0

Dolor de brackets

Tabla de contenidos

Cuando una persona va a llevar ortodoncia y ya sabe en qué va a consistir y cuánto va a durar su tratamiento, es normal que le surjan otras muchas dudas. Por ejemplo, los pacientes suelen preguntar qué podrán y qué no podrán comer mientras llevan brackets, si la ortodoncia afectará a su forma de hablar o si ésta será dolorosa.

De hecho, esta última cuestión es una de las que más preocupa a quienes están a punto o acaban de ponerse brackets. Por eso, en este artículo vamos a resolver todas las preguntas que te pueden estar surgiendo ahora sobre este aspecto.

Los brackets no duelen a lo largo de todo el tiempo de tratamiento, pero es habitual sentir una sensación de presión tres o cuatro días después de su colocación

¿Los brackets duelen al ser colocados?

La colocación de los brackets como tal, es decir, el momento en el que el ortodoncista los fija a los dientes, no duele.

Esto se debe a que el procedimiento para colocarlos se basa en cementar los brackets sobre las piezas dentales. Por ello, no se realiza ninguna técnica adicional que sea invasiva. Es decir, no se talla ni se modifica ningún aspecto del diente.

Sin embargo, una vez que esta cita ha concluido, sí es posible que empieces a sentir molestias o dolor en tu boca.

Estas molestias tienen lugar durante los primeros días y pueden ser de dos tipos, ya que se deben a motivos diferentes:

  • Ocasionadas por los movimientos que realizan los brackets en tus piezas dentales: producen dolor general en los dientes y sensibilidad al comer
  • Ocasionadas por las rozaduras de los brackets en tu boca: provocan llagas o heridas en tus labios o mejillas -en el caso de los brackets metálicos o de zafiro- o en tu lengua -en el caso de la ortodoncia lingual-

Por último, si quieres saber cómo es el procedimiento de colocación de brackets en nuestra clínica, que se caracteriza por realizarse mediante un cementado indirecto -que hace el proceso más rápido, preciso y cómodo para el paciente-, te recomendamos ver el siguiente vídeo.

Aunque en dicho vídeo aparecen los brackets estéticos de zafiro, el proceso de colocación es el mismo para todos los tipos:

Colocación de brackets por cementado indirecto

Al principio, ¿cuántos días duelen los brackets?

El tiempo que duran el dolor y las molestias después de la colocación de los brackets depende de cada persona, ya que éstos son aspectos subjetivos. Sin embargo, podemos decir que, en general, esta sensación varía en función de su origen.

Es decir, si el dolor se debe a los movimientos que realiza la ortodoncia en los dientes, éste dura entre tres y cuatro días.

Si, por el contrario, las molestias se deben al roce de los brackets en la mucosa bucal, éstas duran una semana aproximadamente.

En este punto, es conveniente resaltar que la duración de estas incomodidades es, por lo general, la misma en todos los tratamientos de brackets, ya sean éstos metálicos, estéticos o los invisibles Incognito.

En lo que sí puede haber diferencias es en el dolor que se siente en las piezas dentales de arriba y en las de abajo. Y es que los dientes de abajo duelen más ya que el hueso de la mandíbula es más denso y, además, el bracket roza con el labio inferior.

¿Duele la boca en las revisiones?

Las revisiones, que suelen programarse cada 4 ó 6 semanas, no resultan dolorosas en sí mismas.

Durante estas citas, el ortodoncista supervisa los progresos del tratamiento y actúa sobre el aparato para que éste active nuevos micromovimientos (cambia y ajusta las ligaduras o ligas, revisa los arcos…)

De esta manera, los dientes irán moviéndose progresivamente hasta alcanzar la posición adecuada.

Debido a estos cambios y ajustes, también es normal que, una vez terminada la revisión, vuelvan a aparecer el dolor o las molestias pasajeras.

Estas incomodidades duran un par de días, es decir, menos tiempo que cuando se colocaron los brackets por primera vez.

Además, en este punto del tratamiento las sensaciones ya son conocidas, por lo que el paciente ya sabe lo que va a sentir y el proceso de adaptación le resulta más llevadero.

¿Qué hacer si te duelen los brackets?

Una vez hemos explicado por qué duelen los brackets y durante cuánto tiempo, es conveniente resaltar que, además de ser absolutamente normal, las molestias forman parte del tratamiento.

La ortodoncia obliga a moverse a unos dientes que llevaban en su posición muchos años. Por tanto, las molestias se deben a la necesidad de ejercer fuerza sobre las piezas dentales que se desean mover.

Debido a esto, no es normal que una persona a la que le han puesto brackets no sienta ni dolor ni unas mínimas molestias.

Aunque cada caso debe ser valorado de manera individual, es posible que el hecho de no sentir presión o sensibilidad se deba a que no se haya ajustado bien la ortodoncia.

Como hemos avanzado previamente, para saber qué hacer si te duelen los brackets lo primero que se debe hacer es identificar la causa del dolor.

Si el dolor se debe a los movimientos que realiza el aparato en tus dientes puedes optar por dejar pasar unos días y esperar a que las molestias remitan.

Sin embargo, si no aguantas el dolor puedes consultar con tu ortodoncista la posibilidad de tomar medicación analgésica.

Aunque puedas acceder por ti mismo a dichos medicamentos analgésicos, no te recomendamos tomar nada sin que dicha medicación haya sido pautada por el dentista.

Si las molestias se deben a las rozaduras de los brackets en la mucosa bucal: te recomendamos comprar cera protectora para ortodoncia y aplicarla de forma localizada en la parte del aparato que te roza.

Otra opción es aplicar cera de colmillo a colmillo durante las tres primeras noches posteriores a la colocación de los brackets.

De cualquier manera, protegerás la zona y evitarás la aparición de llagas y heridas.

¿Los brackets duelen todo el tiempo?

Definitivamente, no. Una vez que el paciente pasa su periodo de adaptación, puede hacer una vida completamente normal, en la que ya ha incorporado plenamente los brackets y apenas siente su presencia.

Por eso, los pacientes que llevan ortodoncia solamente necesitan seguir un par de recomendaciones especiales:

  • Extrema la higiene bucodental: cepíllate los dientes después de cada comida teniendo en cuenta que dicho proceso debe ser exhaustivo, ya que la presencia del propio aparato dificulta el acceso a los dientes y encías. Si descuidas la higiene, puedes padecer problemas de salud en tu boca que conlleven la aparición de caries o enfermedades periodontales.
  • Ten cuidado con ciertas comidas: evita los alimentos duros o pegajosos (kikos o determinados turrones) así como comer manzanas y bocadillos a mordiscos. Todo ello hace que los brackets puedan despegarse.

¿Es dolorosa la retirada de los brackets?

No. De la misma manera que no duele ponerlos, tampoco duele que te los quiten. A pesar de esto, algunos pacientes sí que afirman sentir una cierta “impresión” durante el procedimiento.

Esto se debe meramente a la sensación que puede darte el hecho de que un dentista esté manipulando tus dientes. Sin embargo, este proceso es muy llevadero y pasa, además, relativamente rápido.

De hecho, este es un momento que los pacientes desean que pase especialmente rápido, ya que después de varios meses de tratamiento quieren ver su sonrisa final.

Esto se percibe especialmente en el caso de los pacientes que llevan brackets tradicionales metálicos o los estéticos de zafiro, ya que con Incognito -al ir por dentro- es posible ver la sonrisa durante todo el tratamiento.

Aun así, estos últimos, al igual que todos los demás, esperan el final de su tratamiento. Por ello, la retirada de brackets es el momento que todos los pacientes desean que llegue desde que les colocan la ortodoncia.

¿Qué podemos hacer por ti? 1ª visita gratuita y presupuesto sin compromiso

Un momento, el formulario se está enviando…

Cerrar En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, – nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en [email protected]
¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas?
Dejanos tu valoración:

(215 votos, promedio: 4,46 de 5)

Dra. Patricia Bratos

Ortodoncista / Fundadora de la Clínica Dental Ferrus & Bratos

Patricia Bratos es fundadora de la Clínica Dental Ferrus & Bratos, donde ejerce de ortodoncista. Es licenciada en Odontología y se especializó a través del Máster en Ortodoncia de la Universidad Complutense de Madrid. Está acreditada para llevar a cabo cualquier tratamiento ortodóncico, como Incognito e Invisalign. En este último, cuenta con los máximos reconocimientos: Invisalign Diamond Provider -por el número de casos tratados en el último año- y Club Advantage Elite -por ser una de los 50 ortodoncistas con más pacientes tratados en Europa, Oriente Medio y África-.Si quieres sabes más sobre la doctora Bratos puedes consultar su curriculum vitae, y su página personal.

Desde nuestra clínica dental en Valencia te contamos cómo puedes reducir el dolor si acaban de ponerte brackets. Esta primera etapa de adaptación puede ser un poco difícil hasta que te acostumbres, pero con estos trucos, verás cómo pronto estás mucho más cómodo con ellos. ¡Vamos allá, con los consejos para el dolor por brackets recién puestos!

Índice

¿Cómo aliviar el dolor por los brackets?

El tratamiento de ortodoncia con brackets es muy eficaz, ya que corrige de forma bastante rápida los desvíos en la posición de las piezas dentales. Sin embargo, durante los primeros días en que los llevamos puestos, es normal sentir molestias e incluso dolor por brackets.

Esto sucederá hasta que nos acostumbremos a ellos, algo que sucederá más rápido de lo que nos creemos. En apenas unos dos o tres días notaremos como el aparato se ajusta a nuestra boca y poco a poco recuperamos nuestra normalidad.

Las horas posteriores a la puesta del aparato son las más difíciles. Es normal, ya que son los momentos más desconcertantes, y es posible que sintamos un poco de dolor por brackets. Pero, no te preocupes, pues es posible aliviarlo, aunque no podemos evitar del todo que se produzcan.

Una de las formas en que podemos evitar el dolor por brackets es ingiriendo comidas que no sean sólidas. De este modo, no forzaremos la dentadura para masticar y morder, ya que esta está sufriendo por la presión que en un principio ejerce el aparato.

También es posible, si el dolor por el aparato se hace muy insoportable, tomar analgésicos para que palíen esa sensación. En este caso, bastará con tomar ibuprofeno o paracetamol. En todo caso, consulta siempre a tu ortodoncista antes de tomar ningún medicamento.

El estrés puede provocar también que estemos más tensos. Al acumular tensión, la propia presión de aparato se unirá a esta y nos dolerá más. Por lo tanto, hacer unos ejercicios de relajación que nos ayuden a destensarnos nos será de gran ayuda para que nos duela menos en esos primeros días.

La actividad física y el deporte también pueden jugar en nuestra contra, sobre todo si practicas deportes en equipo, como jugar al fútbol. Hay que evitar los deportes en los que podamos sufrir impactos, así que mejor esos días reposa en la medida de lo posible.

¿Cuánto dura el dolor por brackets?

Como decíamos anteriormente, el dolor por la colocación de un aparato dental no dura eternamente. Son los primeros días los que resultan más incómodos, ya que nuestra dentadura se tiene que adaptar a un elemento extraño.

Este elemento, además, ejerce una presión para reajustar las piezas dentales, por lo que notaremos esa sensación que es un poco más incómoda. Sin embargo, a medida que pasen los días esta sensación dejará de ser tan desagradable y cada vez estaremos más cómodos con ellos.

El tiempo que dura el dolor por la puesta de los brackets no es exacto. Dependerá del propio profesional que los ponga, de cuánto los haya ajustado y de la capacidad y umbral del dolor del propio paciente.

No obstante, a partir de los dos o tres días suele normalizarse la situación y este dolor deja de existir. Más allá de los problemas puntuales que podamos tener, como la aparición de llagas por el roce, el aparato se adaptará a nuestra boca y estaremos cada día más cómodos con él.

En fin, los primeros días con brackets es cierto que pueden ser un poco incómodos e incluso dolorosos. Solo tienes que tener un poco de paciencia y cuidado para que te sea más cómodo masticar y hacer vida normal. Verás que muy pronto estarás como nuevo y no tendrás problema con ellos. ¡Ánimo!

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

  • ¿Cuándo es necesaria la ortodoncia?

5/5 (2 Valoraciones)

¿Los adultos pueden usar correctores dentales?

Los correctores dentales no son solo para niños. Cada vez más adultos hacen un tratamiento para corregir sus dientes. Si está pensando en usar correctores dentales, se alegrará de saber que tiene más opciones que nunca.

¿Por qué los adultos necesitan correctores dentales?

Si no hizo ningún tratamiento de ortodoncia cuando era niño, quizá haya tenido problemas que no fueron tratados, como mala mordida, los dientes torcidos o una desalineación en su mandíbula. Como resultado, podría estar perdiendo piezas dentales, sufrir dolores de cabeza u oído, problemas para masticar o enfermedad de las encías. Es posible que como adulto tenga mejor oportunidad de resolver estos problemas.

¿Cómo sé si necesito usar correctores dentales?

Consulte sus dudas con su dentista general en su consulta habitual o programe una cita para verlo si siente algún dolor. Quizá su dentista le recomiende una evaluación con un ortodoncista, que es un dentista especializado en tratamientos para enderezar o mover dientes y mandíbulas desalineadas. Un ortodoncista completó un programa de estudios de grado en odontología de cuatro años, además de dos a tres años de educación avanzada de especialización en ortodoncia.

¿Dónde busco un ortodoncista?

Pídale una recomendación a su dentista, pregunte a sus amigos o familiares, o use nuestra herramienta para buscar un dentista que ahora además tiene enlaces a reseñas de Yelp.

¿Qué debo preguntarle a un ortodoncista si estoy pensando en usar correctores dentales?

Su primera consulta con un ortodoncista debería cubrir varias áreas, como:

  • ¿Cómo funcionan los correctores dentales para solucionar mi problema?
  • ¿Cuánto tiempo tendré que usar correctores dentales?
  • ¿Podré programar citas en horarios convenientes?
  • ¿Cuál es el costo total y cuándo debo hacer los pagos?
  • ¿Qué cubre el seguro y cuáles son mis costos de bolsillo?

¿Qué tipo de correctores dentales debo usar?

Muchos ortodoncistas recomiendan correctores dentales de metal por su confiabilidad pero, gracias a los avances tecnológicos, puede tener otras opciones. Hable con su ortodoncista acerca de qué tipo le conviene.

Tipos de correctores dentales

Correctores dentales de metal: hechos de acero inoxidable de grado alto, se adhieren al frente de sus dientes. Puede sentir molestias porque los correctores adheridos a los dientes pueden rozar la piel de su boca. Su dentista le dará una cera dental que puede aplicar sobre los correctores para ayudar a aliviar la molestia.

Correctores dentales de cerámica transparente: se usan como los correctores dentales tradicionales de metal, y como se funden con el color de sus dientes, se notan menos. Los correctores dentales de cerámica se rompen más fácilmente que sus equivalentes de metal.

Ortodoncia lingual (también conocida como oculta): tienen brackets (retenes) que se adhieren a la parte de atrás de los dientes y quedan fuera de la vista.

Correctores dentales «invisibles»: son aparatos transparentes, a medida, móviles. Puede quitárselos cuando come, se cepilla los dientes y usa hilo dental, para que la comida no quede atrapada entre sus dientes. Los correctores dentales invisibles son una buena alternativa si tiene un problema leve de espacio entre los dientes.

¿Qué comidas debo evitar cuando uso correctores dentales?

Hay ciertos alimentos que pueden dañar sus correctores dentales. Evite las golosinas duras, la mazorca de maíz y los frutos secos. Otros alimentos problemáticos incluyen las zanahorias crudas, las palomitas de maíz, los pretzels y el hielo triturado. Pueden dañar sus alambres y brackets.

También es importante no consumir alimentos pegajosos, como chicle, caramelo y caramelos blandos, que pueden quedar adheridos entre los correctores dentales y los dientes.

Comer las comidas equivocadas puede resultar costoso si esto implica tener que reparar o reemplazar sus correctores dentales dañados y también puede significar tener que usarlos por más tiempo.

Además, tenga cuidado con la cantidad de carbohidratos que consume, porque se descomponen en azúcares. Las bacterias de la boca se alimentan con estos azúcares y producen ácidos que provocan caries. Recuerde mantener su dientes y brackets limpios, especialmente si usa correctores dentales cementados, no móviles. Puede quedar comida atrapada entre sus dientes y encías más fácilmente, por eso es importante cepillarse, usar hilo dental y enjuagarse después de cada comida.

¿Necesito hacerme chequeos frecuentes si uso correctores dentales?

Sí, es más importante que nunca hacerse limpiezas regulares con su dentista general cuando tiene correctores dentales, porque puede ser más difícil mantener una correcta higiene dental.

¿El tratamiento de ortodoncia es diferente en adultos?

Su tratamiento se puede extender porque sus dientes dejan de crecer. Esto significa que es más difícil forzar a sus dientes en una dirección particular si es adulto, porque los dientes ya están asentados y es más difícil aplicar presión para moverlos. Según su situación, es posible que deba usar sus correctores dentales durante un período que puede ir de 18 meses a tres años. No importa qué edad tenga, después del tratamiento deberá usar un retenedor para evitar que los dientes vuelvan a su posición anterior.

¿Cuánto cuestan los correctores dentales?

Primero revise la información de su plan en nuestro sitio web para verificar si tiene cobertura para tratamientos de ortodoncia. Los costos pueden variar según su cobertura, los servicios que necesita y si consulta a un dentista que es de la red o no. Delta Dental puede ayudarle a calcular los costos antes de comenzar el tratamiento. Pídale a su dentista que nos envíe un presupuesto previo al tratamiento y le enviaremos un resumen del costo total de tratamiento, incluido cuánto cubre su plan y cuál es su parte del costo.

Lectura relacionada

  • Correctores dentales 101
  • 4 consejos para el cuidado con retenedores

Actualizado en julio de 2018

Ponerse brackets

Que duelan los dientes al ponerse brackets se puede deber a muchas causas diferentes. La primera de ellas y principal es, que has introducido un elemento extraño en tu organismo, adaptándolo de manera artificial en la boca. En el post de hoy de la Clínica dental de la Doctora Gloria Olivo en Coslada vamos a hablar de este tema y dar respuesta a la siguiente pregunta:

¿Duele ponerse brackets?

Esta cuestión es un tema que inquieta a muchas personas que han barajado la opción de ponerse brackets. En honor a la verdad, el momento en que el dentista ancla esta ortodoncia en los dientes no resulta doloroso. Esto es debido a que el proceso para acoplarlos está basado en adherir los brackets en las piezas dentales. De este modo, no se realiza ninguna práctica que resulte invasiva; ya que no se moldea ni se altera el estado del diente. No obstante, una vez finalizado este proceso, cabe la posibilidad de sentir molestias e incluso dolor en la boca, por lo que es normal sentir dolor con brackets recién puestos.

¿Cuánto dura el dolor de los brackets?

Establecer un tiempo concreto en cuanto a la duración del dolor de brackets, es muy relativo. Este aspecto depende de cada persona y su caso particular. No obstante, se podría decir que duelen los brackets en función del origen de esa sensación:

  • En el caso concreto de que el dolor aparezca ante el movimiento de la ortodoncia en las piezas dentales, tendrá una duración de entre tres y cuatro días.
  • Si el dolor es como consecuencia del roce de los brackets en la membrana bucal, el dolor permanecerá durante una semana.

Asimismo, cabe destacar que, este período doloroso de tiempo generalmente es el mismo con independencia del tipo de tratamiento de brackets que se haya elegido: metálicos, estéticos, transparentes o invisibles. Esta sensación de dolor únicamente varía en función de si se produce en las piezas dentales posteriores o anteriores. Si se trata de los dientes anteriores, el dolor será más intenso. Esto se debe a que el hueso mandibular es más compacto y también a que la ortodoncia roza con el labio inferior.

¿Qué se puede hacer si te duelen los brackets?

Una vez aclarado el origen y los motivos por los que duelen los brackets, así como el tiempo que dura ese dolor, debemos destacar que estas molestias son parte del tratamiento. Los brackets fuerzan el movimiento de unas piezas dentales que permanecían en esa ubicación toda la vida. Este hecho se hace imprescindible, ya que es necesario ese desplazamiento de los dientes para modificar su posición defectuosa original. Por lo que, lo anormal sería que no se sintiera algún tipo de dolor o molestia al principio.

Si el dolor se identifica durante el movimiento que produce la ortodoncia en las piezas dentales,se recomienda consultar con el odontólogo la posibilidad de ingerir algún tipo de analgésico. Aunque esta decisión la puede tomar uno mismo, es aconsejable recurrir al dentista y que sea el profesional el que establezca las pautas de la medicación.

En caso de que las molestias sean producto del roce de los brackets en la membrana bucal, la aplicación de cera protectora para ortodoncia en la zona afectada es una de las soluciones más comunes y recomendadas por los ortodoncistas. Suele ser la mejor solución para aliviar el dolor de estas llagas. Igualmente se puede recurrir a la aplicación de silicona para ortodoncia, Esta última se une con mayor facilidad a los brackets cubriendo mejor su superficie. Asimismo, durante este período de adaptación es necesario acostumbrarse a la presencia de un organismo extraño en la cavidad bucal. Leer más cobre la limpieza dental con brackets, cepillo eléctrico o Manual.

  • Preguntas sobre la salud en general
  • Examen clínico
  • Impresiones dentales
  • Fotos de la cara y dientes
  • Radiografías de la boca y la cabeza

¿Qué son los bracket?

utilización de brackets

Los apoyos dentales, son los dispositivos a base de alambres usados por los ortodoncistas para enderezar dientes torcidos o para corregir una mala mordedura.

Estos funcionan colocando presión constante en cada uno para moverlos a la posición deseada. Estas piezas se aprietan en cada visita de vuelta al consultorio, aplicando levemente más presión para llevarlos a la posición adecuada.

¿Sabes qué son los brackets estéticos?

Los brackets estéticos, son del mismo tamaño y forma que los de metal, pero ofrecen las piezas de color de los dientes o claros para mezclarse dentro de ellos y aportar una apariencia menos notable.

Algunos incluso tienen la opción de colocar el alambre del color de los dientes para obtener una mayor sutileza. Resulta una gran opción para aquellos que desean los resultados rápidos sin destacar tanto en la boca.

Para que sirven los brackets

El objetivo de estos es ayudar a reposicionar los dientes con el objetivo de ajustar la calzada de la mordida y dar lugar a una sonrisa perfectamente recta.

Para correcciones menores, otra opción es una serie de aparatos removibles personalizados llamados tirantes invisibles. Los materiales y tecnologías modernos hacen que la experiencia sea mucho más cómoda que en el pasado.

¿Por qué duele los brackets?

Algunos de los ajustes que se realizan para apretar los frenillos dentales pueden hacer que la boca se sienta dolorida, pues se están moviendo huesos, músculos y raíces para llevar las piezas a la posición adecuada.

Inicialmente, las mejillas y la lengua se frotan contra los soportes y las bandas. Los dientes se sentirán adoloridos, pero te acostumbrarás en un par de días.

Si siempre se experimentas mucha incomodidad después de realizar el ajuste, habla con el ortodoncista al respecto, él o ella puede ser capaz de hacerlos un poco diferente para reducir cualquier tipo de molestia.

Antes y después brackets

Si el dentista habitual nota problemas con las piezas o mandíbula que pueden requerir tratamiento se remitirá al paciente con un ortodoncista. La mayoría de los problemas de alineación se ponen de manifiesto una vez que los dientes permanentes comienzan a salir a través de la encía.

Antes de los Brackets

La preparación para estos generalmente implica:

  • Examen oral para chequear la salud de la boca en general.
  • Rayos X para determinar la posición de las piezas dentales. La más común es la panorámica de rayos X.
  • Modelos de yeso. Necesitarás morder un material suave que permanece en los dientes durante unos minutos. A partir de esta impresión el ortodoncista evalúa la mordida.
  • Potencial extracción. Si existe un apiñamiento considerable se pueden remover piezas para permitir espacio a las restantes.
  • Cirugía. En casos severos, donde el movimiento por sí solo no corregirá la mordida se podría necesitar de cirugía de mandíbula en combinación con el tratamiento.

Después de esta evaluación, se realiza un plan de tratamiento personalizado que incluye el uso de frenillos fijos, que están temporalmente unidos a los dientes. Una vez cumplido el período necesario se proceden a retirar para observar los resultados.

Después de los Brackets

Después de retirarlos, se realiza otro procedimiento:

  • Los dientes se limpiarán a fondo.
  • Se pueden tomar otro par de rayos X y morder de nuevo unas impresiones para comprobar lo bien que resultó el tratamiento.
  • Comprobar si las muelas del juicio se han desarrollado. Si estas empiezan a salir después de que hayan sido retirados, se recomienda que sean extraídas para evitar movimientos.
  • Se utilizarán retenedores, estos aparatos hechos a la medida, son desmontables o fijos. Ayudan a mantener la nueva posición después de que se hayan retirado los frenillos.

¿Cómo saber si necesito brackets?

Personas de todas las edades requieren de estos por una variedad de razones. Pueden necesitarlas para arreglar problemas de ortodoncia o simplemente porque desean una sonrisa recta. Podrías necesitarlos si tienes:

  • Dientes torcidos
  • Apiñamiento
  • Separación de piezas dentales
  • Mordida cruzada
  • Mandíbula incorrectamente colocada

Si estás buscando corregir un problema estructural o para corregir por fines cosméticos, estos no sólo corrigen el posicionamiento dental, sino que también ayudan a mejorar la salud bucal en general.

Consecuencias de usar brackets

Este tratamiento ofrece más que una simple sonrisa estéticamente agradable. También aporta otras consecuencias positivas como:

  • Facilidad de limpieza, reduciendo el riesgo de; acumulación de placa, enfermedad de las encías y caries.
  • Mejora en el aliento.
  • Reducción del riesgo de desgaste.
  • Mejora de la funcionalidad de la mordida.
  • Elimina el estrés de las articulaciones de la mandíbula.

Los problemas de ortodoncia puede llevar a problemas de salud más graves, por lo que si estas preocupado por tu salud oral, siempre es mejor visitar al dentista tan pronto como sea posible.

¿Cuánto tiempo se usan los brackets?

En promedio, una vez que se colocan por lo general permanecen en su lugar durante uno a tres años. Después de quitar los soportes la mayoría de los pacientes necesitan usar retenedores todo el tiempo durante los primeros seis meses, y luego sólo durante las horas de descanso durante muchos años.

El tiempo requerido varía de persona a persona, dependiendo de:

  • Gravedad del problema
  • Cantidad de espacio disponible
  • Distancia entre las piezas
  • Salud de las piezas, encías y hueso de soporte

La frecuencia de las visitas al ortodoncista durante el tratamiento será cerca de cada mes a fin de asegurarse que se está ejerciendo la presión constante para obtener buenos resultados.

¿Cómo quitar los brackets?

Luego de meses, o tal vez años de tratamiento correctivo llega el momento de retirarlos. La eliminación es un proceso relativamente rápido e indoloro. De hecho, es más fácil en muchos aspectos que ponerlas.

  • Eliminar los elásticos: Los tirantes o ligas que tornan los frenillos de colores deben ser retiradas primero.
  • Remover los alambres: Luego de realizar el primer paso se tiene acceso a los cables que se sientan en la parte superior de los soportes y actúan como el mecanismo principal para enderezar los dientes. Se separan suavemente en la parte superior de cada soporte y de las bandas de anclaje ubicadas en los molares en la parte posterior de la boca.

  • Remoción del soporte y de las bandas molares: Los soportes pegados están diseñados para soltarse si se aplica una cierta cantidad de presión para doblar la base y separarlos. El adhesivo quedará fijado hasta que se lije y se limpie.

Por otra parte las bandas molares, necesitan de presión adicional para salir por completo. En esta parte es posible que se sienta alguna molestia leve.

Una vez removidos, se da paso a eliminar el exceso de residuos de pegamento de cada diente y a pulir la superficie.

¿Qué puedo hacer para aliviar el dolor?

Aunque estos aparatos sean de metal, su cuidado es importante y delicado. En ocasiones puede que te encuentres a ti mismo con algún alambre suelto o que por solo comer hielo se te caiga una pieza: evita los accidentes y si también evítaselos a su boca, si tienes un alambre suelto o algún problema en particular, ve de inmediato a tu ortodontista.

  • Lo primero que necesitas en tu lista para el dolor de dientes por frenillos, son calmantes. Utiliza las pastillas que normalmente tomas para dolores de cabeza u otras partes del cuerpo. Esto te ayudará en demasía, sobre todo esos dos primeros días en los que probablemente el dolor sea difícil de soportar.
  • Si tienes alguna herida, enjuagarte con agua tibia y sal podrá acelerar el proceso de curación en labios, encías o mejillas (trata de hacerlo cada vez que te laves la boca al menos por tres días).
  • Una buena idea para evitarlo puede ser aplicando cera en las zonas donde los aparatos hayan roto, esa cera puede conseguirse principalmente en el consultorio, intenta pedirle en caso de que no te lo entregue cuenta propia.

Estos son algunos de los beneficios y resultados que se pueden obtener con este método. Consulta con un profesional dental para averiguar si eres un buen candidato a utilizarlos para obtener una sonrisa ideal.

Comer puede convertirse en un desafío durante las primeras semanas en las que empezamos a llevar brackets, sobre todo si estas fechas coinciden con fiestas sociales en las que comer es, casi, una obligación.

Y es que todo tratamiento de ortodoncia requiere un período de adaptación. A partir de ahora, tendrás que aprender a hablar y a cepillarte los dientes con el aparato, pero también a comer con el mismo en la boca.

En este artículo, quiero darte una serie de claves para que comas de la manera más cómoda posible si te acaban de colocar los brackets.

Y no, no todos los consejos van a ser purés o cremas. He preparado una dieta más variada, prácticamente digna de menú degustación casero para pacientes de ortodoncia. ¡Empezamos!

¿Qué vas a encontrar en este post?

¿Cómo masticar con brackets?

Aquí la clave es la tranquilidad. Durante los primeros días, te invito a masticar lenta y cuidadosamente, cortando previamente la comida en pequeños trozos y evitando siempre comer cualquier alimento a mordiscos -manzanas, bocadillos, etcétera-.

Además, en este período inicial te resultará complicado masticar con las piezas frontales. Por ello, te animo a emplear los laterales de tu boca para triturar debidamente todos los alimentos.

¿Cuándo te acostumbrarás a comer con brackets?

Ésta es una de las preguntas más frecuentes de nuestros pacientes. Y es que, cuando te pongan el aparato, notarás que, al cerrar la boca, tus dientes ya no encajan de la misma manera que solían hacerlo. Por ello, te verás obligado a cambiar tu forma de morder.

Además, a la hora de masticar el aparato puede rozar la lengua o la parte interior de las mejillas y, provocar, por lo tanto, llagas o heridas.

De primeras, leer esto puede llegar a asustarte pero, ¡no te desanimes! La mayoría de pacientes suelen sentirse cómodos a la hora de comer en un plazo aproximado de 2 a 3 semanas desde que les ponen los brackets.

Y ya sabes que los beneficios de la ortodoncia son muchos, tanto estéticos como funcionales. Por ello, mi consejo es que te armes de paciencia y sigas las próximas pautas en cuanto a los alimentos que pueden hacer mucho más sencillo este proceso de adaptación.

¿Qué comer con brackets?

Un aparato fijo de ortodoncia puede suponer un obstáculo a la hora de comer por tres motivos diferentes:

  • El aparato ejerce presión sobre las piezas dentales para realizar los micro movimientos necesarios hasta alcanzar una oclusión óptima. Por ello, los primeros días puede que sientas unas ligeras molestias que puedes aliviar, por tanto, con la ingesta de analgésicos
  • La ortodoncia modifica tu manera de morder y, además, te obliga a aprender a masticar con brackets
  • Es habitual que, los primeros días, el roce del aparato produzca llagas o heridas en la cavidad oral

Por todos estos motivos, el primer consejo es que comas alimentos de fácil masticación que, además, colaboren a la correcta cicatrización de las heridas.

Sigue una dieta blanda

Para ello, te recomiendo incluir los siguientes alimentos en tu dieta:

  • Sopas y cremas de verduras o legumbres, preferiblemente frías. Te invito a navegar por los mejores blogs culinarios de la red para descubrir recetas que, te aviso, no te van a dejar indiferente.
  • El pescado tiene una textura suave y resulta fácil de masticar. Puedes prepararlo al horno, a la plancha o, si prefieres los platos de cuchara, en un guiso sabroso.
  • Las tortillas pueden ser tu gran aliado. Desde la típica tortilla de patatas o, si prefieres algo menos elaborado, te recomiendo la tortilla francesa a las que le puedes añadir jamón york o queso para hacerlas más sabrosas.
  • Y, por último, cualquier plato de pasta o arroz siempre que éste no vaya acompañado de algún alimento difícil de masticar -carnes fibrosas, por ejemplo-.

Cuidado con los cítricos y la comida picante

Durante los primeros días, tendrás que acostumbrarte a la presencia del aparato de ortodoncia dentro de tu boca. Por ello, es habitual que, debido al roce del mismo con las mejillas o la lengua, surjan pequeñas llagas o fisuras.

Por este motivo, no te aconsejamos abusar de alimentos ácidos que puedan provocar cierto escozor en las heridas.

En este periodo de adaptación, te recomendamos evitar una serie de ingredientes en tus comidas como, por ejemplo:

  • El tomate, así como las salsas o cremas hechas en base a este alimento -el gazpacho o el salmorejo, por ejemplo-.
  • El vinagre.
  • Los cítricos -naranja, limón, mandarina, pomelo, lima o clementina, entre otros-.

Por último, te aconsejo evitar comidas especialmente picantes o especiadas y optar por bebidas frías y helados para aliviar las molestias.

Y, en caso de que quieras acelerar el proceso de cicatrización, puedes emplear la cera especial para ortodoncia.

¿Qué alimentos debes evitar durante el tratamiento de ortodoncia con brackets?

A diferencia de Invisalign, la ortodoncia fija sí conlleva una serie de restricciones en cuanto a tu alimentación. Por ello, durante tu tratamiento con brackets deberás hacer las siguientes concesiones:

  • Evita alimentos demasiado duros como, por ejemplo, caramelos o turrones, para evitar que se despeguen los brackets.
  • Destierra de tu día a día hábitos como comer alimentos demasiado pegajosos como, por ejemplo, chicles o gominolas, para evitar que éstos se queden adheridos a los brackets
  • Reduce la ingesta de alimentos demasiado fibrosos como, por ejemplo, espárragos o determinadas carnes, para evitar que queden atrapados entre los arcos de ortodoncia. A este respecto, también te aconsejamos reducir el consumo de frutos secos o semillas.

Por último, debes evitar comer cualquier alimento a mordiscos. Emplea los cubiertos para trocear los alimentos, y evita morderte las uñas o emplear los dientes como herramienta: se acabó abrir objetos o trocear celo con la boca.

Espero haberte ayudado a la hora de conocer cuáles son los alimentos que harán tu proceso de adaptación un poco más sencillo. Transcurrido este periodo, podrás comer con normalidad -respetando, siempre, las pautas de tu ortodoncista-.

No te desanimes en un inicio. Recuerda que las molestias remiten en un transcurso breve de tiempo, y que los beneficios de los tratamientos ortodónticos para tu sonrisa son muchos, tanto estéticos como funcionales.

En Avodent somos expertos en ortodoncia, y podemos aconsejarte en caso de que estés dudando cuál es el método de ortodoncia más adecuado para ti. Si quieres concertar una cita con nuestro equipo médico, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros.

Para ello, puedes llamarnos al 91 654 17 13 o, si lo prefieres, rellenar el formulario de contacto de nuestra página web. ¡Te esperamos!

La ortodoncia y el dolor provocado por los brackets

Uso del hilo dental con aparato de ortodoncia

Aunque puede resultar más difícil con aparato, el uso del hilo dental es importante para mantener unos dientes y encías sanos.

  1. Introduzca el enhebrador del hilo dental entre dos dientes por debajo del alambre de los brackets. Pase la mitad del hilo dental
  2. Cuando llegue a la línea de las encías, tire del hilo dental hasta darle forma de C
  3. Asegúrese de pasar el hilo dental por debajo de la línea de las encías con un movimiento suave hacia arriba y hacia abajo

No olvide enjuagarse

Realice dos enjuagues al día, después del cepillado, para evitar las caries, reforzar el esmalte y conseguir un aliento más fresco. Utilice una pasta dentífrica con flúor y sin alcohol.

Información general sobre los aparatos de ortodoncia

Tener más información sobre cómo funciona la ortodoncia puede ayudarle a prepararse ante el dolor que puede provocarle su uso. Los aparatos de ortodoncia ejercen una presión continua sobre los dientes a fin de desplazarlos hacia una posición diferente. Los componentes clave de los aparatos de ortodoncia son:

  • Brackets: un bracket es una pieza que se engancha en cada diente o en una banda colocada alrededor de los dientes. Los brackets sostienen los alambres, que son los que provocan realmente que los dientes se muevan. El dolor provocado por la ortodoncia relacionado con los brackets puede deberse a la banda o los brackets.
  • Alambres: los alambres utilizados en ortodoncia se conocen como arcos de alambre. Estos arcos se unen a los brackets y el ortodoncista los ajusta durante las visitas. A veces, el dolor provocado por la ortodoncia aparece tras ajustar los arcos de alambre. (1), (2)

¿Cuál es la causa del dolor provocado por los aparatos de ortodoncia?

Los aparatos de ortodoncia ayudan a corregir los dientes desalineados a fin de mejorar su sonrisa y su salud dental, pero el dolor provocado por su uso puede causarle molestias. Se desconoce la causa exacta del dolor provocado por los aparatos de ortodoncia, pero puede deberse a factores internos o externos.

  • Internos: en algunas investigaciones se ha demostrado que el dolor provocado por los aparatos de ortodoncia puede deberse a los cambios en el flujo sanguíneo que se producen cuando el aparato ejerce presión sobre los dientes.
  • Externos: el roce de los brackets y los arcos de alambre puede provocar dolor en el tejido blando de la boca. Este tipo de dolor suele disminuir con el tiempo, a medida que los tejidos se van haciendo más resistentes. A veces, los arcos de alambre pueden clavarse en la parte posterior de la boca y provocar dolor, pero puede aliviarse con el uso de cera para ortodoncia. (1), (2)

Cómo aliviar el dolor provocado por el aparato de ortodoncia

Existen muchos productos para aliviar el dolor provocado por los aparatos de ortodoncia. Para aliviar el dolor relacionado con la presión que ejerce el aparato, puede tomar algún medicamento analgésico de venta sin receta. El ibuprofeno puede aliviar el dolor provocado por el aparato de ortodoncia. También puede utilizar productos analgésicos de uso tópico. Pídale consejo a su dentista si no logra aliviar el dolor provocado por el aparato de ortodoncia. La pasta dentífrica, el enjuague bucal y el hilo dental para dientes sensibles también pueden ayudar a aliviar el dolor de los dientes. (1), (2)

Otras estrategias para ayudar a aliviar el dolor provocado por el aparato de ortodoncia

Ponga en práctica los siguientes consejos para aliviar el dolor provocado por el aparato de ortodoncia:

  • Coma alimentos blandos: si tras los ajustes de la ortodoncia suele sentir dolor, coma alimentos blandos como gelatina, pasta o verduras al vapor durante el primer día.
  • Cepíllese con suavidad: un cepillo con filamentos suaves puede ayudarle a aliviar el dolor provocado por el aparato de ortodoncia. (2)

Proteja el aparato para evitar dolor

Si practica algún deporte de contacto mientras lleva aparato, asegúrese de utilizar un protector dental. Los brackets y los alambres pueden romperse o soltarse si recibe un golpe mientras practica deporte y esto puede provocar dolor, además del gasto añadido que supone en el mantenimiento de su ortodoncia. (2)

Beneficios de los aparatos de ortodoncia

El dolor provocado por los aparatos de ortodoncia puede ser molesto, pero el uso de ortodoncia mejorará su mordida y ayudará a eliminar otro tipo de dolores bucales y dentales provocados por el desalineamiento de los dientes. Otros beneficios de los aparatos de ortodoncia:

  • Un cuidado bucal más sencillo: unos dientes alineados son más fáciles de cepillar, por lo que tendrá menos riesgos de padecer deterioro dental o una enfermedad periodontal..
  • Mayor confianza en sí mismo: cuando el aparato haya corregido la desalineación de los dientes, podrá disfrutar de la seguridad que ofrece una sonrisa sana. (3)

Enfrentarse a unos brackets recién puestos suele dar bastante miedo. La sensación de confusión que nos invade cuando el dentista nos comunica que debemos ponernos aparato nos hace sentirnos perdidas. Primero, por tener algo en los dientes que no has tenido antes. Después, por la incertidumbre de si nos generará llagas y dolor y, por último, por el reto de enfrentarnos a qué alimentos comer y cuáles evitar.

Si estás en esa situación, ¡no te preocupes! Al principio estarás un poco perdida pero enseguida de acostumbrarás. Sin embargo, no está de más saber qué platos recomiendan comer los primeros días y qué alimentos evitar y en qué formas para no llevarnos disgustos, como por ejemplo, el no poder limpiar bien nuestro aparato o incluso estropear alguno de los brackets.

¿Qué comer los primeros días?

Los primeros días con aparato pueden ser complicados. Al igual que cada vez que el destista apriete los brackets. El simple hecho de abrir la mandíbula nos dolerá y masticar carne o pescado nos parecerá imposible.

Para esos días es importante tener presente que pasará y que nos acostumbraremos a la ortodoncia pero también ayudará comer algunos platos ligeros y, sobre todo, fáciles de ingerir.

Las sopas y purés se convertirán en una gran ayuda. No te quedes en los básicos y aprovecha para meter en ellos todo tipo de alimentos: carnes, pescados, verduras… Para que sigas comiendo variado aunque la forma de hacerlo cambie durante unos días. Aprovecha para comer fruta en forma de zumo o batidos así como embutido o carne muy picadito para no tener que hacer mucho esfuerzo.

Lo que no debes comer

No te asustes, hay mucha variedad de alimentos para que puedas comer. Sin embargo, es mejor que evites algunos o por lo menos que, durante el tiempo que los lleves puestos, cambies la forma de comerlos.

1 Manzanas a bocados

Cualquier fruta que antes podrías comerte a mordiscos es mejor que, a partir de ahora, intentes evitar hacerlo. En primer lugar porque si te los acaban de poner (como hemos mencionado arriba) te dolerá el gesto de hacerlo y en segundo lugar porque podrías estropearte los brackets. Pero no te preocupes, puedes ingerirla en forma de batidos o en trocitos pequeños que partas con un cuchillo.

2 Bocadillos

Es la misma situación que el punto anterior, podrías tener problemas con los brackets. Además, si es en pan de molde, le sumarás el hecho de que te costará muchísimo limpiarte bien el aparato. Mejor evitar todo tipo de bocadillos.

3 Semillas, cacahuetes, pistachos…

O cualquier fruto seco con pieles. Tanto estas como cualquier semilla se te quedará enganchado en el aparato haciendo muy costoso el dejarlo limpio por completo. ¡Piénsatelo dos veces!

4 Chicles

En este caso sí tendrás que decirlos adiós durante el tiempo que lleves la ortodoncia. La razón es clara: ¡se te pegará por todos lados!

5 Golosinas y chuches duras

Olvídate de ellas por dos razones: en primer lugar se te podrán enganchar en el aparato y en segundo, podrán dañártelo.

6 El café y el tabaco

Este caso es diferente a los anteriores, no tanto porque pueda dañar tus brackets sino por el sentido estético. Por muy bien que te laves los dientes, tanto el café como el tabaco irán amarilleando el plástico del alambre y, por mucho que te cepilles, la sensación será de que tienes la sonrisa amarilla.

Si aún así tienes dudas, antes de arriesgarte a probar, consulta a tu dentista.

¿Duele la ortodoncia?

El dolor en la ortodoncia es una de las preocupaciones más importantes para aquellas personas que tienen que seguir este tratamiento dental. Si acudiste a tu clínica dental y tras el previo análisis de tu caso dentista, tu dentista te ha recomendado un tratamiento de ortodoncia, entonces seguramente te han surgido algunas dudas, algunas seguramente se te ocurrieron posteriormente a la visita a tu clínica.

Todos le tenemos miedo al dolor, y claro que muchas de las dudas que saltan a nuestra mente cuando nos confirman que usaremos brackets, son las relacionadas al dolor. ¿Duele cuando te ponen los brackets? ¿Sentimos un dolor insoportable que no podemos ni comer? ¿Estaremos doloridos por años?

En el IMOI siempre despejamos estas dudas a todos los pacientes que han de recibir este tipo de tratamientos y les damos algunos consejos para que pasen todo el tratamiento sin dolor y de la mejor manera posible. Quédate y continúa leyendo.

Dolor previo a la aplicación de tu ortodoncia.

Depende mucho del tratamiento al que vayas a ser sometido que tengas o no un episodio de dolor antes de que te coloquen tus brackets.

Hay algunos pacientes que debido al tipo de hueso maxilar que tengan o alguna afección detectada en su caso clínico, necesitan extracciones de piezas dentales; aunque en la mayoría de los casos no es necesario, debido a los adelantos en materia de ortodoncia.

Si ya has hablado con tu dentista del IMOI y éste te ha confirmado que vas a conservar todas tus piezas dentales, ve a nuestro siguiente apartado donde te explicaremos el control del dolor durante y posterior a la colocación de tus brackets.

Sin embargo, si en tu caso no es posible evitar alguna extracción y no has pasado antes por un episodio similar debes de saber lo siguiente:

  1. La extracción de alguna muela o diente se realiza bajo los efectos de anestesia, ésta es aplicada en la encía y hasta que te haga efecto tu dentista no procederá a extraer la pieza.
  1. Si tu dentista está por iniciar la extracción y aún sientes que la anestesia no te ha hecho efecto, coméntaselo. Solo tú conoces tu cuerpo y si hay un retraso en los efectos tu dentista deberá saberlo.
  2. Una vez que la extracción se ha realizado, estarás algunas horas con los efectos de la anestesia por lo que no sentirás dolor alguno. Debes tomar el analgésico que te prescriban antes de que el efecto adormecedor desaparezca y empieces a sentir dolor. No será necesario que tomes analgésicos más de 3 días y estarás listo para que te coloquen tus brackets.

Dolor en la ortodoncia durante la aplicación de tus brackets.

El proceso de colocación de brackets no implica ningún dolor para el paciente. A lo sumo puede resultarte ligeramente molesto el tener por varios minutos la boca abierta.

Pero no te preocupes, pues tu detntista del IMOI te ayudará utilizando material especial, un abrebocas que si está bien colocado ni lo sentirás.

Control del dolor cuando usas brackets.

Una vez que ya tienes colocado tu aparato de ortodoncia, es muy probable que tengas algunos episodios de molestia y dolor. Para evitar esa incomodidad ten en cuenta lo siguiente:

  1. Si utilizas brackets metálicos, una vez que los tengas colocados haz muchos movimientos con tu boca antes de salir de la consulta, para detectar algún posible alambre incómodo para tu boca.
  2. Al principio vas a sentir incomodidad en la boca pues no estás acostumbrado a tener un agente extraño, como son los brackets, dentro de ella e incluso conforme pasen los días quizá se formen ulceraciones bucales.No te asustes porque eso es completamente normal y para contrarrestar dichas molestias, tu dentista del IMOI te va a prescribir enjuagues bucales especiales y el uso de cera de ortodoncia. Esta cera será tu mejor amiga durante el tratamiento pues con solo una pequeña parte que coloques en la zona de los brackets donde te molesta, tendrás suficiente para eliminar cualquier dolor y molestia que algún bracket, liga, banda o arco esté causando en tus encías, mejillas o lengua.
  3. Al ser el tratamiento de ortodoncia un movimiento constante y fuerte de tus dientes, es lógico que haya molestia en los ajustes que tu dentista haga en cada consulta. Este dolor varía en cada paciente pero no es algo incapacitante o que te impida continuar con tu vida normal. Tu dentista te prescribirá un analgésico ideal que no afecte el proceso de reajuste dental así que solo debes pedirlo y él te lo dará.
  4. La dieta que es recomendada a los pacientes con brackets, es una dieta blanda; justamente por la hipersensibilidad que tienen los dientes y su poca capacidad para masticar cosas duras sin que haya dolor. Además, cuidar de nuestros aparatos de ortodoncia es básico para evitar un retraso en los tratamientos y al evitar comer cosas con mucha dureza, alargamos la vida útil de nuestros brackets.

Los niños y el dolor en la ortodoncia.

Para los pequeños, el control del dolor durante su tratamiento con brackets es primordial para que puedan llevar una vida normal y sin alteraciones en su ritmo cotidiano.

Como ya te dijimos anteriormente, no se genera un dolor tan intenso como para incapacitar al paciente, de lo contrario no habría tantos niños con tratamientos de ortodoncia.

Si retrocedemos un poco en el tiempo es probable que nos encontremos con casos en dónde en efecto, había mucho dolor e incomodidad hacia el paciente de cualquier edad que se sometía a estos tratamiento; pero afortunadamente en la actualidad, el usar brackets es muy sencillo, muy cómodo y prácticamente indoloro.

No hay forma de negarse a tener unos dientes bonitos, sanos, cuidados y llenos de vida tras un tratamiento con brackets. El dolor solo llegará de manera ligera y por episodios que pueden ser fácilmente controlados bajo prescripción médica, con analgésicos no esteroideos que con ligeras dosis mitigarán cualquier malestar durante el proceso.

Además, es importante que a cualquier edad en la que se apliquen los brackets, tengas un correcto cepillado y sigas puntualmente las indicaciones que te de tu dentista, eso te permitirán concluir de manera satisfactoria tu tratamiento.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *