado el embarazo comenzaremos a realizar el seguimiento del mismo mediante la programación de citas periódicas que nos permitan llevar un control exhaustivo del mismo y detectar a tiempo posibles problemas.

Durante la primera consulta que programemos hablaremos sobre todas las dudas que se te plantean a partir de este momento tan maravilloso.

Será un buen momento para hablar respecto a:

  • Síntomas comunes durante el embarazo como fatiga, acidez gástrica y venas varicosas.
  • Cómo manejar las náuseas del embarazo.
  • Qué hacer respecto al sangrado vaginal a comienzos del embarazo.

Es muy importante tomar suficiente ácido fólico cuando estás tratando de concebir y durante el primer trimestre de embarazo, ya que reduce significativamente el riesgo que tu bebé desarrolle defectos de nacimiento como la espina bífida.

Durante el primer trimestre de embarazo hay varios estudios prenatales que tu médico podría querer que realices, dependiendo de tu historial clínico. Estos estudios pueden dar información sobre el riesgo de síndrome de Down y otros problemas genéticos y defectos de nacimiento.

Uno de esos estudios es el análisis de células fetales en sangre materna, que es una técnica completamente inocua y que nos da una información muy importante y fiable sobre los cromosomas mas frecuentemente alterados en el embarazo. También es posible analizar las vellosidades coriónicas, que se hace entre las semanas 8 y 12 del embarazo o las células fetales contenidas en el liquido amniótico mediante la amniocentesis, aunque ésta se hace en el segundo trimestre, entre la semana 14 y 16 de embarazo.

Pruebas Prenatales durante el Primer Trimestre de Embarazo

Antes de realizar la primera visita, una vez confirmado el embarazo puedes empezar a anotar las preguntas que se te vayan ocurriendo. Infórmate sobre el historial médico de tu familia y de la familia del padre de tu bebé.

Durante esta primera visita determinaremos las pruebas prenatales necesarias para realizar un correcto seguimiento de tu embarazo y encontrar posibles problemas o infecciones a comienzos del mismo.

Las pruebas más comunes son:

  • Examen pélvico completo.
  • Citología vaginal y cultivos para buscar infecciones o problemas.
  • Revisión del peso.
  • Revisión presión arterial.
  • Análisis de orina para buscar azúcar o proteína.
  • Hemograma.
  • Determinación del grupo sanguíneo (factor Rh).
  • Serología de hepatitis (A, B o C), HIV y rubeola
  • Examen de enfermedades de transmisión sexual (sífilis, SIDA…)
  • Ecografía.

Mediante la realización de esta primera ecografía podremos tener una idea de la fecha probable de parto.

Pruebas genéticas

A todas las mujeres se les ofrecen pruebas genéticas para detectar defectos de nacimiento y problemas genéticos, tales como el síndrome de Down o anomalías del cerebro y la columna vertebral.

Recibirás asesoramiento por parte de nuestro equipo médico para ayudarte a comprender los riesgos y resultados de las pruebas.

Las mujeres que pueden estar en mayor riesgo de estos problemas genéticos abarcan:

  • Mujeres que han tenido un feto con problemas genéticos en embarazos anteriores.
  • Mujeres de 35 años en adelante.
  • Mujeres con antecedentes familiares de defectos de nacimiento hereditarios.

Cuidados durante el primer trimestre de embarazo.

Como decíamos anteriormente, ahora que hemos conseguido el tan soñado embarazo debemos seguir manteniendo una rutina saludable que nos ayude a estar en las mejores condiciones.

Evita el tabaco

Fumar aumenta el riesgo de complicaciones en el embarazo, incluyendo abortos, problemas en la placenta y parto prematuro. Fumar también retrasa el crecimiento del bebé en gestación.

Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar. Cada cigarro que no enciendes le da a tu bebé la oportunidad de una mejor salud.

Evita las bebidas alcohólicas

Incluso una sola bebida alcohólica al día puede incrementar los riesgos de que tu bebé presente bajo peso al nacer o que desarrolle problemas de aprendizaje, habla, concentración, lenguaje e hiperactividad.

Evita actividades arriesgadas durante el embarazo

Algunas actividades, trabajos y pasatiempos pueden ser peligrosos para tu bebé en desarrollo y deberías evitarlas por el momento.

Si te encuentras expuesta de forma rutinaria a químicos, metales pesados (como el plomo o el mercurio) o a algunos agentes biológicos o a radiaciones, como puede suceder en algunos empleos médicos y de laboratorio, necesitarás hacer cambios lo más pronto posible.

Evita alimentos peligrosos

Durante el embarazo es especialmente importante evitar ciertos alimentos que pudieran contener bacterias, parásitos o toxinas, como carne poco cocida, quesos blandos sin pasteurizar y cualquier cosa que contenga huevos crudos. Asimismo, sushi o ceviche hechos con pescado crudo y otros mariscos, pescado que contenga grandes cantidades de mercurio y verduras crudas sin desinfectar.

No te preocupes si no puedes comer de forma muy equilibrada durante el primer trimestre de embarazo, ya que las náuseas podrían dificultarlo.

Acuéstate temprano

Es posible que a principios de tu embarazo estés más cansada de lo que jamás te hubieras imaginado.

Beber agua

Durante el embarazo necesitas beber de 6 a 8 vasos de agua al día. Añade un vaso por cada hora de actividad ligera.

Cuándo llamar al médico durante el primer trimestre de embarazo

En el Instituto Europeo de Fertilidad realizamos un seguimiento exhaustivo a todas nuestras pacientes y siempre estamos a tu disposición.

Deberías consultarnos si durante tu embrazo:

  • Tienes sangrado o cólicos.
  • Tienes mayor flujo vaginal o con olor.
  • Tienes fiebre, escalofríos o dolor al orinar.
  • Tienes alguna pregunta o inquietud respecto a su salud o al embarazo.

Consulta con el Instituto Europeo de Fertilidad ante los primeros síntomas de infertilidad.

Nuestra clínica y todo el equipo que la formamos, estamos comprometidos con la excelencia y el trato personalizado a cada una de nuestras pacientes.

Cada paciente es única y así enfocamos nuestro trabajo hasta conseguir el embarazo con éxito.

Alfonso de La Fuente

Director Médico del Instituto Europeo de Fertilidad

Miembro de Sociedad Española de Fertilidad

Continuamos con nuestra Guía de Consejos, esta vez enfocada al primer trimestre del embarazo.
Al igual que en nuestra Guía de Consejos para la Lactancia Materna, y la Guía de Consejos para una Buena Preparación al Parto, contamos en esta ocasión con todas las recomendaciones que nos han facilitado mamás y papás de La Cigüeña del Bebé en Facebook.
Como siempre, ante cualquier duda o problema has de consultar principalmente con tu médico o matrona. ¡No lo olvides!
Durante las primeras semanas del embarazo, la futura mamá experimentará numerosos cambios físicos, metabólicos, o fisiológicos que contribuirán a proteger, desarrollar y alimentar al bebé que llevan en su interior.
Los síntomas más comunes durante el primer trimestre del embarazo y que serán indicativos del mismo son:

  • Cansancio acusado.
  • Náuseas o vómitos, generalmente a primeras horas del día.
  • Sentido del olfato más desarrollado de lo habitual.
  • Antojos.
  • Aumento de las mamas.
  • La frecuencia urinaria incrementa debido al crecimiento del útero que ejerce presión sobre la vejiga.
  • Cambios en el estado emocional.

Aún así, no todas las mujeres presentan estos síntomas y en algunos casos unos serán más pronunciados que otros. De igual forma que existen mujeres que no presentan ninguno de ellos y se dan cuenta de su nuevo estado por un retraso en la menstruación.

Ante estos síntomas ¿cuáles son los mejores consejos para afrontar el primer trimestre del embarazo?
1. Ser y estar feliz porque se presenta ante ti una experiencia única, especial y maravillosa. Estás creando y dando vida.
2. Respetar los tiempos para el reposo, descansar, estar relajada y evitar los esfuerzos. En general todo tu cuerpo está cambiando y consumiendo energía preparándose para esta nueva etapa. De ahí el cansancio acusado. Una siesta diaria es aconsejable.
3. Olvida los malos hábitos como son el consumo de alcohol, y el tabaco ya que son perjudiciales para la salud y bienestar del bebé tanto en el presente como en el futuro.
4. Muy importante. No tomes ningún medicamento sin antes consultar con tu médico. Son especialmente peligrosos durante el embarazo.
5. Ante las temidas náuseas, vómitos y mareos, nuestras mamás recomiendan:
• Alimentación sana y equilibrada. Evita las comidas copiosas y pesadas.
• Fracciona la comida en varias tomas al día, pocas cantidades.
• Estar bien hidratada, bebiendo bastante agua o zumos, y tomando frutas y verduras. Así compensarás los fluidos que pierdes con los vómitos.
Los vómitos suelen darse a primeras horas de la mañana, aquí te presentamos algunos remedios que han funcionado con nuestras mamás de La Cigüeña del Bebé:
• Tomarse un vaso de agua o una infusión en ayunas antes de levantarse.
• Desayunar en la cama tranquilamente y permanecer unos minutos en la cama antes de incorporarte.
• Permanecer en la cama con un pie apoyado en el suelo antes de levantarse.
• Tomar un trocito de regaliz duro o algo salado.
• Evitar la leche por las mañanas.
• Si sientes náuseas durante el día, un vaso de agua fría o chupar un cubito de hielo.
• Para la acidez de estómago irán bien los zumos de manzana, naranja o infusiones.

Infusión para aliviar las náuseas:
Haremos una infusión con gengibre fresco rallado o cortado a rodajas, introduciendo dos cucharadas o dos rodajas cuando el agua hierva y dejaremos reposar durante 5 minutos. Colar. Añade miel o limón y bebe lentamente inhalando el vapor que despide.

6. Practica ejercicio suave y moderado. Caminar, nadar o hacer yoga para embarazadas activa la circulación sanguínea evitando las varices. Te ayudará a estar en forma y bien preparada durante todo el parto y postparto. Mantener la tonicidad y musculatura durante el embarazo es importante.
7. Cuida tu piel. En el embarazo se produce un cambio en la pigmentación y debes protegerte del sol para evitar las manchas en la piel. Así mismo debido a los cambios hormonales, vasculares e inmunológicos se recomienda limpiar, hidratar y reafirmar la piel con cremas elaboradas a base de productos naturales. Aplícalas desde el primer día ya que además evitarás la aparición de las estrías.
8. Durante el primer trimestre de gestación es normal que sientas cambios emocionales importantes debido a todo el proceso hormonal que implica el embarazo. Estarás feliz, triste, presentarás cambios de humor bruscos, tendrás dudas y miedos, etc. Tranquila, forma parte del embarazo.
9. Implica desde un principio a tu pareja y familia en todo el proceso del embarazo, ya que te serán de gran ayuda y apoyo emocional. ¡Ellos también disfrutarán de esta experiencia única!
10. Muy importante. Consulta todas las dudas (por pequeñas que sean), miedos o problemas que surjan con tu médico o matrona.
Esperamos que esta guía de consejitos de mamás y papás que han pasado o están pasando por esta experiencia os resulte útil.
Desde La Cigüeña del Bebé nuestro agradecimiento a todos ellos:

Y vosotros…¿tenéis más consejitos útiles?

Cuidado de la salud durante el embarazo

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

Ahora que está embarazada es más importante que nunca que se cuide. A continuación encontrará información sobre cómo cuidar de su salud y de la salud de su bebé.

Cuidado de salud prenatal

La clave para proteger la salud de su bebé está en hacerse exámenes médicos prenatales regularmente. Si cree que puede estar embarazada, concierte su primera cita prenatal con el profesional de la salud. Muchos profesionales del cuidado de la salud no le permitirán hacer su primea cita antes de las 8 semanas de embarazo, a menos que exista un problema.

En el primer examen prenatal, el profesional de la salud que usted haya elegido probablemente le hará una prueba del embarazo y estimará de cuántas semanas está basándose en la exploración física y la fecha de su última menstruación. Utilizará esta información para predecir la fecha aproximada del parto (de todos modos, la ecografía que le harán cuando el embarazo esté más avanzado ayudará a corroborar esa fecha).

Si usted está sana y no hay ningún factor de riesgo que pueda complicar el embarazo, probablemente bastará con que se haga exámenes prenatales:

  • cada cuatro semanas hasta la 28ª semana de embarazo
  • a partir de entonces, cada dos semanas hasta la 36ª semana de embarazo
  • y luego una vez por semana hasta el parto

A lo largo del embarazo, el profesional de la salud que supervise su embarazo la pesará y le tomará la tensión arterial al tiempo que evalúa el crecimiento y el desarrollo del bebé (palpándole el abdomen, midiéndole el vientre y escuchando el latido cardíaco del feto a partir del segundo trimestre de embarazo). A lo largo del embarazo, también le practicarán varias pruebas de diagnóstico prenatal, incluyendo análisis de sangre y de orina, exploraciones del cuello uterino y probablemente por lo menos una ecografía.

Si usted todavía no ha elegido un profesional de la salud para asesorarle y tratarle durante el embarazo, puede optar entre varias alternativas posibles:

  • Obstetras / ginecólogos (médicos especializados en el embarazo y el parto, aparte de en el apartado reproductor femenino y la salud de la mujer en general).
  • Médicos de familia (médicos que ofrecen una amplia gama de servicios a pacientes de todas las edades –a veces incluyendo la obstetricia).
  • Enfermeras-comadronas tituladas (enfermeras especializadas en las necesidades sanitarias de las mujeres embarazadas, incluyendo los cuidados prenatales y la atención durante el parto y el alumbramiento, así como los cuidados posparto en los embarazos sin complicaciones). También hay otros tipos de comadronas, pero usted siempre debería elegir una que pueda acreditar su formación y que esté especializada en este campo.

Cualquiera de estas opciones puede ser una buena elección si usted está sana y no hay ningún motivo para anticipar posibles complicaciones durante el embarazo. No obstante, las enfermeras-comadronas han de tener la posibilidad de acceder a un médico en el caso de que surjan problemas inesperados durante el parto o de que deba practicarse una cesárea.

Nutrición y suplementos

Ahora que usted está comiendo para dos (¡o más!), no es el mejor momento para escatimar calorías o ponerse a dieta. De hecho, ocurre justamente lo contrario –necesita aproximadamente 300 calorías diarias más, sobre todo cuando el embarazo esté bastante avanzado y el bebé crezca más deprisa. Si usted está muy delgada, es muy activa o espera varios bebés, necesitará ingerir todavía más calorías. Pero, si tiene sobrepeso, es posible que su médico le recomiende no aumentar tanto la ingesta de calorías.

Comer de forma saludable siempre es importante y especialmente durante el embarazo. Por lo tanto, asegúrese de que las calorías que ingiere proceden de alimentos nutritivos que contribuirán al crecimiento y desarrollo del bebé.

Intente seguir una dieta equilibrada que incorpore los siguientes alimentos:

  • carne magra
  • fruta
  • verdura
  • pan integral
  • productos lácteos de bajo contenido en grasas

Si sigue una dieta saludable y equilibrada, tendrá más probabilidades de obtener los nutrientes que necesita. Pero necesitará más nutrientes esenciales (sobre todo calcio, hierro y ácido fólico) que antes de quedarse embarazada. El profesional de la salud que supervise su embarazo le recetará vitaminas prenatales para estar seguro de que tanto usted como su bebé en proceso de crecimiento se están alimentando bien.

De todos modos, el hecho de tomar vitaminas prenatales no significa que usted pueda seguir una dieta desequilibrada. Es importante que recuerde que debe alimentarse bien durante el embarazo. Las vitaminas prenatales son suplementos para completar la dieta, no la única fuente de esos nutrientes tan necesarios.

Calcio

La mayoría de mujeres de diecinueve años en adelante –incluyendo las que están embarazadas- no suelen ingerir diariamente los 1.000 mg de calcio recomendados. Debido a que los requerimientos de calcio de un bebé en proceso de crecimiento son altos, usted debería aumentar el aporte de calcio para impedir que se le descalcifiquen los huesos. Probablemente el suplemento vitamínico prenatal que le recete el médico contendrá calcio.

Entre las fuentes ricas en calcio se incluyen:

  • los productos lácteos bajos en grasas, incluyendo la leche, el queso pasterizado y el yogur
  • los productos enriquecidos con calcio, como muchos los zumos de naranja comercializados, la leche de soja y los cereales
  • las verduras de hoja verde oscuro, como las espinacas, la col rizada y el brócoli
  • el tofu
  • las judías secas
  • las almendras

Hierro

Las mujeres embarazadas necesitan ingerir aproximadamente 30 mg de hierro cada día. ¿Por qué? Porque el hierro es necesario para fabricar hemoglobina, el componente de los glóbulos rojos encargado de transportar oxígeno. Los glóbulos rojos circulan por el cuerpo para transportar oxígeno a todas las células.

Si una persona no tiene suficiente hierro, su cuerpo no podrá fabricar suficientes glóbulos rojos y sus tejidos y órganos no recibirán el oxígeno que necesitan para funcionar correctamente. Por eso es especialmente importante que las mujeres embarazadas ingieran suficiente hierro a través de la dieta, tanto para su salud como para la de sus bebés es proceso de desarrollo.

A pesar de que este nutriente se puede encontrar en distintos tipos de alimentos, el hierro procedente de la carne se absorbe más fácilmente que el de origen vegetal. Entre los alimentos ricos en hierro se incluyen:

  • la carne roja
  • la volatería de carne oscura
  • el salmón
  • los huevos
  • el tofu
  • los cereales enriquecidos con hierro
  • las judías secas y los guisantes
  • las frutas deshidratadas
  • las verduras de hoja verde oscuro
  • la melaza negra

Ácido fólico

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que todas las mujeres en edad de procrear –y sobre todo aquellas que quieran quedarse embarazadas- tomen un suplemento de 400 microgramos (0,4 mg) de ácido fólico cada día, aparte del ácido fólico ingerido a través de la dieta. Puede formar parte del suplemento multivitamínico prenatal o bien tomarse aparte

¿Por qué es tan importante el ácido fólico? Los estudios han mostrado que tomar suplementos de ácido fólico un mes antes de la concepción y durante los tres primeros meses de embarazo reduce el riesgo de que el bebé nazca con un defecto del tubo neural.

El tubo neural –que se forma durante las primeras semanas de embarazo, posiblemente antes de que una mujer sepa siquiera que está embarazada– acaba dando lugar al cerebro y la columna vertebral del bebé. Cuando el tubo neural no se forma o cierra correctamente, el resultado es un defecto del tubo neural, como la espina bífida.

De nuevo, el profesional de la salud que supervise su embarazo le recetará un suplemento multivitamínico prenatal que contenga la cantidad adecuada de ácido fólico. Algunos profesionales de la salud recomiendan incrementar todavía más el aporte de ácido fólico, especialmente en aquellas mujeres que han tenido previamente un hijo con un defecto del tubo neural.

Si usted adquiere un suplemento multivitamínico de venta sin receta médica, deberá tener en cuenta que, aunque la mayoría de ellos contienen ácido fólico, no todos contienen la cantidad adecuada para cubrir las necesidades nutricionales de una mujer embarazada. De modo que lea atentamente los prospectos de los distintos suplementos y pida consejo a su médico antes de adquirir uno.

Fluidos

También es importante beber abundante líquido, sobre todo agua, durante el embarazo. El volumen sanguíneo de una mujer aumenta espectacularmente durante el embarazo, y beber suficiente agua cada día puede ayudarle a evitar problemas bastante habituales durante el embarazo, como la deshidratación y el estreñimiento.

Ejercicio

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. (DHHS, por sus siglas en inglés) recomienda por lo menos 150 minutos (es decir, dos horas y media) a la semana de actividad aeróbica de intensidad moderada a aquellas mujeres que no sean muy activas de por sí ni realicen actividades vigorosas. Si usted es muy activa o está acostumbrada a realizar actividades aeróbicas de intensidad elevada, tal vez pueda continuar con los entrenamientos, siempre y cuando su médico lo considere seguro. No obstante, antes de iniciar o continuar con cualquier programa de ejercicio físico, hable con su médico.

Está demostrado que hacer ejercicio durante el embarazo es muy beneficioso. El ejercicio regular puede ayudar a:

  • impedir una ganancia de peso excesiva
  • reducir los problemas asociados al embarazo, como el dolor de espalda, las piernas hinchadas y el estreñimiento
  • dormir mejor
  • aumentar la energía
  • mejorar el estado de ánimo
  • prepararse para el parto
  • reducir el tiempo de recuperación posparto

Las actividades de bajo impacto y moderada intensidad (como andar o nadar) son magníficas elecciones. El yoga o el método Pilates, así como los vídeos de gimnasia suave para embarazadas también son buenas opciones. Son actividades de bajo impacto y trabajan tanto la fuerza como la flexibilidad y la relajación.

Pero debería limitar el ejercicio aeróbico de gran impacto y evitar los deportes o actividades que conllevan un riesgo de caídas y/o de lesiones abdominales. Entre las actividades prohibidas durante el embarazo se incluyen los deportes de contacto, el esquí alpino, el submarinismo, y la equitación.

También es importante que sea consciente de los cambios que se están produciendo en su cuerpo. Durante el embarazo, su cuerpo produce una hormona denominada relaxina. Se cree que la relaxina ayuda a preparar el área pubiana y el cuello uterino para el parto. Esta hormona afloja los ligamentos, lo que puede provocarle cierta pérdida de estabilidad y hacerle más proclive a las lesiones.

Por eso es más fácil que se haga torceduras o distensiones, sobre todo en lo que se refiere a las articulaciones de la pelvis, las lumbares y las rodillas. Además, su centro de gravedad cambiará conforme vaya avanzando el embarazo, lo que le hará perder más fácilmente el equilibrio e incrementará el riesgo de caídas. Tenga esto en cuenta a la hora de elegir una actividad física, y no se exceda.

Independientemente del tipo de ejercicio que elija, haga descansos frecuentemente y recuerde beber abundante líquido. Si nota que le falta el aliento, se empieza a encontrar mal o tiene alguna molestia, baje el ritmo o interrumpa la actividad. Si tiene alguna duda sobre la práctica de una actividad o deporte durante el embarazo, consulte a su médico para que le dé recomendaciones específicas al respecto.

Sueño

Es importante que duerma suficiente durante el embarazo. Probablemente se sentirá más cansada de lo habitual. Y, a medida que vaya creciendo el bebé, le costará cada vez más encontrar una postura cómoda para dormir.

Probablemente la postura que le resultará más cómoda a medida que vaya avanzando el embarazo será estirada sobre un costado con las rodillas flexionadas. Además, esta postura facilita la función cardíaca, porque impide que el peso del bebé comprima las grandes venas y arterias que transportan sangre entre el corazón y las extremidades inferiores. Estirarse sobre un costado también ayuda a prevenir las varices, el estreñimiento, las hemorroides y las piernas hinchadas.

Algunos médicos recomiendan a las mujeres embarazadas dormir específicamente sobre el costado izquierdo. Puesto que una de las grandes venas pasa por la parte derecha del abdomen, estirarse sobre el costado izquierdo impide que el peso del útero la presione. Esta postura también optimiza el flujo sanguíneo hacia la placenta y, por tanto, la cantidad de oxigeno que le llega al bebé.

Pregúntele al profesional de la salud que supervise su embarazo qué postura de descanso recomienda. En la mayoría de los casos, descansar sobre cualquiera de los dos costados va bien y permite liberar a la espalda de parte del peso que tiene que cargar durante el día. Para estar más cómoda, póngase cojines entre las piernas, detrás de la espalda y debajo del vientre.

Cosas a evitar

Durante el embarazo, lo que evite introducirse en el cuerpo (o exponerse a ello) es casi tan importante como lo que introduzca en él. He aquí algunas sustancias a evitar:

Alcohol

Aunque beberse una copa de vino a la hora de cenar o tomarse una cerveza con los amigos de vez en cuando puede parecer inofensivo, nadie ha determinado cuál es la “cantidad segura» de alcohol que se puede tomar durante el embarazo. El alcohol, una de las causas más frecuentes de anomalías congénitas mentales y físicas, puede provocar problemas graves en un feto en proceso de desarrollo.

El alcohol llega fácilmente al feto, que está mucho menos preparado que la madre para eliminarlo de su organismo. Esto significa que el feto tiende a desarrollar una concentración de alcohol en sangre elevada, que permanecerá en su organismo durante períodos de tiempo más largos que en el organismo de la madre. Y el consumo moderado de alcohol, así como las borracheras periódicas, puede dejar secuelas en el sistema nervioso del bebé en proceso de desarrollo.

Si usted se tomó una o dos copas antes de saber que estaba embarazada (como hacen muchas mujeres), no se preocupe demasiado por ello. Pero, a partir de ahora, su mejor apuesta será no tomar ni una gota de alcohol durante el embarazo.

Drogas

Las mujeres embarazadas que consumen drogas exponen a sus bebés a múltiples riesgos, incluyendo el parto prematuro, el retraso del crecimiento, diversas anomalías congénitas y problemas de aprendizaje y de conducta. Y sus hijos podrían nacer siendo adictos a las drogas que ellas consumieron durante el embarazo.

Si usted está embarazada y consume drogas, organizaciones como la cadena de servicios sanitarios Planificación Familiar (Planned Parenthood) pueden recomendarle profesionales de la salud que ofrecen servicios gratuitos o a precios reducidos para que le ayuden a dejar las drogas y a tener un embarazo más sano.

Si usted ha consumido cualquier droga en algún momento durante el embarazo, es importante que informe al profesional de la salud que supervisa su embarazo. Aunque usted haya dejado de consumir drogas, su bebé podría correr el riesgo de desarrollar problemas de salud.

Nicotina

Las mujeres embarazadas que fuman, les pasan nicotina y monóxido de carbono a los bebés. Los riesgos a que se expone el feto de una madre fumadora incluyen:

  • parto prematuro
  • bajo peso natal
  • síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL)
  • asma y otros problemas respiratorios en el bebé

Si usted fuma, tener un bebé puede ser una motivación adicional para abandonar ese hábito. Hable con su médico sobre las opciones disponibles para dejar de fumar.

Cafeína

El abuso de la cafeína se ha asociado a mayor riesgo de aborto, de modo que lo más sensato es que limite, o mejor que evite por completo, el consumo cafeína si es capaz de hacerlo.

Si se le está haciendo muy cuesta arriba dejar de golpe el café, pruebe lo siguiente:

  • Empiece reduciendo el consumo a una o dos tazas de café al día.
  • Reduzca gradualmente la cantidad de cafeína ingerida combinando el café descafeinado con el café con cafeína.
  • Al final, intente deje completamente de tomar café con cafeína de forma regular.

Y recuerde que la cafeína no se encuentra solamente en el café. Muchos tipos de tés, las bebidas de cola y otros refrescos contienen cafeína. Intente cambiarse a productos descafeinados (que es posible que contengan algo de cafeína, aunque en cantidades mucho menores) o a alternativas que no lleven cafeína.

Si se está preguntando si también debería dejar de tomar chocolate, que también contiene cafeína, la buena noticia es que puede tomarlo, aunque con moderación. Mientras que una tableta de chocolate contiene un promedio de entre cinco y 30 mg de cafeína, una taza de café contiene entre 95 y 135 mg. O sea que puede tomar pequeñas cantidades de chocolate durante el embarazo.

Ciertos alimentos

Aunque necesita comer abundantes alimentos saludables durante el embarazo, también necesita evitar las enfermedades que se pueden transmitir a través de alimentos, como la listeriosis y la toxoplasmosis, que pueden poner en peligro la vida del feto y provocar anomalías congénitas o abortos.

No pruebe los siguientes alimentos:

  • quesos cremosos no pasterizados (a menudo vendidos como “frescos”), incluyendo el queso feta, el de cabra, el Brie, el Camembert y el queso azul o Roquefort
  • leche, zumos y sidra de manzana no pasterizados
  • huevos crudos o alimentos que contengan huevo crudo, incluyendo las mousses, el tiramisú, las pastas elaboradas con masa insuficientemente cocida, los helados caseros y los aliños para ensaladas que contengan yema de huevo cruda (aunque algunas marcas de aliños de fabricación industrial pueden no contener huevo crudo)
  • carne, pescado (sushi) o mariscos crudos o poco hechos
  • embutidos, fiambres o salchichas (a menos que se calienten hasta que empiecen a humear)

Asimismo, a pesar de que el pescado y el marisco pueden ser partes sumamente sanas de su dieta (al ser ricos en los beneficiosos ácidos grasos omega-3 y en proteínas y contener muy pocas grasas saturadas), debería evitar comer:

  • tiburón
  • pez espada
  • caballa gigante
  • lofolátilo
  • filetes de atún
  • marlin
  • reloj anaranjado

Estos peces pueden contener niveles de mercurio elevados, que pueden provocar lesiones cerebrales en el feto en proceso de desarrollo. En lo que se refiere al consumo total de pescado y marisco, limite la cantidad a aproximadamente doce onzas (unos 340 g) a la semana –lo que corresponde aproximadamente a dos comidas. Asimismo, si toma atún en conserva, tenga en cuenta el ipo que contiene la lata. El atún en lata contiene pescados más pequeños y se puede comer dos veces por semana. Pero el atún blanco contiene un pescado más grande y solo se puede consumir una vez a la semana. Y, antes de consumir percado que ha sido atrapado mediante pesca recreativa, consulte las recomendaciones locales.

Limpiar el cajón de los excrementos del gato

Si tienen gatos en casa, el embarazo es un período durante el cual debería abstenerse de limpiar el cajón de los excrementos de sus mascotas. ¿Por qué? Porque la toxoplasmosis se puede contraer al entrar en contacto con excrementos de gato y puede provocar graves problemas, incluyendo parto prematuro, retraso del crecimiento y graves anomalías oculares y cerebrales en el feto. Cuando una mujer embarazada contrae esta infección a menudo no presenta síntomas pero, aún y todo, puede transmitírsela al bebé en proceso de desarrollo.

Medicamentos de venta con y sin receta médica

Incluso algunos fármacos de venta sin receta médica de uso frecuente que, por lo general, son seguros están prohibidos durante el embarazo debido a sus posibles efectos adversos sobre el bebé. Y algunos medicamentos de venta con receta médica también pueden ser perjudiciales para el feto en proceso de desarrollo.

Para asegurarse de no tomar nada que podría ser perjudicial para el bebé:

  • Pregunte a su médico qué medicamentos –de venta con y sin receta médica- son seguros durante el embarazo.
  • Informe a su médico sobre cualquier medicamento que esté tomando.
  • Informe a todos los profesionales de la salud que le atiendan de que está embarazada para que lo tengan en cuenta cuando le recomienden o receten algún medicamento.
  • Acuérdese también de comentar con a su médico cualquier remedio natural, suplemento o vitamina que se plantee tomar.

Si antes de quedarse embarazada le recetaron algún medicamento para una enfermedad o trastorno que todavía padece, consulte a su médico para que le ayude a sopesar los efectos beneficiosos y los riesgos potenciales de seguir medicándose y de dejar de hacerlo.

Si cae enferma (por ejemplo, se acatarra) o tiene síntomas molestos o dolorosos (por ejemplo, dolor de cabeza o de espalda), pregúntele a su médico qué medicamentos puede tomar y si hay formas alternativas de aliviarse los síntomas sin necesidad de medicarse.

Hábitos saludables durante el embarazo: de principio a fin

Durante todo el embarazo, desde la primera semana hasta la última, es muy importante que se cuide para cuidar a su bebé. A pesar de que deberá adoptar algunas precauciones y estar pendiente constantemente de cómo lo que hace –y lo que no hace– podría afectar al bebé, muchas mujeres aseguran que nunca se han sentido tan sanas como cuando estaban embarazadas.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD Fecha de revisión: junio de 2018

En primer trimestre de embarazo un test de embarazo nos da la buena noticia, comienzan los primeros síntomas de embarazo y con ellos las dudas y preocupaciones, además de la ilusión y la alegría.

El embarazo se divide en tres trimestres, el primero es el más delicado de todos, por lo que debemos esforzarnos por adquirir unos hábitos de vida saludables para garantizar el buen desarrollo del bebé.

Son las primeras 16 semanas de embarazo y, aunque cueste creer que un bebé crece dentro del vientre ya que todavía la barriga no se nota, es un período de muchos cambios.

Síntomas en los primeros meses de embarazo

– Amenorrea: es el primer síntoma del embarazo, se trata de la ausencia de regla que durará a lo largo de todo el embarazo.

– Dolor en los senos: pueden aumentar de tamaño y producir cierta tensión. Asimismo, la areola se oscurece y el pecho comienza a prepararse para la lactancia.

– Mareos y náuseas: muchas embarazadas sufren episodios de vómitos y mareos durante los primeros meses. No hay nada que los elimine radicalmente pero sí pueden reducirse comiendo pequeñas cantidades de comida asiduamente. Se recomienda comer 5 veces al día.

– Cansancio: el cuerpo de la embarazada trabaja a pleno rendimiento para albergar al bebé y ello puede hacerla sentir más fatigada. Es conveniente descansar lo máximo posible y echar alguna siesta.

– Manchado: la implantación del embrión en el útero puede provocar algún sangrado ligero, si este es abundante conviene acudir a urgencias.

– Cambios de humor: el baile hormonal al que se ve sometida la embarazada hace que pase por momentos de irritabilidad, y otros de alegría, seguidos de ganas de llorar.

Alimentación en el primer trimestre

Desde el comienzo es básico llevar una dieta sana y equilibrada para evitar riesgos y garantizar que el bebé se desarrolle correctamente. Es conveniente que la embarazada siga las bases de la pirámide nutricional en la que azúcares, bollería o dulces deben ser restringidos y, sin embargo, debe asegurar el suficiente aporte de verduras y frutas.

La higiene de los alimentos debe ser esencial, así como evitar productos crudos como sushi, embutidos o patés, sobre todo, si el test de la toxoplasmosis dio negativo.

Además, el ginecólogo es probable que recete un suplemento de yodo y ácido fólico importantes para el desarrollo del bebé. Por supuesto, hay que desterrar el alcohol, tabaco y drogas en el día a día de la embarazada.

Consejos para la embarazada en los primeros meses

– Es conveniente practicar deporte moderado. Caminar se convierte en una actividad perfecta, siendo lo ideal andar 30 minutos al día.

– En estos meses puede que todavía no se haga necesario vestir ropa de embarazada aunque lo conveniente es llevar prendas holgadas que no opriman.

– Utilizar cremas hidratantes es básico para evitar estrías en pecho, abdomen y piernas.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *