0

Dejar a tu pareja

Test: ¿debería dejar a mi novio?

Dejar a tu pareja puede ser algo tremendamente complicado, especialmente si llevas mucho tiempo con él. Sin embargo, hay indicios que deben hacer, al menos, que te plantees si todo va bien o si sigues enamorada. Todas las parejas pasan por diferentes fases y es muy complicado que la llama se mantenga como el primer día, pero si toda esa pasión termina desembocando en dejadez y reproches en vez de en amor y complicidad, es que algo no va bien.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Si llevas un tiempo planteándote si deberías dejarlo con tu pareja, aquí tienes un test que te ayudará a encontrar la respuesta.

Si el resultado es que algo no va bien, no significa que debas dejarlo, sino que debes pensar en si esa relación te compensa y en si quieres apostar por ella. Por si acaso te ayuda, aquí te dejamos unos cuantos consejos para que tu relación funcione. Si los dos os queréis y lucháis por ello, ¡seguro que lo lográis!

Historias de rupturas

Todos hemos escuchado historias rocambolescas sobre rupturas. Desde un devastador mensaje de texto por móvil, hasta optar por dejar que la relación se vaya muriendo progresivamente… Seguro que todas te parecen formas horribles. ¡Piénsalo! Porque no debes cometer esos errores a la hora de romper con tu pareja. Mil y una historias para no dormir… ¿has escuchado la del post-it? Parece un fragmento sacado de la serie Sexo en Nueva York, donde Berger rompía con Carrie a través de un post-it que ponía: «Lo siento, no puedo». Ésta no es manera de hacer las cosas. Sé madura y afronta la situación.
Tenemos otro caso en el que el novio despertó a la chica en mitad de la noche para decirle que las cosas se habían terminado y que se fuera de casa. La chica tuvo que dormir toda la noche en el coche. ¡Mal!
​Lo ideal es romper con alguien con dignidad y respeto. Es la utopía, aunque es difícil de conseguir. Vamos a hacer un listado de las cosas que puedes o no puedes hacer a la hora de romper con tu pareja. Apúntalas y llévalas a cabo si no quieres hacer daño ni que te hagan daño. ¡Empecemos!

Descubre: 25 consejos muy útiles para que tu relación funcione

© Señor y señora Smith

Dejar a tu novio por email

Qué no debes hacer: Mandarle un email
El email es el medio de comunicación habitual en nuestra sociedad pero es el peor camino posible para romper con alguien. Es impersonal, frío, y nunca te esperas recibir un email de ese tipo.
​Clara, de 28 años, rompió con su ex por email: «No podía decirle a la cara que le dejaba porque siempre me acababa convenciendo para que no lo hiciera. Enviarle un email expresándole mis sentimientos verdaderos y lo que pensaba sobre nuestra relación me permitió sacar todo lo que llevaba guardándome. Pero él no lo recibió hasta varios días después y cuando lo leyó, explotó enviándome cientos de emails desoladores».
Qué debes hacer: Mándate un mail a ti misma
No importa cuan duro sea enfrentarte a él para decirle que ya no le quieres. Hablar cara a cara sobre tus sentimientos le dará la oportunidad de responderte y explicarte sus pensamientos. ¡Y mucho menos cobarde!
Si te ayuda, escribe todo lo que sientes y piensas sobre tu relación y enviátelo a tu email. Te servirá para darte cuenta de cuáles son tus verdaderos problemas y requerimientos, lo que te permitirá explicarle a él con claridad todo lo que te está pasando.

Dejar a tu novio por teléfono

Qué no debes hacer: Llamarle por última vez
Sandra, de 30 años, rompió con su chico por teléfono. «Había escuchado que durante un fin de semana que se fue con sus amigos, me estuvo engañando. Así que no le concedí la oportunidad de romper con él en persona. Lo hice llamándole por teléfono».
«Él me llamó de todo por haber cortado con él por teléfono, reaccionando de forma impulsiva. Fue la última vez que hablamos y sí que a día de hoy pienso que fue muy triste».
Qué debes hacer: Preparar el terreno
Romper por teléfono significa que no puedes ver sus reacciones y caras, con lo que también daña la comunicación y evita una conversación con feedback.
​Prepara un poco el terreno y llámale pero para decirle cómo te sientes o si tienes la sensación de que las cosas no están funcionando. Es el mejor camino para preparar una conversación en persona. ¡Y no lo hagas por skype!

Dejar a tu novio ignorandole

Qué no debes hacer: Ignorarle
A Laura (de 26 años) le dejó su pareja después de 9 meses juntos, cuando de repente él decidió que se había terminado. ¿Cómo? Simplemente dejó de llamarle. «Fue muy frustrante no saber qué estaba pasando. Pero sobre todo me dolió el hecho de que no me diera ninguna explicación. Por otro lado, esto me ayudó a darme cuenta de que no era tan hombre como pensaba».
Puede ser tentador obviar sus llamadas, ignorarle y no responder sus mensajes pero provocarás que él se preocupe demasiado y se coma la cabeza pensando qué sucede. Si no te gusta que te lo hagan a ti, no lo hagas tú. ¡No te conviertas en esa persona!
Qué debes hacer: Ser directa
Si encuentras complicado hablar con él y no quieres herir sus sentimientos, sé lo más sincera y clara posible. Es por eso que romper con alguien se convierte en algo tan difícil.
​Mejor que evitar el tema es coger el toro por los cuernos y afrontarlo. Respira y dile que se ha acabado. Os pondrá a los dos en la posición en la que debéis estar, incluso si es demasiado triste.

Dejar a tu novio siendo cruel

Qué no debes hacer: Ser cruel
Rechazar a alguien a través de comentarios hirientes y dolorosos no es apropiado. Estefanía, de 32, nos cuenta: «De un día para otro, Daniel dejó de ser amable conmigo, me dijo que no se sentía atraído por mí y me dejaba en ridículo delante de nuestros amigos. Sabía que era una táctica cobarde para forzarme a mi a romper con él».
​Perderle el respeto, humillarle o negarte a tener sexo con él… ¡no son maneras! Tratar de conseguir que sea él el que rompa contigo mediante estas tácticas no es justo ni para él, ni para ti. ¡Afronta la situación!
Qué debes hacer: Actúa con madurez
Si te has dado cuenta de que no estás sintiendo lo que deberías por alguien y es el final, no empieces a actuar como una adolescente. ¡Él tiene sentimientos por ti! Toma las riendas del asunto y rompe como un adulto.

Dejar a tu novio en público

Qué no debes hacer: Romper en público
Una pelea en público no es la solución. Este tipo de cosas deben tratarse de puertas hacia dentro y nunca de puertas hacia fuera.
Sonia, de 26 años, cuenta: «Mi ex rompió conmigo una noche en la que habíamos salido con amigos. Comenzamos a gritarnos el uno al otro. Habíamos bebido y se nos fue de las manos, gritando y discutiendo en público. Fue una horrible manera de acabar la relación y además pusimos en medio a nuestros amigos».
​Los trapos sucios nunca deben airearse en público, así que no importa lo mucho que tengáis que hablar. No comentes situaciones íntimas delante de nadie, cálmate y hablad cuando estéis solos. ¡Es lo mejor para ambos!
Qué debes hacer: Hablar en privado
Encuentra un lugar tranquilo para hablar sobre la relación y los problemas que tenéis. Si la ruptura es palpable probablemente haya palabras más altas que otras y alguna que otra lágrima… Por eso todo debe quedar entre tu hombre y tú.

Dejar a tu novio huyendo

Qué no debes hacer: No huyas Una despedida repentina y sorprendente es muy duro. Es un golpe emocional impactante, no te vayas de casa de tu chico sin avisar y sin haber tenido una conversación. ¡Es muy cobarde!
Susana, de 29 años, vivió una situación parecida: «Jesus y yo llevábamos una mala racha, pero fue devastador llegar un día a casa después de trabajar y ver que se había ido con todas sus cosas».
​Todos hemos tenido alguna vez la tentación de desaparecer, pero no es el mejor camino. Estar con alguien es un trabajo de equipo y si para empezar una relación hacen falta dos personas, para dejarla también.
Qué debes hacer: Prepara tu salida
No hay nada malo en pensarse cómo terminar una relación. Quieres hacer las cosas bien y has de averiguar cómo. No se trata de huir, pero sí de ir dejando pistas… Llévate de casa ese conjunto de lencería que tanto le gusta o el secador de pelo. Es una manera de ir preparando el terreno para que no le pille de sopetón.
Al final se trata de hacerle ver que algo no va bien, sé sutil pero no desaparezcas de un día para otro. Para la otra persona puede ser frustrante no recibir ningún explicación de lo que ha sucedido.

Dejar a tu novio con tópicos

Qué no debes hacer: Recurrir a los tópicos
Sabemos que es más fácil recurrir a tópicos cuando queremos romper con alguien. Pero eso significa una cosa: estás evitando implicarte y dar las verdaderas razones de tu ruptura.
​Luisa, de 34, nos cuenta. «El chico con el que estaba saliendo me habló con tópicos del tipo, «no estoy listo para una relación seria». A la semana estaba con otra persona…».
Qué debes hacer: Elige bien tus palabras
Si vas a romper con él no le des a entender que has estado en algo sin implicarte y evita hablar de la relación desde un punto de vista genérico. Contextualiza y sé concreta. ¡No te andes por las ramas!
Hay que ser honesta. No expliques las causas de la ruptura con las mismas frases manidas de «no eres tú, soy yo». O «no es buen momento ahora». Sé directa y honesta. ¡A la larga es lo mejor!

Dejar a tu novio ebria

​Qué no debes hacer: Beber alcoholBeber alcohol para conseguir reunir el suficiente valor para romper con alguien no es buena idea. Probablemente se vaya de las manos y existe el riesgo de decir cosas que no queríamos o de incluso olvidar lo que habíamos hablado.Julia, de 25 años, así lo explica. «Estaba harta de las peleas con mi ex, así que rompí con él después de una noche de borrachera con las chicas. Fue una manera muy insensible de terminar las cosas».
Qué debes hacer: Ser plenamente consciente
Si tienes que romper hazlo con estilo. Termina lo que no te convence y luego sal y diviértete. Ése será el momento de tomar una copa de vino e intentar no encerrarte en casa. Beber sí, pero después de haberle explicado la situación.
​Romper con alguien cuando has bebido, demuestra una falta de estilo y clase total. Además, estás desacreditando tu relación. Así que antes de beber, ¡piensa!

¿Te atreves? Los 21 mejores juegos eróticos para disfrutar con tu pareja
10 cosas que solo entenderás si llevas mucho tiempo con tu pareja

Las señales de que debes dejar a tu pareja (o buscarte un amante)

24/01/2017 05:00 – Actualizado: 26/01/2017 00:30

Las mujeres parecen centrar más su vida en sus seres queridos, y se diría que, cuando no la tienen, necesitan más una pareja que los hombres, pero en la práctica la mayoría de los varones casados (o en pareja estable) no barajan la opción de divorciarse salvo en casos extremos. Por comodidad, por conservar todas las rutinas agradables de casa, por sortear el riesgo a sufrir (que es alto y duradero, sobre todo a partir de cierta edad) o porque sienten que no tienen derecho a una vida aparte después de ofrecerse a apoyar, emocional o económicamente, a una mujer.

Seguramente estamos en una época de mayor búsqueda de independencia que en décadas anteriores. Desde varios frentes se alaban las virtudes de la soltería, la poligamia, las bondades del sexo y del ligue para la salud y se quita importancia a la seguridad de las parejas tradicionales. Un amor incondicional, o casi, en nuestra vida, es sin duda un valor que hay que apreciar. Pero no hay vuelta atrás cultural, al menos rápida, y hoy por hoy es muy difícil conformarse con una asociación práctica para compartir hipoteca, criar a los hijos y tener alguien con quien ir al cine el día del espectador. Hace falta ‘algo más’. Y cuando no lo hay, se nota.

John Gottman ha encontrado a los cuatro jinetes del divorcio: el desprecio, la crítica, la actitud defensiva y el obstruccionismo (poner muros)

Desde fuera, estos signos, recopilados por ‘Business Insider’, son bastante claros. Seguramente tus amigos ya lo saben, aunque a ver quién es el listo que saca el tema en tu presencia. Si te sientes identificado pero no quieres perder a tu pareja, es un momento tan bueno como otro para tomar conciencia y poner manos a la obra. Si estás buscando un último empujón para abandonar el barco… también podemos ayudarte.

Estos signos funcionan para hombres y mujeres. Ojo a los datos.

Ves a la otra persona como es

Suena a broma cínica, pero tener una percepción del otro similar a la que tienen los demás desde fuera de la pareja es un signo clarísimo de que la cosa hace aguas. ¿Ya no te parece que eres el único que entiende a la otra persona, sino el único ciego que la aguanta en todo? Aunque no lo hayas pensado, hay motivos para temer por vuestro futuro.

Cada vez más estudios sugieren que las parejas que se hacen ‘ilusiones positivas’ sobre el otro, que lo idealizan, son las que más probabilidades tienen de seguir juntas. Una forma rápida de medirlo es hacer que los compañeros puntúen su propio atractivo, inteligencia y amabilidad y los del otro. Las parejas que van bien tienden a puntuar al compañero mejor de lo que hace él (o ella) mismo.

En un metaanálisis de 137 estudios (en total, 37.761 participantes) llevados a cabo a largo plazo (33 años), el compromiso, el amor, la inclusión del otro en la percepción del yo y, después, la dependencia, eran los factores más importantes para valorar las probabilidades de continuación de la pareja.

Te valoras más tú

Eso que dicen que es síntoma de fuerza y de carácter es en realidad mala señal, al menos en lo que a amor romántico se refiere.

John Gottman, psicólogo de la Universidad de Washington y fundador del Gottman Institute, ha investigado la satisfacción y la estabilidad y ha concluido que hay cuatro factores, los cuatro jinetes del Apocalipsis del divorcio: el desprecio, la crítica, la actitud defensiva y el obstruccionismo (poner muros).

El desprecio es sentir que tu pareja está por debajo de ti, en lugar de verle como a un igual. Según Gottman esto es el auténtico ‘beso de la muerte’ de una relación. Ni que decir tiene que insultarse, imitar al otro o poner los ojos en blanco ante sus ideas no son tampoco lo mejor del mundo.

‘Bien, pero quizá estaría aún mejor con otra’… (iStock)

Existe la posibilidad de que estos signos preocupantes no sean más que manifestaciones algo infantiles de inseguridad. Celos, una frustración de la que no se habla, rabia acumulada por algo que puede arreglarse… Pero si es la tónica y hablarlo no lo soluciona, tienes muchos cartones en el bingo de la separación.

Te planteas alternativas

No hablamos de flashes de vez en cuando, de fantasías que son inevitables incluso en las parejas felices. Si empiezas a pensar en una amistad como en alguien con quien podrías llegar a salir, seguramente ya tienes un problema aunque no te hubieras parado a pensarlo.

Otro factor estudiado es, lógicamente, la sensación de que puedes encontrar a alguien sin mucho esfuerzo. Si en los momentos de más felicidad el ego parece decirnos que podríamos encontrar a quien quisiéramos pero que esta es la persona idónea, cuando la cosa va mal el mejor motivo que se nos ocurre para seguir con alguien es la dificultad para encontrar una nueva pareja.

Si te imaginas muy claramente el tipo de persona que necesitas (se acabe realizando o no), y no se parece a tu pareja actual… Es posible que la suerte esté echada.

Te sientes atascado

Lo que parecía un nido protector ahora resulta un obstáculo. Un estudio publicado en NCBI (National Center for Biotechlogy Information) puso de manifiesto dos cosas. Por un lado, las parejas no casadas que se comprometen de verdad, por ejemplo, abriendo una cuenta bancaria juntas o alquilando una vivienda en común, tienen menos probabilidades de romper.

Según investigadores de la universidad de Cornell, es posible predecir una ruptura viendo los amigos en Facebook de los componentes de la pareja

Por otra parte, si se sienten subjetivamente atados (si creen que no podrían salir de la relación fácilmente) es mucho más probable que de hecho lo hagan. Intentar, por tanto, que tu pareja no te abandone firmando papelotes es una pésima idea. Puede ralentizar el fin, pero a la vez lo hace más probable.

Giros bruscos

Si tu pareja ha tenido varias crisis importantes, y tendéis al drama, tenéis objetivamente más posibilidades de romper, aunque la sensación sea de apego muy fuerte.

Al menos esa es la conclusión del experto Gary Lewandowski en su libro ‘Science of Relationships’ (‘La ciencia de las relaciones’), que divide entre cuatro tipos de parejas:

  • Centradas en el compañero. Sus mayores fluctuaciones en el nivel de compromiso se deben a la imposibilidad de pasar mucho tiempo juntos y tienen muy buen pronóstico en general.
  • Socialmente involucradas. Son las que sufren más directamente las opiniones negativas de sus amigos y familiares respecto de la pareja.
  • Tendentes al conflicto. Experimentan muchas fluctuaciones pequeñas en su nivel de compromiso y se pelean a menudo.
  • Dramáticas. Tienen el doble de probabilidades de ruptura que las otras tres.

No eres un puente

Tendemos a pensar que es buena señal que la pareja forme parte del mismo grupo social. Sin embargo, puede que la verdad sea la contraria. Otro estudio citado en ‘Business Insider’ señaló que es posible predecir una ruptura simplemente viendo los amigos en Facebook de los componentes de la pareja.

Los investigadores de la universidad de Cornell y Facebook analizaron a 1,3 millones de usuarios de la red que habían indicado que estaban en una relación y buscaron a los que cambiaron a ‘soltero’. Resultó que el factor que más unión indicaba era tener dos grupos de amigos distintos que solo tuvieran en común a la pareja. En otras palabras, una pareja romántica lo que hace es tender puentes entre nosotros y gente de mundos sociales distintos.

Si estáis en un grupo homogéneo, donde todos se llevan con todos, eso no significa menos probabilidades de romper ni mayor compromiso. Puede que sea simplemente que trabajáis juntos.

¿Alguna vez le has dicho a un amigo que debía poner fin a su relación porque estaban bastante mal, pero ahora están casados con su pareja y ninguno te habla? La verdad es que no se puede decir cuándo es el momento de terminar una relación. Es una decisión personal que tienes que tomar por tu cuenta.

Por lo tanto, cuando llegue la hora de pensar si es o no el momento de poner fin a tu situación actual, tienes que ser tú quien decida. ¿Pero cómo sabes si es el momento?

«La decisión de terminar o no la relación depende de lo que esperamos», asegura Lawrence Siegel, psicólogo clínico y educador sexual por la AASECT. «¿Qué hemos estado obteniendo de esta relación con respecto a lo que queremos, qué podemos tolerar y qué es un factor de ruptura? Lo más simple es: ¿estamos consiguiendo lo que queremos? Si la respuesta es no o no del todo, eso solo puede ir a peor».

Aquí descubrirás algunas señales reveladoras que podrían indicar que es el momento de romper con tu pareja.

¿Tu pareja te molesta?

Por supuesto. Cuando pasas mucho tiempo con alguien, esa persona acabará molestándote. Pero estamos hablando mucho más que de masticar fuerte o dejarse los calcetines por el suelo. Si las cosas que tu pareja hace en su vida diaria (en su existencia fundamental) te molestan hasta el punto de que no puedes verla más allá del cariño, hay que prestarle atención a eso.

«Creo que llegamos a un punto en el que tenemos que preguntarnos si estamos o no dispuestos a tolerar las pequeñas cosas», dice Siegel. «Si cada pequeño detalle se vuelve molesto, tenemos que volver a la pregunta básica: «¿Por qué estamos en esta situación?»

¿Sientes resentimiento hacia tu pareja?

Todas las parejas discuten. Más o menos. Hasta las más sanas. Discutir es importante. Pero si las discusiones se ven alimentadas por el rencor (por ejemplo, si los problemas del pasado salen en todas las discusiones y son imposibles de superar) eso es una señal de que se trata de un problema mayor.

«Si empiezas a pensar en cosas que no estás haciendo en tu vida, (o que deseas poder hacer si no fuera por esta relación), es entonces cuando el resentimiento comienza a hacer acto de presencia», añade Siegel. Si los sentimientos de seguridad y confianza comienzan a verse amenazados, es una gran señal de alarma».

¿Preferirías hacer las cosas por tu cuenta?

Darte un tiempo solo es una opción. Eso es algo que todos necesitamos y a lo que tenemos derecho. Pero, si empiezas a desear que todas las aventuras que vivas sean sin tu pareja, esa no es la mejor señal. Al final, una relación es una elección. Eliges a la persona con la que quieres tener una relación. Y, si crees que no la elegirías más, ha llegado el momento de que te plantees el porqué.

¿Cómo te ves en el futuro?

Cuando das un paso atrás y evalúas el panorama general, ¿piensas en tu futuro con esa persona? Y, si es así, ¿te da miedo o te ilusiona?

«Todo esto nos lleva a plantearnos una pregunta: ¿esto es lo que quiero realmente? ¿Me siento mejor? ¿Soy más positivo junto a esa persona?», propone Siegel.

¿Quieres seguir intentándolo?

Que hayas respondido con un «sí» a una o todas estas preguntas, no significa, necesariamente, que haya llegado el momento de dejarlo. La pregunta entonces es: ¿Quieres seguir intentándolo? Toda relación tiene sus altibajos. Habrá momentos difíciles; eso forma parte de compartir una vida con otro ser humano. Pero si, al final, estar sin esa persona te hace sentirte aún más triste que estar con ella, hay que tenerlo en cuenta. Todavía tiene arreglo.

«¿Esto es un punto final o una encrucijada?» pregunta Siegel. «Llegados a ese punto, alguien tiene que ser el adulto. Alguno tiene que pedir un tiempo muerto, y ambos tenéis que estar de acuerdo en que algo está pasando». Es entonces cuando necesitáis hablar de cuánto esfuerzo y energía está dispuesto a poner cada uno para arreglar la relación.

«La crisis de ‘avanzamos o lo dejamos’ puede ser la mejor oportunidad para hablar realmente de todos los temas que no hemos tratado antes», asegura Siegel.

Vasyl DolmatovGetty Images

Conclusión

Si ves que la relación tiene futuro, sigue en esa dirección. Pero, si no, a veces lo mejor es dejar que la relación acabe.

A veces las cosas no funcionan, explica Siegel.

Lo más difícil es aceptar que, a veces, no tiene arreglo, pero que quedarse y aguantar será peor para ambos. Dejarse llevar y que el uno le permita al otro encontrar lo que lo hace realmente feliz, os hará libres.

Vía: Men’s Health. Traducción: blarlo.com

Señales de que deberías dejar a tu pareja AHORA mismo

Digital Vision/Digital Vision/Thinkstock

Ser la encargada de tomar la decisión de terminar una relación no es tarea para nada fácil. Cuando sentimos que las cosas no van por el carril correcto, y la vida que tenemos no nos hace feliz, lo mejor es aspirar al cambio.

Si crees que esta es tu situación, pero no estás del todo segura de tomar semejante determinación, sigue estas señales que deberías terminar con tu pareja.

Roob/iStock/Thinkstock

#1 Esperas que sea otra persona

Una de las grandes señales para dejar a tu pareja es no aceptarlo tal cual es, y pretender un cambio constante. Mantener una relación de amor no es sólo un sentimiento, sino también lograr aceptar los defectos o aspectos del otro que no nos gustan.

Si en lugar de eso, buscamos cambiarlo, es porque en realidad, estamos en la relación equivocada, y debe terminar.

Fuse/Thinkstock

#2 Las acciones no coinciden con las palabras

Las acciones hablan más que las palabras, y si observas que tu chico dice una cosa, pero en realidad, hace otra, quizás también sea motivo para darse un espacio. Es fácil creer a alguien cuando están diciendo lo que quieres oír, pero es tan importante incluso ver lo que hacen.

Todos necesitamos a alguien que nos acompañe con una visión a futuro, pero si sus acciones no coinciden con sus palabras, será momento de dejarlo ir.

Dolgachov/iStock/Thinkstock

#3 Sientes lástima por ti misma

Si la relación que vives te lastima y no te hace feliz, de nada sirve sentir lástima por ti misma. Hay que buscar un cambio, las cosas siempre pueden empeorar, ya que el pensamiento negativo genera resultados negativos.

Basta de excusas, de miedos y “peros”, si sientes que la relación debe terminar, termínala.

Lee más: 5 señales de que tu relación está estancada

IuriiSokolov/iStock/Thinkstock

#4 Fácil no siempre es bueno

Los grandes logros no son fáciles y muchas veces tomar decisiones, tampoco. Si es más sencillo permanecer en la pareja, porque implica no estar sola, menos dolor o lastimar a alguien, no significa que sea lo mejor. Los errores se deben hacer y las lecciones, ser aprendidas.

gpointstudio/iStock/Thinkstock

#5 No te gusta tu situación actual

Lo mejor que puedes hacer es seguir tu intuición y tomar los riesgos. Si la situación que atraviesas y la relación de pareja no te hace feliz, lo mejor que puedes hacer es cambiar tu situación actual en busca de un bien. Muchas veces se trata de empezar de nuevo, y crear algo completamente distinto.

Lee más: 10 razones típicas por las que un hombre deja a una mujer

4774344sean/iStock/Thinkstock

#6 No obsesionarse con vivir en el pasado

No pierdas tiempo tratando de vivir otro momento y lugar, o pensando en cuando las cosas eran mejores. Dejar ir al pasado es lo mejor que puedes hacer, y aceptar el final como algo constructivo y positivo. Cierra viejas puertas hoy, porque ya forman parte de tu pasado.

Lee más: Cómo hacer para que tus malas relaciones pasadas no afecten tu presente

¿Te ha pasado vivir una situación de pareja en la que el peso del fin está sobre tu decisión? ¡Cuéntanos tu experiencia! Esperamos te hayan sido útiles estas señales que deberías dejar a tu pareja ahora mismo.

Señales que indican que debes dejar a tu pareja

Presta mucha atención para saber si debes o no seguir con esa relación

Redacción Moi – 17 agosto, 2018 Compartir

Silencios eternos: Ya no hay temas de conversación, puede ser que te pasen cosas interesantes en el día pero simplemente no tienes ganas de compartirlas con tu significant other.

No soportas a tu pareja: Le encuentras problema a todo lo que hace. Antes no te dabas cuenta de sus defectos pero ahora todo te fastidia. Si tu pareja te cae como una patada en el estómago, eso significa que el amor ya se extinguió.

Brilla la indiferencia: ¿Pueden pasar días, tu pareja se aparece y a ti te da igual? Entonces es momento de considerar terminar esa relación. Si de plano lo ignoras es porque no quieres enfrentar y complicarte con su comportamiento.

Fantaseas con otros: Cuando ya estás viendo para otro lado, todo indica que no está bien tu relación. ¡Punto! No te importa el compromiso de tu relación, así que bye.

Cero intimidad: Para María Marín éste es el indicador más evidente de que ya no hay amor. Le huyes cuando comienzan los besos o caricias, te haces el dormido o te da repulsión tu pareja, no hay señal más claro que esa relación murió.

A veces es tan difícil saber cuándo una pareja ha tocado fondo, que nos perdemos en mil excusas. Sobre todo, cuando esas dos personas llevan juntas mucho tiempo, cuando han pasado por tantas etapas que ya han perdido la cuenta de las veces que han salvado su relación. No hay nada concreto, no hay infidelidad ni traición, sólo desgaste. Y el desgaste puede despistar, porque a veces quizá sea reversible, pero otras no hay vuelta atrás. Aunque nos resistamos a aceptarlo, aunque nos cueste ver ese fin y romper con algo que quizá lleve ya demasiado en tiempo de descuento.

Le puedes dar mil vueltas para luego volverte a hartar, con el piloto automático puesto que tanto se puede desarrollar en una relación larga. Está la rutina, que nos atrapa y nos despista. Está el aburrimiento, que también nos lía. Pero hay señales, signos que no deberíamos dejar pasar, a los que deberíamos prestar atención si queremos dejar de perder el tiempo. Porque esa, la absurda pérdida de tiempo, de amor y de energía, es al final la clave para ganar el coraje necesario.

Como en esto del amor ajeno todos somos entrenadores de primera división, tan duchos en aconsejar a otras parejas y tan miopes con las nuestras, tomemos los consejos de los cuatro terapeutas que revelaron en este artículo las señales que deben hacer que al menos te plantees romper con tu pareja:

1-Te gustan otras personas
Si estuvieras con la persona adecuada, no estarías fantaseando con el guapo de la oficina, ni con la camarera rubia de tu cafetería habitual. No busques excusas, admítelo. «Si estás pensando constantemente en otras opciones, entonces tu relación no es tan fuerte como crees que es», asegura el terapeuta Jonathan Bennett.

2. No parece que vaya a mejorar
La cosa se ha puesto realmente mal, sin luz en el horizonte. Un escenario en que la relación mejore es, sencillamente, inimaginable. Es cierto que ninguna pareja es feliz todo el tiempo, todos los santos días de su relación, pero hay un término medio, ese que abandonásteis hace tiempo. «La mejor forma de saber si estás en un callejón sin salida es darte cuenta de que no hay mejoría posible», explica en el mismo artículo la psicóloga Jenny Giblin.

3.Tú siempre tienes la culpa
Tu pareja rara vez asume la suyas en la relación. Suele echar balones fuera, tú eres la causante de todos los problemas. Pero en una pareja, como en tantas cosas en esta vida, las cruces se hacen de a dos. «Estás en una relación sin salida si tu novio (o novia) no quiere que solucionéis juntos los conflictos y te culpa de todo lo malo de la relación», aclara la psicóloga Julienne Derichs. Para la terapeuta, la única manera de que una relación evolucione es solucionar los problemas juntos y que los dos miembros de la pareja estén dispuestos a hacerlo.

4. Ya no te ves con él para siempre
Antes no albergabas dudas, te veías a su lado toda la vida. Pero ahora ya no, o al menos, ya no estás tan segura de querer pasar el resto de tu existencia junto a él. Y si lo sientes así, probablemente no tengas que hacerlo. «Si crees que no estás con tu media naranja, puedes que tengas razón. Habéis luchado por volver a enamoraros, a sentiros más cerca, pero veis que eso no vuelve más», explica la terapeuta Rhonda Milrad. Según esta psicóloga, la sociedad nos condiciona a usar la voz de la razón, pero el instinto es incluso más poderoso de lo que lo que pensamos. Y no debemos ignorarlo.

Cosas que nunca (pero nunca, nunca, jamás) debes hacer tras una ruptura amorosa

Cómo hacer para que te deje de gustar alguien

Amor tóxico: cómo reconocerlo

Cosas que pasan cuando llevas mucho tiempo con tu pareja

Cómo sabes que has encontrado al amor de tu vida

Cosas que dirías a esa persona que perdiste

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *