0

Definicion de ley salica

Definición de Ley Sálica

En algunos periodos de la historia de Francia y de España las mujeres han sido marginadas a la hora de acceder al trono de la nación. Esta prohibición en la sucesión dinástica también se extendía a los descendientes de las mujeres. La norma jurídica que se aplicaba era la conocida Ley Sálica. Esta ley también tuvo un protagonismo en otros países del continente europeo, como Suecia, Hungría y Polonia.

El origen remoto de la Ley Sálica

El nombre de esta ley se remonta al siglo V, cuando los francos salios que ocupaban el actual territorio de Francia impusieron la Lex Sálica. En su origen esta ley recogía todo tipo de aspectos legales (por ejemplo, sobre el derecho de herencia o las sanciones para ciertos crímenes).

Sin embargo, la Lex Sálica de los francos salios es conocida por otorgar privilegios a los varones en la sucesión de la corona. La norma legal que excluía a las mujeres se aplicó en Francia durante 400 años y no produjo ningún problema sucesorio porque siempre hubo hijos varones en la línea sucesoria.

A partir del siglo X se dejó de aplicar la ley, pero en el siglo XlV se impusó de nuevo cuando Felipe lV de Francia la reincorporó al no tener descendencia masculina y considerar que la corona podía acabar en manos de la reina de Inglaterra.

La Ley Sálica en Francia estuvo en vigor hasta el triunfo de los ideales de la Revolución Francesa y la consiguiente desaparición de la monarquía.

La Ley Sálica en España y su relación con las guerras Carlistas

El rey español Felipe V fue el iniciador de la dinastía borbónica de origen francés en España. En 1713 impuso la Ley Sálica y de esta manera las infantas solamente podían acceder al trono de España si no había herederos varones en el orden sucesorio de la corona. Esta medida no fue bien acogida por una parte importante del pueblo, ya que se tenía un buen recuerdo del papel de algunas reinas en la historia de España. De esta manera, La Ley Sálica aprobada por Felipe V no excluía totalmente a las mujeres sino que otorgaba preeminencia a los varones.

En 1823 el rey Fernando Vll abolió la Ley Sálica y por este motivo fue nombrada como reina de España su hija Isabel. Esta situación no fue aceptada por Carlos, el hermano de Fernando Vll. Las dos posturas enfrentadas actuaron como desencadenante de las llamadas guerras carlistas, tres guerras civiles que tuvieron lugar a lo largo del siglo XlX.

En la Constitución Española en vigor hay unas reglas en relación con la sucesión de la corona. Según estas reglas, el varón tiene preferencia sobre la mujer para acceder al trono de España. En consecuencia, la Ley Sálica no rige actualmente en un sentido estricto, ya que las mujeres sí pueden reinar.

Foto: Fotolia – Virginievanos

La Ley Sálica fue originalmente el código legal de los francos salios (de ahí su nombre), compilado y publicado en latín en el siglo V bajo el reinado de Clodoveo I. Se la conoce sobre todo por la regulación que hace de la sucesión monárquica a favor de los varones, pero se ocupaba asimismo de otros muchos asuntos: herencias, crímenes, lesiones, robos, hechicerías y maleficios… Esta ley sería la base de la legislación de los antiguos reyes francos hasta su extinción y la aparición del moderno reino de Francia entre los siglos X y XI. Fue recuperada para el derecho dinástico durante la Guerra de los Cien Años entre Inglaterra y Francia (1337-1453) cuando el rey Felipe IV, sin descendencia, quiso evitar a toda costa que la reina de Inglaterra heredase su trono. Así, se configuró la Ley Sálica como norma que prohibía totalmente a las mujeres reinar, pero no sólo esto, sino también transmitir derechos sucesorios a sus descendientes varones.

¿Llegó a regir dicha ley en España? No exactamente. El Borbón Felipe V –en la ilustración–, tras su ascenso al trono español, quiso imponer la Ley Sálica que regía en Francia y, ante la resistencia de las Cortes, instauró en 1713 una ley semisálica conocida como Ley de Agnación Rigorosa o de Sucesión Fundamental. Con esta ley, las mujeres podían acceder al trono, aunque únicamente si no había varones en la línea principal (hijos) ni lateral (hermanos y sobrinos). El conflicto llegaría en 1830, cuando Fernando VII, queriendo asegurar el acceso al trono de su hija Isabel frente a la legítima aspiración al mismo del hermano del Rey, el infante Don Carlos, promulgó la llamada Pragmática Sanción Real –que en realidad ya había sido aprobada por Carlos IV pero sin efecto legal– por la cual se derogaba la ley semisálica y se volvía a las normas de sucesión establecidas por el código de las Siete Partidas de Alfonso X el Sabio. Con ello, logró que reinara Isabel II, pero se desencadenaron las Guerras Carlistas.

Ley salica en españa

Pragmática Sanción de 1830
En 1713, el rey Felipe V de España promulgó la Ley Sálica, por la que las mujeres sólo podrían heredar el trono de no haber herederos varones en la línea principal (hijos) o lateral (hermanos y sobrinos). De esta forma, pretendía evitar que los Habsburgo recuperaran el trono a través de líneas dinásticas femeninas.
Un siglo más tarde en marzo de 1830, Fernando VII de España tuvo un problema: no tuvo hijos varones, sólo dos hijas, Isabel (posteriormente conocida como Isabel II de España) y Luisa Fernanda de Borbón. El padre de Fernando VII, Carlos IV de España, había hecho un tímido intento de eliminar la ley sálica, y Fernando decidió llevarlo a cabo promulgando la Pragmática Sanción, para que su hija mayor pudiera heredar el trono y ser proclamada reina tras su muerte, siguiendo la tradición española.
Esto perjudicó a su hermano, Carlos María Isidro de Borbón (heredero legítimo de la corona según la ley sálica), de modo que sus partidarios (entre ellos, el ministro Calomarde) presionaron a Fernando VII para que, en 1832, cambiara de criterio y derogara la Pragmática. Sin embargo, Fernando, tras sufrir un grave ataque de gota, mantuvo su postura y cuando murió el 29 de septiembre de 1833, Isabel fue proclamada reina; pero debido a su minoría
De aqui viene todos los problemas de España, los Borbones adaptaron la ley a su medida e hicieron entrar en guerra en varias ocasiones a los Españoles, en este momento habria que investigar en el Senado Español que pasaria si D. Juan Carlos I la derrogara.
Seria el heredero Felipe o Elena de Borbon?

La Pragmática Sanción era una medida destinada a abolir la ley que anteponía el derecho al trono de los hombres a las mujeres, fueran sucesores directos o laterales. Fue el pretexto para que Carlos María Isidro, hermano de Fernando VII, reclamara el trono tras su muerte.

El 4 de enero de 1833 Fernando VII, pocos meses antes de morir, restablecía la Pragmática Sanción, aprobada unos años antes y que daría lugar, en última instancia, a uno de los grandes conflictos bélicos de la España del siglo XIX: las Guerras Carlistas. Pero ¿en qué consistía exactamente esta ley y por qué se produjo la contienda?

En realidad, la Pragmática Sanción como tal no era más que una medida destinada a abolir la Ley Sálica, que impedía a las mujeres heredar el trono español, o eso se suele pensar. Sin embargo, lo cierto es que la ley que abolía Fernando VII (establecida por Felipe V en el siglo XVIII) no fue ésta, que es mucho más antigua, sino la conocida como Ley de Sucesión Fundamental, que anteponía siempre el derecho al trono de los varones al de la mujer, se tratase de sucesores directos (hijos) o laterales (hermanos, sobrinos…). Este sería el pretexto del infante Carlos María Isidro, para reclamar su derecho al trono a la muerte de su hermano, el rey Fernando VII.

La gran traba vendría con la Pragmática Sanción, que supondría una vuelta al sistema ideado por Alfonso X en la Edad Media denominado «de las Siete Partidas», por el cual podría gobernar una mujer siempre y cuando no tuviera hermano varones. Y es interesante ver la diferencia, que normalmente no se aprecia e incita a confusión, entre la famosa Ley Sálica y la Ley de Sucesión Fundamental, ya que en la primera no se reconocía una sucesora al trono en ningún caso, mientras que en la segunda sí se le daba la oportunidad, aunque siempre por detrás de tíos y primos.

Escena de la Primera Guerra Carlista, por Ferrer Dalmau

Por lo tanto, lo que hizo Fernando VII fue restablecer un modelo de sucesión mucho más antiguo por el cual se daba prioridad a los hijos del rey, fuese cual fuese su sexo, por delante del resto de familiares. Como no podía ser de otra forma, y viendo los intereses políticos de las diferentes facciones o grupos de la España de aquella época, surgiría una diversidad de opiniones en torno a la legitimidad de Isabel II, hija del monarca y por entonces menor de edad, como futura reina de España frente a la candidatura de su tío, en torno al cual se aglutinó la opción política más conservadora. Y de ahí se llegaría a una serie de contiendas bélicas que marcarían el rumbo político llevado a cabo en nuestro país durante prácticamente toda la centuria.

Si te gusta nuestro trabajo, la mejor manera de disfrutarlo de una manera completa es suscribirte. Recibirás en casa nuestra revista en papel acompañada de marcapáginas ilustrados y obtendrás ventajas digitales, como leer la revista en nuestras apps o acceder a todos los contenidos en la página web.

Un 31 de diciembre de 1832, Fernando VII da marcha atrás en la derogación de la Pragmática Sanción, que anulaba Ley Sálica que prohibía la sucesión en la corona a su hija Isabel ll, lo que provocaría, que su hermano el Infante Carlos, que fuera durante muchos años Principe de Asturias, y más aún su Esposa, María Francisca de Braganza, se quedarán sin su preciado Trono, del que ya se sentían dueños y señores. De ahí, el germen de las Guerras Carlistas.

Pero como todo para esta vida, conocer la historia es esencial para entender las posteriores situaciones, así que vamos a ponernos en situación, e ir desgranando poco a poco la historia para tener una idea bien clara de lo que sucedió.

La tradición española en la Sucesión al Trono:

Empezaremos por irnos atrás en la historia para conocer cómo era la sucesión al trono en España. En los antiguos Reinos que conformaron poco a poco el Reino de España, la sucesión a la corona estaba regida por el principio de primar a los hombres ante mujeres. Esto era algo normal en la época, ya que se suponía que la fuerza, inteligencia y dones los tenían los hombres. Pero no se le quitan los derechos a la mujeres, si estas eran las únicas hijas del Rey. La historia cuenta con grandes Reinas que llevaron sus coronas, incluso con mejor mano que muchos hombres.

La histórica sucesión a la corona, la recoge el Rey Alfonso X el Sabio, en el siglo XIII, en sus 7 Partidas. Una especie de constitución de la época, donde se establecía, entre otras muchas cosas, que los hijos varones del Rey, estarían siempre por delante de sus hermanas. Pero a falta de hijos varones del Monarca, las mujeres si podían heredar la Corona.

Vemos pues, que la tradición en la sucesión no excluía a las mujeres, sino que las colocaba justo por detrás de sus hermanos varones, pero siempre por delante de cualquier otro heredero posible.

En 1700, con la llegada del Rey Felipe V al trono de España, y la entronización de la dinastía de los Borbones, el Monarca tiene la intención de cambiar estas normas y adecuarlas a las que se seguían en el trono francés, donde las mujeres quedaban totalmente excluidas de la sucesión al trono, sin excepción alguna.

Presentó el proyecto a las Cortés de Castilla a principios de 1713, pero estas no quisieron aprobarlas ya que suponía cambiar la tradición histórica en la sucesión. Pero el Rey seguía con su empeño, y el 10 de mayo de 1713, consigue que, aprovechando que las Cortes aprobaron su renuncia al trono de Francia, se apruebe la nueva Ley de sucesión, estableciendo una semi “Ley Sálica” ya que a diferencia de la francesa, en España no se excluía a las mujeres de la sucesión a la corona, aunque prácticamente se la apartaba, debido a que por delante de ellas, no sólo se colocaban sus hermanos, sino también sus tíos y todos sus primos. Esto suponía, en la práctica, que una mujer nunca llegara al trono.

¿Llegamos a Fernando Vll ahora?

No. En realidad la Pragmática Sanción por la que se deroga la ley Sálica no es suya, sino de su padre el Rey Carlos IV, aunque él jamás llegara a promulgarla, que no es más que lo que ahora conocemos por publicar las leyes en el BOE (Boletín Oficial del Estado) Hasta que las leyes no salen publicadas en este Boletín, carecen de toda validez. En aquellos tiempos pasaba lo mismo, y hasta que las Leyes no se promulgaban quedaban en papel mojado.

En 1789, el 30 de septiembre más concretamente, las Cortes aprobaron la Pragmática Sanción, que derogaba la Ley Sálica, pero como hemos comentado antes, no se llegó a promulgar. Varias fueron las razones, principalmente la política exterior, por lo que hubieron de pasar 41 años para que su hijo y sucesor, Fernando VII, la hiciera pública.

Es posible que otra razón, más de peso, hiciera que no se sancionara la pragmática inmediatamente. El 17 de octubre, precipitadamente, se disuelven las cortes, a causa de la revolución Francesa que llevará al asesinato de la Familia Real Francesa. El Conde de Floridablanca, temía que la cortes se auto proclamaran Asamblea Nacional, ya que el 13 de octubre, hubo varios miembros que quisieron dirigir peticiones al Rey en nombre del Reino.

¿Que llevo al Rey Carlos IV a derogar la Ley Sálica? Las razones pudieron ser varias.

La primera de ellas, la propia supervivencia de sus herederos masculinos. De los 6 hijos varones que tuvo, cuatro habían muerto en sus primeros años de vida. Solo Fernando y Carlos sobrevivían, con 5 y un 1 año y medio respectivamente, mientras que 4 de sus hijas ya habían pasado la adolescencia.

Por otro lado, existía la posibilidad de que sin heredero varón, el hijo de la infanta Carlota, hija de Carlos IV y que había casado con el heredero del trono Portugués, pudiera unir en sí las dos coronas.

Y por último, algo que era remoto, pero posible. Las Leyes de sucesión de 1713, establecían que el heredero tenía que nacer y ser criado en España, algo que ni Carlos IV cumplía, ya que había nacido en Nápoles, donde su padre era Rey hasta su llegada al trono de España.

Las Cortes, aprobaron por unanimidad el retorno al orden sucesorio de las Partidas de Alfonso X el Sabio, en concreto la Partida Segunda, según la cual las mujeres podían reinar si no tenían hermanos varones, ya que tenían preferencia sobre los varones de parentesco más lejano.<

Llegamos a Fernando VII.

El 29 de marzo de 1830, el Rey, sancionó, promulgó y mando publicar la Pragmática Sanción.

Fernando Vll contraía cuarto matrimonio con María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, y esta quedaba embaraza poco después. El Rey no tenía descendencia aún, y desde su entronización su hermano Carlos, había sido el Príncipe de Asturias, por lo tanto, heredero al trono.

El 10 de octubre de ese mismo año, nacía la que sería tres años después Isabel II, con todos sus derechos vigentes como heredera. Los partidarios del ya, de nuevo, Infante Carlos María Isidro, no se resignaron a aceptar a Isabel ni como Princesa de Asturias, ni mucho menos como Reina de España.

En el verano de 1832, aprovechando que el Rey cayó enfermo y su final parecía pronto, presionaron a la Reina María Cristina para que consiguiera del Rey la anulación de la Pragmática. La Reina, al verse amenazada ella y sus hijas, prefería apartarse de toda lucha, aún a pesar de quitarle el derecho de nacimiento a la princesa Isabel y a su segunda hija la infanta Luisa Fernanda.

El 18 de septiembre, Fernando VII firmó la anulación de la pragmática. Creyéndose vencedores, Carlos María Isidro y su esposa ya se comportaban como los Reyes de facto, pero no contaron con la inesperada recuperación del Rey, que un 31 de diciembre de 1832, firmaría la anulación del decreto derogatorio de la Pragmática Sanción, que no había sido promulgado por lo que, jurídicamente, aún sin ese decreto, la anulación carecía de valor, aunque los Carlistas se ocuparon de divulgarlo.

Tras las reiteradas negativas del Infante Carlos María Isidro a reconocer a Isabel como heredera del Trono, Fernando VII le obliga abandonar España el 16 de Marzo de 1833 junto a toda su familia. Meses después, moría Fernando VlI un 29 de septiembre de 1833, iniciándose una guerra civil que, en diversos periodos, llegó hasta el Reinado de Alfonso XII, hijo de Isabel II.

Me gusta:

Me gusta Cargando…

El siglo V, el ‘siglo de los bárbaros’, como se conoce popularmente, dejó un legado histórico de largo alcance. Clodoveo I era entonces el rey de los francos salios, el hombre que prácticamente unificó Francia e instaló la capital de su pueblo en París. En plena campaña de conquista hacia el sur –los salios eran una tribu de origen germánico que a mediados del s.III habitaban lo que hoy serían los Países Bajos y el nororeste de Alemania-, Clodoveo decidió que todos sus súbditos debían regirse bajo las mismas reglas.
Por eso mandó compilar y publicar, en latín, herencia de su época bajo el domino del imperio romano, su código de leyes seculares, lo que se conoce como Ley Sálica. Esa normativa sirvió, muchas décadas después, como base de la legislación de los reyes de Francia.
A pesar de regular aspectos tan variados como los crímenes, la herencia, los robos, las lesiones, la hechicería o el maleficio, entre muchos otros, su artículo más conocido es el que el reglamenta las sucesiones dinásticas y que acabó llegando –con menos literalidad de la que se piensa- a España durante el reinado de Felipe V.
«Nulla portio hæreditatis de terra salica mullieri venial, sed ad virilem sexum tota hæredita», dice el texto. O sea, que la tierra (y el trono) no puede pasar de ninguna manera a las mujeres, sino que la totalidad de la herencia debe quedar en manos del sexo masculino.
Leonor de Todos los Santos de Borbón y Ortiz, la primogénita del rey Felipe VI y la reina Letizia, cumple este sábado 10 años y es, ahora mismo, la sucesora legítima al trono de España. Lo es, sin embargo, gracias a que la Ley Sálica nunca se aplicó realmente fuera de Francia, en contra de lo que comúnmente se cree.
Tras la Guerra de Sucesión española, con Felipe V gobernando con mano de hierro un territorio devastado por años de luchas, el monarca decidió establecer la Lex Sálica y presentó su proyecto en las Cortes de Castilla de 1713. Las discusiones fueron arduas y el proyecto nunca se llegó a aprobar de la forma como quería el monarca.
En su lugar, sin embargo, se instauró la ley de Sucesión Fundamental, un reglamento no tan discriminatorio como la Ley Sálica pero que privaba a las mujeres de reinar siempre que hubiera «legítimos descendientes varones». Según la nueva norma, las herederas al trono solo podían ser coronadas si no existían varones por la línea principal (hijos del Rey) ni lateral (hermanos y sobrinos del monarca).
La norma se mantuvo vigente hasta 1830, pero estuvo cerca de ser derogada mucho antes, cuando en 1789 Carlos IV obligó a las Cortes a aprobar una Pragmática Sanción que modificaba la ley sucesoria. El Rey, que había visto como fallecían cuatro de sus seis hijos varones, no las tenía todas consigo acerca de que Fernando, de 5 años, y Carlos, de uno y medio, llegaran ni tan siquiera a la adolescencia. Por eso quiso recuperar la normativa de Las Siete Partidas, la legislación de la corona de Castilla redactada durante el reinado de Alfonso X (1252-1284) y que establecía que las mujeres podían reinar si no tenían hermanos varones.
Las Cortes validaron la medida por unanimidad pero el Rey nunca llegó a darle plena validez jurídica. Cuestiones de Estado lo impidieron. «No pareció conveniente indisponerse con ambas Cortes de Francia y Nápoles (donde también reinaban los Borbones) ni acelerar la publicación de un acto que ya está completo en la substancia, aunque reservado», explicó entonces el Conde de Floridablanca, el secretario de Estado.
Fue Fernando VII, hijo de Carlos IV, quien finalmente realizó el último trámite para legalizar la normativa. A los 45 años, El Deseado se encontró con la muerte de su tercera esposa y aún sin descendencia. Así que se casó a la desesperada en 1829 con su sobrina, María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, 22 años más joven que él.
Antes incluso de saber si tendría descendencia, el Rey aceptó en 1830 la sanción, promulgación y publicación de la Pragmática Sanción que había dejado a medias su padre. A la postre, esta medida garantizó que su hija, que nacería poco después, se convirtiera en Isabel II de España.
La Pragmática fue la causa directa de las Guerras Carlistas en las que se enfrentaron los partidarios de Isabel con los de su tío Carlos. Los ultraabsolutistas seguidores del infante Carlos María Isidro le consideraban legítimo heredero al trono basándose en la ley de Felipe V. Y los sucesos de La Granja parecían darles la razón.
En verano de 1832, Fernando VII se puso enfermo y los carlistas consiguieron que la reina convenciera al monarca, que parecía a punto de morir, para firmar la anulación de la Pragmática Sanción. A finales de diciembre, cuando el Rey se recuperó, anuló el decreto, que jamás se había promulgado porque lo firmó con la condición de que no se publicase hasta después de su muerte. Los partidarios de su hermano, sin embargo, ya se habían encargado de divulgarlo por todos los medios posibles.
En pleno 2015 aún sigue vigente la Pragmática de 1830, la esencia de la cual está recogida en el artículo 57 de la Constitución española. «La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos». La pequeña Princesa Leonor, ajena a todo esto, sigue siendo la heredera al trono de España, siempre y cuando sus padres no decidan tener un tercer hijo y este resulte ser un varón.
No han sido pocas las peticiones para modificar un texto constitucional que prácticamente no ha variado desde que se aprobó en 1978. Con Felipe de Borbón como heredero –pese a que la primogénita es la Infanta Elena- nunca se necesitó que los partidos políticos se pusieran de acuerdo (se necesitan dos tercios del Congreso, disolver la Cámara Baja y convocar nuevas elecciones) para cambiar la norma y acabar con una regla tan discriminatoria. Aunque el PSOE lo lleva en su programa electoral de cara al 20D y otras formaciones podrían sumarse en breve a la iniciativa.

Leonor de Borbón y Ortiz, primogénita de los nuevos Reyes, se ha convertido en la Princesa de Asturias, junto a los demás títulos vinculados al heredero de la Corona y recibirá así el tratamiento de Alteza Real.

Nacida en Madrid el 31 de octubre de 2005, es la primera en la línea de sucesión de la Corona española, tras el anuncio de abdicación de su abuelo, el Rey Juan Carlos en favor de su padre el pasado 2 de junio.

De acuerdo con la Constitución, Leonor de Borbón y Ortiz asume los títulos vinculados al sucesor en el trono, que son, además de Princesa de Asturias, de Gerona y de Viana, correspondientes a los primogénitos de los reinos de Castilla, Aragón y Navarra, cuya unión formó en el siglo XVI la Monarquía española.

Será también duquesa de Montblanc, condesa de Cervera y señora de Balaguer.

Doña Leonor fue bautizada en el Palacio de la Zarzuela el 14 de enero de 2006, en una ceremonia celebrada por el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, que le impuso el nombre de Leonor de Todos los Santos, siguiendo la tradición española.

Sus padrinos fueron los Reyes, don Juan Carlos y doña Sofía, abuelos paternos de la recién nacida.

El 7 de junio de ese año fue presentada por sus padres a la Virgen de Atocha, patrona de la Corte, cumpliendo con una tradición de la Familia Real española que se remonta al siglo XVII.

El 5 de septiembre de 2007 asistió por primera vez al colegio, la escuela infantil que la Guardia Real tiene en el Palacio de El Pardo.

El 16 de junio de 2008 un portavoz de la Casa del Rey anunció que la Infanta Leonor cursaría, a partir de septiembre, primero de educación infantil en el colegio Nuestra Señora de los Rosales de Madrid, el mismo centro donde estudió su padre, y donde podrá cursar hasta el bachillerato. Sigue el sistema español, es laico, aunque imparte religión, y mixto.

Su primer día de colegio fue el 15 de septiembre de ese año.

El 2 de mayo de 2014 la Infanta Leonor apareció en su primer acto oficial junto a sus padres y su hermana Sofía en la tribuna de la ceremonia militar en la base aérea de San Javier (Murcia), lo que reforzaba la imagen de continuidad institucional de la Corona.

Presencia en el acto de juramento

El acto de juramento y proclamación de Felipe VI en el hemiciclo el Congreso de los Diputados ha permitido comprobar las diferentes personalidades de las hijas de los nuevos Reyes de España: mientras la que la recién nombrada Princesa de Asturias, doña Leonor, ha seguido el discurso de Felipe VI sin apenas gesticular, su hermana, la infanta Sofía, se ha mostrado inquieta y curiosa e incluso en algún momento se ha reído mirando las pantallas de televisión en las que se veía a su padre pronunciando su primera discurso como Monarca.

Este comportamiento más ‘movido’ de la benjamina de la ceremonia –Leonor tiene 8 años, uno más que Sofía– ha llevado en varias ocasiones a la Reina Letizia a llamar a atención a su hija pequeña y a apercibir a la mayor para que no contestara a los comentarios que le hacía su hermana.

Una vez ha arrancado la ceremonia, la Reina ha dado instrucciones a las niñas sobre como aplaudir -“aplaude bien”, le ha llegado a decir a la infanta– y ella se ha afanado en hacer bien su tarea y durante los primeros minutos se ha mantenido quieta en su asiento con las manos en el regazo.

Otra Princesa de Asturias niña

La infanta Leonor, con 8 años de edad, se convierte así en la número 36 como Princesa de Asturias, desde 1388, año de la creación del título.

El 20 de junio de 1833 -el viernes hará 181 años- accedía María Isabel de Borbón y Borbón-Dos Sicilias, que reinaría como Isabel II, hasta hoy la última princesa niña en la historia de España.

Como Isabel, Leonor de Todos los Santos de Borbón y Ortiz nació en Madrid y, como ella, lo hizo en un mes de octubre.

Isabel pudo reinar debido a que en marzo de 1830, meses antes de su nacimiento, se publicó la Pragmática Sanción que establecía que sería la hija mayor del rey quien ocuparía el trono en caso de que no existiera heredero varón, derogando así la Ley Sálica, vigente en España desde 1713 y que excluía completamente a la mujer del acceso a la Corona.

Obviamente, la infanta Leonor se convierte en heredera al trono en unas circunstancias muy distintas, aunque obtiene la condición de Princesa de Asturias, así como los títulos de Princesa de Girona, de Viana, Duquesa de Montblanc, Condesa de Cervera y Señora de Balaguer, con el mismo marco legal que se plasmó en la Constitución de 1837, una vez concluidas las Guerras Carlistas entre los partidarios de Isabel II y de su tío, el infante Don Carlos.

El texto que se incluyó entonces para regular la sucesión a la Corona es prácticamente idéntico al del artículo 57.1 de la vigente Constitución de 1978, salvo el cambio de la palabra “hembra” por “mujer”.

“La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos”, dice el artículo.

No es la primera vez que en democracia se debate sobre la necesidad de una modificación constitucional que destierre definitivamente esa discriminación de la mujer respecto al hombre a la hora de acceder al trono, aunque políticos y expertos constitucionalistas coinciden en que, aún siendo necesario corregirla, esa anomalía no impedirá que Leonor, que hoy con ocho años pasará a ser la princesa heredera más joven de Europa, llegue a ser reina.

¿Leonor podría ser reina si no se modifica la Constitución?

Este martes cumple 12 años la Princesa de Asturias, Leonor de Borbón y Ortiz, quien, si nada lo impide, será la Reina de un país, España, que es la única monarquía europea, junto con Mónaco y Liechtenstein, que sigue discriminando a la mujer en la línea sucesoria, contrario a lo que ocurre en Reino Unido, Holanda, Bélgica, Noruega o Suecia.
Según el artículo 57.1 de la Constitución, “la sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos”. O lo que es lo mismo, que, como ocurrió con el actual Rey, un hermano menor podría arrebatarle la Corona la actual Princesa de Asturias.
La solución pasaría por una reforma de la Constitución, tan demandada ahora para otros fines -la crisis territorial en Cataluña. En 2005, el entonces presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero lo intentó, sin éxito, cuando los entonces Príncipes de Asturias esperaban su primer hijo. Pero la propuesta no salió adelante, y tampoco en 2006 con el segundo embarazo de Letizia. Si hubiera sido varón, Leonor no sería hoy la heredera a la Corona.
Pero fue también niña, así que políticos y juristas se relajaron y guardaron para después el complejo procedimiento que se tendría que poner en marcha si se decide reformar la Constitución. Primero tendría que ser aprobado por el Congreso y el Senado, con una mayoría de dos tercios.
Si se aprueba, se disolverían las Cámaras y se convocarían nuevas elecciones. El nuevo Parlamento tendría que ratificar la decisión de reformar la Carta Magna por mayoría simple. El nuevo texto debería ser aprobado por una mayoría de dos tercios de cada Cámara. Y finalmente, sometida a un referéndum por todos los españoles. Es el denominado “procedimiento agravado”.

¿Qué pasaría si los actuales Reyes tuvieran un hijo varón? Leonor podría no ser la futura reina de España.
En la página web de la Casa Real, puede leerse la siguiente sinopsis del artículo 57 de la Constitución sobre el orden de sucesión:

1.- La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica. La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores, en la misma línea el grado más próximo al más remoto, en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos.

2.-El Príncipe heredero, desde su nacimiento o desde que se produzca el hecho que origine el llamamiento, tendrá la dignidad de Príncipe de Asturias y los demás títulos vinculados tradicionalmente al sucesor de la Corona de España.

3.- Extinguidas todas las líneas llamadas en Derecho, las Cortes Generales proveerán a la sucesión en la Corona en la forma que más convenga a los intereses de España.

4.- Aquellas personas que teniendo derecho a la sucesión en el trono contrajeren matrimonio contra la expresa prohibición del Rey y de las Cortes Generales, quedarán excluidas en la sucesión a la Corona por sí y sus descendientes.

5.- Las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverán por una ley orgánica.

Tema 4. la ley sálica en españa

Tema 4. la ley sálica en españa

  1. 1. La Ley Sálica en España
  2. 2. 1.Ley de sucesión fundamental El rey Felipe V quiso establecer en España una ley de sucesión, según la cual tenía preferencia los varones sobre las hembras. Presentó este proyecto a las Cortes en 1713 pero éstas discordaron con el rey, de modo que no pudo ser aprobada.
  3. 3. • Aquellas Cortes, reunidas en Madrid desde el 5 de noviembre de 1712, llegaron a un acuerdo el 10 de mayo de 1713, por el que aprobaban el Auto Acordado o, Nuevo reglamento sobre la sucesión en estos Reynos; una norma sucesoria que posteriormente sería reconocida como Ley de Sucesión Fundamental.
  4. 4. …La ley de Felipe V no permitía reinar a las mujeres excepto en el caso de que no hubiera herederos varones en la línea principal o lateral …
  5. 5. 2. Cortes de 1789 • Años después, a los pocos meses de acceder al trono por la muerte de Carlos III, su hijo Carlos IV convocó Cortes el 5 de mayo de 1789 para que juraran como heredero y Príncipe de Asturias a su hijo Fernando, que entonces tenía cinco años. Las Cortes, reunidas en San Jerónimo el Real de Madrid, en 1789.
  6. 6. Además de la jura del heredero, se trató el asunto de la sucesión; Carlos IV se proponía derogar el Reglamento sálico de Felipe V, sustituto de la sucesión tradicional castellana, vigente desde Alfonso X el Sabio. …al rey le preocupaba que se agotara su descendencia masculina… Ilustración de las siete partidas de Alfonso X el Sabio
  7. 7. La vuelta al modelo de las “Siete partidas” de Alfonso X se denominaría… “Ley Pragmática de 1789” …que no se publicaría hasta 40 años después…
  8. 8. 3. La ley Pragmática: 1829 • El 10 de diciembre de 1829 Fernando VII se casó con María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, su cuarta y última esposa, que muy pronto quedó embarazada. El 29 de marzo de 1830 se publicó la Pragmática de 1789, en previsión de que el rey tuviera una hija, como efectivamente sucedió el día 10 de octubre, cuando llegó al mundo la que sería Isabel II. Isabel II de España
  9. 9. Los que a partir de entonces se llamarían Carlistas, lograron que estando el monarca gravemente enfermo y seguramente no en pleno uso de sus facultades, en el verano de 1832, derogara la Pragmática, pero sorprendentemente Fernando se recuperó y anuló aquella derogación. Madrazo. La enfermedad de Fernándo VII. 1833

El día que en España se promulgó la ley que limitaba el derecho a reinar a las mujeres

El 10 de mayo de 1713 se promulgaba el nuevo Reglamento de Sucesión a la Corona Española aprobado por Felipe V. En dicha ley se limitaba el papel de las mujeres en cuanto a heredar el trono, no permitiendo que las mismas pudiesen reinar siempre y cuando, dentro de la familia del rey a sustituir, no hubiese varones de descendencia directa (hijos) o no tuviese hermanos ni sobrinos.

Sólo en el caso de no existir varón alguno (de forma descendente o lateral), una mujer podría acceder al trono de España.

Muchos son los que sostienen que la Ley de Sucesión Fundamental de Felipe V era equiparable a la Ley Sálica promulgada en el siglo VI y puesta en práctica por un gran número de monarquías europeas.

Aunque entre ambas leyes había ciertos puntos de coincidencia, hay que tener en cuenta que la Ley Sálica excluía por completo a las hembras como sucesoras del trono y no dejaba ningún supuesto para que éstas pudiesen acceder al mismo, ya que las múltiples combinaciones que se podían realizar no dejaban ni un ápice de posibilidades de que ocurriese.

La Ley de Sucesión Fundamental estuvo en vigor durante poco más de un siglo, ya que, el 29 de marzo de 1830, quedó derogada tras la promulgación de la Pragmática Sanción aprobada por Fernando VII y en la que se devolvía a las mujeres el derecho a la sucesión del trono de España.

Esta ley en realidad ponía en vigor la aprobada por Carlos IV en 1789 y que no se había llevado a cabo por motivos de política exterior.

La Pragmática Sanción de 1830 se aprobó tras la necesidad de encontrar sucesión para Fernando VII, tras cuatro matrimonios y no tener ningún descendiente varón. Esta ley sucesoria es la que, tras el fallecimiento del rey, daría pie a la Guerra Carlista que enfrentaría en una guerra civil a los partidarios de la regente Cristina (cuarta esposa de Fernando VII y madre de Isabel II, la heredera al trono) y los de Carlos María Isidro (hermano del monarca fallecido).

En la actualidad sigue vigente la Pragmática Sanción y lo que respecta a la sucesión a la Corona de España viene recogido en el artículo 57.1, de la Constitución aprobada en 1978, que fija el orden sucesorio hacia el futuro de la siguiente manera:

“La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer y, en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos”

Lee y descubre en este blog otros post con curiosidades históricas

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

Fuentes de consulta: congreso.es / documentacionhistoriabachillerato / juancarloslopezeisman / abalsadamedusa
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Tags: Carlos IV, Carlos María Isidro, Corona española, El día que en España se promulgó la ley que limitaba el derecho a reinar a las mujeres, Felipe V, Fernando VII, Guerra Carlista, Isabel II, Ley de Sucesión Fundamental, Ley de Sucesión Fundamental 1713, Ley Sálica, Pragmática Sanción, Pragmática Sanción 1789, Pragmática Sanción 1830, Principe heredero, regente Cristina, Reglamento de Sucesión, Reglamento de Sucesión 1713, Reina de España, Rey de España, Se cumplen 300 años de la promulgación en España de la ley que limitaba el derecho a reinar a las mujeres, Sucesión a la Corona Española, Sucesión al trono de España, Trono de España | Almacenado en: Curiosas Efemérides, Curiosidades del Mundo, Curiosidades Históricas, Curiosos Personajes, El origen de…

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *