0

Dolor regla betaespera positivo

Beta Positiva

Mi Séptima Beta

Cita Posted on noviembre 20, 2017 Actualizado enn noviembre 13, 2018

O más bien debería haber llamado a este post «la maldición del ciento y pico» … ahora entenderéis porque.

El tratamiento

En Mi Sexta Beta os contaba que había sido negativo y que íbamos a hacer un «non stop» y seguir a por dos congelados más.

Así lo hicimos, el 14 de octubre bajó la regla y el 15 andaba ya con Progynova. En aquella fecha, como os comentaba en ese post, estaba saliendo de un catarrazo, o más bien eso creía yo. El 16 de octubre, volvieron la tos y los mocos y para mi desconsuelo, peor que la otra vez. Esa misma semana acabé en el médico otra vez, porque no era capaz de dormir. Así que al mucolítco, le tuvimos que poner ibuprofeno con codeina, todo estupendo y genial para estar preparándose para una transfer. Pero no, no fue tan fácil, los mocos siguieron, el dolor de garganta también y en mi siguiente visita al médico me dieron antibiótico. Y si, por fin, me deshice del catarro a 9 días antes de la transfer.

El 25 de octubre fui al control de endometrío y estaba todo bien. La Doctora me dijo que no me preocupe por la medicación del catarro, que el ibuprofeno no es aconsejable por que al parecer en algunos casos se pierde vascularización en el utero pero que tampoco cree que vayamos a tener problemas. Lo único que le preocupa es que hayamos decidido ir con 2 embriones, que le parece una locura. Pero somos firmes en la decisión, las probabilidades de volver a tener mellis son ínfimas, de hecho creo que estamos más cerca de no conseguir nada de nada que de otra cosa.

Y cuando ya pensaba que lo peor habia pasado, el día 26 empiezo a manchar. Casi me da algo. Lo primero que se me pasó por la cabeza es que mi endometrio no había aguantado y se estaba desintegrando. Llamé a IVI y mi Doctora decidió hacerme una eco al día siguiente.

Aun por la mañana tuve unos hilillos marrones de sangre, pero en la eco no se vio nada raro. Según me dijeron, a veces cuando se lleva mucho tomando Progynova pasa esto. Teniendo en cuenta que llevaba dos ciclos seguidos todo encajaba, así que a casa a esperar al día de la transfer.

La transfer

El día 31 de octubre a las 18:30 estaba prevista la transfer. Me fastidió un poco por que me apetecía un montón disfrazarme con los mellis y salir a hacer «truco o trato» pero estaba claro que «el truco o trato» me lo iban a hacer en el IVI …

La transfer fue muy rápida y me dio muy buena vibra. Es la primera vez que me hacen una transfer con hilo musical y justo en ese momento sonaba «your song». Desde que vi Moulin Rouge es una de mis canciones favoritas, así que pensé:- jolin que buen recuerdo si me quedase embarazada. En 10 días veríamos el resultado.

La espera

La betaespera la llevé fatal, creo que tenía tantas hormonas encima que ya no era dueña de mi. Andaba bastante tristona, muy muy cansada y algo llorica. El séptimo día post transfer … ¡tachaaaaaaan sorpresa! ¡manchado rosita! el manchado venía junto con alguna molestia de regla así que todo apuntaba que algo se estaba implantando. 24 horas después comenzaron mis «ganotas» de hacer pis de siempre, estábamos tocando de nuevo el positivo.

La beta

Y así fue, el día 10 de noviembre me confirmaban que tenía una beta de 159, cuando a partir de 60 ese día se considera positivo. Lejos de alegrarme cuando me llamaron, no me hizo ninguna gracia el resultado:- otra vez ciento y pico joder … Papa al Cuadrado se enfadó conmigo, no entendía porque teniendo una beta perfectamente normal estaba así. Le dije: – creo que estamos ante otro bioquímico. El lunes habrán pasado 72 de la beta, la repetiré a ver si duplica, pero algo me dice que no va a ser así. El como siempre:- venga Ana confía que no siempre va a pasar los mismo … bla bla bla …

El lunes me repetí la beta en un punto de extracción que hay cerca de casa. La beta la entregaban en 24 horas, asumí esa tardanza con tal de no coger el coche, pero a partir de ahí todo salió mal.

Supuestamente el martes sobre las 18:00 debería estar publicada la beta en la página web del Megalab. «A Dios pongo por testigo que no volveré a hacerme una beta en Megalab» y menos gestionada por un tercero …

La maldición

Ese día era el martes 14 de noviembre y todo salió mal. El día iba raro y para más señales andando me encontré un compresa sin abrir. Si, una compresa, ¿que puñetera probabilidad hay de encontrarse una compresa sin abrir tirada en la calle? Pues yo me la encontré. Rápidamente hice la asociación mental: – Ana, esto es una señal, está tarde se va a confirmar que «eso» lo vas a volver a necesitar.

Fui a recoger a los peques y esa tarde venían super cansados y molestos. Ya al borde de un ataque de nervios me meto en la página del laboratorio y veo esto:

Se me cortó la respiración. Vamos a ver, antes de hacerme la beta pregunté en la clínica donde me la hice que cuando me la daban. Me dijeron:-en 24 horas. Me pereció una pasada pero, ¿como puede ser que una extracción hecha a las 16:00 horas del lunes 13 de noviembre ponga que el informe está incompleto y que va para el lunes 20 de noviembre?

Llamé inmediatamente a la clínica donde me había extraído la sangre. No me dejó ni hablar, en cuanto dije que ponía eso en el informe del laboratorio, me dijo muy seca:- pues si eso es lo que pone en el laboratorio, eso tendrás que esperar. Le dije que a mi me habían dicho que en 24 horas estaba (además ella misma), comenta: – ¿pero no la pediste como urgente? – Pero que urgente, si me dijiste 24 horas sin urgencias. – Bueno mire, déjeme hablar, voy a hablar con Megalab y llámeme en media hora.

Te va a llamar en media hora tu padre. ¿Pero que es esto? No te enteras de nada, no escuchas, no ayudas al cliente y encima te tengo que llamar yo en media hora … vete por ahí hombre …

Cogí el teléfono y llamé directamente a Megalab. Me atendieron enseguida y comprobaron el estado de mis análisis. Aun no los tenían, casi las 18:30 y no los tenían. Le comenté que porqué ponía eso en mis análisis del 20 de noviembre, respuesta: – ah, eso no es nada, lo habrá puesto por defecto el analista … ¿Por defecto? … – ¿sabes el susto que me he dado cuando he visto eso?, ¿sabes lo que significa para mi esta beta y para mucha gente? … pues te lo voy a contar, de esto depende que me lleve la alegría de mi vida o me hunda en la miseria, así se lo comenté a la persona que estaba al otro lado. – Lo siento de verdad, en media hora están los resultados, me contesto.

Al final a las 19:30 publicaron mis resultados. 192. Ahí acabó todo. Y lejos de no haber duplicado bien, observo los rangos de este laboratorio y son más altos que los de IVI, por lo que rápidamente me doy cuenta de que mi beta probablemente esté bajando.

Mientras, «mi amiga» la simpática de la clínica de los análisis, se decidió a llamarme. Como comprenderéis, ni conteste. Me llamó varias veces y pasé, para que me diga, ya los tienes, te lo he solucionado. No mira bonita, no. Bastante mal me has hecho sentir, bastante mal me encuentro ya.

Escribí a mi doctora de IVI y le comenté lo que ha pasado y si podía ir a repetir la beta a IVI.

A partir de ahí, acostamos a los niños y necesité llorar y mucho. No por pena, ya por frustración y porque me temía lo peor, estábamos dando cosas por hecho y algo no iba bien. Probablemente lo que funcionó hace más de 3 años ya no era suficiente y echarle la culpa a los embriones no era la solución.

Al día siguiente a primera hora correo de mi Doctora.

En una hora me estaban pinchando y en menos de dos mi Doctora me llamó con el resultado: – Ana, tus sospechas eran ciertas, es un bioquímico. La beta está bajando, es de 107.

No me llevé una sorpresa, solo quería que pronunciara las palabras mágicas de «abandona la medicación» y en unos días repetimos a ver si va negativizando. Y las pronunció.

A continuación comenté: – Hemos pensado que vamos a parar. Necesito limpiarme de hormonas y de malos rollos. Estoy agotada. Además, creo que ha llegado el momento de volver a Hematología y a Inmunología. Dos bioquímicos no pasan porque sí. Solo nos quedan dos embriones y no podemos pegar más tiros al aire.

Ella no estuvo muy de acuerdo con mis palabras, puesto que piensa que todo está bien y que es cosa de los embriones, pero respetó mi decisión.

Así que según terminados de hablar, le pedí que me transfieriera con recepción para pedir cita para la próxima beta y para verme con Diana Alecssandru. La segunda llamada a hematología de Sanitas La Moraleja para volver de nuevo.

Vuelta a los orígenes

Hacer estas llamadas fue como un dejavú … fue volver a hace 4 años cuando los famosos «negativos de repetición» que ahora se estaban convirtiendo en «abortos de repetición», de la esterilidad primaria a la infertilidad secundaria y tiro porqué me toca, como jugar al juego de La Oca, cuando justo estás llegando a la meta caes en la casilla de la calavera y tienes que volver a empezar …

Preparación mental hacia la posible derrota

Si, como veis la cosa se ha complicado bastante y solo quedan 2 embriones. Es probable que ya vayamos tarde con lo que pueda salir de nuestra próxima visita a Hematologia y a Inmunologia. Es posible que los embriones «buenos» ya no los tengamos pese a que los que quedan parece que son viables.

Nunca pensé que llegaríamos aquí la verdad. Bueno, si lo pensé pero me parecía demasiado dramático después de tener 7 blastos congelados.

Así que me tengo que preparar para, por un lado estar a tope con esos embris y luchar por ellos, pero también a que el esfuerzo final (que ya os adelanto va a ser mucho) no sirva de nada.

Ahora concentración en mis próximas visitas en las que ya ha habido sorpresas … pero eso ya, os lo contaré otro día, con un poco de positivismo y esperanza. Hoy toca cerrar capítulo y mirar para otro lado. Mi beta ya ha bajado a 9.

¡Aguantad pequeñines! … estamos en el buen camino …

Post relacionados:

  • Maratón de pruebas: bienvenidos al mundo de la genética y la coagulacion (octubre 2013)
  • Analizando resultados (noviembre 2013)
  • Feliz 2014!! Nos ha mirado un tuerto (Enero 2014)
  • De mal en peor: abróchense los cinturones que vienen curvas! (marzo 2014)
  • El veredicto de hematologia (marzo 2014)
  • Investigando sobre la mutacion del gen MTHFR (marzo 2014)

En cumplimiento del Reglamento de Protección de Datos:

Mamá la Cuadrado te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el formulario de comentarios, serán tratados por Mamá al Cuadrado como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.
Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de wordpress.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en [email protected] así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: Protección de Datos Mamá al Cuadrado

¿Qué es la Beta Espera? Valores de Referencia

Valores de Referencia para Beta Espera

Cada laboratorio establece unos valores de referencia. Así, algunos test de embarazo dan positivo a partir de 5 mUI/ml, otros a partir de 25 mUI/ml y otros de 50 mUI/ml para arriba.

Aquí os mostramos unos valores de referencia de esta hormona en sangre que nos dan una idea de embarazo temprano o más avanzado.

  • Embarazo 1-2 semanas: 5-120 mUI/ml.
  • Embarazo 2-4 semanas: 13-1.175 mUI/ml.
  • Embarazo 4-6 semanas: 45-80.500 mUI/ml.
  • Embarazo 6-16 semanas: 2.600-175.304 mUI/ml.
  • Embarazo >16 semanas: 21.160-65.730 mUI/ml.

¿Cómo afrontar la Beta Espera?

Durante la beta espera solemos caer en emociones positivas: euforia, altas expectativas y esperanza, así como sentimientos negativos tales como impaciencia, miedo al fracaso, irritación por incertidumbre e impotencia. Existen estrategias para sobrellevar estos días con serenidad y la moral alta.

Recomendamos a nuestras pacientes que estén ocupadas con diferentes actividades para evitar que piensen mucho en ello y se obsesionen con la espera de los resultados.

Es normal sentir alguno de estos síntomas:

  • Retención de líquidos, especialmente en las piernas
  • Hinchazón abdominal
  • Dolor de vientre, espalda y/o cabeza
  • Molestias en el útero
  • Tensión mamaria
  • Irritabilidad emocional

Estos síntomas no aparecen siempre ni en todas las mujeres que se someten a tratamientos de Reproducción Asistida. Además, en caso de experimentar alguna de estas molestias, suele ser de forma leve-moderada.

Confía en el equipo médico del Instituto Europeo de Fertilidad, juntos y con la ayuda de personal especializado en Psicología podremos afrontar esos momentos de tensión y emociones contenidas.

Vive la experiencia de ser madre

Consulta con el Instituto Europeo de Fertilidad ante los primeros síntomas de infertilidad.

Nuestra clínica y todo el equipo que la formamos, estamos comprometidos con la excelencia y el trato personalizado a cada una de nuestras pacientes.

Cada paciente es única y así enfocamos nuestro trabajo hasta conseguir el embarazo con éxito.

Alfonso de La Fuente

Director Médico del Instituto Europeo de Fertilidad

Miembro de Sociedad Española de Fertilidad

¿Qué es la betaespera y cuáles son los síntomas más comunes?

Se denomina betaespera al tiempo que transcurre entre el último paso del tratamiento de reproducción asistida (inseminación artificial o FIV) y el momento de hacer la prueba de embarazo. Se trata de un periodo de unos 12-15 días caracterizado por la ansiedad ante la espera de conocer si el test de beta-hCG resulta positivo o negativo.

La hormona que permite confirmar si hay gestación es la hormona beta-hCG, de ahí el nombre de este periodo. En este artículo hablaremos de esta hormona y de sus síntomas. También daremos algunos consejos para sobrellevar la beta-espera.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué es la beta hCG?

Se trata de la subunidad beta de la hormona hCG (Gonadotropina Coriónica humana), coloquialmente conocida como la hormona del embarazo.

La libera el embrión en estadio de blastocisto tras su implantación en el endometrio, que es la capa mucosa del útero donde se adhiere el embrión para continuar su desarrollo. Esto ocurre independientemente de si la fecundación ocurre en el organismo de la mujer (embarazo natural e inseminación artificial) o si tiene lugar in vitro.

El estadio de blastocisto se alcanza entre 5 y 6 días después de la fecundación y, como podemos ver en la imagen, se caracteriza porque el embrión adquiere una determina configuración.

Apreciamos dos tipos celulares:

La masa celular interna (MCI) células que darán lugar al embrión. El trofoectodermo células que darán lugar a la placenta y otros elementos necesarios durante el embarazo

Son las células del trofoectodermo las responsables de la implantación embrionaria y la posterior producción de la hormona hCG.

La función de esta hormona es mantener el cuerpo lúteo. Éste es una estructura del ovario formada a partir del folículo tras la ovulación.

Su función es mantener la producción de la progesterona para que el embarazo evolucione correctamente. Recordemos que el folículo es la estructura ovárica donde maduran los óvulos.

Si quieres saber más sobre la hormona beta-hCH, puedes consultar este enlace: La hormona del embarazo.

Síntomas de la betaespera

Durante el tiempo que pasa hasta poder hacer el test de embarazo, es posible que la mujer sienta una serie de síntomas. Los más comunes y habituales son:

  • Calamabres
  • Mayores ganas de orinar
  • Cansancio y pesadez
  • Flujo vaginal transparente o amarillo
  • Dolor lumbar
  • Hinchazón
  • Náuseas
  • Ligero sangrado

Estas sensaciones pueden aparecer de forma más o menos intensa y son independientes del embarazo. Esto quiere decir que el hecho de notar estos síntomas no es necesariamente indicativo de que el embarazo ha comenzado. Del mismo modo, la ausencia de síntomas no demuestra que el embarazo no se haya producido.

Además, algunos de los síntomas son muy similares a los premenstruales y pueden confundir.

Por tanto, no podemos confirmar ni descartar el embarazo en base a los síntomas durante la betaespera, sino que debemos esperar a conocer el resultado de la prueba de embarazo.

Consejos hasta el test de embarazo

Durante las dos semanas aproximadas que dura la betaespera, es normal que la mujer se sienta nerviosa, intranquila y con ansiedad por conocer si el embarazo se ha producido o no. Algunas recomendaciones para sobrellevar este periodo y reducir el estrés emocional que genera son:

  • Mantener la mente ocupada y seguir con las rutinas diarias. No se aconseja el reposo absoluto (a excepción de los casos en que el médico lo indique).
  • No obsesionarse con los posibles síntomas.
  • Aunque es fundamental estar preparado para cualquier resultado, se recomienda no hacerse a la idea de ningún resultado, ni positivo ni negativo.
  • Mantener una actitud positiva y relajada.
  • Recibir apoyo de familiares y amigos. Hablar de ello es conveniente.
  • Considerar la ayuda psicológica en caso de mucha ansiedad o estrés.

Lo fundamental es la tranquilidad y evitar la obsesión o búsqueda de señales que indiquen un resultado determinado del futuro test de embarazo.

También es muy importante que la mujer espere al momento indicado para hacer el test y no lo haga con anterioridad en casa. Esto podría dar lugar a la obtención de resultados erróneos, especialmente los falsos negativos, aunque también los falsos positivos.

Betaespera en gestación subrogada

La gestación subrogada es una técnica de reproducción asistida en la que una mujer se ofrece a gestar el bebé de otra mujer, hombre o pareja sin capacidad propia para la gestación.

Generalmente se realiza a través de un proceso de fecundación in vitro (FIV). Así, los embriones generados con los gametos (óvulos y espermatozoides) de los futuros padres o de donantes son transferidos al útero de la mujer que va a gestar, conocida como gestante subrogada.

También se la conoce como madre subrogada o madre de alquiler, aunque estos calificativos se consideran incorrectos, al igual que llamar al proceso vientre de alquiler o maternidad subrogada.

En este tratamiento reproductivo, la betaespera la «sufren» tanto la gestante como los futuros padres. No obstante, estos últimos están especialmente ansiosos por conocer el resultado del test de embarazo, ya que ello supone el inicio de su camino hacia la paternidad/maternidad.

A pesar de la ansiedad, es fundamental que conozcan la importancia de que la gestante se realice el test en el momento adecuado y no la presionen.

Preguntas de los usuarios

¿La betaespera es más corta si la transferencia es de blastocistos?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Si lo que se transfieren son embriones en estadio de blastocisto, nos acercamos más al momento de la implantación y por tanto, al implantar antes, el tiempo de espera se reduce. No obstante, se recomienda un mínimo de 10-12 días en el caso de los blastos.

¿Cuáles son los síntomas de una betaespera positiva?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Si como betaespera positiva no referimos al tiempo entre el fin del tratamiento reproductivo y la prueba de embarazo cuando ésta resulta positiva, es posible que los síntomas sean más notables. No obstante, como hemos comentado en el texto, las sensaciones que experimenta cada mujer son variables y la mayor o menos intensidad de los síntomas no siempre es indicativo de resultado positivo o negativo, respectivamente.

¿Los síntomas de betaespera tras una FIV son distintos a los que se sienten tras hacer la inseminación artificial?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

En principio los síntomas en la mujer no tiene porqué variar en función de la técnica de reproducción asistida aplicada. No obstante, puesto que en FIV se emplean generalmente mayores dosis de medicación, es posible que algunas mujeres tengan síntomas distintos o más intensos.

En cualquier caso, es importante saber que una vez ocurre la implantación, el embarazo transcurre igual con independencia de si éste ha sido logrado de forma natural o a través de una FIV o una inseminación artificial.

Lectura recomendada

En este artículo hemos hablado del tiempo que transcurre desde el tratamiento hasta la prueba de embarazo. Si quieres ampliar tu información sobre esta prueba y conocer el mejor momento para hacerla, te recomiendo consultar este enlace:¿En qué consiste la prueba de embarazo?

Por otra parte, hemos comentado que en casos de gestación subrogada, es la gestante la que queda embarazada y, por tanto, la que debe esperar al momento indicado para la prueba de embarazo. Si ésta resulta positiva, deberá seguir un control riguroso del embarazo e informar a los futuros padres de los cambios y la evolución de la gestación. ¿Quieres saber cómo se lleva a cabo este seguimiento gestacional? Descúbrelo aquí: Seguimiento del embarazo de la gestante.

Por último, hemos comentado que durante la betaespera es fundamental el apoyo de familiares y amigos. En casos de subrogación, se recomienda que la gestante y los futuros padres se apoyen mutuamente. Sin embargo, esto variará en función del grado de relación que haya entre ellos. Si quieres saber más sobre esto, te recomiendo leer este artículo: Relación entre la gestante y los futuros padres.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *