0

Dado de posturas

Love Machine: el juego del kamasutra que te dirá cómo disfrutar con tu pareja

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Ya lo sabes: una de las claves de mantener la pasión en la pareja pasa por innovar. Hacer siempre las mismas posturas, los mismos preliminares o las mismas caricias, termina siendo algo aburrido y muy monótono y puede perjudicar la intimidad de vuestra relación. Pero no hay nada de qué preocuparse, porque aquí estamos para ayudaros a que eso no pase y por eso os traemos, redoble de tambores… ¡La Love Machine! Se trata de una divertidísima herramienta que os dirá, según el humor y las ganas que tengáis ese mismo día, cómo proceder en la cama. Y ojo, porque los resultados son casi ilimitados y os puede salir cualquiera de estas…

Descubre: Kamasutra: las 100 mejores posturas del Kamasutra

© iStock

Cómo jugar a la Love Machine

Si hoy quieres innovar en la cama, te explicamos como proceder: tan solo tienes que pinchar en la imagen que ves aquí abajo y marcar las variables que más os apetezcan en ese momento: mayor o menor dificultad, el chico o la chica más o menos activos en la consecución de la postura… Eso sí, el juego solo tiene una regla, y es que tenéis que hacer la postura que salga, sea cual sea, o al menos intentarlo. ¿Te atreves con ello?

Añadirle un plus más picante…

Si las posturas no son suficientes, siempre puedes combinarlas con algún excitante juguete que también os ayudará a que la chispa de la pasión se convierta en puro fuego. Puedes probar con alguno de estos masajeadores sexuales que sirven tanto para las zonas íntimas como para un excitante masaje en diferentes partes del cuerpo.

© Los Placeres de Lola. Colección de vibradores externos minimalistas, elegantes y divertidos.

Y si quieres más ideas, también puedes probar con otros juguetes de diferente índole. Por ejemplo, con algunos de estos juguetes BDSM inspirados en Cincuenta Sombras de Grey, para los más osados, o estos lubricantes de sabores originales que sumados a alguno de estos condones extravagantes, pueden ser una manera muy divertida de dar un empujón a vuestra vida sexual. También te recomendamos hacerte con alguno de estos juguetes, el que más curiosidad te dé, para empezar a jugar. Con la Love Machine combinada con alguno de estos, ¡imposible aburrirse en la cama!

Descubre: 100 juguetes eróticos para aumentar la pasión, ¡que suba la temperatura!

Para ir abriendo boca, os puedo decir que consta de:

  • Reloj de arena de un minuto de duración (demasiado poco para mi gusto, ya me diréis…)
  • 40 cartas con posturas sexuales: 20 para él y 20 para ella. Son de diferentes colores y en su parte inferior, vienen marcadas con un determinado número de rombos.
  • 1 libro-guía con las principales posturas del Kamasutra (que nunca viene mal tenerlo, todo hay que decirlo…)
  • 3 Preservativos.

¿Cómo se juega? Pues la dinámica del juego es muy sencilla. Se forman dos montones con las cartas (cada jugador jugará con el montón de cartas que le corresponda según su sexo). Cada uno roba una carta de su montón y la deja boca arriba junto con la carta de su pareja. En ese momento comprobarán si son compatibles (debe coincidir el color de la carta y el número de rombos). Si no lo son y no hay forma humana de llevarlo a cabo, no hay que perder la esperanza, se seguirá robando cartas hasta que se encuentre la postura compatible o la imaginación suficiente para ponerla en práctica.

Una vez que se tiene la postura compatible, se realizará durante un minuto de tiempo (lo que marca el reloj de arena). Acabado el tiempo, se seguirán sacando más cartas y se repetirá el proceso hasta encontrar la siguiente postura sexual.

Como siempre en estos juegos, «pierde» aquel miembro de la pareja que llegue antes al orgasmo. Otra opción, es llegar al orgasmo juntos y dejar el juego en tablas…

JUEGO CORAZÓN KAMASUTRA

JUEGO CORAZÓN KAMASUTRA

Un juego para los más apasionados

¿Qué es?

El juego Corazón Kamasutra es un juego erótico envuelto en una bonita caja con forma de corazón pensado especialmente para divulgar el contenido del célebre libro indio Kamasutra de una manera amena y divertida.

En este juego encontrarás 69 posturas sexuales para probar cosas nuevas en pareja y escapar del aburrimiento y la monotonía.

Es un juego perfecto para regalar a nuestra querida pareja y animarle a probar cosas nuevas y a escapar de lo mismo de siempre.

Y es que los juegos sexuales son la mejor manera de volver a encender la mecha de la pasión perdida con el paso de los años de relación de pareja.

¿Cómo se juega?

La mecánica del juego es muy fácil, tan sólo tendremos que coger con unas pinzas el papelito que queramos y empezar a practicar la postura que nos haya tocado.

Si practicamos una postura cada vez que tengamos un encuentro íntimo, tenemos diversión asegurada para años. ¡Pero eso ya depende de vosotros!

El 42 y el 68: las dos nuevas posturas sexuales… ¿definitivas?

ND3000 |

No incluyen penetración, pero provocan orgasmos mucho más intensos

Bubbling: el ‘porno’ para puritanos que triunfa entre los mormones

02/04/2017 03:14

El último estudio de Los jóvenes españoles y el sexo, elaborado por la firma de preservativos Control, concluía que dos posturas que ganan por goleada en nuestro país: aunque ya lo habrás adivinado, son el misionero y el perrito, por este orden. A la primera recurren casi siete de cada 10 parejas de forma habitual. A la segunda, casi la mitad de los encuestados. Otra de las revelaciones que se desprendían del informe apuntaba a que el lugar preferido para practicar sexo entre los amantes ibéricos es la cama.

Sin embargo, en ese mismo estudio se exponía que el 87% de los jóvenes españoles está deseoso de probar cosas nuevas cuando de practicar sexo se trata. Los riojanos, los baleares y los andaluces son, en ese orden, los más dispuestos a innovar. Para ellos, posturas tan peculiares como las de El ángel de la nieve, sólo apta para auténticos contorsionistas o El polinesio, adorada por los más atrevidos, podrían haber caído ya en el saco de lo demodé.

En lo que a las posturas se refiere, hay tantas como quiera la imaginación -y la flexibilidad- de cada uno. Hace ya 20 siglos que el Kamasutra dejó plasmadas 64 posturas, meramente orientativas para muchas parejas. No obstante, aunque es cierto que muchas son familia de otras, se cuentan más allá de la centena las registradas en los manuales sexuales de todo el mundo.

Últimamente, dos de estas posturas no incluidas en el famoso texto sagrado hindú están dando mucho que hablar en los foros más subidos de tono de Internet. Han recibido el calificativo de «definitivas» por algunos de los que han decidido incorporarlas a sus rutinas más tórridas. Hablamos del 42 y del 68. Ninguna de ellas incluye penetración pero, aseguran, son capaces de provocar el orgasmo de manera mucho más rápida e intensa.

El 42, perfecto para el sexo oral

La primera de ellas, el 42, es una de esas posturas catalogadas como egoístas. Durante su realización se asumen dos roles: un dador y un recibidor, aunque esto no significa que sólo una de las partes disfrute. El nombre de esta postura viene dado por la forma que proyectan los cuerpos durante su realización. La persona que recibe la acción se encuentra sentada -bien sobre la cama, o sobre una silla, o donde se sienta más cómodo- con la espalda inclinada, haciendo de cuatro. El dador, por su parte, se halla de rodillas balanceando su cabeza hacia los genitales del otro, formando un dos.

A pesar de lo que pudiera parecer, el 42 no es una postura ideada únicamente para que sea el hombre, quien está sentado y la mujer quien se encuentra de rodillas. Si bien es una postura perfecta para una felación de 10, también lo es para un cunilingus de matrícula de honor. La razón de su popularidad radica en que, con esta postura, el que ofrece sexo oral puede mirar directamente a los ojos a la persona que lo está recibiendo, multiplicando así el morbo y, por ende, la sensación de placer.

El 68, de lo más versátil

La otra postura mencionada es el 68. Aunque vecino en la tabla numérica del archiconocido 69 y basado, también, en el sexo oral, tiene algunas diferencias. Al igual que con el 42, hay un sujeto activo y otro pasivo. El que realiza la acción debe tumbarse boca arriba mientras que el sujeto que la recibe debe colocarse encima de la pareja, también boca arriba, dejando caer su espalda sobre el torso.

Después, debe colocar su cabeza entre las piernas de quien se encuentra debajo y, por último, flexionar sus rodillas mientras abre sus extremidades inferiores dejando el hueco necesario para que entre la cabeza de la otra persona. La persona que queda debajo tiene así un acceso inmejorable a su pareja y lleva, además, el peso de la acción mientras agarra los muslos o acaricia su torso de su pareja.

Aquellos que no acepten ser meros espectadores tendrán, además, pleno acceso a los genitales de su compañero. Su creciente fama se debe, pues, a las múltiples posibilidades que el 68 ofrece respecto a otras posturas más convencionales.

Como sucede en otras situaciones en las que uno de los dos sujetos se halla debajo y el otro encima, el 68 requiere de cierta práctica y sumo cuidado cuando la persona que se encuentra en la posición superior supera notablemente en peso a la que le sostiene. No obstante, en esta postura, la persona que está arriba podrá liberar gran parte de su peso apoyándose sobre los codos o los antebrazos. Todo sea por descubrir nuevas formas de disfrute.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *