0

Dolor pechos regla

¿Porqué me duelen los pechos? Dolor de pechos después de la menstruación

Si tienes dolor de pechos después de la menstruación, puede no estar relacionado con tu menstruación. En vez de asociarse con la menstruación, el dolor de pechos después de la menstruación puede ser no cíclico y estar causado por diferentes motivos. Puede afectar un pecho o ambos pechos. Hay varios motivos que causan dolor de pechos después de la menstruación y pueden ser embarazo, trauma a un pecho, un sujetador de tamaño inapropiado, mastitis, cambios en pechos fibroquísticos, costocondritis y esquinces en la espalda, los hombros o el cuello. La toma de ciertos medicamentos, como antidepresivos, anticonceptivos orales hormonales, antipsicóticos, etc., también puede causar dolor de pechos después de la menstruación. La cirugía de pechos y la formación de tejido cicatricial también pueden resultar en dolor de pechos.

La mayoría de los cánceres de mama no provocan dolor. No obstante, debes consultar con un médico inmediatamente si tienes dolor de pechos después de la menstruación que no disminuye y en caso de padecer alguno de los siguientes síntomas:

  • Un bulto en el pecho
  • Cualquier flujo del pezón, sea transparente o con sangre
  • Dolor de pecho sin motivo o que no mejora
  • Síntomas de una infección mamaria, incluyendo pus, fiebre, rojez o sensibilidad
  • Dolor o bulto en el pecho que no mejora

Dolor de pechos debido a la menstruación vs. el embarazo: ¿cuál es la diferencia?

Entre los primeros síntomas de embarazo para muchas mujeres están los cambios en sus pechos. El embarazo afecta los niveles corporales de las hormonas estrógeno y progesterona. El estrógeno promueve el aumento en tamaño de los conductos mamarios, y la progesterona fomenta el crecimiento y la formación de las células productoras de leche. Por tanto, estos cambios hormonales pueden hacer que tus pechos estén hinchados, doloridos, o sensibles al tacto al inicio del embarazo. También puedes sentir tus pechos más llenos y pesados. Estos cambios en los pechos suelen ocurrir entre una y dos semanas después de la concepción, y pueden mantenerse mientras tus niveles de progesterona estén elevados durante el embarazo.

Durante el dolor de pechos asociado al síndrome premenstrual (SPM), la sensibilidad y el hinchazón pueden ocurrir durante la segunda mitad de tu ciclo menstrual. Los síntomas suelen tener la intensidad más alta justo antes de la llegada de tu menstruación. Es más, los síntomas pueden ser de mayor severidad en mujeres en edad reproductiva. Tus pechos pueden sentirse densos y con bultos, especialmente en su zona exterior. Para diferenciar entre dolor de pechos durante la menstruación y durante el embarazo, el dolor durante la menstruación puede ser sordo y los pechos se pueden sentir pesados y llenos. El dolor podrá remitir de manera gradual cuando termina tu menstruación.

El dolor de pechos es frecuente entre mujeres. Se puede clasificar como cíclico o no cíclico. El dolor de pechos cíclico se asocia a tu ciclo menstrual y mejora cuando termina la menstruación. Las fluctuaciones en los niveles hormonales durante tu ciclo menstrual normal causan el dolor de pechos antes de la menstruación. Puedes sentir dolor de pechos antes de la menstruación como pesadez y sensibilidad en ambos pechos.

Los síntomas pueden aparecer una semana antes del inicio de tu menstruación y disminuir de forma gradual después de tu menstruación. Puedes tomar antiinflamatorios no esteroideos (AINE) disponibles sin receta médica para aliviar el dolor de pechos. También podrás implementar algunos cambios en tu estilo de vida para aliviar el dolor. El dolor de pechos después de tu menstruación que no remite puede que no esté relacionado con tu ciclo menstrual. Hay muchas causas de dolor de pechos después de la menstruación.

Si tienes dolor de pechos que no está relacionado con el ciclo menstrual, no remite y viene acompañado de un bulto, flujo de los pezones o señales de una infección mamaria, consulta con tu médico sin demora.

La razón por la que te duelen los pezones (y los pechos)

¿Notas que a veces te duelen los pezones o los pechos? A la mayoría de las mujeres les cambian drásticamente los pezones durante el ciclo menstrual. Hay días que podrías ponerte una pinza en el pezón y apenas lo notarías. Y otros días, el simple roce de la tela de la camiseta puede parecer una cuchilla.

Las hormonas progesterona y estrógeno son las responsables de los cambios cíclicos que notas en los pechos y los pezones durante todo el mes. Para entender el por qué, empecemos repasando cómo cambian estas hormonas durante el ciclo menstrual.

Cambios hormonales durante el ciclo menstrual

El ciclo se divide en dos fases: la fase folicular, que empieza el primer día de tu último periodo y acaba en la ovulación, y la fase lútea, que empieza tras la ovulación y dura hasta tu próximo periodo. Durante la fase folicular del ciclo, el estrógeno aumenta y llega a su pico, cae justo antes de la ovulación, y aumenta ligeramente en la fase lútea. La progesterona empieza a aumentar justo antes de la ovulación, y llega a su pico a mitad de la fase lútea. Si no hay embarazo, la progesterona cae drásticamente, lo que da lugar al inicio de tu próximo periodo.

Tu pecho también tiene un ciclo

Tu pecho también tiene un ciclo propio. Para entender cómo influye tu ciclo en la sensación que te dan tus pechos, repasemos qué es un pecho. Su función principal es suministrar leche a los bebés y la fisiología del pecho pueden entenderse basándose en esta función. La estructura interna de la mama es como un sistema de drenaje: unos sacos de células mamarias llamadas alveolos producen la leche. Estos alveolos están conectados a una serie de conductos, que drenan hacia el pezón. Este sistema de drenaje está rodeado de tejido conjuntivo y grasa, que presta apoyo estructural y asiste en la función celular mamaria.

Al principio de la fase folicular, los niveles de progesterona son bajos. En la mayoría de las mujeres esto hace que no haya mucha actividad ni en los pezones ni en el pecho. Pero conforme te acercas a la ovulación, el estrógeno aumenta. Uno de los efectos del estrógeno es el aumento del número de receptores de progesterona en el pecho, sentando las bases para que la progesterona haga lo suyo durante la fase lútea del ciclo. Conforme van aumentando los niveles de progesterona, fomenta la multiplicación de las células mamarias y de los alveolos preparándose para un posible embarazo.

Si te quedas embarazada, tus niveles de progesterona siguen subiendo, lo que provoca un crecimiento continuado ―y bastante visible― de tus células mamarias durante el embarazo. Si no hay embarazo, los niveles de progesterona caen y las células nuevas empiezan a morir. Las células mamarias, cuando mueren, no son eliminadas de la misma forma que el revestimiento uterino durante el periodo. En cambio, las células mamarias que mueren se desintegran y son eliminadas por el tejido aledaño y las células carroñeras. Al morir las células, la estructura mamaria vuelve a su arquitectura previa y empieza un nuevo ciclo.

¿Síndrome premenstrual o embarazo?

Es común sentir dolor en los pechos o en los pezones en la época en la que la progesterona llega a su pico, es decir, una semana antes de que te llegue el periodo. Si tienes un ciclo de 28 días, notarás sensibilidad alrededor del día 21. Ese dolor debería amainar al caer los niveles hormonales, justo antes de o durante la regla.

El dolor de mamas o de pezones también puede ser síntoma de embarazo. ¿Hay forma de diferenciar entre el dolor premenstrual normal y el que indica embarazo? Si bien no hay pruebas concluyentes, hay algunas pistas posibles. A principios del embarazo, el dolor suele extenderse a todo el pecho, en vez de estar solo en el pezón, y tiende a durar un periodo de tiempo extenso ―a menudo todo el primer trimestre― mientras que el dolor de mamas premenstrual suele durar solo unos días.

De Lindsay Meisel | Jun 1, 2017 Tags: ciclo irregular, concepción, consejos embarazo, embarazo, esperma, fase folicular, fertilidad, hormonas, infertilidad, menstruación, moco cervical, mujer, ovulación, pulsera Ava, regla, sexo, SOP, symptom spotting

Lindsay Meisel

La sensibilidad en el pecho y el aumento del tamaño de los senos es uno de los primeros síntomas del embarazo. El dolor en los senos comienza a producirse desde los primeros días después de la fertilización y suele prolongarse a lo largo del primer trimestre de embarazo. Las mamas comienzan a prepararse para alimentar al bebé y este proceso puede ser molesto.

Cambios en el pecho durante el embarazo

La hinchazón y el dolor en los senos se debe a que el pecho comienza a prepararse desde las primeras semanas del embarazo para la lactancia materna. Durante la gestación aumenta la producción de estrógenos y progesterona, y esto provoca que haya un mayor flujo sanguíneo en el cuerpo y por tanto favorece los cambios en los tejidos mamarios.

Otra de las sensaciónes que se puede producir en el pecho durante la gestación es hormigueo, ya que la piel está cediendo al aumentar el volumen de los senos. Es muy importante que hidrates bien los senos todos los días para evitar que aparezcan las temidas estrías.

Las venas del pecho se aprecian con mucha más intensidad, una serie de venas azuladas serán más visibles y los pezones se tornan más oscuros. En las areolas también podrías ver unos puntitos abultados, son las glándulas de Montgomery, y producen una sustancia que hidrata los pezones y los protege en la lactancia de posibles infecciones.

Aproximadamente en el tercer mes de embarazo, algunas mujeres producen un líquido amarillo denominado calostro, una sustancia muy nutritiva que será el alimento principal del bebé hasta la subida de la leche.

Cómo aliviar el dolor de los senos en el embarazo

El dolor o sensibilidad en el pecho se produce principalmente en el primer trimestre de embarazo, sin embargo, aunque no se puede hacer nada para eliminar completamente las molestias en los senos, hay pequeños trucos que ayudan:

-Usar un sujetador sin aros, con tirantes anchos y de tejido de algodón.

-Muchas mujeres se sienten más cómodas durmiendo con sujetador durante el embarazo.

-Aumenta la talla de sujetador para adaptarla a tu nuevo contorno.

-Para aliviar la sensación de dolor e hinchazón puedes darte duchas de agua tibia o aplicar compresas frías en la zona.

Haz seguimiento de su ciclo menstrual todos los meses con Clue app

*Traducción: Carolina Tafur

Cosas importantes a saber:

  • El dolor de senos es un síntoma premenstrual común que ocurre normalmente de 5 a 10 días antes de que comience el periodo

  • El dolor de senos cíclico es una parte normal del ciclo menstrual y usualmente no debe ser causa de preocupación

  • Para sentir alivio prueba usar sostenes de soporte, compresas tibias o frías, masajes, medicamentos, yerbas y suplementos, cambios en la dieta y/o meditación

Cómo se relaciona el dolor en los senos con el ciclo menstrual

El dolor de senos cíclico (también conocido como mastalgia) es un síntoma premenstrual común que ocurre en un patrón predecible, el cual está relacionado con el ciclo menstrual.

Normalmente ocurre durante la fase lútea (después de la ovulación y antes del periodo) y desaparece cuando comienza el periodo. Las personas que toman hormonas como método anticonceptivo, tratamientos de fertilidad, manejo de sangrados anormales o terapia de hormonas durante la menopausia, pueden experimentar dolor de senos relacionado con los cambios en los niveles de hormonas causados por estos tratamientos.

más de 115k calificaciones

más de 115k calificaciones

Cómo saber si el dolor en los senos es cíclico

Normalmente el dolor de senos cíclico se experimenta en un momento en particular en cada ciclo e igualmente presenta síntomas particulares:

  • Dolor de senos que se presenta de 5 a 10 días antes de que comience el periodo y que desaparece después de que el periodo comienza (1)

  • Senos que se sienten adoloridos, pesados y sensibles, pero el dolor también puede ser agudo y punzante (1)

  • Senos que se sienten inflamados o abultados en los días previos al periodo (2)

El dolor en los senos puede ser, en ocasiones, severo y causar un impacto en la actividad física y sexual (2). Algunas personas también reportan un dolor tan agudo que interfiere con el trabajo y el sueño, aunque esto es menos frecuente (2).

Remedios con respaldo científico para el dolor de senos

A pesar de que el dolor de senos relacionado con el ciclo es común y afecta a muchas personas, no hay mucha investigación acerca de cómo aliviarlo; pero hay algunas cosas simples que puedes intentar:

Sostenes: Usa un sostén de soporte que se ajuste bien (3,4). La mayoría de las personas usan un tamaño equivocado de sostén. Si tienes la manera de encontrar un sostén hecho a tu medida, esto podría disminuir el dolor, especialmente para las personas con senos grandes. También hay comunidades online que pueden ayudarte a encontrar la medida adecuada de tu sostén en casa. Considera dormir con un sostén suave si el dolor está afectando tus patrones de sueño (3).

Mimos y cuidados: Usa compresas tibias o frías (la que se sienta mejor) y hazte masajes suaves (3).

Medicamentos: Para la mayoría de las personas, los medicamentos de venta libre tales como el ibuprofeno o el acetaminofén son seguros y también son un método razonable para intentar aliviar el dolor de senos, aunque no hay evidencia suficiente para determinar si son más efectivos que un placebo (5).

Suplementos y yerbas: Vitex agnus-castus (también conocida como sauce gatillo) es una yerba que mejora varios síntomas premenstruales, incluido el dolor de senos (6-8). Algunas personas pueden sentir alivio tomando aceite de onagra vespertina (o su componente activo, ácido gamma-linolénico), vitamina E o ambos, aunque los estudios muestran resultados contradictorios (3,5,9). La linaza en polvo puede disminuir la intensidad y la duración del dolor de senos cíclico (6,10). Un estudio muestra que la Matricaria chamomilla (manzanilla) puede ayudar a aliviar el dolor de senos premenstrual, pero todavía se necesita más investigación sobre este tema (11).

Cambios en la dieta: Estudios sugieren que una dieta con alto contenido de grasas puede tener un impacto en el dolor de senos cíclico (12). Dos estudios muestran que reducir el consumo de grasa en la dieta puede ayudar a mejorar el dolor de senos cíclico (13,14).

Meditación y relajación: Las personas que padecen de dolor de senos y practican relajación muscular progresiva a diario, pueden experimentar una mejoría (15). La meditación de conciencia plena puede ayudar a aliviar los síntomas premenstruales en general (16).

Si estos remedios no ayudan

Si el dolor de senos es severo y no mejora con estos pasos, consulta con tu proveedor de servicios médicos, con quien podrás discutir otras opciones, tales como comenzar un tratamiento o cambiar tu prescripción (9,17).

Cosas que parecen no ayudar

Algunas intervenciones han demostrado no ser efectivas o concluyentes. Se ha estudiado el uso de las vitaminas B1 y B6, pero estas no parecen ser efectivas al reducir el dolor de senos (3). También se ha estudiado la reducción en el consumo de cafeína, pero la evidencia a favor de este método no es concluyente (3). El uso de diuréticos tampoco ha funcionado (3).

¿Cuál es la razón biológica detrás del dolor de senos?

Es probable que la causa del dolor de senos cíclico sean las hormonas, debido al patrón en relación con el ciclo menstrual. Sin embargo, aún se desconoce exactamente qué hormona (u hormonas) están relacionadas con el dolor (3). Algunas teorías hablan de un exceso de estrógeno o prolactina, o deficiencia de progesterona durante la fase lútea, pero los estudios muestran resultados contradictorios (3). No obstante, se puede afirmar que el dolor de senos cíclico comúnmente se presenta después de la ovulación (18).

Otras teorías acerca de la causa del dolor de senos cíclico incluyen la retención de líquidos y el metabolismo lipídico (de grasas) (3). También se ha visto inflamación de los ductos mamarios en las personas que experimentan dolor de senos cíclico y acíclico (19).

Aprende sobre tu cuerpo y sobre salud menstrual

¡Hola, soy Steph! Te enviaré historias educativas y entretenidas sobre salud menstrual y compartiré consejos y trucos para sacar el máximo provecho a tu aplicación Clue.

Una nota del equipo científico de Clue

Cuando haces seguimiento en Clue, estás ayudando a la comunidad científica a entender mejor el dolor de senos.

Laura Symul, una científica en Stanford, está estudiando la manera como las personas provenientes de diferentes grupos demográficos que usan Clue reportan el dolor de senos, con el fin de identificar en los datos patrones que todavía no hayan sido descritos en las publicaciones científicas.

Aquí puedes leer más acerca de cómo hacer seguimiento en Clue.

El dolor de senos es común y normal

Aunque puede que esto no haga desaparecer la incomodidad que puedes estar sintiendo, a veces resulta reconfortante saber que otras personas están lidiando con el mismo problema, el cual es parte del patron normal de cambios que experimenta tu cuerpo durante el ciclo.

Los cambios cíclicos en tus senos que incluyen dolor, sensibilidad e inflamación, afectan a 7 de cada 10 personas premenopáusicas (2,20). Muchas personas tienen la preocupación de que el dolor de senos pueda significar un cáncer de mama, pero solo el dolor—especialmente cuando es cíclico—no es un síntoma común de las personas con cáncer.

Si te preocupa el dolor en tus senos, hablar con un profesional de la salud para que te haga un examen y te dé más información, puede ayudar a aliviar la ansiedad y, de pronto, parte del dolor mismo (21).

¿Qué más debería saber sobre el dolor de senos?

El dolor de senos que no es cíclico (es decir, que no está relacionado con el ciclo menstrual y no desaparece) puede tener origen en el seno o la caja torácica, debido a una inflamación, infección, lesión o también podría indicar la presencia de cáncer (17). El dolor de senos acíclico que persiste en un punto en particular—y especialmente si hay un bulto—debería ser examinado por un profesional de la salud (17).

El dolor en los senos también puede ser síntoma de un embarazo temprano. Si existe la posibilidad de que estés en embarazo, tus senos pueden ponerse sensibles y puedes tener un retraso en tu periodo. Hacerte una prueba de embarazo puede ser una buena idea.

Dolor en el pecho durante el embarazo

Dolor en el pecho: ¿embarazo o dolor premenstrual?

El dolor en los senos que aparece en las primeras semanas de embarazo puede confundirse con el síntoma similar que muchas mujeres experimentan cuando está por llegar su menstruación. Tanto en el embarazo como en los días previos al período, los senos pueden congestionarse y tornarse muy sensibles. Sin embargo, a diferencia de lo que sucede mes tras mes, cuando hay embarazo se aprecian cambios notables en la forma y el color de los pezones, que tienden a oscurecerse.

El aumento de volumen

El dolor en el pecho se experimenta sobre todo en el primer trimestre de embarazo, y se debe a que las glándulas mamarias comienzan a prepararse para la lactancia. Los pechos aumentan su volumen y por eso puedes experimentar tirantez, dolores punzantes e intermitentes o mayor sensibilidad al tacto. Si bien continuarás ganando volumen en el pecho (hasta un kilo de tu aumento de peso puede deberse al mismo), la congestión y el dolor no suelen ser tan intensos después de la primera etapa del embarazo.

Has de saber que algunas mujeres experimentan este síntoma más que otras: si normalmente tienes poco volumen de busto, el aumento será más notorio. También se suele manifestar con más frecuencia en el primer embarazo que si ya has tenido hijos antes.

Otras consecuencias

Tus pechos pueden sufrir otras modificaciones, como por ejemplo comenzar a segregar gotas de calostro (el mismo líquido que alimentará a tu bebé durante sus primeros días de vida). También puede aparecer un bulto: una molestia que se debe a que se te haya tapado un conducto de la leche. Si pese a tratar la inflamación con calor y frío, así como con masajes locales, la inflamación persiste, consulta a tu médico.

Cómo aliviar las molestias en los senos

Lo mejor que puedes hacer es utilizar un sostén adecuado, ya que sin soporte los pechos dolerán más, sobre todo mientras haces ejercicio. Evita los que tienen aros de metal, que podrían agravar el dolor y las molestias. Recuerda ir cambiando de talla de sostén a medida que aumenta el volumen de tus pechos. Las duchas de agua tibia o la aplicación de compresas frías pueden ayudar a aliviar las molestias más intensas. Y procura relajarte, que pronto este síntoma irá cediendo.

Cómo diferenciar los síntomas del SPM y del embarazo

Los síntomas del SPM (Síndrome Premenstrual) y del embarazo son muy semejantes y, por eso, algunas mujeres pueden tener dificultad para distinguirlos, especialmente cuando nunca han estado embarazadas.

Sin embargo, una buena forma de saber si una mujer está embarazada es observar si hay náuseas matutinas, las cuales se presentan al inicio del embarazo. Además, los síntomas del SPM duran entre 5 y 10 días hasta el surgimiento de la menstruación, mientras que los primeros síntomas del embarazo pueden durar desde 2 semanas hasta varios meses.

Es por esto que, para identificar correctamente si la mujer tiene SPM o está embarazada, se recomienda hacer una prueba de embarazo o consultar a un ginecólogo.

¿Cómo saber si es SPM o embarazo?

Para saber si es SPM o embarazo, la mujer debe estar atenta a algunas diferencias en los síntomas como:

Síntomas SPM Embarazo
Sangrado Menstruación normal Pequeño sangrado rosado que dura hasta 2 días.
Náuseas

No son comunes.

Frecuentes durante la mañana después de levantarse.

Sensibilidad en las mamas

Desaparece después del inicio de la menstruación

Surge en las primeras 2 semanas con las areolas más oscuras.

Cólicos abdominales

Son más comunes en algunas mujeres.

Aparecen con intensidad moderada en las primeras semanas de gestación.

Somnolencia

Dura hasta 3 días antes de la menstruación.

Es normal durante los primeros 3 meses.

Cambios de humor

Irritabilidad, sentimientos de rabia y tristeza.

Sentimientos más intensos, siendo frecuente el llanto.

Sin embargo, las diferencias entre los síntomas de SPM y el embarazo son muy sutiles, siendo que la mujer debe conocer muy bien los cambios de su cuerpo para identificar correctamente un posible embarazo a partir de los síntomas. Además, la presencia de estos síntomas puede ocurrir en el embarazo psicológico, el cual se caracteriza cuando la mujer no está embarazada, pero presenta síntomas como náuseas y crecimiento del vientre.

¿Cómo hacer que la regla baje más rápido?

Una buena forma de hacer que la regla venga más rápido, aliviando los síntomas del SPM, es tomando té de canela en rama. Esta posee propiedades que promueven la contracción uterina, ayudando a que se presente la menstruación. Sin embargo, no se recomienda tomar en caso de que haya sospecha de estar embarazada, ya que se corre el riesgo de abortar. Conozca más ejemplos de tés en: 4 Tipos de tés para el retraso menstrual

Para concluir, Reddrop recuerda que los bultos que aparecen las semanas anteriores a la regla no deben ser motivo de preocupación. En cualquier caso, puedes revisarte el pecho cuando la menstruación haya acabado.

«No aconsejo revisarlo antes porque en ese momento el pecho está sufriendo los estragos de las hormonas y puede dar la sensación de que tiene muchos bultos. No hay que alarmarse. Lo mejor es esperar a revisarlo después de que acabe la menstruación, cuando todo está más tranquilo, por decirlo de alguna manera», explica Reddrop.

«Por supuesto, si ocurre algo poco común, como que un pezón sangre o supure, lo que hay que hacer es acudir al médico lo antes posible». Pero, en principio, «una vez que empieza la menstruación, el pecho dejará de doler y de estar hinchado», tranquiliza la doctora.

Este artículo fue publicado originalmente en la edición australiana de ‘The Huffington Post’ y ha sido traducido del inglés por Irene de Andrés Armenteros.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

– Las inconcebibles formas en que las mujeres lidian con sus menstruaciones por todo el mundo

– A mal síndrome premenstrual, buena cara

– El dolor silenciado

Trucos para aliviar la hinchazón en los senos

Para dejar de lado esas molestias, usar remedios naturales, evitar ciertos alimentos y bebidas y reforzar el consumo de vitaminas puede ser de gran ayuda para aliviar la hinchazón. Toma nota:

  • En vez de usar brassieres con varilla, prefiere – durante esos días- los tops de algodón poco ajustados. Sentirás un descanso en tu pecho y el dolor ocasionado por los roces no será un problema.
  • Evita al máximo el consumo de lácteos.
  • Las bebidas y alimentos que contienen cafeína, como el té negro, chocolate y café también están prohibidos, pues contienen metilxantina, una sustancia capaz de dilatar los vasos sanguíneos y de este modo, hacer que se acumule líquido en tus senos, originando dolor y congestión.
  • Reduce la ingesta de sal y grasas en tu dieta. La sal propicia la retención de líquidos y las grasas aumentan la produción de estrógenos.

Remedios naturales
Antes de acudir al uso de fármacos intenta esta sencilla receta, elaborada con ingredientes naturales:
Toma dos pañitos, humedécelos con agua caliente e imprégnalos con vinagre de manzana, zumo de limón o café. Inmediatamente, ponlo sobre tus senos y deja que se enfríe.
El calor, además de ser relajante, estimula la circulación. El café, vinagre de manzana y el limón tienen propiedades desinflamatorias y descongestionantes. Puedes repetir el procedimiento de 2 a 4 veces por día, según los síntomas.
El consumo de vitaminas E y B6 son una excelente alternativa para el dolor en los senos producido por los cambios fibroquísticos, pues actúan como antiinflamatorias, bien sea en cápsulas o aumentando el consumo de los alimentos que las contienen.
Las frutas, verduras, cereales integrales y legumbres, además de derivados lácteos, aceite de soya, carnes magras, pollo, huevos y pescado son fuente significativa de vitamina E; la vitamina B6, por otro lado, está presente en mayor cantidad en los granos integrales y frutos secos.
Y para complementar tus cuidados, practica actividad física por lo menos 30 minutos diarios. Ejercicios de bajo impacto como las caminatas, el yoga o salir a montar en tu bicicicleta pueden aliviar los síntomas, además de disminuir los niveles de estrés, haciendo que la hinchazón y la sensibilidad en tus senos disminuyan rápidamente.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *