0

Dolor riñon embarazo

Sentir dolor de riñones durante tu embarazo es algo bastante normal, pero ¿qué relación tiene cuando estamos a punto de dar a luz? Puede que lo que estés sufriendo es el llamado parto de riñones del que os ofrecemos todos los detalles a continuación.

Qué es el parto de riñones

Lo primero de todo es aclarar que el parto de riñones no existe como tal, es decir, no hay un parto en el que la mujer de a luz a través de los riñones o de la función renal, pero la expresión «parto de riñones» es la que se suele utilizar cuando notamos que las contracciones del parto se producen precisamente en la zona de los riñones o de hecho nos duele muchísimo en esta parte durante el momento en el que estamos a punto de tener a nuestro bebé.

Podemos aclara entonces que lo que entendemos o solemos mencionar como «parto de riñones» son en realidad «contracciones renales» que
son muy comunes al comienzo del parto y también bastante dolorosas. Es posible que sientas dolor renal incluso en el cuarto mes de embarazo pero si se trata de un episodio aislado, no hay necesidad de preocuparse. En el caso de que el dolor sea intenso y constante durante el comienzo del embarazo, deberás acudir al médico para que evalúe y diagnostique el porqué de ese dolor.

Reconocer contracciones renales

En cambio, cuando ya estamos a punto de dar a luz, las contracciones renales se pueden producir sin problema alguno y sin que hayamos sufrido previamente de dolor en los riñones. ¿Cómo reconocer una contracción que comienza desde los riñones? El vientre se endurece y el dolor se irradia desde la parte inferior de la espalda hasta los riñones, lo que provoca un dolor de espalda real y en la mayoría de casos, bastante insoportable.. Estas contracciones también pueden ocurrir por la noche y prevenir el sueño.

En general, las contracciones renales son causadas por la posición del bebé en el útero. Lo importante entonces es prestar atención a la regularidad de las contracciones, especialmente si estás casi al final de tu embarazo : la contracción renal se siente y puede ser el comienzo del parto, así que nunca las subestimes y en el caso de que hayas comenzado a sentir un intenso dolor lumbar es muy importante que te pongas en contacto o avises al ginecólogo. Para calmar el dolor causado por la contracción renal, un baño tibio, un pequeño movimiento en casa o un masaje en la espalda baja pueden ser muy útiles.

Por otro lado, no debes perder los nervios, sencillamente respira profundamente, y tras el masaje, será bueno dirigirte cuanto antes al hospital en el que hayas decidido dar a luz.

Signos y Síntomas

Regrese al inicio

Proteinuria (Proteínas en la orina)

La proteinuria es otro signo de la preeclampsia que ocurre cuando proteínas salen de la sangre y se vierten en la orina. Normalmente, las proteínas están confinadas a la sangre debido a la acción filtrante de los riñones; sin embargo, la preeclampsia daña este ‘’filtro’’ de forma transitoria. Una sencilla prueba de orina con tiras reactivas en cada cita prenatal puede detectar la proteinuria, aunque existen equipos más sofisticados que tal vez se instalarán en clínicas y consultorios médicos en un futuro próximo.

Acciones que puede tomar…

Durante cada consulta prenatal, pregunte por los resultados de su examen de orina, que consiste en introducir una tira reactiva en un recipiente con su orina. Un resultado que muestra rastros de proteína es algo común y por lo regular no representa una causa de preocupación. No obstante, si el resultado es de 1+ o mayor, podría indicar principios de preeclampsia aun cuando su presión arterial es menor a 140/90. Si se preocupa por vigilar la cantidad de proteína en la orina, o ha padecido la preeclampsia antes, puede comprar tiras reactivas en algunas farmacias o en línea. Si al realizar la prueba en casa el resultado es de 2+ o mayor, es importante que contacte a su proveedor de atención médica ese mismo día.

En algunos casos el proveedor de atención médica le solicitará que recolecte su orina durante 24 horas para determinar la cantidad exacta de proteínas presentes en la orina. Aunque es una tarea inconveniente, asegúrese de seguir las instrucciones de su médico e intente lograr resultados precisos.

La orina de color amarillo oscuro normalmente es resultado del consumo bajo de líquidos y a veces se asocia con la deshidratación. Por otro lado, la orina que se ve oscura, rojiza o de color café oscuro puede indicar un problema. Si observa estos cambios de color en su orina debe contactar a su médico.

Regrese al inicio

Edema (Hinchazón)

La hinchazón durante el embarazo se considera normal hasta cierto punto. Por ejemplo, es posible que se le hinchen los pies, incluso que le resulte difícil usar sus zapatos habituales. El edema es la acumulación de líquidos en exceso y es causa de preocupación si se observa en la cara, alrededor de los ojos o en las manos.

Acciones que puede tomar…

Si siente que su cara se está hinchando de más, encuentre una foto que muestre su cara justo antes de embarazarse y muéstrela a su proveedor de salud. Si la hinchazón en las extremidades de su cuerpo es severa, posiblemente notará ‘’edema con fóvea’’ (al presionar su dedo pulgar contra la piel, se observará una hendidura que permanece en la piel por algunos segundos) o decoloración de las piernas. Si sospecha que tiene edema con fóvea, notifique a su proveedor de atención médica y mantenga elevados ambos pies durante un tiempo todos los días (pero evite estar sentada durante largos periodos).

Regrese al inicio

Aumento Súbito de Peso

Un aumento de peso de dos libras (≈900 gramos) o más en una semana puede indicar preeclampsia. Este aumento tan repentino de peso puede ser ocasionado debido a vasos sanguíneos dañados que provocan que se vierta más agua en el cuerpo y que ésta permanezca en los tejidos en lugar de ser filtrada por los riñones para ser excretada.

Acciones que puede tomar…

No debe intentar bajar de peso utilizando dietas durante el embarazo. Todo embarazo requiere una dieta balanceada y saludable que incluye frutas y verduras frescas, vitaminas prenatales y un suplemento de ácido fólico. Debe evitar consumir sal en exceso. Antes de embarazarse debe obtener un peso ideal (un IMC de 30 o menos) ya que se ha observado que la obesidad es un factor que incrementa el riesgo de padecer preeclampsia

Dado que la preeclampsia es una enfermedad tan compleja, las mujeres la pueden desarrollar por distintas razones. Para algunas mujeres, una dieta balanceada y saludable y un peso ideal pueden disminuir de forma significativa el impacto de la enfermedad sobre el cuerpo. Sin embargo, se deben extremar precauciones al considerar la aplicación de dietas diseñadas para la pérdida de peso o con la intención de prevenir la preeclampsia, las cuales fomentan el consumo de cantidades grandes de proteína. Una dieta con exceso de proteínas puede provocar complicaciones en mujeres con enfermedades renales subyacentes.

Asegúrese de tomar una cantidad de líquidos suficientes (normalmente podrá medir la cantidad adecuada según la sensación de sed) y realizar ejercicio moderado de forma rutinaria. Durante sus consultas prenatales, no intente disfrazar o esconder un aumento de peso con medidas tales como no desayunar, llegar en ayunas o tomar píldoras para adelgazar. Una medida de peso exacta es esencial para un diagnóstico correcto.

La Fundación para la Preeclampsia reconoce el valor de una dieta prenatal sana; sin embargo, no recomendamos ninguna dieta en especial ni productos alimenticios en específico.

Náuseas y/o Vómito

Las náuseas y el vómito se consideran síntomas significativos particularmente cuando aparecen repentinamente durante la segunda mitad del embarazo. Las náuseas matutinas provocadas por el embarazo generalmente dejan de presentarse después del primer trimestre. La aparición repentina de náuseas y/o vómito en la segunda mitad del embarazo pueden ser síntomas asociados a la preeclampsia.

Acciones que puede tomar…

Contacte a su proveedor de atención médica. Las náuseas y el vómito se pueden confundir con síntomas asociados a la gripa o complicaciones de la vesícula biliar y por lo tanto usted debe exigir un chequeo de su presión arterial y que se le realice un examen de orina para descartar proteinuria.

Regrese al inicio

Dolor Abdominal (área estomacal) y/o del Hombro

Este tipo de dolor abdominal suele presentarse debajo de las costillas en el lado derecho y se conoce también como dolor epigástrico o dolor del cuadrante superior derecho. Se puede confundir con acidez, problemas de la vesícula, gripa, indigestión, o dolor causado por el movimiento y las patadas del bebé. Con frecuencia, al dolor del hombro se le llama “dolor referido” ya que se transmite desde el hígado por debajo de las costillas del lado derecho. El dolor de espalda baja se distingue de la distención muscular ya que suele ser un dolor más agudo y especifico. El dolor del hombro puede dar la sensación de que alguien le está pellizcando con mucha fuerza a lo largo del tirante del sostén o también puede ser doloroso acostarse en su lado derecho. Todos estos síntomas de dolor podrían ser signos del síndrome HELLP o complicaciones hepáticas relacionadas con el trastorno.

Acciones que puede tomar…

El dolor en las áreas arribas descritas se debe de tomar muy en serio; nunca haga caso omiso y no espere hasta el próximo día para consultar a su proveedor de salud, aun cuando ya es hora de dormir. Contacte a su proveedor de atención médica de inmediato.

Regrese al inicio

Dolor Lumbar (espalda baja)

El dolor de espalda baja es una molestia muy común del embarazo. No obstante, a veces puede indicar alguna complicación del hígado, en especial si se acompaña por otros síntomas de la preeclampsia.

Acciones que puede tomar…

Por favor lea la sección de arriba sobre el Dolor Abdominal y/o del Hombro y también mencione este síntoma a su proveedor de atención médica. Si el dolor de espalda baja se acompaña con uno o más de los otros síntomas, debe contactar de inmediato a su proveedor de atención médica.

Regrese al inicio

Dolor de Cabeza

Los dolores de cabeza penetrantes, severos o punzantes que no mejoran pueden ser causa de preocupación (a veces se caracterizan como dolores de migraña).

Acciones que puede tomar…

Si ya tomó analgésicos que no requieren receta y no obtiene resultados, o si el dolor de cabeza es muy severo y tiene sensibilidad a la luz, debe llamar de inmediato a su proveedor de atención médica y programar una visita al consultorio ese mismo día. Por favor lea la sección de abajo sobre los Cambios en la Visión y también mencione este síntoma a su proveedor de atención médica.

Regrese al inicio

Cambios en la Visión

Los cambios en la visión representan uno de los síntomas más serios de la preeclampsia y casi siempre amerita una consulta inmediata con un profesional de la salud certificado. Los cambios en la visión pueden asociarse con irritación del sistema nervioso central o indicar edema cerebral (hinchazón del cerebro). Estas alteraciones visuales incluyen la pérdida transitoria de la visión, la sensación de destellos intermitentes, auras, sensibilidad a la luz y visión borrosa o con puntos ciegos.

Acciones que puede tomar…

Si percibe alguno de estos cambios en la visión, es vital que contacte a su proveedor de atención médica de inmediato o que vaya directamente al hospital. Enfatizamos que estos síntomas representan un peligro inminente y potencialmente grave y nunca se deben de ignorar ni posponer hasta la mañana y menos hasta que termine el fin de semana. La amenaza que representa la preeclampsia le exige ser precavida y no correr ningún riesgo que podría poner en peligro su vida o la de su bebé.

Regrese al inicio

Hiperreflexia

La hiperreflexia se detecta cuando sus reflejos son tan fuertes que al golpear levemente su rodilla con un martillo de goma, su pierna reacciona con mucha fuerza. Este signo debe ser evaluado por un profesional de la salud ya que puede ser difícil de observar fuera del consultorio.

Regrese al inicio

Pulso acelerado, confusión mental, sensación creciente de ansiedad, dificultad respiratoria o dolor en el pecho, sensación de fatalidad inminente

Si alguno de estos síntomas anormales se presenta por primera vez, puede indicar una presión arterial elevada o en casos extremos, acumulación de líquido en los pulmones (edema pulmonar).

Acciones que puede tomar…

Comuníquese con su proveedor de atención médica si éstos no son síntomas familiares para usted. Si estas sensaciones no son nuevas para usted, asegúrese de mencionar estas observaciones a su proveedor de atención médica durante su próxima consulta para que pueda monitorear estas alteraciones durante todo su embarazo.

Cuando compartimos la idea de que las mujeres deben confiar en sí mismas, nos referimos a esa sensación instintiva de que ‘’algo no está bien’’ que con frecuencia se manifiesta en las mujeres con preeclampsia. Si bien puede que esta sensación no signifique nada, es sumamente importante que las mujeres compartan sus inquietudes y que los profesionales de la salud sean diligentes, en especial si esa intuición se acompaña por otros signos o síntomas.

El concepto más importante que usted debe recordar es que jamás debe tener miedo o pena al hablar y compartir cualquier signo inusual con su proveedor de atención médica. No importa que tan ocupado esté, nunca debe de molestarse al ser interrumpido por algo que tal vez, al principio, no parece tener gran importancia. Los peores casos de la preeclampsia pueden prevenirse si se detectan a tiempo.

Regrese al inicio

Molestias abdominales durante el embarazo

Los dolores abdominales suaves son a menudo uno de los primeros síntomas del embarazo.

Muchas mujeres interpretan esta señal, quizás junto con otros cambios físicos y psicológicos, correctamente en una etapa muy temprana y poco después reciben la confirmación «oficial» por parte de su ginecólogo de que están embarazadas.

  • La causa más importante de dolor abdominal durante el embarazo es el crecimiento del útero y del niño, lo que aumenta la tensión en músculos, ligamentos y órganos internos. El dolor puede llegar a ser bastante severo en una etapa temprana del embarazo, y los factores hormonales (incluyendo el aflojamiento de los tejidos corporales provocado por las hormonas del embarazo) también desempeñan un papel importante.
  • Los problemas típicos del embarazo incluyen dolores en los ligamentos uterinos, que pueden incluso convertirse en calambres. Los ligamentos uterinos son filamentos de músculos lisos y tejido conjuntivo que recorren los laterales del útero hasta la pared pélvica y desde allí hasta la vulva. Es su labor mantener el útero en una posición estable y erguida. La progresión del embarazo hace que se estresen, lo que causa dolor a ambos lados del abdomen así como dolor de espalda. Se manifiestan en la región de los ligamentos cruzados y ligamentos de la ingle, así como a través del dolor abdominal, que es similar a los dolores menstruales o a las agujetas. Muchas mujeres experimentan más dolor y con mayor frecuencia en el lado derecho del útero ya que, durante el embarazo, el útero tiende a desplazarse ligeramente hacia el lado derecho.
  • Las relaciones sexuales durante el embarazo también pueden causar dolor abdominal y leve dolor lumbar. Normalmente, las mujeres sienten el orgasmo como una agradable ondulación en la vagina y el útero, pero ahora también puede ir acompañado de una sensación de dolor similar al de las contracciones leves, especialmente en la recta final del embarazo. Esto no supone ningún peligro para el bebé ni el embarazo: a menos que haya contraindicaciones médicas, el sexo durante el embarazo está permitido.

Dolor abdominal y complicaciones en el embarazo

El dolor abdominal y los calambres también pueden ser síntomas de complicaciones durante el embarazo:

  • Al principio del embarazo, por ejemplo, pueden deberse a un aborto espontáneo precoz o a un embarazo extrauterino. Un aborto espontáneo precoz (hasta la semana 12 del embarazo) se manifiesta a través de sangrado y dolores similares a calambres en la parte inferior del abdomen; médicamente, suele ser imparable. Un embarazo extrauterino inadvertido, generalmente entre la octava y décima semana de embarazo, lleva a un sangrado, así como a dolor intenso que comienza en el lado en el que se encuentra el embrión y después afecta a todo el abdomen. En los dos casos se requiere asistencia médica.
  • En el segundo trimestre del embarazo, el dolor abdominal severo similar al de los calambres puede indicar un aborto espontáneo tardío (de la semana 13 a la 23 del embarazo), algo que según las estadísticas es poco común y afecta aproximadamente a uno de cada 100 embarazos. Un aborto espontáneo inminente no sólo va vinculado a dolor, sino también a sangrado. En caso de dolor abdominal y sangrado o flujo leve, es preciso consultar de inmediato al médico o la comadrona para saber cómo proceder. Un sangrado agudo es una emergencia y requiere tratamiento hospitalario urgente.
  • Entre la semana 24 y 37 del embarazo, el dolor abdominal, pélvico y de espalda (en parte acompañado de diarrea) puede ser una señal de que podría producirse un parto prematuro. En este caso es preciso acudir urgentemente al hospital. Si no has roto aguas, se puede retrasar o parar el inicio del parto.
  • En la segunda mitad del embarazo, el dolor abdominal intenso también puede ser un síntoma de otras complicaciones del embarazo. Por ejemplo, el síndrome HELLP, una complicación grave del embarazo, se caracteriza por dolor intenso en la parte superior derecha del abdomen.

¿Dolor abdominal o contracciones reales?

Para las mujeres embarazadas es importante saber si las molestias que sienten se deben a un dolor abdominal relacionado con el embarazo o si son contracciones reales. Todas las embarazadas temen tener contracciones prematuras.

Además, desde el comienzo de la segunda mitad del embarazo también se producen las denominadas contracciones de entrenamiento (contracciones de Braxton Hicks): los músculos uterinos se contraen levemente y el abdomen se endurece. Como muy tarde a partir de la semana 32 del embarazo, todo el útero se ve sometido a ese «entrenamiento para el parto». Estas contracciones no suelen ser dolorosas, se suceden a intervalos irregulares y desaparecen después de un máximo de un minuto.

Las contracciones previas suelen comenzar alrededor de la semana 36 del embarazo e indican que el parto se aproxima, pero puede tardar de días a semanas. También aparecen en intervalos irregulares, no son muy dolorosas y desaparecen de nuevo.

Las contracciones reales, por otra parte, se producen a intervalos regulares que se van acortando y el dolor aumenta gradualmente. Si antes de la semana 36 se empiezan a tener contracciones más de tres veces cada hora, son dolorosas, especialmente en la zona lumbar, y van asociadas a flujo acuoso o sanguinolento, es preciso acudir a un médico.

Las mujeres que no sepan exactamente a qué se debe su dolor, deben consultar a su comadrona o al médico, pues más vale prevenir que curar. Por cierto, las contracciones prematuras no siempre indican que el parto haya comenzado de forma irrevocable. A menudo indican también que son una señal de que la embarazada se ha excedido física o psíquicamente y necesita urgentemente descanso y relajación.

¿Qué se puede hacer contra el dolor abdominal durante el embarazo?

Cojín de huesos de cereza y bolsas térmicas

El calor, la tranquilidad y la relajación ayudan a aliviar los dolores agudos. Un cojín térmico, por ejemplo un cojín caliente de huesos de cereza, una bolsa térmica o un baño caliente ayudan a aliviar el dolor en el útero.

Masajes

Los masajes abdominales con aceites suaves de masaje proporcionan relajación, las compresas de aceite en la zona inguinal impiden que el dolor aumente. Además, los aceites para mujeres embarazadas mejoran la elasticidad de la piel y ayudan a prevenir las estrías.

Bandas para el vientre y fajas

Cuando el embarazo ya está avanzado, las bandas para el vientre o fajas pueden aliviar durante el día la tensión de los tejidos. Sin embargo, las embarazadas no deben dejar de hacer regularmente ejercicio o algún tipo de deporte de equilibrio suave, que también puede tener un efecto preventivo contra el dolor relacionado con el embarazo.

¿Cuándo es necesario que un médico trate el dolor abdominal?

En el caso de dolor abdominal persistente, intenso o agudo, es esencial que un médico examine los síntomas. Estos dolores no sólo pueden ocultar complicaciones en el embarazo, sino también otras enfermedades como apendicitis, cistitis, cálculos renales o cálculos biliares.

Una visita al médico también es absolutamente necesaria si hay otros síntomas además del dolor abdominal. Las señales de alarma son, entre otras:

  • Fiebre, escalofríos
  • Sangrado
  • Náuseas, vómitos, diarrea
  • Sangrado y flujo llamativo
  • Escozor o dolor al orinar

Las causas del dolor en la parte baja de la espalda durante la menstruación

El dolor en la parte baja de la espalda durante la menstruación suele ser muscular y está causado por los cambios hormonales. Las prostaglandinas son sustancias químicas producidas por el cuerpo femenino que causan muchos de los síntomas asociados a las molestias menstruales. El tejido que recubre el útero genera estas sustancias químicas. Estimulan la contracción de los músculos uterinos para desprender el revestimiento uterino durante la menstruación. Las prostaglandinas también provocan los síntomas de cólicos menstruales y dolor. Unas contracciones fuertes pueden resultar en dolor en la parte inferior de la espalda, ya que el dolor puede extenderse desde la parte baja del abdomen hacia la zona lumbar. Las mujeres con niveles elevados de prostaglandinas pueden tener cólicos menstruales y dolor de espalda severos durante la menstruación. Las prostaglandinas también pueden causar vómitos, dolores de cabeza y diarrea que acompañan la menstruación dolorosa, llamada dismenorrea.

Dolor de espalda baja: ¿menstruación o embarazo?

Aunque los dolores menstruales y de espalda vienen juntos, el dolor en la zona lumbar puede ser un síntoma del embarazo temprano. Algunas mujeres pueden tenerlo incluso antes de echar en falta su menstruación, o antes de que la prueba de embarazo dé un resultado positivo. Los ligamentos en tu cuerpo pueden causar el dolor en la parte baja de tu espalda, ya que por su naturaleza se ablandan y estiran para prepararte para el parto. Esto puede suponer presión para las articulaciones de tu zona lumbar y pelvis, lo que provoca dolor en la parte inferior de la espalda. Por tanto, cuando consideramos si el dolor de espalda baja es por la menstruación o el embarazo, el dolor asociado a la menstruación puede empezar unos pocos días antes de la llegada del periodo y remitir después de su fin. Podrás tener dolor de espalda baja durante el embarazo temprano alrededor de la cuarta semana del embarazo. Podrás seguir teniendo este dolor durante semanas o meses mientras estás embarazada. El síntoma de dolor de espalda baja durante el embarazo puede asociarse a otros síntomas del embarazo temprano, tales como un manchado o sangrado ligero, náuseas y sensibilidad en los pechos. Si sabes que estás embarazada y tienes síntomas de sangrado vaginal o flujo acuoso abundantes, acude a tu médico inmediatamente. Es especialmente importante que no ignores dichos síntomas y señales si tienes un historial de aborto espontáneo temprano.

Sigue una dieta saludable y nutritiva. Mantén una buena postura para aliviar el dolor de espalda. Mantente activa para fortalecer los músculos de tu espalda. Aplícate almohadillas de calor y masajea suavemente las zonas que te duelen para aliviar el dolor.

Un embarazo ectópico también puede causar cólicos y dolor de espalda. En esta circunstancia, un óvulo fecundado se adhiere en una parte exterior del útero, por ejemplo, en las trompas de Falopio. Los síntomas incluyen cólicos abdominales, dolor lumbar, sangrado anormal, náusea y dolor en los hombros. Algunas mujeres pueden tener los primeros signos típicos del embarazo de sensibilidad en los pechos y náuseas.

¿Estoy embarazada o tengo alguna infección?

(26 años) Málaga, rebe

Respuesta:

Los síntomas que usted refiere son muy inespecíficos, pudiendo corresponder a muchas situaciones, entre ellas el embarazo, pero es difícil decirlo, ya que cada mujer es diferente. A algunas se les nota o comienzan con síntomas enseguida, mientras que otras apenas tienen molestias.

Las infecciones de orina habitualmente sólo dan molestias al orinar

Los cambios que ocurren durante el embarazo, suelen ser: sensación de turgencia y aumento del tamaño de los pechos. Los pezones se oscurecen. Además a algunas mujeres enseguida «se les nota», ya que tienen tripa desde que están de pocos meses. En otras mujeres estos cambios ocurren sin ninguna manifestación externa, pero aparecen sensaciones raras a nivel de la pelvis como pequeños pinchazos en la vagina, o «tirones» en la parte baja del abdomen, o en el ombligo. Síntomas precoces también son las náuseas y los vómitos. Muchas mujeres no los sienten en absoluto, en cambio para otras son una incomodidad constante.

Como ve, en su caso, algunos síntomas están presentes, mientras que otros no. Las infecciones de orina habitualmente sólo dan molestias al orinar (picor o ardor), pero a veces producen sensación de hinchazón abdominal y dolor bajo. Lógicamente, deberá esperar a ver si su regla aparece, y hacer una prueba de embarazo para salir de dudas.

Un saludo.

Si por ejemplo las molestias se deben a la menstruación, puedes optar por infusiones naturales que ayudan a calmar el dolor: destaca la infusión de canela, la infusión de manzanilla y la infusión de onagra. También puedes aplicar calor en la zona del vientre, por ejemplo utilizando compresas calientes.

Cómo calmar el dolor de ovarios y riñones

Si el dolor tanto de ovarios como de riñones no es demasiado fuerte, debemos tener en cuenta cuál es la causa que haya ocasionado su aparición para disfrutar de un tratamiento adecuado.

En caso de embarazo, se tratan de molestias habituales. Eso sí, siempre y cuando el dolor no sea muy fuerte ni se acompañe de otros síntomas alarmantes, como por ejemplo podría ser el sangrado.

Es útil aplicar calor o frío en la zona. Aunque es cierto que no existen estudios que hayan permitido constatar su efectividad, lo cierto es que muchas mujeres con dolor de riñones y de ovarios dicen sentir cierto alivio cuando se lo aplican.

También es útil evitar permanecer mucho tiempo de pie o sentado en la misma postura, y reeducar nuestra postura sobre todo al sentarnos, con el fin de evitar arquear en exceso la columna.

Este artículo se publica solo con fines informativos. No puede ni debe sustituir la consulta a un Médico. Le aconsejamos consultar a su Médico de confianza.

Embarazo: Dolor abdominal, pélvico y de espalda

Generalidades del tema

La presencia de dolor pélvico y problemas para orinar puede indicar que usted tiene una infección de la vejiga . Un dolor en el flanco con fiebre y síntomas urinarios pueden indicar que usted tiene una infección en los riñones (pielonefritis). El dolor en el flanco se siente justo debajo de la caja torácica y por encima de la cintura. Puede ser en uno o ambos lados de la espalda. Si tiene dolor en la pelvis o el flanco, y otros síntomas de una infección de la vejiga o los riñones, llame a su médico.

Un embarazo ectópico (embarazo tubárico o embarazo extrauterino) sucede cuando un óvulo fertilizado se adhiere (implanta) a una zona fuera del útero . El dolor abdominal o pélvico que ocurre al saltarse un período menstrual al principio del embarazo es el síntoma más común de un embarazo ectópico y sucede en alrededor del 75% de las mujeres que tienen un embarazo ectópico.

En un embarazo ectópico, el óvulo fertilizado puede implantarse en una trompa de Falopio, un ovario o en el abdomen. Estos órganos no pueden sostener al bebé en desarrollo. El dolor aparece cuando el bebé crece y el órgano no puede estirarse más.

El dolor pélvico o en la parte inferior del abdomen causado por un embarazo ectópico puede empeorar cuando usted se mueve o esfuerza. Puede tratarse al principio de un dolor agudo de un lado y, luego, extenderse por toda la pelvis.

Los cólicos graves durante el embarazo, con o sin sangrado intenso, pueden ser una señal de aborto espontáneo . Los cólicos pueden ser tan intensos que usted no puede moverse, o pueden ser leves. Usted también puede expulsar coágulos sanguíneos grandes o tejido gris o rosado.

El dolor abdominal hacia el final del embarazo, especialmente cerca del parto, puede ser causado por otros problemas, como el trabajo de parto antes de término o el desprendimiento placentario . Llame a su médico para recibir instrucciones si tiene dolor abdominal de moderado a grave en cualquier momento durante su embarazo.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *