0

Diarrea embarazo 38 semanas

«Semana 37 9º Mes Semana 39″

Desde Unísima vamos a ver dos embarazos de dos amigas, desde dos prismas y países diferentes, uno de latinoamérica y otro en España. Espero que os guste y ver si sois capaces de encontrar esas pequeñas diferencias.

Con 38 semanas de gestación, el bebé tiene vérnix, es una capa de grasa que cubre su cuerpo, pero ahora comienza a disminuir y probablemente nacerá con algunos restos, pero mucho menos en comparación con lo que tenía anteriormente. ¡Tan poco, que es probable que no te des cuenta que lo tiene cuando nazca!

Los movimientos del bebé son cada vez más pequeños y más fuertes debido a su tamaño en el útero, pero todavía es normal que sientas que se mueve alrededor de 10 veces durante el día. Si pasas mucho tiempo sin sentirlo, vea a tu médico para la verificación y un cardiólogo examinará los latidos del bebé.

Tu bebé, a las 38 semanas de embarazo, mide alrededor de 49 centímetros y pesa unos 3 kg. Cuanto más tiempo pase en el útero más aumentará de peso. Claro, esto ocurrirá si la placenta está todavía sana y nutritiva en la forma en que debería. Este hecho comienza a disminuir con la proximidad del nacimiento, cuando la placenta saldrá y detendrá su función completamente.

Las sensaciones internas de la madre en la 38ª semana de embarazo

¡La ansiedad está a mil con la espera para el gran día! El dolor es intenso, el cansancio físico es muy grande y hay muchas mujeres que sufren de mucha hinchazón en esta última etapa del embarazo. Las contracciones de formación son comunes en este momento y el endurecimiento del abdomen puede ser algo incómodo y aterrador para las madres primerizas.

Si la madre no ha se hecho la prueba de estreptococos en el embarazo, a las 38 semanas de gestación es un buen momento para hacerlo, ya que el tratamiento para esta infección sería una dosis de antibióticos el día antes del parto para prevenir que el bebé se contagie al nacer. Dificultad al acostarse, frecuencia urinaria, acné, distensión abdominal…lo siento, todo esto no se irá hasta que nazca el bebé. Las contracciones son visibles y pueden ser más frecuentes ahora, sólo ten cuidado con el dolor y si observas una secreción de color blanco, también es normal que sientas dolor en el bajo vientre. Presta atención, a estos dolores, la infección urinaria es perjudicial y puede ocurrir en cualquier etapa del embarazo.

Las patadas y empujones dejan de ser tan frecuentes y no te preocupes si mientras más próximo es el nacimiento menos las sientes, esto se debe a la falta de espacio en el interior del útero. Las famosas olas en el estómago son mucho más evidentes en esta quincena. Disfruta haciendo videos para atesorar estos momentos y mostrárselos a tus hijos cuando sean grandes. ¡Es un momento único e inolvidable!

Sensaciones y factores externos en la 38ª semana de embarazo

Dios mío, ¡qué ansiedad! Empiezas a imaginar toda clase de síntomas locos que pudieran dar señales de que el parto está cerca, ¿no es así? La preocupación puede que no te deje identificar el verdadero momento en que comienza el trabajo de parto y quieras ir a la maternidad a cada cosita que ocurre para ver si todo está bien, pero créeme, cuando llegue el momento lo sabrás, ¡porque todo es diferente a lo que hayas vivido alguna vez en esta vida!

Si sientes una sensación similar a un rayo que recorre de arriba hacia abajo en tus piernas (y hasta en tu vagina), no tienes razones para asustarte. A las 38 semanas de embarazo, tu bebé probablemente lo sientas muy bajo en la pelvis, lo que significa que se tropieza con todo tipo de nervios, incluyendo algunos súper sensibles que quizás no sabías que tenías. Mientras que intentas entender y solventar esta nueva incomodidad, estas en la búsqueda de signos de trabajo de parto en la semana 38 del embarazo, incluyendo las contracciones que vienen con mayor fuerza, a intervalos más regulares, y por supuesto, el “espectáculo sangriento”. Sucede cualquier día desde ahora o puede que no sea por unas semanas. Hasta entonces, intenta relajarte un poco.

¿Qué tan grande es el bebé a las 38 semanas de embarazo?

A las 38 semanas de tu embarazo, el bebé es tan grande como un melón de invierno. Tu bebé tiene aproximadamente 19,6 pulgadas de largo y su cabeza tiene la misma circunferencia que el abdomen. El peso promedio del bebé a las 38 semanas es de 6,8 libras. Suena mucho como un peso al nacer, ¿no te parece?

¿38 semanas de embarazo es cuántos meses?

38 semanas de embarazo es de ocho meses y aproximadamente dos semanas. Estás a punto de ir por el último tramo del embarazo.

Síntomas del embarazo en la semana 38

Los síntomas comunes del embarazo de 38 semanas se intensifican en esta etapa del embarazo. Eres una mamá con un gran vientre, donde está tu bebé prácticamente listo para llegar y tu cuerpo se está preparando para el día del nacimiento (ese es el día del parto). Aquí están los síntomas que afectan notablemente tu cuerpo en la semana 38 de gestación:

  • A las 38 semanas embarazo, puedes esperar que comiencen las contracciones. Aunque `puede que las hayas tenido ya durante algunas semanas, o tú puedes estar empezando a notar qué tienes algunos calambres o endurecimiento de tu vientre. Si tus contracciones no son muy dolorosas y desaparecen cuando cambias tu posición, esto significa que todavía tienes contracciones falsas o de práctica.
  • Problemas para Tal vez tienes una sensación de ansiedad o tal vez sean los dolores y molestias. Pero para ti que seguramente estás demasiado cansada, resulta bastante difícil conseguir una buena noche de descanso y relajación.
  • Aumento de la secreción vaginal. Pronto comenzarás a notar algunos plasmas de una sustancia mucosa gruesa en esta semana. Esta secreción vaginal desagradable es llamado tapón de moco y su presencia es totalmente normal. Se libera a medida que el cuello del útero se dilata en su preparación para el parto. Cada pedacito del tapón de moco, te acerca mucho más al momento del parto.
  • Picazón en el vientre. Tu barriga embarazada de 38 semanas prácticamente se estira hasta donde puede ir, por lo que tiene sentido que sea más sensible. La hidratación puede ayudarte en este sentido: en este momento del embarazo, es posible que desees cambiar a una crema hidratante resistente como manteca de karité pura y recuerda beber mucha agua. Lo que no es normal es una erupción cutánea, así que avise a tu Obstetra si tienes alguna.
  • Pies y tobillos hinchados. Ya tienes 38 semanas de embarazo, así que básicamente ya tienes la excusa perfecta para poner a descansar tus pies y los tobillos, tanto como sea posible. Realiza caminatas frecuentes para mantener la circulación de la sangre y reducir la hinchazón.
  • La ansiedad. Es normal que la ansiedad sea uno de los síntomas constantes en esta semana del embarazo. Esta simplemente es la sensación de que estás lista para tener tu bebé. Podría ser aún más fuerte, si has ganado una cantidad de peso significativa en el embarazo, si tienes aluna complicación o 38 semanas embarazada con gemelos. Trata de mantener tu mente ocupada en diferentes actividades. Disfruta de una película, prepara una cena especial para compartir con tu pareja o si lo prefieres pueden compartir un almuerzo con algunos amigos. Estos son sus últimos días o semanas antes de que el recién nacido ocupe totalmente tu atención, así que disfruta lo más que puedas.

Señales de trabajo de parto en la semana 38 de embarazo

A las 38 semanas de embarazo, pueden comenzar a sentir algunos signos de trabajo de parto. Algunos de estos signos tempranos que pueden aparecer pronto en el trabajo incluyen:

  • Tapón de moco o tapón mucoso. Podrías tener una secreción que es gruesa, similar al moco (el tapón mucoso) y podría tener un poco de sangre. Esto señala que tu cerviz está comenzando a dilatarse en la preparación del nacimiento.
  • Diarrea. A las 38 semanas de embarazo, la diarrea podría generarse por algún alimento picante que comiste o puede que sea un signo de las hormonas están trabajando en tu cuerpo, preparándolo para el momento en que llegue tu bebé.
  • Náuseas. Durante las 38 semanas de embarazo puedes tener náuseas. Aunque este síntoma no ocurre en muchas mujeres en la fecha cercana al parto, es posible que puedas sentirte un poco mareada antes del inicio de la labor de parto.
  • Contracciones. A las 38 semanas de gestación, las contracciones pueden ser frecuentes en un día normal o tal vez aún no has notado ninguna. Pero debes saber que si en las 38 semanas embarazada sientes el vientre apretado en intervalos regulares y no se detienen, entonces lo más probable es que te encuentres en la etapa temprana del parto. Dolorosas contracciones que están más cerca (unos cinco minutos de diferencia), significan deberías llegar inmediatamente al hospital.
  • Dolor de espalda. Puedes tener dolor en tu espalda desde ahora o semanas anteriores a la semana 38. Pero en esta semana los dolores de espalda son repentinos o intensos, esto puede ser una señal de parto; así que es el momento de comunicarte con tu médico, si experimentas este síntoma.
  • Ruptura de la fuente o bolsa de agua. Si sientes un chorrito de agua, significa que el saco amniótico se ha roto y el líquido se está escapando. El parto suele comenzar muy pronto después de que se rompa la fuente de una mujer, así que comunícate con el obstetra si tienes este síntoma, cuando estás en las 38 semanas de embarazo.

A las 38 semanas de embarazo, inducir el parto puede ser médicamente necesario si tienes una complicación como preeclampsia o diabetes gestacional, una infección uterina o un problema placentario. De lo contrario, si estás embarazada de 38 semanas con gemelos o si estás experimentando un sangrado a las 38 semanas de embarazo, tu médico podría decir “¡Es hora!” Esto puede causarte un poco de pánico, ya que pensabas que tenías aún dos semanas, pero no te preocupes porque todo va a estar bien. Nunca podemos estar 100% listas (bueno, tal vez tú eres una de esas mujeres que llegan a la semana 42), tanto tú como el bebé están en buenas manos mientras están bajo el cuidado de tu Obstetra y ​​el pediatra.

Recuerda que a las 38 semanas de embarazo, inducir el parto naturalmente no se recomienda, el bebé generalmente necesita un poco más de tiempo en el interior y algunos métodos no se consideran seguros. Así que si quieres tratar de estimular tú misma el trabajo de parto, consulta primero con tu médico y espere al menos otra semana para que el bebé llegue “a término”.

Ultrasonido en la semana 38 de embarazo

Dentro de tu vientre de 38 semanas de embarazo, el bebé puede tener alrededor de una pulgada o menos de pelo. Tu bebé está derramando lentamente esa cosa blanca en la piel (recuerda, esa cosa llamada vernix caseosa). Pero puede ser que veas algo de ella en el nacimiento.

Estás viendo el semanario de tu obstetra ahora, así que tendrás una cita esta semana. En estas citas semanales, tu médico verificará que el bebé está en posición de cabeza hacia abajo, además de ver si la cabeza se ha movido hacia abajo en la zona pélvica. También debes prepararte para un examen pélvico, donde se verificará la dilatación (apertura) y la eliminación (adelgazamiento) del cuello uterino, ambas señales de que tu cuerpo está preparándose para el parto. Desafortunadamente, no existe una norma cuando se trata de predecir el trabajo, basándose en la dilatación o la eliminación. Si has comenzado, podrían ser horas o semanas. Pero incluso si no estás dilatando en absoluto, todavía podrías entrar en trabajo de parto. ¡Ah, lo imprevisto del parto!

Si tu médico quiere una revisión más detallada del bebé, puede ordenar una ecografía embarazada de 38 semanas como parte de un perfil biofísico. Como parte del perfil, se anotará la respiración, el movimiento, el tono muscular, la frecuencia cardíaca y el líquido amniótico de tu bebé. En algunos casos, el resultado del perfil biofísico podría hacer que tu médico decida sacar al bebé antes de tu fecha de parto.

Consideraciones respecto al embarazo en la semana 38

  • Programa tu visita prenatal de la semana 39.
  • Aprende un poco sobre la lactancia materna.
  • Cocina y congela algunos alimentos para los primeros días luego del parto.

Síntomas que indican que el parto se acerca

Embarazada sufriendo las primeras contracciones del parto

Por fin te encuentras cerca del momento tan esperado durante todo el tiempo que has estado embarazada: el de ver a tu bebé, pero… ¿qué síntomas te indican que el parto se acerca?

Los cambios del cuerpo al acercarse el parto

Tu propio cuerpo te hará constancia de que el parto está por llegar incluso un mes antes del mismo, ya que es entonces cuando empieza a prepararse para la llegada del bebé: el parto. El nivel de hormonas aumenta ensanchando el cuello del útero y provocando las contracciones semanas antes del parto.

No obstante, hay mujeres que pueden llegar a no sentir nada hasta momentos antes del parto. Esta alteración de las hormonas puede producir en algunas mujeres una sensación de frío, temblores o debilidad.

Tu propio cuerpo te dará señales a través de las que sabrás que ya estás de parto

Síntomas que indican que se acerca el parto

Los síntomas más comunes en las semanas previas al parto suelen ser:

– Alivio de la presión en tu caja torácica, puesto que el bebé ha empezado a descender (lo que comúnmente se conoce como «encajamiento»). Podrás respirar mejor porque el bebé habrá bajado hacia tu pelvis, encajándose para el futuro parto.

– Primeras contracciones. Son rítmicas y dolorosas haciéndose cada vez más fuertes a medida que se acerca el momento del parto. Es la tensión de las paredes verticales del útero lo que produce el dolor y la parte superior del mismo, con sus músculos, que empujan al bebé hacia abajo. Durante esta etapa algunas mujeres sufren los mismos dolores que durante el ciclo menstrual. Al dilatarse el útero de forma progresiva, estos dolores de contracciones pueden generar lo que denominamos «falso parto», porque el cuerpo todavía no está listo para el parto verdadero aunque nos esté dando estas señales.

Embarazada en una de las últimas revisiones antes de dar a luz

– Tras esta tensión por las contracciones en el cuello del útero este se empieza a ablandar. Si es tu primer embarazo este proceso no implica que sea ya el momento de dar a luz. Sin embargo, si ya has tenido otro parto antes el cuello de tu útero puede llegar a dilatarse entre un centímetro o dos antes del parto. A medida que la fecha de dar a luz esté cerca tu ginecólogo te examinará el cuello del útero para ver si se ha producido algún cambio significativo que nos le indique el momento adecuado para el parto.

– Expulsión del tapón mucoso. Cuando el útero se está dilatando para el momento del parto puedes sentir que expulsas una sustancia mucosa (una pequeña cantidad de flujo). Este tapón ha sido el responsable de proteger a tu bebé sellando el cuello del útero de los agentes externos durante los nueve meses de embarazo, antes de dar a luz.

Si has expulsado el tapón mucoso, debes acudir ya al hospital

– Algunas mujeres sufren diarreas, puesto que las sustancias químicas llamadas prostaglandinas son liberadas momentos antes del parto y pueden tener este efecto en la madre.

Síntomas que indican que ha empezado el parto

Como las contracciones Braxton Hicks se generan semanas antes del verdadero parto no siempre es fácil determinar cuando es realmente el momento del parto. No obstante, una vez se ha perdido el tapón mucoso y empiezan las primeras compulsiones es recomendable acudir al médico.

Pareja junto a su hijo recién nacido en la habitación del hospital

El ginecólogo o la comadrona comprobarán la dilatación del cuello del útero, para así saber si el parto ha empezado verdaderamente. Después de romper aguas las contracciones pasarán a estar menos dilatadas en el tiempo y a ser más intensas y dolorosas. Es en ese momento que el parto está a punto de producirse.

Falsos síntomas del parto

Desafortunadamente, en algunas ocasiones, y sobre todo en madres primerizas, los síntomas que la embarazada está padeciendo no son del parto sino que, y aún siendo muy parecidos al parto real, son falsos. Algunos indicios para que la embarazada pueda determinar si estos síntomas del parto son falsos son los siguientes:

– Las contracciones no aumentan a medida que pasa el tiempo ni son más dolorosas.

– Si las contracciones aminoran o desaparecen si la madre cambia de postura o camina un rato.

– Si el dolor se manifiesta debajo del abdomen en lugar de en la parte baja de la espalda.

– Si el feto se mueve a la vez que se producen las contracciones. Este es un indicador de un posible sufrimiento del feto, ya que sus movimientos pueden intensificarse con las contracciones, pero no significa que sea realmente el momento del parto.

– Pérdida de líquidos o sustancias mocosas. Pude que sean resultado de una relación sexual o un examen ginecológico realizados incluso 48 horas antes y no significan siempre el verdadero momento del parto. Sin embargo, si lo que se pierde es sangre de un intenso color rojo debe acudirse inmediatamente a una consulta médica.

Si las contracciones no aumentan, en tiempo ni en dolor, es una falsa alarma

Cuándo acudir al hospital (incluso si no es el momento del parto)

Si tu embarazo o parto presenta algún tipo de riesgo, seguramente tu médico o partera te recomendarán asistir al hospital antes de lo normal. En un parto sin complicaciones se recomienda ir al hospital cuando las contracciones son cada cinco minutos en la última hora y tienen una duración de un minuto cada una. También debes acudir al hospital si se ha roto la bolsa de líquido amniótico, es decir, sospechas que has roto aguas, el indicador más conocido del parto.

Mujer embarazada haciéndose la última ecografía antes del parto

Si sangras en abundancia o si el color del líquido expulsado tiene una tonalidad verde o amarillenta, cosa que puede significar que contenga restos de heces del bebé, puede decir que este esté posiblemente sufriendo y pueda ocasionar problemas durante el parto. Si tienes fiebre, un intenso dolor de cabeza o un dolor abdominal fuerte también debes acudir al hospital sin dilación. Incluso si estás en la 37 semana del embarazo y tienes la sensación de que pueda ser un parto prematuro.

No debe preocuparte el hecho de presentarte en el hospital incluso si no son los verdaderos síntomas del parto real, puesto que los médicos y las parteras están ahí también para informarte y darte consejo. Es mejor que estés bien informada y que no te queden dudas, por tu salud y por la de tu bebé y para que todo salga lo mejor posible en el momento del parto.

Todo lo que necesitas saber sobre las contracciones uterinas

Durante el embarazo y el parto se producen diferentes tipos de contracciones uterinas, y van a ser distintas según la semana de gestación en la que se produce y su función.

Así, las que se necesitan para ayudar a expulsar al bebé durante el parto son muy diferentes de las que se necesitan para abrir el cuello del útero.

¿Cómo diferenciar las contracciones?

  • Una mujer embarazada puede experimentar contracciones, incluso en el primer trimestre como consecuencia de la adaptación del cuerpo al embarazo. Estas contracciones son de baja intensidad y normalmente la embarazada no las percibe.
  • Contracciones de Braxton-Hicks

Ayudan a que el útero se contraiga y comience con el proceso de ablandamiento y dilatación del cuello uterino. No son dolorosas, pero si pueden resultar molestas.

No suelen ser regulares, y generalmente desaparecen al cambiar de posición, beber un poco de agua, tomando un baño caliente, vaciando la vejiga y/o respirando rítmicamente. Si después de beber un poco de agua y cambiar de posición, las contracciones no solo no desaparecen, si no que se hacen cada vez más fuertes y más regulares probablemente se trata de contracciones de parto prematuro.

Con menos de 37 semanas de gestación, si no estás segura si estás experimentando contracciones de Braxton-Hicks o contracciones tempranas, es importante acudir a un centro médico para descartar un parto prematuro.

  • Contracciones de trabajo de parto activo

Son mucho más frecuentes, duran más tiempo y son más fuerte. Son muy incómodas.

Este tipo de contracciones se intensifican tanto si estás quieta o activa, de pie, sentada o acostada.

Se caracterizan por dolores en el abdomen o la parte baja de la espalda (o ambos). Son cada vez más frecuentes, intensas y regulares, y pueden estar acompañadas por malestar estomacal, calambres o incluso diarrea.

Puede producirse una ruptura de membranas, es decir lo que comúnmente se conoce como “romper aguas”.

¿Cuándo acudir al hospital?

  • Cuando las contracciones son cada 5-7 minutos, y a partir de la semana 37, probablemente está comenzando el trabajo de parto.
  • Si las contracciones son cada vez más fuerte, pero faltan varias semanas para la fecha prevista de parto (parto prematuro).
  • Independientemente de que existan contracciones o no, se debe acudir al hospital siempre que exista rotura de bolsa y salida del líquido amniótico a través de la vagina.
  • Si se siente el deslizamiento del cordón umbilical en el cuello del útero o del canal vaginal (prolapso del cordón umbilical).

Lecturas relacionadas:

Síntomas y signos de que el parto ha comenzado

La mayoría de las embarazadas por muy preocupadas que hayan estado, valoran correctamente el comienzo de su parto. Gracias al instinto, la suerte o unas contracciones francamente dolorosas, la gran parte de las gestantes llegan al hospital en el momento oportuno, ni demasiado pronto ni demasiado tarde. En cualquier caso, es importante que la embarazada conozca las señales que indican que el parto está cerca para estar prevenida y saber cuándo acudir al hospital.

¿Cuáles son los verdaderos síntomas de parto?

El síntoma de parto más evidente es el inicio de las contracciones. Para no confundir las contracciones de las de Braxton Hicks es importante saber que las de parto se intensifican en lugar de aminorar y no se reducen o desaparecen con el reposo o cambios de posición.

Las contracciones son progresivamente más frecuentes y dolorosas, y por regla general son rítmicas y todas de la misma intensidad. Pueden parecerse a cólicos de menstruación e ir acompañadas de diarrea. Además de la tensión del músculo uterino, el dolor puede sentirse en el abdomen, en la parte baja de la pelvis y de la espalda, pudiendo incluso irradiarse hacia las piernas.

Otro de los síntomas de parto es la pérdida de flujo sanguinolento y de color marrón pardo, se trata de la salida del tapón mucoso que sellaba el cuello del útero.

Rotura de aguas, que en un 15% de los casos se rompe antes de que empiece el parto y en las 12 horas siguientes suelen comenzar las contracciones de parto de manera espontánea.

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

Dolor abdominal o cólicos
Durante el embarazo es normal sentir cierto dolor o malestar en el abdomen por corto tiempo. Lo que no es normal es sentir cólicos o dolor fuerte. Llame al profesional de la salud si siente dolor fuerte.

Causas normales del dolor abdominal durante el embarazo
Existen varias causas para el dolor o malestar leve en el abdomen durante las distintas etapas del embarazo.

Implantación

  • Muchas mujeres sienten un dolor o cólicos en el abdomen bajo similares al dolor que se siente durante la menstruación por uno o dos días temprano en el embarazo.
  • Esto generalmente ocurre alrededor del tiempo que el embrión se adhiere a la pared del útero.

Estiramiento de los ligamentos

  • En el segundo trimestre, se estiran los músculos y ligamentos que sostienen el útero. (Los ligamentos son bandas resistentes de tejido.)
  • Puede provocar un dolor sordo alrededor de la panza o un dolor agudo en un costado. Muchas mujeres suelen sentir este dolor con más fuerza cuando se levantan de la cama, de una silla o de la bañera o bien cuando tosen.

Trabajo de parto “falso”

  • En el segundo y tercer trimestre, quizás sienta contracciones o un endurecimiento irregular de los músculos del útero llamadas “contracciones Braxton-Hicks”.
  • Por lo general no duelen, pero algunas mujeres sienten dolor.
  • El parto falso suele sentirse con más frecuencia en las semanas justo antes de la fecha del parto y pueden confundirse con la etapa inicial del parto.
  • Es posible que tenga parto falso si las contracciones paran cuando usted camina, son irregulares o no se ponen más fuertes ni ocurren con más frecuencia.

Cólicos

  • En las últimas semanas del embarazo, los cólicos pueden ser un signo de que el parto está por comenzar.
  • Al inicio del trabajo de parto, sentirá cólicos fuertes que:
    • Se sienten regularmente cada 5 a 10 minutos
    • Se sienten como un dolor fuerte de espalda o como los retorcijones menstruales

El dolor abdominal normal también puede ser provocado por:

  • Dolores por gas e hinchazón producidos por las hormonas que disminuyen el ritmo de la digestión.
  • La presión del útero en crecimiento
  • Estreñimiento
  • Acidez estomacal (agruras)

Qué puede hacer
Cuando sienta dolor abdominal, siéntese, eleve las piernas y relájese. Los síntomas se aliviarán pronto si descansa cómodamente. Otras sugerencias:

  • Evite cambiar rápidamente de posición, en especial cuando gire bruscamente de la cintura.
  • Cuando sienta dolor, dóblese hacia el dolor para aliviarlo.
  • Para aliviar los dolores producidos por el gas, camine, haga algunas tareas domésticas livianas o cambie de posición.
  • Ponga una botella de agua caliente envuelta en una toalla o una compresa caliente en su abdomen.
  • Dése un baño o ducha con agua tibia.
  • Asegúrese de que esté bebiendo suficiente líquidos.

Cuándo hablar con el profesional de la salud
Dolor agudo o severo
Si bien es normal sentir cierto dolor o malestar, los dolores o cólicos abdominales fuertes pueden indicar un problema grave. Este tipo de dolor puede ser producido por varias enfermedades aunque no esté embarazada. El dolor agudo puede ser un signo de un virus estomacal, intoxicación con alimentos, apendicitis, infección de las vías urinarias, infección de los riñones, cálculos en los riñones, enfermedad de la vesícula o complicaciones del embarazo como la preeclampsia.

Llame a su profesional de la salud si usted tiene dolor continuo y severo, o si también tiene:

  • Cólicos
  • Sangrado o flujo de su vagina
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Mareos o desmayos

Embarazo ectópico
Durante los primeros 3 meses del embarazo, el dolor abdominal puede ser un signo de un embarazo ectópico. Esto significa que el óvulo fertilizado se implanta fuera del útero. Esta grave condición exige atención médica inmediata. Llame de inmediato al profesional de la salud si nota sangrado vaginal leve e irregular una semana o más después de la fecha en que debió haber tenido la menstruación. Después del sangrado normalmente se siente un dolor en la parte inferior del abdomen y hacia un costado. Si no se trata esta condición, el dolor empeorará y se sentirá dolor de hombro, desmayos o mareos, náuseas o vómitos.

Parto prematuro
Si se sienten cólicos abdominales antes de la semana 37 del embarazo, puede ser un signo de parto prematuro. Llame al profesional de la salud o acuda al hospital de inmediato si siente dolor abdominal con estos síntomas:

  • Contracciones (el abdomen se endurece como un puño) cada 10 minutos o con más frecuencia
  • Presión en la pelvis; la sensación de que el bebé empuja hacia abajo
  • Retorcijones como si estuviera menstruando
  • Cólicos abdominales con o sin diarrea
  • Cambio en el flujo vaginal (pérdida de líquido o sangrado de la vagina)
  • Dolor débil en la parte baja de la espalda

Parto
Usted se dará cuenta que su parto ha comenzado cuando sienta contracciones regulares y frecuentes – la única señal verdadera de que el parto ha comenzado. Llame a su profesional de la salud cuando:

  • Tenga contracciones cada 5 a 10 minutos.
  • Se rompe la bolsa de agua o fuente, especialmente si el líquido es de color marrón verdoso oscuro.
  • Tiene sangrado vaginal.
  • Ya no puede caminar ni hablar durante las contracciones.
  • Está preocupada por su salud o la salud y bienestar del bebé.

Junio del 2009

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *