0

Doble penetracion foro

Tabla de contenidos

«A mi novia le hicieron una doble penetración

Gamze era una chica especial. No era mi novia en el sentido de que no estábamos en una relación seria y comprometida aunque nos gustábamos muchísimo y en el terreno sexual teníamos una relación muy plena y activa. Claro que el problema es que al no estar comprometidos en una relación cada uno hacía su vida con la diferencia de que ella usó eso mismo como un arma para presionarme. Nunca olvidaré la noche que por primera vez me dijo «Te quiero». Aquello y sus extrañas y cornudas circunstancias es lo que a continuación voy a explicar.
Conocí a Gamze durante mis largos años en el extranjero trabajando en una academia como profesor de español. Ella era y sigue siendo una preciosidad (entonces con 22 años) menudita, morena, delgada y con ojos grandes y preciosos. Era mi estudiante dentro de un grupo de unas ocho personas y hubo conexión entre nosotros desde la primera clase. Salimos un par de veces y a tomar algo y la fase de la conquista poco después dio paso a la primera noche. En el campo sexual era obvio que íbamos a congeniar ya que ella amaba el sexo anal (de verdad que le encantaba).
Con el paso de los meses me confesó que había mantenido relaciones sexuales con dos hombres a la vez al tiempo que estaba conmigo. Yo no podía recriminarle absolutamente nada porque también había tenido otras chicas aunque tampoco quise nunca contarle mis aventuras porque, si bien tampoco estábamos en una relación seria, lo cierto es que no me parecía oportuno. A partir de aquella confesión me picó el gusanito del morbo cornudo. Empecé a imaginármela follando con aquellos dos chicos.
Así como quien no quiere la cosa intentaba sacar el tema. Nunca me dio detalles explícitos pero me contó que se trataba de un hombre casado con el que se acostaba desde hacía tiempo. El hombre tenía la fantasía de hacerle una doble penetración y un día con toda frialdad arreglaron cita, lugar y hora en un hotel para llevarla a cabo con un amigo suyo. Los celos me mataban y ella conseguía su objetivo: presionarme para que me decidiera a tomarme la cosa en serio e iniciar un noviazgo.
– «¿Estamos o no estamos en una relación?», preguntaba ella. «Soy una chica fiel pero si no estamos juntos tengo derecho a acostarme con quien me dé la gana», decía. Y tenía toda la razón, aunque fue por la rabia de los celos por lo que no terminé de decidirme.
Si bien indudablemente estábamos cada vez más cerca el uno del otro, yo también estúpidamente le confesé mis aventuras con otras (que las tuve) a lo que ella replicaba que «no era asunto suyo».
Al terminar las clases a veces se venía conmigo a casa. Pero aquel viernes de Octubre no quiso venir. Estaba rara y algo nerviosa. «¿Quieres venir a casa?», le pregunté. «Hoy no», respondió ella.
Algo extraño estaba ocurriendo, porque lo cierto es que en esas fechas estábamos casi todos los días juntos y además respondió con una extraña brusquedad. Así que insistí. «Anda, vente y nos vemos una peli, te he echado de menos». «Te he dicho que no, no insistas», me dijo ella con un tono de voz bastante alto. Esa reacción agresiva era muy inusual. «¿Qué te pasa? ¿Por qué te pones así?», le pregunté. «Es que he quedado…».
En ese instante entendí que ella quería estar conmigo pero tenía un compromiso verdaderamente importante. Entonces, cabizbaja, me susurró que había quedado con el hombre con el que se acostaba de cuando en cuando, y que también iba a venir el otro chico con el que le habían hecho la doble penetración. Las cosas estaban yendo muy bien entre nosotros, así que me dio muchísima rabia.
– «No me jodas, ¿que vas a hacer el qué?».
Estaba sulfurado pero inexplicablemente mi polla se puso dura como una roca. A la chica con la que estaba saliendo le iban a clavar dos pollas, una en su precioso chochito depilado y otra en el culo (ya sé que lo he dicho antes, pero debo insistir en que le encantaba el sexo anal).
– «¿Vas a follar con los dos?», le pregunté.
– «Supongo que sí. Vamos a casa de su amigo».
Entonces me percaté que habíamos estado caminando en otra dirección y que nos habíamos detenido en otra parada que no era en la que cogía habitualmente su autobús. Enseguida llegó el autobús al que debía subirse. Me miró y me dijo: «me vienen a buscar a la puerta del centro comercial, lo siento».
Y así, sin más, se subió. Ahí quedé yo, atontado como un gilipollas mientras extrañamente sentía un gustillo que me empezaba a picar el glande.
Fui inmediatamente a casa y por el camino me decía a mí mismo tonterías como que ella no era mi novia, o que yo no soy ningún angelito (no lo soy en absoluto). A pesar de eso Gamze me dolía especialmente. ¿Estaba empezando a quererla? Lo que estaba claro es que era más que una follamiga, porque si no francamente no me hubiera importado nada.
Al llegar a casa mi compañero de piso no estaba, así que me metí en mi cuarto y apagué la luz. Me senté en la cama abrumado y deprimido mientras que mi polla palpitaba erecta. No lo podía creer. Se la iban a follar dos tíos a la vez y no había nada que yo pudiera hacer. Me tumbé en la cama y cogí el teléfono para llamarla. Un tono, dos tonos… y finalmente atendió. De fondo se escuchaba la voz de dos hombres que hablaban y deduje que estaban en la calle por el ruido de los coches.
– «¿Dónde estás?», pregunté.
– «Estamos llegando. ¿Cómo estás tú?», me preguntó ella con tono de preocupación. Entonces, uno de los hombres le dijo algo. «Es un amigo, un momento», le respondió ella mientras tomaba distancia para poder hablar conmigo más tranquilamente.
– «Estoy mal. Ojalá estuvieras aquí conmigo», le dije.
Lo cierto es que en ese momento de celos e impotencia sabía que la quería con locura, pero pasase lo que pasase lo que iba a ocurrir aquella noche era irremediable. Entonces ella me dijo: «Yo también te quiero».
No lo podía creer. Me quería pero no iba a dudar en follarse a esos dos tíos.
– «¿Estamos en una relación?», le pregunté.
– «Sí», me dijo ella.
Los hombres ya habían llegado al portal del apartamento.
– «Te tengo que dejar», me dijo.
– «Vale, llámame cuando termines», le dije con la voz entrecortada sabiendo que a partir de ese momento me iba a convertir en un auténtico y total cornudo.
Cuando corté la llamada tuve que reprimir las lágrimas. Sin embargo, mi polla iba a explotar. Sin saber por qué me bajé los pantalones y me tumbé en la cama. Esperé unos pocos minutos y le envié un mensaje: «¿Estás en la casa?», a lo que me respondió con un escueto «Sí, ya estamos aquí. Te quiero».
No me había tocado la polla ni un instante y llevaba varios minutos con una erección tan potente que casi me dolía. Entonces la volví a llamar pero esta vez no me respondió. En ese momento imaginé que estarían con los preliminares. Estaría chupando dos pollas mientras su ahora nuevo cornudo y consciente novio se moría de rabia y de placer de cornudo. Apenas empecé a pajearme tardé menos de un minuto en explotar chorros de esperma caliente y tener un orgasmo brutal. «Eso es lo que está sintiendo mi novia en este preciso momento», pensé.
Un par de horas más tarde me conecté a Messenger. Al rato se conectó ella.
– «Hola», le dije.
– «¿Cómo estás? ¿Estás bien?», preguntó ella.
Pensé por un momento que a lo mejor había decidido no hacerlo.
– «¿Habéis follado?», le pregunté (y esta vez deseaba que me dijera que sí).
– «Sí», respondió ella.
– «¿Doble penetración?», pregunté.
Me respondió con otro escueto «Sí” y me prometió que al día siguiente vendría a mi casa a verme y a hablar de algunas cosas.
A la mañana siguiente cumplió su promesa y puntual sobre las 11.00 más o menos tocó el timbre del portal. Desayunamos juntos y después fuimos a mi habitación donde nos tumbamos en la cama.
No podía dejar de pensar que se habían doble follado a mi flamante nueva y preciosa novia hacía escasas horas. Entonces le pedí que por favor me contara qué es lo que ocurrió mientras su cornudo novio la había estado llamando desesperado (la llamé dos veces con un intervalo de 15 minutos). «Vi tus llamadas más tarde. No pude cogértelo». Claro que no podía. Estaba ocupada chupando dos enormes vergas mientras yo lo lamentaba con gozo.
Finalmente accedió. Me contó todo con pelos y señales.
Resumiendo: Al rato de llegar la sentaron en el sofá y empezaron a besarla y desvestirla. Después ellos se desabrocharon los pantalones y se pusieron de pie. Ella, arrodillada y desnuda, engullía sus respectivas pollas (que según me contó eran ambas más grandes que la mía). Tras la sesión oral la sentaron en el sofá. Uno le comía el coño mientras ella se comía la polla y los huevos del otro. Después uno de los chicos se sentó en el sofá y ella empezó a cabalgarle hasta que la segunda polla entró en su orificio anal.
No estaba por la labor de darme muchos detalles y si lo hizo fue por mi insistencia espartana. Me confesó todo porque sabía que yo lo necesitaba pero también porque en su ego femenino y sádico había algún tipo de satisfacción. Ella sabía tan bien como yo cual iba a ser mi reacción tras semejante historia. (Luego voy a eso).
El caso es que la cambiaron de posición para volver a terminar en la misma postura. Siempre rellena con dos pollas a modo sándwich. Fue en la tercera postura cuando alcanzó el orgasmo. Después uno se corrió dentro de su culo. El otro hizo una marcha atrás y le descargó en la cara.
Fue realmente duro y al mismo tiempo placentero imaginar la preciosa carita de mi chica rellena de carne y chorreando esperma. Su pequeño culito siendo taladrado por un pollon al tiempo que le follaban su hermoso chochito depilado con cera… Su rajita era suave como el algodón y su rosita vagina había sido destrozada por una formidable verga que no era la mía. Podía imaginar su carita de placer con los ojitos cerrados, el ceño fruncido, gimiendo y arañando los cuerpos de aquellos hombres. Nadie mejor que yo conocía la expresión de su rostro cuando practicaba sexo…
Tras confesarme todo se percató de que yo me estaba tocando un bulto en el pantalón. Entonces me lo bajé y le pedí que me abrazase. Lo hizo con amor y maldad mientras yo me masturbaba con lágrimas en los ojos.
– «¿Te lo pasaste bien?», le pregunté con la mano en la polla.
– «Sí, claro, aunque me sentí mal por ti», me dijo.
Entonces empecé a masturbarme con más potencia y al poco tiempo descargué una ración espectacular de semen tibio mientras ella, totalmente vestida y todavía abrazándome, miraba mi miembro con frialdad y sonrisa pícara.
– «Ahora estamos en una relación», le dije con la voz cortada.
– «Mmmmm… no, ahora ya no estoy tan segura», me contestó. Se incorporó sonriente, me besó y simplemente se fue mientras yo, patético y embadurnado en esperma, la miraba estupefacto.
Gracias a ella soy un auténtico cornudo y también gracias a ella hace cuatro años que no dejo de masturbarme pensando en tan grata, explícita y cornuda experiencia. Gracias, Gamze, por haber hecho de mí todo un cornudo. Email.

Doble penetracion HMH

Invitado | |

Pero se desquitó la loca!
Hizo que su estadía con nosotros fuera una pesadila, en serio, ¿qué clase de morra tiene que ser sobornada con cigarrillos para que se de una ducha? Y luego decía que se bañaba y no era cierto, salía del baño con el cabello seco. Aquella vez de la dizque doble penetreishon la metimos a bañar y ni así se le quitaba el olorsito… ¿así cómo quieren que uno paraguas o se estimule acá bien enérgicamente? Si le hicimos el favor fue porque nos hubiera sido difícil encontrar otra mujer dispuesta a participar de ese experimento… y además había otros dos güeyes haciéndola de director técnico regañándonos, haciendo sugerencias y burlándose de nuestro desempeño…
Cuando supimos que salió de un manicomio borramos todas las fotos y videos… si no se las enseñaba… fue de lo más cómico.
A mí lo que me interesa es saber que condiciones necesita una dama para que hazañas como s*xo grupal se den… porque lo que yo cuento estuvo bien improvisado e incómodo. ¿Las mujeres tienen ese tipo de experiencias entre sus fantasías pendientes o es de esas cosas que dicen y se juran que nunca pasarán y de repente durante una peda no les suena tan abominable la idea?…
Eso, eso.

Cómo experimentar la doble penetración

¿Te gustaría disfrutar de la doble penetración, pero no terminas de saber cómo hacerlo bien? ¿Has oído maravillas de ella, aunque no te atreves a probarla aún?

Vamos a ayudarte a que conozcas todo lo que necesitas saber sobre la doble penetración, las distintas formas de realizarla y cómo sacarle el máximo partido.

Empecemos por el principio, ¿a qué nos referimos con doble penetración?

Se habla de doble penetración cuando una persona, normalmente una mujer, es penetrada por varios orificios y lo más habitual es que se realice por el orificio vaginal y el ano.

La doble penetración no es una práctica sexual nueva, se ha realizado a lo largo de la historia en distintas épocas y culturas.

Con la liberación sexual de la mujer, su mayor autoconocimiento y el deseo de disfrutar más de la sexualidad, existe un aumento de interés por la doble penetración, por descubrir más información acerca de esta práctica, de sus variantes y de las formas de realizarla.

La doble penetración es bastante habitual en el mundo del porno y lo cierto es que muchas de las fantasías de hombres y mujeres la incluyen. Pero cuidado, una cosa es el mundo del cine para adultos y otra muy distinta la vida real.

Mujer con miedo/reparo al mismo tiempo que deseo por la doble penetración.

Aunque existe interés, la mujer aún siente cierto reparo a ser estimulada analmente al mismo tiempo que es penetrada vaginalmente.

Cada vez existen más mujeres que se animan a probar esta práctica sexual e igual que lo que ocurre con el sexo anal, generalmente descubren sensaciones nuevas, nunca antes experimentadas.

Mujer y hombre pensando en su fantasía de la doble penetración.

Aunque las películas pornográficas nos suelen mostrar dos hombres realizando una doble penetración, la experiencia de un trio no es de las prácticas más comunes entre la mayoría de parejas. Lo cierto es que NO todas las parejas están dispuestas a introducir más actores en sus relaciones íntimas.

La doble penetración con un sólo hombre es la forma más usual de disfrutar de esta práctica sexual y los juguetes eróticos juegan un papel importante.

Mujer y hombre pensando en su fantasía de la doble penetración.

En cierta manera, el porno nos muestra una mujer deseosa de ser penetrada, en cuantos más orificios mejor y sin sentir ningún tipo de molestia o incomodidad. Bueno, pues debes saber que no es lo más habitual entre las mujeres del mundo real.

La normalización de ciertas prácticas en las películas eróticas es algo que perjudica a la hora de afrontar nuevas prácticas sexuales en la vida real como el sexo anal o la doble penetración.

Vamos a proporcionarte toda la información que necesitas para que puedas disfrutar de la doble penetración si es tu deseo y que puedas experimentar nuevas sensaciones estimulando el ano al mismo tiempo que otras partes de tu cuerpo.

FORMAS DE PROBAR LA DOBLE PENETRACIÓN

Como hemos dicho anteriormente, la doble penetración es una fantasía muy común entre muchas mujeres, pero ¿cómo podrías hacerla realidad?

Básicamente, existen dos únicas formas de experimentar la doble penetración que son incluyendo terceras personas en la experiencia sexual (algo que no todas las parejas están dispuestas) o recurriendo a juguetes sexuales.

Opciones para disfrutar la doble penetración.

  • PARTICIPAR EN UN TRÍO

    Evidentemente la forma más natural de experimentar la doble penetración es con varias personas.

    En la actualidad ya no es raro escuchar que las parejas van a fiestas swinger o locales de intercambios sexuales donde es fácil proponer este tipo de prácticas a otros asistentes. Eso sí, si decides introducir más actores en los momentos íntimos con tu pareja, debéis tenerlo los dos muy, muy claro y establecer unas normas entre los dos para que no se produzca ningún problema ni durante el encuentro ni posteriormente.

  • USANDO JUGUETES ERÓTICOS

    Para aquellos que no quieren recurrir a una tercera persona, existe una manera sencilla y cómoda para introducirse en el mundo de la doble penetración, usando juguetes sexuales.

    No es necesaria una tercera persona para experimentar la doble penetración.

    Puedes recurrir a dildos y vibradores, más o menos realísticos según tus preferencias, para usarlos al mismo tiempo que practicas sexo en pareja. Más adelante te mostramos todas las opciones de juguetes que tienes a tu disposición para practicar la doble penetración, que son muchos y variados.

Ahora ya sabemos que participar en un trío o usar juguetes eróticos, son las dos posibilidades de disfrutar de la doble penetración, pero las opciones de juego son algunas más.

POSIBILIDADES DE JUEGO PARA DIFRUTAR DE LA DOBLE PENETRACIÓN

  • UNA MUJER CON DOS HOMBRES

    Sería la forma más tradicional de experimentar una doble penetración vaginal-anal, es el trio del que hemos estado hablando. Uno de los hombres penetraría vaginalmente a la mujer y de manera simultáneamente otro hombre la estimularía analmente.

    La doble penetración con dos hombres también se denomina práctica del sándwich.

    Dos hombres penetrando a la mujer vaginal y analmente. Práctica del sandwich.

  • PAREJA HOMBRE-MUJER + JUGUETES

    Es la forma más habitual y sencilla de practicar la doble penetración. La pareja elije cómo quieren estimular ambos orificios; usar un juguete para el ano y el hombre realiza la penetración vaginal, usar juguetes sexuales para las dos penetraciones durante la experiencia sexual, o usar un juguete para la vagina y el hombre realiza la penetración analmente.

    Mujer y hombre practicando la penetración (vaginal o anal) y completando con un juguete el orificio restante.

  • PAREJA MUJER-MUJER + JUGUETES

    Una pareja de dos mujeres también puede disfrutar de la doble penetración de forma que la experimenten ambas al mismo tiempo o no. Si no tenemos en cuenta el poder estimulatorio de los dedos, en este caso el uso de juguetes se hace casi necesario.

    Al igual que en la pareja hombre-mujer, serán ellas las que decidan qué juguete usar y de qué forma hacerlo y si realizarlo las dos chicas al mismo tiempo o no.

    Dos mujeres practicando la doble penetración con ayuda de juguetes eróticos.

  • MUJER SOLA + JUGUETES

    ¿Quién dijo que la doble penetración era sólo cosa de más de una persona? Gracias a los juguetes sexuales y la innovación en los mismos, la práctica de una penetración anal-vaginal es posible también para una mujer en solitario.

    Chica sola disfrutando de la doble penetración con ayuda de juguetería íntima.

LA DOBLE PENETRACIÓN MÁS HABITUAL

Aunque en todo momento estamos hablando de penetración, debes saber que una estimulación anal suave al mismo tiempo que la penetración vaginal también es muy, muy placentera.

Muchas personas se inician en la doble penetración a través de una doble estimulación mucho más suave. Es especialmente recomendable para los primeros contactos con esta práctica.

strong>¿Qué es la doble estimulación suave?

Al mismo tiempo que se realiza la penetración vaginal, ya sea con juguete erótico o no, se realiza una estimulación anal con los dedos o con juguetes especialmente indicados para ello como los plugs anales.

¿Qué diferencia existe entre la doble penetración y la doble estimulación suave?

La diferencia fundamental es la profundidad y el grosor y/o tamaño de lo que se usa para la estimulación anal. Una estimulación siempre será bastante más suave que una penetración total y será más adecuada en tus primeras veces.

Si eres de las que no te sientes a gusto con el sexo anal, esta es la mejor forma de experimentar los beneficios de la doble penetración, sin sentir incomodidad. Trata de utilizar plugs de menor tamaño para ir viendo sensaciones, usa siempre lubricantes anales y dedícale todo el tiempo y mimo que necesites a la estimulación.

Una estimulación anal suave es la mejor forma de iniciarse en la doble penetración.

Juguetes más suaves y simpáticos 😉 para realizar estimulación anal.

NO DEJES DE EXPERIMENTAR LA DOBLE PENETRACIÓN

Si has fantaseado alguna vez con la doble penetración, incluso si ya la has probado y te gustaría seguir disfrutando de esta práctica tan placentera de forma más habitual en tus relaciones, no te contengas, ¡hazlo!

  • Para experimentar las maravillosas sensaciones de una penetración doble, no hacen falta necesariamente dos hombres.

  • Existen muchos juguetes diseñados especialmente para ello sin que se haga necesario incluir a otra persona en tus relaciones sexuales en pareja.

Si un súper orgasmo quieres tener, en el placer de la doble penetración debes creer.

Las fantasías están para cumplirlas alguna vez así que, si verdaderamente quieres experimentar la doble penetración, hay varias maneras de hacerlo.

Tanto si te llama la curiosidad, como si lo que te apetece es probar cosas nuevas o si te gustó aquella vez que por casualidad tu pareja te estimuló analmente durante la penetración vaginal, te recomendamos profundizar en esta práctica y leer con atención este artículo.

Ya sea con otras personas o con juguetes, las mujeres que lo han probado, saben que la doble penetración puede llegar a ser una experiencia inigualable a cualquier otra.

La clave para lograr alcanzar un súper orgasmo reside en estimular al mismo tiempo el clítoris y el punto G y la doble penetración es una de las formas más sencillas.

No puedes dejar de experimentar la doble penetración, ¡al menos una vez en la vida! Estamos casi seguros que no será la única.

VARIANTES DE LA DOBLE PENETRACIÓN

Como has visto, en este artículo nos hemos centrado en la doble penetración anal vaginal pero no queremos dejar de contarte, aunque sea el modo informativo, la existencia de algunas variantes mucho menos comunes y que despiertan bastante menos interés en la mayoría de personas pero que existir, existen.

  • Penetración vaginal doble en la que se introducen al mismo tiempo dos penes diferentes dentro de la misma vagina.

  • Penetración anal doble es como la anterior, pero la penetración se produce a través del ano.

  • Spit roast es cuando la mujer es penetrada oral y vaginalmente al mismo tiempo u oral y analmente al mismo tiempo.

  • Tripel fill sería cuando se combina una felación con una doble penetración.

JUGUETES ERÓTICOS PERFECTOS PARA LA DOBLE PENETRACIÓN

Ahora llega el momento de adentrarnos en el maravilloso mundo de los juguetes eróticos, esos grandes amigos que te ayudan a vivir nuevas sensaciones. ¡Seguro que ya los conoces!

El mundo del sexo es infinito. Es tan amplio como tu imaginación y tan intenso como tus ganas. Para mejorar tu sexualidad, a veces es tan fácil como animarte a probar, practicar y no cerrarte a descubrir nuevos placeres. Nunca sabes en qué posición, experiencia, práctica o encuentro vas a descubrir una sensación nunca antes experimentada.

Pareja pensando en la variedad de juguetes eróticos aliados para disfrutar de la doble penetración.

Si te gustaría disfrutar de la doble penetración sin recurrir a un trio, los juguetes sexuales son la alternativa perfecta.

  • CONSOLADORES DOBLES

    Son aquellos consoladores especialmente indicados para estimular dos zonas al mismo tiempo. Los hay con extremos asimétricos (anal y vaginal) o con extremos idénticos en cuanto a grosor y forma.

    Varios consoladores dobles perfectos para experimentar la doble penetración.

  • CONSOLADORES ANALES SIMPLES

    Son consoladores de un solo extremo que permiten una penetración doble usando el pene y el juguete al mismo tiempo. Los más específicos son aquellos con los que ni siquiera deberás usar las manos porque llevan arnés u otra forma de colocación en el pene.

    Consoladores anales simples para la doble penetración.

  • VIBRADORES DOBLES

    El placer de la vibración en la doble penetración es posible gracias a los vibradores dobles. La mayoría de ellos tienen un extremo menos grueso para el orificio. Incluso hay algunos especialmente diseñados para una triple estimulación anal-vaginal-clitorial, ¡triple pacer!

    Vibradores anales dobles para la doble penetración más excitante.

  • VIBRADORES SOFISTICADOS

    Ya es de todos sabido, que el diseño y la sofisticación no están reñidos con el placer. La innovación en los juguetes eróticos hace posible.

    Los vibradores sofisticados pueden conseguir objetivos sexuales muy ambiciosos 🙂

  • PLUGS ANALES

    Son los juguetes eróticos especialmente indicados para la estimulación anal que en este caso se pueden usar en la doble penetración. Es la forma más común y sencilla de disfrutar de esta práctica.

    Son los dildos y plugs anales y los hay de diferentes formas, tamaños, texturas y materiales. Nuestra recomendación es comenzar con un consolador anal de dimensiones moderadas que te ayudara en tu proceso de iniciación.

    Si la estimulación anal tiene aliados fieles, estos son los plugs anales.

Gracias a los juguetes eróticos, la doble penetración es mucho más sencilla y placentera.

La doble penetración aún sigue siendo una práctica muy deseada pero llena de tabúes y creencias por lo que no es de las prácticas sexuales más difundidas. Aun así, cada día, hay más personas que se interesan por aumentar su placer y disfrutar de su sexualidad al 100 % y eso hace que se animen a probar cosas nuevas.

La doble penetración, una práctica que puede llevarte a niveles de placer jamás experimentados.

Como siempre decimos, la mejor forma de mejorar tu sexualidad, es abrir la mente a prácticas sexuales nuevas y originales con las que dar ese punto diferente a tus experiencias y alcanzar orgasmos increíbles.

Y es que nunca se sabe cuándo puedes encontrar tu práctica favorita…

Recuerda siempre que, para gozar de una forma completa, primero debes estar convencida de que te apetece probar cosas nuevas y tener confianza en ti y con tu compañ[email protected] de cama. Si se cumplen estos factores, adelante ¡no te lo pienses más!

Como todo en la vida, se trata de optar por aquellas prácticas que más se adecuen a tus gustos (sexuales, en este caso). Por supuesto si no te sientes a gusto con algo, ¡no hay problema! Adáptalo al momento, a tus preferencias personales y a lo que más te hace disfrutar a ti y a tu pareja.

¿Y si no me gusta el sexo anal?

Es una duda bastante habitual. Si eres de las personas que no les gusta el sexo anal, creerás que esta práctica tampoco te va a gustar, pero no tiene porqué ser así. Como has visto, existen varias formas de jugar y realizar una doble penetración y algunas de ellas son muy suaves.

La doble penetración puede encantarte si sabes cómo llevarla a la práctica.

UNOS ÚLTIMOS CONSEJOS PARA DISFRUTAR DE LA PENETRACIÓN DOBLE

Para terminar, hay algunos puntos que debes tener en cuenta a la hora de practicar la doble penetración:

  • Hazlo sólo cuando estés totalmente convencida, tanto para practicarlo en pareja como sola.

  • Olvídate del sexo rápido, no es una práctica adecuada para un aquí te pillo, aquí te mato.

  • Encuentra una postura cómoda, tanto para ti si estás en solitario como para ti y tu pareja, si lo vas a practicar con otra persona.

  • Es indispensable un alto grado de excitación en la mujer, la estimulación previa y los preliminares juegan un papel muy importante, así que dedícales tiempo.

  • La lubricación es muy necesaria, no escatimes en el uso de lubricante de base agua, par apoder usarlo con cualquier juguete.

  • Trata de dejar a un lado tabúes y prejuicios y déjate llevar, si no pruebas nunca sabrás si te gusta.

  • Olvídate de lo que se ve en algunas escenas del porno y comunícate en todo momento con tu pareja, sólo así podréis disfrutar de la práctica sin incomodidades.

La doble penetración es una fantasía sexual deseada por muchas mujeres y hombres que merece la pena poner en práctica, puede resultar una práctica muy placentera y excitante.

  • Todas las imágenes de este post han sido diseñadas y creadas por Diversual y no podrán usarse sin consentimiento previo.

¿Te ha gustado? Recibe contenido similar en tu correo.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *